Vous êtes sur la page 1sur 1

A LA SOMBRA DE MI MADRE NO QUIERO QUE TOMES PAPÁ

(Canción) (Poesía)

Todos tienen una madre Mamá, ya llegue mamá, donde estas


Ninguna como la mía Disculpa papá no te vi, te sucede algo papá,
Que arde como lucecita Otra vez tomando, otra vez tomando papá.
Haciéndome compañía.
El otro día te vi saliendo de una cantina,
La vieran dentro mi rancho Y muy dolorosa espina en mi pecho yo sentí
Sencillita como es ella No quiero verte allí, en ese lugar del vicio.
Y sus ojitos se apagan
Como el fulgor de una estrella. Donde ningún beneficio nunca podrás encontrar,
Deja papá de tomar, te hace mucho perjuicio
//Yo le pido a dios rezando Yo soy tu hijo pequeño y te amo mucho a ti,
Que mi mamá no se muera
Que viva dentro mi rancho En el mundo para mi, tu eres mi padre, mi dueño
Como estampita siquiera.// Yo quiero con gran empeño dedicarme a estudiar,
Quiero también trabajar y honra a tu nombre traer.
Pero tu sombra me alcanza
Como bendición divina Debo de ti aprender, buen ejemplo tu has de dar
Es el ángel de la guarda La existencia tú me diste, me has dado de comer
De mi vida peregrina. Me has ayudado a crecer y un ideal en mi pusiste.

Sombra del árbol plantado Por eso siento que existe, en mi pecho gratitud
En el patio solariego Y que sea tu salud que siempre vivas contento
Retoño que el traduce Y poseas el ungüento de la eterna juventud.
La voluntad de mi ruego.
Yo creo que en todo el mundo tú eres el padre mejor
Te lo dijo con amor que siempre vivas contento
Y poseas el ungüento de la eterna juventud

No vayas por el inmundo, camino de la bebida


No arruines, padre tu vida, en el seno del pecado
Oye a tu hijo amado, piensa en mi madre querida.

Quiero sentirme orgulloso, ver siempre poder decir


Al que lo quiero oír, mi padre es muy virtuoso,
Hombre cabal, vigoroso, dedicado a su hogar.

Que le gusta trabajar, los buenos libros leer y en la Biblia


aprender, como a Jesús adorar, te prometo, padre mío,
Si tu dejas de tomar, que en mi tu podrás llenar, el triste vació.

Y tu loco desvariar, será sombra del ayer


Porque un nuevo placer habrá entrado en tu vida
Y una amistad bendecida podremos los dos tener.

Entonces en este día el dulce nombre bendigo


De mi padre, de mi amigo el que me causa alegría
Y te pido en alma mía, en el nombre del señor.

Que abandones el licor, que aborrezcas la cantina


Y que me quites la espina, y que me quites la espina
De mi llanto, de mi llanto y mi dolor.

Centres d'intérêt liés