Vous êtes sur la page 1sur 3

El enfoque en procesos: Llave maestra del SGC

Los sistemas de gestión de calidad desde sus inicios han sido la base para el
mejoramiento entorno a la funcionalidad de las empresas, generando con ellas
incrementos financieros, posicionamiento en el mercado, satisfacción de los
clientes, entre otros, buscando prioritariamente que el cliente encuentre en dichas
empresas productos de calidad que sean de su agrado y además sean confiables
de recomendar.

La norma ISO 9001 desde su versión en el año 2000 ha implementado un enfoque


basado en la gestión de los procesos; el cual, hasta el día de hoy ha generado una
amplia aceptación, tanto así, que en su última versión en el 2015 la norma basó su
funcionamiento entorno al enfoque a procesos, debido a que éste enfoque nos
ayuda a conocer lo que hacemos y cómo lo hacemos, así también tomamos
consciencia de nuestras fortalezas y carencias. Al tomar consciencia de lo que
conllevan los procesos y al hacerlos más productivos, se pueden llevar a cabo
mejoramientos que benefician desde la dirección de la empresa hasta al cliente
(Bravo, 2011).

Se podría decir que un sistema de gestión de calidad es más rentable si éste se


centra en la gestión por procesos, pero ¿a que conlleva gestionar esos procesos y
como sabemos si en realidad está funcionando dicho sistema?

Cuando implementamos un sistema de gestión de calidad (SGC) basado en


procesos, es necesario que se cuestione si el sistema es eficaz y eficiente para la
empresa, de lo contrario, éste no seria una inversión sino un gasto sin beneficios.
Por esto, la planeación estratégica como primera medida para implementar un SGC
debe establecer los cimientos por los cuales va a ir encaminado el sistema, y al
tener una gestión en los procesos podemos avanzar hacia un mejoramiento
continuo en el funcionamiento de la empresa (Berna, 2015).

Una vez establecido el sistema de gestión, lo último sería crear unos indicadores de
calidad, los cuales nos ayudarían a medir el desempeño de la organización y
además verificar el cumplimiento de actividades de carácter importante. La
organización o la empresa necesita saber cómo está trabajando cada uno de sus
subsistemas organizacionales frente a un entorno lleno de competencia y
agresividad. Estos indicadores son el punto clave para poder cerciorarse de que el
sistema de gestión de calidad se esta llevando a cabo correctamente o si necesita
mejoras (Garcia y col., 2003).

Si bien la organización debe ser controlada en todos los procesos clave que ayudan
al funcionamiento de la empresa, se debe de prestar mas atención en tanto a
procesos misionales, ya que estos procesos son la razón de ser de la empresa y,
por ende, la razón por la que el cliente se fija en la empresa. Si enfocamos nuestro
SGC en procesos, mejoramos el producto y/o servicio prestado, lo que equivale a
mejorar también el objetivo principal de cada empresa, satisfacer al cliente. Con
esto podemos ver que, implementando un SGC bien constituido en la empresa,
analizando rigurosamente cuales son los objetivos mas importantes de la misión de
la empresa, se puede acceder a todos los beneficios que conlleva tener calidad.
BIBLIOGRAFIA

Berna, M. (2015). Gestión por procesos y mejora continua, puntos clave para la
satisfacción del cliente.
https://repository.unimilitar.edu.co/bitstream/10654/6332/1/gesti%c3%93n%20por
%20procesos%20y%20mejora%20continua,%20puntos%20clave%20para%20la%
20satisfacci%c3%93n%20del%20cliente.pdf

Garcia, M., Ráez, L., Castro, M., Vivar, L & Oyola, L. (2003). Sistemas de
indicadores de calidad I. Revista industrial Data Vol. (6) 2: pp. 66-73
http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtualdata/publicaciones/indata/Vol6_n2/pdf/sistem
a.pdf

Bravo, J. (2011). Gestión de procesos. Editorial Evolución. Santiago de Chile.


http://www.evolucion.cl/resumenes/Resumen_libro_Gesti%F3n_de_procesos_JBC
_2011.pdf