Vous êtes sur la page 1sur 9

UNIVERSIDAD TECNICA DE MANABI

PROYECTO DE FIN DE CICLO


NOMBRE:
GENESIS DAYANA MERA PERALTA
MATERIA:
SOCIOLOGIA
CARRERA:
INGENIERIA INDUSTRIAL
 TEMA

Relacion entre padres e hijos.

 OBJETIVO

Identificar algunas diferencias entre los padres que trabajan todo el dia en comparación a los
que pasan con sus hijos

 JUSTIFICACIÓN

Este tema es de mucha controversia ahora en la actualidad debido a que los padres se
preocupan más en sus actividades laborales que de sus propios hijos. Aunque existen padres
que pasan la mayor parte del tiempo con sus hijos pero se denominan personas toxicas al
darles todo gusto.

Todo es malo en exceso y por este motivo veremos la relación entre los padres e hijos. Cada
persona es un mundo así que existen diferentes clases de padres como los que pasan
trabajando y otros que no trabajan.

 MARCO CONCEPTUAL

Cuando los dos padres trabajan y deben estar todo el día fuera de casa, es
importante encontrar y establecer momentos de encuentro entre todos. La actitud de los
padres, en ese sentido, debe estar planificada, puesto que todos los niños necesitan del afecto,
de atención, y del contacto físico con sus padres.
Los momentos que los padres comparten con sus hijos representan una riqueza, en todos los
sentidos, para ambos. En estas reuniones, los padres deben estar totalmente volcados en ellos
para escuchar con interés las experiencias vividas por los niños. Sin embargo,
los psicólogos dicen que ésta debe ser una actitud natural y no una obligación, ya que sería
contradictorio para los niños percibir la falta de placer de sus padres en este momento.
Los padres tienen la obligación de trabajar, pero deben estar siempre que sea posible, en lo
bueno y en lo malo, al lado de sus hijos; jugar y hablar con ellos. Si los niños tienen
la atención y el amor que tanto necesitan, el vínculo afectivo con sus padres estará
estimulado, y se verá incrementada su autoestima y confianza. Los niños necesitan saber que,
aunque estén lejos de sus padres, tendrán que seguir sus reglas. La educación no solamente se
marca de forma presencial.
Entrar en el mundo de los adultos - deseado y temido - significa para el adolescente la
pérdida definitiva de su condición de niño. Es un momento crucial en la vida del hombre y
constituye la etapa decisiva de un proceso de desprendimiento que comenzó con el
nacimiento. La crisis familiar que sobrevive, es una etapa normal de desarrollo, no una
tragedia, es necesaria para la afirmación de la identidad del adolescente. Esta situación puede
agravarse por la actitud de los padres.

Los cambios psicológicos que se producen en este periodo y que son el correlato de cambios
corporales, llevan a una nueva relación con los padres y con el mundo. Tanto las
modificaciones corporales incontrolables como los imperativos del mundo externo, que
exigen del adolescente nuevas pautas de convivencia, son vividos al principio como una
invasión. Esto lo lleva a retener como defensa, muchos de sus logros infantiles. Estos
cambios, en los que pierde su identidad de niño, implican la búsqueda de una nueva identidad
que se va construyendo en un plano consciente e inconsciente. El adolescente no quiere ser
como determinados adultos, pero en cambio, elige a otros como ideales. Aparece la necesidad
de diferenciarse de los padres y del niño que ha sido hasta hace poco. Por eso adopta una
jerga característica de su grupo de edad y se esfuerza por cambiar su imagen, lo que incluye
vestuario, corte y tinte de pelo, pendiente en la oreja…

La pérdida que debe aceptar el adolescente al hacer el duelo por el cuerpo es doble: la de su
cuerpo de niño cuando los caracteres sexuales secundarios lo ponen ante la evidencia de su
nuevo status y la aparición de la menstruación en la niña y el semen en el varón. Al tiempo
que percibe al aumento de su musculatura y su mayor control motriz, adquiere una atracción
por el riesgo, por probar sus límites. Unos modelos inadecuados o la constante exigencia
grupal pueden dar lugar a actos peligrosos. Esta necesidad de “excesos” se manifiesta en
llegar de madrugada, consumir alcohol más allá de lo conveniente, etc.

Solo cuando el adolescente es capaz de aceptar simultáneamente sus aspectos de niño y de


adulto, puede empezar a aceptar en forma fluctuante los cambios de su cuerpo y comienza a
surgir su nueva identidad. No solo el adolescente padece este largo proceso sino que los
padres tienen dificultades para aceptar el crecimiento a consecuencia del sentimiento de
rechazo que experimentan frente a la genitalidad y a la libre expresión y a la personalidad que
surge de ella. Este proceso de la vida cuyo sino es el desprendimiento definitivo de la
infancia, tiene sobre los padres una influencia no bien valorada hasta hoy. El adolescente
provoca una verdadera revolución en su medio familiar y social, y esto crea un problema
generacional no siempre bien resuelto. Ocurre que también los padres viven los duelos por
los hijos, necesitan hacer los duelos por el cuerpo del hijo pequeño, por su identidad de niño
y por su relación de dependencia infantil. Ahora son juzgados por sus hijos, y la rebeldía y el
enfrentamiento son más dolorosos si el adulto no tiene conscientes sus problemas frente al
adolescente. Los padres tienen que desprenderse del hijo niño y evolucionar hacia una
relación con el hijo adulto, lo que impone muchas renuncias de su parte.

Al perderse para siempre el cuerpo de su hijo niño, se ve enfrentado con la aceptación del
devenir, del envejecimiento y de la muerte. Debe abandonar la imagen idealizada de si mismo
que su hijo ha creado y en la que él se ha instalado. Ahora ya no podrá funcionar como líder o
ídolo y deberá aceptar una relación llena de ambivalencias y de críticas. Al mismo tiempo, la
capacidad y los logros crecientes del hijo lo obligan a enfrentarse con sus propias capacidades
y a evaluar sus logros y fracasos. Hasta hoy, el estudio de la adolescencia se centro solamente
sobre el adolescente. Este enfoque será siempre incompleto si no se toma en cuanta la otra
cara del problema: la ambivalencia y la resistencia de los padres a aceptar el proceso de
crecimiento. Hay tres elementos básicos en el adulto que hacen conflictiva la relación padre -
adolescente: los padres generalmente, consideran a sus hijos una prolongación de si mismos.
Intentan hacer adoptar al adolescente la conducta que a ellos les agrada, y si ese deseo no se
cumple los padres se sienten ofendidos. Están convencidos de que intentan cambiar al joven
por su propio bien, pero inconscientemente buscan que su hijo responda al ideal que ellos
marcan.

El hijo representa a un ser con múltiples posibilidades para su futuro. Ven al adolescente
como una posibilidad real para cumplir metas e ideales que ellos no alcanzaron. Para el
adulto, es muy tentador descalificar la irritabilidad y los cambios de ánimo como “problemas
hormonales”, pero no se limitan a ello. “Todo es parte del accidentado proceso de convertirse
en alguien independiente” , opina Jennifer Connolly, profesora de psicología en la
universidad de York, Toronto. “las adolescentes jóvenes reservan sus conflictos para el padre
con que pasan mas tiempo y del que mas necesitan independizarse, y en general se trata de la
madre” (fuera del ámbito académico este fenómeno se denomina: “guarda el drama para tu
mama”). Connolli agrega que las mamás discuten mas con las hijas que con los hijos varones
tal vez porque se sienten mas cómodas confiriendo autonomía a los chicos - quienes se
vuelven así mas fuertes y capaces de defenderse solos - que a las chicas, cuyo cuerpo en
desarrollo percibimos como cada vez mas vulnerables.

En desprecio que el adolescente muestra frente al adulto es, una defensa para eludir la
depresión que le impone el desprendimiento de sus partes infantiles, pero es también un
juicio de valor que debe respetarse. Además, la desidealizacion de las figuras parentales lo
sume en el más profundo desamparo. Este dolor es poco percibido por los padres, que suelen
encerrarse en una actitud de resentimiento y reesfuerzo de la autoridad, actitud que hace aun
más difícil este proceso. En la adolescencia, una voluntad biológica va imponiendo un
cambio, y el niño y sus padres deben aceptar la prueba de realidad de que el cuerpo infantil
esta perdiéndose para siempre. Ni el niño ni sus padres podrán recuperar ese cuerpo aunque
pretendan negarlo psicológicamente.

Además, debemos aceptar que la pérdida del vínculo del padre con el hijo infantil, de la
identidad del adulto frente a la identidad del niño lo enfrentan con una lucha similar a las
luchas creadas por las diferencias de clases; en ellas, los factores económicos juegan un rol
importante, los padres suelen usar la dependencia económica como poder sobre el hijo, lo que
crea un abismo y un resentimiento social entre las dos generaciones.

El adulto se aferra a su mundo de valores que con triste frecuencia es el producto de un


fracaso interno y de un refugio en logros típicos de nuestra sociedad alienada. El adolescente
defiende sus valores y desprecia los que quiere imponerle el adulto, más aún, los siente como
una trampa de la cual necesita escapar. Hemos hablado de la importancia de la palabra, de la
necesidad del adolescente de hablar de sus logros. Es frecuente que los padres se quejen de
que ya no es posible hablar entre ellos, de que los hijos adolescentes “toman la palabra” y
copan la situación. El adolescente de hoy, está harto de consejos, necesita hacer sus
experiencias y comunicarlas, pero no quiere, no le gusta ni acepta que sus experiencias sean
criticadas, calificadas ni confrontadas con las de los padres. El adolescente percibe muy bien
que cuando los padres comienzan a controlar el tiempo y los horarios están controlando algo
más: el mundo interno, su crecimiento y su desprendimiento.

 CONCLUSIONES
 Uno de los motivos qué mas se presentan en la falta de comunicación tiene que ver
con el trabajo de los padres, los amigos, la falta de confianza, la mentiras y el maltrato
verbal o físico.
 La herramienta que más se necesita para lograr una buena comunicación es el respeto,
el dialogo y la confianza.
 Crear el equilibrio perfecto entre el amor y el rigor cuando se merece, orientarlos al
buen vivir, evitar los reproches, estando siempre atentos a escucharles, mostrando
interés en sus asuntos, comprenderlos, inspirarlos o motivarlos a la superación
personal. De esa manera lograremos familias estables emocionalmente con vínculos
más sólidos en confianza y armonía. Así también contribuiríamos a mantener una
mejor sociedad.

 RECOMENDACIONES

 Disponga de tiempo familiar para su adolescente


 Invierta tiempo a solas con su hijo
 No se asuste en compartir con su adolescente que usted ha cometido errores

 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Arminda Aberasturi, Mauricio Knobel: “La adolescencia normal”, Ed. Paidos,


Argentina, 1995

Kaye Marcia: Revista “Selecciones”, ejemplar nº 787, Argentina, Junio de 2006.

Bauer Gabrielle: Revista “Selecciones”, ejemplar nº 777, Argentina, Agosto de 2005.


 ANEXOS:

GUÍA DE OBSERVACIÓN
CASO DE LA OBSERVACIÓN: Diferencias entre el comportamiento
de los hijos con padres de familia que pasan trabajando todo el
dia en comparación a los que pasan con sus hijos.
OBJETIVO: Identificar algunas diferencias entre los padres que
trabajan todo el dia en comparación a los que pasan con sus hijos
DATOS INFORMATIVOS:
- Lugar: Parroquia Tarqui
- Institución: Diferentes Hogares.
- Grupo u objeto de observación: Familias de la comunidad
- Investigador: Estudiante de la UTM
- Fecha: 2 de Enero del 2017 Hora: 10:00 am
- Plan de observación:

Casos Observados: Comportamiento de los hijos con sus padres


Fecha: 2 de Enero del 2017
Caso 1: El comportamiento de los hijos con padres que trabajan todo el día.
Caso 2: El comportamiento de los hijos que pasan con sus padres la mayor parte
del tiempo.
Caso 3: El comportamiento de los hijos con padres estrictos.
Caso 4: El comportamiento de los hijos con padres amorosos y comprensibles.
Casos Observados: El comportamiento
de los hijos con padres que trabajan
todo el día
Fecha: 3 de Enero del
2017 Hora: 20:00 pm
Nota 1: Estos chicos son más liberales.
Nota 2: Pasan todo su día en casas
ajenas con sus amigos.
Nota 3: En ocasiones realizan fiestas
en sus casas y son quemi-importistas.

Casos Observados: El comportamiento de los hijos


que pasan con sus padres la mayor parte del
tiempo.
Fecha: 4 de Enero del
2017 Hora: 13:00 pm
Nota 1: Suelen pasar mucho tiempo en casa.
Nota 2: Son muy cariñosos con sus padres.
Nota 3: Son unos chicos educados

Casos Observados: El comportamiento de los hijos con padres estrictos.


Fecha: 4 de Enero del 2017 Hora: 17:00 pm
Nota 1: Estos chicos suelen ser muy temerosos y no les gusta hablar
mucho.
Nota 2: Me di cuenta que le tienen un gran respeto a sus padres y
también mucho temor.
Nota 3: Son muy distantes con sus padres, pero son hijos con muchos
valores y principios aunque un poco aburridos.
Casos Observados: El comportamiento de los hijos
con padres amorosos y comprensibles.
Fecha: 5 de Enero del
2017 Hora: 19:00pm
Nota 1: Son unas personas muy alegres y únicas,
poseen una gran personalidad
Nota 2: Tienen todo lo que ellos quieren gracias a sus
padres.
Nota 3: La relación con sus padres es genial .

TRIPTICO
Link:

https://www.facebook.com/dayamera/posts/1398419596869522?pnref=story