Vous êtes sur la page 1sur 11

Investigue la biografía y contribución de

Inventores famosos en el periodo 1800 a 1900


Jesús Guadalupe López Hernández
Ingeniería en comunicaciones y electrónica
División de ingenierías campus Irapuato-Salamanca
Universidad de Guanajuato
Salamanca, Guanajuato México
Jg.lopezhernandez@ugto.mx

Resumen:

1. Introducción.
La siguiente tarea consistirá en la busque y resumen de las biografías de los inventores y científicos más
importantes del Siglo XIX, así como mencionar sus contribuciones más importantes.

2. Heinrich Rudolf Hertz. (Hamburgo Confederación Germánica 1857 -


Bonn Imperio Alemán 1894).
Heinrich Rudolf Hertz nació en Hamburgo el 22 de febrero de 1857. Sus padres eran Gustav Ferdinand Hertz,
de ascendencia judía, y Anna Elisabeth Pfefferkorn, de creencias luteranas. Heinrich y sus cuatro hermanos
menores fueron educados en la religión materna. Su padre fue abogado de profesión y posteriormente
senador en Hamburgo.

Fue alumno de Gustav Kirchhoff y Hermann von Helmholtz y, posteriormente, ayudante de éste, quien le
informó sobre un premio que, desde 1879, ofrecía la Academia de Ciencias de Berlín a quien hallase una
confirmación experimental de la relación entre las acciones electromagnéticas y la polarización de un
dieléctrico; se trataba de demostrar la existencia de las "ondas electromagnéticas", previstas por medio del
cálculo matemático ya en el año 1870 por el físico inglés James C. Maxwell. Heinrich Hertz no mostró interés
en un principio hacia aquel galardón, pero tuvo conocimiento de que en Holanda Hendrik Lorentz intentaba
formular una teoría aplicable a tal clase de fenómenos.

En la Technische Hochschule. Hertz contaba con los instrumentos adecuados y logró demostrar en 1887 la
propagación de la acción electromagnética en el espacio.

Hertz divulgó los resultados en el artículo Oscilaciones eléctricas muy rápidas, publicado en los Wiedemann
Annalen (1887). Continuando sus investigaciones experimentales en los dos años siguientes, Hertz consiguió
medir la longitud de onda y la velocidad de propagación de las ondas electromagnéticas, y halló para su
velocidad un valor muy aproximado al previsto por Maxwell.

Mostró que estas ondas son "transversales", como las de la luz, y descubrió asimismo que en las ondas
electromagnéticas se daban también los fenómenos de reflexión, refracción y polarización. Con todo ello la
teoría electromagnética de Maxwell, formulada dieciséis años antes, encontró una confirmación experimental
y fue posible establecer la naturaleza electromagnética de la luz.

En 1889 ocupó la cátedra de Física en la Universidad de Bonn, y allí realizó investigaciones sobre descargas
eléctricas en gases. En 1892 descubrió la permeabilidad de la materia para los electrones, bombardeando
éstos a través de una lámina de oro a partir de un tubo generador de rayos catódicos. Dos de sus obras
principales, Investigaciones sobre la propagación de la fuerza eléctrica y Los principios de la mecánica, fueron
escritas en esta época.

Heinrich Rudolf Hertz falleció, tras una larga y dolorosa enfermedad, el 1 de enero de 1894, en Bonn, a causa
de granulomatosis de Wegener. Tenía 37 años.

3. Nikola Tesla (Smiljan 1856 – Nueva York 1943).


Nikola Tesla nació el 10 de julio de 1856 en Smiljan, un pequeño pueblo perteneciente al Imperio
austrohúngaro, situado hoy en territorio croata. Sus padres eran de origen serbio. El padre era sacerdote de
la iglesia ortodoxa serbia y la madre analfabeta, pero muy habilidosa para construir herramientas artesanales.
Tesla fue el cuarto de cinco hijos. La familia se mudó a Gospić en 1862 y el niño Nikola comenzó sus estudios
en la escuela de Karlovac, donde aprendió aritmética, alemán y religión.

En 1875, se matriculó gracias a una beca en la Escuela Politécnica de Graz (Austria), cursando estudios
superiores de ingeniería. En 1878, abandonó la universidad y se trasladó a Maribor, actual Eslovenia, para
trabajar como ayudante de ingeniería durante un año. Retomó sus estudios en la Universidad Carolina en
Praga. Sin embargo, tras el fallecimiento de su padre abandonó de nuevo las aulas, llegando a completar solo
un curso. Su tío Pavle le consigue trabajo junto a Tivadar Puskás que estaba instalando la primera Central
Telefónica de Budapest. Nikola Tesla prefiere trabajar entretanto como delineante en la Central de Telégrafos
donde traba amistad con el inventor Nebojša Petrović. Juntos trabajaron en un proyecto basado en el uso de
turbinas gemelas para producir energía continua. Inaugurada la central telefónica de Budapest, a Tesla le
asignan el puesto de electricista jefe. También desarrolló un dispositivo que, de acuerdo con algunos, era un
repetidor telefónico o amplificador, pero que, según otros, pudo haber sido el primer altavoz.

Comenzó un nuevo empleo como ingeniero de dinamos en la Continental Edison Company tras instalarse en
París en 1882. La compañía era la filial francesa de Edison Electric Light Co una de las empresas de Thomas
Alva Edison. Un año más tarde en Estrasburgo Tesla diseñó el motor de inducción, que despertó escaso interés
en Europa. Y es en 1884 cuando recibió una oferta para cruzar el Atlántico y trabajar con Thomas Edison como
ingeniero eléctrico en su Edison Machine Works. Tesla introdujo importantes mejoras en la línea de
fabricación de dinamos en los Laboratorios Edison de New Jersey.

En aquella época Tesla estaba muy interesado en el estudio de la corriente alterna, algo que Edison veía en
parte como competencia a sus instalaciones de corriente continua que desde hacía unos pocos años
monopolizaba la iluminación de Nueva York y otras ciudades de EE. UU. Aun así, Edison contrató a Tesla con
el fin de que mejorara los diseños de sus generadores de corriente continua.

En 1886, Tesla puso en marcha la Tesla Electric Light & Manufacturing. Sin embargo, sus inversores no
confiaron en el proyecto de desarrollo del motor de corriente alterna y le obligaron a abandonar la empresa.
Durante el periodo comprendido entre 1886 y 1887 trabajó como obrero en Nueva York como única vía para
conseguir recursos y continuar el proyecto. Tesla diseñó un motor de inducción sin escobillas en 1887,
alimentado con corriente alterna, que presentó en el American Institute of Electrical Engineers, pero no logró
la patente, pues Galileo Ferraris lo había construido hacía unos pocos meses.

En aquellos años Westinghouse compró a Tesla sus 40 patentes para la manipulación de la energía eléctrica y
le ofreció además el pago de royalties por la explotación de la energía eléctrica que se generase con sus
inventos.

La comercialización de la corriente alterna fue el inicio de la Guerra de las Corrientes. Tesla y Edison eran
defensores respectivos de la corriente alterna y la corriente continua. Tesla afirmaba que si los generadores
fuesen de corriente alterna la rentabilidad aumentaría ya que, según decía, todas las energías son cíclicas.
Edison, por su parte, defendía el uso de la corriente continua pues había efectuado grandes inversiones en
equipos e instalaciones a lo largo de la costa atlántica de los EEUU. En los años siguientes Tesla se concentraría
en la experimentación especialmente en el campo de las ondas de radio y de las altas frecuencias.

En 1890 consiguió iluminar un tubo de vacío sin cables, haciéndole llegar la energía necesaria a través del aire.
Este fue el comienzo de la gran obsesión de Tesla: la transmisión inalámbrica de energía, basándose en la
conductividad eléctrica. Un año más tarde creó la bobina de Tesla, compuesta por una serie de turbinas que
generan descargas eléctricas con un alcance de varios metros. El invento fue parte fundamental de los
aparatos de radio y televisión posteriores. Con esta bobina fue capaz de crear un campo de alta tensión y alta
frecuencia.

Dos años después descubrió el fenómeno de carácter ondulatorio denominado "luz de Tesla" en las corrientes
alternas de alta tensión y alta frecuencia. Mediante el estudio de estas corrientes, observó que las lámparas
de incandescencia de un único polo emiten luz cuando se las aproxima a un conductor por el que circula
corriente eléctrica, y que los tubos de vidrio vacíos brillan, aunque carezcan de electrodo si se les conecta por
uno de sus extremos y se aproxima el otro a un conductor por el que fluye corriente de alta frecuencia.
También se percató de que el cuerpo humano es capaz de conducir estas corrientes de alta frecuencia sin
experimentar daño alguno.

Realizó experimentos sobre la resonancia mecánica con osciladores electromecánicos. Con 36 años recibió las
primeras patentes vinculadas a la alimentación polifásica Entre 1892 y 1894 fue vicepresidente del Instituto
Americano de Ingenieros Eléctricos.

En 1893 presentó sus principios teóricos ante el Instituto Franklin en Filadelfia y la National Electric Light
Association. Tesla y George Westinghouse presentaron la alimentación mediante corriente alterna en la
Exposición Universal de Chicago en 1893. La demostración permitió iluminar la exposición ante los visitantes.
También, mostraron lámparas fluorescentes y bombillas de Tesla.

En el mismo año consiguió transmitir energía electromagnética sin cables a través de uno de sus inventos, el
radiotransmisor, para el que solicitó la correspondiente patente en 1897. Sin embargo, Guglielmo Marconi
fue quien realizó la primera transmisión en 1899. A partir de entonces, Tesla y Marconi estuvieron marcados
por una complicada relación de competitividad y lucha por los derechos del invento. No fue hasta 1943, una
vez muerto Tesla, cuando la Corte Suprema de los EE. UU. reconoció la prioridad de Tesla sobre la patente de
la radio. Pero este gesto estaba destinado más bien a evitar la demanda que Marconi había iniciado contra el
Gobierno de EE. UU. por utilizar su radio durante la I Guerra Mundial.

En 1895 Tesla investigó cómo el aire en estado de licuefacción absorbía más calor del que necesitaba. De este
modo, al retornar a estado gaseoso se podía usar para mover un dispositivo. Sin embargo, antes de concluir
el trabajo su laboratorio se incendió y perdió todos los avances.
En sus últimos años Tesla se dedicó casi por completo a su gran sueño de transmitir energía de forma aérea,
sin cables, aprovechando la conductividad de las capas superiores de la atmósfera, la ionosfera, para
distribuirla libremente por todo el planeta. Tesla habilitó el laboratorio Wardenclyffe para la construcción de
una enorme torre de más de 60 metros de alto llamada Wardenclyffe Tower o Torre de Tesla, gracias a la
financiación de J. Pierpont Morgan.

Mediante esta torre intentó demostrar que era posible enviar y recibir información y energía sin necesidad de
utilizar cables. El experimento demostró que la transmisión de energía sin cables era posible. Además,
encendió decenas de bombillas que habían enterrado parcialmente en el terreno cercano. Las bombillas se
iluminaron sin cables ni conectores, solo aprovechando la diferencia de potencial entre el suelo y el aire
ionizado por la alta tensión en la cúspide de la torre. Como consecuencia de una disputa entre Morgan y Tesla
respecto al uso final de la torre, Morgan retiró la inversión. La torre estaba incompleta y fue demolida en 1917
por razones de seguridad en tiempos de guerra. Hoy se conserva el edificio base del laboratorio con una placa
conmemorativa en recuerdo de Tesla, que se colocó en 1976 con motivo de su 120º aniversario.

En 1915 el New York Times anunció que Tesla y Edison compartirán el Premio Nobel de Física de ese año.
Ninguno lo recibió y se especulaba que Tesla lo rechazó para no tener que compartirlo con Edison y porque
Marconi había recibido el suyo.

En 1917 Tesla recibió la medalla Edison, uno de los premios más importantes en la ingeniería eléctrica de los
Estados Unidos. En el discurso de concesión el vicepresidente Behrend del Institute of Electrical Engineers
pronunció las siguientes palabras: "Si eliminásemos de nuestro mundo industrial los logros conseguidos por
Nikola Tesla, las ruedas de la industria cesarían de girar, nuestros trenes eléctricos se detendrían, nuestras
ciudades estarían a oscuras y nuestros molinos morirían".

En 1934 la ciudad de Filadelfia le concedió la medalla John Scott por su sistema polifásico. Tesla era miembro
de honor de la National Electric Light Association y miembro de la American Association for the Advancement
of Science. Declinó una invitación del Káiser Guillermo II para visitar Alemania y recibir una alta condecoración.

En su honor se denomina 'tesla' a la unidad de medida de la intensidad del flujo magnético en el sistema
internacional.

Nikola Tesla murió de un infarto en Nueva York el 7 de enero de 1943 en la doble suite nº 3327 del Hotel New
Yorker en la que vivió sus últimos diez años. Murió estando solo, casi arruinado y bastante olvidado, rodeado
de teorías de conspiraciones y robos debido a la desaparición de muchos de sus papeles, notas y esquemas
técnicos.

4. Guglielmo Marconi (Bolonia 1874 – Roma 1937).


Guglielmo Marconi nació en Bolonia (Italia) el 25 de abril de 1874, hijo de Giuseppe Marconi, terrateniente y
banquero, y de Annie Jameson, de origen irlandés, nieta del fundador de la famosa destilería de whisky,
Jameson & Sons.

Su educación comenzó con las clases particulares en el hogar que le impartió hasta los 12 años Vicenzo Rosa,
físico, quien inculcó en el niño el interés por la ciencia física y la corriente eléctrica en particular. A los 20 años
Marconi comenzó a asistir a las clases en la Universidad de Bolonia, donde estudió los primeros desarrollos
matemáticos de James Clerk Maxwell, y tuvo la oportunidad de consultar un artículo escrito por Heinrich
Rudolf Hertz en el que divulgaba la propagación de las ondas electromagnéticas por el éter y los principios de
su oscilador. Hertz estudiaba la analogía entre las ondas electromagnéticas y las ondas luminosas, pero no
llegó a establecer una relación práctica. De su lectura Marconi dedujo que el oscilador de Hertz se podría
utilizar para transmitir señales telegráficas inalámbricas, trabando a ese fin amistad con el telegrafista Nello
Marchetti lo que le permitió conocer la telegrafía y el código Morse.

En 1894, en una finca que poseía la familia cerca de Bolonia, Marconi construyó un emisor basado en el
modelo creado por Hertz y un receptor inspirado en el efecto descubierto por el ingeniero francés Édouard
Branly, comprobando que era posible mejorar el alcance de las transmisiones utilizando antenas verticales.
Entre sus logros se encontraban una mayor sensibilidad del oscilador y del receptor inalámbrico, así como un
incremento de la potencia y mayor cobertura de distancia. Tras muchas pruebas a lo largo de un año logró
que su transmisor cubriera una distancia de 2 km e incluso superara obstáculos naturales.

A sus 23 años realizo una demostración en La Spezia para el gobierno italiano, pero su 'Sistema de Telegrafía
Inalámbrica' no despertó interés en Italia. Se encaminó al país de su madre donde, en colaboración con su
primo el ingeniero Henry Jameson Davis, creó la Wireless Telegraph and Signal Company, Ltd. inicialmente
destinada a dar a conocer su invento, que patentó con el nº 7777 bajo el título de "sintonía o telegrafía
sintónica", y que acabaría perdiendo en beneficio de N. Tesla, O. Lodge y J. Stone.

Marconi mostró su invento en la llanura de Salisbury a través del canal de Bristol y estableció la comunicación
inalámbrica a través de los 16 km del Canal de la Mancha en 1899. Más tarde los objetivos de la compañía
derivarían hacia la explotación comercial de la radio, y en 1900 la compañía pasó a denominarse Marconi´s
Wireless Telegraph Company, Ltd.

A partir de 1931 sus investigaciones derivaron en la radiotelefonía a través de microondas, inaugurando el


primer enlace de radiotelefonía por microondas en el mundo entre la Ciudad del Vaticano y la residencia papal
en Castelgandolfo. También puso en servicio la Radio Vaticana el 12 de febrero de 1931 durante el papado de
Pío XI.

Guglielmo Marconi recibió el Premio Nobel de Física en 1909, compartido con Karl Ferdinand Braun.

El 20 de julio de 1937 las ondas hertzianas transmitieron la noticia del fallecimiento en Roma del inventor de
la telegrafía inalámbrica, precursora de la radio. Ese mismo día las radioemisoras de todo el mundo
interrumpieron sus transmisiones y guardaron un minuto de silencio en su honor.

5. Jean-Baptiste Joseph Fourier (Auxerre 1768 - París, 1830.)


Jean-Baptiste Joseph Fourier nació en Auxerre el 21 de marzo de 1768, hijo de un humilde sastre. Su familia
provenía de la Lorena. Huérfano a los ocho años, fue recogido por el organista de la catedral y director de un
pensionado, Joseph Pallais, seguidor de las teorías de Rousseau quién le enseñaría a leer y escribir y le
formaría en sus mismos ideales. El buen comportamiento del pequeño Fourier fue observado por una dama
caritativa que lo recomendó al obispo para que lo admitieran en la Escuela militar de Auxerre, dirigida por los
monjes benedictinos de la congregación de Saint-Maur. Es aquí donde Joseph Fourier destaca en todas las
materias y especialmente en matemáticas, cuyos problemas estudiaba durante la noche escondido en un
armario. Su brillante reputación hizo que los benedictinos quisieran que se uniese a su congregación y fue
enviado al noviciado de Saint-Benoit-sur-Loire, donde le encargaron del curso de matemáticas.

A la edad de 14 años Fourier había completado el estudio de los seis volúmenes de la Théorie générale des
équations algébriques, redactada por el prestigioso matemático Étienne Bézout, y un año más tarde fue
premiado por su conocimiento del Traité théorique et expérimental d'hydrodynamique y del Traité
élémentaire de méchanique statique, escritos por el matemático enciclopedista Charles Bossut. A los 20 años,
Fourier escribió una memoria sobre las ecuaciones algebráicas, que fue presentada a la Academia de Ciencias,
mereciendo el reconocimiento de Lagrange, Monge y Laplace.
A finales de 1794 se incorporó a la Escuela Normal Superior de París donde contó con profesores como
Lagrange y Laplace. En 1795 ocupó la cátedra de Análisis y Mecánica dejada por Lagrange. En 1798 el
Directorio aprueba la Campaña de Egipto y encomienda su dirección al general Bonaparte. Por el carácter
científico añadido a su carácter marcial, también es conocida como Expedición de Egipto, de la que Joseph
Fourier forma parte como consejero científico con rango diplomático.

Ya en Francia, en 1802 Napoleón lo nombra director del departamento de Estadística del Sena y prefecto del
Departamento de Isère. En 1809 le concedió el título nobiliario de barón. En 1810 crea la Facultad Imperial de
Grenoble, de la que Fourier será rector, y en 1815 la Academia del Delfinado.

Comenzó a investigar los fenómenos de propagación y difusión del calor que le permitieron modelar la
evolución de la temperatura a través de series trigonométricas. Estos trabajos mejoraron el modelado
matemático de fenómenos físicos y contribuyeron a los fundamentos de la termodinámica.

En 1815 Fourier dimite de sus cargos para trasladarse a París. Fourier sobrevive a la caída de Napoleón y recibe
honores de los Borbones. Es admitido en la Academia de Ciencias de Francia en 1817 y cinco años más tarde
es nombrado secretario perpetuo de las secciones de matemáticas y física.

Fourier descubrió el teorema que lleva su nombre, que también puede ser empleado en el estudio de la luz,
del sonido y de cualquier fenómeno ondulatorio. Completó su estudio sobre la teoría matemática de la
conducción del calor, encontró que algunas series sinusoidales relacionadas armónicamente eran útiles para
representar la distribución de la temperatura a través de un cuerpo y lo publicó en un libro llamado Théorie
analytique de la chaleur en 1822. Estas series infinitas de funciones trigonométricas, ahora conocidas como
las series de Fourier, constituyen la herramienta matemática básica del análisis empleado para analizar
funciones periódicas a través de la descomposición de dicha función en una suma infinita de funciones
sinusoidales mucho más simples

Las series de Fourier inspiraron a Ohm razonamientos análogos sobre el flujo eléctrico. Estas series fueron de
notable importancia posterior para el avance del análisis matemático y con interesantes aplicaciones para la
resolución de muchos problemas de física e ingeniería. Es además una herramienta sumamente útil en la
teoría matemática abstracta. Áreas de aplicación incluyen análisis vibratorio, acústica, óptica, procesamiento
de imágenes y señales, y compresión de datos. En ingeniería, para el caso de los sistemas de
telecomunicaciones, y a través del uso de los componentes espectrales de frecuencia de una señal dada, se
puede optimizar el diseño de un sistema para la señal portadora del mismo.

Jean-Baptiste Joseph Fourier falleció en París el 16 de mayo de 1830.

6. Edwin Howard Armstrong (Nueva York 1890-1954).


Ingeniero eléctrico e inventor norteamericano, famoso por sus importantes aportaciones al desarrollo de la
radio. Después de su graduación ingresó en la Universidad de Columbia, poco después de que Lee De Forest
acabase de inventar el triodo (audión era el nombre original). Estudió concienzudamente todas las
características eléctricas del nuevo componente electrónico y diseñó varios receptores que empleaban este
tubo de vacío.

Durante la Primera Guerra Mundial trabajó en los laboratorios de la U.S. Army Signal Corps, en París, donde
desarrolló el receptor superheterodino, diseño en el que se basan el 99% de los receptores de radio y de
televisión de todo el mundo. Este receptor constituyó la pieza básica que permitió la extensión de la
radiodifusión a todos los ámbitos, ya que era mucho más sensible, robusto, estable y selectivo.
Después de la guerra, vendió sus patentes a algunas compañías a cambio de acciones y volvió a la Universidad
de Columbia, donde trabajaría como asistente del eminente físico Michael Pupin. La eclosión de la
radiodifusión, a partir de los años 20, hizo de la noche a la mañana de Armstrong un millonario, aunque no
abandonó su trabajo en la universidad, donde buscaba soluciones para el ruido estático y las interferencias
de las emisiones de radio.

En 1933, Armstrong patentó un nuevo sistema de transmisión y recepción basado en la modulación de


frecuencia que necesitaba equipos de diseño completamente nuevo. El mayor problema que presentaba el
nuevo sistema es que era absolutamente incompatible con las radios ya establecidas, y su idea no tuvo la
aceptación que él esperaba. Para demostrar su sistema, Armstrong invirtió más de 300.000 $ de la época en
construir una emisora completamente nueva y receptores. Pero la guerra reclamó de nuevo que Armstrong
tuviese que trabajar para el ejército, y su proyectó quedó paralizado.

Después de la guerra, cuando la frecuencia modulada (FM) comenzaba a captar adeptos, Armstrong se vio de
nuevo envuelto en interminables pleitos por sus patentes.

7. Alexander Graham Bell (Edimburgo 1847 – Beinn Bhreagh 1922).


Alexander Graham BELL nació el 3 de marzo de 1847 en Edimburgo (Escocia) en el seno de una familia
dedicada a la locución y corrección de la pronunciación, puesto que tanto su abuela como su madre padecían
sordera. Su padre dedicó su vida a estudiar la sordera y elaboró numerosas investigaciones sobre el tema.
Destacan The Standart Elocutionist (1860) y Tratado en el discurso visible (1868). Ideó una técnica de locución
que denominó “Discurso Visible” basada en un tipo de lenguaje de signos.

El Boston School for Deaf Mutes le ofreció a su padre un puesto como profesor para enseñar sus técnicas de
lenguaje de signos, que rechazó en favor de su hijo. En 1871, Bell impartió el curso en Boston, más tarde en
la Escuela Americana para Sordomudos en Hartford y en la Escuela Clarke en Northampton. A su regreso a la
granja, se centró en los experimentos en torno al telégrafo armónico. Partió de la idea de transmitir mensajes
a través de un alambre mediante pulsos diferentes. En 1872, fundó la Vocal Physiology and Mechanics of
Speech, una escuela propia orientada a la enseñanza de técnicas vocales.

En 1860, Antonio Meucci había realizado una exhibición pública del “Teletrófono” en la que posibilitó la
transmisión de voz de un cantante a distancia a través del invento. Meucci se decide finalmente a solicitar la
patente de su invento, pero como no dispone de 250.-$ para obtener una patente definitiva, lo registra
provisionalmente como ‘sound telegraph ’ el 28 de diciembre de 1871 con la posibilidad de renovar la patente
en los dos años siguientes. Presenta su ‘telégrafo parlante’ a un empresario llamado Edward B. Grant,
vicepresidente de una filial de la Western Union Telegraph Company, en la trabajaban como consultores
Alexander Graham Bell y Elisha Gray, haciendo entrega de abundante documentación sobre su invento. Al no
recibir respuesta durante dos años Meucci pide le devuelvan su material y Grant responde que lo han perdido.

En diciembre de 1874, Antonio Meucci no puede pagar los 10.-$ necesarios para renovar su patente y la pierde.

Al enterarse Meucci de la patente de Bell, inició un proceso judicial para reclamar la propiedad del invento.
Sin embargo, Bell ejerció un enorme poder en torno a los agentes que influyeron alrededor de la autoría. La
patente supuso el principio de una era de gloria alrededor del nombre de Alexander Graham Bell. Realizó
numerosas exhibiciones, conferencias y actos para presentar el teléfono tanto ante el ámbito científico como
el civil. La demostración que mayor efecto generó fue la orquestada en la Exposición del Centenario en
Filadelfia en 1876. Tras esta presentación multitudinaria, Bell hizo demostraciones privadas ante William
Thomson, primer barón Kelvin, y la Reina Victoria I de Reino Unido.

En 1877 se forma la Bell Telephone Company en Estados Unidos, que compra dos años más tarde las patentes
de Thomas Edison sobre el micrófono de carbón de la Western Union.

En 1880 la Academia Francesa de las Ciencias le entregó el premio Volta. El premio incluía 50 mil francos, que
invirtió en el desarrollo del “Fotófono”, junto a Charles Sumner Tainter. El “Fotófono” tenía como objetivo
transmitir el sonido a través de un haz de luz. También, trabajó sobre un proyecto que consistía en grabar un
campo magnético para reproducir sonidos. La idea quedó en el olvido tras no lograr construir un prototipo
factible. Sin embargo, después de un siglo se materializó en las cintas magnéticas. Bell registró un total de 18
patentes individuales y 12 conjuntas.

En 1915, Bell realizó la primera llamada telefónica transcontinental desde Nueva York hasta San Francisco
(California), donde la recibió Thomas Watson. El periódico The Globe publicó en su portada al día siguiente:
“Enviada por teléfono la primera información por una voz humana a través de hilos”. A partir de entonces
todos los periódicos de América del Norte y Europa publicaron la noticia.

Bell recibió varias distinciones, entre ellas la Legión de honor del gobierno francés, el premio Volta ya
mencionado, la medalla Albert de la Royal Society of Arts, la medalla Edison, y un doctorado por la Universidad
de Würtzburg. También se adjudica a Bell la invención del detector de metales en 1881.

Alexander Graham Bell falleció el 2 de agosto de 1922 por complicaciones derivadas de la diabetes en su casa
de campo de Beinn Bhreagh. El día de su entierro los servicios telefónicos de los Estados Unidos se pararon
durante un minuto en su honor.

8. Michael Faraday (Newington Butts Surrey 1791 – Hampton Court


Londres 1867).
Michael Faraday nació el 22 de septiembre de 1791 en Newington Butts, en aquella época una zona urbana
del condado de Surrey, en el sureste de Inglaterra. Su padre, James Faraday, pertenecía a una corriente
cristiana, la Glassite, y era herrero en el pueblo de Outhgill. Su madre era Margaret Hastwell, quien hasta el
momento de su matrimonio se había dedicado al servicio doméstico.

Michael recibió poca educación formal debido al clima de pobreza en el que creció. La fe en Dios fue
fundamental en su vida personal y en sus investigaciones. En 1805 empezó como aprendiz en la
encuadernación y venta de libros y durante este periodo, siete años, se dedicó intensamente a la lectura y se
convirtió en un entusiasta de los fenómenos eléctricos, comenzando a experimentar desde joven.

En 1812 asistió en la Royal Institution a conferencias del químico Humphry Davy, tomó apuntes
minuciosamente redactados, como hombre metódico que era, y envío una copia a Davy con una solicitud de
empleo. Un año más tarde, se convirtió en su ayudante de laboratorio. En 1820 Faraday había alcanzado una
completa formación en química, permaneciendo en la Royal Institution hasta el año 1861.

En 1825 Michael Faraday inició las Royal Institution's Christmas Lectures, una serie de charlas anuales sobre
curiosidades y avances científicos de la época dirigidas especialmente a los niños que, como él mismo, no
tuvieron acceso a una educación de mayor nivel.
En 1831 Faraday descubrió la inducción electromagnética enroscando un solenoide en un tubo de hierro en
forma de U, sobre el que hizo pasar una corriente mientras que en otro solenoide arrollado en la otra rama
de la U aparecía entonces una corriente inducida. La Ley de inducción electromagnética de Faraday (o
simplemente 'Ley de Faraday') establece que el voltaje inducido en un circuito cerrado es directamente
proporcional a la rapidez con que cambia en el tiempo el flujo magnético que atraviesa una superficie
cualquiera con el circuito como borde. El principio de inducción abrió el camino a la ciencia aplicada, haciendo
posible la dinamo y el generador electromecánico.

En 1836 Faraday descubrió la llamada 'Jaula de Faraday', una caja metálica que protege de los campos
magnéticos estáticos y cuya utilidad consiste en proteger de descargas eléctricas. Se basa en las propiedades
de un conductor en equilibrio electrostático. Muchos dispositivos de nuestra vida cotidiana están provistos
de la Jaula de Faraday: microondas, escáneres, cables, etc. Y muchos otros, a pesar de no estar provistos de
la Jaula, actúan como tal, como el caso de ascensores, coches, aviones, etc.

En el año 1845 descubrió el llamado 'Efecto Faraday', consistente en la desviación del plano de polarización
de la luz como resultado de un campo electromagnético al atravesar un material transparente, como el vidrio.
Primer caso de interacción entre el magnetismo y la luz. La importancia de este efecto radica en su naturaleza
electromecánica, como fue demostrada con posterioridad por James Clerk Maxwell en 1873.

La unidad de capacidad eléctrica del Sistema Internacional de Unidades se denomina Faradio (F), en honor a
Michael Faraday. Un Faradio representa la capacidad de un condensador entre cuyas armaduras existe una
diferencia de potencial eléctrico de un Voltio (1 V), cuando aquél está cargado de una cantidad de electricidad
igual a un Culombio (1 C).

Entre los descubrimientos químicos de Faraday, además de las leyes de la electrólisis, se incluyen la
licuefacción de cloro en el año 1823 y la del benceno en el año 1825.

Tras sufrir varios achaques, en su mayoría mentales, Michael Faraday falleció el 25 de agosto de 1867 en
Hampton Court (Londres).

9. Antonio Santi Giuseppe Meucci (Florencia 1808 - Nueva York 18


1889).
Antonio Santi Giuseppe Meucci nació en 1808 en Florencia, donde estudió dibujo y mecánica en la Accademia
di Belle Arti. Hacia 1834 trabajó como mecánico en el Teatro Pergola de Florencia, encargado de diseñar nueva
maquinaria para el cambio de escenarios durante las representaciones.

Tras haber sido acusado y encarcelado en su Florencia natal por participar en una conspiración del
Movimiento de Unificación Italiana, Antonio Meucci aceptó en 1835 una oferta de un empresario teatral
cubano para hacerse cargo del puesto de jefe de mecánica en el Teatro Tacón de La Habana.

En 1849 en el curso de uno de estos tratamientos, el paciente sujetaba una placa de cobre conectada a los
hilos conductores y Meucci se fue a otra habitación en la que disponía del instrumento que regulaba la
corriente suministrada, lo conectó a una batería e indicó al paciente que introdujera la placa en la boca. El
hombre dio un grito de dolor por efecto de la descarga y Meucci, desde la otra habitación, notó cómo el sonido
le había llegado con más claridad de lo que sería normal dada la distancia a que se encontraba el paciente. En
seguida acercó su oído al instrumento desde el que estaba administrando la corriente y comprobó que podía
escuchar la voz del paciente a través de él.

Meucci quiso repetir el experimento y, para evitar una nueva descarga en el paciente, aisló la placa de cobre
con una especie de embudo que alojó en la boca del paciente pidiendo a éste que hablara. Meucci se fue a la
otra habitación y pudo comprobar que efectivamente la voz del hombre llegaba hasta él a través de los
conductores con mucha claridad. Había nacido el "telégrafo para la comunicación mediante la voz" o
"teletrófono", como Meucci lo denominó.

En febrero de 1850 el Teatro Tacón sufrió un incendio quedando totalmente destruido. El empresario teatral
partió con su compañía hacia Nueva York y Meucci los acompañó en estableciéndose en Staten Island. Montó
un laboratorio en su nueva vivienda y en 1852 continuó con sus experimentos sobre el teléfono instalando
una línea entre el laboratorio en el sótano y el primer piso de su casa. En 1854 introdujo en el diseño un
electroimán de herradura, en 1858 un modelo perfeccionado del tipo con bobina y en 1859 un diafragma
metálico.

Meucci se decide finalmente a solicitar la patente de su invento, pero como no dispone de 250.-$ para obtener
una patente definitiva, lo registra provisionalmente como 'sound telegraph' el 28 de diciembre de 1871 con
la posibilidad de renovar la patente en los dos años siguientes. Presenta su 'telégrafo parlante' a un
empresario llamado Edward B. Grant, vicepresidente de una filial de la Western Union Telegraph Company,
en la trabajaban como consultores Alexander Graham Bell y Elisha Gray, haciendo entrega de abundante
documentación sobre su invento. Al no recibir respuesta durante dos años Meucci pide le devuelvan su
material y Grant responde que lo han perdido.

En diciembre de 1874, Antonio Meucci no puede pagar los 10.-$ necesarios para renovar su patente y la pierde.
Dos años más tarde, Alexander Graham Bell registró una patente de un aparato de transmisión de la voz y
creó la Bell Telephone Co. de ámbito nacional.

10. Lee de Forest (Council Bluffs 1873 - Hollywood 1961).


Ingeniero estadounidense, inventor de la válvula triodo. Estudió en la Universidad de Yale, Comenzó su carrera
profesional en la Western Electric Company; previamente había solicitado, sin éxito, trabajar con Guglielmo
Marconi y Nikola Tesla. En la Western Electric Company patentó, en 1907, la válvula termoiónica denominada
inicialmente como auditrón y conocida popularmente como triodo.

El triodo permitió la construcción de amplificadores tanto de audiofrecuencia como de radiofrecuencia, a la


vez que osciladores y complejos circuitos eléctricos utilizados en los receptores de radio hasta el
descubrimiento de los transistores. Por todo ello se le suele llamar el padre de la radio. De Forest creó
además la primera emisora: empleando sus recién descubiertos triodos, instaló una emisora de radio en la
Torre Eiffel parisina que se inauguró en 1915.

En 1920, en colaboración con la General Pictures Corporation, desarrolló un sistema para registrar la banda
sonora en las cintas cinematográficas, que no prosperó inicialmente al ser rechazado en favor de los sistemas
desarrollados por otras compañías más poderosas. Realizó una demostración pública en el teatro Rívoli de
Nueva York en 1923, cuatro años antes del estreno de El Cantor de Jazz, la primera película sonora.

La supremacía técnica del procedimiento desarrollado por Lee de Forest hizo que fuera finalmente el estándar
adoptado por la industria cinematográfica. De Forest fue además uno de los pioneros en la investigación de
las ondas radioeléctricas procedentes del espacio exterior y desarrolló un aparato de diatermia para uso
clínico. Figura asimismo entre los primeros que exploraron el camino hacia la invención de la televisión.

11. Conclusión.
Esta tarea fue muy iluminadora, ya que permitió conocer mas sobre la vida y obra de los personajes mas
importantes de este campo que son las telecomunicaciones.

12. Referencias
- http://forohistorico.coit.es/