Vous êtes sur la page 1sur 2

OSHO Y CARLOS CASTANEDA

Pregunta Quinta:

¿Es el gurú de Carlos Castaneda, Don Juan, un maestro iluminado?

Si existiese alguien como Don Juan, estaría iluminado, seria como un Buda o un
Lao Tse -pero no existe nadie como Don Juan. Los libros de Carlos Castaneda son
noventa y nueve por ciento ficción -bellos, artísticos, pero ficción. Igual que hay
ficciones científicas, hay también ficciones espirituales. Hay ficciones espirituales de
tercera clase y de primera clase: si las quieres de tercera clase, entonces lee a
Lobsang Rampa; si las quieres de primera clase, entonces lee a Carlos Castaneda. El
es un gran maestro de la ficción.
Pero digo noventa y nueve por ciento ficción, porque hay un uno por ciento de
verdad, escondida aquí y allá; tendrás que encontrarla. E incluso es bueno leerlo como
ficción. No te molestes con la ficción de Rampa, porque es basura creada por una
mente mediocre para mentes mediocres. Pero merece la pena leer a Carlos Castaneda.
Cuando digo ficción no quiero decir que no lo leas, quiero decir que lo leas
cuidadosamente, porque hay un uno por ciento de verdad. Tendrás que leerlo muy cui-
dadosamente, pero no te lo tragues completamente porque es noventa y nueve por
ciento ficción.
Puede ayudar a tu crecimiento -puede crear un deseo de crecer, por eso digo que
es hermoso. Pero también puede entorpecer el crecimiento si te lo tomas como su
valor superficial.
Este hombre, Carlos Castaneda, es realmente hábil, muy listo. Tal ingenio
raramente sucede. Porque es muy fácil crear ciencia ficción, no se necesita mucha
imaginación, pero crear ficción espiritual es muy difícil -se necesita una mente muy
artística e imaginativa. Porque ¿cómo te puedes imaginar cosas que no conoces? Por
eso digo que hay un uno por ciento de verdad. Sobre ese uno por ciento de verdad ha
sido capaz de crear un gran edificio; sobre ese uno por ciento de verdad ha sido capaz
de proyectar mucha imaginación; sobre esa pizca de verdad ha hecho toda una casa,
un bello lugar, un cuento de hadas. Pero ese uno por ciento de verdad está ahí; si no,
sería imposible. Así que debe haber un uno por ciento de Don Juan por alguna parte.
Carlos debe haber conocido a alguien; quizás su nombre era Don Juan, quizás no, eso
no es esencial, eso no importa. Carlos se ha encontrado con un ser superior a él
mismo, se ha encontrado con un ser que sabe algunos secretos. Quizás no los ha
hecho realidad, quizás los ha robado, quizás tan sólo los ha tomado prestados de otra
persona, pero Carlos Castaneda ha conocido a alguien que de alguna forma tiene
algunos hechos sobre la vida espiritual, y ha sido capaz de crear imaginación en torno
a ello. La imaginación se hace posible si usas drogas como ayuda. Muy fácil, porque las
drogas no son otra cosa que ayuda para la imaginación.
Carlos ha conocido a algún ser que sabe algo y luego, mediante drogas, LSD y
otras, ha inyectado esa pequeña verdad en mundos imaginarios. Entonces se ha
creado toda su ficción.
Es un viaje de droga, pero un buen experimento en sí mismo. Y cuando digo
todas estas cosas no estoy condenando a Carlos; en realidad, he llegado a amar a este
hombre. Su ficción es un vuelo excepcional de la imaginación; y es cien por cien
ficción, entonces Carlos mismo es un ser excepcional. Si no ha conocido a nadie en
absoluto, entonces él debe tener ese uno por ciento de realidad en sí mismo; de otra
forma sería imposible. Tienes que construir una casa sobre una base, incluso una casa
imaginaria necesita al menos una base en la realidad. Puedes hacer una casa de
naipes, pero al menos necesitas el suelo, el suelo sólido. Eso al menos es verdad. Así
que léelo, porque tendrás que leerlo. Cada era tiene sus propias ficciones, romances;
hay que pasar por ellos. Tendrás que leerlo. No puedes escapar de Carlos Castaneda.
Pero recuerda que sólo hay un uno por ciento de verdad. Y tienes que
encontrarlo. Si has leído libros de Gurdjieff, particularmente "Todo y Todas las Cosas",
entonces puedes volverte ingenioso para encontrar la verdad, para separar la paja del
trigo. Si no has leído "Todo y Todas las Cosas", es un buen comienzo. Primero deberías
leer "Todo y Todas las Cosas " de George Gurdjieff y luego puedes leer los libros de
Carlos Castaneda. Es un adiestramiento muy difícil leer a Gurdjieff, de hecho, no hay
en el mundo más que unas pocas decenas de personas que hayan leído su libro "Todo
y Todas las Cosas" completamente -es difícil. Es un libro de mil páginas y Gurdjieff es
un maestro en ocultar cosas, sigue diciendo cosas irrelevantes, cosas inútiles,
contando cuentos dentro de cuentos, cientos de páginas -Y luego una línea de verdad.
Pero merece la pena buscarla, es un diamante. Cien páginas de basura, pero luego
viene un diamante. Merece la pena.
Si puedes encontrar los diamantes de Gurdjieff, será un gran adiestramiento para
ti. Y luego puedes encontrar lo que es verdad y lo que no es verdad en Carlos
Castaneda; de otra forma, te convertirás en la víctima de una ficción. Y creo que
particularmente muchos americanos andan rondando México en busca de Don Juan.
Tontos.