Vous êtes sur la page 1sur 1

Paulo César Navarrete González UMSNH

3do Semestre INICIT


Resumen #1 Maestría en Ciencias en Ingeniería Ambiental
La promesa del crecimiento urbano

Hasta hoy, la población humana ha vivido y trabajado principalmente en zonas rurales. Pero
el mundo está a punto de dejar atrás su pasado rural, el número y la proporción de habitantes
urbanos seguirán aumentando aceleradamente. Hacia 2030, la población urbana habrá
llegado a 4.900 millones de personas. En comparación, se prevé que la población rural del
mundo disminuirá en unos 28 millones entre 2005 y 2030. En consecuencia, a escala mundial,
todo el futuro aumento de la población ocurrirá en ciudades de mayor o menor tamaño.

Esta vasta expansión urbana en los países en desarrollo tiene implicaciones mundiales. Casi
todas las grandes transformaciones de índole económica, social, demográfica y
medioambiental ya ocurren en las ciudades. Lo que ocurra durante los próximos años en las
ciudades del mundo menos adelantado conformará las perspectivas de crecimiento económico
mundial, de mitigación de la pobreza, de estabilización de la población, de sostenibilidad del
medio ambiente y, en última instancia, de ejercicio de los derechos humanos.

Una característica sobresaliente del crecimiento de la población urbana en el siglo XXI es que
se compondrá, en gran medida, de personas pobres 5. Las personas pobres suelen quedar
excluidas de la planificación urbana; los migrantes son rechazados, o simplemente se hace
caso omiso de ellos, en la vana esperanza de desalentar la continua migración.
Una planificación realista del futuro crecimiento urbano exige una explícita consideración de
las necesidades de los pobres. También requiere el análisis de las cuestiones de género: con
frecuencia, no se toman en cuenta las necesidades y capacidades particulares de las mujeres
y las niñas pobres, y se supone que son iguales a las de los hombres y niños pobres.

Los efectos de la globalización sobre las pautas de crecimiento urbano marcan una diferencia
crítica entre las transiciones del pasado y del presente. Las ciudades son las principales
beneficiarias de la globalización y de la integración progresiva de las economías mundiales.
Las personas van en pos de los empleos, los cuales son el resultado de las inversiones y las
actividades económicas, y éstas, en su mayoría, están cada vez más concentradas en zonas
urbanas dinámicas, grandes y pequeñas. Por otra parte, muy pocas ciudades de los países en
desarrollo generan suficientes empleos para satisfacer las demandas de sus crecientes
poblaciones.

Dada la mayor importancia del crecimiento vegetativo y el fracaso de las políticas contra la
migración, parece obvio que el medio de reducir la tasa de crecimiento urbano sería la
disminución de las tasas de fecundidad, y no el control de la migración.

En consecuencia, las políticas encaminadas a frenar el crecimiento urbano deberían prestar


más atención a los factores positivos que inciden en la disminución de la fecundidad: el
desarrollo social, las inversiones en salud y educación, la ampliación de la autonomía de la
mujer y un mejor acceso a los servicios de salud reproductiva.

Fuente: UNFPA. (2007). Estado de la Población Mundial 2007. UNFPA, 16.