Vous êtes sur la page 1sur 2

Estrategias

Melinkoff (2010) explicó que las estrategias “denotan casi siempre un


programa general de acción y un despliegue de esfuerzos y recursos para
alcanzar objetivos amplios” (p. 78).
Se definen como el resultado del proceso a decidir sobre los objetivos
de la organización, sobre los cambios en éstos, sobre los recursos usados
para alcanzarlos y sobre las políticas que han de regular la adquisición, el
uso y la disposición de estos recursos. Una estrategia muestra cómo una
institución pretende llegar a esos objetivos. Se pueden distinguir tres tipos de
estrategias, de corto, mediano y largo plazos según el horizonte temporal.
Término utilizado para identificar las operaciones fundamentales tácticas del
aparato económico; su adaptación a esquemas de planeación obedece a la
necesidad de dirigir la conducta adecuada de los agentes económicos, en
situaciones diferentes y hasta opuestas.

Estrategias Administrativas

Rovere (2012) argumentó que las estrategias administrativas son “el


conjunto de decisiones fijadas en un determinado contexto o plano, que
proceden del proceso organizacional y que integra misión, objetivos y
secuencia de acciones administrativas en un todo independiente en la
organización” (p. 157).
Dentro del planteamiento de la estrategia, se describe cómo se lograrán
los objetivos generales de manera eficaz y correcta, es decir qué acciones de
intervención ayudarán a la organización a cumplir con su misión y
organizando para cada estrategia planes y presupuestos, tan detallados
como sea necesario. Debido a que las consecuencias de cualquier decisión
tienen un efecto drástico y amplio, la administración a través de su función de
planeación, debe buscar el mejor curso de acción posible y de cualquier
forma estar preparada para cambiar, si la experiencia y la información nueva
que se presenten, sugieren que es necesario el cambio en las acciones ya
antes establecidas.

Estrategias Contables

Tremont (2011) conceptualizo las estrategias contables como “las


prácticas que una empresa adopta para alcanzar sus objetivos económicos”
(p. 218).
En el contexto empresarial, la formulación de una estrategia financiera
es el ámbito de la alta dirección, aunque los jefes de departamento y jefes de
contabilidad también ayudan. Los planes financieros adecuados ayudan a la
empresa primero a caminar antes de correr, especialmente cuando se trata
de establecer el marco operativo de corto plazo necesario para lograr
resultados a largo plazo.
El liderazgo empresarial sabe que las estrategias financieras no
siempre evolucionan de acuerdo al plan. Algunas podrían terminar
incrementando la pila de deudas de la compañía, mientras que otras podrían
reducir significativamente el efectivo en las arcas corporativas. Para evitar las
pérdidas derivadas de la inadecuación de la política económica del
establecimiento, la alta dirección analiza los resultados financieros con
frecuencia.