Vous êtes sur la page 1sur 1

3) El resurgimiento del derecho romano, nos dice el autor, correspondía a las necesidades de las

dos clases sociales cuyo poder y categoría desiguales dieron Forma a las estructuras del estado
absolutista. La recuperación e introducción del derecho civil clásico favoreció el desarrollo del
capital libre en la ciudad y en el campo, puesto que la gran nota distintiva del derecho civil romano
había sido su concepción de una propiedad privada absoluta e incondicional. El resurgir del
derecho romano durante la Edad Media llevó a un esfuerzo de los juristas por "solidificar" y
delimitar los conceptos de propiedad, inspirados por los preceptos clásicos ahora disponibles. Uno
de estos intentos fue el descubrimiento, en el siglo XII, de la distinción entre dominium directum y
dominium utile para explicar la existencia de una jerarquía de vasallaje y, por tanto, de una
multiplicidad de derechos sobre la misma tierra.

La recepción del derecho romano en la Europa renacentista fue un signo de la expansión de las
relaciones capitalistas en las ciudades y en el campo: económicamente, respondía a los intereses
vitales de la burguesía comercial y manufacturera. No cabe ninguna duda que el determinante
principal de la adopción de la jurisprudencia romana radica en el giro de los gobiernos
monárquicos hacia el incremento de los poderes centrales.

En Prusia esto se puede notar en las diferentes formas que adopta la servidumbre: La
Leibeigenschaft era el sometimiento personal hereditario de los campesinos, que no tenían ningún
derecho civil ni de propiedad. La Erbuntertanigkeit era la condición de dependencia territorial
hereditaria, con unos mínimos derechos legales, pero con adscripción a la tierra y con servicios
obligatorios al señor feudal. En ese momento el Estado no ejercía ninguna jurisdicción directa
sobre la masa de la población rural que era gobernada por los junkers. Hardenberg, aplico una
hábil dosis de legislación para modernizar el absolutismo prusiano, lo cual era necesario por las
diferentes presiones que se venían dando. Esto se hizo sin afectar la esencia del Estado feudal. La
"reforma" agraria se llevo a cabo entre 1810 y 1816, intensificando la miseria rural. A cambio de la
emancipación legal, los campesinos sufrieron una expropiación de alrededor de un millón de
hectáreas y debieron compensar a sus antiguos señores. Las tierras comunales fueron abolidas. La
consecuencia fue la ampliación de las propiedades señoriales y la creación de una masa creciente
de trabajadores agrícolas sin tierras a los que estrictas ordenanzas legales mantenían a disposición
de los junkers. El efecto de la "reforma" fue reforzar, más que moderar, el Estado monárquico en
Prusia.

4) La guerra y el comercio no fueron la única manera de relacionarse. la diplomacia fue el otro


gran pilar. Esta fue institucionalizada en toda Europa en el siglo VI. Se crearon cancillerías con
embajadores.

Pero el mecanismo supremo de la diplomacia era el matrimonio, espejo pacifico de la guerra,


que tantas veces provocó. Las maniobras de matrimonio, eran más baratas que las avanzadas
militares utilizadas para las expansiones, aunque proporcionaban resultados menos inmediatos.
Tarde o temprano derivaban en guerras.

En Prusia, en 1618, los dos principados se unieron al acceder a la sucesión de Prusia Oriental, el
elector de Brandemburgo, por medio de un matrimonio interfamiliar.