Vous êtes sur la page 1sur 2

Óxidos de los halógenos

Óxidos del Flúor Óxidos del Cloro Óxidos del Bromo Óxidos del Yodo
Cl2O Br2O I2O
OF2
Cl2O3 Br2O3 I2O3
Cl2O5 Br2O5 I2O5
O2F2
Cl2O7 Br2O7 I2O7

El único compuesto estable de oxígeno y flúor es el gas amarillo pálido difluoruro de


oxígeno, OF2. Es el único compuesto bien conocido en el que el oxígeno tiene un
estado de oxidación formal de +2.
El cloro forma varios óxidos, todos los cuales tienen valores positivos de energía libre
de formación. Por esto y por la baja energía de activación de la descomposición, dichos
óxidos son muy inestables y tienden a hacer explosión. El dióxido de cloro, ClO2, es el
único óxido que tiene mucho interés. Se trata de un gas amarillo que se condensa a un
líquido color rojo profundo a 11°C. El compuesto es muy soluble en agua, con la que da
una solución verde relativamente estable. El dióxido de cloro es paramagnético.
El dióxido de cloro, por lo regular diluido con dinitrógeno o dióxido de carbono a fin de
hacerlo menos peligroso, es un agente oxidante muy poderoso. Por ejemplo, en el
blanqueado de harina de trigo para confeccionar pan blanco, el dióxido de cloro es 30
veces más eficaz que el dicloro. También se usan grandes cantidades de dióxido de
cloro como soluciones acuosas diluidas para blanquear pulpa de madera en la
fabricación de papel blanco. Aunque el dióxido de cloro puro es explosivo, tiene gran
importancia industrial. Es difícil determinar el total exacto de la producción, porque el
gas es tan peligroso que por lo regular se produce en cantidades relativamente pequeñas
en los sitios en los que se usará. La reacción de síntesis implica la reducción de cloro en
el estado de oxidación + 5 (ClO3-) con cloro en el estado de oxidación -1 (Cl-) en
condiciones muy ácidas para dar cloro en los estados de oxidación +4 (CIO2 y 0 (CI2):
2 CIO3-(ac) + 4 H+ (ac) + 2 Cl-(ac) → 2 ClO2(g) + Cl2(g) + H2O
En Estados Unidos se añade dióxido de azufre para reducir el gas dicloro a ion cloruro
(y así eliminarlo); simultáneamente, el dióxido de azufre se oxida a sulfato:
SO2(g) + 2 H2O(l) → SO42-(ac) + 4 H+(ac) + 2 e-
Cl2(g) + 2 e- → 2 C-(ac)
Sin embargo, este proceso produce sulfato de sodio como residuo. Un proceso alemán
separa el dicloro del dióxido de cloro y luego lo hace reaccionar con hidrógeno gaseoso
para producir ácido clorhídrico.
Los óxidos de bromo tienen poco interés e importancia, pero uno de los óxidos de yodo,
pentóxido de diyodo, I2O5 es útil. Se trata de un sólido blanco termodinámicamente
estable con una estructura similar a la del pentóxido de dinitrógeno: un átomo de
oxígeno enlaza dos unidades IO2. El compuesto reacciona con gases reductores, como
monóxido de carbono:
I2O5(s) + 5 CO(g) → I2(s) + 5 CO2(g)
La producción de yodo se puede usar en un método cualitativo o cuantitativo para
determinar la presencia de monóxido de carbono en el escape de los automóviles o en
gases de chimenea.