Vous êtes sur la page 1sur 1

SEMINARIO ARQUIDIOCESANO DE CHIHUAHUA

TEOLOGÍA I
TEOLOGÍA FUNDAMENTAL
KEVIN ARTURO OZETA MUÑOZ
SÍNTESIS LA INCREENCIA

Existe una reacción del hombre ante el cristianismo que consiste en el rechazo de la
afirmación de la existencia de una realidad superior o un Dios, mucho menos creen en la
iniciativa de Dios por revelarse por medio de Jesucristo, pues afirman que no existe un
fundamento para ello; este fenómeno es llamado “la increencia” o “ateísmo”, y está siendo
cada vez mas fuerte en la sociedad, adquiriendo cada vez más poder sobre el pensamiento
del hombre. Existen diversos tipos de ateísmo que combaten principalmente con el
Cristianismo: el ateísmo teórico, el cual se basa en la manifestación de tipo lingüística y
cognoscitiva de la idea de Dios, y el ateísmo practico, que consiste esencialmente en la
actitud y actuar propia de un ateo.
Durante el transcurso de la historia se ha hablado de diversas expresiones del
ateísmo o la increencia. En la cultura grecorromana era posible ver la existencia de un
ateísmo religioso-político en el cual se hacía participe al momento de criticar el culto oficial
de la polis como todo tipo de representación de las divinidades, es decir, un ateo era aquella
persona que no se comportaba justa y legalmente de acuerdo a la creencia de la polis. Sin
embargo, en la época moderna contemporánea, el ateísmo ha dado paso a toda una corriente
de pensamiento del hombre. El ateísmo contemporáneo trata de reclamar lo que es propio
del hombre quitando a Dios del centro de todo pensamiento y poniendo al hombre mismo
dentro y al centro del circulo del pensamiento moderno. Feuerbach postula que la tendencia
a actuar según las leyes de la conciencia y amar a los demás viene del hombre mismo, pero
que es atribuido a Dios por la necesidad de tener referente a un ser perfecto y pleno.
Nietzsche, en cambio, habla de que Dios solo existe en la conciencia de los creyentes, los
cuales por esa creencia son seres inferiores y débiles pues Dios impide el crecimiento
personal y la búsqueda del poder en donde se encuentra la felicidad. Freud, por el contrario,
afirma que la religión es una forma de neurosis comunitaria que tiene su origen en el
complejo de Edipo, pues la religión es una respuesta a la frustración del hombre ante la
angustia de los problemas de la vida y de la inalcancedad de una felicidad plena. Así como
ellos, han sido muchos los autores que han hablado de la idea de Dios y de la postura propia
ante la negación de su existencia.
Sin embargo, el hombre se ha esforzado para alcanzar el acceso al conocimiento de
Dios, que en lo profundo de su corazón y con su recta voluntad ha escuchado el llamado
por parte de Dios que le invita a buscarlo y conocerlo. Para ello el hombre descubre algunas
vías comunes a todo hombre que le permiten el acceso al conocimiento divino; el
conocimiento natural de Dios que se da por medio de la percepción de múltiples indicios
que apuntan a una dirección determinada, a una certeza de la existencia de Dios. El
Catecismo de la iglesia Católica afirma que el punto de partida se da en la contemplación
de la creación y de la persona humana, en esta belleza se puede contemplar a Dios como
origen y fin de todo.