Vous êtes sur la page 1sur 207

1.

-Goldenseal - Gill McKnight


Sinopsis
Cuando Amy Fortune regresa a la casa de su infancia, descubre algo
siniestro en el aire, pero ¿la ex amante Leone Garoul la acecha o la
protege? Amy Fortune y Leone Garoul eran amantes adolescentes.
Ahora, años después, Amy regresa a Little Dip, el valle natal Garoul para
ayudar a su tía a terminar un proyecto botánico. Excepto que Little Dip
ya no es el lugar feliz de los recuerdos de infancia de Amy. Hay algo
siniestro en el bosque. ¿Y por qué Leone no ha cambiado? ¿Por qué ella
todavía persigue todos los movimientos de Amy? A medida que llegan
más y más de la familia Garoul para un fin de semana de caza especial,
partes del rompecabezas se unen y los temores de Amy aumentan a
medida que se acerca a la verdad y al secreto que se le escapó desde la
infancia.
Capitulo uno
"¡Oh, no, no necesito un acompañante! De ninguna manera. Aquí no.
Solo dime no puedo ir del valle, norte, sur, este u oeste, y me mantendré
fuera del camino"
Amy Fortune estaba enfadada e inflexible, subrayando sus palabras con
una mirada furiosa a Leone Garoul, su ex novia y supuesta acompañante
en Little Dip Valley. Amy quería que entendiera que no lo iba a consentir.
Prácticamente había crecido en Little Dip Valley. Amy era tan buena en
la familia Garoul, que la poseía. No necesitaba una escolta para ir a
trabajar en el bosque o las montañas.
"Oye, tampoco quiero cuidarte, pero mamá tiene un lugar" Leone
respondió con una gran sonrisa molesta. "Es temporada de caza en Little
Dip, y podrías hacerte daño por ahí. Me pasaré por tu cabaña cada
mañana y te llevaré a un lugar seguro. Puedes jugar con tu cuadro de
pintura y dibujar plantas al contenido de tu corazón, y todos nos
relajaremos sabiendo que volverás de una sola pieza" Amy fulminó con
la mirada la burla abierta. No tenía idea de cuál era el juego de Leone,
pero no estaba jugando. Amy estaba muy lejos de la adolescente
ingenua que hace años había dejado Little Dip para estudiar arte en
Europa. Mucho había cambiado y Leone debía recordarlo. "Amy, es solo
porque es una semana de caza familiar" Marie Garoul, la madre de
Leone, trató de calmar el enfrentamiento. Como la pareja amorosa de
Connie, Marie prácticamente había criado a Amy. Marie siempre sería
familia para ella. Ahora Amy vio a Marie luchar valientemente para
mantener la paz entre ella y Leone."No queremos que tropieces
accidentalmente en un callejón de tiro. Es bueno tenerte de vuelta en
casa con nosotros, tenemos que asegurarnos de que estés a salvo. No
queremos que nuestro nuevo ilustrador botánico sufra ningún daño,
¿verdad?" Amy no perdió la ironía de sus palabras. Ella estaba aquí
porque habían perdido un ilustrador. Connie Fortune, una artista de gran
renombre. La tía de Amy y la pareja de Marie, había enfermado
gravemente y Amy se había interpuesto en el último minuto para
reemplazarla. El almanaque Garoul era un volumen esperado de interés
botánico y medicinal. Estaba programado para su lanzamiento a fin de
año y ahora estaba en peligro debido a la enfermedad de Connie. Amy
estaba preparada para buscar en el fondo del valle los especímenes que se
representaban junto con el texto de Marie. Pero no estaba de acuerdo
con que Leone Garoul la escoltara a cada paso del camino. Eso no
estaba en la letra pequeña cuando había firmado. De hecho, fue un
cambio de plan reciente y muy molesto. "Organizamos algo más para
que sepas a dónde ir y dónde no. ¿Tal vez una alerta diaria?" Marie miró
con esperanza desde Leone y de vuelta a Amy. Las nubes de tormenta
ya se estaban acumulando y Amy acababa de llegar. Se volvió hacia
Marie, ignorando deliberadamente a Leone.
"Todavía estoy un poco con Jet-Lag, Marie. ¿Podemos discutirlo más
tarde, después de que me hayas enseñado dónde lo dejó la tía Connie?
Necesito ver el trabajo que quieres que haga" "Por supuesto, pero
primero debes comer. Podemos ir a la oficina más tarde y mirar el
trabajo." Marie sonrió suavemente. Amy estaba cansada después de su
viaje. Apenas había desempaquetado antes de hacer una rápida llamada
para ver a Marie, ansiosa por las últimas noticias sobre Connie. Ahora,
dos horas después de su visita, aquí estaba, revuelta en una discusión
embrionaria con Leone, la hija mayor de Marie y una antigua espina en
el costado de Amy. No, ella no es una espina; es un maldito campo de
cactus.
La amabilidad de Marie la tranquilizó un poco; no tenía ni la inclinación ni
la energía para entrar en una discusión tonta con Leone en este
momento, o en cualquier otro momento, para el caso. Amy no era una
extraña en Little Dip. No necesitaba que la guiaran por el lugar con una
correa corta, y particularmente no necesitaba a Leone Garoul cerca.
Marie señaló a través de la multitud de miembros de la familia que se
arremolinaban alrededor del recinto principal de campamento.
"Creo que el cocinero está casi listo para empezar a servir"
"Tienes razón, tengo hambre". Amy se relajó ante el tono mesurado de
Marie. "Y quiero atrapar al tío Claude antes de que empiece a repartir la
comida o nunca me acercaré a él" Se volvió para encontrar a su tío
adoptivo, como se esperaba, delante de la parrilla.
"Y ahí está el hombre mismo" Con un alegre saludo de despedida a
Marie y un total silencio a Leone, se abrió paso entre la multitud de la
fiesta Garoul para saludar. "¿Puedo suponer que fue un ejemplo de
'Cómo no hacerlo'?"Dijo secamente Marie tan pronto como Amy estuvo
fuera del alcance del oído. "¿Sabes que es imposible escoltar a alguien
que no quiere cooperar, Leone? Será mejor que retrocedas y le des a
Amy un poco de espacio."
"No ha cambiado ni un poco. Todavía obstinada y cabezona..."Leone
murmuró. Sus ojos estaban pegados a Amy mientras caminaba por la
zona de picnic hacia Claude, saludando e intercambiando saludos con
todos los que encontraba.
" Creo que estás viendo a una joven muy sofisticada. Una que te
mantendrá en tus dedos del pie. Como sea que lo hagas, solo asegúrate
de que no sufra ningún daño. Le debemos tanto a Connie" Leone
escuchó los comentarios de su madre mientras sus ojos devoraban cada
movimiento hecho por Amy. Su madre no necesitaba preocuparse.
Leone estaba preparada. Estaba más que lista, y había esperado
mucho, mucho tiempo para que Amy Fortune volviera a Little Dip. El área
para comer al aire libre del complejo vacacional Garoul estaba dominada
por una enorme barbacoa y fogata. Estaban rodeados por una variedad
de largas mesas de madera y bancos, capaces de sentar a todo el clan
si la ocasión lo requería. Decenas de hombres y mujeres de la familia
Garoul, relajados alrededor de las mesas. Habían venido de cerca y de
lejos para el comienzo de la temporada de caza y ahora se sentaban a
charlar y beber cerveza, ponerse al día con los chismes familiares y las
conversaciones de negocios, mientras esperaban a que la comida
saliera de la parrilla. El ambiente era feliz y bullicioso. Esta fue una de
las reuniones familiares más populares y siempre fue muy concurrida.
"Amy", la llamó una voz, y ella levantó la vista y saludó enérgicamente a
un hombre enorme con barba que montaba guardia sobre una parrilla de
barbacoa.
"Hey, Claude" lo saludó, "algo huele bien ¿Qué hay en el menú de esta
noche?"
"Carne."Amy negó con la cabeza ante su burla, en su aventura de la
adolescencia al vegetarianismo. Claude tenía una larga memoria y un
humor suave. Cada barbacoa recibió la misma respuesta burlona; A
Claude le gustaba su rutina. Le sonrió maliciosamente mientras él
señalaba un refrigerador. "Amy, cariño, ¿podrías traerme otro brewski?"
Ella seleccionó su marca favorita y otra para ella, y volvió hacia donde él
sudaba sobre la parrilla.
"Ah, eres un salvavidas, cariño." Se secó el sudor de la frente y bebió un
trago largo de su cerveza. "¿Te has aclimatado bien?"
"Sí. Pero es extraño quedarse en la cabaña de Connie y no tenerla
cerca. Aunque espero que Marie me mantenga tan ocupada que, no
tenga tiempo de ponerme demasiado sensiblera. Y, al parecer, podré
visitar a Connie pronto"
"Claro". Él le dio una cálida sonrisa. "Estará bien. Solo necesita
descansar es todo. Confía en Marie. Y es genial que estés aquí para
cubrir su peso de trabajo, así ella puede tomarse un descanso" agregó,
sonando un poco demasiado optimista. Amy captó la jovialidad forzada y
comprendió sus intentos de aliviar su preocupación. Era un buen
hombre; le tenía un enorme afecto. Claude siempre sería familia para
ella. Le rompió la tapa de la cerveza y sonrió a su radiante rostro, florido
de la parrilla como una gran calabaza barbuda.
"Sí. Estará bien," murmuró, para tranquilizarse a sí misma. Hubiera sido
mucho mejor si hubiera tenido la oportunidad de ver a Connie primero,
pero la llamada de Marie había surgido de la nada. Para cuando Amy
llegó en avión desde Heathrow, Connie ya había sido trasladada
rápidamente, para recibir tratamiento. El retiro que Marie encontró para
ella, insistieron en un período de aislamiento de varias semanas para la
evaluación inicial y orientación antes de que familiares o amigos
pudieran visitarla. Para Amy sonaba extremo, pero también sabía que
Marie solo quería lo mejor para Connie; la amaba mucho. Así que Amy
se relajó y esperó que las semanas pasaran volando. Sabía que si se
sumergía en el trabajo que había venido a hacer, lo haría. El tiempo
siempre se le escapaba cuando estaba pintando. "Marie me va a
enseñar donde lo dejó Connie. ¿Ya has visto alguna de sus ilustraciones
de plantas, Claude?" Ella lo miró voltear los enormes filetes de carne de
venado. Los Garoul eran grandes en carne.
"No, no todavía. Aunque Leone dijo que eran fantásticos" Amy se puso
rígida y obligó a sus hombros a relajarse ante la mención del nombre de
Leone. Será mejor que se acostumbre a eso aquí en el valle de Leone.
Leone Garoul es historia antigua, se recordó a sí misma, tan difunta
como el Imperio Romano, y cualquier cosa que tengas que ver con ella
terminará en ruinas. No iba a dejar que Leone se metiera debajo de su
piel, ahora que había regresado a Little Dip, ni siquiera su participación
anterior en las tareas de cuidado auto asignados de Leone. Amy
prácticamente había crecido en este valle; no necesitaba que alguien le
enseñara nada. "Connie ahora tiene una reputación mundial. Y sé que
estás a dos pasos detrás de ella." Claude pinchó la carne
chisporroteante.
“Tengo un largo camino por recorrer antes de poder tocar la reputación
de Connie". Sin embargo, estaba complacida de que él hubiera seguido
su éxito en Europa. Dirigió una rápida mirada al lugar donde Leone había
estado junto a su madre. Marie estaba hablando con otro miembro de la
familia. Leone se había alejado.
"¿Te gusta Londres?"Claude preguntó.
"Me encanta. Y Barcelona, Atenas, Bucarest. Amo Europa"
"Lo estás haciendo estupendo. Pero es bueno que hayas vuelto a casa
para hacer un trabajo prestigioso aquí también. No es que te hayamos
olvidado, pero no hace ningún daño tener tu nombre en uno de los
almanaques de Marie. Mantiene tu perfil alto en el mercado
estadounidense" Como la mayoría de los Garoul, trabajó en el negocio
editorial de la familia. Claude encabezó el marketing y las promociones
para Garoul Press en su oficina central de Oregón. Marie, aclamada
autora y experta en herboristería y medicina de la Primera Nación, había
renunciado recientemente a su cargo de editora en jefe para dejar sitio a
su hija mayor, Leone. Aunque todavía presidía la sala de juntas.
"Sí tienes razón. Necesito mantener un punto de apoyo aquí,
también."Amy había pasado los últimos años estudiando y trabajando
en el extranjero. Amaba a Europa por su vitalidad, historia y cultura de
múltiples niveles. Cada trabajo la llevaba a un lugar diferente, y aunque
para algunos podría ser una forma de vida nómada y bastante solitaria,
le sentaba perfectamente. El único verdadero sentido del hogar que
podía recordar había sido su tía Connie y este valle. Durante años ella
había sido reacia a regresar . De alguna manera, siempre había parecido
correcto seguir avanzando, a la siguiente ciudad, contrato, pinchazo en
el mapa. Marie caminó con dificultad para unirse a ellos, mirando
apreciativamente la parrilla y su contenido.
"¿Estamos casi listos para servir algo de eso?" Preguntó.
"Estamos casi listos para la primera ronda." Con una vuelta final Claude
gritó, "Paulie", por encima del hombro en la multitud de la familia. Un
adolescente alto se apartó y se acercó. "Paulie, estoy seguro de que no
la recuerdas, pero esta es Amy, la sobrina de Connie. A venido a
quedarse unas pocas semanas y ayudar a Marie con el almanaque" dijo
Claude mientras transfería un bistec a un plato cercano. Paulie le sonrió
tímidamente a Amy. Parecía estar en la mitad de su adolescencia, y
medía más de 1’80 de altura.
"Oh, Dios mío, es el pequeño Paulie". Amy se quedó estupefacta.
"Acababas de empezar la escuela la última vez que te vi. Mírate ahora,
eres enorme."No estaba segura de por qué tenía que señalar eso; todos
los Garoul se alzaban sobre un 1’70. Todos eran muy altos y oscuros, e
incluso cuando se casaban con gente más baja y más justa, los
descendientes eran innegablemente Garoul en estatura y color. Paulie se
sonrojó y se rió, afablemente.
"Tengo catorce años .Yo ya estaba en la escuela cuando te fuiste. Y te
recuerdo, Amy. Tú y Leone me llevasteis al recinto ferial varias veces."
Su rubor se hizo más profundo. Estaba en esa dulce pero desgarbada
edad consciente de sí mismo.
"Aquí, el primer bocado es para el cazador" Claude le entregó un plato
lleno de carne sangrienta. Amy se sintió un poco mareada al mirarlo.
Todo el calor que ardía en la enorme parrilla y Claude aún no había
cocinado la maldita carne. "Paulie proporcionó la cena de esta noche",
Claude declaró orgullosamente. "Vino un poco más temprano conmigo y
consiguió su primer asesinato anoche"
Paulie se sonrojó aún más y fue rodeado de inmediato por el resto de su
familia dando palmadas en su espalda y felicitándolo excesivamente.
Todos se reunieron alrededor de la parrilla ahora que era hora de
distribuir la comida.
"Felicidades, Paulie. Bien por ti" Amy agregó su elogio sabiendo cuánto
importaba la caza y la pesca para los Garoul. Era una gran cosa cuando
sus jóvenes siguieron los pasos de la familia. "Mmm., ¿podría tener el
mío realmente bien hecho, Claude?" Preguntó ansiosamente mientras lo
veía llenar la línea de platos. Parte de ella siempre sería esa adolescente
aspirante a vegetariana.
"Si, puedo hacer eso. Ve y siéntate, y te lo enviaré cuando esté listo" "Te
lo llevare." Una voz de seda vino justo detrás de ella. Se giró y se
encontró tragada por la mirada oscura y enigmática de Leone. Amy dio
un paso atrás, encontrando a Leone demasiado cerca para su
comodidad. La pequeña sonrisa que se dibujó en sus labios le dijo a
Amy que era muy consciente del efecto que estaba teniendo. Un
incómodo silencio colgó entre ellas, permitiendo que la inquietud de Amy
se cocinara lentamente. Encontró a Leone presumida y arrogante. Ahí
atrás" Leone indicó el área con un movimiento de cabeza.
"¿Perdón?" Preguntó Amy fríamente. "Estoy sentada allí. Con Jori y
Elicia,” dijo Leone. "Ve y te llevare el bistec cuando esté listo" Era una
orden mal disfrazada y Amy se enojó. Ella quería negarse, excepto que
era genuinamente amistosa con el hermano menor de Leone, Jori, y se
moría por conocer a su nueva novia. El señor sabía que había
escuchado lo suficiente sobre la maravillosa Elicia en todos los correos
electrónicos y llamadas telefónicas de Jori para tener curiosidad. Hubiera
sido su elección natural compartir su compañía por la noche. Ahora
estaba luchando por un impulso infantil de sentarse en otra parte
simplemente porque no quería estar cerca de Leone. Su lado racional y
maduro ganó….casi. Sin decir una palabra más, se alejó hacia la mesa
de Jori. Realmente quería sentarse con él y conocer a la elogiada Elicia,
a pesar de la presencia de Leone. A regañadientes, decidió que lo más
inteligente era armarse y terminar esta noche con Leone. Puede ser
mejor establecer sus límites. Al acercarse a la mesa, Amy notó que Jori
se había marchado para unirse a la larga fila en la parrilla, dejando a una
joven hispana con hermosos ojos marrones y cabello largo y oscuro
sentada sola.
"Hola, soy Amy" Sonrió y extendió una mano de bienvenida. "Soy una
amiga de la familia, pero supongo que es probable que cualquier
persona con menos de 1’80cm probablemente solo esté de visita" La
mujer se echó a reír y le estrechó la mano.
"Me he dado cuenta que no eres Garoul con ese cabello rubio. Soy
Elicia. Estoy aquí con Jori, y es agradable conocer a alguien más cerca
de mi altura en este valle de gigantes" Amy se subió al banco de
enfrente, quitándose la chaqueta. Elicia parecía divertida; podía ver por
qué Jori se había enamorado de esta mujer bonita con ojos cálidos y
risueños. "Eres la sobrina de Connie. La he visto algunas veces. Que
mujer tan encantadora. Espero que mejore pronto" continuó Elicia
mientras Amy se acomodaba para sentarse en frente, en la mesa de
madera.
"Gracias. Ella lo hará. Es un placer conocerte, Elicia. ¿Eres el tipo de
caza de peces, o estás aquí por una semana de relax?"
"Oh, estoy planeando leer una pila de libros así de grandes" Señaló su
cintura. "Jori dice que estás aquí para trabajar. ¿Eres un ilustrador
botánico como tu tía?"
"Sí, eso y la ilustración de la vida silvestre."
"Debes estar en tu elemento aquí. " "Es espectacular. No podía creerlo
cuando Jori me dijo que su familia era dueña de todo el valle. Es como
tener su propio complejo de vacaciones. Imagínate embalando y
viniendo aquí cada vez que quiera relajarse, cazar, caminar, o lo que
sea" "Es fantástico la forma en que lo mantienen"
Amy estaba feliz de encontrar otro converso. Muy pocos forasteros
conocían este valle. Tenías que ser invitado por un Garoul para
encontrar el maldito lugar, y eso solo sucedía cuando eras tan bueno
como uno de la familia. Era obvio que Elicia y Jori debían tener una
relación seria si él le había pedido un descanso de caza. Para los
Garoul, las vacaciones de caza equivalían a una peregrinación santa. De
hecho, la creciente mención de Jori a su nueva novia en sus correos
electrónicos, había alertado a Amy que algo importante estaba
sucediendo . Ella estaba cerca de Jori y lo miraba con la calidez y el
cariño que tendría por un hermano, si ella hubiera tenido hermanos.
"Basta con mirar todas estas pequeñas cabañas de vacaciones
esperando a los visitantes" Amy miró con cariño el recinto mientras
hablaba. Era muy pintoresco…un pequeño pueblo de cabañas de
troncos recién salido de un cuento de hadas. Su mirada se posó en
Leone, quien todavía estaba en la cola, conversando con su hermano.
Como si sintiera los ojos de Amy sobre ella, levantó la vista y le guiñó un
ojo. Amy se dio la vuelta bruscamente y continuó hablando con Elicia.
"Cuando era más joven, este lugar estaba lleno de niños todo el verano.
Solíamos correr salvajemente. Fue el mejor tiempo de mi vida. Es bueno
saber que los pequeños Garoul todavía vienen y se reúnen todos los
años para un campamento de verano" Ella le sonrió felizmente ante sus
recuerdos. "Es una forma ideal de mantener las conexiones familiares
fuertes generación tras generación"
"¿Y tú eras la única pequeña no Garoul?"
"Sí. Siempre he sido una especie de prima honoraria. Connie ha vivido
aquí desde que tengo memoria, y he visitado todas las vacaciones
escolares. Me encantó esto."Su sonrisa se amplió. "Tengo tantas ganas
de ir de excursión por el valle con mi mochila de trabajo, olisquear
plantas y dibujar pájaros"
"¿Cómo haces eso? Quiero decir, ¿te sientas con tus pinturas y esas
cosas y dibujas una flor?" "En realidad no. Primero hago bocetos de
campo detallados con muestras de color. Pero también uso mi cámara
para catalogar … " Una profunda risa la interrumpió. "Oíd, vosotras dos,
Claude nos ha enviado con esto. Típico...sentada en medio de un
bosque y esperando servicio de camarero" Amy giró en su asiento y
miró a los ojos centelleantes de Jori Garoul. Él se paró detrás de ella con
un plato lleno en cada mano. "Jori", gritó mientras se inclinaba para
besar su mejilla cálidamente. Ella le dio un rápido beso y un gran abrazo.
"Amy, cariño. Es genial verte de nuevo. Recibí tu último correo
electrónico. Oye, esas fotos de Venecia fueron increíbles." Se movió
para sentarse al lado de Elicia, entregando su plato mientras hablaba.
"Vamos a ir allí algún día. Tomarse un año y simplemente viajar. Venecia,
Roma, París. Hacer todo el asunto." Le sonrió a Elicia, incluyéndola
abiertamente en sus sueños de Europa.
"Tengo toneladas de fotos de Italia. Os aburriré tanto hasta haceros llorar
a los dos algún día y os mostraré a todos y cada uno..."Su frase se
desvaneció cuando notó que Leone estaba justo detrás de ella con otro
juego de platos. Sus ojos se encontraron momentáneamente antes de
que Amy repentinamente se interesara mucho por su servilleta de papel.
Se movió en su asiento mientras Jori y Elicia compartían su comida.
Leone colocó los platos sobre la mesa antes de apretar su largo cuerpo
sobre el banco al lado de Amy. Terminó sentada demasiado cerca, sin
inmutarse por los torpes movimientos laterales de Amy para hacer más
espacio entre ellas. "Aquí." Leone empujó un plato hacia Amy, sin darse
cuenta de ninguna incomodidad o bien eligiendo ignorarlo. Amy no
estaba segura de qué y se sintió aún más inquieta. "Lo siento por el
malentendido anterior, Amy." Leone esbozó una gran sonrisa y se lanzó
a la conversación como si fueran las mejores amigas. "Te ha crecido el
pelo. Y has perdido un montón de peso" continuó mientras se
preparaban para comer. "Ha pasado mucho tiempo, ¿no es así?" Amy
estaba disgustada de que sus frías vibraciones estuvieran totalmente
desperdiciadas en la gruesa piel de Leone. Tomando un nuevo rumbo,
miró a Leone como si estuviera loca. "Sí lo ha hecho. Seis años, ocho
meses y quince días" tiró con ligereza, ignorando el resto de la
declaración de Leone. No era asunto de Leone lo que su cabello, o
metabolismo, habían sido en los últimos años. Los ojos negros carbón
de Leone brillaron hacia ella.
"Veintiún días". Su sonrisa se amplió aún más. Amy parpadeó
confundida.
¿Realmente ha estado contando los días?
Miró inquisitivamente a esos ojos insondables, y en lo más profundo
captó el más ligero destello burlón. Inmediatamente Amy se cerró de
golpe, prensada como una puerta de nevera. Todos sus pensamientos y
sentimientos sellados, enfriándose hasta cero.
"Bueno, Supongo que llevas la cuenta mejor que yo", dijo con aspereza,
queriendo transmitir su molestia pero sin alertar a Jori y Elicia de que
había algo raro. Amy sabía que antes de llegar tendría que trabajar junto
a Leone Garoul. Se había educado en el vuelo para ser civil, sin importar
las circunstancias. Ella estaba aquí en una misión en nombre de Connie
y ante la ansiosa petición de Marie, quien no solo era la compañera de
Connie, sino también coautora, así como editora. Este era un proyecto
importante, y Amy era una profesional. Si Leone iba a ser su editora,
entonces tendría que lidiar con eso y no dejar que ningún sentimiento
asesino por su ex novia se interpusiera en su camino. Decidió que lo
mejor era ignorar a Leone por el resto de la comida. Con la mente
mezclada, cortó el bistec, pero estaba más que un poco perturbada al
encontrarlo todavía bastante sangriento. Suspirando, cogió el pan su
lugar, metiéndose un tomate cherry en la boca. Leone lo miró, felizmente
metiéndose en el suyo. "¿Poco hecho?"
"Un poco. Le dije a Claude que se asegurara de que el mío estuviera
bien hecho, pero no creo que sepa lo que eso significa"
"¿Quieres que se lo devuelva y le diga que lo incinere?"
"Para ser honesta, no estoy tan interesada ahora. Estoy bastante feliz
con la ensalada" dijo Amy sinceramente. Leone se acercó y tomó su
bistec abandonado, apilándolo sobre el enorme que ya estaba en su
plato. Amy la miró horrorizada.
"¿Qué?" Preguntó Leone, cortándolo. "No lo quieres"
"Me había olvidado de lo glotona que eres. Cómo demonios mantienes
tu figura con la cantidad que encajonas, me supera." Amy negó con la
cabeza en genuino misterio, todas las intenciones de ignorar a Leone
olvidadas, a la vista de tan feliz glotonería.
"Eso es porque soy una mujer salvaje del bosque, y siempre has tenido
el metabolismo de un malvavisco" murmuró Leone alrededor de un
enorme bocado. Amy la miró, mortalmente ofendida. Era como si todos
los años se hubieran esfumado y volviera a mirar a la adolescente
engreída y exasperante que había sido su primer amor. No te atrevas a
volver como si nada hubiera pasado. Miró a Leone, quien le devolvió la
sonrisa y continuó devorando su comida. Disfrutando de la mirada
ardiente y enojada como si fuera el sol.
Capitulo dos
"Entonces."Elicia apartó su plato vacío. "¿Paulie es en realidad el más
joven Garoul de todos? ¿Este es su primer fin de semana de caza y nos
acaba de suministrar la cena? Habla de un natural"
"Sí, acaba de cumplir catorce años y este es su primer gran viaje de
caza. Está tan orgulloso de ese ciervo." Leone sonrió, feliz por él. "El año
que viene se unirá a su hermana Adele y a su prima Celina. Las chicas
ya tendrán la edad suficiente para aprender a cazar. De hecho, hay una
gran cantidad de novedades en los próximos años. Antes de que te des
cuenta, este lugar estará lleno de adolescentes, al igual que el centro
comercial de vuelta a casa"
"Supongo que si tu familia posee un valle entero, es una tontería que no
todos lo usen para descansar y relajarse." Elicia asintió pensativa. "O
cazando en vacaciones" "Para venir aquí y aprender a cazar, los niños
tienen que estar en la adolescencia. A ningún niño pequeño se le permite
ir de caza como esto. En cambio, los pequeños llegan en verano. Algo
así como un campamento de verano, excepto que son todos niños
Garoul y conoces a todos tus primos" le dijo Jori, claramente orgulloso
de la maravillosa simplicidad del sistema de vacaciones de Garoul.
Elicia, tratando en vano de sofocar un bostezo, se acurrucó contra él. Él
envolvió su brazo alrededor de ella y la apretó más fuerte.
"Lo siento, hemos estado viajando todo el día y acabamos de llegar hace
una hora. Estoy agotada" dijo a Leone y Amy.
"¿Has conducido desde Seattle?" Preguntó Amy. Detrás de ella, la
música comenzó de nuevo. La fiesta se estaba calentando, con un
acordeón y un violín tocando las viejas y bulliciosas canciones de
inmigrantes franceses que pasaban de músico a músico a lo largo de las
generaciones. Pronto el canto comenzaría con copiosas baladas y
canciones populares de su tierra natal, cantadas en el antiguo dialecto
Langue d'Oc. Los Garoul se aferraron con orgullo a su antigua herencia
francesa, a pesar de que en los últimos siglos se habían dispersado por
las Américas en lugares tan distantes como Río de Janeiro e Iqaluit. Esta
diáspora solo sirvió para enriquecer las reuniones anuales como esta.
Los Garoul habían venido de todas partes para asistirlo.
"Sí, con paradas y eso todavía tardó un poco más de ocho horas." Jori
estaba bostezando, también. "Venga. Puedo ver que estás
cabeceando." Le tendió la mano y obligó a Elicia a ponerse en pie. "Nos
quedaremos y bailaremos otra noche", dijo y dejó que él la condujera
hacia su cabaña.
"Amy", le gritó por encima del hombro, "¿Puedo ir de excursión contigo
en algún momento y verte trabajar? Prometo no meterme en el camino"
"Por supuesto. Te buscaré en los próximos días y planearemos algo, ¿de
acuerdo?"Con un gesto amistoso, dieron las buenas noches. "Es
encantadora, ¿no?" Amy sonrió detrás de ellos. "Jori habla de ella todo
el tiempo por teléfono y en sus correos electrónicos" Sus pensamientos
estaban fuera antes de que recordara que no quería hacer una pequeña
charla con Leone. Cogió su abrigo, su bolso y estaba a punto de irse a
buscar a Marie. Leone siguió hablando sin parar, como si estuviera
ansiosa por mantenerla allí.
"Sí, Elicia es adorable. Jori me dice que se mantiene en contacto contigo
todo el tiempo. Termina tu cerveza. ¿Te gustaría más ensalada?"
"Oíd, habéis comido lo suficiente?" Marie apareció ante ellas, ocupando
el asiento recién dejado por Jori y Elicia. "Un montón", Amy respondió y
volvió a sentarse ahora que Marie la había encontrado. Marie miró a su
alrededor.
"¿Jori y Elicia se han retirado temprano? El baile está a punto de
comenzar"
"Han tenido un largo viaje en coche y están agotados. Espero que le
hayas dado una cabaña bastante lejos." Leone le guiñó un ojo a su
madre. Marie sonrió emocionada. "Oh, he tenido en cuenta su
privacidad. Jori me dio instrucciones estrictas. Esta es la quinta vez que
me he reunido con ella, ya sabes" le dijo a Amy. "Siempre se asegura de
que ella esté cerca cuando voy a visitarlo a Seattle. Está muy
enamorado. No me sorprendería que hicieran un anuncio importante
esta semana"
"¿Crees que se comprometerán?" Amy, siempre la romántica, estaba
ansiosa. "Wow." "Y este es el mejor momento para que Jori lo haga", dijo
Leone con total naturalidad. Amy se volvió hacia ella.
"¿Por qué? ¿Porque todos están aquí para dar sus bendiciones, por así
decirlo?" Leone miró a Marie. Se encogieron de hombros al unísono.
Amy escondió una sonrisa ante la característica compartida. En algún
momento mientras crecía, Leone había adoptado subconscientemente la
postura y los movimientos de Marie. Se agregó a las otras similitudes
físicas entre madre e hija. Ambas eran altas y delgadas, con cabello
largo y oscuro, tez bronceada y ojos negros ardientes. Su herencia, una
la mezcla de antiguos inmigrantes franceses y nativos NezPerce, brilló
en ella; de todos los Garoul, a decir verdad. Eran una raza hermosa que
podía rastrear su ascendencia no solo hacia el barco real que trajo a su
fundador al Nuevo Mundo, sino más allá hacia oscuros y antiguos
orígenes en la región de Gevaudan en Francia.
"Bueno, significa que conocerá a la mayoría de nosotros de una vez.
Aunque supongo que puede ser un poco intimidante, ya que hay tantos
Garoul aquí para la caza" respondió Leone. Un poco más de cincuenta
miembros de la familia habían descendido al valle esta semana en
particular. "Antes de que empiece a ponerse demasiado frenético,
¿puedo mostrarte las ilustraciones de Connie ahora?", Preguntó Marie.
"Por favor, me encantaría verlas. Oh, y tengo un regalo para ti" Amy
abrió su bolso y sacó un grueso libro de tapa dura. "Aquí, es el contrato
que hice en Madeira el año pasado". Marie leyó la portada. "Isla de la
eterna primavera: el jardín del Atlántico".
“Gracias, Amy. Qué hermoso libro." Inmediatamente comenzó a hojear
las páginas. La ilustración botánica fue su pasión, junto a la herbolaria y
la medicina natural. Leone estiró el cuello para ver también, pero Amy se
puso de pie, decidida a que el tiempo que había pasado con ella había
terminado. Quería irse con Marie para mirar el trabajo de Connie y tomar
un poco de aire fresco. Sentarse al lado de Leone había sido sofocante
de una manera que no había apreciado del todo hasta que se mudó.
Marie se puso de pie, acunando su nuevo regalo, y acompañó a Amy en
un círculo de enérgicos bailarines de polca. Se dirigieron a la cabaña
más grande del complejo. El humo se curvó desde su robusta chimenea
de piedra. El porche estaba lleno de macetas y herramientas de
jardinería. Las botas de goma, las cañas de pescar y los cómodos
muebles de madera abarrotaron el pequeño espacio. Las linternas y los
candelabros de las velas se encontraban sobre una mesa de madera
maltratada, y los racimos de hierbas secas colgaban de los montantes
verticales, dando a la cabaña una sensación de vivir durante todo el año
en comparación con sus vecinos más pequeños, de vacaciones. Amy
sonrió con total satisfacción mientras subía los escalones. Era un
sentimiento raro para ella en estos días. Cliché o no, esta cabaña, la
casa de Marie, le recordó algunos de los días más felices de su infancia.
Cuando entró directamente en la sala de estar principal, olas de emoción
la inundaron, desencadenadas primero por el olor. El sabor picante de la
leña ardiente de manzano, pasteles para hornear e incienso descolorido
le hacía cosquillas en la nariz y en los recuerdos. Estaba claro que casi
nada había cambiado. El mismo sofá raído cubierto con gruesas mantas
de Wallowa estaba en el centro de la habitación, frente a la chimenea de
piedra. Al lado de cada apoyabrazos, una sección cortada del tronco del
árbol servía como una pequeña mesa. Amy sabía por la experiencia de
la infancia, que cada una pesaba una tonelada, y la de la izquierda
estaba ligeramente inclinada, por lo que las lapiceras y las naranjas
siempre salían de ella. La lámpara de lectura favorita de Marie todavía
estaba allí, junto con una pila de libros. La otra mesa auxiliar aún
contenía el cenicero de estaño que Leone ganó en la Feria de Verano
hace un millón de años. Maltratada y descolorida por las quemaduras de
ceniza y el tiempo, era difícil distinguir el granate chillón del Monte Hood.
Leone había estado tan orgullosa de llevarlo a casa a su madre. Fue
como un golpe en las entrañas, un cambio de horario en la realidad de
Amy. Mezclado con los buenos recuerdos de la infancia fue ese último
golpe punzante. Un recuerdo que cambió el camino de Amy para
siempre, llevándola fuera de este valle, y muy lejos. Inmediatamente fue
transportada de regreso casi siete años a la última vez que entró a esta
cabaña y el dolor que había acompañado a esa visita final. Leone la
había abandonado. Era tan simple como eso. Y ahora estaba de regreso
en el valle, y Leone estaba sobre ella, tan sofocante como una manta
pesada y húmeda. Pero esta vez fue Amy quien no necesitó a Leone.
Marie se dirigió a la cocina, pero Amy dudó. Una pintura al óleo de una
noche de luna sobre Little Dip Valley colgaba en la chimenea. Ella
reconoció la paleta íntimamente. Atraída hacia el lienzo, su mirada se
deslizó sobre cada pincelada, tan familiar para ella como la letra de
Connie o las líneas de risa en su rostro. Si tocara la superficie, le
hablaría como Braille. Pero, ¿qué diría?
Oh, Connie, desearía que estuvieras aquí esta noche. Todo es tan
apasionado, tan duro.
"Aquí". Marie le entregó una taza humeante de hierbas picantes y agua
caliente. "Aliviará tu dolor de cabeza"
"¿Cómo sabes que me empieza a doler la cabeza?” Cogió la bebida.
"Tu ojo izquierdo se entrecierra un poco, y un pequeño pliegue justo
entre tus cejas" Marie sonrió. "Ven a la oficina y te mostraré las últimas
obras de arte de Connie" Ella asintió con la cabeza hacia una puerta
más alejada. Amy cuidó su taza y siguió a Marie a la habitación trasera
que había sido su oficina desde que Amy podía recordar. Una de las
paredes tenía una estantería empotrada desde el suelo hasta el techo,
llena de manuales de referencia de Marie. Cualquier otro espacio libre de
la pared estaba cubierto con pinturas botánicas y acuarelas del valle.
Pintado en suaves colores de primavera, la habitación tenía un ambiente
tranquilo con un cálido pragmatismo, lo que reflejaba el espíritu de
trabajo de su propietaria. Amy sabía que sería un espacio encantador
para trabajar. Zumbaba con energía silenciosa. En su opinión, la única
nota curiosamente discordante era el tríptico Bosch de El jardín de las
delicias que colgaba sobre el escritorio de Marie. Llena de demonios y
condenación, desesperación y crueles intenciones, siempre había
colgado allí y Amy siempre lo había odiado. De niña, imaginaba una caja
fuerte secreta escondida detrás de él. Su imaginación joven e inventiva
no podía pensar en ninguna otra razón para que una persona tan
hermosa como Marie tuviera una cosa tan fea colgando en su casa. El
ordenador de Marie estaba cómodamente ajustado a un escritorio
antiguo de caoba y cuero labrado. Una segunda mesa robusta, hecha a
mano en madera de cedro, estaba debajo de la ventana, donde captaría
lo mejor de la luz del día. Estaba cubierto de varios papeles y folios.
Marie abrió una de ellas para revelar una pila de ilustraciones en
acuarela. Amy dio un paso adelante; la obra de arte era de Connie.
"Necesitamos un puñado de aplicaciones estacionales ahora que
septiembre está aquí. Y quizás un poco de retoque de dos placas
existentes..." Marie rebuscó en la pila y cuidadosamente sacó una
página, deslizándola hacia Amy. "Este...y este." Ella estableció una
segunda página al lado de la primera. Los ojos de Amy se demoraron en
una, luego en la otra. "Son exquisitos", murmuró. "Algunos de sus
mejores trabajos se han producido en los últimos años. Me encanta su
nueva técnica. Es una absoluta maestra"
"Sí, pero ha tenido un costo. Se quemó en este proyecto…"
"¿No viste venir el ataque?" Amy escuchó la acusación en su voz y se
estremeció interiormente. No quería condenar ni acusar. Sabía más allá
de toda duda que Marie amaba a Connie y que haría cualquier cosa por
ella. También sabía que estaba siendo infantil y egoísta. "Lo siento,
Marie, estoy gruñona y aún un poco alterada por el Jet-Lag. Sé que te
hiciste cargo de ella. No sé por qué rompí…” Una fría mano se posó en
su antebrazo.
"¿Cómo está el dolor de cabeza?" Con pesar, admitió: "Se ha ido. Ni
siquiera puedo usarlo como excusa" La mano sacudió su brazo
suavemente. "No necesitas una excusa. Amas a Connie, y estás muy
preocupada. Todos lo estamos. Esto salió de la nada. Nada ni nadie
podrían haberlo evitado. Pero ella está en el mejor lugar posible y podrás
verla pronto" Estaban una al lado de la otra mirando las ilustraciones que
tenían delante. Los colores nadaron con translucidez, incluso en la luz
artificial monótona. El brazo de Marie envolvió los hombros de Amy de
manera tranquilizadora, ofreciendo apoyo en un momento de gran
estrés. "Lo mejor que puedes hacer ahora mismo es lanzarte a terminar
su trabajo. Se sintió tan aliviada al saber que accediste a volar y hacerte
cargo. Le quitó una gran carga de su mente." El abrazo se apretó en un
cariñoso abrazo.
"¿Cuándo puedo verla, o incluso hablar con ella?"
"Visitaremos el retiro en un par de semanas. Pero no hay comunicación
hasta entonces. Es una de las reglas. Está sufriendo de agotamiento
mental completo y es un proceso lento recargar esas baterías"
Amy extendió la mano nuevamente para tocar con el dedo un borde del
pergamino. "Será casi imposible tocar esto, especialmente con mojado
sobre mojado. No hay forma de que escanee si vuelvo a humedecer el
papel. Sé que aprendí mi oficio en el codo de Connie y nuestros estilos
pueden parecer similares, pero para un ojo entrenado, somos un mundo
aparte. Y francamente, a doscientos LPI, tal vez incluso un laico puede
notar la diferencia. ¿Qué tipo de retoques tenías en mente de todos
modos?" Ella frunció el ceño; el trabajo fue perfecto como era. ¿Por qué
Marie quería ponerlo en peligro por unos adornos extra? "Esperaría que
a doscientas líneas por pulgada un chimpancé miope pudiera captar las
diferencias de estilo...pero son solo unas pocas líneas en su mayoría en
los bordes externos. ¿Podrías agregarlos en seco? Es solo un pequeño
descuido, pero tiene que hacerse. El resto es una serie de primeros
planos de follaje otoñal, para textos insertados. Esos los harás todos tú"
"Marie, sabes que no puedo entrar y retocar estas ilustraciones. Las
arruinaré. Incluso con el mejor esfuerzo del mundo, las intensidades de
color no coincidirían, y realmente no quiero jugar con el trabajo de
Connie."Levantó una ilustración de sello dorado para que ambas
admiraran. "Quiero decir, ¿cómo puede alguien mejorar esto?" Marie
simplemente sacudió la cabeza. "Vamos a dejarlo a la reunión editorial
mañana, ¿está bien? ¿Qué hay de tu propio horario de trabajo?
Supongo que querrás hacer bocetos de campo, pero no estoy segura de
dónde encontrarás todos los especímenes de plantas en tu lista de
tareas pendientes. Puede que tengas que revolver por los más raros"
"Ah, pero eso es la mitad de la diversión. " "¿Qué es la mitad de la
diversión?" Leone entró a la pequeña oficina, e inmediatamente Amy se
sintió claustrofóbica. "Hurgando en los especímenes en la lista de Amy, "
Marie le respondió. "Necesitaré saber qué es lo que buscas y hacia
dónde quieres mirar" Leone sonó de nuevo mandona. Su barbilla
sobresalía como lo hizo cuando estaba decidida a salirse con la suya.
Amy reconoció la mirada de antaño y sus pelos de punta se levantaron
en respuesta.
"¿Qué quieres decir con que necesitas saber? Puedo manejar mi propia
carga de trabajo." Su tono era glacial cuando se dio cuenta de que
habían vuelto al punto de partida de la discusión de niñera. Podría haber
sabido que Leone no se daría por vencida.
"Necesito saberlo para poder asegurarme de que no estás vagando por
ahí como un blanco fácil" La exasperación se deslizó en la voz de Leone
haciendo que Amy se pusiera aún más tensa. Estaban en un cara a
cara y Marie dio un paso adelante para romper el punto muerto. "Os
invito a las dos a cenar mañana, para que podamos discutir exactamente
qué se necesita ahora que Connie está descansando". Intentó llevar la
conversación de nuevo en el campo profesional y territorio neutral. "Amy,
el correo electrónico que te envié con la lista de las plantas requeridas,
es muy largo. ¿Estás contente de continuar con la fecha límite
existente?" "Sí. He visto la lista, y comenzaré la investigación de campo
mañana a primera hora. Es una fecha límite fácilmente alcanzable...si no
hay obstáculos imprevistos." Le lanzó una mirada dura a Leone antes de
pasar por la puerta. "Gracias por la invitación a cenar, Marie". Marie la
acompañó hasta el porche.
"Es bueno verte de vuelta en Little Dip, Amy. Deseo con todo mi corazón
que hubiera sido bajo diferentes circunstancias" Amy dio una pequeña y
triste sonrisa. "Todos lo hacemos, Marie. Te veré mañana por la noche."
Con un último saludo, Amy camino de regresó a la fiesta solo para
escuchar los pasos que la acompañaban crujiendo junto a ella. Se
detuvo y miró con indignada sorpresa a Leone, que había aparecido a su
lado, aparentemente contenta de vigilar cada uno de sus movimientos
esta noche.
"¿Qué pasa ahora?" Preguntó, su paciencia agotada. "¿Que es qué?"
"¿Por qué me sigues?" "No lo estoy haciendo. Me uno a la fiesta " Leone
asintió con la cabeza hacia los juerguistas. "¿Quieres bailar?" Leone
levantó las cejas inquisitivamente. Amy la miró como si le hubieran
crecido dos cabezas. Ambas descerebradas. Sacudiendo su propia
cabeza con asombro, se volvió hacia el camino hacia su cabaña.
"No. Me voy a la cama. Necesito una buena noche de descanso"
"Está bien." Leone giro con ella. "¿Qué estás haciendo?"
"Voy a llevarte a tu cabaña. Es tarde,” respondió galantemente. "No, no
lo me acompañes. Conozco el camino en la oscuridad. Lo he hecho mil
veces"
"Mamá me ha dicho que debo cuidarte…"
"No necesito una niñera. Ve a molestar a otra persona"
"No. Tengo que molestarte. Mamá me dijo que lo hiciera." Leone sonó
aún más decidida ahora que Amy estaba de un humor desafiante.
"Oh, por favor, monstruo." Amy se alejó, dejando a su acompañante
atrás. Tardó unos momentos antes de que la zancada más larga de
Leone la alcanzara, y juntas se alejaron de las luces y la música en el
corazón del bosque.
"Entonces", Leone entabló una charla amistosa. "¿Cómo estuvo
Venecia? Vi las fotos. Pareces muy impresionada con eso" Amy frunció
el ceño pesadamente.
"¿Viste las fotos? ¿Las fotos que envié a Jori?"
"Sí, y las que le enviaste al primo André y Connie también. Sigo todo lo
que haces, sabes. Es fascinante. Todos esos lugares que visitas. No voy
a ninguna parte, así que estoy muy envidiosa. Pero siempre quisiste
viajar…"
"¿Sigues lo que hago?" Amy estaba horrorizada. "Bueno, basta. No me
sigas ni a ninguna de las cosas que hago. ¡Si quisiera que supieras, te
enviaría un correo electrónico también!" Sus palabras sonaron duras en
el aire inmóvil de la noche. Ella se sintió increíblemente indignada. No
quería que ninguna parte de su vida estuviera expuesta a Leone Garoul.
"Hey, no estoy fisgoneando. Es solo una conversación familiar general.
Joder ¿de verdad crees que te espiaría? No eres tan malditamente
interesante"
"Bueno, si no soy malditamente interesante, deja de seguirme".
"No estoy malditamente 'siguiéndote. Te estoy acompañando"
"He pasado la mitad de mi vida aquí; no necesito una acompañante. Y
no creo ni por un momento que Marie quisiera que me llevaras a casa.
Conozco estos bosques como la palma de mi mano…uf "
Estaba tendida de espaldas mirando las estrellas a través del dosel del
bosque, su pie enredado en una raíz de árbol levantada. El rostro
petulante de Leone se alzaba a su visión celestial. "La palma de tu mano
necesita darle a tus pies una pista" Una mano se ofreció para ayudarla a
levantarse. "Imagínate que alguien haya puesto un árbol de cuatro
metros allí desde tu última visita. " Leone chasqueó la lengua. Amy
golpeó con fuerza la mano a un lado y se puso de pie, limpiándose
furiosamente.
"Lo hubiera visto, pero por tus molestos ladridos”. “Ahora regresa y
déjame hacer mi propio camino a casa con relativa seguridad. La única
cosa peligrosa por aquí eres tú"
"No. Estoy haciendo lo que mamá dice y eso es todo. No te gusta,
entonces díselo a ella mañana por la noche en la cena." Leone continuó
caminando a su lado mientras Amy echaba humo. "Tienes un poco de
tierra allí mismo. En tu parte trasera..." Murmuró, sonriendo mientras
Amy se sacudía el trasero con acaloramiento. Después de varios metros
de silencioso resoplido de Amy, Leone volvió a intentar una conversación
ligera.
"Me gusta tu acento. Eres toda británica”
"Es una mezcla de vivir tanto en Londres. Los ingleses piensan que
sueno americana"
"Mmm., es bonito sin embargo. Vamos...di 'pañales' y 'basurero' "
"Cállate idiota."
"Di, 'Vaya gracias, Su Majestad' "
"Basta. No eres inteligente".
"¿Puedes hacer una reverencia al mismo tiempo?"
"Te estoy advirtiendo."
"Está bien perdón. Pero suenas bien"
"No soy un maldito motor de automóvil" Amy espetó. Sabía que Leone la
molestaba y no tenía tiempo para eso. Habían jugado todos los juegos
que alguna vez jugarían hace mucho, mucho tiempo. "'Sangrado… me
encanta." Leone se rió entre dientes. Amy resopló molesta y aceleró el
paso. Cuanto antes volviera a la cabaña de Connie y sin su "escolta",
mejor.
Capitulo tres
Avanzaron en silencio. Las llamadas nocturnas del bosque envolvieron a
Amy en una comodidad largamente olvidada, pero ahora familiar. El
crujido de los pasos y el bufido de la respiración suave fue la única
contribución que las mujeres hicieron a la noche. Doblaron una última
curva y el contorno oscuro de la cabaña se vislumbró. Amy estaba a
punto de abrir la boca para despedir a Leone cuando un aullido hueco y
melancólico rasgó el aire de la noche a su alrededor. Ella se congeló.
"Lobos. Han pasado años desde que los escuché aullar," Amy susurró,
asombrada. "Alguien se siente solo." Leone levantó la cara hacia el
viento y sonrió. Amy arrastró los pies, un poco nerviosa. El aullido era
una reminiscencia de muchas noches de infancia pasadas en el valle,
pero todavía la inquietaba como si fuera una niña de nuevo. Ella siempre
había encontrado las llamadas lastimeras lúgubres y aterradoras,
mientras que Leone y los otros pequeños Garoul siempre habían sido
consolados. Ahora ella recordó las noches de verano y enormes camas
de edredones con cinco pequeñas cabezas soñolientas en una fila.
Cuatro oscuro como alquitrán, y sus propios rizos rubios blancos
flotando sobre las almohadas. Ella permanecía tendida, escuchando con
los ojos abiertos y temerosa, mientras que el resto sonreía somnoliento,
como si escuchara canciones de cuna secretas en el espeluznante
aullido. Leone siempre dormía a su lado y la cogía de la mano,
sosteniéndola con fuerza hasta que Amy finalmente se quedaba dormida
con la nariz enterrada en su hombro.
"Deberías dejar una luz encendida en la ventana", dijo Leone mirando la
capa de árboles que rodeaba la pequeña y aislada vivienda. En algunos
lugares apenas había dos metros de espacio libre entre las paredes de la
cabaña y los cedros cercanos.
"¿Por qué? Te dije que conozco el camino." Amy se paró en los
escalones del porche; la altura agregada hizo que sus ojos se nivelaran
con los de Leone.
"¿Estarás bien en volver a casa? ¿Sabes que no debes dejar el camino
o hablar con extraños?" Ella sonrió dulcemente.
"Muy divertido. Pero ahora que he entregado a la abuela a su cabaña
intentaré volver sin ser comida por el lobo grande y malo", dijo Leone sin
expresión. Otro aullido distante vaciló sobre las copas de los árboles.
Una vez más, Amy se puso tensa y miró ansiosamente en la dirección
que imaginaba que venía. Leone sonrió. Amy estaba enfrentando el
camino equivocado. Ella nunca había dominado la acústica del valle.
Ladeando la cabeza, ella se arriesgó. "¿Alguna posibilidad de tomar una
copa antes de volver?" Podía ver que estaba en la punta de la lengua de
Amy decir que no, pero la escalofriante serenata la había puesto
nerviosa. Leone empujó un poco más. "¿Qué hay de malo en una
bebida? Hace frío aquí. Me calentará todo el camino a casa"
"Está bien". Amy se volvió bruscamente y empujó la puerta. "Supongo


que una de nosotras tiene que actuar como adulta". Detrás de ella
Leone subió los escalones tan ansiosa como un perro callejero cuando
se le ofrecía comida. Sus ojos devoraron cada centímetro cuadrado de la
espalda de Amy. Cada línea y curva, cada hendidura y subida, todas las
medidas fueron calculadas y guardadas para su recuerdo. Luego se
acostaría en la cama y pensaría en cada palabra hablada, en cada
gesto. El destello enojado de los ojos color avellana, y esa sonrisa...La
dulce sonrisa de Amy, tan rara vez, si alguna vez, se volvió hacia ella.
No es que importara. Amy Fortune estaba de regreso en el valle, y eso
fue suficiente. Juntas entraron en la cabaña de Connie. En realidad, era
solo un gran espacio. Una sala de estar cuadrada con una encimera que
separaba la pequeña cocina. Detrás de eso, una puerta que conducía al
estudio orientado hacia el norte de Connie, su orgullo y alegría y la razón
por la que el resto de su habitación estaba tan oprimida. La chimenea
era el foco central de esta sala principal. Acurrucado frente a él, un sofá
acogedor, cubierto con tartán y mantas de lana, prometía noches de
invierno abrigada antes de un fuego ardiente. Cada pared estaba llena
de obras de arte o estantes llenos de libros. Toda la colección de álbumes
y almanaques, léxicos y referencias, folios y resúmenes de Connie
adornaban la sala. Una miríada de espinas de colores y cuero labrado
decoraban sus paredes simples. Gruesos y delgados estaban uno al lado
del otro, hechizando en su simetría y riqueza, centinelas de la vida, los
amores y las pasiones de Connie. A la derecha, una escalera de galera
conducía a una plataforma con barandillas que funcionaba como
dormitorio. El baño estaba directamente debajo de esta. Amy amaba la
pequeña e íntima cabaña. Cada poro de su cuerpo lo sabía cómo en
casa. Un santuario en el que había florecido y crecido sin obstáculos en
la mujer joven y artista que era hoy. Esa misma tarde, ella había
desempaquetado en la pequeña plataforma de la cama de arriba,
arreglando sus cosas. Luego había preparado té y se había sentado en el
sofá frente a las cenizas frías de la chimenea y simplemente había
llorado. Extrañaba a Connie tanto y estaba aterrorizada de que este
lugar nunca más se llenara de su risa y calidez. Ahora, al regresar de los
entretenimientos de esta noche, se sorprendió al descubrir que su miedo
a su vacío ya no existía. La presencia de Leone pareció disipar la misteriosa
sensación de soledad. Pero era más que solo otro cuerpo en la
habitación. Fue la inesperada sensación de compañía y consuelo lo que
la desconcertó. Casi como si la habitación misma hubiera sido moldeada
para ellas. Construido a sus dimensiones. Las envolvió tan cálidas y
reconfortantes como las mantas de lana arrojadas sobre el sofá.
"Aquí hace frío. Si vas a quedarte un poco más, puedo encender un
fuego. Estará rugiendo en muy poco tiempo." Las cejas de Leone se
levantaron en cuestión. Secretamente, ella quería sentarse frente a esta
chimenea compartiendo una copa con Amy y hablando amablemente la
una a la otra por una vez. Observó a Amy dando vueltas en la cocina
buscando vasos, abriendo de golpe su bebida. La luz de la lámpara
hacía resplandecer un halo alrededor de su cabello alocadamente
rizado. Estaba recogido hacia atrás, pero sigue siendo indomable. Los
dedos de Leone incitaban por correr a través de él, de engancharse y
enmarañar en grandes puñados, y aplastar la fría seda en el corazón de
sus palmas. Se obligó a apartar la mirada y tocó las brasas quemadas,
esperando el permiso para devolverlas a la vida para que ambas


pudieran relajarse ante un fuego acogedor. Ella desesperadamente
necesitaba pasar un tiempo a solas con Amy. "Bueno, si solo tardará un
momento en encenderse." Amy frunció el ceño; Esto se estaba volviendo
demasiado amistoso. Dejando a Leone para construir con destreza los
comienzos de un fuego, Amy sacó dos vasos de cristal, y agregó una
generosa dosis de coñac a cada uno. Miró a Leone. Sus facciones finas
y bronceadas resplandecían con la leña ardiendo mientras alimentaba
suavemente las llamas. Una vez más, Amy fue golpeada por la
familiaridad de todo esto, y eso la perturba. No quería estos
sentimientos. Eran del tipo de los que sabía que podían volverse
adictivos, y nunca volvería a atraparse de esa manera. Nunca va a ser
lastimada así de nuevo. Leone se sentó en el borde del sofá cuando
Amy se unió a ella con sus bebidas. "Toma." "Gracias." Leone tomó un
sorbo apreciativo.
"Mmm., buen coñac." Se acomodaron y vieron las llamas crecer
constantemente. Fue un final extrañamente tranquilo para una noche
emocionalmente tensa. "Entonces," Leone finalmente rompió a través de
su ensimismamiento, "¿puedo ver el resto de las fotos italianas?" Amy
miró con sorpresa.
"Hay cientos de ellas." Leone se encogió de hombros. "Me encantaría
verlas. Sería genial ver incluso algunos y tener un comentario con puntos
y comas." Con el fuego calentando la habitación y la copa calentándole
el vientre, se resistía a abandonar la pequeña cabaña y se preparó para
intentar cualquier estratagema posible para prolongar su tiempo allí.
Sabía que Amy tenía una debilidad. Como todos los artistas, le gusta
compartir imágenes y discutir ideas. Leone descaradamente jugó en
esto. "¿Especialmente los de arquitectura italiana?" Ella arqueó las cejas
en cuestión. "Me encantan los sofitos y las enjutas". Los sofitos y las
enjutas eran los únicos términos arquitectónicos que Leone conocía,
aparte de la puerta. Pero valía la pena intentarlo.
"Mmm.". Amy la miró sospechosamente, pero Leone podía verla vacilar.
"Está bien. " Amy se derrumbó. "Podemos mirar algunos, pero hay
demasiadas fotos para una sola sesión. Te mostraré Florencia y
Sorrento. Ya has visto lo mejor de los venecianos." Se levantó para
buscar su portátil. "¿Cuál era tu ciudad favorita?" Preguntó Leone.
"Oh, eso es difícil ya que todos fueron tan especiales de diferentes
maneras. Pero si tuviera que elegir diría Sorrento. Fue absolutamente
hermoso" Amy regresó y se instaló al lado de Leone, encendiendo el
portátil. Cuando la luz rebotó de la pantalla en sus rostros, Leone
aprovechó la oportunidad para acercarse un poco más hasta que su
hombro y su muslo se apretaron a lo largo de los de Amy. Al principio, Amy
se puso rígida, pero al mirar por el rabillo del ojo pudo ver que toda la
concentración de Leone se centraba en la primera de sus fotografías.
Decidió que estaba demasiado paranoica y se obligó a relajarse. Aunque
Leone la había molestado repetidas veces esta noche, no había habido
nada sexualmente sugerente en su comportamiento. Leone era torpe
alrededor de los límites de Amy. Era algo que Amy corregiría más tarde;
no le quedaba energía para otra ronda de "retroceder" esta noche. Como
tenía toda la intención de evitar a Leone mientras hacía su trabajo de
campo, Amy tendría aún menos oportunidades de sentir esto molesto.
Leone sintió el ligero cambio en los músculos de Amy; un vistazo por el
rabillo del ojo comprobó el perfil de Amy y vio que su cercanía física
había sido considerada aceptable. Sonrió alentadoramente a la pantalla
sin enfocarse en eso; toda su atención estaba en las partes de su cuerpo
presionando contra el calor de Amy.
"Está bien". Amy encontró su punto de partida. "La Basílica de Santa
María del Fiore. Espera a que veas las enjutas de este bebé" Durante los
siguientes veinte minutos, Amy pasó por su presentación de diapositivas
con Leone haciendo comentarios informados como "Wow, ¿así que eso
es Vesuvius?" Y "¿No son estrechas las calles?" Y "Mira ese burro con el
sombrero". Hasta… "¿Quién es esa?"
"Esa es mi amiga Katherine. Vino de vacaciones de vacaciones
conmigo" explicó Amy. "¿Amiga?"
"Sí."
"¿Una amiga con la que te vas de vacaciones?"
"Sí, algo así. "Amy sacó otro álbum.
"¿Algo así?" "Mmm."
Esto fue recibido en un frío silencio mientras la pantalla se deslizaba a
través de otros otro par de marcos de Katherine haciendo esto y aquello,
y parándose aquí y allá, dentro y fuera de Sorrento…para disgusto de
Leone.
"¿No la he visto en Florencia?" Leone trató de sonar casual.
"No, ella se fue a casa antes de eso. Viajé allí sola", murmuró Amy,
concentrándose en su próxima selección.
"Oh, ¿entonces rompiste?"
"¿Huh?"
"Fui por caminos separados, quiero decir...no rompí. Viajé...caminos
separados. Aparte. Separado" "¿Qué estás balbuceando? Katherine sólo
tenía una semana de vacaciones"
"Es una pena ", dijo rotundamente Leone, mirando a la Katherine digital.
En ese momento, la luz de la batería parpadeó y se mostró un mensaje
de advertencia.
"Eso tendrá que esperar hasta que la recargue." Amy cerró de golpe el
portátil y lo dejó a un lado. Se inclinó hacia atrás en su asiento y
descubrió que Leone no se había movido ni un centímetro; todavía
estaban unidas entre sí a lo largo del hombro, brazo y muslo,
comprimidas en un tercio de la longitud total del sofá.
"Entonces... ¿crees que Katherine te echará de menos mientras estás
aquí?" Preguntó Leone, de la nada.
"¿Qué? Ella puede enviarme un correo electrónico o llamarme por
teléfono si lo necesita. Mira, estoy cansada y necesito irme a la cama."
Amy salió de su estrecha esquina y se puso de pie, señalando el final de
la noche. Leone se sentó por un momento, dispuesta a no moverse.
"Buenas noches, Leone, " Amy dijo sin rodeos, lo que provocó que
Leone se pusiera de pie a regañadientes. Contestó una respuesta
educada.
"Buenas noches, Amy. Gracias por la copa y la presentación de fotos."
Una expresión de consideración cruzó su rostro antes de que de repente
se acercara y abrumara a Amy en un abrazo de oso de despedida.
Pasaron varios segundos para que la mente embotada de Amy registrara
qué demonios estaba pasando. Leone se había movido con la velocidad
de una cobra, agarrándola por los hombros y golpeándola contra su
pecho. Las sinapsis de Amy explotaron con un millón de alarmas, alertas
y sirenas, como su nariz estaba enterrada en la sudadera de Leone y los
brazos que la rodeaban le sacaban el aire de los pulmones. Entonces
las manos de Leone comenzaron a vagar por su espalda, el amplio
plano de sus palmas acariciando y rodeando los planos de las costillas y
los hombros de Amy, trazando su espina dorsal, vacilando justo por
encima de la llamarada de sus caderas. Leone la respiró, su pelo, su
piel. Adoraba este olor. Había pasado tanto tiempo, tan dolorosamente
largo desde la última vez que abrazó a Amy. Así que simplemente se
agarró, respirando, acariciándola, memorizando al tacto. Codiciosa,
porque sabía que todo habría terminado en un microsegundo. En el
momento en que Amy se recuperara de su sorpresa lo suficiente como
para apartarla, tendría que dejarla ir. Nerviosa, Amy agarró a Leone por
la parte superior de los brazos y dio un paso atrás fuera del alcance. La
ferocidad del abrazo de Leone la asustó. Revolvió sentimientos que aún
no estaba preparada para mirar … si es que alguna vez lo hizo. Leone la
miró, con los ojos negros e intensos con preguntas no pronunciadas.
Amy se sintió sorprendida, engañada. Hasta el momento en que Leone
se había abalanzado, Amy no tenía la menor idea de que había algún
residuo emocional en Leone además de irritarla deliberadamente. Pero
ahora podía sentirlo, una corriente subterránea de deseo tan fuerte y
sólido como el suelo sobre el que estaba parada, como las paredes que
la rodeaban, como el latido del corazón contra el que había sido
aplastada. Y ella no sabía qué hacer, dónde colocarlo, qué pensar. Solo
sabía que necesitaba protegerse e inmediatamente.
"Deja de agarrarme. Ya no somos adolescentes" dijo Amy enojada,
sonando más dura de lo previsto en su lucha por recuperar el control.
"Mira, Leone, no sé qué extrañas tonterías tienes en tu cabeza sobre
nosotras, pero olvídalo. ¿Bueno?"
"Fue solo un abrazo de buenas noches", Leone se mordió un poco, sus
mejillas bronceadas florecieron de calor, sus ojos brillaban a la
defensiva.
"Fue un tanteo de buenas noches, y lo sabes". Amy no le permitía salirse
con la suya. "Estoy aquí para trabajar en el almanaque y luego pasar
tiempo con Connie. Tú no figuras en mis planes. Así que vete. Solo vete.
Vamos, vete de aquí. Vete." Estaba demasiado enfadada y avergonzada
como para mirar a Leone a la cara mientras la conducía hacia la puerta.
A regañadientes, Leone se dejó llevar. Cada molécula de su cuerpo le
gritaba que reuniera a Amy y la aferrase para siempre. Que todo esto
estaba mal. Pero ella aceptó que se había movido demasiado rápido y
había sobrepasado la raya. Ahora retrocedió hacia el porche donde Amy
cerró rápidamente la puerta con un brusco buenas noches. Temblando
con una errante emoción y frustración, Leone salió al camino y se dirigió
al complejo Garoul. Al menos, ella había logrado abrazar a Amy antes
de ser desplazada. El aroma de Leone ahora se aferraba a ella. Eso
podría ayudar. Cuando entró al claro, todo estaba en silencio. Las
celebraciones habían terminado temprano, ya que mañana la caza
comenzaría en serio. De un salto, subió los escalones del porche de su
madre y se sentó pesadamente en una silla de madera. Encendió un
fósforo y arrastró los candelabros sobre la mesa, iluminando solo los
verdes. Luego se sentó y contempló la luna. En unos días sería pesada
y llena. Leone escuchó el suave desplazamiento de hojas en el aire de la
noche. Más allá de eso, podía oír los sonidos del bosque despertando, el
susurro de la maleza mientras pequeñas criaturas nocturnas corrían por
sus actividades. Más aún podía distinguir los movimientos de sus
cazadores, la almohadilla de la pata, el batido de las alas. Su oído captó
las suaves llamadas de la noche. El olor era más fuerte también; la
riqueza de la tierra, la savia y la corteza le cantaban. Ante ella, los
cálidos aromas del mirto y la verbena comenzaron a brotar de las velas.
Luego vinieron los matices de almizcle más sutiles liberados por el calor
de la llama. Pero lo mejor de todo, en la carne de sus palmas, rozó sus
labios, mejillas y barbilla era el olor de Amy. Leone estaba saturada de
ella. Su aroma, su calor, su mujer y su compañera. Miró profundamente
hacia las velas parpadeantes, la cera fundida en charcos verdes en su
base. "Amy Amelia Fortune". Respiró su deseo en la llama.
Capitulo cuatro
El canto de los pájaros. Amy abrió los ojos al delicioso canto de los
pájaros. Casa. Sonrió a las vigas de madera sobre la plataforma para
dormir y se estiró lujosamente. Hogar dulce hogar dulce hogar.
Dios, cómo he echado de menos despertar al canto de los pájaros en
Little Dip.
Sus niveles de energía se dispararon hasta la parte superior de su
cráneo y estallaron a través de ella. Con un impulso repentino, echó
atrás las mantas y comenzó su día. Tomó un ligero desayuno de muesli y
café en la pequeña mesa de banco en el porche donde estaba sentada
tomando el sol y el bosque de la mañana verde, emocionada de estar de
vuelta, saboreando su primera mañana. Todas las vacaciones escolares
que podía recordar se habían disipado en la cabaña de Connie. Todo el
valle había sido su parque de aventuras. Su Treasure Island y Neverland
formaron una sola. Con los otros jóvenes Garoul había luchado contra
piratas, ladrones de tiros, fingiendo cazar osos y tigres, y rescatado
princesas durante todo el verano. Bueno, está bien, así que ella siempre
había sido la princesa, atada a un árbol aullando por un héroe. Y, por
supuesto, el héroe siempre había sido Leone. Ninguno de los otros logró
llegar allí para salvarla lo suficientemente rápido. Siempre fue Leone
quien saltó al centro de la guarida del malvado villano; el villano malvado
siempre fue jugado por el primo André. Chocaban con espadas de
madera o disparaban pistolas de agua o hacían Kung Fu, cualquiera que
fuese el arma favorita de la semana, hasta que finalmente, André yacía
retorciéndose en agonía teatral. Entonces Leone liberaría a su princesa y
la arrastraría de la mano a su secreto escondrijo. Sonrió a su recordando
los juegos de la infancia. Hoy, caminar por el bosque sería como un viaje
al pasado. Amy lavó los platos del desayuno y ya estaba llenando la
mochila con un picnic. Este era un día de trabajo. Caminaría hasta una
curva en el río donde sabía que una de sus plantas objetivo crecía y
comenzaría su trabajo. Como una ocurrencia tardía, ella había agarrado
la caña y la caja de pesca de Connie, decidiendo que un día entero junto
al agua no estaría completa sin un poco de pesca con mosca y tal vez
una buena trucha para la parrilla. ¿Si todavía tenía la habilidad?
Amordazada y lista, Amy se detuvo en el escalón superior del porche
para tomar una bocanada profunda de aire limpio de la montaña, luego
se metió un sacacorchos de pelo detrás de la oreja y bajó en la pista de
tierra compacta. Una vez más, los tirantes de su mochila se encogieron y
ella comprobó la cámara colgada de su cuello. En menos de dos
minutos, el sendero del bosque se la había tragado. Con un paso alegre,
se dirigió al Silverthread, el lento y serpenteante río que serpenteaba a
través del corazón del valle. Iba a ser un día excepcionalmente cálido
para la época del año. Incluso a esa hora temprana, podía sentirlo en su
piel, calentándose los huesos cuando entraba y salía de las sombras de
los árboles. Su sonrisa se hizo más amplia mientras miraba por el primer
destello de agua plateada que se asomaba entre los árboles.
Oplopanaxhorridus, o club del diablo para el profano, era una planta
medicinal fantástica para los iniciados. Cuando los niños corrían por el
bosque envueltos en un juego u otro, siempre había sido algo que había
que evitar, sus espinas afiladas eran irritantes para la piel sensible. Amy
sonrió mientras recordaba el té vil de infusión de su corteza, forzado a
todos los niños a la primera señal de constipado o tos. Sus botas
crujieron a lo largo del sendero hacia donde esperaba que el club del
diablo aún creciera. Estaba un poco apartado del río en un lugar húmedo
y sombreado, condiciones ideales para ello. Y si había recordado bien,
estaría a tan solo un kilómetro de uno de los agujeros de pesca de acero
más comunes de Connie.
Leone se levantó y se estiró. Estaba acalambrada de quedarse dormida
en la silla del porche. Parpadeó y notó que sus velas verdes se habían
quemado y se apagaban. Eso era bueno. Con un rasguño perezoso a los
costados, entró y se dirigió a la ducha. Después de lavarse y cambiarse,
regresaría a casa de Amy y resolvería su agenda del día. Decirle qué
partes del valle estaban fuera de los límites, y trata de suavizar algunas
de las plumas que revolvió la noche anterior. Sí, tenía una línea muy fina
para caminar, pero Amy estaba bajo su cuidado, le gustara o no. En lo
que respecta a Leone, estaba supervisando la visita de Amy, y tenía la
intención de aprovechar al máximo su posición para manipular cualquier
probabilidad romántica a su favor. Jori estaba en su porche bebiendo
café, con los talones enganchados en la barandilla, luciendo
perfectamente a gusto con el mundo cuando Leone pasó de camino a
casa de Amy.
"Oye, Leone", llamó. Ella levantó la vista y él levantó una taza de café
junto con sus cejas en una oferta silenciosa. Leone dio un giro de
noventa grados y se dirigió deliberadamente hacia él. Él tenía algunas
explicaciones que hacer. Cuando ella se acercó él se irguió en su
asiento, consciente de que no estaba apuntando al café sino a él. Sus
pies estaban plantados en el suelo, y él estaba sentado muy derecho
cuando llegó al porche.
"¿Qué pasa, hermanita?" Preguntó.
"¿Quién diablos es Katherine?" Leone exigió.
Amy cerró de golpe su acuarela y miró sus bocetos de hojas sueltas.
Había dibujado alrededor de treinta partes de plantas diferentes en las
que especialmente quería concentrarse. Después de terminar sus
detallados dibujos a lápiz, volvió con sus acuarelas, mezclando los
colores con la mayor precisión posible y aplicando lavados tonales en
cada boceto. Su tecla de muestra en el borde de la página dio el código
tonal para cada mezcla. Junto con sus fotos, podría equilibrar su paleta
de pintura en el estudio de Connie. Satisfecha con su trabajo de la
mañana, Amy escondió su bloc de bocetos y cámara. Su estómago
estaba rugiendo de hambre y parecía el momento perfecto para ir al río.
Encontraría una buena roca plana, abriría su frasco de café y se
deleitaría con un sándwich de queso. Amy estaba encantada cuando su
navegación oxidada la sacó a menos de diez metros del lugar de pesca
de Connie. Estaba a medio camino entre dos curvas de río perezosas
donde el agua corría un poco más lento y menos profundo. Una
plataforma de anchos escalones cortaba el lecho del río. La más grande
era tan grande como una cama de matrimonio y, a su vez, había sido un
barco pirata, una balsa de aguas blancas y una isla del tesoro en sus
juegos infantiles. Era una roca magnífica por todo tipo de razones. Cerca
de allí, piscinas profundas y frías estaban metidas debajo del lado del
banco, donde truchas de arco iris descansaban y alimentaban. Connie le
había enseñado a permanecer de pie y alta sobre esta piedra enorme y
plana y esperar pacientemente durante horas, lanzando su línea una y
otra vez, esperando que ese pez la viera volar y saltar. Entonces el
cazador se convirtió en la presa, el deporte y la cena se convirtieron en
uno. Amy se sentó en la orilla del río comiendo su sándwich, buscando
en la superficie indicios de sus secretos bajo el agua, decidiendo dónde
se ubicaría y dónde arrojaría. Se sacudió las migas de los dedos sobre
las perneras de sus pantalones vaqueros y abrió la caja de aparejos de
Connie. Mmm. Miró pensativa las moscas colocadas en hileras coloridas
y emplumadas. Chronimid número 14. Probemos el rojo. Si eso aburre,
podemos ir por el verde. Su estómago estaba revoloteando de emoción.
Los largos pasos de Leone comieron el camino hasta la cabaña de
Connie. Estaba mucho más satisfecha con la vida, ahora que Jori le
había asegurado que la chica inglesa en las fotos de Amy era su
compañera de piso y nada más. De hecho, confirmó que no había
ningún interés amoroso en el horizonte actual de Amy. Eso fue todo lo
que Leone necesitaba saber para que el sol brillara, los pájaros
cantaran y el mundo girara en total armonía. Mucho más relajada
ahora, esperaba pasar el día con Amy.
"¿Soy yo, Amy?" Leone tatuó en el poste del porche mientras ella
despejaba los escalones de un salto. "Llamada de despertador". Sin
vacilar, empujó la puerta. Se abrió de golpe. Tendría que hacer que Amy
tuviera el hábito de cerrarla. Eso sería un enfrentamiento en sí mismo.
Parecía que Amy seguía siendo tan obstinada como siempre, siempre
dispuesta a golpear a cabezas sobre la más mínima cosa. Leone entró e
inmediatamente se dio cuenta de lo silencioso que era. "¿Amy?", Le
preguntó al vacío.
"Maldición. Te dije que te acompañaría todos los días para decirte
dónde es seguro ir" explotó exasperada. Salió al pórtico y permaneció
inmóvil, con la cabeza inclinada hacia el aire. Y esperó. El único
movimiento era la brisa, moviendo largos mechones de cabello sobre
sus ojos. No importaba, ella no los estaba usando. Estaban cerrados.
"Maldita sea. Testaruda, mujer cabeza dura" murmuró a los árboles.
Luego, girando la cabeza a la derecha, salió del porche dando una
zancada y descendió a toda velocidad por el sendero que conducía al
Silverthread.
Dos peces fáciles más tarde, uno alrededor de 1’5Kg y el otro tal vez
3Kg , y Amy arregló su aparejo. Había poco esfuerzo para pescar,
porque aunque había mucho para coger, el refrigerador de la cabaña era
pequeño y no podía almacenar mucho más que estos dos. Debía ir a
cenar con Marie esa noche. Tal vez cogiera el más grande como regalo y
cocinara el más pequeño mañana. Tenía para un par de comidas.
Después de limpiar el pescado, los colocó en el banco junto a su
mochila. Con un suspiro de satisfacción extendió los nudos en los
hombros. Su yeso todavía estaba un poco rígido y oxidado. No es que
importara. Si ella hubiera abierto el bolsillo de su pantalón hoy, el pez
habría saltado directamente. Para el mediodía ya estaba lo
suficientemente caliente como para sentirse sobrecalentada con su
camisa de manga larga de lana. Echando un vistazo al agua pura que
burbujeaba más allá de los dedos de sus pies y luego a la intensa luz del
sol sobre el borde bordeado de árboles del valle, Amy tomó una
decisión impulsiva.
Voy a darme un chapuzón rápido.
En parte porque estaba caliente y el agua cantaba seductoramente, en
parte como un homenaje a las muchas veces que había salpicado y
nadaba en este río. Cuando era niña, había aprendido a nadar río abajo
en el arroyo, con la roca colgante y la vieja cuerda oscilando. Amy se
quitó la ropa y la tiró a la orilla del río con el resto de sus pertenencias y
en sujetador y bragas pisó con cautela en el agua.
"Oh, dulce madre de Dios", chilló. ¡Estaba helada! Con una respiración
profunda bajó para sumergirse hasta la barbilla, una, dos, tres veces.
Está bien, es suficiente nostalgia infantil. Me largo de aquí.
Rápidamente corrió hacia atrás y rebuscó en su bolso la toalla que
siempre llevaba. Con demasiada frecuencia, se empapó en viajes de
campo. Un par de calcetines calientes era otro artículo obligatorio
escondido en un bolsillo lateral. Su pequeña petaca era otro. Pequeños
lujos como estos podrían hacer que incluso el trabajo más sucio y
húmedo sea casi soportable. La luz del sol en su piel de guijarros era
suave, quitando el frio. Posiblemente fue uno de los últimos días buenos
antes de que el clima cambiara con una venganza invernal. Amy llevó la
toalla a los peldaños y la extendió sobre la gran roca central y se tumbó
para secarse bajo los rayos del sol. Se había despertado muy temprano
y hasta ahora había sido un día maravilloso, pero ahora se sentía
cansada.
Supongo que todavía estoy con Jet-Lag. Quizás una pequeña siesta
estaría bien.
Una siesta por la tarde era una adición encantadora en su primer día
completo. Y para colmo, estaría cenando en casa de Marie más tarde,
siempre una delicia culinaria. Se recostó sobre su vientre, descansando
su cabeza sobre sus brazos, y con una sonrisa feliz dejó que el agua
burbujeante le cantara una canción de cuna. Amy no estaba segura de
qué la había despertado. Estaba sorprendida de estar en un sueño tan
profundo. Sus ojos se abrieron y se sintió helada a pesar de que el sol
aún brillaba cálidamente. Levantó la cabeza y escudriñó la línea de
árboles que rodeaba la orilla del río. El canto de los pájaros se había
detenido, y una misteriosa quietud había descendido. ¿Eso fue lo que la
había despertado? ¿El silencio antinatural? Algo se deslizó en su visión
periférica, el terciopelo oscuro se escabulló entre las sombras antes de
ser tragado por el bosque. Entrecerró los ojos, tratando de concentrarse
en su fluidez, un susurro líquido que se derritió de árbol en árbol. No era
más que una penumbra, tan vaga como una marca de agua en la
penumbra circundante. Apenas lo había atrapado, se disolvió en la nada.
Se puso de rodillas para mirar con más fuerza, pero ahora todo era
oscuridad uniforme. Sin embargo, se quedó con un fuerte residuo de
inquietud. Le cubría la lengua y le apretaba el estómago, pero no tenía
pruebas de su incomodidad física. Tentativas llamadas de pájaros
comenzaron a llenar la quietud. La ominosa pausa en la naturaleza
pareció aletear, luego retroceder dubitativamente en la vida cotidiana del
bosque. Amy lanzó una última mirada a lo largo de la orilla del río. Fue
entonces cuando notó su pez. Su trucha estaba a varios pies de donde
ella los había dejado. ¿Cuánto tiempo había estado durmiendo? Se
levantó, como si eso le diera una mejor perspectiva de los eventos. Con
la toalla en la mano, cruzó los escalones hacia la orilla. Cuando se
acercó, notó las huellas de patas que se secaban rápidamente rodeaban
al pez. Eran enormes, con garras, Se le puso la carne de gallina. Vio
horrorizada cómo las huellas lentamente se disipaban ante sus ojos con
el calor del sol. Un crujido en la maleza cercana la sacó de su estupor y
la impulsó a la acción. Dejó caer su toalla y rápidamente se agarró de su
ropa, decidiendo que era mejor vestirse e irse lo más rápido posible.
"¿Ha estado pescando?" Leone emergió de la línea de árboles a varios
metros río arriba de donde estaba Amy. Sobresaltada, Amy se dio la
vuelta con rabia. Como si esto no fuera lo suficientemente espeluznante,
ahora tengo un mirón que me mira desde el bosque.
"¿Te importa?" Ladró escarbando para cubrir su semi desnudez con la
toalla. Leone parpadeó y se sonrojó con vehemencia. Se dio vuelta para
darle a Amy su privacidad, pero no antes de fijarse en el suave balanceo
de los senos ahuecados de encaje, cuando Amy se inclinó por la toalla, o
los rizos rojizos que se acurrucaban bajo un vientre suave y redondeado.
La translucidez húmeda de la ropa interior de Amy ocultaba poco. La
saliva inundó la boca de Leone y tragó saliva. Su estómago se apretó
cuando un poder primordial se movió, cayendo pesadamente sobre su
pecho y vientre. Sus fosas nasales se estremecieron levantando un
aroma suculento del aire. Se sentía tan antinatural alejarse de esta
mujer, pero quería que Amy se sintiera lo más cómoda posible a su
alrededor. Era importante que Leone se acercara a ella.
"Está bien, puedes darte la vuelta ". Leone lo hizo, lentamente. Amy
estaba completamente vestida, metió la toalla en su mochila y recogió su
equipo. Parecía nerviosa y molesta. Levantó la vista cuando Leone se
volvió hacia ella. "Gracias." Dio una breve aprobación de los modales de
Leone, y luego asintió con la cabeza hacia el pescado.
"Algo ha estado en ellos".
"¿Qué quieres decir? ¿Un animal ha olfateado el pescado?" Leone se
puso rígida, pero su voz se mantuvo casual y ligera. "No lo vi. Estaba
durmiendo". Amy indicó la gran roca del río en la que había tomado el
sol. "Pero sea lo que sea, tenía los pies grandes".
"¿Como un pato?" Preguntó Leone con ligereza, enmascarando su
preocupación en bromas. "¡No! No es un pato...pies enormes."Amy
extendió sus manos a unos dos pies de distancia en la proverbial, pose
de pescador que presumía. Leone arqueó las cejas. "Ven y míralo por ti
misma". Amy señaló las marcas secas alrededor de su pez. Leone se
acercó y miró las manchas húmedas que se secaban rápidamente.
Parecían nada más de lo que ella decía.
"Oh Dios mío. Es un pato de Oregón, está bien. Por el tamaño de esas
manchas, parece el Linebacker".
"Eres tan inteligente. Todos se han secado, pero te digo que eran
grandes...con garras. ¿Tal vez osos?"
"Nah, todos están jugando para Chicago"
"De nuevo, no eres tan graciosa. Esto es serio."
"Sí lo es. ¿Qué estás haciendo aquí de todos modos? Pensé que
habíamos acordado que pasaría por la mañana y te diría dónde estaba
la caza para estar a salvo de los patos y los osos con los pies grandes"
"No estuvimos de acuerdo en tal cosa. Veo a Marie esta noche y le digo
que te quite de mi espalda. Eres como un melanoma". Amy frunció el
ceño con incomodidad. Leone sabía que atrapar a Amy en su ropa
interior no había sido la mejor de las movidas. Necesitaba arreglarlo de
alguna manera, y rápido. "De todos modos, esta área es segura."Amy
siguió sermoneándola, y con gran aplomo pasó a enumerar todas las
razones por las que no necesitó a Leone pegada a ella durante todo el
día. "Nunca ha sido cazado; es solo para pescar Está cerca de un
camino rápido a casa. Además, es uno de los lugares donde sabía que
encontraría el primer espécimen en la lista de Marie"
"¿Ya has empezado?" Leone se aseguró de que sonara impresionada.
"Bien por ti". Mientras hablaba, se agachó para recoger la caña de
pescar y la caja de aparejos. Si ella era útil, pensó que podría caminar
de regreso con Amy en vez de dejarla sola otra vez. Para asegurarse,
recogió el pescado, también, dejándolos colgando a un lado de la línea
de la articulación a través de sus agallas.
"Sí. ¿Recuerdas el club del diablo en la ladera? ¿En el que cayó Jori
cuando tenía ocho o nueve años? Bueno, todavía está allí, erizándose
como el mal de siempre". Amy divagó felizmente ahora que estaba en un
tema favorito. Cogió su mochila, su enfado olvidado cuando comenzó a
obsequiar a Leone con sus noticias. "Obtuve algunos bocetos geniales.
Se ve muy bonito en otoño, y ya no es tóxico en esta época del año. Voy
a decirle a Marie dónde está en caso de que quiera cosecharlo". Leone
escuchó alegremente la voz cantarina de Amy mientras caminaban una
al lado de la otra. Antes de unirse al sendero de la ribera del río, echó
una última mirada entrecerrada al bosque que se encontraba al otro lado
del Silverthread. No había nada que ella pudiera entender. "...y luego
atrapé al otro casi cinco minutos después. Juro que si la cabaña tuviera
un congelador, podría haberla llenado." Amy había continuado con sus
historias de pesca. Leone sonrió, compartiendo la emoción de un buen
día de pesca.
Capitulo Cinco
"De nuevo, no eres tan graciosa. Esto es serio." "Sí lo es. ¿Qué estás
haciendo aquí de todos modos? Pensé que habíamos acordado que
pasaría por la mañana y te diría dónde estaba la caza para estar a salvo
de los patos y los osos con los pies grandes" "No estuvimos de acuerdo
en tal cosa. Veo a Marie esta noche y le digo que te quite de mi espalda.
Eres como un melanoma". Amy frunció el ceño con incomodidad. Leone
sabía que atrapar a Amy en su ropa interior no había sido la mejor de las
movidas. Necesitaba arreglarlo de alguna manera, y rápido. "De todos
modos, esta área es segura."Amy siguió arengandola, y con gran
aplomo pasó a enumerar todas las razones por las que no necesitó a
Leone pegada a ella durante todo el día. "Nunca ha sido cazado; es solo
para pescar Está cerca de un camino rápido a casa. Además, es uno de
los lugares donde sabía que encontraría el primer espécimen en la lista
de Marie" "¿Ya empezaste?" Leone se aseguró de que sonara
impresionada. "Bien por ti". Mientras hablaba, se agachó para recoger la
caña de pescar y la caja de aparejos. Si ella era útil, pensó que podría
caminar de regreso con Amy en vez de dejarla sola otra vez. Para
asegurarse, recogió el pescado, también, dejándolos colgando a un lado
de la línea de la articulación a través de sus agallas. "Sí. ¿Recuerdas el
club del diablo en la ladera? ¿En el que cayó Jori cuando tenía ocho o
nueve años? Bueno, todavía está allí, erizándose como el mal de
siempre". Amy divagó felizmente ahora que estaba en un tema favorito.
Ella agarró su mochila, su enojo olvidado cuando comenzó a obsequiar a
Leone con sus noticias. "Obtuve algunos bocetos geniales. Se ve muy
bonito en el otoño, y ya no es tóxico en esta época del año. Voy a decirle
a Marie dónde está en caso de que quiera cosecharlo". Leone escuchó
alegremente la voz cantarina de Amy mientras caminaban una al lado de
la otra. Antes de unirse al sendero de la ribera del río, echó una última
mirada entrecerrada al bosque que se encontraba al otro lado del
Silverthread. No había nada que ella pudiera entender. "...y luego atrapé
al otro casi cinco minutos después. Juro que si la cabaña tuviera un
congelador, podría haberla llenado." Amy había continuado con sus
historias de pesca. Leone sonrió, compartiendo la emoción de un buen
día de pesca.
Capitulo seis
"¿Y estás segura de que no hay osos ni otros monstruos devoradores de
hombres en el valle?" La voz de Amy estaba llena de preocupación.
"Si te dijera que hay osos enormes, devoradores de hombres y
realmente monstruosos, ¿me dejarías que te escolte a todos lados?"
"No. Simplemente tendría que llevar un arma y estar preocupada e
intimidada y mi trabajo sufriría y tu fecha límite se iría a pique".
"Está bien. Definitivamente, no hay osos. "
"Bueno, ¿lobos, entonces? Existen lobos por todo el lugar".
"Los lobos están muy arriba. Y demasiado tímido para venir hasta aquí a
Silverthread. No, era solo un castor o algo olfateando alrededor de tu
pez. Probablemente lo asustaste antes de que pudiera robar uno. "
"¿Castor?"Amy soltó una carcajada. Leone estaba siendo ridícula. "De
ninguna manera un castor dejaría huellas tan grandes. Los vi,
¿recuerdas? No vas a hacerme cambiar de opinión. Sé lo que vi. Tenía
que ser al menos tan grande como un oso".
"Bueno, todo lo que tienes como evidencia son algunas salpicaduras
secas y dos truchas sin molestar". Es difícil creer que Godzilla esté en un
alboroto".
"Muérdeme, Garoul. Algo con grandes patas estaba en esa orilla del río
hurgando en mi pez". "Mira, seamos racionales. Un gran animal y feroz
simplemente tomaría el pez y correría. ¿Correcto?"
"Sí, supongo que sí". Amy frunció el ceño. "Tengo la sensación de que
estoy a punto de ser racionalizada por mi teoría del 'gran oso malo'"
"Creo que una garza o un castor o algo así vino detrás de tu pez y tú lo
sorprendiste antes de que pudiera arrastrar a estas grandes bellezas".
Leone mostró las bellezas en cuestión. "Tiene más sentido. Piénsalo."
"Pfft. ¿Garza?" Amy resopló de nuevo. "¿Tal vez era un pájaro grande?
Si solo hubiera algunas plumas amarillas descartadas para probar tu
teoría...o hubiera escuchado la canción del abecedario".
"Bien, tú ganas. Es un gran oso malo y asesino, y necesitas un
guardaespaldas." Leone se movió celosamente en su golpe de gracia.
"No. Quizás tengas razón. Probablemente fue solo un castor ladrón o
algo así."Amy apresuradamente se volvió hacia los carnívoros si eso
significaba que iba a ser condenada de tener una escolta. Leone sonrió y
la dejó. Todo lo que necesitaba era una solución al paradero de Amy y
podía vigilarla con discreción. Era mejor que encerrar cornamentas con
ella todas las mañanas en donde podía y no podía ir. Todo podría
hacerse en silencio y Amy estaría sin enterarse. Continuaron disfrutando
el camino de regreso. El sol de la tarde se estaba desvaneciendo, y Amy
sintió frío mientras se movían hacia el lado sombreado del valle. La ropa
interior húmeda tampoco ayudó a su factor de enfriamiento. Ella dio un
escalofrío involuntario. "Tienes frío. ¿Podría prepararte una buena taza
de té cuando lleguemos a casa? ¿Tal vez podrías mostrarme tus bocetos
de campo?" Leone trató de disputar una invitación.
"No tengo frío". Amy recordó la bebida que habían compartido anoche.
Ella no quería alentar ese tipo de escenario de nuevo.
"Es solo para que pueda tener una idea de cómo tu trabajo
complementará el texto de Marie". Leone descaradamente jugó su
tarjeta de editor. Amy dudó. Le encantaba hablar de ilustraciones
botánicas, y podía hablar de ello durante horas y horas. ¿Y qué si Leone
quería ser a la única a la que le gustaba dedicar tiempo? Leone era su
editora, después de todo. Era correcto que deberían hablar sobre estas
cosas.
"Bueno, está bien, si tiene que ver con el trabajo. Pero sin abrazos" ella
advirtió. Leone defendió su apretón de buenas noches. "Solo estaba
diciendo buenas noches".
"Mantén tus manos para ti". Amy insistió en que no habría repetición.
Doblaron la última curva y la cabaña se extendió ante ellas. "Está bien,
no hay abrazos", dijo Leone. "¿Pero puedo ver los bocetos? Necesito
una descripción general".
"Ven. Solo déjame cambiarme a algo cálido y seco primero". Juntas
subieron los escalones de la cabaña de Connie. "Mejor aún, ve y toma
una ducha caliente y encenderé un fuego. Puedes guardarlo en un
banco para mantener la cabaña calentita mientras estás en casa de
Marie para cenar. ¿Cómo suena eso?" Leone empujó su suerte ahora
que había cruzado la puerta. Amy sintió escalofríos cada vez que se
alejaba de la luz directa del sol. Ahora que estaba en el interior, sintió un
escalofrío en los huesos. Un fuego caliente y una taza de té caliente
sonaron realmente bien.
"Trato hecho. Hace frío”. Con el agua caliente cayendo por su cuerpo,
todo el frío y los calambres de la tarde lavando con la espuma, Amy
estaba contenta de que su mundo volviera a la normalidad después del
susto anterior. Tan molesto como podían ser las burlas de Leone, Amy
se sentía reconfortada por el simple sentido común que ocultaba. Amy
no quería osos hambrientos, ni lobos, ni siquiera pumas, acechando
cerca mientras tomaba el sol, por lo que una parte de ella estaba más
que dispuesta a escuchar las teorías más aceptables de Leone. La
alternativa era admitir que necesitaba que alguien la cuidara mientras
trabajaba. Y ese alguien sin duda sería Leone. Y eso nunca lo haría.
Leone rápidamente encendió una pequeña hoguera y puso la tetera en
la estufa para hervir. Buscó en la abarrotada repisa de la chimenea la
vieja caja de madera maltratada de Connie. Levantando la tapa lanzó
una gran cantidad de aromas penetrantes de varios inciensos y aceites
esenciales almacenados en él. La rica mezcla era abrumadora pero
también curiosamente cálida y acogedora. Leone encontró el pequeño
cono de incienso que estaba buscando y, colocándolo en la chimenea, lo
encendió. Finas hebras de humo se curvaron en el aire. Algunos
escaparon directamente por la chimenea; otros se abrieron paso a través
de la cabaña, cubriéndola con un sabor especiado.
"No tengo frío". Amy recordó la bebida que habían compartido anoche.
Ella no quería alentar ese tipo de escenario de nuevo. "Es solo para que
pueda tener una idea de cómo tu trabajo complementará el texto de
Marie". Leone descaradamente jugó su tarjeta de editor. Amy dudó. Le
encantaba hablar de ilustraciones botánicas, y podía hablar de ello
durante horas y horas. ¿Y qué si Leone quería ser a la única a la que le
gustaba dedicar tiempo? Leone era su editora, después de todo. Era
correcto que deberían hablar sobre estas cosas. "Bueno, está bien, si
tiene que ver con el trabajo. Pero sin abrazos" ella advirtió. Leone
defendió su apretón de buenas noches. "Solo estaba diciendo buenas
noches". "Mantén tus manos para ti". Amy insistió en que no habría
repetición. Doblaron la última curva y la cabaña se extendió ante ellas.
"Está bien, no hay abrazos", dijo Leone. "¿Pero puedo ver los bocetos?
Necesito una descripción general".
"Ven. Solo déjame cambiarme a algo cálido y seco primero". Juntas
subieron los escalones de la cabaña de Connie. "Mejor aún, ve y toma
una ducha caliente y encenderé un fuego. Puedes guardarlo en un
banco para mantener la cabaña calentita mientras estás en casa de
Marie para cenar. ¿Cómo suena eso?" Leone empujó su suerte ahora
que había cruzado la puerta. Amy sintió escalofríos cada vez que se
alejaba de la luz directa del sol. Ahora que estaba en el interior, sintió un
escalofrío en los huesos. Un fuego caliente y una taza de té caliente
sonaron realmente bien. "Tienes un trato. Hace frío aquí". Con agua
caliente cayendo por su cuerpo y todo el frío y los calambres de la tarde
lavando con espuma, Amy estaba contenta de que su mundo volviera a
la normalidad después de su susto anterior. Tan molesto como podían
ser las burlas de Leone, Amy se sentía reconfortada por el simple
sentido común que ocultaba. Amy no quería osos hambrientos, ni lobos,
ni siquiera pumas, acechando cerca mientras tomaba el sol, por lo que
una parte de ella estaba más que dispuesta a escuchar las teorías más
aceptables de Leone. La alternativa era admitir que necesitaba que
alguien la cuidara mientras trabajaba. Y ese alguien sin duda sería
Leone. Y eso nunca lo haría. Leone rápidamente encendió una pequeña
hoguera y puso la tetera en la estufa para hervir. Buscó en la abarrotada
repisa de la chimenea la vieja caja de madera maltratada de Connie.
Levantando la tapa lanzó una gran cantidad de aromas penetrantes de
varios inciensos y aceites esenciales almacenados en él. La rica mezcla
era abrumadora pero también curiosamente cálida y acogedora. Leone
encontró el pequeño cono de incienso que estaba buscando y,
colocándolo en la chimenea, lo encendió. Finas hebras de humo se
curvaron en el aire. Algunos escaparon directamente por la chimenea;
otros se abrieron paso a través de la cabaña, cubriéndola con un sabor
especiado.
La tetera burbujeó y volvió a la cocina para preparar una taza de té.
Buscó entre los diversos contenedores alineados a lo largo de un estante
y finalmente se acercó a la puerta del baño. "¿Qué sabor de té te
apetece? Tengo menta, manzanilla, ¿o tal vez un poco de jengibre te
calentará?" le dijo a Amy.
"Sí, el jengibre suena bien. Solo voy a estar unos minutos más". Amy
sintió la rigidez derretirse de sus huesos. Parte de su tensión muscular la
dejó con humedad y frío después de nadar. El resto se debió a su susto.
Imaginado o no, ella descubrió que toda la experiencia era inquietante.
No tanto las huellas de pescado como la horrible sensación que había
tenido al contemplar el bosque misteriosamente silencioso. Podría haber
jurado que una oleada de malignidad absoluta había inundado el
bosque, enfriándola a ella más de lo que el aire fresco de la tarde podría
haberlo hecho. Ahora, en la calidez y seguridad de su cabaña, con
Leone dando vueltas en la cocina, dejó todas sus extrañas sensaciones
para volver a aclimatarse al valle y su vida salvaje. Ella estaba siendo
ridícula. Sin embargo, estaba contenta de la compañía de Leone. Amy
se sintió tonta por estar asustada en las sombras, y era bueno que
Leone permaneciera allí hasta que se sintiera más tranquila. Sabía que
había más en esta visita que Leone queriendo ver sus bocetos. Leone
había visto que había estado nerviosa y quería que su artista descansara y se
tranquilizara. Amy apreció la amabilidad. El baño estaba empañado y Amy
abrió una ventana para dejar entrar una ráfaga de aire fresco a la pequeña
habitación. El borde de madera raspó y atrapó el alféizar erosionado.
Amy frunció el ceño; el marco de madera estaba roto y astillado y casi
atasca la ventana cerrada. Connie solía estar al tanto del constante
mantenimiento que exigía un hogar como este. Tendría que preguntarle
a Marie cuál de los Garoul era responsable de hacer trabajos
ocasionales en las cabañas y hacer que arreglara el alfeizar. La ventana
necesitaba urgentemente servicio. Amy se puso unos patalones limpios y
abrió la puerta de la acogedora sala de estar con su fuego crepitante.
Leone estaba haciendo sonar tazas y cucharas en la cocina; una jarra
de té estaba preparada en la encimera. El corazón de Amy se tambaleó
ante la feliz domesticidad de la escena. Estaba llena de una sensación
de satisfacción, como si acabara de llegar a casa. Confundida por la
súbita oleada de emoción, tragó una profunda bocanada de...de... "Oh
Dios mío. ¿Qué es ese olor?"
"¿No te gusta?" Leone levantó la vista ansiosamente.
"No. ¿Qué es?"
"Scullcap". Sonó un poco abatida.
"¿Qué mierda?"
"
Cap Scull. Sacúdete el agua de los oídos. Connie me dijo que lo
quemara".
"¿Para qué diablos? Huele a pies…"
"No huele a pies. Es un olor agradable."
"Los pies de Satanás. ¿Por qué demonios estás apestando mi cabaña?"
Leone frunció el ceño ante la pregunta.
"Mmm. Termitas. Es un disuasivo natural de las termitas." Ella trajo dos
humeantes tazas de té de jengibre.
"¿Termitas? ¿Aquí? ¿En la cabaña de Connie? Y ese olor los ahuyenta,
¿cómo?"
"No sé cómo" dijo Leone, muy descontenta con el tema de conversación.
"Simplemente lo hace".
"Tal vez creen que viene Satanás", se quejó Amy, hundiéndose en el
sofá. "Está bien, me rindo. Estoy demasiado cansada y eres demasiado
ridícula para discutir". Alcanzó su taza, su nariz se arrugó con disgusto.
"Puedes apagarlo ¿ahora? Estoy segura de que todas las termitas se
han fugado. De hecho, podría no estar muy por detrás de ellas. ¿No
sería mejor entrar en control de plagas?"
"No, Connie me dijo qué hacer. Simplemente nos sentamos aquí y
dejamos que el incienso se consuma, agradable y fácil. Así que, deja de
gritar y bebe tu té."Leone se unió a ella en el sofá, aliviada de que la
conversación hubiera terminado. Como de costumbre, se sentó muy
cerca, casi hombro con hombro y cadera con cadera. Amy la miró con un
pequeño ceño fruncido; Leone parecía ajena a que estaba comiendo el
espacio prescrito para una disposición de asiento normal. Amy decidió
dejarlo ir. Esta vez ella estaba preparada para cualquier abrazo
repentino. Después de unos momentos de mirar el fuego y beber té,
Leone se volvió y preguntó:
"Entonces, ¿puedo ver los bocetos de tu club del diablo?"
"Mmm., sí". Completamente relajada y contenta, Amy fue a recoger su
carpeta y su cámara de su mochila. Cuando regresó al sofá, se sentó en
el mismo lugar que acababa de dejar sin pensarlo dos veces, sin
inmutarse de que estaba tan cerca del largo y delgado cuerpo de Leone.
Hasta la hora de la cena, hojearon los bocetos y luego las fotos,
discutiendo los méritos de cada uno, bebiendo té felizmente, aplastadas
en el rincón del sofá, mientras el pequeño cono de incienso ardía.
El maravilloso aroma del curry de carne las saludó cuando entraron en la
cabaña de Marie. "Justo a tiempo, vosotras dos. Está listo para la mesa.
Leone, descorcha el vino, por favor," llamó Marie desde la cocina. En
unos minutos estaban sentadas en la mesa del comedor disfrutando de
un robusto Pinot Noir con su comida. "Entonces, ¿has tenido un buen
día en el campo?" Preguntó Marie. Amy asintió con entusiasmo.
“Oplopanaxhorridus. El primero en tu lista, y sabía exactamente dónde
encontrarlo".
"Ella recordó el grupo de mata en el que Jori cayó hace años." Leone se
rió entre dientes.
"Oh, Señor, qué día fue ese. Pobre Jori. Hablar de aprender por las
malas." Marie negó con la cabeza ante el recuerdo, una sonrisa triste en
sus labios. "Los bocetos iniciales son fantásticos", dijo Leone. Marie miró
con esperanza la bolsa que Amy había traído con ella. "¿Los has traído
contigo?"
"No. Pero te llamaré y te mostraré los que Leone y yo señalamos.
Planeo comenzar en el estudio de Connie mañana. Pero si el clima es
bueno, saldré nuevamente y pintaré más tarde por la noche"
"¿Qué sigue en la lista?" Preguntó Marie.
"Um, el próximo es Prunusemarginata. Puedo encontrar la cereza
amarga en la mayoría de los lugares a lo largo del río. Después de eso,
es Hyoscyamusniger. Negro beleño, no sabía que crecía aquí. Es una
hierba venenosa, ¿no?"
“Sí. Lo encontrarás más arriba cerca de la dorsal sur, cerca de la pista de
registro" dijo Marie. "¿Está muy arriba?"
"Mmm, aproximadamente a 700m más o menos de la carretera antes
de doblar alrededor de Big Jack." Marie mencionó un árbol
particularmente grande utilizado como un punto de referencia local.
"Te llevaré allí mañana si hace buen tiempo", dijo Leone.
"No es necesario, puedo ir yo misma ahora que sé dónde mirar".
"Preferiría que Leone fuera contigo. Es una caminata larga y dura, y
estoy segura de que puede ayudar a llevar algo ", dijo Marie. "Todo lo
que cojo es mi mochila. Casi no necesito un sherpa". "Bueno" señaló
Leone, "¿y si te caes o algo así? ¿O ese Panda viene detrás de ti otra
vez? Está muy lejos".
"¿Qué Panda?" Marie miró inquisitivamente a Leone.
"Ignórala. Me está tomando el pelo porque pensé que vi algo en el
bosque hoy".
"¿Algo en el bosque?" Marie se preocupó de inmediato. "Oh, no fue
nada, solo una sensación escalofriante. Pero algo estaba olfateando
alrededor de mi pescado. Leone me asegura que fue un pequeño animal
con grandes patas." Amy captó la mirada entre Leone y su madre.
Preocupada de que se unieran a ella por la necesidad de una
acompañante, ella pasó rápidamente a otra de sus actividades de la
mañana.


"Deberías haber visto el pescado que atrapé, Marie." Ella levantó sus
manos, a unos dos pies de distancia. "Él era una cosa enorme. Así de
grande."
"Sí". Leone resopló burlonamente. "Como si fuera tan grande".
"Él era así. Tenía que tener 3Kg al menos. Tal vez incluso más cerca de
los 3’5Kg. Lo traeré para tu cena mañana" dijo Amy.
"Más como Kilo o kilo y medio, tal vez." Leone señaló la discrepancia y
fue ignorada.
"Es un trato. Entregas, y lo asaré con romero y ajo con limón para la
cena."Marie estaba muy feliz con la oferta de una trucha fuerte. "Ahora,
¿estás segura de que Leone no puede ser útil mañana?" "¿Podría
llevarte a la carretera forestal y reducir a la mitad el tiempo de
caminata?" Leone empujó. "No, gracias. La luz arriba está bien. Puedo
salir temprano si hace buen tiempo y tengo mucho tiempo para preparar.
Créeme, trabajaré más rápido sin que mires por encima del hombro".
Amy se mantuvo firme en mantener el control sobre todos los aspectos
de su entorno de trabajo. "No necesito una guía. Conozco bien estas
montañas y valles, ¿recuerdas?" Marie compartió una mirada dudosa
con Leone, pero aceptó. Leone parecía como si fuera a discutir, pero
tomó el ejemplo de su madre y se quedó en silencio.
"Bueno. Ahora que eso está solucionado," Marie apaciguó la
conversación, "¿Qué tal si miramos las ilustraciones que me gustaría
que completaras para Connie? Discutamos sobre el café y te enseñaré
exactamente lo que necesitamos". Amy sabía que este era el quid de la
invitación a cenar, el chat editorial. Ella ya estaba más que un poco
preocupada por retocar el trabajo de Connie. Por lo que había visto
anteriormente, las ilustraciones eran excelentes y definitivamente no
necesitaba que hiciera nada más que admirarlas. Marie regresó de la
cocina con una taza de café en una mano y un plato de pastel en la otra.
"Pensé que todas podríamos tomar una porción y sentarnos junto al
fuego". Se retiraron a la chimenea, cada una con un plato de tarta y café.
Marie y Amy compartieron el sofá mientras Leone tomaba el sillón
mullido.
"Está bien", comenzó Marie. "Te hemos llamado por sugerencia de
Connie, ya que actualmente está incapacitada y tenemos un plazo
apretado para este trabajo". Cogió el portafolio que ya estaba sobre la
mesa auxiliar y extrajo las dos ilustraciones que le había mostrado a
Amy la noche anterior. "Este es un sello dorado, crecimiento sobre la
tierra. Y esta es su bola de raíz". A continuación, sacó un trozo de papel
con varias marcas negras de floritura garabateadas en él. "Y estas son
las marcas que Connie no ha logrado incorporar".
Amy frunció el ceño confundida. "¿Que son estos? No tienen relevancia
para la planta".
"Es una especie de adorno que Connie adaptó para el Garoul Press
Almanac. Las marcas son mucho más pequeñas que esto, por supuesto.
Muy discreto. Estos no son a escala" explicó Marie con confianza, Amy
frunció el ceño sobre los papeles separados.
"¿Por qué demonios aumentaría el sello dorado con marcas que no se
aplicaban a la precisión botánica de la ilustración?"
"¿Algo así como un testigo?" Leone se inclinó hacia adelante en su silla.
"Como una firma para el trabajo de Connie. Es tradicional que nuestros
artistas los incluyan, pero antes de que Connie pudiera terminar estas
dos ilustraciones, enfermó. Las marcas que van con estas ilustraciones
particulares todavía necesitan ser agregadas. Algunos garabatos
pertenecen a uno, el resto al otro". "Desde el principio se acordó que
Connie no usaría su firma reconocida sino una serie de marcas que
usamos para la catalogación y otros índices."Marie apoyó las palabras
de Leone. "Pero ella habría agregado cualquier marca, superflua o no, al
mismo tiempo que hizo la ilustración.”
“ Te lo dije anoche, volver a ellos podría deformar el papel." Amy
escudriñó el trabajo de Connie, todavía no contenta con la explicación.
"Y Connie usa un papel de prensa caliente liviano. Podría arrugarse y
escanear incorrectamente si tuviera que manipularlo. No puedo entender
por qué no agregó estas...marcas mientras pintaba. ¿Fue interrumpida?"
Hubo un silencio incómodo entre las mujeres Garoul. Amy levantó la
vista de su inspección para encontrarlas intercambiando otra mirada.
¿Qué no me están diciendo?
"Bueno", dijo Marie vacilante, "ni Leone ni yo somos artistas, y
ciertamente no conozco todos los pormenores de los métodos de trabajo
de Connie. No usamos certificadores en cada ilustración, pero estos dos
definitivamente los necesitan. Entonces, ¿estás diciendo que no puedes
hacerlo?"
"Estoy diciendo que las posibilidades de destruir el trabajo de Connie
son demasiado altas para arriesgarlo. Puedo hacer las inserciones por ti,
¿pero en lo que respecta a retocar el trabajo existente de Connie? Creo
que debes dejar estas marcas adicionales o de lo contrario, pídele a tu
diseñador que las agregue digitalmente después de haberlas escaneado.
Si una ilustración se daña en este punto, amenazará seriamente tu fecha
límite." Amy fue directa en su evaluación. Lo que le estaban pidiendo
que hiciera era una locura.
"Oh querida. Bueno, tú sabes mejor, Amy. Necesitamos mantener el
rumbo. La fecha límite es demasiado cercana para arriesgarse. Si el
trabajo de Connie se daña, realmente estaríamos en problemas.
Prosigamos con tu lista de inserciones. ¿Cómo se ven las cosas ahora,
Leone?"
"A pesar de perder a Connie, no estamos muy retrasados. Amy tiene
menos de cinco semanas para entregar trece inserciones. Sé que es
difícil, pero las plantas ya están aquí en el valle y en la temporada. Lo
único que Amy tiene que hacer es encontrarlas. Tus últimas ediciones de
copias han terminado, mamá. El texto está listo para las pruebas."
Leone miró a Amy. "Voy a estar comprobando en la oficina de mamá
durante las próximas semanas. Hasta que lleguemos a la etapa de
reprografía, entonces estoy de vuelta en la ciudad para supervisar el
movimiento a la película"
"¿Todavía imprimes en Vancouver?", Preguntó Amy, llena de interés. Los
Garoul también tenían una imprenta al norte de la frontera.
"Sí, Garoul Print todavía está ahí arriba. Volaré y aprobaré la copia de
prueba a fines de octubre. El almanaque tiene prioridad y las imprentas
ya están reservadas para nosotros. Deberíamos llegar a tiempo para
nuestro lanzamiento a principios del próximo año". Todas asintieron con
la cabeza. Era una agenda muy apretada, pero factible.
"¿Te importaría si me los llevo?" Amy indicó la carpeta con el trabajo de
Connie. "Como referencia a su estilo más reciente. Puede ser útil más
tarde cuando empiece mi propio trabajo".
"Por supuesto." Marie felizmente entregó la carpeta. "Gracias. Es tarde y
necesito empezar temprano mañana." Amy recogió su abrigo del
gancho junto a la puerta, llamando por encima del hombro," Voy a pasar
mañana con las truchas y mis bocetos del club del diablo. Con un poco
de suerte, también podré mostrarte los beleños." Estaba abrochándose
el abrigo cuando Leone se levantó para tirar del suyo también.
"Por el amor de Dios, Leone. No necesito una escolta esta noche. Marie,
dile que no necesito ayuda para encontrar mi maldita puerta de entrada."
Sacó la linterna de su bolsillo para probar su punto. "Estoy segura de
que Amy estará bien, Leone. Mira, incluso tiene una linterna." Marie puso
una mano en el brazo de Leone. Leone se encogió de hombros. "Está
bien. Buenas noches, Amy. Tal vez te busque mañana". Se acomodó en
su silla. "Llámame y te llevaré hasta el camino forestal".
"Por última vez, no necesito ayuda". Amy no pudo ocultar su
exasperación. Avergonzada por su arrebato, se volvió hacia Marie.
"Gracias por la cena. Fue fantástico." Ella recogió el folio de Connie y se
despidió, saliendo al aire fresco de la noche, sorprendida de alejarse de
Leone sin más alboroto. Tal vez un estómago lleno y un asiento caliente
junto al fuego habían amortiguado su reflejo de héroe. Amy estaba
contenta de caminar sola a casa. Le dio tiempo de mirar las estrellas
mientras reunía sus pensamientos. Y tenía mucho en qué pensar esta
noche, las ilustraciones de Connie eran lo primero en su mente. Sabía
instintivamente que Connie nunca representaría erróneamente un
espécimen que estaba ilustrando. Connie había sido su maestra desde
pequeña, cuando Amy había mostrado interés por el arte y la naturaleza.
No fue tan sorprendente. Amy venía de una familia artística. Connie ya
era una artista de la vida silvestre reconocida, y el padre inglés de Amy
era tan famoso por sus abstracciones como por su forma de beber. Sus
padres preferían ver la realidad a través del fondo de un vaso de
bourbon tintado de rosa. Si Connie no hubiera estado allí para ella,
dándole todo el amor, cuidado y atención que una niña pequeña
necesitaba...Amy se estremeció al pensar cuán miserable podría haber
sido su vida. De hecho, pasó sus años de infancia en un internado en el
norte de Nueva York, anhelando las vacaciones cuando podía escapar a
Little Dip y ver a su querida tía Connie. Amy siempre temía que tal vez
un año sus padres decidieran arrastrarla de vacaciones con ellos. Pero
nunca sucedió. El temido año nunca llegó. En el momento en que estaba
en su adolescencia tardía, su padre estaba en una tumba temprana,
legando a su hija sus genes artísticos y la ciudadanía angloamericana. Al
menos con su pasaporte británico ella podría vivir y trabajar libremente
en Europa. Su madre, la hermana de Connie, estaba en su tercer
matrimonio y se había mudado a Argentina. Amy rara vez la veía, y eso
no parecía molestar a ninguna de ellas. Se orbitaba una a la otra como
planetas distantes. Por el contrario, Amy era un satélite de la vida de su
tía. No importa cuán lejos la llevaran sus andanzas, Connie siempre
había sido su constante. Entre llamadas telefónicas y correos
electrónicos se mantuvieron en contacto con la vida de la otra. Con
frecuencia, se encontrarían en ciudades europeas fascinantes y
recorrerían juntas las galerías y los espectáculos artísticos. Amy
mantuvo un apretado enganche en aquellos que amaba. Además de
Connie, muchos de la familia Garoul la mantuvieron al tanto de Little Dip
y todas sus novedades. Era importante para ella saber que el hogar, la
casa de Connie, siempre estaba allí para ella. Luego vino la llamada
telefónica aterradora de Marie, y el mundo de Amy se había roto, los
fragmentos agujereados penetraban hasta su corazón. Connie estaba
enferma, hospitalizada. Y ahora Amy estaba en el valle tratando de
completar su trabajo y entender qué demonios estaba pasando.
Certificadores de firmas y catálogos, y una mierda. De ninguna manera
Connie agregaría marcas erróneas a su trabajo. Voy a verificar esto por
mí misma. Connie simplemente no funciona así. Y sabía dónde mirar
…la biblioteca de Connie. Sus estanterías contenían todos los libros a
los que había contribuido, así como una amplia selección que reflejaba
sus propios intereses privados. Ese sería el punto de partida de Amy.
Capitulo seis
La colección de libros de Connie era impresionante. Era un paraíso para
bibliófilos y se había triplicado su tamaño en el tiempo en que Amy había
estado fuera. La gama de intereses de Connie parecía haberse
expandido con ella, los temas principales eran el mundo natural, la
botánica, el arte y lo esotérico. Amy se preguntó con cuántos había
contribuido realmente Connie, o si estos fueron simplemente un reflejo
de sus preferencias de lectura. Fue directamente a los estantes que
sabía que albergaban los primeros trabajos de Connie para Garoul
Press, y en particular los almanaques más antiguos. La asociación de
trabajo de Connie con Marie abarcó más de dos décadas. Amy sacó
algunos al azar, 1988 y 1997. Eran grandes volúmenes encuadernados
en cuero de un tamaño irregular, un poco más grandes que el cuarto.
Los almanaques fueron producidos a un tamaño bastardo. Estos deben
ser caros para formar.
Amy sospechaba que fueron creados para una clientela especializada
en lugar del público en general. En última instancia, eran para un nicho
de mercado de coleccionistas y tuvieron que costar una pequeña fortuna.
Por si fuera poco, Amy también seleccionó un tercer libro, más reciente,
con el que Connie había trabajado, pero no para Garoul Press. La
comparación puede ser útil. Cómodamente en el sofá, lentamente
comenzó a navegar por el primero de los almanaques. Las páginas eran
mates y espeso, cremoso al tacto, y supuraba lujo a través de sus
dedos. La exquisitez táctil, combinada con el exquisito mundo del arte de
Connie, la sumergió por completo. Ante sus ojos, los pétalos se
ondulaban con una brisa suave, las hierbas fluían sobre el papel, las
hojas se agitaban, crujían, y el giro de cada página la inundaba con un
ramo de flores imaginado. Absorta, se sentó durante más de una hora a
la deriva en el delicado mundo de Connie, perdida en el tiempo y el
movimiento de este...hasta que la vio. Una marca. Una serie de símbolo,
para ser exactos, incrustado en Angélica Sylvestris.
Angélica, su hierba favorita; Amy la había dibujado muchas veces, raíz y
tallo, flor y cabeza de semilla. Muy a menudo, de hecho, que ella notó
inmediatamente las líneas y remolinos adventicios en la ilustración. Si no
hubiera conocido de antemano este espécimen y tuviera un interés
profesional en su representación, las marcas habrían sido casi
indetectables. La mayoría de las marcas se aplicaron a partes de la
planta, pero algunas flotaron a través del fondo y fueron las más fáciles
de distinguir. Rápidamente, Amy se adelantó unas páginas y se
concentró en Canicus Benedictus, o Cardo Bendito, una planta con la
que no estaba familiarizada. No había nada. ¿Eso significaba que no
había marcas o que no se podían ver con un ojo ajeno? ¿Había notado
las marcas de la Angélica solo porque ella conocía hasta el último
pellejo de la hierba? Suspirando, se recostó. Esto necesitaría mucha
más investigación que una mirada rápida. ¿Y qué significaban las
marcas? Ella tendría que descubrir eso también. Estaba segura de que
no hacían referencia alguna a la firma artística de Connie, ni a ningún
sistema de catalogación que Amy supiera. Cierto ahora que había más
cosas que las que Leone o Marie estaban dispuestas a contarle, dejó los
almanaques a un lado y se desperezó. ¿Por qué estas marcas fueron
respaldadas por Garoul Press y tuvieron algo que ver con el síncope de
Connie? Amy colocó los almanaques en el escritorio de Connie. Tendría
que pasar por todos ellos con un peine de dientes finos. Ella tomó su
tercera y última selección y miró la columna vertebral. Brujería para
Pretendientes. El editor fue The Wiccan Wheel.
Con una sonrisa irónica lo abrió. No sabía que Connie había contribuido
a libros como este. Parecía rústico y pintoresco. Probablemente haya
sido un proyecto divertido para trabajar. Había pocas ilustraciones de
página completa en el interior, pero dos de ellas, versiones de un Tejo y
un árbol Ginkgo, ella reconoció fácilmente el trabajo de Connie. Aquí se
usó su firma habitual, haciendo que los sellos de Garoul parezcan aún
más sospechosos. Bien usado y amado, las páginas se derramaron
abiertas en sus manos, cayendo fácilmente de principio a fin. Esto era
más un amigo que un libro. Amy estaba contenta de sumergirse
casualmente, deteniéndose aquí y allá para mirar inmóviles amuletos,
hechizos, hechizos de adivinación y pociones de amor. Había capítulos
con recetas de aceites fragantes, bolsitas de hierbas y pasteles de
incienso. Incluso uno en la fabricación de velas mágicas, con aromas y
tintes, y los inevitables hechizos de velas.
El verde es para Venus. Almizcle, ámbar gris y mirto perfume. Quemar
hasta primera hora de la salida del sol. Llama a tu amor hasta que la vela
esté gastada.
Suavemente cerró las tapas con una sonrisa. Tuvo que admitir que era
un libro encantador. Hubiera estado orgullosa de contribuir con obras de
arte a algo tan delicadamente elaborado como este. Una obra maestra
de edición y marketing, vibró con positividad y promesa. Sería un
hermoso regalo, y era hermoso para hojearlo.
Pero no puedo ver a nadie que realmente crea en esto, no importa
practicarlo para cortejar a un amante. Quiero decir, encendiendo velas
verdes para Venus y llamándote a ti... ¿Cuán tonto puedes ser?
Se dirigió cansadamente al baño. Había sido un día intrigante, lleno de
altibajos. Su primer día de trabajo en Little Dip fue, objetivamente, un
éxito. Había encontrado y registrado su primer espécimen, encajar en
una brillante pesca y había cenado en la casa de Marie. El problema de
edición con las marcas extrañas que conocía tendría sentido una vez
que entendiera correctamente lo que estaba sucediendo. La única plaga
real había sido el animal que acechaba en el bosque, y el hecho de que
había sido lo suficientemente audaz como para olfatear el pez. Eso la
alarmó, aunque sus sentimientos iniciales de inquietud se habían
adormecido. No había sufrido ningún daño; solo se había asustado. Sin
embargo, se quedó con una vaga sensación de inquietud que no podía
identificar conscientemente. Mientras se cepillaba los dientes, su mente
regresó a los momentos más reconfortantes del día. Sorprendentemente,
se encontró pensando en el tiempo pasado con Leone, riendo y
bromeando mientras regresaban a casa desde el río, o bebiendo té de
jengibre ante una fogata reflexionando sobre el trabajo de la mañana.
Incluso cenar donde Marie había sido divertido. Sentadas alrededor de
una mesa con Leone y Marie compartiendo buena comida, buen vino y
buena conversación. Una oleada de viejas emociones, viejos recuerdos,
salieron a la superficie, inundándola de nostalgia agridulce.
Inmediatamente, lo cerró y lo selló, enterrándolo profundamente en su
interior. Enjuagó y escupió su residuo en el lavabo junto con la pasta de
dientes. Sabía a dónde conduciría este ablandamiento de su corazón, y
sabía que no quería ir allí. No tenía amor para Leone Garoul. Ya no. Con
una mirada larga y severa al espejo, se volvió para prepararse para la
cama. La luz suave y amarilla de la lámpara se derramó desde la
ventana de la cabaña. Afuera, a unos metros de su puerta, Leone se
instaló bajo los cedros a la espera de que las luces se apagaran y la
cabaña se sumergiera en la oscuridad. Diez minutos después, las luces
de la cabaña se apagaron. Su único habitante ahora se instaló para la
noche, Leone se concentró firmemente en las oscuras ventanas de Amy.
Todo estaba en silencio. Inmóvil en las sombras, esperó una hora más
antes de alejarse y fundirse en la noche, tan suave como una sombra de
terciopelo.
Capítulo siete
Un hermoso coro del amanecer saludó a Amy en su segunda mañana.
Antes de que pudiera parpadear, una sonrisa apareció en su rostro.
Este lugar es mágico. Siempre despierto feliz.
Pateó la colcha hasta el pie de la cama y rápidamente bajó por la
escalera para comenzar su día. Ya estaba lavada y alimentada, y casi
salió por la puerta cuando pensó en llevar una bufanda. El pronóstico
diario prometía fríos vientos del norte. Buscó a tientas en el pequeño
tocador de la puerta. Connie también favoreció las bufandas para el
clima de otoño más frío. Amy hurgó entre un nido de seda y lana
anudadas, tratando de extraer una de la maraña. Sus dedos rozaron el
frío metal cerca de la parte trasera del cajón. Con cuidado, ella retiró
franjas de tela colorida para exponer el brillo metálico de Ruger. Amy
sostenía el revólver Bearcat en su mano, frunciendo el ceño. Echó un
vistazo al cajón y encontró una caja de balas abierta. Cautelosamente
colocó la caja de balas en el tocador y examinó su hallazgo. No era un
arma de caza. Connie siempre había declarado que era una pescadora,
no una cazadora. Nunca le habían importado las armas y el armamento,
así que, ¿por qué tenía un arma de fuego escondida en su cabaña? Amy
recordó las marcas de garras alrededor de su pez y la incomodidad que
había sentido. ¿No se había sentido Connie segura? ¿Tal vez el arma
siempre había estado abandonada en la parte trasera del cajón? ¿Una
señal para la seguridad doméstica estadounidense aquí en el medio de
la nada? Empujando el arma y las balas que la acompañaban hacia
atrás donde las había encontrado, Amy la soltó. Tenía suficiente para
seguir hoy. Se ató un pañuelo de seda alrededor del cuello y se dirigió al
trabajo. Tomó el camino elevado que conducía al norte hasta la carretera
de troncos y Big Jack. Fue una caminata muy larga y Marie tenía razón,
le llevaría la mayor parte del día llegar allí, sin importar todo el camino de
regreso antes de que oscureciera. Pero Amy tenía un plan. Si subía lo
suficientemente alto pronto, estaba segura de poder localizar las áreas
donde las condiciones de crecimiento se adaptaban perfectamente al
Beleño. No había una necesidad real de ir hasta Big Jack. En lo que a
ella respectaba, si la planta crecía feliz en una parte del valle, no había
ninguna razón para que no pudiera crecer en otras áreas adecuadas,
también. Todo lo que tenía que hacer era encontrar el más cercano.
Sencillo. Sabía que el suelo era más ligero y estaba mejor drenado en
las paredes del valle, y con la cantidad de semillas de Beleño negro
producidas, no le sorprendería que abundara en cualquier claro que
pudiera encontrar. Su corazonada era correcta. Unas horas más tarde,
literalmente golpeó la tierra. Lo primero que sacó del bolsillo lateral de su
mochila fue un par de guantes desechables. Todas las partes de esta
hierba eran tóxicas y no quería inadvertidamente absorber nada mientras
examinaba los especímenes para su planta modelo. Su selección hecha,
se puso a trabajar rápidamente con su cámara. El día aún era joven y la
luz era buena, pero el pronóstico era de nubarrones para el mediodía.
Debería haber terminado aquí y regresar a casa a tiempo para llamar a
Marie con la trucha mucho antes de que perdiera lo mejor de la luz.
Después de la cena, planeó pasar el resto de la noche en el estudio de
Connie, trabajando en los bocetos del Beleño y el club del diablo. Luego
se entregaría a un gran coñac y a una investigación de almanaque más.
Su horario de trabajo para las próximas semanas era perfecto, si ella
tenía suerte con el clima. El tiempo voló cuando Amy se absorbió en su
trabajo. Estaba llegando al final de su serie de bocetos cuando una
repentina sensación de frío, como el agua helada que corría por su
espina dorsal, desgarró su enfoque. El efecto en su sistema fue
inmediato. Se puso rígida, su piel se heló, y los pequeños pelos en sus
brazos se pusieron firmes. El silencio llenó el pequeño claro. ¿Cuándo
dejaron de cantar los pájaros? Levantó la cabeza, escuchando... nada.
Incluso la brisa pareció alejarse y abandonarla. Estaba de vuelta. La
sombra estaba de vuelta. Lo sabía. Podía sentirlo, oscuro y depredador,
dando vueltas en el bosque detrás de ella. ¡Poco a poco avanzando
lentamente hacia la línea de los árboles, fijándose en ella como un
objetivo!
Deja de ser tonta. Todo lo que estás haciendo es asustarte a ti misma.
Simplemente empaqueta bien y despacio, y regresa a casa.
Estaba más o menos lista de todos modos. Mientras se reprendía por su
excesiva imaginación, pero aún no podía sacudirse la inquietud, Amy
empaquetó el doble de rápido. El silencio de los bosques circundantes
fue desconcertante. Necesitaba moverse y oiría las aves lo
suficientemente pronto. Probablemente un águila en lo alto las había
hecho callar. Mochila sobre sus hombros, ahora tenía la incómoda
decisión de qué camino tomar. La ruta por la que había venido la llevaría
directamente al bosque silencioso. Aunque ahora se sentía un poco más
tranquila, y su piel había dejado de gatear, se mostraba reacia a hacer
eso. La otra opción era ir un poco más arriba y conectarse con la
carretera de registro. Luego podría volver a doblar a lo largo de ella
hasta llegar a la ruta principal, al complejo Garoul. Fue de lejos el
camino más largo a casa, pero tuvo tiempo hoy. Su instinto visceral le
dijo que ese era el camino a seguir. Mientras caminaba rápidamente en
esa dirección, el bosque que la rodeaba volvió a la vida, haciendo que
dudara de sus miedos anteriores. Una vez más se sintió tonta y culpó a
su imaginación madura por su confusión. Aun así, fue un camino cuesta
arriba y ella se negó a aflojar su ritmo. Quería estar en casa. Se engañó
a sí misma porque era posible comenzar más temprano en el estudio,
pero sus pies se movían mucho más rápido de lo necesario y no tenía
intención de reducir la velocidad.
Elicia llevó el Jeep hasta el borde del camino de tierra y paró el motor.
Asomó la cabeza por la ventana. "Oye. ¿Necesitas ayuda en alguna
parte? "Llamó a Leone. Leone se movió y se dirigió hacia el vehículo.
Había estado apoyada contra Big Jack durante bastante tiempo y su
paciencia se estaba agotando.
"No, gracias. Sólo he salido a dar un paseo y pensé en pasar y visitar al
chico grande" Ella señaló con la cabeza hacia el árbol, pero su mirada
revoloteó a lo largo de la pista arbolada, esperando que algo o alguien
apareciera en cualquier momento. "Un poco de paseo. ¿Segura que no
quieres que te acerque? Me dirijo a la ciudad. ¿Puedo llevarte fácilmente
a algún lugar más cerca de casa?" Leone sonrió y se encogió de
hombros.
"Estaré bien. Aún es temprano y tendré mucho tiempo para la caminata
de vuelta. Creo que voy a pasar el rato aquí. Gracias por la oferta sin
embargo."Ella regresó al árbol y se apoyó. "Diviértete en Lost Creek.
Asegúrate de gastar todo el dinero de Jori".
"Oh, soy fantástica con su tarjeta", bromeó Elicia mientras se alejaba.
A menos de media milla del camino forestal, la piel de Amy comenzó a
picar de nuevo. Los sonidos apagados del bosque una vez más cayeron.
Mierda. Puedo prescindir de esto ahora mismo. Hay un oso por ahí. Sé
que hay… No me importa lo que diga Leone, hay un oso grande y
hambriento, y tiene mi olor. Eau de poopoopants
Estaba cansada y malhumorada por la caminata cuesta arriba. Ahora
estaba asustada también. A su alrededor, el único sonido era el crujido
del pasto. Nunca se había sentido tan sola. Una parte de ella deseaba
haber aceptado a Leone en su oferta de ayuda. Parecía una buena idea
ahora. El terreno cambió y se encontró en una ligera pendiente que se
dirigía hacia el camino forestal. A lo lejos, podía oír el ruido de un motor
que avanzaba lentamente por la escarpada pista. Aliviada por el sonido
de la actividad humana, tomó su trote, aprovechando el descenso. Por
el rabillo del ojo, una sombra comenzó a balancearse y revolotear,
alejándose siempre de su visión completa. A diferencia de ayer en el río,
decidió no perder el tiempo tratando de concentrarse en lo que sea que
haya por ahí fuera. Se movió en paralelo a ella solo para caer hacia atrás
fuera de la línea de sus ojos, como si la desafiara a detenerse y mirar.
Podía sentirlo, si no captarlo del todo, revoloteando de árbol en árbol a la
sombra del bosque más profundo. Estaba allí; podía sentirlo
acechándola...a su derecha, jugando con ella.
Mantén tu respiración regular y tus pies moviéndose. No dejes que lo
que sea que es, sepa que sabes que está allí. Tal vez se asustará
cuando entres en el sendero forestal. Por favor, por favor, por favor.
Su pánico sonaba sospechosamente como una oración. Cuando los
árboles se adelgazaron lo suficiente como para ver el camino de tierra a
unos cien metros más adelante, era prácticamente una conversa. El
ruido del motor que había escuchado antes era más fuerte ahora. Se
sentía imprescindible hacerle señas al vehículo mientras se movía a lo
largo de la pista. Solo entonces se sentiría segura. Comenzó a
tambalearse, esquivando ramas bajas y raíces enganchadas. Se desvió
alrededor de los arbustos, saltó sobre los matorrales bajos. Todo lo que
podía oír era el sonido ronco de su respiración y el latido de su corazón.
No tenía idea de lo que estaba pasando a su alrededor. El impulso hacia
adelante se convirtió en su universo entero. Irrumpió a través de la línea
de árboles y saltó una zanja de drenaje demasiado crecida. La grava y la
tierra se sacudieron cuando se detuvo, jadeando y sudando. Ansiosa,
miró hacia abajo por la carretera para ver por primera vez el vehículo.
Sonaba tan cerca que tenía que estar casi encima de ella. ¿Dónde
estaba? ¿Se lo había perdido? ¡Dios no! ¡Beep!
Amy casi saltó de su piel húmeda. Se dio la vuelta para encontrar a
Elicia conduciendo justo detrás de ella. Sorprendida, miró por el
parabrisas a la desconcertada conductora. El sonido del claxon se
desvaneció y Amy se dio cuenta de que los pájaros gorjeaban, soplaba
la brisa y la vida en el bosque había vuelto a la normalidad. La llegada
de otra persona había eliminado mágicamente cualquier amenaza que
ella sintiera. Sus hombros se relajaron cuando Elicia dejó el automóvil y
se acercó al capó para unirse a ella. "¿Estás bien, Amy? ¿Te has
perdido?"La preocupación inundó su voz y colocó una mano
reconfortante en el antebrazo de Amy.
"Mmm, sí. Me desorienté un poco y tropecé con el camino forestal. ¿A
dónde vas, Elicia? ¿Podrías adelantarme un poco más a lo largo de la
pista?", Mintió en parte. Ella no quería compartir su miedo con Elicia.
Pensaría que estaba loca, asustada por las sombras.
"Seguro que puedo. Estoy en un recado corriendo hacia Lost Creek.
Para ser honesta, quería salir del valle por un tiempo. Voy a llevar los
libros de Marie de regreso a la biblioteca, y necesito algunas chucherías
de la farmacia. ¿Hey, ven conmigo?" Amy se cepilló los rizos sueltos de
su cara enrojecida con manos temblorosas. "Sabes, me encantaría
visitar Lost Creek. No he estado allí hace años."Ella tomó una decisión
de pasar tiempo con Elicia. Sería divertido, y un muy necesario descanso
de la atmósfera opresiva que acababa de experimentar. "Nunca fue el
lugar más amigable cuando era joven. ¿Me pregunto si se ha cambiado
algo?"
"Bien, salta y vamos a averiguarlo". Amy arrojó su mochila en el asiento
trasero y se subió en el lado del pasajero mientras Elicia se deslizaba
detrás del volante. De repente ella estaba deseando pasar más tiempo
con Elicia. Amy encontró su compañía optimista y alegre. Cuando el
Jeep se alejó, Amy echó una última mirada subrepticia al bosque
circundante. No había nada. Sin sentimientos o sensaciones raras, nada.
Su inquietud anterior ya se estaba desvaneciendo, dejándola
avergonzada por su semi-histeria. Durante dos días seguidos, primero
Leone, y ahora Elicia, vinieron y la salvaron de un ataque de pánico.
¿Qué estaba mal con ella? ¿Se estaba imaginando estas cosas?
¿Estaba manifestando sus ansiedades sobre el proyecto, o sobre
Connie, o tal vez incluso volviendo a Little Dip en una especie de
amenaza fantasma?
Necesito controlarme o recibir terapia. Esta tontería tiene que detenerse
ahora.
El Jeep cogió un poco más de velocidad y crujió por el camino de tierra,
levantando nubes de polvo, alejándola de sus pensamientos turbados y
en una bienvenida distracción. Con suerte, un viaje rápido fuera del valle
ayudaría a poner en perspectiva todos estos sentimientos confusos.
Leone estaba sentada apoyada contra Big Jack, soñando despierta con
nubes de orejas de conejo, observando cómo las hormigas luchaban
contra insectos muertos y arrojaban piedras a una piedra más grande.
Esperó con creciente impaciencia. Amy la había esquivado de nuevo.
Era obstinada, terca y enloquecedora, e ignoró todo lo que Leone le dijo
que hiciera. Le había dado a Amy demasiada libertad. Había dejado de
hacerle entender que era la jefa aquí en el valle. Pero eso pronto
cambiaría. Era hora de que estos juegos pararan. Es hora de que Leone
deje algunas cosas claras a una determinada Amy Amelia Fortune
Capítulo ocho
Escuchando la radio local y charlando alegremente entre ellas, Amy y
Elicia recorrieron los senderos forestales. Finalmente, salieron a una
superficie de asfalto que serpenteaba por la ladera de la montaña hasta
la pequeña ciudad de Lost Creek.
"¿Qué piensas de Little Dip?", Preguntó Amy, con curiosidad por si Elicia
estaba disfrutando de sus vacaciones en el valle.
"Me encanta. Puedo ver por qué Jori viene aquí cada vez que puede"
"¿Y no es demasiado intimidante, conocer a la mayoría de su familia a la
vez?" Elicia dio una sonrisa incómoda.
"Bueno, estoy un poco abrumada... pero haciéndole frente. Simplemente
no esperaba que fueran tan amables. Tienen una conexión familiar real,
y todos son muy amables. Me hicieron sentir increíblemente
bienvenida..."Sus palabras se desvanecieron incómodamente, y se
sonrojó. Parecía avergonzada o sorprendida por la calidad de los
sentimientos que sentía por la familia de Jori. "Oye, ¿aún puedo salir
contigo en una excursión?"
"Por supuesto. ¿Qué tal mañana por la mañana?"Amy permitió el rápido
cambio de tema. Se dio cuenta de que estas eran unas grandes vacaciones
para Elicia de muchas maneras y se preguntó una vez más por la
predicción de Marie de que Jori anunciaría su compromiso antes de que
terminara la semana. Podía sentir ambivalencia de Elicia, como si
supiera que estaba en una especie de cúspide esta semana. Debe ser
estresante. "Pero ten cuidado, empiezo temprano". "Ahí estaré. Sólo
dime dónde y cuándo. Me encantaría ver el valle a través de tus ojos".
"Está bien, es un trato. Haré que lo ames aún más. Estás hablando con
la convertida."Amy redujo el mal de Elicia a la sobrecarga Garoul. Eran
un gran clan bullicioso que parecía tragarse enteros a los recién
llegados.
"Cuando era niña, pasé cada momento que pude aquí. He sido conocida
por esconderme en los árboles en lugar de volver después de las
vacaciones. Creo que estoy debidamente adoptada".
"Puedo ver porque. Y tu tía que vive aquí lo hace aún más como en
casa. Supongo que eso hace que sea más fácil para ti y para Leone, ya que
Marie ya es como una familia para ti".
"¿Huh?"
"Quiero decir que Marie ya es tan buena como una suegra".
"Oh no. No, no. Leone y yo no somos eso." Amy estaba nerviosa y se sentó
más derecha en su asiento. "Dios, lo siento. Ese idiota de Jori me dio la
impresión de que eran pareja"
"Bueno, sí, fuimos una vez, pero fue hace años cuando estábamos en la
adolescencia. Está todo muerto y enterrado." Amy intentó sonar
alentadora. No quería que Elicia se sintiera incómoda al mencionar su
romance adolescente con Leone.
"Pero todo está bien ahora. Sois amigas" declaró Elicia en lugar de
preguntar. "Por favor, no creas que soy así de curiosa. . Realmente
conseguí el final equivocado de las cosas de Jori. Para un hombre
educado, a veces puede ser tan idiota". Elicia se concentró en el camino
cuando entraron a la única calle comercial de Lost Creek.
"No te disculpes. Su hermana es exactamente lo mismo" dijo Amy. "A
veces, Leone actúa de manera extraña, de pie mirándome con ese
destello loco en los ojos, como si tuviera todas las respuestas a sus
preguntas secretas." Amy miró a su alrededor mientras se arrastraban
por la calle principal que pasaba por el centro de la ciudad de Lost
Creek.
"Dios, este lugar no ha cambiado ni un ápice. Sigue siendo el mismo
pueblo de un solo perro". Lost Creek tenía una población total de poco
más de ochocientos habitantes. Incluso eso estaba disminuyendo a
medida que los jóvenes se mudaban a las ciudades más grandes para
criar a sus familias y trabajar más cerca de las principales industrias de
la zona. Elicia y Amy estacionaron frente a la biblioteca de la ciudad. Era
un edificio agradable y robusto, creado a partir de una antigua casa de
establos. El edificio de entramado de madera gris y blanco había sido
preservado desde el cambio de siglo por la benevolencia amable de un
alcalde pasado, legado en un momento en que la pequeña ciudad maderera
tenía mucha más riqueza. "De acuerdo, primero en la lista es devolver
los libros de Marie. Oye, esta tiene que ser la biblioteca más bonita que
he visto en mi vida. Si existiera la pornografía bibliotecaria, esta sería la
página central". Elicia parecía impresionada con el pintoresco edificio
público. Amy se rió.
"Sí, toda la ciudad es pintoresca. Si la gente del pueblo se diera cuenta y
lo mantuviera mejor, tendrían una pequeña trampa para turistas". Amy
miró a su alrededor. Además de la biblioteca, había otras tres fachadas
destartaladas. Una era la tienda general de Johnston. Cojeaba por la
venta de periódicos y el sobreprecio de los artículos de los que la gente
se quedaba, como el café y los cigarrillos. Luego estaba el farmacéutico
con el consultorio dental de medio tiempo en el piso de arriba, y al lado
estaba Barney's, el bar local; y eso fue todo para Lost Creek. La
biblioteca solo sobrevivió debido a una combinación de conservación y
fondos del condado, pero fue una batalla constante. Connie le había
dicho a Amy hace años que los Garoul la apoyaban en privado con una
pequeña subvención anual pagada a través de la oficina local del condado.
No muchos ciudadanos sabían esto, y si lo hicieran, no quedarían
impresionados. A ellos les importaban poco los Garoul. Lost Creek y
Little Dip no fueron vecinos fáciles.
Empujaron la puerta batiente y entraron al silencioso interior. Era claro y
ventilado con el esquema de color exterior de tonos fríos que continuaba
a través de él. En el interior, el gris y el blanco se complementaban con
estantes de pino sin procesar. Toda la biblioteca era más pequeña de lo
que Amy recordaba, pero igual de agradable y acogedora.
Me pregunto quién es el bibliotecario en estos días. La señorita Crosier
debe tener al menos ciento noventa años ahora, si todavía está dando
vueltas.
Amy recordó a la formidable dama que había gobernado estas
estanterías con dura autoridad durante tanto tiempo como podía
recordar. En las raras ocasiones en que ella y Leone habían visitado de
niñas, acompañadas por Marie o Connie, los Shushes de la señorita
Crosier les habían provocado escalofríos. Aterrorizadas, agacharon la
cabeza y se rieron silenciosamente, con los ojos brillantes de culpa y
alegría. Su pregunta fue respondida casi de inmediato cuando un
caballero alto y de pelo plateado apareció detrás del mostrador de una
oficina administrativa.
"Buenos días. ¿Puedo ayudarle?", Dijo.
"Hola". Elicia dio un paso al frente y colocó su bolso en la encimera.
"Devuelvo estos libros de Marie Garoul".
"Gracias." Abrió la bolsa de plástico y sacó los libros uno por uno. Cada
movimiento era delicado y relajado, mostrando que estaba a gusto con
su trabajo y ambiente, "Pero ustedes, señoritas, no son Garoul,
¿verdad? Si no les importa que pregunte, ¿o sí?" Les sonrió
encantadoramente.
"No. Estamos de visita durante el fin de semana. Bueno, yo lo estoy.
Amy se quedará unas semanas más."Elicia indicó a Amy.
"¿Amy?" Miró inquisitivamente. "¿Eres la sobrina de Connie?"
"Sí. Sí, lo soy" dijo Amy. "¿Conoces a mi tía?"
"Connie es una buena amiga. Permítame presentarme. Soy Virgil
Bloomsy, bibliotecario de la ciudad y un ornitólogo ávido confeso.
Simplemente adoro los libros de tu tía, ya sea que estén en botánica o
en pájaros. De hecho, tenemos una colección considerable de su trabajo
en Historia Natural."Él le sonrió. "Mi presupuesto es muy limitado, así
que Connie amablemente contribuye desde su propia biblioteca. Dona
sus copias de autor sobrantes. Es una gran ayuda para nuestros
recursos". El interés de Amy se despertó de inmediato, y ella decidió en
ese momento echar un rápido vistazo a esta colección y ver si había algo
de interés. Virgil continuó sonriéndoles. Extendió su mano y estrechó la
de Elicia, luego a Amy con gusto. "Es un placer conocerlas a las dos.
Dale mis mejores deseos a tu tía cuando la veas. Sé que ha estado
enferma".
"Lo haré." Amy se movió un poco incómoda. No quería hablar sobre la
enfermedad de Connie, ni siquiera con un amigo. Como si sintiera su
incomodidad, Virgil se apresuró a cambiar de tema.
"Si ves algo que te gustaría llevarte, puedo emitir un pase temporal. Por
favor, siéntete libre de navegar hasta el contenido de tu corazón. Estaré
aquí si me necesitas."Con otra sonrisa tranquilizadora se retiró a su
oficina.
"¿Te importaría si me quedo aquí y echo un rápido vistazo mientras
haces el resto de tus recados?" Le preguntó Amy a Elicia.
"No, en absoluto. Llamaré de nuevo, digamos... ¿veinte minutos?"Elicia
sonó complacida con la idea. "Tal vez podamos tomar un café en algún
lugar antes de regresar." Con un pequeño gesto de despedida se dirigió
hacia la puerta. Amy caminó hacia la sección de Historia Natural en la
parte trasera de la pequeña biblioteca. Después de varios minutos de
navegación, llegó a la conclusión de que no había nada aquí que no
estuviera duplicado en las estanterías de Connie. Connie simplemente
había hecho lo que Virgil había dicho, y había pasado las acciones de su
excedente de autor a la biblioteca de la ciudad. No me extraña que fuera
feliz. Con la reputación internacional de Connie, si seguía respaldando
su biblioteca de esta manera, eventualmente terminaría con una
colección única y un centro de estudio por su trabajo. Poco a poco
deambulando hacia la recepción, vaciló en la sección de Interés General,
sorprendida de que hubiera un estante completo para descifrar códigos,
acertijos de palabras y otros enigmas. Ella bajó unos pocos y hojeó las
páginas.
Esto podría ser interesante.
Finalmente seleccionó una introducción básica a las cifras y su historia y
la llevó al mostrador de Virgil. Él apareció fuera de su oficina casi de
inmediato. "¿Encontró algo?" Se dirigió a su ordenador y pulsó algunas
teclas. "¿Está bien si tomo prestado éste?" Ella lo dejó frente a él. "Por
supuesto que puedes. Usaré los mismos detalles de la dirección de
Connie, pero necesitaré tu nombre completo para el ticket temporal".
"Amy Amelia Fortune"
"Eres tan conocida como tu tía", dijo. Amy le devolvió la sonrisa
fácilmente. "Bueno, no del todo. Estoy basada en Europa y la
competencia allí es feroz. Pero obtengo mi parte justa de comisiones
intrigantes".
"Me encantó tu libro sobre los Jardines Isabelinos. Connie me dijo que
en realidad era una serie televisada en Gran Bretaña, y tus ilustraciones
fueron utilizadas para los créditos iniciales".
"Sí. Eso fue muy especial. Me encantó trabajar en ese proyecto". Estaba
contenta de que él lo supiera, e igualmente feliz de que Connie estuviera
orgullosa de ella, también.
"¿Estudias códigos y cifras para relajarte?", Preguntó mientras ingresaba
los detalles del libro junto a su nombre.
"Realmente no. Es algo que me está comenzando a interesar, y este
libro parecía un punto de partida fácil. Tienes bastantes”
"Sí. Es un interés mío y, como bibliotecario, tengo el lujo de ordenar los
libros que me gustan, así como las pocas solicitudes que recibo de los
últimos Best-Sellers. Lo pienso como una ventaja".
"¿Cuánto tiempo llevas aquí?"
"Hace casi un año".
"Buen dolor. La señorita Crosier estuvo allí. "
"No, no". Él se rió. "La señorita Crosier falleció hace unos años. Después
de que ella se retiró, otra señora se hizo cargo, pero ella se fue de
repente. Luego solicité el puesto."La puerta se abrió mientras regresaba
Elicia. "Hey, buena sincronización. ¿Conseguiste lo que quieres?"Ella
notó el libro en la mano de Amy.
"¿Sí y tú?" "Sí, vamos a tomar ese café". Se despidieron del amable Sr.
Bloomsy y salieron al fuerte día de otoño. El cielo era azul eléctrico, y la
pequeña ciudad yacía acurrucada en una herradura de picos nevados y
bosques de color verde oscuro. "El coche está abierto. ¿Por qué no
dejas tu libro con mis recados?”
“Mmm, ¿hay un lugar por aquí para tomar un café?"Elicia miró hacia
arriba y abajo de la calle, sin ver cualquier lugar obvio. Amy abrió la
puerta de atrás y colocó su libro en el asiento trasero. "Hay una
pequeña sección de stand en la parte trasera de la tienda de Johnston.
No es lo mejor, pero es mejor que nada", gritó por encima del hombro.
Cuando se retiró, la manga de su abrigo rozó la bolsa de farmacia de
Elicia, inclinando el contenido. Amy rápidamente los recogió en la bolsa
de papel, pero no antes de que ella notara el kit de embarazo en casa.
Ella puso la bolsa en posición vertical y cerró la puerta del automóvil.
Elicia estaba unos pasos adelante, liderando el camino hacia Johnston.
No es asunto mío. Pero espero que si ella está embarazada ,sea lo que
ella y Jori quieren.
Amy se apresuró a ponerse al día, decidiendo olvidar lo que había visto
inadvertidamente. "No sé qué es lo que más apesta. El café o el servicio"
murmuró Elicia en la taza que había sido golpeada frente a ella
momentos antes. Ambas mujeres habían saltado en sus asientos
mientras Norman Johnston les servía con grosería abrupta y hosca.
"El servicio...siempre puedes endulzar el café" murmuró Amy, secando el
café derramado con sus propios pañuelos. El dispensador de servilletas
de papel estaba vacío. Elicia se estremeció ante su primer bocado.
"Esto está frío como una piedra". ¿El tuyo?" Amy bebió un pequeño
sorbo y asintió.
"Me llevo esto." Elicia levantó sus bebidas y se dirigió hacia el mostrador.
Regresó minutos después con dos tazas humeantes y una cara
enfadada. "Ese tiene que ser el hombre más rudo del planeta. Si no
hubiera observado todos sus movimientos, juro que habría escupido en
nuestras bebidas. ¿Por qué demonios no está en bancarrota? Nunca lo
sabré", ella despotricó. "Estaban tan engreídos en la farmacia. Pensarías
que no querían mi dinero". "Siempre ha sido así. Una vez que descubren
que eres del Valle, te tratan como si hubieras pateado a su perro, o rozó
su camión o huido con su esposa, su billetera, su rifle, Dios sabe qué".
"Bueno, ¿por qué diablos es eso?"
"Historia en su mayoría. Ellos simplemente odian a los Garoul. En cierto
modo culpan a la familia por el declive de la ciudad. Pero creo que es
más como la envidia o chivo expiatorio" "¿Qué han hecho los Garoul en
este pequeño y curioso lugar?"
"Nada. Los problemas comenzaron después de la guerra, cuando
muchos de los jóvenes que salieron a pelear no regresaron a la tala.
Supongo que se abrieron nuevas y mejores oportunidades a finales de
los años cuarenta. De hecho, la industria de la madera en esta área cayó
en declive. Simplemente había mejores recursos y acceso más fáciles
más al norte" Elicia la miró.
"Todavía no lo entiendo. ¿Qué tiene que ver el declive de la tala con los
Garoul?" "Básicamente, la ciudad creía que Little Dip debería abrirse
para la tala pública. Tenía abundante madera Premium que la familia
manejaba por sí misma. Todavía lo hace. Sylvie Garoul, Marie y la madre
de Claude, dijeron que no. Y ella tenía razón. No habría significado
ninguna diferencia para el clima comercial de la época y posiblemente
hubiera quitado la autonomía de los Garoul en el valle para siempre".
"Los Garoul siempre parecen tener una mujer a cargo"
"Sí, ellos creen en el matriarcado, de acuerdo. Aleluya". Amy sonrió
cuando Elicia resopló en su café. "Muchacho, estas personas pueden
guardar rencor. Todo eso fue hace más de sesenta años".
"Bueno, de vez en cuando surge nuevamente algún otro problema.
Connie me dijo que era turismo esta vez. Hay algunos fondos
disponibles para promover negocios de caza y pesca. Algunos
ciudadanos pensaron que podrían beneficiarse proporcionando
alojamiento a los cazadores visitantes. Pero el mejor acceso a
Silverthread es a través de Little Dip y Marie rechazó el derecho de paso
hasta el río, o cualquier caza en la propiedad Garoul. Ella quiere
mantenerlo estrictamente para uso familiar. De ahí las miradas oscuras.
Los Garoul poseen la tierra primera calidad por aquí directamente. Lo
tienen hace generaciones, y no cederán ni una pulgada de eso. Y,
francamente, se queda en el buche de algunas personas. Fin de la
historia. Y me temo que no puedo beber esta taza de barro hirviente".
"Entendería mejor la opinión local si el valle fue descuidado, pero se
maneja con cuidado y los Garoul lo usan todo el tiempo". Elicia también
empujó su bebida intacta y se levantó para irse. "Supongo que explica el
mal servicio y la actitud de mierda. Pero no hay excusa para este café.
Vamos, volvamos. Creo que ya estoy harta de la hospitalidad de Lost
Creek"
Capítulo nueve
Amy estaba muy cansada para el momento en que se despidió de Elicia
y vagó por el sendero hasta la cabaña de Connie. Necesitaba
desesperadamente una ducha, y algo de comida, en ese orden. Luego
necesitaba configurar el estudio de Connie para el trabajo que planeaba
hacer más tarde. Lo que no necesitaba era a Leone Garoul sentada en el
escalón de su porche frunciendo el ceño. Sin embargo, aquí está. Su
visitante no deseada estaba sentada con los codos sobre las rodillas,
destrozando ferozmente las hojas de una ramita mientras miraba a Amy
acercarse. Amy inmediatamente frunció el ceño, demasiado cansada
para asumir desinterés arrogante. Leone arrojó la rama despojada y se
acercó a su encuentro.
"¿Dónde estabas esta mañana?"Ella exigió.
"¿Qué quieres decir con dónde estaba? Estaba trabajando, y luego me
fui a la ciudad con Elicia," Amy respondió acaloradamente. ¿Cómo se
atreve Leone a hablarle así? ¿Cuál fue su maldito problema?
"¿Trabajando? Esperé durante horas en Big Jack. No has aparecido."La
voz de Leone era tensa, contenida por la ira.
"Estaba más abajo en la cresta. Nunca te he dicho que iría a Big Jack, y
segura como el infierno que no te he pedido encontrarnos allí. De hecho,
recuerdo haber dicho exactamente lo contrario." Amy estaba demasiado
cansada para aguanta cualquier cosa, especialmente su molestia por la
prepotencia de Leone. Leone la fulminó con la mirada, con expresión
airada. "Sabes que es peligroso estar deambulando sola por el valle.
Tienes que decirme qué…"
"No quiero otra maldita sombra. Te niegas a escuchar. Dije que no
necesitaba tu compañía y todavía no la necesito".
"Solo estoy tratando de…"
"Estás tratando de controlar cada maldito movimiento que hago es lo que
estás tratando de hacer. Y es sofocante”. Con eso, Amy empujó más allá
de Leone hacia el porche. Con cansancio, dejó caer su mochila sobre
los tablones de madera. Estaba a punto de abrir la puerta cuando unas
manos ásperas la agarraron y la hicieron girar.
"Necesitas decirme tus planes. Esto no es una broma."La mandíbula de
Leone estaba apretada.
Amy sabía que Leone estaba a punto de perder los estribos, pero no le
importaba. Leone Garoul no era nada para ella. Sacudió su brazo para
tratar de liberarlo, pero los dedos de Leone se tensaron dolorosamente.
"Déjame ir." Amy tiró de nuevo. "Ahora." En cambio, Leone la apoyó
contra la pared de la cabaña, inmovilizándola con su cuerpo. La
diferencia de altura era intimidante, la cabaña áspera e incómoda contra
su espalda. Amy se congeló. Ella reconoció este movimiento de antes...
cuando eran jóvenes...cuando eran amantes. Leone alcanzaría su
trasero, apretando y masajeando, luego la levantó en una elevación
rápida y sin esfuerzo. Amy envolvía sus piernas alrededor de la cintura
de Leone y la besada, acariciada y follada contra cualquier pared, árbol o
vehículo que estuviera por allí. También reconoció el brillo hambriento en
los ojos oscuros de Leone. Era una mirada vieja…medio olvidada.
Recordada solo en vagos, calientes y problemáticos sueños que dejaron
a Amy sintiéndose perdida y a la deriva durante días después. Una
mirada que decía: Te quiero, te tengo, eres mía.
Amy sabía que esa mirada podía tragarla por completo. La había
masticado y la había escupido antes. Sintió las manos de Leone sobre
sus caderas, lista para levantarla, lista para colocarla sobre la cintura de
Leone, lista para llevarlas directamente al pasado.
"No." Amy empujó sus hombros sólidos, tratando de ganar una pulgada
de espacio para deslizarse y escapar. "No. No quiero esto". Un gruñido
profundo retumbó en la garganta de Leone. Sus manos se movieron
sobre la curva de las nalgas de Amy y descansaron allí, cálidas y
pesadas a través de la mezclilla. Lentamente bajó la cabeza, el gruñido
se desvaneció hasta una reverberación en su pecho. Amy apartó su
rostro del beso que se aproximaba. El aliento de Leone resplandeció en
su mejilla, caliente y excitado. Sus rostros estaban cerca. Demasiado
cerca.
"Por el amor de Dios, ¿qué estás haciendo? Te dije que no estoy
interesada" Amy espetó, entrando en pánico. Ella no tenía control. Sabía
hacia dónde se dirigían y estaba aterrorizada. No podía , no podía
regresar. Leone se calmó. Con cuidado, soltó a Amy, pero no dio un
paso atrás, ni una pulgada. Amy tuvo que escabullirse pasando junto a
ella, rozándose contra ella para escapar. El calor se derramó sobre
Leone como un horno. Amy podía sentir su cuerpo entero tensarse
mientras pasaba apretada y lentamente a su lado; Leone tarareaba
como una bomba cargada. Libre de ella, Amy se dio vuelta y se pasó las
manos temblorosas por el cabello enmarañado, con el rostro enrojecido.
"No me vuelvas a tocar así nunca más. Hemos terminado. Tuviste tu
oportunidad hace años y te alejaste".
"No quería hacerlo". La voz de Leone era gruesa y dura.
"Pero lo hiciste. Y ahora es historia".
"No tiene…"
"Si tengo. Te llamé y te pregunté por qué te fuiste tan de repente, y dijiste
que querías estar donde estabas, más que conmigo. Bueno, ahora es mi
turno de sentirme así." Amy respiró hondo. "Vine aquí para hacer un
trabajo. Eso es todo. Vamos a concentrarnos en eso, no en el pasado.
No quiero seguir mirando por encima del hombro, Leone. Quiero seguir
con mi vida". Con eso caminó a través de la puerta, cerrándola de golpe
detrás de ella. Estaba molesta, aturdida, confundida. Lágrimas llenaron
sus ojos. No necesitaba esto en la parte superior del día que había
tenido. No necesitaba a Leone Garoul de vuelta en su vida...no así. Le
sorprendió que después de todos estos años sintiera una atracción
sexual tan fuerte por ella. Y le asustaba que su dolor adolescente aún
palpitara tan cerca de la superficie, cubriendo cada centímetro de ella,
atravesando su piel como una red de venas envenenadas. Afuera, Leone
miró malhumorada la puerta cerrada. Su temperamento la había hecho
moverse demasiado pronto. Pero ella no se arrepintió. Ella lo saboreó.
Amy inundó sus sentidos. Su lengua hormigueaba con el aroma de Amy.
"Mira donde seguir adelante con tu vida te ha traído", murmuró a las
tablas de madera. "De regreso a mí".
Amy se puso una sudadera e hizo un almuerzo ligero antes de sacar su
libro de la biblioteca de su mochila. Su enojo ante el comportamiento
autoritario de Leone comenzó a disiparse. En una fría y racional luz, se
dio cuenta de que Leone estaba tan cautiva de su pasado como ella.
Había manado de ella desde la primera noche en que había atrapado a
Amy con ese abrazo de boa constrictor, intenso, sofocante, robando todo
el aire entre ellas. Amy no quería este vacío. Todo lo que tenía que hacer
era mantener la calma y mantener a Leone a una distancia segura, y ella
podría superar esto. De hecho, ambas podrían. Fueron hormonas,
y...historia. Y cierre. Sí, ambas estaban buscando el cierre. Ambas
estaban en carne viva, incluso después de todo este tiempo. Rojo crudo.
La conexión sexual todavía estaba allí, fuerte como siempre. No había
disminuido. Pero eso no significaba que tuvieran que actuar en
consecuencia. No podía permitirse desviarse con esta tontería
nostálgica. Había un trabajo importante que hacer. Rebosante de nueva
resolución, se levantó y se trasladó al estudio. Tenía papel para estirar y
un estudio para preparar. El estudio de Connie era una gran habitación
orientada al norte. Recibió gran luz durante la mayor parte del día, pero
un sistema de iluminación inteligente que utilizaba bombillas Daylight
North, permitía trabajar durante la noche. A Connie le gustaba pintar
pasada la medianoche y hasta la madrugada.
Ambas encontraron una forma satisfactoria y relajante de terminar el día.
Y no había nada más encantador para Amy que tomar sus bocetos de
campo e imágenes digitales y traducirlos en una ilustración detallada.
Después de empapar el papel de arte con agua fría, fijó los bordes a una
de las tablas de dibujo de Connie con cinta adhesiva. Las inusuales
proporciones requeridas para sus inserciones le recordaban el tamaño
de página bastardo de todos los almanaques Garoul.
¿Por qué es eso? Debo preguntarle a Marie más sobre esto en la cena.
Amy, pensativa, crujió con los dulces de cereza que Connie dejó en su
lugar de trabajo. Tenía que haber una buena razón para compensar el
gasto del tamaño del papel no estándar. Amy tenía muchas preguntas
para Marie esta tarde. El trabajo hecho, Amy comenzó a enjuagar sus
manos en el fregadero cuando notó una tela colorida colocada sobre una
pequeña mesa en la parte posterior del estudio. Se acercó y levantó una
esquina. Con el ceño fruncido lo sacó por completo. Debajo había un
banco de trabajo compacto con una prensa. Estaba lleno de sierras,
bórax, tenazas y martillos. Había incluso una pequeña fundición. Connie
debe haber estado experimentando con metales. Extraño, ella nunca
había mencionado eso. Tampoco había libros sobre eso en su biblioteca,
que Amy pudiera recordar. Amy sabía que Connie leería todo lo que
pudiera tener en sus manos, si le atraía un nuevo interés. Pero no había
información sobre metales preciosos o joyas en sus estantes, y este
equipo era caro, por lo que estaba haciendo algo más que irrumpir. Una
vez más, Amy echaba de menos a Connie, aunque solo fuera para
sentarse y tener una conversación iluminadora con ella. Estaba segura
de que había una explicación razonable para todos los pequeños
misterios que parecían acumularse a su alrededor. Le faltaba algo obvio
y probablemente muy trivial. Algo que la haría sentir como una idiota en
el momento en que fue revelado en toda su gloria. Amy reemplazó la tela
y regresó a la cocina. Recogió la trucha que le había prometido a Marie.
Sería bueno relajarse con ella esta noche y compartir una copa de vino.
Todavía tenía un millón de preguntas sobre Garoul Press y la naturaleza
del trabajo de Connie dentro de ella. Tal vez una conversación uno a uno
con Marie arroje un poco más de luz. Marie la abrazó cálidamente
cuando llegó, regalo en mano. "
Dios mío, este es un tipo grande. Habrá suficiente para la cena y a
menos que Leone se una a nosotras, sobras para el almuerzo de
mañana." Llevó el pescado envuelto a la cocina para prepararlo en el
asador. "Deberías haber visto la pelea que hizo". Amy la siguió,
transmitiendo un relato detallado de sus hazañas de pesca. Ella tomó su
asiento habitual junto al mostrador de la cocina, se sentó y observó los
movimientos de Marie mientras preparaba la cena. Marie parecía
cansada. Había círculos oscuros bajo sus ojos, y ahora que Amy se dio
cuenta, estaba un poco despeinada. Sus ropas estaban arrugadas, su
largo cabello necesitaba peinarse, y sus manos estaban cubiertas de
profundos arañazos que desaparecían bajo sus puños. "¿Marie?¿Estás
bien? Tienes algunos rasguños desagradables"
Oh, no son nada. Estaba fuera buscando comida en la maleza y me
corte. Regresé aquí demasiado tarde para limpiar". Amy se sintió
culpable.
"Me ocuparé de la cena. Ve a la ducha."
Pero ya Marie estaba sacudiendo la cabeza. "Tomaré un largo baño en
la bañera más tarde." Le dio a Amy una sonrisa agradable, pero sus ojos
estaban llanos de tristeza y cansancio. "Estoy bien, Amy. Solo cansada.
Tráeme la crema, cariño. Está en la nevera. Estante superior". Amy hizo
lo que le pedían, sabiendo que cualquier otra pregunta no sería
bienvenida. Pero ella estaba curiosa y preocupada. El forrajeo de
hierbas silvestres no abusó del cuerpo en la medida de los cortes,
magulladuras y fatiga general de Marie. Fuera lo que fuera lo que había
estado haciendo, le había costado mucho, aunque su actitud era más
tranquila y relajada que nunca. Leone no apareció para la cena. En
cambio, Amy y Marie abrieron un Semillón helado para disfrutar con los
peces. Parte de Amy se sintió aliviada de no tener que enfrentar a Leone
tan pronto después de su fricción sexual. Otra parte quería saber cómo
la había afectado ella. Solo ahora Amy se sentía lo suficientemente
distanciada como para examinar el enfrentamiento de la tarde. Todo era
inmaterial de todos modos. Leone se había inclinado fuera, y Amy había
venido esta noche para hacer una serie de preguntas completamente
diferente.
"¿Marie?" Amy habló sobre el tema que la había estado molestando
desde la reunión editorial de anoche. "Miré algunos de los trabajos
anteriores de Connie en los almanaques anteriores. Encontré una
ilustración con marcas similares a las que querías que agregara a las
pinturas de sello dorado". Marie echó un vistazo, inmediatamente
comprometida.
"¿Qué ilustración es esa, Amy? ¿Me puedes decir el año? "
"Hmm" Amy no había esperado la pregunta."La planta era Angélica, y
creo que eran noventa y siete. ¿Por qué necesitas saberlo?" Marie se
encogió de hombros.
"Solo trato de recordar si puedo recordar algo inusual sobre ese año,
pero me temo que no puedo pensar en nada al azar".
"Entonces, ¿de qué se tratan estas marcas? Y no me digas que es un
catálogo o una forma de la firma de Connie, porque no lo compraré."
Marie cuidadosamente apartó su plato.
"No puedo decir que entiendo completamente el sistema. Es una forma
de clasificación que nos permitirá reunir un almanaque de aniversario en
algún momento en el futuro. De ahí que te pregunte el año de las marcas
de angélica. Para Leone, es importante que las ilustraciones de sello
dorado se traten de la misma manera. Estoy segura de que no hay nada más
que una edición especial de almanaque Garoul". Amy todavía parecía
escéptica. "Ven aquí." Marie se levantó y se movió hacia su oficina.
"Déjame mostrarte en qué está trabajando Leone además del
almanaque de este año".
Amy se levantó para seguirla a la pequeña habitación de atrás. El
ordenador de escritorio de Marie estaba apagado, pero el portátil de
Leone parpadeaba. Marie tocó el teclado y el salvapantallas de Leone se
encendió. El Jardín de las Delicias de Bosch bailó ante ellas.
"¿Qué estamos viendo aquí?", Preguntó Amy. Sus cabezas se
encontraron sobre la pantalla, el cabello de Marie cayendo en cascada
hacia adelante en una ola oscura. Alzó la mano y lo retorció en un nudo
más manejable detrás de su cabeza. Amy miró hacia allí, con los ojos
muy abiertos. El cuello de Marie brilló a través del remolino de cabello.
Rojos rasguños corrieron desde la línea del cabello hasta el cuello suelto
de su camisa. Desaparecieron en un destello de ébano y plata tan
rápido que Amy pensó que sus ojos la habían engañado. "Dios,
Marie…", soltó antes de poder contenerse. No era asunto de ella. Se
sonrojó violentamente cuando Marie la miró con ojos cautelosos. "¿Qué
pasa con los Garoul y esa pintura fea de cerdo?" Agitó una mano hacia
el protector de pantalla de Bosch. Su torpe despiste funcionó. Ella recibió
una sonrisa triste y se encogió de hombros antes de hacer clic para
sacar algunas carpetas de documentos para que Amy los viera.
"Esta es una maqueta de la edición del cuatrocientos aniversario que
saldrá dentro de dos años", dijo Marie.
"Guau, cuatrocientos años. Nunca supe que Garoul Press era tan
antiguo".
"Además, si cuentas a los Garoul franceses que llegaron a Nueva
Francia a finales del siglo XV. En la vieja Europa también eran una
familia editorial. Los Garoul han existido siempre en una forma u otra."
Marie sonrió orgullosamente. "Pero este almanaque es para celebrar
nuestra migración a las Américas y la eventual formación de una nueva
Garoul Press".
Durante la hora siguiente discutieron las ideas de la edición de
aniversario de Leone y la historia de Garoul Press en este lado del
Atlántico. Yvette Garoul había llegado disfrazada de hombre a principios
del siglo XVI. Se había convertido en una cazadora de pieles y viajó por
el continente, llegando finalmente al noroeste del Pacífico. Hubo algunos
cruces con las tribus locales, y en poco tiempo había reclamado el valle
Silverthread para su creciente familia. Fue una historia increíble que Amy
nunca se cansaba de escuchar. Había atrapado su imaginación como
una niña y nunca la soltó. La familia francesa original se había
desvanecido en la oscuridad hace mucho tiempo, aunque Marie creía
que los descendientes directos estaban dispersos por toda Europa y más
allá. Amy miró su reloj y se levantó.
"Mejor me voy. Es mucho más tarde de lo que esperaba. Tenía la
esperanza de trabajar en el estudio por unas horas esta noche, pero
ahora estoy demasiado cansada".
"Descansa y comienza temprano mañana". Marie la acompañó hasta la
puerta.
"Cúrate esos arañazos, están mal".
"Voy a darme un baño caliente con un poco de corteza de aliso y
vinagre. Con una buena noche de sueño, estaré bien." Marie miró hacia
el otro lado del complejo, frunciendo ligeramente el ceño. "Desearía que
Leone hubiera estado aquí para explicártelo todo. Se molestará porque
te perdió".
"Oh, habrá otras veces". Amy fue diplomática; tal vez era mejor no
mencionar que había visto a Leone esa misma tarde y como de
costumbre se habían encendido lo suficientemente fuerte como para ser
un peligro de incendio. Todo lo que quería hacer ahora era relajarse con
su libro de códigos de la biblioteca y reflexionar sobre lo que Marie
acababa de decirle sobre un almanaque de aniversario. Se sentía como
si tuviera otra parte del rompecabezas en sus manos, pero no estaba
segura de cómo encajaba, al menos no todavía. Con el tiempo lo haría.
Amy no era nada, si no tenaz. Bajó del porche hacia el camino de vuelta
a casa. "Gracias por la cena, Marie. Me presentaré mañana después de
quedar atrapada en mi trabajo. Buenas noches."
"Buenas noches, Amy. Duerme bien."
Con una copa de coñac Amy se instaló en su sofá para leer durante una
o dos horas. La lectura siempre la calmaba. Había sido una tarde
extraña, y no sabía qué hacer con los profundos arañazos en las manos
y el cuello de Marie. Había una tristeza residual sobre Marie estos días.
Amy pudo entender eso. Ella debe estar extrañando a Connie
terriblemente, y preocupadamente enferma. Pero también tenía que
cuidarse a sí misma. Ni Amy ni Leone querrían que Marie cayera
enferma. Amy dejó a un lado sus inquietantes pensamientos y tomó su
libro de la biblioteca. Pronto se vio absorbida por los rudimentos de la
creación de códigos, el descifrado de códigos y todo tipo de cerraduras y
llaves. Era un tema fascinante, y estaba decidida a que de eso se
trataban las marcas superfluas de Connie. Había algún tipo de mensaje
oculto en ciertas ilustraciones. Pero ¿por qué y qué significaban? ¿De
qué manera se relacionaron con la edición de aniversario? Una vez más,
bajó algunos almanaques aleatorios y escrutó cuidadosamente las
páginas. No encontró nada, pero sabía que era solo cuestión de tiempo
antes de que lo hiciera. Todo tenía que ver con la familiaridad. Ella había
reconocido el primer conjunto de signos a través de su conocimiento de
la planta Angélica. Pronto encontraría otros especímenes que conocía
bien que también tenían las marcas adicionales. Una vez más, ojeó
distraídamente el libro de hechizos de amor de Wicca, por si había
alguna pista en el otro trabajo de Connie. No hubo ninguno. Así que
todo estaba relacionado con los proyectos de Garoul Press. En un
capítulo sobre hechizos de incienso, algo llamó su atención. Scullcap.
¿No era eso el hedor que Leone había quemado para asustar a las
termitas?
Scullcap. Quema este incienso en presencia de tu amante para
fortalecer el compromiso. Deja que arda lentamente en su corazón.
¿Qué está haciendo esa gran lunática quemándolo en la cabaña de
Connie? En todo caso, podría atraer a las malditas termitas…Oh... ¡oh!
Amy parpadeó. ¿Oh? Ella miró hacia la distancia media con una mirada
vidriosa. ¿Ella estaba siendo cortejada? ¡Con brujería! ¿Leone estaba
lanzando hechizos de amor? Exasperada, dejó el libro y se recostó para
pensar. Ella no sabía qué pensar de eso. ¿Quería Leone reconciliarse?
¿Pero por qué? ¿Por qué retroceder? Era ridículo. ¿Y usando magia?
Qué absurdo. Una pequeña sonrisa se deslizó por sus labios. Ella no
podía contenerla. Se sintió divertida y curiosamente... ¿qué?
¿Poderosa? Su sonrisa fue seguida por un ceño fruncido. Prevenido fue
prevenido. Amy debería tener cuidado alrededor de su aspirante a
pretendiente. Leone conocía todos los puntos débiles de Amy, y los
puntos ciegos, también. Fácilmente podría morder los talones de
Aquiles de Amy. Para Leone había muy poca diferencia en el amor y la
guerra, allí solo ganabas lo que querías. Amy sabía eso de antaño.
Capítulo diez
Era casi medio día, Amy y Elicia pasearon riendo y planeando qué hacer para
el almuerzo, finalmente decidieron comer en el lugar de Jori y Elicia, ya
que estaba más cerca. Habían pasado una bonita mañana paseando por
la orilla del río en busca de una cereza amarga para Amy. Elicia había
observado fascinada cómo, página tras página, Amy llenaba un bloque
de arte con bocetos hábiles y muestras de colores precisos. En unas
pocas horas, terminaron y regresaron. Amy miró el cielo nublado.
"Aquí viene la lluvia. Me alegro que consiguiéramos un comienzo
temprano.". "Venga. Vamos de correr más rápido." Elicia las condujo a
un ritmo más rápido. Después de unos veinte minutos, Amy se detuvo a
mirar alrededor. "¿Estamos en el camino correcto?" Elicia vaciló. "No he
estado prestando atención. Pensé que este era el camino por el que
habíamos venido". Pero el Silverthread ya no estaba a su izquierda. De
alguna manera, habían logrado adentrarse en el bosque.
"No, hay algunos senderos de caza que lo llevan. Creo que estamos en
uno de ellos porque no veo nada familiar ", dijo Amy.
"Bueno. Vamos a dar la vuelta y regresemos por donde hemos venido.
Supongo que ahora no ganaremos a la lluvia". Fue un plan sensato
hasta que llegaron a una bifurcación en el camino. "Mierda. ¿De dónde
vino eso? Nos lo hemos perdido en el camino de subida", murmuró Amy.
Se estaba volviendo totalmente confundida con una red de caminos que
una vez había jurado que conocía bien. Ella no tenía idea de dónde la
había llevado Elicia.
"¿Entonces, izquierda o derecha, alguna idea?"
"Hmm, ¿recuerdas algo sobre girar siempre a la derecha y terminar
donde empezaste?" "¿Como volver al río? No creo que eso sea cierto. Ni
siquiera puedo escucharlo ahora." Amy era muy escéptica. "No eras una
Girl Scout, ¿o sí?"
"Sí, lo era". Se defendió Elicia. "Está bien, así que nunca obtuve mi
insignia de Orientación. Pero tengo varios pines de actividad de
Galletas".
"Genial, podemos deletrear SOS en pan de jengibre para los servicios de
rescate aéreo".
"Oye, es fácil criticar. ¿Cuál es tu sugerencia más inteligente?"
"Mi sugerencia más inteligente es que sigamos hacia la derecha, como
dijiste". Amy miró el sendero bifurcado que tenían delante. "Quiero decir,
es una opción del cincuenta por ciento". Fue la elección incorrecta. Eso
se hizo evidente después de otros veinte minutos cuando los árboles
circundantes se volvieron más densos y la luz más sombría. Se
detuvieron en un pequeño claro circular para averiguar su paradero con
la pequeña brújula portátil de Amy. "Oh, no me gusta esto. Es
espeluznante aquí."Amy miró a su alrededor, reprimiendo un escalofrío.
"¿Cómo diablos hemos perdido el río? Es decir, es jodidamente enorme"
"Te culpo. Tú fuiste quien estuvo de acuerdo conmigo en girar a la
derecha…¿Qué fue eso?"Elicia repente miró por encima del hombro
izquierdo, muy incómoda.
"¿Huh? ¿Qué?" Amy se encontró casi susurrando, totalmente asustada.
"Creí haber escuchado algo".
"¿Cómo qué?"
"No sé. Solo un ruido".
"Shh Vamos a detenernos y escuchar". Lo hicieron, y no escucharon
nada alarmante. De hecho, no escucharon nada en absoluto.
"Mierda, odio cuando los pájaros dejan de cantar. Es todo lo que siempre
hacen por aquí", dijo Amy. Mientras hablaba, sintió que se le erizaban los
pelos de la nuca y ahora se dio cuenta de que era una tarjeta de visita.
Oh no, no esa cosa espeluznante del oso otra vez.
"Amy". La voz de Elicia se hizo tan pequeña como sus ojos se
agrandaron. Ella se estaba enfocando en algo sobre el hombro de Amy.
"¿Qué?" Amy estaba congelada por la mirada de ojos abiertos de Elicia.
Por favor, no dejes que haya un oso detrás de mí. Por favor, por favor.
"Mira los árboles", susurró Elicia. Lentamente, Amy giro la cabeza como
si tuviera un cuello ortopédico que pudiera romperse con cualquier
movimiento repentino. Al principio no vio nada, porque en realidad
estaba esperando que un oso pardo rabioso se parara justo detrás de
ella. Sus hombros se relajaron cuando no había nada.
"¿Qué pasa con los árboles?"
"Mira. Mira el ladrido". Y luego Amy lo vio. A su alrededor, en el pequeño
claro, casi todos los árboles fueron lacerados. Desgarrado por garras
largas y viciosas. En algunos, la corteza colgaba hecha jirones, y las
perforaciones se adentraban en la madera viva. Otros tenían parches
enormes de corteza totalmente desaparecidos, la madera en bruto era
un enloquecido crujido de cortes frenéticos. Amy tragó saliva mientras
absorbía la brutalidad. Era tan antinatural, tan destructivo y siniestro, el
aire en sus pulmones reducido a un almíbar enfermizo e irrespirable de
horror.
"Eso no está bien." Elicia estaba atemorizada, totalmente consternada.
"Los pobres árboles". "Está muy arriba." Elicia logró gruñir. Ella parecía
sorprendida por la devastación. "Lo que fuera que hizo esto era muy
alto". "Es muy alto." Elicia logró estirar la pata. Ella parecía sorprendida
por la devastación. "Lo que fuera que esto fuera muy alto". "¿Como un
alce?" Amy chilló, sin preocuparse ya por su teoría " del oso". Elicia
negó con la cabeza. "No, esas son marcas de garras. Esto es vicioso,
Amy. Totalmente loco y vicioso".
"Oh". Amy encontró curiosas las palabras de Elicia. No importaba lo
desagradable que pareciera, seguía siendo solo un animal, le otorgaba
un animal descomunal, afilando sus garras. Lo que más le preocupaba
era la quietud en el bosque que las rodeaba. Para eso significaba algo
más, algo mucho más siniestro.
"Solo vámonos. Necesitamos llegar a casa" dijo.
"¿Qué camino?"
"No me importa. Solo vámonos." Comenzaron a moverse de vuelta por
donde habían venido. Amy todavía sentía esa opresión claustrofóbica en
su pecho que gritaba que el peligro estaba cerca. Quería alejarse
rápidamente pero no sin alarmar a Elicia, que parecía ajena a las
sensaciones que Amy estaba percibiendo.
¿Quizás soy solo yo? Tal vez estoy perdiendo la cabeza.
Un borrón sedoso que se fusionaba de árbol en árbol atrapó el borde de
su visión. Entornó los ojos en la oscuridad, pero no había nada sólido,
nada que ella pudiera definir. Su respiración se paró. No era un oso. Los
osos no se movían así. Los osos arañaban los árboles, no los
destripaban. No como en el claro. Elicia tenía razón. Eso era demente.
Eso fue algo más. Y lo que fuera que las estaba acosando ahora, era
grande. Grande e inteligente.
Y quiere que lo vea. Quiere que sepa que está ahí afuera.
"Volvamos tan rápido como podamos, ¿eh?". Ella mantuvo un ojo
cauteloso en donde había visto por última vez el parpadeo del
movimiento. "Izquierda aquí." Elicia se había movido por delante,
haciéndose cargo de su retirada.
"¿Estás segura?" Amy frunció el ceño, pero siguió de todos modos. Lo
último que quería era asustar a Elicia, especialmente si estaba
embarazada, pero necesitaban salir de aquí en este momento. Con
suerte, pronto verían el río brillando a través de los árboles. Después de
varios minutos de ritmo rápido, Amy soltó: "¿A dónde diablos vamos?"
"Hacia el río". Elicia mantuvo el ritmo fuerte, avanzando decididamente
hacia delante. Obviamente tenía algún tipo de plan. "Creo que estamos
perdidas otra vez." Amy se detuvo, cada vez más confundida con el
camino en el que estaban. Ella no reconoció nada.
"Es sólo unos minutos más a lo largo de aquí". Elicia se detuvo con
impaciencia. "Vamos, Amy. Sígueme."
"¿Estás segura? El bosque se está volviendo más denso, no se está
reduciendo. Tú eres una maestra. ¿No les enseñas a los niños sobre la
geografía y el musgo que crece en el lado norte de los árboles y esas
cosas? "
"Enseño kindergarten. Soy una Girl Scout fallida. Mi mente está tan
asustada por ese árbol mutilado allí atrás, lo único que se me ocurre en
este momento es 'Las ruedas del autobús dan vueltas y vueltas' ". Elicia
mantuvo el paso, mirando con determinación hacia adelante. "Eres la
ilustradora de la vida silvestre. Tú eres la que está destinada a estar en
armonía con la naturaleza. Tú haces algo". Amy la miró consternada.
"¿Yo?" Echando un vistazo, de repente señaló. "Oh, mira, es
Trilliumovatum"
Elicia examinó el suelo del bosque, tratando de ver a qué apuntaba Amy,
y luego vio la tímida planta de la cubierta de tierra. "Lo veo! ¿Qué hace?"
"¿Tal vez le puedan crecer pies y correr en busca de ayuda?"
"Eres una perra, Fortune. Realmente pensé que tenías un plan". Elicia
resopló. Pero ella titubeó, ya no avanzaba. Ella disminuyó la velocidad y
pareció vacilar.
"¡Hey!" Una voz las saludó.
"Jori". Elicia echó a correr. Jori estaba parado en el camino varios metros
más adelante, tan profundo en la sombra que no lo había visto hasta que
avanzó. Envolvió sus brazos alrededor de Elicia protectoramente.
"¿Dónde estabas? Hice el almuerzo... ¿pero tú no?"
"Tomamos un giro equivocado y nos perdimos. Ven a ver esto."Elicia se
volvió hacia el camino por donde habían venido.
"¿Ver qué?", Preguntó, siguiéndola.
"¿Tenemos que volver?" Dijo Amy. Ahora que habían sido más o menos
rescatadas, estaba ansiosa por salir de esta espeluznante parte del
valle.
"Sí. Espera a que veas esto, Jori. Los árboles de aquí están
destrozados." Elicia lo arrastró por la manga de la camisa, más valiente
ahora que él estaba con ella. "Fue solo un alce. Vámonos a casa", gimió
Amy, todavía de cara, camino a casa.
"De ninguna manera eso ha sido un alce y lo sabes", dijo Elicia. "Vamos,
Fortune. O te dejaremos allí parada como un tarro de miel". Amy
rápidamente los alcanzó. A lo largo de la ruta de regreso al claro, ella
seguía mirando de un lado a otro, esperando que su acosador espectral
reapareciera. Solo Amy lo había notado. Elicia no se había asustado.
Todo lo que Elicia había hecho era acelerar su ritmo después de ver las
marcas de las garras. Afortunadamente, ella había logrado conducirlas
directamente hacia Jori. Ahora Amy estaba otra vez en el pequeño claro
mirando el daño desenfrenado que la rodeaba. Se le heló la sangre. No
era natural y estaba enloquecido. ¿Qué tipo de animal hizo esto? Jori
permaneció en silencio, sorprendido.
"Ves ves. Mira lo que está deambulando por tu valle." Elicia agitó un
expresivo brazo a su alrededor. "Tienes que resolver esto, Jori." Jori no
respondió al principio. Se puso tenso e inmóvil, como si percibiera una
vibración sutil. Su barbilla se levantó levemente y sus fosas nasales se
encendieron. Viendo estos pequeños detalles con una fascinación
morbosa, Amy recordó a un perro de caza que olía un aroma. El
momento pasó y ella se liberó de su estupidez. Ella estaba aquí para
cubrir el proyecto de Connie, no distraerse con todo esto "es un oso, no
es un oso, qué es " sin sentido. Al menos ahora había testigos de lo que
ella había experimentado. Eso era bueno; en algún nivel, necesitaba la
validación. Los Garoul manejaban estos bosques. Eran más que
capaces de lidiar con cualquier animal merodeador en su valle.
El almuerzo con Jori y Elicia fue de cháchara y lleno de risas.
Obviamente estaban muy enamorados, y eso hizo que Amy compartiera
su brillo. Cuando Elicia se metió dentro para coger algunas servilletas,
Jori se inclinó para susurrar con complicidad,
"¿Qué piensas, Amy? Voy a pedirle a Elicia que se case conmigo." Amy
le dio un gran abrazo. "Ella es una persona encantadora. Eres muy
afortunado de haberla conocido, Jori. Estoy tan feliz por los dos".
"Es un poco rápido, pero nunca conocí a nadie que se sintiera tan bien.
Realmente nos entendemos el uno al otro…"Se interrumpió cuando
Elicia regresó. Amy decidió que era hora de irse y dejarlos en paz. Con
un gesto feliz de despedida, se fue a casa. Se preguntó sobre el kit de
prueba de embarazo que había visto en las compras de Elicia y de
inmediato lo disipó de su mente. Jori y Elicia estaban enamorados e iban
a casarse, lo cual era la mejor noticia que Amy había escuchado durante
todo el año. Habría una fiesta cuando Jori hiciera su anuncio. Pensar en
la felicidad de Jori y Elicia la llevó de vuelta a su propio pasado, a un
tiempo en el que ella también había estado delirantemente enamorada.
Se desvió más allá del arroyo y vagó a lo largo de la orilla del río hasta
que llegó a un enorme afloramiento de granito que sobresalía del agua.
Era la primera vez que visitaba este lugar en más de siete años. No
sabía por qué estaba allí, pero parecía el momento adecuado para venir
a saludar. Solía ser su lugar mágico. Su piedra Sarsen. Ahora estaba
sentada, con los pies colgando a un metro ochenta por encima del
gorgoteo del río. Era lo suficientemente ancho como para que dos
personas yacieran al lado de la otra después de un baño, en un caluroso
día de verano, y dejaran que el sol secara sus cuerpos desnudos. Ella lo
sabía. Sonrió al recordar cientos de perezosas tardes soleadas pasadas
así. Y con esa sonrisa, las compuertas se abrieron a sus recuerdos
embotellados de Leone y a estar enamorada de ella. En su primera
visita, había perdido la sandalia sobre el borde de esta roca y lloró
grandes lágrimas mientras se alejaba. Aún recordaba el zapato de
plástico rosa que se balanceaba río abajo y el temor de que su madre se
enojara y gritara. Incluso a los cinco años, Amy estaba muy al tanto de
los cambios de humor de su madre y los niveles de estrés erráticos.
Entonces Leone, la nutria pequeña, saltó vestida completamente desde
aquí, nadó y rescató la sandalia. La trajo triunfalmente, empapada, alta y
orgullosa. Durante el resto de ese verano, y muchos veranos después,
los ojos asombrados de Amy vieron solo a su maravillosa héroe. Leone
era mayor, más alta, más bonita y mucho más fuerte que los niños, y
muy protectora con ella, la niña rubia que vino a quedarse de vacaciones
y seguía a Leone a todas partes. En esta roca mágica, Amy había
dibujado obras maestras tempranas, observaba las nubes, miraba
fijamente, y años después finalmente besó a su héroe. Su Leone. Allí se
había enamorado, había perdido su virginidad…y su corazón. Habían
susurrado planes para grandes aventuras, para viajar por todo el mundo;
tontos sueños adolescentes de un futuro maravilloso juntas. La roca
también tenía malos recuerdos. Un verano, el cuerpo de un hombre
ahogado se arremolinaba perezosamente, atrapado en la corriente más
alejada. Llevaba un chaleco de cazador. Amy había estado horrorizada
cuando pasó a la deriva boca abajo y, llena de consternación y miedo,
corrió hacia un adulto. Los niños Garoul simplemente habían parado en
una fila a lo largo de la orilla, con los ojos oscuros y en silencio,
mirándolo navegar. Ese último verano mágico, ella se había sentado allí
durante horas esperando a Leone. Siempre se encontraban aquí en esas
calmosas noches de verano para ver brillar las estrellas y romper la luna
sobre el borde del valle. La piedra era su cita secreta, donde se
encontrarían y hablarían, y harían el amor hasta el amanecer. Leone
nunca apareció. Finalmente, cansada de esperar, fría y preocupada,
Amy había ido a la cabaña de Marie. Estaba vacía. De vuelta en casa,
Connie le dijo amablemente que Marie y Leone se habían ido al
aeropuerto. Leone tenía un trabajo en Garoul Print en Vancouver. No
hay tiempo para despedirse, no hay despedidas, no hay promesas de
esperar por siempre. Leone simplemente se había ido. En una llamada
telefónica llena de angustia a la noche siguiente, Leone había sido fría y
remota, explicando que su familia era lo primero, y que era por eso que
tenía que aprovechar esta oportunidad en Vancouver. Ella y Amy se
divirtieron mucho ese verano, pero eso fue todo. Diversión. Y ella deseó
a Amy bien para el futuro. Una semana más tarde, Amy estaba en
Londres, haciendo que ese futuro sucediera. Toda creencia en el amor y
la magia perdida. Ella cogió sus sueños de viaje y aventura y los vivió
sola. Ahora, Amy se quedó mirando el agua que corría y permitió que el
viejo dolor y la confusión la invadieran nuevamente. Estaba diluido por el
tiempo y por su propia madurez emocional. El dolor se había
adormecido, las lecciones habían sido aprendidas. Ella y Leone habían
sido jóvenes y tontas. La vida real siempre había estado esperando en
las alas, y todavía lo estaban. Completaría su trabajo, comprovaría que
Connie estaba bien, y luego seguiría adelante como lo había hecho
antes. Como siempre lo hizo. El clima había mejorado y decidió recoger
otro cuaderno de bocetos y salir de nuevo, aprovechando todas las
oportunidades que pudo para marcar las plantas de su lista de
especímenes. Dicentrafromosa, Corazón Sangrante. Amy sabía de un
barranco sombrío donde estaba destinada a atrapar esta planta en flor
de otoño. El Corazón Sangrante siempre adornaba el valle con una
demostración de primavera y otoño de sus delicadas flores rosadas. Le
costó un montón de nervios salir sola después de la espeluznante
mañana, pero tenía que hacerlo. El trabajo tenía que hacerse. A menos
que quisiera suplicarle a Leone que la escoltara a todas partes, tendría
que armarse de valor y seguir adelante con eso. Ella no iba a ceder a los
deseos de Leone. Especialmente ahora que sabía que Leone estaba
ansiando otro "verano de amor" con toda esa basura de pociones de
amor. De ninguna manera Amy estaba caminando en esa trampa. Leone
podría pensar que sería una forma divertida de pasar las próximas
semanas, pero Amy sabía que la llevaría de vuelta a sus viejos dolores
de cabeza, deseos y necesidades. Y para ella ese era un viaje más
aterrador que cualquier paseo por el bosque. Encontró su Corazón
Sangrante exactamente donde esperaba, y pasó el resto de la tarde
grabando la planta tímida y delicada. Contenta con su trabajo diario,
empaquetó y se recostó contra el tronco de un abeto. Tiempo para un
aperitivos y una bebida caliente, abrió su termo y … "Uf". Su nariz se
arrugó. Algo apestaba. Ella olfateó su termo pero no era su café. No, no
era eso. Miró a su alrededor pero no vio nada obvio. No hay zorrillos, ni
flores malolientes. Una brisa sopló y el hedor se hizo más fuerte. Parecía
seguir el viento. Ella echó la cabeza hacia atrás y miró hacia las ramas
del árbol. A seis metros directamente encima de ella, colgaban la cabeza
y el hombro de un alce grande. "Ew." Se levantó de un salto y se alejó.
Horrorizada, examinó su hallazgo desde una distancia segura. Eso era
repugnante. Solo quedaba la mitad del cadáver del animal; el resto fue
arrancado. Las moscas se agruparon alrededor de sus enormes ojos
lechosos; las entrañas colgaban de las ramas inferiores como
serpentinas navideñas. Por la apariencia y el olor, era una vieja matanza.
Amy sabía lo que estaba mirando, una despensa. Estaba sorprendida de
ver uno aquí. La última vez que había presenciado este tipo de
comportamiento, estaba viendo un leopardo en el Serengueti. Se deslizó
hasta la parte trasera del árbol y examinó el tronco. Había profundos
surcos irregulares donde el depredador había clavado sus garras para
arrastrar su comida hacia las ramas. Le recordaban las salvajes
puntuaciones que había visto ese día. Laceraciones viciosas y
penetrantes. Probablemente había suspendido el pesado cadáver en sus
mandíbulas mientras ascendía lentamente a un lugar seguro para
devorar su presa. El apetito de Amy había desaparecido. Ella acortó su
termo y guardó su barra de chocolate, decidiendo hacer camino hacia
casa. El mal tiempo estaba llegando a la cresta del valle. Traería un
crepúsculo temprano, y no quería ser atrapada hasta tarde.
Especialmente no tan cerca de la despensa de algo tan grande y
amenazante que podría arrastrar a un alce adulto por un árbol. Amy
tardó un par de horas en regresar al complejo central. Era tarde y la
mayoría de las cabañas estaban a oscuras cuando finalmente llegó a su
punto medio de regreso a casa. Cuando cruzó el claro, notó que las
luces estaban apagadas en la cabaña de Marie. ¿Estaba Leone dormida
también? Se sentía extraño haber pasado todo un día y no tener su
presencia, su molesta presencia apareciendo en algún lado. ¿Tal vez
estaba demasiado avergonzada después de perder la calma en el
porche ayer? Con la cabeza gacha, Amy avanzó con dificultad hacia
casa. A mitad del sendero, con una luna creciente asomando entre las
nubes de tormenta, pasó por una parte del Silverthread, donde el río se
juntaba en un arroyo. Era un agujero seguro para nadar, y esa noche oyó
el rítmico chapoteo de un nadador nocturno. Curiosa, atravesó entre los
árboles, agachándose bajo las ramas colgantes hasta que llegó a la
orilla. La luna enloqueció sobre el agua ondulante, y un nadador solitario
cortó la plata líquida con fuertes y poderosos golpes. Era Leone. Incluso
desde allí, Amy reconoció la curva de sus hombros, el elegante arco de
su brazo y la oscura mata de su pelo pegado a la cabeza y el cuello. Se
abrió camino a través del agua, animalista y erótica, afectando a Amy en
un nivel muy básico.
Por lo menos soy lo suficientemente honesta como para aceptar que
ella es una mujer caliente. Incluso si no puedo confiar en ella para no
quemar mi corazón.
Amy suspiró por la verdad y se dio vuelta para partir tan silenciosamente
como había llegado, hasta que vio la ropa de Leone apiladas en la orilla
donde las había dejado directamente.
¿Mirarías eso?
Prácticamente tendido en un charco de barro.
Interiormente regañanandose, Amy se acercó, su gen obsesivo-
compulsivo exigía que al menos doblara la ropa sobre una roca, fuera
del suelo fangoso. Se inclinó y agarró una sudadera por el cuello. La tela
ya estaba empapada y mal teñida. Su mano se sentía pegajosa. La
humedad no era la consistencia del barro, sino delgada y viscosa, y olía
a cobrizo. Ella se llevó la mano a la cara y miró de cerca. ¡Sangre! ¡Su
mano estaba cubierta de sangre! Todo estaba sobre la camisa de Leone.
Ansiosamente miró los jeans. También estaban manchados de un rojo
oscuro. Toda la ropa de Leone estaba manchada de sangre. Amy arañó
través de la pila, enferma de alarma…
"Mi billetera está en mis otros pantalones." La voz profunda vino
directamente detrás de ella, haciendo que e saltara.
"Mierda. ¿Quieres darme un ataque al corazón acercándote
silenciosamente así?" Se giró para mirar a una Leone muy desnuda, su
cuerpo brillando a la luz de la luna. Riachuelos de agua corrieron por su
largo cuerpo. Los ojos de Amy se abrieron de par en par,
momentáneamente dominados por sus reflejos desgarradores de
alarma, atracción e ira. Estaba preocupada por la sangre en la ropa de
Leone…y molesta por su posición delante de ella gloriosamente
desnuda, obviamente ilesa, y tan arrogante como siempre. Leone dio
una pequeña sonrisa, notando la reacción a su desnudez. Ella disfrutó
de la sensación de aire frío y agua fría en su piel. Ahora se deleitaba con
la mirada fija de Amy Fortune en su cuerpo, a pesar de la evidente lucha
interna de Amy por separarse y mirar a otra parte. Sintió cada pequeño
cambio en la percepción de Amy sobre ella, y supo que la pelea de ayer
en el porche había dejado a Amy sintiéndose desequilibrada . Leone
había catapultado a Amy fuera de su pequeña zona de confort. La había
sacado de su refugio seguro. Pero Amy tenía que entender, este valle no
era un capullo, y tampoco era seguro. Amy la necesitaba, si tan solo lo
supiera. Era una ventaja encontrarse con ella esta noche, cuando
todavía estaba tan fuera de sí. Leone sabía que simplemente necesitaba
tiempo y circunstancias favorables para hacer retroceder las
probabilidades a su favor y recuperar a Amy. De pie desnuda ante ella
era tan natural y correcto; ver la reacción aturdida de Amy fue un placer
travieso. Finalmente, Amy logró apartar los ojos y explorar
frenéticamente el horizonte cercano.
¿No tiene vergüenza?
"¿Tu ropa? Hay sangre por todos lados. ¿Qué diablos ocurrió? ¿Estás
herida en algún lugar que no puedo ver?", Exigió, molesta porque su
preocupación inicial se había convertido en algo más por la mirada
descarada y sabia de Leone.
"Fui a la ciudad con Claude por una cerveza. Golpeamos un ciervo en el
camino de regreso. Fue atropellado. No quería llevar sangre a la cabaña
de mamá, así que salté al arroyo". Ella se encogió de hombros como si
fuera una ocurrencia cotidiana y una leve molestia. "Voy a kkevar la ropa
en la lavandería más tarde". "Aquí."Amy se quitó la chaqueta y se la
entregó. "Marie se fue a la cama. No querrá que uses la lavandería a
esta hora de la noche. Ponte esto y vuelve a mi cabaña."Ella asintió con
la cabeza en la ropa desordenada en sus manos.
"Voy a darles un lavado rápido antes de que se arruinen".
"Gracias."
"Lo estoy haciendo por Marie, no por ti". Amy se volvió bruscamente y se
dirigió por el sendero. Leone la alcanzó en un instante, abrazando el
cálido abrigo a su alrededor, envuelta en el aroma de su dueña y
encantada con este extraño giro de los acontecimientos.
Capítulo once
"Date una ducha rápida para entrar en calor, y voy a hacer un poco de
té." Apenas entraron en la cabaña, Amy estaba cantando órdenes,
recuperando la compostura con órdenes bruscas. Se trasladó a la
pequeña zona de cocina y arrojó la ropa de Leone en la lavadora con
una gran cantidad de detergente. Leone desapareció en el baño,
mientras Amy encendía la tetera para preparar el té. Con el agua
burbujeando lentamente a punto de ebullición, fue a buscar unos
pantalones cortos viejos y una camiseta de Connie, que podría hacer
que Leone caminara a casa un poco más respetable. Sacó la ropa de la
cómoda y la dejó en su cama. Era obvio que esta noche no iba a hacer
mucho trabajo de estudio, así que se quitó la ropa salpicada de barro y
cogió su pijama de debajo de la almohada. Amy casi no vio la pequeña
bolsita de algodón escondida debajo. La examinó con cautela. Estaba
recogido en el cuello con una delgada cuerda verde, atada con lo que
parecía una intrincada serie de nudos. Olía a hierbas. Ella olió la tela.
Era un olor bastante agradable. No lo había notado antes, así que debe
haber sido colocado allí después de que ella hizo su cama esa mañana.
Apuesto a que si revisara el libro Wicca, encontraría que este es uno de
los brebajes de cortejo de Leone. Ha estado en este valle demasiado
tiempo. ¿Nunca ha oído hablar de la cena y el baile?
No sabía qué pensar de este lado extraño de Leone. Fue entrañable,
pero también muy molesto. Negó con la cabeza y colocó la bolsita
debajo de la almohada. Ahí no había daño y olía bien…Amy parpadeó.
¿La colcha acaba de moverse? Otra sacudida debajo de la colcha y sus
ojos se agrandaron. Una horrible sensación se arrastró sobre ella.
Cuidadosamente extendió la mano y tiró de la cubierta hacia atrás con
una sacudida rápida…y dejó escapar un grito impío. Una serpiente
enroscada y de colores brillantes estaba acurrucada en el colchón. Se
apretó con fuerza, tímido ante la repentina exposición a la luz y el
horrendo chillido que lo acompañó. Amy giró sobre sus talones y voló por
la escalera, sus pies apenas tocaban los peldaños. Apenas había
aterrizado en el piso de la sala de estar, comenzó a correr hacia la
puerta a toda velocidad. Leone salió del baño. El grito la había hecho
salir corriendo de su ducha con prisa. Amy estaba cargando
directamente hacia ella en un esfuerzo por llegar a la puerta,
aterrorizada de su ingenio.
"Con calma, con calma" Leone agarró a Amy por los hombros y solo
logró detenerla. Ambas casi se cayeron al suelo. "¿Qué demonios está
pasando?"
“Hay una serpiente en mi cama. Una serpiente. Una gran serpiente. Es
grande." Amy estaba a segundos de una verdadera histeria. Sus ojos
estaban muy abiertos y llenos de lágrimas. Temblaba por todas partes,
víctima del terror innato de las serpientes que el sentido común y las
vacaciones en el bosque nunca erradicaron en silencio. Leone era
consciente de esta fobia y trató de calmarla.
"Está bien, está bien. Manten la calma. Déjame echar un vistazo." Leone
se enrolló la toalla con más fuerza alrededor de su cintura, indiferente a
que su pecho estaba desnudo. "¿De qué color era? ¿Puedes
recordar?"El color le daría una indicación de lo que podría estar
esperándola en la parte superior de la escalera.
"Amarillo…con manchas negras…no, marrón. Negro. Oh, no sé.
Deshazte de ella, Leone. Por favor...por favor." Amy estaba un poco más
tranquila ahora que tenía su campeona Leone pensó que si Amy hubiera
estado sola ya estaría en Massachusetts, con los pies borrosos. "Suena
como una serpiente toro. Grande, dijiste".
"Enorme."
"Bueno, un macho puede medir más de 1’80"
"Es más grande que eso..." Leone resopló y se dirigió hacia la escalera.
"He escuchado tus historias de pesca, recuerdas". Amy se puso de pie y
se retorció las manos, mirando ansiosamente a su Amazona, con sus
pechos desnudos, subir a la galería de dormir. Nunca había estado tan
agradecida de haber traído a Leone a la cabaña.
"¿Quieres un palo? No dejes que te muerda. Por favor, ten cuidado".
Trató de ser útil desde la distancia.
"Es una serpiente toro bien", la llamada flotó hacia ella. "Una hembra
joven. Al menos creo que es una hembra; por lo general son un poco
más gruesas, pero esta es…"
"¡A quién le importa! Sácala." Leone se balanceó cuidadosamente
bajando la escalera, ambas manos ocupadas con su fuerte carga.
Aproximadamente un metro de bobina colorida envuelta alrededor de
una muñeca y antebrazo. Amy palideció al verla. La otra mano agarró a
la serpiente justo detrás de su cabeza. Yacía dócil en sus manos.
Cuando Leone pasó junto a ella, Amy retrocedió hasta que sus hombros
chocaron contra la pared.
"Abre la puerta, ¿quieres? Mis manos están ocupadas". Leone asintió
con la cabeza al obstáculo. Amy se abalanzó sobre la manija de la
puerta en su entusiasmo por expulsar a su visitante no deseado. El aire
de la noche reactivaba los sentidos de la serpiente y emitía un fuerte
silbido cuando pasaba junto a ella, haciéndola correr hacia el otro
extremo de la habitación. Leone se movió fuera del porche y colocó a la
serpiente suavemente en el suelo cerca de la línea de árboles.
"Aquí vas, chica. Ve a atrapar a una ardilla grande y gorda para la cena.
No hay nada más que gallinas allí" Ella asintió con la cabeza hacia la
cabaña.
"Lo he oído y no eres graciosa". Antes de regresar a la cabaña Leone se
levantó y tomó muestras del aire nocturno. El bosque estaba animado, la
actividad continuaba como de costumbre. Ella no podía sentir nada
extraño o fuera de lugar. Lejos de contentarse, regresó al porche.
Vacilando en el último escalón, olisqueó el aire otra vez, aceptando que
no había nada afuera esperando. Al menos ya no. Para cuando entró en
la sala de estar, Amy estaba en el desván tirando de la cama con gran
entusiasmo.
"¿Cómo demonios se metió aquí?", Gritó mientras las sábanas, fundas
de almohada y una colcha caían en paracaídas a la habitación de abajo.
Leone reunió los diversos artículos y los llevó a la cocina, dejándolos en
el suelo junto a la ajetreada lavadora.
"No sé," respondió ella. "Cazan en los árboles por los pájaros. Tal vez
cayó al techo y encontró un camino a través de las tejas en tus vigas.
Supongo que se dejó caer en tu cama y se metió en la cama por
seguridad. En la naturaleza viven en madrigueras y…"
"¿En las vigas del techo?" Amy alzó la vista horrorizada a las vigas
transversales por encima de su cama. "Oh Dios mío. Tienes que ir allí y
encontrar el agujero. Toda esta cabaña se está cayendo a pedazos.
Connie solía cuidarla como un bebé recién nacido. ¿Nadie arregla las
cosas? Quién mantiene las cabañas alrededor…"
"Hey. Hey," Leone la llamó. "Tranquilízate. Fue solo una suposición
acerca de las vigas. Comprobaré el techo por la mañana, a primera hora,
¿de acuerdo? Y no hay nada malo con la cabaña. Deja de ponerte
nerviosa. La serpiente se ha ido y...mph!." Una camisa y pantalones
cortos aterrizaron en su cabeza.
"Cúbrete y prepara un poco de té mientras termino esta cama. Hay pan y
algo de queso en el armario. Vamos a cenar". Leone hizo una cena ligera
y apuntó al fuego. Pronto estaban sentadas cómodamente en el sofá
ante una cálida hoguera. Amy se sentó y observó el fuego, finalmente se
calmó después de su encuentro con los reptiles del valle. Ausentemente
cuidó su taza vacía, su porcelana calentando sus manos. Como de
costumbre, Leone estaba sentada demasiado cerca, pero el calor de su
cuerpo era relajante y seguro, y Amy estaba demasiado agotada para
preocuparse por el contacto cercano. Juntas se sentaron, viendo cómo
se formaban los patrones y se fundían en las llamas, el único sonido el
tictac del viejo reloj de la chimenea de Connie. Amy suspiró.
Esto se siente tan bien. Como si siempre hubiera sido parte de mi vida,
pero he estado ausente. Como si siempre hubiera estado aquí,
esperándome... ¿y siempre estuve en otro lado?
"¿Qué se siente tan bien?" Amy se sacudió y se volvió para mirar a los
ojos inquisitivos de Leone.
Mierda. ¿Acabo de hablar en voz alta?
"¿Huh?"
"¿Estabas murmurando algo acerca de que las cosas estaban bien?
Eres feliz aquí, ¿verdad? Quiero decir, ¿todo va bien con tu trabajo?"
Leone no quería hablar de sus problemas personales esta noche. Ahora
que había paz entre ellas. Este no era el momento de volver a caer en su
danza circular, donde Amy resistió lo inevitable y Leone trató de atraerla
más profundamente.
"Sí, sí. Siempre me ha gustado estar aquí. Me encanta, de hecho. Una
vez que llegue a hablar con Connie, estaré cien veces más feliz, por
supuesto. Pero el trabajo está yendo bien. No veo problemas con eso",
dijo Amy. "Estoy contenta de haber vuelto a Little Dip". Leone asintió en
respuesta. Sus hombros se relajaron, ella estaba feliz con la respuesta.
Ella se acercó y apretó la mano de Amy.
"Estamos todos contentos de que hayas vuelto", dijo, complacida cuando
Amy no se liberó de inmediato. Ella aclaró su garganta. "Después de que
te fuiste, pensé en ti mucho. Dónde estabas, qué estabas haciendo.
Connie me contó tus noticias. Lo bien que te estaban yendo las cosas.
Lugares en los que has estado. Todo sonaba mucho mejor que
aquí..."Su voz se apagó, gruesa, vacilante. Su pregunta era: ¿Little Dip
sería suficiente para un trotamundos endurecido como Amy? Pero no
estaba segura de cómo preguntarlo.
Amy deslizó su mano fuera de la cálida prensión. No había sido mejor
que aquí. Nada había sido. Esto era su casa. En todos lados estaba...no
en casa. Había recorrido cojeando Europa de un trabajo a otro entre sus
estudios universitarios, enterrándose en el trabajo, forjando una
reputación creciente basada en la habilidad y mucha suerte. Al principio,
había sido una estudiante tímida, conmocionada y dolida porque un
amor supuestamente tan seguro, tan sólido, podía fallar y fracasar. Qué
cosas tan esenciales podrían ser arrancadas, dejándola con
absolutamente nada. Fue una dura lección de vida. Pero Connie la había
cuidado durante un dolor de corazón que no se disiparía ni siquiera en
cinco mil millas. Ahora era una mujer madura, una artista profesional. Se
movía por las ciudades de Europa con facilidad. Hablaba varios idiomas,
ganó buen dinero. Había tenido más amoríos de lo que quería recordar.
Había sobrevivido y había cambiado, pero nunca había sido realmente
feliz. El hogar siempre faltaba. Parecía que habían cerrado el círculo.
Bueno, casi todo el círculo. Aquí estaba, una vez más en Little Dip,
sentada demasiado cerca de Leone, su criatura de humo y espejos. Una
criatura en la que ella había invertido cada gramo de su corazón joven e
inexperto. Amy sabía que Leone solo intentaba ayudarla, protegerla.
También sabía que Leone todavía sentía algo por ella, incluso después
de todos estos años. Leone no había avanzado con el tiempo. Amy pudo
verlo. Estaba arraigada a este valle, atrincherada dentro de su familia.
Tenía amigos y parientes, hogar y casa. Todas las cosas que Amy no
tenía. Leone bien podría haber sido un árbol, estaba arraigada tan
profundamente en este lugar.
"¿Qué hiciste después de que te fuiste, Leone?" De repente necesitaba
saber.
"¿Yo?"
"Sí. Después de que te fueras" Amy cautelosamente rodeó más cerca de
ese momento doloroso. Leone pareció saber instintivamente lo que Amy
estaba preguntando.
"Fui a Vancouver para aprender sobre Garoul Print por el resto del año.
Pero ya lo sabes." Leone se movió incómoda.
"Luego volví a la oficina central de Portland y comencé a trabajar en
Garoul Press". Su respuesta fue incómoda, las palabras se pegaban,
por lo que se aclaró la garganta a menudo mientras hablaba. No hubo
alegría en la narración. Era obvio que no había sido feliz con sus tareas
asignadas. Pero siempre había sido así para el mayor de los niños
Garoul. Se hicieron cargo del negocio familiar, así de simple. Marie había
dejado la medicina para reemplazar a su madre, Leone ni siquiera había
ingresado a la universidad cuando recibió su llamada. Miró a Amy y le
preguntó:
"¿No te lo contó Connie?"
"Nunca pregunté". Cayeron en silencio, el aire a su alrededor quieto y
melancólico. "Mejor me voy". Leone se levantó y se estiró, dejando al
descubierto su vientre plano y moreno con su ombligo pequeño y
profundo. Los ojos de Amy se fijaron en él, recordando de la nada,
besando la peca de color marrón oscuro que se acurrucaba en su
borde. Una oleada de pánico y angustia, y algo mucho más sutil, se alzó
para inundarla. Ella no quería que Leone se fuera. No quería estar sola
en una cabaña donde las serpientes caían de las vigas. No quería perder
la compañía, la honestidad relajada ante el fuego abierto. La melancolía
la sumió en un estupor, y le tenía miedo al vacío cuando Leone se fuera.
Ella tenía cientos de razones. Pero la verdadera era que esta noche
habían estado cerca. No en palabras, sino en comprensión. Esta noche
habían comenzado a reparar algo dañado por mucho tiempo.
"No te vayas", espetó. Su cara se encendió tan pronto como las palabras
salieron de su boca. El estiramiento de Leone se detuvo, y ella
lentamente bajó sus brazos hacia los costados. No dijo nada, pero miró
expectante a Amy.
"Quiero decir... ¿y si vuelve? No dormiré. Sé que no lo haré. Y necesito
hacerlo. Realmente, realmente necesito hacerlo si mañana voy a
comenzar en el estudio", explicó Amy ansiosamente, de repente
consciente de que su invitación podría interpretarse de manera diferente.
Leone asintió, entendiendo.
"Creo que puedo dormir en el sofá. Al menos mi ropa estará
completamente seca por la mañana". Trató de parecer sensata, pero por
dentro estaba encantada de que le pidieran que se quedara, para servir
y proteger. Ella era necesaria después de todo. Y eso significaba que en
el fondo, en el interior de Amy Fortune, había una pequeña porción de
espacio para ella. Un pequeño rincón en el que podría deslizarse y
acurrucarse con satisfacción, como un grano esperando para sembrar.
Las horas de ansiosa espera en Big Jack y la pelea en el porche se
desvanecieron. Sabía que era un largo viaje de regreso al corazón de
Amy. Sabía que se merecía arrastrar cada centímetro de ella sobre sus
manos y rodillas y agradecer el privilegio. También hubo circunstancias
extrañas que podrían hacerla fallar en cualquier momento. Pero ella ni
siquiera iba a considerar la posibilidad. Era deseada, necesitada,
necesaria y había sido invitada a quedarse. Toda la magia que Connie le
había enseñado se estaba volviendo lentamente realidad.
Capítulo doce
Eran casi las tres de la madrugada y Amy no había pegado ojo. Su
mirada ansiosa se movió de una viga a una viga sobre su cabeza,
buscando cualquier señal de deslizamiento furtivo. El viento se había
levantado, y la lluvia soplaba desde el oeste, golpeando las ventanas y
golpeando el techo. Debajo podía oír el estallido y el crepitar del fuego,
el sofá crujía y las mantas crujían cuando Leone se levantó para añadir
otro tronco. Amy apretó la pequeña bolsita de hierbas que había
encontrado debajo de su almohada. Aprieta y relájate, aprieta y relájate.
Hasta que se torció tan fuera de forma que parecía que iba a estallar en
las costuras. Cuando volvió a hacer la cama, cayó a sus pies y una
extraña compulsión la obligó a dejarla junto a su cama. Ahora la cogió
como una bola de estrés.
Esto es horrible. No dormiré esta noche. Si Leone no repara el techo
mañana, es posible que nunca vuelva a dormir. ¡Mi horario será un
desastre!
Se mordió el labio inferior mientras consideraba sus opciones. El clima
húmedo significaba que estaría mejor trabajando en el estudio. Frunció
el ceño al darse cuenta de algo extraño. ¿Seguramente si hubiera un
agujero en el techo lo suficientemente grande como para que una
serpiente de seis metros se colara, entonces la lluvia también se
derramaría? La compresión de la bolsita se volvió frenética. ¿Y si la
serpiente hubiera sido plantada allí, debajo de la ropa de cama? Pero,
¿Leone haría eso? Ella sabía sobre la fobia a las serpientes de Amy.
¿Pero sería tan cruel? Su instinto le decía que Leone nunca le haría
eso. En un nivel más profundo e intuitivo, sabía que Leone se
preocupaba por ella, solo quería ayudarla y protegerla. Su nariz se
crispó.
Scullcap. Está quemando ese maldito hedor de nuevo.
Amy recordó el libro de hechizos. Decía que el Scullcap se usaba en
hechizos de amor; no se menciona el control de termitas. ¿Estaba Leone
ardiendo ahora por ella? Una violenta ráfaga de viento hizo crujir las
vigas de arriba. Este no era el momento para considerar el cortejo de
bruja. Con una aterrorizada mirada a las vigas, la determinación de Amy
se hizo añicos, no podía quedarse allí con todas estas serpientes...
Leone yacía mirando cómo el perezoso remolino de humo de incienso se
alejaba. Sabía que Amy estaba completamente despierta. Podía decir
por su respiración, ligera, un poco rápida, a veces enganchada e
irregular cuando surgió un mal pensamiento. El incidente de la serpiente
enojó a Leone, aunque ella lo disfrazó bien. Temía pensar qué habría
pasado si no hubiera estado allí. Amy habría dejado vacante su lugar de
seguridad en cuestión de segundos, e irrumpiría directamente en el
bosque y definió el peligro en un pánico ciego. El crujido de la ropa de
cama y la suave almohadilla de los pies descalzos la alertó de que Amy
estaba bajando de su loft. Leone cerró los ojos y trató de relajar los
músculos de su cara en una apariencia de sueño.
"Leone", susurró una pequeña voz desde el pie del sofá.
"Sí", respondió de inmediato. Apoyándose sobre un codo, vio los ojos
preocupados y la barbilla temblorosa de Amy, y sintió que su corazón se
partía en dos.
"Leone. La serpiente...no fue plantada allí, ¿verdad? ¿Realmente se
cayó de las vigas? Nadie me jugaría una broma así, ¿verdad?"
"Oh, Amy." Leone se sentó y tomó a Amy en sus brazos en un abrazo
tierno y tranquilizador. "Nadie en este valle te haría eso. Nunca jamás.
Fue algo raro", mintió entre dientes. Se sentaron juntas envueltas en las
mantas de Leone. "Prometo que revisaré el techo a primera hora de la
mañana".
"Gracias." Amy se acurrucó aún más en las cálidas mantas, y al hacerlo
se arrastró más profundo en los brazos de Leone. Alentada, Leone la
abrazó más fuerte, sorprendida y complacida por este resultado
inesperado. Decidió tratar de tranquilizar a Amy aún más si la hiciera
acurrucarse más.
"Quiero decir, podría haber estado aquí todo el tiempo y nunca te habrás
dado cuenta". "¿Qué?"
"Sí, ¿tal vez sólo se coló por un poco de calor? O podría haber estado
persiguiendo a una rata…"
"¡Una rata!"
"O tal vez estaba buscando un lugar donde poner sus huevos…"
"Huevos." Amy puso sus pies debajo de ella, dedos impacientemente
arrancando la pelusa de la manta.
"Por supuesto, algunas serpientes no ponen huevos", reflexionó Leone
en voz alta. "Algunos dan a luz a cientos de vidas…Hey" Amy estaba
casi levantada y fuera del sofá antes de que Leone pudiera agarrarla y
calmarla.
"Está bien, está bien." Leone trató de calmarla, dándose cuenta de que
había cometido un leve error táctico. La risa burbujeó en su voz.
"Olvídate de eso. No hay serpientes bebé, o incluso huevos. Es el
momento del año equivocado. Lo siento." Amy la fulminó con la mirada
hasta que Leone se disculpó de nuevo. "Mira, lo que sea que haya sido,
fue un hecho aislado. No volverá a pasar. Te lo prometo."
"Tal vez esa mierda que estás quemando las atrae". Amy regresó con
una agenda propia. Dos podrían jugar juegos de tortura.
"¿Huh?"
"Esa cosa de termitas"
"Hmm, no. Está bien quemar eso."Leone se movió incómoda.
"Creo que deberías apagarlo".
"No. Está bien…"
"Extinguirlo. ¿Por si acaso?"
"Connie dijo que se quemara. Le prometí...termitas..."La desesperación
se apoderó de la voz de Leone. Amy lo notó con perversa alegría.
Oh, ¿así que no podemos apagar el hechizo apestoso, en caso de que
todo el amor en la habitación se vaya?
Con aire satisfecho, vio a Leone retorcerse por excusas para mantener
encendido el incienso. No había duda en la mente de Amy de que este
era el hechizo del libro Wicca de Connie.
Termitas, y una mierda!
"Creo que soy alérgica a eso". Mantuvo la presión, secretamente
regodeándose ante la incomodidad de Leone.
"No. No tú no lo eres. ¿Lo eres?" Leone la miró ansiosamente.
Interiormente, Amy soltó una risita ante la feroz Leone encantadora de
serpientes, ahora reducida a lanzar hechizos estúpidos para llamar la
atención de Amy.
Le daré mi atención, está bien.
"Me pica los ojos. ¿Ves?"Ella se inclinó con los ojos muy abiertos hasta
que estuvieron casi nariz con nariz. La respiración de Leone se detuvo
en respuesta y su iris negro como la tinta se expandieron a un millón de
millas por segundo. Le dio a Amy una excitante oleada de... ¿qué, poder,
travesura? Le gustaba burlarse así de la grande y mala Leone Garoul.
Leone pareció pulsar hacia ella. Llenó cada centímetro de espacio. Cada
pelo en la piel de Amy se levantó. Sintió un hormigueo de los pies a la
cabeza. De repente, ya no era un juego tonto. En un instante se había
vuelto emocionante y peligroso. Podía sentir el calor caer del cuerpo de
Leone, oler la cálida especia de su piel, y prácticamente contar esas
pestañas largas y oscuras. Ella solía hacer eso...hace un millón de años.
Intentar contarlas, mientras yacían entrelazadas en prados, en la orilla
del río, y una vez...solo una vez en la cama de Leone. Ahora sus
miradas se encontraron y se embrujaron una vez más. Vacilante, y de
repente segura, Amy se inclinó y simplemente se frotó la nariz. Solía
hacer eso hace un millón de años también. El tiempo se derrumbó a su
alrededor, y un millón de años se comprimió en este único momento,
borrando todo el tiempo entre aquí y ayer. Leone estaba quieta y
cuidadosa. Ni siquiera se movió. Ella se tragó todo, cada detalle. Amy
era juguetona con ella, cálida para recordar, suavizada por los momentos
felices, y ofreciendo, ¿qué ofrecía? Un gruñido bajo rodó en la garganta
de Leone; ella estaba acalorada, insegura, queriendo. Y luego Amy se
movió hacia ella una vez más, y sus labios se vertieron sobre los de ella
con la dulzura y el calor satinado del chocolate derretido. En ese
momento, sin preguntas, dudas o reservas, Leone Garoul creía en la
magia. Su compañera había sido devuelta a ella. Había quemado mil
velas. Ofreció suficiente incienso y hierbas para cortejar al mundo
entero. Leone había tejido sus hechizos y los lanzó alrededor de su
elegida. Amy había sido conjurada por ella, para ella, y nunca más la
abandonaría. Con un gruñido gutural derramó a Amy sobre su espalda,
cubriéndola. Los dedos susurraron a través de rizos de seda, trazaron la
nuca y la garganta. Acariciándola desde el hombro hasta la muñeca y de
vuelta, disfrutando de los contornos, la textura de la piel de Amy, tan
pálida contra la suya. Leone acarició el punto sensible debajo de la oreja
de Amy, el hueco de su garganta, su ceja, su línea del cabello. Dejó caer
besos en la pequeña abolladura justo debajo del labio inferior lleno.
Leone la respiró y la lamió, su olor, textura y calor, cubriendo cada
centímetro de la cara de Amy en un acto de adoración. Deslizó la lengua
por la rosada mejilla de Amy, arrastró sus dientes lentamente por la
garganta de Amy, para quedarse atrapada en el tembloroso punto del
pulso, esperando hasta que el zumbido de la vida de Amy armonizara
con el latido de su propio corazón…
"Ow, deja de pellizcar. " Leone se levantó de la garganta perfumada, con
los ojos desenfocados. Ella estaba impregnada de todo lo que olía,
sabía, sentía, como Amy Fortune. Trató de concentrarse en la cara
ruborizada frunciéndole el ceño a través de una masa de rizos
enmarañados.
"No te atrevas a marcarme. Veo que todavía eres una mordedora", dijo
Amy. Leone miró los moretones escarlata que ya se estaban formando
en el cuello de Amy, y decidió no mencionarlos. Ella ardía de emoción y
energía. Lentamente bajó la boca y reclamó a Amy con un profundo
beso que aisló al resto del mundo. Amy gimió y hundió los dedos en el
cabello tan pesado y oscuro como un cielo de medianoche, retorciéndolo
y anudándolo en puñados hambrientos. Se envolvió alrededor de Leone
y se agarró fuerte. Las piernas y los brazos se entrelazaron, se
balancearon la una contra la otra, el aire lleno de gemidos y murmullos,
gruñidos y quejidos. No fueron gentiles la una con la otra. Nunca lo
habían sido realmente. Y tenían hambre. Había pasado mucho tiempo.
Sus besos eran urgentes, manos codiciosas. Forcejearon y tiraban de la
ropa de la otra como las adolescentes que alguna vez fueron, hasta que
el desgarro del material sorprendió a Amy. Leone había destrozado su
pijama en su prisa. "Maldita sea, Leone. Estos cuestan más de cincuenta
dólares. Con calma. Y sin morder"
Sin prestar atención, la boca de Leone devoraba sus pechos,
atiborrándose en el tejido suave, torturando las sensibles puntas con
tirones y mordiscos urgentes. Ella hundió sus dientes en carne cremosa
que ondulaba bajo su lengua…Amy la agarró por las orejas. "Oye, Cosa-
Atacante. Ahora me gustan las cosas diferentes". Los ojos de Leone
brillaron, sus dientes blancos brillaron a través de labios rojos como la
sangre. Enrojecida y sin aliento, fue imprudente en su necesidad
inmediata. Ella tembló con energía primaria. Amy nunca la había visto
tan hermosa, el deseo la atravesó como el mercurio. Cada instinto,
nervio, sentido que su cuerpo tenía la instaba a vincularse con esta
mujer. Le gritaba que lo hiciera, pero Amy estaba segura de que este iba
a ser su camino. Las cosas habían cambiado. Ya no era la adolescente
inexperta que permitió que Leone se enloqueciera sobre su cuerpo
mientras descubrían con entusiasmo el sexo por primera vez. Hasta el
día de hoy todavía llevaba una marca, una pequeña roseta rosa en la
parte posterior de su muslo izquierdo, una marca de mordisco que nunca
se había desvanecido. Esta noche, Amy estaba decidida a no volver a
caer en ese caos embriagador. Habría pasión, pero a su manera, cómo
ella lo quería. Y esta noche ella quería hacer el amor, y que iba a ser en
sus términos. Esta noche finalmente cerrarían la puerta en un pasado
doloroso y seguirían adelante, libres de eso. Así que se aferró a las
orejas de Leone, hasta que esos ojos brillantes se enfocaron en su
rostro.
"No me gusta que me maten los senos. Me gusta que los besen…
lentamente…por todas partes." Observó a Leone con atención para
asegurarse de que las palabras se filtraran en su cerebro empapado de
lujuria. Amy tomó el gran y negro parpadeo para ser afirmativa.
"Entonces me gusta mis pezones lamidos con movimientos largos y
giratorios hasta que estén duros como una roca". Esto fue recibido con
un segundo parpadeo lento. Tenía toda la atención de Leone ahora. "Ahí
es cuando me encanta que me chupen. No con fuerza, pero tampoco
demasiado suave. Chúpalos justo, y me correré por ti. En todo este
sofá."No hubo ningún parpadeo esta vez. Parecía que Leone había
perdido el poder de sus párpados; ella solo miró a Amy, y tragó saliva.
Finalmente, como si se sintiera responsable del espeso silencio que las
envolvía, Leone soltó en una voz ahogada:
"Son más grandes que antes…tus senos". Ahora fue el turno de Amy de
parpadear. Ella respondió cuidadosamente, con deliberación, "Sí. Ha
pasado un tiempo. Me convertí en mujer". Con las palabras de Amy, los
años transcurridos se abrieron como un abismo para Leone. Mucho
había cambiado para Amy. Tantos viajes mundanos y nuevas
experiencias. Ella había salido y vivido, mientras que Leone se había
sentado y meditaba. El miedo se enroscó en sus entrañas y la heló con


incertidumbre. Se sentía sola, tambaleándose al borde de un abismo.
Para Leone entendió el equilibrio, había dominado la inclinación de la
misma. Estaba al borde de una vida digna de ser vivida, o una existencia
sola. Si Amy la rechazaba no había otra, y todo estaba hecho. Ella
habría elegido a su compañera y se la había negado. Hace mucho
tiempo que había perdido a Amy a través de su propia inexperiencia y
falta de coraje. ¿Cuál sería su excusa ahora? Amy levantó la cabeza y
suavemente reclamó la vacilante boca de Leone, recordando otra vez
cuando pensó en estos labios como propios. El día en que la
adolescente Amy perdió a Leone Garoul, perdió Little Dip y su casa, y
también un poco de sí misma. Había tardado muchos años en viajar y
vivir sus propias aventuras para volver a colocarla total y firmemente en
el mapa de su vida. ¿Y qué había hecho ella? ¿Dónde se había ido?
Había corrido de regreso a Little Dip. Directamente de vuelta al valle
Garoul, a la cabaña de Connie, los brazos de Leone, esta locura, con
todo el ingenio de un lemming. Aquí estaba el hogar, aquí había un
refugio, aquí se sentía completa y satisfecha. Y una gran parte de eso,
una parte agonizante de eso, era la mujer que yacía a su lado en este
flaco y pequeño sofá, ocupando demasiado espacio como de costumbre.
El beso se hizo más profundo. Leone intentó ser tierna, intentó recordar.
Pero los pechos firmes empujaron contra los suyos con solo su camiseta
prestada separando su carne pero no su calor. Leone quería más.
Quería saborear, el aroma profundo y la esencia. Quería todo de Amy.
Lentamente, comenzó el acto de reclamar. Amy se retorció contra ella,
arqueándose en el vientre de Leone, meciéndose en su muslo. Se
moldearon la una a la otra, rodando sinuosamente, atrapadas en un
ritmo antiguo que al mismo tiempo era únicamente suyo. Las uñas de
Amy seguían patrones a lo largo de la larga y delgada espalda de Leone. El
gruñido retumbante de Leone resonó contra la garganta de Amy, haciendo
que su piel hormigueara; arqueó su espalda hacia el fuerte cuerpo que
cubría el de ella. Sus pechos se prodigaron con besos húmedos y
chupadores hasta que se sonrojaron de rosa, sus puntas duras. Leone
chupó con una delicada pasión, sensible a los murmullos de Amy y los
movimientos frenéticos debajo de ella. Estaba aprendiendo rápidamente
los secretos de Amy, una mezcla de lo viejo y lo nuevo, maravillada por
el placer que el acto de amar a Amy les trajo a las dos. Cuando
finalmente abandonó los senos, estaban hinchados y firmes, brillando
con su saliva, las areolas frunciéndose en el aire frío. Amy murmuró
decepcionada y Leone sonrió sobre la suave piel de su estómago. Su
cabello caía sobre el vientre de Amy mientras dejaba besos hasta el
ombligo. Leone canturreó alegremente mientras rodeó el ombligo de
Amy con besos húmedos y hundía su lengua en la sangría salada.
Bromeó y jugó hasta que las manos de Amy atraparon puñados de su
pelo y la guiaron hacia su objetivo común. Amy rápidamente levantó sus
caderas, abriéndose, ofreciéndose a Leone. Sin vacilación, Leone se
sumergió en su sexo. Leone había sido paciente; había sido cuidadosa;
se había establecido al paso de los deseos y el ritmo del cuerpo de
Amy. Ahora el olor de Amy era demasiado fuerte y las necesidades de
Leone demasiado grandes. Con un profundo gruñido, Leone acarició los
tiernos pliegues. Se metió el clítoris abultado en la boca y condujo a Amy
implacablemente hacia el precipicio. Leone tenía el cabello retirado y los
hombros arañados mientras Amy le gritaba ese toque elusivo y tortuoso
que la haría estallar en polvo de estrellas. Amy sabía que esto iba a ser
grande. Sabía que Leone la llevaría allí. Cada molécula de su cuerpo se
centró en su amante…y luego se corrió, una ola de calor puro que
derritió todos los huesos de su cuerpo y explotó una docena de
pirotecnia en su cabeza. Por encima de sus gritos estremecidos, oyó
débilmente un gruñido profundo y jadeante. Los ojos de Amy se abrieron
y ella vislumbró brevemente una oscura mirada diabólica brillando hacia
ella. Los ojos de Leone bailaron con orgullo y amor. Sus mejillas
bronceadas y su barbilla brillaban a las luces del fuego, húmedas y
penetrantes con la esencia de Amy. El aire a su alrededor estaba
cargado de sudor, sexo, y Scullcap. Leone trepó por su cuerpo y la besó
con labios dulces y salados, compartiendo la alegría que había
saboreado. Y mientras se besaban, Amy la acunó en sus brazos,
apretando sus muslos alrededor de la cintura de Leone, y se aferró a ella
como si se estuviera ahogando.
Capítulo trece
Amy asomó la nariz por debajo de un montón de mantas y supo de
inmediato que estaba sola. Leone debe haberse escabullido temprano
por la mañana, dejándola dormir tranquilamente. El fuego humeaba y
crepitaba, extendiendo calidez en la habitación. Leone lo había vuelto a
encender sin despertarla. Estaba agradecida por el calor pero hubiera
preferido despertarse cómoda y abrigada en los brazos de Leone. En la
cocina encontró un pequeño ramo de flores silvestres acurrucado junto a
la cafetera, anclando una nota.
Lo siento. Algo ha surgido algo muy urgente y me tengo que ir. Ojalá
pudiera quedarme y verte despertarte. ¿Puedo verte más tarde esta
noche? Realmente lo siento.
L.
PD. Estás muy hermosa cuando estás durmiendo.
Era una nota incómoda y tímida, emocionalmente torpe y un poco
insegura. Las flores puntiagudas eran un acompañamiento perfecto para
el sentimiento. Ellas eran flores tímidas y delicadas. Amy sabía que
Leone las había conseguido en un área pedregosa y lejana. No
crecieron en la rica tierra franca junto al río. Fue un gesto dulce, un
retroceso conmovedor a sus años de adolescencia. De nuevo, Amy
sintió una punzada de pesar, porque que Leone se hubiera ido. Quería
estar con ella. Necesitaba la presencia tranquilizadora de Leone después
de su noche de amor. Por la señal de la nota, sabía que Leone también
la necesitaba a ella. Lo que sea que se la había llevado tenía que haber
sido importante. Con un suspiro, Amy puso las flores en un vaso de agua
y comenzó a preparar el desayuno. Se relajó en el sofá con su café y
hojeó ociosamente las páginas del libro de hechizos Wicca. Se preguntó
quiénes serían los editores. Nunca antes había oído hablar de la Wiccan
Wheel.
Debo preguntarle a Marie. Esta es su área de especialización.
Escaneó algunas de las pociones de amor y recetas. Fue algo así como
un libro de cocina...Amy frunció el ceño. Estaba mirando una poción que
incluía la Angélica. Las cantidades de gramos utilizadas eran muy
razonables, pero algo la sacudió. Se recostó y miró hacia la distancia
media, concentrando sus pensamientos. ¿Dónde había visto recetas de
Angélica recientemente? En el almanaque. Justo al lado de la ilustración
de Connie con las marcas extrañas. Amy fue al escritorio de Connie,
abrió el almanaque y encontró la ilustración de la Angélica. La receta con
era una de Marie. Una infusión de hierbas para el cólico...y curando la
mordedura de perros salvajes. ¿Perros salvajes?
Maldito infierno, Marie.
A diferencia del libro de Wicca, las medidas de ingredientes en la receta
de Marie eran incorrectas.
Esto te ahogaría. Incluso lo yo sé.
La receta pasó a mencionar otro ingrediente botánico, La Colcha de la
Dama, nuevamente en cantidades extrañamente inexactas. Amy giró a la
página con la ilustración de La Colcha de la Dama. La ilustración tenía
marcas extrañas al igual que la Angélica. Amy no tenía que estar
demasiado familiarizada con la planta para verlos. Una vez que
sospechó que estaban ahí, prácticamente saltaron de la página. ¿Qué
demonios está pasando? Las mediciones extrañas supuso estaban
relacionadas con las ilustraciones de la planta, pero ¿de qué manera? Al
observar las cantidades de la receta, podía adivinar qué ilustraciones de
la planta habrían ocultado los sellos: las que tenían las medidas del
gramo excéntrico tenían las marcas. Amy revisó otros almanaques al
azar. Su teoría funcionó. Cada uno tenía una receta extraña entre los
reales, y por cada extraña dosis de hierba encontró que la ilustración de
la planta relacionada tenía marcas discretas escondidas en ella. Todo
era parte del código que había sospechado desde el momento en que
vio las marcas en el trabajo de Connie. Pero las marcas no significaban
nada por sí mismas. Todavía necesitaba el vínculo perdido. Todos los
códigos y cifras tenían una clave. Había leído sobre eso en el libro de la
biblioteca. De acuerdo, entonces podría vincular las dosis de recetas
confusas a ciertas ilustraciones, pero eso no es suficiente. Una llave,
tenía que descubrir la llave. Amy sabía que esto no tenía nada que ver
con la idea del Almanaque de Aniversario que Marie intentó venderle la
noche anterior. Connie le habría hablado de eso. Compartieron sus ideas
e intercambiaron opiniones. Siempre habían trabajado así. Combinando
conocimiento, compartiendo investigación. Connie no habría guardado
información sobre un Almanaque de Aniversario. Pero, ¿habría retenido
un código? Amy se mordió el labio. ¿Tal vez esto era algo en lo que
Connie no sabía que estaba involucrada? Deseó que Connie estuviera
disponible, incluso en el extremo de un teléfono. Amy quería asegurarse
de que todo esto extraño y misterioso no tenía nada que ver con que
Connie estuviera enferma.Quería desesperadamente que Connie le
contara el secreto. Si Connie fue parte de eso, eso fue. Amy dudaba que
Leone o Marie le dijeran la verdad. El código estaba allí por una razón.
Esto era conocimiento secreto, y solo los lectores exclusivos del
Almanaque sabrían qué estaba incrustado en los libros. Amy tendría que
resolver el misterio por ella misma. Un golpeteo en el techo la sacó de su
ensoñación. ¿Estaba Leone allí arreglando eso, tal como lo prometió?
¿Qué hay del asunto urgente que se la llevó tan temprano? Amy salió. El
viento se había levantado y le alborotó el cabello, azotándolo sobre sus
hombros. Levantó la vista hacia las tejas, preocupada de que Leone
estuviera buscando agujeros de serpiente en un clima tan violento.
"¿Leone? ¿Estás ahí arriba? Ten cuidado. Está muy violento". Leone no
estaba a la vista. Las ramas de los árboles sobresalían y se balanceaban
golpeando el techo de la cabaña. Ese había sido el ruido del golpeteo.
Deambuló por la parte trasera de la cabaña, esperando que Leone
pudiera estar allí haciendo otras reparaciones. Amy ya la echaba de
menos, y deseaba…Se detuvo bruscamente, mirando horrorizada la
pared trasera de la cabaña de Connie. Estaba completamente
maltratada. La madera de la superficie colgaba en jirones arrancados. El
marco y los alféizares de la pequeña ventana del baño estaban
astillados. No es extraño que apenas pudiera abrirlo. Estaba destruido, y
tampoco fue un daño reciente; fue prolongado. Amy retrocedió
lentamente hacia la parte delantera de la cabaña, donde se sintió más
segura. "Está bien". Ella tomó un trago seco. "Tengo que decirle a
Claude y Marie que hay algo en el valle que daña la propiedad y los
árboles". Volvió a entrar y se puso el abrigo. No estaba exactamente
segura de lo que los Garoul podrían hacer, pero no era aceptable para lo
que sea que fuera acercarse tanto a la cabaña. Especialmente la cabaña
de Connie, que estaba más lejos que las del compuesto. ¿Era por eso
que ella guardaba un arma? El viento había desaparecido cuando Amy
llegó al complejo. Dobló la esquina de la cabaña de Claude y se detuvo
abruptamente. Delante de ella, en un enorme marco, un ciervo adulto
colgaba de sus patas traseras. Su cavidad corporal estaba abierta y
destripada. El cadáver no tenía cabeza y el muñón de un cuello estaba
totalmente destrozado, como si la cabeza hubiera sido literalmente
arrancada. Un cubo infestado de moscas se sentó a un lado. Supuso
que estaban las entrañas. "Hola Amy."La voz suave vino de detrás de
ella. Girando alrededor vio a Paulie acercarse, un cuchillo
impresionantemente malvado colgaba de su mano. Él le sonrió antes de
ruborizarse ferozmente. Amy se preguntó si tal vez él se había
enamorado un poco de ella. Parecía muy torpe cuando estaban juntos.
"Hola, Paulie. ¿Es este el ciervo que Claude y Leone golpearon con el
camión anoche? " Paulie parpadeó antes de ponerse un tono aún más
brillante de rojo.
"Um, lo trajeron anoche. Claude lo preparo, pero dejó el resto para que
practicara en despellejarlo. ¿Quieres mirar? ", Preguntó ansiosamente.
"Mmm. Por supuesto." Amy no estaba del todo segura de si quería mirar,
pero no quería diluir su evidente entusiasmo por la tarea que le quedaba.
Se movió hacia el cadáver, y con gran concentración atrajo la hoja
alrededor de las pezuñas atadas antes de cortar el interior de cada
pierna hacia la pelvis. Lentamente, comenzó a quitar la piel de las orejas,
fregando manchas difíciles con la cuchilla. Amy hizo una mueca.
"Debes asegurarte de que la piel no toca la carne", dijo él. "Nadie quiere
un bistec peludo, ¿verdad?" Sus palabras casuales sacaron a Amy de
su horroroso trance.
"Sí, eso sería horrible", dijo, prometiéndose volver al vegetarianismo.
"Paulie, ¿por qué falta la cabeza y el cuello aplastado? ¿Es ahí donde
golpeó el camión?"
"Tal vez", dijo, concentrándose en el trabajo que tenía entre manos. Pero
incluso de espaldas a ella, podía ver sus orejas brillar. Estaba
encontrando sus preguntas difíciles, y no estaba segura de por qué. "La
cabeza está en el congelador de Claude. Se lo lleva a un amigo que es
taxidermista. Quiere ajustarlo como un regalo para el cumpleaños de
Leone. No le digas a ella. Es una sorpresa", agregó apresuradamente.
"No. El secreto está a salvo conmigo. Oye, gracias por la demostración,
pero necesito encontrar a Marie. Te alcanzaré más tarde."
"Está bien, te salvaré un par de filetes de lomo". Nuevamente se sonrojó
furiosamente, y de nuevo Amy no estaba segura de qué era lo que lo
hacía tan incómodo a su alrededor. "Amy", la llamó detrás de ella. "No
hay nadie más en la casa de la tía Marie. Todos se han ido". A Amy se le
había ocurrido que el complejo estaba muy silencioso a la hora del día.
"¿Quién son ellos? ¿Y a dónde se han ido?" "Casi todo el mundo.
Claude me dijo que me quedara aquí y terminara de despellejar el ciervo.
No estoy seguro de a dónde fueron. Despegaron de repente. Elicia
acaba de irse hace uno o dos minutos. Ella se veía enojada. Llamé pero
ella siguió caminando. No me escuchó."Se encogió de hombros de una
manera típica de adolescente.
"¿Sabes en qué dirección a ido Elicia?" Agitó su cuchillo hacia una de las
rutas de salida. "¿Tal vez el estacionamiento?" Amy se volvió para seguir
sus instrucciones.
"Gracias, Paulie." Él se volvió hacia su ciervo. Amy recorrió con ojos
curiosos el cadáver sin cabeza una última vez. Si la cabeza estaba lo
suficientemente intacta como para montarla, y el cuerpo estaba lo
suficientemente intacto como para matar carne, entonces el único daño
real al animal era su garganta. ¿Cómo diablos logró un camión Toyota
golpear un ciervo adulto en el cuello? ¿Y aparentemente lo
suficientemente fuerte como para desgarrar su garganta? Nada estaba
sumando esta mañana. Amy frunció el ceño. Ella trotó hasta el
estacionamiento con la esperanza de poder atrapar a Elicia. ¿Tal vez
sabía a dónde se habían ido todos los adultos Garoul? Este tenía que
ser el asunto urgente al que Leone había sido convocada. ¿Los Garoul
acorralaron al destripador del árbol? Un destello de rojo llamó su
atención; estaba en el bosque. Entrecerró los ojos. Alguien estaba
caminando por el bosque. ¿Era Elicia? Elicia tenía un abrigo rojo.
"Elicia," llamó. La figura no se detuvo y pronto fue absorbida por los
árboles. ¿Era Elicia? Amy estaba indecisa; ¿Debería seguirla o dirigirse
al estacionamiento? Quizás Elicia no iría al coche. Quizás estaba
buscando a Jori. Tenía que ser Elicia; Paulie dijo que había venido por
aquí, y tenía un abrigo rojo brillante. Sí, probablemente es Elicia. Otra
salpicadura de rojo se movió entre los abetos, y Amy tomó una decisión.
"Elicia. Espera." Amy se zambulló en el bosque tras ella. No importa lo
bien que creo que conozco este valle, siempre encuentro un camino que
nunca había visto antes.
Estaba enfadada consigo misma por actuar impulsivamente y seguir el
elusivo abrigo rojo. Amy no tenía una idea real si era Elicia o no. Podría
ser Santa por lo que sabía. Destellos de rojo habían aparecido aquí y
allá, destellando a través de los árboles. Siempre un poco lejos para que
sus llamadas sean escuchadas. Amy estaba muy cabreada. Decidió
seguir presionando con la esperanza de encontrar un camino a casa. De
hecho, cualquier camino. En su apuro esa mañana, había olvidado coger
su mochila con su frasco de agua, su brújula manual, su mezcla de
senderos, y todas las otras cosas que hacían que perderse en el bosque
fuera semi tolerable. Finalmente, su mala suerte se rompió y subió una
pequeña elevación para encontrar que había doblado en el río
Silverthread. No era una sección que reconocía, pero sabía que todo lo
que tenía que hacer era seguirla al noreste y que buscaría un camino lo
suficientemente rápido. Bordeó la colmena y la barba de cabra, notando
un Helecho de Regaliz, que estaba en su lista de cosas por hacer y no
era la planta más fácil de encontrar.
Mejor recuerda el camino de regreso aquí. Maldición, desearía tener mi
mochila. Podría haber esbozado este camino.
Amy estaba tan ocupada reprendiéndose que casi se pierde la cabaña
achaparrada asentada entre los árboles en la orilla opuesta. Bajó a la
orilla del río y la miró. Parecía deshabitada. Las ventanas estaban
cerradas, como una prisión o una tienda protegida. Eso fue todo lo que
pudo distinguir desde esta distancia. La curiosidad se apoderó de ella.
También podría explorar mientras estaba tan cerca. Con las botas y los
calcetines en la mano, y los pantalones enrollados hasta más allá de sus
rodillas, vadeó a través de una parte relativamente poco profunda del río.
"Maldita sea". ¡Está miserablemente helada!
De manera segura en el otro lado, apresuradamente se ató los cordones
de sus botas antes de acercarse a la pequeña choza. Cuanto más se
acercaba, menos abandonada parecía. La madera estaba
cuidadosamente almacenada por una pared lateral. Era una colección de
temporada, no un montón de restos mojados y cubiertos de musgo de
años anteriores. Esto era buena leña. Sin embargo, la chimenea no
estaba humeando. Las ventanas tenían barras de hierro en el exterior,
pero el cristal estaba roto y los fragmentos estaban esparcidos por el
suelo. Bonitas cortinas de algodón revoloteaban en la brisa,
incongruente con el daño que las rodeaba. Aún más intrigada, Amy crujió
un camino desgastado y alrededor del porche delantero. Allí dudó. La
puerta colgaba de sus bisagras y sus paneles de madera se partían en
dos. Los muebles rotos del porche estaban desparramados por el
camino de tierra. Todo estaba en silencio, inquietantemente,
considerando que esta era una escena de violencia reciente e increíble.
"¿Hola?" La voz de Amy se tambaleó. Era demasiado tarde para
emprender una retirada; si alguien estaba dentro sabían que ya estaba
aquí.
"¿Alguien…en casa?" Silencio. Amy estaba más que aliviada. Ladeó la
cabeza y escuchó. Nada. Definitivamente no había nadie en la cabaña.
Lentamente, subió al porche y cuidadosamente pasó por encima de los
restos de la puerta. Era una choza de una sola habitación, en ruinas.
Cada mueble…que consistía en una cama, una mesa y una silla…
estaba hecho pedazos. Los periódicos, la ropa de cama, los libros rotos
y los alimentos derramados cubrían el suelo. Incluso el quemador de
madera yacía de costado, la puerta de hierro fundido arrancada y el tubo
de la chimenea doblado.
Amy entró, y los vidrios rotos y la vajilla se resquebrajaron bajo sus
botas. En el alféizar de la ventana, escondido al lado de las cortinas de
algodón a cuadros, había un rollo de caramelos con sabor a cereza. Un
asentimiento extraño a la normalidad en medio de ese caos.
"No deberías estar aquí".
Amy gritó de miedo cuando la voz sonó directamente detrás de ella. Se
giró para encontrarse con el pecho de Claude.
"Jesús, Claude. Podría haber caído muerta".
"Lo siento, cariño. No fue mi intención asustarte. ¿Qué estás haciendo
aquí?"Sus amables ojos le sonrieron mientras salía al porche. Lo siguió
por la puerta y hacia el camino de tierra aplastada.
"Caminando. Buscando plantas. ¿Qué es esta choza? ¿Por qué hay
barras en la ventana? ¿Por qué todo está roto?"
"Es una cabaña de almacenamiento vieja".
"¿Con barras? Se parece más a una cárcel".
"Solían mantener la dinamita ahí en los años cuarenta." Él la llevó más
lejos a lo largo del camino, alejándola de la cabaña y hacia una pista
cercana.
"¿Para qué querían dinamita?" Claude se rió de las implacables
preguntas
"Era para abrir una nueva carretera forestal cerca de Leapers Bluff, pero
la guerra llegó y el trabajo se detuvo. Al menos eso fue lo que recuerdo
que me contaron cuando era niño". "Entonces, ¿por qué hay muebles,
libros y cosas allí? ¿Hay alguien viviendo?
" "Te lo he dicho. Almacenamiento. Marie guarda cosas allí para
amueblar las otras cabañas". Amy frunció el ceño. No lo estaba
comprando.
"Claude, alguien se estaba quedando ahí. Se vive. Y ahora todo está
destrozado".
Él se encogió de hombros con indiferencia. Estaban a 90m o más de la
cabaña y él la conducía por un sendero paralelo al río. "No sé. Supongo
que podría usarse para descansar si alguien hubiera salido de noche en
una cacería nocturna. Avisaré a Marie que ha sido destrozada. Ella
sabrá qué hacer"
"¿Pero quién vendría hasta aquí para destrozar un almacén?"
"Vándalos. Perdedores de la ciudad".
"¿Todo el camino hasta aquí?"
"Jóvenes idiotas. Sin duda furtivamente. Disfrutan destruyendo cosas de
los Garoul. Probablemente pateó la puerta y destrozó la cabaña por el
placer de hacerlo…"
"Pero, Claude, la puerta se rompió desde el interior." Lo miró
ansiosamente. Él frunció el ceño oscuramente ante su lógica. "Alguien
dio una patada para salir".
"Mira, Amy. No lo sé. Se lo contaré a Marie más tarde. En este momento
todo lo que quiero hacer es llevarte de vuelta al complejo"
"¿Dónde está todo el mundo? ¿Qué está sucediendo? ¿Has visto a
Leone?"
"Estamos cazando".
"No he escuchado ningún disparo para ser una cacería tan grande. ¿Es
oso o puma lo que buscas? ¿O lobos? Es lo que sea que triture el…"
"Estamos cazando, eso es todo. Ahí es donde todo el mundo está, y es
por eso que te vas de aquí rápido. ¿Sí?"
"¿Por qué no puedo quedarme contigo? Después de todo…"
"Sin explicaciones, Amy. Te llevaré a tu cabaña. "
"Pero por qué…"
"No".
"Pero cuando…"
"No".
"No lo hice…"
"No".
"¿Rimas con cuerda?"
"No… Ha ha. Muy divertida."
"Hago un trato contigo, Claude. Llévame al estacionamiento y préstame
tu camión. Necesito llegar a la ciudad para un mensaje rápido. Estaba
tratando de alcanzar a Elicia para llevarla conmigo, pero se fue al
bosque en su lugar".
"¿Qué? ¿Elicia está en el bosque?" Claude giró la cabeza.
"Bueno, eso creo. Vi un abrigo rojo. Y se parecía a ella desde atrás"
"¿Estás segura de que era Elicia?"
"No lo sé. No respondió cuando llamé. Oye, reconozco este camino."
Habían tomado algunas rutas de regreso que eventualmente se habían
abierto a uno de los senderos principales hacia el complejo. "Puedo
hacerlo desde aquí sola".
"¿Estás segura?" Claude titubeó. Amy sabía que estaba dividido entre
llevarla todo el camino hasta su camioneta o regresar a la caza ahora
que estaba tan cerca de la seguridad. Ella lo empujó un poco más."Por
supuesto que estoy segura. Dame tus llaves. Solo quedan cinco minutos
en el camino. Estaré bien."
Él le entregó las llaves de su camión. "Bueno. Déjalas debajo del visor
cuando termines. Y se buena."Como una ola, se dirigió por donde habían
venido. Amy caminó con dificultad hacia el estacionamiento,
reflexionando sobre la cabaña naufragada. De acuerdo, entonces Claude
no tenía respuestas.
Pero tampoco tenía preguntas, y para mí eso es extraño. Y para que un
hombre salga a cazar, ¿por qué no tenía un arma?
Claude conducía un camión Toyota destartalado. Amy vaciló por el capó.
El guardabarros estaba sucio y grueso de barro, y parecía que había
sido así durante semanas. De ninguna manera había golpeado un ciervo
anoche. Este camión no se había visto afectado recientemente por nada
más que basura. Leone había mentido sobre el accidente, el ciervo...y
su ropa ensangrentada.
Capítulo catorce

Él le entregó las llaves de su camión. "Bueno. Déjalas debajo del visor


cuando termines. Y se buena."Con una ola, se dirigió por donde habían
venido. Amy caminó con dificultad hacia el estacionamiento,
reflexionando sobre la cabaña naufragada. De acuerdo, entonces Claude
no tenía respuestas.
Pero tampoco él tenía preguntas, y para mí eso es extraño. Y para que
un hombre salga a cazar, ¿por qué no tenía un arma?
Claude condujo un camión Toyota destartalado. Amy vaciló por elcapó.
El guardabarros estaba sucio y grueso de barro, y parecía que había
sido así durante semanas. De ninguna manera había golpeado un ciervo
anoche. Este camión no se había visto afectado recientemente por nada
más que basura. Leone había mentido sobre el accidente, el ciervo...y
su ropa ensangrentada.
Capítulo catorce
Virgilio Bloomsy parecía encantado cuando Amy entró en la biblioteca.
"¿Volviendo tan pronto? Debes ser una lectora rápida".
"En realidad, no traje el libro", dijo en tono de disculpa. "Me temo que lo
olvidé. ¿Puedo traerlo de vuelta mañana, si está bien? "
"Querida, no hay absolutamente ninguna prisa. Tráelo cuando estés lista.
De hecho, siéntete libre de pedir prestado cualquier cosa que llame tu
atención. Recuerda que ahora eres miembro de la biblioteca".
"Gracias. ¿Ha venido mi amiga Elicia?"
"Creo que la he visto al otro lado de la calle. No ha venido aquí, pero
podría estar en la tienda. Eres mi primer cliente, y probablemente la
única, hoy. Siempre es más tranquilo llegando a un fin de semana de
vacaciones".
"Bueno. Iré a buscarla. Pero primero echaré un vistazo a tus estantes,
dado que estoy aquí." Amy se movió hacia la parte trasera de la
biblioteca, ansiosa por encontrar más volúmenes sobre el descifrado de
códigos. Ahora que tenía el vínculo entre las ilustraciones y los números
en las recetas, necesitaba más información sobre cómo funcionaban las
llaves. Se paro y leyó las espinas en busca de inspiración, sin saber en
qué dirección ir a continuación.
Por lo tanto, tengo algunos números extraños escondidos en cantidades
de recetas, y algunos tamaños de páginas de libros raros, y algunas
marcas extrañas en las ilustraciones de Connie. ¿Qué haría el Capitán
Medianoche? Él agitaría su anillo decodificador, y todo tendría sentido,
eso es lo que haría. Suspiró, deseando que realmente fuera tan fácil
como eso.
"Parece que te gustan los juegos de código. ¿Sigue Connie jugando
juegos de palabras? Podría darte algunas revistas para pasársela a
ella". Virgil pasó, con los brazos repletos de libros.
"¿Qué? Oh no. No estoy segura si ella todavía lo hace."Nuevamente,
Amy se mostraba reacia a contarle a la gente del pueblo algo sobre la
salud actual de Connie. Ni siquiera Virgil, que dijo ser un amigo. De
hecho, Amy nunca había escuchado a Connie mencionarlo, y su reserva
natural la hizo dudar de decirle cualquier asunto personal. Todavía
estaba frunciendo el ceño a las espinas cuando él pasó por otra vez.
"¿Puedo ayudarte con algo? Pareces un poco desconcertada".
"No. Realmente no." Él revoloteó alrededor de ella por un segundo más,
y de repente ella se encontró agarrando a un clavo ardiendo. "Es más
como un rompecabezas de números de todos modos. Sin palabras.
Tengo números, y en otra página montones de garabatos." Se encogió
de hombros, mirando los estantes que tenía delante."Y no estoy segura
de cómo coinciden los dos".
"Oh, números y gráficos. Eso es diferente. Suena como texto cifrado.
Necesitas la llave". "Necesito toda la maldita puerta".
"Tal vez es una pocilga".
"¿Eh?" Él tenía su atención. Virgil soltó una pequeña sonrisa.
"Sí, la pocilga, uno de los códigos más básicos. También conocido como
el cifrado del Francmasón, ya que fue utilizado por los Caballeros
Templarios en la Francia Medieval."Se lanzó a una mini conferencia. "Si
hay varias llaves, entonces tiene capas, cifrado sobre cifrado. Eso sería
difícil de romper, pero no imposible. Una vez que tienes una de las
llaves, por supuesto."
"Hay, esa llave otra vez".
"Bien, eres más que bienvenida para traer tus números y garabatos y
podemos intentarlo juntos." Agitó una mano alrededor de la biblioteca
vacía. "Como puedes ver, apenas tengo trabajo. Un buen acertijo sin
duda, ayudaría a pasar el tiempo". Amy lo vio como una oferta hecha
más por la soledad y el aburrimiento, que una necesidad ardiente de
ayudar. Aun así, se mostró reacia a compartir, especialmente porque
había una conexión con el trabajo de Connie y Garoul Press. Si resultó
ser algún juego de código promocional incrustado en el almanaque de
aniversario, no era su lugar para hacerlo público a través de su propia
curiosidad. Su instinto fue mantener su investigación para ella.
"... y es por eso que se llama cifrado César, porque se atribuye a Julio
César. Hoy, por supuesto, cualquier Boy Scout podría descifrarlo en
cinco minutos..." Virgil estaba en medio de otra narración, sin saber que
había perdido a Amy hace años. Ella trató de concentrarse, pero se
sintió molesta de que estuviera comiendo su tiempo con información
inútil. Lo que tenía que hacer era elegir el libro correcto e ir a buscar a
Elicia. No te quedes aquí escuchando a Virgil hablar.
"... pero el análisis de frecuencia puede ayudar a dividir el texto sin
formato, en patrones de palabras reconocibles".
Ahora él solo está presumiendo.
"Oh, pero no tienes ningún texto, solo números y sellos, ¿no es así?" Su
pregunta la devolvió de nuevo a la conversación con un sonido.
"Hmm, sí...sellos. Bueno, marcas extrañas realmente…"
¿Dije sellos? Ahí, marcas, pero nunca insinué que fueran místicas.
"Realmente me encantaría verlos..."
"Oh, están en un pesado libro viejo, y no puedo sacarlo de la cabaña…"
"Ah, es uno de los libros de Connie, ¿verdad? Ella tiene una colección
tan maravillosa. ¿Sabes que sería muy feliz leyéndolo en mi día libre?"
"Para ser honesta, Sr. Bloomsy, no es mi libro. Puedo estar interfiriendo
con…"
"Por favor, llámame Virgil. Bueno, la oferta está ahí si la curiosidad lo
beneficia. ¿Puedo sugerir algunos otros libros que podrían ayudar?
“Comenzó a buscar su selección cuando ella lo interrumpió.
"Para ser honesta...Virgil, debería estar trabajando en el estudio, no
bromeando con acertijos. Tal vez deje que las runas descansen,
mientras hago por lo que me pagan…"
"¿Crees que son runas?" Él saltó sobre sus palabras. Amy parpadeó
ante el entusiasmo manifiesto.
"Realmente no tengo ni idea."
"¿Pero podrían ser runas?"
"No lo sé. No distinguiría una runa de una señal de tráfico." Estaba
empezando a sentirse acorralada. Él retrocedió, como dándose cuenta
de que estaba siendo demasiado insistente, y metió las manos en los
bolsillos, asintiendo, pero parecía tenso. Sus labios se fruncieron y sus
mejillas se sonrojaron intensamente.
"Bueno, será mejor que me vaya y encuentre a Elicia", dijo Amy. Estaba
contenta de la excusa para irse. Virgil estaba demasiado aburrido para
su gusto. Era un odio de mascota, gente que esperaba que otros
aliviasen su aburrimiento, en lugar de hacer su propio entretenimiento. Él
tenía una biblioteca completa, aparentemente para sí mismo. Uno
pensaría que podría encontrar algo divertido que hacer. Le dio las
gracias nuevamente y se fue, dirigiéndose a la farmacia y a la tienda de
Johnston para ver si Elicia estaba allí, aunque lo dudaba seriamente. No
había señales del Jeep de Jori, y Amy no podía pensar en otra forma de
que Elicia fuera a la ciudad. Una rápida mirada a través de la ventana le
indicó que Elicia no estaba en la farmacia. Luego, se dejó caer en la
tienda general. Norman Johnston la miró desde detrás de su mostrador.
"Buenas tardes, Sr. Johnston. ¿Puedo tomar una botella de agua, por
favor?"
"¿Con o sin gas?", Preguntó de mal humor.
"Sin gas, por favor".
Como tú.
Consiguió una sonrisa brillante a pesar de su falta de cortesía.
"Hoy parece estar tranquilo en la ciudad", dijo mientras él revisaba su
cambio. Se dio cuenta de la forma en que agarró su billete de cinco
dólares y acarició las monedas que sacó de la caja. Estaba teniendo una
historia de amor con el dinero; ella apostó que toda la ciudad lo sabía.
"La gente comienza a irse para el fin de semana del Día del Trabajo". Le
dio a Amy su cambio, su cara enojada. "Hubiera pensado que con la
escuela habría un montón de adolescentes dando vueltas por aquí
bebiendo Coca-Colas y cafés". Ella casualmente quitó la tapa de la
botella, decidiendo quedarse y charlar. Tal vez podría aclarar algo que la
estaba preocupando. Algo que Claude había dicho. Norman Johnston
la miró con recelo. Amy sospechaba que la mayoría de sus clientes
pagaban a regañadientes por sus sobreprecios y se marchaban tan
sombríos como habían llegado. Ella dando vueltas y charlando lo había
desconcertado. "Han terminado en Covington." Él escupió amargamente
el nombre de la ciudad más grande de la zona. "Tiene un centro
comercial."
Podría haber dicho bien gonorrea por la expresión de disgusto que
cruzó su rostro. "Oh, eso lo hará". Amy se rió entre dientes como si
hubiera dicho algo inteligente. Norman reorganizó su pantalla de plástico
de mascar y la miró con atención. Lentamente, se relajó.
"Es mejor tenerlos fuera de tus pies", dijo, notando su actitud de
descongelación. "Estuve caminando en Little Dip más temprano y
encontré lo que parecía una choza abandonada que algunos niños
habían destrozado". Norman frunció el ceño ante esto, y por un
momento Amy se preocupó por haberlo malinterpretado por completo.
Afortunadamente, ahora que confiaba en ella con su considerable
opinión, estaba ansioso por iluminarla.
"Malditos niños nunca entrarían en Little Dip. A nadie le
gustan...demasiadas cosas extrañas. Y los Garoul están por todas
partes. ¡No puedes tener nada por aquí sin que los Garoul te lo quiten!"
Incluso con la abrasiva historia entre los ciudadanos y los Garoul, Amy
todavía estaba sorprendida por su vehemencia. "Oh. Bueno, tal vez
estaba equivocada. ¿Qué cosas extrañas?" "Huh". Norman olfateó
desdeñosamente, pero continuó.
"Te recuerdo de cuando eras una mocosa, saliendo con todos los otros
mocosos Garoul. Sabes muy bien a qué me refiero. Hay una criatura en
ese valle, ¡y todos lo saben! Incluso los animales lo saben. Y esa perra,
Marie Garoul y su madre antes que ella, eran brujas si alguna vez
hubiera visto una. Es por eso que no quieren a nadie cerca. Es por eso
que no ayudarás a la ciudad".
Amy estaba horrorizada.
Toda esa mierda saliendo por el agujero equivocado.
"Hey. Solo un minuto, Sr. Johnston. Pasé cada verano en Little Dip, año
tras año, y los Garoul son personas encantadoras, y no hay nada
pasando en…"
"Hahn. Cree lo que quieras", interrumpió bruscamente. "No tengo tiempo
para discutir. Tengo un negocio aquí. ¿Ahora, si eso es todo?"
"No solo es todo, creo que será todo", respondió Amy altivamente, y
remilgadamente pisoteó, dejando su agua a medio beber en el
mostrador. Su mente estaba en un torbellino. Por desagradable que
fuera, al menos tenía la confirmación de que la cabaña de
almacenamiento probablemente no fue destrozada por los niños de la
localidad.
Lo sabía. Claude estaba hablando basura a través de su bigote.
Amy había hecho todo lo que pudo. Los misterios se amontonaban a su
alrededor hasta que se sintió enterrada viva. No podía dedicar más
tiempo a códigos extraños y cabañas espeluznantes. Lo que necesitaba
hacer era un honesto día de trabajo en el estudio. Incluso Nancy Drew
tuvo que pagar sus cuentas. Suspirando, Amy regresó a la camioneta de
Claude y se sentó unos momentos pensando en su mañana. La extraña
historia de Leone sobre el ciervo todavía no le sentaba bien. Sus dedos
jugaron con el llavero y sonrió a medias ante la imagen tonta de un
cerdo que vestía una toca de monja. Claude tenía un sentido del humor
tan infantil. La imagen le recordó a una imagen que había visto en
alguna parte antes. ¿Tal vez en un libro de cuentos de la infancia? Con
un encogimiento de hombros, encendió el motor y salió del
estacionamiento de grava, regresando a Little Dip y la cordura de su
estudio. Amy hizo un almuerzo ligero y se hundió agradecidamente en el
sofá, apoyando sus pies cansados en la chimenea, tostando los dedos
de sus pies. Un pequeño destello metálico le guiñó desde debajo de la
cómoda. Captó su curiosidad, y con un pequeño estallido de energía se
arrodilló y alcanzó el objeto brillante. Resultó ser una de las balas que
había tirado cuando estaba buscando la bufanda y encontró el revólver
Bearcat de Connie. Lo sostuvo en alto hacia la luz, girando y girando
hasta que centelleó a la luz del fuego. Decidió que le gustaba, tan
brillante, nueva y plateada. Era peligroso y bonito, todo al mismo tiempo.
El reloj sonó, recordándole que era hora de ir al estudio. Sin pensarlo
dos veces, dejó caer la bala en el bolsillo de sus jeans, como un amuleto
de la suerte, y se dirigió al trabajo. Se sentía tan extraño y nostálgico de
sentarse en la mesa de trabajo de Connie. Cuando era niña había
pasado tantas horas compartiendo el espacio especial de Connie con
ella, observando cada movimiento que Connie hacía, pendiente de cada
una de sus palabras. La joven Amy había prosperado al lado de Connie,
absorbiendo su conocimiento, como una semilla en germinación.
Algunos niños se pararon en un taburete de cocina y observaron con
entusiasmo cómo horneaban a sus madres, esperando a lamer la
cuchara como recompensa por ayudar a mezclar y doblar, pesar y medir.
Otros sostenían la linterna para su papá mientras revolvía debajo del
capó del automóvil, pasándole herramientas mientras cambiaba un filtro
o buscaba cables sueltos. A través de actos tan simples, los niños
aprenden y desarrollan habilidades e intereses. Los lazos se construyen
y crean recuerdos. La madre de Amy no horneaba; bebía. Su padre no
tenía automóvil; cogía taxis a los aeropuertos y desapareció durante
meses. Pero Connie siempre tenía un taburete para que ella se parase,
siempre necesitaba pinceles o cuchillos de paleta. Pasando
pacientemente sus propias recetas. No para tarta de queso y tortas, sino
para bocetos, acuarelas e ilustración detallada. Lentamente, Connie dio
forma al crudo talento de la niña convirtiéndola en una artesana tan
talentosa como ella misma. Amy reprimió su añoranza por esos primeros
días, y su deseo de ver a Connie aquí y ahora. En lugar de eso, se
concentró en el estudio y colocó el papel que había estirado la noche
anterior, ahora que estaba seco y apretado como un tambor. Repasó los
bocetos del Club del Diablo que ella y Leone habían elegido para los
recuadros. Solo pensar en Leone hizo que el corazón de Amy floreciera,
vibrante, feliz y seguro en su elección. Estaba contenta con las
elecciones que hizo anoche, por las dos. La sorprendió, esta claridad por
sus emociones. Podía ver en sí misma, a lo que estaba sintiendo, tan
cristalina como agua fría y reflexiva. Su intelecto era más vacilante. Le
advirtió que caminara con cuidado. Recordando que había cruzado el
campo minado de amar a Leone Garoul una vez y había sido roto en
pedazos. Amy deliberadamente volvió su mente al trabajo a
mano…reduciendo la escala. Su libro de campo era el estándar europeo
A4 con el que prefería trabajar. Sin embargo, las inserciones eran de un
tamaño irregular. Debían ser una octava parte de la página general para
ajustarse al texto. Tendría que hacer una cuadrícula para reducir la
escala y mantener la perspectiva. Era la única forma de hacer la
transición correcta entre su boceto y la obra de arte real. El cálculo de la
cuadrícula para obtener la relación de aspecto era una fórmula
matemática básica. Mientras Amy se concentraba en las medidas, las
figuras comenzaron a girar en su cabeza. Miró sus cálculos toscamente
dibujados a lápiz. Déjà vu se filtró del papel en el que había
garabateado. Amy frunció el ceño y estudió los números de nuevo.
Resonaron en algún lugar en el fondo de su mente. Había visto estas
cifras recientemente. Ella sabía que sí. Listas de números: ¿Cifras de? ...
¿Cifras para?...¡Las pociones! ¡Las recetas! Las extrañas medidas en su
papel de desecho coincidían con los gramos en las pociones de Marie.
Amy se puso de pie y corrió hacia los almanaques. Eso era cierto. Las
dosis locas en las recetas se relacionaban exactamente con las medidas
de cuadrícula para los extraños tamaños de página. Amy miró la
chimenea llena de cenizas. Durante varios minutos se sentó y lo pensó
una y otra vez, lanzando sumas sobre su cabeza hasta que su lógica
finalmente estuvo de acuerdo con sus entrañas. "Oh, Dios mío, creo que
he encontrado la llave".
¿La cuadrícula de la página es la llave?
Amy se quedó perpleja. Había hecho varias cuadrículas en plástico de
acetato usando las extrañas cantidades de recetas de Marie, como
medidas de escalado. Para su gran entusiasmo, encontró que cada
cuadrícula se ajustaba exactamente a las marcas de las ilustraciones.
Una cuadrícula hecha a las medidas de la receta para Sweet Cicely,
tenía cada pequeño garabato extraño en la pintura que caía
perfectamente en el centro de un cuadrado de cuadrícula. Era lo mismo
para cada ilustración de planta extraña y receta que Amy podía
encontrar. Sabía que había cifras incalculables, que nunca encontraría.
Los almanaques volvieron a lo largo de los años, casi para siempre. El
señor sabía cuántos habían sido archivados. ¿Ahora qué? Tenía todos
estos garabatos en sus cuadrículas... ¿Qué diablos significaba?
¡Bueno, esto es basura! ¿Pensé que la cuadrícula me mostraría palabras
o algo así?
Ella se reclinó y frunció el ceño. Tenía que haber otra llave…una que le
diera sentido a la cuadrícula, una que le dijera cómo usarla. Típico de los
Garoul furtivos no hacen su código agradable y fácil. Sabía cómo sacar
las marcas de la página y ponerlas en la cuadrícula, pero no cómo hacer
que la cuadrícula le dijera algo. Amy dejó los libros a un lado
decepcionada, se levantó y se desperezó. Se abrió una puerta y otra se
cerró de golpe en su rostro. ¡Suficiente! Necesitaba trabajar. Códigos y
brujería: entre los dos, los Garoul estaban consumiendo demasiado su
tiempo. Pero algo la molestaba. Leone y Marie habían mentido sobre las
marcas en el trabajo de Connie. Leone había mentido sobre su ropa
ensangrentada. Y Claude fue muy evasivo sobre la cabaña destrozada.
Amy no se sentía que podía confiar más en los Garoul. El cansancio y la
desilusión agotaron cada gramo de vitalidad. Nunca se había sentido tan
aislada en su vida. ¿Estaba equivocada al dudar de estas personas?
Después de todo, eran como una segunda familia para ella. Su única
familia real después de Connie. Eso también la preocupaba. Connie
estaba bajo su cuidado en una misteriosa retirada hacia el norte. ¿Qué le
había pasado realmente? Los Garoul definitivamente guardaban todo
tipo de secretos de ella. ¿Tenían derecho a hacerlo? ¿Por qué? El peso
del mundo yacía pesado sobre sus hombros. Amy se preguntó si había
sido demasiado impulsiva para acostarse con Leone. Su sentido común
la reprendió por su debilidad emocional. ¿Se había dejado llevar por los
sofás acogedores y tontos recuerdos agradables de amor adolescente?
Sin mencionar el agudo crujido sexual que aún brillaba entre ellas. Una
época que desafortunadamente solo parecía mejorar con la edad.
Capítulo quince
A última hora de la tarde, Amy se concentró en terminar los detalles
finales de sus dibujos, aunque por una vez no estaba totalmente inmersa
en su arte. Su mente quedó atrapada con su último descubrimiento, y
constantemente se alejaba como los colores de su pincel en el frasco de
agua. Probablemente fue esta astilla de falta de atención, de no estar
completamente dentro de su otro mundo, lo que le hizo darse cuenta de
que algo andaba mal. Un crujido prolongado fuera del estudio la hizo
ponerse derecha bruscamente. Permaneció inmóvil, alerta. Allí estaba
de nuevo…más que un crujido de hojas, más que el traqueteo de la
lluvia en la claraboya, o el golpeteo de ramitas en las tejas, más... ¿de
qué? Cuando el chillido prolongado vino, Amy se sacudió en estado de
shock, sacudiendo la mesa. El agua se derramó sobre la mesa de
trabajo y los pinceles cayeron al suelo. El ruido de la madera lentamente
astillándose era insoportable. Se arrastró, pulgada por pulgada, como la
tiza en la pizarra, como las roturas de la locomotora, como agonía. A lo
largo de todo el exterior del estudio. Amy se deslizó de su taburete sobre
las piernas temblorosas, con los ojos muy abiertos por el horror. Podía
rastrearlo, sentirlo, la longitud de la pared oeste del estudio. De un
extremo al otro fue sometido a una lenta y salvaje rasgadura. La parte
baja de su espalda estaba apretada contra la mesa de trabajo. Podía
seguir la trayectoria maliciosa hasta la esquina más alejada…luego cesó
tan súbitamente como comenzó. Un espeso silencio llenó el aire a su
alrededor. Más grueso y más pesado que el bulto en su garganta. Por
un tiempo se quedó congelada, esperando lo que sea que viniera
después. ¿Qué horror podría venir de la mano de ese ruido? ¿Ese loco
desgarro? Finalmente, se puso en acción y retrocedió lentamente hacia
la puerta de la sala de estar, sin apartar los ojos de la esquina del
estudio, donde estaba segura de que algo estaba en pie, esperando ver
su reacción. Con cuidado, un paso tras otro, retrocedió...Un duro
traqueteo salió del tragaluz directamente sobre ella. Amy soltó un grito
de sorpresa. Su cabeza se alzó, su mirada corriendo por el techo.
¡Estaba en el techo! Intentaba entrar. Amy se lanzó hacia la puerta. Una
mirada rápida y temerosa sobre su hombro redujo su retirada. Una rama
golpeó el cristal, no una criatura. El viento se había levantado y las
ramas de los árboles azotaban la cabaña de madera. Amy siempre se
había sentido segura en esta robusta cabaña, ahora se sentía tan frágil
como una caja de fósforos. Su protección estaba siendo lenta y
sistemáticamente hecha añicos. Esto había sucedido cuando Connie
estaba aquí. Amy lo sabía más allá de toda duda. Todo encaja. Sabía lo
que había pasado Connie, el acecho, los ataques a su casa. El terror. No
es de extrañar que tuviera pistolas, no era de extrañar que se hubiera
derrumbado. Amy se dio vuelta y huyó hacia el pequeño tocador que
estaba junto a la puerta. Sacó el cajón de sus rieles, tirando bufandas y
guantes al suelo. La Ruger temblaba en sus manos. Se sentía cargado y
ruin, para nada reconfortante.
¿Está cargado? ¿Puedo dispararle a un oso? ¿O un lobo? ¿Puedo
disparar un arma?
Al igual que Connie, Amy se consideraba una pescadora, no una
cazadora. Nunca había querido aprender a disparar. En Gran Bretaña
había una actitud totalmente diferente a la posesión de armas y había
solidificado su ambivalencia hacia ellas. Las armas no eran necesarias
en su vida. Pero entonces rara vez tenía animales rabiosos intentando
abrirse camino hasta su casa en el suroeste de Londres. Amy buscó a
tientas la caja de balas y las esparció por el suelo.
"¡Mierda! ¡Mierda, mierda, mierda... mierda!" Ella se arrastró de rodillas
tratando de recogerlas. "Mierda." En el viento creciente, cada crujido y
gruñido de la cabaña de madera la asustaba. Lo que sea que estuviera
afuera podría arañar las paredes en cualquier momento. Podría explotar
a través de ellos por todo lo que sabía.
"Yoo Hoo. ¿Hay alguien en casa?" Sus manos se detuvieron. Ella no
había esperado eso. Amy se asomó por la ventana e hizo una doble
toma. Virgil Bloomsy estaba de pie ante los escalones del porche con
una bolsa de plástico. El viento azotó su impermeable alrededor de su
delgado cuerpo. Parecía despreocupado de que hubiera un devorador
de hombres merodeando por ahí. Rápidamente guardó la pistola, las
balas y su histeria en el cajón, Amy respiró hondo y abrió la puerta.
"Señor. Bloomsy? Virgil. ¿Qué demonios estás haciendo aquí?" Sabía
bien lo que tramaba el viejo tonto. Pero no importaba; estaba allí y la
cosa se había ido. Tal vez su enfoque lo espantó. Parecía que solo Amy
y Connie habían compartido el lujo de su presencia. "Realmente espero
que no te importe. Después de cerrar, me gusta ir a observar aves. Sé
que es un terreno privado, pero hasta ahora nadie me ha trincado por
entrar sin autorización. Y este valle está lleno de las aves más
maravillosas. ¿Sabías que hay un nido de Taiga Merlín cerca de la
carretera forestal?" Se sonrojó de emoción ante su revelación.
"Wow, ¿un Merlín?" Una exploración rápida sobre su hombro y Amy
sabía que la costa estaba despejada. Todos sus sentidos le dijeron que
la criatura, fuera lo que fuese, había desaparecido.
"Sí. Un par de ellos. ¿Es muy raro? Estos dos no migraron", dijo Virgil.
"Por supuesto, fue Connie quien me contó sobre ellos. De lo contrario,
nunca lo hubiera sabido. Oh, es por eso que estoy aquí". Extendió la
bolsa de transporte. "El libro que ella ordenó llegó a última hora de la
tarde de ayer. Me olvidé de dártelo antes. Espero que no te importe una
entrega privada, pero como yo estaba en el vecindario, por así decirlo..."
Amy tomó el paquete e indicó que debería seguirla adentro. "No, en
absoluto. ¿Te apetece un café? O hay zumo, si lo prefieres".
"Sabes, prefiero tomar un vaso de agua fría si te parece bien". Amy lo
condujo a la cabaña, momentáneamente divertida por la forma en que su
mirada hambrienta devoraba la calidez erudita de la casa de Connie. Se
concentró en las estanterías, con un destello voraz en los ojos. Esto fue
obviamente su primera visita, a pesar de sus protestas por ser el buen
amigo de Connie. "Mira esta colección. Es un paraíso para los amantes
de la naturaleza. Tanto conocimiento, y tan bellamente presentado". Amy
sonrió indulgentemente mientras llenaba un vaso con agua helada de la
nevera. "Es una lección para todos nosotros. Recoge todos los libros que
puedas sobre los temas que te gustan y cuídalos como si fueran tus
bebés". Ella trajo su bebida. "Y antes de que te des cuenta tendrás un
resumen literario de quién y qué eres". Él no se había movido, todavía
de pie paralizado delante de los estantes. "Si viviera aquí, nunca más
saldría afuera".
"Tal vez es por eso que Connie tiene una reputación de reclusa. ¿Y
quién puede culparla? Ella tiene ese hermoso valle justo afuera de su
puerta, y este maravilloso mundo se alinea en su sala de estar. Tampoco
me gustaría irme nunca".
"¿Cómo está?" Se giró para mirarla.
"Hmm, está bien. No está aquí. Está recuperándose en otro lugar". Él
asintió.
"Me lo imaginaba. Lo siento. No quiero entrometerme. Solo...solo dale
mis saludos, por favor." "Lo haré." Él dejó el vaso vacío en la mesa
auxiliar junto a los almanaques. Las cuadrículas de plástico estaban
torcidas sobre sus cubiertas.
"Oh. ¿Veo que todavía estás arando con las cifras? "
"No tanto ahora que empecé a pintar. Como dije, es solo un
rompecabezas para pasar las noches." Amy se movió hacia la puerta
para tratar de alejarlo de su material de estudio. Él tomó la indirecta y
siguió de mala gana. "Creo que el clima se volvió en tu favor", dijo. El
viento había amainado permitiendo un poco de calor durante las últimas
horas del día.
"Sí. Mejor aprovecho al máximo. Gracias por la bebida".
"Gracias por entregar el libro." Se despidió con la mano mientras él se
alejaba. De vuelta en la cabaña Amy desenvolvió el paquete que le
había entregado.
Ella frunció el ceño ante la portada del libro. Era la autobiografía de un
contemporáneo de Connie, un hombre que discretamente le
desagradaba. Parecía familiar. Amy vagó a los estantes, y después de
un minuto encontró la copia de Connie. Fue un regalo firmado por el
artista. ¿Por qué demonios ordenaría un libro que ya tenía, sobre un
hombre que ni siquiera le gustaba? Obviamente era una excusa
prefabricada para que Virgil llamara en persona. Lo que significaba que
ya sabía que Connie no estaba allí. La molestia inicial de Amy ante la
curiosidad de Virgil ahora se convirtió en alarma.
¿Qué diablos está tramando, y por qué está tan fascinado con Connie y
ese maldito código? Justo lo que necesito, otro maldito bromista en el
saco.
Capítulo dieciséis
"Tienes que dejarla ir. " La voz de su madre era dura, sus ojos fríos.
Leone le devolvió la mirada, caliente y sobrecargada de emoción.
"Vamos a estar bien. Somos mayores, más sabias".
"Le harás daño".
"Nunca le haría daño. Seré cuidadosa…"
"Estabas destinada a protegerla, y te acostaste con ella. ¿Cómo es eso
ser cuidadosa?" La dura pregunta de su madre corto más profundo.
"Aún está a salvo. La mantendré a salvo".
"No está segura. La has contaminado. Es como Connie". Cada una
estaba apretada por la tensión en este enfrentamiento en la cocina de
Marie. En la estufa, una de sus pociones burbujeaba en ruidosa
preparación. "Aquí." Su madre se volvió y destilo la infusión a fuego lento
en un frasco. Leone podía oler la decepción que manaba de cada uno
de sus poros. Su madre estaba cansada, molesta, y no necesitaba más
preocupaciones. Una parte de Leone se sintió culpable por traerle más
estrés. Otra parte más grande, sabía que Marie estaba equivocada. Este
era el momento adecuado. Tal vez la única vez que Leone podría tener.
"Lleva esto a la cabaña." Le entregó a Leone el frasco. Leone lo cogió y
se volvió para irse. "Leone", la llamó, deteniéndola en seco en la puerta.
"Tienes que dejarla ir. O la matarán"
De vuelta en el estudio, Amy secó el agua del suelo y arregló el desastre
en su banco de trabajo. Afortunadamente, su trabajo había salido ileso.
Necesitaba la tarea de limpieza sin sentido para calmar sus nervios y
enfocar su mente. Finalmente, se enfrentó a lo inevitable y se aventuró
fuera para ver qué daño se había hecho en la pared del estudio. Apenas
había dado dos pasos hacia la puerta cuando vio a Paulie más arriba en
el sendero. Estaba escaneando el suelo y luego levantando la cara al
aire. Él ni siquiera se dio cuenta de ella, estaba tan absorto en todo lo
que estaba haciendo. Se puso de pie y silenciosamente observó su
curioso comportamiento hasta que se alejó, tomando el mismo camino
que Virgil había seguido antes. La visión de una cara amistosa reavivó
los pensamientos morbosos de Amy. Siempre había un Garoul cerca si
se metía en problemas tan cerca de casa. Fortalecida con ese
pensamiento, caminó penosamente hacia la parte trasera de la cabaña
para investigar. La pared estaba profundamente surcada en cuatro líneas
paralelas. Indudablemente, garras, pero a lo que sea que perteneciera,
tenía a Amy desconcertada. Estas no eran marcas que ella conociera.
No es que tuviera demasiada experiencia. Había algo extraño por ahí.
Algo la había ensombrecido en el bosque, demasiado astuto para ser
visto, pero muy audaz, lo suficiente como para permitirle notar su
presencia. Jugaba con ella: el pescado, el acecho y ahora destrozando
el estudio. Era grande. Demasiado grande para ser lobos o gatos
salvajes. Y tampoco era un oso. Definitivamente no es un oso. Entonces,
¿qué demonios era? Los árboles en lo profundo del bosque habían sido
pulverizados. Y los Garoul lo sabían. Algo había sido encerrado en esa
cabaña. Algo la había destrozado tratando de salir. Y los Garoul también
lo sabían. Amy examinó las cicatrices más viejas en las paredes,
recordando con estremecimiento su horror ante ese terrible chirrido.
Ahora estaba horrorizada por la fragilidad de la estructura entre ella y lo
que sea que hizo esto. La cabaña había soportado mucho daño.
¿Cuánto más podría soportar? Las amargas palabras de Norman
Johnston sonaron en sus oídos. "Hay una criatura en ese valle, y todos
lo saben". ¿Era cierto lo que dijo? Connie había soportado esto...esta
criatura, una y otra vez. Las paredes de la cabaña fueron testimonio de
eso. Los Garoul lo sabían. Los Garoul sabían demasiado. Ella estaba
segura de que lo sabían.
¿Y me dijeron que tenía un colapso por su trabajo? ¡Bastardos!
"Dime la verdad." Amy estaba en la cocina de Marie; sus manos
temblaban donde descansaban sobre la encimera.
"¿Sobre qué?" Marie negó con la cabeza, confundida. Sus ojos estaban
preocupados, pero cautelosos.
"Connie. ¿Realmente está bien? Sé que no fue un colapso relacionado
con el trabajo. Sé que fue víctima de una especie de bestia".
"Amy, no estoy segura de lo que estás hablando." Marie comenzó a
preparar una taza de té de hierbas. "Por favor, cálmate y dime
exactamente lo que quieres decir…"
"Quiero decir que su estudio está prácticamente desollado. Estuve esta
tarde, llegó algo y lo utilizó como un poste de rasguño. Fue aterrador".
"Oh Dios mío. ¿Viste lo que hizo?"
"No. Virgil Bloomsy vino y eso se deslizó fuera. Buena cosa, también.
Tenía el arma de Connie y, si la hubiera visto, tendría los dientes
rellenos de plomo".
"¿Qué? Espera. ¿Tenías un arma? ¿Y te refieres a Virgil Bloomsy, el
bibliotecario? Amy, aquí, bebe esto. Sentémonos y puedes comenzar
desde el principio, ¿de acuerdo?" Amy se sentó en el sofá, decidida a
llegar al fondo de todo. Marie se sentó a su lado, aparentemente
desconcertada por el torbellino de información de Amy. Amy tomó un
sorbo de té. El calor fragante estaba calmando, y ella bebió un poco
más.
"En primer lugar, ¿el Sr. Bloomsy es tan amigo de Connie como él dice?
Quiero decir, por mucho que haya apreciado su visita no programada
esta tarde, de alguna manera me asusta". Amy necesitaba saber más
sobre el hombre.
"Nunca lo he conocido. Connie es la que tiene la tarjeta de la biblioteca.
Por lo que sé, no es un amigo." Marie se encogió de hombros. "Connie
es una artista aclamada y muy respetada. Muchas personas tratan
arrastrarse cerca, o intenta violar su privacidad. Una revista de arte
incluso la llamó una reclusa, porque no quería ser entrevistada". "Ella es
una reclusa. Ella ama el valle y rara vez lo deja. Ni siquiera para sus
propias aperturas si puede evitarlo." Amy frunció el ceño. Marie tenía
que conocer a Virgil. Elicia había estado devolviendo sus libros de la
biblioteca cuando fueron juntas a Lost Creek. "¿Y él estuvo aquí en Little
Dip esta tarde, con la esperanza visitarla?", Preguntó Marie.
"Sabe que ella está enferma. Y sé que sabe que no está cerca. Dijo que
era muy sociable con Connie, era una especie de amigo de
rompecabezas, y le entregó un libro que, según dijo, había ordenado.
Solo que es un libro que ya tiene".
"¿Qué?"
"Un libro que ella ya…"
"No. El amigo de rompecabezas. ¿Qué quieres decir?"
"Bueno, un rompecabezas, supongo. Realmente no sé cómo llamarlo."
Amy se mostró reacia a revelar que sabía que había un código oculto en
los almanaques. Estaba bastante segura de que Virgil también lo sabía.
Pero fuera cual fuera el secreto, ni Marie ni Leone iban a compartirlo con
ella. Hasta que descubrió lo que realmente había sucedido a Connie,
Amy iba a ser muy selecta respecto a lo que les contaba a los Garoul.
Miró a Marie directamente a los ojos.
"Entonces, ¿qué hay por ahí fuera, Marie? ¿Qué hay en el bosque?"
"El bosque siempre es peligroso, Amy. Ocasionalmente, los osos llegan
a la cresta o pumas desde el acantilado. ¿Qué puedo decir? No he visto
nada". "Jori lo ha visto. Él ha visto todos los árboles destrozados. Y
ahora la cabaña de Connie está igual. También tiene algunas marcas
muy antiguas." Amy estaba molesta por recordar el daño. "Debe haber
sido realmente aterrador para ella". Sus ojos se humedecieron al pensar
en Connie pasando por la misma experiencia que había tenido en los
últimos días.
"Amy, haré que Claude revise la cabaña de Connie. No sabía que
estaba siendo dañada. Honestamente, no lo pensé. No dijo nada al
respecto. Por favor, créeme". Marie tomó la mano de Amy. Su
preocupación brilló claramente a través de sus palabras. "Cuéntame
sobre Bloomsy. ¿Por qué te estaba visitando si sabía que Connie no
estaba allí?
"No lo sé. Solo es un fanático curioso, supongo. Tal vez quería ver su
cabaña mientras ella estaba fuera, y era seguro venir con una razón
inventada. Dijo que vigilaba aves en el valle y aprovechó la oportunidad
para curiosear".
"Lo vigilaremos a partir de ahora, y lo mandaremos por su camino. No
queremos que extraños paseen por ahí." Marie parecía muy disgustada.
Amy se puso de pie y se acercó a la estantería leyendo los títulos de los
libros. El té la había desestresado. Sospechaba que esa había sido la
intención de Marie todo el tiempo. Ayudó porque no había nublado su
juicio. Había sido capaz preguntar lo qué quería saber. Era solo que las
respuestas no habían sido lo que ella quería escuchar. Nada era más
claro de lo que había sido antes. Un cerdo vestido con una toca la miró
desde el lomo de un libro sobre Hieronymus Bosch. Era la misma
imagen que en el llavero de Claude. Siempre con el arte feo, reflexionó,
volviéndose hacia Marie.
"Tengo que regresar. Dile a Claude que revise la parte trasera de la
cabaña, especialmente alrededor del estudio. Ahí es donde está el último
lío." Recogió su chaqueta y su bolso. "Tendré que ver a Connie pronto,
Marie. Necesito hacerlo, aunque solo sea para tranquilizarme. ¿No
puedo siquiera telefonearla?" Ella se frotó los ojos. Le dolían y su cabeza
se sentía espesa. Había sido un día difícil.
“Pensaré en organizar algo, Amy. Yo también la echo de menos." Las
palabras fueron pronunciadas en voz baja, pero llenas de emoción. Amy
sabía que la relación de Marie y Connie era realmente amorosa. Creyó a
Marie cuando dijo que no sabía nada sobre la cabaña con garras. Su
angustia ante esta noticia fue latente en su rostro. Eso fue cierto. Pero si
Marie estaba usando la biblioteca de la ciudad, entonces estaba segura
de que conocía a Virgil Bloomsy. Amy tardó mucho. El camino no estaba
muy claro, y tenía que tener cuidado de no perderse de nuevo. Esta era
un área del valle con la que no estaba familiarizada, y la caída de la
noche estaba a solo unas pocas horas de distancia. Amy había dejado la
cabaña de Marie insatisfecha pero decidida a investigar más a fondo.
Había demasiadas cosas que no le parecían verdad. Afortunadamente,
tenía una buena idea de dónde empezar: en la choza desvencijada con
ventanas con barrotes. Logró emerger un par de cientos de metros
aguas arriba de la pequeña cabaña de almacenamiento. Incluso desde la
distancia, pudo ver que las reparaciones ya habían sido hechas. La
puerta rota y las barandillas rotas del porche habían sido reemplazadas.
Los escombros que habían ensuciado el camino hasta los escalones
habían sido establecidos. Amy vaciló. No había esperado esto.
Cuidadosamente se acercó, contando las reparaciones y cambios desde
su última visita, especialmente la puerta nueva y robusta con el pesado
candado. El claro en el que se encontraba la cabaña era muy silencioso,
como si incluso los árboles estuvieran conteniendo la respiración. Nada
se movía, ni la brisa movía las ramas, ni los pájaros cantaban, ni
criaturas pequeñas susurraban en la maleza. Estaba mortalmente quieto,
excepto por el crujido de sus botas y el suave gorgoteo del río. En lugar
de subir los peldaños, vagó a un lado. Las cortinas de las ventanas
estaban ajustadas. Aún podía ver los dulces en el alféizar, igual que la
última vez. La pila de leña también había sido añadida. Ahora era dos
veces su tamaño. Suponía que si los cazadores usaban la cabaña,
usarían la madera para cocinar y calentar. Aún así, era un montón de
madera para algunas visitas nocturnas. Ladeó la cabeza. ¿Eso era un
ruido desde adentro? Podría haber jurado que escuchó arrastrar los pies.
Inmóvil, se concentró. Allí estaba de nuevo, un pequeño golpe, el crujido
de una tabla del suelo. Alguien estaba dentro.
"¿Hola?" Amy dijo con voz temblorosa. Se aclaró la garganta e intentó
de nuevo. "¿Hay alguien ahí?" Fue respondida con un suave gemido, tan
suave que casi no lo creyeron sus oídos. El quejido fue casi lúgubre.
"¿Quién está allí?", Jadeó, solo para ser recibida con silencio. "¿Hola?"
Ella se movió hacia la puerta principal. Era pesada, bloqueada, y no iba
a ceder ni una pulgada. Nuevamente, no había nada más que silencio en
el otro lado. Después de unos segundos, Amy comenzó a preguntarse si
lo habría imaginado todo.
"Apártate." Una furiosa Leone cruzó el claro hacia ella.
"Dónde demonios has estado todo el día…Y no voy a irme. Hay algo
ahí." Amy se mantuvo firme, aliviada de ver a Leone, y luego
inmediatamente tensa. Leone estaba caminando hacia ella a toda
velocidad, sacudiendo la cabeza con exasperación. Era obvio que no
tenía tiempo para esto.
"Es una cabaña de almacenamiento cerrada".
"Escuché algo moverse. Eso gemía".
"Es una cabaña vieja. El viento sopla y cruje mucho".
"¿Tienes una llave para la cerradura?". Amy ya sabía la respuesta, pero
tuvo que preguntar. "No. Vamos. Claude te dijo que esta área era de
caza. No puedes estar aquí".
"¿Por qué estás fuera cazando, pero ninguno lleváis rifles?"
"La gente tiene armas". Leone parecía cada vez más decidida a alejarla.
"Venga. Te acompañaré a casa". Sin embargo, Amy no se movió. No
había nada más que silencio en la cabaña y estaba empezando a
sentirse un poco tonta. Pero su obstinada vena había aparecido, y no iba
a ir a ninguna parte sin una pelea, o una buena razón. Los hombros de
Leone se tensaron. Entonces suspiró.
"Por favor, Amy". Amy consideró esto, y decidió que una disculpa era
mejor. Era mejor que una pelea, pero no tan útil como una buena razón.
No había nada que ganar aquí. Sin embargo, caminar y hablar con
Leone podría revelar otras cosas. Además, había extrañado a Leone, y
podía ver en el suave resplandor de los ojos de Leone que también
había sido extrañada. "Bueno. Pero solo porque has dicho por favor tan
amablemente".
Capítulo diecisiete
Cuando llegaron a la cabaña de Connie, Amy caminó directamente hacia
atrás para mostrarle a Leone las paredes mutiladas del estudio. Leone
se quedó estupefacta. Su rostro palideció ante la ferocidad del daño.
Amy la miró detenidamente. Al igual que Jori, parecía absorber algo de
la escena; se veía realmente conmocionada.
"Tenemos que trasladarte a casa de Marie", dijo. Amy negó con la
cabeza.
"No. Necesito estar cerca del estudio para poder trabajar día y noche
según sea necesario".
"Tienes que…"
"Tengo que hacer mi trabajo para ayudar a Connie. Eso es todo lo que
tengo que hacer".
"Por el amor de Dios, Amy. Míralo. Tienes que moverte".
"No. Tú lo miras. Tú lo resuelves. Me quedaré aquí para trabajar". Amy
tenía más que suficiente intervención de Garoul por hoy. "Desde el
principio me dijiste que no era nada. Incluso me has ridiculizado. Bueno,
creo que ambas sabemos que ya no es "nada". ¿Quieres ayudarme,
Leone? ¿Para ser mi gran y mala protectora? Bueno, será mejor que
hagas un mejor trabajo que con Connie."
La ira y la acusación se derramaron de ella. Estaba harta y cansada de
todo. Cansada de las evasiones, los secretos, de estar siempre fuera de
esta familia. No era realmente parte de ellos en absoluto. Era solo una
idea tonta que todavía tenía hogar. Amy sintió que las lágrimas le
brotaban y casi le entró el pánico de que Leone viera cuán débil y
asustada estaba. Qué tan cerca estaba de darse por vencida. Le
quedaba muy poca resolución. Rápidamente, se giró y caminó hacia la
puerta de la cabaña, dejando atrás a Leone. Casi pierde el libro sentado
en la silla del porche. Lo levantó. Era pesado y muy viejo. Con creciente
curiosidad, admiró la bella cubierta de cuero negro. Estaba decorado en
un patrón de repetición con una serie de fases lunares. A lo largo de todo
el borde exterior, el eterno ciclo lunar de cera y decadencia estaba
bellamente representado en dorado, desde nuevo, a creciente, a
completo, y de nuevo a menguante. El panel central era muy extraño.
Retrató una vieja llave maestra, con el cuerpo de un hombre desnudo
doblado en dos, colgando a mitad de la vuelta de la proa de la llave. Amy
hojeó las páginas gruesas y amarillentas. Era un diccionario para un
idioma que no conocía. Parecía una versión más antigua del francés
moderno, pero no podía estar segura. Los Garoul todavía usaban el
francés, pero un viejo dialecto de Langue D’Oc. Este debe ser uno de los
libros de Connie siendo devueltos. Pero ¿por qué dejarlo aquí afuera
cuando la puerta siempre estaba abierta? El crujido de los pasos de
regreso de Leone detrás de ella hizo que Amy corriera hacia adentro. Sin
pensarlo más, dejó el libro a un lado. Leone la siguió adentro.
"Si no vas a casa de Marie, me quedaré aquí", dijo. Amy resopló. Leone
estaba anexionando su vida, como antes. ¿Cuándo iba a aprender que
esta Amy Fortune no era la que Leone recordaba?
"¿Cómo me protegiste de la serpiente? ¿Qué vas a hacer, Leone?
¿Follarme segura?"
Leone se sacudió como si le hubieran abofeteado. Amy la dejó y se
encerró en el baño para prepararse para la cama. Por lo que a ella se
refería, el asunto estaba cerrado. Leone se había ido cuando regresó.
No la sorprendió. Había una delgada línea dentro de Amy, un garrote
delgado, y en el momento en que estuvo a punto de cruzarlo a un lado
que le permitió a Leone entrar en su corazón, Amy sintió como si se
cortara la garganta lentamente. Solo una noche que había pasado con
Leone, y menos de veinticuatro horas después estaba perdida con su
vida. Había descubierto secretos y mentiras, y ahora Leone estaba
tratando de sacarla de su estudio y enterrarla más profundamente en el
misterio. Una vez que se mudara a casa de Marie, Amy sabía que el
lugar de Connie estaría cerrado más estrechamente que esa cabaña de
almacenamiento, y nunca se le permitiría regresar. Nunca podría volver a
tener acceso a Connie o a su casa. Amy preferiría esperar aquí sola con
el Ruger, que perder eso. La almohada estaba fría contra sus
pensamientos enfebrecidos. En la oscuridad de la noche giraban y
giraban y clamaban en su cabeza hasta que pensó que su cerebro
estallaría. Lentamente, Amy intentó localizarlos a todos. Buscando
enlaces. Buscando algo que tenga sentido. Estaba segura de que ni
Leone ni Marie sabían de los ataques a la cabaña de Connie. No la
habían abandonado a esta tortura, y por eso Amy estaba agradecida.
Pero por alguna razón, Connie había mantenido el daño lejos de ellas.
¿Por qué? Al igual que Amy, ¿ella no había confiado en los Garoul? Amy
suspiró. Había demasiadas puertas cerradas en este valle. Un clic
silencioso vino de la habitación de abajo. Los ojos de Amy se abrieron de
golpe. Al instante alerta, levantó la cabeza con cautela de la almohada.
Ella había escuchado la puerta abrirse. Unos pasos seguían
silenciosamente por la sala hasta el pie de la escalera de su dormitorio.
Lentamente, Amy se puso de rodillas, escarbando con una mano libre
para su machacador de serpiente improvisado…un palo de hockey,
guardado junto a su cama. La escalera crujió bajo el peso de su visitante
nocturno. Silenciosamente, un escalón a la vez, uno, dos,
tres...acercándose. Ella contó cada pisada con creciente temor. Su
agarre se apretó. Levantó el palo cuando una cabeza oscura se deslizó a
la vista. Los ojos negros de carbón la miraron directamente.
"Por el amor de Dios, Leone. Casi te decapito. Nunca vuelvas a
acercarte a mí de esa manera". Temblando de ira y alivio, dejó caer su
arma y se dejó caer en la cama. Leone subió al último escalón y se paró
frente a ella totalmente desnuda.
"¿Dónde has estado? ¿Has estado desnuda afuera?" Amy estaba
asombrada. Leone se encogió de hombros.
"He estado mirando alrededor. Dejé mi ropa en la planta baja." Con eso
levantó las mantas y se deslizó al lado de Amy.
"¿Qué demonios estás haciendo?"
"Me quedaré aquí esta noche".
"No, no lo harás"
"Sí, lo haré."
Los ojos de Leone brillaron ferozmente. Amy resopló, balbuceó y echó
hacia atrás las sábanas. "Bien. Haz lo que quieras. Estoy durmiendo en
el sofá." Ella sacó las piernas de la cama, pero antes de que pudiera
levantarse, el brazo de Leone se enroscó alrededor de su cintura y
fácilmente la arrastró hacia atrás. Estaba en posición de cuchara contra
Leone. El aliento caliente pasó junto a su oreja.
"Nunca vuelvas a salir de nuestra cama enfadada." Leone gruñó, luego
lamió el borde de la oreja de Amy, metiéndose el lóbulo en su boca,
mordiéndolo suavemente.
"Ow. Cómo te atreves…" Las palabras de Amy se ahogaron por el
desgarrón de la tela cuando su camiseta fue levantada de su cuerpo y
arrojada como papel de envolver. Leone arrastró a Amy más cerca,
empujando sus rizos hacia un lado para acariciar un punto sensible justo
detrás de su oreja. Sus manos se movieron para acunar los pechos de
Amy y comenzar un masaje sensual y apretado. Amy intentó apartarse,
pero estaba oprimida.
"Déjame ir." El calor que salía del cuerpo de Leone era abrumador. Su
boca se burló y succionó en los lugares correctos en el cuello de Amy.
Amy no pudo contenerse; ella estaba instantáneamente encendida,
como si estuviera programada para responder. Leone la conocía
demasiado bien. Había amado ser acunada así cuando estuvieron juntas
por primera vez. Ser acunada por detrás mientras Leone jugaba con su
cuerpo hasta que se convertía en un charco. Jóvenes e inexpertas, se
habían manoseado hasta que encontraron una manera que sentían que
les pareció propia. Leone había sido la iniciadora de entonces, así como
ahora, su fuerte impulso sexual las llevaba a través de tardes cálidas y
noches sudorosas de exploración, sin aliento. Esos brazos fuertes
nuevamente se curvaron alrededor de Amy, ahuecando sus pechos,
presionándolos en el corazón de las palmas de Leone, contra los montes
de Venus y Luna, las líneas de la vida y el destino. El masaje lento
flameo hasta su ingle. Amy gimió y empujó sus nalgas hacia atrás en
rizos crujientes y rasposos. Cogió su almohada, su otra mano se clavó
en la cadera de Leone, acercándola más. Los gruñidos retumbantes de
Leone se profundizaron en respuesta a su toque. Amy también conocía
el poder de sus propias manos sobre la carne de Leone. Leone apretó
los dientes en su nuca en un beso de succión que ella encontró
increíblemente erótico. Su mano se desvió por la curva del vientre de
Amy. Amy gimió mientras sus caderas ondulaban en un ritmo lujoso.
Leone cuidadosamente rodeó su clítoris, acariciando con tierna presión.
Fue un toque de conocimiento. Amy se empujó en la mano. Sus caderas
bailaban en una armonía sudorosa, el aire espeso con alientos y
suspiros susurrados y ese profundo zumbido que reverberó en la
garganta de Leone cuando estaba totalmente en éxtasis. Leone aumentó
cuidadosamente la presión, deslizándose a través de la humedad
sedosa, superando el diminuto y súper sensibilizado órgano, y
combinado con el excitado balanceo de la cadera de Amy.
Completamente bajo control, se deleitó con la textura, el aroma y el
sonido. El cuerpo de Amy cantó para ella, con profundos gemidos de
placer. Amy pulsó contra ella, rodando a lo largo de su cuerpo. El tiempo
se fue para Leone, como si todos los largos años de espera ya no
importasen, ni siquiera existieron. Aquí era donde debía estar Amy. Esto
fue natural y correcto. Leone la sostuvo con las manos, los muslos y los
dientes, mordiéndole el hombro, el brazo y la nuca. Saboreando,
poseyendo, marcando. Dejando que el mundo supiera que Amy era
suya. Amy rodó contra el cuerpo delgado que la acunaba. Leone siempre
había sido la amante perfecta para ella. Incluso como adolescentes
nerviosas su ritmo encaja, su química es tan complementaria, tan
completa. Sintió que su clítoris se hinchaba bajo el tacto de Leone, sus
pechos llenos y pesados, hormigueando por el placer cálido y adictivo
que fluía a través de ella.
"Mmmm, que bueno," gimió ella, tratando de girar sobre su espalda.
También necesitaba tocar a Leone. Necesitaba verla, conectarse con
ella. Leone gruñó y la sostuvo en su sitio. "Quiero verte. Quiero verte la
cara", Amy susurró e intentó volverse. En cambio, Leone la hizo rodar
sobre su vientre. La calidez seca de la piel de Leone fluía por la espalda
de Amy como la arena del desierto; su largo cabello se arrastraba sobre
su carne ardiente. Leone dejó caer deliciosos lametones y pellizcos por
su espina dorsal, besando lentamente hacia la llamarada de sus
caderas. Allí se detuvo, descansando una cara fría en la curva de las
nalgas de Amy. Su brazo se deslizó debajo de la cintura de Amy,
abrazándola fuertemente. Amy levantó la cabeza para tratar de mirarla.
El agarre en su cintura se apretó inmovilizándola. Se quedó totalmente
inmóvil, todo su cuerpo con carne de gallina mientras el aliento caliente
acariciaba su culo, y escuchó las profundas respiraciones de Leone
inhalando la íntima curva de su carne.
Esto es diferente... esto es muy, muy diferente. No estoy segura de
esto…
Amy tenía experiencia. Tuvo muchas amantes. Después de todo, era
una mujer sana y joven. Pero era tímida acerca de esto. Insegura. Solo
había habido una vez, con una amante. Un acto de descubrimiento
sensual. Esa amante estaba acostada con ella otra vez esta noche. Un
gruñido bajo y hambriento resonó contra su mejilla como para confirmar
el recuerdo. Leone siempre había liderada el camino, nunca podía tener
suficiente. Cuando era más joven, Amy solía pensar que la pasión de
Leone se la tragaría por completo. Ahora la inmovilizó en la cama en
estado de agitación. Con cautela, intentó moverse, pero se encontró
atrapada por la fuerza y el peso de Leone.
"¿Leone?", Dijo en voz baja, y luego expulsó un agudo jadeo mientras su
culo era ásperamente inhalado y mordisqueado. "Leone". Amy trató de
zafarse, retorciéndose. Varios besos más, mordidas penetrantes
cubrieron sus nalgas, y un gruñido más profundo le ordenó que se
quedara quieta. Toda la incertidumbre ante las intenciones de Leone se
desvaneció cuando su pliegue fue separado y una lengua gruesa
recorrió toda su longitud. La cabeza de Amy se echó hacia atrás, y ella
dio un gemido involuntario. La lengua la lamió una y otra vez, y de
repente ella estaba de vuelta allí, en el pasado, ahogándose en el mareo
del poder y la energía sexual de Leone, su cuerpo esclavizado con cada
acto de culto lujurioso llevado a cabo. Amy intentó apretar pero
inmediatamente Leone empujó más profundo, esta vez concentrándose
únicamente en su ano, inquietante y lamiendo su ano con firmeza. La
piel de Amy picaba, sus nervios saltaban y temblaban. Su mente gritaba
desaprobación de este acto animal, pero su cuerpo estaba más que
ansioso por abrazar las sensaciones que bailaban a lo largo de cada
terminación nerviosa. Retorciéndose bajo la atención, solo aumentó el
agarre en su cintura y la ferocidad de la lengua investigadora. Sus
débiles intentos de alejarse parecieron excitar a Leone para que le diera
más pellizcos y mordiscos en sus nalgas. Todos fueron diseñados para
hacer que Amy se contraiga y se retuerza deliciosamente. La cara de
Amy ardió ante el aliento caliente en su carne íntima. Su corazón
martilleó, alimentado por su consternación moral, y un calor volcánico
ardió en su ingle. La mano libre de Leone se deslizó entre sus muslos e
infaliblemente encontró su clítoris, lo que para incredulidad de Amy era
increíblemente abultado y erecto, totalmente conectado a esta nueva
altura sexual.
"Leone", se las arregló para dejar escapar antes de que los expertos
dedos comenzaran a rasguear. "Oh Dios." Estaba siendo hábilmente
interpretada por una amante conocedora. Estas manos conocían su
cuerpo, lo recordaban bien. La lengua astuta conocía aún más. Sabía
secretos que ni siquiera Amy conocía. Sus muslos se extendieron,
ofreciendo más de sí misma a los dedos inquisitivos, empujando su culo
más alto en la boca hambrienta. Estaba jadeando, su rostro ardiente
enterrado en la almohada, agarrando la sábana, todo su cuerpo rodando
sobre la lengua y las puntas de los dedos de Leone. Su mente daba
vueltas como una moneda lanzada. El orgasmo la destrozó sin previo
aviso, y ella gritó en la almohada…otra cosa que solo había hecho con
Leone. Nadie más podía hacerla gritar como un animal herido y perdido.
Finalmente, se tumbó boca abajo, aturdida y jadeando, tratando de
recuperar el aliento. Leone se levantó y se sentó a horcajadas sobre ella.
Grandes manos apretaron sus nalgas juntas cuando Leone hundió su
propia necesidad húmeda y dolorosa en ella. Se corrió rápida y
silenciosamente, después de unos pocos golpes cortos, gruñendo
suavemente el nombre de Amy en la oscuridad. Leone yacía saciada y
relajada, mirando satisfecha a su compañera postrada y jadeante. Amy
logró ponerse de espaldas con gran esfuerzo, y Leone extendió la mano
para cepillar los rizos húmedos de su frente.
"Nunca salgas de nuestra cama de nuevo. ¿No sabes que eres mía?
Dijo.
"¿Tuya?"
"Mía. Toda mía. Te amo. Siempre lo he hecho. Nunca me he detenido".
Leone jugó con otro rizo perdido. Amy se acercó y detuvo su mano.
"Ese es nuestro pasado, Leone, no nuestro futuro. No quiero ser
propiedad. Quiero que seamos amantes. Gente real, que comparte y
habla abierta y honestamente, no fantasmas de un pasado sin resolver".
"Eres mi compañera. Siempre lo has sido". La cara de Leone se tensó.
"Somos amantes, Leone. No hay rechazo . Hemos recorrido este camino
antes, y ambas sabemos dónde puede terminar. Estoy aquí por unas
semanas y para ver cómo está Connie. Luego regresaré a Londres y a
mi vida. Veamos a dónde nos lleva esto a lo largo del tiempo". "¿Por qué
estás negando esto? No puedes irte. ¿Has estado hablando con Marie o
Connie? ¿Cómo puedes ponerte de su lado? ¿No ves que estamos
destinadas a estar juntas?" Leone se incorporó, agitada. Amy se
incorporó también. Se apoyó contra la cabecera de la cama y se cubrió
el pecho con la sábana.
"Leone, necesito ir despacio. Me dolieron todos esos años atrás. Perdí
muchísimo. Confianza, autoestima, confianza en mis propias decisiones
emocionales…y no era como si tuviera tanto para empezar. Te perdí
como mi mejor amiga. Te perdí como mi primer amor. De alguna manera,
incluso perdí este valle, un lugar donde me sentía segura, amada y
protegida. Me sentí como si hubiera perdido mi casa. Era joven, y
perderte explotó todo mi mundo de tantas maneras en aquel entonces.
Pero no puedo permitirme que vuelva a suceder. El sexo entre nosotras
es fantástico, siempre lo fue, pero no va a ser todo lo que hay".
"Mi mundo explotó también. Ellas me enviaron lejos. Dijeron que éramos
muy jóvenes. Que era mala para ti." Leone forcejeó, la explicación se
secó en su boca. La culpa se derramó en ella. Sufría para que esto
estuviera bien. Poder hacer las cosas bien, pero los años de espera no
la habían preparado para esta conversación. Había aparecido en el lugar
equivocado en el momento equivocado. Leone no pudo explicarlo…
todavía no.
"¿Ellas?"
"Marie y Connie. Fui a Vancouver y fuiste a la universidad en Londres.
Nos querían separadas. Tu sabes el resto."
"Marie y Connie nos enviaron lejos. ¿Para evitar que estemos juntas?
¿Pero por qué? Éramos jóvenes, pero no éramos tan estúpidas. No
estábamos haciendo ningún daño a nadie. ¿Por qué hicieron eso?" Amy
estaba realmente herida por esta revelación. Tenía que haber alguna
razón detrás de esto. Marie y Connie no eran personas hirientes y
dominantes. Amy sabía que de niña había sido cuidada, de hecho,
prácticamente criada, por las dos. Su desaprobación no tenía sentido.
Leone miró hacia otro lado. Amy podía ver su intensa infelicidad. Puso
una mano sobre el hombro bronceado.
"Leone, ¿por qué me has preguntado si había estado hablando con
Connie? ¿Cómo podría? Está en el retiro." El hombro se tensó bajo su
toque.
"Yo...quiero decir antes. Hace años. Me preguntaba si alguna vez lo
habías discutido. Eso es lo que he querido decir". Parecía derrotada,
miserable y enfadada. Amy quería sostenerla en sus brazos y hacer
desaparecer todo el dolor, pero tenían que tener esta charla. Esta era su
nueva fundación. Estaba decidida si tenían alguna posibilidad, tenían
que hablar ahora. También sabía que si se acercó a consolar a Leone,
estarían revolcándose por toda la cama otra vez, evitando el problema
principal. Era la forma de antigua de Leone, esconderse en la lujuria y
esperar que todas esas emociones no expresadas se solucionaran por sí
solas.
"Dime la verdad sobre lo de anoche", dijo Amy. Leone se giró para
mirarla, con ojos cautelosos.
"¿La verdad?"
"Sobre ti y Claude golpeando al ciervo. ¿Sobre por qué estabas cubierta
de sangre? Estaba manejando su camioneta hoy, y está bien."
"No he dicho que fuera la camioneta de Claude. Estábamos en el Rover.
Él lo llevó a la tienda para que lo pulvericen." La respuesta fue
demasiado rápida, demasiado simplista. Amy intentó recordar las
palabras exactas de la conversación de la noche anterior y se rindió.
Sabía que le estaban mintiendo. Su corazón se encogió. Lo intentó de
nuevo.
"Entonces cuéntame sobre el Almanaque de Aniversario que estás
planeando con Connie. ¿Por qué necesita esas marcas extrañas en
todas las ilustraciones?" La cara de Leone se convirtió en una máscara
dura y defensiva. "Quieres que te cuenten mucho sobre los negocios de
otras personas. ¿Por qué no me dices acerca de tu trabajo? ¿Cuánto
has hecho, si hay alguno? Te veo en todas partes donde no deberías
estar. Ignorando mi consejo y mis órdenes. ¿Has hecho algún trabajo
entre tus actos infantiles de autonomía?" Amy se erizó.
"¿Me estás atacando a mí y a mi trabajo? ¿Mi trabajo? Tú mierda…"
"Muy profesional, Amy." Leone salió de la cama y se dirigió a la escalera.
"¿Qué? ¿Comenzaste una discusión y ahora te vas? ¿Qué pasó con no
dejar nuestra cama enfadada?" Leone siguió moviéndose, ignorándola.
"Típico de ti…huyes cuando se tiene que hablar". Amy estaba furiosa.
"¿Es este nuestro futuro? ¿Nos estamos comunicando? ¿Es esta tu
maldita protección? Jodete y corre".
Amy estaba de rodillas gritando en la espalda de Leone antes de que
bajara la escalera y perderse de vista. Leone se giró y en un instante
estaba agachada en la cama junto a ella, nariz con nariz. Sus ojos
brillaban con ira. Sus labios se redujeron a un gruñido, su aliento pesado
con el aroma sexual de Amy.
"Sí, Amy. Follamos. Follar es lo que hacemos, porque no lo llamarás
amor. "Antes de que Amy pudiera parpadear, se había dado vuelta y
prácticamente saltó por el escalera. Abrió la puerta y caminó desnuda en
la noche con un amargo golpe de despedida.
"Y si follar es todo lo que quieres, puedo hacer eso por ti también". Amy
la observó irse, consternada por el pantano en el que habían descendido
después de tanta intimidad intensa. Se sonrojó ante el recuerdo de lo
que acababan de hacer. Sería tan fácil ver el tsunami sexual que
estaban surfeando como un indicador de su estado emocional. Leone
ciertamente lo vio de esa manera. Pero no fue así para Amy. Leone era
demasiado enérgica en la cama. Demasiado rápida para coger el placer
y tratar de evitar el doloroso auto examen que ambas tuvieron que hacer.
Leone era erótica y animalista. Ella veía el amor como un
entumecimiento del corazón, un sexo que hacía que la mente se torciera,
no la complicada mezcla de confianza y compromiso que realmente era.
Amy tuvo la audacia de querer más, de exigir más. Quería la verdad y la
honestidad, no solo un punto culminante que, por un breve momento
existencial borrara todas las preocupaciones del mundo. Quería un amor
verdadero, ganado duramente para siempre…pero solo si Leone
luchara por él junto a ella. Si Amy iba a comprar una historia de felices
para siempre, iba a escribir el final ella misma.
Capítulo dieciocho
Amy durmió a la mañana siguiente. La fuerte lluvia de la noche y el
zumbido satisfecho de su cuerpo la arrullaron en un profundo y
desesperado sueño. Era demasiado miserable afuera para el trabajo de
campo; hoy estaba atada en el estudio. Tomando tiempo para las tareas
domésticas, arrojó un poco de ropa en la lavadora. En el bolsillo de sus
jeans encontró su bala de la suerte.
Tal vez es una mala idea tener munición real en tu bolsillo.
El ciclo de lavado zumbó mientras examinaba su pequeño amuleto de la
suerte. ¿Estaba cargado con plata? Qué extraño. Una bala de plata. En
las películas, toda la carcasa debía ser plateada para matar al Hombre
Lobo. ¿Era este otro de los encantos de Connie del libro Wicca? Al
menos eso explicaba la fundición en el estudio. Amy se rió; si cavaba lo
suficientemente profundo, seguramente encontraría un hechizo que
dijera que necesitabas una docena de estos y la sangre de una sirena.
¿Fue siquiera una bala real? ¿Podrías jugar artísticamente con munición
real, añadiendo adornos decorativos? Por qué no grabarlos: "Con amor"
o "Sorpresa".
Amy resopló y buscó la Ruger Bearcat. La bala se deslizó a casa
felizmente.
Bueno, allá vas.
Vació la cámara y dejó la pistola sobre la repisa de la chimenea,
dejando caer la bala en el bolsillo de la chaqueta donde colgaba junto a
la puerta. Aún era significativo para ella. ¿Tal vez incluso encantado?
Ella lo protegería por suerte. Aunque se burlaba, estaba inquieta con su
descubrimiento. A Amy no le gustó que Connie se dedicara a la brujería
y jugara con balas de plata. Parecía tan diferente de su estoica tía. ¿Esto
también estaba relacionado con el código? Con el código ahora
firmemente en sus pensamientos, Amy sacó el misterioso libro de la
noche anterior del estante. Algo sobre su cubierta jugó en su mente.
Estaba de pie, girando el pesado tomo hecho a mano en sus manos. La
portada era hermosa, si no un poco macabra. ¿Qué estaba tirando de
ella? Examinó todo el libro. Fuera lo que fuese, no se estaba registrando
en su conciencia. Con un suspiro de insatisfacción, comenzó a deslizar
el libro de nuevo a su nuevo hogar. Nuevamente, hizo una pausa. Las
espinas en la estantería se mezclaron entre sí en una masa colorida.
Amy se levantó y esperó a que sus pensamientos se aclararan. Esto le
sucedía a menudo cuando su cabeza estaba en otra parte, enterrada en
los detalles de una ilustración, o en este caso los mecanismos de un
cifrado. Sabía de la experiencia pasada que todo lo que tenía que hacer
era quedarse quieta, y lo que sea que estuviera tirando de su mente se
materializaría lentamente. A veces era algo tan tonto como el ajustar el
dial de la lavadora. En otras ocasiones, tal vez se olvidó de llamar al
banco o tuvo una cita con el dentista. Algunas veces casi se había
perdido una cita para almorzar con amigos. Si se relajaba y aclaraba su
mente, la respuesta llegaría. Algo la estaba molestando, ¿pero qué? Un
pequeño cerdito en una toca sentado en el lomo de un libro de arte de
Bosch, el gemelo de la copia de Marie. ¿Hieronymus Bosch? Amy
frunció el ceño. El cerdo era de la sección del Infierno de su tríptico
Garden of Earthly Delights. Una pintura que estaba en todas partes en
Little Dip. Lo había visto en el llavero de Claude, en la pared de Marie y
en el salvapantallas de Leone. Incluso se había dado cuenta de que
estaba estampada en una camiseta en el pecho delgado de Paulie. Amy
se quedó inmóvil con el nuevo libro no encajado en su lugar. El hombre
desnudo colgando a través de la llave en su cubierta. Ese era el
simbolismo de Bosch si alguna vez lo veía. Sin duda fue su estilo. Sacó
el libro de arte de Bosch. Su cubierta era una interpretación detallada de
parte de su famoso tríptico Garden. Al extender la tapa sobre la mesa,
pudo ver mejor la pintura en detalle. Allí estaba él, el hombre a la mitad
de la llave, en el Infierno, pobre bastardo.. ¡La llave! ¡A mitad de la llave!
Ella estaba a la mitad del código. El libro era el punto intermedio. Era tan
obvio. Ahora que lo vio, se sintió increíblemente estúpida. Con manos
temblorosas cogió la cuadrícula de acetato que había usado para escalar
su obra de arte y que también coincidía con las extrañas cantidades de
recetas de Marie. La misma cuadrícula, que cuando se coloca sobre las
ilustraciones de Connie tenía cada marca misteriosa cayendo en el
centro de un cuadrado. Pero eso era todo lo que había encontrado…algo
había estado desaparecido, una segunda llave para dar sentido a todo.
Ahora estaba aquí en sus manos. Ahora estaba aquí en sus manos.
Un libro en un idioma antiguo. Se lo habían regalado anoche. Tenía un
aliado. Alguien quería que rompiera el código y encontrara el secreto de
los Garoul. El Jardín de las Delicias fue el tercer elemento de su cifrado.
De alguna manera era el vínculo entre los almanaques y el diccionario
de Lengua d’Oc. Amy frunció el ceño ante la sobrecubierta que estaba
sobre la mesa . El ojo de su artista contempló la portada del libro con la
cuadrícula. Eso no fue una buena opción. Esta fue la interpretación
incorrecta de la pintura. La escala fue incorrecta y las partes fueron
cortadas para encajar con el diseño del libro. Amy necesitaba un
conjunto completo de copias en las dimensiones originales. Solo eso
coincidiría correctamente. Y ella sabía exactamente dónde encontrar
uno. En la oficina de Marie. La lluvia no se detuvo por su caminata hacia
el complejo.
"Eyy, Amy. ¿No me digas que estás fuera trabajando en esto?" Jori la
encontró a medio camino a través del claro central.
"Hola, Jori. No, hoy trabajo en el interior con toda la gente sensata.
¿Marie está cerca?" "Leone la llevó a Covington. Tiempo para
abastecerse de la despensa"
Estas fueron buenas noticias; una despensa a los mercados de
alimentos más grandes de la ciudad cercana, era prácticamente una
tarea de todo el día. Con suerte, tendría tiempo más que suficiente para
probar su teoría en la impresión sobre el escritorio de Marie.
"Está bien. Voy a hacer un trabajo en su casa. Me pondré al día contigo
y Elicia más tarde" Lo primero en la agenda era asegurarse de que su
suposición fuera correcta y que el tríptico de Bosch fuera parte del
código general. Con la pintura colocada en la gran mesa de cedro de
Marie, Amy sacó la cuadricula de acetato de su mochila.
Cuidadosamente lo alineó con los bordes de la impresión real, no el
marco. Encaja. Amy contuvo la respiración; varias figuras pintadas ahora
caían pulcramente en algunos de los cuadrados, tal como lo habían
hecho las marcas. Los miró detenidamente. Eran los extraños animales
híbridos, mitad hombre, mitad pez, ave, perro, jabalí, lobo, cualquier
inadaptado que Bosch hubiera imaginado. Amy no estaba segura de lo
que debían representar, todos eran fantásticos. Sabía que cada
representación de un humano híbrido, mitad hombre mitad bestia, cayó
en el centro de un cuadrado de la cuadrícula como si estuviera
predispuesto a hacerlo.
"Sé lo que estoy buscando. Sé cómo romper el código". Susurró
asombrada a la habitación vacía. Tomando prestado un almanaque de la
biblioteca de Marie, Amy lo abrió a una ilustración con sellos incrustados.
Lo puso sobre la ilustración de Connie, cada marca cayó dentro de un
cuadrado. Suavemente, trazó cada marca en la cuadricula de acetato
con un lápiz de plomo suave. Luego colocó la cuadrícula marcada sobre
la impresión de la pintura de Bosch. Como era un tríptico, tenía tres
opciones. Lo colocó en el primer panel, El jardín del Edén, la
representación de Bosch de la creación. Nada emparejado. Los sellos
trazados marcados en la cuadrícula de plástico no se alinearon con
ninguna figura o estructura en este panel del tríptico. Lo intentó de nuevo
con el panel central, El Jardín de las Delicias, que representa las
actividades de la humanidad en la tierra. Esta vez, algunos de los
cuadrados marcados cayeron sobre figuras pintadas particulares: los
Hombres-Bestia. Estos sellos los transfirió a una hoja de papel en
blanco, posicionándolos cada uno con la mayor precisión que tenía en la
cuadrícula. Finalmente, se movió al último panel, Hell, un caos sombrío y
sangriento. Varios híbridos humanos más fantásticos llenaron los
cuadrados marcados restantes. Ellos también fueron transferidos al
papel de escribir en las posiciones en que fueron encontrados. Ahora
tenía una hoja de papel salpicada de garabatos esporádicos. Todavía no
tenía sentido, pero probablemente había cientos de otras marcas ocultas
en todos los almanaques. En el mejor de los casos, solo encontraría
algunas para decodificar
. "Así que básicamente, una marca en la ilustración solo se usa si se
alinea con algo en la pintura de Bosch. Esa es la llave. ¿Eso es todo?"
Amy se mostró escéptica. Parecía demasiado fácil ahora que tenía todos
los elementos. Pero entonces, supuso que así era como funcionaban los
códigos. Eran fáciles de usar una vez que tenías las llaves. Las otras
ilustraciones de plantas que Amy conocía le dieron marcas que se
relacionaban con diferentes figuras híbridas en la pintura. Ahora ellos
también se desplazaron a través de su bloc de papel. Algunos flotaban
en el espacio; otros se acurrucaron uno cerca del otro, formando letras
alfabéticas ásperas. Amy buscó entre los almanaques de Marie y
encontró algunas marcas más en las ilustraciones del sello de Salomón,
la mandrágora, Belladonna, la prímula…todas de diferentes años, y todo
en el trabajo de Connie. ¿Cuánto tiempo hace que los Garoul están
haciendo esto? No tenía ni idea de cuánto había avanzado, pero creía
probablemente desde el comienzo de la Prensa. ¿Tal vez incluso desde
la época de Hieronymus Bosch? Le dolía la cabeza. Sus ojos estaban
cansados y secos. Tenía apenas media página con algunas palabras y
oraciones a medio formar salpicadas aquí y allá, y todo en un lenguaje
sin sentido. Era tarde y no quería estar allí cuando Leone y Marie
volvieran. Ella no estaba preparada para confrontarlas con esto hasta
que supiera exactamente qué estaba decodificando. Podría ser una
receta de pescado al vapor por lo que sabía.
Tenía sed y fue a buscar un vaso de agua de la cocina. Marie había
estado en mitad de una receta antes de irse. Ociosamente, Amy
examinó las hierbas secas y frescas que estaban sentadas en el banco.
Beleño, bayas de enebro y vino blanco. En las cantidades adecuadas, y en
manos de un experto, esta infusión sería un analgésico fuerte y muy
eficaz. Un rápido vistazo a las notas de la receta sorprendió a Amy. Esta
era una dosis enorme. Incluso una profana como ella podía ver que una
cucharada aplastaría a un caballo. Se levantó y miró a la sartén y su
contenido. ¿Cuál fue el sentido de hacer tales pociones fuertes? ¿Para
quién eran y qué bien podrían hacer? Desconcertada, se dirigió a la
oficina para ordenarla. Ella no podría hacer más aquí. Había usado todas
las marcas secretas que conocía en el trabajo de Connie y no tenía ni
siquiera un párrafo para mostrar. Una vez que enderezó, decidió
regresar a la cabaña de Connie. Necesitaba detenerse y pensar. Estaba
tan cerca...podía sentirlo. ¿Pero cerca de qué? El pesado clima nublado
no había aclarado nada. De hecho, parecía que una tormenta se
acercaba rápidamente. Al menos la lluvia había cesado, haciendo que la
caminata fuera un poco más fácil. A mitad de camino a casa, y en lo
profundo del bosque, se escuchó un aullido lastimero, arraigándola al lugar.
Su eco rebotó a través de los árboles, sin darle idea de dónde se originó,
excepto que estaba cerca. Se le erizaron los pelos de la nuca y la sangre
se escurrió desde su rostro hasta los dedos de los pies, arrastrándola
hacia el lugar. ¿Regresó el merodeador? Miró alrededor ansiosamente,
pero todo estaba en silencio. Inquietantemente silenciosa. Amy aceleró
el paso, deseando que su hogar estuviera más cerca. Un segundo
aullido lastimero golpeó su estómago. Este estaba lleno de dolor. Sin
vacilación, Amy rompió en un trote constante. La última curva en el
camino se abrió en el pequeño claro ante la cabaña de Connie. Allí
patinó hasta detenerse. La sangre salpicaba sobre los escalones del
porche. Su puerta está abierta de par en par. Un rastro de carmesí
húmedo condujo a la cabaña.
"Oh, mierda." Con cautela, se acercó; la única otra opción era huir a un
bosque lleno de lobos aulladores. Lo mejor era entrar a la casa y
rápidamente, siempre que el interior fuera seguro. Y solo había una
forma de descubrirlo. Subió lentamente al porche y miró con inquietud
hacia el sombrío interior. Había mucha sangre. Esta no era una criatura
pequeña. Pensó en el alce colgando destripado en el árbol, y la
serpiente enterrada en su cama. ¿Había algo decidido que esto era
ahora su despensa y le había dejado un sabroso bocado para que ella lo
encontrara? Un gemido desde adentro la hizo saltar hacia atrás unos
pocos pies. Luego ella se adelantó; fue un llanto humano. ¡Era Paulie!
"¡Paulie! Oh Dios, Paulie. ¿Qué pasó?" Ella cayó de rodillas junto al
joven desnudo. Él estaba semiconsciente y su cuerpo temblaba, asumió
por el shock y pérdida de sangre. Estaba cubierto de sangre. Arrastró
una manta del sofá para cubrirlo, para mantenerlo caliente, y se esforzó
por recordar sus lecciones de primeros auxilios. Tenía que buscar ayuda.
Una serie de aullidos resonó a lo largo y ancho del valle. Más gritos de
los que ella podría recordar haber escuchado. ¿Cuántos lobos había por
ahí? La asustó. Amy no quería dejar a Paulie aquí así, pero ¿cómo iba a
obtener ayuda? Necesitaba llamar la atención sobre la cabaña. Cogió el
revólver de la repisa de la chimenea y comprobó que la cámara estaba
cargada. Salió corriendo al porche de su casa. Apuntando en el aire,
apretó el gatillo. Los disparos resonaron bruscamente en el cielo oscuro,
haciendo su propio eco en el valle. Eso tuvo que llamar la atención de
cualquier Garoul en los alrededores. El aullido cesó de inmediato. Eso la
puso nerviosa también. De vuelta en la habitación se arrodilló junto a
Paulie. Se había desmayado. Con un puñado de trapos de cocina
empapados, le lavó la sangre del rostro y cuerpo, tratando de ver qué
daño había debajo. Su cara estaba ilesa. La mayor parte de la sangre
debe ser de sus otras heridas. Le limpió el hombro. Tenía una
desagradable serie de cuchilladas. Sus manos estaban ilesas, solo muy
sangrientas. Las limpió. De hecho, aparte de las heridas en su hombro,
estaba relativamente ileso. Entonces, ¿de dónde había salido toda la
sangre? Una sombra llenó la puerta abierta. Levantó la vista para ver a
Claude. Se sintió aliviada de que hubiera llegado tan pronto. Se arrodilló
a su lado, examinando a Paulie con hábil eficiencia.
"Es su hombro. Se ve mal, pero no creo que sea toda su sangre. Su
herida solo se está filtrando ahora", dijo Amy. Claude asintió y envolvió la
manta más fuerte alrededor de Paulie, levantándolo fácilmente en sus
brazos. Paulie gimió, comenzando a entrar en razón.
"Está bien, hijo. Lo hiciste bien," murmuró Claude. Volviéndose hacia
Amy, él dijo,
"Sí, tienes razón. Es superficial. Lo llevaré a Marie. Ella tiene todas las
cosas que necesito para arreglarlo". Amy se levantó, lista para ir con
ellos. "¿No vas a llamar a un doctor?"
"Marie y yo podemos con esto".
"Pero ha sido atacado. Necesitamos llevarlo a un hospital".
"Marie es doctora, ¿recuerdas? Puede que ya no practique, pero puede
cuidar de Paulie." Claude se mantuvo firme. Amy estaba confundida.
Esto era importante. Paulie estaba herido. Marie había renunciado a la
medicina hace años para hacerse cargo de Garoul Press de su propia
madre, al igual que Leone había tomado el control de ella.
¿Seguramente Marie querría que Paulie fuera al hospital? "Pero…"
"Amy. Déjalo estar." Claude se estaba alejando con Paulie en sus
brazos. "Sé lo que estoy haciendo. Es solo un shock. Su cuerpo está
sobrecargado y se ha cerrado. Tengo que irme ahora, ¿de acuerdo?"
Amy silenciosamente mantuvo la puerta abierta para que él pasara.
Ahora no era el momento de hacer más preguntas sobre sobrecargas y
paradas, pero estaba herida por ser excluida. Lo vio desaparecer por el
camino. Los Garoul siempre cerraron filas en ella: primero por Connie,
luego por el código, y ahora por Paulie. Pero entonces, Amy siempre
había sido una extraña; incluso de niña había sido consciente de ello.
Solía atribuirlo al hecho de que iba y venía todas las vacaciones. O que
ella no era realmente pariente de sangre. Pero la mayoría de los Garoul
más jóvenes iban y venían durante los meses de verano también. Y
Marie era la compañera de Connie, y había sido como una tía adoptiva
de Amy. Amy sabía que sus excusas estaban gastadas. En un nivel
profundo e insondable, había sido mantenida en los bordes exteriores de
esta familia y sus secretos. La verdadera pregunta era cómo podía
sentirse tan conectada en los brazos de Leone, pero tan aislada en el
mundo real de este valle. Amy llenó un cubo con agua jabonosa y lo
escurrió por el suelo y los escalones del porche. Estaba increíblemente
enfadada. A le gustaba Paulie y estaba angustiada de que estuviera
herido. Las heridas en su hombro habían sido endientadas y crueles.
Profundas y lacerantes marcas de garras que le recordaban las marcas
en los árboles y en la pared del estudio. Y eso la hizo estremecerse. Era
tarde cuando finalmente se acurrucó en su sofá con su pedazo de papel
y su curiosa deriva de letras y palabras extranjeras a medio formar. El
día había pasado factura y estaba decaída y derrotada. Las llamas
bailarinas en la chimenea la hipnotizaban, tanto que tuvo que sacudirse
físicamente para levantarse y realmente hacer algo antes de que el día
desapareciera. En lugar de dirigirse al estudio como ella esperaba, se
encontró sacando el libro de claves del estante. Regresó al sofá y
comenzó una minuciosa búsqueda de sus palabras parcialmente
completadas en el diccionario de Lengua d’Oc. Lentamente, tradujo sus
marcas y garabatos, adivinando algunas de las palabras y letras crudas.
Trabajó durante horas hasta que finalmente no pudo hacer más. Luego
se sentó de nuevo en el suave resplandor de su lámpara de lectura, y
con ojos incrédulos leyó, una y otra vez, sus frases a medio formar.
Eres Garoul. Honrado eres tú en las arboledas sagradas de Galia.
Temido por Roma, las voces de Celtica cantan tu nombre... O Guardián
de la Bestia que llevas dentro... ...la luna está en tus ojos y todos
deberán... Mucho tiempo puedes cazar...y...la montaña. Mucho tiempo
puedes caminar entre los hombres.
Capítulo diecinueve

Capítulo diecinueve
¿Guardián de la bestia?
Leyó las palabras una y otra vez hasta que sus ojos nadaban. ¿Una
bestia? Por supuesto que había una bestia. Lo sabía. Lo sabía todo el
tiempo, pero era demasiado estúpida como para aceptarlo. Los Garoul lo
encerraron en la vieja choza de almacenamiento…excepto por las veces
en que se liberó y se desbocó en el valle, destrozando árboles, alces y
Paulie. Sus ojos se agrandaron cuando pensó en las marcas de garras
en el hombro de Paulie. En la cabaña de almacenamiento, ella estaba
horrorizada por la destrucción. La puerta colgando de sus bisagras,
muebles rotos y esparcidos por el suelo. Pero las curiosas cortinas
cursis? ¿Fue eso un intento de dar a la prisión un poco de consuelo?
Amy se sacudió. ¿El caramelo de cereza en el alféizar de la ventana?
Connie había estado en esa cabaña. ¡Connie lo sabía! ¿Qué había
sabido? ¿Había tropezado con ella durante su trabajo para los Garoul e
investigó la bestia por sí misma? ¿Era por eso que la habían impedido?
¿O la había atacado como había atacado a Paulie? Amy se levantó de
un salto en pánico. Connie se había dado cuenta de que su trabajo era
parte de un código elaborado. Y siendo Connie, ella se dispuso a
romperlo. Amy recordó a Virgil; el remilgado bibliotecario se había
acercado a ella cada vez que miraba los libros de códigos en sus
estantes. Su interés lindaba con la franca curiosidad. ¿De verdad había
sido un compañero de rompecabezas para Connie todo el tiempo? ¿Un
aliado secreto que ella había ocultado a los Garoul? ¿La estaba
ayudando con el código? Todo tenía sentido. Alguien había dejado el
libro de Lengua d’Oc como una pista para ella. Y apareció después de la
visita de Virgil. Connie había desaparecido, y Virgil ya no sabía en quién
podía confiar. Tenía que averiguar si Amy era amiga o enemiga. Es por
eso que siempre estaba husmeando alrededor. ¿Podía Virgil contarle lo
que realmente le había pasado a Connie? Él debe tener alguna idea de
lo que estaba pasando. Segura en su curso de acción, Amy agarró su
chaqueta y se dirigió a la puerta. Era tarde, pero si se daba prisa, podría
llegar a Lost Creek antes de que cerrara la biblioteca. Trotó hasta el
estacionamiento y se dirigió directamente hacia la camioneta de Claude.
Afortunadamente, sus llaves estaban escondidas debajo de la visera
donde las había dejado, Amy tomó la curva de Lost Creek y aceleró a lo
largo de la pista de tierra lo más rápido que pudo, arrojando columnas de
polvo y arena. Era un camino de una sola vía con recortes frecuentes
para que un vehículo se detuviera y dejara pasar a otro, y viniendo hacia
ella estaba el camión de Leone. Podía ver claramente a Leone y Marie
en el asiento delantero, regresando de su despensa, mirándola con
sorpresa. Amy mantuvo su velocidad. Sabía que si capitulaba primero y
se detenía en una bahía que pasaba, Leone se detendría junto a ella
para fisgonear, y luego, sin duda, interfería y trataría de controlarla.
Decidida, Amy acaparó el camino , sin disminuir la velocidad en
absoluto. Con caras confundidas, Leone y Marie se detuvieron y Amy
pasó volando sin siquiera mirar, con los ojos fijos firmemente hacia
adelante. Podía sentir la mirada ardiente de Leone que ardía en ella,
pero pasó junto a ella, aliviada de que el pequeño enfrentamiento la
había dejado tan fácilmente. Para cuando Leone hubiera conducido a
Marie al complejo y enterada de Paulie, Amy estaría en Lost Creek
obteniendo finalmente sus respuestas. Había una luz encendida en la
ventana de la oficina cuando Amy se detuvo frente a la biblioteca.
Frenéticamente, llamó a la puerta. Una tenue luz iluminaba el pasillo, y
un cerrojo se deslizó con un fuerte chasquido metálico. Siguieron
algunos más cascabeles y chasquidos antes de que Virgil Bloomsy
abriera la puerta y echara un vistazo.
"¿Amy?", Dijo con gran sorpresa.
"Lamento molestarte, pero ¿puedo entrar?" Su petición era tan urgente
que él no dudó en abrir y dejarla entrar. Con destreza la cerró detrás de
ella en una serie inversa de clics y chasquidos. Él parecía muy nervioso.
"¿Estás bien, Virgil?" Amy se dio cuenta de su nerviosismo.
"Si, gracias. Un poco rígido con toda esta lluvia". Señaló la puerta con
barrotes. "Solo soy consciente de la seguridad. Me gusta todo bien
cerrado y sellado." Él sonrió débilmente.
Apuesto que lo haces. Ella pensó que se veía cansado y pálido, pero
decidió no comentar sobre su incomodidad. Después de todo, él no tenía
idea de quién o qué representaba en lo que respecta a los Garoul.
Probablemente estaba tomando un riesgo real de dejarla entrar.
"Lamento llamar tan tarde. Sé que te diriges a casa, pero necesitaba
hablar con alguien." Se movió hacia la recepción. Virgil la siguió. Él se
movió rígidamente y la miraba con cautela. "En realidad, necesitaba
hablar contigo".
"¿Cuál es el problema, Amy? Suenas muy molesta."
"Rompí el código. Sé lo que significa… bueno, algo de eso. Solo unas
líneas, para ser exactos". Él se quedó en silencio atónito.
"Supongo que tú y Connie estaban trabajando juntos cuando de repente
ella simplemente desapareció. ¿Estoy en lo cierto?" Dijo ella.
"¿Rompiste el código?" Virgil todavía estaba digiriendo esta noticia. Él
dio una pequeña y desconcertada sacudida de su cabeza.
"No fue tan difícil una vez que descubrí las llaves. Había tres de ellas,
así que era un poco más complejo. Es como una combinación, cada
llave apunta a la siguiente y las tres desbloquean el código".
"Tres llaves".
"Sí, las ilustraciones de almanaque que Connie ya conocía. El libro de
Lengua d’Oc que tenías. Supuse que fuiste tú quien me lo dejó. Sabía
que tenía ayuda externa. Y descubrí la tercera yo sola: la pintura de
Bosch".
"¿Bosch?"
"El jardín de las Delicias". Amy asintió, impaciente por llegar a su punto.
"Necesito saber qué le pasó a Connie. Sé que tienen una bestia
escondida en el valle. Una especie de monstruo". Ella esperaba que él
confiara en ella. "Virgil, cuéntame todo sobre Connie, hasta su
desaparición". Ella podía ver las sombras revolotear sobre su rostro.
Todavía estaba escondiendo algo, conteniéndose. Inseguro. Se
quedaron en silencio por un segundo mientras pensaba en las cosas y
Amy silenciosamente le suplicaba que confiara en ella. Para decirle la
verdad. Entonces, suspirando tan profundamente que se le hundieron los
hombros, dijo:
"La maté". Amy vio cómo sus labios se curvaban en una sonrisa delgada
y fría. Sus palabras sonaron como si vinieran de debajo del agua, le
hablaron en cámara lenta. Su cuerpo se entumeció. Flotó sobre su
cabeza y se observó a sí misma...y a él, desde un punto distante en
algún lugar de la biblioteca. Connie estaba muerta. Connie estaba
muerta. Connie estaba muerta. "... y después de que el lobo se come a
la abuela, llega la tonta Caperucita Roja. Habla de la vida haciéndose
eco de la ficción." Todavía estaba hablando. Siempre hablando, siempre
sonando tan engreído. Su Connie estaba muerta. La había matado. ¿Y
ahora él estaba de pie frente a ella hablando de cuentos infantiles?
"Cuídate de los falsos profetas que vienen entre ellos a ti vestidos de
ovejas, porque por dentro son lobos rapaces". Virgil había pasado a los
sermones ahora. Amy echó hacia atrás su puño y con toda su ira lo
golpeó en la nariz. "Cuídate de los falsos profetas que vienen entre ti en
ropa de oveja, por interiormente son lobos rapaces. "Virgil había pasado
a los sermones ahora. Se abrió bajo sus nudillos con un crujido
satisfactorio. La sangre chorreaba sobre su barbilla y camisa. Él gritó de
dolor y sorpresa. Amy tomó otra salvaje oscilación con su brazo por su
cabeza. Él se agachó, pero ella logró abofetearle la oreja. Entonces ella
vaciló. Su agudo grito se había transformado en otra cosa, algo salvaje


que la congeló. Él gruñó, un gruñido desagradable y astuto. Sus ojos
brillaban extrañamente hacia ella desde su posición defensiva.
Sus manos sosteniendo su nariz sangrante parecían enganchadas y
horribles.
"¡Perra!" Escupió a través de la boca llena de sangre. "Te enviaré por
correo a Leone Garoul, pieza por pieza. Comenzando con tu coño". Amy
se tambaleó hacia atrás, sorprendida por el veneno que salía de su
boca. Él estaba arañando su ropa, luchando con ellas como si estuvieran
en llamas. Podía ver vendajes manchados de sangre y mal envueltos en
su escuálido pecho. Estaba herido. Su pecho estaba mojado por la
hemorragia nasal que le había propinado, y estaba babeando
copiosamente en gruesas y aceitosas cuerdas. Y rango: olía a rango.
Hombre Lobo. La Bestia era un Hombre Lobo. Y era Virgil Bloomsy.
¡Connie lo había descubierto! Su mente le gritaba que corriera, pero sus
pies estaban pegados al suelo. Amy retrocedió ante su lenta y fea
mutación. Su cara distorsionada y retorcida. Su mandíbula se espesó y
se alargó en miserables crujidos y chirridos. Los dientes se rasgaron en
sus labios, demasiado agudos, todo mal para la forma de su boca
humana. Excepto que ya no era una boca humana, estaba tirando y
retorciendo todo fuera de forma. La piel de la mejilla se estiró como el
caucho, cerca del desgarro. Su cabeza se sacudió y se sacudió, como si
estuviera llena de abejas; su saliva y su moco sanguinolento volaron
como el agua sobre la piel de un perro, salpicándole la cara…y
despertándola de su horroroso trance. Corrió hacia la puerta, pero
estaba cerrada con pernos, cadenas, pasadores y cerraduras. Tenía
poco tiempo. Fuera lo que fuese en lo que se estaba convirtiendo,
estaba casi todo. Este fue su único momento de debilidad. Estos fueron
quizás sus últimos momentos en la tierra y ella quería hacerlos contar.
Amy arrojó todo el peso de su cuerpo sobre la sección más cercana de
los estantes y los empujó sobre el cuerpo agazapado y convulsionado de
Virgil con un estruendo enorme y estrepitoso. Ligeros como eran, todavía
dolían cuando lo golpeaban. Su bramido rugiente fue poca satisfacción.
Cambió de rumbo y corrió hacia la parte posterior de la biblioteca, donde
sabía que la salida de emergencia era probablemente su única
oportunidad. Detrás de ella llegaron fuertes golpes y explosiones. Miró
hacia atrás para ver la estantería arrojada a un lado como ramitas rotas.
Estaba libre. En la pared de enfrente, su sombra se elevó desde la
posición de cuclillas hasta la de pie. Era vil silueta, con la espalda
encorvada y temblorosa y un hocico regordete y retorcido. Su frente
inclinada se extendía contra orejas bajas y puntiagudas. Todo su cuerpo
palpitaba con un salvajismo excitado, temblando de sed de sangre, como
un perro con el aroma de una muerte fácil. Amy sabía en su intestino que
todas sus matanzas fueron fáciles. Toda su postura le gritaba que era un
cobarde pusilánime envuelto en el cuerpo de un matón malicioso. No le
dejaría ganar; nunca lo dejaría ganar. No después de Connie. Lucharía
contra él hasta su último aliento. Lo lesionaría antes de morir.
"Te puedo oler. Puedo oler a Garoul por todos lados sobre ti. Puta. Como
Connie…una puta Garoul." Su voz era seca y áspera. Se movió
lentamente, cojeando. Amy se dio cuenta de que no había cambiado
completamente. Quizás estaba demasiado débil por su pelea anterior.
No tenía la menor duda de que era responsable de las lesiones de
Paulie, y que Paulie había posado algunos golpes contundentes en él.
También se dio cuenta de que esta era otra ventaja. Virgil estaba
merodeando, amenazándola y burlándose de ella porque no podía
perseguirla y destrozarla. Intentaría acorralarla, aterrorizarla e
intimidarla, pero había pasado por alto una cosa. Su odio hacia él. Había
matado a Connie y lo odiaba más de lo que a ella le importaba vivir.
"¿Bajas a cuatro patas? ¿Ella te monta por detrás…?" Su respuesta fue
dar un codazo al vidrio de la alarma contra incendios, el aplastante
sonido de una campana estridente. La luz de emergencia baja
parpadeaba, proyectando un inquietante resplandor verde sobre los
oscuros pasillos. Fue un riesgo. Había dos botones de alarma en la
biblioteca…¿A cuál recurriría? ¿Y podría ella escabullirse a tiempo si él
eligiera la suya? Sin embargo, valió la pena, porque ahora sabía que una
luz azul brillante estaba destellando en la parte delantera del edificio y el
departamento de bomberos del condado había sido alertado. Como para
subrayar su apuesta, el teléfono comenzó a sonar. Probablemente una
respuesta automatizada de la centralita de emergencia en Covington,
pero sería aumentar la presión sobre él. Recordándole que el mundo real
estaba justo afuera de la puerta, y que pronto estaría tocando, queriendo
entrar. Afortunadamente, él eligió la esquina más alejada y la alarma
equivocada. Ella se lanzó a un pasillo contiguo y se arrojó contra otro
estante, tirándola sobre él. La adrenalina zumbó en sus venas, dándole
esa ventaja extra, esa mezquindad extra que necesitaba para atacar.
Pero él fue rápido y atrapó este. Los libros cayeron en cascada de los
estantes, pero él se aferró al marco y simplemente se lo devolvió ella con
fuerza fácil. Excepto que ella ya se había escapado, desapareciendo en
el laberinto de estanterías.
"Gracias por el código, Amy. Después de que lo compartas conmigo…y
lo harás…conoceré todos los secretos de los Garoul y podré quitárselos
todo. Eres mucho más cooperativa que tu tía. Ella no quiso compartir
nada en absoluto". Él estaba desesperado; ella podía escucharlo en su
voz. El tiempo se le estaba acabando y él lo sabía. Pronto el lugar
estaría lleno de gente. Todo lo que tenía que hacer era evitarlo, pero la
biblioteca estaba abarrotada, y cada minuto se encogía. No le permitía
superarla, pero eventualmente se quedaría sin lugares para esconderse.
La culpa la invadió por haber sido tan estúpida como para confiar en él.
¿Cómo podría ser él la bestia a la que los Garoul sirvieron para
proteger? No tenía sentido. Amy no tenía tiempo para preguntarse. Tenía
que seguir moviéndose.
"No. Connie no compartiría nada. Ni siquiera cuando la mordí". Continuó
mordiéndola, esperando que ella delatara su posición. Pero Amy estaba
literalmente un paso adelante. "Ella gritó, Amy. Estaba tan asustada...y
con tanto dolor". Él se deslizaba más cerca. Podía olerlo, ese miedo que
rezumaba a través del pelaje grasiento y desigual del pecho, la espalda y
los genitales. Él no estaba enterado de eso. Probablemente vivía con el
hedor cada vez que podía, deslizándose por el valle de los Garoul como
un pequeño zorrillo malvado. En silencio y cuidadosamente,
desenganchó un extintor de incendios y se deslizó más lejos de él y su
burla insensible. Cómo él no escuchó su corazón latir, nunca lo supo.
Para sus oídos sonaba como el rugido de un motor de turbina,
alimentado por el odio y la ira. "Estaba en un terrible dolor. ¿Y, Amy? No
fue rápido". El rescate estaba tardando demasiado. Ella lo odiaba. Un
golpe deliberado con su dedo del pie atrajo su atención a donde estaba
escondida. Posicionándose cuidadosamente al final de un pasillo,
levantó el bote como un bate de béisbol, lista para ofrecer la mayor
sorpresa de polvo seco de la vida de este bastardo. Esperó, alerta,
segura de que había sido engañado por su golpeteo. Ansiosamente,
vigiló primero el pasillo derecho, luego el izquierdo. Tranquilo, era
demasiado silencioso. Entonces, ¿había decidido finalmente callarse?
Así es como ella sabía que él se estaba arrastrando sobre ella. El
rasguño más pequeño, un pequeño crujido…y lo sabía. Venía por ella
por encima de los estantes. Deslizándose a lo largo de la fila de arriba,
donde estaba parada, esperando sorprenderla cayendo sobre ella desde
lo alto. Bueno, Amy Fortune también tenía algunas sorpresas. Con
manos temblorosas, aflojó la boquilla y esperó. El hedor aumentó a
medida que se acercaba. Esperó. Severa, compuesta y aterrorizada,
pero paciente, esperó. Finalmente, con un último pequeño arañazo, la
parte superior de su cabeza enmarañada se asomó por encima del
estante sobre ella. Levantó el bote y arrojó el polvo seco y sofocante
directo a sus ojos. El áspero sonido del extintor no pudo acallar el grito
ultrajado de Virgil. Él arañó sus ojos ardientes. Con la adrenalina
bombeando, Amy arrojó todo su peso en este estante y lo derribó con
Virgil escarbando ciegamente en la parte superior. Golpeó el suelo. Amy
huyó hacia la puerta trasera de incendio, corriendo por su vida. Se acabó
el tiempo, no más esconderse; tenía unos preciosos momentos para salir
del edificio. Con suerte, habría un camión de bomberos en el medio de la
calle principal, junto con todos los curiosos vecinos de Lost Creek. Esa
era la única red de seguridad que tenía: testigos. Se proyectó a lo largo
del pasillo hasta la puerta de incendio. Podía verla. Ver el letrero de
salida iluminado con promesa. Él estaba justo detrás de ella. Cojeando o
sin cojear, él estaba destrozando el pasillo tras ella, cruel, asesino,
gruñendo, gobernando. Ella no iba a lograrlo. Unos agonizantes cinco
pies por delante, y ella no iba a lograrlo. Se había quedado sin tiempo,
suerte, vida. Su cuerpo se tensó por su ataque. Con una explosión
astillada de madera, tableros de fibras y metal fragmentado, la puerta de
incendios se desintegró ante sus ojos. La alarma exterior destelló rayas
azules sobre el elegante pelaje de otro enorme monstruo. Medía casi
dos metros y medio de alto, densamente musculoso y elegante. Su
pelaje brillaba y ondulaba en la iluminación de emergencia. Los
miembros largos y fuertes terminaban en grandes manos y pies con
garras. Su hocico plano estaba retirado en un gruñido rabioso. Este era
más grande, más fuerte, más rápido y mucho más peligroso que Virgil.
Este era un verdadero depredador. No lo podía creer, dos de ellos, dos
bestias. Estaba perdida. Luego, desde detrás de ella, sintió la
consternación de Virgil y oyó el rápido movimiento de su apresurada
retirada. Con manos temblorosas levantó su extintor de incendios. Era su
única arma. Cara a cara con esta bestia, parecía tan miserable. Con un
gruñido sofocado y exasperado, la criatura extendió un brazo largo y
barrió el extintor de sus manos. Navegó por el aire hasta el otro extremo
de la habitación chocando contra una pared, dejándola indefensa. Amy
cerró los ojos y esperó a que viniera por ella. Excepto que no la quería a
ella. En lugar de eso, pasó a la biblioteca, su gruñido amenazador y
profundo hacía vibrar las vigas. Fue detrás de Virgil. Amy no tuvo tiempo
de preguntarse nada. Voló por la puerta y corrió hacia la camioneta de
Claude. Las sirenas sonaron sobre las carreteras de montaña. El coche
del sheriff se dirigía hacia allí. No iba a esperar. Salió del
estacionamiento lo más rápido posible, desviándose hacia la carretera.
Dejando que la oficina del sheriff se ocupe de una biblioteca llena de
Hombres Lobo. Estaba a casi un kilómetro de la ciudad cuando su
camioneta se estremeció por un tremendo choque desde la parte
trasera. Crujió y se inclinó torpemente, como si se hubiera estrellado
contra un bache y se hubiera roto un eje. Amy miró en el espejo
retrovisor con terror. Algo había aterrizado en la cama de su camión. No
podía ver nada en la oscuridad. De repente, ella estaba bañada en
vidrio. Agachó la cabeza y, con un chasquido metálico, el techo corredizo
fue arrancado de las bisagras y abrió la cabina hacia las estrellas. Con
un movimiento elegante, el monstruo de pelaje negro de la biblioteca se
dejó caer en el asiento del pasajero al lado de ella. Amy sacudió el
volante con horror despreciable. El camión se desvió ferozmente hacia
un lado y luego hacia el otro. El terror rodó a través de ella en olas
húmedas y pegajosas, cerrando su intestino de golpe. Esta pesadilla no
tenía fin. La criatura gruñó y se aferró al tablero hasta que el camión se
enderezó. Amy chilló hasta detenerse deslizándose, lanzándolas
bruscamente hacia adelante, luego de vuelta a sus asientos. Ambos se
sentaron por un segundo aturdido. Entonces la bestia saltó sobre sus
patas traseras al lado de ella, sorprendentemente ágiles para una bestia
tan descomunal en un espacio tan pequeño. Se inclinó más cerca. Amy
estaba tan congelada por el miedo, esperando que le arrancaran la
cabeza de los hombros. El hocico rechoncho con su fila de dientes
crueles se acercó. Por encima de ella, los ojos color ámbar brillaban con
inteligencia astuta. Su húmedo hocico olfateó tiernamente su oreja por
un momento. Luego, el lado de su cuello estaba sujeto con mandíbulas
aplastantes.
Entonces, así es como muero. Sin cabeza en Oregón.
Un suave mordisco y una lengua grande y ondulante se extendieron por
su piel. Y ella fue liberada. Conmocionada, Amy giró la cabeza, la cara
bestial a escasos centímetros de la suya. Su aliento era carnoso,
jadeaba, la lengua colgaba, los dientes brillaban con saliva, blanca y
dura como el diamante. Ella estaba obsesionada, fascinada, como un
ratón ante una cobra. Tenía el cuello mojado por la lamida, pero su piel
no había sido rota y eso la asombró. Esos dientes afilados como navajas
hicieron que la sangre se enfriara en sus venas. Un golpe seco con una
larga garra en el tablero de plástico rompió su mirada. Golpeó el tablero
del camión de nuevo, deliberadamente. Ella debía mirar allí, prestar
atención. Aturdida, se las arregló para girar la cabeza y mirar
estúpidamente la basura de Claude. Esto era demasiado surrealista. Su
cerebro se sentía privado de oxígeno. El monstruo se inclinó en su oreja
y humedeció su nariz otra vez. Inhalándola, entregando otro pequeño
mordisco. Ella hormigueó por todas partes. Ella podía oler su pelaje,
caliente, picante, almizclado; muchos olores que no pudo ubicar, pero
que se sintieron cercanos e íntimos a ella. Su vientre se apretó y tembló
por completo. Con miedo, pensó, y luego se dio cuenta de que era
excitación. Su cuerpo respondía como si estuviera programado,
desasociándose por completo de su mente, que en ese momento gritaba
que había un Hombre Lobo en la cabina con ella y que tal vez debería
salir. Ella cerró los ojos. Leone. Sus ojos se abrieron de golpe. Ella
conocía este sentimiento. Existió para una sola persona.
"¿Leone?", Le susurró al espacio vacío a su lado. Ella estaba sola. La
puerta del pasajero había desaparecido, doblada y rota en el camino de
tierra. La criatura se había ido, se desvaneció en el bosque, como un
viejo sueño que se desvanece en la nada. Ella lo miró fijamente; ella
miró el tablero de instrumentos y toda la basura de Claude…, entonces
miro detrás de la bestia de nuevo. "Leone". Su susurro conmocionado se
arremolinó lejos en la brisa de la noche.
Él estaba en el aire, sucio y contaminado. Él envenenó ambos mundos,
ambos estados del ser, con su avaricia y brutalidad. Una criatura fea, ni
humana ni lobo. Ella se estaba acercando fácilmente a él, más fuerte,
más rápida, más inteligente; toda una vida de entrenamiento y
perfeccionamiento de sus características genéticas la convirtieron en una
depredadora consumada. Los pícaros normalmente evitan los naturales
Wolven nacidos. No tenían lugar en el orden del ser. Temerosos
solitarios, no podían ni con la ciudad ni con la selva. Este mundo no
tenía lugar para ellos. Sus días estaban contados y lo sabían. Para él
llegar tan cerca de una guarida de lobos asentada era una indicación de
su ambición y locura. Él era astuto, bribón, pero también un cobarde. Él
atacó al débil. Los humanos y adolescentes Wolven como Paulie. Pero
Paulie había conseguido algunos buenos mordiscos y lo había
ahuyentado. Virgil todavía está herido por ese error de cálculo. Ella
podía verlo en sus pistas. Él se movió rígidamente; él no sanó bien.
Contaminado y antinatural, sus supurantes heridas probablemente
fueron lo que lo desaceleró y salvó a Amy. Su compañera estaba ilesa.
Ella la había atendido, preocupada de que su sucia mordida la hubiera
atrapado. Pero Amy estaba a salvo, y la ira de Leone se alivió de un
miedo candente y abrasador en una fría y calculada determinación de
perseguirlo y matarlo. Mientras lo seguía a través de la selva virgen
directamente a Little Dip, estaba claro que él tenía una ruta muy
utilizada. Ella se estaba acercando. Había lastimado a su Clan,
intimidando a su amada. Ella lo mataría...por Paulie, y por Connie. Pero
sobre todo por tratar de dañar a Amy, su compañera, suya.
Amy se sacudió hacia adelante, golpeando los engranajes, hacia Little
Dip. Sus ojos volvieron a centrarse en el tablero. ¿Qué se había
perdido? ¿Qué iba a ver ella? Estaba cubierto de papel arrugado,
bolígrafos masticados, caramelos y tazas de café vacías. Toda la basura
de Claude. Caramelo. Había varios paquetes de caramelos de cereza sin
abrir. La marca favorita de Connie. Esto no fue basura; esto era un
caramelo que Claude había comprado para Connie. ¡Connie! Golpeando
rápidamente a toda marcha, aumentó su velocidad. Connie estaba a
salvo. Se dio cuenta de que en sus entrañas nunca había creído
realmente la afirmación de Virgil de que Connie estaba muerta. Nunca lo
había creído…pero pensarlo la había puesto muy, muy enfadada. Y su
salvador, su protector…esa era Leone. Cada molécula de su mente,
cuerpo y alma lo sabía. Corriendo por las carreteras secundarias, estaba
decidida a ver esto pasar. Ella seguiría la pista con sabor a cereza y
encontraría a Connie. Y descubriría quién, o qué, en el nombre del
infierno, Leone Garoul realmente era. Y lo averiguaría quién, o qué, en el
nombre de demonios Leone Garoul realmente era.
Capítulo veinte
Parecían buenos modales volver a poner las llaves de Claude debajo del
visor. A pesar de que a su camioneta le faltaba la puerta de un pasajero,
no tenía techo solar y estaba llena de vidrios rotos. Cuando revisó la
cama, estaba tan doblada que parecía que una vaquilla lechera se había
lanzado en paracaídas sobre ella. Bueno, Claude podría aguantarlo. Le
había mentido. Con piernas gomosas, avanzó por el sendero hasta el
complejo y descubrió que estaba misteriosamente vacío de Garoul. Al
anochecer era cuando generalmente se congregaban alrededor de la
barbacoa o el fogón para tomar cerveza y cenar. Sin inmutarse, irrumpió
en la cabaña de Marie.
"¿Hola? ¿Quién está ahí...Amy? ¿Eres tú?" La voz ronca de Paulie salió
de la habitación de Leone.
"¿Paulie?" Amy lo encontró luchando por sentarse en la cama.
"Oh, cariño. Lamento haberte despertado. Ven, déjame ayudarte." Ella lo
ayudó a sentarse. Su herida aún le causaba dolor, aunque había sido
tratada y vendada. "Veo que Marie ha estado trabajando su magia", ella
dijo.
"Sí". Él se retorció en las almohadas que ella había preparado para él.
"Gracias, Amy".
"¿Te lesionó mucho?"
"Nah, Marie dice que está más preocupada por la suciedad y la
infección…" Se detuvo en seco cuando se dio cuenta de lo que estaba
diciendo. Su cara ardió al caer por su trampa.
"Sé que Virgil te atacó", dijo Amy. Él la miró con asombro.
"¿El bibliotecario? Guau. Sabes más que yo. Solo pensé que era un
Pícaro".
"¿Pícaro?"
"Sí. Sin Clan. Hombres Peligrosos sin un Alpha adecuado para
controlarlos. A menudo fisgonean en otras guaridas, atraídos por el olor".
Amy se recostó y digirió todo esto. Virgil, ella sabía que era un Hombre
Lobo. ¿Pero un Hombre Lobo Pícaro? ¿Tenían nombres para él, para su
clase? ¿Guaridas y Clanes? ¿Qué diablos quiso decir Paulie por Clan?
"Paulie, ¿puedo hacerte algunas preguntas estúpidas? Y, por favor, se
honesto conmigo, porque me reuní con Virgil hoy temprano y solo me
escapé por la piel de mis dientes".
Gracias a la piel de los dientes de Leone.
Él se tensó. "Lo intentaré, Amy. Pero no prometo nada". Admiraba su
franqueza sincera y su sentido común, algo que a sus mayores les hacía
mucha falta, por lo que a ella respectaba. "Está bien. Sé que los Garoul
tienen un Hombre Lobo." Ella salió directamente con eso. En voz alta
sonaba tan estúpido que inmediatamente trató de calificarlo. "Mira, rompí
el código del almanaque y descubrí algo de información. Sé que ustedes
tienen una bestia que cuidar. Generación tras generación." Ella tomó una
respiración profunda. "Y sé que es Leone".
"Ella te dijo que ella era la única." Esto era más una afirmación que una
pregunta. Él casi pareció ofendido. Insegura de lo que realmente estaba
respondiendo, Amy asintió. "Más o menos", dijo ella. La ambigüedad
parecía el mejor camino a seguir.
"Típico."
"¿Huh?" Paulie suspiro. "Todos tenemos un Hombre Lobo que cuidar,
Amy". Hubo un brillo en esos ojos negros que le recordaban tanto a
Leone.
"Eso es ridículo."
"¿Por qué?"
"Porque el lugar estaría lleno de..." Su frase se desvaneció cuando la
verdad cayó sobre ella. "Los Garoul son un Clan de Hombres Lobo,
Amy".
"Jesús". Amy se hundió en la cama.
"No creo que hayas leído ese código correctamente", dijo Paulie con
simpatía.
"No creo que lo haya hecho”. Ella levantó la cabeza para mirarlo.
"¿Todos vosotros?"
"En el momento en que llegamos a la pubertad, el cambio comienza y
venimos aquí para que Claude nos entrene. Little Dip es nuestro hogar
familiar. Aprendemos a perfeccionar nuestras habilidades de Lobos aquí
en los descansos de caza como este. Necesitamos sobrevivir como
híbridos en el mundo moderno, pero aún así poder sobrevivir en el
entorno natural. Entonces sí, creo que hay una bestia. Muchos de ellos."
"Joder. Disculpa mi lenguaje". Paulie se encogió de hombros.
"Deberías estar con Claude cuando se queda atrapado en un arbusto
espinoso". Amy se sentó. "¿Sabes lo que le pasó a Connie?"
Sacudió la cabeza. "Solo llegué la semana pasada para aprender a
cazar. Connie estaba...enferma, antes de que yo llegara. Pero está a
salvo." Él se movió incómodo y Amy sintió que había algo que quería
cuidar de ella. Y supuso que sabía lo que era. "Si un Lobo deshonesto
atacara a un humano, ¿se convertirían también en un hombre Lobo?
¿Como en las películas?"
"Eso es algo realmente cruel que suceda. Incluso si alguien sobrevive a
un ataque de un Hombre Lobo pícaro, el impacto en su sistema cuando
comienza el cambio puede matarlos. Pocos superan esa etapa, y si se
las arreglan, luego está la adicción. El lado Wolven trae tanta altura, y si
corres con el cambio demasiado tiempo o con demasiada frecuencia, te
deja psicópata. Es una de las primeras cosas que aprendemos."
Paulie se detuvo y la miró con dureza. Amy sabía que él quería
desesperadamente que ella lo entendiera.
"La verdadera lucha es controlar tu humanidad, no tu bestia. La piel de
Lobo es más real, más en armonía con el mundo natural que con el
humano. Es más difícil ser humano".
"Entonces, ¿es fácil volverse adicto al poder crudo del lado de la bestia y
más difícil volver a ser humano?" Amy reflexionó sobre esto. Todas las
películas que había visto lo hicieron al revés. La luna llena siempre había
sido la lucha de Lon Chaney, no los veintiocho días intermedios. Había
imaginado que la lucha era para negar a la bestia que estaba dentro, no
para luchar día a día por sobrevivir en el mundo de los humanos.
"Paulie, Virgil se jactó de haber mordido a Connie. ¿Podría ser así para
ella ahora? ¿Choque y adicción?" Estaba asustada por las posibilidades
de la situación de Connie. Virgil la había lastimado, pero ¿la había
cambiado? "Connie tiene suerte. Ella nos tiene a todos, y el
conocimiento especializado de Marie para ayudarla a pasar. Pero será
duro para ella." Él sostuvo su mirada. "Marie la ha estado cuidando, pero
la tuvo que alejar. A veces el cambio puede ser un poco...violento. Y
Marie tuvo que someterla. Todos la han estado cuidando, Amy. Por favor,
no te preocupes". De nuevo, Amy encontró algo de seguridad en sus
palabras.
"Quiero verla." "No esta noche. Es la luna llena; va a ser duro para ella.
Connie no está entrenada para lidiar con su atracción. Mira el daño que
le hizo a las paredes de su cabaña la última vez que se enfureció. Pero
ahora que lo sabes, puedes hablar con Marie al respecto. Ya no hay
nada que esconder. No hay razón por la que no puedas estar con
Connie".
"¿Por qué me lo han ocultado todo?" Ella estaba enfadada ahora.
¿Connie había dañado su propia cabaña? Amy estaba conmocionada,
pensó que era Virgil torturando a Connie tal como la había torturado ese
día en el estudio. ¿Qué tan descontrolada se había vuelto Connie?
Paulie se encogió de hombros de una manera típica adolescente.
"Probablemente por el trabajo que estás haciendo. Imagino que Connie
fue atacada por lo que sabía. Bloomsy probablemente calculó que era el
eslabón más débil, siendo la única humana en todo el valle"
"Un objetivo fácil. ¿Por qué él fue por ti?"
"La misma razón. Golpe fácil. Recogí su rastro de tu cabaña. No me di
cuenta de lo que estaba siguiendo." Él sonrió tristemente. "Inexperiencia.
Tuve suerte de haberlo lastimado más fuerte. Después de que corrió,
descubrí que no podía mantener mi forma. Empecé a cambiar a la forma
humana demasiado rápido. No es una buena cosa". Amy asintió.
"Claude dijo que estabas sufriendo de una sobrecarga. No estaba
segura de lo que quería decir".
"Hubieras sido la próxima, Amy. Virgil habría venido por ti. Todos te
estábamos cuidando. Es una pena que nadie supiera quién era en
realidad el Pícaro Hombre Lobo".
"Bastardo. Espero que Leone lo atrape".
"¿Leone?"
"Cuando él estaba detrás de mí, un segundo Lobo apareció y lo
ahuyentó. Él casi me tenía. Estaba tan cerca. "Ella negó con la cabeza
maravillada por su escape marginal. "Fue Leone", susurró en voz baja. Ya
no era un misterio. El secreto de Leone estaba al descubierto. Todo lo
que quedaba era lo que tenían ahora.
"Bueno, ella es tu compañera".
Amy dejó a Paulie metido en la cama y recuperándose, y se dirigió al
lugar más lógico que se le ocurrió, la cabaña de almacenamiento.
Connie todavía debe estar allí, siendo administrada por Marie y sus
pociones para cortar caballos. Amy tuvo que verla para tranquilizar su
corazón. Era aterrador correr sola por los senderos del bosque. Amy no
entendió cómo su cuerpo todavía estaba funcionando y no estaba
curvado en una bola fetal debajo de un arbusto. Lo único que la mantuvo
activa fue la adrenalina y su ansiedad por ver a Connie. Sin embargo, el
valle nocturno nunca se había visto tan aterrador. La luna llena colgaba
pesada, su luz brillante iluminaba y sombreaba al mismo tiempo, dándole
guía en una mano pero jugando con temores imaginarios con la otra.
Cada surco y piedra a lo largo de la pista era visible, y sus pies volaban
sobre ellos. Al mismo tiempo, cada rama oscura, árbol hueco o
sotobosque oculto ocultaba otro monstruo imaginario. Amy siguió
corriendo, como si los perros del infierno estuvieran detrás de ella. Por lo
que sabía, lo estaban. Su mente estaba en confusión, hirviendo de
preguntas, conclusiones y frustraciones. Los Garoul eran Hombres Lobo.
Había sido así desde tiempos inmemoriales. ¿Lo había sabido Connie?
Marie era su compañera, así que debe haberlo sabido. Parecía que solo
Amy estaba en la oscuridad todos estos años. ¿Por qué? ¿No era digna
de confianza?
¿Su romance adolescente con Leone la había contaminado para ser la
perpetua forastera? Le dolió una cantidad increíble, tanto que su pecho
se encogió ante la implicación de que esta gente no era la segunda
familia que siempre había pensado. Que Connie, su única familia real, se
confabulaba con los Garoul, y que al hacerlo había sido herida y...y
posiblemente mutada en un monstruo.
Debería huir. Dejarlos a todos e ir a Europa, como antes. Este secreto
podría convertirse en una jaula si no corro ahora.
Pero ella recordó la enorme bestia peluda en la cabina de la camioneta
de Claude, inclinándose para acariciar su cuello con unas fauces que
podrían destrozar a un ciervo. Y sus torpes intentos de hacerle notar el
caramelo con sabor a cereza, para llevarla de vuelta a Connie. Amy
sabía que no había otro lugar en la tierra en el que quisiera correr, pero
aquí, a lo largo de este espeluznante camino a la luz de la luna, estaba
en peligro por las personas que más amaba. La luna era claramente su
aliada, ya que encontró la cabaña de almacenamiento con facilidad. Con
cautela acercándose desde el frente, pudo ver la puerta abierta,
balanceándose suavemente en la brisa nocturna. No hubo daño, pero el
aire de abandono no augura nada bueno. La sensación de hormigueo
que ahora asociaba con Virgil volvía a deslizarse sobre su piel, como un
trapo grasiento y frío. Así que, él había escapado de la biblioteca y de la
atención de los servicios de emergencia. Sabía que él estaba en algún
lugar cercano, espiándola. Amy vaciló, inquieta e insegura. ¿De dónde
venía la amenaza? Si ella corriera a la cabaña, ¿él estaría allí
esperando? Tal vez quedarse en el bosque le dio más opciones para
escapar. Un aleteo de movimiento de la oscurecida entrada casi la hizo
salir corriendo hacia el río. ¡Él estaba allí! Captó un destello rojo: una
chaqueta roja. Entrecerrando los ojos, dio un paso vacilante hacia
adelante. Elicia apareció, silenciosa pero frenéticamente indicándole que
entrara. Amy corrió hacia él y saltó al porche y a través de la puerta,
cerrándola detrás de ellas. Elicia se retiró a un rincón, revoloteando
ansiosamente junto a la cama pulcramente hecha. "¿Lo has visto?",
Susurró temerosa.
"Desde que llegué al valle, sabía que había algo en el bosque detrás de
mí. Al principio pensé que era un oso". Elicia asintió. "No estaba segura
si podrías sentirlo. Algunas personas no pueden. Caminan felizmente
inconscientes." Se acercó a Amy, susurrando con fervor: "Pero están en
todas partes. A tu lado en los pasillos del supermercado. Detrás de ti en
el metro. Enseñar a tus hijos, bombear tu gasolina, cortarte el pelo…"
"Verificando tus libros en la biblioteca". Los ojos oscuros de Elicia se
ensancharon. "¿Ya sabes?" "Sé que él le ha hecho daño a Connie.
Supongo que está fuera esperando a tratar de lastimarla otra vez." Amy
miró el interior ordenado. "Me alegro de que escapara" Elicia sacudió la
cabeza lentamente.
"Él está aquí por mí".
"¿Tú?"
"Él quiere rasgar a mis cachorros. Son cachorros Garoul. Él quiere
comérselos".
"Cachorros..." La mente de Amy estaba dando vueltas.
"¿De Jori? Elicia, estás embarazada de Jori, ¿verdad?"
"Sí. No teníamos planeado..." Elicia se puso a llorar; sus manos
temblorosas cubrieron su rostro.
"Lo amo mucho, y ahora me odiará".
"¿Por qué has dicho cachorros?" Amy preguntó en voz baja. "Elicia,
¿sabes lo de los Garoul?" Su respuesta fue un triste movimiento de
cabeza.
"Bueno, sabías más que yo." Amy suspiró y se movió para consolarla.
"Conozco a Jori toda mi vida, Elicia. Y sé que él no te odiará. Él te ama.
Estará tan feliz con los...cachorros". Elicia se dejó caer en el borde de la
cama, sollozando en profundos sorbos agrietados. Amy se agachó y la
abrazó. "Él te ama. Todos lo sabemos. Es por eso que estás aquí, en el
valle. Nadie viene aquí a menos que sean prácticamente un Garoul."
Hizo todo lo posible para tranquilizar a Elicia, todo el tiempo
manteniendo un oído abierto por cualquier merodeador afuera. "Elicia.
Estarás bien. Todo estará bien. Lo prometo. Mira, tengo que verificar que
todas las ventanas y puertas estén cerradas. ¿Estás bien por un
minuto?"
"No sirve de nada." Elicia se secó las mejillas mojadas con las palmas y
olfateó. Recuperando un poco el control, se quitó los zapatos.
"Créeme, esta es una cabaña robusta. He visto el daño que se hizo para
salir de la maldita cosa, no importa." Amy estaba sacudiendo las
persianas. Combinado con los barrotes del exterior, estaba segura de
que las ventanas estaban seguras. "No sirve de nada." Elicia suspiró
abatida. Ella se quitó la chaqueta y se aflojó el cinturón. "Nos da tiempo.
Los Garoul saben quién es él, y ha sido suficiente estúpido para entrar
en su valle." Amy cerró la puerta con un robusto tablón utilizado para ese
fin. Debería aguantar; ella estaba segura de que lo haría.
"No sirve de nada…"
"Elicia. Confía en mí, estamos a salvo".
"No sirve de nada...porque estoy aquí contigo." La voz de Elicia había
caído una octava y raspaba duramente en la quietud. Amy se calmó.
Lentamente, se volvió para mirar a Elicia. O lo que solía ser Elicia.
"Tienes que estar bromeando." Amy miró a la mujer convulsionada frente
a ella. Elicia estaba doblada en la cama con dolor. Amy reconoció sus
contracciones y retorcimientos faciales como el mismo proceso que
había presenciado con el cambio de Virgil.
"Elicia. Por favor, no seas un Hombre Lobo. Por favor." "Estoy tratando
de no serlo esta noche", Elicia respondió con una sonrisa enfermiza, con
la cara bañada en sudor. "Es la luna. Es difícil" Ella se interrumpió con un
profundo gemido.
"¿Puedo hacer algo para ayudar? ¿Van a estar bien los cachorros?"
Eran preguntas increíblemente estúpidas, pero Amy se sintió obligada a
preguntar. La respuesta de Elicia fue enroscarse más fuerte en una bola
apretada. "Está bien. Está bien. ¿Elicia? Si no puedes controlar esto...
¿estaré a salvo aquí contigo?" Otra pregunta estúpida, pero era claro
para ella que Elicia no estaba logrando dominar su mutación. Sus dedos
se habían truncado en ganchos dolorosos, las uñas se habían vuelto
gruesas y amarillas. Desagradable y como una aguja. Las venas en el
dorso de sus manos sobresalían como un mapa de ruta. Su rostro
estaba vuelto hacia la pared y Amy sabía que era deliberado. Elicia
estaba avergonzada de lo que su cuerpo estaba haciendo. Supuso que
Elicia probablemente no tenía Clan, sino que era otro de los Pícaros de
los que Paulie había hablado. Amy no tenía idea de cómo podría ser
esto. Virgil era malicioso; la había odiado y quería atacar. Elicia no tenía
la misma malevolencia, pero ¿eso significaba que Amy estaba a salvo?
¿Atacaría Elicia solo por miedo e instinto? ¿Funciona así? ¿Cómo
funcionaba esto?
"Vete, Amy. Vete." El susurro de Elicia estaba ronco y lleno de dolor. Amy
se detuvo por un momento considerando esto. Pero no era realmente
una opción. "No puedo. Si me voy, él vendrá aquí detrás de ti y los
cachorros. No puedo encerrarte con seguridad, falta el candado
exterior".
De todos modos, ¿dónde podría correr? Por la puerta y directo a…
¿qué? No podía dejar atrás a Elicia, sola e indefensa. No con Virgil
merodeando en los árboles.
"Por favor, Amy. Vete. No sé lo que haré. Solo he estado así por menos
de un año. No sé cómo..." Las palabras de Elicia se perdieron en otro
gruñido de dolor. Ella tragó aire. Luego, se relajó lentamente, su cuerpo
se desenrolló por su apretada contracción muscular. A Amy le recordó a
una mujer que estaba de parto, los pequeños brotes de alivio entre el
dolor estremecedor y espasmódico. Insegura, Amy se acercó y alisó el
antebrazo de Elicia. Tal vez ella podría ayudar simplemente hablando
con calma. Leone se había sentado a su lado en una pequeña
camioneta y no había sido una bestia voraz. Quizás un Hombre Lobo no
necesita ser peligroso, a menos que lo desee. Tal vez si ella
simplemente hablara con Elicia, podría aliviarla a través del dolor y
ayudarla a mantener el control.
"¿Menos de un año?", Dijo, decidiendo probar su teoría.
"Estacioné demasiado cerca de los contenedores de basura una noche.
Tuve suerte de sobrevivir ", explicó amargamente Elicia. "Los periódicos
lo llamaron un 'ataque de perro salvaje contra la mujer local'. Un mes
después supe lo que era". Su voz era un poco más fuerte ahora. Más
como su voz natural. Más segura de que estaba ayudando, Amy se
sentó en el borde de la pequeña cama y continuó haciendo preguntas.
"Lo estás haciendo bien. Quédate conmigo. Dime más, Elicia. ¿Qué
hiciste cuando descubriste lo que te estaba pasando? Debe haber sido
aterrador". Elicia rió con sequedad. Rodó sobre su espalda para que
Amy pudiera verla completamente. Tenía el mismo hocico aplastado con
dientes afilados y viciosos bajo un labio negro rizado que Amy había
visto en Leone. Su piel oscura se había vuelto curtida, cubierta con un
suave pelaje negro, fino alrededor de su cara pero espesándose sobre su
cabeza y bajando por su garganta. Esa era la medida de su cambio por lo
que Amy podía ver. Elicia arrancó ineficazmente su blusa, con las manos
deformadas y anudadas. "¿Quieres que te ayude a desnudarte?", Amy
preguntó en voz baja. La ropa parecía ajustada y restrictiva. Elicia asintió
con cierta timidez. Rápidamente Amy la ayudó a desvestirse; la piel de
su cuerpo estaba oscura y quemada, y muy ruda. La musculatura era
mucho más pronunciada. El tejido mamario de Elicia había
desaparecido, aplastado sobre una caja torácica expandida. La angustia
y la ansiedad fluyeron de ella, y el corazón de Amy se conmovió con esta
mujer que tuvo que lidiar con esta terrible experiencia por su cuenta. Un
profundo gemido se rasgó de su garganta y ella se dobló, acunando su
estómago como si estuviera protegiendo a sus cachorros.
"Respira, Elicia. Respira a través del dolor." Amy trató de recordar cada
Show de televisión médica con una escena de entrenamiento de
nacimiento. Funcionó. Los minutos transcurrieron sin otro sonido que la
brisa en los árboles afuera, y el profundo jadeo de Elicia. Su cuerpo no
mudo más.
"Hay otros como yo". Ella finalmente se relajó, su confianza en Amy se
estableció. "Virgil nos recoge. Se establece como un Alpha con su propia
Manada de Picaros delincuentes. Él quiere lo que tienen los Garoul".
Amy se quedó boquiabierta al oír esto. ¿Elicia estaba alineada con
Virgil? Bueno, inicialmente. Parecía que ella había cambiado de bando
en algún lugar a lo largo de la línea. Clanes, y Manadas, y Pícaros, y
solitarios. Había una sociedad completa de estos seres allá afuera. El
mundo preciso y lógico de Amy se hizo añicos aún más. Lo sobrenatural
ya no se sentía tan genial. No cuando era increíblemente real y estaba
sentado en su puerta.
"¿Es por eso que comenzaste a ver a Jori? ¿Para infiltrarte en Garoul y
el valle?" Elicia gruñó. Ella estaba más cómoda ahora, pero aún dolorida.
Pequeñas convulsiones corrieron con fuerza a través de su cuerpo,
atrapadas en su mitad de estasis. Amy lo observó todo cuidadosamente,
rezando por haber tomado la decisión correcta de no huir y abandonarla.
"Pero nos enamoramos, y ahora estoy embarazada, y he traicionado a
Jori". El malestar de Elicia se estremeció en su rostro, y sus ojos
lentamente se caramelizaron en un color más claro y dorado. "Aguanta
ahí, Elicia. Solo buenos pensamientos." Amy colocó una mano
tranquilizadora sobre su hombro. "Recuerda, te dije que nadie viene aquí
a menos que ya hayan sido aceptados. Jori y tú tenéis que hablar. Pero
él estará encantado de que estés cargando a sus bebés. Créeme."
"No merezco tu amabilidad, Amy. Te engañé para que fueras a la
biblioteca para que él pudiera conocerte. Marie no tenía ningún libro para
devolver. Hice lo que me pidió y nunca lo cuestioné". Marie había
negado conocer a Virgil Bloomsy; ahora Amy sabía que era verdad. Virgil
la había tirado del bosque ese día directamente al camino de Elicia. No
es que importara más. "Silencio, Elicia. Está bien. Era Virgil haciendo
todo." Ella fue alegada con un pequeño gemido triste y continuó
acariciando el hombro peludo, consciente de que había sido carne unos
momentos antes. Al final, si Elicia no podía contener la marea, Amy
necesitaba un plan B. Era obvio que Elicia no podía controlar esto. Su
cara estaba casi completamente Wolven ahora y Amy podía verla
angustiada. Elicia no había llegado a un acuerdo con su supervivencia
como Hombre Lobo. Ella lo llevaba con vergüenza. Amy no había
pensado en eso de esa manera. Leone era tan escultural y majestuosa;
Paulie habló con ese orgullo en su herencia. Incluso Virgil estaba ebrio
de poder despiadado. Elicia estaba asustada y sin educación. Ella lo
temía. "Sabes, eres bastante bonita...para una mujer Lobo". Los ojos de
Elicia la miraron con desconfianza.
"Está bien, guapa mejor palabra. Como Leone".
"¿Has visto a Leone? ¿Como Lobo?" Amy asintió.
"Ella pateó el culo de Virgil y me salvó".
"Me hubiera gustado haber visto eso".
"No te gusta, ¿verdad?" Elicia negó con la cabeza.
"Nunca. Pero, ¿qué sabía yo entonces? Él me hizo sentir aún más sucia.
Luego, cuando me acerqué a Jori y su familia, vi una forma diferente.
Estaban tan unidos y cálidos. Eran una familia real, y comencé a
entender que la mentalidad de Manada no era sobre poder y jerarquía,
sino unión y compañerismo. Tienen tanto control sobre su lado Lobo",
dijo con asombro, antes de que otra oleada de dolor la recorriera. Se
sentaron en silencio hasta que la liberaron.
"Fuiste tú quien me ayudó, ¿verdad? Dejaste el libro de Lengua d’Oc en
el porche. Y trataste de conducirme hasta aquí, a Connie, cuando
encontré esta cabaña por primera vez. ¿Por qué?" Dijo Amy, dándose
cuenta de que había sido Elicia todo el tiempo, y no Virgil como ella
había asumido.
"Le robé el libro. Quería que supieras. Odiaba la forma en que te
mantenían en la oscuridad, abierta a la misma amenaza que Connie. Me
gustó tanto Connie. Siempre fue amable conmigo cuando vino a la
ciudad para ver Jori. Por favor, ¿puedo tomar un poco de agua? “Amy la
ayudó a beber de la botella que estaba sentada junto a la cama. Elicia se
lamió los labios secos. "Sabía que Leone estaba tratando de protegerte,
pero Virgil siempre se las arregló para acercarse…" Ella jadeó, más
dolor. Los espasmos se acercaban cada vez más, y aunque Amy no
podía ver más signos externos, no estaba segura de lo que le sucedía a
la fisiología humana en el interior. ¿El embarazo de Elicia complicaría su
cambio? Con un fuerte trago, Elicia continuó. "Te llevé a los árboles
porque quería que te dieras cuenta de que estabas en peligro y harías
que los Garoul te dijeran la verdad. Tú y Connie son más importantes
que el estúpido código. Pero cuando los vi, lo que él le había hecho a
esos árboles, supe que estaba fuera de control". "Gracias", dijo Amy
simplemente. Elicia le había dado mucho y se había puesto en riesgo al
rechazar a Virgil y sus planes. Amy estaba contenta de haber decidido
quedarse en la cabaña y consolarla. "¿Amy?" Elicia susurro en la
oscuridad.
"¿Sí?" Ella se inclinó más cerca de la voz tranquila.
"Hueles a comida".
"Oh". Ella se echó hacia atrás.
"Necesitas irte. Dile a Jori que lo siento, y que lo amo".
"No." Amy se puso de pie y habló enérgicamente a la criatura acurrucada
en la estrecha cama. "Puedes hacer tu propio trabajo sucio. Cuando
estés lista, abriré esa puerta y ambas correremos por ella. Una vez
salgamos, seguimos nuestros propios caminos. ¡No te atrevas a venir
detrás de mí! Encuentra otra comida. Solo ve y escóndete hasta la
mañana". Elicia parpadeó, sus ojos brillaban como lunas gemelas en una
cara oscura y amordazada. Sus dientes brillaban, su boca nadaba con
saliva. Amy sabía que olía a cena, pero esta era su única oportunidad.
"Elicia. Escúchame, concéntrate. Tienes que hacer esto por tus
cachorros. Tienes que proteger a los cachorros de Jori. Estos son bebés
Garoul, y estás en el valle Garoul. Esto es hogar. Este es tu hogar y la
casa de tus cachorros". La cama crujió cuando Elicia se levantó. Ella se
destacaba sobre Amy, pero no era tan alta como lo habían sido Virgil o
Leone. A Amy le llamó mucho la atención que mucho del dolor debía
estar en la mutación de los huesos, los músculos y los ligamentos. Amy
se movió hacia la puerta y levantó la barra de madera. Ella se aferró a
eso; esta era su única arma. Podía resultar inútil como arma, pero se
sentía marginalmente más segura armada.
"A la cuenta de tres, corremos." Asintiendo a Elicia, levantó el pestillo y
empujó la puerta. Su cuerpo se tensó listo para saltar y correr como el
infierno. "Uno." La puerta se abrió lentamente. "Dos…" En el porche
frente a ella, uno al lado del otro, había dos enormes Lobos. Silenciosos
y vigilantes. Amy se dio cuenta con una sacudida repulsiva que todo este
tiempo ellos simplemente se habían parado y esperado a que la estúpida
humana abriera la puerta.
Capítulo veintiuno
Ambas bestias miraron sorprendidas al compañero Lobo de Amy. Detrás
de ella, Elicia gimió y se retiró a las profundidades de la cabaña. Amy
levantó su tabla; tendría suerte si aterrizara un golpe. Con un gruñido
irritado, una de las bestias se acercó y, tomando la punta de su arma en
sus garras, simplemente la sacudió para soltarla y casualmente la arrojó
a un lado. Amy frunció el ceño. Todo era tan reminiscente de su incidente
de extintor con…
"¿Leone?" El otro Lobo pasó rozándola, intentando alcanzar a Elicia, que
se encogía de miedo. Amy se volvió protectoramente hacia Elicia,
confundida ante las intenciones de este nuevo Lobo. Pero simplemente
saludó a Elicia con gruñidos silenciosos, y fue respondido por sus tristes
gemidos. Tenía que ser Jori. Una bestia enorme, más alta, con músculos
más densamente apretados que su hermana más elegante. Leone se
retiró, y Amy la siguió al porche y a la luz de la luna. Se sintió aliviada al
estar fuera de los confines sofocantes de la cabaña, dejando que Jori y
Elicia lidiaran con sus propias vidas. Tenía una vida propia con la que
lidiar, y estaba hecha trizas en ese momento. Agotada, se derrumbó
parcialmente para sentarse en los escalones del porche. Su corpulenta
compañera estaba cerca, mirándola intensamente con esos
espeluznantes ojos color ámbar.
"Podría dormir durante mil años y despertar en esta maldita pesadilla",
Amy no le dijo a nadie en particular. Fue demasiado para su sistema. Su
cerebro estaba empezando a cerrarse. "No creerías el día que tuve", le
dijo a la mujer Lobo que ahora sabía que era Leone. "¿Él todavía está
ahí fuera?" Levantó la nariz hacia el aire, las fosas nasales temblando
mientras inhalaba. El labio se curvó y un bajo gruñido retumbó
profundamente en un amplio pecho peludo.
Amy no tenía idea de lo que eso significaba, pero asumió que no había
ningún peligro presente. Desde lejos, un distante aullido resonó en la
noche.
"¿Qué primo es ese?" Dijo Amy amargamente. La bestia la miró con los
ojos entrecerrados, silenciosos y curiosos. Luego se alejó, descendió
hasta el río y esperó, mirándola. Amy supuso que la seguiría.
Lentamente, se puso de pie. Su cuerpo se sentía pesado y su cabeza
aturdida. Había llegado a su límite hace mucho tiempo y había estado
funcionando en vacío desde entonces. Cuando llegó al banco se agachó
para desatar sus botas. Tendría que cruzar el río, y a pesar del hecho de
que había pasado toda la noche siendo atacada por Hombres Lobo,
escondiéndose con Hombres Lobo, y descubriendo que toda su familia
adoptiva eran Hombres Lobo, parecía importante no mojarse los pies y
atrapar un frío. Con un bufido, la bestia la alcanzó y la recogió. Se
encontró cuidadosamente acunada en sus brazos, sintiéndose como una
niña pequeña. Era ridículo. Ella se aferró mientras vadeaba en el agua,
sin importarle el frío. Amy estaba aturdida. No recordaba haber sido
sostenida así por sus padres.
Nunca logro que mis familias estén bien. Yo nunca encajo.
Su cabeza se hundió en un hombro denso, enmarañado y se encontró
llorando. Una mejilla peluda acarició brevemente la corona de su
cabeza, y la criatura siguió caminando. No cruzó a la otra orilla; en
cambio, vadeaba río arriba, con el muslo profundo, usando el río como
otro sendero a través de esta parte del bosque. Cuando la corriente se
hizo demasiado rápida o demasiado profunda, salió del agua y a lo largo
de la orilla. Llevó a Amy de vuelta a su roca. Su roca adolescente, la
roca de su amante. La bestia la recostó con cuidado, luego la rodeó y la
acuno, apoyando la cabeza en su brazo. El calor de su cuerpo podría
haber impulsado una máquina de vapor. Se sentía cálido y seguro, y en
su estado agotado se dejó abrazar en el lugar más seguro que conocía
en todo el maldito valle. Una nariz húmeda le olisqueaba la oreja, el pelo
y el cuello. Estaba colocada más cerca aún. Olió su terrenalidad, su
pelaje almizclado, y lo encontró reconfortante. Dormirse era la defensa
natural de su cuerpo ahora que estaba a salvo. La fatiga profunda se
arrastró sobre ella. No podría haberlo detenido incluso si lo hubiera
intentado. Había terminado. La criatura la acunó y le dio consuelo. Sabía
que era Leone, pero también era una bestia para ella. Antinatural y
desconocido. Se preocupaba por ella, pero no estaba segura de lo que
sentía por eso. Su Leone. Su mente estaba demasiado cansada para
pensar en eso ahora, para procesar el efecto de este descubrimiento en
su corazón. Su último pensamiento antes de quedarse dormida fue que,
después de todos estos años, nunca había conocido a Leone Garoul. De
ningún modo.
Su compañera dormía. Embotada, exhausta y herida en un nivel que no
sanaría. Ungüentos y pociones tampoco ayudarían. El sangrado era
demasiado profundo dentro de ella. Sangre del corazón, rica y madura,
llena de amor, y se estaba filtrando y Leone no sabía cómo detenerla.
Ella había seguido a Virgil hasta que su rastro cruzó a la compañera de
Jori y comenzó a rodearla. Esto preocupaba mucho a Leone. El olor de
Jori estaba por todas partes en Elicia; debería haberla protegido de un
Pícaro. Pronto había encontrado a Jori. Él sabía que Elicia estaba en
problemas. Él podía ver que Virgil la estaba persiguiendo activamente.
Juntos rastrearon a su presa hasta la cabaña junto al río. Sabían que
Elicia se estaba escondiendo dentro, así que esperaron a que Virgil
hiciera su movimiento. Una vez que él estuviera seguro de que era
seguro hacerlo, atacaría a la mujer humana. Era su camino. Pero en la
distracción de la llegada de Amy, Virgil se sintió incómodo. Sintiendo una
trampa, él se había escabullido. Jori tuvo que hacer un gran examen de
conciencia esta noche. Leone sintió por él y por esta nueva revelación
sobre Elicia. Ella se acurrucó más protectoramente alrededor de su
propia compañera. Una luchadora valiente. Leone estaba orgullosa de
ella. Nunca iba a dejarla ir. El amanecer todavía estaba a unas pocas
horas de distancia. Se quedaría con su compañera, en la roca especial.
Volvería a mutar a la forma humana con el sol, en su sueño, la forma
tradicional y menos estresante de revertir. Y a la mañana, su yo humano
estaría allí para proteger y consolar a Amy también.
Leone estaba otra vez en la cabaña de Connie. El fuego irradiaba calor y
Amy estaba a su lado. Estaban felices y enamoradas. Podía sentir la
energía del amor corriendo a través de ella. Hizo que su corazón latiera
más fuerte. Su sangre latía estable y segura. Se sentía más joven de lo
que era. Amy parecía más joven, también. Se veía como lo hizo el día en
que Leone se dio cuenta de que era su compañera de vida, para siempre
jamás. Riendo y sonriendo, estaban muy cerca, tan juntas, era perfecto.
El aire estaba perfumado de pino, y los troncos del fuego crepitaban.
Tan bien juntas… y luego ella comenzó a cambiar. Ella no podía
controlarlo, no podía detenerlo. Primero, sus manos. Las uñas
ennegreciéndose y engrosándose. Sus dedos comenzaron a torcerse.
Los tendones de su mano y antebrazo se tensaron dolorosamente. Sus
músculos y tendones se estrecharon y truncaron a lo largo de su pecho
y hombros en formas extrañas y mutadas. Sus dedos curvados en
ganchos perversos. Le dolió tanto que gritó. Y mientras gritaba, su boca
se llenó de sangre. A través del gusto del cobre y el dolor agudo, los
dientes se alargaron, rasgando el tejido de las encías. Los músculos
faciales estallaron y se distendieron, formando un hocico rechoncho,
agrietándose y dislocando su mandíbula. La cavidad nasal se convirtió
en una agonía gritadora, sus oídos se llenaron con un rugido
ensordecedor que una vez fue su voz. Cuando era adolescente, la
primera vez que había mutado, su madre la había acunado a través de
ello. Claude había sostenido sus manos retorcidas, murmurando
palabras de aliento y apoyo. Connie había llorado en silencio por el dolor
que todos los jóvenes tuvieron que sufrir en ese primer cambio cruel.
Ahora estaba sola con Amy, y tan asustada como la primera vez.
Escuchó sus propios aullidos de agonía, huecos, resonantes. Su piel se
hizo más gruesa y el pelaje se arrastró sobre ella, ahogándola,
asfixiándola. Y lo que más la asustó, por encima de sus propios gritos,
fueron los gritos de Amy. Horrorizada, Amy se estaba alejando del
monstruo mutante que tenía delante, con los ojos llenos de terror y
rechazo. No hay amor. Nunca más habría amor. Ese dolor cortó a través
a Leone más profundo que cualquier hueso agrietado o ligamento
desgarrado. Pero Leone todavía la deseaba y se movió hacia ella,
completamente Lobo ahora. El pino llenó sus fosas nasales, pero
todavía podía oler a Amy. El aroma de su compañera, embriagadora y
conmovedora. Su mundo entero. Babeando y hambrienta,
completamente embrujada con el aroma y la piel de Amy. Luego, la
hermosa y pálida piel de Amy estaba en su boca, suave y sedosa en su
lengua. Sabía tan bien que ella mordió fuerte…
Leone se despertó bruscamente. Un amanecer gris acero se arrastró
sobre las copas de los árboles. Su espalda en la roca de granito estaba
abarrotada y helada. El frío se filtró en sus huesos a través de su piel
desnuda. Giró la cabeza para ver a Amy acostada a su lado, mirándola,
ojos color avellana lejanos e ilegibles.
"¿Siempre tienes pesadillas cuando cambias de nuevo?" Amy dijo.
Leone parpadeó ante la extraña pregunta.
"No lo sé. Yo no lo creo." Ella vaciló. "Esta noche las he tenido".
"Parecía tan doloroso, aunque estabas durmiendo."
"Duele en el sueño". Se quedaron mirándose la una a la otra en silencio
en el frío amanecer. Ninguna de las dos parecía inclinada a moverse.
"Amy", dijo Leone. "Hace todos esos años no podía controlarlo tan bien
como ahora. Y Connie tenía miedo de que te hiciera daño. No matar o
desmembrar ", explicó torpemente. "Pero tal vez morder y mutarte
cuando hicimos el amor. El deseo de estar contigo, en ti, y a tu
alrededor…esa parte puede ser tan intensa. Y ella tenía razón. A veces,
cuando estábamos haciendo el amor, quería morderte tanto…"
"¿Marie nunca le hizo daño a Connie así?" Leone negó con la cabeza.
"Mamá era una Alpha y una adulta. Ella habría tenido más control que un
Lobo joven como yo. Y Connie no quería cambiar..." Leone se detuvo.
Ambas sabían que Connie no tenía otra opción ahora. "Hay un ritual,
cuando un compañero decide unirse a su compañero como Wolven. Una
manera especial de hacerlo. Es importante, ya que es muy peligroso".
"¿Y no se me permitía saber nada de esto?"
"No a menos que fueras mi compañera de vida. Los compañeros Garoul
lo saben todo. Yo era demasiado joven e inexperta para preguntarte eso.
Mamá me dijo que esperara hasta que fuera mayor. Para tomarte como
compañera, entonces. Pero no quería escuchar, así que me enviaron
lejos para mantenerte a salvo". Amy yacía en silencio mirándola. "Lo
siento, Amy. Lamento haber perdido tu hogar". Amy se estremeció y se
levantó.
"Me estoy congelando. Vámonos. Toma mi chaqueta." Ella comenzó a
despegarla a pesar de que estaba temblando.
"No, póntela. Mi ropa está escondida allí. Siempre cambio en esta roca."
Leone buscó en un arbusto y sacó una mochila. Rápidamente, se vistió
con la ropa que llevaba dentro y tiró la bolsa hacia la maleza. Juntas
caminaron de regreso en silencio, Amy sumida en sus pensamientos,
Leone le dio espacio para procesar lo que había escuchado.
"¿Qué pasa cuando dos hombres lobo se convierten en compañeros?
¿Como Jori y Elicia?" Dijo Amy, de la nada. "Mmmm, no es inusual.
Patrice se convirtió por Claude".
"¿Tía Patrice?"
"Sí. Es por eso que tuvieron a Jolie y André, las gemelas. Los Hombres
Lobo siempre tienen cachorros gemelos". Amy se detuvo de repente.
"Elicia dijo cachorros."
"¿Huh?"
"Elicia dijo que iba a tener los cachorros de Jori. Gemelos. Ella sabía que
llevaba gemelos. Es una locura." Ella sacudió la cabeza y siguió
caminando.
"¿Elicia está teniendo los cachorros de Jori?" Leone se quedó clavada
en el suelo. "Guau. ¿Además de ella ser un Pícaro? Qué montaña rusa
para Jori". Rápidamente alcanzó a Amy. "Oh, se pone mejor. Era parte
de la Manada de Virgil, pero se enamoró de Jori y se volvió contra los
Pícaros. Es por eso que Virgil vino detrás de ella anoche. Quería
matarla a ella y a sus cachorros".
Esta vez, Leone las detuvo. "Qué, nunca la olí, ni una vez. Bueno,
supongo que fue difícil, el olor de Jori estaba sobre ella, quiero decir, ella
era su compañera." Continuaron y Amy preguntó:
"¿Van a estar bien?" Leone asintió.
"Sí, creo que sí, Jori la ama, y ella está teniendo sus cachorros". Ya se
había alejado de Virgil, en el momento en que se apareó con un Garoul,
estaba perdida. "¿Eso es lo que sucede? ¿Las personas se vuelven
Gónadas?" Amy preguntó secamente. Leone miró ansiosamente.
"No quise decir eso, sé que harás lo que quieras".
"¿Desde cuándo me has permitido hacer lo que quiero? Solo llegas y
tomas, Leone, robas cosas y no devuelves nada, ni siquiera honestidad".
"Yo…"
"No lo hagas, simplemente no lo hagas. Entiendo lo que sucedió en
nuestra adolescencia. No estoy feliz de que tú egoístamente persiguieras
tus propios deseos y nos hayas dejado a ambas abiertas para un
eventual dolor de corazón. Pero entiendo la razón por la que sucedió,
que Marie y Connie se preocupaban por nosotras, y con razón. Después
de ver lo que Elicia pasó anoche, estoy realmente agradecida a Connie y
Marie." Ella se estremeció. "No le desearía eso a nadie". Leone caminó a
su lado en silencio, con la cabeza inclinada. "Lo que no puedo perdonar
es tu cobarde seducción esta vez. Somos adultas, Leone. Los Garoul
son mi segunda familia. Al mantenerme en la oscuridad, me has
expuesto a un peligro terrible. Solo has logrado alejarme de Virgil.
Connie no tuvo tanta suerte. La única aliada que he tenido a lo largo de
todo esto fue en realidad Elicia. Puso su cuello en el límite. Ni un solo
Garoul me contó la verdad sobre lo que había allí afuera. Y te dije una y
otra vez que vi algo. ¿Te comportaste de la misma manera con Connie?
"No sabíamos que había una amenaza hasta que Connie fue atacada.
Te estaba protegiendo. El único peligro en el que estabas fue cuando te
alejaste y no sabíamos dónde estabas. Y en cuanto a Connie, no quería
preocuparte hasta que supiéramos cómo se las estaba arreglando…"
"¿Cómo os atrevéis a esconderme eso? Es mi familia. Ella es todo lo
que tengo en el mundo, y también me has quitado eso".
"Amy, no es así".
"Es así. Me trajiste para hacer su trabajo. Aunque sabías que ella había
sido salvajemente atacada por eso. Y me mentiste sobre su estado".
Llegaron a una bifurcación en el camino, una de ellas conducía a la
cabaña de Connie y la otra al complejo.
"Tenemos que separarnos, Leone. Y no solo en este camino. Lamento
que las cosas fueran tan difíciles para nosotras cuando éramos
adolescentes. Al menos, años después, finalmente entiendo por qué.
Pero nunca te perdonaré por no haberme dicho la verdad sobre la
enfermedad de Connie, y por tu continua deshonestidad conmigo". Las
palabras de Amy fueron frías y cortantes. "¿Alguna vez me hubieras
dicho la verdad, si no hubiera descifrado tu precioso código? En lo que a
mí respecta, me mentiste en tu pasaje en mi cama." Dio un paso
adelante y miró a Leone a los ojos. "No es como si fueras la única que
hiciera eso, tampoco. Pero cuando descubro que estoy durmiendo con
una tramposa, simplemente me alejo". Dio media vuelta y se fue,
satisfecha de haber lanzado un último golpe asesino al ego de Leone
Garoul. Déjalo estallar como una burbuja de jabón: ella había terminado
con ella, con la mayoría de ellos y sus juegos. Después de estar segura
de que Connie estaba bien, embalaría y se iría. Su precioso Almanaque
podría arder en el infierno de Bosch por todo lo que a ella le importaba.
Leone la miró irse. Le estaba matando dejarla irse, especialmente
después de la bofetada final, pero sabía que Amy necesitaba
desahogarse. Cada palabra que decía tenía un grano de verdad que
picaba como sal en una herida. Leone había ocultado la verdad, pero
también estaba locamente enamorada de Amy y siempre había temido el
rechazo. Y la verdad era que Amy no lo sabía todo…Aún. Leone se
sintió en conflicto por muchas cosas. Su deseo de seguir a Amy a casa
se vio obstaculizado por su necesidad de informar a Marie. También le
preocupaba cómo Jori y Elicia estaban lidiando. Y el arquitecto de la
desgracia de todos, Virgil Bloomsy, todavía andaba suelto. Si él tuviera
algún sentido, ya estaría a millas de distancia, pero aún tenía que tratar
con él. Cargada de preocupaciones, Leone giró hacia el camino del
compuesto.
Capítulo veintidós
Dejar a Leone atrás no hizo que Amy se sintiera mejor. Ella estaba muy
cerca de las lágrimas mientras se alejaba. Se sentía miserable y
confundida, y quería que Leone dijera cosas perfectamente razonables
que todo tenía sentido y le quitara el dolor. Excepto que Leone no tenía
nada razonable que decir. Amy había estado en lo correcto en cada
punto…y algunas veces solo amar a alguien no era suficiente.
Afortunadamente, llegó al claro frente a su cabaña, deseando
desesperadamente una ducha y una muda de ropa. Entonces tenía la
intención de encontrar a Marie y exigir ver a Connie. Quería una
explicación completa de la Garoul Alpha. Después de eso, no estaba
segura de lo que haría. Tanto dependía de cómo se sentía Connie. Amy
no podía ver más allá de ese punto. Algo andaba mal. Se detuvo en los
escalones del porche. La puerta cerrada estaba dañada. Las
laceraciones recorrieron todo el frente de la cabaña. Había una
confusión de enormes huellas de barro en todo el piso del porche.
Cautelosamente, empujó hacia la puerta. ¿Bloqueada? Ella nunca cerró
con llave. Sólo un Garoul tendría la llave. Entonces alguien de la familia
había venido y había bloqueado su cabaña. ¿Por qué? La llave de
repuesto de Connie siempre estaba escondida debajo del segundo
escalón. Todavía estaba allí, envuelta en una tela aceitosa. Liberado de
su hogar cubierto de telarañas, la deslizó y giró sin esfuerzo en la
cerradura. La puerta se abrió suavemente, permitiéndole mirar dentro. La
luz de la mañana se derramó sobre su hombro, iluminando la habitación
principal. Estaba destrozado. Los libros de Connie cubrían todas las
superficies, desgarrados y destrozados. Los muebles se volcaron, se
rompieron como ramitas. Lámparas , porcelana y vajilla, todo roto en
pedazos. Las hermosas pinturas de acuarela habían sido arrancadas de
las paredes y desmenuzadas. Todo había sido destruido en un frenesí
absoluto. Las moscas zumbaban alrededor de la barriga de un ciervo.
Desgarrado y parcialmente comido, yacía en el medio del pulido suelo,
la carne colgando en tiras. El aire era picante con sangre y olor a
despojos. Las motas de polvo bailaban a la luz del sol. Las moscas
zumbaban. La cabaña tenía una lasitud silenciosa que le aseguró a Amy
que estaba vacía. Los Garoul deben haberla cerrado después de que
Virgil la desfiguró. La hermosa casa de Connie estaba hecha pedazos. El
último lugar de refugio de Amy en todo el mundo había sido destruido.
Tuvo que luchar para no caer de rodillas y simplemente darse por
vencida. ¿Para qué estaba luchando? Este vil vandalismo era una
muestra de todo lo que le había pasado a Connie desde la última vez
que la había visto. Virgil debe haber hecho esto buscando las llaves del
código, y como último acto de repugnante venganza. Amy había estado
lejos de ser inteligente; ella le había contado sobre las llaves y lo había
arruinado todo. Virgil no se iría de Wallowa con vida. Él ha profanado a
los Garoul de todas las formas posibles. Si todavía era lo
suficientemente estúpido como para estar en el valle, entonces debe ser
totalmente suicida Con un triste suspiro, Amy se volvió para ir a casa de
Marie cuando notó el brillo apagado del Ruger Bearcat sobre la repisa de
la chimenea. Su promesa de seguridad era tentadora. Pero estaba
reacia a entrar en la violencia y el caos que una vez había sido su muy
querido hogar familiar. Vaciló en el umbral. ¿Él podría estar todavía allí?
¿Qué pasaría si fuera una trampa? Sabía que se estaba asustando a sí
misma. Virgil no estaba allí; su hedor de Hombre Lobo era fácil de oler,
incluso con una nariz humana. Sin embargo, corrió hacia la chimenea
con temor, manteniendo su mirada fija en su objetivo y no en la
destrucción a su alrededor. Cogió el revólver y en el camino de regreso
buscó a tientas en el cajón del tocador la caja de balas con punta de
plata. Buscó a través de pañuelos de seda, horquillas y peines, pero no
pudo encontrarlo. La caja ya no estaba. Localizó una pequeña y dura
cáscara de metal con las yemas de sus dedos. Lo sacó y lo sostuvo a la
débil luz de la mañana y centelleó. Plata. Balas de plata. Era tan obvio lo
que Connie había estado haciendo con la fundición escondida en su
estudio. Inclinando cada bala con un poco de plata pura. ¿Cómo podría
Amy habérselo perdido? Porque fue demasiado rápida para descartarlo
como parte del Wicca Hocus Pocus en el que Leone se estaba
divirtiendo. Amy introdujo el pequeño proyectil solitario en la cámara.
Pobre Connie, intentando todo lo que podía pensar para salvarse de…
Un clic metálico. Amy en alerta. Vino detrás de ella. Seguido de varios
clics más y traqueteos, como el tintineo sordo de las monedas.
Lentamente, giró la cabeza, insegura de lo que estaba oyendo. ¿Por qué
su cuerpo no le había dado las señales de advertencia habituales de que
el peligro estaba cerca? ¿Dónde estaba la piel hormigueando, el pelo en
punta? ¿Dónde estaba todo eso cuando ella lo necesitaba? Un chorrito
de algo mojado aterrizó en su hombro con un pequeño chapoteo. Ella
zonificó sobre la pequeña mancha rosa que se filtraba a través de la tela
de su abrigo. Otro goteo aterrizó cerca de él, una mancha rosa más
oscura rezumando para unirse al primero. Una pesada sombra se
inclinó sobre ella, lo suficientemente cerca como para que la saliva
goteara desde sus mandíbulas hacia su chaqueta en sangrientos
glóbulos. ¿Por qué no había sentido que Virgil estaba allí? La presión
arterial de Amy cayó tan rápido que sus oídos zumbaban y su cabeza se
sentía demasiado ligera para formar un pensamiento coherente y
sensato. Estaba débil por el agotamiento y el cansancio profundo del
alma con este persistente juego de supervivencia. No había más fuerza
o ingenio en ella; ella había pasado su límite hace siglos y se había
derrochado. El aliento caliente ardió en su mejilla. Era rancio y cobrizo.
Estancado con su última comida. Una mano con garras se extendió ante
ella, para mostrar un racimo de brillantes balas ahuecadas en una palma
peluda. Hicieron clic melodiosamente, alegremente tintineando. Sus
brillantes puntos plateados parpadearon hacia ella. Otro hilo aceitoso de
saliva goteó por la parte delantera de su chaqueta. Un gruñido
sumergido en un ronroneo peligroso y satisfecho. Este no era Virgil.
Todos los instintos de Amy le dijeron eso. No la hizo sentir más segura.
De hecho, ella se sentía en considerable peligro. Este Wolven era nuevo
para ella. Con suerte, era un Garoul y no otro de la Manada de Virgil.
¿Cuántas Elicia tenía ahí afuera? Amy se volvió lentamente. Se enfrentó
a un pecho ancho, enmarañado y veteado de plata. Una hembra. Tenía
el mismo tejido del seno más suave aplastado sobre el fuerte músculo
pectoral que había visto con Elicia y Leone. Gruñó, pero no de manera
amistosa. Sus pálidos ojos dorados parecían más planos, más
apagados. No tenían la inteligencia que brillaba en los de Leone. Su
pelaje estaba manchado de sangre. Es propio, por su aspecto. Había
peleado recientemente y no le había ido bien. Su hocico carmesí se
curvó hacia atrás y sus dientes brillaron, afilados y perversos. Amy
parpadeó, paralizada. Era una cosa de belleza desgarradora de almas.
Se abalanzó sobre ella con un chasquido feroz, perdiendo su nariz por
milímetros y despertando a Amy de su estupor. Ella se tambaleó hacia
atrás, aterrorizada. No es un amigo, entonces. No es Garoul. No era lo
suficientemente alto u oscuro. Tenía que ser otro Pícaro. Parecía
complacido de que hubiera retrocedido. Las balas continuaron haciendo
clic; solo que ahora sonaban frías y amenazantes, como su dueño.
"Amy". La ansiosa llamada vino desde afuera. La bestia se puso rígida.
Era la voz de Marie. "¿Amy? ¿Estás ahí, niña?" Claude llamó esta vez,
su voz era dura y urgente. Amy bloqueo los ojos con el monstruo.
¿Podría gritar pidiendo ayuda a tiempo para que hiciera alguna
diferencia? La bestia parecía estar considerando la misma pregunta. Con
un gruñido, inclinó su mano, y uno por uno dejó caer las balas. Cada una
aterrizó con un ruido agudo en el piso. Golpearon la madera, rompiendo
ruidosamente la tranquilidad de la cabaña. Amy se estremeció, como si
todos y cada uno de ellas fueran un arma de fuego real. Su enganche en
el revólver tembló. ¿Era esto un juego? ¿Podría apuntar y disparar antes
de que este animal se abalanzara? Las balas rodaron burlonamente
alrededor de sus pies.
"¿Amy?" Marie se acercaba a los escalones del porche. La criatura se
encogió en cuclillas. "Aquí," Amy llamo de regreso en un graznido
estrangulado, sus ojos nunca dejaron a la bestia delante de ella. "No
estoy sola." Los pasos de Marie se detuvieron.
"Connie". La voz de Marie era tranquila y controlada. "No la hieras".
Conmocionada, Amy miró horrorizada a la criatura enojada en cuclillas
frente a ella. ¿Esta era Connie? ¿Por qué no lo sabía? Había sentido la
conexión entre Leone y la enorme bestia en su camioneta. Sabiéndolo
hasta el fondo de su corazón, una vez que había superado su miedo.
Hambrienta de una pista, examinó la cara gruñendo que tenía delante. El
brillo en los ojos de esta criatura se agudizó, volviéndose enfocado y
astuto.
"Connie. Recuerdas a Amy, ¿verdad? Dibuja plantas, como tú. De
hecho, tú le enseñaste, hace mucho, mucho tiempo." Marie apareció en
la puerta y entró con cuidado en la habitación. Connie se puso rígida a
su entrada, más alerta, su cuerpo zumbaba de emoción. Ahora su
atención estaba dividida entre Amy y Marie, oscilando más hacia Marie,
su amante, su compañera. Los ojos oscuros de Marie se posaron en
Amy. Silenciosamente, le indicó que se fuera. Connie gruñó cuando Amy
se dirigió hacia la puerta, y Marie se acercó de inmediato, reclamando la
atención de Connie. Amy arrastró algunos pasos más hacia los lados. Su
bota golpeó una bala y la hizo girar, tintineando con las demás. Connie
rugió, un bramido ensordecedor. Amy cerró los ojos y esperó a que se la
tragara. Ella permaneció enraizada en el lugar, encorvada y perdida.
Connie no era más que un animal enloquecido.
"Connie". La voz de Marie era aguda y se adentró en las profundidades
de la cabaña. "Te necesito aquí". Amy podía ver que los ojos de Marie ya
sostenían ese brillo espeluznante que sabía que era Lobo. Ella se estaba
moviendo hacia la transmutación, pero de la manera más controlada que
Amy había visto. Connie respondió fuertemente al cambio de Marie. El
tono de su gruñido se redujo a un ronroneo áspero. Todo su cuerpo se
relajó y pareció vibrar en presencia de Marie. Amy sabía que Marie
estaba atrayendo a Connie para permitirle correr. Aprovechando al
máximo, comenzó a retroceder por la puerta. Marie habló con suavidad
y dulzura, y Connie se movió nerviosamente y se quedó insegura. Sus
dientes quedaron al descubierto bajo un hocico gruñendo, su gruñido
retumbó bajo y amenazante. Su mirada se giró hacia Amy, y por un
segundo parpadeante, Amy vislumbro a su tía en ese rostro bestial. Una
mirada de amor y tristeza brilló en ella con tal patetismo que podría
haber caído sobre sus temblorosas rodillas en agradecimiento. Connie
estaba allí, dentro de este monstruo furioso. Y estaba saliendo
lentamente de su pesadilla viviente, de la sucia infestación de Virgil.
Marie la vería pasar, con amor, determinación y sus medicinas. Claude le
enseñaría a hacer frente, como lo hizo con todos los jóvenes Garoul.
Connie vencería esto. Connie ganaría, y Virgil lo perdería todo.
"¿Amy? Ve con Claude. Quiero quedarme aquí con Connie. No te
preocupes. La cuidaré", dijo Marie. Amy asintió con la cabeza y continuó
su lento retroceso cuando se encontró de repente en el aire, levantada
corporalmente por Claude y enérgicamente transportado lejos. La
depositó en los escalones del porche y se lanzó hacia atrás para cerrar
con llave la puerta de la cabaña, dejando a Marie adentro.
"¿Marie estará a salvo?" Dijo Amy. El asintió.
"Sí. Ella tiene la siguiente dosis de Connie en su bolsillo. Pasarán un
tiempo juntas. Dormir un poco, y Connie volverá a su ser humano."
Gentilmente guió a Amy fuera. "Connie no sabe lo que está haciendo,
Amy. Ella estará mucho mejor mañana y podrás hablar entonces. Te lo
prometo."
"¿Ella hizo todo el daño en su cabaña?" Él suspiró pesadamente.
"Pobre Connie. Ella estará tan molesta. Todos sus libros y cosas,
arruinados. Ha sido duro para ella. Virgil es un animal tan sucio. Ella
tiene múltiples infecciones además de la conmoción en su sistema".
"Es un bastardo".
Claude no discutió. "No hizo nada bien. Supongo que atacó a Elicia en
algún momento. Probablemente la forma en que reunió a sus
seguidores. Ella está en un mal camino, también. Es una maravilla que
alguna vez haya sobrevivido. Al menos Connie tuvo ayuda desde el
principio. Elicia fue aislada, pobre chica" Claude sacudió la cabeza con
tristeza. "La luna llena de anoche no ayudó a ninguna”.
"Fui a buscar a Connie a la choza de almacenamiento. Supuse que ahí
es donde la estabas manteniendo. Cuando ella no estaba saliendo de
eso".
"Sabíamos que Virgil estaba al acecho, así que la trasladamos esta
cabaña. Marie se quedó con ella. Jori necesitaba ayuda médica para
Elicia, y Marie tuvo que ir a ayudar. Connie destrozó el lugar mientras
estaba sola. Si hubiera lo sabido me habría quedado con ella, pero…"
Un aullido lejano lo interrumpió. Él se quedó quieto, con la cabeza
ladeada. Otro aullido siguió casi inmediatamente, luego otro. Él se volvió
hacia ella.
"Virgil ha sido olido. Amy, ¿me vas a prometer algo? ¿Seguirás yendo
por este sendero hasta la cabaña de Marie? Tendré que unirme a la
cacería".
"Lo prometo."
"¿Está cargada esa cosa?" Él asintió con la cabeza a la Bearcat que
colgaba inútilmente de su mano. Ella sacudió su cabeza. "Solo una. El
resto está..." Miró hacia la cabaña. "No importa. Solo dirígete
directamente al complejo".
"Espera. Tengo otra." Ella forcejeó en el bolsillo de su chaqueta y sacó la
bala de plata. "Mi afortunada". Claude alzó las cejas.
"Lo que sea. Pero guarda el arma antes de dispararte a ti misma ¿Sí?"
Con una amable palmadita en su hombro, él se volvió hacia el bosque y
desapareció rápidamente en la maleza. Amy se sintió inquieta después
de que él se fuera. Otra sección del enigma Garoul había caído en su
lugar. Sabía lo que le había pasado a Connie y le aseguraron que se
recuperaría bajo los cuidados de Marie. Recordando el pánico y el dolor
de Elicia anoche la alegraron de que los Garoul estuvieran allí para
Connie. Pero eso no quitaba el hecho de que su maldito código la había
puesto en peligro en primer lugar, y le habían mentido descaradamente
sobre la condición de Connie. Todavía había muchos problemas de los
que Amy quería hablar cuando todo esto terminara. En el Silverthread
tomó la bifurcación izquierda que la llevaría al complejo. Amy caminó con
la cabeza hacia abajo, sumida en sus pensamientos. Pero, ¿alguna vez
terminaría? Conocía el código ahora. Un secreto que obviamente nunca
tuvo la intención de compartir. Una barrera que la había mantenido
separada del resto de esta familia, e incluso de Connie. Toda su vida la
habían excluido y nunca se había dado cuenta. ¿Qué pasaría ahora?
¿Ella sería completamente condenada al exilio? El pensamiento la
asustó. Al principio su ira la había hecho desear huir para siempre, pero
ahora que había visto a Connie, tan perdida dentro de la monstruosidad
que Virgil le había impuesto, Amy no podía soportar dejarla. Connie
estaba destinada al valle para siempre, aprendiendo las costumbres de
los Garoul, solo que esta vez desde el otro lado, esta vez como un
Wolven. Amy sabía que podría volver a Europa y continuar donde lo
había dejado, pero nunca volvería a ser lo mismo. Ella nunca dejaría de
preocuparse por Connie, o la próxima Manada de Pícaros. Siempre
habría algún peligro acechando en las sombras. Los Garoul tenían
enemigos en ambos mundos. La humanidad los trataría como ratas de
laboratorio, y el mundo de los Lobos tenía sus propios depredadores,
Pícaros que querían derrocar al antiguo Clan de los Lobos. Amy sabía
que también se estaba engañando a sí misma, que no le dolía perder a
Leone una vez más. Y por las mismas razones que antes, falta de
confianza, retención, todos los secretos y mentiras. A su pesar, encontró
lágrimas rodando por sus mejillas. Su vida se sintió más vacía que
nunca. La maldición Garoul le había quitado todo: Little Dip, su segunda
familia, Connie, incluso Leone. Todo de valor emocional había sido
eliminado.
"Dios mío, qué grandes lágrimas tienes". Virgil salió de la maleza
directamente delante de ella. Él estaba en forma humana, con muy mal
aspecto. Sin afeitar, su fino cabello sobresaliendo en todos los ángulos.
Desgarrado y despeinado, se paró desnudo ante ella con el comienzo de
una suave erección. "Descubrí que si cambio de ida y vuelta con
frecuencia suficiente confunde mi rastro de olor. No me dará mucho
tiempo, pero espero que lo suficiente para destriparte, pequeña perra
llorona." Él dio un paso hacia ella. Ya podía ver la neblina lechosa en sus
ojos. Los músculos se contrajeron y espasmos bajo su piel.
"Es gracioso, Virgil, pero en este momento eres la única constante en mi
vida", dijo Amy con calma. "Te odio con todo mi corazón."
"Oh, es mutuo, mi pequeña puta inteligente. Ahora, juguemos un juego.
Voy a contar hasta diez, y tú corres. Será más divertido de esa manera".
Su columna vertebral se encorvaba, las vértebras estallaban bajo el
estrés de su lenta mutación. Él comenzó a contar, "Uno, dos…"
Amy sacó el revólver de su bolsillo, y su cuenta regresiva vaciló. "Balas
de plata, Virgil." Relajada y en control, a ella no le preocupaban sus
juegos. Ella ya había tenido suficiente. "No tengo idea si funcionan en un
Hombre Lobo. Por lo que sé, podría ser una mierda de película." Le
apuntó con el arma. "Pero entonces todavía no eres exactamente un
hombre lobo, ¿o sí? Eres bibliotecario." Y le disparó.
Él era fácil de rastrear por la vista y el olor. Dejó indicios en todas partes:
maleza aplastada, ramitas dobladas, pequeños mechones de pelo
enganchados en los matorrales más densos por los que había entrado.
Su olor extraño era penetrante, su severidad discordante aquí en su
valle, su guarida. Levantó sus pelos de punta, y ella descubrió sus
dientes. La adrenalina la inundó. Leone estaba desconcertada por su
ruta tortuosa; el compuesto parecía un punto de pivote central, pero no
su destino final. Él tenía la vista puesta en otra cosa. Ella reconoció el
patrón básico de caza pero no estaba segura de su objetivo. Sus
movimientos, aunque furtivos, carecían de delicadeza. Sus fluctuaciones
de Lobo a humano deben ser agotadores, aunque probablemente lo
haya pensado como un camuflaje. Un ardid inútil y que consume
energía. Ella supuso que era autodidacto y actuaba por instinto. No
habría tenido nada de entrenamiento ni disciplina en los Garoul desde
una edad temprana. Habían esperado que él corriera. Los Garoul
estaban por todas partes buscándolo. Algunos patrullaban las carreteras
del perímetro a las afueras de Little Dip, algunos bebían café horrible en
Norman Johnston, otros observaban el apartamento de Virgil o la
autopista, las estaciones de servicio, los autobuses y las estaciones de
trenes de las ciudades más grandes. Ahora parecía que no se había ido
del todo. Virgil todavía acechaba en el valle en una especie de misión
suicida. Este fue un desarrollo no deseado. Él tenía un objetivo de todo o
nada, un deber-matar, pero ella no podía descubrir qué era. Sus huellas
conducían al Silverthread. Preocupada, aceleró el paso. La aguda réplica
de los disparos resonó a través del valle. Limpio y fresco, un solo disparo
sonó en el aire de la mañana. ¡Amy! Solo un humano necesitaría una
pistola en Little Dip. Y Amy era la única humana en el valle. El galope de
Leone se comió el suelo. Voló sobre la maleza, se desvió alrededor de
árboles y rocas. Se convirtió en una sombra oscura y amenazante que
corría por el bosque, violenta y demoníaca como un tornado. Una
energía eléctrica ardía en el aire a su alrededor; la ira y la ansiedad en
sus entrañas hicieron que cada rizo a lo largo de su columna se
levantara. Ella olfateó a Amy, su compañera. ¡Suya! El asqueroso
bastardo había ido tras Amy…quería matar a su compañera. Leone se
lanzó a través del bosque y hasta el río.
Amy lo perdió por pulgadas. Virgil se tambaleó sorprendido, su rostro
sudoroso pálido e inseguro. Sin inmutarse, Amy apuntó a él de nuevo.
"Oops, tiro a la derecha. Pero ahora que lo sabemos, juguemos un
juego. Voy a contar hasta diez, y tú corres. Será más divertido de esa
manera.
Uno…"
Él dio media vuelta para huir, sin tener un plan de contingencia para una
víctima que se negó a encogerse y morir, que en realidad se defendió.
Se zambulló en los árboles para esconderse…directamente en el ancho
y peludo pecho de Leone Garoul. Él se arrastró lejos, la ira y el miedo lo
forzaron a la agonía de una mutación precipitada. A pesar de su
supuesta potencia, no cambió bien o limpiamente. En su lugar, sufrió un
espasmo y se sacudió. Feo, indigno, inepto. Un golpe de sus garras
como navajas y ella podría haberlo matado de inmediato, excepto que
Leone estaba contenta de rodearlo, permitiéndole cambiar
completamente. Ella lo llevó a la orilla del agua, a donde quería que
estuviera. Siempre bajo control, siempre segura. Era cuestión de tiempo
antes de que él muriera, un tiempo que ella elegiría. Amy tembló,
olvidada y abandonada en el camino de tierra. Debería haber huido pero
ahora estaba obligada a mirar este macabro baile. Leone se veía
majestuosa, elegante y fuerte. Su más leve movimiento onduló su pelaje
azul oscuro a la luz del sol de la mañana. Fluía tan líquida como la
hierba de la pradera. Ella era fluida y peligrosa. Tan increíblemente
peligrosa. Gruñendo y chasqueando a sus talones, empujó a Virgil
agitado y enojado al agua. Él babeaba; sus ojos amarillos brillaban
amotinados y amenazantes. El odio eclipsó cada movimiento que hizo.
Se lanzó, pero Leone lo vio venir antes de que hubiera formulado la
mitad de la idea. La ira era tan fácil de leer. Ella lo agarró por el cuello,
cuidando de no cortar, y lo arrojó al río con tal velocidad y fuerza que
Amy saltó de miedo. Leone golpeó el agua detrás de él, una bola de furia
hirviente. Se envolvió a su alrededor, arrastrándolos a ambos hacia las
aguas poco profundas. Su altura añadida y su fuerza considerable le
permitieron sostenerlo bajo el agua. La longitud extra en sus brazos
fácilmente lo mantuvo abajo mientras él se aferraba a ella, buscando
agarre. El agua se agitaba blanca y espumosa a su alrededor. Él salió a
la superficie una vez, en una oleada de pánico que absorbió casi toda su
fuerza menguante, pero Leone era más alta, más esbelta, más fuerte, y
sabía cómo usar las tres para sacar ventaja. Amy observó, su cara una
máscara de horror, mientras Leone lentamente obligaba a su víctima
agitada de vuelta bajo. Él frenéticamente arañó su vientre y su pecho
expuestos. Ella no podía proteger su torso; le tomó ambas manos y todo
su poder para mantenerlo quieto, incluso mientras la desgarraba. Su
sangre tiñó de color el agua a su alrededor, el rojo rubí se alejó,
diluyéndose en los espesos y ociosos remolinos del río. Decidida, Leone
presionó los hombros de Virgil contra la roca. Las aguas que robaban la
vida bailaban sobre su rostro. Él volvió a subir, llegando a centímetros de
la superficie y del aire que ella le negaba despiadadamente. El dolor
mientras él rasgaba su vientre era insoportable, pero fue inútil. No
aliviaría su agarre. En la desesperación de último minuto, intentó
arrastrarla hacia abajo con él, pero ella se armó de valor, y no se inmutó.
Sus garras se debilitaron. Él se aferró a ella, en pánico, aferrándose a
sus brazos como si ella pudiera salvarlo. Pero no lo hizo. En lugar de
eso, simplemente lo inmovilizó y observó a través del velo del agua
mientras sus ojos azules se hinchaban de sorpresa, y luego incredulidad,
finalmente era el momento de morir. Ahogado en el implacable
Silverthread, en el valle que se había atrevido a codiciar. Vio como la ira,
la negación y el pánico lo atravesaban. Observó impasible como su
rostro vaciló, y fluctuó, retorciéndose en forma humana. En su agonía, el
cuerpo debajo de ella se transformó en un hombre de mediana edad y
ahogándose. Aun así ella lo sostuvo debajo, y él a su vez la sostuvo.
Respiración agotada, los pulmones llenos de las frías aguas del
Silverthread. Finalmente se quedó quieto bajo sus manos.
"Oh, Dios mío", exclamó Amy. Levantándose en una cascada de sangre
y agua, Leone lo arrastró hacia la corriente más rápida. Una última
mirada a su cuerpo le aseguró que no parecía ser la víctima de un
ataque de un animal. Ella había sido cuidadosa con sus garras y dientes.
Él sería simplemente otra desafortunada víctima de ahogarse. No sería
la primera vez que un recién llegado al área había juzgado mal las
traicioneras aguas del Silverthread. Conocer los agujeros seguros para
nadar era el lujo de los lugareños. Virgil nunca había sido un local. Dejó
que su cuerpo se fuera y lo observó caer río abajo. Los Garoul se
encargarían de que el río lo sacara de su valle y de las zonas públicas
de pesca al este. En uno o dos días, el ex bibliotecario de Lost Creek y
su terrible accidente serían las noticias de primera plana en los
periódicos de Wallowa. De pie en las aguas apresuradas, Leone levantó
la cabeza y aulló un grito gutural en el cielo de la mañana. En unos
momentos fue respondida desde cada rincón del valle. La amenaza se
había ido. La caza terminada. Vadeó dolorosamente hasta la orilla,
victoriosa, protectora de su compañera y su Manada. Ella enseñó los
dientes y gruñó con una gloria descarada. Amy se alejó de ella, con los
ojos como platos, llena de miedo. Leone no quería que su compañera la
temiera. Quería que Amy la recibiera. Lanzó una advertencia, pero Amy
aún se retiró. Rompió de nuevo en frustración. Su compañera debería
recibirla, exaltarla: ¡ella era vencedora! Un rugido salió de su garganta y
Amy se dio vuelta y huyó. En dos saltos, Leone la había atrapado y la
había cubierto, llevándola al suelo. Se tumbó sobre ella, boca abajo, y
sujetó la nuca de Amy en sus mandíbulas para mantenerla quieta, para
evitar que se retorciera. Ronroneó ruidosamente, excitada con este
nuevo juego. Su posición era de apareamiento. El aroma de Amy la
emocionó. Amy gritó, tratando de alejarse. El peso de Leone era
insoportable, y su fuerte sangrado se filtraba a través de la parte
posterior de la chaqueta de Amy. Sus dientes afilados estaban sujetos a
su cuello. Su columna vertebral se sentía tan frágil como paja de verano
entre esas fuertes mandíbulas. Un chasquido y ella moriría; un rasguño y
sería como Connie. El jadeo en su oído era fuerte y excitado. Su cuerpo
se rompería si Leone intentara tocarla sexualmente. Sintió que Leone se
deslizaba más hacia su lado bestial. No había control aquí. Esto era de
lo que Connie y Marie se habían preocupado hace tantos años.
"No me muerdas, Leone. No me muerdas." Ella se arrastró por el suelo,
tratando de alejarse gateando, tratando de luchar libremente, tratando
de… El revólver se disparó en su bolsillo.
Capítulo veintitrés
"¿Has tenido noticias de Amy?" Leone le preguntó a Connie.
"Ayer. Casi ha terminado en Vancouver. Ella podría volver para la
reunión editorial final", dijo Connie. "O podría hacer una llamada de
conferencia desde Canadá". "Sabes que Amy volvería si dijeras la
palabra".
"Leone. Amo a Amy, pero quiero que regrese porque es lo correcto para
ella. No porque le haya pedido que lo haga," Connie la regañó
suavemente. "Creo que eres tú la que necesita hablar con ella sobre
volver a casa, más que yo". Los hombros de Leone se hundieron.
"Me odia. Ni siquiera contestará el teléfono si llamo". "Está ocupada
haciendo tu trabajo, y ella se pone en contacto con Marie ahora, no tú.
Conozco a Amy y ella necesita pensar las cosas. Han sido unas pocas
semanas difíciles para ella, Leone. Lo mínimo que puedes hacer es darle
tiempo". Leone se levantó del sofá rígidamente. Sabía que Connie tenía
razón, pero su ansiedad por la ausencia de Amy aumentó día a día. Si
Amy nunca regresara a Little Dip, Leone estaría loca en cuestión de meses.
Ahora que había recuperado a Amy en su vida, aunque solo fuera por unas
pocas semanas, volver a separarse de ella la llevó a la distracción. Si Amy
no tenía el mismo compromiso con ella, Leone no sabía lo que haría.
"¿Leone?" Connie interrumpió sus pensamientos de pánico. "Necesitas
descansar ahora. Marie me dijo que me asegurara de que tomaras tu
medicina y tomaras una siesta por la tarde. Regresará a cenar, y será
mejor que te veas mucho más descansada de lo que estás ahora". "Está
bien. De todos modos, estaba en camino."
Lentamente, Leone fue cojeando a su habitación. No estaba segura de
qué era lo que le causaba más malestar, sus movimientos dolorosos o el
hecho de que Amy había estado lejos de Little Dip durante seis días,
catorce horas y veintiséis minutos...más o menos. Y no había hablado
con ella ni una vez en todo ese tiempo. Leone se tumbó en su cama y
bebió su té medicinal. Marie le había quitado los puntos de sutura ayer,
pero su carne todavía se sentía delicada y los músculos de su estómago
y pecho estaban rígidos y doloridos. Suspiró al techo, su pesado corazón
se hundió a través de ella en el colchón de abajo, y hacia abajo a través
del suelo, todo el camino al infierno.
Amy se fue a Vancouver. Los Garoul estaban en alboroto. El valle había
sido infiltrado, la familia atacada…pero el Almanaque tenía que salir
independientemente. Amy se había ofrecido como voluntaria para seguir
adelante y gestionar las etapas finales de la producción impresa, con el
apoyo de Marie. Sin embargo, la aportación de Marie fue limitada. Su
tiempo fue ocupado con sus inválidos. Por fin, Connie parecía estar
avanzando. Ahora Wolven, su cuerpo había aceptado los cambios que
se le habían impuesto. Se sometería a la misma formación que Paulie y
todos los otros adolescentes Garoul tenían, con el fin de comprender
mejor y sobrevivir con su nueva fisiología. Paulie había estado lo
suficientemente bien como para irse ayer. Sus aliviados padres habían
venido a recogerlo. Leone también estaba recuperándose, pero ella
siempre había sido una sanadora rápida. Y Amy...Amy era un asunto
completamente diferente. ¿Cómo iba a hacer frente a los secretos que
había descubierto? El estado de ánimo de Leone se embotó cuando las
palabras de despedida de Amy hicieron eco en su cabeza y se sumaron
a su tortura. "No confío en ti. Una y otra vez tuviste la oportunidad de
decirme la verdad, pero no lo hiciste. Me dejaste confundida y sola en
una jodida pesadilla." Ella había estado ardiendo de rabia y dolor.
Rebotó en ella como rayos eléctricos, cantando la carne magullada de
Leone. "¿De verdad pensaste que yo estaría intacta por todo esto? ¿De
verdad pensaste que follandome podrías salvar el día? ¡Qué
tremendamente filantrópica de tu parte!" Sus ojos quemaron agujeros en
el alma de Leone, hasta que se marchitó en la nada. "Abusaste de mí,
Leone. Abusaste de mi confianza y de mi cuerpo. Y lo peor de todo es
que abusaste de mi amor…por segunda vez. Una vez más, tu engaño
nos ha destruido." Amy se había levantado para irse, tranquila y serena.
"Terminaré este proyecto porque le prometí a Connie y Marie que lo
haría. Tengo que ir a Vancouver, y luego tengo un trabajo alineado en
Londres. No creo que nos volvamos a ver".
Contando los nudos en el pino sobre su cabeza, Leone yacía envuelta en su
miseria. Años atrás se había revolcado así en Vancouver, melancólica y
malhumorada, como cualquier adolescente con el corazón roto. Pero
nunca lo había visto realmente desde el otro lado, desde el lado de Amy.
Había abandonado a Amy. Leone era hija de una Alpha; tenía deberes y
compromisos con su Clan, como todos Garoul. Su madre le había
advertido que era demasiado joven, moviéndose demasiado rápido en su
noviazgo con Amy. Los Lobos tenían que acompasarse con los humanos, y
con la actividad sexual. Pero Leone no había escuchado; ella había
tomado lo que quería...Amy. Y cuando comenzó su compromiso con su
Manada, tuvo que abandonar el valle para reunirse con ellos. Para hacer
eso, tuvo que dejar a Amy atrás sin una explicación real. Sabía incluso
en ese momento que su retirada parecía ser un rechazo. No había
elegido a Amy; ella se había alejado. Leone realmente tenía pocas
opciones. Marie y Connie habían insistido en que Amy era demasiado
joven para que su vida cojeara con el secreto Garoul. Que como
adolescentes ambas eran demasiado jóvenes para ser compañeras de
vida. Les preocupaba que Leone terminara lastimando físicamente a
Amy. Leone se rindió a la presión. Parte de ella sabía que el momento
era incorrecto. Ahora Leone era la abandonada. Hace todos esos años, Amy
había sido mantenida en la oscuridad por su propio bien, sin entender
realmente por qué la habían apartado. Debido a la prisa egoísta de
Leone para comenzar una relación, la primera incursión de Amy en el
amor se convirtió en un patrón de repetición de la indiferencia y el
abandono de sus padres. Y todo porque Leone no había sido lo
suficientemente fuerte como para seguir con lo que sabía en su propia
médula. Amy era la única para ella. Su llamada de sangre. Su
compañera para siempre. Leone había cometido los mismos errores esta
segunda vez. Había ocultado la verdad, pero había tomado amor. Creía
que tenía el control mientras Amy estaba bajo amenaza mortal. Decidió
arrogantemente qué era lo que Amy necesitaba saber y cuándo
necesitaba saberlo. Y al hacerlo, casi la pierde por Virgil. No había
entendido que la Amy Fortune que había dejado el valle hacía tantos
años no era la mujer que había regresado a ella. A pesar de sus
esfuerzos, para bien o para mal, estaba perdiendo a Amy otra vez. Su
compañera de vida se le estaba escapando. Envuelta en su propia
miseria, se sumergió en un profundo sueño sin sueños, inducido por los
medicamentos de su madre.
"¿Cómo te sientes hoy?", Preguntó Amy.
"Mucho mejor. Este es un buen día. Me siento bien. ¿Y tú?" Connie dijo.
"Esto está congelado. Nunca he tenido tanto frío." Ambas se rieron por
el teléfono. "Bueno, volverás pronto". "Solo agrega una capa extra. ¿Vas
a volver?"
"En realidad, estoy en el aeropuerto ahora. He terminado antes de
tiempo." Amy respiró hondo para hacer la pregunta que necesitaba saber
más que nada en el mundo. En cambio, ella dijo, "Connie, estoy mirando
la tabla de salidas. Hay un vuelo para Londres Gatwick más tarde esta
noche".
"¿Oh?"
"Y hay uno para Portland saliendo en la próxima hora".
"¿Y?"
"¿Llegaron Jori y Elicia bien a casa?" Amy cambió de dirección en el
último minuto. Tenía que rodear la conversación que quería tener con
Connie.
"Llamó anoche. Él dice que Elicia está radiante y tiene antojos de sal, de
todas las cosas". Amy se rió encantada. Fue maravillosa la facilidad con
la que Jori y Elicia habían seguido con sus vidas, preparando un hogar
para sus gemelos. Anidando para el invierno. ¿Por qué no podía seguir
así? A su manera, Jori estaba igual de conmocionado que ella, pero
nunca había perdido de vista lo que realmente importaba. Su amor por
Elicia y su deseo de que tener un futuro juntos.
"¿Cómo está Leone?" Fue una gran pregunta, hecha en voz baja, y casi
perdida en el murmullo de fondo de Vancouver International.
"Los puntos salieron ayer. Físicamente ella lo está haciendo muy bien,
una bestia grande y robusta”. Connie habló en un muro de silencio al
otro lado de la línea. Después de un momento sin respuesta, ella dijo:
"Te extraña terriblemente. Creo que eso es lo que la está enfermando,
mucho más que disparándole ". Amy rompió el silencio con sollozos
silenciosos. "¿Amy?" Connie dijo. "¿Alguna vez has oído hablar de la
mitad de los corazones? Son amantes nacidos el uno para el otro, y
nadie más va a encajar. Es difícil ser un medio corazón, porque uno
nunca sabrá realmente lo qué está mal con su vida hasta que llega la
otra mitad". "Entonces, ¿qué sucede?" Amy sintió curiosidad. Se secó
los ojos con el dorso de la mano. "Bueno, cuando encuentras la otra
mitad de tu corazón, a menudo es difícil de aceptar. Porque realmente
admites que te sentiste incompleto todo el tiempo. Que eras solo la mitad
de lo que podrías ser. ¿Sabes lo que estoy tratando de decir, cariño?"
"Sí. Pero mintió".
"Necesitas hablar con ella. Preguntarle por qué mintió."
"Sé por qué mintió."
"¿Y puedes perdonarla?" Amy no respondió. En cambio, su mirada se
fijó en el tablero de salida sobre su cabeza. "¿Amy?" La voz de Connie
hizo eco en su teléfono. "¿Qué estás pensando?"
"Si tomo el vuelo de Londres, probablemente podría mejorar".
"¿Harías eso? ¿Ir a Londres?" Amy vaciló.
"No."
"¿Eso significa que volarás a Portland?"
"Compré el billete ayer".
Leone despertó en una habitación crepuscular. Desorientada al principio,
se dio cuenta de que había dormido durante toda la tarde hasta la noche
de invierno . Sus fosas nasales se crisparon; una pequeña bolsita de
hierbas descansaba sobre su almohada junto a su cabeza. Se lo apretó
contra la nariz: lavanda, romero y algo más, ¿tal vez mirto? Fue dibujado
con un hilo verde atado en intrincados nudos. Era como el amuleto de
amor que había hecho para Amy. Su corazón se sacudió ante el
pensamiento inesperado.
No he abierto los ojos y ya estoy en el infierno.
Se incorporó y sacó las piernas de la cama. Fue entonces cuando ella
vio el hilo verde alrededor de su tobillo. Cautelosamente e lo tocó. Era el
mismo patrón de nudos que la bolsita de hierba. Estos fueron encantos
de amor. Descalza, caminó hacia la puerta del dormitorio y se asomó. El
fuego ardía alegremente, alumbrando una cabeza de rubios rizos en
espiral. Amy se acurrucó en el sofá, con la cabeza inclinada sobre un
libro, perdida en su propio mundo. El sabor a Scullcap flotaba alto en las
vigas. El corazón de Leone se disparó. Amy levantó la vista y clavó a
Leone en el lugar con una mirada fría y clara.
"¿Vas a entrar, o simplemente te quedarás parada dejando salir todo el
calor?", Dijo. Sorprendida, Leone dio un paso hacia la habitación y luego
vaciló.
"Estás de vuelta."
"Por lo que parece. A menos que haya un hechizo aquí para la
proyección astral." Levantó otro libro de hechizos de Wiccan Wheel.
"¿Quién hace esto? Son hermosos." Vacilante, Leone se acercó.
"Es una impresión Garoul. Connie y yo lo comenzamos. Lo está
haciendo realmente bien. Ha habido una oleada de interés mágico desde
el milenio". Amy cerró el libro y lo dejó a un lado. Leone no estaba
segura si su conexión con el de alguna manera había agriado la alegría
de Amy. Estaba dispuesta a culparse a sí misma por cualquier cosa y
todo, su miseria y odio a sí misma corrían tan profundamente.
"¿Cómo te sientes?" Dijo Amy.
"Bueno. Tengo los puntos de sutura fuera. Habrá cicatrices, pero estoy
bien". Amy asintió con la cabeza en esto, aparentemente satisfecha.
Antes de que el silencio pudiera extenderse demasiado, Leone espetó,
"¿Cómo te fue en Vancouver?"
"Fácil, en realidad." Amy se desenrolló del sofá y se estiró. Su top se
elevó y la luz del fuego bailaba sobre una pulgada de vientre cremoso.
"Como un reloj. Ya he hablado con Marie y Connie. Ellas pueden
informarte".
"¿Dónde están?" Leone se dio cuenta de que su madre y Connie
estaban ausentes.
"Han ido a casa de Connie esta noche. Van a limpiar la cabaña un poco.
Connie dice que está lista para afrontarlo". Amy suspiró. "Pobre Connie,
amaba esa cabaña, sin embargo, la destruyó y todas sus cosas
hermosas en ella. Debe haberse odiado a sí misma tanto en ese
momento".
"Connie está reconciliando bien ahora que la ira inicial se ha ido. Es una
mujer fuerte para sobrevivir a un ataque Pícaro y superarlo. Elicia
también".
"Estoy tan enojada de que ellas tuvieron que pasar por eso. Pero luego
estoy enojada por muchas cosas en estos días".
"Oh." Leone se sintió muy insegura sobre esta información.
"Marie dejó sopa en la cocina para la cena. Voy a encender la estufa y
calentarla. ¿Quieres un poco?"
"Sí por favor." Amy asintió con la cabeza hacia el sofá. "Siéntate. No
estaré un minuto". Leone se apretujó en una esquina, sentada muy
derecha. Cuando Amy regresó notó la mirada afligida en la cara de
Leone, su postura rígida y su torpe lenguaje corporal. Ella se acurrucó en
la esquina opuesta del sofá, se llevó las rodillas a la barbilla y miró el
rígido perfil de Leone.
"¿Por qué me mentiste?", Murmuró. Leone comenzó, girando su cabeza
para encontrarse con ella directamente.
"Pensé que te estaba protegiendo. No sabíamos quién había atacado a
Connie, y necesitábamos su trabajo completado para el Almanaque.
Tenía que cuidarte hasta que encontráramos al Lobo deshonesto. A
veces los Pícaros husmeaban en una guarida establecida, pero pronto
desaparecían. Pensamos que Connie fue víctima de uno de esos. Nadie
se dio cuenta de que era un intento concertado para capturar nuestro
código". "Entonces ofreciste protección las 24 horas y dormiste conmigo.
Y para hacer que duerma contigo, ¿me perseguiste con hechizos,
encantos y brujería?" Señaló el cordón verde que rodeaba el tobillo de
Leone. La cara de Leone se chamuscó.
"Está bien, así que aproveche la oportunidad para tratar de cortejarte.
Connie me mostró algunos hechizos...y yo estaba desesperada. Haría
cualquier cosa para corregir mi error adolescente".
"No fue un error adolescente, Leone. Tu madre tenía razón. Tuvimos que
separarnos. Me hubieras hecho daño. Nunca me había dado cuenta de
cuánta razón tenía hasta que te abalanzaste sobre mí después de que
Virgil fuera... después de que él..." Ella se aclaró la garganta. Todavía
tenía problemas con su muerte, pero aceptó que era el destino que
constantemente, y persistentemente, había traído sobre sí mismo. "Si el
arma no se hubiera disparado, realmente me hubieras lastimado,
quisieras o no".
"Pensé que me ibas a dejar, y el lado Lobo nunca iba a dejarte ir. Es lo
que Marie me advirtió cuando éramos jóvenes. Ahora entiendo el poder
del que ella estaba hablando. Amy, hay una parte de mí que siempre te
verá como mi compañera. No creo poder soportar perderte de nuevo".
Amy asintió. Estaba empezando a entender cómo funcionaba esto para
el lado Lobo de Leone, pero todavía había preguntas.
"¿Cómo puedo ser tu compañera? No confiaste en mí con tu gran
secreto. Sin embargo, dormiste conmigo y arrastraste toda esa vieja
emoción. ¿Alguna vez ibas a decirme la verdad? ¿O siempre iba a estar
fuera para siempre? "
"Quería decirte. Yo te amaba. Quería pedirte que te quedaras. Pero no
podía hasta que tu y el código estuvieran a salvo." Se giró para mirar a
Amy por completo en el sofá. "Desde el primer día que llegaste, quería
estar contigo. No puedes negar eso. Tú lo sabes. Lo viste." Amy asintió.
Desde el principio, había sido evidente que Leone todavía sentía algo
por ella. "Intentaba ganarte y protegerte. Y lo hiciste tan difícil ", dijo
Leone.
"No tenía garantías de que no me usarías como antes. Y una vez que
descubrí que había un código, supe que estaba siendo usada de alguna
manera. Simplemente no podía entender cómo. Y para cuando lo hice,
ya era demasiado tarde para confiar en ti o en cualquiera de los Garoul.
Deberías haber venido limpia desde el principio"
Estaban sentadas una frente a la otra ahora. Brazos envueltos alrededor
de las rodillas, curvadas en sus respectivas esquinas.
"Solo puedo contarle el secreto Garoul a mi compañera, y no tuve tiempo
de recuperar tu amor. Si no hubieras reemplazado a Connie, nunca
habrías descubierto el código. Si vinieras de visita, podría haberte
cortejado y ganado. Y luego te diría la verdad. Pero hasta que te
reclamara como mi compañera, no había forma de que pudiera
decírtelo".
Era una lógica extraña y circular, pero Amy podía ver el dilema. Era de
risa. Si ella se hubiera permitido enamorarse fácilmente de Leone de
nuevo, le habrían dicho el código casi desde el principio. Pero, en
cambio, se había resistido debido a su historia, y encontró el código por
sí misma. Todo lo que había hecho era sembrar aún más desconfianza
entre ellas.
"Leone, ¿los Garoul son la única familia de Hombres Lobo, todos los
demás son un Lobo Pícaro? ¿Como Virgil o Elicia? Convertido después
de un ataque".
"Usualmente los humanos no sobreviven a un ataque. Y si lo hacen, el
impacto de la mutación en su sistema normalmente los mata poco
después. Virgil y Elicia son raros, pero no únicos. Hay hombres Lobo
Pícaro por ahí, pero no tantos como las películas te harían pensar. La
mayoría nace en un Clan como los Garoul. Hay muchas familias
antiguas en todo el mundo." Ella tiró nerviosamente de la cuerda
alrededor de su tobillo hasta que Amy se acercó y le dio una palmada en
la mano.
"Detén eso."
"¿Para qué es esto? Tienes uno, también". Leone señaló los pies
descalzos de Amy. Amy le tendió el libro de hechizos.
"Mira debajo de Charms".
Fue un hechizo llamado Deambular menos. Un enlace y un lapso para
cada año dividido.
Un nudo triple para mantener a tu amante cerca. Enlazar el pie izquierdo
y el viaje nunca comenzó. El hilo se romperá cuando hechizo se afianza.
"Oh, Amy. No necesitas magia para eso".
"¿Cómo puedo estar segura de que no me vas a herir? Si te vuelves un
Lobo y quieres... ¿compañera?"
Este era el corazón del asunto para Amy. Aunque sabía sin lugar a
dudas que Leone la deseaba, para Amy tenía que ser algo más que solo
ser reclamada. Ella quería ser amada y, además, amada para siempre.
Ella quería volver a casa y ser mantenida allí, con cuidado y comodidad,


y nunca más tendría que irse. El mundo era un lugar frío y calculador,
pero ella podría sobrevivir en él, y lo había hecho tan fácilmente. Pero
siempre estaba sola, dispersa e incompleta. Un medio corazón. Ahora, en
este valle de completa locura, de Hombres Lobo, pociones, y hechizos, ella
había descubierto la capacidad de amar de nuevo. Había viajado por
todo el mundo, pero aquí era donde todo el amor de su vida se
conservaba.
"Si fueras mi compañera, eso no sucedería. Siempre estaría en forma
humana cuando hiciéramos el amor. Nunca te lastimaría. Te perseguí en
el río porque pensé que me dejabas. Siempre estuve nerviosa de que no
me aceptaras una vez que descubrieras lo que era".
"Ahora lo sé, y quiero entender cómo podría ser para nosotras".
"Mi impulso sexual será más fuerte, y algunas noches te querré una y
otra vez. Nunca tengo suficiente de ti...nunca. Pero nunca seré Lobo.
Terminaría por lastimarte".
"¿Qué hay de Connie y Marie?"
"¿Qué pasa con ellas?"
"Vi arañazos en Marie".
"De Connie. Un apareamiento Wolven es más... activo".
"Oh". Amy se sonrojó. "¿Han cruzado muchas parejas de los Garoul al
lado Wolven? Sé que Connie tuvo que hacerlo, y Patrice quiso hacerlo
por Claude. ¿Pero alguno más?"
"Es peligroso. Nunca te pediría que lo hicieras. Es algo que debes
querer". Amy reflexionó sobre esto. "¿Alguna vez un Garoul ha entrado
en...un enlace de vida con alguna de las otras familias de Lobos?" Leone
negó con la cabeza.
"Nunca he oído hablar de eso. No quiere decir que no sucedió en la vieja
Europa." Ella se encogió de hombros.
"Leone. ¿Dime qué hace realmente el código?"
"Pero lo rompiste".
"Solo una línea o dos. Lo que quiero decir es, ¿qué información contiene
que valga la pena ser asesinado? ¿Es un mapa del tesoro? ¿Otorga un
gran poder sobrenatural?" Leone se rió,
"No. Es una especie de libro de reglas y guía de supervivencia, todo en
uno. Algunas de las recetas e infusiones ayudan con las heridas y la
transmutación. Hay consejos médicos, leyes de vida de la Manada y
noticias generales. Habla de nuestros orígenes y la historia de nuestra
Manada. Y lo más importante, todo lo que necesitas saber para pasar en
el mundo humano. Se usa para educar e informar. Sin oro, sin poderes
mágicos, solo un buen conocimiento anticuado. Es solo un manual
antiguo".
"Así que el código nuevo está oculto cada año en los Almanaques".
"Sí. Desde la Edad Media, cuando comenzamos a dispersarnos desde el
sur de Francia. Los Almanaques fueron cómo los Garoul se mantuvieron
en contacto, entonces y ahora. Tenemos otros métodos más modernos
ahora. Somos dueños de Ambereye, una casa de desarrollo de software,
donde incorporamos información en programas de ordenador, por
ejemplo". "Guau. ¿Para quién es? ¿Quién lo lee? "
"Nosotros lo hacemos. Todos nosotros, de todas partes. El software está
en juegos para que los niños jueguen y aprendan sobre su herencia.
Mamá es la Alpha y es su trabajo mantener nuestros registros históricos
y la recopilación de información, y pasarlo a la próxima generación.
Estoy en entrenamiento para asumir su papel como su hija primogénita.
Los Garoul son matriarcales, por lo que el comando pasa por la línea
materna solo a las mujeres". "Así que siempre estarás atada a Little Dip",
dijo Amy.
"Sí. Pasaré la mayor parte de mi vida aquí. Si tuviera una compañera,
querría que compartiera el valle conmigo." Miró a Amy.
"¿Podrías hacer eso? Después de todos los viajes que has hecho, los
lugares que has visitado, ¿Little Dip sería suficiente?"
"Leone, este lugar siempre ha sido el hogar. He luchado todos estos
años para mantenerme alejada. Aquí es donde quiero estar, porque las
personas que amo están aquí".
"¿Lo están?"
"Lo están"
Leone pensó en esto. "¿Están las personas que amas en esta
habitación?"
"Lo están" Leone hizo un juego de mirar a su alrededor.
"Solo estoy yo en esta habitación".
"Lo estás." Leone dio la sonrisa más brillante y alcanzó a Amy, tirando de
ellas boca abajo en el sofá. Ella hizo una mueca y se retorció en los
cojines para mayor comodidad.
"Todavía estás dolorida". Amy liberó su peso de Leone, preocupada de
que la estuviera lastimando.
"No mucho. Quizás podrías besarme mejor. Alguien me disparó,
¿sabes?"
"Alguien te rozó en un accidente de arma de fuego que iniciaste. ¿Dónde
está mi bala de la suerte, por cierto?"
"Paulie lo sacó de un árbol. Si me besas mejor, podría ser mi bala de la
suerte también". En respuesta, Amy empujó a Leone hacia un lado y
cuidadosamente se sentó a horcajadas sobre su cintura. Suavemente,
ella abrió los botones de la camisa de Leone y puso al descubierto las
cicatrices rojas brillantes que cruzaban sus pechos y estómago.
Oh, Leone. Parece tan doloroso".
"Nah Me estoy curando realmente bien. Mira, el bastardo casi consiguió
un pezón." Leone señaló con indignación.
"Pobre nena. Tal vez debería besarlo todo mejor". Delicadamente Amy
dejó besos de mariposas a lo largo de cada línea de la cicatriz.
Comenzando por el vientre de Leone, se abrió camino hasta el pezón
arrugado. Lo acarició hasta convertirlo en una protuberancia endurecida,
acariciándolo con su lengua. Rompiendo con un juguetón toque de nariz
en la punta haciendo pucheros, ella dijo: "¿Eso es suficiente medicina?"
Leone la miró consternada. El juego había terminado demasiado pronto.
"¿Qué pasa con este?" Señaló su otro pezón.
"No fue herido".
"Pero estaba asustado. Necesita tranquilidad".
"Eres una gran oportunista, Garoul." Pero Amy bajó la cabeza y se llevó
la punta a la boca, chupándola suavemente hasta dejarla a un punto
firme. Bromeó hasta que Leone se retorció debajo de ella. "Tienes el
cuerpo más hermoso que he visto en mi vida", Amy susurró entre las
cicatrices. Leone incómodamente la atrajo hacia sus brazos. Se
acostaron cara a cara.
"¿Has visto muchas mujeres desnudas, entonces?" Leone intentó sonar
casual.
"Algunas. Unas pocas. ". Amy se dio cuenta de que le estaban
preguntando sobre su vida sexual anterior.
"Oh." "Han pasado siete años, Leone. Ambas hemos tenido nuestra
porción de amantes. No me digas que estás celosa".
"No no. No lo estoy. Me preguntaba. Fue una pregunta estúpida".
"Está bien." Se quedaron mirándose a los ojos.
"¿Hubo alguna vez alguien especial para ti?" Ahora Amy sentía
curiosidad.
"No", Leone la tranquilizó rápidamente. "Nunca. Nadie."
"¿Nadie?". A Amy le costaba creer que esta mujer no hubiera sido
follada cien veces. ¿Era Oregón miope?
"Nadie."
"Qué. ¿Eras solo una jugadora? ¿Gran Yegua Desbocada?" Leone se rió
del apodo.
"Solo estoy desbocada por ti. No ha habido nadie. Nadie en absoluto."
Ella tragó ansiosamente. Sus ojos se encontraron con los de Amy.
"Nadie. Solo tú...Sólo tú". Leone yacía allí, totalmente expuesta. Su
aliento se aquietó. Ella miró a las profundidades del alma de Amy
Fortune, tratando de leerla. ¿Ella sería menos por su confesión? Había
muchas maneras de decir, "Te amo", decir: "Solo has sido tú siempre", o
"Te esperaré para siempre" ...y Leone lo había dicho de la única manera
que sabía cómo hacerlo. Año tras año, sola y esperando. Acunando a su
medio corazón, hasta ahora, cuando la mitad faltante había regresado al
fin. Su espera finalmente había terminado. Amy estaba muda, afectada
por la magnitud de estas dos pequeñas palabras. Nadie. Leone la había
esperado todo este tiempo…y nadie. Todo el dolor, el rechazo y
humillación que había llevado durante años…¿y nadie? Dos palabras.
Cinco letras. Cinco pequeñas y estúpidas cartas. Nadie. Todo este
tiempo…
"¿Eso me convierte en alguien?", ella susurró.
Horas más tarde, los ojos de Amy finalmente cayeron. Ella había sido
amada y adorada, su cuerpo satisfecho al borde de la distracción. Su
corazón estaba lleno y contento. Y ahora le suplicaba a Leone que
durmiera. Leone yacía a su lado y la observó hasta que supo que Amy
estaba sumida en un profundo sueño. Solo entonces se escabulló de la
cama y salió desnuda al porche. La brisa nocturna era fuerte y fría, y le
emocionó la piel caliente. La luna llena estaba volviendo a aparecer,
madurando en su ciclo hasta el punto en que vertería energía
sobrenatural abajo sobre este planeta. Entonces todas las criaturas
oscuras de la noche honrarían a su diosa dorada y lunar. La sangre de
Leone se agitó y su carne se tensó. La energía fluyó a través de ella
como el mercurio. Cazaría esta noche, la primera vez desde su matanza.
Desde que librase al valle de Pícaros. Salió de las sombras del porche y
se dirigió al claro central. Allí se paro y miró a las estrellas, y la pesada
luna creciente. Silenciosamente, dio las gracias a su madre lunar por su
corazón de Lobo, por su amorosa familia y por Amy Fortune, su
verdadera compañera. Luego echó hacia atrás la cabeza y aulló con
fuerza.

Centres d'intérêt liés