Vous êtes sur la page 1sur 16

Introducción

El coquito (Cyperus rotundus L.) está reconocido como la maleza más dañina del mundo.
Esta ciperácea, de brigen asiático (India), se encuentra ampliamente distribuida en el
trópico y sub· trópico; su agresividad, gran capacidad de competencia y adaptación a
diversos medios y condiciones y su difícil control, hacen de esta maleza uno de los peores
problemas en la agricultura. La característica sobresaliente de esta especie es su
propagación vegetativa por órganos y tubérculos, ser de fisiología C. y sobrevivir a
condiciones extremas de altas temperaturas, sequía, anegamiento y falta de aireación. El
coquito puede invadir grandes áreas en corto tiempo y causar pérdidas considerables a los
cultivos, tanto en rendimiento como en calidad del pro· dueto. Una vez establecido, su
erradicación es casi imposible, y solamente puede pensarse en reducir la infestación a un
nivel que no cause pérdidas económicas. Esta es la razón por la que los terrenos invadidos
por esta especie pierden valor comercial y se constituyen en focos de infestación. En esta
unidad audiotutorial se describe la morfología del C. rotundus, se tratan aspectos de su
crecimiento, desarrollo y reproducción, sus efectos de competencia, sus métodos de
manejo y control y las normas para prevenir una infestación.

1
Distribución geográfica e importancia mundial

La distribución geográfica de Cyperus rOlundus, es muy amplia (Figura 3).

Según Holm et al (1977), se ha registrado en más paises, regiones y localidades que


cualquier otra maleza en el mundo. En el Cuadro 3 se indica la importancia mundial de
esta maleza; en 52 paises es considerada como un problema grave, en 18 paises está
clasificada en el grupo de las principales malezas, en 4 países es una maleza común, en
17 países esta especie se comporta como maleza, pero su importancia es aún desconocida.
Cabe anotar aquí que en ninguna localidad se informó de esta especie sin considerarla
como maleza.

La amplia distribución de esta especie se debe a su capacidad de adaptación a diversos


tipos de suelos, altitudes, humedad relativa, humedad y pH del suelo ya que puede
sobrevivir a temperaturas elevadas.

2
Taxonomía

Clasificación botánica El coquito es una de las 500 especies actualmente identificadas


dentro de la familia de las Ciperáceas.

La siguiente es su clasificación botánica:

 Orden: Cyperales

 Familia: Cyperaceae

 Género: Cyperus

 Especie: Cyperus rotundus L.

Al Cyperus rotundus se le conoce comunmente bajo diferentes nombres: coquito,


cebollín, cebollera, coyolillo, tiririca, coquillo, nutgrass, purple nut· sedge y nutsedge,
entre otros. Características de la familia Cyperaceae y diferencias con otras familias Es
común confundir entre sí gramíneas, ciperáceas y juncos. En la Figura 1 se da una clave
para diferenciar estas tres familias. En las gramíneas las hojas están dispuestas en dos
series y tienen la vaina generalmente abierta, con un borde montado sobre el otro. El tallo
es de sección transversal redonda y es hueco entre los nudos. Las flores tienen dos
brácteas: el lema y la palea; no tienen cáliz ni corola evidentes y presentan tres estambres.

El “cebollín” /“chufa” (Cyperus rotundus/Cyperus esculentus) es una maleza


problemática para la agricultura de todo el mundo. No solamente por las reducciones de
rendimiento que produce en los cultivos, sino también porque no son muchos

los herbicidas que lo controlan efectivamente.

• El cebollín puede consumir importantes cantidades de nutrientes del suelo. Altas


densidades de cebollín pueden llegar a

remover hasta 95 Kg. N, 12 Kg. P2O5 y 94 Kg de K20 por hectárea, almacenando más
del 50% de esas cantidades en los

tubérculos. Una población de 350 plantas de cebollín/m2 puede consumir más del 60%
del N que se aplique en el suelo.

• Los tubérculos y demás órganos subterráneos del cebollín pueden constituirse en


hospedantes de virus, hongos (por

3
ejemplo Fusarium, Puccinia) y nemátodos, que se pueden transmitir y afectar a todos los
cultivos agrícolas que se

siembren en ese suelo invadido.

• Residuos de tubérculos de cebollín en un suelo pueden inhibir la germinación y el


crecimiento de las plantas de maíz, a

través del efecto “alelopático” de ciertos compuestos que los mismos tubérculos
producen.

• Un campo visiblemente invadido por cebollín es, en general, objeto de una menor
valuación por hectárea frente a otros

campos de la misma zona y con las mismas características.

Morfología

En el coquito se pueden distinguir dos sistemas de estructuras: las subterráneas y las


aéreas (Figura 4, páginas centrales). Estructuras aéreas Las estructuras aéreas están
constituidas por los siguientes órganos: hojas, tallo, inflorescencia y fruto. Hojas

Las hojas son lineares, delgadas, brillantes, de color verde oscuro, de 5 a 20 cm de largo
y de 0.3 a 0.8 cm de ancho.

En el haz son acanaladas y de cutícula cerosa, en el envés se encuentran las estomas en


número de 140 a 370/ mm2.

4
Las hojas se agrupan en roseta, y sus vainas membranosas y de color rosado, con Lígula
reducida y un breve pliegue Curvo al adherirse al tallo, conforman un seudotallo.

El sistema vascular de las hojas se prolonga hasta el sistema subterráneo compuesto de


rizomas y tubérculos, esta intercomunicación aérea y subterránea se mantiene durante
todo el ciclo de crecimiento.

Tallo El tallo es erecto, sencillo, liso, de sección triangular, y de 10 a 30 cm de altura,


generalmente más largo que las hojas basales. Se origina en el bulbo basal y se forma
sobre la superficie del suelo; en dicho bulbo basal forma un engrosamiento que constituye
la base de la planta. El tallo es portador de la inflorescencia.

16 Inflorescencia La innorescencia es una umbela, simple o compuesta localizada en la


parte terminal del tallo y rodeada de dos o cuatro brácteas foliáceas.

La innorescencia está formada por tres a nueve pedúnculos de diferente longitud, en


cuyos extremos se forman los racimos de espigas, constituídos por 10 a 40 nares
hermafroditas.

La flor está compuesta por gluma, estambres, anteras, estigmas y estilo. La gluma es de
forma ovalada, roma, de color rojizo a café·púrpura· y ligeramente verde o amarilla hacia
el centro y los bordes; tiene de 3 a 7 nervaduras prominentes, y una longitud de 2 a 3.5
mm.

Los estambres son tres; las anteras tiene 1 mm de longitud; el estilo al ramificarse en
tres, origina tres estigmas; el estilo es más corto que la semilla.

La flor carece de cáliz y corola. Fruto El fruto es un aquenio, o sea un fruto seco
indehiscente de forma granular ovalada, u oblongo-ovalada, de 1,5 mm de largo
(aproximadamente la mitad del largo de la gluma) por 0.8 mm de ancho; tiene tres caras,
y la base y el ápice son obtusos. El color es gris-oliva a café o negro, cubierto de una red
de líneas grises.

Estructuras subterráneas Las estructuras subterráneas están constituidas por


tubérculos, rizomas, bulbos basales y raíces adventicias (Figuras 7 y 8, páginas centrales).
Tubérculos Los tubérculos son órganos subterráneos cortos y gruesos, que poseen
almidones como reserva alimenticia. Su forma es oval-esférica y presentan de 3 a 10
yemas en espiral (figura 7), las que brotan para formar ya sea nuevas plantas o rizomas.
El tamaño de los tubérculos varía según las condiciones externas, y puede ser hasta de 3
5
cm de largo por 1.5 cm de diámetro. Los tubérculos jóvenes son blancos, suculentos y
blandos. Con el tiempo se endurecen, y se vuelven ásperos y de color café.

Bulbo basal El bulbo basal es un tallo disciforme, que produce hacia la parte aérea un
brote o una planta, y hacia la parte subterránea raíces y rizomas.

Dicho bulbo está localizado generalmente cerca de la superficie del suelo. Rizomas Los
rizomas son tallos subterráneos que crecen vertical u horizontalmente. Cuando jóvenes
son blancos y carnosos, cubiertos de hojas modificadas en forma de escamas. Al envejecer
se vuelven fibrosos, de color café y se endurecen. Los rizomas carecen de yemas axilares,
y por la acumulación de almidón en su ápice dan origen a un bulbo basal o a un tubérculo;
a partir de este último también pueden formarse rizomas. Así, estas cadenas de rizomas y
tubérculos progresivamente van formando un sistema subterráneo cumple. Raíces
adventicias Las raíces adventicias se forman en la parte inferior del bulbo basal y en los
tubérculos. En resumen, los factores morfológicos con importancia para el control del
coquito son los siguientes: Hojas angostas, con capa cerosa, sin estomas en el haz. Sistema
vascular continuo de las hojas hasta los rizomas y tubérculos, activo durante el ciclo de

6
crecimiento. Propagación mediante un sistema subterráneo de rizomas y tubérculos. Cada
tubérculo tiene de 7 a 10 yemas. 19 Reproducción Bulbos basales y tubérculos En el
coquito los bulbos basales y los tubérculos son similares en apariencia y características
de brotación; el bulbo basal da origen al brote aéreo. También da origen a un tubérculo y
este proceso se realiza en cuatro etapas: a partir del bulbo basal aparece el rizoma y crece
longitudinalmente hasta formar un tubérculo por abultamiento de 2 a 3 mm en el ápice
del rizoma, reanudándose el crecimiento del rizoma para dar origen a otros tubérculos.
Este proceso se repite varias veces, dando origen a la gran cadena de tubérculos, rizomas,
bulbos basales y plantas. La formación de los tubérculos empieza entre las cuatro y seis
semanas de emergencia de las plántulas. En los primeros 45 cm se forman cerca del 95%
de los tubérculos. En el el AT, bajo condiciones de invernadero a los 90 días de la siembra,
un solo tubérculo había producido alrededor de 40 bulbos basales y 230 tubérculos
(Figura 9). Con un solo tubérculo que se establezca en un terreno se puede volver
improductivo al cabo de pocos años. Cuando el coquito crece solo en un campo puede
llegar a producir entre 10 a 30 billones de tubérculos/ha en un semestre; sin embargo,la
interferencia con cultivos reduce el número y tamaño. El brote de los tubérculos: factores
que lo afectan El brote de un tubérculo en el campo ocurre entre los tres y los siete días
después de haber sido sembrado, y la brotación depende de factores ambientales como la
temperatura y la humedad del suelo.

FISIOLOGÍA DEL (CYPERUS ROTUNDOS)

Se lo encuentra en más regiones y países que ninguna otra maleza. Es capaz de crecer en
cualquier tipo de suelo, con cualquier nivel de humedad o de materia orgánica, aunque
crece menos en suelos salinos y es susceptible a la falta de luminosidad directa
(sombreado) por tratarse de una especie de metabolismo tipo C4.

• El cebollín está muy bien preparado para competir por agua, nutrientes (especialmente
nitrógeno) y también por luz, sobre todo en las primeras etapas del desarrollo del cultivo
invadido.

• Por lo general, el cebollín emerge y crece mucho más rápido que cualquier cultivo.

• Es una maleza de ciclo primavero-estival-otoñal. Las heladas detienen su crecimiento.

7
• Cada tubérculo cuenta con 8-10 yemas, entre las que existe dominancia de la apical
sobre las demás (véase “Evolución de la población del cebollín” ilustración N°1).

A partir de esta yema dominante, el tubérculo de cebollín puede brotar rápidamente,


dando origen a un tallo aéreo primario en cuyo extremo se diferencia un

bulbo basal (por debajo de la superficie del suelo), partir del cual se expandirán sus hojas
casi verticales (véase “Evolución de la población del cebollín” ilustraciones 2 y 3).
Posteriormente puede continuar el crecimiento de la maleza a través de nuevos rizomas
que crecen a partir del bulbo basal. Como ejemplo de la actividad de este proceso, puede
citarse el caso de la formación de 9 tallos, 7 bulbos basales y 10 rizomas a partir de un
solo tubérculo plantado en un suelo fértil, en sólo 45 días.

Según la incidencia de la luz solar, del balance hormonal de la maleza y de las condiciones
de temperatura y humedad del suelo, podrán desarrollarse nuevos rizomas que podrán, a
su vez, terminar en nuevos tubérculos subterráneos o nuevos bulbos basales

(véase “Evolución de la población del cebollín” ilustración 5).

Así va evolucionando la población de cebollín hasta, en casos extremos, colonizar el lote


(véase “Evolución de la población del cebollín” ilustraciones 6 y 7).

• Las semillas sólo germinan dos años después de eliminados los tubérculos. Éstas son de
muy baja viabilidad; sólo pueden germinar en condiciones muy especiales. La presencia
de tubérculos activos en un suelo puede impedir la germinación de las semillas de esta
especie (fenómeno de alelopatía).

8
Factores que afectan el desarrollo

El desarrollo del coquito se ve afectado por factores ambientales, tales como la intensidad
lumínica, temperatura, humedad del suelo y tipo de suelo.

En cuanto a la temperatura e intensidad lumínica, el crecimiento máximo de C. rotundus


ocurrió después de tres meses a 32°C y 19 Klux de iluminación.

La floración es influenciada por las condiciones climáticas; los mecanismos que la


controlan responden no sólamente a la longitud del día, sino también a la humedad
relativa y del suelo, a la temperatura ambiente y a la intensidad lumínica. Los fotoperíodos
cortos (6 a 8 horas) inducen la floración y los fotoperíodos largos la inhiben (Holm et al,
1977). En los trópicos, la floración de C. rotundus ocurre durante todo el año. En
condiciones de campo, la floración puede iniciarse 21 días después de la emergencia.

La sombra afecta negativamente el desarrollo del coquito; el Cuadro 7 ilustra su efecto


en la producción de tubérculos.

CUADRO 7. Electo de la sombra en el número de tubérculos de coquito (Cyperus


rotundus) producidos durante 139 dlas a partir de un solo tubérculo (Sendoya y DoIJ.

9
Efecto del coquito en la calidad de los productos cosechados

La rápida expansión del sistema subterráneo del coquito y la capacidad de penetración de


sus rizomas le permiten perforar o traspasar objetos de consistencia sólida, como los
bulbos de cebolla y ñame, y las raíces de remolacha y yuca, lo que les hace perder
aceptabilidad en el mercado cuando se trata de productos para ser consumidos frescos.

Habilidad competitiva

Es difícil entender que una maleza de tan poca altura como el coquito pueda causar
pérdidas considerables en los cultivos, incluso en los de porte alto y crecimiento masivo
como la caña de azúcar.

Competencia por agua, nutrimentos y luz

Debido a su rápida propagación y acelerado crecimiento, el coquito es capaz de producir


de 30 a 40 toneladas/ ha de materia fresca (parte aérea y subterránea), limitando así la
disponibilidad de agua para las plantas cultivadas, aún en zonas húmedas con más de
1.250 mm de precipitación.

En cuanto a la competencia por nutrimentos, el coquito puede tomar del suelo y almacenar
en los tubérculos grandes cantidades de elementos nutritivos.

El coquito compite por luz con cultivos como el algodón, arroz de secano,

sorgo, soya, etc., cuando estos están en sus primeros estados de desarrollo; no sucede lo
mismo con la yuca, dado que al sembrar la estaca verticalmente, la planta empieza a
Crecer desde su posición elevada (Leihner, el 011980)

Efectos de la competencia en los rendimientos y en el crecimiento y desarrollo de los


cultivos

Existen estudios sobre la reducción de los rendimientos por efecto de la competencia del
coquito en caña de azúcar, maíz, algodón, hortalizas, tabaco, cítricos, mora, yuca, etc.

De acuerdo con investigaciones realizadas en diferentes países y resumidos en el Cuadro


10; se ha podido observar que las pérdidas por competencia del coquito con los cultivos
oscilan entre 17 y 80%.

10
Manejo y control

Sin lugar a dudas Cyperus rotundus ha sido la maleza sobre la que más se ha investigado
en todos los aspectos, con el fin de encontrar la forma más eficaz de manejarla y
controlarla. La experiencia que se ha acumulado durante más de medio siglo sobre la
biología y fisiología de esta especie debe tenerse en cuenta para tomar cualquier medida
de control (Holm et 01, 1977).

Las siguientes son pautas que se dan para el manejo y control del coquito.

Control cultural

Cualquier práctica que favorezca al cultivo debe emplearse. Ejemplos de tales prácticas
son la siembra de semilla de buena calidad y a una densidad apropiada, el uso de
fertilizantes y riego según las necesidades, y el control de plagas y enfermedades para
mantener el cultivo en las mejores condiciones posibles.

Varios agricultores han afrontado, al menos parcialmente, el problema de lotes ínfestados


con coquito donde sembraban cultivos limpios, dejando dichos lotes como potreros. El
coquito no compite bien con los pastos, y si no se sobre pastorea, el control del coquito
se mantiene por largo tiempo. Sin embargo, los tubérculos quedan latentes en el suelo, y
al volver a cultivar brotan de nuevo.

Control biológico

Al igual que otras malezas, el coquito es atacado por una serie de insectos, patógenos,
(hongos, bacterias, virus) y animales, pero ninguno de ellos lo hace como para que pueda
ser considerado como un eficaz agente de biocontrol; además se requiere que dicho agente
afecte no sólo la parte aérea de la planta sinó también su sistema subterráneo.

Entre los agentes de biocontrol que se destacan están los lepidopteros del género Bactra
(Ba ctra minima, Bactra uerutana, Bactra truculenta y Bactrauenosana). Holm et al,
(1977) informan que en Hawaii los intentos de controlar coquito con Bactra truculenta y
Athesapeuta cyperi, traídos de Filipinas, fallaron debido a la actividad de un parásito. A
medida que se incrementó la población de los insectos aumentó también el número de su
parásito, la avispa Trichogramma minutum, neutralizando así el efecto de los agentes
benéficos en el coquito.

11
Control químico

Cyperus rotundus es bastante resistente a los herbicidas debido a su complejo sistema


subterráneo de rizomas y tubérculos, y entre ellos, a los tubérculos en latencia, que
escapan a la acción de los herbicidas; la dominancia apical en yemas y tubérculos impide
la acción de los productos químicos.

En lotes infestados con coquito, el uso de herbicidas que no lo controlan resulta


contraproducente ya que eliminándo las demás malezas queda todo el suelo disponible
para su crecimiento y reproducción. Por lo tanto si en determinada situación los herbicidas
preemergentes o presiembra incorporados no controlan coquito es preferible no utilizarlos
y acudir al control cultural y mecánico o al control químico en pos emergencia.

Existen varios productos comerciales que controlan el coquito en los cultivos de maíz,
soya, frijol, arroz de riego, algodón, maní, yuca, tabaco y tomate; si se aplican
correctamente y en condiciones ambientales favorables, se logra un buen control, sobre
todo durante las primeras épocas de crecimiento del cultivo.

Áreas no agrícolas y uso del glifosato

Con el fin de evitar futuros problemas de coquito en áreas aledañas a vías ferroviarias,
carreteras, cercas, etc., que se encuentren infestadas de coquito, se recomienda controlar
esas fuentes de infestación con un herbicida como el bromacil, que usado en altas dosis
actúa como un esterilizador del suelo.

El glifosato es un herbicida de uso posemergente y altamente sistémico, es decir, dentro


de la planta de coquito se transloca rápidamente hacia los órganos subterráneos, donde
inhibe el brote de los tubérculos y eventualmente contribuye a su destrucción.

CARACTERÍSTICAS DEL PRODUCTO

Sempra es un herbicida granulado recomendado para el control postemergente de


cebollín (Cyperus rotundus) en cultivos de maíz (aplicado en postemergencia del cultivo
y de la maleza) y en soja (aplicado en postemergencia de la maleza y presiembra
anticipada del cultivo). Su principio activo es el halosulfurón, formulado al 75%.

12
MODO DE ACCIÓN

Penetra principalmente por hojas y también por raíces.

Sempra atraviesa la cutícula y membranas celulares en las hojas, traslocándose por


floema hasta los puntos de crecimiento (meristemas) activos. Allí inhibe la acción de la
enzima ALS (acetato-lactato sintetasa), responsable de la síntesis de tres aminoácidos

esenciales (valina, leucina e isoleucina), con lo que la planta deja de sintetizar proteínas

y se interrumpen todos los procesos metabólicos que dependen de ello.

Cuando Sempra se aplica directamente al suelo, es absorbido por las raicillas desde el
inicio de la brotación, y se trasloca por xilema, y luego también por el floema, hacia los
meristemas, donde cumple con la misma acción que se explicó anteriormente.

SÍNTOMAS

Como es característico de la familia química a la que pertenece, los síntomas de control


con Sempra aparecen lentamente,

observándose una necrosis inicial en la base de las hojas (pseudo-tallo) del cebollín,
seguida por una clorosis y necrosis del

resto de la superficie foliar. El tubérculo se torna harinoso y se necrosa progresivamente.

La aparición de síntomas en el cebollín se hace notable a partir de los 12-15 días después
de la aplicación de Sempra.

SELECTIVIDAD

El mecanismo de selectividad de Sempra se basa en su penetración más lenta y su


completa metabolización en los cultivos para

los que se recomienda. Sempra puede utilizarse en postemergencia sobre todos los
híbridos de maíz, y en presiembra anticipada

de todas las variedades de soja. Se está trabajando en la ampliación a otros cultivos como
arroz, caña de azúcar, sorgo y frutales.

13
DOSIS

La dosis recomendada de Sempra para el control de Cyperus rotundus es de 100 gr/ha.


En casos de muy altas densidades

de la maleza, la dosis puede elevarse hasta 150 gr/ha. En los casos de cultivos con
tecnología RG/RR la dosis

recomendada de Sempra es de 30 a 50 gr/ha (dependiendo del grado de infestación de la


maleza) en mezcla de tanque

con 1,3 Kg/ha de Roundup Ultramax.

En todos los casos, es fundamental el agregado de un tensioactivo no iónico, a razón de


0,5-1% v/v, en el tanque de la

pulverizadora, debido a la serosidad de la hoja de la maleza.

RECOMENDACIONES DE USO EN MAÍZ

Para cultivos convencionales:

• 100 g/ha para bajas densidades de cebollín.

• 150 g/ha para altas densidades de cebollín.

• Usar tensioactivo no iónico, a razón de 0,5-1% v/v, en el tanque de la pulverizadora.

Para cultivos RG/RR:

• 30 g/ha de Sempra + 1,3 Kg/ha de Roundup Ultramax para bajas densidades de cebollín.

• 50 g/ha de Sempra + 1,3 Kg/ha de Roundup Ultramax para altas densidades de cebollín.

• Usar tensioactivo no iónico, a razón de 0,5-1% v/v, en el tanque de la pulverizadora.

• Momento de aplicación: El mejor resultado de control de cebollín con Sempra se logra


cuando la aplicación se efectúa

sobre plantas de esa maleza emergidas hasta unos 10-12 cm. en activo crecimiento, con
humedad edáfica y temperatura

media. Como referencia, ese tamaño de cebollín generalmente coincide con un cultivo de
maíz en el estado de 4 a 5 hojas.

14
• Compatibilidad: Sempra es compatible con algunos herbicidas residuales y/o
sistémicos, selectivos para el cultivo a

tratar. También con algunos insecticidas y fertilizantes. Sempra no es compatible con


herbicidas de contacto.

• Malezas que controla: Sempra se recomienda para el control de cebollín y chufa en


postemergencia de maíz y siembra anticipada de soja.

Cuadro de herbicidas.

15
bibliografía

Lo más importante es prevenir la infestación de coquito, observando las

siguientes recomendaciones:

1. Lavar la maquinaria cuando salga de un lote o finca infestados de la maleza.

2. Controlar los focos de infestación que se encuentran en las carreteras y caminos.

3. Revisar los materiales de construcción (grava, balasto, etc.).

4. No trasplantar plantas ornamentales o árboles frutales provenientes de viveros


infestados.

5. Evitar la entrada del coquito por los canales de riego.

Bendixen, L.E. and E.W. Stroube. 1975. Vellow and purple nutsedge: two weed

species 01 world wide significance. Weeds today/Fall pp. 9 and 15.

Bhardwaj, R.B.L. and R.O. Verma. 1968. Seasonal development 01 Cyperus rotundus.
Indian J. Agric. Sci. 38(6): 950·957.

Cayon, G. 1977. La Cortadera. Revista Comalfi Vol. 4(4): 243·244 .Cevallos, A. y D.


Navia. 1971. Biología y Comportamiento de Bactra sp. (Olethereui·

tidae, Lep.) en Cyperus rotundus.1ll Seminario de Comalfi. Palmira, Colombia.pp. l.

Claver, F.K. 1976. Diferencias comparativas de dos ecotipos de Cyperus rotundus L.

Il! Congreso de AI:¡AM y Vil! Reunión de ASAM. Mar del Plata, Argentina.

Resúmenes. pp. 5.

Cruz, R. y J. Cárdenas. 1974. Resumen de la investigación sobre control de coquito

(Cyperus rotundus L.) en el Valle del Sinú, Depto. de Córdoba, Colombia.

Revista Comalfi. 1:3·22.

Concha, A.; J. 0011: C. Fuentes y W. Piedrahíta. 1976. Nuevos herbicidas para el

control de coquito. vm Seminario Comalfi, Resúmenes. Barranquilla, Colom·

bia. pp. 4445.

16