Vous êtes sur la page 1sur 4

Causas de la independencia centroamericana

El proceso independentista de la región fue un ejemplo de acuerdos pacíficos. Influenciados por


la independencia de Estados Unidos y las ideas revolucionarias europeas.
Causas internas

A) Desigualdad social
El virreinato se caracterizo por una marcada diferenciación social y un trato discriminatorio no
sólo hacia los indígenas, sino incluso hacia los hijos de los ibéricos nacidos
en América (criollos), para distinguirnos de los peninsulares nacidos en la Península
Ibérica. Estos últimos recibían encomiendas (tierras de la corona junto con los indígenas para
que las trabajaran), y eran los únicos con acceso a los altos puestos del gobierno y la
iglesia católica; mientras que a los criollos se le negaba la posibilidad de ocupar altos cargos
publico y se les negaban los privilegios que tenían las personas nacidas en España o Portugal.
En orden jerárquico seguían los mestizos y las diferentes, castas producto de las mezclas
raciales, no tenían un lugar definido en la escala social y eran discriminados, se fueron ubicando
en ciudades y pueblos donde trabajaban como artesanos y en oficios menores.
Esta situación de fuertes desigualdades, dio origen a movimientos independentistas desde
periodos muy tempranos a la época colonial, pero no tuvieron éxito, porque eran movimientos
aislados, y además había una sólida administración por parte de la metrópoli.

B) Reformas Administrativas de las autoridades coloniales.


La población criolla, que creció económicamente a pesar de las restricciones impuestas por
el sistema colonial, se vio afectada por el aumento de esas restricciones a finales del siglo XVIII
cuando, en el marco del absolutismo ilustrado, se establecieron por disposición de la metrópoli,
reformas tendientes a reorganizar la estructura económica y administración de las colonias, con
el propósito de obtener mayores ingresos de estas, basándose en las nuevas ideas de la
fisiocracia.

C) Formación de una conciencia criolla emancipadora.


Además del crecimiento económico, los criollos habían desarrollado una conciencia
nacionalista, gracias a la cual habían empezado a considerarse como ajenos a la metrópoli
explotadora y se habían percatado de la necesidad de construir un gobierno independiente, en
el que pudieran participar en la toma de decisiones. La conciencia nacionalista de los criollos se
reforzaba con cada nueva medida de explotación ejercida por la metrópoli, adquirió un gran
impulso ante las reformas administrativas que frenaban su crecimiento económico.
Causas externas
A) Decadencia de España y Portugal.
Desde finales del siglo XVII había empezado a declinar el poder hegemónico de los dos países
ibéricos, de manera que, a principios del siglo XIX, tal poder había sido desplazado por el de
otras potencias europeas, a esto se le agregaba la ineficiencia y debilidad de algunos
gobernantes incapaces de resolver las crisis internas que habían provocado un creciente
descontento entre la población, lo cual propició que el sector medio e intelectual de la
comunidad, acogiera con gran interés las ideas de la ilustración, las cuales proponían gobiernos
representativos y división de poderes.
B) Las revoluciones norteamericana y francesa.
Los acontecimientos de lucha armada desarrollados en las colonias inglesas de Norteamérica y
Francia, constituyeron el ejemplo que serviría de estímulo a las capas sociales medias en
ascenso en las colonias dominadas por España y Portugal, que sólo esperaban la coyuntura
propicia para iniciar una lucha que pusiera fin a la vieja estructura semi-feudal.
Las ideas contenidas en la declaración de Independencia de Estados Unidos y en la Declaración
de Derechos del Hombre y el Ciudadano, emitidas por los franceses, ejercieron gran influencia
sobre los intelectuales criollos.
C) La invasión napoleónica.
El avance y triunfo de las tropas francesas enviadas por Napoleón Bonaparte sobre la Península
Ibérica provocaron la derrota de los monarcas de España y Portugal, en 1608, y el
establecimiento de un gobierno títere controlado por el emperador francés, el cual no fue
reconocido por los pueblos vencidos. La ausencia de un gobierno legítimo fue aprovechada por
los liberales para constituir las cortes, juntas de gobierno que funcionarían mientas se lograba
la derrota del ejército invasor y se destituían los poderes auténticos. Tal situación fue ventajosa
también para los independentistas latinoamericanos, que vieron llegada la oportunidad de
separarse de la metrópoli en momentos en que ésta se encontraba debilitada y sometida al
dominio napoleónico.

Primer movimiento de libertad


El primero de ellos fue realizado el 5 de noviembre de 1811, en la provincia de San Salvador. Era
un movimiento liderado por los curas José Matías Delgado y Nicolás Aguilar. Los cuales, junto a
rebeldes, revolucionarios y pobladores de las provincias cercanas fallaron en su intento de
libertad. Siendo aplacados por autoridades de la Capitanía General, tras enterarse de la
insurrección de algunas provincias.
Este primer movimiento consistía en el robo de unas armas alojadas en la casamata. Y a pesar
de que tuvieron éxito, terminaron fallando por la falta de apoyo en el resto de la región.
Conjuración de Belén
En 1813, ocurría otro movimiento denominado la Conjuración de Belén. La misma estaba
conformada por reuniones secretas en el Convento de Belén, donde se promulgaban las ideas
de libertad y rebelión. Estas reuniones fueron descubiertas por el entonces Capitán General de
Guatemala: José Bustamante y Guerra. Condenando a muerte y a cárcel a la gran mayoría de
los implicados.
Bustamante fue destituido en 1817, tras largas disputas contra los que mantenían sus ideas
liberales. Lo que provocaría que los independentistas ganaran más terreno y sus ideales
tomaran aun más fuerza.
La proclamación de la independencia y sus consecuencias
En 1818 se comenzaron a vivir tiempos en los que iban creciendo las ideas de libertad e
independencia. Fue finalmente para el 24 de febrero de 1821 que la revolución mexicana tuvo
éxito, logrando su independencia del imperio español. Lo que originó un nuevo cambio en el
puesto de Capitán General de Guatemala, ahora ejercido por Gabino Gaínza.
El mismo Gaínza presionado por las olas de rebelión en América Central, ordenó reuniones con
los arzobispos y demás liberales. En dichas reuniones tenía lugar el pueblo que aclamaba su
libertad. Lo que finalmente obtuvo sus frutos el 15 de septiembre de 1821 con la proclamación
de la independencia de Centroamérica.
Entre las consecuencias de estos acuerdos estaban:

 La formación de un congreso y la escogencia de sus representantes por vías electorales.


 La formación de Provincias independientes.
 La formación de una nueva constitución.
 Y el asentamiento del catolicismo como creencia religiosa de la región.
A partir de la proclamación de la independencia comenzaron las disputas territoriales para
lograr establecer las provincias. Las mismas que hoy conocemos como Guatemala, El Salvador,
Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Entre las disputas se logró la inclusión de la región
centroamericana al gobierno mexicano.
Y fue el 1824, el 22 de noviembre que con la promulgación de la Constitución Política de la
Republica Federal de Centroamérica, se reconocía el derecho de los ciudadanos. Derechos que
les permitían escoger sus líderes, y declararse (si así lo querían) independientes del imperio
mexicano.