Vous êtes sur la page 1sur 1

ADICTO y si no, tengo también la alternativa de inyectarme.

Mis amigos todos me invitaron a probarla


y desde entonces no he podido agradecer, ¡Ah! Y no hay nada mejor para bajar de peso,
tanto me gustó que no he logrado dejarla si vieran ustedes lo delgado que me he puesto
y mi vida... vida ya ha dejado de parecer. y ahora mi mente inicia unos viajes sin regreso
y ni hambre me da y hasta sin comer me acuesto.
Todos mis amigos me invitaron a consumir
para olvidar mis problemas prontamente... Admito que con mi familia me porto diferente,
Era para mí una original manera de evadir con mis padres y hermanos estoy muy agresivo,
los laberintos de angustias en mi mente. es que siento odio en general contra tanta gente
que dice que aquello que consumo es el motivo.
Yo los he visto contentos, quizá demasiado,
flotan en sus nubes gigantes e imaginarias, Me rebelo contra la sociedad, los mando al carajo,
al verlos sé que ninguno de ellos ha olvidado nadie con sermones mi actitud de hoy transforma,
tomarse puntualmente todas sus dosis diarias. ¿yo para qué rayos quiero el estudio o el trabajo?
Al fin y al cabo el dinero se consigue de otra forma.
La verdad es que tengo mucho para elegir,
entre tanto que me ofrecen es variado el menú, Nunca me faltan buenos amigos que me inviten
son tantas cosas que a veces no puedo decidir y en eso, no me puedo quejar de mi gran suerte,
y hay para todos, puedo tomarla yo... o tú. porque me suministran tantas cosas que permiten
que viva esta vida... tan parecida a la muerte.
Lo cierto es que en mi cuerpo hacen maravillas,
me povocan volar y hasta deseos de suicidarme,
puedo incluso fumarla o consumirla en pastillas ALVARO J. MARQUEZ

Poema 19 Niña morena y ágil, nada hacia ti me acerca.


Todo de ti me aleja, como del mediodía.
Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas, Eres la delirante juventud de la abeja,
el que cuaja los trigos, el que tuerce las algas, la embriaguez de la ola, la fuerza de la espiga.
hizo tu cuerpo alegre, tus luminosos ojos
y tu boca que tiene la sonrisa del agua. Mi corazón sombrío te busca, sin embargo,
y amo tu cuerpo alegre, tu voz suelta y delgada.
Un sol negro y ansioso se te arrolla en las hebras Mariposa morena dulce y definitiva
de la negra melena, cuando estiras los brazos. como el trigal y el sol, la amapola y el agua.
Tú juegas con el sol como con un estero
y él te deja en los ojos dos oscuros remansos.

Pablo Neruda

Centres d'intérêt liés