Vous êtes sur la page 1sur 2

En la novela “Lo Imborrable” desde el título mismo se puede percibir que existe

falta de asimilación, una resistencia al olvido. La narración trata la vida de Tomatis,


quien se está recuperando de una depresión a causa de la separación con su
compañera, Haydee. Dicha separación es resultado de un desencuentro de sus
valores, ya que frente al pedido de refugio de la Tacuara, una joven guerrillera, a la que
ellos conocen desde niña; Haydee, influenciada por su madre, decide echarla. Este
hecho provoca el secuestro de la Tacuara y esa situación no deja en paz a la pareja
que no previno lo sucedido; una muerte que pudo haber sido evitada, sumado a la
culpa puede considerarse como una carencia, que a su vez implica una ruptura, el
final de su matrimonio, provocando otra carencia.
“Lo Imborrable” es una obra que trata sobre el proceso dictatorial argentino y lo
que le generaba a las personas vivir en esa psicosis, de esta forma Saer representa al
horror vivido mediante la familia de Tomatis.
Otra carencia que podemos notar dentro del vínculo familiar de Tomatis son las
discrepancias con su suegra, quien en el afán de sobreproteger a su hija, era
imperativa en sus exigencias y termina llevando a Haydee a tomar una decisión que fue
irreparable para su esposo.
A partir de esto podemos notar como en la obra se presenta un proceso social,
la dictadura, desde dos facetas, por una parte, desde el menosprecio por la vida del
otro, en este caso de la joven que pidió ayuda y no fue asistida; y desde otro lado, la
representación de un suceso que debía ser una simple discusión o arreglo entre la
pareja y su re significación en ruptura absoluta; en una doble muerte; la de la Tacuara
y la del matrimonio.
Saer interrelaciona historias de vidas de personas comunes que se ven
atravesados por otras historias, de esta forma la política se introduce desde el contexto
social pero también ligada a las experiencias de los protagonistas. Bien es así que el
autor no necesita para describir la época que los protagonistas sean estereotipos
históricos del momento, sino que, utiliza la estrategia de contar a través de una historia
cotidiana usando a la ficción como medio para reconstruir un proceso histórico en una
novela.
Esto es tomado por el autor como un modo de representación de la violencia
política sin ingresar al ámbito mismo de la política, no necesita precisar con detalle el
momento social, sino que recrea desde el mismo ambiente opresivo y desde la
paranoia el marco necesario para entender lo que estaba aconteciendo. Este trabajo es
la representación del miedo con que vivían cotidianamente las personas y esa
sensación de que lo que estaba bien era “no involucrarse”, otra forma de sumisión.
En la narrativa hay marcas como “en los tiempos que corren” o “en estos
tiempos nunca se sabe” en forma de reflexión pero haciendo alusión a lo que se sentía
y sucedía realmente. Si bien no se planta una bandera política se utilizan recursos que
apelan a la memoria, teniendo en cuenta que la obra se escribió diez años después del
retorno a la Democracia; así se utiliza la experiencia, se trata de sacar a la luz lo
silenciado, esas sensaciones que fueron reprimidas, y ver a los sujetos protagonistas
como agentes de cambio que aun siendo participantes pasivos fueron afectados.
Aquí podemos ver a lo imborrable como ese sentimiento de culpa que atraviesa
a Tomatis para siempre, y lo cambia. Desde esa impotencia se plantea lo que no debe
ser borrado, hoy ni nunca, y como esas representaciones de poder sin ser iguales se
van reproduciendo en otras formas a lo largo de la historia, la paranoia de vivir en un
país donde los representantes elegidos en democracia son también una amenaza. Es
menester recordar siempre eso que sucedió para que nunca más se vuelva a repetir,
y esta novela es para las generaciones futuras, parte del canon que resulta significativo
leer.
Es la historia de aquellos que vivieron esa etapa y lograron seguir viviendo porque
cerraron los ojos para sobrevivir.
La propuesta es resinificar pero no desde el discurso típico, no desde la
hipocresía del discurso típico y armado, no pretende hacer de esta narrativa un
recuerdo que explique e intérprete todo lo que queda claro que fue inexplicable.
La obra se autoconstruye en la medida que su poética y sus mecanismos son
funcionales a su material y su tema. La dictadura desde la literatura saeriana, se ubica
entre lo que pasó históricamente y lo que se recuerda, entre lo que se escribió y lo que
no se dijo, entre la memoria y el olvido.
A su vez, “Lo Imborrable” transcurre en un ciudad vacía, en el contexto de un
vacío político y también en el vacío de la capacidad creativa del narrador, esta ultima
carencia se ve reflejada en el hecho de que Tomatis no puede enfrentarse a sus
colegas con los cuales no está de acuerdo, está inmóvil, neutralizado y por esto recurre
a la ironía y la refutación.
La novela presenta un silencioso entre el escritor y el experto en marketing,
mediando la situación se encuentran el empresario Alfonso, que es el propietario y
gerente de la distribuidora Bizancio Libros y Vilma, quien intenta seducir a Tomatis y lo
logra. Queda esa ausencia del protagonista incapaz de confrontar, para poder producir
un efecto transformador sobre lo hegemónico. Se deja a la vista la pérdida de la ilusión
moderna por creerse capaz de modificar el mundo.
Se usan en la obra intertextos y metáforas, el hecho de no enfrentar al personaje
de Tomatis con el de Walter Bueno, al no entrar en una confrontación, la narración
impide un rival.
Saer dio a la literatura un clásico de la narrativa argentina que trata a aquello
que se va borrando de la memoria, tocando lo real, la percepción y la literatura; Carlos
Tomatis deambulando por una ciudad vacía da con Alfonso y Vilma, a quienes les
plantea sus dudas sobre el éxito literario. El autor nos indica que si la memoria sufre de
amnesia parcial, la ficción será el medio que la reconstruya. Eso que llamamos "lo
imborrable" es el recuerdo del terror, la represión y la censura. Por eso, imborrable no
solo la huella de ese hecho histórico, sino todo aquello que acontece desde el origen
para poder transformar. Para Saer imborrable es el arte, el pensamiento y la palabra.

Centres d'intérêt liés