Vous êtes sur la page 1sur 16

Una Cristana vida

Mañana
 Acordar hasta 6:00.
 No tardar en levantarse de la cama.
 Después de despertar, lo primero que hay que hacer es la Señal De La Cruz y recitar una
pequeña oración, tal como: «Oh Dios mío, ofrezco mi corazón y mi alma a ti».
 Luego, arrodillar y recitar las siguientes oraciones: Oración de la mañana; Oración al
Divino Espíritu Santo; Consagración al Santísimo Corazón de Jesús; Consagración a
Nuestra Señora.
 Hacer una devoción a Nuestra Señora (Madre de Misericordia).
 Rezar el Rosario completo (o por lo menos 2 tercios) - SUGERENCIA NECESARIA:
Mientras la reza del Santo Rosario está siendo realizada, es necesario mantener la
modestia y la postura (arrodillado).

Tarde
 Leer y meditar en la Palabra de Dios / Sagradas Escrituras y algún libro
espiritual.
 Trabajo de evangelización.
 Realizar las Máximas Eternas.
 Hacer una devoción más a Nuestra Señora (Corona de Nuestra Señora)
 Finalizar el Rosario de la Virgen María. * Si no lo finaliza por la mañana *

La noche
 Antes de acostarse, arrodille y recite las oraciones: al Santo del Nombre; A San
José; Al Arcángel San Miguel; Oración de San Bernardo a la Virgen; Oración
de la noche.
 Después de mis oraciones nocturnas, debo observar la debida modestia en ir a
acostarme; Ocuparme con pensamientos sobre la muerte; Y tratar de
componerme para descansar al pie de la Cruz, y reservar mis últimos
pensamientos a mi Salvador crucificado.

Oraciones (Mañana)
Oración de la mañana: Mi Dios, yo creo en vosotros, espero en vosotros y os amo de todo
corazón. Les agradezco por haberme creado, hecho cristiano y conservado esta noche. Para tu
gloria, os ofrezco todos los pensamientos, palabras y obras de este día. Conservarme en estado
de gracia y líbrame de todo pecado y de todo mal. Virgen Santísima y todos los Santos, ruega
por mí. Reza el Padre Nuestro, Ave María, el Gloria, la Oración al Ángel de la Guarda.
Página | 1
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
Oración al Divino Espíritu Santo: Venid Espíritu Santo, llenad los corazones de vuestros
fieles y enciende en ellos el fuego de vuestro amor. Señor, enviad vuestro Espíritu y todo será
creado. R. Y renovarás la faz de la tierra. Oremos, oh Dios, que has instruido los corazones de
los fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos que por este mismo Espíritu sepamos lo que
es recto y gozamos siempre de su consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Consagración al Santísimo Corazón de Jesús: Mi amable Jesús, en reconocimiento de todos


los beneficios que me has hecho, y en reparación de mis infidelidades, te ofrezco mi corazón,
me consagro completamente a ti y propongo con tu gracia nunca más Pecar. Todo por ti,
Corazón Santísimo de Jesús. Mi Madre Santísima, me cierra para siempre en el Corazón de tu
Divino Hijo, y no permitas que caiga en pecado en toda mi vida. Amén.

Consagración a Nuestra Señora: Ave María, etc ... ¡Oh Señora! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco
todo a ti y en prueba de mi devoción hacia vosotros, te consagro en este día mis ojos, mis oídos,
mi boca, mi corazón y todo mi ser. Y porque así soy vuestro, oh mi buena e incomparable
Madre, guardadme y defiéndeme como cosa y propiedad vuestra.

Oraciones (Noche)
Al Santo del nombre: Oh glorioso Santo de mi nombre, alcanza de Dios la gracia de traer
siempre mi conciencia pura, como preparación necesaria para mi última hora. Amén.

A San José: Oh glorioso San José, padre y protector de las vírgenes, guarda fiel a quien Dios
confió a Jesús, la misma inocencia, y María, la Virgen de las Vírgenes, os pido y ruego por Jesús
y María, ese doble depósito que os Ha sido tan querido, haces que yo conserve mi corazón
exento de toda impureza, y que, puro y casto, sirva constantemente a Jesús y María en una
perfecta castidad. V. San José, padre adoptivo de Jesús y esposo de la Bienaventurada Virgen
María, R. Rogad por nosotros. V. San José, amigo del Sagrado Corazón de Jesús, R. Rogad por
nosotros. Recuerda vuestro purísimo esposo de la Virgen María y mi dulce protector San José,
que nunca se oyó decir que alguien hubiera invocado vuestra protección, implorando vuestro
socorro, y no fuese por vosotros consolado. Con esta confianza, vengo a vuestra presencia, ya
vosotros con fervor me recomiendo. No desprecies mis súplicas, oh padre adoptivo del
Redentor, sino que te dignes de acogerlas piadosamente. Amén.

LA ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL: San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé


nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él
su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que
Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan
por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Oración de San Bernardo a Nuestra Señora: Acordaos, oh piadosísima Virgen María, que
nunca se ha oído decir que alguno de los que han recurrido a tu protección, implorado tu
asistencia, y reclamado tu socorro, fuera por ti desamparado. Animado yo, pues, de igual

Página | 2
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
confianza, a Vos, Virgen entre todas singular, como la Madre recorro, de Vos me valgo, y
gimiendo bajo el peso de mis pecados, me prostro a vuestros pies. No desprecies mis súplicas,
oh Madre del Hijo de Dios humanado, pero digna de oírlas propicia y de alcanzar lo que te
ruego. Amén.

Oración de la noche (oración en el orden, acto de contrición incluido): Dios mío, yo creo
en vosotros, espero en vosotros y os amo de todo corazón. Yo os agradezco por haberme
creado, hecho cristiano y conservado en este día. Bendícame y guardadme esta noche. Perdona
los pecados que hoy he cometido contra vosotros, contra mi prójimo y contra mí mismo.
(Examine qué pecados cometió durante el día: se hizo las oraciones de la mañana, si habló
el nombre de Dios sin respeto, se desobedeció a los padres y maestros, se trató mal a los
hermanos ya otras personas, si fue guloso, mentiroso, impaciente o impaciente Perezoso,
si miró o habló cosas feas, si dejó de cumplir sus deberes). Acto de contrición: Dios mío,
porque sois infinitamente bueno y te amo de todo mi corazón, bendito sea, me pesa de haberte
ofendido, y con el auxilio de tu divina gracia, propongo firmemente enmendarme y nunca más
Volver a ofender; Pido y espero el perdón de mis culpas, por vuestra infinita misericordia.
Amén. Virgen Santísima y todos los Santos, ruega por mí. Virgen Santísima y todos los Santos,
ruega por mí. Reza el Padre Nuestro, Ave María, el Gloria, la Oración al Ángel de la Guarda.

Devociones
Madre de Misericordia: Ave María, Madre de Misericordia (60x ~ 100x)

Corona de Nuestra Señora: V. Concededme que te alabar, Virgen Sagrada. R. Dame valor
contra tus enemigos. Reza el Credo.

I - Corona de Excelencia: Padre Nuestro; Avemaría; Bienaventurada, Virgen María, que


llevaste en tu seno al Señor, Creador del mundo; De ellos a la luz a quien te formó, y Sois Virgen
perpetua. V. Alegraos, Virgen María. R. Alegraos mil veces. Avemaría. ¡Oh Santa e inmaculada
virginidad, no sé con qué alabanzas te pueda exaltar; Porque los cielos no pudieron contener, te
llevaste en tu seno. V. Alegraos, Virgen María. R. Alegraos mil veces. Avemaría. Sois toda
hermosa, Virgen María, y no hay mancha original en vosotros. V. Alegraos, Virgen María. R.
Alegraos mil veces. Avemaría. Pues, oh Virgen María, tantos privilegios, cuántas son las
estrellas en el cielo. V. Alegraos, Virgen María. R. Te alegra mil veces. Gloria al Padre.

II - Corona de Poder: Padre Nuestro; Avemaría; Gloria a Ti, emperatriz del cielo, conduce
con vosotros a los gozos del paraíso. V. Alegraos, Virgen María, R. Alegraos mil veces.
Avemaría. Gloria a Ti, tesorera de las gracias del Señor, danos parte en tu tesoro. V. Alegraos,
Virgen María. R. Alegraos mil veces. Avemaría. Gloria a Vos, medianera entre Dios y los
hombres, tornáis propicio al Todopoderoso. V. Alegraos, Virgen María. R. Alegraos mil veces.
Avemaría. Gloria a Ti, que aplaste las herejías y el demonio: sed nuestra guía piadosa. V.
Alegraos, Virgen María. R. Te alegra mil veces. Gloria al Padre.

Página | 3
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
III - Corona de Bondad: Padre Nuestro; Avemaría. Gloria a Ti, refugio de los pecadores;
Intercede por nosotros ante el Señor. V. Alegraos, Virgen María. R. Alegraos mil veces.
Avemaría. Gloria a Ti, Madre de los huérfanos; Haced que nos sea propicio el Padre
Todopoderoso. V. Alegraos, Virgen María. R. Alegraos mil veces. Avemaría. Gloria a Ti, alegría
de los justos; Nos conducirá con vosotros a las alegrías del cielo. V. Alegraos, Virgen María. R.
Alegraos mil veces. Avemaría. Gloria a Ti, nuestra ayudante muy en la vida y en la muerte; Nos
conducirá con vosotros al reino del cielo. V. Alegraos, Virgen María. R. Alegraos mil veces.
Gloria al Padre. Oremos: Ave, María, Hija de Dios Padre; Ave María, Madre de Dios Hijo; Ave
María, Esposa del Espíritu Santo; Ave, María, templo de la Santísima Trinidad; Ave María,
Señora mía, mi bien, mi amor, Reina de mi corazón, Madre, vida, dulzura y esperanza mi muy
querida, mi corazón y mi alma. Soy todo vuestro, y todo lo que poseo es vuestro, oh Virgen
sobre todos bendita. Por tanto, venga a mí vuestra alma para engrandecer al Señor; Esté en mí
vuestro espíritu para regocijarse en Dios. Colosenses, oh Virgen fiel, como sello sobre mi
corazón, para que, en ti y por ti, sea yo hallado fiel a Dios. Conceded, oh Madre de misericordia,
que me encuentre en el número de aquellos que amas, enseñas, guías, sostienes y protegeis
como hijos. Haced que, por vuestro amor, desprecie todos los consuelos de la tierra y aspire
sólo las celestes; Hasta que, para gloria del Padre, Jesucristo, tu Hijo, sea formado en mí, por el
Espíritu Santo, tu Esposo fidelísimo, y por ti, tu Esposa muy fiel. Que así sea.

SUB TUUM: A tu protección recorremos, santa Madre de Dios; No desprecies nuestras súplicas
en nuestras necesidades; Pero líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y
bendita.

MÁXIMAS ETERNAS
Meditaciones para cada día de la semana por San Alfonso María de Ligorio

Actos de preparación a las meditaciones:

 Alma mi reaviva tu fe, porque te hallas delante de tu Dios. Le encanta


profundamente.
 Te humilla a los pies de Dios y pídale, desde el fondo del corazón, el perdón.
 Busca Luz en Dios por amor de Jesucristo. Se recomienda a María Santísima ya los
Santos con una Ave María, Gloria al Padre, etc.

DOMINGO: El fin del hombre

1. Considera que el infierno no tiene fin: se padecen en él todas las penas, y todas son eternas.
De manera que pasarán cien años de esas plumas, pasarán mil, y el infierno estará como si
entonces empezara. Pasarán cien mil años, cien millones, mil millones de años y de siglos, y el
infierno seguirá siendo el mismo que en el primer día. Si un ángel llevara ahora a un condenado
la noticia de que Dios quería sacarlo del infierno cuando hubieran transcurrido tantos millones
de siglos cuántas son las hojas de los árboles, las gotas de agua del mar y los granos de arena de

Página | 4
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
la tierra; Al saberlo quedaría atónito y horrorizado ante ese prodigioso número de siglos
pasados en los tormentos.

Y, sin embargo, es indudable que aquel condenado acogería tal noticia con más satisfacción que
tú, si te anunciasen que habías sido hecho monarca de un gran reino. Sí; Porque diría el
condenado: "Es verdad que han de transcurrir tantos siglos, pero llegará un día en que han de
acabar". ¡Pero ay! Pasarán todos estos siglos y el infierno estará en su principio; Se
multiplicarán tantas veces como son las gotas de agua, los granos de arena y las hijas de los
árboles, y el infierno no habrá disminuido absolutamente nada. Cualquier condenado se
contentaría con que Dios le aumentase sus penas y las prolongara cuanto le acercara, con tanto
que al final tuvieran un término: pero este término no lo tendrán jamás. Si pudiera al menos el
pobre condenado engañarse a sí mismo, engañarse y decir: "¿Quién sabe? Tal vez Dios un día
tenga piedad de mí, y me quita del infierno!" Pero no: el réprobo tendrá siempre delante de sus
ojos grabada la sentencia de su condenación eterna y no podrá dejar de decir: "Todas estas
penas que sufro ahora, este fuego, estas tribulaciones, Estos clamores no terminarán jamás? ¿Y
cuánto tiempo durará? Durarán siempre. ¡Siempre! "¡Oh siempre, oh jamás !, ¡oh eternidad !, el
infierno, ¿cómo los hombres creen en ti y pecan, y siguen siempre viviendo en el pecado?

2. Mi hermano, acuérdate; Piensa que también para ti hay infierno, si pecares. Ya está
encendida a tus pies aquella formidable hoguera, y ahora mismo, ¡ay! ¡Cuántas almas están
cayendo en ella! Refleja que si tú también caes, no podrás nunca salir. Si alguna vez mereció el
infierno, da gracias a Dios por no haberle precipitado en él, y prontamente remedia el mal que
hiciste, mientras te es posible. Llora tus pecados, pone en ejecución los medios apropiados a tu
salvación, te confiesa a menudo, lee este u otro libro espiritual todos los días, como todos los
días en honor de María, por quien debéis tener particular devoción, recitarás el Rosario, Y
ayunarás todos los sábados; Se resiste a las tentaciones invocando repetidas veces los dulces
nombres de Jesús y María, huye de las ocasiones de pecar, y si además Dios te da vocación para
abandonar el mundo, hazlo prontamente. Todo lo que se haga para evitar una eternidad de
plumas es poco, es nada. Nunca serán exageradas nuestras precauciones para asegurarnos una
eternidad feliz. ¡Ve cuántos anacoretas, para deshacerse del infierno, se han internado en las
cuevas y en los desiertos! Y tú que haces, después de haber merecido tantas veces el infierno?
¿Que haces? ¿No ves que tu condenación está inminente? Vuelve a Dios y dile: "Aquí estoy,
Señor: quiero hacer todo lo que de mí quieras." María, ayúdame.

Fruto I. Me acordaré de esta verdad a menudo: Todo termina y rápidamente, excepto la


eternidad.

Fruto II. Se sentir alguma dificuldade em fazer o bem ou em resistir ao mal, direi a mim
mesmo: tudo é pouco para adquirir a felicidade eterna.

LUNES: De la Importancia del fin del hombre

1. Considera, oh hombre, cuánto tienes que lucrar en la consecución de tu gran fin. Tendrás que
aprovechar todo, porque si lo logras, te salvarás, serás para siempre dichoso, gozarás en tu
Página | 5
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
cuerpo y en tu alma toda suerte de bienes; Pero si el malogrario, perderás el alma y el cuerpo,
perderás el Cielo, perderás a Dios; Serás eternamente desgraciado, porque te condenarás para
siempre. Es por eso que la ocupación de las ocupaciones, la única e importante, la única
necesaria, es servir a Dios y salvar el alma. No digas, pues, cristiano: Ahora quiero satisfacer
mis apetitos: después me consagraré a Dios, y espero salvarme. Esta esperanza vana ha
precipitado en el infierno a muchos que decían esto mismo, y ahora están irremediablemente
condenados. ¿Cuál de los réprobos querría en vida condenarse? Ninguno por cierto; Pero Dios
maldice lo que peca fiado en su misericordia. Maldito el hombre que peca con esperanza. Tú
dices: Quiero cometer este pecado, y lo confesaré después. Pero tienes la certeza de que no te
faltará tiempo para eso? ¿Quién de asegura que no morir repentinamente después del pecado?
Es cierto que pecando pierdes la gracia divina: ¿Y es igualmente cierto que volverás a
recuperarla? Dios usa de misericordia con los que le temen, pero no con los que lo desprecian.
No digas: Es indiferente confesar dos pecados o tres. No, porque bien puede suceder que Dios
esté dispuesto a perdonar a dos, y no a perdonar tres. Dios sufre con paciencia, pero no sufre
siempre. Cuando se llena la medida, no sólo no perdona, sino que castiga al pecador con la
muerte, o lo abandona, de manera que éste multiplicando sus pecados se precipitar en el
infierno. Castigo mucho peor que la propia muerte. Mi hermano que esto les, procede con
cuidado, deja la vida desordenada que llevas y consagra al servicio de Dios; Teme no sea éste el
último aviso que Dios te manda; Ya bastan las ofensas que le has hecho, y que entonces gran
número te ha sufrido; Teme no obtener perdón para otro pecado mortal que cometas. Advierte
que se trata de tu alma y de tu eternidad. ¡Oh! ¡A cuántos no ha hecho abandonar el mundo,
internándolos en los claustros, en las grutas y desiertos, este gran pensamiento de la eternidad!
¡Ah! ¡Pobre de mí! ¿Qué ventajas vinieron de tantos pecados por mí cometidos? El corazón
angustiado, el alma presa de dolor, y el haber perdido a Dios y merecido el infierno. Mi Dios y
mi Padre, me convertí y me hizo cautivo de tu amor.

2. Considera que este negocio es por desgracia lo más descuido de todos los negocios. En todo
se piensa, menos en la salvación. Para todo hay tiempo, menos para servir a Dios. Decid a un
hombre mundano que frecuente los Sacramentos, que haga al menos media hora de oración
mental cada día; Responderás: Tengo hijos, tengo familia, tengo intereses, tengo otras
ocupaciones. Pero, desgraciado, no tienes también tu alma para salvar? Piensas que tus
riquezas, tus hijos, tus parientes te pueden dar alguna ayuda a la hora de la muerte o librarte
del infierno, si tienes la desgracia de ti Los mandos? No presumen de poder conciliar a Dios
con el mundo, el cielo lo con pecado. La salvación no es un negocio que se debe tratar con
indolencia. Es necesario que hagas violencia a ti mismo, y trabajas, si quieres ganar la corona
inmortal. Cuantos cristianos contaban con poder más tarde servir A Dios y de este modo
salvarse; Y, no obstante, ahora están en el infierno! La locura tan rematada, pensar Siempre en
lo que tan pronto acaba, y tan raras veces en lo que no tendrá fin. ¡Ah! ¡Cristiano! Mira por ti;
Piensa que pronto las de abandonar este mundo y entrar en la eternidad. Pobre de ti si te
condenas, Porque jamás odéis remediar tu desgracia.

Página | 6
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
3. Medita, cristiano, y dile contigo mismo: Tengo un alma sola: si la pierdo, lo he perdido todo.
Tengo un alma sola: si consigo conquistar el mundo, condenándola, ¿de qué me servirá tan
grande conquista? Si llego a ser un hombre distinto, pero pierdo mi alma, ¿de qué me servirá
mi distinción? Si en el caso de que, si el argumento, mis existencias, si engrandezco a mi familia,
y, no obstante, pierdo mi alma, de que me servirá todo eso? Que aprovecharon las riquezas, los
placeres, las

Vanidades a tantos que vivieron en el mundo, cuando sus cuerpos son ahora ceniza y polvo en
la sepultura y sus almas están condenadas en el infierno? Si, pues, mi alma sólo a mí pertenece,
si no tengo más que una, y si, perdiéndola una vez, la pierdo para siempre, debo pensar
seriamente en salvarla. Es este un punto de suma importancia, porque se trata de ser siempre
feliz o siempre desgraciado. En el medio de mi confusión, mi Dios, lo confieso: hasta aquí he
vivido como ciego; Me alejé mucho de ti; no he pensado en salvar esta mi única alma. Salva, mi
Padre, por el amor de Jesucristo. Me resigno a perder todo, mientras no te pierda a ti, oh Dios
mío. María, esperanza mía, sálvame con tu intercesión.

Fruto I. Me preparo prontamente para la muerte con una confesión.

Fruto II. Me aplicaré con el empeño y el fervor a los ejercicios de piedad.

JUEVES: El Pecado Mortal

1. Considera que, habiendo sido creado por Dios para amarle, con infernal ingratitud te
rebelaste contra él, tratándolo como enemigo, despreciando su gracia y amistad. Tú sabías que
con eso el pecado le causaba amarísimo disgusto, y, no obstante lo cometís. ¿Cómo procede
quien peca? Vuelve a Dios la espalda; Deja de O respetar, levanta la mano para herirlo, y tortura
su divino corazón. El hombre, cuando peca, le dice a Dios con sus obras: Aleja de mí, no te
quiero obedecer, ni servir, ni reconocer por mi Señor, ni tener por mi Dios. Mi Dios es el placer,
el interés, la venganza. Tal fue el lenguaje de tu corazón, cuando preferiste a Dios la criatura.
Santa María Madalena de Pazzi no podía creer que un cristiano fuiste capaz de cometer un
pecado mortal con plena advertencia. Y tú, querido lector, que dices. ¡Cuántos pecados no has
cometido ya! Perdoame, Dios mío, y ten piedad de mí. Yo te he ofendido, oh Bondad infinita.
Detesto mis pecados, te amo, y me arrepiento de haber caído en la torpeza de te injuriar, oh
Dios mío, digno de infinito amor.

2. Considera como Dios te hablaba, cuando pecabas: Hijo mío, yo soy tu Dios, que te he creado
de la nada, y me reí con mi sangre: Te prohíbo bajo pena de incurrir en mi desagrado, que
cometas este pecado. Pero tú, pecando, decías a Dios: Señor, yo no quiero obedecerte, quiero
satisfacer mis apetitos, y es indiferente desagradarte, perder tu gracia. He aquí, oh Dios mío, lo
que tengo que se ha hecho tantas veces. ¿Cómo habéis podido sufrirme? Ojalá hubiera muerto
antes de tenerlos ofendido. De ahora en adelante no quiero desgastarte más. ¡Quiero amarte,
oh Bondad infinita! Dame la perseverancia, dame tu santo amor.

Página | 7
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
3. Considera que cuando los pecados llegan a un cierto y determinado número, Dios abandona
pecador. Por eso, si te ves tratando de pecar de nuevo, oh mi hermano, no digas: Confesarme,
después de eso; Porque si Dios te hace morir repentinamente, si Dios te abandona, está fuera
de duda que no te confesarás; Y en tal caso, que será de ti por toda la eternidad. Este es el
motivo por el que tantos los hombres se han condenado. Estos también esperaban el perdón;
Pero la muerte los sorprendió, y se perdieron. Teme que te sobrevenga la misma calamidad,
porque no merece misericordia a quien se sirve de la bondad de Dios para ofenderle. Después
de tantos pecados que Dios te ha perdonado, debes con razón temer que no te perdone más, si
reinquéis en el camino del mal. Dale gracias por ti. Se ha esperado hasta ahora, y hace en este
momento el propósito firme de sufrir antes la muerte que cometer otro pecado mortal,
diciendo sinceramente: ya basta, Señor, las ofensas que has hecho; la vida que me queda no la
quiero emplear en ofenderos, a Vos que no lo merecen. Quiero emplearla sólo en amarte y en
llorar las ofensas que te he hecho. Me arrepiento, mi Jesús, de todo mi corazón; Quiero amarte;
Me da fuerzas para amarte. María, mi Madre, auxiliaime.

Fruto I. Haré frecuentemente actos de arrepentimiento, diciendo: Misericordia, mi Jesús;


me arrepiento de haberles ofendido, te pido perdón para mis pecados.

Fruto II. Examinaré si hay en mí algún afecto desordenado que pueda alejarse de Dios, y
lo desterraré del corazón.

MIÉRCOLES: La Muerte

1. Considera que esta vida ha de acabar. Ya está pronunciada la sentencia; Tienes que morir. La
muerte es cierta . La hora, sin embargo, es incierta. ¿Qué será necesario para morir? Un ataque
apoplético, la ruptura de una vena en el pecho, un catarro sofocante, un vómito de sangre, la
mordida de un animal venenoso, una fiebre, una neumonía, una llaga, una inundación, un
terremoto, un rayo basta para te quitar la vida. La muerte te asaltará, cuando menos pienses.
¿Cuántos se acostaron por la noche con la salud, y por la mañana fueron encontrados muertos!
¿Y no puede sucederte lo mismo a ti? De los que tiene muerto repentinamente, ninguno
esperaba morir de este modo; Y, sin embargo, murieron. Si estaban en pecado, donde están
ahora, y donde estarán por toda la eternidad?

Sin embargo, como sea, es indudable que llegará una ocasión en que anochecerá para ti, y no
amanecirá, o antes, el amanecer, y no anoche. "Vendré como ladrón" dice Jesucristo; Lo que
quiere decir: cuando menos, pensar y ocultar. Te avisa con tiempo a tu amante Señor, porque
desea tu salvación. Corresponde, pues, a tu Dios; Aprovecha el aviso; Te prepara para bien
morir, antes de llegar a muerte. Entonces no es tiempo de preparación, porque ya debe estar
hecha. No hay duda de que has de morir. Hay que terminar para ti la escena este mundo, y no
sabes cuándo. ¿Quién sabe si será dentro de un año o dentro de un mes? ¿Quién sabe si mañana
todavía estarás vivo? Mi Jesús, iluminé y perdóname.

2. Considera que a la hora de la muerte asistido de un sacerdote, que hará la encomendará de


tu alma, rodeado de parientes que por ti llorarán, con el Crucifijo la cabecera y la vela benta a
Página | 8
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
los pies, ya a punto a pasar la eternidad. Tendrás la cabeza dolorida, los ojos amortiguados, la
lengua abrasada, la garganta cerrada, el pecho opresivo, la sangre helada, las carnes gastadas y
el corazón traspasado de dolor. Al mismo morir dejarás todo; Pobre e indigente serás lanzado a
un sepulcro, y allí podrías. Los gusanos y otros animales inmundos roerán tus carnes, y de ti
quedarán sólo algunos huesos descarnados, uno poco de polvo hediondo y nada más. Abre una
sepultura, y ve la que quedó reducido aquel hombre opuesto, aquel avaro, aquella mujer
vanidosa. ¡Así termina la vida! A la hora de la muerte te verás rodeado de demonios que te
presentarán el sudario de tus pecados, cometidos desde la tuya la infancia. Ahora el demonio,
para inducirte a pecar, encubre y disculpa tus faltas. Dice que es pequeña mal esa amistad, esa
vanidad, ese placer, aquel rencor que alimentas en tu. El pecho; Que no hay intenciones
criminales en esas conversaciones. Pero en el momento de la muerte patentará la enormidad
de tus pecados; Y la luz de aquella eternidad en que pronto tendrás que entrar, conocerás la
gravedad de la pena en que has incurrido ofendiendo a un Dios infinito. Te apresura, mientras
que es tiempo, a remediar el mal que has hecho.

3. Considera que la muerte es un momento de que depende la eternidad. Se encuentra el


hombre ya cerca de expirar, y, por consiguiente, a punto de entrar en una de las dos
eternidades. Su suerte depende de aquel último suspiro, inmediatamente al cual el alma es
salva o condenada para siempre. ¡El momento! ¡El último suspiro! ¡El momento de que depende
una eternidad de gloria o de pena! Una persona eternidad siempre feliz o siempre desdichada!
¡Una eternidad de toda clase de bienes o de males! ¡Una eternidad, en fin, de paraíso o de
infierno! Lo que quiere decir: que si en ese momento te en vez de la desventura estarán
siempre a tu lado el contentamiento y la felicidad; pero el golpe, y te condenas, serán tus
compañeros inseparables y crueles la aflicción y el amor desesperación. En la muerte
comprenderás lo que quiere decir gloria, Inferno, Pecado, Dios ofendido, ley de Dios
despreciado, pecados callados en la confesión, robo no restituido. "Miserable de mí!
Moribundo, en pocos momentos he de comparecer ante Dios. Y quién sabe la sentencia que me
tocará! ¿A dónde iré? Para el cielo, o para el infierno? A gozar con los ángeles, o arder con ellos
los condenados? ¿Seré o hijo de Dios, o esclavo del demonio? ¡Ay de mi! Lo sabré dentro de
dentro poco, y donde entrar por primera vez allí permaneceré eternamente. ¡Ah! En pocas
horas, De aquí en pocos momentos que será de mí? Que será de mí, si no repara ese escándalo,
si no restituir ese robo, aquella fama, si no perdonar de corazón a mi enemigo, si no me
¿Confesar bien? "Entonces detestarás mil veces el día en que pecaste, el placer que has
disfrutado, venganza que has tomado. Pero demasiado tarde y sin fruto, porque lo harás
simplemente por temor de castigo, y no por amor de Dios. - ¡Ah, Señor! Desde este momento
me convierto a Ti: no quiero esperar por el momento en que llegue la muerte; Desde ya te amo,
abrazo, y quiero morir abrazado con vosotros. María, mi Madre, haz que yo muera bajo el
manto de tu protección; Me ayudaba en aquel momento el último trance.

Fruto I. Encarar con desprecio la vanidad del mundo y de mi cuerpo, origen de tantos los
pecados que he cometido.

Página | 9
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
Fruto II. Cuando el demonio me intente ofender a Dios, diré prontamente: "Considera
que has de morir ".

JUEVES: Sobre el juicio

1. Considera que, una vez que el alma ha salido del cuerpo, será conducida al tribunal de Dios
para ser juzgada. El Juez es un Dios Omnipotente, ultrajado por ti, y sumamente airado. Los
acusadores son los Demonios, tus enemigos; El proceso tus propios pecados; La sentencia es
inapelable; La pena es el derecho Infierno. Allí no hay compañeros, ni parientes, ni amigos; La
causa será resuelta entre Dios y la tu alma. Entonces comprenderás la hediondez de tus
pecados, y no podrás ser tan indulgente con ellos, como ahora lo eres. Responder por tus
pecados de pensamientos, palabras, obras, omisión, escándalo, respetuos humanos: todo se ha
de pesar en aquella gran balanza de la justicia divina, y si se encuentre culpable de culpa grave,
una sola que sea, estarás perdido. Mi Jesús y mi Juez, perdóname antes de hacerme comparecer
en su tribunal.

2. Considera que la justicia divina ha de juzgar a todos los hombres en el valle de Josaphat,
cuando al final del mundo resucitar los cuerpos para recibir junto con las almas premio o
castigo, según sus méritos. Refleja que, si te condenas, volver a unirte a este mismo cuerpo, que
servirá de prisión eterna tu alma desgraciada. En aquel encuentro desagradable el alma
maldice el cuerpo, y el cuerpo a su vez maldice el alma; De manera que el alma y el cuerpo, que
ahora corren de manos dadas en busca de placeres lícitos, se unirán, en que les pese, después
de la muerte, para ser verdugos el uno del otro. Al contrario, si te salvares, ese tu cuerpo
resucitará hermoso, impasible y resplandeciente; Y así irás, en cuerpo y alma, gozar de la vida
bienaventurada. Esto será el final de la escena de este mundo! Se hundirán en la nada todas las
grandezas, placeres y pompas mundanas. Todo terminará: sólo quedarán las dos eternidades,
una de gloria y otra de pena, una dichosa y otra infeliz, una de gozos, y otra de tormentos: en el
cielo los justos, en el infierno los pecadores. Desgraciado entonces lo que ha hecho del mundo
su ídolo, y por los placeres miserables de esta tierra haya perdido todo, alma, cuerpo,
bienaventuranza y Dios!

3. Considera la sentencia eterna. El Juez eterno, Jesucristo, se volverá primero contra los
réprobos, la que dirás: "¡Ingratos, todo se acabó para vosotros! Ha llegado mi hora, hora de
verdad y justicia, hora de indignación y venganza. Criminales, amas la maldición; Caiga sobre
vosotros: sed malditos en la casa eternidad: ide para el fuego eterno, privados de todos los
bienes y bajo el peso de todos los males. Se volverá a los escogidos y dirá: "Venid, queridos
hijos, venga a poseer el reino de los cielos, que os está preparado. Viene no ya para llevar la
cruz en pos de Mí, sino para compartir de mi corona. Venid como herederos de mis riquezas y
compañeros de mi gloria. Viene cantar eternamente mis misericordias. Viene de la tierra del
exilio la patria, la miseria al goce, lágrimas la alegría, del sufrimiento al descanso eterno. "Mi
Jesús, espero ser también uno de estos hijos afortunados. Te amo sobre todas las cosas,
bendecirme desde este momento, y bendecirme también vosotros, oh María, mi querida Madre!

Página | 10
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
Fruto I. Haré todas mis acciones como si debiera comparecer, en la ocasión en que las y
que, ante el tribunal divino, a dar cuenta de ellas.

Fruto II. Ejercitarme en obras de misericordia espirituales y corporales, porque al que


las practicar prometió a Dios una bendición eterna en el día del juicio.

VIERNES: Sobre el infierno

1. Considera que el infierno es una prisión hedionda, llena de fuego. En este fuego están
sumergidos los condenados. En este abismo de fuego que los rodea por todos lados, tienen
llamas en la boca, en los ojos, en todas las partes del cuerpo. Cada sentido tiene su sufrimiento
propio: los ojos son atormentados por el humo y las tinieblas, y horrorizados por la vista de los
otros condenados y de los demonios; Los oídos escuchan día y noche continuos clamores,
llantos y blasfemias. El olfato es atormentado por el olor nauseabundo de aquellos
innumerables cuerpos corrompidos, y el paladar por ardentísima sed y hambre insaciable sin
poder obtener una gota de agua ni una migaja de pan. Por eso aquellos encarcelados infelices,
abrasados por la sed, devorados por el fuego, torturados por toda clase de sufrimientos, lloran,
claman, se desesperan; Pero no hay ni habrá quien los alivie y consola. ¡Oh infierno, infierno!
¡Cuántos hay que se niegan a creer en ti hasta el momento en que caen en tus abismos! Y tú,
querido lector, ¿qué dices? Si hubieras de morir ahora, ¿a dónde irías? Tú, que no puedes
soportar el ardor de una chispa de fuego que te salta la mano, podrás estar en un abismo de
fuego que te abrase, abandonado de todos por toda la eternidad y sin lenitivo alguno?

2. Considera a continuación la pena que tocará a las potencias del alma. La memoria será
siempre atormentada por los remordimientos de la conciencia. Tal es aquel gusano que sin
cesar roerá al condenado al pensar que se perdió voluntariamente y por un placer envenenado.
¡Oh Dios! ¿Cómo evaluará entonces aquellos momentos de placer, después de cien, después de
mil millones de años en el infierno? Este gusano le recordará el tiempo que Dios le dio para
expiar sus culpas, los medios que le proporcionó para salvarse, los buenos ejemplos de los
compañeros, los propósitos hechos, pero ineficaces. Entonces verá que ya no hay remedio para
su eterna ruina. ¡Oh Dios! ¡Oh Dios! ¡Y cómo estos pensamientos agravar su penar! La voluntad
estará siempre contrariada: nunca alcanzará nada de lo que desea, y siempre tendrá lo que
aborrece, es decir, todos los tormentos. El entendimiento conocerá el bien enorme que perdió:
la bienaventuranza y Dios. ¡Dios mio! ¡Dios mio! Perdóname por el amor de Jesucristo, tu Hijo.

3. Pecador, a quien por ahora es indiferente perder el cielo y perder a Dios, cuando veáis a los
bienaventurados triunfar y gozar en el reino de los cielos, entonces tú, cual animal hediondo,
serás excluidos de aquella patria dichosa y privada de la visión beatífica de la visión beatífica
Dios, de la compañía de María Santísima, de los Ángeles y de los Santos; Conocerá, ¡ay! "¡Oh
Dios !, bien infinito, ya no sois ni jamás seréis míos, desgraciado de mí ..." Ea, mi hermano, hace
penitencia, cambia de vida, No te guardes para cuando el tiempo te falte. Te entregas a Dios,
empieza a amarlo. Ruega a Jesús, ruega a María Santísima que tengan piedad de ti.

Fruto I. Descontare con alguna mortificación las penas que en el infierno he merecido.
Página | 11
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
Fruto II. Cuando experimente algún disgusto, incomodidad o dolor, me diré a mí mismo:
"Acuérdate que has merecido caer, y debías ser precipitado en el infierno", y todo sufrir
con paciencia.

SÁBADO: De la eternidad de las plumas

1. Considera, cristiano, que la existencia que tienes, de Dios la recibiste, creando tu imagen y
semejanza, sin mérito alguno de tu parte. Te adapto por hijo en las almas saludables del
Bautismo; Te amó más que si fuera tu padre, y te creó con el fin de amarte y servir en esta vida
para después o gozar en la gloria. De manera que no naciste ni debes vivir para gozar, para ser
rico poderoso, para comer, beber y dormir, como los irracionales, sino para amar a tu Dios y
ser dicho eternamente. Las criaturas fueron puestas por Dios a tu disposición para que te
ayuden a alcanzar tan glorioso fin. ¡Oh! ¡Infeliz de mí! ¡Que en todo he pensado, menos al fin
para que Dios me creó! ¡Mi Padre, por el amor de Jesús, permitiría que yo comience una vida
nueva, enteramente santa y en todo conforme a vuestra divina voluntad!

2. Considera que a la hora de la muerte sentirás gran remordimiento, si no te has dedicado al


servicio de Dios. ¡Qué aflicción la tuya cuando, al término de tus días en aquella hora suprema,
llegas a conocer que todas las grandezas y placeres, todas las riquezas y glorias no eran más un
poco de humo! Te quedar asustado al ver que por unas bagatelas, por verdaderas frivolidades
perdiste la gracia de Dios y tu alma, sin poder remediar el mal que has hecho y sin tener tiempo
para recorrer el buen camino. ¡Oh desesperación! ¡Oh tormento! Entonces comprenderás
cuánto vale el tiempo, pero ya será tarde; Querrás comprarlo a cambio de tu sangre, pero ya no
te es posible. ¡Oh día calamitoso para quien no haya servido y amado a Dios!

3. Considera cuánto se descuida este fin tan importante. Se piensa en acumular riquezas, en
asistir a banquetes y diversiones, en pasar alegremente los días; Y no se piensa en servir a Dios,
ni en salvar el alma. El fin eterno se considera insignificante. Por eso una parte de los
cristianos, divirtiéndose banqueteándose y cantando, caen en el infierno. ¡Oh! Si supieran lo
que quiere decir Inferno ... Oh hombre, haces tanto para condenarte, y nada quieres hacer para
salvarte ... ¡Desdichado de mí! (Exclamaba al morir el Secretario del Rey de Francia, Francisco I)
¡Infeliz de mí! Para escribir las cartas de mi príncipe, gasté tanto papel; Y ni siquiera aproveché
una hoja para escribir en ella los pecados y hacer una buena confesión. ¡Ojalá (decía en el
mismo trance Felipe III, Rey de España) que en vez de ser Rey yo hubiera servido a Dios en la
soledad del desierto! Pero para qué sirven en aquella hora semejantes suspiros y
lamentaciones, si no para mayor desesperación? Aprende en la experiencia ajena a vivir en la
solicitud de tu salvación, si no quieres experimentar la misma suerte. No te olvides de que
cuanto haces, dices o piensas, extraño a lo que Dios quiere de ti, todo se pierde. ¡Por eso! Ya es
tiempo de cambiar de vida. Quiere por ventura esperar. Para desenganchar, el momento de la
muerte, cuando estés a las puertas de la eternidad, a punto de caer en el infierno, y cuando no
haya lugar para enmienda? ¡Dios mío, perdóname! Te amo sobre todas las cosas. Me arrepiento
sumamente de haberles ofendido. María, esperanza mía, ruega a Jesús por mí. Amén.

Página | 12
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
Fruto I. Me acordé frecuentemente de Dios y de sus inmensos beneficios agradeciéndole
de todo mi corazón.

Fruto II. Yo regular y emplear bien el tiempo, dirigiendo todas mis acciones en orden a la
gloria de Dios.

Rosario
 La Señal de la Cruz : Con la mano derecha, haga una cruz tocando su frente, luego el
pecho, luego del hombro izquierdo hacia el derecho mientras dice las palabras: “En el
nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén”.
 El Credo Apostólico: Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Criador del cielo y de la tierra,
y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por el Espíritu Santo, y
nació de Santa María Virgen. Padeció debajo del poder de Poncio Pilato. Fue crucificado,
muerto y sepultado. Descendió a los infiernos, y al tercer día resucito de entre los
muertos. Subió a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la
Santa Iglesia católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la
resurrección de la carne, y la vida perdurable. Amén.
 El Padre Nuestro: Padre nuestro que estás en los cielos; santificado sea el tu nombre;
venga a nos tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro
de cada día dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos
a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación; mas líbranos de mal. Amén.
 Acto de Fe: Creo, mi Dios y Señor, todo lo que cree y enseña a la Santa Madre Iglesia
Católica, Apostólica, Romana, porque vosotros, que sois la suma verdad, así lo habéis
dicho, y habéis enseñado. Y así creo que sois Dios Uno en la esencia y Trino en las
Personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo; Que premios los buenos en la gloria eterna en el
cielo, y castigáis a los malvados con penas eternas en el infierno; Que la segunda
persona de la Santísima Trinidad, el Hijo de Dios Padre, se hizo hombre y encarnó por
obra del Espíritu Santo en las purísimas entrañas de la siempre Virgen María Señora
Nuestra; Que padeció y murió para salvarnos; Y que está en la hostia consagrada tan
real y perfectamente como está en el cielo. Todo esto, creo, porque Tú lo has revelado. Y
en esta fe espero vivir y morir, si me ayudan con tu divina gracia. Avemaría.
 Acto de Esperanza: Espero, mi Dios y Señor, porque sois fieles en vuestras promesas,
que me habéis de perdonar por los merecimientos infinitos de Jesucristo Nuestro Señor,
dándome las gracias necesarias para conseguirlo, y obedeciendo de mi parte a todos Los
preceptos de tu santa ley. Avemaría.
 Acto de Caridad: Te amo, Dios mío, de todo mi corazón, de toda mi alma, sobre todas
las cosas, por ser vosotros quienes sois, infinitamente bueno y digno de todo el amor. Y
amo también a todo mi prójimo como a mí mismo, y únicamente por amor de Vos
quiero cumplir todos los preceptos de vuestra santa ley. Avemaría.

Página | 13
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
 Gloria al Padre: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio,
ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
 Oración de Fátima: Oh Jesús mío, perdona nuestras culpas, líbranos del fuego del infierno,
lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.

Misterios Gozosos (virtudes):

1. La anunciación a la Santísima Virgen María (La humildad)

2. La Visitación de María a su prima Santa Isabel (La verdadera caridad hacia el prójimo)

3. El Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo (Desprendimiento de las cosas del mundo,


desprecio por las riquezas, y el amor a la pobreza)

4. La Presentación del Niño Jesús en el Templo, y la Purificación de Su Santa Madre (La pureza
de cuerpo y alma)

5. El reencuentro de nuestro Señor en el Templo (La divina sabiduría)

Misterios Dolorosos (virtudes):

1. La Agonía en el Huerto de los Olivos (La contrición por nuestros pecados)

2. La Flagelación de Jesús preso a la Columna (La mortificación de nuestros sentidos)

3. La corona de espinas (aversión al respeto humano)

4. El Cargamento de la Cruz (La paciencia en el cargamento de nuestras cruces)

5. La Crucifixión (La conversión de los pecadores, la perseverancia de los justos, y el alivio de


las almas en el Purgatorio)

Misterios Gloriosos (virtudes):

1. La Resurrección (El amor de Dios y el fervor en su servicio)

2. La Ascensión de Nuestro Señor al Cielo (deseo ardiente por el cielo, nuestro verdadero
hogar)

3. El Descenso del Espíritu Santo en Pentecostés (La venida del Espíritu Santo sobre nuestras
almas)

4. La Asunción de la Santísima Virgen María a los Cielos (La devoción a Nuestra Santa Madre)

Página | 14
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida
5. La Coronación de la Santísima Virgen María, Reina del Cielo y de la Tierra (La perseverancia
en la gracia y la conquista de la corona de gloria en la próxima vida)

La Salve y oraciones concluyentes: Dios te salve, Reina y madre de misericordia, vida,


dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti
suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a
Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima! ¡Oh piadosa! ¡Oh dulce Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de
nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oremos. Os pedimos, oh buen Jesús, por los quince misterios de vuestra vida, pasión, muerte y
gloria, y por los méritos de vuestra santísima Madre, que convirtáis a los pecadores, auxiliéis a
los agonizantes, libertéis a las almas del purgatorio y nos deis a todos vuestra gracia para bien
vivir y morir, y vuestra gloria para veros cara a cara y amaros durante la eternidad. Amén.

Ángelus (Ángel del Señor):

V. El ángel del Señor anunció a María.

R. Y ella concibió del Espíritu Santo.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, etc.

V.Aquí está la esclava del Señor.

R. Hágase en mí según vuestra palabra.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, etc.

V. Y el Verbo se hizo carne.

R. Y habitó entre nosotros.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, etc.

V. Rogad por nosotros, Santa Madre de Dios. R. Para que seamos dignos de las promesas de
Cristo. V. Oremos: Infundi, Señor, te lo pedimos, a tu gracia en nuestras almas, a fin de que
nosotros, que conocemos por la Anunciación del Ángel la Encarnación de Jesucristo, tu Hijo,
seamos por su Pasión y Cruz, llevados a la gloria de Resurrección. Por el mismo Jesucristo
Nuestro Señor. V. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, R. Así como era en el principio, es
ahora y siempre será, por los siglos de los siglos. Amén. (Tres veces)
Página | 15
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.
Una Cristana vida

Página | 16
Angelus (Anjo do Senhor): 6:00; 12:00; 18:00
Reze a Ave Maria frequentemente.