Vous êtes sur la page 1sur 2

UN DIOS GENEROSO Y UN PUEBLO GENEROSO

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que
en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." Juan 3:16

OBJETIVOS:

 Conocer la generosidad de Dios.


 Enseñarnos a ser generosos para recibir generosamente.

INTRODUCCION
Dios es generoso, por consiguiente Su pueblo está destinado también a ser generoso. La generosidad
Debería de ser una característica identificable del verdadero creyente. Por contraste, el egoísmo es
una característica obvia de la persona que no conoce o no tiene una buena relación con
Jesucristo. Por tanto, si el egoísmo o la falta de generosidad existe en un cristiano esto indica falta de
conocimiento, una mente no renovada, falta de obediencia y un apagamiento definitivo del Espíritu
Santo.

La generosidad del Padre

(Juan 3:16)
El dio lo mejor de Él, nos dio a nosotros y a todo el que creyera en ese acto de amor y generosidad,
todo lo que necesitaríamos por siempre. A través de Jesús, el Hijo de Dios, recibimos vida eterna y vida
abundante. Fuimos rescatados de una condena sin esperanza, nos fueron perdonados nuestros
pecados, fuimos sanados de nuestras enfermedades y males, fuimos liberados en nuestras mentes, nos
fue dado todo diariamente por su divina provisión y fuimos autorizados por el Espíritu Santo para vivir
una vida victoriosa aquí en la tierra. Ya que esta generosidad es el corazón de Dios, necesitamos
demostrar lo mismo. "Sed, pues, imitadores de Dios - copiándolo a Él y siguiendo Su ejemplo - como
hijos amados (imiten a su Padre)" (Efesios 5:1). Su único Hijo.

Aunque pocos negarían la amorosa y dadora naturaleza de nuestro Padre Celestial, los que somos Sus
hijos e hijas podríamos negar esta virtud por la manera en que veamos, entendamos y practiquemos la
generosidad. Jesús dijo, "Vosotros por tanto debéis ser perfectos (es decir, crecer en madurez
completa de santidad, en mente y carácter, habiendo alcanzado la estatura adecuada de virtud e
integridad) como nuestro Padre que está en los cielos es perfecto" (Mt 5:48). Será difícil convencer a
otros del amor de Dios si no estamos manifestando constantemente Su generosidad.

La Iglesia de Dios es una Iglesia Generosa


“42Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del
pan y en las oraciones.43Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas
por los apóstoles.44Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas;45y
vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.46Y
perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría
y sencillez de corazón,47alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada
día a la iglesia los que habían de ser salvos. Hechos 2:42-47

En este pasaje vemos como Dios transformo a su iglesia motivados a generosidad. Ellos eran
personas firmes, perseverantes y devotas. Estaban sometidos a la enseñanza de la palabra, a 1
compartir alimento, honraban a dios con sus siembras, bienes, oración de unos por otros, el temor
reverencial de Dios estaba presente en todo el pueblo y Dios obraba muchas maravillas y señales
en medio de ellos. ¡Un pueblo generoso mueve el corazón de Dios!

Ministerio Internacional Fe y Verdad | semana 05 ’2015


UN DIOS GENEROSO Y UN PUEBLO GENEROSO
La generosidad es una semilla que desata poder

“Hay quienes reparten, y les es añadido más: Y hay quienes son escasos más de lo que es justo, mas
vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada, y el que saciare el también será saciado.”
Proverbios 11:24-25

La Biblia nos dice que Él ama y bendice al dador alegre, o sea al que da con generosidad.
¿Por qué será que muchas veces no se manifiesta la bendición de Dios sobre nosotros? Como le
damos al señor, con que espíritu damos, que es lo que nos motiva a dar. El dar tiene que ver con
madurez, tiene que ver con gente que entiende las cosas. Los niños tienen actitudes de egoísmo y
creen que todo es de ellos y no les gusta compartir o dar, ellos quieren todo para ellos y se ponen
celosos cuando otros tienen y ellos no, o cuando otros tienen más que ellos, empiezan a manifestar
caprichos. ¿Qué sentimos cuando alguien que conocemos comienza a prosperar? Porque eso va a
hablar de nuestra madurez como ciudadanos del Reino.

Recuerden esto: “El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en
abundancia, en abundancia cosechará.” 2 Corintios 9:6

Sembrar generosamente en el proyecto que tenemos para la construcción de nuestra iglesia fe y


verdad es un canal de bendición que Dios eligió para que sus hijos (as) fuéramos prosperados y
recibir cosecha generosa.

“Con generosidad le darás, y no te dolerá el corazón cuando le des, ya que el SEÑOR tu Dios te
bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas”. Deuteronomio 15:10 (NBH)

Muchos de nosotros no comprendemos porqué nuestras finanzas están siempre tan escasas y porque
estamos teniendo tantos gastos inesperados que nos roban nuestros recursos. Dios no puede reprender
al devorador de aquellos que le roban a Él y que ignoran Su naturaleza generosa. Dios desea
derramar Sus bendiciones en nosotros; pero debemos aprender a andar en Sus principios de dar, para
recibir Su provisión divina y protección.

Aquellos de nosotros que decidamos obedecer a Dios y fluir en Su Espíritu de generosidad, podemos
esperar ser un pueblo próspero.

PREGUNTAS FINALES.:

 ¿Qué es ser generoso?


 ¿Cómo debe de ser el pueblo de Dios?
 ¿En qué cita biblia nos dice que el Señor nos bendecirá?
 ¿Qué semilla desata poder?

APLICACIÓN.:
2
 El líder hará el llamado para salvación.
 Hará un llamado de arrepentimiento de haber sido egoísta con los demás.
 Orará para que sean llenados del Espíritu de generosidad.

Ministerio Internacional Fe y Verdad | semana 05 ’2015

Centres d'intérêt liés