Vous êtes sur la page 1sur 27

“Taller de metodología del aprendizaje”

UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERÍA

FACULTAD DE INGENIERÍA CIVIL

LA VIOLENCIA
INTRAFAMILIAR
Integrantes:

ORTEGA RAMOS, Carlos


SANTOS VILLENA, Jean Erick
BACALLA HUAMAN, Jefferson Antonio

Lima

2017
Dedicatoria

Como un sencillo gesto de agradecimiento


el presente trabajo va dedicado a la profesora:
Liliana Vásquez Eslava
por darnos la oportunidad de conocer y profundizar
uno de los problemas más preocupantes
A nivel mundial.
RESUMEN
la violencia intrafamiliar es aquello que se ejecuta con fuerza y brusquedad, o que se hace contra la
voluntad y el gusto de algún miembro de la familia. se trata de un comportamiento deliberado que
puede ocasionar daños, por lo tanto, es la acción u omisión que el integrante de un grupo familiar
ejerce contra otro y que produce un daño no accidental en el aspecto físico o psíquico.

Entre los principales tipos de maltrato o violencia que se dan en el seno de una familia hay que
destacar dos grandes grupos. así, en primer lugar, está la física que es la que se manifiesta a través
de lesiones graves o bien a través de otras menores, que no requieren asistencia médica pero que
igualmente causan un gran daño a todos los niveles a la víctima. En segundo lugar, está la violencia
familiar emocional que es aquella en la que la víctima no sufre físicamente sino a nivel sentimental.
en este caso la citada se manifiesta a través de lo que es el rechazo, el ignorar, el terror o el
aislamiento.

entre las principales señas de identidad que podemos destacar que tiene todo maltratador se
encuentran su incapacidad para expresar cualquier tipo de afecto, una baja autoestima, el no saber
controlar sus impulsos y también el haber sido víctima de maltrato, por parte de su entorno, durante
su infancia. por su parte, las víctimas de la violencia familiar suelen tener en común características
tales como el ser sumisos, contar igualmente con una baja autoestima, ser absolutamente
conformistas con lo que creen que es lo que les toca vivir, y también el tener problemas para mostrar
su afecto.

la violencia familiar, por otra parte, incluye casos de abuso sexual, incluso dentro un matrimonio.
ese es el caso de un hombre que obliga, presiona o condiciona a su esposa a tener cualquier tipo de
relación sexual sin que la mujer tenga la voluntad de hacerlo.
INTRODUCCIÓN
Son innumerables las formas la violencia familiar. Puede pensarse en violencia hacia los mayores,
entre cónyuges, hacia los niños, las mujeres, los hombres, los discapacitados, etc. Además, siempre
es difícil precisar un esquema típico familiar, debido a que la violencia puede ser física o psíquica, y
ocurre en todas las clases sociales, culturas y edades. la mayoría de las veces se trata de los adultos
hacia una o varios individuos.

En la práctica el maltrato tiende a "naturalizarse" es decir se torna cotidiano sobre todo a través de
conductas violentas que no son sancionadas como tales. Muchas personas que maltratan son
consideradas (y se consideran a sí mismos) como de mayor poder hacia quienes son considerados
(se piensan a sí mismos) como de menor poder. Cabe destacar que las personas que sufren estas
situaciones suelen ocupar un lugar relativamente de mayor vulnerabilidad dentro del grupo familiar.

En este sentido la violencia hacia los niños y las mujeres, estadísticamente reviste la mayor
casuística, en cambio los hombres maltratados son solo el 2% de los casos de maltrato (por lo general
hombres mayores y debilitados tanto físicamente como económicamente respecto a sus parejas
mujeres). También cabe enumerar la violencia cruzada, cuando el maltrato pierde el carácter de
aparente unidireccionalidad. Desde el punto de vista jurídico resulta dificultosa la comprobación.
Cuando se trata de violencia física en su mayoría son lesiones leves, las cuales cuando dejan marcas
desaparecen en no más de 15 días.

En la actualidad ha aumentado de manera considerable la violencia familiar que los hijos llevan a
cabo sobre sus padres. un hecho que es fruto no sólo de diversas desestructuraciones en el seno
familiar sino también de habérseles consentido todo a aquellos y de no haber sabido imponerles
unas reglas de conducta, comportamiento y obligaciones.

Hoy en día somos testigos de cómo el ambiente familiar se ve ensombrecido por una serie de
problemas cotidianos; en este sentido, la Ley de Violencia Familiar no ha cumplido con los propósitos
de prevención y solución a los problemas intrafamiliares, donde no solamente las mujeres son las
más afectadas sino también sus hijos(as) y los de su entorno.

El comportamiento del Poder Judicial tampoco ha tenido resultado. Los jueces siempre buscan la
conciliación sin tener en cuenta y entender las razones por las que una víctima acude a su despacho;
en otros casos, sea por el factor económico o por la demora en los procesos, muchas mujeres se ven
obligadas a abandonar la causa.
La ciencia moderna aún no ha producido
Un medicamento tranquilizador
tan eficaz como lo son unas pocas palabras
bondadosas. (Sigmund Freud)
VIOLENCIA INTRAFAMILIAR
(Un mal sobre el cual es difícil de hablar)

Se conoce por violencia a la coacción física o psíquica ejercida sobre una persona para obligar a
obrar en contra de su voluntad. Desbaratar su territorio y desdibujar los límites. (Perrone)

El abuso es un comportamiento encaminado a controlar o subyugar a otro ser humano mediante


el recurso del miedo y la humillación, valiéndose de ataques físicos o verbales. (Susan Forward)

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR?


(Violencia doméstica)

Todo maltrato que afecta la vida o la integridad física o psíquica de quien tenga o haya tenido la
calidad de conyugue del ofensor o una relación de convivencia con él; o sea, pariente por
consanguinidad o por afinidad en toda la línea recta o en la colateral hasta el tercer grado inclusive
del ofensor, conyugue o su actual conviviente, o bien, cuando esta conducta ocurre entre los padres
de un hijo común, o sobre un menor de edad, adulto mayor o discapacitado que se encuentra bajo
el cuidado o dependencia de cualquiera de los integrantes del grupo familiar.

Entendemos que la violencia doméstica es un modelo de conductas aprendidas, coercitivas que


involucran abuso físico o la amenaza de abuso físico. También puede incluir abuso psicológico
repetido, ataque sexual, aislamiento social progresivo, castigo, intimidación y/o coerción económica.
Hay autores que señalan que la violencia Intrafamiliar se da básicamente por tres factores; uno de
ellos es la falta de control de impulsos, la carencia afectiva y la incapacidad para resolver problemas
adecuadamente; y además en algunas personas podrían aparecer variables de abuso de alcohol y
drogas.

ESPIRAL DEL ABUSO


SE PRODUCE LA TENSIÓN
Los momentos de tensión van
En escalada, se destruye la
Comunicación, la victima siente
LA CALMA Necesidad de apaciguar la situación EL INCIDENTE
El incidente ha sido abuso verbal o emocional
olvidado, no hay abuso enfado, discusiones,
en este momento amenazas, intimidación
RECONCILIACIÓN
El abusador se disculpa, da escusas,
echa la culpa a la víctima, niega que
existiese abuso, o dice que no ha
Sido para tanto, que el (ella) tiene la culpa
EL PORQUÉ DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR
Primero hay una raíz cultural histórica. Durante mucho tiempo nuestra sociedad ha sido muy
machista, el hombre ha creído que tiene el derecho primario a controlar, a disciplinar con severidad,
incluso a abusar de la vida de la mujer y de los hijos. Eso ha sucedido bajo la apariencia del rol
económico del hombre, proveedor de la alimentación.

Otra causa es la cultura actual. La gente se tira de los pelos. ¿Por qué pasa esto? El modelo presente
de nuestra sociedad está reforzando el uso de la fuerza para resolver los problemas. Por eso el
abusador usa la fuerza física, para mantener el poder y el control sobre la mujer, porque ha
aprendido que la violencia es efectiva para obtener ese fin de control y como ellos no han sufrido las
consecuencias, las mujeres se han callado.

La violencia doméstica ocurre en todos los niveles de la sociedad, no solamente en las familias
pobres. En las familias ricas sucede lo mismo. Lo que pasa es que una mujer a quien le dieron una
paliza, si tiene dinero, se va tranquilamente a una clínica privada y aquí no ha pasado nada. Las que
son pobres tienen que ir al hospital y allí los médicos dicen: "A esta mujer la han golpeado" y la
policía se encarga de eso.

Otra causa de este problema son los medios de comunicación. En la televisión la violencia es
glorificada, los estereotipos que nos presentan son de violencia sexual. Cuando un marido por la
fuerza tiene relaciones sexuales con su esposa, eso se llama violencia sexual, porque la mujer
también tiene derecho a decir que no. Si a una mujer, como yo oigo todos los días, se le insulta, se
le veja, se le dice barbaridades, no se le habla y solamente se la utiliza para tener relaciones sexuales
con ella; ¿Cómo va a querer estar con su marido? Tiene el derecho a decir que no, todo el derecho
del mundo.

En muchos casos, también la violencia doméstica está íntimamente relacionada con el alcohol y las
drogas. ¿Qué sucede cuando una persona consume drogas o se emborracha? En esta parte del
cerebro tenemos los centros vitales, comunes con los animales y allí está el centro de la agresividad
o del instinto agresivo. Todos los hombres y las mujeres lo tenemos. Pero en la persona normal, esos
centros se comunican con la parte consciente del hombre, lo cual diferencia al hombre del animal.
Cuando uno toma alcohol o usa cualquier droga, estos centros quedan como un barco sin timón. Y
¿Qué le pasa a un barco sin timón? Pues se estrella contra las rocas. Sobre todo, la agresividad, el
instinto sexual, quedan sin control. Entonces viene el golpear a la mujer y a los hijos bajo el efecto
del alcohol y el abusar de la mujer sexualmente. El 50 % de los casos (que se conocen) de abuso
sexual entre los hijos, es entre personas alcohólicas o adictas, porque surge el animal que hay dentro
de nosotros mismo, en España.

A pesar de la llamada "liberación femenina" (que en realidad muchas veces ha llevado a la mujer a
mayor esclavitud), todavía hay hombres que consideran a esposa e hijos como objetos de su
propiedad. Por eso se creen con el derecho a descargar sobre ellos su frustración o malhumor
maltratándolos a su antojo.
Como los hijos imitan a padres, se da con frecuencia que quienes en la niñez fueron testigos de
abusos físicos entre sus padres, repiten la misma conducta cuando llegan al estado adulto.
Aprendieron que los problemas y conflictos se afrontan con la fuerza bruta.

Ese aprendizaje negativo se arraiga tanto que muchas veces pasa de generación en generación. Si a
esto se añade la "glorificación" de la violencia en los medios de comunicación, podemos entender
por qué muchos seres humanos recurren a la violencia, a veces con una frialdad que asusta más que
el mismo acto violento.

La experiencia enseña que muchos de los abusadores familiares parecen "mosquitas muertas";
pasan por personas educadas y suaves, pero en el fondo son individuos celosos con una pobre
imagen de sí mismos y que viven en un mundo irreal. Si a esas personas les da por tomarse unos
tragos de más, cosa frecuente, la explosión violenta será mucho mayor.

¿QUÉ CONSTITUYE LA VIOLENCIA?


¿Es simplemente darle golpes a una persona? También la violencia psicología nos ha dado una nueva
visión del ser humano y de sus necesidades psicológicas. Ahora sabemos que hay otro tipo de
violencia que también hace daño a las personas: la violencia psicológica o verbal.

Destruir la autoestima de una persona sistemáticamente mediante críticas, desprecios, abandono o


insultos; también son formas de violencia. No cabe duda de que a veces los golpes al espíritu son
mucho más dañinos que los golpes al cuerpo y dejan heridas más profundas. Las víctimas de este
tipo de violencia por lo general continúan sufriendo calladamente y por eso no reciben la ayuda que
tanto necesitan.

Una persona golpeada en su cuerpo puede mostrar las heridas y recibir ayuda. Sin embargo, la que
es golpeada sistemáticamente en su psiquis, en su espíritu, no tiene heridas físicas que mostrar al
mundo para poder pedir ayuda. Como este tipo de abuso o violencia doméstica ocurre mayormente
en la privacidad del hogar, generalmente pasa desapercibido, a veces durante muchos años. Por
añadidura, generalmente la violencia verbal o psicológica precede a la física.

Cuando a la mujer se le coacciona para que aborte (lo cual constituye violencia también contra una
criatura inocente que no ha nacido), utilice peligrosos anticonceptivos y abortivos o se practique la
dañina esterilización; todos estos también constituyen actos de violencia.

¿La violencia familiar es provocada por el alcohol y las drogas?

El alcohol y las drogas son factores de riesgo, ya que reducen los umbrales de inhibición, pero no
producen la violencia. La combinación de modos violentos para la resolución de conflictos con
adicciones o alcoholismo suele aumentar el grado de violencia y su frecuencia. Muchos golpeadores
no abusan ni de las drogas ni del alcohol y muchos abusadores de drogas o alcohol no son violentos.
Son dos problemas separados que deben ser tratados por separado.
Es un crimen contra la sociedad agravado por el vínculo, de la misma manera que lo es la violencia
entre extraños. Problemas sociales como el alcoholismo, las adicciones, la delincuencia juvenil, el
suicidio y la fuga de hogar aumentan cuando hay violencia en el hogar. Las empresas pierden billones
de dólares al año debido al ausentismo y la baja productividad resultante de la violencia intrafamiliar.
Los costos médicos producidos por violencia intrafamiliar ascienden a millones de pesos. Las
comunidades gastan millones de pesos al año en intervenciones a través de los programas de
asistencia y prevención de la violencia.

PERSONALIDAD DEL MALTRATADOR


Los agresores suelen venir de hogares violentos, suelen padecer trastornos psicológicos y muchos
de ellos utilizan el alcohol y las drogas lo que produce que se potencie su agresividad. Tienen un
perfil determinado de inmadurez, dependencia afectiva, inseguridad, emocionalmente inestables,
impaciente e impulsivo.

Los agresores trasladan habitualmente la agresión que han acumulado en otros ámbitos hacia sus
mujeres. El maltratador, frecuentemente es una persona aislada, no tiene amigos cercanos, celoso
(celotipia), baja autoestima que le ocasiona frustración y debido a eso se genera en actitudes de
violencia.

Una investigación de los psicólogos norteamericanos, el Dr. John Gottman y Dr. Neil Jacobson.
Señalan que los hombres maltratadores caen en dos categorías: pitbull y cobra, con sus propias
características personales:

PIT BULL

 Solamente es violento con las personas que ama


 Celoso y tiene miedo al abandono
 Priva a pareja de su independencia
 Pronto ora, vigilar y atacar públicamente a su propia pareja
 Su cuerpo reacciona violentamente durante una discusión
 Tiene potencial para la rehabilitación
 No ha sido acusado de ningún crimen
 Posiblemente tuvo un padre abusivo

COBRA

 Agresivo con todo el mundo


 Propenso a amenazar con cuchillos o revólveres
 Se calma internamente, según se vuelve agresivo
 Difícil de tratar en terapia psicológica
 Depende emocionalmente de otra persona.
 Posiblemente haya sido acusado de algún crimen
 Abusa del alcohol y las drogas.
El pitbull espía a su mujer, es celópata, cae bien a todas las personas, excepto a su pareja.
La cobra es un sociópata, frío, calculador, puede ser cálido. El maltrato no cesa por sí solo.

Después de que la mujer ha sido físicamente maltratada y tiene miedo, a veces cesa este tipo de
abuso y lo reemplaza con un constante maltrato psicológico, a través del cual le deja saber a su
víctima, que el abuso físico podría continuar en cualquier momento.

En ocasiones la violencia del maltratador oculta el miedo o la inseguridad, que sintió de niño ante
un padre abusivo que lo golpeaba con frecuencia, al llegar a ser un adulto prefiere adoptar la
personalidad del padre abusador a sentirse débil y asustado. En otros casos, los comportamientos
ofensivos son la consecuencia de una niñez demasiado permisiva durante la cual los padres
complacieron al niño en todo. Esto lleva al niño a creerse superior al llegar a ser un adulto y a pensar
que él está por encima de la ley. O sea, que puede hacer lo que quiera y abusar de quien quiera.
Piensa que se merece un trato especial, mejor que el que se les da a los demás.

¿Los violentos no cambian?

Las personas que golpean pueden aprender a ser responsables de su propio comportamiento y
pueden aprender modos no violentos de actuar o comunicarse. Obviamente, los cambios sólo se
producirán si el violento toma conciencia de su problema y desea solucionarlo, una vez que se
detienen los golpes, todo va a estar bien.

El abuso psíquico, emocional y sexual generalmente son anteriores a los golpes y continúan aun
cuando éstos se hayan detenido. Estos comportamientos también deben cesar para poder comenzar
el proceso de reparación. Las mujeres maltratadas sienten miedo, ansiedad, indefensión, ira y
vergüenza. Se desarrolla una muy pobre autoestima debido a los constantes insultos y
desvalorización de su pareja. Habitualmente es aislada por su pareja y ha perdido contacto con
amigos y familia. Suele estar asustada de ser culpabilizada por ellos de la violencia. El soporte de
amigos, familiares y la comunidad son necesarios para reconocer sus fuerzas y para creer que ella es
una buena persona que merece una vida libre de violencia.

La recuperación de la violencia es un proceso que puede llevar un tiempo muy largo. La violencia
emocional produce secuelas tan severas que muchas veces se diagnostican psicopatologías graves
como consecuencia del maltrato.
TIPOS DE VIOLENCIA
VIOLENCIA FÍSICA

Abarca todo tipo de agresión que tenga como fin causar algún daño corporal que deja una marca,
muestra palpable o visible en el cuerpo de la persona. Se puede denunciar más fácilmente ante el
ministerio público ya que es visible. El daño que ocasiona puede ser temporal o permanente.

Ejemplos de Violencia Física

 Recibir cachetadas
 Quemaduras
 Golpes con los puños
 Sufrir cortaduras
 Recibir empujones

VIOLENCIA VERBAL

Es aquella forma de maltratar por medio del poder de la palabra utilizado de una manera negativa,
si es de manera constante, la persona que la recibe termina por creer y/o aceptar los comentarios
negativos.

Ejemplos de Violencia Verbal

 Insultos
 Ridiculizar frente a los demás
 Dirigirse con palabras ofensivas
 Ponerle apodos o sobrenombres

VIOLENCIA EMOCIONAL O PSICOLÓGICA

Es aquella Violencia invisible que afecta el autoestima de la persona que la recibe, influyendo en
severos daños emocionales, este tipo de violencia no es muy denunciada.

Manifestaciones de la violencia psicológica

 Abuso verbal: Rebajar, insultar, ridiculizar, humillar, utilizar juegos mentales para confundir, etc.
 Intimidación: Asustar con miradas, gestos o gritos. Arrojar objetos o destrozar la propiedad.
 Amenazas: De herir, matar, suicidarse, llevarse a los niños.
 Abuso económico: Control abusivo de finanzas, impedirle trabajar, aunque sea necesario para
el sostén de la familia, etc.
 Abuso sexual: Imposición del uso de anticonceptivos, presiones para abortar, menosprecio
sexual, imposición de relaciones sexuales contra la propia voluntad o contrarias a la naturaleza.
 Aislamiento: Control abusivo de la vida del otro, mediante vigilancia de sus actos y movimientos,
escucha de sus conversaciones, impedimento de cultivar amistades, etc.
 Desprecio: Tratar al otro como inferior, tomar las decisiones importantes sin consultar al otro.

Ejemplos de Violencia Emocional o Psicológica

 Burlarse de la apariencia Física


 Controlar todo lo que hace
 Amenazas constantes con causarle daño
 Celos y la Indiferencia
 Decirle que se va a matar por su culpa
 Utilizar a los hijos (as) para chantajear

VIOLENCIA SEXUAL

Es forzar a otra persona a tener relaciones sin su consentimiento; apoyándose de los mitos culturales
de que “el sexo es una obligación” que cumplir. Se presenta a través de cualquier acción que lleve a
la realización de prácticas sexuales no deseadas, por ejemplo, la violación, o forzar a tener relaciones
sexuales con algún objeto.

Ejemplos de Violencia Sexual

 Publicidad que presenta a los adultos como objetos sexuales


 Bromas. Pornografía (en revistas o videos)
 Relaciones sexuales sin consentimiento (aunque sean novios, esposos, pareja)
 Decirle que es su obligación cumplir sexualmente

VIOLENCIA ECONÓMICA

Es cualquier conducta que tiene como objetivo controlar los recursos monetarios de la pareja o la
manera en que el ingreso conyugal se gasta, por ejemplo, el administrar el gasto de la pareja o no
dar dinero para el hogar. Es una manera de ejercer el control por parte de la persona que agrede,
para seguir manteniendo el poder.

Ejemplos de Violencia Económica

 Limitar el dinero como una manera de control


 No permitir que tenga su propio dinero
 Si trabaja, le quita el dinero que gana con cualquier pretexto

VIOLENCIA INSTITUCIONAL

La ejercen las o los servidores públicos de los diferentes niveles de gobierno. Se puede manifestar
por la discriminación. Retardan, atrasan, rezagan, o impiden el goce y de los derechos de la mujer o
del hombre.
VIOLENCIA PATRIMONIAL

Cualquier acción u omisión que implique perjuicio, pérdida, transformación, sustracción,


destrucción, retención o distracción de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales,
bienes, valores, derechos o recursos económicos, que conlleven un riesgo de daño inminente en la
salud física o psíquica o la vida de algún miembro del grupo familiar.

Según el tipo de victima la violencia intrafamiliar se clasifica en:

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico,
sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación
arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada. (OMS)

¿Por qué se mantiene la mujer en esta relación?

La persona abusada se vuelve CODEPENDIENTE de su marido (el agresor), aún después de ser
golpeada. Es frecuente escuchar esta frase: "Es que yo lo quiero tanto". Personas que llevan años
soportando golpes dicen: "Yo no me separo porque lo quiero". Es imposible querer a una persona
que te está tratando como si fueras un animal, eso es depender de esa persona.

Otro motivo por el cual algunas mujeres no se separan de este problema de codependencia, es que
las anima la familia y lamentablemente la Iglesia, a permanecer con el abusador. Sobre todo la
familia les aconseja que mantengan esa relación por "el bien de tus hijos". "¿Cómo vas a dejar a tus
hijos sin padre?", les dicen.

¿Qué es mejor, tener un padre que golpea a su madre y que luego golpeará a sus hijos, o no tener
padre? Se les hace mucho más daño a los hijos cuando ven que su padre golpea a su madre. Para los
niños pequeños la madre es la base de toda su vida, la base de su afectividad, la base de su seguridad.
Si una madre es golpeada, sus hijos se derrumban afectivamente. Es mucho mejor separase. Yo no
estoy a favor del divorcio, pero la separación es, a veces, menos dañina.

A veces las mujeres no se separan y sufren en silencio por miedo a perder su seguridad económica
y la de sus hijos. Esto sucede sobre todo en la mujer que no tiene educación.

Otras veces no se separan debido a las amenazas de más violencia o de muerte, si intentan
separarse. "Si le dices algo a la policía te mato”.

Cuando se pregunta a algunas mujeres por qué aguantaron maltrato durante años, la respuesta más
común es ésta: "Por mis hijos; no quería que se criaran sin un padre". Parece una respuesta válida,
pero si la analizamos profundamente descubrimos su inconsistencia. Sucede que en una situación
de violencia los hijos también sufren. El crecimiento en una atmósfera de miedo, tensión y terror
influirá negativamente en su desarrollo emocional y más tarde se manifestará en el abandono
escolar, en el uso de drogas, en desórdenes psicológicos y en violencia y delincuencia.

En muchos casos influye el factor económico. Soportan cuanta vejación venga con tal de no perder
la seguridad económica para sí y sus hijos. Se trata generalmente de mujeres con poca preparación
académica, conscientes de que sin el marido no podrían vivir cómodamente.

Lo peor es que la mujer repetidamente abusada se destruye psicológicamente. Su yo, su identidad


individual. Eso la incapacita para tomar las decisiones correctas. Cae en la ambivalencia efectiva
("¡Qué bueno es él cuando no me golpea!"); su autoestima queda por los suelos hasta creer ella
misma que merece tales insultos y golpes.

Cuando una persona cae a ese nivel, su capacidad de decisión queda prácticamente anulada, porque
el principio vital está herido de muerte. Si a una persona así aplastada se le amenaza con un "Si me
denuncias, te mato", se sentirá paralizada. Quizás en un último intento de supervivencia reaccione,
pero usando las mismas armas que a ella la han destruido.

El amor no debe doler. El amor implica confianza, protección, respeto a los gustos del otro,
comunicación, caricias, ayudas al crecimiento emocional y espiritual. Consiste en compartir la vida
con alegría, dialogar sobre las diferencias y preferencias, y respetar la integridad física, moral y
espiritual de la persona amada.

Las mujeres que aguantan una relación abusiva indefinidamente acaban perdiendo su salud física y
mental, se enferman, toda la familia termina enferma. Las mujeres en situaciones abusivas pierden
su autoestima. No saben protegerse, ni se dan cuenta del peligro que corren.

Las causas de la codependencia

En todas las familias existe cierta disfuncionalidad en mayor o menor grado. A menudo las personas
codependientes han sido objeto de algún tipo de abuso físico o verbal, o sufrieron el abandono de
uno de sus padres o de ambos, ya sea físico o emocional. El codependiente busca alivio en alguna
adicción para "anestesiarse" ante su dolor. A veces lo hace a través de relaciones personales
disfuncionales y muchas veces dañinas; o mediante adicciones al dinero, el sexo, la ira, las drogas, la
bebida, etc. El codependiente está atado a lo que le sucedió en su familia de origen y se siente
internamente torturado por ello, aunque la mayoría de las veces no se da cuenta de lo que le está
sucediendo.

Cada uno de nosotros tenemos una necesidad innata de recibir amor. A esta necesidad la podemos
llamar “el tanque del amor". Al nacer el niño, ese tanque está vacío. Si los padres son personas
emocionalmente sanas cuyos tanques de amor están llenos, pueden llenar el tanque de sus hijos y
estos crecerán y se desarrollarán psicológicamente sanos. Sin embargo, si uno de los padres o ambos
no tenían lleno su propio tanque, lo más probable es que el niño no reciba suficiente amor porque
su padre o su madre no lo tuvieron para darlo. Esta falta de amor deja cicatrices en el alma de los
niños que llevan a ciertos comportamientos disfuncionales en la adultez, como la codependencia.
El codependiente no puede dar lo que no recibió, por lo tanto, la codependencia se convierte en un
círculo vicioso que continúa de generación en generación si no se busca ayuda psicológica.
Los niños de familias disfuncionales crecieron sin haber escuchado mensajes importantes de sus
padres tales como; "eres muy inteligente", "estás haciendo un buen trabajo" o "gracias mi amor,
agradezco mucho tu ayuda." Debido a ello al crecer se sienten abandonados, tienen baja autoestima
y buscan la aprobación de otras personas para sentirse mejor consigo mismos. A veces su hambre
de amor y aprobación son tan grandes al llegar a la adolescencia o la adultez, que están dispuestos
a soportar cualquier cosa, con tal de recibir, aunque solo sean "migajas" de cariño y atención.

La violencia doméstica no siempre resulta fácil de definir o reconocer. En términos generales


podríamos designarla como el uso deliberado de la fuerza para controlar o manipular a la pareja o
al ambiente más cercano.

Se trata del abuso psicológico, sexual o físico habitual. Sucede entre personas relacionadas
afectivamente, como son marido y mujer o adultos contra los menores que viven en un mismo hogar.
La violencia doméstica no es solamente el abuso físico, los golpes, o las heridas. Son aún más terribles
la violencia psicológica y la sexual por el trauma que causan, que la violencia física, que todo el
mundo puede ver. Hay violencia cuando se ataca la integridad emocional o espiritual de una persona.
La violencia psicológica se detecta con mayor dificultad. Quien ha sufrido violencia física tiene huellas
visibles y puede lograr ayuda más fácilmente. Sin embargo, a la víctima que lleva cicatrices de tipo
psicológicas le resulta más difícil comprobarlo. También lo dificulta, por ejemplo, la habilidad
manipuladora de su esposo que presenta a su esposa como exagerada en sus quejas o simplemente
como loca.

A la violencia física precede, a veces, años de violencia psicológica. La violencia psicológica es,
despreciar a la mujer, insultarla de tal manera, que llega un momento en que esa mujer maltratada
psicológicamente, ya cree que esos golpes se los merece. Y qué difícil es convencer a una mujer de
que vaya a pedir auxilio cuando cree que no lo necesita.

Hay mujeres que se avergüenzan por lo que les sucede y que hasta se creen merecedoras de los
abusos. Por eso prefieren mantenerlos en secreto y así esa situación puede prolongarse durante
años. Los que maltratan a sus víctimas lo hacen de acuerdo a un patrón de abuso psicológico.
Igual que en el caso del alcohólico, el que golpea a una mujer o la maltrata psicológica o sexualmente,
lo primero que hará es negarlo.

Negación, es decir: "No, es que yo le pego con razón". No hay ninguna razón para golpear a una
mujer, ni a nadie. Pero lo niegan. Dicen: "Yo no la he golpeado, yo no le hecho nada, sólo tocarla".
Otra forma de abuso psicológico es el aislamiento, en que le hacen el vacío a la mujer, ni le hablan,
ni la miran y entonces ella se va creyendo que se merece ese trato.

La intimidación es también un abuso. "Si dices algo te mato." Muchas mujeres no se atreven a hablar,
por las amenazas que sus maridos o sus compañeros lanzan contra ellas. Tanto el adicto a cualquier
droga como el abusador, siempre tienen excusas y le echan la culpa a alguien. También dentro de
ese hábito de abuso psicológico está el abuso económico. "Si dices algo no te voy a dar la
mensualidad".
Dentro de ese abuso psicológico de los maridos que golpean (lo que se llama en psicología la
triangulación), hay otro tipo de abuso: utilizar a los hijos para hacerles sentir culpables a las esposas.
En este caso los hijos sirven de mensajeros: "dile a tu madre que..."

Las amenazas a través de los hijos, las amenazas de que le van a quitar al hijo, todos estos son abusos
psicológicos que preceden al abuso físico. Todos estos abusos impiden que la mujer deje el hogar,
ese hogar violento. Es que esa violencia psicológica a que están sometidas muchas mujeres, es más
horrorosa que el abuso físico. Pregúntele a cualquier mujer a la cual han maltratado físicamente qué
es lo que le duele más; si las palabras hirientes, los desprecios o los golpes. Los golpes se pasan, los
abusos psicológicos, los insultos, los desprecios se clavan en el corazón.

¿Por qué permanecen muchas mujeres en una relación abusiva?

Las víctimas del maltrato verbal muchas veces piensan que éste no es lo suficientemente grave como
para tratar de hacer algo para impedirlo. Algunas temen que no les creerán si denuncian al abusador,
pues a menudo éste goza de una buena imagen pública. Las que están siendo golpeadas tienen
miedo a las represalias por parte del agresor ya que a menudo éste amenaza con matarla. Otras
temen enfrentar la vida solas o simplemente no tienen los medios para hacerlo. A veces alguien que
la víctima respeta le dice que debe permanecer en esa relación abusiva "por el bien de sus hijos".

En el caso de la mujer del alcohólico o drogadicto, ella es una codependiente de su esposo o


"compañero" y la codependencia es una enfermedad emocional que requiere tratamiento de un
psicólogo o psiquiatra. Todas estas mujeres tienen en común una baja autoestima y una incapacidad
para poner límites porque vienen arrastrando problemas emocionales desde su niñez.

A menudo la raíz de la violencia doméstica tanto para las víctimas como para sus victimarios, es el
vacío afectivo. O sea, la falta de amor y atención en su niñez.

En los hogares disfuncionales en los cuales un cónyuge maltrata al otro, es común el maltrato a los
niños. Constituye violencia no sólo el darles fuertes golpes, sino también gritarles, menospreciarlos,
castigarlos excesivamente o negarles la atención, la aceptación y el amor que son tan
imprescindibles para su desarrollo emocional y social. También es un acto de violencia en el caso de
los padres divorciados, el hablar mal del ex-cónyuge delante de los hijos o utilizarlos para hacerle
daño al otro.

Lamentablemente, cuando una mujer está siendo víctima de cualquier tipo de violencia por parte de
su esposo o "compañero", está tan enfrascada en defenderse que a menudo no puede darse cuenta
del daño que también están sufriendo sus hijos. A veces permite hasta los maltratos físicos o verbales
a éstos por parte del padre o padrastro, porque se siente incapaz de detenerlos ni siquiera en lo que
respecta a sí misma.

Los casos de violencia doméstica o intrafamiliar abundan. Es algo que puede sucederle y en verdad
a veces les sucede a personas que se consideran religiosas, porque se trata de una enfermedad
psicológica que debe ser tratada.
Las mujeres maltratadas son masoquistas y locas, provocan y disfrutan del maltrato.

Las mujeres no provocan ni merecen el maltrato. Merecen una vida libre de violencia. De la misma
manera que sucede con la violación, se hace el intento de acusar a la víctima del comportamiento
del atacante. Los golpeadores comúnmente echan la culpa de su comportamiento a frustraciones
menores, al abuso de alcohol o drogas o a lo que su pareja pudo haber dicho o hecho. La violencia,
sin embargo, es su propia elección. No conocen maneras no violentas de manejar su enojo.

Las reacciones de la mujer maltratada frente a la violencia son normales y necesarias para sobrevivir,
dadas las circunstancias. Ella no está loca ni disfruta del maltrato. Generalmente lo que siente es
miedo, impotencia, debilidad y vergüenza. Sigue ilusionada en que su pareja va a cambiar. El muestra
remordimientos o promete que va a cambiar.

Los hombres que maltratan a sus mujeres están enfermos y no son responsables por sus acciones.

El maltrato es un comportamiento aprendido de las experiencias de la infancia y de los mensajes


sociales justificando la violencia contra las mujeres. Los hombres que maltratan a sus mujeres o a
sus hijos son, por lo general, sumamente seductores y agradables.

También son excelentes vecinos y cumplidores en el trabajo. Si realmente estuvieran enfermos


serían violentos no sólo dentro del hogar, sino también fuera de él. Pocos de ellos presentan alguna
patología, sólo un 10% de los casos. Los golpeadores no están fuera de control y acusan a sus parejas
de provocarla. Este mito permite justificar la violencia, evitando que la sociedad sancione el
maltrato.

VIOLENCIA CONTRA LOS NIÑOS

El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de
18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención,
negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud,
desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación
de responsabilidad, confianza o poder. (OMS)

Todo el que ha estudiado siquiera un poco al ser humano, le va a decir que los cinco primeros años
de la vida dejan una marca imborrable para toda la vida, para bien o para mal. Por eso, el privar a un
niño de amor es como privar de fertilizante a un árbol que empieza a crecer, pero el golpearlo es
como echarle veneno, lo va a terminar de matar psicológicamente y emocionalmente, o mejor va a
crecer herido de muerte.
Pero hay golpes y golpes, algunos golpes sacan sangre o dejan morados, incluso un mal golpe puede
producir la muerte, pero hay otros más sutiles que no se ven, pero que se graban a fuego lento no
sólo en mente sino en la identidad de ese niño o de esa niña. Se graban en su "yo", y los frutos de
estos golpes emocionales se van a ver después en sus relaciones con personas significativas y en su
relación con el mundo.
Está claro, que cuando se repiten los golpes físicos, pero sobre todo los psicológicos o emocionales,
se va agotando el amor. Nosotros los adultos sabemos cómo duele el silencio, tal vez más que las
palabras ofensivas. Ese silencio es el peor de los castigos, ahora imagínese a un niño que no ha hecho
nada y no se le habla, y no se le abraza y acaricia, cómo se va conformando su identidad...pensemos
en eso.

Consecuencias del maltrato

En primer lugar, va a perjudicar su desarrollo evolutivo a corto, mediano o largo plazo;


inevitablemente les originará secuelas físicas, emocionales y psicológicas. Serán más vulnerables que
aquellos que viven en hogares pacíficos.

Los niños y niñas afectados por la violencia ejercida por sus padres, pueden sufrir de insomnio, falta
de concentración y escaso rendimiento escolar, enuresis, terrores nocturnos, falta de apetito, ira,
depresión, estrés, ansiedad, entre otros.

El menor que presencia las peleas entre sus progenitores, reaccionará con violencia y sufrimiento
movido por la angustia de ser parte del modo de actuar violento de sus padres. Muchas veces
aprenden a reprimir sus emociones o necesidades, y a estar siempre alertas ante cualquier hecho
que pudiera suscitarse en el hogar.

Los hijos e hijas de la violencia no siempre van a ser consecuencia de situaciones violentas en su
hogar; el hecho de que sus padres no lleven una buena relación, tengan un trato frío; que compartan
el mismo hogar, pero sin amor, y que no se separan por no afectar a sus hijos, puede ser igual de
perjudicial para el niño o niña.

Si las parejas que sostienen una mala relación, son indiferentes o están separadas, se preocuparan
del futuro de sus hijos e hijas, demostrándoles afecto, así sea por separado, los menores crecerían
en una situación menos traumática; y de adultos procurarían modificar ese modelo de conducta al
momento de formar su propia pareja.

Agresividad y rebeldía en los niños

Los niños en ocasiones aprenden la conducta agresiva que muestran sus padres, aunque también es
frecuente que estos niños sepan que la violencia provoca el sufrimiento de los seres queridos dentro
de la familia y se detengan a continuar con el círculo vicioso de la violencia.

Inseguridad en los niños

Los niños pueden volverse tímidos y retraídos y se les dificultara demasiado mostrar sus
sentimientos ya que en la familia se enseñó a hacer la voluntad de otros porque si no se hará uso de
la violencia y como ya se dijo también se corre el riesgo de que los niños sean futuros agresores de
sus familias o de las personas con las que él se relacione.
VIOLENCIA CONTRA LOS ADULTOS MAYORES

Acto único o repetido de causar daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas
apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza. Puede adoptar
diversas formas como el maltrato físico, psíquico, emocional o sexual, y el abuso de confianza
en cuestiones económicas. (OMS)

¿Qué es el maltrato a personas mayores?

Los maltratos a personas mayores ocurren cuando otra persona se aprovecha de una persona de
edad avanzada o le hace daño. El maltrato a personas mayores puede tomar muchas formas
diferentes, incluidas las siguientes:

 La desatención o el abandono ocurre cuando un cuidador no brinda el cuidado adecuado o


abandona a un adulto mayor. Este es el tipo más común de maltrato a personas mayores.
 El maltrato físico es el uso de la fuerza física con el propósito de provocar dolor o lesiones. Los
ejemplos incluyen golpes, empujones o restricciones al adulto mayor.
 El maltrato emocional y verbal ocurre cuando una persona utiliza palabras o realiza acciones no
verbales para provocar dolor emocional al adulto mayor. Los ejemplos incluyen gritarle al adulto
mayor, ignorarlo o burlarse de él.
 El abuso sexual ocurre cuando una persona participa en actos sexuales con un adulto mayor sin
el consentimiento de este. Los ejemplos incluyen mantener relaciones sexuales y tocarlos o
desvestirlos de forma inadecuada.
 La explotación financiera consiste en utilizar el dinero o los bienes de un adulto mayor sin su
permiso. Los ejemplos incluyen usar tarjetas de crédito o cheques, robar joyas o robar la
identidad de la persona.
Los adultos mayores también pueden ser explotados financieramente por organizaciones o
estafadores. Por lo general, esto ocurre cuando el adulto mayor entrega dinero a un fondo de
caridad o de inversión falso o entrega dinero para reclamar un premio falso.

¿Por qué ocurre el maltrato a personas mayores?

A medida que las personas envejecen, pueden desarrollar problemas de salud que provocan una
disminución de su fuerza física, de su visión y de su capacidad para razonar. Estos cambios pueden
hacer que los adultos mayores sean vulnerables. Es posible que dependan de otros para su cuidado
o que sean incapaces de distinguir cuando otra persona está aprovechándose de ellos.

¿Quién maltrata a personas mayores?

Cualquiera puede maltratar a personas mayores. Se estima que 2 de cada 3 maltratadores son
familiares, como hijos adultos o esposos que cuidan del adulto mayor. Los cuidadores tienen mayor
riesgo de maltratar a personas mayores cuando:
 No son capaces de sobrellevar el estrés que implica ser cuidador.
 Están deprimidos.
 No tienen un sistema de apoyo.
 Abusan del alcohol u otras drogas.
 Entre los abusadores también podrían incluirse trabajadores de la atención médica, vecinos o
amigos, y organizaciones o estafadores que busquen la explotación financiera de los adultos
mayores.

¿Cuáles son los signos de advertencia del maltrato?

Es posible que un adulto mayor que está siendo desatendido o está siendo maltratado física,
emocional o sexualmente presente uno o más de los siguientes signos de advertencia físicos o
conductuales:

 Lesiones de origen desconocido, como cortes, quemaduras o fracturas óseas.


 Marcas en el cuerpo de origen desconocido, como cicatrices o moretones.
 Cambios en la conducta o en la personalidad, como el aislamiento o la depresión.
 Pérdida de peso u otros síntomas de desnutrición o deshidratación.
 Problemas de higiene personal, como piel o ropa sin lavar, o condiciones habitacionales sucias.

Es posible que un cuidador que maltrate a un adulto mayor:

 Se niegue a dejarlo solo con el adulto mayor.


 Amenace al adulto mayor, se burle de él o discuta con él frente a usted.
 No responda a sus preguntas sobre el cuidado del adulto mayor.
 Parezca estar poco capacitado o tener mucho trabajo.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir el maltrato a personas mayores?

Si usted es un cuidador, cuide su salud y obtenga información sobre cómo manejar su estrés. Esto lo
ayudará a proporcionar el mejor cuidado posible a su ser querido. Si está abrumado o piensa que
podría comenzar a maltratar a un adulto mayor, pida ayuda. Hable con su médico de familia sobre
lo que siente y encuentre a alguien más para cuidar a su pariente hasta que se sienta mejor.

Si su ser querido está recibiendo cuidados en el hogar o en un establecimiento de atención a largo


plazo, participe de su atención. Si no está satisfecho con los cuidados que está recibiendo, hable con
la gerencia o denuncie al estado el presunto maltrato.

Para ayudar a prevenir la explotación financiera, asegúrese de que los documentos financieros y
legales de su ser querido estén en orden. Aunque parte de la información solo se aplique a los
adultos mayores que presentan demencia, lea “Planificar el futuro después de un diagnóstico de
demencia”, a fin de obtener una lista de cuestiones financieras y legales para analizar con sus
familiares. Además, revise los estados de la cuenta bancaria y de la tarjeta de crédito de su ser
querido e intente llevar un registro de los artículos de valor del hogar.
CAUSAS DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR
 Alcoholismo: La dependencia del alcohol no solo ocasiona trastornos de salud, sino que
también puede originar dificultades en las relaciones familiares, pérdida del trabajo o
incremento del riesgo de sufrir accidentes de tráfico. El alcoholismo se convierte, además, en
un grave problema para el círculo social.

 Drogadicción: Al actuar directamente en el sistema nervioso, las drogas pueden provocar la


desintegración familia acompañada de la violencia física del integrante de
familia consumidor dela droga.

 Estrés: El estrés es un problema muy grave, y por desgracia en las sociedades urbanas hay gente
que padece esta enfermedad y no logra reconocerlo pues con la presión del tráfico, del trabajo,
de la familia, etc., puede llegar a traen nuevos problemas como lo es la violencia intrafamiliar.

 Desempleo: En las sociedades en las que la mayoría de la población vive de trabajar para los
demás, el no poder encontrar un trabajo es un grave problema debido a los costes humanos
derivados de la privación y del sentimiento de rechazo y de fracaso personal.

CONSECUENCIAS DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

DAÑOS FÍSICOS

Dentro de los daños físicos se encuentran las lesiones, que abarcan desde cortes menores con
utilización de armas blancas (por ejemplo, cuchillos, tenedores), equimosis (golpes, moretones) y
fracturas, llegando hasta la discapacidad crónica. Un alto porcentaje de estas lesiones requiere
tratamiento médico, aunque usualmente las personas que padecen estos daños no suelen tomarlo
debido a que intentan ocultar lo que les ocurre.

Además de las consecuencias mencionadas, la violencia familiar provoca un debilitamiento en las


defensas físicas debido al estrés que provoca el maltrato, el auto descuido y una mayor proclividad
a tomar riesgos. Es muy común que, a raíz del maltrato, la persona padezca enfermedades
autoinmunes como la artritis reumatoidea, el lupus eritematoso o que recurran al alcohol y las
drogas para disfrazar su dolor, entre otros trastornos.

Otra consecuencia es el embarazo no deseado, ya sea por violación o por no usar métodos
anticonceptivos; algunas mujeres tienen miedo de plantear el uso de métodos anticonceptivos con
sus parejas por temor de ser golpeadas o abandonadas. Este riesgo de embarazo no deseado acarrea
muchos problemas adicionales. Por ejemplo, si la maternidad ocurre durante la adolescencia
temprana o media, antes de que las niñas estén maduras biológica y psicológicamente, se asocia con
resultados de salud adversos tanto para la madre y para el niño. Los lactantes pueden ser
prematuros, de bajo peso al nacer o pequeños para su edad.
Cuando se produce un embarazo no deseado, muchas mujeres concurren al aborto. En los países en
que el aborto es ilegal, costoso o difícil de obtener, las mujeres pueden recurrir a abortos ilegales, a
veces con consecuencias mortales.

DAÑOS PSICOLÓGICOS

La violencia familiar provoca consecuencias psicológicas importantes en las personas, aunque varía
su grado según variables como factores de personalidad, habilidades de afrontamiento, recursos
propios, apoyo social y características específicas del maltrato (la duración y el grado de violencia).

Las alteraciones clínicas más significativas son:

 La ansiedad, que es producida por la mezcla de violencia repetida e intermitente con


períodos de arrepentimiento y de ternura, provoca respuestas de alerta y de sobresaltos
permanentes, sensaciones de temor, dificultades de concentración, irritabilidad y un estado de
híper vigilancia.

 La depresión, la pérdida de autoestima y la culpa, son otras consecuencias provocadas


por la violencia, ya que la víctima cree que la conducta de su agresor depende de su propio
comportamiento y por lo tanto se siente responsable e intenta una y otra vez cambiar las
conductas del maltratador. Sin embargo, cuando observa que sus expectativas fracasan,
desarrolla sentimientos de culpabilidad y de fracaso: mentir, tolerar el maltrato, entre otras
cosas.

 El aislamiento social, que provoca que la víctima dependa de su pareja (cuando el


agresor es la pareja) social y materialmente. El maltratador aumenta cada vez más el control
sobre su víctima, que se siente más vulnerable ante la sociedad y se cronifica el miedo a
enfrentarse a un futuro incierto y peligroso.

 Los trastornos psicosomáticos, que se manifiestan en la persona que sufre de


violencia con dolores de cabeza, caída del cabello, pérdida del apetito, ansiedad crónica, fatiga,
problemas intestinales, alteraciones menstruales, etc. Son habituales las visitas al médico de
cabecera para consultar estas dolencias mientras ocultan la verdadera causa que las provocan.

 Los trastornos sexuales, en los cuales la persona agredida pierde el interés sexual.

 El suicidio, que se produce principalmente por el agotamiento emocional y físico. Las


muertes son un testimonio dramático de la escasez de opciones de que dispone la mujer para
escapar de las relaciones violentas.
MITOS SOBRE LA VIOLENCIA
Los mitos son creencias falsas que la mayoría de la gente acepta como si fueran verdaderas

 Sólo las mujeres sin estudios son maltratadas.


 Si trae dinero a la casa y trata bien a los niños(as) la mujer debe aguantar por el bien de la
familia.
 El matrimonio es para toda la vida.
 Si se queda es porque le gusta que le peguen.
 El consumo de alcohol es la causa de la conducta violenta de las personas.
 En los pleitos de pareja ni la policía ni la familia debe intervenir
 Es tu cruz aceptar el marido que te toque.

ALTERNATIVAS DE ACCIÓN

Lo que usted puede hacer para detener la violencia doméstica:

 Llame a la policía inmediatamente, cuando detecte que una situación de maltrato está
ocurriendo
 No se ría de los chistes que promuevan la violencia entre el hombre y la mujer. No son divertidos
 Fomente en su hogar una educación de igualdad para las niñas y niños en donde ambos tengan
las mismas obligaciones y derechos, sin importar el sexo, en donde convivan y se traten con
respeto e igualdad
 Reconocer que el maltrato no es por su culpa, ni porque se lo merezca.
 Asignarles a los agresores la responsabilidad de su violencia. Dejarles saber que la comunidad
condena su comportamiento.
 Enseñar a la juventud que el uso de la violencia no resuelve nada.
 Si se presenta una agresión verbal mantenga la calma y aléjese, para protegerse usted misma y
no permita que la violencia aumente.

¿Qué pasa con las víctimas de la violencia familiar?

Muchas siguen sufriendo hasta quedar completamente destruidas física, psicológica y moralmente.
Otras acusan a sus agresores ante la policía, que muchas veces no toma debidas cartas en el asunto.
Y ocurre, además, lo que no quisiéramos que ocurriera: La víctima también se vuelve violenta.

Entendemos que las personas que sufren hambre endémica se subleven y hasta se alcen en armas.
¿Por qué no entendemos que una mujer pisoteada, escarnecida, degradada en lo más íntimo de su
ser pueda explotar y volverse violenta? Eso, aunque no se justifique, se explica.
DESCRIPCIÓN GRÁFICA

VIOLENCIA FÍSICA

VIOLENCIA PSICOLÓGICA

VIOLENCIA SEXUAL
RECOMENDACIONES

 Es importante concientizar a los padres para que tengan una mayor responsabilidad hacia sus
hijos, que se preocupen más por ellos (ej: cómo van en el colegio, internamente cómo se están
sintiendo), que realicen con ellos actividades (juegos de mesa y otros), para que exista
interacción padres e hijos. Lo más importante, es que se establezca comunicación entre ellos,
porque la comunicación es la base de un buen funcionamiento familiar.

 Para desarrollar la corresponsabilidad entre familias, sociedad y estado, es un reto concientizar


y motivar a estos tres actores en su papel de protección, cuidado y apoyo a la niñez. Se requiere
un cambio cultural profundo, que transforme los comportamientos individuales y colectivos,
creando así una conciencia ciudadana respetuosa de derechos.

 En el cambio cultural es necesario abordar la cultural institucional, tanto desde el punto de vista
de la estructura y el funcionamiento de las mismas instituciones, como de la forma en la que los
funcionarios asumen sus responsabilidades, esta situación se hace necesaria en las instituciones
que abordan los temas, pero tienen que ver con todas las instituciones que, de una manera u
otra, trabajan con y para la infancia y la familia.

 Implementar mecanismos que permitan eliminar prejuicios, costumbres, tradiciones o prácticas


culturales que lleven a generar violencia tanto en las instituciones educativas como al interior
del hogar.
CONCLUSIONES
 La tarea esencial de la familia es cuidar a los hijos y educarlos, es ayudarlos a crecer física y
emocionalmente, consiguiendo con esto que los niños y niñas puedan ser personas con
individualidad y criterios propios, que les permita ser diferentes de sus padres y otros hermanos
hasta llegar a ser adultos responsables y capaces de actuar solidaria y creativamente dentro de
la sociedad y su entorno.

 La inversión estatal en educación y salud crea protección contra los momentos de crisis; sin
embargo, es importante garantizar el acceso general a estos servicios.

 La violencia intrafamiliar en la relación de pareja tiene un origen multifactorial. Entre los factores
ocupa mayor importancia la intolerancia, acompañada de otros muchos factores como la
socialización en la ideología machista en la que emergen aspectos como celos, desconfianza,
infidelidad, consumo de sustancias tóxicas, alcoholismo y crisis económica.

 Los múltiples y desbastadores efectos de la violencia intrafamiliar, impactan tanto el nivel


individual de la víctima como a la sociedad; lo cual genera una problemática pública social y
exige una intervención política, social e interinstitucional ya que su incidencia y gravedad
requiere de manera inmediata un tratamiento preventivo, educativo, formativo, policial,
jurídico y económico entre otros.

 El bajo nivel educativo, que además de obstaculizar el acceso a la parte laboral, muchas veces
puede ir acompañado de un buen número de perjuicios que sesgan la percepción de los
criterios, ideas y sentimientos de la pareja, así como de cierto déficit en las habilidades
interpersonales para la solución de conflictos.

 La reproducción del modelo violento en las relaciones sociales y de familia crea un espacio
propicio para la imagen y la legitimación de las conductas violentas en las personas, los medios
de comunicación, instituciones educativas, laborales entre otras y en lugar de disuadir o formar,
acaban por convertirse en un modelo a seguir por otras generaciones.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
 Organización Panamericana de la Salud Unidad de Género y Salud: Modelo de Leyes y Políticas
sobre VIF contra las mujeres. Abril, 2004.

 Hernández A. Familia, ciclo vital y psicoterapia sistémica breve. Editorial el Búho, Bogotá 1997.
 Gutiérrez M. Et al. Conflicto Violencia Intrafamiliar. Universidad Externado de Colombia. Bogotá.
2003.

 Carreras A. Conferencia Familias Mal tratantes. Escuela Vasco Navarra de Terapia Familiar.
Bogotá, octubre 12 y 13 de 2006.

 Barudy J. El dolor invisible de la infancia. Barcelona: Paidos. España, 1998.

 Buvinic M, Morrison M, Shifter M. 1999. La violencia en las Américas: marco de acción. En: el
costo del silencio-violencia doméstica en las Américas. Banco Interamericano de Desarrollo.
Washington DC. (de documento Organización Panamericana de la Salud Unidad de Género y
salud: Modelo de Leyes y Políticas sobre VIF contra las mujeres. Abril, 2004, Washington DC.

 Forensis 2004 datos para la Vida para ampliar sobre estos Instrumentos. Bogotá, 2004.

 Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Reglamento Técnico de Violencia de


Pareja. Material Digital. 2005.

 Villa de Yarse LM. Cambios y Tendencias de la Familia en Colombia -Desafíos para Trabajo Social
en la Nueva Década. Ponencia en el VII Congreso de Trabajo Social. Cali-1991.

 Sánchez F. Citado en Documento CEDE 2005-47. ISSN-1657- 7191. Transmisión


Intergeneracional de la violencia intrafamiliar: Evidencia para las familias colombianas. Edición
Electrónica. Agosto, 2005.

 Maya EJ. Ponencia Prevención de la violencia, intervención activa de los servidores públicos.
Congreso internacional de VIF. Instituto colombiano de Bienestar Familiar, Bogotá. 27 de julio-
06.

 Departamento Nacional de Planeación, Banco Interamericano de Desarrollo, Universidad de los


Andes. Violencia en las familias colombianas. Costos socioeconómicos, causas y efectos, 2003.

 Strauss y Elles. Citado en Documento CEDE 2005-47. ISSN-1657-7191. Transmisión


Intergeneracional de la violencia intrafamiliar: Evidencia para las familias colombianas. Edición
Electrónica. Agosto, 2005. (1987).