Vous êtes sur la page 1sur 4

EL PUNTILLISMO

Un estilo nuevo, cuya técnica consistía en la aplicación de pequeños puntos yuxtapuestos de


color puro, apareció a fines del siglo XIX: se llamó puntillismo.
Si tuviéramos que analizar el contexto sociopolítico de la época en que se desarrolló este estilo,
nos encontraríamos con el crecimiento capitalista y la industrialización, factores que
desencadenan un desarrollo sin precedente que transforman a Europa. La concepción de la
realidad cambia a un ritmo vertiginoso y todo esto afecta profundamente al arte. Los conceptos
de espacio se transforman, las comunicaciones son rápidas, la fotografía permite al ojo humano
observar cosas que antes no percibía.
Durante el siglo XIX, los artistas consiguieron su aceptación a través de los salones o
exposiciones nacionales. Para un pintor, no ser aceptado en un salón suponía su marginación o
su fracaso. En dichos salones, los jurados —que tenían a su cargo aceptar o no las obras—
rechazaban los cuadros dotados de originalidad (novedad, inventiva), porque se suponía una
ruptura con el arte oficial.
El puntillismo se apoyó en la ley del contraste simultáneo de los colores y sus colores
complementarios, según la cual el contraste de colores complementarios es lo que provoca las
diferentes intensidades y tonos de color.
El puntillismo aparece por primera vez en el Salón de los Independientes de 1884, encabezado
por George Seurat y contando con Paul Signac entre sus más fieles seguidores.
Características
• En el puntillismo, la imagen va a adquirir una identidad desconocida.
• Se encuentra nuevamente la diferencia entre la obra definitiva y el boceto.
• Vuelve a cobrar importancia el dibujo, que se había abandonado a favor de las manchas de
color.
• La obra se comienza al aire libre, pero se termina en el taller, ya que los cuadros requieren una
larga elaboración, muy compleja, que no se puede hacer en un momento.
• Se preocupan por el volumen.
• Las figuras se hacen geométricas.
• Retornan a la ordenación meditada del cuadro.
• La obra resultante suele pecar de rigidez y artificialidad.
• No se mezclan los colores ni en la paleta ni en el cuadro; sus pinceladas se redondearon y
redujeron a puntos de color puro.
• Solo usan los colores primarios, y el ojo debe hacer la mezcla. Existe la sensación de que la
luz emana de los cuerpos.
• Las líneas ascendentes, los colores cálidos y los valores claros expresaban alegría.
• Las líneas descendentes, los colores fríos y los valores oscuros representaban tristeza.
• Los cuadros puntillistas son un modelo de orden, claridad y planificación cuidadosa.
• Los temas elegidos a la hora de pintar eran puertos, orillas de ríos y escenas circenses.

Algunos artistas construyeron un disco que tenían los matices del arcoíris, unidos estos colores
mediante un número determinado de colores intermedios.

Los puntillistas poseían un estilo matemático para la realización de sus obras; la combinación y
posición de cada tinta necesitaba estar analizada con detenimiento; los pigmentos debían poseer
mayor vivacidad, ya que no tenían ningún degradado. La combinación de colores debía ser casi
detallista.

La mente lógica y reflexiva de los pintores buscaba la reducción, el orden y el cálculo. La vida
moderna y los paisajes eran los temas principales de estas obras, mientras buscaban el modo
impresionista de representarlos.

El puntillismo o divisionismo es una técnica pictórica que consiste en representar la vibración


luminosa mediante la aplicación de puntos que, al ser vistos desde una cierta distancia,
componen figuras y paisajes bien definidos. En los cuadros todos los colores son puros y nunca
se mezclan unos con otros sino que es el ojo del espectador quien lo hace.

Cada uno de los puntos que componen la obra tienen un tamaño similar, de forma que el
espectador no puede dejar de observar una perfección que hace pensar en una imagen idílica
congelada, como una visión duradera de la realidad o la imagen.

A pesar de que el puntillismo es considerado como la corriente continuadora del Impresionismo, se aleja
de éste en la concepción sobre las formas y los volúmenes, y es que en el puntillismo, las formas son
concebidas dentro de una geometría de masas puras siendo sus cuadros perfectos ejemplos de orden y
claridad.

M
artín González, el cambio o evolución del impresionismo al puntillismo se vio
beneficiado por los estudios teóricos y científicos de Cheveral, entre otros, sobre el
color y las formas que, si bien ya habían sido conocidos y leídos por pintores de
épocas y estilos pasados, son los puntillistas los que lo llevan a su máxima aplicación.

hevreul aseguraban que los colores, cuantos más puros fuesen, tonos más

C interesantes conseguirían. Por ello los puntillistas, una vez hechas las figuras sin
mezclar ninguno de los cuatro colores básicos -ni sus derivados- que utilizaban,
dejaban al ojo humano el resto: mezclarlos produciendo una imagen vibrante,
luminosa, armónica.

En Italia los puntillistas adoptaron el segundo de los nombres expuestos, el de divisionistas. Del
país itálico destacaremos las obras de Segantini y Previati.

El centro de producción puntillista fue Francia, donde desarrollaron sus carreras Seurat y Signac,
máximos representantes de la corriente y pintores que centrarán nuestra atención más abajo. La
relación entre ambos fue profunda.

Se conocieron en la Sociedad de Artistas Independientes, grupo que acogió y permitió organizar


exposiciones regulares a aquellos pintores que la crítica rechazaba por las osadas técnicas o la
falta, según siempre los academicistas, de técnica. Eso mismo pensaban los impresionistas
cuando en el año 1886 Pissarro insistió para que los puntillistas estuvieran en la exposición
impresionista de París, donde podrían exponer junto con los grandes artistas del momento como
Monet y Renoir quienes, lejos de aceptar a los jóvenes pintores, dejaron la exposición llevándose
con ellos sus obras.

G
eorge Seurat George Seurat (1859-1891) es considerado el iniciador del puntillismo. A
pesar de su corta vida, ha pasado a formar parte de la historia del arte universal con sus
obras basadas en la racionalización de las emociones, las escenas y los colores.
Aunque de formación clasista, desde joven mostró un especial interés por los paisajes y los
juegos de colores, siendo Delacroix una de sus máximas influencias, adquiriendo su gusto por el
uso de colores vivos y terrosos; y es que, al igual que hiciese el clásico francés, Seurat se
interesó por los tratados científicos que hablaban de conciliar el arte con la ciencia utilizando
cuatro colores básicos que combinaría en su paleta: el azul, el rojo, el amarillo y el verde.

Así consigue, sin mezclar estos tonos en el lienzo, una composición de manchas
cuidadosamente colocadas, dando a sus obras una espectacular calma y armonía. Seurat
también admiró profundamente a otros pintores como Piero della Francesca, Ingres, Poussin,
etc.

Baño en Asnières (1884) es un magnífico cuadro donde se muestra una visión duradera de la
realidad. En él hombres y niños charlan a orillas del Sena bajo un fondo del París industrial.

Un domingo de verano en la Grande Jatte (1886) supone la obra más representativa de dicho
estilo donde podemos ver una serie de personajes vestidos a la moda disfrutando de un día
caluroso de descanso.

P
aul Signac

El otro seguidor de esta técnica del puntillismo fue Paul Signac (1863-1935), quien
introduciría ciertos cambios respecto a su compañero. Transforma los pequeños
puntos en pinceladas más amplias aportando mayor dinamismo a los cuadros que su
compañero, a pesar de que continúa con las ideas científicas. Profundo conocedor
de estos tratados, publica una obra llamada Delacroix au neo-impresionismo donde
muestra su entusiasmo por la fusión de arte y ciencia, de sentimientos y técnica.

De sus obras destacamos El retrato de Feneon (1880), Saint-Tropez o El castillo de los papas,
estas dos últimas inspiradas en sus viajes por el Mediterráneo, escenario de gran parte de su
vida.

¿CÓMO USAR PUNTILLISMO EN TUS DIBUJOS?


El puntillismo es una técnica usada en el dibujo en la que el artista usa puntos para añadir
texturas, sombras y tonos a la obra. Los puntos son más densos donde se requiere oscuridad, y
son más dispersos para indicar luces o superficies suaves. Para aprender esta técnica, debes
practicar dibujando objetos pequeños. Puedes hacer puntillismo con lápices, plumas o
marcadores. Aquí están los pasos para hacer puntillismo en tus dibujos.

Elige el papel correcto para hacer puntillismo en tu dibujo. El papel blanco, prensado con calor,
es suave y evitará que la tinta se difumine o sea absorbida por el papel. También soportará el
abuso de los lápices afilados al puntear.

Elige las herramientas de dibujo correctas para el puntillismo. Puedes hacerlo con lápices para
hacer detalles delicados y para aprender, pero conforme mejoran tus habilidades, querrás usar
una pluma de dibujo para darle a tu obra un acabado brillante, dramático y profesional. Cuando
uses lápices usa tipo B, suaves y oscuros. Usa una pluma profesional cuando hagas dibujos con
tinta. También puedes usar marcadores de punta fina de colores.

Usa la técnica apropiada para hacer puntillismo. Cuando uses un lápiz, necesitarás golpear y
girarlo para conseguir puntos uniformes sobre el papel. Cuando uses una pluma o un marcador,
debes hacer un movimiento recto de arriba hacia abajo, teniendo cuidado de no rayar o manchar
el papel. Ayuda usar un trozo de papel bajo tu muñeca para evitar que la tinta o el grafito se
embarren sobre el papel.

Elige un objeto simple y pequeño como modelo de tu primer dibujo puntillista. Un huevo o una
bola pequeña son excelentes objetos de estudio. Enfoca una luz sobre el objeto para exagerar
las sombras y las las luces.

Dibuja la sombra de tu objeto y comienza a hacer puntos para llenar las áreas sombreadas.
Donde las sombras sean más oscuras, haz los puntos más juntos, donde la luz se refleje sobre el
objeto, usa pocos o ningún punto. Para las áreas donde gradualmente se tornan de oscuro a
iluminado, tus puntos deben irse separando gradualmente.

Continúa haciendo puntos hasta que tu objeto se vea sombreado de forma realista.

CONSEJO
Tómate tu tiempo para hacer puntillismo. Apresurarte te dará un acabado poco profesional.