Vous êtes sur la page 1sur 335

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO

DIVISIÓN DE CIENCIAS FORESTALES


“ENSEÑAR LA EXPLOTACIÓN DE LA
TIERRA, NO LA DEL HOMBRE”

INFORME TÉCNICO

Evaluación del Programa Nacional de Prevención y


Combate de Incendios Forestales
Ejercicio fiscal 2004

RESPONSABLE: DR. HUBERT TCHIKOUÉ MAGA

COORDINADORES: DR. DANTE ARTURO RODRÍGUEZ TREJO


M.C. JAVIER SANTILLÁN PÉREZ
DR. HUGO RAMÍREZ MALDONADO

NOVIEMBRE DE 2005
INCENDIOS 2004

Presentación.................................................................................................................. 9
Capítulo 1 ................................................................................................................... 10
Antecedentes........................................................................................................... 10
1.1. Introducción ................................................................................................ 10
1.2. Objetivos de la presente evaluación ............................................................. 13
1.3. Aspectos generales del programa ................................................................. 13
1.4. Aspectos históricos...................................................................................... 13
1.5. Aspectos relevantes en las estadísticas de incendios..................................... 16
1.6. Recursos presupuestales del programa ........................................................ 18
1.7. Presupuesto del programa 2004 ................................................................... 22
1.8. Alcances y Objetivos de la Evaluación ........................................................ 23
1.9. Enfoque de la Evaluación ............................................................................ 24
Capítulo 2 ................................................................................................................... 27
Metodología de evaluación...................................................................................... 27
2.1. Fase preliminar ............................................................................................ 27
2.1.1. Instrumentos para la toma de datos en áreas siniestradas agrupadas en
tres clases: menores a 50 ha, de 50 a 200 ha y mayores a 200 hectáreas ............... 27
2.1.2. Cuestionarios ....................................................................................... 27
2.2. Tamaño de muestra...................................................................................... 29
2.2.1. Aspectos estadísticos ........................................................................... 29
2.2.2. Determinación del tamaño de muestra.................................................. 29
2.3. Fase de campo ............................................................................................. 31
2.4. Fase de gabinete .......................................................................................... 32
2.5. Metodología para la determinación de impactos........................................... 32
2.5.1. Superficie salvada................................................................................ 32
2.5.2. Sotobosque .......................................................................................... 36
2.5.3. Mortalidad de arbolado mayor a 5 m.................................................... 37
2.5.4. Crecimiento del arbolado adulto........................................................... 37
2.5.5. Severidad de los incendios ................................................................... 37
2.5.6. Erosión ................................................................................................ 38
2.5.7. Escorrentía........................................................................................... 38
2.5.8. Contaminación del aire ........................................................................ 38
2.5.9. Impactos ecológicos positivos del fuego............................................... 39
2.5.10. Impacto económico.............................................................................. 39
2.5.11. Impacto cualitativo y económico en la belleza escénica........................ 40
Capítulo 3 ................................................................................................................... 41
Cumplimiento de metas........................................................................................... 41
3.1. Cumplimiento de metas según el plan nacional de desarrollo 2001-2006 ..... 41
3.2. Cumplimiento de metas de las coordinaciones estatales ............................... 42
3.2.1. Prioridad de atención a las actividades programadas ............................ 42
3.3. Cumplimiento de metas según los Gerentes regionales ................................ 43
Capitulo 4 ................................................................................................................... 45
Resultados generales de la evaluación externa del programa de incendios forestales
en su ejercicio 2004................................................................................................. 45
4.1. Análisis de la temporada 2004 a nivel nacional............................................ 45
4.1.1. Afectación total, por ecosistemas y por estratos.................................... 45
4.2. Principales causas de incendios del país....................................................... 50
4.2.1. Quemas agropecuarias ......................................................................... 52
4.2.2. Causas no especificadas, descuidos o no establecidas........................... 53
4.2.3. Cultivos ilícitos.................................................................................... 55

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO


INCENDIOS 2004

4.2.4. Fumadores ........................................................................................... 55


4.2.5. Cazadores furtivos ............................................................................... 56
4.2.6. Fogatas de paseantes ............................................................................ 57
4.2.7. Descargas eléctricas ............................................................................. 58
4.2.8. Descuidos ............................................................................................ 59
4.2.9. Actividades forestales .......................................................................... 59
4.2.10. Quema de basuras ................................................................................ 60
4.3. Magnitud de los incendios ........................................................................... 61
4.4. Dependencias participantes.......................................................................... 64
4.5. Fuentes de detección de incendios ............................................................... 64
4.6. Indicadores de eficiencia ............................................................................. 65
4.7. Principales incendios ................................................................................... 68
4.8. Georreferenciación ...................................................................................... 69
4.9. Análisis de las discrepancias en la estimación de la superficie afectada por
incendios................................................................................................................. 70
4.9.1. Superficie afectada por cada incendio forestal...................................... 70
Capítulo 5 ................................................................................................................... 71
Composición de brigadas de prevención y combate de incendios forestales y su
infraestructura ......................................................................................................... 71
5.1. Recursos humanos ....................................................................................... 71
5.2. Accidentes, lesiones, enfermedades y decesos durante 2004 ........................ 73
5.3. Factores de peligro a combatientes............................................................... 74
5.4. Perfil del combatiente .................................................................................. 75
5.4.1. Capacitación ........................................................................................ 75
5.4.2. Participación de la mujer...................................................................... 76
5.5. Relaciones laborales .................................................................................... 76
5.6. Equipamiento de brigadas............................................................................ 77
5.6.1. Prendas de protección personal de combatientes .................................. 77
5.7. Análisis de la condición de las herramientas y equipo a nivel nacional......... 78
5.7.1. Condición de los vehículos de la CONAFOR....................................... 81
5.8. Equipos de radiocomunicación .................................................................... 86
5.9. Uso de equipo aéreo .................................................................................... 89
5.10. Infraestructura ......................................................................................... 90
5.10.1. Centros de control y su equipamiento................................................... 90
5.10.2. Campamentos y torres de observación ................................................. 92
5.10.3. Carreteras y caminos............................................................................ 97
5.11. Convenios con otras dependencias y niveles de gobierno ......................... 98
5.12. Productores y/o poseedores de predios siniestrados en 2004................... 100
5.13. Otros aspectos analizados resultado del acercamiento con las brigadas .. 106
5.13.1. Áreas prioritarias ............................................................................... 106
5.13.2. Criterios para establecer áreas prioritarias de protección .................... 107
5.13.3. Áreas prioritarias por regiones ........................................................... 108
5.13.4. Incendios que salieron de control ....................................................... 109
5.14. Visitas a áreas afectadas......................................................................... 109
Capítulo 6 ................................................................................................................. 111
Funcionamiento de los Comités de Incendios Estatales y el Sistema de Manejo de
Emergencias.......................................................................................................... 111
6.1. Comités estatales de incendios................................................................... 111
6.1.1. Objetivos de los Comités estatales de incendios ................................. 112
6.2. Sistema para manejar emergencias (SME) ................................................. 113

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 3


INCENDIOS 2004

6.2.1. Líneas de mando del SME ................................................................. 114


6.2.2. Recursos con que cuenta el SME........................................................ 114
6.2.3. Participación de los integrantes por estado del sistema de manejo de
emergencias ...................................................................................................... 115
6.2.4. Calificación del sistema de manejo de emergencias............................ 115
6.3. Autoevaluación.......................................................................................... 116
6.4. Convenios ................................................................................................. 117
6.5. Aspectos necesarios para que funcione mejor programa............................. 118
6.6. Argumentos que presentaron los gerentes regionales al calificar la campaña
2004 119
6.7. Coordinación con otros niveles de gobierno y dependencias ...................... 119
Capítulo 7 ................................................................................................................. 120
Evaluación de Impactos......................................................................................... 120
7.1. Impactos económicos y ecológicos de los incendios en la República Mexicana
120
7.1.1. Superficie salvada.............................................................................. 120
7.1.2. Vegetación sotobosque ...................................................................... 121
7.1.3. Regeneración y arbolado juvenil ........................................................ 121
7.1.4. Arbolado adulto muerto ..................................................................... 123
7.1.5. Arbolado adulto salvado .................................................................... 123
7.1.6. Efecto potencial en el crecimiento de los árboles > 5 m...................... 124
7.1.7. Severidad de los incendios muestreados ............................................. 124
7.1.8. ................................................................................................................. 125
7.1.9. Erosión .............................................................................................. 126
7.1.10. Erosión evitada .................................................................................. 126
7.1.11. Escurrimientos superficiales............................................................... 126
7.1.12. Escurrimientos prevenidos ................................................................. 126
7.1.13. Contaminación del aire ...................................................................... 126
7.1.14. Contaminación del aire evitada .......................................................... 126
7.2. Papel ecológico del fuego en los ecosistemas del país ................................ 130
7.2.1. Ecosistemas susceptibles al (o influenciados por el) fuego ................. 130
7.2.2. Ecosistemas mantenidos por el fuego ................................................. 130
7.2.3. Ecosistemas independientes del fuego................................................ 131
7.3. Recomendaciones de manejo del fuego...................................................... 132
7.4. Impactos económicos de los incendios....................................................... 133
7.4.1. Pérdidas............................................................................................. 133
7.4.2. Pérdidas evitadas ............................................................................... 134
7.4.3. Inversión en protección...................................................................... 135
7.5. Indicadores de eficiencia económica .......................................................... 135
7.5.1. Relación pérdida evitada entre pérdida sufrida ................................... 135
7.5.2. Relación pérdida sufrida entre inversión de protección....................... 135
7.5.3. Relación pérdida evitada entre inversión de protección ...................... 135
Capítulo 8 ................................................................................................................. 137
Comparación con otros países ............................................................................... 137
8.1. Análisis sobre incendios forestales en América del Norte .......................... 139
8.1.1. Canadá............................................................................................... 140
8.1.2. Estados Unidos .................................................................................. 141
8.2. Análisis sobre incendios forestales en América Central y México .............. 141
8.2.1. Acuerdos de cooperación con México ................................................ 142
8.2.2. México .............................................................................................. 142

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 4


INCENDIOS 2004

8.3. Análisis sobre incendios forestales en América del Sur.............................. 143


8.3.1. Chile .................................................................................................. 145
8.3.2. Honduras ........................................................................................... 146
8.3.3. Venezuela .......................................................................................... 146
8.3.4. Colombia ........................................................................................... 146
8.3.5. Argentina ........................................................................................... 146
8.3.6. Bolivia ............................................................................................... 147
8.3.7. Paraguay............................................................................................ 147
8.4. Análisis sobre incendios forestales en Europa Central y El Mediterráneo... 147
8.4.1. España ............................................................................................... 149
8.4.2. Francia............................................................................................... 150
8.4.3. Italia .................................................................................................. 150
8.4.4. Grecia ................................................................................................ 150
8.4.5. Portugal ............................................................................................. 151
8.4.6. Alemania ........................................................................................... 151
8.4.7. Federación Rusa ................................................................................ 151
8.5. Análisis sobre incendios forestales en Oceanía .......................................... 151
8.5.1. Australia ............................................................................................ 151
Capítulo 9 ................................................................................................................. 153
Federalización del programa ................................................................................. 153
Capítulo 10 ............................................................................................................... 154
Impactos económicos y ecológicos resultado de la aplicación del programa de
prevención y combate de incendios forestales........................................................ 154
10.1. Aguascalientes....................................................................................... 155
10.1.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 155
10.1.2. Papel ecológico del fuego en los ecosistemas del estado..................... 157
10.1.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 157
10.1.4. indicadores de eficiencia económica .................................................. 158
10.2. Baja California ...................................................................................... 159
10.2.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 159
10.2.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 161
10.2.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 162
10.2.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 162
10.3. Baja California Sur ................................................................................ 164
10.3.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 164
10.3.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 166
10.3.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 167
10.3.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 167
10.4. Campeche.............................................................................................. 168
10.4.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 168
10.4.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 170
10.4.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 170
10.4.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 170
10.5. Chiapas.................................................................................................. 171
10.5.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 171
10.5.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 173
10.5.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 174
10.5.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 174
10.6. Chihuahua ............................................................................................. 175
10.6.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 175

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 5


INCENDIOS 2004

10.6.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 177


10.6.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 178
10.6.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 178
10.7. Coahuila ................................................................................................ 179
10.7.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 179
10.7.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 181
10.7.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 182
10.7.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 182
10.8. Colima................................................................................................... 183
10.8.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 183
10.8.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 185
10.8.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 186
10.8.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 186
10.9. Distrito Federal...................................................................................... 187
10.9.1. Impacto ecológico positivo y negativo ............................................... 187
10.9.2. Papel ecológico del fuego .................................................................. 190
10.9.3. Impacto económico de los incendios .................................................. 191
10.9.4. Indicadores de eficiencia económica .................................................. 191
10.10. Durango................................................................................................. 192
10.10.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 192
10.10.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 194
10.10.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 195
10.10.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 195
10.11. Guanajuato ............................................................................................ 196
10.11.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 196
10.11.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 198
10.11.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 199
10.11.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 199
10.12. Guerrero ................................................................................................ 200
10.12.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 200
10.12.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 202
10.12.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 203
10.12.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 203
10.13. Hidalgo.................................................................................................. 204
10.13.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 204
10.13.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 206
10.13.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 207
10.13.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 207
10.14. Jalisco.................................................................................................... 208
10.14.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 208
10.14.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 210
10.14.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 211
10.14.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 211
10.15. Estado de México .................................................................................. 212
10.15.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 212
10.15.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 214
10.15.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 215
10.15.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 216
10.16. Michoacán ............................................................................................. 217
10.16.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 217

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 6


INCENDIOS 2004

10.16.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 219


10.16.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 220
10.16.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 220
10.17. Morelos ................................................................................................. 221
10.17.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 221
10.17.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 223
10.17.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 223
10.17.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 224
10.18. Nayarit................................................................................................... 225
10.18.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 225
10.18.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 227
10.18.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 227
10.18.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 228
10.19. Nuevo León........................................................................................... 229
10.19.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 229
10.19.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 231
10.19.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 232
10.19.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 232
10.20. Oaxaca................................................................................................... 233
10.20.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 233
10.20.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 235
10.20.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 236
10.20.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 236
10.21. Puebla.................................................................................................... 237
10.21.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 237
10.21.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 239
10.21.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 241
10.21.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 241
10.22. Querétaro............................................................................................... 242
10.22.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 242
10.22.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 244
10.22.3. Impacto económica de los incendios .............................................. 245
10.22.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 245
10.23. Quintana Roo......................................................................................... 246
10.23.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 246
10.23.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 248
10.23.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 248
10.23.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 248
10.24. San Luís Potosí...................................................................................... 249
10.24.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 249
10.24.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 251
10.24.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 252
10.24.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 252
10.25. Sinaloa................................................................................................... 253
10.25.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 253
10.25.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 255
10.25.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 256
10.25.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 256
10.26. Sonora ................................................................................................... 257
10.26.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 257

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 7


INCENDIOS 2004

10.26.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 259


10.26.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 260
10.26.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 260
Indicadores de eficiencia económica.................................................................. 260
10.27. Tabasco ................................................................................................. 261
10.28. Tamaulipas ............................................................................................ 262
10.28.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 262
10.28.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 264
10.28.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 265
10.28.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 265
10.29. Tlaxcala................................................................................................. 266
10.29.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 266
10.29.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 268
10.29.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 269
10.29.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 269
10.30. Veracruz ................................................................................................ 270
10.30.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 270
10.30.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 272
10.30.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 273
10.30.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 273
10.31. Yucatán ................................................................................................. 274
10.31.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 274
10.31.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 276
10.31.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 276
10.31.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 276
10.32. Zacatecas ............................................................................................... 277
10.32.1. Impacto ecológico positivo y negativo ........................................... 277
10.32.2. Papel ecológico del fuego............................................................... 279
10.32.3. Impacto económico de los incendios .............................................. 280
10.32.4. Indicadores de eficiencia económica .............................................. 280
Capítulo 11 ............................................................................................................... 281
Diagnóstico general del desempeño del programa a nivel nacional y por entidades
federativas............................................................................................................. 281
11.1. Nacional ................................................................................................ 281
11.2. Por entidades federativas ....................................................................... 283
Capítulo 12 ............................................................................................................... 317
Factores que inciden en la siniestralidad de los incendios forestales ...................... 317
12.1. Procesamiento ....................................................................................... 317
12.2. Análisis de cada ecuación ...................................................................... 319
Capítulo 13 ............................................................................................................... 324
Conclusiones y Recomendaciones ......................................................................... 324
13.1. Conclusiones ......................................................................................... 324
13.2. Recomendaciones .................................................................................. 324
Capítulo 14 ............................................................................................................... 326
Fortalezas y Debilidades del sistema ..................................................................... 326
14.1. Fortalezas .............................................................................................. 326
14.2. Debilidades............................................................................................ 327
Bibliografía............................................................................................................... 329

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 8


INCENDIOS 2004

Presentación

La Comisión Nacional Forestal, tiene a su cargo varios programas con


impactos que sobrepasan las fronteras del país. De hecho, tanto su medio
(bosques, selvas y zonas semiáridas), como los resultados de aplicación sus
acciones son considerados “asuntos de seguridad nacional”. Por ello, los
programas de la CONAFOR son sujetos a evaluaciones externas, las cuales,
sin lugar a dudas, constituyen los mejores termómetros para estimar los niveles
de cumplimiento de sus metas trazadas y sus impactos socio-económicos.

En lo que concierne la Evaluación del Programa Nacional de Prevención y


Combate de Incendios Forestal en su ejercicio fiscal 2004, ésta fue adjudicada
a la Universidad Autónoma Chapingo (División de Ciencias Forestales), por
cumplir cabalmente con lo estipulado por las normas que regulan tales
evaluaciones (Infraestructura, Personal altamente calificado, imparcialidad y
otras).

Por ello, un equipo de profesores - investigadores de tiempo completo de la


División de Ciencias Forestales, ha realizado dicha evaluación y por ende son
los responsables de la misma, tanto en sus contenidos como en sus formas y
calidad.

Finalmente, un reconocimiento y agradecimiento a la autoridades del Centro


Nacional de Control de Incendios y a la Gerencia de Planeación e Información
de la CONAFOR por haber reconocido las cualidades, capacidades y
depositado su confianza en la Universidad Autónoma Chapingo.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 9


INCENDIOS 2004

Capítulo 1

Antecedentes

1.1. Introducción

La evaluación anual del Programa Nacional de Prevención y Combate de


Incendios Forestales se realiza de conformidad con lo dispuesto en los artículos
10° y 59°, fracción XI de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales en relación
con el 30°, fracción VI del Reglamento de la citada Ley. Asimismo, en el decreto
por el que se crea la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), se indica que el
Director General de la Comisión establecerá los sistemas de información,
seguimiento, control y evaluación que destaquen la eficiencia, la eficacia y la
productividad con que se desempeñe la Comisión, y presentar a la Junta de
Gobierno los resultados alcanzados.

Aunque los incendios en sí no constituyen la causa principal de deforestación en


México, se puede afirmar que son uno de los problemas ambientales que influye
en la degradación del ambiente. En el 2004, más de 81,000 hectáreas fueron
afectadas por el fuego.

Todos los años, los incendios afectan en diferentes grados los ecosistemas del
país, con consecuencias negativas para el medio a causa de la afectación de la
vegetación y su contribución al efecto invernadero, la reducción de la
biodiversidad, el aumento de los fenómenos erosivos de los suelos, con la
acumulación de sedimentos en los cuerpos de agua, que provocan inundaciones
en épocas de lluvias, así como diversos impactos económicos.

También los incendios causan la destrucción del hábitat y pérdida de la fauna


silvestre, y lamentablemente en algunos casos la pérdida de vidas humanas.

Numerosas son las causas que originan la ola de incendios, entre las cuales se
destacan: quemas agrícolas, quemas para la obtención de pastos, caza, quemas
de basuras y otras. Cabe destacar que la gran mayoría se relacionan con la
utilización deliberada del fuego por parte del ser humano, por muy diversas
razones.

En el presente documento y manejando tanto la información obtenida de las


encuestas, datos de campo y los datos oficiales de la CONAFOR, se analizan las
principales causas de los incendios en el país y se presentan una serie de
propuestas encaminadas a su prevención.

Con la finalidad de evaluar los impactos del programa, se efectuaron análisis


geoespaciales de 109 incendios, definiendo escenarios mínimos de las áreas
potencialmente afectables.

Como es conocido, los incendios han sido enfrentados por diferentes


administraciones, incrementando año tras año los recursos tanto materiales,

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 10


INCENDIOS 2004

financieros como humanos, lo cual consideramos positivo pero claramente


insuficientes ya que en ocasiones aún con la colaboración de varias instituciones
los incendios han rebasado la capacidad de los combatientes, razón por la cual se
hizo un análisis de las brigadas, incluyendo en el mismo la dotación de recursos,
personal que labora y el perfil de los combatientes.

El objetivo básico del Centro Nacional de Control de Incendios Forestales


(CENCIF) debe estar encaminado a reducir el número y la superficie promedio
afectada por incendio, sin olvidar que éste sólo puede cumplirse si existe una
estrecha coordinación y colaboración de las instituciones participantes en las
labores de prevención y combate, sobre todo con la SAGARPA, pues la causa
fundamental de los incendios son las quemas de pastos y las agrícolas.

Los daños ocasionados por los incendios forestales afectan directa e


indirectamente a la sociedad urbana y rural. Por ello, es prioritario que en las
actividades de prevención, detección y combate de estos siniestros, participen las
diferentes instituciones públicas y privadas así como la población en general.

Los recursos forestales son de vital importancia para la conservación del ambiente,
mejorar las condiciones de vida de la población y potencialmente para la economía
nacional, sin perder de vista que en las áreas forestales habitan alrededor de 12
millones de mexicanos, incluyendo la mayoría de los grupos en condiciones de
pobreza y altos niveles de marginación.

La República Mexicana cuenta con una superficie forestal de aproximadamente


141.7 millones de hectáreas, integradas por bosques, selvas y vegetación de
zonas áridas (Inventario Nacional Forestal, 2000).

Bosques
Otros 15.47%
27.95%

Selvas
13.44%

Áreas forestales
perturbadas
11.30%

Vegetación hidrófila Vegetación de


y halófila zonas áridas
2.12% 29.72%

Figura 1.1. Superficie total por ecosistema. Fuente Atlas Forestal de México (SEMARNAP, 1999).

Lo anterior implica necesariamente poner en práctica políticas y fomentar una


cultura forestal que haga posible que los poseedores y/o propietarios de los
bosques aprovechen de modo sustentable sus recursos, que abarcan alrededor de
72.04 % de la superficie del país.

Un poco más de 22 millones de hectáreas de bosques y selvas tienen potencial


comercial, estimando su producción de 30 millones de m3/año, sin embargo, sólo
se están aprovechando aproximadamente 7 millones de ha, con una productividad

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 11


INCENDIOS 2004

de 1 m3/ha/año, la cual con un adecuado manejo de los bosques puede


incrementarse a 3 m3/ha/año.

La magnitud de las cifras anuales del número de siniestros y de las superficies


afectadas por el fuego, revelan que todas las entidades de la República Mexicana
resultan impactadas en mayor o menor medida. Cada vez que estas cifras son
publicadas surgen multitud de voces, en la prensa y la opinión pública, que insisten
en tópicos normalmente poco exactos y proponen medidas mágicas que según sus
defensores solucionarían definitivamente el problema. Sin embargo, todo
profesional de la defensa y lucha contra incendios forestales, sabe que la realidad
del fenómeno es mucho más compleja.

El manejo del fuego es una tarea compleja y demandante. La sociedad pide con
justicia a las autoridades la protección de los recursos forestales, los cuales
paulatinamente se van reduciendo ante diferentes presiones, una de ellas, los
incendios forestales. Las causas de fondo de éstos son complicadas también, pues
incluyen aspectos macroeconómicos, culturales, históricos, sociales y naturales.

El escenario donde se presentan los incendios es muy variado en condiciones


topográficas, de tiempo atmosférico y de combustibles, tanto como diverso es
nuestro país en ambientes físicos y ecosistemas. Lo anterior imprime una enorme
posibilidad de variación al comportamiento del fuego, incluyendo peligrosas
velocidades de propagación y extensas superficies afectadas, con gran severidad
en distintos casos. Por si fuera poco, en muchos ecosistemas el fuego es un factor
ecológico requerido para la preservación de los mismos.

Todo lo anterior infiere el requerimiento de personal con un alto nivel de


profesionalismo tanto el operativo como el normativo que a nivel federal previene y
combate incendios, la cuantía de recursos humanos, materiales, tecnológicos y
financieros que tan gigantesca, relevante y peligrosa tarea requiere, y los rigurosos
esquemas de capacitación y acopio de experiencia de que echan mano, sin
mencionar las labores de coordinación intra e interinstitucional, y educativa, que
como el combate CONAFOR liderea moralmente y por ley.

Otra herramienta en las actividades requeridas, es la autoevaluación, pero también


la evaluación externa objetiva, que permita la identificación de fortalezas y
debilidades. Estas últimas, con el propósito de incrementar aún más, gradual y
permanentemente, la capacidad de CONAFOR en la crucial tarea de manejo del
fuego que le ha encomendado la nación.

A nivel federal, la estructura funcional de mando en la toma de decisiones


concernientes a las actividades de prevención y combate de incendios forestales
es una de las responsabilidades de la CONAFOR a través del Centro Nacional de
Control de Incendios Forestales. Sin embargo, no se han hecho estudios que
permitan mejorar los esquemas de actuación y de coordinación con otras
instancias que son corresponsables de atender este problema.

Por otra parte, también pesan la aplicación de diferentes recursos en tan variados
ecosistemas, así como las dificultades para armonizar los diferentes intereses y
enfoques en la forma de aplicarlos, de manera que se optimice su eficiencia. Todo
esto convierte la protección contra incendios en una actividad que requiere de
estudios detallados y continuos ajustes, por ejemplo, las cifras que se presentan

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 12


INCENDIOS 2004

en el Cuadro 1.3, no han sido evaluadas en términos de costo y beneficio, ni


tampoco se conocen sus repercusiones ecológicas; por lo que el presente trabajo
tiene carácter de primera aproximación, y se han planteado los siguientes
objetivos.

1.2. Objetivos de la presente evaluación

 Analizar la estadística de reportes de incendios de 2004.


 Describir la situación actual de incendios a nivel nacional.
 Evaluar el perfil de los combatientes, así como el estado de los
equipos y herramientas de las brigadas a nivel nacional.
 Medir la eficiencia del programa en términos económicos,
financieros y ecológicos.
 Justificar la continuidad o no del programa.

1.3. Aspectos generales del programa

Los objetivos del Programa Nacional de Prevención y Combate de Incendios han


sido básicamente los siguientes:

 Proteger los recursos forestales de la presencia de incendios.


 Incrementar actividades de prevención (a través de quemas controladas,
apertura de brechas cortafuego y actividades educativas), para disminuir la
presencia de incendios forestales.
 Localización de incendios en el menor tiempo posible.
 Reducción del tiempo de llegada al incendio.
 Combatir y controlar los incendios.
 A partir de 1998, se agregó el objetivo de asegurar la restauración de las
áreas afectadas.

1.4. Aspectos históricos

Desde épocas remotas los incendios han sido parte de los ecosistemas y muchas
especies vegetales se adaptaron a su presencia en forma cíclica, en nuestro país
se sabe que los mayas utilizaban el fuego en el sistema de roza-tumba-quema sin
provocar grandes disturbios, debido al conocimiento empírico que tenían de las
épocas adecuadas en aplicación del fuego, a demás de que la densidad de
población era relativamente baja.

La conquista de los españoles a los aztecas, ocurrida en 1521, marcó también el


inicio de un mayor uso del fuego en actividades agrícolas y sobre todo pecuarias al
introducir la quema de pastos para inducir una mayor tasa de crecimiento.
La preocupación del gobierno por el fuego que se sale de control comenzó con la
primera ley Forestal de 1926, donde se establecen medidas para combatir los
incendios.

También cabe destacar que a principios del siglo XX el Ing. Miguel Ángel de
Quevedo promovió la protección forestal contra los diversos agentes destructivos y
EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 13
INCENDIOS 2004

se le puede considerar como el precursor de la organización para el combate de


incendios, ya que anteriormente los encargados del combate eran los regidores de
montes con el apoyo de personal voluntario.

Cuando se establecieron las Unidades Industriales de Explotación forestal en


1945, se dieron también las disposiciones para que en forma operativa se
realizaran prácticas de prevención y control de incendios forestales, en las áreas
concesionadas.

En 1952 se creó el Departamento de Incendios Forestales, en la entonces


Secretaría de Agricultura y Ganadería, el cual operó hasta 1960 con 7 brigadas en
el Valle de México, desde entonces a la fecha se ha venido fortaleciendo el
sistema con infraestructura, organización, brigadas, campamentos y puestos de
vigilancia móvil, terrestre y aérea.

En 1961 se dio gran impulso para contar con la infraestructura para detectar y
combatir los incendios y establecer brigadas en cada una de las entidades
federativas, fue también el año en el que se adquirieron helicópteros de burbuja
para detectar y coordinar actividades de combate de siniestros.

A partir de 1980 se dio un gran auge a la capacitación y entrenamiento formal de


los combatientes mexicanos; tanto a través de cursos nacionales como
internacionales, estos últimos con participación de instructores de los estados del
sur de EE. UU. (California, Nuevo México y Arizona) con apoyo de organismos
como AID, USFS, NARTC e ICONA, así como entrenamiento de mexicanos en
otros países durante la temporada de incendios en EE. UU., Canadá y España.

Aunque no se ha evaluado su impacto en la disminución de incendios forestales,


se debe mencionar la introducción en 1983 del cultivo de la veza de invierno (Vicia
villosa) especie forrajera que se siembra asociada con trigo, avena o maíz y que
sin duda ha contribuido a la alimentación del ganado en la Región Central del país,
evitando con ello la proliferación de quema de pastos que podrían ocasionar
incendios sin control.

En 1985 se iniciaron las experiencias nacionales de utilización de aeronaves en el


combate directo de los siniestros, haciendo descargas de agua y retardante sobre
los mismos, esto ocurrió en los estados de Guerrero, Edo. de México, D.F. y
Chiapas.

Debe destacarse que en relación a las estadísticas de incendios forestales, se


cuenta con registros desde 1956, sin embargo es a partir de 1980 cuando se
puede decir que son más confiables debido a la elaboración de un formato que
uniformizó los datos básicos de interés.

En los últimos 25 años se ha recibido apoyo de diversos países como EE. UU.,
Canadá y España principalmente. El apoyo ha consistido en asesoría,
capacitación, herramientas y equipo de protección personal y también apoyos
económicos en épocas de emergencia.

A partir de 1992 se pusieron en operación, el Centro Nacional de Control de


Incendios Forestales y los Centros delegacionales en las diversas entidades
federativas, lo que ha permitido un mejor registro de las estadísticas de incendios.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 14


INCENDIOS 2004

También se asignaron 2 números telefónicos de lada 800 (para llamadas gratuitas


del público) para informar de la presencia de incendios.

También a partir de 1992 se realiza anualmente la contratación de personal


eventual para integrar las brigadas, dotándolas de prendas de protección,
herramientas especializadas y vehículos. También se integran brigadas con
recursos estatales, prestadores de servicios técnicos forestales y productores.
Asimismo, es importante la participación de campesinos voluntarios, personal de
las Secretarías de Gobernación, Defensa Nacional, Marina y Gobiernos
Municipales que han sido de gran apoyo en las labores de protección contra
incendios de gran magnitud.

A los campesinos voluntarios se les ha dotado de despensas alimenticias para


estimular su participación, que hasta 1996 eran proporcionadas por CONASUPO y
actualmente por la Dirección General de Protección Civil.

En 1993 se establecieron los indicadores de eficiencia: tiempos de detección, de


arribo y duración de los siniestros, esto con el fin de hacer comparaciones con
años anteriores.

En 1994 la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, facultó a la


SEMARNAT como cabeza de sector para fomentar la protección, la conservación y
restauración de los ecosistemas y recursos naturales, incluyendo la detección y
combate de los incendios forestales.

Cada año se presentan 32 programas estatales en donde se describen las


actividades a realizar en sus fases de prevención cultural, prevención física y
detección y combate.

En 1997 se publicó la NOM 015 SEMARNAP/SAGARPA que regula el uso del


fuego en áreas agropecuarias y forestales y que ha sido de amplia difusión en las
campañas educativas.

A partir de 1999 se han llevado a cabo acciones tendientes a evitar el uso del
fuego en actividades agropecuarias como: sedentarización de la milpa, aplicación
de prácticas agroforestales, reconversión productiva, prácticas de conservación de
suelo y agua, enriquecimiento de acahuales, manejo de ganado, reforestación de
áreas afectadas, difusión de la norma del uso del fuego, cursos de capacitación y
puesta en escena de un sociodrama rural.

En Octubre de 2002 y ratificado en Febrero de 2003 en la Ley General de


Desarrollo Forestal Sustentable, se creó la Comisión Nacional Forestal
(CONAFOR) como un organismo público descentralizado de la Administración
Pública Federal, con el objetivo de desarrollar actividades productivas, de
protección, conservación y restauración forestal, por lo cual el Programa de
Protección contra Incendios quedo bajo la responsabilidad de ésta Institución.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 15


INCENDIOS 2004

1.5. Aspectos relevantes en las estadísticas de incendios

En 1977 y 1992 se destacan porque en esos años se presentaron los menores


indicadores de superficie afectada de incendio que fue de 16. Esto está
relacionado a una mayor presencia de lluvias (Cuadro 1.1).

En 1988 el huracán Gilberto pasó sobre la selva de Quintana Roo provocando


grandes destrozos. Un año después, se originaron cinco incendios que dieron
como resultado 120,000 ha afectadas únicamente en ese Estado. En 1991 en el
D.F. se registraron 1,397 siniestros sobre una superficie de 4,320 ha resulta
evidente que no existe una relación directa entre el número de incendios y la
superficie afectada.

En 1998 se registraron condiciones atmosféricas récord en cuanto a baja


precipitación y altas temperaturas, lo que dio por resultado a nivel mundial grandes
incendios forestales. En nuestro país, casi se duplicó el número promedio de
incendios y el promedio de superficie afectada y se cuadruplicó la superficie
siniestrada.

La experiencia de 1998 despertó un gran interés por todos los sectores para hacer
acopio de todos los medios para disminuir los incendios, una herramienta que se
empezó a utilizar fue la detección satelital de los focos de calor por la CONABIO
(Comisión para el conocimiento y uso de la Biodiversidad) y la información de las
condiciones atmosféricas de la CNA (Comisión Nacional del Agua).

En 1999, se reorganizaron las actividades de prevención contra incendios


forestales por regiones y se definieron 18 zonas críticas, a las que se les asignaron
herramientas, equipos y recursos económicos del programa de empleo temporal
(PET).

Durante ese mismo año se ubicaron 250 áreas naturales protegidas de alta
biodiversidad, además de las afectadas en 1998 con el propósito de atenderlas
prioritariamente en protección y restauración; definiéndose también tres niveles o
categorías de incendios con sus algoritmos para ser atendidos de acuerdo a:
tamaño, condiciones de combustible, tiempo atmosférico, topografía y cercanía a
las zonas urbanas.

Por parte del Servicio Forestal de Canadá, se recibió el apoyo de una dirección de
Internet que despliega trece mapas de la República Mexicana con información
diaria de las condiciones atmosféricas con las que se integra un sistema de
medición de peligro de incendios forestales.

En 2003, se inició en el estado de Quintana Roo, la capacitación de combatientes


en el descenso por cuerda de helicópteros, con la asesoría de instructores de los
Estados Unidos de América.

Por primera vez técnicos mexicanos de la CONAFOR-SEMARNAT participaron


como instructores en la capacitación de brigadistas y voluntarios de habla hispana
en Vale Oregon (EE. UU.).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 16


INCENDIOS 2004

Se gestionó y recibió una donación del Servicio Forestal (EE. UU.) la cantidad de
23,000 pantalones de tela NOMEX para combatientes mexicanos.

México apoyó con instructores y financiamiento para la impartición de cursos de


capacitación a 62 técnicos centroamericanos.

95% de los incendios son de tipo superficial y afectan principalmente pastos,


arbustos y matorrales (75% del área afectada), vegetación que es fácilmente
recuperada en las siguientes estaciones de lluvia. Sin embargo es necesario poner
más atención en las áreas arboladas y de renuevo, sobre todo en las selvas
afectadas ya que su recuperación es lenta y requiere de decenas de años para su
restablecimiento.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 17


INCENDIOS 2004

Cuadro 1.1. Estadísticas de incendios de 1970 a 2003.

CANTIDAD DE SUPERFICIE SUPERFICIE AFECTADA POR


AÑO
INCENDIOS AFECTADA (ha) INCENDIOS (ha)
1970 4,751 183,207 39
1971 4,889 188,862 39
1972 3,361 139,746 42
1973 4,601 127,216 28
1974 5,114 156,799 31
1975 6,757 249,662 37
1976 6,448 126,660 20
1977 4,767 74,585 16
1978 5,387 191,456 36
1979 5,217 143,847 28
1980 4,242 110,709 26
1981 2,740 67,228 25
1982 5,599 137,669 25
1983 6,087 272,000 45
1984 6,120 236,032 39
1985 4,386 152,224 35
1986 8,482 290,815 34
1987 9,263 287,347 31
1988 10,942 518,265 47
1989 9,946 507,471 51
1990 3,443 80,400 23
1991 8,621 269,266 31
1992 2,829 44,401 16
1993 10,251 235,020 23
1994 7,830 141,502 18
1995 7,860 309,987 39
1996 9,256 248,765 27
1997 5,163 107,845 21
1998 14,445 849,632 59
1999 7,979 231,061 29
2000 8,557 235,915 28
2001 6,340 136,879 22
2002 8,160 198,543 24
2003 8,211 322,448 39
2004 6,293 81,234 13
PROMEDIO 6,695 218,706 33

Es relevante comentar que en este año de evaluación, tiene menor superficie


afectada por incendio con un promedio de 14 hectáreas. Los incendios que se
presentaron en los años de 1977 y 1992, se registraron los promedios de
superficie afectada por incendios más bajos, debido a lluvias abundantes, no asé
en el año de 1998, en el cual, el promedio fue el más alto, debido principalmente a
las condiciones climatológicas extremas que se presentaron.

1.6. Recursos presupuestales del programa

El programa ha operado mediante recursos aportados por los gobiernos federal,


estatales y del Distrito Federal, así como de los productores forestales y otros
sectores de la sociedad (recientemente algunos Municipios han participado
contratando brigadas). Al respecto se puede decir que es a partir de 1996 y 1997
al contabilizar por separado el monto dedicado al equipamiento y a los salarios del
personal de incendios, cuando se puede establecer con más precisión el
presupuesto de operación de este programa (Cuadro 1.2) que se ha visto

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 18


INCENDIOS 2004

incrementado por los apoyos del Fondo Nacional de Desastres Naturales


(FONDEN), del Programa de Desarrollo Forestal (PRODEFOR) y del Programa de
Empleo Temporal (PET); se destaca también el apoyo en personal, asistencia
técnica, equipo aéreo y apoyo económico del gobierno de EE. UU. en 1998.

Cuadro 1.2. Presupuesto ejercido del Programa Nacional de Protección contra Incendios Forestales
(pesos).

AÑO Y PRESUPUESTO EN MILLONES DE PESOS


1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Central 41.4 41.4 54.6 38.0 79.1 75.3 15.2
Rep.Estatales 6.8 24.2 4.6 13.6 18.0 18.0 58.5
Emergencia 0.0 43.1 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0
Equipamiento 21.9 20.0 12.0 6.1 6.3 6.3 5.5
PET 0.0 0.0 0.0 21.5 25.6 26.0 14.0
Subtotal 48.2 128.7 71.2 57.7 103.4 99.6 77.2
Salarios 41.0 56.1 48.0 55.3 63.0 66.0 66.0
TOTAL DEL AÑO 89.2 184.8 119.2 113.0 166.4 165.6 223.4

Para el año estudiado, se ejerció un presupuesto que alcanzó los 209.6 millones
de pesos, lo cual representa una disminución de 6.6%, respecto al año anterior.

El deterioro ecológico, se puede discutir desde el punto de vista biológico,


biológico-social. Para el primer caso, de acuerdo con Bolaños, 1990 citado por
Landa et al, 1997, está relacionado con una disminución en cantidad y
disponibilidad de la energía utilizada por los organismos tales como: alimentación,
crecimiento, reproducción y defensa. Otras como la de Bradsahaw, Goode y Thorp
1986 consideran un ecosistema degradado como aquel en que se reduce la
entrada de energía o se incrementa la pérdida por causas humanas o naturales.

McGrovern et al, 1988 conceptúan la degradación ambiental como una alteración


en los ecosistemas que reduce de manera efectiva la productividad de la tierra.
Gram. 1992 define la degradación como una disminución en condición o calidad de
la tierra como consecuencia de su uso, y relaciona directamente a las actividades
productivas con el deterioro ambiental.

El término desertificación no se debe desde el punto de vista climático, sino más


bien como una transformación de ecosistemas originales, lo cual implica
empobrecimiento de sus propiedades físicas y funcionales Landa et al, 1997, es el
resultado del deterioro ecológico.

De acuerdo con Ortiz, Anaya y Estrada, 1994, la degradación de la tierra es un


sinónimo de desertificación, definida como “la disminución o destrucción del
potencial biológico de los recursos naturales ocasionado por el mal uso y manejo
de los mismos, lo que trae como consecuencia procesos degenerativos del medio
físico, económico y social de las poblaciones involucradas y su entorno.

Blaikie y Brookfield (1987) explican que la degradación ambiental es por definición


un problema social, ya que los procesos ambientales ocurren con o sin
interferencia humana y tales fenómenos son entonces considerados como
“degradación” cuando se perciben con un criterio social relacionado con uso actual
y potencial de la tierra.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 19


INCENDIOS 2004

Desde el punto de vista económico la degradación significa una pérdida de


capacidad productiva del ambiente a consecuencia de procesos tales como
erosión, salinización, pérdida de nutrientes, pérdida de la estructura del suelo, y
contaminación (Bojö, 1991).

Como efectos colaterales a la degradación del paisaje, se encuentra el incremento


en la marginación y la pobreza en los países del Tercer Mundo (Falkenmark y
Suprapto, 1992).

Para los autores Landa et al, 1997 se define el deterioro ambiental como el
resultado de la interacción de elementos naturales y humanos ligados con la
modificación del ambiente en el sentido de pérdida de sus cualidades, y expresado
finalmente como un decremento de bienes y servicios a las poblaciones humanas.
Tales elementos son el daño por erosión, el alto grado de alteración e influencia
antrópica, y la susceptibilidad a la degradación en diferentes condiciones
ambientales.

La humanidad se encuentra en un momento decisivo de la historia. Nos


enfrentamos con la perpetuación de las disparidades entre las naciones y dentro
de las naciones, con el agravamiento de la pobreza, el hambre, las enfermedades
y el analfabetismo y con el continuo empeoramiento de los ecosistemas de los que
depende nuestro bienestar (Keating, 1993).

Los incendios superficiales son los más frecuentes en México, estimándose que
más de 93% de los incendios reportados a nivel nacional son de este tipo; éstos se
presentan a nivel del suelo afectando principalmente pastizales y vegetación
herbácea, causando daños severos a la reforestación natural e inducida.

La presencia de los incendios forestales se debe en gran medida al factor humano,


siendo las actividades agropecuarias, como la quema de pastizales y la práctica de
la roza-tumba y quema, las principales causantes (SEMARNAP, 1997a).

Aunque los incendios forestales no son la principal causa de deforestación en la


República Mexicana, ya que contribuyen con el 2% a nivel nacional, aquéllos
causan graves pérdidas a los recursos forestales y bióticos asociados a ellos.

Entre los daños más sobresalientes se mencionan los siguientes:


 Destrucción de volúmenes de madera, impactando negativamente la
economía de los propietarios y del país;
 Exposición del suelo a factores erosivos como viento y lluvia tras la
destrucción de la vegetación;
 Disminución de la capacidad de infiltración y captación en mantos freáticos
del agua pluvial;
 Aumento de la propensión a deslaves e inundaciones durante el temporal
de lluvias por la formación de una cubierta impermeable sobre los suelos
forestales;
 Destrucción del hábitat de la fauna silvestre exponiéndola al ataque de
otros depredadores;
 Generación de humos y vapores tóxicos, así como de la liberación de
bióxido de carbono a la atmósfera terrestre; y
 Pérdida de recursos bióticos asociados a los ecosistemas forestales.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 20


INCENDIOS 2004

Sin embargo, los incendios forestales no son necesariamente negativos, ya que el


fuego en algunos casos también beneficia a los recursos forestales propiciando el
brote de vegetación herbácea que sirve de base de la cadena alimenticia del
ganado y de la fauna silvestre; facilitando la germinación de las semillas de
algunas especies de árboles; abatiendo el combustible ligero (pastos, hojarasca,
hierbas, etc.), y evitando o disminuyendo la presencia de incendios de grandes
magnitudes. Por lo anterior, es necesario que el país cuente con un Programa de
Prevención y Combate de Incendios que minimice los efectos adversos que estos
causan y que tenga un enfoque integral que reconozca los múltiples aspectos que
intervienen en un problema tan complejo.

De acuerdo con la SEMARNAT y CONAFOR la ocurrencia de incendios forestales


por década es la siguiente (Cuadro 1.3):

Cuadro 1.3. Superficie afectada por incendios en las últimas cinco décadas.

Superficie Afectada NÚMERO Superficie por


INCENDIOS
(miles de hectáreas) (promedio anual) incendio (promedio)
1970-1980: 154 5,032 31
1980-1990: 255 6,477 35
1990-2000 (sin considerar 1998): 203 7,152 26
1998: 850 14,445 59
1990-2000 (incluyendo 1998): 267 7,839 29
Fuente. CONAFOR

Los objetivos del Programa han sido disminuir la superficie afectada por los
incendios en el territorio nacional desarrollando actividades de prevención,
combate y control de los siniestros, con los recursos asignados por el gobierno
federal y los estatales y coordinando la participación del sector social y privado.

Los incendios han sido un factor ecológico natural de los ecosistemas, sin
embargo su impacto se ve modificado con la intervención humana tanto
favoreciéndolo como suprimiéndolo. Podemos decir que los indígenas usaban el
fuego en forma regulada, con la conquista de los españoles a tierras aztecas
(1,521), significó un mayor uso del fuego en actividades agropecuarias,

En las primeras dos décadas del Siglo XX, el Ing. Miguel Ángel de Quevedo fue el
precursor de las actividades en contra de los agentes perturbadores del recurso
forestal.

La primera Ley Forestal de 1926 marcó el inicio formal del Programa de


prevención y Combate de incendios Forestales.

Desde 1952 con la Creación del Departamento de Incendios Forestales y las


Unidades Industriales de Explotación Forestal (creadas en 1945) se ha dado gran
impulso a la formación, capacitación y equipamiento de las brigadas que hacen
frente al problema que nos ocupa en este estudio.

Actualmente la CONAFOR a través del Centro Nacional de Control de Incendios,


las gerencias estatales, la participación de diversas dependencias federales,
gobiernos de los estados, asociaciones de productores y el apoyo brindado por
otros países; ha sido posible la contratación de personal, el establecimiento de
campamentos, puestos de vigilancia, una red de comunicación y diversos medios

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 21


INCENDIOS 2004

aéreos que han contribuido a enfrentar el problema de los incendios con mayores
avances tecnológicos.

También se han capitalizado las experiencias de 1988 en Quintana Roo con la


presencia del huracán Gilberto y sus consecuencias y la de 1998 con las
condiciones atmosféricas a nivel mundial, lo que llevó al uso de sistemas
satelitales en la detección de focos de calor y a impulsar un mayor número de
actividades preventivas en áreas de alto riesgo.

En el Cuadro 1.4 se muestran los promedios, para diversos quinquenios y años, a


partir de 1970.

Cuadro 1.4 Promedios de número de incendios, superficies afectadas y superficies afectadas por
incendio en el período de 1970 – 2003.

SUPERFICIE SUPERFICIE AFECTADA


NÚMERO PROMEDIO DE
AÑO AFECTADA POR INCENDIOS
INCENDIOS
(ha) (ha)
1970-1975 4,912 174,248.67 36.00
1976-1980 5,212 129,451.40 25.20
1981-1985 4,986 173,030.60 33.80
1986-1990 8,415 336,859.60 37.20
1991-1995 7,478 200,035.20 25.40
1996-2000 9,080 334,643.60 32.80
2001-2003 7,570 184,805.00 24.75
2004 6,293 81,234.00 13.00
PROMEDIO 6,743 201,789.00 29.00

1.7. Presupuesto del programa 2004

El presupuesto que la CONAFOR asignó a las entidades federativas fue de


121,259,282.70 de pesos, el presupuesto total incluyendo los aportes de los
gobiernos estatales, municipales y otras instancias fue de 209,585,898.70 de
pesos. La superficie total a proteger a nivel nacional fue de 105,181,698.50 ha. La
inversión unitaria del Presupuesto Federal (CONAFOR) fue de $ 1.15/ha. y
considerando el presupuesto total fue de $1.99/ha (Cuadro 1.5).

Es de destacarse las aportaciones que hicieron los gobiernos de: Distrito Federal,
Guerrero, Nuevo León, Michoacán, Chihuahua, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo.
En 27 entidades federativas los recursos se recibieron oportunamente por parte de
la Federación; el apoyo Estatal se otorgó oportunamente en 10 entidades y en el
resto se asignó extemporáneamente (El presupuesto incluye el PET y los apoyos
extraordinarios por el uso de equipo aéreo).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 22


INCENDIOS 2004

Cuadro 1.5. Presupuesto de Incendios 2004.

PRESUPUESTO PRESUPUESTO
SUPERFICIE TOTAL CONAFOR
ESTADO TOTAL CONAFOR
(ha) ($/ha) ($/ha)
($) ($)
AGUASCALIENTES 114,408.00 114,408.00 189,500.00 0.6 0.60
BAJA CALIFORNIA 1,694,445.47 1,694,445.47 6,098,593.00 0.3 0.28
BAJA CALIF. SUR 156,213.00 156,213.00 1,750,000.00 0.1 0.09
CAMPECHE 743,209.00 743,209.00 3,200,000.00 0.2 0.23
CHIAPAS 14,500,000.00 9,000,000.00 3,500,000.00 4.1 2.57
CHIHUAHUA 11,874,803.00 4,673,469.00 3,500,000.00 3.4 1.34
COAHUILA 900,000.00 900,000.00 13,486,254.00 0.1 0.07
COLIMA 431,027.76 431,027.76 315,659.00 1.4 1.37
DISTRITO FEDERAL 42,041,850.00 12,080,552.00 88,442.00 475.4 136.59
DURANGO 12,478,764.00 11,613,761.00 9,100,000.00 1.4 1.28
GUANAJUATO 197,086.55 197,086.55 1,000,000.00 0.2 0.20
GUERRERO 20,520,103.00 10,820,232.00 5,200,000.00 3.9 2.08
HIDALGO 5,000,000.00 2,500,000.00 1,072,997.00 4.7 2.33
ESTADO DE MÉXICO 3,900,000.00 3,900,000.00 739,000.00 5.3 5.28
JALISCO 15,065,600.19 15,065,600.19 3,000,000.00 5.0 5.02
MICHOACÁN 411,368,522.00 1,664,581.00 4,206,451.00 2.7 0.40
MORELOS 1,847,811.00 647,811.00 197,805.00 9.3 3.27
NAYARIT 294,093.00 294,093.00 1,800,000.00 0.2 0.16
NUEVO LEÓN 12,701,589.00 2,701,589.00 4,210,256.50 3.0 0.64
OAXACA 13,927,235.00 13,927,235.00 5,100,000.00 2.7 2.73
PUEBLA 1,000,000.00 1,000,000.00 830,000.00 1.2 1.20
QUERETARO 1,328,000.00 528,000.00 737,820.00 1.8 0.72
QUINTANA ROO 15,000,000.00 12,000,000.00 3,700,000.00 4.1 3.24
SAN LUIS POTOSÍ 682,161.50 682,161.50 4,701,497.00 0.1 0.15
SINALOA 3,504,122.00 2,854,122.00 3,722,000.00 0.9 0.77
SONORA 1,869,295.00 1,369,295.00 8,500,000.00 0.2 0.16
TABASCO 665,736.00 247,736.00 553,022.00 1.2 0.45
TAMAULIPAS 3,518,840.00 2,192,071.00 5,221,225.00 0.7 0.42
TLAXCALA 810,850.60 810,450.60 85,376.00 9.5 9.49
VERACRUZ 780,000.00 780,000.00 1,995,000.00 0.4 0.39
YUCATÁN 9,841,000.00 4,841,000.00 2,980,801.00 3.3 1.62
ZACATECAS 829,133.63 829,133.63 4,400,000.00 0.2 0.19
TOTAL 209,585,898.70 121,259,282.70 105,181,698.50

Considerando el presupuesto total aplicado por ha. destacan favorablemente el


Distrito Federal, Morelos, Tlaxcala, Estado de México y Jalisco; usando el mismo
indicador destacan con escasa inversión unitaria los estados de: Coahuila, Baja
California Sur, San Luís Potosí, Nayarit, Zacatecas y Sonora.

1.8. Alcances y Objetivos de la Evaluación

La evaluación externa se realiza para verificar el cumplimiento de los objetivos y


metas anuales y a largo plazo del Programa y conocer su desempeño, así como
cuantificar los impactos económicos, ambientales y sociales del Programa,
incluyendo información específica acerca de su impacto y resultados sobre el

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 23


INCENDIOS 2004

bienestar, la equidad, la igualdad y la no discriminación de las mujeres. Lo anterior


permitirá realizar recomendaciones concretas para mejorar su operación y, en su
caso, decidir sobre su continuidad o cancelación.

La evaluación proporcionará una base de información objetiva y sistemática que


permita que:

─ La sociedad valore la trascendencia de los programas de apoyo al sector


forestal, incrementando la confianza de la sociedad en la visión, el
desempeño y transparencia de la Comisión y ofreciendo a aquella un
mecanismo para verificar el buen uso de los recursos de la CONAFOR en
el desarrollo de programas que produzcan mejoras concretas y tangibles en
su nivel de vida, en la calidad de los ecosistemas y en el aumento de la
superficie forestal del país.

─ Los responsables operativos y administrativos del Programa mejoren la


calidad y eficiencia de sus programas, enfatizando los resultados, la calidad
del servicio y el cumplimiento de metas y objetivos; y

─ El Sistema Nacional de Información Forestal cuente con datos confiables y


actualizados acerca de las labores de conservación y restauración en el
País.

1.9. Enfoque de la Evaluación

En el trabajo se proporciona información y recomendaciones específicas en los


aspectos abajo descritos. Las recomendaciones están sustentadas en trabajo y
análisis de datos recabados en campo, las entrevistas y la revisión de bibliografía
especializada. El informe final de evaluación contiene los siguientes elementos:

 La verificación del cumplimiento de los objetivos del Programa, en el


ejercicio 2003, en términos del indicador de superficie promedio afectada
por incendio y recursos aplicados.
 La determinación del nivel de cumplimiento de los objetivos señalados en el
Programa Nacional Forestal 2001 – 2006.
 La identificación de la eficiencia económica y financiera en la asignación de
recursos y aportación de elementos para mejorarla, en términos costo /
beneficio. El análisis detallado de la gestión del Programa, junto con la
aportación de elementos e identificación de deficiencias para corregir y
retroalimentarlo.
Asimismo, incluye sugerencias de elementos para mejorar el desempeño del
Programa:

 La estimación de los impactos del programa, en términos monetarios en la


medida de lo posible, o en términos de valores no monetarios, en cuanto a
las siguientes variables:
 Protección de recursos forestales maderables y no maderables (recursos
genéticos y potenciales para la agroindustria y el sector farmacéutico, como
ejemplos).
 Protección de servicios ambientales como captura de carbono, retención de
agua en cauces superficiales y mantos freáticos, belleza escénica, etc.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 24


INCENDIOS 2004

 Protección a la salud humana.


 Estimación de los impactos del programa en términos del valor de los
recursos forestales, biológicos, efectos sobre la salud humana y
ecosistemas) que se perderían bajo distintos escenarios de siniestralidad.
 En términos de costo / beneficio, el análisis de la aplicación de recursos de
manera adecuada, distribución y composición de bienes materiales
(herramientas, transportes, sistemas de comunicación, etc.), brigadas
oficiales y comunitarias, etc.
 Análisis de la efectividad del sistema de relaciones laborales existentes y su
impacto sobre el combate y prevención.
 Investigación y análisis de diversos factores como composición de las
brigadas (edad, experiencia, distribución), prestaciones (alimentación,
equipamiento, salud, ergonomía) y otros factores que tengan impacto sobre
el recurso humano y su efectividad en el combate de incendios.
 Determinación de escenarios posibles para los años próximos con base en
condiciones meteorológicas y recursos disponibles para la prevención y el
combate.
 Determinar el costo del combate contra el costo de prevención por
hectárea, aportando números basados en escenarios y ecosistemas típicos
para analizar la viabilidad del enfoque preventivo.
 Analizar la utilidad de los indicadores de referencia (tiempo de detección,
llegada, finiquito).
 Realizar una comparación numérica y analítica de indicadores relevantes
del combate de incendios en México y otros países.
 Hacer una estimación acerca de la precisión del sistema de monitoreo y
reporte de incendios a través de una muestra nacional estadísticamente
significativa con un nivel de confianza de 90% y margen de error de +/- 10%
(asumiendo para el cálculo una varianza máxima entre 15% y 20%),
repartida de mayor a menor y entre todas las entidades federativas y el DF.
Las variables a medir en la muestra deberán incluir como mínimo la
superficie afectada, tipo de incendio por magnitud, características y
cobertura vegetal afectada. Deberá verificarse la concordancia entre los
datos del Centro Nacional de Incendios y la registrada en las entidades
federativas y hacer notar diferencias significativas, en caso de existir. No es
el propósito central de la evaluación, sino un elemento de apoyo para
estimar qué tan robusto y efectivo es nuestro sistema de prevención y
control. Las mediciones de superficie se apoyarán en las imágenes de
satélite LANDSAT disponibles en la Gerencia de Geomática de la
CONAFOR.
 Integrar un archivo en formato shapefile con todos los incendios registrados
durante el ejercicio 2004 a partir de los registros disponibles en el CNI.
 Realizar análisis de tendencias y relaciones espaciales y describir fuentes
de causalidad potenciales.
 Analizar el potencial del programa para ser federalizado y de qué manera.
 Hacer un resumen y análisis de las principales fortalezas y debilidades del
Programa.
 Hacer recomendaciones sobre el programa para mejorarlo, incluyendo:
 La determinación de un nivel óptimo de recursos para el Programa con un
sustento en sus hallazgos de campo y las pérdidas potenciales estimadas.
 Las necesidades de sistematización y captura de información para mejorar
la operación y dar sustento a las proyecciones y creación de escenarios de
condiciones de incendios en temporadas futuras.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 25


INCENDIOS 2004

 Sugerir líneas de investigación necesarias para reforzar la utilidad de las


evaluaciones y del sistema de operación del Programa.
 Mejoras sugeridas al proceso de evaluación y su aplicación al proceso de
mejora continua del Programa.
 Establecer conclusiones.
 Información bibliográfica y referencias utilizadas.

Concretamente, en este estudio, se hace una evaluación del Programa Nacional


de Prevención y Combate de Incendios Forestales. Para ello, primero se definieron
los diversos instrumentos para la obtención de datos de terreno (campo), de las
delegaciones y/o coordinaciones estatales, así como los de las oficinas centrales
de la CONAFOR, radicadas en el Centro Nacional de Control de Incendios Forestal
(CENCIF). Con los datos recabados en campo y auxiliándose de las modernas
técnicas de Información georefenciadas, se hizo una evaluación de los impactos,
tanto positivos como negativos de 109 incendios acontecidos en el 2004, misma
que permitió la extrapolación a toda la superficie forestal afectada en todas las
entidades federativas.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 26


INCENDIOS 2004

Capítulo 2

Metodología de evaluación

Para el presente trabajo, se definieron tres fases a saber: Fase preliminar, la de


campo y por último la de gabinete, las cuales se describen brevemente a
continuación.

2.1. Fase preliminar

Esta fase de trabajo consistió básicamente en elaborar los instrumentos de registro


de información, de manera que se contara con datos fidedignos para la
consecución de las demás actividades; para ello, -se elaboraron los siguientes
registros de información:

2.1.1. Instrumentos para la toma de datos en áreas siniestradas


agrupadas en tres clases: menores a 50 ha, de 50 a 200 ha y
mayores a 200 hectáreas

En este aspecto, se elaboró un instrumento con la finalidad de recabar los


siguientes datos, entre otros.

- Ubicación, características del terreno, vegetación afectada, tipo de incendio


y su causa, detalles de detección y combate (tiempos de detección, arribo y
control, necesidades de apoyo aéreo etc.), incluyendo recursos humanos y
materiales, además de los apoyos recibidos y lesiones al personal. Así
mismo, se contempla el principal impacto causado al ambiente por el
incendio incluyendo efectos positivos y negativos. Algunas variables de
importancia que se están considerando son: mortalidad, regeneración, y
recuperación del sotobosque, entre otras.

También se desea tener una primera aproximación de la severidad de los


incendios en cuanto a sus impactos al arbolado, a la vegetación en general y al
suelo.

2.1.2. Cuestionarios

Primeramente se determinaron los diversos niveles a los que debía aplicarse un


instrumento de evaluación (cuestionario), decidiéndose definir seis y un formato
para registrar datos de campo. A continuación se describe brevemente los
propósitos generales de cada cuestionario:

A) Jefes de brigadas y combatientes


En este instrumento se aplican catorce preguntas, encaminadas a determinar la
edad de los combatientes, la capacitación recibida, sus sueldos y prestaciones, su
experiencia, además de los recursos materiales (herramientas, equipos,
instalaciones, medios de comunicación) con los que cuentan. Además de buscar

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 27


INCENDIOS 2004

detectar las situaciones de peligro y enfermedades más comunes relacionadas con


su trabajo.

Con esto, a grosso modo se pretende determinar el perfil del combatiente,


incluyendo el estudio de la pirámide ocupacional de los combatientes así como
necesidades de equipamiento. Además se elaboró un perfil de riesgos
profesionales.

B) Poseedores de predios forestales


En este caso también se elaboraron catorce preguntas relacionadas con las
causas de ocurrencia de incendios, usos y manejo del fuego por parte de las
comunidades. Se busca determinar si las comunidades están informadas de los
programas de gobierno, y la preparación de los habitantes en las actividades de
prevención y combate de incendios forestales, así como las causas más
frecuentes de los mismos en sus regiones.

C) Coordinadores de incendios a nivel estatal


Se contempla la aplicación de este instrumento en cada estado, en donde se
definieron veintidós preguntas, entre las cuales se destacan aspectos
presupuestales, de planeación, infraestructura disponible (comandos de despacho,
vehículos, torres, campamentos), densidad y estado de caminos. Otros rubros
contemplados son: características del recurso humano, condiciones laborales,
convenios interinstitucionales, labores de prevención, criterios de definición de
áreas prioritarias, y apoyo aéreo, entre otros.

Lo anterior para realizar un diagnóstico del estado en materia de recursos para la


prevención y combate de incendios, la cuantía y los criterios para distribuir
recursos financieros, materiales y humanos, así como el nivel de cooperación con
otras instituciones.

D) Autoridades gerenciales de incendios


forestales
Este instrumento consta de once preguntas que contemplan aspectos de
cumplimiento de metas, resultados de la campaña, convenios, suficiencia de
recursos materiales, financieros y humanos, cooperación entre instituciones, y
sistema de prevención y combate de incendios, entre otras.

El propósito es realizar un diagnóstico del tipo de metas trazadas en la campaña,


su grado cumplimiento y la influencia de los recursos necesarios para el efecto.

E) Actores de los comités estatales y del sistema


para manejar emergencias

Con el objetivo de analizar la estructura de los comités estatales y obtener


conclusiones acerca de la operatividad de los mismos en el manejo de las
emergencias, se elaboraron seis preguntas básicas en el caso de manejo de
emergencias y ocho para los comités o consejos de incendios forestales. También

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 28


INCENDIOS 2004

se buscó conocer su relación con las diversas representaciones de la CONAFOR,


tanto a nivel regional como a nivel de coordinaciones estatales.

F) Funcionarios del centro nacional de


prevención y control de incendios forestales
A nivel de funcionarios del CENCIF, se incluyen 31 preguntas, orientadas a
aspectos presupuestales, criterios para asignar presupuestos, apoyo a otros
programas, participación a nivel nacional, coordinación con otras instituciones y
organizaciones, tanto nacionales como internacionales, apoyos recibidos de otras
naciones y apoyos de México a otros países, recursos financieros, materiales y
humanos, programación de actividades, capacitación del personal, problemas
laborales, estímulos al personal, detección, incluyendo el sistema satelital, entre
otras cuestiones.

Aquí se pretende contar con una idea de las características del centro, sus
recursos, sus necesidades, el papel de México en el escenario internacional en la
lucha contra el fuego, y obtener información como parte de la evaluación el
sistema de detección de puntos de calor, entre otros aspectos.

2.2. Tamaño de muestra

El número de entrevistas realizadas y el tamaño de muestra respectivo,


correspondió a los siguientes: 22 autoridades gerenciales, que incluyen a gerentes
y subgerentes operativos (100% de intensidad de muestreo), 32 coordinadores
estatales (100%), 55 jefes de brigada (32.5%), y 79 combatientes (combatientes o
jefes de brigada), que correspondieron a una muestra igual a 5.1%.

La distribución por estado se muestra se presenta en el anexo 1.

2.2.1. Aspectos estadísticos


Para contestar algunas de las cuestiones de interés en el presente estudio, se
utilizaron diferentes técnicas estadísticas, tales como el muestreo estadístico,
estadísticas descriptivas, y algunos métodos de re-muestreo.

2.2.2. Determinación del tamaño de muestra

En primer término, y dado que una de las preguntas de mayor relevancia tiene que
ver con la precisión con la que se estiman las áreas siniestradas, se consideró la
variable Área Quemada (AQ), y con base en información de los incendios
ocurridos en 2004, proporcionada por la CONAFOR, se procedió a la
determinación de un tamaño de muestra necesario para satisfacer los niveles de
precisión y confiabilidad requeridos en la estimación de la superficie total
siniestrada durante 2004.

Para determinar el tamaño de muestra que se requirió para satisfacer niveles


específicos de precisión (10% del límite superior de la clase de tamaño de los

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 29


INCENDIOS 2004

incendios) y confiabilidad (90%), se procedió agrupando los incendios según sus


tamaños en tres clases:

Pequeños: < 50 ha
Medianos: 50 a 200 ha
Grandes: > 200 ha

Cabe aclarar, que los incendios más grandes fueron excluidos de la muestra, dada
la extrema variación que originan, siendo que representan una frecuencia muy
baja. Por ello se omitieron los incendios > 450 ha.

Partiendo de las categorías anteriores, y tomando como base el teorema central


del límite, pues las medias de muestras con reemplazo son normales tanto para la
muestra total de incendios como para cada una de las tres clases en que fue
dividida, los tamaños de muestra obtenidos se presentan en el Cuadro 2.1.

Cuadro 2.1. Tamaño de muestra por clase de tamaño

Universo Error de Tamaño


S2 de la Error de
Categoría de t muestreo Media S2 de
media muestreo
muestreo prescrito muestra
Pequeños 6,017 1.97 3.4 17.49 198.17 0.45 1.31 65.5
Medianos 212 2.02 15.9 119.19 2013.18 38.44 12.52 28.3
Grandes 64 2.01 33.5 263.28 3151.47 17.81 8.49 8.8
TOTAL 6,293 102.6

Con base en el Cuadro anterior, se obtuvieron las muestras en campo, resultando


67 incendios para la categoría pequeños, 29 para la categoría medianos, y 13 para
la categoría grandes, con una muestra total igual a 109 incendios muestreados en
campo. Tal cifra, corresponde a una intensidad de muestreo de 1.65%.

Cabe resaltar que en los cálculos para estimar el tamaño de muestra, se empleó
error máximo en las tres clases, el valor resultante de promediar la media del
tamaño de los incendios y el límite superior de cada clase. Esto se debe a que en
el estudio previo a esta evaluación, se halló una tendencia a subestimar las
superficies afectadas, de tal suerte que se está considerando tal efecto en la
estimación.

Una vez determinado el tamaño de muestra requerido, el cual fue igual a 103
incendios, se procedió a asignar proporcionalmente por estado la muestra
respectiva. Para este propósito se consideró una asignación proporcional en la
cual el estrato fue la entidad federativa. La asignación dentro de entidad se efectuó
aleatorizando los incendios a visitar y considerando una distribución uniforme
discreta por estado, es decir cada incendio tuvo igual probabilidad de ser
seleccionado. No obstante, se tuvo la influencia de factores como accesibilidad,
peligro de visitar el área (por actividades de narcotraficantes), por lo que en cada
estado se contó con incendios alternativos de las clases respectivas de tamaño,
para sustituir algunas muestras.

El tamaño de muestra calculado fue de 103 incendios a visitar, sin embargo, al


realizar la distribución por regiones y entidades en forma proporcional a sus niveles
de siniestralidad, los estados que resultaron con una sola muestra, se decidió

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 30


INCENDIOS 2004

aumentarla a dos. Lo anterior con el propósito de evitar sesgos. Finalmente, la


distribución de la muestra definitiva por estrato puede consultarse en el anexo 1.

2.3. Fase de campo

En todo el territorio nacional, se obtuvo una muestra igual a 109 incendios, lo cual
está en concierto con los términos de referencia. Cabe destacar, que en cada
incendio visitado se levantaron tres sitios circulares de 1000 m2 cada uno.
Asimismo, se levantaron también sitios concéntricos de 100 m2 cada uno (Figura
2.1).

Figura 2.1. Representación simbólica de los sitios de muestreo en campo.

Los datos que se obtuvieron en los sitios visitados, se plasman en los formatos de
toma de datos de campo. Para esta actividad, se requirió de 32 días naturales y
fue llevada a cabo por 20 ingenieros egresados de la Universidad Autónoma
Chapingo.

Con el propósito de evaluar las áreas afectadas por incendios del 2004, visitados
para la realización del presente trabajo, se organizaron 10 brigadas, compuestas
cada una con dos ingenieros. Este personal recorrió los perímetros de todos y
cada uno de los incendios-muestra, que a su vez se obtuvieron de forma aleatoria.
Con este propósito, se agrupó a los siniestros en tres clases: Menores a 50 ha, de
50 a 200 ha, y mayores de 200 hectáreas. Esta última clasificación se fundamenta
en la necesidad de minimizar los errores en la evaluación de áreas afectadas. Los
predios a visitar con áreas afectadas, fueron definidos con base en las
necesidades del proyecto y por las coordinaciones estatales de incendios.

Los evaluadores utilizaron geoposicionadores (GPS) marca MAGELLAN, modelo


Meridian Platinum, con una precisión planimétrica de 3 metros, mediante los
cuales se registraron las coordenadas geográficas de las áreas incendiadas
(latitud/longitud sin proyección y con la referencia WGS84).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 31


INCENDIOS 2004

2.4. Fase de gabinete

En este caso, se procesó la información obtenida de las etapas previas;


básicamente de la fase de campo y el procesamiento digital e interpretación de
imágenes satelitales (MODIS) obtenidas de la NASA, ya procesadas, y las de
CONABIO (LANDSAT 7). También se llevó a cabo la delimitación de las áreas
quemadas y aquellas salvadas por el Programa Nacional de Prevención y
Combate de Incendios Forestales. Esta última parte se describe a continuación.

La información vectorial obtenida de los GPS, fue transformada de la proyección


mundial a la proyección UTM, y poligonizada para la determinación de las áreas
afectadas por los incendios.

Con la información vectorial proporcionada por la Gerencia de Geomática de la


CONAFOR, se vaciaron los polígonos incendiados para una interpretación de
tanto de las imágenes MODIS, como las de LANDSAT 7, a efecto de definir las
áreas mínimas potencialmente salvadas por concepto de la aplicación del
Programa Nacional de Prevención y Combate de Incendios Forestales.

2.5. Metodología para la determinación de impactos

2.5.1. Superficie salvada


La totalidad de incendios muestreados en campo fueron georreferenciados a lo
largo de su perímetro. A partir de esta información se obtuvo la superficie
afectada. Mediante imágenes de satélite e imágenes temáticas de tipo de
vegetación, vías de acceso y cuerpos de agua, se determinó la superficie que el
incendio podría haber alcanzado en caso de no haber sido combatido por
dependencia alguna.

Para el efecto, se consideraron tanto barreras naturales como artificiales. Entre las
primeras se incluyeron lagos y lagunas, ríos, arroyos y cañadas, pedregales y en
general áreas desprovistas de vegetación. Entre las barreras artificiales se incluyó
a carreteras y brechas de todo tipo, áreas agrícolas, y ciertos tipos de vegetación
en determinados casos, que se explican en el siguiente párrafo.

En primer lugar, se consideró que el fuego no avanzaría sobre zacate a más de


4,000 m.s.n.m., dado el gradiente adiabático prevaleciente, donde la temperatura
en promedio 0.66°C por cada 100 m de altitud. Debe recordarse que la reducción
de la temperatura en 10°C implica una duplicación de la humedad relativa.

Existe una amplia gama en el comportamiento del fuego, desde incendios


superficiales de muy baja intensidad, con largos de llama casi nulos, hasta
incendios de copa, con largos de llama de más de 20 m. Acorde con Agee (1993),
en términos de intensidad calorífica, los incendios poco intensos liberan menos de
259 kW/m, en tanto que los fuegos de copa pueden liberar más de 50,000 kWm/1.

Los incendios superficiales también representan una gran variación en términos de


largos de llama, velocidad de propagación e intensidad. En un cama de

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 32


INCENDIOS 2004

combustibles superficiales, predominantemente zacatales (con 12 ton/ha), en


bosques de Pinus hartwegii en el D. F., Rodríguez et al. (enviado) compararon la
velocidad de propagación, el largo de llama y la intensidad calorífica de incendios
experimentales confinados y quemas prescritas en diferentes condiciones.
Hallaron que las quemas prescritas realizadas por la mañana en marzo, en contra
de viento (0-10 km/h) y pendiente (55%), los largos de llama de entre 0.2 y 1 m, la
velocidad de propagación entre 0.2 y 1 m/min., y la intensidad calorífica de 8 a 260
kW/m. En contraparte, el incendio confinado, en abril, a las 13:00 horas a favor de
viento y pendiente, presentó largos de llama de hasta 8 m, velocidades de
propagación de hasta 80 m/min, e intensidades caloríficas de casi 24,000 kW/m.

Lo anterior evidencia la amplia gama de comportamientos del fuego en un mismo


sitio, en función de fecha de ocurrencia, hora del día en que acontece, y
prevalencia de condiciones atmosféricas. La resolución de las imágenes de
satélite es de 28 m por píxel, lo que impide determinar anchos de brecha y cauces,
entre otras barreras.

Para la interpretación se emplearon tanto las imágenes de satélite (del año 2000)
como las cartas temáticas de vegetación (correspondientes al inventario forestal de
gran visión realizado en 1994), pues en estas últimas no aparecen todos los
detalles necesarios relativos a vías de comunicación, arroyos y cañadas.
Asimismo, se apreciaron ligeras diferencias de interpretación. Por ejemplo, las
cartas temáticas en ocasiones indicaban terrenos agrícolas, y en las imágenes de
satélite era evidente una matriz de terrenos agrícolas con manchones de bosque
interconectados, por donde el fuego puede avanzar. Por ello, además de las
cartas temáticas se utilizaron las imágenes de satélite para realizar un trabajo más
detallado y preciso.

En algunos casos, la vegetación halófita corresponde a pastizales durante la época


seca del año, pero durante la temporada de lluvias parte de las planicies donde se
encuentra este tipo de vegetación, se ven inundadas. Las imágenes de satélite
fueron obtenidas durante la época húmeda del año, por lo que áreas que aparecen
anegadas pero que en las cartas temáticas se indica estaban cubiertas por
vegetación halófita, se consideraron como un área susceptible de ser afectada por
el fuego.

Dado que el año 2004 fue más húmedo en términos generales a nivel país que el
2003, los criterios para delimitar las áreas que potencialmente podrían haber
afectado los incendios de no haberse combatido, fueron aún más estrictos que los
empleados en el año 2003.

La vegetación, con base en la clasificación utilizada en el inventario forestal


nacional del 2003 fue categorizada según su dependencia al fuego, en dos grupos
principales: Vegetación mantenida (o dependiente del) fuego y vegetación
influenciada por el fuego (o sensible a éste). Existe una tercera categoría, que
directamente no fue considerada, la vegetación independiente del fuego, si bien
implícitamente se contemplo en algunos tipos.

En la vegetación mantenida por el fuego se consideró que los incendios tendrían


su máximo potencial para propagarse. En el caso de vegetación influenciada por
los incendios, si la vegetación mostraba ninguna o mínima perturbación aparente

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 33


INCENDIOS 2004

(en términos de claros o usos del suelo como el agrícola), fue considerada como
barrera natural para el fuego. Si estos tipos de vegetación mostraban perturbación
(claros, zonas agrícolas intercaladas), no fueron consideradas como barreras, sino
como áreas susceptibles de arder.

Un ejemplo típico de lo anterior son las selvas, que cuando no están alteradas o lo
están en bajo grado, los incendios son extremadamente raros. Sin embargo, una
selva perturbada tiene menor densidad de copas, lo que implica una mayor
penetración de la radiación solar directa, y la entrada de vegetación secundaria,
implícitamente más inflamable que la de etapas sucesionales avanzadas.
Asimismo, estas condiciones con frecuencia favorecen la entrada de helechos
(Pteridium aquilinum), vegetación inflamable, y difícil de erradicar. Aunando los
combustibles residuales, entre los que habrá materiales pesados, la selva ya
quemada corre un peligro mucho más alto de volver a quemarse, en comparación
con el peligro de incendio de que una selva no alterada arda.

El caso equivalente en zonas templado-frías, corresponde a oyametales, que bajo


sus copas mantienen condiciones más frescas y un tanto más húmedas, incluso
durante la sequía, en comparación con zonas abiertas. Asimismo, predominan en
su sotobosque abundantes arbustos, de diversas especies principalmente del
género senecio, materiales que tienen relativamente altos contenidos de humedad.
La resultante, es un bajo peligro de incendio. En cambio, en un oyametal alterado,
existen claros en los que la propia regeneración del oyamel no puede presentarse,
pues es tolerante, requiere de sombra, y en su lugar recolonizan tales áreas
pastos, por ejemplo del género Muhlenbergia, los cuales son más inflamables e
incrementan el peligro de incendio forestal.

Cuando el incendio cotejado en campo se había presentado en algún tipo de


vegetación no mantenida por el fuego, a pesar de no estar alterada, la condición
más común era que este fuego correspondía a la parte más crítica de la temporada
de incendios de la región involucrada, cuando prevalecen condiciones más secas,
con mayor peligro y con mayor riesgo, en comparación con inicios de la
temporada. En tal caso (de incendios sobre áreas poco perturbadas), se consideró
que el fuego continuaría propagándose también sobre áreas con vegetación no
alterada. Lo anterior involucró la verificación de algunos registros de campo,
donde se cuenta con la fecha del incendio.

La vegetación fue clasificada de la siguiente manera:

Ecosistemas mantenidos por el fuego (donde éste se propaga con facilidad y


con una frecuencia de pocos años)

Bosque de táscate
Bosque de pino
Bosque de encino
Bosque bajo abierto
Bosque de pino-encino
Bosque de encino-pino
Bosque de cedro
Bosque cultivado
Bosque de ayarín
Matorral desértico micrófilo

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 34


INCENDIOS 2004

Matorral desértico rosetófilo


Matorral rosetófilo costero
Matorral sarcocaule
Matorral crasicaule
Matorral sarco-crasicaule
Matorral espinoso tamaulipeco
Matorral submontano
Chaparral
Bosque de galería
Vegetación de galería
Vegetación halófila
Tular
Mezquital
Palmar
Huizachal
Sabana
Vegetación gipsófila
Popal
Matorral de coníferas
Pastizal
Pradera de alta montaña (< 4,000 m.s.n.m.)
Pastizal gipsófilo

Vegetación susceptible al fuego (donde éste es propaga generalmente con


mayor dificultad; con regímenes naturales con una frecuencia del orden de
siglos)

Bosque de galería
Bosque de oyamel
Bosque mesófilo de montaña
Matorral subtropical
Matorral sarco-crasicaule de neblina
Vegetación de desiertos arenosos
Vegetación de dunas costeras
Manglar
Selva baja
Selva medina subcaducifolia
Selva alta subperennifolia

Vegetación independiente del fuego


Pradera de alta montaña (> 4,000 m.s.n.m.)

Barreras naturales y artificiales

Área agrícola
Área sin vegetación
Cuerpo de agua
Zona urbana
Vías de comunicación
Ríos

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 35


INCENDIOS 2004

Debe destacarse que la clasificación de marras tuvo su base en las presentadas


por Rodríguez (2001, 2005) y TNC (2004), que respectivamente a nivel nacional e
internacional clasifican la vegetación, en función de su relación con los incendios
forestales.

Dividiendo la superficie afectada del estado entre la superficie afectada en los


incendios visitados, se obtuvo un factor. Este factor fue multiplicado por la
superficie salvada de los incendios inventariados para obtener la superficie salvada
en el estado (sin ajustar).

Sin embargo, la superficie salvada de algunos tipos de vegetación en algunas


ocasiones es semejante a la superficie total del estado con dicho tipo de
vegetación, lo que indica sobreestimación, particularmente porque la temporada
2004 fue de baja siniestralidad.

Cada uno de los incendios visitados arrojó una superficie salvada, un


compartimiento delimitado por barreras naturales y artificiales. Sin embargo, no se
pudo contar con la georreferenciación precisa de los demás incendios que
ocurrieron en el estado, por lo que no fue posible descontar directamente la
ocurrencia de dos o más en el mismo compartimiento, a efecto de reducir
proporcionalmente la superficie salvada. Por lo anterior se obtuvo de Semarnat
(2000) la superficie con los tipos de vegetación que arrojaron superficie salvada, y
dicha superficie se dividió entre la superficie promedio salvada por incendio
muestreado en campo. La cifra obtenida corresponde al número posible de
compartimientos con tal dimensión en el estado.

Con el apoyo de un programa de cómputo elaborado ex profeso, se obtuvieron


números aleatorios, que se asignaron a compartimientos, teniendo como límite el
número de incendios en el estado. Por ejemplo, si en 80 compartimientos se
distribuían al azar 60 incendios y estos últimos sólo ocupaban 30 de los mismos, el
factor empleado para ajustar la superficie salvada era 30 / 60 = 0.5.

Este último factor se multiplicó por la superficie salvada (sin ajustar) de cada tipo
de vegetación, y por un factor de inflamabilidad (más alto en vegetación mantenida
por el fuego que en aquella susceptible al mismo), y así se obtuvo la superficie
salvada por estado.

2.5.2. Sotobosque

En este caso se usó la información de cobertura y riqueza de especies para los


estratos herbáceo y arbustivo, de los sitios levantados en campo.

Renuevo y árboles juveniles (< 5 m)

La densidad y la mortalidad de estos árboles se obtuvieron de sitios de 100 m2 en


campo. El porcentaje de rebrotes se obtuvo de los árboles en los sitios de 1,000
m2 (figura 2.1).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 36


INCENDIOS 2004

2.5.3. Mortalidad de arbolado mayor a 5 m

Con base en el muestreo en campo de tres sitios de 100 m2 por incendio, se


determinó la cantidad de árboles muertos con estas dimensiones, por incendio. Se
obtuvo un promedio por hectárea con base en los sitios levantados en campo en
los incendios visitados en cada estado. Este valor promedio se extrapoló a una
hectárea.

El efecto en el año 2004 se determinó multiplicando el número promedio de


árboles muertos por hectárea por la superficie afectada arbolada o con renuevo
(superficie arbolada afectada más superficie con renuevo afectada).

Para estimar el número de árboles salvados, se consideró la superficie con


bosques o selvas (vegetación arbolada) salvada (ver cálculo de superficie salvada
en subtítulo anterior) y se multiplicó por el número promedio de árboles muertos
por hectárea.

2.5.4. Crecimiento del arbolado adulto

Se estimó preponderantemente para pinos, género mayoritario en las áreas


visitadas. Se estimaron efectos positivos cuando se estimó que se había perdido <
30% de la copa; se consideró que no hubo efectos ni positivos ni negativos cuando
tal chamuscado fue de entre 30 y 60%; y se estimó una reducción en el
crecimiento cuando tal valor de copa fue > 60%. Lo anterior con base en los
resultados de González y Rodríguez (2004) y Vera y Rodríguez (enviado). Se
consideró recuperación de copa a lo largo de un año después del incendio, con
base en las cifras referidas por González y Rodríguez (2004).

2.5.5. Severidad de los incendios

Ésta se obtuvo con base en una simplificación de la metodología utilizada por el


Servicio Forestal de los Estados Unidos. A partir de el porcentaje de afectación de
copas presente (considerando recuperación del mismo luego de un año), de la
altura media de la cicatriz que el fuego deja sobre el tronco, de la mortalidad
causada en el arbolado adulto, y de las señas de erosión producto del paso de las
llamas en el sitio, se estimó la severidad en cinco categorías, que también
corresponden a una calificación promedio de cada factor considerado:

Severidad Calificación

• Muy baja <0.5


• Baja 1.0
• Moderada 1.5
• Regular 2.0
• Alta 2.5
• Muy alta 3.0

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 37


INCENDIOS 2004

2.5.6. Erosión

Se utilizó literatura nacional e internacional para usar constantes de erosión en los


principales ecosistemas nacionales. De las fuentes disponibles, se decidió hacer
uso de las estimaciones más conservadoras, incluyendo referencias sobre quemas
prescritas. A la erosión presente en áreas incendiadas o quemadas de manera
prescrita se le descontó el valor correspondiente a áreas no quemadas. Para el
caso de bosques de clima templado-frío se emplearon las tasas referidas por
Aguirre y Rey (1982), Hernández (1990) y Chávez y Carmona (1994), que incluyen
zacatonal, bosque de pino, bosque de pino-latifoliadas, y bosque de latifoliadas-
pino. En el caso de matorrales, se emplearon las tasas de erosión más
conservadoras de las referidas por Debano (1998) para matorrales del suroeste de
los Estados Unidos. En el caso de bosques tropicales, la información es más
escasa, y se emplearon los valores más conservadores referidos para bosques
tropicales africanos bajo tumba roza y quema, referidos por Sánchez (1976) y
Charreau (1972). En pastizales tropicales se aplicaron los valores obtenidos por
Suárez de Castro y Rodríguez (1955) para Sudamérica.

2.5.7. Escorrentía
De forma análoga a la erosión, también se empleó literatura nacional e
internacional para usar constantes de escorrentía para los principales ecosistemas
nacionales. De las fuentes disponibles, se decidió hacer uso de las estimaciones
más conservadoras, incluyendo investigaciones relativas a quemas prescritas. A la
escorrentía superficial presente en áreas incendiadas o quemadas de manera
prescrita se le descontó el valor correspondiente a áreas no quemadas. Para el
caso de bosques de clima templado-frío se emplearon las tasas de escurrimiento
superficial proporcionadas por Aguirre y Rey (1982) y Chávez y Carmona (1994),
que incluyen zacatonal, bosque de pino, bosque de pino-latifoliadas, y bosque de
latifoliadas-pino. En el caso de bosques tropicales, la información es más escasa,
y se emplearon los valores más conservadores referidos para bosques tropicales
africanos bajo tumba roza y quema, mencionados por Sánchez (1976) y Charrearu
(1972). En pastizales tropicales se utilizaron las cifras reportadas por Suárez de
Castro y Rodríguez (1958). En zonas de matorrales semiáridos, se utilizaron los
valores proporcionados por DeBano et al. (1998).

2.5.8. Contaminación del aire


En este caso se utilizó literatura nacional e internacional relativa a México, sobre
cargas de combustibles superficiales y totales, y de sus factores de combustión.
Para ecosistemas templado fríos se usaron los datos de Rodríguez y Sierra (1995),
Cairns et al. (1999), entre otras, como la de Ottmar et al. (2000), para ecosistemas
del noroeste del país. En los ecosistemas templado-fríos, se trabajó con base en
los combustibles superficiales. A cada tipo de combustible superficial (arbustivos,
árboles juveniles, zacates, herbáceas dicotiledóneas, leñas de 1, 10, 100 y 1 000
horas de tiempo de retardo), se les aplicaron factores de combustión y, con base
en la carga proporcional de cada tipo, se obtuvo un factor de combustión
ponderado.

En esta evaluación se consideraron tres contaminantes más que en la del año


pasado y se amplió un grupo. Se consideraron las emisiones de NO, NO2, CO,

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 38


INCENDIOS 2004

SO2, CO2, HCO (productos fotoquímicos, que corresponde al grupo ampliado),


partículas suspendidas, y se agregaron este año formaldehídos, aldehídos y
acroleína. Para obtener las emisiones de cada producto, se multiplicó la carga de
combustibles correspondiente al tipo de vegetación afectado por el factor de
combustión y por el factor de emisión de cada contaminante. Estos últimos valores
fueron obtenidos de Contreras et al. (2003), Ottmar y Alvarado (1994), Martin
(1976), y Sosa et al. (2004).

Para ecosistemas tropicales y matorrales se empleó biomasa total por tipo de


vegetación y su correspondiente factor de combustión, acorde con la información
referida por Cairns et al. (1999).

En algunos tipos de vegetación se usó la biomasa de combustibles superficiales, y


en otros la total, pero los factores de combustión uniformaron esta diferencia, pues
son mayores en los primeros que en los segundos.

Asimismo, para el bosque tropical se consideró la combustión de hasta 30 cm de la


materia orgánica del suelo, con base en las cifras reportadas por Brady y Weil
(1996) y por Landsberg y Gower (1996). Con el factor de combustión y emisión
correspondientes, se obtuvo la emisión de contaminantes para incendios
subterráneos.

2.5.9. Impactos ecológicos positivos del fuego


Para este caso se consideraron básicamente dos grupos de ecosistemas, con
base en su relación con el fuego: los mantenidos por los incendios forestales y los
influenciados (no mantenidos) por el fuego (Myers, 2000). Casi todos los
ecosistemas terrestres del país pueden categorizarse así. Asimismo, se describen
adaptaciones al fuego de especies arbóreas dominantes y de algunas especies del
sotobosque y efectos en éste.

Con este propósito se realizó una revisión de literatura sobre el tema. Algunos
trabajos que sirvieron de base para el efecto fueron Rodríguez Trejo (1996),
Rodríguez Trejo y Fulé (2003) y Rodríguez Trejo et al. (2004), donde se incluyen
revisiones previas sobre el tema. No obstante, se incluyen actualizaciones y
también se utilizaron observaciones hechas directamente en campo a lo largo de
varios años.

Las referencias base para tipos de vegetación en el país y especies de pino


presentes en cada estado, fueron Rzedowski (1978) y Eguiluz (1988).

2.5.10. Impacto económico


Este rubro incluyó madera, leñas y el costo de reposición de la vegetación
afectada con reforestación.

En campo se levantaron tres sitios de 1000 m2 por incendio, donde se registraron


los árboles muertos con 15 cm o más de diámetro normal. A partir de su diámetro
normal y altura se obtuvo su volumen y finalmente el volumen de árboles muertos
por hectárea. Posteriormente se hizo la extrapolación a las áreas afectadas
durante el año 2004 (áreas arboladas más áreas con renuevo) y las áreas
salvadas (con vegetación arbolada). Al volumen obtenido se le aplicaron

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 39


INCENDIOS 2004

coeficientes correspondientes a productos primarios, secundarios, leñas, y


desperdicios, y se multiplicaron por el precio por metro cúbico prevaleciente en el
estado para cada tipo de productos. En el caso de selvas altas y medianas se
separaron especies preciosas de corrientes tropicales. En todos los casos, se
asumió que en promedio sólo 30% de las maderas muertas eran salvadas, y de
éstas se asumió afectación del 20%. Los factores de productos, los precios y las
existencias de especies preciosas, se obtuvieron de especialistas en
aprovechamientos forestales (Sánchez Rojas, 2004, Rodríguez Aguilar, 2004) y de
referencias como Semarnat (2000).

Para las leñas, se consideraron los inventarios de combustibles en diferentes


ecosistemas (REBISE, 2004, Rodríguez Trejo y Sierra Pineda, 1995), para
determinar la carga de leñas con más de 7.5 cm. de diámetro. Se consideró un
factor de uso (por ejemplo, 0.2 para zonas templado frías) y el precio.

En el caso de la reforestación, se usó la opción por contenedores, incluyendo


costo de producción de la planta, costo de plantación y de cercado, si bien este
último concepto ocupa, con mucho, la mayor parte del costo de la reforestación.
Se decidió así porque una plantación que no es cercada tiene altas posibilidades
de correr la misma suerte que el bosque que originalmente estaba ahí, y el criterio
de la valoración en este concepto se fundamentó en revegetación arbórea
(independientemente de la edad de los árboles).

Para estimar la densidad de plantación se partió de la información de campo (tres


sitios de 100 m2 y tres de 1 000 m2 por incendio visitado), para determinar la
existencia de renuevo residual o nuevo en el sitio, así como la densidad del
arbolado adulto residual. Por ejemplo, la presencia de 200 árboles adultos vivos o
de 2 000 árboles de menos de 5 m de altura, indicaba no necesidad de reforestar.
Los costos de producción y plantación se obtuvieron de Pronare (2000).

Las entrevistas en cada coordinación y gerencia estatales, permitieron obtener la


información de la inversión en protección contra incendios forestales para el estado
en el año 2003.

A partir de la información anterior, se calcularon varios indicadores económicos:

− Pérdidas sufridas.
− Pérdidas evitadas.
− Inversión en protección.
− Relación pérdidas evitadas entre pérdidas sufridas.
− Relación pérdidas sufridas entre inversión en protección.
− Relación pérdidas evitadas entre inversión en protección.

2.5.11. Impacto cualitativo y económico en la belleza escénica

Dados los prácticamente imperceptibles cambios en este rubro de un año a otro,


se recomienda referirse al estudio realizado en el marco de la evaluación del
programa correspondiente a la temporada 2003.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 40


INCENDIOS 2004

Capítulo 3

Cumplimiento de metas

3.1. Cumplimiento de metas según el plan nacional de


desarrollo 2001-2006

Las metas planteadas en el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006, y en el


Programa para Conservar los Ecosistemas y su Biodiversidad, son disminuir el
porcentaje de la superficie afectada (Sic) en forma progresiva de 2002 a 2006, en
un 5, 12, 20, 27 y 35% respectivamente. Podemos concluir que la meta señalada,
tal como se escribió, no se cumplió ya que en 2002 se afectaron 198,543 ha, en
2003 se afectó una superficie de 322,448 ha y en el 2004 resultaron afectadas
81,234 ha, por lo que se observa altas y bajas en todos los casos. Aunque en los
últimos años hay una tendencia a la baja en cuanto a superficie afectada, ello no
implica necesariamente un cumplimiento de metas, ya que tanto el número de
incendios, como la superficie afectada dependen en alto grado de las condiciones
atmosféricas prevalecientes, en el período de sequía y los meses anteriores, no es
posible hacer una predicción confiable con una anticipación de un año; sino
conforme se van acumulando los días de sequía en cada temporada. Además, se
debe considerar el ciclo con que se presenta el fenómeno del Niño y la Niña, cuyas
consecuencias en nuestro país son de menor precipitación.

Consideramos que las metas referidas anteriormente son muy ambiciosas y no se


toma en cuenta predicciones o pronósticos de variables del tiempo atmosférico que
inciden en la siniestralidad. Por otro lado, entendemos que no se ha respaldado
financieramente al programa en la medida que tales metas demandan. Ver el
apartado comparativo entre países.

De acuerdo a los gerentes regionales, el cumplimiento de metas fue de 125%, ya


que algunas se cumplieron por arriba del 100% (Quemas controladas, ejecución de
líneas negras y apertura de brechas cortafuego); otras en cambio no se cumplieron
en 100% (integración de comités, actividades de difusión cultural, capacitación e
integración de brigadas).

Con los cursos de capacitación en esta materia (624) y las actividades de


divulgación y extensionismo, se ha avanzado en la creación de la cultura
ecológica. Otro indicador de lo anterior, es el hecho de que en el principal curso de
incendios del país es organizado por CONAFOR con carácter internacional, uno de
los temas recientemente incluidos, es el de ecología del fuego.

Con la formación de los consejos estatales, en los que participan tanto las
delegaciones de varias dependencias federales como los gobiernos estatales, se
ha avanzado en la toma de decisiones de mayor nivel.

Con la apertura de brechas cortafuego (5,220.4 km), quemas controladas (8,566


ha) y líneas negras (1,562.8 km) y las propias del combate se evitó la afectación
de un alto porcentaje de áreas forestales, con lo cual se avanzó en la mitigación de

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 41


INCENDIOS 2004

las emisiones de gases que producen efecto invernadero, en la protección de vida


silvestre y protección de las cuencas hidrográficas.

Con el empleo de sistemas de monitoreo de puntos de calor y de las condiciones


atmosféricas, se logró establecer algunos mecanismos preventivos de protección
de los ecosistemas.

3.2. Cumplimiento de metas de las coordinaciones


estatales

En general los coordinadores estatales cumplieron con sus metas programadas en


actividades como: planeación y elaboración de programas, coordinación con otras
dependencias, adquisición de equipos y herramientas, detección y combate y
finalmente la autoevaluación de la campaña; por otro lado las metas de menor
porcentaje de cumplimiento fueron: la integración de brigadas y la prevención
legal.

3.2.1. Prioridad de atención a las actividades programadas

Las actividades que tuvieron mayor prioridad según las respuestas de los
coordinadores estatales fueron: evaluación de la campaña, coordinación de
actividades de combate, detección, operación de los centros de control y
adquisición de equipo y herramienta.

El orden de importancia en que los Coordinadores le asignaron a las diversas


actividades se presenta en el Cuadro 3.1.

Cuadro 3.1. Importancia de las actividades según los Coordinadores.

ACTIVIDAD PORCENTAJE (%)


EVALUACION DE LA CAMPAÑA 13.28
COORDINACION EN COMBATE 10.66
ACTIVIDADES DE DETECCION 9.98
OPERACION DEL CENTRO DE DESPACHO 9.51
ADQUISICION DE EQUIPOS Y HERRAMIENTAS 9.20
ACTIVIDADES DE PREVENCION LEGAL 9.10
ACTIVIDADES DE PREVENCION CULTURAL 7.79
ACTIVIDADES DE PREVENCION FISICA 7.53
INTEGRACION DE BRIGADAS 7.27
INTEGRACION DE COMITES 6.06
COORDINACION CON OTRAS DEPENDENCIAS 4.03
PLANEACION DE ACTIVIDADES 3.45
OTRA 2.14

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 42


INCENDIOS 2004

3.3. Cumplimiento de metas según los Gerentes regionales

De acuerdo a los gerentes regionales el cumplimiento de metas fue en promedio


de 125%, siendo las actividades que tuvieron un porcentaje superior al 100%:
quemas controladas, prevención y detección, coordinación con otras
dependencias, operación de centros de control, ejecución de líneas negras y
apertura de brechas cortafuego. Las que tuvieron menor al 100% fueron:
integración de comités actividades de difusión, capacitación e integración de
brigadas. (Cuadro 3.2 y Figura 3.1).

Cuadro 3.2. Metas más frecuentes y porcentaje de cumplimiento.

% DE
METAS
CUMPLIMIENTO
PREVENCIÓN Y DETECCIÓN 142
DIFUSIÓN 92
CONTROL Y COMBATE 99
CAPACITACIÓN 87
COORDINACIÓN CON OTRAS DEPENDENCIAS 126
INTEGRACIÓN DE BRIGADAS 97
POA 95
DISMINUIR LA AFECTACIÓN E INCIDENCIA DE INCENDIOS 94
EVALUACIÓN DE LA CAMPAÑA 100
ADQUISICIÓN DE EQUIPO 100
PLANTACIÓN 97
REALIZAR LÍNEAS NEGRAS Y BRECHAS CORTAFUEGOS 219
INTEGRACIÓN DE COMITÉS 75
OPERACIÓN DEL CENTRO DE DESPACHO 134
QUEMAS CONTROLADAS 314
PROMEDIO 124.7

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 43


INCENDIOS 2004

PREVENCIÓN Y
QUEMAS DETECCIÓN DIFUSIÓN
CONTROLADAS 142 92
CONTROL Y COMBATE
314
99

OPERACIÓN DEL
CAPACITACIÓN
CENTRO DE DESPACHO
87
134
COORDINACIÓN CON
OTRAS DEPENDENCIAS
INTEGRACIÓN DE
126
COMITÉS
75
INTEGRACIÓN DE
BRIGADAS
REALIZAR LÍNEAS 97
NEGRAS Y BRECHAS
CORTAFUEGOS POA
219 95
PLANTACIÓN DISMINUIR LA
97 EVALUACIÓN DE LA AFECTACIÓN E
CAMPAÑA INCIDENCIA DE
100 INCENDIOS
ADQUISICIÓN DE
94
EQUIPO
100

Figura 3.1. Porcentaje de cumplimiento de metas.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 44


INCENDIOS 2004

Capitulo 4

Resultados generales de la evaluación externa del


programa de incendios forestales en su ejercicio
2004

4.1. Análisis de la temporada 2004 a nivel nacional


4.1.1. Afectación total, por ecosistemas y por estratos
A lo largo de la temporada 2004, se tuvieron 81,234 ha afectadas por 6,293
incendios registrados. Cabe referir, que la temporada 2004 fue una de las menos
intensas en los últimos 20 años. La menor cifra oficial en el periodo de marras,
corresponde a 44,401 ha, hacia 1992. Acorde con DPCI (1964), en 1959 se
registraron 22,879 ha. No obstante, dicha cifra probablemente fue subestimada,
dado que en esos años no se contaba con la misma eficiencia en la detección de
los incendios forestales del país; por otra parte, la población y la presión mediante
el mal uso del fuego, eran también menores.

Únicamente seis estados tuvieron cada uno más de 5,000 ha afectadas, y


acumularon más de la mitad de la superficie afectada a nivel nacional, con 45,760
ha (56.33%). Tales estados fueron Chiapas, Guerrero, Baja California, Michoacán,
Jalisco y Oaxaca. El primero de éstos, representó el 14.4% (11,691 ha) (Figura
4.1).
11,690.50

12,000.00
9,059.50

10,000.00

8,000.00
6,776.47

6,403.50
Superficie Afectada (ha)

6,054.00

5,775.80

6,000.00
4,668.00

4,148.50

3,442.70

3,098.08

4,000.00
2,739.50

2,607.26

2,583.00

2,538.58
2,392.43

2,109.00

1,650.53

1,169.00

2,000.00
675.00

633.00

536.00

480.62

448.25

374.10

358.43

275.00

268.00

255.50

208.20

193.50

87.50

73.62

0.00

-
AL L

L
M HE

O SI
M OR O

IN AC R S

NU PO R
LI OR RO

ED AB ON
R AY CO

O
R UA

N RN O S

NA
JA CAN

PU G O
ER S

HO N IA

G OA GO
NA Z
ZA CA A

U A A U I MA

AJ I LA
AX TO
I H RA
O CO

FE IT
S
TE N

C OA

NA CO
RE A
SO CA

Q ER TE
LI ER

SI E R

I S SU
HI RO

EV TO
U PA

A PA

U
L

CA CA

UE A L
CA TA

O AR

CA M TA
YU EB

T LE
I
DU AH

IO
SA FO EL
CH N O

TL UA
AN

EX

AN HU
C AL
S

V IEN
PE

IO AS
AG TAM O L
A
CA R

SC LI
D
A

LU IA
C
LI

C
AX

U
HI

D
N
M
F

L
C

TA
N
IC
G

IT

Q
U
U
JA

ST

M
BA

DI

O
JA

PR
BA

Entidades Federativas

Figura 4.1. Superficie afectada por estado.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 45


INCENDIOS 2004

Por otro lado, en 15 estados se reportaron superficies afectadas menores a 680


ha, vale referir que en tres de ellos se tuvieron inclusive superficies inferiores a 100
ha (San Luis Potosí, Nuevo León y Tabasco). De hecho, en este último estado no
se registraron incendios durante la temporada evaluada.

El número de incendios forestales también fue muy bajo. El número registrado de


incendios a nivel nacional fue 6,293. Debe referirse que en estas cifras no se
incluyen siete incendios que CONAFOR reporta par el año 2004, pero que en
realidad corresponden a la temporada 2003. Los estados más afectados en
número de incendios fueron: Distrito Federal, México, Michoacán, Jalisco,
Chihuahua, Chiapas, Puebla y Baja California. Estos ocho estados acumularon
77% de los incendios de la República Mexicana (Figura 4.2) .
1,800
1,653

1,600

1,400

1,200
1,010
Número de incendios

1,000
752

800

600
452

335

400
293

177

175

163

153

138

200
127

124

123

82

72

57

53

45

45

45

41

33

33

24

23

16

14

13

11

11

0
0
L

FO U A I
LU IEN E
AT ERO

S
N ON O

U AM ON

A U UR
H CO

AC O
M RA

J A AN

HI A

AY S
RE O

LI AJ OS
AH Z
P AS

AX IA

C O LA

BA S
N O
FO A

O A
HU CO

TA NIA O
AX S

U ID IT

A
ER A N
LA

O
UR A

I S TE
C HU

S AR
O
N LO

T A IPA
RU

SI M
M NG
LI BL

EV OR
TA G

YU LO

T
A
T L RN

D AC

SA CA EC

SC
H R

S
AC

AG C LE
VE A R
IC XI
DE

AP

CA AN OT
EC

LI
I N AL

T
C LIS

G CA

A
ZA R R

ET
A

CA UE

L
A

A
E

P
O
FE

U P
N

C
E

L
R

O
O

R
U
HI

C
O

M
C

U
IT

AS
Q
TR

G
JA

Q
IS

BA
D

JA

Entidade s Fe de rativas
BA

Figura 4.2. Número de incendios forestales por estado.

Un total de 18 estados fueron afectados por 82 incendios o menos, inclusive seis


de ellos no llegaron siquiera a 20 (Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato,
Baja California Sur, Tamaulipas y Tabasco). El último estado, como ya se
consignó, no tuvo incendios registrados.

Las diferencias encontradas entre las Baja Californias, se deben un tanto a ciertas
diferencias ecológicas, pues Baja California Sur, con menor afectación que su
contraparte en el norte, presenta similaridades climáticas con la zona continental.
No obstante, la mayor parte de esta diferencia puede deberse a las diferencias en
recursos disponibles para el manejo del fuego.

Otro caso, es el del Distrito Federal, el cual tiene una elevada incidencia debido a
la presión sobre los bosques tanto de sus poblaciones rurales como urbanas. El
número de incendios presente durante la temporada evaluada, fue el más alto de
entre los estados del país, con 1,653. Tal cifra equivale a la cuarta parte (26.23%)
de los incendios en todo el país. En superficie afectada, ocupó el sitio 16 entre las

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 46


INCENDIOS 2004

entidades federativas del país, con un total de 1,650 ha (2% de la superficie


nacional afectada). Tradicionalmente ocupa un lugar superior al 20 en tal
afectación por superficie.

En relación a la clase afectada, fueron los pastizales (38,307 ha, 47.2%) y arbustos
y matorrales (32, 422 ha, 40.9%) los que más contribuyeron a la superficie
afectada. El arbolado adulto y el renuevo, cada uno con 5,360 ha y 5,146 ha, y
6.6% y 6.3%, respectivamente, aportaron menos (Figura 4.3).

Arbustos y
Matorrales
32,422.12 Pastizales
39.91% 38,307.04
47.16%

Arbolado adulto
Renuevo
5,359.45
5,145.88
6.60%
6.33%

Figura 4.3. Superficie afectada por estrato

Exceptuando los reportes de incendios que no reportan tipo de ecosistemas, un


total de 4,129 de ellos (79.03%) acontecieron en zonas templado-frías; 682
(13.05%) en zonas tropicales, 411 (7.86%) en regiones semiáridas. y el resto en
zonas de transición. En la figura 4.4 se exhiben las cifras incluyendo 3.7% de
incendios donde no se reportó el tipo de ecosistema afectado, por lo que los
porcentajes expresados difieren a los del presente párrafo, donde se consignan las
proporciones de incendios reportados.

Respecto al tipo de ecosistemas afectados a nivel nacional, la mayor parte (44,587


ha, 54.9%), se concentraron en ecosistemas templado fríos, seguidos por los
ecosistemas tropicales (23,521 ha, 28.9%) y los semiáridos (10,042 ha y 12.4%).
El resto de la superficie no fue reportada por tipo de ecosistema, salvo 100 ha que
corresponden a combinaciones de ecosistemas (Figura 4).

Por otra parte, excluyendo la proporción de incendios para los que no se reportó
tipo de ecosistema, y concediendo la mitad de la superficie afectada para cada tipo
de ecosistema en los pocos casos en que se tuvo una mezcla de dos, los
porcentajes corresponden a: 57% para ecosistemas templado-fríos, 30.1% para
tropicales, y 12.8% para ecosistemas semiáridos.

De lo anterior, sobresale que aunque más del 70% de los incendios fueron en
zonas templado-frías, sólo poco más de mitad de la superficie afectada se tuvo en
este tipo de región ecológica. Por otra parte, únicamente poco más del 10% de los
incendios aconteció en zonas tropicales, pero casi 30% de la superficie afectada
en el país se registró en estas últimas zonas. La tendencia histórica implica una

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 47


INCENDIOS 2004

mayor superficie tropical afectada. Si bien estas regiones cuentan con


ecosistemas mantenidos por el fuego, como pastizales, humedales (tulares y
popales), sabanas y pinares propios de tales regiones, también es cierto que por
condiciones meteorológicas más secas coincidentes con una mayor causalidad
humana, las selvas están tendiendo a sufrir más y más incendios, con su ulterior
degradación. Una selva incendiada tiene mayor peligro de incendio, dado que las
llamas dejan combustibles residuales acumulados y la mayor apertura de copas
generada, permite una mayor incidencia de la radiación solar directa, y con ello el
acceso de vegetación más inflamable, con lo que la totalidad de estos
combustibles queda con mayor disponibilidad para la combustión.

I TEMPLADO FRIO
44,586.70
54.89%

II TROPICAL
23,520.72
28.95%

I Y III
III SEMIARIDO
10.00
10,041.69
0.01% I Y II
NO REPORTADO 12.36%
90.00
0.11% 2,985.38
3.68%

Figura 4.4. Superficie afectada por tipo de ecosistema.


I=Templado-frío, II=tropical, III=semiárido.

Con base en SEMARNAP-UACH (1999), la superficie nacional de bosques de


clima templado-frío es de 30,433,893 ha, la de selvas corresponde a 26,440,061
ha, la de zonas áridas iguala 58,472,398 ha, la vegetación hidrófila y halófila cubre
4,163,343 ha, y las áreas forestales perturbadas 22,235,474 ha. Las cifras
señaladas arrojan un total forestal de 141,745,169 ha (72.1% de su superficie
total).

Los datos anteriores resultan en las siguientes relaciones entre superficie afectada
y tipo de ecosistema (a partir del total de la superficie afectada): Bosques
templado-fríos, (44,586.7 ha / 30,433, 893 ha) (100) = 0.15% de afectación; selvas,
0.09%; zonas áridas y semiáridas, 0.02% (Cuadro 4.1). Estos últimos porcentajes
fueron calculados directamente de la información proporcionada en el Cuadro 4.1,
donde existe la categoría “no reportados”.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 48


INCENDIOS 2004

Cuadro 4.1. Áreas afectadas por incendios de 2003 en cada ecosistema (ha)

ECOSISTEMAS
I II III
NO
TEMPLADO FRÍO TROPICAL SEMIÁRIDO
REPORTADOS
ÁREA SEGÚN ÚLTIMOS
30,433,893.00 26,440,061.00 58,472,398.00 -
DATOS DEL *INF 1999
ÁREA AFECTADA EN
173,998.36 67,129.41 34,679.06 46,641.17
INCENDIOS DE 2003
ÁREA AFECTADA EN
44,586.70 23,520.72 10,041.69 2,985.38
INCENDIOS DE 2004

*
INF - INVENTARIO NACIONAL FORESTAL (SEMARNAP-UACH, 1999).

Las cifras siempre arrojan una moderada afectación (<1%), en términos de


superficie. Sin embargo, hay varias consideraciones en pro y en contra de este
balance.

Por otra parte, se considera que no todos los incendios forestales que acontecen
en el país son reportados ni combatidos, aunque éstos son pocos.

Aunque el índice es menor en las áreas tropicales, la situación es particularmente


crítica ahí, pues es donde la tasa de deforestación es mayor. SEMARNAP-UACH
(1999) señalan que entre 1970 y 1990 las selvas han reducido su superficie un
47%, en tanto que los bosques templado-fríos lo han hecho en 30%, y 4% las
áreas de matorrales. La deforestación por regiones confirma esta tendencia. Con
base en la fuente señalada, la deforestación en el norte del país es de 15%, de
31% en el centro y 52% en el sur. En este último caso prevalecen ecosistemas
tropicales.

Además, las selvas altas, medianas y bajas son ecosistemas que el fuego no
mantiene. Luego que son afectadas por incendios de gran magnitud tiene que
acontecer una sucesión secundaria y décadas o siglos sin perturbación para que la
naturaleza reponga la vegetación original. Una selva recientemente quemada tiene
mayor peligro de incendio que una no quemada. Es también en estos ecosistemas
donde se resguarda la mayor biodiversidad nacional. Asimismo, en muchas
regiones hay una frecuente aplicación de fuego con miras a deforestar y cambiar el
uso del suelo.

En relación a los puntos a favor, muchos incendios se presentan en ecosistemas


adaptados al fuego, preponderantemente en zonas templado-frías o en áreas de
clima tipo mediterráneo. Tal es el caso de la mayoría de los pinares, diversos
encinares, los pastizales, los matorrales, los palmares, la sabana, y varios
humedales (los tres últimos en zonas tropicales). Ver por ejemplo, Rodríguez y
Fulé (2003) para un análisis de la relación entre pinares mexicanos y fuego.

Esta vegetación requiere de incendios frecuentes, de relativamente baja


intensidad, para mantenerse. Sin fuego, la sucesión avanza y también el peligro
de incendios de mayor magnitud, en su componente de acumulación de
combustibles. Pero los incendios más frecuentes de los periodos a los que la
vegetación está adaptada, debidos a influencia humana, también resultan
deforestadores, particularmente por el efecto conjunto de prácticas como el
sobrepastoreo, las cortas tipo hormiga o el cambio de uso del suelo.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 49


INCENDIOS 2004

4.2. Principales causas de incendios del país

Acorde con los registros oficiales, el ser humano origina 98.5% de los incendios en
la República Mexicana. Sin embargo, se considera que aunque seguirían
representando una proporción baja, las causas naturales son más importantes de
lo que las estadísticas arrojan. Lo anterior es particularmente válido para el norte
del país.

Por un lado la necesidad de más recursos humanos para combate, según UACH-
DICIFO (2004), más aún para la determinación precisa de causas, deja ver que
hay trecho por avanzar en este rubro a nivel nacional. Por otro, en los estados del
sur de los Estados Unidos, la proporción de incendios originados por rayos es
mucho mayor que en los estados del norte de México. Por ejemplo, para el
periodo 1992-2001 en Arizona y Nuevo México, EE. UU., 45% de los incendios se
debieron a rayos (USDA, FS, Alburquerque, NM), mientras que en SEMARNAT
(2002) se señalan 38% de incendios debidos a causas naturales y a otras, en los
estados del norte de México (Rodríguez y Fulé, 2003). Inclusive en selvas altas y
medianas previamente incendiadas, como el la Reserva de la Biosfera El Ocote,
Chis., se registran grandes incendios originados por rayos, cuando en el pasado
éstos sólo cubrían algunos centenares de metros cuadrados (Velázquez, 2005).

Se reportan 18 grupos de causas, acorde con las estadísticas oficiales para el año
2004. En número de incendios, 2,592 (41.19%) corresponden a causas
agropecuarias, 891 (14.16%) se debieron a fogatas, y 678 (10.77%) a fumadores.
El 66.12 de los incendios en el país, más de la mitad, se debieron a esas tres
causas. Las causas no especificados, descuidos o no establecidos cubren 12.7%
(798 incendios). A 61 (0.97%) no se les pudo especificar la causa, y en 34 (0.54%)
no se reportaron. El porcentaje para todos los grupos referidos en este párrafo es
igual a 80.31%. La principal causa se relaciona con falta de opciones económicas
y tecnológicas, pobreza, y falta de cultura forestal.

Cabe recordar que el problema de los incendios en buena medida es


macroeconómico, la pobreza del campo es un factor de riesgo de incendio, pues el
uso del fuego (mediante quemas repetidas) para deforestar paulatinamente y
cambiar el uso del suelo a agrícola o pecuario, o el aplicar tumba-roza y quema,
representa posibilidad de subsistencia para muchas poblaciones en el campo
mexicano.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 50


INCENDIOS 2004

45.00
41.19
40.00

35.00

30.00
Frecuencia (%)

25.00

20.00

14.16
15.00 12.68
10.77
10.00

5.13
5.00 3.07 2.35 2.10 1.75 1.45 1.13 0.97 0.97 0.84 0.75 0.54 0.11 0.05
0.00

Caus as

Figura 4.5. Frecuencia de incendios 2004 según sus causas.

En términos de superficie afectada, la principal causa son las quemas


agropecuarias con 34,363.15 ha (42.3%). Siguen causas no establecidas, con
16,018.9 ha (19.72%), causas cultivos ilícitos (8,338.08 ha, 10.26%), fumadores
5,933.86 ha (7.3%), cazadores furtivos (4,883.11 ha, 6.01%), descargas eléctricas
(2,553.89 ha, 3.14%), fogatas (2,440.44 ha, 3.0%), desconocido (1,829.45 ha,
2.25%), actividades forestales (1,476.2 ha, 1.82%), quema de basura (1,167.65
ha, 1.44%), litigios (684.76 ha, 0.84%), rencillas (643.65 ha, 0.79%), limpias de
derecho de vía (373.67 ha, 0.46%), no reportadas (228.56 ha, 0.28%), otras
actividades productivas (177.58 ha, 0.22%), obtención de autorización de
aprovechamientos forestales (75.83 ha, 0.09%) ferrocarril (29.7 ha, 0.04%) y
urbanización (16 ha, 0.02%). Las cuatro primeras causas totalizan 79.6% de la
superficie afectada a nivel nacional (Figura 4.6).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 51


INCENDIOS 2004

45.00
42.30

40.00

35.00

30.00
% Superficie Afectada

25.00

19.72
20.00

15.00

10.26
10.00
7.30
6.01
5.00 3.14 3.00
2.25 1.82 1.44
0.84 0.79 0.46 0.28 0.22 0.09 0.04 0.02
0.00

Causas

Figura 4.6. Porcentaje de área afectada por incendios de 2003 según la causa.

4.2.1. Quemas agropecuarias

Un análisis temporal de cada grupo causal principal revela que, en términos de


superficie afectada por causa, a lo largo y ancho del territorio nacional las quemas
agropecuarias ocurren todo el año en mayor o menor medida, pero en abril y mayo
totalizan 63.5% de la superficie afectada por esta causa (Figura 4.7), lo que se
explica por la cercanía de las lluvias para el respectivo ciclo agrícola y por la
necesidad de forraje para los hatos durante lo más acendrado de la temporada de
sequía.

El Distrito Federal reporta (539), Michoacán (466), y México (426), estos tres
estados, contribuyen con 1,431 de los 2,592 incendios por esta causa en el país,
esto es, 55.21%.

Chiapas y Michoacán, aportan 10,397.0 ha de las 34,363.15 ha afectadas por


quemas agropecuarias, es decir 30.25%. Es interesante destacar que Chiapas es
uno de los estados que tienen los más bajos índices de desarrollo humano en el
país, mismo que considera educación, servicios y equidad de género; estos
índices fueron consultados en la página Internet de la Universidad Autónoma
Chapingo (WWW.Chapingo.mx).

Once estados suman 29,244.9 ha (85.10%) de dicha superficie. Éstos son: Baja
California (3,652.5 ha), Guerrero (3,330 ha), Chihuahua (2,787.75 ha), Jalisco
(2,342.5 ha), Puebla (1,699.45 ha), Zacatecas (1,611.5 ha), Yucatán (1,350 ha),
Oaxaca (1,050.5 ha), y México (1,023.7 ha) (Figura 4.7).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 52


INCENDIOS 2004

11,144.47

10,661.01
12,000.00

10,000.00
Superficie Afectada (ha)

8,000.00

4,231.75
6,000.00

3,158.87
2,389.26
4,000.00

1,819.50
2,000.00

419.00
245.30

227.00

34.95
17.00

15.05
-

E
E

E
O

IO

TO
O
ZO
O

IL

YO

BR
R
R

LI
BR

B
S
R
E

JU
E

JU

M
EM

M
TU
O
R

A
N

M
A

IE
G
M
B
E

C
TI

VI
FE

IC
O
EP

D
N
S
Meses

Figura 4.7. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios originados por causas
agropecuarias.

Las quemas agropecuarias en parte se relacionan con la situación económica


nacional, donde ante falta de alternativas para la población rural, el fuego es un
medio para producir forraje y alimentar al ganado o para cambiar progresivamente
el uso del suelo. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos que se han hecho y de los
avances que se han tenido, en muchos casos la falta de cultura forestal deriva en
descuidos en el uso del fuego para preparar terrenos agrícolas para el cultivo,
fertilizar las tierras con cenizas y controlar algunas plagas, amén de la disposición
de desechos de aprovechamiento. Por ejemplo, Rodríguez y Mendoza (1992)
anotan que 90.5% de los campesinos en la zona oriente del Estado de México no
abren brecha o no realizan control directo para evitar que el fuego usado en
terrenos agrícolas se propague al monte. También refieren que 100% de los
pastores de la misma zona no toman medida alguna para controlar la extensión del
incendio. No obstante, la emigración también tiene sus implicaciones en este
fenómeno. Por ejemplo, en Chiapas se sabe de señores campesinos de la tercera
edad que tienen que preparar sus tierras mediante el sistema tumba-roza y quema,
cuyos hijos se encuentran en los Estados Unidos y que no cuentan con recursos
para contratar quien les ayude, pero deben trabajar su tierra, razón por la que no
pueden contar con apoyo para abrir su brecha y con ello al aplicar la quema se
propaga a la vegetación.

El mes de mayor superficie afectada por este grupo causal es abril (11,144.47 ha),
representando el 32.43%. Lo anterior se relaciona con la preparación de los
terrenos agrícolas ante la cercanía de la temporada de lluvias en gran parte del
territorio nacional. 97.21% de la superficie se afectó de febrero a julio.

4.2.2. Causas no especificadas, descuidos o no establecidas

Como es de esperar, las causas no establecidas se distribuyeron ampliamente,


entre marzo y junio preponderantemente, lo que remarca la necesidad de mejorar
los recursos y esfuerzos para la determinación de causas (Figura 4.8).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 53


INCENDIOS 2004

De los 798 incendios con causas no especificadas, descuidos o no establecidas,


188 (23.56%) se presentaron en el Estado de México, 85 (10.65%) en Michoacán,
82 (10.27%) en Puebla, 66 (8.27%) en Oaxaca, 62 (7.77%) en Jalisco y 59 (7.39%)
en Chihuahua, totalizando estos seis estados 542 incendios, el 67.92% por esta
causa.

La proporción de causas no especificadas, descuidos o no establecidas es 19.72%


de la superficie afectada. Destaca la necesidad de contar con más recursos para
determinar causas, pues en el pico de la temporada, con frecuencia las brigadas
apenas terminan de combatir un incendio cuando ya tienen que trasladarse a otro,
por lo que no se puede invertir mucho tiempo en esta labor. Un indicador de lo
anterior es que el mes de mayor afectación por incendios con causas no
determinadas, con 4,482.52 ha (27.98%), corresponde a un mes de elevada
siniestralidad, abril. Entre marzo y junio se incendiaron 14,804.00 ha, el 92.41%
del área afectada en este grupo, que también incluye descuidos, (Figura 4.8). 4,482.52

5,000.00
3,962.53

4,500.00
3,757.45

4,000.00

3,500.00
Superficie Afectada (ha)

2,601.50

3,000.00

2,500.00

2,000.00

1,500.00
856.48

1,000.00
118.90

500.00
88.50

65.00
36.52

37.00
12.50
0.00

0.00
IO

E
TO

E
O

IL

RE
O

RE
YO

BR

BR
LI
RZ
R

BR
ER

B
JU
A
NE

JU

M
O

TU

EM
A

EM
A
BR

M
M

E
E

CI
TI

VI
FE

O
P

DI
O

Meses
SE

Figura 4.8. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios 2004 debidos a causas no
determinadas.

Respecto a qué puede aducirse esta causa, una posibilidad es que los otros
grupos causales se distribuyan proporcionalmente en este grupo, primero en cada
estado, luego en el balance nacional. No obstante, está también la posibilidad de
que se trate de causas no tan evidentes, más difíciles de determinar, como pueden
ser los rayos en zonas que además tengan influencia humana, es decir, que no
sean tan remotas.

Sólo seis estados: Chiapas (3,304 ha), Oaxaca (2.919.3 ha), Sonora (1,953 ha),
Jalisco (1,147.5 ha), Michoacán (1,125 ha), y Guerrero (1,068 ha), acumulan
11,516.8 ha, es decir, 71.89% de la superficie quemada en este grupo.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 54


INCENDIOS 2004

4.2.3. Cultivos ilícitos

Los incendios forestales debidos a cultivos ilícitos comienzan a ser significativos a


partir del mes de marzo, y aumentan hasta alcanzar el máximo durante el mes de
mayo, también anticipándose a la cercanía de las lluvias (Figura 12). Estos
originaron 110 incendios (1.75% del total nacional), presentándose esta causa en
12 estados. En Jalisco (33), Durango (29), Guerrero (18), y México (13), fueron los
estados con mayor incidencia, totalizando 93 incendios, 84.54% del grupo.

Los estados donde se tiene la mayor superficie afectada por incendios originados
por cultivos ilícitos son Guerrero (2,707 ha), Sonora (2,095 ha), Durango (1,503.55
ha), Jalisco (895.5 ha), y Baja California (350 ha), totalizando 7,551.05 ha, esto
es, 90.56% de la superficie correspondiente, (Figura 4.9).

4,500.00

3,837.30
4,000.00

3,500.00
2,606.25

3,000.00
Superficie Afectada (ha)

2,500.00

2,000.00
1,044.50

1,500.00

1,000.00
535.00
220.03

500.00
75.00
20.00

0.00

0.00

0.00

0.00

0.00
0.00
O

E
E
ZO

O
IL

E
O

BR

BR
NI

BR

BR
LI

ST
ER

R
ER

AY
AR

AB

JU
JU

M
M
TU
O

M
EN

M
BR

AG

E
IE

E
C

CI
VI
FE

PT

DI
NO

Meses
SE

Figura 4.9. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios 2004 debidos a cultivos
ilícitos.

4.2.4. Fumadores

Los estados donde se tiene la mayor superficie afectada por incendios originados
por fumadores son Nayarit (1,045.5 ha), Guerrero (1,036.5 ha), Yucatán (815.5
ha), Durango (591.65 ha), y Sinaloa (458 ha), totalizando 3,947.15 ha, esto es,
66.52% de la superficie correspondiente. La superficie afectada por incendios
debidos a fumadores, se concentra preponderantemente en el periodo marzo a
mayo (figura 4.10).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 55


INCENDIOS 2004

1,916.17
2,000.00

1,744.65
1,800.00

1,600.00

1,400.00

1,223.04
Superficie Afectada (ha)

1,200.00

1,000.00

800.00

600.00
442.05

400.00

234.15

197.62
200.00

61.13
57.34
43.22

13.00
1.50

0.00
0.00
ENERO FEBRERO MARZO ABRIL MAYO JUNIO JULIO AGOSTO SEPTIEMBRE OCTUBRE NOVIEMBRE DICIEMBRE
Meses

Figura 4.10. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios 2004 debidos a
fumadores.

En este caso cabe intensificar las campañas preventivas de tipo educativo


preponderantemente, con más énfasis en los estados señalados, si bien con
seguridad hay variaciones a través del tiempo en las incidencias por estado.

4.2.5. Cazadores furtivos

Es conveniente referir que los incendios originados por cazadores furtivos, tienen
una amplia distribución en tiempo, desde febrero a mayo, periodo que concentra
88% de la superficie afectada (Figura 4.11).

Dieciséis estados reportan esta causa, con un total de 323 incendios. 206
correspondieron al Distrito Federal, 38 a Chiapas, 15 a Guerrero, 14 Campeche, y
14 a Quintana Roo, sumando estos cinco estados 287 incendios, 88.85% de esta
causa.

Donde más se afectó superficie por esta causa, por mucho, fue en los estados de
Campeche (1,993 ha), Chiapas (1,077.5 ha) y Guerrero (702 ha), para un total de
3,772.5 ha, esto es, el 77.26% de la superficie afectada por esta causa, (Figura
4.11).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 56


INCENDIOS 2004

2,742.31
3,000.00

2,500.00

2,000.00
Superficie Afectada (ha)

1,500.00

884.63
1,000.00

575.00
366.51
303.26

500.00
5.00

0.00

3.40

0.00

0.00

0.00

3.00
0.00

E
O

RE
TO
IL

E
ZO

E
O

BR
BR
NI

BR
LI
ER

BR

AY
ER

B
AR

S
JU
JU

M
O

TU

M
M
EN

M
BR

E
M

AG

IE

E
C

CI
VI
FE

PT

DI
NO
SE
Meses
Figura 15. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios debidos a cazadores
furtivos.

4.2.6. Fogatas de paseantes

Veinticinco estados del país reportan fogatas como causal de incendio, sumando
(891). Las mayores frecuencias de incendios debidos a fogatas se registraron en
el Distrito Federal (414), México (210), Jalisco (67), Michoacán (60), y Tlaxcala
(41), con un total de 792 (88.88%) para estos cinco estados.
821.47

900.00

800.00
552.10

700.00
Superficie Afectada (ha)

489.80

600.00
436.23

500.00

400.00
300.00
89.76

200.00
44.60

3.97

3.35

100.00
0.00

0.00

0.00

0.00

-
E
RE
IO

E
O

TO

E
ZO

IL
O
RO

BR
BR

BR
LI
ER

AY

B
S
AR

JU
AB
E

JU

M
M
TU
EM
O
EN

BR

IE
G
M

E
C
TI

VI
FE

IC
O
P

Meses
SE

Figura 4.12. Área afectada por incendios de 2004, causado por las fogatas de paseantes.

La mayor superficie afectada por la misma se presentó en Jalisco (580 ha),


seguido por México (451.9 ha), Distrito Federal (321.35 ha), Michoacán (222 ha),
Puebla (144.7 ha) y Chihuahua (104.5 ha). Estos seis estados suman 1,824.45 ha,

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 57


INCENDIOS 2004

el 74.76%. En el periodo de febrero a mayo se registra el 94.2% por la causa


debida a fogatas de paseantes, un periodo más amplio relacionado con visitas en
diferentes épocas y con abril como el mes más marcado, relacionado con
peregrinaciones de semana santa.

4.2.7. Descargas eléctricas

Diecisiete estados reportaron esta causa, con 91 incendios. Baja California (17),
Chihuahua (13), Coahuila (11), Oaxaca (11) y Sonora (9), tuvieron la mayor
frecuencia, sumando 61 (67.03%).

La mayor superficie afectada por la misma, se presentó en Oaxaca (1,153 ha),


seguido por Durango (432 ha), Sonora (417 ha) y Coahuila (273.5 ha), la mayoría,
estados norteños. Las descargas eléctricas concentran 28% de la superficie
afectada en el mes de marzo (figura 4.13).

Rodríguez y Fulé (2003) refieren un gradiente de norte a sur del país, con una
gradual reducción en incendios originados por esta causa.

El año de evaluación, en Baja California sólo se reportan 8.8 ha afectadas por


incendios derivados de rayos, y en Baja California Sur se reportan un solo incendio
por esta causa, afectando 41.00 ha. Bien vale la pena precisar que ahí se tienen
los típicos ecosistemas de matorral en zonas de clima tipo mediterráneo, con un
régimen de incendios de copa relativamente frecuentes, cada varias décadas, pero
que mantienen la propia vegetación de matorral, (Figura 16).
715.51

800.00
575.79

700.00
525.25
Superficie Afectada (ha)

600.00
427.26

500.00
285.62

400.00

300.00

200.00
12.50

100.00
7.21
3.00

1.25

0.00

0.00

0.00

0.00
E
E
IO

RE
O

RE
O

IL
O

BR

BR
ST
RZ

LI
ER

ER

BR

AY

B
JU
JU

M
M
EM

TU
O
A
EN

A
BR

IE
G
M

E
C
TI

VI
FE

IC
O
EP

D
N
S

Meses

Figura 4.13. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios 2004 debidos a descargas
eléctricas.

Es una región donde los rayos en seco son relativamente comunes y la región ha
sido punto de comparación científica con California, en los Estados Unidos,
precisamente por tener una condición más natural, con incendios menos
combatidos históricamente, en comparación con el vecino país del norte. Sin

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 58


INCENDIOS 2004

embargo, igual pueden presentarse años de baja incidencia de rayos que inicien
incendios.

4.2.8. Descuidos

El mayor porcentaje (88.1%) de la superficie afectada por causas desconocidas se


concentra entre los meses de mayo y junio.

835.50

775.70
900.00

800.00
700.00
Superficie Afectada (ha)

600.00
500.00
400.00
300.00
89.75

200.00

43.00
30.00
20.00

19.50
8.00

5.00

3.00
100.00

0.00

0.00
-

E
E

E
IO

E
TO
O
O

ZO

IL
O

YO

BR
R
LI
R

ER

BR

B
S
R

JU
E

JU

M
M
EM

TU
O
A
N

BR

IE
M

E
G
E

C
TI

VI
FE

IC
O
EP

D
N
Meses
S

Figura 4.14. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios 2004 debidos a causas
desconocidas.

4.2.9. Actividades forestales

85.3% de la superficie afectada por incendios debidos a actividades forestales se


concentró de febrero a abril, lo que se explica con la mayor conveniencia de
realizar operaciones forestales durante la sequía, cuando el acceso a los sitios y
las operaciones en general resultan más fáciles de realizar.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 59


INCENDIOS 2004

600

476.5
447.75
500

Superfice Afectada (ha)


400

335.2
300

200

100
62.25
100

20.5
34

0
0

O
O

E
O

E
IL
O

ZO

O
O

BR

BR

BR
NI

BR
AY

LI
ER

ST
R
ER

AR

AB

JU
JU

EM

M
M

TU
EN

BR

AG

IE

IE
C

VI
FE

IC
PT

D
Meses

SE

N
Figura 4.15. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios 2004 debidos a
actividades forestales.

4.2.10. Quema de basuras

Ciento treinta y dos incendios se produjeron por esta causa en todo el país durante
el año 2004. Baja California (33, 25%), Distrito Federal (28, 21.21%), México (13,
9.85%), Michoacán (11, 8.33%), y Guerrero (9, 6.82%), fueron los estados más
impactados por esta causa, sumando 94 incendios que representa 71.21% del total
de esta causa en el país.

Solamente en dos estados impactó significativamente en superficie esta causa:


Baja California (424.79 ha) y Oaxaca (208 ha), representando el 54.19% de la
afectación nacional, (Figura 4.16).
323.76

350.00
305.60

300.00
238.50

250.00
Superficie Afectada (ha)

200.00
138.36

150.00

100.00
53.00
46.65

25.50

50.00
20.00
12.29
4.00

0.00

0.00

0.00
E

E
E
E
O
O

IO

O
O

IL

R
R
T
R

Z
R

LI
R

B
B
B
S
R
E

JU
E

M
JU

M
TU
O
R

A
N

IE

IE
E
G
M
B
E

VI
E

IC
A

Meses
O
P
F

D
E

N
S

Figura 4.16. Distribución mensual de la superficie afectada por incendios 2004 debidos a quema de
basura.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 60


INCENDIOS 2004

La quema de basuras alcanza dos picos: uno en marzo y abril, y el otro hacia
septiembre, obedeciendo a las regiones donde los siniestros acontecen. Al primer
periodo le corresponde la temporada de incendios de invierno primavera, típica de
zonas templadas frías, en tanto que el segundo corresponde a regiones con clima
mediterráneo, como Baja California y Baja California Sur, con veranos secos. Los
tres meses señalados acumulan el 74.3% de la superficie afectada por esta causa.

El resto de las causas (litigios, rencillas, limpia de derechos de vías, no reportadas,


otras actividades productivas, obtención de autorización de aprovechamientos
forestales, ferrocarril y urbanización), todas ellas suman 469 incendios y
representan el 7.45% del total nacional.

4.3. Magnitud de los incendios

De los 6,293 incendios, 15.22% de la superficie afectada por incendios


correspondió a aquellos con la categoría de más de 500 ha. Las categorías >50 a
100 ha acumularon 13.40%, mientras que las de >25 a 50 ha, 12.64%. Entre las
tres categorías referidas, sumaron 41.3% de la superficie nacional afectada. Como
se muestra en la figura a continuación, la cual fue generada según la base de
datos del territorio nacional, (Figura 4.17 y 4.18).

15.22
16.00
13.40
12.64

14.00

12.00
Superficie Afectada (%)

9.64

10.00
8.10

8.00
5.97
5.90
5.82
5.62

6.00
4.76
3.77
3.18

4.00
2.30
2.25
1.43

2.00

-
1

00
2

10

15

20

25

50

0
<=

10

15

20

30

40

50
<=

<=

>5
<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=
<=
>1

>2

>5

5
>1

>1

>2

>2

00

50

00

00

00
>5

>1

>1

>2

>3

>4

Clase de incendios (ha)

Figura 4.17. Porcentaje de superficie afectada según clase de categoría de tamaño de los
incendios 2004.

Es conveniente resaltar que 75.09% de los incendios son menores de 5 hectáreas,


aunque esto requiere mejorarse es decir controlarlos antes de que alcancen esa
superficie, se presenta el contraste de que tan sólo el 0.19% de los incendios son
mayores de 500 ha., éstos afectan una superficie un poco mayor del 15% del total
del área impactada. Lo anterior se comprende cuando por condiciones especiales

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 61


INCENDIOS 2004

de combustible, topografía o viento se desarrolla uno o dos incendios que arrasan


una gran superficie, lo que rompe casi cualquier esquema de prevención y
combate y se tiene un alto impacto en los indicadores como el caso de la
superficie/incendio promedio.

Respecto a la frecuencia de incendios por categoría de tamaño de los mismos, la


tendencia es contraria a la anterior, con los mayores valores en las categorías
pequeñas. Así, los incendios de 1 ha o menos representan 39.19% de la
frecuencia, mientras que 84.51% de la frecuencia se debe a incendios de hasta 10
ha.

Aunque con una tendencia menos marcada que durante la temporada 2003
(UACH-DICIFO, 2004), los incendios de mayor magnitud son los que contribuyen
preponderantemente a la superficie afectada, mientras que los incendios pequeños
contribuyen marcadamente a las frecuencias (Figuras 4.18 y 4.19).

45.00
39.19

40.00

35.00

30.00
Freccuencia (%)

25.00
19.83
16.05

20.00

15.00
9.44

10.00
4.31
3.02

2.56

2.24

5.00
1.22

0.57

0.56

0.48

0.22

0.19
0.13
-
0

0
15

20

25

50

0
1

10

00
10

15

20

30

40

50
<=

<=

<=

>5
<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=

<=
<=
>1

>2

>5

00

50

00

00

00
>1

>1

>2

>2

0
>5

>1

>1

>2

>3

>4

Clase de incendios (ha)

Figura 4.18. Porcentaje con respecto al número de incendios a nivel nacional, por clase de tamaño
de incendios 2004.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 62


INCENDIOS 2004

En resumen, clasificando los incendios que afectaron al país en tres grandes


clases de la manera que se muestra en la figura 4.19.

100.00 94.93

90.00

80.00

70.00
Frecuencia (%)

60.00

50.00

40.00

30.00

20.00

10.00 4.05
1.02
-
<50 ha >=50 <=200 ha >200 ha
Clase de incendios (ha)

Figura 4.19. Porcentaje de acontecidos de incendios en el 2004 agrupados en tres categorías.

37.00

36.00 35.59

35.00 34.36
Superficie Afectada (%)

34.00

33.00

32.00

31.00
30.05
30.00

29.00

28.00

27.00
<50 ha >=50 <=200 ha >200 ha
Clase de incendios (ha)

Figura 4.20. Porcentaje de superficie afectada por incendios en el 2004 agrupados en tres
categorías.

Esto nos sugiere que sin descuidar el ataque inicial rápido e intenso a conatos de
incendio, se debe establecer un plan especial de combate a incendios relevantes
(mayores de 500 ha.) los cuales se han estado presentando en los estados de:
Chihuahua, Sonora, Baja California, Puebla y Campeche; es ahí donde se requiere
intensificar las labores de prevención física y cultural, establecer un sistema de
detección temprana que combine o alterne el monitoreo de condiciones
atmosféricas, puestos fijos de vigilancia, patrullaje terrestre y vuelos de detección,
todo esto en determinadas semanas críticas, así como contar con brigadas
especiales de combate acampamentadas en sitios estratégicos, con apoyo de
autobombas, aerotanques y helicópteros con personal entrenado tipo helitack y
descenso en cuerda (rappel).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 63


INCENDIOS 2004

4.4. Dependencias participantes

En relación al combate de incendios forestales, se tuvo la participación de 127,777


días-hombre procedentes de no menos de 21 dependencias u organizaciones. De
la cifra anterior, los gobiernos estatales (26.8%) y CONAFOR-SEMARNAT
(22.4%), contribuyeron con casi la mitad de tales recursos humanos. Les
siguieron, en orden de importancia, voluntarios (25.6%), otras organizaciones
(14.5%), la SEDENA (7%), y los gobiernos municipales (3.7%) (Figura 4.21).

CONAFOR-SEMARNAT
28,641.00
22.41%

VOLUNTARIOS
32,707.00
25.60%

GOBIERNOS ESTATALES
34,175.00
26.75%

OTRAS
18,549.00
14.52%
SEDENA
MUNICIPIOS 8,934.00
4,771.00 6.99%
3.73%

Figura 4.21. Participación de dependencias en la lucha contra el fuego.

El estado que invirtió más días hombre fue Distrito Federal, con 22,702. Le
siguieron Michoacán (15,233), México (13,481), Chiapas (10,285), Oaxaca (8,291),
Jalisco (8,003), y Guerrero (7,851). En estos seis estados, enclavados entre los
diez con mayor siniestralidad, se tuvo la participación de 85,846 días-hombre, el
66.76% de los reportados para el país (Figura 4.21).

4.5. Fuentes de detección de incendios

El procesamiento de información obtenida a partir de las encuestas realizadas


dentro del marco de la evaluación del programa de incendios, se detectaron ocho
principales fuentes de detección de incendios, en comparación con el año 2003,
algunas fuentes incrementaron su porcentaje de detección como son: llamadas del
público, patrullaje terrestre, torres y puestos de observación. (Figura 4.22)

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 64


INCENDIOS 2004

18.00
16.95
16.38

16.00

14.12 14.12
14.00

11.86
12.00 11.30

10.00

8.47

8.00
6.78

6.00

4.00

2.00

0.00
LLAMADA DEL PATRULLAJE PUESTO DE TORRES DE VUELOS CAMPESINOS OTRA VUELO DE
PUBLICO TERRESTRE OBSERVACION OBSERVACION COMERCIALES DETECCION

Figura 4.22. Fuentes de detección de incendios.

4.6. Indicadores de eficiencia

Con el propósito de tener puntos de comparación sobre la eficiencia en la


respuesta de este programa, se establecieron en 1993 los índices de eficiencia:
Superficie/incendio, Tiempo de Detección, Tiempo de Llegada y Duración;
difícilmente se pueden encontrar otros indicadores que revelen mejor la precisión
en que todo el sistema de combate responde a las emergencias de incendios.

En el año de evaluación, los promedios de estos índices por estado se pueden


observar en las figuras (17, 18 y 19), lo mismo los promedios a nivel nacional los
cuales fueron los siguientes: Tiempo de Detección 0:31, Tiempo de Llegada 0:55 y
Duración 9:17 horas.

En el caso del tiempo de detección, no se incluye en el estudio producto de las


imprecisiones y de la falta de homogeneidad en la toma de datos. En este aspecto
debe destacarse la propuesta hecha por UACH-DICIFO (2004) para subsanar esta
deficiencia.

En el caso del Distrito Federal, su relativamente pequeña superficie forestal, la


cercanía y accesibilidad de las áreas y el ser la entidad con mayores recursos
humanos para el combate de incendios (recursos de CONAFOR y del Gobierno de
la Ciudad de México), representan la explicación por la cual se encuentra entre los
que menos tiempo de detección presentan.

En contraparte, los estados con mayores tiempos de detección fueron Guerrero,


Colima, Chiapas, Campeche, Oaxaca, Sonora, Sinaloa y Yucatán rebasaron el

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 65


INCENDIOS 2004

promedio nacional de los tiempos de detección. Ello se debe en parte por la


enorme superficie forestal a proteger, los escasos medios de detección, patrullaje
en las áreas forestales, la elevada cantidad de incendios, lejanía y el difícil acceso,
lo que explica los altos tiempos promedio (Figura 4.23).

6.00
5.07

5.00
4.37

4.00
Tiempo (hrs)

3.00
2.18
2.08
2.08

2.00
1.02
0.98
0.85

0.81
0.80
0.73
0.72
0.70

1.00
0.63
0.53
0.37
0.30
0.27
0.27
0.25
0.25
0.25
0.23
0.18
0.17
0.13
0.13
0.12
0.12
0.08
0.08
0.05
0.00
0.00

AL

L
TA OA I
E
C RO

S
V O UR

RE ON

JA HID RO

O CO

O
A U AN

M UA

U FE D S

NA
PU O

H OS

Z
CH IMA

AT IA

PO A

AX AS
LI G O
SI RA

NA BLA

RN CO

O
AL AS
J A IT
C A
U AN

N CO
G RA A
O CH

SA CO NTE
SO CA

TA E R

M T A RO
O
C AP A

AN RU
IL
NG
YU LO

HI AT
AG AC RN

VE CA L
R
E

UE A S

TA

AH

IO
XI
UE LE

TL LIP

EL
T
O

EC

LU HU
T

FO LIS

CA AL
E

YA

IO A S
L
RR

U
NA

RA
N

A
IE

AC
O

FO
P
AX

R
U
I

N
AJ
A
AM

ED B
UE

H
IS

M
IC

O
M
D

C
G

IN
IT
C
M
AS
Q

U
Z
N

R
LI

N
U

ST

Q
CA

BA

DI

O
JA

PR
BA

Entidades Federativas

Figura 4.23. Tiempos de detección promedio por estado 2004 (tiempo expresado en horas y
fracciones de hora).

El tiempo de llegada promedio nacional (promedio de tiempos promedio por


estado) fue igual a 1 h 14’. Cinco estados tuvieron tiempos de llegada iguales o
menores a 20’, estos son: Quintana Roo (0:01), Veracruz (0:47), Tlaxcala (0:31),
Tamaulipas (0:23), Zacatecas (0:30) y Distrito Federal (0:17). En UACH-DICIFO
(2004), donde se evaluó la campaña de incendios 2003, los estados con poca
superficie tuvieron los menores tiempos de arribo.

Doce son los estados con un tiempo promedio de llegada a los incendios superior
al promedio nacional (Figura 4.24), mismos que poseen una baja densidad de la
red de vías terrestre y las que tienen no están en buen estado. En este aspecto
destacan los estados de Sonora, Oaxaca y Chiapas.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 66


INCENDIOS 2004

5.00

4.70
4.50

4.05
4.00

3.32
3.50

3.00
Tiempo (hrs)

2.47
2.50

2.22

2.20
2.18

2.08
1.98
2.00

1.62
1.43

1.27
1.50

1.23
0.93

0.93
0.85

0.82
0.77
1.00

0.75
0.67

0.65
0.55

0.55
0.48

0.47
0.37

0.28
0.27
0.50

0.18

0.17

0.15
0.02

0.00
0.00

T A T E AL

AL
LI ER HE

IA O

C RN I
O ES

M DA O
C UR

C ON

CA PO O

IO A S O
Q UA S

ET A

BA LU E N
LI O
S

FO S

A Z
A

G OA IA

IT J U A

AX AS
H GO
AX A

N LIE A
AS PU O

ZA ED O

U S
P T
AY A

N CO
C CA

R ER

ER HU

H AR

N
ED AB RO
M A
JA S XIC
IH LO

LI TO
SI P A

TA RU
TR NA IL
JA G
D LIM

L
O OR

AM RI
N LO

M CA
O AT
SC

Q ER AL
M TA
CA G U EC

EV NT
S

C EB

AC
YU LE

T L LIP

IO
AN

U
IC L
A

FO R

C RE
IA

IN AC
V C
A
N

D UA H

AC
O

O
R
H

N
SO

F
A
I

A
U

C
I
H

T
U
C

U
N
U

SA

M
IS
AG

O
JA

PR
BA

Entidades Federativas

Figura 4.24. Tiempos de llegada promedio por estado (tiempo expresado en horas y fracciones de
hora).

El año 2004, a excepción del Distrito Federal, estados más grandes tendieron a ser
más eficientes. Las razones se relacionan con mejoras en eficiencia, ubicación
más cercana de incendios y la relativa poca cuantía de los mismos.

La duración media por incendio a nivel nacional fue de 17:16. Los estados con
menores tiempos de duración de incendios, fueron Quintana Roo (0:28), Distrito
Federal (1:01) y Tlaxcala (1:55), todos con menos de dos horas (Figura 19). La
primera entidad tuvo baja siniestralidad durante el año de evaluación, y las dos
últimas entidades federativas son pequeñas y cuentan con recursos humanos para
el combate, particularmente el D. F. (a pesar de haber sido el primer lugar en
número de incendios en el país), lo que contribuyó a los reducidos tiempos de
combate. Tabasco es un caso particular, por que no presentó incendios en la
temporada 2004, por lo que no se integró a los análisis.

Los estados con mayores tiempos de duración fueron: Campeche (125:55), Sonora
(57:12), Yucatán (50:53), Guerrero (40:07), Oaxaca (37:8), Chihuahua (27:51),
Chiapas (27:50), Colima (25:1), Nayarit (19:00) y Durango (18:01), todos con
tiempos de duración por arriba del promedio nacional (Figura 4.25). En general, se
trata de estados extensos, con problemas de accesibilidad.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 67


INCENDIOS 2004

140.00

125.92
120.00

Tiempo (hrs) 100.00

80.00

57.20
50.88
60.00

40.12
37.13
40.00

27.85
27.83
25.02
19.00
18.02

17.26
11.70
11.50
10.43
10.22
20.00

9.52
8.75
8.72
8.10
7.62
6.00
4.95
4.72
3.72
3.43
3.08
3.00
2.48
2.08
1.92
1.02
0.47
0.00
0.00

A AL

AL
N E

I
CH XA O

ZA AH S

A O
IF ON

RI X C R
NI ICO

ED AB OO
IA A

FO E S
RA AN
JA EV G O

AJ OS
C AS

G IS P NIA

RE O
R UZ
AY MA

PU AS
JA BLA

M TEC A
A

SI ATO

IE O
R IT

H AS
AU A
UE AN

NA CO
UI FE A
SO CH

E
IH CA
O ER

H AR

ST TLA SU
CH HU

AN R

N
M O
CA UIL
YU OR

M LO

M LG
C ISC

L
C NT
DU AR

VE AC
SA CA L LE

NT DE

O
L
AN O T
P

UE CR
LI

BA NU AN

TO A
G AT
E

LU OR

I O AS
RR

ET
A

LI

CI
U
TA N A

A
O
P

O
U

ID
C

A
M

O
AL

O
N

R
CA

IC

T
AS

Q
U

LI
N

Q
CA

M
AG

DI

O
JA

PR
BA
Entidades Federativas

Figura 4.25. Duración media de incendios por estado.

El indicador superficie media por incendio, fue igual a 12.91 ha, inferior a la
meta trazada para tal año, y bastante menor a la superficie afectada promedio de
la temporada 2003. Lo anterior gracias a las abundantes lluvias en gran medida.

4.7. Principales incendios

Durante la temporada 2004, se presentaron 12 incendios con 520 ha o más. De


los 12 incendios, cuatro acontecieron en Baja California, dos en Sonora y dos en
Chiapas. Los doce eventos totalizaron una superficie afectada de 12,361 ha. 18
incendios tuvieron 500 ha o más durante la temporada referida, y cinco de ellos
más de 1,000 ha. Los 18 incendios sumaron una superficie de 15,361 ha (igual a
18.9% de la superficie afectada en el país).

El mayor de estos incendios se registró en Chihuahua, en el Municipio Casas


Grandes, cubriendo 1,731 ha y requiriéndose 1,022 días hombre para combatirlo,
siendo 228 de CONAFOR, 450 de Voluntarios y 344 de Servicio Técnico. El
incendio tuvo un tiempo de arribo de 6 h y una duración de 11 días.

El segundo mayor de los incendios tuvo lugar en Bacoachi, Sonora, con 1,680 ha
afectadas, originado por cultivos ilícitos, con una duración del 16 al 26 de mayo (11
días), participando 212 combatientes, incluyendo 25 de CONAFOR y 142 de
SEDENA, entre otros.Su tiempo de arribo fue de 5 h 30’ y duró 10 días.

El tercero más grande correspondió a un incendio en Ensenada, Baja California,


cubriendo 1,550 ha, debido a actividades agropecuarias. Duró del 5 al 10 de mayo
(6 días), y contó con la participación de 54 combatientes, incluyendo 14 de
CONAFOR y 24 de SEDENA, entre otros. El tiempo de llegada fue de 40 h.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 68


INCENDIOS 2004

Cabe señalar que las diez mayores conflagraciones incluyen a los estados de Baja
California (5,411 ha), Sonora (2,880 ha), Chihuahua (1,550 ha), Puebla (800 ha),
Campeche (750 ha) y Chiapas (620 ha), en los que se tuvo la participación de 546
elementos de CONAFOR-SEMARNAT, y 2,195 de otras dependencias,
totalizando 2,741. Estas diez conflagraciones representan sólo 0.16% del número
de incendios, pero corresponden a 11,291 ha, la séptima parte (13.9%) de la
superficie afectada en el país.

4.8. Georreferenciación

Durante el año bajo evaluación, 2004, no se reportaron coordenadas a 55.4% de


los incendios, proporción que implica una peor situación en este rubro en relación
a la de la temporada 2003 UACH-DICIFO (2004), que tuvo un 42.7%. En
consecuencia, se afectó también al porcentaje georeferenciación dentro de los
estados, que se redujo de 51.7% (en 2003) a 41.6% (en 2004). Sin embargo, se
presentó una leve mejoría en el porcentaje de incendios que se georeferenciaron
erróneamente (otros estados y el mar), descendiendo de 5.6% en 2003 a 3% en
2004 (Figura 4.26).
EN EL MAR
62.00
0.99%

EN LOS ESTADOS
2,619.00
41.62%

SIN COORDENADAS
3,485.00
55.38%

EN OTROS ESTADOS
127.00
2.02%

Figura 4.26. Georreferenciación de incendios a nivel nacional.

Las cifras anteriores revelan necesidad de GPS para determinar coordenadas en


varios estados, y también la necesidad de capacitación en el uso del equipo, si
bien una parte de los incendios cuyas coordenadas quedaron fuera del estado
pueden corresponder a eventos enclavados en zonas limítrofes entre estados,
pero tampoco hay garantía de que la totalidad de las coordenadas que quedaron
en el propio estado, en realidad estén bien determinadas.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 69


INCENDIOS 2004

4.9. Análisis de las discrepancias en la estimación de la


superficie afectada por incendios
4.9.1. Superficie afectada por cada incendio forestal

Una pieza de información trascendente respecto a los incendios forestales es la


superficie que cada suceso afecta. Para conocer ese dato, el personal responsable
de prevenir y controlar los incendios dispone de diversos recursos, siendo el
tiempo el más escaso en la mayoría de las ocasiones. Lo anterior permite
presuponer que esas estimaciones, por su naturaleza, inevitablemente presentan
imprecisiones.

Para tener indicadores de la precisión que se logra al estimar el tamaño de la


superficie afectada por cada incendio, como parte de la Evaluación del Programa
de Incendios, en la edición 2003 y en la presente, se midió en campo (mediante
puntos ubicados con GPS y trasferidos a un SIG) la superficie afectada por 86 y
109 incendios, respectivamente, para comparar esa medición con la estimación
registrada oportunamente por el personal de campo.

En la comparación entre la superficie registrada con la superficie medida, se


consideró recomendable clasificar los incendios de acuerdo con la superficie
afectada: Chico si es menor que 50 hectáreas, Mediano entre 50 y 200 hectáreas,
Grande si la superficie es mayor que 200 hectáreas, teniendo como referencia la
superficie medida.

Del Cuadro 4.2 se desprende que en la mayoría de los casos la superficie


registrada por la CONAFOR subestima a la que se midió en la presente
evaluación. Como ejemplo, considerando los incendios grandes en ambos años, la
subestimación es del 39 %.

Cuadro 4.2. Discrepancias en la estimación de la superficie afectada por incendios forestales,


temporadas 2003 y 2004.

Promedio de Promedio de superficie Registrada / La registrada


Año clase Número
superficie medida registrada Medida estima:
chicos 18 15.34 25.69 1.67 mayor
mediano 31 122.49 146.84 1.20 mayor
2003
grande 37 733.72 457.70 0.62 menor
Todos 86 363.03 255.23 0.70 menor

chicos 67 19.17 18.45 0.96 menor


mediano 29 114.48 87.07 0.76 menor
2004
grande 13 452.36 244.58 0.54 menor
Todos 109 91.56 61.21 0.67 menor

chicos 85 18.38 19.95 1.09 mayor


2003
mediano 60 118.62 117.95 0.99 igual
y
2004 grande 50 664.81 405.51 0.61 menor
Todos 195 210.68 146.34 0.69 menor

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 70


INCENDIOS 2004

Capítulo 5

Composición de brigadas de prevención y combate


de incendios forestales y su infraestructura

5.1. Recursos humanos

El número de brigadas de la CONAFOR fue de 195 en 2004 y de 750 de otras


Dependencias y niveles de Gobierno (en total 945), la proporción es de 1 a 3.9; o
sea, una brigada de CONAFOR por casi 4 de otras Dependencias (en 2003 se
integraron 183 brigadas de CONAFOR). El número de combatientes permanentes
de CONAFOR fue 1,152 y de 5,253 de otras Dependencias y niveles de Gobierno
incluidos los grupos voluntarios; la proporción en este caso es de 1 a 3.38. El total
de combatientes para el año de evaluación fue de 6,805 (en 2003 fue de 10,281).
Esta disminución en el número de combatientes esta relacionada con la
precipitación que hubo en los meses críticos, lo que disminuyó la urgencia de
contratar combatientes eventuales o solicitar apoyo de otras Dependencias
(Cuadro 5.1)

Cuadro 5.1. Número de brigadas y combatientes del programa.

BRIGADAS/COMBATIENTES ESTANCIAS NÚMERO


CONAFOR 195
GOBIERNO ESTATAL 274
BRIGADAS MUNICIPIOS 240
OTROS 236
TOTAL 945
CONAFOR 400
GOBIERNO ESTATAL 1,594
COMBATIENTES
EVENTUALES MUNICIPIOS 1,016
OTROS 399
SUBTOTAL 3,409
VOLUNTARIOS SUBTOTAL 1,596
CONAFOR 1,152
GOBIERNO ESTATAL 229
COMBATIENTES
PERMANENTES MUNICIPIOS 244
OTROS 175
SUBTOTAL 1,800
CONAFOR 1,552
GOBIERNO ESTATAL 1,823
TOTAL DE
MUNICIPIOS 1,260
COMBATIENTES
OTROS 574
VOLUNTARIOS 1,596
TOTAL 6,805

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 71


INCENDIOS 2004

Sobresalen por tener el mayor número de brigadas las entidades federativas de:
Yucatán, Distrito Federal, Durango y Michoacán; en cambio, Baja California Sur,
Zacatecas, Guanajuato y San Luís Potosí tienen pocas brigadas; sin embargo,
como se puede observar en el Cuadro 5.2, la CONAFOR es líder en este rubro en
la mayoría de los estado donde existe poca actividad forestal; las brigadas de los
gobiernos estatales sobresalen en estados como Distrito Federal, Michoacán y
Estado de México. En Yucatán y Jalisco resalta el apoyo de los gobiernos
municipales y en Chihuahua y Durango organizan un mayor número de brigadas
de productores y voluntarios.
Cuadro 5.2. Número de brigadas por entidad federativa.

TOTAL
GOB. (GOB.
ESTADOS CONAFOR MUNICIPIOS OTROS TOTAL ESTATAL,
ESTATAL MUNICIPIOS,
OTROS)
AGUASCALIENTES 2 1 0 0 3 1
BAJA CALIFORNIA SUR 1 0 0 0 1 0
BAJA CALIFORNIA 4 1 1 0 6 2
CAMPECHE 4 3 3 0 10 6
CHIAPAS 12 12 10 0 34 22
CHIHUAHUA 4 0 0 71 75 71
COAHUILA 4 4 0 2 10 6
COLIMA 2 1 0 2 5 3
DISTRITO FEDERAL 9 99 12 0 120 111
DURANGO 14 0 0 100 114 100
GUANAJUATO 1 1 0 0 2 1
GUERRERO 3 1 0 1 5 2
HIDALGO 3 10 10 0 23 20
JALISCO 16 3 45 11 75 59
MEXICO 10 23 18 0 51 41
MICHOACAN 15 60 10 12 97 82
MORELOS 6 4 0 0 10 4
NAYARIT 2 2 0 0 4 2
NUEVO LEON 2 1 10 4 17 15
OAXACA 7 2 0 0 9 2
PUEBLA 4 4 6 14 28 24
QUERETARO 3 9 6 6 24 21
QUINTANA ROO 11 1 3 8 23 12
SAN LUIS POTOSI 3 0 0 0 3 0
SINALOA 3 2 0 4 9 6
SONORA 30 0 0 0 30 0
TABASCO 1 2 0 1 4 3
TAMAULIPAS 2 2 0 0 4 2
TLAXCALA 5 3 0 0 8 3
VERACRUZ 5 0 0 0 5 0
YUCATAN 6 23 106 0 135 129
ZACATECAS 1 0 0 0 1 0
TOTAL 195 274 240 236 945 750

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 72


INCENDIOS 2004

5.2. Accidentes, lesiones, enfermedades y decesos


durante 2004

De los accidentes en combate de incendios forestales en la temporada 2004,


reportados por los coordinadores estatales, se detectaron 27 heridos y 2 decesos;
uno de una brigada municipal de Tarimoro, Gto. y el otro en Michoacán de otra
dependencia (Figura 5.1).

16 15

14

12
10
10
DECESOS
8
HERIDOS
6
4
2
2 1 1
0
0
CONAFOR MUNICIPIOS OTROS
ACCIDENTES EN COMBATE DE INCENDIOS

Figura 5.1. Accidentes en combate de incendios 2004.

En ese rubro, los jefes de brigada de 22 estados reportaron 1,315 lesiones o


enfermedades durante la temporada de combate 2004. el Distrito Federal es el que
mayor cantidad de afectaciones en sus combatientes tuvo (18.25%), seguido de
Jalisco (11.71%) y Guerrero (11.48%). Querétaro y Nayarit tuvieron un porcentaje
de 0.08% (Figura 5.2)

20.00 18.25
18.00
16.00
FRECUENCIA (%)

14.00
11.71 11.48
12.00 10.95
9.66
10.00
8.00 6.16 5.78
6.00 4.71 4.18
3.35 3.35
4.00 2.36
1.67 1.52 1.37 1.22 1.06
2.00 0.53 0.30 0.23 0.08 0.08
-
LA
L

A
AN

N
O

RO
A

AS

SI
O

IT
HO A

AS

N
LA

S
RA

C
NI

TE
TA
SC

O
M
R

LO

AR
TO
A
XA

C
EB

P
C
E

XI

A
AN
O

LI

LE
AL
R

C
E

CA

TE
N
A

IA
R

ET
LI

Y
N

PO
E

AX
D

IE

A
U

IN
ER
JA

NA
SO

O
M

IF

C
FE

A
O
U

ER
P

O
AL
C

TL

EV
C
AL

IS
U

M
IC

ZA
O

U
C
G

LU
U
M
C
IT

Q
AS

N
A
TR

AN
U
AJ

G
IS

S
B

A
D

ESTADOS

Figura 5.2. Lesiones y enfermedades en combate de incendios 2004 por estado.

En este aspecto se destacan los decesos ocurridos durante el combate de


incendios en la temporada 2004, que fueron en total 2. Un deceso ocurrió en
Guanajuato y otro en Michoacán, ambos son de personal ajeno a la CONAFOR.

La información de las principales lesiones fue solicitada a los Jefes de brigada, de


donde se derivan los siguientes resultados: Irritación de ojos (45.22%),

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 73


INCENDIOS 2004

excoriaciones o raspaduras (17.52%), irritación de vías respiratorias (16.72%),


calambres (10.35%) y cortadas (10.19%).

5.3. Factores de peligro a combatientes

En cuanto los factores de peligro los más frecuentes fueron: viento, horario del
incendio, agotamiento, altas temperaturas, combustibles, fuego, condiciones
climatológicas y topografía; todos estos suman un 88.22% (Figura 5.3).

20.00
17.68
18.00
16.00
FRECUENCIA (%)

14.00 11.87 11.78 11.29 11.13


12.00
10.00 9.17
8.35
8.00 6.96
5.56 4.91
6.00
4.00
2.00 0.98 0.33
0.00
TO

A
.

.
E
TO

L
S

AL
.

S
D

AT
P

NA
FI
BL

LE
EN

G
M
N

N
N

DR
M

A
E
TE

TI

O
IE

O
O
IE

R
C

LI
FU

RS
RB
US

RS
IE
G
M
V

IN

.C
S

PO
TA

P
A

PE
B

E
A
EL

ND

E
LT

P
O

E
TO

D
D

EL
O
G

EL
D
CO
A

A
C
IO

DA

D
ID

D
R

IA

A
A

AI
RA

ID
C

NC
C

A
O

C
H

G
LI
G
NE
TIPOS

Figura 5.3. Factores de Peligro y su Frecuencia.

Entre otros problemas potenciales para los combatientes de incendios forestales,


se presentan en el Cuadro 5.3.

Cuadro 5.3. Otros problemas potenciales a que son susceptibles los combatientes de incendios
forestales.

Problemas potenciales
Torceduras, esguinces o luxaciones Contusiones
Desgarres musculares Insolación
Cuerpos extraños en los ojos Mal de montaña
Calambres Deshidratación
Tos, gripa, anginas Irritación en los ojos
Picadura o mordedura de víboras Alergias
Conmoción Enfriamientos
Infarto Quemaduras
Estrés Irritación de vías respiratorias
Hemorragias Dislocación

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 74


INCENDIOS 2004

5.4. Perfil del combatiente


5.4.1. Capacitación
De acuerdo a la información proporcionada por los coordinadores estatales, la
mayor parte de los cursos de capacitación para combatientes (se impartieron un
total de 624 cursos) fue de Nivel Básico (97.4%), el 2.1% fue de Nivel Intermedio y
el 0.5% de Nivel Avanzado (Figura 5.4). A nivel nacional, 56% de los estados
recibieron cursos de capacitación en 2004 según información proporcionada por
jefes de brigada y combatientes.

97.4
100.0
90.0
80.0
FRECUENCIA (%)

70.0
60.0
50.0
40.0
30.0
20.0
10.0 2.1 0.5
0.0
BASICO INTERMEDIO AVANZADO
NIVEL
Figura 5.4. Frecuencia y nivel de cursos de capacitación en 2004.

De las brigadas entrevistadas un total de 922 combatientes recibieron capacitación


por medio de 53 cursos de los niveles: básico (47.17%), intermedio (13.21%) y
avanzado (39.62%). Los Estados en donde mayor número de personal capacitado
se detectó fueron: Distrito Federal, Michoacán, Guerrero, Jalisco y Tlaxcala. Así
mismo los estados con mayor número de cursos en la muestra 2004 fueron:
Michoacán, Sonora, Chiapas y Guerrero (Figura 5.5).

El número de cursos detectados en la muestra durante los últimos 5 años fue de


120, siendo los Estados de Guerrero, México, Chiapas, Michoacán y Puebla los
que tuvieron mayor número de cursos (Figuras 5.6).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 75


INCENDIOS 2004

13.21
14.00

11.32
12.00

9.43

9.43
10.00

FRECUENCIA (%)

7.55
8.00

5.66

5.66

5.66
6.00

3.77

3.77

3.77

3.77

3.77
4.00

1.89

1.89

1.89

1.89

1.89

1.89

1.89
2.00

0.00

L
A

TO
ICO

LGO

AT AN
AN

OR A

IA

CO
AS

AS

E LOS

S CO
HE

BL A
E RA
U
U
AC
RE R

ANG
OR N

UA H

AC R

AJ UA
OAC

IP
PEC

JALIS
ME X
CH IA

OA X

HIDA

PUE
S ON

TABA
AU L

FED

Y UC
M OR
DU R
R

C AL IF

CH IH

V ER
MIC H

GU E

CAM

N
TA M

GU A
RIT O
B AJA

DIS T
ESTADOS

Figura 5.5. Cursos de capacitación por estado en 2004.


7.50

7.50

8.00
6.67

6.67

6.67

7.00
5.83

5.83

5.00

5.00

6.00
FRECUENCIA (%)

4.17

4.17

5.00
3.33

3.33

3.33

4.00
2.50

2.50

2.50
3.00

1.67

1.67

1.67

1.67

1.67

1.67

1.67

1.67
2.00

0.83

0.83

0.83

0.83

0.83
1.00
-
L

A
TO

UA
RU Z
ICO

LGO
R

ATA N
A

OS I
O

O
AN

IA

OR A

N TES

OA
CO

SCO

O
P AS

PA S

AS

ON
HE

E LOS
BL A

RA

CAL

H UIL
IA S U
AC

IM

ANG
RER

ETA R
OR N

UA H
AJ UA
OA C

A TEC

L
P EC
JALIS

O LE
MEX

P OT
FEDE

CO L

SIN A
AC
P UE

AU LI
CH IA

OAX

HIDA
SON

TA BA
TLAX

A LIE

YUC
MOR

CO A
R

DU R
AL IF

OR N
VER

CH IH

R
CA M
MIC H
GU E

NU EV
ZAC

L UIS
QU E
TA M
GU A
RITO

ASC
C

C AL IF
BAJ A

SAN
A GU
DIS T

B AJ A

ESTADOS

Figura 5.6. Cursos de capacitación por estado en los últimos 5 años.

5.4.2. Participación de la mujer

El número de mujeres encontradas en las brigadas entrevistadas es de 5; es decir


4 en Quintana Roo y 1 en Zacatecas, su edad promedio es de 25 años, su nivel de
estudios es de preparatoria, 2 de ellas son de base y 3 son eventuales, el número
de mujeres combatientes de la CONAFOR representa dentro de la muestra apenas
el 2% con respecto a los varones de la muestra a nivel nacional.

5.5. Relaciones laborales

Se consultó a los coordinadores estatales sobre los problemas, respondieron que


el problema principal de las brigadas es la falta de equipo de protección personal
adecuado y los problemas laborales principales son: falta de equipo personal
adecuado, el uso de días económicos, diferencias grandes de salario entre
combatientes, la necesidad de un escalafón, los horarios de trabajo y el pago de
las horas extras (Figura 5.7).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 76


INCENDIOS 2004

18.00
16.35
16.00
14.22
14.00 13.03

12.00 11.37 11.37


9.72 9.72
10.00
8.29
8.00
5.92
6.00

4.00

2.00

0.00

PROBLEMAS
Figura 5.7. Frecuencia de los problemas laborales.

5.6. Equipamiento de brigadas


5.6.1. Prendas de protección personal de combatientes

En este equipo que se detectó en las brigadas visitadas fueron un total de 6,011
prendas, siendo las más abundantes los pantalones de mezclilla, las botas, las
camisas de algodón y los cascos; la condición de los mismos que fue detectada es
de 84.75% están en buenas condiciones, 9.98% en condición regular y 5.27% en
malas condiciones (Cuadro 5.4 y Figuras 5.8 y 5.9).

Cuadro 5.4. Equipo de protección personal de las brigadas entrevistadas.

EQUIPO NUMERO FRECUENCIA (%)


CASCO 723 12.03
GOGLES 509 8.47
MASCARILLA 188 3.13
CAMISA NOMEX 243 4.04
CAMISA DE ALGODON 755 12.56
CAMISA OTRO MATERIAL 58 0.96
PANTALON NOMEX 76 1.26
PANTALON MEZCLILLA 949 15.79
PANTALON OTRO MATERIAL 22 0.37
BOTAS 901 14.99
CANTIMPLORA 557 9.27
BOTIQUIN PERSONAL 452 7.52
BOTIQUIN PARA LA BRIGADA 73 1.21
ESTUCHE METEOROLOGICO PORTATIL 29 0.48
CAPA PROTECTORA ALUMINIZADA 183 3.04
OTRO 293 4.87
TOTAL 6011 100.00

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 77


INCENDIOS 2004

15.79

14.99
18.00

12.56
FRECUENCIA (%)

12.03
16.00
14.00

9.27
12.00

8.47

7.52
10.00

4.87
8.00

4.04

3.13

3.04
6.00

1.26

1.21

0.96
4.00

0.48

0.37
2.00
-

ES

AL
S

ON

L
EX

X
A

AL
LA

TA

IL L

ME

RIA
AD
R
SC

OR

..
N..
GL

ON
LIL

RI
OM

O.
OD

OT
BO

IG
CA

AR

NO

TE
PL

TE
I

C
GO

UM
C

RS
LG

BR

GI
EZ

IM

SC

MA
MA
ON
SA
PE

LO
AL
EA

NT
M

LA
MA
MI

RO
AL

RO

RO
IN

RA
ON

CA

CA

RA
NT
U

OT
OT
SA

EO
TO
AL

IQ

PA
PA
MI

ET
EC

ON
NT

SA
BO

UI N
CA

EM
MI
PA

OT

AL
CA
T IQ

NT
PR

CH

PA
BO
PA

TU
CA

ES
TIPO

Figura 5.8. Equipo personal de protección

100.00 84.75
FRECUENCIA (%)

80.00

60.00

40.00

20.00 9.98 5.27


-
BUENO REGULAR MALO
CONDICION

Figura 5.9. Condición del equipo personal de protección

Los estados que han contado durante mayor tiempo con equipo de protección
personal adecuado son estado de México, Chihuahua, Distrito Federal, Chiapas,
Sonora y Michoacán y en forma más reciente: Baja California Sur, Coahuila y
Colima.

5.7. Análisis de la condición de las herramientas y equipo


a nivel nacional

De acuerdo a la información proporcionada por los coordinadores estatales, el


número de herramientas manuales captadas en 2004 fue de 29,055 piezas, el
equipo menor especializado fue de 3,039. A nivel de la CONAFOR se observó un
incremento de 881 herramientas tradicionales, 1,493 especializadas y 139 equipos
menores especializados. Los estados apoyados con estas herramientas fueron
principalmente: Oaxaca, Puebla, Morelos, Distrito Federal, Chiapas, Quintana Roo
y Baja California Sur. En 2003 el número de herramientas manuales reportadas fue
de 22,471 piezas y 14,299 de otras dependencias para ser un total de 36,770
(Cuadro 5.5).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 78


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.5. Equipo y herramientas del Programa de Incendios 2004.

Herramientas Equipos menores especializados


ESTADOS
Estuche
Mochila Antorcha
Tradic. Especial. Motosierra Binoculares GPS Meteoro-
aspersora de goteo
lógico
AGUASCALIENTES 156 209 25 5 3 1 2 0
BAJA CALIFORNIA 475 529 56 24 1 0 6 0
BAJA CALIFORNIA SUR 250 540 34 5 4 0 0 2
CAMPECHE 24 498 255 16 11 0 8 5
CHIAPAS 1,523 1,789 257 35 37 0 10 13
CHIHUAHUA 444 356 106 17 13 0 0 3
COAHUILA 1,000 198 65 23 17 0 8 7
COLIMA 300 298 30 16 8 0 7 2
DISTRITO FEDERAL 1,495 1,103 183 66 3 0 24 8
DURANGO 156 143 24 2 11 0 10 14
MÉXICO 105 100 20 10 0 0 0 10
GUANAJUATO 176 185 27 4 3 0 0 0
GUERRERO 230 583* 20 8 3 2 4 4
HIDALGO 250 91 30 6 5 0 4 3
JALISCO 115 540 44 22 0 0 0 5
MICHOACÁN 450 752 128 61 7 0 0 13
MORELOS 384 475 40 21 5 0 4 3
NAYARIT 218 120 19 0 5 0 0 2
NUEVO LEÓN 131 234 33 16 6 0 2 2
OAXACA 1,173 2,007 138 10 26 0 0 8
PUEBLA 389 449 58 10 12 0 6 4
QUERETARO 511 495 51 13 14 0 0 3
QUINTANA ROO 577 1,369 79 68 40 0 3 9
SAN LUIS POTOSÍ 267 646 45 14 0 0 0 2
SINALOA 36 118 33 9 3 0 0 3
SONORA 141 451 40 2 7 0 12 1
TABASCO 138 217 22 5 2 0 3 1
TAMAULIPAS 225 221 37 20 9 0 0 1
TLAXCALA 110 170 30 18 6 4 10 6
VERACRUZ 904 546 15 11 0 0 0 0
YUCATÁN 95 528 0 16 6 0 4 6
ZACATECAS** - 647 - - - - - 1
TOTAL 12,448 15,377 1,944 553 267 7 127 141

Los estados con el mayor índice Superficie/Herramienta son: Durango, Sinaloa,


Guanajuato, Sonora, Tamaulipas y Coahuila; por el contrario los estados con
menor superficie a proteger/herramienta son: Distrito Federal, Morelos,

Tlaxcala, Colima y Aguascalientes. Existe un claro liderazgo de CONAFOR en el


número de herramientas manuales en relación a otras dependencias y niveles de
gobierno (Cuadro 5.6).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 79


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.6. Indicador por estado de la superficie por herramienta.

SUPERFICIE SUPERFICIE /
ESTADO HERRAMIENTAS A PROTEGER HERRAMIENTA
AGUASCALIENTES 365 189,500.00 519.18
BAJA CALIFORNIA 1,004.00 6,098,593.00 6,074.30
BAJA CALIFORNIA SUR 790 1,750,000.00 2,215.19
CAMPECHE 522 3,200,000.00 6,130.27
CHIAPAS 3,312.00 3,500,000.00 1,056.76
CHIHUAHUA 800 3,500,000.00 4,375.00
COAHUILA 1,198.00 13,486,254.00 11,257.31
COLIMA 598 315,659.00 527.86
DISTRITO FEDERAL 2,598.00 88,442.00 34.04
DURANGO 299 9,100,000.00 30,434.78
MÉXICO 205 1,000,000.00 4,878.05
GUANAJUATO 361 5,200,000.00 14,404.43
GUERRERO 813 1,072,997.00 1,319.80
HIDALGO 341 3,000,000.00 8,797.65
JALISCO 655 739,000.00 1,128.24
MICHOACÁN 1,202.00 4,206,451.00 3,499.54
MORELOS 859 197,805.00 230.27
NAYARIT 338 1,800,000.00 5,325.44
NUEVO LEÓN 365 4,210,256.50 11,534.95
OAXACA 3,180.00 5,100,000.00 1,603.77
PUEBLA 838 830,000.00 990.45
QUERETARO 1,006.00 737,820.00 733.42
QUINTANA ROO 1,946.00 3,700,000.00 1,901.34
SAN LUIS POTOSÍ 913 4,701,497.00 5,149.50
SINALOA 154 3,722,000.00 24,168.83
SONORA 592 8,500,000.00 14,358.11
TABASCO 355 553,022.00 1,557.81
TAMAULIPAS 446 5,221,225.00 11,706.78
TLAXCALA 280 85,376.00 304.91
VERACRUZ 1,450.00 1,995,000.00 1,375.86
YUCATÁN 623 2,980,801.00 4,784.59
ZACATECAS 647 4,400,000.00 6,800.62
TOTAL 29,055.00 105,181,698.50 189,179.05
PROMEDIO 5,911.85

De la información que proporcionaron los Jefes de Brigada se detectó la situación


de las herramientas manuales (tradicionales y especializadas): Se detectaron un
total de 6,831 herramientas de las cuales las más frecuentes son los machetes
(14.14%), mcleods (13.2%), pulaskis (12.46%), palas forestales (12.24%) y
mochilas aspersoras (9.91%) (Figura 5.10).

Los Estados en que se detectó mayor cantidad de herramientas manuales


(CONAFOR) fueron: Chiapas, Michoacán, Guerrero y Oaxaca. En cuanto a su
condición el 81.07% están en buenas condiciones, el 13.20% son regulares y el
5.72% están en malas condiciones (Figura 5.11).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 80


INCENDIOS 2004

20.50

14.14
FRECUENCIA (%)

13.20

12.46

12.24
15.50

9.91
10.50

6.62

6.57

6.50

4.23

3.76

3.44
5.50

2.31

2.24

1.61

0.76
0.50

O
N

N
LO

A
AZ O

AS
O
TE

A
PU D

ST A
I

E
SK

TA

R
TE

ZO
CT
R

LL
EO

PL
EG

FI

TR
HE

ER
O

AD
LA

RI
ES

O
M

RE

RO
CL

FU
RS

HA BL E

O
AC

SI
SI
R
M

E-
PE

TO
DE
O

A
M

RA

AL
HA BAT
CH A F

CH
AS

O
D

A
P

M
CH
A
L

CH
PA

IL

R
TO
O

AN
M

TIPO
Figura 5.10. Frecuencia de las herramientas manuales.

90.00
81.07
80.00

70.00

60.00

50.00

40.00

30.00

20.00 13.20

10.00 5.72

-
BUENO REGULAR MALO
CONDICIÓN

Figura 5.11. Frecuencia de la condición de las herramientas manuales.

5.7.1. Condición de los vehículos de la CONAFOR

El número de vehículos reportados en 2004 por los coordinadores estatales fue de


836, incluidos los de otras Dependencias que apoyan el programa. Se detectó un
número de 88 vehículos adquiridos en 2004 (se incluyen las cuatrimotos)
principalmente en los estados de Durango, Michoacán, Morelos, Campeche,
Nuevo León, Yucatán, Michoacán y Coahuila (Cuadro 5.7). Se detectaron 13
carros motobomba repartidos en 12 entidades, los cuales participaron en 156
incendios. Morelos fue el único que reportó falta de capacitación en su personal
para operar carros motobomba (Cuadro 5.8).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 81


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.7. Vehículos por estado del programa.

VEHÍCULOS MODELO
ESTADOS
CONAFOR OTROS 1970-1979 1980-1989 1990-1999 2000-2005
AGUASCALIENTES 5 0 0 0 3 2
BAJA CALIFORNIA 14 1 0 1 5 9
BAJA CALIFORNIA SUR 4 0 0 0 2 2
CAMPECHE 15 0 0 0 6 9
CHIAPAS 27 0 0 0 19 8
CHIHUAHUA 11 77 15 30 28 15
COAHUILA 18 4 0 0 14 8
COLIMA 10 0 0 0 6 4
DISTRITO FEDERAL 16 0 0 1 10 5
DURANGO 24 74 7 13 60 18
MÉXICO 30 11 0 0 24 17
GUANAJUATO 3 2 0 0 4 1
GUERRERO 15 7 0 0 9 13
HIDALGO 9 3 0 0 9 3
JALISCO 30 0 0 0 22 8
MICHOACÁN 37 58 0 0 66 29
MORELOS 23 6 0 2 12 15
NAYARIT 3 2 0 0 0 5
NUEVO LEÓN 19 2 0 0 7 14
OAXACA 18 0 0 16 0 2
PUEBLA 11 15 0 0 11 15
QUERETARO 5 23 0 1 20 7
QUINTANA ROO 25 0 0 1 15 9
SAN LUIS POTOSÍ 10 0 0 0 7 3
SINALOA 7 0 0 0 3 4
SONORA 11 0 0 0 4 7
TABASCO 4 13 0 0 15 2
TAMAULIPAS 11 6 0 1 3 13
TLAXCALA 10 0 0 0 7 3
VERACRUZ 11 0 0 0 6 5
YUCATÁN 14 55 0 0 59 10
ZACATECAS 13 14 0 0 18 9
TOTAL 463 373 22 66 474 274

Se sugiere asignar más vehículos a estados como Baja California Sur, Guanajuato,
Nayarit y Sinaloa. En relación a los carros motobomba se requiere incrementar su
número y establecer o construir depósitos de agua permanente en lugares
estratégicos dentro de las áreas forestales críticas, para cargar los tanques o pipas
cuando se dirigen al incendio y para regresar a cargar cuando ya la hayan
utilizado.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 82


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.8. Carros motobomba del programa.

ESTADOS No. DE CARROS INCENDIOS


BAJA CALIFORNIA 1 59
CAMPECHE 1 8
CHIAPAS 1 5
DISTRITO FEDERAL 1 15
DURANGO 1 2
GUERRERO 1 2
JALISCO 1 9
MEXICO 1 16
MICHOACAN 1 8
MORELOS 2 8
QUINTANA ROO 1 8
YUCATAN 1 16
TOTAL 13 156

Los estados con el mayor indicador superficie a proteger/vehículo son: Baja


California Sur, Guerrero, Coahuila, Sonora, Sinaloa y San Luis Potosí. Los de
menor indicador en este rubro son: Distrito Federal, Morelos, Tlaxcala, Guanajuato
y Estado de México. La CONAFOR tiene en la mayoría de los estados la mayor
cantidad de vehículos del programa, con excepción de los estados de más
producción forestal maderable como Chihuahua, Durango y Michoacán (Cuadro
5.9).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 83


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.9. Relación de vehículos entre la superficie forestal.

SUPERFICIE VEHICULOS SUPERFICIE /


ESTADOS
A PROTEGER VEHICULO
AGUASCALIENTES 189,500.00 5 37,900.00
BAJA CALIFORNIA SUR 6,098,593.00 4 1,524,648.25
BAJA CALIFORNIA 1,750,000.00 15 116,666.67
CAMPECHE 3,200,000.00 15 213,333.33
CHIAPAS 3,500,000.00 27 129,629.63
CHIHUAHUA 3,500,000.00 88 39,772.73
COAHUILA 13,486,254.00 22 613,011.55
COLIMA 315,659.00 10 31,565.90
DISTRITO FEDERAL 88,442.00 16 5,527.63
DURANGO 9,100,000.00 98 92,857.14
GUANAJUATO 1,000,000.00 41 24,390.24
GUERRERO 5,200,000.00 5 1,040,000.00
HIDALGO 1,072,997.00 22 48,772.59
JALISCO 3,000,000.00 12 250,000.00
MEXICO 739,000.00 30 24,633.33
MICHOACAN 4,206,451.00 95 44,278.43
MORELOS 197,805.00 29 6,820.86
NAYARIT 1,800,000.00 5 360,000.00
NUEVO LEON 4,210,256.50 21 200,488.40
OAXACA 5,100,000.00 18 283,333.33
PUEBLA 830,000.00 26 31,923.08
QUERETARO 737,820.00 28 26,350.71
QUINTANA ROO 3,700,000.00 25 148,000.00
SAN LUIS POTOSI 4,701,497.00 10 470,149.70
SINALOA 3,722,000.00 7 531,714.29
SONORA 8,500,000.00 11 772,727.27
TABASCO 553,022.00 17 32,530.71
TAMAULIPAS 5,221,225.00 17 307,130.88
TLAXCALA 85,376.00 10 8,537.60
VERACRUZ 1,995,000.00 11 181,363.64
YUCATAN 2,980,801.00 69 43,200.01
ZACATECAS 4,400,000.00 27 162,962.96
TOTAL 105,181,698.50 836
PROMEDIO 3,286,928.08 26 243,881.90

El número de vehículos de las brigadas entrevistadas, según los jefes de brigada y


combatientes detectados en la muestra fue de 103 de los cuales el 58.25% se
reportan en buenas condiciones, el 34.95% en condición regular y el 6.8% en
malas condiciones (Cuadro 5.10). Las brigadas con mayor número de vehículos se
reportaron en Michoacán, Baja California y Guerrero. El 87.38% son de tracción
sencilla y el 12.62% son de doble tracción. En cuanto a los modelos (sin diferenciar
de CONAFOR y otros), el 48.54% son del año 2000 y más recientes, el 33.01%
son del período de 1995 a 1999 y el 18.45% son de 1994 o más antiguos (Figura
5.12).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 84


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.10. Número de vehículos de las brigadas entrevistadas en 2004 y su condición.

CONDICION
ESTADO- No. VEHICULOS
BUENA REGULAR MALA
AGUASCALIENTES 2 1 1 0
BAJA CALIFORNIA 8 6 2 0
BAJA CALIFORNIA SUR 2 0 0 2
CAMPECHE 2 2 0 0
CHIAPAS 5 1 4 0
CHIHUAHUA 5 3 2 0
COAHUILA 1 0 1 0
COLIMA 4 1 2 1
DISTRITO FEDERAL 4 1 3 0
DURANGO 2 2 0 0
GUANAJUATO 3 1 2 0
GUERRERO 6 3 1 2
HIDALGO 1 1 0 0
JALISCO 4 1 3 0
MEXICO 5 4 1 0
MICHOACAN 8 5 3 0
MORELOS 1 1 0 0
NAYARIT 1 0 1 0
NUEVO LEON 5 5 0 0
OAXACA 3 2 1 0
PUEBLA 4 1 3 0
QUERETARO 2 2 0 0
QUINTANA ROO 2 1 1 0
SAN LUIS POTOSI 2 1 1 0
SINALOA 1 1 0 0
SONORA 3 3 0 0
TABASCO 5 3 0 2
TAMAULIPAS 3 3 0 0
TLAXCALA 2 2 0 0
VERACRUZ 3 1 2 0
YUCATAN 1 1 0 0
ZACATECAS 3 1 2 0
TOTAL 103 60 36 7
FRECUENCIA (%) 58.25 34.95 6.80

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 85


INCENDIOS 2004

60.00

48.54
50.00

FRECUENCIA (%) 40.00


33.01
30.00

18.45
20.00

10.00

-
2000-2005 1995-1999 <1994
PERIODO

Figura 5.12. Distribución por modelos de vehículos de las brigadas entrevistadas.

5.8. Equipos de radiocomunicación

Los equipos de radiocomunicación de acuerdo a los coordinadores estatales, de


CONAFOR y otras dependencias en 2004 fueron 1,664, a nivel de la CONAFOR
se observó un incremento de 22 radios base, 31 móviles, 148 portátiles y 4
repetidores. Los estados apoyados con estos equipos fueron principalmente:
Michoacán, Oaxaca, Yucatán, Morelos, Chihuahua y Jalisco. En el 2003 los
equipos fueron: 1,426 de la CONAFOR y 1,246 de otras dependencias sumando
en total 2,672 (Cuadro 5.11).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 86


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.11. Equipos de Radiocomunicación del Programa (CONAFOR y otras).

TIPO DE EQUIPO
ESTADOS
BASE MOVIL PORTATIL REPETIDOR
AGUASCALIENTES 4 6 11 0
BAJA CALIFORNIA 10 16 24 4
BAJA CALIFORNIA SUR 1 4 6 2
CAMPECHE 6 9 19 2
CHIAPAS 24 35 100 7
CHIHUAHUA 8 22 37 4
COAHUILA 1 10 16 5
COLIMA 4 7 24 2
DISTRITO FEDERAL 14 22 30 1
DURANGO 16 17 41 5
MÉXICO 3 4 20 2
GUANAJUATO 4 8 18 2
GUERRERO 7 18 18 3
HIDALGO 7 12 12 0
JALISCO 21 34 90 2
MICHOACÁN 22 38 96 2
MORELOS 6 17 25 0
NAYARIT 4 8 15 2
NUEVO LEÓN 1 7 10 3
OAXACA 34 32 53 8
PUEBLA 6 13 26 1
QUERETARO 6 7 18 2
QUINTANA ROO 8 19 25 0
SAN LUIS POTOSÍ 4 9 11 2
SINALOA 2 12 16 3
SONORA 8 7 25 1
TABASCO 3 5 5 0
TAMAULIPAS 3 11 13 2
TLAXCALA 4 8 16 0
VERACRUZ 8 9 18 2
YUCATÁN 12 12 17 2
ZACATECAS 10 11 16 2
TOTAL 271 449 871 73

Los estados con el mayor indicador superficie a proteger/equipo de


radiocomunicación son: Baja California Sur, Coahuila, Sonora, Nuevo León y San
Luís Potosí. Los estados con el menor indicador en este aspecto son: Distrito
Federal, Tlaxcala, Morelos, Estado de México y Colima (Cuadro 5.12).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 87


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.12. Equipos de Radiocomunicación del Programa (CONAFOR y otras).

SUPERFICIE A EQUIPO DE SUPERFICIE /


ESTADOS
PROTEGER RADIOCOM. E. DE RADIO.
AGUASCALIENTES 189,500.00 21 9,023.81
BAJA CALIFORNIA SUR 6,098,593.00 13 469,122.54
BAJA CALIFORNIA 1,750,000.00 54 32,407.41
CAMPECHE 3,200,000.00 36 88,888.89
CHIAPAS 3,500,000.00 166 21,084.34
CHIHUAHUA 3,500,000.00 71 49,295.77
COAHUILA 13,486,254.00 32 421,445.44
COLIMA 315,659.00 37 8,531.32
DISTRITO FEDERAL 88,442.00 67 1,320.03
DURANGO 9,100,000.00 79 115,189.87
GUANAJUATO 1,000,000.00 29 34,482.76
GUERRERO 5,200,000.00 32 162,500.00
HIDALGO 1,072,997.00 46 23,326.02
JALISCO 3,000,000.00 31 96,774.19
MEXICO 739,000.00 147 5,027.21
MICHOACAN 4,206,451.00 158 26,623.11
MORELOS 197,805.00 48 4,120.94
NAYARIT 1,800,000.00 29 62,068.97
NUEVO LEON 4,210,256.50 21 200,488.40
OAXACA 5,100,000.00 127 40,157.48
PUEBLA 830,000.00 46 18,043.48
QUERETARO 737,820.00 33 22,358.18
QUINTANA ROO 3,700,000.00 52 71,153.85
SAN LUIS POTOSI 4,701,497.00 26 180,826.81
SINALOA 3,722,000.00 33 112,787.88
SONORA 8,500,000.00 41 207,317.07
TABASCO 553,022.00 13 42,540.15
TAMAULIPAS 5,221,225.00 29 180,042.24
TLAXCALA 85,376.00 28 3,049.14
VERACRUZ 1,995,000.00 37 53,918.92
YUCATAN 2,980,801.00 43 69,320.95
ZACATECAS 4,400,000.00 39 112,820.51
TOTAL 105,181,698.50 1,664
PROMEDIO 3,286,928.08 52 92,064

De la información proporcionada por los jefes de brigada y combatientes, se


contabilizaron un total de 516 equipos de radiocomunicación, de los cuales el
51.16% son radios portátiles y un 20.35% son radios móviles. Del total detectado
en la muestra el 71.9% están en buenas condiciones el 25.21% en condiciones
regulares y el 2.89% en malas condiciones (Figuras 5.13 y 5.14).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 88


INCENDIOS 2004

60.00 51.16

FRECUENCIA (%)
50.00
40.00
30.00
20.35
20.00 10.85 10.85
10.00 5.43
1.36
-

S
S

S
SE
LE

O
RA

NO
LE

TR
BA
TI

DO
VI

FO

O
TA

TI

LE
M
OR

IO

PE
S

TE
AD
P

IO

RE
S

R
AD
O
DI

R
RA

TIPO

Figura 5.13. Medios de comunicación de las brigadas entrevistadas

80.00 71.90
70.00
FRECUENCIA (%)

60.00
50.00
40.00
30.00 25.21
20.00
10.00 2.89
-
BUENO REGULAR MALO
CALIDAD

Figura 5.14. Condición de los medios de comunicación de las brigadas entrevistadas

Los problemas de comunicación por radio, se deben básicamente a las


condiciones de topografía accidentada de nuestro país, aunado también a la
escasez de los mismos, no existen los repetidores suficientes, a pesar de que en el
año bajo estudio se incrementó en cuatro de estos equipos, por lo que se sugiere
hacer convenios con las compañías de telefonía celular para hacer el aviso de
detección de incendios forestales en forma gratuita por este tipo de servicio.

5.9. Uso de equipo aéreo

El número de incendios en los que reportaron los coordinadores estatales el apoyo


aéreo en 2004 es de 115, 18 estados solicitaron de tales servicios, los estados
más apoyados fueron: Yucatán, Quintana Roo, Jalisco, Nuevo León y Chiapas.
Los equipos aéreos fueron: helicópteros Bell 212, 204,UH-1B, XCSPS y avionetas
Cessna de 4 plazas. A nivel nacional, el 56% de los estados tuvo este apoyo
(Figura 5.15).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 89


INCENDIOS 2004

NO, 14, 44%

SI, 18, 56%

Figura 5.15. Frecuencia y porcentaje del uso de equipo aéreo

A partir de 1980 se observa en nuestro país, una mejor atención y registro de los
incendios forestales, los cuales han venido incrementándose en número, que se
presume se deben a dos causas: por un lado al incremento de la población y por
otro a que se hace un mejor registro de los mismos y hay cada vez menos
incendios que pasan desapercibidos.

5.10. Infraestructura
5.10.1. Centros de control y su equipamiento

En 2004 el número de centros de control de CONAFOR detectados fue de 83,


siendo los Estados de Chiapas, Michoacán, Quintana Roo y Jalisco los que
cuentan con un mayor número (8 centros cada uno) En relación a 2003, se tiene
un incremento de 9 centros de control de la CONAFOR. Los valores más altos del
índice superficie a proteger/centro son: Sonora, Baja California, Oaxaca,
Zacatecas y Sinaloa. Los valores más bajos en este mismo rubro lo tienen:
Tlaxcala, Distrito Federal, Aguascalientes y Morelos (Cuadro 5.13). El 90% de los
centros de control cuentan con bitácora, mapas, directorios, computadoras,
teléfonos, faxes y equipos de radiocomunicación (Figura 5.16).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 90


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.13. Centros de control por estado.

SUPERFICIE A CENTROS DE SUPERFICIE /


ESTADO
PROTEGER CONTROL CENTRO
AGUASCALIENTES 189,500.00 1 189,500.00
BAJA CALIFORNIA 6,098,593.00 1 6,098,593.00
BAJA CALIFORNIA SUR 1,750,000.00 1 1,750,000.00
CAMPECHE 3,200,000.00 2 1,600,000.00
CHIAPAS 3,500,000.00 8 437,500.00
CHIHUAHUA 3,500,000.00 6 583,333.33
COAHUILA 13,486,254.00 4 3,371,563.50
DISTRITO FEDERAL 88,442.00 1 88,442.00
DURANGO 9,100,000.00 3 3,033,333.33
GUANAJUATO 1,000,000.00 1 1,000,000.00
GUERRERO 5,200,000.00 5 1,040,000.00
HIDALGO 1,072,997.00 1 1,072,997.00
JALISCO 3,000,000.00 7 428,571.43
MEXICO 739,000.00 2 369,500.00
MICHOACAN 4,206,451.00 8 525,806.38
MORELOS 197,805.00 1 197,805.00
NAYARIT 1,800,000.00 1 1,800,000.00
NUEVO LEON 4,210,256.50 2 2,105,128.25
OAXACA 5,100,000.00 1 5,100,000.00
PUEBLA 830,000.00 1 830,000.00
QUERETARO 737,820.00 1 737,820.00
QUINTANA ROO 3,700,000.00 8 462,500.00
SAN LUIS POTOSI 4,701,497.00 3 1,567,165.67
SINALOA 3,722,000.00 1 3,722,000.00
SONORA 8,500,000.00 1 8,500,000.00
TABASCO 553,022.00 1 553,022.00
TAMAULIPAS 5,221,225.00 2 2,610,612.50
TLAXCALA 85,376.00 1 85,376.00
VERACRUZ 1,995,000.00 4 498,750.00
YUCATAN 2,980,801.00 3 993,600.33
ZACATECAS 4,400,000.00 1 4,400,000.00
TOTAL 105,181,698.50 83
PROMEDIO 3,286,928.08 3 1,798,481

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 91


INCENDIOS 2004

10.00
8.74
9.00 8.47 8.47 8.47 8.47
8.20 8.20
8.00 7.65 7.65
7.10
6.83
FRECUENCIA (%) 7.00

6.00

5.00 4.37

4.00 3.55

3.00
2.19
2.00 1.64

1.00

0.00

S
O
ET
S

ES

S
S

SE

AS

S
O

O
TA

LE
O

O
LE

SO
RA

LE

TR

TR
RI

N
X

BA

RS

AP

IC
TO

IA
TI
EC

VI
R
FA

IS

UR
DO

O
TR
TE

M
TA

C
O
S

G
EC

IR

EC

FI
E

C
TA

IO

EC
RE

E
IN
R

RE
D

O
D
IR

D
PO

S
PU

EL
L

AL
AS

RA

IO

ES
N
D

TA

DE
D

IO
M

AD

D
C

O
AS

R
TO
CO

IO

CC
NI

LA
A

RO

S
R

BR
D

ST
D
O

O
LE

LU
TA
RA
F

TE

IC
LI

LI
LE

CE
C

T
JE
O

C
NE

NE
TE

RA

R
TA

S
CO

AG
TA

O
S

CO

JE

N
EA

O
ES

R
TA
N

F
S
TA
LI

LE
R

A
BI
DO

AP

TE
M
TA
PU
M
O
C

RECURSOS

Figura 5.16. Recursos de los centros de control.

5.10.2. Campamentos y torres de observación

El número de campamentos en 2004 fue de 164, en 2003 fue de 206 de los cuales
116 pertenecen a la CONAFOR. En 8 entidades algunos de los campamentos son
instalaciones rusticas, en ocasiones son palapas o galeras sin servicios de agua,
luz, ni servicios sanitarios; otros son prestados o rentados por los Gobiernos
Municipales, Estatales o de otras Dependencias, algunos únicamente son bodegas
de herramientas. Se reportan 81 campamentos en buen estado, 73 regulares y 10
en malas condiciones (Cuadro 5.14).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 92


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.14. Frecuencia de campamentos y su condición por estado.

No. CONDICIÓN
ESTADO
CAMPAMENTOS B R M
DURANGO 23 11 11 1
CHIHUAHUA 18 18 0 0
CHIAPAS 9 8 0 1
MEXICO 9 0 9 0
DISTRITO FEDERAL 8 4 4 0
OAXACA 8 0 8 0
QUINTANA ROO 8 2 4 2
TABASCO 8 2 6 0
ZACATECAS 8 0 6 2
JALISCO 6 5 1 0
BAJA CALIFORNIA 5 1 3 1
YUCATAN 5 0 5 0
SONORA 4 4 0 0
VERACRUZ 4 2 2 0
AGUASCALIENTES 3 3 0 0
CAMPECHE 3 0 3 0
GUERRERO 3 3 0 0
HIDALGO 3 3 0 0
MICHOACAN 3 0 3 0
PUEBLA 3 1 1 1
SAN LUIS POTOSI 3 3 0 0
TLAXCALA 3 3 0 0
COAHUILA 2 2 0 0
COLIMA 2 1 1 0
GUANAJUATO 2 2 0 0
MORELOS 2 2 0 0
NAYARIT 2 0 2 0
NUEVO LEON 2 0 2 0
SINALOA 2 0 2 0
BAJA CALIFORNIA SUR 1 0 0 1
QUERETARO 1 0 0 1
TAMAULIPAS 1 1 0 0
TOTAL 164 81 73 10

Los estados con el mayor valor de superficie a proteger/campamento son:


Coahuila, Baja California Sur, Tamaulipas, Sonora y Nuevo León; los de menos
valor en este aspecto son: Distrito Federal, Tlaxcala, Aguascalientes, Tabasco,
estado de México y Morelos. Considerando las evaluaciones 2003 y 2004 la
CONAFOR tiene el liderazgo en cuanto al número de campamentos en relación a
otras dependencias y niveles de gobierno (Cuadro 5.15).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 93


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.15. Indicador por estado de la superficie a proteger por campamento.

SUPERFICIE A SUPERFICIE /
ESTADO CAMPAMENTOS
PROTEGER CAMPAMENTO
AGUASCALIENTES 189,500.00 3 63,166.67
BAJA CALIFORNIA 1,750,000.00 5 350,000.00
BAJA CALIFORNIA SUR 6,098,593.00 1 6,098,593.00
CAMPECHE 3,200,000.00 3 1,066,666.67
CHIAPAS 3,500,000.00 9 388,888.89
CHIHUAHUA 3,500,000.00 18 194,444.44
COAHUILA 13,486,254.00 2 6,743,127.00
COLIMA 315,659.00 2 157,829.50
DISTRITO FEDERAL 88,442.00 8 11,055.25
DURANGO 9,100,000.00 23 395,652.17
GUANAJUATO 1,000,000.00 2 500,000.00
GUERRERO 5,200,000.00 3 1,733,333.33
HIDALGO 1,072,997.00 3 357,665.67
JALISCOI 3,000,000.00 6 500,000.00
MEXICO 739,000.00 9 82,111.11
MICHOACÁN 4,206,451.00 3 1,402,150.33
MORELOS 197,805.00 2 98,902.50
NAYARIT 1,800,000.00 2 900,000.00
NUEVO LEON 4,210,256.50 2 2,105,128.25
OAXACA 5,100,000.00 8 637,500.00
PUEBLA 830,000.00 3 276,666.67
QUERETARO 737,820.00 1 737,820.00
QUINTANA ROO 3,700,000.00 8 462,500.00
SAN LUIS POTOSI 4,701,497.00 3 1,567,165.67
SINALOA 3,722,000.00 2 1,861,000.00
SONORA 8,500,000.00 4 2,125,000.00
TABASCO 553,022.00 8 69,127.75
TAMAULIPAS 5,221,225.00 1 5,221,225.00
TLAXCALA 85,376.00 3 28,458.67
VERACRUZ 1,995,000.00 4 498,750.00
YUCATAN 2,980,801.00 5 596,160.20
ZACATECAS 4,400,000.00 8 550,000.00
TOTAL 105,181,698.50 164
PROMEDIO 3,286,928.08 5 1,180,627.77

El número total de torres detectado a nivel nacional fue de 156 (105 torres son de
CONAFOR) de las cuales 103 están en condición buena, 34 regulares y 19 en
mala condición, la cobertura total de las torres es de 17,387,000 ha. lo que
significa que sin tomar en cuenta los estados de la Península de Yucatán que no
usan torres, éstas apenas cubren el 17% de la superficie a proteger a nivel
nacional, lo cual hace evidente la necesidad de establecer más puntos fijos de
observación y rehabilitar las torres que se encuentran sin uso (Cuadro 5.16 y
Figura 5.17)

Destacan por su amplia cobertura de torres las entidades de: Distrito Federal, Baja
California, Guanajuato, Estado de México, Tlaxcala, Chihuahua, Morelos y
Querétaro. Sobresalen por su baja cobertura: Zacatecas, Sonora, Tamaulipas,

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 94


INCENDIOS 2004

Oaxaca, Coahuila y San Luís Potosí. Existe un claro liderazgo de la CONAFOR en


cuanto a número de torres de vigilancia a nivel nacional (Cuadro 5.17).

Cuadro 5.16. Torres del programa y su condición

No. CONDICIÓN
ESTADO
TORRES B R M
CHIHUAHUA 34 34 0 0
MEXICO 19 19 0 0
DURANGO 18 9 3 6
JALISCO 8 6 0 2
CHIAPAS 6 0 6 0
TABASCO 6 2 4 0
BAJA CALIFORNIA 4 0 1 3
DISTRITO FEDERAL 4 2 1 1
GUERRERO 4 3 1 0
NUEVO LEON 4 4 0 0
PUEBLA 4 1 2 1
SONORA 4 4 0 0
VERACRUZ 4 0 2 2
AGUASCALIENTES 3 3 0 0
COAHUILA 3 3 0 0
COLIMA 3 1 0 2
HIDALGO 3 0 3 0
MICHOACAN 3 1 2 0
OAXACA 3 0 3 0
QUERETARO 3 3 0 0
SAN LUIS POTOSI 3 3 0 0
GUANAJUATO 2 0 2 0
MORELOS 2 2 0 0
SINALOA 2 2 0 0
TAMAULIPAS 2 0 2 0
TLAXCALA 2 0 0 2
ZACATECAS 2 0 2 0
NAYARIT 1 1 0 0
TOTAL 156 103 34 19

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 95


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.17. Cobertura de las torres de vigilancia.

SUPERFICIE A COBERTURA ÍNDICE


ESTADOS
PROTEGER (ha) (ha) DE COBERTURA
DISTRITO FEDERAL 88,442.00 100,000 113.07
BAJA CALIFORNIA 1,750,000.00 1,320,000 75.43
GUANAJUATO 1,000,000.00 600,000 60.00
MEXICO 739,000.00 380,000 51.42
TLAXCALA 85,376.00 40,000 46.85
CHIHUAHUA 17,527,381.00 7,813,000 44.58
QUERETARO 737,820.00 300,000 40.66
MORELOS 197,805.00 80,000 40.44
AGUASCALIENTES 189,500.00 75,000 39.58
VERACRUZ 1,995,000.00 700,000 35.09
JALISCO 3,000,000.00 955,000 31.83
COLIMA 315,659.00 95,000 30.10
DURANGO 9,100,000.00 2,600,000 28.57
TABASCO 553,022.00 120,000 21.70
MICHOACAN 4,206,451.00 500,000 11.89
HIDALGO 1,072,997.00 100,000 9.32
NAYARIT 1,800,000.00 150,000 8.33
PUEBLA 830,000.00 60,000 7.23
GUERRERO 5,200,000.00 300,000 5.77
CHIAPAS 3,500,000.00 165,000 4.71
SINALOA 3,722,000.00 134,000 3.60
COAHUILA 13,486,254.00 360,000 2.67
NUEVO LEON 4,210,256.50 100,000 2.38
SAN LUIS POTOSI 4,701,497.00 100,000 2.13
OAXACA 5,100,000.00 65,000 1.27
TAMAULIPAS 5,221,225.00 65,000 1.24
ZACATECAS 4,400,000.00 40,000 0.91
SONORA 8,500,000.00 70,000 0.82
TOTAL 103,229,685.50 17,387,000 PROMEDIO 25.77

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 96


INCENDIOS 2004

113.1
120.0

100.0

75.4
80.0

60.0
INDICE

60.0

51.4
46.9
44.6
40.7
40.4
39.6
35.1
40.0

31.8
30.1
28.6

25.8
21.7
20.0

11.9
9.3
8.3
7.2
5.8
4.7
3.6
2.7
2.4
2.1
1.3
1.2
0.9
0.8
0.0

ESTADOS

Figura 5.17. Índice de cobertura.

5.10.3. Carreteras y caminos

Como puede observarse, el estado de Chihuahua presenta una adecuada red vial
en zonas forestales. En las condiciones europeas, la densidad media de caminos
forestales es del orden de 25 m de vías por hectárea de bosque.

En nuestro país, la densidad de la red vial en zonas forestales (m/ha) reportada


por las coordinaciones estatales de incendios se presenta en la Figura 5.18.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 97


INCENDIOS 2004

30.00

26.28
25.00

20.00
DENSIDAD (m/ha)

15.41
15.00

10.50
10.00

6.29

4.51
4.30

4.15

3.45

3.03

2.80
5.00

2.00

1.99

1.37

0.85

0.84

0.71

0.61

0.56

0.42

0.14
0.00
CO AL

IO
J A HE

O
RO

DA O

CA N
OO
A

RE S
O

CA LG O
RA A

AS

LA
UZ

RA
O

A
ER
O
HU

C
U E LO

IM

ED
G

O
SC

TA
EC

UI
TA

XI

LE
IP
TA A R

NO
CR
DE
AN

L
L

RR
RE
UA

M
E

LI

NA
UL

AH
P

O
FE
R

O
SO
AN

UE
O
H

HI
A

EV

SI
DU

YU

PR
M
HI

VE

M
TO

NT

G
NU
C

RI

UI
ST

Q
DI

ESTADOS
Figura 5.18. Densidad promedio de caminos por estado.

Sobre este tema únicamente veinte estados reportaron la densidad y condición de


carreteras y caminos. En el Cuadro 5.18 se puede observar un resumen de la
situación por categoría (buena, regular o malo) que guardan las carreteras,
caminos principales, secundarios y brechas de saca de los estados que reportaron
información. De acuerdo a los estándares de la FAO, para actividades
relacionados con los incendios forestales, se sugiere una densidad de caminos de
12 m/ha.

Cuadro 5.18. Condición y Densidad de Caminos.

CONDICIÓN (%)
BUENA REGULAR MALA
CARRETERAS 58.33 12.90 0.00
PRINCIPALES 29.17 45.16 12.50
SECUNDARIOS 4.17 35.48 37.50
BRECHAS DE SACA 8.33 6.45 50.00

5.11. Convenios con otras dependencias y niveles de


gobierno

En total se cuantificaron 72 convenios que los estados hicieron con otros niveles
de gobierno y/o dependencias, de los cuales 54.17% se califica como buenos,
31.94 regulares y 13.89 malos (Figura 5.19).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 98


INCENDIOS 2004

60.00 54.17

50.00

40.00
31.94
30.00

20.00
13.89

10.00

0.00
BUENOS REGULARES MALOS
CONVENIOS
Figura 5.19. Frecuencia y calificación de convenios del programa a nivel nacional.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 99


INCENDIOS 2004

5.12. Productores y/o poseedores de predios siniestrados


en 2004

De los predios visitados, sólo se pudo contactar con productores de 17 entidades


federativas, las cuales se presentan en el Cuadro 5.19.

Cuadro 5.19. Localidades y fechas de entrevista a los productores de áreas afectadas.

FECHA DE
ENTIDAD MUNICIPIO LOCALIDAD LA
ENTREVISTA
AGUASCALIENTES AGUASCALIENTES EL SOCORRO 15/08/2005
BAJA CALIFORNIA SUR COMANDU CONSTITUCION 22/08/2005
BAJA CALIFORNIA TECATE RANCHO CHUCHUMAL 17/08/2005
BAJA CALIFORNIA TECATE RANCHO LA TORTUGA 08/08/2005
CHIAPAS TEOPISCA EJIDO TZAJALHA 16/08/2005
COAHUILA CUATROCIENEGAS EJIDO EL OSO 09/08/2005
COAHUILA CUATROCIENEGAS CUATROCIENEGAS 09/08/2005
COLIMA MINATITLAN AGUA SALADA 18/08/2005
COLIMA COQUIMATLAN COLIMA 22/08/2005
GUERRERO ACAPULCO PIEDRA IMAN 17/08/2005
JALISCO SAN JUANITO SAN JOSE DE ESCOBEDO 16/08/2005
MICHOACAN ARIO DE ROSALES ARIO 13/08/2005
MICHOACAN ZACAPU EL PUEBLITO 09/08/2005
NAYARIT SANTA MARIA DEL ORO 08/08/2005
NAYARIT ROSAMORADA SAN JUAN BAUTISTA 08/08/2005
SAN PABLO CUATRO SAN PABLO CUATRO
OAXACA VENADOS VENADOS 09/08/2005
OAXACA SAN MIGUEL PERAS RIO DE MORELOS 09/08/2005
OAXACA VILLA SOLA DE VEGA SN FELIPE ZAPOTITLAN 10/08/2005
OAXACA SANTA MARIA HUATULCO LA JABALINA 11/08/2005
OAXACA SANTA MARIA HUATULCO SANTA MARIA HUATULCO 12/08/2005
PUEBLA CHIGNAUTLA COUIXCO 24/08/2005
SAN NICOLAS DE LOS SAN NICOLAS DE LOS
PUEBLA RANCHOS RANCHOS 23/08/2005
QUERETARO HUIMILPAN SAN PEDRO 19/08/2005
SAN LUIS POTOSI SAN CIRO DE ACOSTA LA BARRANCA 19/08/2005
SONORA SANTA ANA RANCHO EL TORO 09/08/2005
SONORA CUMPAS LA COLONIA DE CUMPAS 12/08/2005
TAMAULIPAS JIMENEZ BENITO JUAREZ 20/08/2005
TAMAULIPAS LLERA RANCHO SANTA JUANA 18/08/2005
ZACATECAS ATOLINGA RANCHO LAGUNAS 10/08/2005

Como puede apreciarse, los estados con mayores números de entrevistados


fueron: Oaxaca (con cinco), Baja California, Coahuila, Colima, Michoacán, Nayarit,
Puebla, Sonora y Tamaulipas cada uno con dos; finalmente, con un solo
entrevistado tenemos: Aguascalientes, Baja California Sur, Chiapas, Guerrero,
Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.

El análisis realizado al respecto, arrojó los siguientes resultados:

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 100


INCENDIOS 2004

La edad promedio de los entrevistados es de 49 años, correspondiendo al estado


de Baja California el de mayor edad con 73 años, y el de la edad más joven estuvo
en Nayarit, con 24 años.

En cuanto al nivel de escolaridad de los productores y/o poseedores se muestran


en la figura 5.20, donde destaca que la mayoría cuenta con estudios de primaria
terminada.

35.00
31.03
30.00
FRECUENCIA (%

25.00

20.00 17.24 17.24


13.79
15.00

10.00 6.90
5.00 3.45 3.45 3.45 3.45

A
AD

AR
A

A
S

ER
IR

AD
ET

AD
ET
IO
IB
D

IN
LE

IN
SI

PL

PL

IN
R

M
TU

RM
R

M
BE

R
M

M
E

ES

TE
O

R
ES

CO
IV

TE
SA

TE
C
BE
N

N
IN

IN
N

IA
U

SI

IA
SI
SA

IA

AR
O
LA

AR
IA
AT
AR

AR

IM
E

D
R
D
D

UN

PR
IM
E
UN
E

LL

C
PR
TR

SE
HI
SE
ES

C
BA
M
SE
ER
IM
PR

NIVEL DE ESCOLARIDAD

Figura 5.20. Nivel de escolaridad de los productores y/o poseedores de predios afectados en 2004.

En la muestra de los productores y/o poseedores entrevistados, se refleja que


48.28% de los mismos tiene posesión Ejidal y en el porcentaje más bajo destaca
PRONATURA en el estado de Coahuila (Figura 5.21).

PROPIEDAD
PRONATURA,
3.45

COMUNAL, 20.69

EJIDAL, 48.28

PEQUEÑA
PROPIEDAD,
27.59

Figura 5.21: Tipos de propiedades correspondientes a la muestra entrevistadas de los productores


y/o poseedores de predios afectados en 2004.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 101


INCENDIOS 2004

Bien vale la pena aclarar que hay una fuerte presencia de los productores en las
actividades contra incendios forestales, ya que de todos los entrevistados, el
95.55% sí están enterados de los siniestros ocurridos en sus predios.

Es tanto el interés de los productores (29) sobre sus montes, que los mismos
supieron identificar las causas y el número de siniestros acontecidos en el 2004.
Los 29 productores entrevistados reportaron 50 incendios, de los que se presentan
sus causas en la figura 5.22.

35.00
32.00

30.00

24.00
25.00
FRECUENCIA (%)

20.00 18.00

15.00
10.00
10.00
6.00 6.00
5.00 4.00

-
-
AS
S

O
S

ES
AS

AL
TE

IA
VO

ID
V

AR
R
IC

N
AN

EC
TI
TI

O
IO
TR

UC

CU
AD
R

SE

BL
C
FU

EC

N
D

PE

TA
M
PA

TE
O
EL

FU
ES

PR

RO

ES
IN
DE
R

AS

AG
ES

NO
O

AS

G
AD

AD

ES
R

O
AT
AZ

CA

DO
D
G

VI

DA
C

ES
FO

TI

UI
D

VI
AC

C
TI

ES
AC
AS

,D
TR

O
AD
O

IC
IF
C
PE
ES

CAUSAS IDENTIFICADAS
O
N

Figura 5.22. Identificación de causas de incendios por productores y/o poseedores de predios
forestales afectados en 2004.

La figura 5.23 muestra el uso del fuego por las comunidades rurales.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 102


INCENDIOS 2004

50.00
45.45
45.00

40.00
FRECUENCIA (%) 35.00

30.00

25.00

20.00
15.15
15.00
9.09
10.00
6.06 6.06
5.00 3.03 3.03 3.03 3.03 3.03

A
ES

E
S

L
S

N
.

S
A

LL
TE
LA

BR

PA
TO

O
HA
R

LI
RB
SU
RO
CO

NO
LI
IA

EN
EC

DE
CA
BA

IL
EB

RE
RI

M
BR

E
N
M

PA
AG

D
R

AI

CA
E

A
FA

R
D

A
EL

M
AL
D

PA

EM
AS

AS

E
A

CA
LO

D
EM
RA
EM

AT

U
S

RA
G

Q
O
PA

G
U

RE

RN
Q

CE
FO
Q

ES

AR

HO

DE
AL
IZ

N
O
ST

CI
PA

EN
E

BT
D

O
A
EM
U
Q

ACTIVIDADES

Figura 5.23. Uso del fuego en 2004.

Como puede verse, las quemas por actividades agrícolas, por sí solas ocupan un
45.45% y al sumar su porcentaje de frecuencia con el de las quemas de pastizales,
la frecuencia acumulada alcanza 60.60%; ello viene a corroborar lo reportado por
las oficinas centrales, en donde se plantea que las actividades agropecuarias son
las que mayor número de incendios presentan, y a su vez afectan considerables
superficies forestales.

Por cuanto toca a la época de realización de las quemas, el mayor número ocurre
en el período abril – mayo; estos datos coinciden en gran medida a los reportados
por las oficinas centrales de la CONAFOR.

Existe también un buen porcentaje de productores que no logran especificar el


período de ocurrencia de siniestros, y otros contestan simplemente que todo el
año. Estos casos ocupan 21.21% (Figura 5.24).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 103


INCENDIOS 2004

25.00

21.21

FRECUENCIA (%) 20.00

15.00

12.12 12.12

10.00 9.09 9.09 9.09

5.00
3.03 3.03 3.03 3.03 3.03 3.03 3.03 3.03 3.03

0.00

O
IL
O

DO

ZO

O
RE

YO
O

S
NI

ER
LI

ER

BR

ST
SE
AY

AY

AR

R
A

B
JU

A
JU

BR
O
IE
EN

C
M

-M
-A

E
M

EL

-M
M
FI

G
E
-

V
O

RO
IL

FE
E-

-A
VI

IN
I

O
RZ

S
O

EC
R

BR

DO

O
D

E-
ER
NE
AB

N
SP

AY
TO

BR
M

BR
E
DA
IE

TU
FE
C

CA
DI

C
O
PERÍODO

Figura 5.24. Periodo de ocurrencia de incendios en 2004.

En cuanto a las actividades de prevención y combate, de los poseedores y/o


productores entrevistados, 89.66% tomaron parte de las mismas y 10.34% no,
alegando razones de la división social del trabajo y que sus vidas no dependían de
los bosques.

Uno de los aspectos considerados en el estudio es el de medir los niveles de


participación en la prevención y combate de incendios forestales de los
productores y/o poseedores de predios forestales, los cuales se muestran a
continuación (Figura 5.25).
60.00 55.17

50.00
Frecuencia (%)

40.00

30.00 24.14

20.00
13.79

10.00 6.90

-
TE

O
N
ES

IO

G
EN

AL

PA
AC
M

RN

IG

IR
IA

JO

B
BL
R

CI
TA

O
O

RE
M
N

R
LU

CO

PO

R
PO
VO

Formas de participación

Figura 5.25. Formas de participación en la prevención y combate de incendios en 2004.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 104


INCENDIOS 2004

58.62 % de los productores y/o poseedores de predios forestales cuentan con


equipos y herramientas para el combate de incendios, y el resto no (41.38 %). Este
aspecto debe ser tomado en cuenta si verdaderamente se desea que los
productores sean parte del sistema de forma íntegra.

De la muestra de productores y/o poseedores de predios forestales entrevistados,


las herramientas y equipos detectados con mayor frecuencia son presentados en
el Cuadro 5.20.

Cuadro 5.20. Herramientas y equipos para el combate de incendios.

EQUIPOS Y HERRAMIENTAS NÚMERO (%)

PALAS 62 16.10
AZADONES 38 9.87
MACHETES 38 9.87
HACHAS 35 9.09
ZAPAPICOS 30 7.79
RASTRILLOS 28 7.27
HORQUILLAS 23 5.97
MOCHILAS ASPERSORAS 18 4.68
MASCARILLAS 16 4.16
BOTAS 15 3.90
PICOS 14 3.64
BOTES PARA AGUA DE 200L 10 2.60
CASCOS 10 2.60
SOPLADORES DE HULE 10 2.60
MOTOSIERRA 8 2.08
MOCHILAS 6 1.56
MANOS DE CHANGO 4 1.04
CAMIONETAS PICK UP 3 0.78
MCLOUD 3 0.78
PULASKI 3 0.78
TALACHAS 3 0.78
BATEFUEGOS 2 0.52
EXTINGUIDOR 2 0.52
TRACTOR 2 0.52
ASPERSORAS 1 0.26
EQUIPO METEOROLÓGICO 1 0.26
TOTAL 385 100.00

Como puede verse, los equipos motorizados tienen muy baja frecuencia y entre
ellos destacan: las motosierras, camionetas y tractores; mismos que son
necesarios para las labores de limpia de los bosques.

De los productores y/o poseedores de bosques entrevistados, 68.97% tiene


conocimiento de la existencia de la CONAFOR-SEMARNAT y el resto
manifestaron no conocerla (31.03%). El conocimiento de la CONAFOR-
SEMARNAT se debió a los diversos programas que éste encabeza a nivel
nacional, tales como: Programa Nacional de Prevención y Combate de Incendios
Forestales, PRODEFOR, PRODEPLAN, PROCOREF y otros.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 105


INCENDIOS 2004

Otro aspecto a destacar es el de la impartición de cursos a productores, que


permite su identificación plena con la institución.

No obstante, la mayoría de los entrevistados insiste en que se le dé más cursos de


capacitación relacionada con la prevención y combate de incendios forestales.

5.13. Otros aspectos analizados resultado del acercamiento


con las brigadas
5.13.1. Áreas prioritarias

La superficie de áreas prioritarias de protección suman poco mas de 36 millones


de ha. tres veces más que el total de las áreas naturales protegidas a nivel
nacional. Se destacan por su superficie los estados de Coahuila, Sonora y
Chihuahua (Cuadro 5.16).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 106


INCENDIOS 2004

Cuadro 5.16. Superficie de áreas prioritarias por estado.

ESTADOS SUPERFICIE (ha)


AGUASCALIENTES 7.00
BAJA CALIFORNIA SUR 112,437.07
BAJA CALIFORNIA 1,750.00
CAMPECHE 1,872,000.00
CHIAPAS N/P*
CHIHUAHUA 7,591,842.00
COAHUILA 8,000,000.00
COLIMA 133,220.00
DISTRITO FEDERAL 20,000.00
DURANGO 1,000,000.00
GUANAJUATO 55,000.00
GUERRERO 1,000,000.00
HIDALGO 40,000.00
JALISCO 3,000,000.00
MEXICO N/P*
MICHOACAN N/P*
MORELOS 78,381.00
NAYARIT 500,000.00
NUEVO LEON 394,155.00
OAXACA N/P*
PUEBLA 200,000.00
QUERETARO N/P*
QUINTANA ROO 100.00
SAN LUIS POTOSI N/P*
SINALOA 100,000.00
SONORA 8,500,000.00
TABASCO 100,000.00
TAMAULIPAS 1,800,000.00
TLAXCALA 55,000.00
VERACRUZ 800,000.00
YUCATAN 587,576.00
ZACATECAS 160,000.00
TOTAL 36,101,468.07
* No proporcionado.

5.13.2. Criterios para establecer áreas prioritarias de protección

Las áreas prioritarias de protección son las áreas cercanas a pueblos y ciudades,
las áreas vegetales y animales con especies en peligro de extinción, áreas
recreativas, áreas con plantaciones forestales y las quemadas en años anteriores y
las áreas naturales protegidas. Se destacan entre las áreas prioritarias: la
Primavera en Jalisco, la Selva Zoque, la Frailesca, el Soconusco, la Selva
Lacandona y las Lagunas de Montebello en Chiapas; la Sierras de Juárez y de San
Pedro Mártir en Baja California; la región fronteriza desértica y sureste en
Coahuila; el Desierto de los Leones, el Ajusco, Santa Catarina, Xochimilco, la
Sierra de Guadalupe en el D.F, en Michoacán la sierra de Pénjamo y la de
Puruagua, en Guanajuato la sierra Gorda y sierra de Lobos, el Aguascalientes la
sierra fría, en Oaxaca y Tabasco la sierra de los Chimalapas, en Quintana Roo la
zona norte afectada por huracanes, la sierra alta de Sonora, la reserva de la

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 107


INCENDIOS 2004

biosfera de la mariposa monarca, la región de la Malinche, Tlaxco y Calpulalpan, el


Cofre y Valle de Perote, el Pico de Orizaba, Huayacocotla, los Tuxtlas, Choapas-
Uxpanapa, la Frontera con Guatemala y Belice, el Cañon del Sumidero y el parque
nacional Ixta-Popo-Zoquiapan y anexas, Tetela del volcán, Huitzilac, Cordillera
norte de Oaxaca, Sierra Sur de Guerrero y la Costa Chica, el Municipio de
Amealco, el Parque Nacional el Potosí, la Sierra de Álvarez y la reserva de la
biosfera sierra de Tanchipa.
Los criterios de mayor importancia para definir estas áreas son: plantaciones
forestales, cercanía a poblados y ciudades, áreas naturales protegidas y sus
colindancias, presencia de especies vegetales y animales en peligro de extinción y
áreas turísticas (Figura 5.26).

25.00
21.58
20.24 19.65
20.00
15.78
15.00
10.14 9.82
10.00

5.00 2.79

0.00

ANTERIORMENTE
ESPECIES EN
PLANTACIONES

CERCANIA DE

PROTEGIDAS

TURISTICAS
LAS CIUDADES
CERCANIA DE

OTRAS
FORESTALES

NATURALES
PELIGRO

LAS AREAS

AFECTADAS
AREAS

AREAS
CRITERIOS
Figura 5.26. Criterios para definir áreas prioritarias o de alto riesgo.

Se reportaron un total de 36,101,469 ha que requieren atención prioritaria de


protección contra incendios. Los estados que mayor superficie de este tipo
reportan son: Sonora, Coahuila, Chihuahua, Campeche, Jalisco, Tamaulipas,
Guerrero y Durango. Los estados con menor superficie de áreas prioritarias son
Aguascalientes, Baja California, Distrito Federal, Quintana Roo y Tlaxcala. Los
estados que no reportaron esta información son: Chiapas, Estado de México,
Michoacán, Querétaro y San Luís Potosí.

5.13.3. Áreas prioritarias por regiones

Se detectaron en esta encuesta 114 áreas prioritarias, existiendo la mayor


cantidad en las regiones VIII, IX y XIII; en los estados de Nuevo León y Chihuahua
únicamente se indicó que las áreas prioritarias son las áreas naturales protegidas y
las de aprovechamiento forestal (Cuadro 5.17 y Figura 5.27)

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 108


INCENDIOS 2004

XIII I II
4 1 III IV
14 2 9 V
XII
6
10 VI
3

VII
XI 4
10

X VIII
7 17

IX
27

Figura 5.27. Número de áreas prioritarias por Región CONAFOR

5.13.4. Incendios que salieron de control

Se detectó entre los jefes de brigada y combatientes entrevistados que hubo 311
casos en que los incendios no pudieron ser controlados con el ataque inicial,
principalmente en los Estados de Yucatán y Chiapas; en 269 casos los incendios
se reencendieron después de haber sido liquidados. Los estados de mayor
frecuencia en este caso son Morelos y el Distrito Federal; en 58 ocasiones los
combatientes tuvieron riesgo de lesionarse o perder la vida, en este caso los de
mayor frecuencia son Colima y Baja California; entre los entrevistados hubo 17
lesionados o enfermos en el trabajo de combate, los Estados de mayor frecuencia
fueron Sonora, Guerrero y Chiapas (Figura 5.28).
80.00

90.00

80.00
65.00

70.00
FRECUENCIA (%)

60.00

50.00

40.00
28.80

25.00

25.00

20.00

30.00
18.30

17.40

13.20

12.50

11.00

20.00
7.00

5.00

5.00

4.00

10.00
2.00

1.00

0.00
A

A
AN

IT
S

A
AL

O
A

SI
AN

O
LA

AL
E
C

M
PA

O
IC

AR
SC
TO
BC

R
R

NT
A
T

EB

AC
O

LI
R
EX

RE

C
CA

DE

AX

AY
LI
N

O
PO

AX
IE
HI

PU

O
SO

C
M

JA
ER

N
O
FE
YU

AL

N
C

TL
TA
IS
IC
U

C
O

LU

IN
G

M
AS
IT

U
TR

N
U

Q
SA
AG
IS
D

ESTADOS

Figura 5.28. Frecuencia de incendios que salieron de control.

5.14. Visitas a áreas afectadas

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 109


INCENDIOS 2004

Las visitas se realizaron con el objeto de corroborar la presencia de la


regeneración natural, evaluación de los daños, cuantificación de la superficie,
proponer medidas de restauración verificar las posibles causas, recuperación de la
vegetación, evitar el cambio de uso del suelo con cultivos agrícolas, planear la
reforestación de las áreas afectadas, realizar actividades de conservación. El
mayor número de visitas de áreas afectadas se realizaron en los estados de
Quintana Roo, Yucatán, Estado de México, Veracruz y Distrito Federal.

Los coordinadores estatales que visitaron áreas afectadas fueron 17, es decir, un
53%, algunos de éstos son Chihuahua, Distrito Federal, Jalisco, México,
Michoacán y Oaxaca y de los que no realizaron visitas se menciona a Durango,
Puebla, Quintana Roo, entre otros (Figura 5.29).

NO, 15, 47%

SI, 17, 53%

Figura 5.29. Frecuencia y porcentaje de visitas a áreas afectadas (número y porcentaje de


incendios visitados por las autoridades).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 110


INCENDIOS 2004

Capítulo 6

Funcionamiento de los Comités de Incendios Estatales y el


Sistema de Manejo de Emergencias

6.1. Comités estatales de incendios

En diecinueve estados, la funcionalidad en cuanto a recursos materiales tiene una


calificación de bueno, entre ellos se menciona a Baja California, Baja California
Sur, Chihuahua, Distrito Federal, Campeche y Puebla. Únicamente los estados de
Michoacán, Morelos, Nuevo León y Sonora tuvieron una calificación de excelente.
En este rubro, Colima y Tlaxcala tienen una calificación deficiente. Respecto a los
recursos financieros, dieciséis estados tuvieron la calificación de bueno, entre ellos
están Baja California Sur, Baja California, Chihuahua, Durango, Jalisco, Veracruz y
Zacatecas y entre los de calificación deficiente se encuentra a Colima, Querétaro y
Tlaxcala. Michoacán, Nuevo León y Sonora se calificaron como excelentes. Los
recursos humanos en cinco estados se obtuvieron una calificación de excelente,
entre éstos se encuentran Michoacán, Morelos y Quintana Roo. Veinte estados
tuvieron calificación de bueno, entre ellos se encuentra Aguascalientes,
Chihuahua, Durango, Distrito Federal, México, Jalisco y Tlaxcala, referente a la
calificación de deficientes, solamente está el estado de Colima. Veintiún estados
en cuanto a coordinación interinstitucional con calificación de bueno, entre ellos,
Aguascalientes, Distrito Federal, Durango, Jalisco, México, Tlaxcala y Zacatecas,
en este mismo aspecto, nueve estados tuvieron calificación excelente como son
Baja California Sur, Baja California, Campeche, Michoacán y Quintana Roo (Figura
6.1).
25

21
20
20 19

16
No. ESTADOS

15

10
10 9

7
6
5
5 4
3 3
2 2
1
0
0
COORDINACIÓN
RECURSOS MATERIALES RECURSOS FINANCIEROS RECURSOS HUMANOS
INTERINSTITUCIONAL
BUENO 19 16 20 21
REGULAR 7 10 6 2
EXCELENTE 4 3 5 9
DEFICIENTE 2 3 1 0

Figura 6.1. Funcionalidad del Comité o Consejo de Incendios.

Los Coordinadores Estatales expresaron los siguientes argumentos al calificar la


funcionalidad de los Comités:

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 111


INCENDIOS 2004

 La coordinación de los participantes en los Comités ha sido excelente.


 La forma de llevar a cabo los acuerdos en el seno de los Comités es por
consenso.
 Sólo en ocasiones las Dependencias participantes apoyan con recursos
económicos al programa de incendios, que generalmente se aplican en
forma extemporánea.
 Hace falta un mecanismo para renovar a los técnicos y al personal de las
brigadas de combate que se dan de baja.
 Falta realizar un seguimiento por parte de los Comités de los recursos que
se aplican.
 De los combatientes eventuales que participan al no tener empleo
permanente se van a otras actividades y se pierde experiencia y
capacitación.
 Las dependencias participantes que apoyan la CONAFOR no cuentan con
herramienta y equipo especializado.
 Hace falta mayor apoyo de equipo aéreo para atender los incendios en su
etapa inicial.
 En algunos Estados existe desinterés para participar en los Comités
Estatales y no asisten a las convocatorias.
 Los procedimientos son burocráticos y afectan la disponibilidad oportuna
de recursos.
 En algunas ocasiones un solo incendio utiliza todos los recursos
contemplados por las instancias de Gobierno Estatal.
 En la mayoría de los Estados el personal combatiente sigue siendo
insuficiente para atender las emergencias.
 Existe excelente apoyo por parte de los cuerpos de policía, los de
bomberos para intervenir en los incendios forestales.

6.1.1. Objetivos de los Comités estatales de incendios

Los objetivos de los Comités Estatales se encuentran bien definidos


para disminuir el número de incendios y la superficie afectada
fortaleciendo las actividades de prevención, detección y el combate de
los incendios que se presenten.
En la mayoría de los estados la CONAFOR junto con el Gobierno del
los estados toman el liderazgo para integrar y dirigir los Comités
Estatales, en algunas ocasiones el liderazgo es tomado por la
Dirección General de Protección Civil.
Se destaca que en Baja California no se ha integrado el Comité de
Incendios.
No existe un presupuesto por parte de muchas Dependencias para la
prevención y combate de incendios, en varios Estados únicamente se
aplica el presupuesto Federal de la CONAFOR.
La Periodicidad de las reuniones del Comité es variable, generalmente
se tiene una reunión mensual, pero en 2004 en algunos estados
solamente hubo una reunión inicial y otra al final de la temporada.
Un alto porcentaje de Gerentes declara que hace falta una mayor
participación de la PROFEPA en las reuniones de comités.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 112


INCENDIOS 2004

A los comités les hace falta tener personalidad jurídica ya que en la


mayoría de los casos se llevan a cabo con carácter voluntario de
acuerdo a la Ley General de Desarrollo Sustentable.
Aunque el Gobierno del Estado preside los Comités la CONAFOR tiene
una gran influencia por contar con el personal técnico especialista en
la materia.
Es necesario enviar copia de las minutas de trabajo de los acuerdos de
la Comisión Intersecretarial que se reúne a nivel Central para facilitar
el trabajo en el ámbito Estatal.
En algunos estados hace falta la participación de los coordinadores
Estatales para que haya una mayor participación de SAGARPA.
En algunos estados algunas Dependencias asisten a las primeras
reuniones del Comité y se comprometen con recursos que
posteriormente se les dificulta cumplir.
En algunos estados se ve la necesidad de crear subcomités regionales
dependientes del estatal.

6.2. Sistema para manejar emergencias (SME)

En 22 estados la respuesta típica que se dio a la pregunta de cuando se declara


una emergencia fue presencia de incendios simultáneos que rebasan la capacidad
de los 3 niveles de gobierno, en el estado de Colima se especifica que otro criterio
además del anterior, es cuando la duración del incendio rebasa 2 días. En Hidalgo
se hace la indicación que para declarar la emergencia, un incendio debe rebasar
las 500 ha.

En Morelos se indican 2 criterios: que son: el de la Fase II de mas de 50 ha,


avance de 18-60Km/h altura de flama de 1.5 a 2.5m y el otro es el de topografía
accidentada, mucho combustible además tiempo atmosférico adverso o crítico. El
estado de Sonora, agrega que después de un sobrevuelo en avioneta o helicóptero
del gobierno del estado, viendo las condiciones se declara la emergencia.

Tamaulipas presenta tres criterios de decisión:

1. Incendio mayor de 50 ha. en áreas cercanas a poblados


2. Mayor de 500 Ha en lugares remotos
3. Condiciones adversas de topografía y condiciones climáticas, acumulación
de combustibles y varios incendios simultáneos.

En Veracruz la emergencia se declara cuando se amenaza un área natural


protegida o área de especies con valor ecológico, áreas cercanas a poblaciones o
ciudad con una superficie mayor de 20 ha.

La mayoría de los gerentes respondió que quien declara la emergencia es el


gobierno del estado algunas veces en coordinación con la CONAFOR, también
puede ser declarada por: Comité Estatal, Gerencia Regional, Coordinación Estatal,
Gerente Estatal o Gerente Regional, el Subgerente Operativo, el CENCIF; el
Promotor de Desarrollo Forestal, Autoridades municipales, Protección Civil, el
Centro Estatal de Control de Incendios, SDN y también el Jefe del Incendio o
Emergencia o el Consejo Estatal de Seguridad Pública en Zacatecas y el C.
Gobernador en Guerrero.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 113


INCENDIOS 2004

6.2.1. Líneas de mando del SME

En cuanto a línea de mando o comando, son varias las formas de actuación pero
lo más común es que la CONAFOR apoyada por el gobierno del estado, declaran
la emergencia y comandan al resto de dependencias para que participen de
diversas formas, ocupando diferentes cargos en la estructura que consta
generalmente de Jefe de Operaciones, Jefes de planificación, Jefe de Logística,
también interviene un coordinador de operaciones aéreas en el estado, se apoya
también en la estructura del SEDENA participan brigadas de CONAFOR, brigadas
del gobierno del estado y municipios.

Algunas veces el jefe de brigada de ataque anual inicia o declara la emergencia o


solicita el apoyo de otras brigadas y dependencias, se convierte en el Jefe de la
emergencia, pero cuando llega el personal de CONAFOR, entonces se hacen
cargo de la emergencia.

6.2.2. Recursos con que cuenta el SME

Únicamente 5 Estados cuentan con oficinas fijas para el SME, ya que dependiendo
de la localización del siniestro o la emergencia, se pueden utilizar una gran
diversidad de recursos y oficinas tanto de Dependencias Federales como
Estatales, las oficinas más utilizadas para el sistema son las de protección Civil
pero también se utilizan los campamentos de la CONAFOR, a veces el centro de
operaciones es un vehículo llamado centro de mando móvil, a veces se utilizan las
oficinas del municipio donde se declara la emergencia tratando de que siempre de
que esté lo más cerca posible del siniestro, Los Centros de despacho de la
CONAFOR se han utilizado para la toma de decisiones, también han servido para
el caso algunos Hoteles, las casas ejidales y frecuentemente se hacen al aire libre
bajo la sombra de algún árbol cuando esto ha sido necesario. También se ha
procurado establecer los puestos de mando que cuenten con los servicios de luz,
teléfono, Internet y apoyo logístico.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 114


INCENDIOS 2004

6.2.3. Participación de los integrantes por estado del sistema de


manejo de emergencias

De acuerdo a la Figura 6.2, en Sonora e Hidalgo todas las dependencias


participantes en el sistema acuden con regularidad a atender las emergencias, en
Jalisco y Oaxaca responden al llamado sólo la mitad de los participantes y en
Durango, Colima, Morelos, Veracruz y Yucatán acuden menos de la mitad de las
dependencias participantes.

NAY
MOR 68 QRO
NL 60
MICH 30 OAX
80
80 50 Q. ROO
MEX PUE 70
JAL 60 55
SLP
50
60
HGO SIN
100 68
GRO
78 SON
100
GTO Otros TAB
95 748 70
DGO
10 TAMPS
80
DF
TLAX
97
70
COL VER
20 COAH AGS 40
75 85 YUC
CHIH BCS 40
CHIS BC
80 80
70 CAMP 70 ZAC
90 90

Figura 6.2. Proporción de veces que acuden las diversas dependencias a apoyar una emergencia
de incendios, por entidad federativa.

6.2.4. Calificación del sistema de manejo de emergencias

De acuerdo al criterio de los funcionarios entrevistados, los recursos materiales


obtuvieron en veintidós estados una calificación de bueno, entre éstos: Chihuahua,
Distrito Federal, Jalisco, México, Michoacán, Puebla, Tlaxcala y Zacatecas.
Referente a los calificados como excelente, están Campeche, Guerrero, Nuevo
León y Sonora, solo un estado fue calificado como deficiente. En lo que se refiere
a los recursos financieros, dieciséis estados fueron calificados como buenos,
Campeche, Chihuahua, Jalisco, México, Michoacán, Tamaulipas y Veracruz. En
este mismo aspecto, Durango y Querétaro tuvieron calificación de deficiente y
estados como Coahuila, Guerrero, Morelos, Nuevo León y Sonora resultaron ser
excelentes. En cuanto a recursos humanos, la funcionalidad del Sistema de
Emergencias, Guerrero, Morelos, Nuevo León, Tlaxcala, Sonora y Yucatán fueron
calificados como excelentes. Chihuahua, Distrito Federal, Jalisco, México, Nayarit,

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 115


INCENDIOS 2004

Oaxaca, Quintana Roo, Veracruz y Zacatecas obtuvieron calificación de bueno y


deficientes Baja California Sur, Baja California, Durango y Querétaro. La
coordinación interinstitucional en Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, México,
Morelos, Veracruz y Zacatecas fue excelente, respecto a los que obtuvieron
calificación de bueno fueron dieciocho, entre ellos, Distrito Federal, Durango,
Michoacán, Tamaulipas, Tlaxcala y Yucatán. Estados con calificación regular en
este mismo aspecto, fue Colima (Figura 6.3).

25

22

20
18 18

16
No. ESTADOS

15
13

10 9

6
5 5
5 4 4 4

2
1 1
0
0
COORDINACIÓN
RECURSOS MATERIALES RECURSOS FINANCIEROS RECURSOS HUMANOS
INTERINSTITUCIONAL
BUENO 22 16 18 18
REGULAR 5 9 4 1
EXCELENTE 4 5 6 13
DEFICIENTE 1 2 4 0

Figura 6.3. Funcionalidad del Sistema de Emergencias para la atención de contingencias.

6.3. Autoevaluación

En los estados de las 23 entidades de las diferentes regiones de la CONAFOR se


hicieron autoevaluación de la campaña de incendios 2004, representando el 72%,
3 entidades de las regiones I, III y VII no la realizaron (9%) y de 6 entidades no se
tuvo la respuesta siendo el 19% (Figura 6.4)

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 116


INCENDIOS 2004

80

72
70

60

50

40

30

19
20

13
9

9
10

6
3
3

3
3

3
3

3
0

0
0
0

0
0

0
0

0
0

0
0
0
I II III IV V VI VII VIII IX X XI XII XIII TOTAL
SI AUTOEVALUÓ (%) 3 3 0 9 3 6 6 13 6 3 3 9 6 72
NO AUTOEVALUO (%) 3 0 3 0 0 0 3 0 0 0 0 0 0 9
ND (%) 0 0 3 0 3 0 0 3 3 3 3 0 0 19

Figura 6.4. Autoevaluación en porcentaje por región en 2004.

Nota: Los estados de Sinaloa, Guerrero, Colima, Hidalgo, Puebla y Tabasco, no cuentan con
información sobre la autoevaluación.

Las calificaciones que otorgaron los gerentes regionales por entidad federativa a la
campaña 2004 fueron de 12 de buena y 14 de muy buena.

6.4. Convenios

Los gerentes de las regiones I, II, III, IX y XII, afirmaron no haber realizado
convenios con otras regiones y las 8 restantes si (Figura 6.5).

SI HIZO CONVENIOS, 8

NO HIZO CONVENIOS, 5

Figura 6.5. Número de regiones CONAFOR que firmaron convenios con otros estados o gerencias.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 117


INCENDIOS 2004

Según los gerentes regionales, los recursos fueron suficientes para el programa en
9 regiones y únicamente en 4 resultó negativamente (Figura 6.6).

RECURSOS SUFICIENTES, 9

RECURSOS INSUFICIENTES, 4

Figura 6.6. Número de regiones CONAFOR con la asignación de recursos.

6.5. Aspectos necesarios para que funcione mejor programa

• En términos generales el programa requiere mayor equipamiento de


brigadas y recursos financieros que deben ser asignados con oportunidad
en los primeros meses del año.
• Es necesario contar con un presupuesto específico para labores de
prevención de incendios.
• Hace falta infraestructura de campamentos, vehículos, herramientas y
equipo de protección personal para el combate de incendios.
• Es necesario mantener durante toda la temporada el apoyo de las
despensas alimenticias para las brigadas.
• Se requiere una mayor difusión por los medios de comunicación los spots
relativos a la prevención de incendios.
• Mejorar el equipo de radiocomunicación y el uso de las frecuencias para
que no se distorsionen los mensajes.
• Las plazas de los brigadistas que se retiran voluntariamente o por jubilación
hace falta reponerlas con personal nuevo.
• Todavía se dan muchas quemas agropecuarias y de cambio de uso del
suelo sin la debida autorización.
• Es conveniente condicionar los apoyos al sector agropecuario en base a
compromisos de prevención de incendios.
• Es necesario disponer de mayor apoyo aéreo en la temporada crítica.
• Falta mayor involucramiento de los dueños y poseedores de los terrenos
ubicados e zonas de transición (pastizales y matorrales).
• Se requiere incremento del presupuesto del PET para incrementar las
brigadas de prevención.
• Algunos gobiernos estatales todavía no tienen disposición para integrarse al
programa.
• Hace falta integrar mayor número de brigadas comunitarias.
• Que las otras dependencias participantes contraten personal para la
prevención física y no únicamente para el combate.
• Establecer un mayor número de torres y puestos de observación fijos.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 118


INCENDIOS 2004

• Se requiere contar con un stock de herramientas manuales para atender las


contingencias.
• Se requiere contar con lineamientos bien establecidos con el sindicato que
permitan operar el programa con horarios flexibles.
• Contar con una mayor participación de la SAGARPA en las tareas de
difusión de la NOM015.
• El suministro de combustible para vehículos debe ser suficiente y por
anticipado.
• Hace falta un grupo especial capacitado y helitransportado de ataque inicial.
• Hace falta sustituir el uso del fuego gradualmente con otras tecnologías
más sustentables o definir nuevas estrategias en su manejo.

6.6. Argumentos que presentaron los gerentes regionales


al calificar la campaña 2004

• Disminuyeron drásticamente los indicadores de eficiencia de incendios


forestales.
• Se tuvo la presencia constante de lluvias en enero, febrero y marzo que
facilitaron las labores de combate.
• Se tuvieron pocos accidentes del personal de combate.
• En la mayoría de las actividades programadas se cumplió al 100%.
• Se mejoraron los tiempos de respuesta a los siniestros aun cuando en la
Península de Yucatán se sufrieron los efectos del Huracán Isidore.

6.7. Coordinación con otros niveles de gobierno y


dependencias

• Aunque no se elaboraron documentos formales de convenio las gerencias


regionales Pacífico Sur y Golfo Centro tuvieron acuerdos para atender a
los incendios en la selva Zoque.
• Los estados de Sonora, Durango y Sinaloa se coordinaron para atender los
incendios en sus límites.
• Nuevo León y Coahuila hicieron acuerdos para atender la Sierra de
Arteaga.
• En la región VII se realizaron acuerdos entre Zacatecas, Nayarit y Jalisco
para atender incendios en sus áreas de convergencia.
• Chiapas y Tabasco hicieron acuerdos para atender los Chimalapas.
• Las Gerencias Regionales V y XI establecieron un centro operativo
interregional con los estados de Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz.
• En la Región VII, San Luís Potosí y Querétaro hicieron acuerdos con
Jalisco.
• Otros acuerdos realizados en diferentes entidades fue con presidencias
municipales, PSTF y con industriales de la madera.
• La mayoría de los acuerdos fueron verbales.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 119


INCENDIOS 2004

Capítulo 7

Evaluación de Impactos

7.1. Impactos económicos y ecológicos de los incendios


en la República Mexicana

Acorde con los registros oficiales de CONAFOR, en la temporada de incendios


forestales 2004, se tuvieron 6,293 incendios forestales, que afectaron un total de
81,237 ha.

7.1.1. Superficie salvada

La superficie salvada correspondió a 1,916,259 ha, esto es, el 1.4% de la


superficie nacional con vegetación (141,745,169 ha) que SEMARNAT (2000)
reporta, incluyendo áreas perturbadas. La relación superficie salvada entre
superficie afectada fue igual a 23.6 (Cuadro 7.1). La superficie media salvada por
incendio fue igual a 305 ha.

Cuadro 7.1 Estadísticas básicas.


Sup. afectada Sup. salvada Relación sup.
Estados No. incendios
(ha) (ha) salvada/afectada
AGUASCALIENTES 16 536 4856 9.1
BAJA CALIFORNIA 175 6,776 189,990 28.0
BAJA CALIFORNIA SUR 11 194 4574 23.6
CAMPECHE 23 2583 3512 1.4
COAHUILA 45 358 89,509 250.0
COLIMA 45 675 7,490 11.1
CHIAPAS 293 11,691 95,781 8.2
CHIHUAHUA 335 4,149 371,512.30 89.5
DISTRITO FEDERAL 1,653 1,651 63,375 38.4
DURANGO 124 3,443 106,757 31.0
GUANAJUATO 13 275 2,682 9.8
GUERRERO 153 9,060 52,181 5.8
HIDALGO 72 374 9,045 24.2
JALISCO 452 6,054 292,512 48.3
MEXICO 1,010 2,392 129,348 54.1
MICHOACAN 752 6,404 40,282 6.3
MORELOS 123 208 13,290 63.9
NAYARIT 82 2,109 17,018 8.1
NUEVO LEON 24 74 6,659 90.0
OAXACA 127 5,775 21,225 3.7
PUEBLA 177 3,098 87,452 28.2
QUERETARO 33 256 6,432 25.1
QUINTANA ROO 57 448 114,588 255.8
SAN LUIS POTOSI 14 88 7,337 83.4
SINALOA 45 1,169 30,281 25.9
SONORA 33 4,668 56,075 12.0
TABASCO - 0 0 0.0
TAMAULIPAS 11 633 15,712 24.8
TLAXCALA 163 268 10,305 38.5
VERACRUZ 53 481 10,319 21.5
YUCATAN 41 2,740 7,350 2.7
ZACATECAS 138 2,607 48,810 18.7
TOTAL NACIONAL 6,293 81,237 1,916,259 23.6

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 120


INCENDIOS 2004

7.1.2. Vegetación sotobosque

El promedio de cobertura para especies herbáceas en los sitios de muestreo a


nivel nacional, que incluyeron tanto ecosistemas mantenidos por el fuego como
ecosistemas susceptibles, fue igual a 52.4% en las áreas quemadas un año atrás,
y de 54.2% en las localidades no incendiadas recientemente, con una diferencia
mínima, de 1.8%. A nivel arbustivo, los valores fueron iguales a 29.5 y 41.7%, con
una diferencia de 12.1% a favor de las áreas no quemadas; sin embargo, los
arbustos crecerán más y en el segundo año se espera que su cobertura aumente
significativamente. La cobertura total de herbáceas y arbustivas, igualó 79.3% en
las áreas incendiadas, y 92.8% en las no afectadas por el fuego, con 13.5% a favor
de las áreas no afectadas por las llamas.

La riqueza de especies del sotobosque fue mayor o igual en los sitios incendiados
que en los no quemados en 54.8% de los estados; en el 45.2%, tal riqueza de
especies fue menor. El primer caso tendió a encontrarse más en ecosistemas
mantenidos por el fuego, y el segundo en ecosistemas susceptibles al fuego
(Cuadro 7.2).

7.1.3. Regeneración y arbolado juvenil

En las diferentes condiciones ecológicas, el muestreo de campo arrojó un 20.9%


de mortalidad media para árboles < 5 m de altura. Asimismo, se registró un
promedio de 258.5 árboles/ha de regeneración o arbolado juvenil residual en las
áreas quemadas. Sin embargo, la regeneración por semilla en sitios incendiados
puede tardar dos y hasta tres años en presentarse, por lo que se estima que tal
cifra aumentará, si bien en algunas áreas no se presentará tal regeneración antes
de que la cobertura de zacatal, por ejemplo, se recupere y limite la regeneración.
Un 23.9% de los árboles ≥ 5 m exhibieron rebrotes vegetativos (Cuadro 7.3).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 121


INCENDIOS 2004

Cuadro 7.2 Efectos en el sotobosque.

Cobertura herbácea Cobertura arbustiva


Cobertura total
Diferencia Diferencia (+ Diferencia Riqueza de especies sotobosque
Estados Áreas áreas
(+ o -)
áreas Áreas
o -) áreas áreas no (+ o -) en áreas quemadas
quemadas no quemadas quemadas no quemadas
quemadas quemadas
(%) (%) (%) (%)
AGUASCALIENTES 45.0 70.0 -25.0 6.3 10.0 -3.7 51.3 80.0 -28.7 <
BAJA CALIFORNIA 38.9 55 -16.1 35.6 60.0 -24.4 74.5 115.0 -40.5 igual a >
BAJA CALIFORNIA
SUR 25.8 60.0 -34.2 49.4 63.3 -13.9 75.2 123.3 -48.1 >
CAMPECHE 42.7 12.4 30.3 43.6 36.0 7.6 86.3 48.4 37.9 <
COAHUILA 70.0 47.5 22.5 18.3 50.0 -31.7 88.3 97.5 -9.2 <
COLIMA 71.0 86.0 -15.0 68.0 88.0 -20.0 139.0 174.0 -35.0 <
CHIAPAS 72.3 28.7 43.6 16.3 17.3 -1.0 88.6 46.0 42.6 >
CHIHUAHUA 46.8 65.4 -18.6 51.4 71.8 -20.4 98.2 137.2 -39.0 <
DISTRITO FEDERAL 51.0 58.0 -7.0 28.0 52.0 -24.0 79.0 110.0 -31.0 >
DURANGO 49.2 69.2 -20.0 48.8 53.3 -4.5 98.0 122.5 -24.5 <
GUANAJUATO 34.2 50.0 -15.8 2.2 2.5 -0.3 36.4 52.5 -16.1 <
GUERRERO 45.8 35 10.8 25.0 50.0 -25.0 70.8 85.0 -14.2 >
HIDALGO 27.8 55 -27.2 22.5 35.0 -12.5 50.3 90.0 -39.7 >
JALISCO 39.0 47 -8.0 25.5 37.5 -12.0 64.5 84.5 -20.0 >
MEXICO 66.1 48.3 17.8 39.4 60.3 -20.9 105.5 108.6 -3.1 <
MICHOACAN 83.1 85 -1.9 7.0 6.0 1.0 90.1 91.0 -0.9 <
MORELOS 42.8 13.3 29.5 45.0 54.4 -9.4 87.8 67.7 20.1 <
NAYARIT 56.7 55 1.7 43.3 46.7 -3.4 100.0 101.7 -1.7 igual a >
NUEVO LEON 59.6 54.3 5.3 5.0 9.7 -4.7 64.6 64.0 0.6 igual a >
OAXACA 46.7 46.7 0.0 35.3 56.0 -20.7 82.0 102.7 -20.7 >
PUEBLA 56.7 51.7 5.0 33.8 30.8 3.0 90.5 82.5 8.0 >
PUEBLA 56.7 51.7 5.0 33.8 30.8 3.0 90.5 82.5 8.0 >
QUERETARO 83.3 90 -6.7 12.5 7.5 5.0 95.8 97.5 -1.7 >
QUINTANA ROO 38.9 28.3 10.6 38.3 61.7 -23.4 77.2 90.0 -12.8 <
SINALOA 16.7 65 -48.3 24.2 58.3 -34.1 40.9 123.3 -82.4 <
SONORA 52.7 73.8 -21.1 9.8 25.0 -15.2 62.5 98.8 -36.3 igual
TABASCO 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0
TAMAULIPAS 65.0 30 35.0 40.8 75.0 -34.2 105.8 105.0 0.8 igual a >
TLAXCALA 44.6 40 4.6 37.5 62.5 -25.0 82.1 102.5 -20.4 >
VERACRUZ 61.0 80.7 -19.7 13.2 7.1 6.1 74.2 87.8 -13.6 <
YUCATAN 60.4 35.7 24.7 39.6 57.5 -17.9 100.0 93.2 6.8 <
ZACATECAS 72.7 90 -17.3 16.4 15.3 1.1 89.1 105.3 -16.2 >
PROMEDIOS 52.4 54.2 -1.8 29.5 41.7 -12.1 79.3 92.8 -13.5 igual a mayor = 54.8 %
menor = 45.2 %

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 122


INCENDIOS 2004

Cuadro 7.3 Impactos en renuevo y arbolado juvenil, y rebrote de árboles adultos.

Estados Mortalidad (%) Densidad/ha % de árboles con rebrote

AGUASCALIENTES 12.5 0 97.3


BAJA CALIFORNIA 57.8 225 47.9
BAJA CALIFORNIA SUR 40.4 339 40.0
CAMPECHE 8.9 70 58.7
COAHUILA 55.8 0 36.7
COLIMA 0.0 483 0
CHIAPAS 8.9 206 12.8
CHIHUAHUA 36.9 20 0.7
DISTRITO FEDERAL 2.3 246 0
DURANGO 39.6 179 2.5
GUANAJUATO 0 1100 37
GUERRERO 4.4 442 23.2
HIDALGO 21.2 0 15.8
JALISCO 0.1 346 0
MEXICO 0.5 250 0
MICHOACAN 66.7 46 49
MORELOS 1.9 117 0
NAYARIT 18.5 0 0
NUEVO LEON 18.3 400 5.8
OAXACA 38.1 817 20
PUEBLA 30.2 192 3.3
QUERETARO 0.0 167 42.5
QUINTANA ROO 24.4 356 25
SAN LUIS POTOSI 33.3 0 30
SINALOA 0.0 0 7.5
SONORA 19.9 142 45.1
TABASCO
TAMAULIPAS 53.8 450 36.1
TLAXCALA 2.3 225 0
VERACRUZ 44.3 380 26.5
YUCATAN 28.2 708 41.7
ZACATECAS 33.3 106 35.8
PROMEDIOS 20.9 258.5 23.9

7.1.4. Arbolado adulto muerto


A lo largo de la temporada de incendios 2004, fueron muertos por los incendios
512,164 árboles con 5 m de altura o más. Lo anterior representó una mortalidad de
10.8% (Cuadro 7.4).

7.1.5. Arbolado adulto salvado

El número de árboles cuya pérdida se evitó, fue igual a 43,379,658 árboles con 5
m de altura o más. La relación árboles salvados entre árboles afectados, fue igual
a 85 (Cuadro 7.4).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 123


INCENDIOS 2004

7.1.6. Efecto potencial en el crecimiento de los árboles > 5 m

Con base en la proporción de copa presente en los árboles (71% la media


nacional) en sitios quemados, y considerando tasas de recuperación de follaje
referidas por González y Rodríguez (2004), y el potencial efecto positivo de las
cenizas (fertilizante), se estimó un efecto crecimiento en diámetro y posiblemente
en altura en 41.9% de los casos, también 41.9% sin efecto ni positivo ni negativo,
6.5% con efecto negativo, y 9.7% con efectos desconocidos (Cuadro 7.4).

Cuadro 7.4. Árboles muertos, salvados, mortalidad y efecto potencial en crecimiento.

No. de No. de Impacto en


Relación
Estados árboles árboles Mortalidad crecimiento en
salvados/muertos
muertos salvados áreas quemadas
AGUASCALIENTES 0 0 0 0 igual
BAJA CALIFORNIA 18,870 2,474,987 131 17.1 igual
BAJA CALIFORNIA SUR 36 123 3 1.1 positivo
CAMPECHE 129,427 209,743 2 12.1 igual
COAHUILA 424 1,850,535 4,365 11.2 desconocido
COLIMA 0 0 0 0 igual
CHIAPAS 4,257 484,203 114 5.8 positivo
CHIHUAHUA 4,128 1,850,535 448 12.1 positivo
DISTRITO FEDERAL 1,324 428,884 324 5.4 positivo
DURANGO 8,760 1,850,535 211 3 positivo
GUANAJUATO 174 6,087 35 1.1 igual
GUERRERO 26,316 918,897 35 5.8 Igual
HIDALGO 826 104,936 127 7.5 negativo
JALISCO 25,746 7,914,450 307 11.5 positivo
MEXICO 590 87,513 148 1.9 positivo
MICHOACAN 35,666 1,128,552 32 7.6 igual
MORELOS 16 55,782 3,486 4 positivo
NAYARIT 4,653 374,745 81 12 igual
NUEVO LEON 76 48,471 638 6.7 igual
OAXACA 67,683 1,264,539 19 27.7 igual
PUEBLA 1,761 1,398,641 794 4.1 igual
QUERETARO 14 24,893 1,778 2.7 igual
QUINTANA ROO 17,638 17,544,898 995 33.4 negativo
SAN LUIS POTOSI 23 7,497 326 7.8 positivo
SINALOA 92 72,999 793 0.6 positivo
SONORA 32,955 1,951,162 59 27.3 igual
TABASCO
TAMAULIPAS 33,914 210,458 6 40 desconocido
TLAXCALA 35 82,233 2,350 5 positivo
VERACRUZ 77 32,626 424 1.6 positivo
YUCATAN 96,410 999,500 10 50.2 desconocido
ZACATECAS 273 1234 5 9.8 positivo
PROMEDIOS Y MODAS 512,164 43,379,658 85 10.8 positivo = 41.9 %
igual = 41.9 %
negativo = 6.5 %

7.1.7. Severidad de los incendios muestreados

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 124


INCENDIOS 2004

Con base en el nivel de copa presente en los árboles, en la altura media de la


cicatriz que la lumbre deja sobre el tronco, la mortalidad en arbolado adulto y las
señas de erosión, se hicieron estimaciones por estado. Con base en lo anterior, se
estimó una severidad baja en 45.2% de ellos, una severidad moderada en 41.6%,
una severidad regular en 12.9% de los casos. En los sitios de muestreo no se
registraron incendios con severidad alta o muy alta (Cuadro 7.5).

Cuadro 7.5 Severidad de los incendios visitados.

Porcentaje
Mortalidad
de copa Altura de la
Estados arbolado Severidad
vertical cicatriz (m)
adulto (%)
presente
AGUASCALIENTES 100 0 0 Baja
BAJA CALIFORNIA 50 1.5 17.1 Moderada
BAJA CALIFORNIA SUR 27.8 1.5 1.1 Moderada
CAMPECHE 88.3 2.3 12.1 Moderada
COAHUILA 90 2 11.2 Baja
COLIMA 55 2.2 0 Moderada
CHIAPAS 78 1.7 5.8 Baja - moderada
CHIHUAHUA 80 2.4 5.7 Baja
DISTRITO FEDERAL 70 1.5 5.4 Baja
DURANGO 83.3 1.5 3 Baja
GUANAJUATO 99 1.8 1.1 Baja
GUERRERO 65 1.9 5.8 Moderada
HIDALGO 40 3 7.5 Baja
JALISCO 78.3 1.5 11.5 Baja - moderada
MEXICO 84 1.1 1.9 Baja
MICHOACAN 68.8 2.8 7.6 Moderada
MORELOS 86.1 1.17 4 Baja
NAYARIT 66 1.83 12 Baja
NUEVO LEON 68.5 2.9 6.7 Moderada
OAXACA 57.7 1.42 27.7 Baja - moderada
PUEBLA 53 2.25 4.1 Baja
QUERETARO 96 2.5 2.7 Baja
QUINTANA ROO no aplica 3.28 33.4 Moderada - regular
SAN LUIS POTOSI 80 3.5 7.8 Moderada
SINALOA 84.2 1.5 0.6 Baja
SONORA 60 1.6 27.3 Moderada
TABASCO
TAMAULIPAS 68.8 4 40 Regular
TLAXCALA 80 1.6 5 Baja
VERACRUZ 72.5 3.7 1.6 Regular
YUCATAN 37 2.7 50.2 Regular
ZACATECAS 85 3.5 9.8 Moderada
PROMEDIOS Y MODAS 72 2 11 Baja = 45.2 %
Moderada = 32.3 %
Baja - moderada = 9.7 %
Moderada - regular = 3.2 %
Regular = 9.7 %

7.1.8.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 125


INCENDIOS 2004

7.1.9. Erosión

La erosión estimada para el país, fue por 168,619 ton (Cuadro 7.6).

7.1.10. Erosión evitada

Esta cifra corresponde a 2,598,279 ton, lo que representa una relación de 15.4
entre la erosión evitada y la erosión presentada (Cuadro 7.6).

7.1.11. Escurrimientos superficiales

Los escurrimientos superficiales estimados en las áreas incendiadas a nivel


nacional, sumaron 11,901,119 m3 (Cuadro 7.6).

7.1.12. Escurrimientos prevenidos

Los escurrimientos evitados alcanzaron un total de 283,950,154 m3, lo que arroja


una relación entre escurrimientos prevenidos y escurrimientos presentes, igual a
23.9 (Cuadro 7.6).

7.1.13. Contaminación del aire

Debido a los incendios del año 2004, se tuvieron emisiones por 1,365,878 ton,
incluyendo 1,286,001 ton de CO2, principal gas que contribuye al efecto de
invernadero (Cuadro 7.7).

7.1.14. Contaminación del aire evitada

Se previno la emisión de 44,480,385 ton de estos mismos productos. Las cifras


anteriores representan una relación contaminantes no emitidos entre
contaminantes emitidos, igual a 32.6 (Cuadro 7.8).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 126


INCENDIOS 2004

Cuadro 7.6 Erosión y escorrentía durante la temporada, y erosión y escorrentía evitados.

Erosión 2004 Erosión evitada Relación erosión Escurrimientos Escurrimientos Rel. Escurrimientos
ESTADOS
(ton) (ton) evitada/erosión 2004 (m 3) evitados(m3) evitados/escurrimientos
AGUASCALIENTES 8799 35981 4.1 33500 129499 3.9
BAJA CALIFORNIA 19,035 470088 24.7 495170 25616405 51.7
BAJA CALIFORNIA SUR 350 3041 8.7 42417 614084 14.5
CAMPECHE 0 0 0 0 0 0
COAHUILA 2790 221172 79.3 21653 2917201 134.7
COLIMA 373 38864 104.2 85050 5218726 61.4
CHIAPAS 64121 219720 3.4 6564856 28310202 4.3
CHIHUAHUA 2378 159592 67.1 278773 38703532 138.8
DISTRITO FEDERAL 1259 33240 26.4 113887 7587995 66.6
DURANGO 1783 46988 26.3 258247 12430404 48.1
GUANAJUATO 173 1302 7.5 17145 185629 10.8
GUERRERO 9451 79423 8.4 853649 13446527 15.8
HIDALGO 10124 33969 3.4 12648 699041 55.3
JALISCO 4709 318678 67.7 681823 79947813 117.3
MEXICO 1249 92580 74.1 168524 11575366 68.7
MICHOACAN 17640 22993 1.3 484267 4651217 9.6
MORELOS 78 11895 152.5 13349 3297247 247.0
NAYARIT 1347 32578 24.2 211714 4730914 22.3
NUEVO LEON 1984 99820 50.3 5304 757505 142.8
OAXACA 3203 80510 25.1 655624 11457351 17.5
PUEBLA 2226 53592 24.1 191481 9066488 47.3
QUERETARO 6059 45689 7.5 15697 851679 54.3
QUINTANA ROO 0 0 0.0 0 0 0.0
SAN LUIS POTOSI 319 29689 93.1 6121 681887 111.4
SINALOA 874 12844 14.7 74819 3872007 51.8
SONORA 3916 291739 74.5 312758 3486745 11.1
TABASCO
TAMAULIPAS 1850 121518 65.7 83035 6995799 84.3
TLAXCALA 198 4797 24.2 16142 1329835 82.4
VERACRUZ 606 5413 8.9 38999 1318148 33.8
YUCATAN 0 0 0.0 0 0 0.0
ZACATECAS 1724 30563 17.7 164466 4070908 24.8
TOTAL NACIONAL 168,618.70 2,598,278.90 15.4 11,901,118.50 283,950,153.90 23.9

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 127


INCENDIOS 2004

Cuadro 7.7 Contaminantes emitidos (ton).

Productos
Partículas
Estados NO NO2 CO SO2 CO2 fotoquímicos Formaldehídos Aldehidos Acroleína Total
suspendidas
(HCO)
AGUASCALIENTES 7.5 3.9 345.9 4.8 8932.1 59.5 97.8 26.3 4.9 3.4 9,486.1
BAJA CALIFORNIA 188.3 98.4 8,699.8 120.5 224,661.9 1,497.7 2,460.5 660.5 123.8 86.7 238,598.2
BAJA CALIFORNIA SUR 3.2 1.7 147.3 2.0 3804.1 25.4 41.7 11.2 2.1 1.5 4,040.2
CAMPECHE 48.9 25.6 2261.5 31.3 58399.4 389.3 639.6 171.7 32.2 25.4 62,024.9
COAHUILA 4.0 2.1 183.4 2.5 4736.4 31.6 51.9 13.9 2.6 1.8 5,030.2
COLIMA 7.4 3.9 342.6 4.8 8847.6 59.0 96.9 26.0 4.9 3.4 9,396.5
CHIAPAS 137.0 71.6 6330.5 87.7 163472.3 1089.8 1790.4 580.6 90.1 63.1 173,713.1
CHIHUAHUA 38.5 20.1 1780.7 24.7 45983.7 306.6 503.6 135.2 25.4 17.7 48,836.2
DISTRITO FEDERAL 18.4 9.6 852.1 11.8 22003.9 146.7 241.0 64.7 12.1 8.5 23,368.8
DURANGO 35.8 18.7 1653.0 22.9 42708.2 284.7 467.7 125.6 23.5 16.5 45,356.6
GUANAJUATO 2.8 1.5 129.8 1.8 3352.0 22.4 36.7 9.9 1.9 1.3 3,560.1
GUERRERO 98.1 51.3 4531.3 62.8 117015.2 780.1 1281.5 344.0 64.5 45.2 124,274.0
HIDALGO 4.0 2.1 184.4 2.6 4760.7 31.7 52.1 14.0 2.6 1.8 5,056.0
JALISCO 77.9 40.7 3601.1 49.9 92994.8 620.0 1018.5 273.4 51.3 35.9 98,763.5
MEXICO 24.4 12.8 1128.4 15.6 29139.0 194.3 319.1 85.7 16.1 11.2 30,946.6
MICHOACAN 118.4 61.9 5,470.2 75.8 141,262.1 941.7 1,547.1 415.3 77.9 54.5 150,025.0
MORELOS 3.6 1.9 165.6 2.3 4276.7 28.5 46.8 12.6 2.4 1.7 4,542.1
NAYARIT 21.7 11.4 1003.1 13.9 25904.6 172.7 283.7 76.2 14.3 10.0 27,511.6
NUEVO LEON 1.5 0.8 67.7 0.9 1747.8 11.7 19.1 5.1 1.0 0.7 1,856.3
OAXACA 67.9 35.5 3137.7 43.5 81028.1 540.2 887.4 238.2 44.7 31.2 86,054.4
PUEBLA 29.0 15.0 1321.0 18.0 34125.0 228.0 374.0 100.0 19.0 13.0 36,242.0
QUERETARO 3.5 1.8 160.1 2.2 4133.2 27.6 45.3 12.2 2.3 1.6 4,389.8
QUINTANA ROO 5.7 3.0 261.3 3.6 6748.2 45.0 73.9 19.8 3.7 2.6 7,166.8
SAN LUIS POTOSI 1.6 0.8 72.6 1.0 1875.8 12.5 20.5 5.5 1.0 0.7 1,992.0
SINALOA 9.8 5.1 451.3 6.3 11655.4 77.7 127.7 34.3 6.4 4.5 12,378.5
SONORA 44.1 23.1 2037.7 28.2 52621.9 350.8 576.3 154.7 29.0 20.3 55,886.1
TABASCO -
TAMAULIPAS 6.9 3.6 318.5 4.4 8223.6 54.8 90.1 24.2 4.5 3.2 8,733.8
TLAXCALA 3.0 1.6 139.0 1.9 3589.1 23.9 39.3 10.6 2.0 1.4 3,811.8
VERACRUZ 5.8 3.0 268.0 3.7 6921.9 46.2 75.8 20.4 3.8 2.7 7,351.3
YUCATAN 36.7 19.2 1695.8 23.5 43790.7 291.9 479.6 128.7 24.1 16.9 46,507.1
ZACATECAS 22.9 12.0 1056.6 14.6 27285.6 181.9 298.8 80.2 15.0 10.5 28,978.1

TOTAL NACIONAL 1,078.2 563.7 49,798.0 689.5 1,286,001.0 8,574.0 14,084.3 3,880.8 709.1 498.9 1,365,877.6

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 128


INCENDIOS 2004

Cuadro 7.8 Contaminantes cuya emisión se previno (ton).


Productos relación
Partículas Formal- Alde-
Estados NO NO2 CO SO2 CO2 Fotoquímicos Acroleína Total evitados
suspendidas dehídos hídos
(HCO) /emitidos
AGUASCALIENTES 30 16.0 1,381.0 19.0 35,653.0 238.0 391.0 105.0 20.0 14.0 37,865.0 4.0
BAJA CALIFORNIA 5,415 2,831.0 250,250.0 3,468.0 6,462,408.0 43,083.0 70,775.0 19,000.0 3,563.0 2,494.0 6,863,286.0 28.8
BAJA CALIFORNIA SUR 127 67.0 5,945.0 82.0 153,510.0 1,023.0 1,681.0 451.0 85.0 59.0 163,031.0 40.4
CAMPECHE 48 25.0 2,200.0 31.0 56,809.0 379.0 622.0 167.0 31.0 22.0 60,333.0 1.0
COAHUILA 2,478 1,295.0 114,495.0 1,587.0 2,956,686.0 19,711.0 32,381.0 8,693.0 1,630.0 1,141.0 3,140,096.0 624.2
COLIMA 128 67.0 5,902.0 82.0 152,420.0 1,016.0 1,669.0 448.0 84.0 59.0 161,875.0 17.2
CHIAPAS 2,254 1,179.0 104,172.0 1,443.0 2,690,102.0 17,934.0 29,462.0 7,909.0 1,483.0 1,038.0 2,856,976.0 16.4
CHIHUAHUA 6,507 3,402.0 300,726.0 4,167.0 7,765,882.0 51,773.0 85,051.0 22,832.0 4,281.0 2,997.0 8,247,618.0 168.9
DISTRITO FEDERAL 1,082 566.0 50,011.0 693.0 1,291,472.0 8,610.0 14,144.0 3,797.0 712.0 498.0 1,371,585.0 58.7
DURANGO 2,238 1,170.0 103,445.0 1,433.0 2,671,339.0 17,809.0 29,256.0 7,854.0 1,473.0 1,031.0 2,837,049.0 62.5
GUANAJUATO 32 17.0 1,459.0 20.0 37,688.0 251.0 413.0 111.0 21.0 15.0 40,026.0 11.2
GUERRERO 937 490.0 43,287.0 600.0 1,117,831.0 7,452.0 12,242.0 3,287.0 616.0 431.0 1,187,172.0 9.6
HIDALGO 110 57.0 5,074.0 70.0 131,017.0 874.0 1,435.0 385.0 72.0 51.0 139,145.0 27.5
JALISCO 4,584 2,397.0 211,844.0 2,935.0 5,470,599.0 36,471.0 59,913.0 16,084.0 3,016.0 2,111.0 5,809,954.0 58.8
MEXICO 1,849 966.0 85,429.0 1,184.0 2,206,099.0 14,707.0 24,161.0 6,486.0 1,216.0 851.0 2,342,949.0 75.7
MICHOACAN 779 407.0 36,003.0 499.0 929,724.0 6,198.0 10,182.0 2,733.0 513.0 359.0 987,397.0 6.6
MORELOS 188 98.0 8,666.0 120.0 223,797.0 1,492.0 2,451.0 658.0 123.0 86.0 237,679.0 52.3
NAYARIT 415 217.0 19,160.0 247.0 494,770.0 3,299.0 5,419.0 1,455.0 273.0 191.0 525,443.0 19.1
NUEVO LEON 158 82.0 7,281.0 101.0 188,030.0 1,254.0 2,059.0 553.0 104.0 73.0 199,694.0 107.6
OAXACA 348 182.0 16,061.0 223.0 414,764.0 2,765.0 4,542.0 1,220.0 229.0 229.0 440,562.0 5.1
PUEBLA 1,294 676.0 59,791.0 828.0 1,544,017.0 10,293.0 16,910.0 4,540.0 851.0 596.0 1,639,796.0 45.2
QUERETARO 75 39.0 3,452.0 48.0 89,132.0 594.0 976.0 262.0 49.0 34.0 94,661.0 21.6
QUINTANA ROO 1,298 678.0 59,964.0 831.0 1,548,502.0 10,323.0 16,959.0 4,553.0 854.0 598.0 1,644,560.0 229.5
SAN LUIS POTOSI 199 104.0 9,216.0 128.0 237,985.0 1,587.0 2,606.0 700.0 131.0 92.0 252,748.0 126.9
SINALOA 645 337.0 29,791.0 413.0 769,325.0 5,129.0 8,426.0 2,262.0 424.0 297.0 817,049.0 66.0
SONORA 671 351.0 31,029.0 430.0 801,275.0 5,342.0 8,775.0 2,356.0 442.0 310.0 850,981.0 15.2
TABASCO 0.0 0.0
TAMAULIPAS 135 71.0 6,242.0 87.0 161,193.0 1,075.0 1,765.0 474.0 89.0 62.0 171,193.0 19.6
TLAXCALA 190 100.0 8,802.0 122.0 227,296.0 1,515.0 2,489.0 668.0 125.0 88.0 241,395.0 63.3
VERACRUZ 377 197.0 17,427.0 242.0 450,035.0 3,000.0 4,929.0 1,323.0 248.0 174.0 477,952.0 65.0
YUCATAN 152 80.0 7,033.0 98.0 181,628.0 1,211.0 1,989.0 534.0 100.0 70.0 192,895.0 4.1
ZACATECAS 353 185.0 16,314.0 226.0 421,288.0 2,809.0 4,614.0 1,239.0 232.0 163.0 447,423.0 15.4
TOTAL NACIONAL 35,092 18,348.0 1,621,850.0 22,456.0 41,882,276.0 279,216.0 458,688.0 123,139.0 23,088.0 16,233.0 44,480,385.0 32.6

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 129


INCENDIOS 2004

7.2. Papel ecológico del fuego en los ecosistemas del país

Dada su ubicación en la región tropical del planeta, sus variaciones altitudinales,


topográficas, zonas con distinto nivel de influencia marina, y diferentes tipos de
rocas y suelos, así como la confluencia de las zonas biogeográficas neártica y
neotropical, México es un país privilegiado en términos de biodiversidad, en todas
sus escalas: genética, de especies y de ecosistemas.

Así, Miranda y Hernández Xolocotzi (1985) señalan 32 tipos de vegetación para


nuestro país. Rodríguez Trejo (2000), anota que 68% de estos tipos de vegetación,
corresponde a regímenes de fuego con periodos de retorno menores a 100 años,
es decir, incendios superficiales, poco intensos, cada pocos años, o bien incendios
de copa cada varias décadas en matorrales, en ambos casos manteniendo el tipo
de vegetación afectada.

7.2.1. Ecosistemas susceptibles al (o influenciados por el) fuego

En estos ecosistemas el fuego no es requerido para mantener el tipo de


vegetación. De manera natural, se trata de eventos raros, cada varios siglos, que
se presentan cuando hay condiciones de sequía extrema, derivando en eventos
catastróficos, donde para recuperarse la vegetación original (normalmente clímax o
de etapas sucesionales avanzadas), ha de transcurrir la sucesión ecológica
durante siglos.

En este tipo de ecosistemas es recomendable la exclusión del fuego. Tal es el


caso de los bosques tropicales perennifolios o subperennifolios (que incluyen
selvas altas y medianas perennifolias y subperennifolias), bosque tropical
caducifolio (selva baja caducifolia), bosques de oyamel y posiblemente varios
bosques de encino, correspondientes a etapas sucesionales avanzadas, entre
otros tipos de vegetación.

7.2.2. Ecosistemas mantenidos por el fuego

México cuenta con abundancia de estos ecosistemas, tipificados por incendios


superficiales, cada dos a diez años, aproximadamente. Entre ellos destacan
muchos pinares, pastizales, sabanas, y varios encinares. En general, estos pinos
se regeneran bien sobre sitos quemados, donde el fuego ha removido la barrera
que representan zacates y materia orgánica acumulada para que la semilla pueda
hacer contacto con el suelo mineral. Asimismo, cuentan con corteza gruesa,
aislante, que protege al cambium de las temperaturas letales del fuego. Por otra
parte muchas especies recuperan follaje cuando parte de su copa ha sido afectada
por el incendio, si bien cuando pierden más de dos tercios su vigor se demerita
significativamente y son presa fácil de plagas forestales. Tal es el caso de
especies de amplia distribución nacional, como P. hartwegii, P. pseudostrobus, P.
teocote, P. montezumae, P. engelmannii, P. oocarpa, P. oocarpa var. ochoterenae,
P. arizonica, P. greggii, y P. leiophylla, entre otros.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 130


INCENDIOS 2004

Asimismo, el país tiene varias especies serotinas, como P. patula, P. greggii, P.


radiata var. binata (aunque ésta cubre muy poca extensión), P. coulteri, P.
leiophylla (parcialmente serotino), y P. oocarpa, entre otros. Entre sus especies
cespitosas se cuenta a P. montezumae, P. hartwegii, P. engelmannii, y P.
devoniana (=P. michoacana). Serotinidad y cespitosidad, son reconocidas en el
ámbito científico como clásicas adaptaciones al fuego (Rodríguez Trejo, 1988,
1996, Rodríguez Trejo y Fulé, 2003, Rodríguez Trejo et al., 2004, Becerra Luna,
1992, Flores y Benavides, 1993, Zendejas y Villarreal, 1971, Jardel et al., 2004,
Juárez y Rodríguez Trejo, 2003, Perry, 1991, Keeley y Zedler, 1998, Parks, 2001,
Rzedowski et al., 1977).

Rodríguez Trejo y Fulé (2003) señalan 35 taxa de pino en México con diversas
adaptaciones al fuego. Lo anterior como una primera cifra que cambiará conforme
la investigación y las observaciones aumenten.

Hay evidencia también del efecto benéfico del fuego anticipando y haciendo más
abundante la floración de los zacates (Muhlenbergia, Festuca) asociados (Benitez
Badillo, 1988), y promoviendo la riqueza de especies del sotobosque (Martínez
Hernández y Rodríguez Trejo, enviado), a semejanza de lo indicado para
ecosistemas análogos en otros países, como los Estados Unidos.

Algunos encinos de zonas con frecuentes incendios son Q. crassipes, Q.


crassifolia, Q. liebmanii y Q. magnoliifolia (Zavala Chávez, 2001, Peña Ramírez y
Bonfil, 2003).

En varias regiones del país, como la central, pero particularmente al noroeste, hay
matorrales mantenidos por incendios relativamente poco frecuentes (cada 30-100
años). Estos matorrales incluyen géneros como Arctostaphylos, Ceanothus,
Quercus, y Garrya, entre muchos otros (Minnich y Franco Vizcaíno, 1998). En el
particular caso de los encinos arbustivos en México central, destacan Q. frutex, Q.
microphylla, y Q. repanda.

7.2.3. Ecosistemas independientes del fuego

Estos son poco comunes, e incluyen áreas muy secas, sin continuidad suficiente
entre los combustibles forestales como para transmitir el fuego, o bien áreas muy
frías y constantemente húmedas.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 131


INCENDIOS 2004

7.3. Recomendaciones de manejo del fuego

La mayor parte de los incendios en el país son de origen humano, dada la pobreza
de mucha gente del campo y la falta de cultura forestal. Esta problemática data de
la Colonia, cuando confluyeron causas de incendio del México prehispánico (como
los hornos de carbón y el sistema tumba roza y quema), con las de los
conquistadores (como el pastoreo y el más intensivo aprovechamiento de los
bosques que implicó más fogatas en éstos). Tal causalidad, esencialmente, es la
misma que prevalece hasta nuestros días (Rodríguez Trejo, 1996).

Paradójicamente, este exceso de fuego por una parte ha originado deforestación,


pero por otra este fuego de origen humano también ha moldeado y mantenido
diversos ecosistemas forestales nacionales. La deforestación en el país obedece
a distintas causas, pero también altera la incidencia de incendios naturales al
fragmentar el paisaje y contar con menor superficie de contacto el principal agente
de ignición natural, el rayo.

Es claro que el exceso de fuego antrópico rebasa la tolerancia al fuego de


ecosistemas y especies y deriva en degradación y deforestación (Rodríguez Trejo,
1996). Sin embargo, si se lograse la exclusión, el peligro de incendios sería
mucho mayor al actual, dada la acumulación de combustibles, como se puede
observar en zonas bien protegidas y bajo aprovechamiento en diversas partes del
país (por ejemplo, Estado de México, Puebla y Durango). Lo anterior también
representaría el avance de la sucesión ecológica en las zonas de exclusión, donde
la mayoría de los pinos serían desplazados por etapas sucesionales
subsecuentes. Esto tendría impactos ecológicos (en términos de diversidad) y
económicos, pues los pinares son más valiosos que los encinares (que muchas
veces siguen a los pinares) desde este punto de vista.

Se considera que una posibilidad que ayudaría a reducir incendios no deseados y


que a la par ayudaría a mantener al fuego como factor ecológico, es el uso de
quemas prescritas con objetivos silvícolas, ecológicos y de reducción de peligro de
incendios, que con base en investigación científica permita minimizar los impactos
negativos del fuego y maximizar los positivos. En este esquema se debe insertar
al señor campesino, procurando proporcionarle opciones económicas y otras
tecnologías de manejo de la tierra y un mejor manejo comunitario del fuego.
Desde luego un componente principal en este proceso es la prevención y combate
de incendios, que debe fortalecerse más, pues una limitante para poder hacer un
más amplio uso del fuego, no es técnica, sino económica (Rodríguez Trejo, 1996,
Rodríguez Trejo y Fulé, 2003). A lo anterior, que combina los aspectos ecológicos,
sociales y operativos del fuego, sin menoscabo de los económicos, legales,
políticos, históricos y culturales, se le ha dado en llamar manejo integral del fuego.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 132


INCENDIOS 2004

7.4. Impactos económicos de los incendios


7.4.1. Pérdidas

La temporada de incendios2004, implicó pérdidas por $ 40,081,614 en maderas, $


11,289,663 en leñas, y $ 37,771,854 por concepto de reposición de renuevo y de
áreas boscosas afectadas, con un total por los anteriores conceptos, igual a $
89,143,131 (Cuadro 7.9).

Cuadro 7.9. Impactos económicos.

Madera Leña Reforestación Pérdida total


Estados
($)
AGUASCALIENTES 0 77,829 55,026 132,855
BAJA CALIFORNIA 1,881,872 1,317,595 2,072,979 5,272,446
BAJA CALIFORNIA SUR 0 31,701 161,662 193,363
CAMPECHE 6,877,417 728,006 5,540,220 13,145,643
COAHUILA 1,751 42,916 50,309 94,976
COLIMA 17,040 141,727 11,906 170,673
CHIAPAS 873,057 1,311,291 3,332,462 5,516,810
CHIHUAHUA 521,498 190,428 549,526 1,261,452
DISTRITO FEDERAL 23,501 53,677 3,240,059 3,317,237
DURANGO 266,314 188,996 262,989 718,299
GUANAJUATO 245,226 22,455 67,506 335,187
GUERRERO 710,772 522,378 3,677,217 4,910,367
HIDALGO 44,181 38,737 163,785 246,703
JALISCO 893,143 1,015,750 1,448,144 3,357,037
MEXICO 302,150 404,446 1978993 2,685,589
MICHOACAN 12,382,854 522,317 1,520,157 14,425,328
MORELOS 0 85,676 17,207 102,883
NAYARIT 54,256 215,875 464,449 734,580
NUEVO LEON 6,235 5,585 39,753 51,573
OAXACA 9,587,012 688,028 3,416,575 13,691,615
PUEBLA 362,347 176,008 179,761 718,116
QUERETARO 0 50,883 14,837 65,720
QUINTANA ROO 192,962 203,767 383,331 780,060
SAN LUIS POTOSI 5,561 46,365 37,829 89,755
SINALOA 406,426 93,927 115,725 616,078
SONORA 2,752,809 180,087 2,499,270 5,432,166
TABASCO 0
TAMAULIPAS 0 319,908 3,228,841 3,548,749
TLAXCALA 16,417 5,628 21,076 43,121
VERACRUZ 19,618 24,709 77,393 121,720
YUCATAN 1,628,193 2,398,089 3,021,025 7,047,307
ZACATECAS 9,002 184,879 121,842 315,723

TOTAL NACIONAL 40,081,614 11,289,663 37,771,854 89,143,131

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 133


INCENDIOS 2004

7.4.2. Pérdidas evitadas

La intervención en protección forestal, encabezada por CONAFOR en México,


previno la afectación de $ 9,597,095,186 en madera, $ 297,106,091 en leñas, $
4,718,596,624 en reforestación, con un total de $ 14,612,797,901 (Cuadro 7.10).

Cuadro 7.10. Impactos económicos evitados.

Madera Leña Reforestación Pérdida evitada


Estados
($)
AGUASCALIENTES 0 499,367 3,496,391 3,995,758
BAJA CALIFORNIA 197,833,475 47,564,256 271,891,534 517,289,265
BAJA CALIFORNIA
SUR 0 2,806,077 17,237,064 20,043,141
CAMPECHE 11,145,160 1,086,870 8,978,173 21,210,203
COAHUILA 105,288,417 4,241,898 287,950,387 397,480,702
COLIMA 10 565526 2,076,149 15,551,530 17,627,679
CHIAPAS 99,313,179 15,482,289 379,078,934 493,874,402
CHIHUAHUA 1,049,302,279 25,951,738 1,105,610,252 2,180,864,269
DISTRITO FEDERAL 5,533,985 6,158,406 307,335,789 319,028,180
DURANGO 276,675,567 8,142,070 54,900,445 339,718,082
GUANAJUATO 9,919,444 386,335 2,366,558 12,672,337
GUERRERO 29,268,002 6,156,364 115,372,259 150,796,625
HIDALGO 3,202,050 402,151 20,810,269 24,414,470
JALISCO 196,466,037 54,346,819 445,172,003 695,984,859
MEXICO 6,775,902,796 16,699,301 443,815,517 7,236,417,614
MICHOACAN 55,482,069 871,104 48,103,885 104,457,058
MORELOS 0 914,767 61,287,504 62,202,271
NAYARIT 2,951,412 2,405,309 37,404,375 42,761,096
NUEVO LEON 3,975,575 673,145 25,349,296 29,998,016
OAXACA 140,319,637 6,033,332 50,006,471 196,359,440
PUEBLA 297,074,747 9,201,775 143,236,330 449,512,852
QUERETARO 0 444,173 27,515,189 27,959,362
QUINTANA ROO 191,939,844 48,577,132 381,300,286 621,817,262
SAN LUIS POTOSI 1,778,755 2503422 12,100,358 16,382,535
SINALOA 30,507,244 5947782 92,218,479 128,673,505
SONORA 40,127,356 3720387 76,347,104 120,194,847
TABASCO 0
TAMAULIPAS 0 11,558,428 20,036,860 31,595,288
TLAXCALA 38,803,802 733930 49,820,221 89,357,953
VERACRUZ 8,300,460 1660238 32,746,001 42,706,699
YUCATAN 14,883,736 6944337 31,319,626 53,147,699
ZACATECAS 11,100,158 2916740 150,237,534 164,254,432

TOTAL NACIONAL 9,597,095,186.00 297,106,091.00 4,718,596,624.00 14,612,797,901.00

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 134


INCENDIOS 2004

7.4.3. Inversión en protección

Acorde con la información proporcionada por las Coordinaciones y Gerencias


estatales, se invirtió un total de $ 131,259,284 (Cuadro 7.11).

7.5. Indicadores de eficiencia económica


7.5.1. Relación pérdida evitada entre pérdida sufrida

Este valor fue igual a 163.9 a nivel nacional, es decir, gracias a los programas de
protección encabezados por CONAFOR se evitaron pérdidas económicas unas
164 veces mayores a las que se tuvieron durante la temporada de incendios 2004
(Cuadro 7.11).

7.5.2. Relación pérdida sufrida entre inversión de protección

Para el país, este indicador se obtuvo un valor de 0.7 Es decir, se invirtió en


protección prácticamente lo mismo de lo que se pierde por los incendios forestales
(Cuadro 7.11).

7.5.3. Relación pérdida evitada entre inversión de protección

El resultado en esta relación fue 120.5 a nivel de la República Mexicana (Cuadro


7.11). Lo anterior significa que por cada peso invertido en protección, se evitaron
daños por $120.5 en los rubros evaluados.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 135


INCENDIOS 2004

Cuadro 7.11. Indicadores de eficiencia económica.

Inversión en
Pérdidas Pérdidas
Estados protección Pérdidas /inversión
evitadas/pérdidas evitadas/inversión
($)
AGUASCALIENTES 114,408 30.1 1.2 34.9
BAJA CALIFORNIA 1,694,445 98.1 3.1 305.3
BAJA CALIFORNIA SUR 156,213 103.7 1.2 128.3
CAMPECHE 743,209 1.6 17.7 28.5
COAHUILA 900,000 4185.1 0.1 441.6
COLIMA 431,028 103.3 0.4 65.4
CHIAPAS 9,000,000 89.5 0.6 54.9
CHIHUAHUA 4,673,469 1728.9 0.3 466.6
DISTRITO FEDERAL 12,080,552 96.2 0.3 26.4
DURANGO 11,613,761 472.9 0.1 29.3
GUANAJUATO 197,087 37.8 1.7 64.3
GUERRERO 10,820,232 30.7 0.5 13.9
HIDALGO 2,500,000 99.0 0.1 9.8
JALISCO 15,065,600 207.3 0.2 46.2
MEXICO 3,900,000 2694.5 0.7 1855.5
MICHOACAN 1,664,581 7.2 8.7 62.8
MORELOS 647,811 604.6 0.2 96.0
NAYARIT 294,093 58.2 2.5 145.4
NUEVO LEON 2,701,589 581.7 0.0 11.1
OAXACA 13,927,235 14.3 1.0 14.1
PUEBLA 1,000,000 626.0 0.7 449.5
QUERETARO 528,000 425.4 0.1 53.0
QUINTANA ROO 12,000,000 797.1 0.1 51.8
SAN LUIS POTOSI 682,162 182.5 0.1 24.0
SINALOA 2,854,122 208.9 0.2 45.1
SONORA 1,369,295 22.1 4.0 87.8
TABASCO 247,736 No hubo incendios No hubo incendios No hubo incendios
TAMAULIPAS 2,192,071 8.9 1.6 14.4
TLAXCALA 810,451 2072.3 0.1 110.3
VERACRUZ 780,000 350.9 0.2 54.8
YUCATAN 4,841,000 7.5 1.5 11.0
ZACATECAS 829,134 520.2 0.4 198.1
TOTAL NACIONAL 121,259,284 163.9 0.7 120.5

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 136


INCENDIOS 2004

Capítulo 8

Comparación con otros países

Se realizó una comparación de México con los países de mayor importancia en


incendios, como países integrantes de la Unión Europea, América del Norte,
América del Sur, Centro América y Asia (Cuadro 8.1), para un total de 20
países. Se consideraron siete indicadores. Se analizó por continente la
ocurrencia y frecuencia de incendios forestales, así como su combate y
convenios internacionales para su prevención. Cada país fue comparado con
México mediante los indicadores, que permiten hacer contrastes aún y cuando
las condiciones fisiográficas y económicas de las naciones consideradas son
diferentes.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 137


INCENDIOS 2004

Cuadro 8.1. Indicadores de eficiencia para los países comparados por continentes

Promedio de Superficie Superficie


Número % de
superficie forestal afectada por PRESUPUESTO
N° PAÍS Período promedio Afectación a
Afectada total del país incendio (US $)
de Incendios ecosistemas
(ha/año) (ha) (ha)
1 ESPAÑA Promedio anual 20,777 128,784.00 25,622,000.00 6.14 0.50 97,784,193.80
2 FRANCIA* Promedio anual 3,582 29,818.00 15,341,000.00 10.46 0.19 2,985,694.20
3 ITALIA Promedio anual 5,554 76,764.00 10,003,000.00 8.74 0.77
4 GRECIA Promedio anual 9,063 48,583.00 35,990,000.00 7.10 0.13
5 PORTUGAL Promedio anual 26,583 186,333.60 3,666,000.00 7.66 5.08 10,166,221.00
6 ALEMANIA Promedio anual 1,202 511.00 10,740,000.00 0.36 0.01 11,397,750.00
7 CANADA Promedio anual 7,404 1,802,674.00 453,300,000.00 240.34 0.40 408,165,265.30
8 EE. UU. Promedio anual 93,691 2,478,685.00 225,993,000.00 27.04 1.10 1,231,570,400.00
9 MEXICO Promedio anual 7,372 199,134.00 128,049,254.00 26.48 0.16 19,387,852.96
10 GUATEMALA Promedio anual 750 37,675.00 2,850,000.00 50.67 1.32
11 HONDURAS Promedio anual 66,512.00 5,383,000.00 1.24
12 CHILE Promedio anual 6,559 48,298.00 15,536,000.00 7.20 0.31 22,000,000.00
13 VENEZUELA Promedio anual 1,907 33,636.00 15.15
14 ARGENTINA Promedio anual 13,334 2,426,349.00 34,648,000.00 2,000,666.80
15 BOLIVIA 1991 - 2000 4,122 917,400.00 53,068,000.00 92.00 1.73
16 BRASIL 1990 - 2000 160,000 1,500,000.00 543,905,000.00 150.00 0.28
17 COLOMBIA 1995 - 1998 3,246 29,215.00 49,601,000.00 29.00 0.06
18 URUGUAY 1990 - 2000 2,353 3,311.00 1,292,000.00 1.41
19 PARAGUAY 1990 - 2000 1,200 18,000.00 23,372,000.00 15.00

20 FEDERACION RUSA Promedio anual 38,350,000.00 851,392,000.00 5.00

Fuente: Documentos oficiales y documentos oficiales electrónicos de las dependencias encargadas de la prevención y combate de incendios forestales en cada país.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 138


INCENDIOS 2004

8.1. Análisis sobre incendios forestales en América del


Norte

Las tendencias de ocurrencia de incendios forestales a través de los Estados


Unidos y Canadá son similares. Los incendios son cada vez más grandes, causan
más daño, amenazan estructuras, propiedades, y vidas, y el costo para suprimirlos
es cada vez mayor. La intensidad y extensión del daño en cualquier estación varía
con el clima, pero la tendencia generalizada es una mayor área en llamas, y una
mayor variabilidad entre el área anual afectada, y la intensidad del fuego.

Los canadienses reportan casi 8,500 incendios al año, con un promedio de 2.5
millones de hectáreas afectadas. La variabilidad del área quemada varía entre
extensiones tan pequeñas como 300,000 ha, hasta 7.5 millones de hectáreas al
año. En los Estados Unidos, durante los últimos 4 años, cinco estados reportaron
los mayores incendios que se hayan registrado alguna vez.

En ambos países, cada vez viven, trabajan, y se recrean más personas, en áreas o
zonas adyacentes a combustibles forestales que son extremadamente inflamables,
causando un incremento significativo de los costos de protección contra incendios.
Existe un creciente reconocimiento de que los cambios demográficos, las sequías,
y el cambio climático global contribuyen a este problema. En muchas áreas del
oeste de EE. UU., después de décadas de éxito en contra de los incendios, los
insectos y las enfermedades se han expandido ampliamente y algunos de los
ecosistemas forestales tienen estructuras y cargas de combustibles que no son
naturales. Como resultado de ello, existen millones de acres más susceptibles a
grandes y dañinos incendios forestales (FMWG-COFAN, 2004).

Tanto Canadá como Estados Unidos son muy exitosos en cuanto al control de
incendios. En Canadá, 97% de todos los incendios se extinguen antes de que
alcancen las 200 ha. En los EE. UU., utilizando una definición algo diferente, el
ataque inicial tiene éxito en 98.5% de los casos. Sin embargo, está claro que no es
físicamente posible ni ecológicamente deseable eliminar todos los incendios del
paisaje.

La superficie afectada y el porcentaje de afectación de los países de esta región,


se muestran en las figuras 8.1 y 8.2.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 139


INCENDIOS 2004

300.00

250.00 240.34

200.00
Promedio (ha)

150.00

100.00

50.00
27.04 26.48

0.00
CANADA EUA MEXICO

Figura 8.1. Superficie afectada por incendio promedio (ha/Inc) de los países de América del Norte y
México de 1999-2004.

1.20
1.10

1.00

0.80
% de afectación

0.60

0.40
0.40

0.20 0.16

0.00
CANADA EUA MEXICO

Figura 8.2. Porcentaje de afectación (%) de los países de América del Norte y México de 1999-
2004.

8.1.1. Canadá

En este país se destaca la enorme superficie promedio afectada por incendios que
es de alrededor de 240.34 ha, representando 9.08 veces la de México. Es de
destacar que la superficie forestal de Canadá es 3.53 veces mayor a la de México.

Canadá invierte en protección contra incendios alrededor de 408 millones de


dólares (US $) por año, que corresponde US $ 1.66/ha, que es 5.95 veces superior

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 140


INCENDIOS 2004

al de México. El número de decesos por año en la última década es de dos


personas en promedio. Destacan también pérdidas por 34 millones de dólares
como promedio anual. El área afectada disminuyó en comparación con las
2,600,000 ha de 2002.

8.1.2. Estados Unidos

La superficie afectada por incendio es de 27.04 ha en promedio, cifra 1.02 veces


superior a la de México. El porcentaje de afectación a sus ecosistemas es de
1.10%, que es 7.07 veces mayor al de nuestro país. Estados Unidos invierte por
año alrededor de mil millones de dólares para una superficie de 295 millones de
hectáreas anualmente. En comparación, México invierte 11 millones de dólares
para proteger una superficie forestal aproximada de 128 millones de hectáreas.

8.2. Análisis sobre incendios forestales en América


Central y México

La Red Regional de Centro América y México de Incendios y Plagas Forestales fue


aprobada oficialmente durante la Reunión del Consejo Centroamericano de
Bosques y Áreas Protegidas (CCAB/AP), representado por los directores de los
servicios forestales de cada país de la región, en reunión realizada el 18 y 19 de
agosto del año 2004 en el Salvador.

En el año 1998, se presenta la temporada crítica de incendios forestales a nivel de


la región Centro América y México; esto debido a los efectos del fenómeno de el
Niño, siendo México (849,000 ha), Guatemala (679,000 ha) y Honduras (96,623
ha) los más afectados (Cuadro 8.2).

Cuadro 8.2. Área afectada (ha) por Incendios Forestales a nivel de cada país de la región de
Centro América y México.

País/ Año 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

HONDURAS 96,623 54,986 63,593 82,356 63,442 56,655


PANAMÁ 2,204 3,344 1,580
EL SALVADOR 2,041 359 1,700 1,613 1,261 3,661
NICARAGUA 198,500 322,500
MÉXICO 849,000 230, 000 263,000 137,000 50,337 32,372 81,322
COSTA RICA 64, 893 11,192 36,896 57,511
BELICE 425,000 6,702.67
GUATEMALA 679, 000 10,600 53,400 22,150 22,387 7,463

Fuente: Basado en López. M.A (2004) y modificado para su actualización.

Otro año crítico correspondió al año 2003; en donde Guatemala, México y El


Salvador se vieron seriamente afectados, a pesar de existir mayor capacidad de
respuesta, comparada con el año 1998.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 141


INCENDIOS 2004

8.2.1. Acuerdos de cooperación con México

1. Oficialmente a través de la Comisión Centroamericana de Ambiente y


Desarrollo (CCAD) se definió el Consejo Centroamericano de Bosques y Áreas
Protegidas (CCAB/AP), quienes nombraron a la Comisión de Plagas e
Incendios Forestales de Centro América e invitaron a México para formar parte
de ella. Se conforma así la Red Regional de Centro América y México de
Incendios y Plagas Forestales.
2. Detección satelital de incendios forestales México (CONABIO) y Guatemala,
Salvador, Costa Rica y Honduras (bilaterales entre México y cada país).
3. Como parte del convenio bilateral México-Guatemala y de la Comisión de
Plagas e Incendios Forestales de Centro América y México, se han
desarrollado dos cursos mesoamericanos internacionales para la protección de
incendios forestales (El primero del 11 al 22 de noviembre del 2002 y el
segundo del 30 de noviembre al 13 de diciembre del 2003).
4. América y Sur de México, enmarcado en la estrategia regional y que está por
iniciar su ejecución, con el apoyo financiero de USAID.
5. Al nivel de áreas fronterizas, se desarrollan actividades de prevención y control
de incendios forestales, en áreas prioritarias entre los países que conforman la
Red Regional de Centro América y México de Incendios y Plagas Forestales.
6. Existen procesos de capacitación establecidos en Centro América: uno con el
apoyo de OFDA/USAID y otro con apoyo de México (“Curso Mesoamericano de
Incendios Forestales“).
7. Existe un manejo coordinado de emergencia en la zona limítrofe entre
Guatemala y México.

8.2.2. México

Tiene una superficie forestal de 128,049,254 ha, cuenta con un presupuesto


federal para el 2004 de US $ 11,209,462 para el combate de incendios y un
presupuesto total (presupuesto federal, presupuesto gubernamental y presupuesto
municipal) de US $ 19,387,852.961;con un porcentaje de afectación del 0.16 %. La
superficie afectada por incendio en promedio es de 26.48 ha, con un número de
incendios promedio de 7,372.

1
Transacción de peso mexicano a dólar estadounidense de $10.8

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 142


INCENDIOS 2004

8.3. Análisis sobre incendios forestales en América del Sur

Argentina, Bolivia y Brasil concentran en los últimos años la mayoría de las


superficies dañadas por los incendios (88%), y junto a Chile destacan por el
número de eventos por año/ temporada.

Los incendios se presentan durante todo el año en la Región con particulares


diferencias entre países, de acuerdo con las características climatológicas que le
otorga su localización geográfica.

Sólo en algunos países de la Región están en operación sistemas estadísticos


nacionales con información completa y confiable. Prácticamente en la mitad de
ellos no existe información disponible, o bien no está publicada.

Respecto a las causas de los incendios, más del 95 % de las mismas son
antropogénicas. El sentido común y la experiencia de la mayoría de los
profesionales dedicados al tema, conducen a afirmar que, sin duda, el uso del
fuego en la habilitación de terrenos para la agricultura, ganadería y asentamiento
humano, constituye el factor de mayor importancia en el origen de los incendios
forestales, y en la devastación de los bosques sudamericanos. En Brasil y Chile,
se encuentra un notable incremento de la intencionalidad en el inicio de los
incendios y la piromanía en los alrededores de las grandes urbes está
aumentando.

En Chile, grandes plantaciones y complejos industriales de madera ubicados en


zonas rurales de alta pobreza, provocan el uso del fuego para destruir bosques e
infraestructura, como expresión de descontento por beneficios generados que no
llegan a las poblaciones aledañas.

A ello se agregan las consecuencias de la actividad de poblaciones indígenas por


reivindicación de derechos a terrenos que consideran que antaño fueron de su
propiedad.

De acuerdo a la tendencia de la última década, el problema de los incendios


forestales pareciera ser creciente en la Región. El riesgo por este flagelo estaría en
aumento por una mayor amenaza a los bosques y por una mayor vulnerabilidad de
esos combustibles forestales.

La amenaza se explicaría por el carácter antrópico de la causas de los incendios.


Por tanto, la mayor expansión urbana que condiciona una mayor presión humana
en busca de sitios naturales, los conflictos reivindicativos por tenencia de la tierra,
la intencionalidad expresada por actitudes de mentes insanas, los crecientes
procesos de deforestación y la persistente y arraigada actitud de ejecución de
quemas sin los cuidados necesarios, configuran un escenario adverso. La mayor
vulnerabilidad de las áreas forestales se explicaría por los fenómenos de cambio
climático- evidenciado por un aumento de la frecuencia del Fenómeno del Niño en
la década del 90- causante de sequías prolongadas y aumento de las
temperaturas. Por último, el incremento de plantaciones como masas forestales
homogéneas sin prácticas de silvicultura preventiva (tal como el desrame o la
reducción de combustible) y factores de marginación y pobreza rural, completan un
contexto a tomar en cuenta.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 143


INCENDIOS 2004

Los países deben lograr que no sólo después de eventos catastróficos se abran
las posibilidades para generar la preocupación de establecer acciones efectivas
para la formulación de planes y programas, con suficientes recursos humanos y
materiales para la prevención y combate de incendios forestales. De otra forma, se
comprobaría una vez más que las agendas políticas resultan preferentemente de
la movilización de demandas y/o presiones y no de un proceso racional de
evaluación de necesidades, valores y objetivos.

La cooperación entre países de la Región tiene visos de informalidad, sin muchos


convenios / protocolos firmados. Se han desarrollado en capacitación, en técnicas
de combate y uso de equipos, programas de educación y difusión, detección
remota, en información, en gestión y desarrollo, o biene haciendo transferencia
tecnológica, pasantías específicas o ejecución de cursos variados. Se ha
cooperado asistiendo a países en emergencia de incendios forestales desplegando
recursos de combate (Argentina–Brasil; Chile–Argentina; Brasil–Venezuela y
Chile–Bolivia).

En general no se han reportado iniciativas y participación de los países de la


Región en proyectos globales de incendios forestales, lo que sin duda representa
una preocupación y, a la vez, un desafío que enfrentar.

Los acuerdos de cooperación suscritos son eminentemente bilaterales y entre ellos


se tiene a los siguientes:

• Convenios para incendios fronterizos (Chile–Argentina / Uruguay–Brasil /


Argentina–Brasil / Perú–Brasil).
• Memorandos de entendimiento entre NSW Rural Fire Service, Australia, con
Chile y Brasil; entre IBAMA-Brasil y el Servicio Forestal del USDA.
• Colaboración en Manejo del Fuego de España con Chile, Venezuela y
Colombia.
• Acuerdo para capacitación de bomberos USAID/OFDA/LAC–Ecuador,
Paraguay, Venezuela.
• Acuerdos de colaboración / cooperación / coordinación entre instituciones del
Estado (Ministerios, Secretarías, Gobiernos Provinciales, Fuerzas Armadas) y
con otras de la Sociedad Civil (Cuerpos de Bomberos / Defensa Civil / ONG´
S); para prevención y combate de incendios al interior de todos los países de la
Región.
• Alianzas estratégicas con empresas forestales del sector privado para
prevención y combate (Chile, Brasil, Argentina, Venezuela).

En las figuras 8.3 y 8.4, se aprecia una comparación de México con países de
América Latina en superficie afectada y en porcentaje de afectación.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 144


INCENDIOS 2004

160.00 150.00

140.00

Promedio (ha) 120.00

100.00 92.00

80.00

60.00

40.00 29.00
26.48
20.00 15.15 15.00
7.20
1.41
0.00

AY
A

A
O

AY
IL
A
LE

VI

BI
EL
IC

AS

U
U
M
HI

LI
EX

AG
U

G
BR
BO

LO
C

EZ

RU
M

R
O
N

PA
U
C
VE

Figura 8.3. Comparación de la superficie promedio afectada por incendio (ha/) en el periodo 1999-
2004 en América del Sur

2.00

1.80 1.73

1.60

1.40
% de afectación

1.20

1.00

0.80

0.60

0.40 0.31 0.28

0.20 0.16
0.06
0.00
MEXICO CHILE BOLIVIA BRASIL COLOMBIA

Figura 8.4. Comparación del porcentaje de afectación en el periodo 1999-2004 en América del Sur
con México.

8.3.1. Chile

Este país ha tenido ocurrencias de incendios forestales en casi 29 millones de ha


(correspondientes aproximadamente 45% del área continental de Chile) de
vegetación nativa con matorrales y pastizales. En adición hay 1.6 millones de
hectáreas de plantaciones, principalmente del “pino monterrey” (Pinus radiata) y de
Eucalyptus spp. Los incendios normalmente se presentan en noviembre, enero y
febrero y declinan en marzo.
EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 145
INCENDIOS 2004

Durante la última década podemos apreciar que hay una estabilización en el


número de incendios ocurridos; sin embargo, el nivel de superficie afectada por
estos incendios ha mostrado un incremento. Por otra parte 99% de los incendios
forestales son causados por acción del hombre, de los cuales un 60%
corresponden a negligencia humana. Además la percepción de la comunidad
sobre el tema de los incendios forestales resulta ineficiente, según los resultados
de diversas investigaciones, respecto al origen, naturaleza y consecuencia de los
incendios forestales. En materia de prevención son los organismos provinciales y
de Parques Nacionales quienes tienen la responsabilidad primaria de prevenir y
combatir el fuego dentro de sus jurisdicciones, y cuentan con presupuestos propios
para el efecto.

Este país tiene una superficie forestal promedio de 15.5 millones de hectáreas, lo
que representa 3.6 veces menos que la superficie forestal de México. El porcentaje
de afectación es de 0.31%, 1.99 veces mayor que en México. Chile tiene un
presupuesto gubernamental de US $ 36,652, aproximadamente 20% del total que
se invierte en el rubro, debido a que las empresas particulares dedicadas a
plantaciones forestales cubren el resto. La superficie afectada por incendio
promedio es de 7.20 ha, lo que es 0.27 veces menor con respecto a México. El
número promedio de incendios es 6,559 lo que indica 0.8 veces menos que México

8.3.2. Honduras

Este país cuenta con una superficie forestal promedio de 5 millones de hectáreas,
11 veces menos que la superficie forestal de México. El porcentaje de afectación
es de 1.24%, cifra superior en 7.97 veces con respecto a México.

8.3.3. Venezuela

La superficie forestal de este país es de 49 millones de hectáreas. La superficie


afectada por incendio es de 15.15 ha, lo que indica 0.57 veces menos que México.

8.3.4. Colombia

La superficie forestal del país es 2.58 veces menor a la de México. Colombia tiene
una superficie forestal promedio afectada por incendios de 29.00 ha, indicador
ligeramente superior (1.10 veces) que el de México. El porcentaje de afectación a
sus ecosistemas es 0.39 veces menor al de México.

8.3.5. Argentina

Cuenta con una superficie de 34.6 millones de hectáreas, superficie 3.70 veces
menor a la superficie de México. El presupuesto destinado a este rubro es de 2
millones de dólares, que representa en términos comparativos, una inversión por
hectárea 0.38 veces menor que la de México.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 146


INCENDIOS 2004

8.3.6. Bolivia

La superficie forestal de este país es de 53 millones de hectárea menor en 2.41


veces que la de México. Con respecto a la superficie afectada a sus ecosistemas,
es 11.12 veces mayor a la superficie afectada por incendios de México. El
porcentaje de afectación es de 1.7 % en comparación con México, donde es 4.7
veces mayor. En cuanto a la superficie afectada por incendio es de 91.7 ha, esto
es 3.47 veces mayor que en México.

8.3.7. Paraguay

La superficie forestal aproximada del país es de 23.4 millones hectáreas, valor


5.48 veces menor al de México. La superficie forestal afectada por incendio es de
15 hectáreas. Este indicador es menor en 1.77 veces que el de México.

8.4. Análisis sobre incendios forestales en Europa Central


y El Mediterráneo

Los incendios son los tratamientos naturales más importantes en las áreas que
rodean el mediterráneo. Sin embargo, prevalecen las causas de origen humano.
Los cambios económicos en la Europa Occidental, han originado que la población
se vaya del campo hacia las ciudades, y hay una desaceleración del crecimiento
demográfico, un abandono de las tierras arables, así como un creciente desinterés
en el bosque como una fuente de energía. Lo anterior ha resultado en una
expansión de las áreas silvestres, disminución del valor de las tierras de bosque y
pérdida del sentido de responsabilidad por el bosque y, lo que es más importante,
un incremento en la cantidad de combustible.

Recientes datos publicados por FAO, revelan que para el periodo 1990-2000 el
promedio anual de incendios forestales en el área del mediterráneo es cerca de
50,000, dos veces más que durante los setentas.

Lo anterior sobre todo en países que registran datos desde 1950, como son
España (de 1,900 a 8,000), Italia (de 3,000 a 10,500), Grecia (de 700 a 1,100),
Marruecos (de 150 a 200), y Turquía (de 600 a 1,400).

El área afectada promedio en los países del mediterráneo es alrededor de 600,000


ha, casi el doble que durante los 1970s. La tendencia observada es menos
uniforme que en el número de incendios: Grecia (de 12, 000 a 39, 000 ha), Italia
(de 43,000 a 11,800 ha), Marruecos (de 2,000 a 3,100 ha), España (de 50, 000 a
208,000 ha) y Yugoslavia (de 5,000 a 13,000 ha). En Portugal también se han
incrementado la superficie afectada. En Croacia, Francia, Israel y Turquía, ha
permanecido estable.

El incremento de superficie forestal sin manejo en muchos países del norte del
mediterráneo, ha incrementado también la presencia de incendios mayores, como
es el caso de España. En algunas áreas los esfuerzos en la prevención han

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 147


INCENDIOS 2004

resultado en un incremento en las cargas de combustible y por tanto en un


incremento en riesgo de incendios más severos y de difícil control.

Muchas de las políticas adoptadas que influyen en el número de incendios


sobrepasan el control en el sector forestal, políticas como guerras por recursos o
tierras, derechos de propiedad y uso del suelo, empleo, urbanización y subsidios
en la agricultura, impactan el número y superficies afectadas por incendios.

Algunos de los problemas más reconocidos que afectan a los incendios son:

• Transición de economías de planeación central a economías de mercado.


• Creación de nuevas naciones que involucran tensión política y guerras.
• Crecimiento de la población y presión sobre la tierra.
• Cambio climático regional e incremento de sequías extremas.

Los países del sureste de Europa (Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria,


Croacia, Hungría, Macedonia, Rumania, Serbia y Montenegro y Eslovenia) han
tenido incendios catastróficos debido a los siguientes fenómenos:

• Estructuras que tradicionalmente manejan en forma centralizada el


problema de incendios, han sido reemplazadas por estructuras
descentralizadas que no están preparadas ni equipadas para manejar el
problema (falta de conocimiento y tecnología básica para manejar
incendios).
• Personas que abandonan el sector agrícola (éxodo rural), especialmente
los jóvenes que emigran a las ciudades, resultando en pobladores locales
de avanzada edad lo que disminuye la fuerza de trabajo para combatir
incendios.
• Incendios intencionales por motivos económicos (por ejemplo para
construcción de edificios) o para obtener permiso para cortar y vender
madera dañada por el fuego.
• Desarrollo de infraestructura para el turismo.
• Incremento del peligro debido a un uso menos intensivo del suelo (menos
biomasa es utilizada en agricultura, pastoreo y para la cocina y para
calentamiento). Como consecuencia los incendios son más intensos y de
mayor dificultad de control.
• Decremento del interés del público urbano en la protección contra incendios
forestales y pérdida de coordinación entre estados.

Las medidas adoptadas para resolver el problema de incendios son:

• Acuerdos bilaterales de cooperación para prevenir incendios y facilitar el


flujo de información y comunicación.
• Establecimiento de sistemas de detección temprana, con utilización de
sensores en satélites artificiales.
• Detener la migración rural y la urbanización.
• Elaboración de programas trasnacionales sobre manejo de riesgo en áreas
afectadas por incendios graves.

En las figuras 8.5 y 8.6, se muestra una comparación entre los indicadores de
México y los de algunos países europeos.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 148


INCENDIOS 2004

30.00

26.48

25.00

20.00

Promedio (ha) 15.00

10.46
10.00 8.74
7.66
7.10
6.14

5.00

0.36
0.00
ESPAÑA FRANCIA* ITALIA GRECIA PORTUGAL ALEMANIA MEXICO

Figura 8.5. Comparación de la superficie promedio afectada por incendio (ha) en el periodo 1999-
2004 entre Países de la Unión Europea y México.

6.00

5.08
5.00

4.00
% de Afectación

3.00

2.00

1.00 0.77
0.50
0.19 0.13 0.16
0.01
0.00
ESPAÑA FRANCIA* ITALIA GRECIA PORTUGAL ALEMANIA MEXICO

Figura 8.6. Comparación del porcentaje de afectación a ecosistemas promedio en el periodo 1999-
2004 entre Países de la Unión Europea y México.

8.4.1. España

Este país cuenta con una superficie forestal de aproximadamente 14.4 millones de
hectáreas, cifra que representa apenas 12.48 a la de México, lo cual indica que la
superficie del país comparada es 5 veces menor.

Tratándose a las afectaciones a los ecosistemas, España supera a México en 3.13


veces, además, el número de sus incendios es mucho mayor, alcanzando un
promedio de 20,777 anuales que implica 2.8 veces más elevado.

La superficie afectada promedio incendio es 6.14, siendo 4.31 veces menor que la
superficie afectada en México. Se reportan al año un alto porcentaje de conatos de

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 149


INCENDIOS 2004

incendios (de menos de 1 ha), (cerca de 1,000 por año). Este país cuenta con
alrededor de 33 equipos aéreos permanentes para la detección y el combate de
incendios forestales. Su presupuesto dedicado a estas actividades es de 97
millones de dólares que asignados a su superficie forestal, les corresponde US $
3.82/ha, que supera en 25.21 veces el presupuesto por hectárea de nuestro país.

8.4.2. Francia

El promedio de superficie afectada por incendios rebasa las 10 hectáreas, cifra


inferior en 2.53 veces a la de México. En tanto, la inversión por hectárea protegida
supera en 1.29 veces a la de México, aunque este último cuenta con una superficie
de ecosistemas forestales menor en 8.35 veces. También un aspecto a destacar
es el de la afectación de los ecosistemas, que supera la de México en 1.22 veces.

8.4.3. Italia

Este país cuenta con una superficie forestal aproximada de 10 millones de


hectáreas, que significa 12.8 veces menos la superficie forestal de México. El
número promedio de incendios es 5,554, el cual es menor en 1.3 veces con
respecto a México. La superficie forestal afectada por incendios en Italia es de
8.74, índice que supera a México en 3 veces. La afectación a los ecosistemas es
del orden de 0.76% que es 4.81 veces mayor que en México.

8.4.4. Grecia

En este país el porcentaje de afectación por incendios forestales a los ecosistemas


es de 0.13%, 1.23 veces menor que en México. Cuenta con una superficie forestal
de 40.0 millones de hectáreas. La superficie afectada por incendios forestales es
de 7 ha que se traduce en una cifra 0.27 veces menor a la de México.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 150


INCENDIOS 2004

8.4.5. Portugal

Este país se caracteriza por los abundantes e intensos incendios forestales. El


porcentaje de afectación de este país es de 5.08% de la superficie forestal mismo
que es 14 veces mayor que el índice de afectación de México. Destina un
presupuesto para este rubro de 10 millones de dólares en promedio al año. La
superficie forestal de Portugal es de 3 millones de hectáreas, 18 veces menor a la
superficie forestal de México. El número de incendios promedio por año es de
26,583, que en comparación con México es 3.6 veces mayor. La superficie
afectada por incendio es de 7.66 ha, lo que representa 4.46 veces menos que la
superficie afectada por incendio en México.

8.4.6. Alemania

Este país se caracteriza por un buen control de incendios forestales. El porcentaje


de afectación de este país es del orden de 0.01%. Alemania destina un
presupuesto anual de 11 millones de dólares. La superficie forestal de Alemania es
de 10 millones de hectáreas; en comparación, México posee 5.5 veces menos
superficie. La superficie afectada por incendio promedio es de 0.36 ha, 73.5 veces
menor con respecto a México. El número de incendios forestales promedio por año
es igual a 1,202 que es 6 veces menor que en México.

8.4.7. Federación Rusa

Su superficie forestal, aproximadamente, es de 851.4 millones de hectáreas, 6.65


veces mayor que la superficie forestal de México. El número de incendios
forestales promedio es de 28,427, que es 3.8 veces mayor al de México.

8.5. Análisis sobre incendios forestales en Oceanía


8.5.1. Australia

Los incendios silvestres, o incendios de matorrales como comúnmente se les


conoce en Australia, representan un fenómeno que ocurre de forma natural en el
entorno australiano. Antes de la llegada del ser humano a este continente, los
incendios de matorrales iniciaban frecuentemente a consecuencia de las caídas de
los rayos o las erupciones volcánicas. Mientras que el rayo todavía continúa
provocando chispas que provocan incendios de matorrales, las acciones de la
gente (ya sean deliberadas o accidentales) también contribuyen a los muchos
incendios de matorrales que ocurren en Australia anualmente
(Manejo de emergencia en Australia et al., 2004).

Cada año, especialmente en verano, Australia experimenta un gran número de


incendios de este tipo, los cuales toman la forma de “incendios de pastizales” o de
“incendios forestales”. Estos se producen principalmente en los campos de
pastoreo o de labranza. Con frecuencia, destruyen una mayor cantidad de hogares
que rodean las áreas donde se encuentran los matorrales, trayendo como

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 151


INCENDIOS 2004

resultado grandes pérdidas humanas y enormes daños a las propiedades. Los


incendios de matorral más devastadores en Australia han ocurrido en sitios donde
los mismos han atravesado con furia los densos bosques de eucalipto en el
sudeste del continente (Tasmania, Australia del Sur, Victoria, Nueva Gales del Sur
y Australia Occidental).

El enfoque australiano sobre la prevención de los incendios de matorrales centra


su atención en disminuir la posibilidad de que ocurra un incendio y en minimizar la
propagación de los incendios de matorrales. Las estrategias para la prevención de
incendios se clasifican en las cuatro categorías siguientes:

• Reducir el aumento de combustibles a través de la quema deliberada


de los mismos por parte de aquellas agencias dedicadas al manejo
de los incendios y de los suelos.
• Creación deliberada de carriles de fuego, o cortafuegos.
• Programa de “Guardas comunitarios de Incendios”, personas que
viven cerca de las zonas de matorrales y arbustos se coordinan con
los cuerpos de bomberos.
• Remoción de combustible de las casas o propiedades.
• Aproximadamente 50% de los incendios ocurridos fueron
intencionales.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 152


INCENDIOS 2004

Capítulo 9

Federalización del programa

Con el objetivo de impulsar la descentralización de las actividades, facultades y


atribuciones del gobierno federal, se han trazado políticas referentes a la
federalización de los programas forestales, los cuales se inscriben dentro del
Programa de Fortalecimiento al Federalismo.
El objetivo de la federalización es el de mejorar la calidad, la oportunidad y
capacidad de atención a las comunidades forestales bajo la responsabilidad de los
gobiernos estatales.

En principio, el proceso de Federalización implica transferir a los gobiernos


estatales las actuales delegaciones y/o coordinaciones de la SEMARNAT-
CONAFOR; recursos humanos, materiales y financieros, y las facultades para la
toma de decisiones que se requieran.

Se busca que los gobiernos de los estados sean los principales promotores de las
actividades forestales en sus entidades, a través del apoyo de los gobiernos
municipales y de los sectores privado y social.

Sin embargo, tratándose del programa de Incendios Forestales, que por las
implicaciones políticas, ambientales, y dados los niveles de involucramiento de los
estados en esa actividad, así como por el bajo nivel cultural de las comunidades
rurales y forestales, no es posible por el momento federalizarlo. Lo anterior se
refleja porque en este momento once estados tienen la debilidad que sus
gobiernos no apoyan significativamente a la CONAFOR en la prevención y
combate de incendios forestales.

En su caso, si se desea acelerar el proceso de federalización del Programa de


Incendios, se debe cumplir con las siguientes condiciones:

1. El gobierno del estado debe estar dispuesto a asumir todas las


disposiciones de ley en materia forestal, elaboradas para la regulación y
desarrollo del sector.
2. El gobierno del estado debe contar con un instrumento (Ley Forestal del
Estado), en donde se plasmen claramente sus metas, las cuales deberán
ser verificadas en su cumplimiento por un organismo central.
3. Se deben definir los niveles de aportación del gobierno estatal, municipal y
la sociedad civil estipulados en ley.
4. La federalización no debe ser un objetivo primario ni imponerse desde un
nivel central, sino considerarlo como una estrategia en el mediano o largo
plazo.
5. La federalización debe comenzarse en los estados cuyos gobiernos han
asumido una participación comprometida en las tareas de manejo del
fuego, y que además cuentan con más fortalezas que debilidades.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 153


INCENDIOS 2004

Capítulo 10

Impactos económicos y ecológicos resultado de la aplicación del


programa de prevención y combate de incendios forestales

Dada la gran heterogeneidad dentro y entre las diferentes asociaciones forestales,


y la escasa información disponible para hacer extrapolaciones o estimaciones, es
necesario aclarar dos puntos. Primero, las cifras tanto ecológicas como
económicas para la temporada 2004 y las proyectadas (salvadas) son un primer
acercamiento. Segundo, representan uno de una gran variedad de escenarios
posibles con influencias por diversos factores naturales y antrópicos. Sin embargo,
son la mejor aproximación que se pudo hacer con base en la información de
campo y bibliográfica disponibles.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 154


INCENDIOS 2004

10.1. Aguascalientes
10.1.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada
Se presentaron 16 incendios forestales en el estado durante la temporada 2004.
La superficie afectada correspondió a 536 ha (Cuadro 10.1).

Cuadro 10.1. Estadísticas de incendios en 2004.

Número de incendios 16

Superficie afectada por estratos (ha)

Pastizal 365.5
Arbolado 7.0
Renuevo 0.0
Arbustos y matorral 163.5

Total 536.0

B) Superficie salvada
La superficie salvada correspondió a 4,856 ha (Cuadro 10.2).

Cuadro 10.2. Superficies salvadas por tipo de vegetación.

Tipo de vegetación Superficie Salvada (ha)

Bosque de encino 444.8


Matorral subtropical 578.9
Pastizal natural 3,831.9

Total 4,855.6

Sotobosque y renuevo
La cobertura de especies herbáceas a un año de los incendios, fue de 45%, cifra
menor a la hallada para las localidades no incendiadas, igual a 70%. En el caso
de especies arbustivas, los valores fueron 6.3 y 10%, respectivamente.

67% de los sitios visitados, mostró una pequeña o muy pequeña reducción en la
riqueza de especies en los sitios quemados un año atrás, con respecto a los no
incendiados. 33% restante mostró aumento regular en dicha riqueza.

El arbolado juvenil tuvo una mortalidad de 12.5%. No se registró renuevo en los


sitios incendiados un año antes. Sin embargo, una muy alta proporción de los
árboles (97.3%) exhibió rebrotes.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 155


INCENDIOS 2004

Arbolado adulto

A) Arbolado adulto muerto


No se hallaron árboles muertos en los sitios levantados en campo, por lo que se
estiman pérdidas mínimas en este rubro.

B) Arbolado adulto salvado

Por la misma razón que en el párrafo anterior, se estiman pérdidas evitadas


menores en este subtítulo

C) Impacto potencial en el crecimiento arbóreo


A un año del paso de las llamas, no se registraron reducciones significativas en la
proporción de copa de los árboles en vertical, por lo que se estima que no hubo
efectos negativos en el crecimiento en diámetro y altura, si bien no se cuenta con
investigaciones que evalúen las especies afectadas.

Severidad de los incendios


Debido a la mínima afectación de copas, la no apreciación de cicatrices sobre la
base de los troncos (implicando alturas mínimas para esta variable), y la nula
mortalidad del arbolado adulto, se estima una severidad mínima para los incendios
visitados.

Erosión

A) Erosión
Solamente 17% de los sitios visitados, exhibió algún nivel de suelo expuesto,
aunque se registró erosión laminar en 83% de los mismos.

La erosión que se tuvo en el estado derivada de los incendios, fue igual a 8,799.1
ton.

B) Erosión evitada
Esta cifra corresponde a 35,980.7 ton, lo que representa una relación de 4.1 entre
la erosión evitada y la erosión

Escurrimientos

A) Escurrimientos superficiales
Producto de los incendios, los escurrimientos superficiales se incrementaron en
33,500.2 m3.

B) Escurrimientos prevenidos
De no haberse combatido los incendios, se habrían tenido escurrimientos
adicionales por 129,498.8 m3.

Lo anterior representa una relación escurrimientos evitados a escurrimientos


presentes igual a 3.9.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 156


INCENDIOS 2004

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


A causa de los incendios del año 2004, se tuvieron emisiones por 7.5 ton NO, 3.9
ton NO2, 345.9 ton CO, 4.8 ton SO2, 8,932.1 ton CO2, 59.5 ton de productos
fotoquímicos (HCO), 97.8 ton de partículas suspendidas, 26.3 ton de
formaldehídos, 4.9 ton de aldehídos, y 3.4 ton de acroleína. El total de productos
emitidos alcanzó 9,486.2 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Se previno la emisión de 29.9 ton NO, 15.6 ton NO2, 1,380.6 ton CO, 19.1 ton SO2,
35,653.3 ton CO2, 237.7 ton de productos fotoquímicos (HCO), 390.5 ton de
partículas suspendidas, 104.8 ton de formaldehídos, 19.7 ton de aldehídos, y 13.8
ton de acroleína. El total de estos productos, cuya emisión se previno fue 37,864.9
ton.

Las cifras anteriores representan una relación contaminantes no emitidos entre


contaminantes emitidos, igual a 4.

10.1.2. Papel ecológico del fuego en los ecosistemas del estado

En este estado hay reportados tres tipos de pinos, y dos de ellos, Pinus
cembroides y P. durangensis, tienen adaptaciones al fuego reportadas por la
literatura técnica, como son regeneración en localidades incendiadas y buena poda
natural (Verduzco Gutiérrez, 1976, Park, 2001).

Asimismo, los huizaches se considera que pueden estar adaptados al fuego, dada
la forma de cono invertido de sus copas, que refleja el aire caliente en alguna
medida, aumentando la probabilidad de supervivencia de la copa.

En Aguascalientes se reportan pastizales de Bouteloua (Rzedowski, 1978), género


con muchas especies adaptadas al fuego, que incrementan su floración después
del paso de las llamas.

10.1.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
La temporada de incendios forestales 2004, arrojó pérdidas por $ 77,829 en leñas,
y $ 55,026 por concepto de reposición de renuevo y de áreas boscosas afectadas,
con un total por los anteriores conceptos, igual a $ 132,855. En los sitios
levantados en campo no se halló arbolado adulto muerto, por lo que se considera
que las pérdidas en madera son mínimas.

B) Pérdidas evitadas
En los sitios de campo no se halló arbolado adulto muerto. Por ello no se reportan
pérdidas evitadas de madera en las áreas salvadas. Se previno la afectación de $
499,367 en leñas, y también se previno la inversión de $3,496,391 por concepto de
reforestación, correspondiendo a un total de $3,995,758.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 157


INCENDIOS 2004

10.1.4. indicadores de eficiencia económica

A) Inversión en protección
Se invirtió un total de $ 114,408.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


Este valor fue igual a 30.1.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Con este indicador se obtuvo un valor de 1.2.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


El resultado en esta relación fue 34.9.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 158


INCENDIOS 2004

10.2. Baja California


10.2.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada
En la temporada de incendios 2004, se tuvo una superficie afectada de 6,776 ha,
por 175 incendios (Cuadro 10.3).

Cuadro 10.3. Estadísticas de incendios 2004.

Número de incendios 175

Superficie afectada por estratos (ha)


Pastizal 455.76
Arbolado 314.50
Renuevo 0.00
Arbustos y matorral 6,006.20

Superficie total afectada 6,776.46

B) Superficie salvada
Se estimó en 189,990 ha.

La relación afectación sufrida: afectación evitada en superficie, fue 27.9.

Cuadro 10.4. Superficies salvadas por tipo de vegetación.

Tipo de vegetación Superficie Salvada (ha)

Bosque de pino 41,249.8


Chaparral 147,112.8
Pastizal 1,627.8

Total 189,990.4

Sotobosque y regeneración

La cobertura de especies herbáceas en los sitios quemados, fue de 38.9%, la cual


fue inferior a la de áreas no quemadas, que tuvo un valor de 55%. A nivel de
especies arbustivas, la cobertura para áreas quemadas fue igual a 35.6%, también
inferior a la de las áreas no quemadas, que tuvo 60%.

45% de los sitios no quemados tuvieron una mayor riqueza de especies del
sotobosque (niveles pequeño a alto) que la de localidades incendiadas. 9% de los

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 159


INCENDIOS 2004

mismos no tuvo cambios, y el 46% mostró una reducción en la riqueza de especies


(niveles muy pequeño a regular).

La mortalidad del arbolado < 5 m, alcanzó 57.8%. La regeneración (de origen


sexual), fue igual a 225/ha, y 47.9% de los árboles emitieron rebrotes vegetativos.

Arbolado adulto

A) Arbolado adulto muerto

El número de árboles muertos por el fuego fue igual a 18,870 durante la temporada
2004.

B) Arbolado adulto salvado


Esta cifra se estimó en 2,474,987.

La relación número de árboles salvados entre número de árboles muertos, fue


131.2.

C) Impacto potencial en el crecimiento arbóreo


Los árboles mostraron un 50% de copa, lo que indica un potencial efecto nulo del
fuego en el crecimiento. Con <30% de copa el crecimiento en diámetro y altura se
reduce significativamente, y con un 60% de copa, incrementa, por efecto de poda
por el fuego y fertilización con cenizas.

Severidad de los incendios


Dada la regular afectación de la copa, la moderada mortalidad del arbolado adulto
(17.1%), y la baja altura de la cicatriz del fuego sobre el tronco (1.5 m), se estima
una severidad moderada en los sitios visitados.

Erosión

A) Erosión
En los sitios quemados el año anterior, se registró un promedio de 23% expuesto.
75% de los sitios mostraron señas de erosión laminar, y en el 25% restante no se
detectaron síntomas de erosión.

Considerando la erosión que habría en los diferentes tipos de vegetación, menos


la que se presenta en localidades incendiadas sobre tales tipos de vegetación, en
el estado se erosionaron 19,035 ton de suelo.

B) Erosión evitada
Se evitó la erosión de 470,088 ton de suelo en el estado.

La relación suelo cuya erosión se previno entre suelo erosionado fue 24.7.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 160


INCENDIOS 2004

Escurrimientos

A) Escurrimientos superficiales
Se tuvo por un total de 495,170 m3.

B) Escurrimientos prevenidos
Totalizaron 25,616,405 m3. La relación escurrimientos evitados entre
escurrimientos que se tuvieron, igualó 51.4.

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


En el estado, se tuvieron emisiones de 188.3 ton NO, 98.4 ton NO2, 8,699.8 ton
CO, 120.5 ton SO2, 224,661.9 ton CO2, 1,497.7 ton de productos fotoquímicos
(HCO), 2,460.5 ton de partículas suspendidas, 660.5 ton de formaldehídos, 123.8
ton de aldehídos, y 86.7 ton de acroleína. El total de estos productos emitidos,
alcanzó 238,598 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Se previno la emisión de 5,415 ton NO, 2,831 ton NO2, 250,250.3 ton CO, 3,467.5
ton SO2, 6,462,407.7 ton CO2, 43,082.7 ton de productos fotoquímicos (HCO),
70,775.4 ton de partículas suspendidas, 19,000.1 ton de formaldehídos, 3,562.5
ton de aldehídos, y 2,493.8 ton de acroleína. El total de estos productos cuya
emisión se previno, alcanzó 6,863,286 ton.

La relación para todos los contaminantes en términos de emitido a prevenido, fue


igual a 28.8.

10.2.2. Papel ecológico del fuego

Dada la ancestral presencia de rayos en seco, agente causal natural, Baja


California es un estado muy rico en ecosistemas dependientes del fuego,
mantenidos por este factor. Tal es el caso de sus matorrales y chaparrales, si bien
a través de un régimen de fuego destructivo, con incendios de copa,
presentándose regeneración por rebrotes y también gracias al banco de semillas.
La frecuencia media del fuego es de varias décadas, aproximadamente de 30 a
100 años.

Si bien en general prevalece la vegetación de matorral en este estado (Rzedowski,


1978), los matorrales son muy diversos, aunque siempre relacionados con el
fuego. Así, Minnich y Franco Vizcaíno (1998) refieren como los más abundantes
(entre paréntesis ejemplos de especies que les caracterizan) el chaparral
(Adenostoma fasciculatum, Ceanothus verrucosus), el matorral desértico marítimo
(Artemisia californica, Yucca schidigera), o el matorral costero (Eriogonum
fasciculatum, Artemisia californica), entre otros.

Rogers (1961), cit. Por Wright y Bailey (1982), señala que en este tipo de
vegetación en el estado vecino de California, los incendios tienden a presentar una
mayor superficie afectada en la medida que son más viejos, con mínima afectación

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 161


INCENDIOS 2004

hacia los 15 años de edad, valores menores a 400 ha hasta los 20 años de edad, y
con eventos mayores de 2 000 ha entre los 20 y 40 años, e incendios de más de
12 000 ha sólo cuando el matorral tiene 30 años o mas.

En un estudio que abarcó el periodo 1972-1980, Minnich (1983) señala que la


supresión más eficiente (por la cuantía de recursos) en los Estados Unidos implicó
menos incendios pero con mayor superficie afectada en aquél país. Lo anterior
derivó en que del lado mexicano había un mayor mosaico de edades de matorral,
que implicaba una menor probabilidad de incendios de grandes proporciones, pues
conforme el matorral envejece se hace más inflamable y aumenta su biomasa.

Minnich y Bahre (1995) señalan que a reserva de estas tendencias, la


recuperación del matorral en términos de sus especies, no está relacionada con el
tamaño de los incendios en el matorral de chamizo (Adenostoma fasciculatum).
Asimismo, Freedman (1984) anota que las dimensiones de los incendios parecen
no afectar la resiliencia de los matorrales ante el factor fuego.

Para el sur de California, Estados Unidos, Chou et al. (1993) recomiendan que los
planes de manejo en este tipo de vegetación deben orientarse hacia la formación
de mosaicos de parches de varias clases de edades, lo anterior para prevenir la
presencia de siniestros de dimensiones antinaturales (mayores), derivadas de la
reducción del número de incendios debida a las eficientes actividades de combate.

Aparentemente, de las investigaciones anteriores se puede capitalizar para México


la situación referida de más incendios más pequeños, al menos para el periodo de
estudio anotado, y pensar en una estrategia de manejo del fuego semejante.

La mayoría de los pinos presentes en el estado, como P. attenuata, P. contorta, P.


coulteri, P. muricata, y P. radiata var. binata, son serotinos o parcialmente
serotinos (Rodríguez y Fulé, 2003), y la serotinidad es una adaptación al fuego.

10.2.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
Aunque los aprovechamientos forestales no son comunes en el estado, en la
valoración económica de pérdidas en madera se asumió que sí.

En este tenor, se tuvieron pérdidas equivalentes a $ 1,881,872 en madera, así


como un equivalente a $ 1,317,595 en leñas, y $ 2,072,979 por concepto de
reforestación de especies de porte arbóreo. El total de pérdidas ascendió a $
5,272,446.

B) Pérdidas evitadas
Con base en la superficie salvada y los tipos de vegetación incluidos, se evitó la
pérdida de $ 197,833,475 en madera, la de $ 47,564,256 en leñas, y $
271,891,534 por inversión en reforestación para recuperar áreas quemadas. El
total de pérdidas evitadas ascendió a $ 517,289,265.

10.2.4. Indicadores de eficiencia económica

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 162


INCENDIOS 2004

A) Inversión en protección
Fue por la cantidad de $ 1,694,445.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


Este valor fue de 98.1.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Fue igual a 3.1.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


Se obtuvo un valor de 305.3.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 163


INCENDIOS 2004

10.3. Baja California Sur


10.3.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada
En 2004, se tuvieron 11 incendios, con una superficie afectada de 194 ha (Cuadro
10.5).

Cuadro 10.5. Estadísticas de incendios 2003

Número de incendios 11

Superficie afectada por estratos (ha)


Pastizal 140.6

Arbolado 25.9
Renuevo 0.0
Arbustos y matorral 27.9

Superficie total afectada 193.5

B) Superficie salvada

Se previno la afectación de 4,574 ha más (Cuadro 10.6). La relación afectación


sufrida entre afectación evitada en superficie, fue 23.6.

Cuadro 10.6. Superficies salvadas por tipo de vegetación

Tipo de vegetación Superficie salvada (ha)


Bosque de galería 88.3
Matorral sarcocaule 4,355.9
Mezquital 129.8

Total 4,574.0

Sotobosque y regeneración

La cobertura herbácea, tuvo valores de 25.8 y 60% en las áreas quemadas y no


quemadas, respectivamente. En el caso de especies arbustivas, estos valores
fueron de 49.4 y 63.3%, mostrando en ambos casos una reducción en las
primeras, a un año de los incendios. No obstante, se espera que en particular la
segunda incremente más conforme los arbustos ganen biomasa.

Asimismo, 66.7% de los sitios tuvieron desde no cambios hasta una mayor riqueza
de especies en las áreas quemadas, en comparación con las no quemadas, con
clases desde moderado hasta muy alto. El resto de sitios tuvo
efectos negativos en dicha riqueza de especies.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 164


INCENDIOS 2004

La mortalidad en cactáceas, mezquites y carrizos juveniles, fue de 40.4%. Se


observó regeneración o individuos juveniles, por 339/ha. 40% de las plantas de
tipo arborescente exhibieron rebrotes.

Arbolado adulto

A) Árboles muertos
Se estima se perdieron 36 árboles en la temporada evaluada.

B) Árboles salvados
Se estima fueron salvados 123 árboles. La relación árboles salvados entre árboles
muertos fue 3.4.

C) Efectos potenciales en el crecimiento


Para grupos de especies como las cactáceas, se considera un efecto negativo por
el paso del fuego. Para el resto de especies presentes, se carece de información
específica, si bien la presencia de copa en individuos arbóreos fue de 62.5%.

Severidad de los incendios


La proporción de copas presente en los árboles fue baja (27.8%), y la altura de la
cicatriz por el fuego sobre el tronco también baja (1.5 m en promedio). La
mortalidad de adultos fue mínima (1.1%). Con base en lo anterior, se estima una
severidad moderada en promedio.

Erosión

A) Erosión presente
En el estado se erosionaron 350 ton de suelo.

B) Erosión evitada
Se evitó la erosión de 3,041 ton de suelo en el estado. La relación erosión entre
erosión evitada fue 8.7.

Escurrimientos

A) Escurrimientos superficiales
Totalizaron 42,416.9 m3.

B) Escurrimientos prevenidos
Correspondieron a 614,084.3 m3. La relación escurrimiento evitado entre
escurrimiento presente fue 14.5.

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


En el estado, se tuvieron emisiones de 3.2 ton NO, 1.7 ton NO2, 147.3 ton CO, 2
ton SO2, 3,804.1 ton CO2, 25.4 ton de productos fotoquímicos (HCO), 41.7 ton de

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 165


INCENDIOS 2004

partículas suspendidas, 11.2 ton de formaldehídos, 2.1 ton de aldehídos, y 1.5 ton
de acroleína. El total por emisiones de estos productos, alcanzó 4,040.1 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Se previno la emisión de 128.6 ton NO, 67.3 ton NO2, 5,944.5 ton CO, 82.4 ton
SO2, 153,510.1 ton CO2, 1,023.4 ton de productos fotoquímicos (HCO), 1,681.2 ton
de partículas suspendidas, 451.3 ton de formaldehídos, 84.6 ton de aldehídos, y
59.2 ton de acroleína. El total de productos que se previno fuesen emitidos,
alcanzó 163,032.7 ton.

La relación para todos los contaminantes en términos de evitado a emitido, fue


40.4.

10.3.2. Papel ecológico del fuego

Dada la ancestral presencia de rayos en seco, agente causal natural, Baja


California Sur es un estado donde hay ecosistemas mantenidos por el fuego.
Como sus matorrales y chaparrales, si bien a través de un régimen de fuego
destructivo, con incendios de copa, presentándose regeneración por rebrotes y
también gracias al banco de semillas. La frecuencia media del fuego es de varias
décadas, aproximadamente de 30 a 100 años.

Los siguientes párrafos corresponden a Baja California, que por su gran similitud
ecológica con buena parte de Baja California Sur, se insertan aquí. Si bien en
general prevalece la vegetación de matorral en este estado (Rzedowski, 1978), los
matorrales son muy diversos, aunque siempre relacionados con el fuego. Así,
Minnich y Franco Vizcaíno (1998) refieren para Baja California como los más
abundantes (entre paréntesis ejemplos de especies que les caracterizan) el
chaparral (Adenostoma fasciculatum, Ceanothus verrucosus), el matorral desértico
marítimo (Artemisia californica, Yucca schidigera), o el matorral costero
(Eriogonum fasciculatum, Artemisia californica), entre otros.

Rogers (1961), cit. Por Wright y Bailey (1982), señala que en este tipo de
vegetación en el estado vecino de California, Estados Unidos, los incendios
tienden a presentar una mayor superficie afectada en la medida que son más
viejos, con mínima afectación hacia los 15 años de edad, valores menores a 400
ha hasta los 20 años de edad, y con eventos mayores de 2 000 ha entre los 20 y
40 años, e incendios de más de 12 000 ha sólo cuando el matorral tiene 30 años o
mas.

En un estudio que abarcó el periodo 1972-1980, Minnich (1983) señala que la


supresión más eficiente (por la cuantía de recursos) en los Estados Unidos implicó
menos incendios pero con mayor superficie afectada en aquél país. Lo anterior
derivó en que del lado mexicano (Baja California) había un mayor mosaico de
edades de matorral, que implicaba una menor probabilidad de incendios de
grandes proporciones, pues conforme el matorral envejece se hace más inflamable
y aumenta su biomasa.

Minnich y Bahre (1995) señalan que a reserva de estas tendencias, la


recuperación del matorral en términos de sus especies, no está relacionada con el
tamaño de los incendios en el matorral de chamizo (Adenostoma fasciculatum).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 166


INCENDIOS 2004

Asimismo, Freedman (1984) anota que las dimensiones de los incendios parecen
no afectar la resiliencia de los matorrales ante el factor fuego.

Para el sur de California, Estados Unidos, Chou et al. (1993) recomiendan que los
planes de manejo en este tipo de vegetación deben orientarse hacia la formación
de mosaicos de parches de varias clases de edades, lo anterior para prevenir la
presencia de siniestros de dimensiones antinaturales (mayores), derivadas de la
reducción del número de incendios debida a las eficientes actividades de combate.

Aparentemente, de las investigaciones anteriores se puede capitalizar para México


la situación referida de más incendios más pequeños, al menos para el periodo de
estudio anotado, y pensar en una estrategia de manejo del fuego semejante.

Aunque Baja California Sur no tiene la abundancia de pinos que Baja California,
cuenta con Pinus lagunae, que acorde con Díaz et al. (2000), probablemente está
relacionado con el fuego.

Cabe señalar que una buena superficie de la porción sur y sureste de Baja
California Sur corresponde a bosque tropical caducifolio, el cual sería influenciado
(negativamente) y no mantenido por el fuego.

10.3.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
Las pérdidas en leñas se calcularon en $31,701, y las pérdidas por reforestación
dada la afectación de renuevo, correspondieron a $ 161,662, para un total de $
193,363.

B) Pérdidas evitadas
En este caso fueron por $ 2,806,077 en leñas y $ 17,237,064 por concepto de
reforestación, con un total de $ 20,043,141.

10.3.4. Indicadores de eficiencia económica

A) Inversión en protección
La inversión total reportada por la Coordinación del estado, fue igual a
$ 156,213.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


Considerando la suma de todos los conceptos de pérdida referidos anteriormente,
la relación pérdidas evitadas entre pérdidas, fue igual a 103.7 en el estado de Baja
California Sur.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Fue igual a 1.2.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


Correspondió a 128.3.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 167


INCENDIOS 2004

10.4. Campeche
10.4.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada

Veintitrés incendios cubrieron una superficie total de 2,583 ha. En el Cuadro 10.7
se refiere la afectación por estrato.

Cuadro 10.7. Superficie afectada.

No. de incendios 23

Superficie afectada por estrato (ha)

Pastizal 455.00
Arbolado adulto 2,128.00
Renuevo 0.00
Arbustos y matorrales 0.00

Total 2,583.00

B) Superficie salvada
Se estima que se hubiesen afectado 3,512 ha de no haberse combatido los
incendios. La relación superficie salvada entre superficie afectada, es igual a 1.7.
La distribución por tipo de vegetación se muestra en el Cuadro 10.8.

Cuadro 10.8. Superficies salvadas por tipo de vegetación

Tipo de vegetación Superficie Salvada (ha)

Pastizal 63.70
Selva baja subperennifolia 1,607.01
Selva mediana subperennifolia 1,841.51

Total 3,512.22

Sotobosque y regeneración

La cobertura de herbáceas fue igual a 42.7% en las áreas quemadas, y de 12.4%


en las no quemadas. En el caso de especies arbustivas, estos valores igualaron
43.6 y 36.0%, respectivamente. La riqueza de especies siempre fue afectada
negativamente por el fuego, como es de esperar en vegetación selvática, la cual es
susceptible al fuego.

La mortalidad de arbolado juvenil, de hasta 5 m de altura, fue igual a 8.9%.


Asimismo, se presentó una densidad de 70/ha para regeneración y arbolado
juvenil residual, así como una rebrotación en 58.7% de los árboles.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 168


INCENDIOS 2004

Arbolado adulto

A) Arbolado adulto muerto


El total de árboles > 5 m muertos en el estado igualó 129,427.

B) Arbolado adulto salvado


Se evitó la muerte de 209,743 árboles > 5 m de altura. a relación arbolado > 5 m
salvado entre arbolado perdido en el 2003, fue igual a 1.6.

C) Impacto potencial en crecimiento arbóreo


Como fueron afectadas especies de bosque tropical, no se hizo esta estimación
por falta de información sobre el tema.

Severidad de los incendios


A un año del incendio, en promedio los árboles adultos tienen 88.3% de su copa
en vertical, es decir, una muy alta proporción de la misma. Por otra parte, la
mortalidad del arbolado adulto fue moderada, de 12.1%, y la altura de la cicatriz
que deja el fuego sobre el tronco, promedió 2.3 m, también fue moderada. Con
base en lo anterior, aún considerando la sensibilidad de estos ecosistemas al
fuego, la severidad de los incendios fue moderada.

Erosión
11.3% de los sitios visitados tuvo algún indicio de suelo expuesto, sin embargo no
se apreció tipo alguno de erosión en ningún caso. Dada la topografía plana del
estado, se estima que no se produjo una erosión significativa a consecuencia de
los incendios, tampoco se evitaría erosión significativa por salvarse un área mayor.

Escurrimientos
A causa de la topografía plana del estado, no se considera relevante este rubro.

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


Las emisiones por productos, fueron: 48.9 ton NO, 25.6 ton NO2, 2,261.5 ton CO,
31.3 ton SO2, 58,399.4 ton CO2, 389.3 ton de productos fotoquímicos (HCO), 639.6
ton de partículas suspendidas, 171.7 ton de formaldehídos, 32.2 ton de aldehídos,
y 25.4 ton de acroleína. El total de productos emitidos fue por 62,022.1 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Ésta igualó 47.6 ton NO, 24.9 ton NO2, 2,199.9 ton CO, 30.5 ton SO2, 56,808.6 ton
CO2, 378.7 ton de productos fotoquímicos (HCO), 622.2 ton de partículas
suspendidas, 167 ton de formaldehídos, 31.3 ton de aldehídos, y 21.9 ton de
acroleína. El total de productos cuya emisión se previno, alcanzó 60,332.6 ton.
Esta cifra es menor que la generada, lo cual se relaciona con la semejanza entre
superficie salvada y afectada, y por los tipos de vegetación involucrados en ambos
casos, que confieren variación.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 169


INCENDIOS 2004

La relación entre cantidad de productos que se evitó emitir entre productos


emitidos, es igual a 1.0.

10.4.2. Papel ecológico del fuego

Campeche cuenta preponderantemente con selvas altas perennifolias, selvas


medianas subcaducifolias, y selvas bajas caducifolias, tipos de vegetación que no
requieren del fuego para mantenerse. Al presentarse este factor, se origina una
larga sucesión para recuperar la vegetación original, la cual comienza con
acahuales. Otro tipo de disturbios naturales son más comunes aquí, como los
huracanes y la creación de pequeños claros por mortalidad individual de árboles.

En estos casos, sí es recomendable pensar en la exclusión del fuego, salvo en


casos donde existan pastizales o sabanas cuyo manejo del fuego vía quemas
prescritas, puede ayudar a reducir el riesgo de incendio en la selva,
particularmente en años secos, como lo fuel el 2003 para este estado.

10.4.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
Se calculó una pérdida en madera para especies corrientes tropicales y preciosas,
de $ 6,877,417. Las pérdidas por leñas igualaron $ 728,006, y la valoración de
reforestación por pérdida de vegetación, o costo del renuevo y arbolado perdido,
arrojó $ 5,540,220, para un total de $ 13,145,643.

B) Pérdidas evitadas
Las pérdidas evitadas por afectación más extensiva de incendios, corresponden a
$ 11,145,160, las de leñas se calcularon por $ 1,086,870, y la reforestación evitada
(o costo evitado por afectación de renuevo y arbolado), fue de $ 8,978,173. El total
evitado ascendió a $ 21,219,203.

10.4.4. Indicadores de eficiencia económica

A) Inversión en protección
Correspondió a $ 743,209.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


Fue igual a 1.6.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Este valor fue de 17.7.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


Este valor, resultó ser 28.6.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 170


INCENDIOS 2004

10.5. Chiapas
10.5.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada
Se tuvieron 293 incendios forestales. La superficie afectada totalizó 11,691 ha, y
se presenta en el Cuadro 10.9.

Cuadro 10.9. Superficie afectada.


No. de incendios 293

Superficie afectada por estrato (ha)

Pastizal 9,057.75
Arbolado adulto 382.50
Renuevo 227.50
Arbustos y matorrales 2,022.75

Total 11,690.50

B) Superficie salvada
Correspondió a 95,781 ha. El desglose por tipos de vegetación se presenta en el
Cuadro 10.10. La relación superficie total salvada entre superficie total afectada,
es igual a 8.2.

Cuadro 10.10. Superficies salvadas por tipo de vegetación

Superficie Salvada
Tipo de vegetación (ha)

Bosque de encino 4,560.74


Bosque de pino 31,217.50
Bosque de pino-encino 33,611.35
Selvas 808.81
Pastizal 25,583.04

Total 95,781.44

Sotobosque y regeneración

Por cuanto toca a herbáceas, su cobertura fue superior en las áreas quemadas
(72.3%) que en las no quemadas (28.7%). En el caso de arbustos, no se
apreciaron diferencias prácticamente, con valores iguales a 16.3% y 17.3%,
respectivamente.

En 60% de los sitios visitados en campo, se tuvo una mayor riqueza de especies
en el sotobosque (a nivel pequeño a regular).

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 171


INCENDIOS 2004

Se registró una densidad de regeneración y para el arbolado juvenil residual, para


áreas incendiadas, de 206/ha. Asimismo, 12.8% de los árboles adultos mostraron
rebrotes vegetativos.

Arbolado adulto

A) Arbolado adulto muerto


Se registró una mortalidad baja en esta categoría de árboles, con 5.8%. El número
de árboles muertos en las áreas incendiadas en 2004, igualó 4,257.

B) Arbolado adulto salvado

Respecto al arbolado > 5 m, fueron salvados 484,203 individuos.

La relación arbolado > 5 m salvado entre arbolado perdido en el 2004, fue igual a
113.7.

C) Impacto potencial en el crecimiento de los árboles


Los pinos y encinos muestreados, exhibieron un promedio de 78% de copa
vertical, lo que denota, a un año de los incendios, que su crecimiento en
diámetro y altura se vio de beneficiado a no afectado, considerando la
regeneración de la copa al cabo de dicho año.

Severidad de los incendios


En los incendios muestreados, la elevada proporción de copa presente, la
regular altura de la cicatriz del fuego sobre el tronco, 1.97 m, así como la
baja mortalidad de árboles adultos, denotan una severidad baja a moderada
en los incendios visitados.

Erosión

A) Erosión

En 71.4% de los sitios visitados, se apreciaron síntomas de erosión, desde laminar


hasta cárcavas. Evidentemente, en este último caso el proceso erosivo lleva más
tiempo en el sitio que el año que lleva de haber acontecido el incendio. En 15% de
los sitios visitados había suelo expuesto.

La erosión que se tuvo en el estado durante la temporada 2004 de incendios, fue


de 64,121.4 ton.

B) Erosión evitada
Ésta alcanzó la cifra de 219,720 ton. La relación erosión evitada erosión sufrida,
fue 3.4.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 172


INCENDIOS 2004

Escurrimientos

A) Escurrimientos superficiales
Se tuvieron por un total de 6,564,856.1 m3 en las áreas incendiadas.

B) Escurrimientos prevenidos
Totalizaron 28,310,201.6 m3, representando una relación escurrimientos
prevenidos a escurrimientos sufridos, igual a 4.3.

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


Las emisiones por productos, fueron: 137 ton NO, 71.6 ton NO2, 6,330.5 ton CO,
87.7 ton SO2, 163,472.3 ton CO2, 1,089.8 ton de productos fotoquímicos (HCO),
1,790.4 ton de partículas suspendidas, 580.6 ton de formaldehídos, 90.1 ton de
aldehídos, y 63.1 ton de acroleína. El total de productos fue por 173,617 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Ésta igualó 2,254.1 ton NO, 1,178.5 ton NO2, 104,171.5 ton CO, 1,443.4 ton SO2,
2,690,102.1 ton CO2, 17,934 ton de productos fotoquímicos (HCO), 29,461.6 ton
de partículas suspendidas, 7,909.2 ton de formaldehídos, 1,483 ton de aldehídos, y
1,038.1 ton de acroleína. La emisión total prevenida igualó 2,856,975.4 ton.

La relación entre cantidad de productos que se evitó emitir entre productos


emitidos, es igual a 16.5.

10.5.2. Papel ecológico del fuego

El estado de Chiapas cuenta con una extraordinaria biodiversidad, dentro de la que


se incluyen ecosistemas adaptados al fuego, que son mantenidos por este factor,
tales como pinares templado fríos (como Pinus hartwegii, P. montezumae, P.
pseudostrobus y P. teocote ) y pinares tropicales (como Pinus oocarpa y P.
oocarpa var. ochoterenae), además de sabanas y pastizales, entre otros.

Como ejemplo, P. hartwegii presenta seis adaptaciones al fuego: regeneración


sobre sitios quemados, estado cespitoso, rebrotes, corteza gruesa, chamuscado
de copa y recuperación de follaje. Asimismo, la riqueza de especies del
sotobosque aumenta particularmente los dos años siguientes al paso del fuego,
con especies colonizadoras de áreas quemadas como Lupinus montanus,
Penstemon gentianoides y Arenaria sp. (Martínez Hernández y Rodríguez Trejo,
enviado, Rodríguez Trejo et al., 2000).

En otro ejemplo, la regeneración de P. oocarpa var. ochoterenae fue mucho más


abundante en localidades afectadas por incendios superficiales intensos, en
comparación con aquellas quemadas a menor intensidad y también en
comparación con las áreas no quemadas (Juárez Martínez y Rodríguez Trejo,
2003).

Sin embargo, también hay una gran variedad de selvas altas, medianas y bajas,
todas sensibles a los incendios, pues corresponden a regímenes catastróficos muy

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 173


INCENDIOS 2004

poco frecuentes. En años húmedos, el fuego se detiene al llegar a la selva, pero


en años secos es afectada y queda más susceptible, pues aparecen especies
herbáceas colonizadoras que son más inflamables, dejando más susceptible a
este tipo de ecosistemas que cuentan con infinidad de especies, pero que se ven
dramáticamente alteradas por esta causa, favoreciéndose su deforestación.

Evidencia de lo anterior han sido los grandes incendios en la Reserva El Ocote en


1998 y 2003, afectando miles de hectáreas, que sólo pudieron ser detenidos por la
lluvia, y que implicaron un impacto ecológico negativo notable que incluyó en las
áreas de mayor intensidad la mortalidad total del arbolado y total pérdida de suelos
(REBISO, en elaboración).

Si se considera que la mayor tasa de deforestación está en el sureste del país,


donde están los ecosistemas tropicales, se entiende la relevancia de excluir el
fuego en estos casos. Asimismo, la exclusión del fuego en ecosistemas vecinos,
como la sabana, puede favorecer su arborización y eventual extensión de la selva.

Aquí la recomendación es evitar tanto la exclusión como el exceso del fuego en


ecosistemas mantenidos por éste, pero también la exclusión de los incendios en
las selvas.

10.5.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
Se estima una pérdida de $ 873,057 en maderas corrientes tropicales y preciosas
(la gran mayoría correspondió a las primeras), así como un total de $ 1,311,291 en
leñas.

Por concepto de afectación de arbolado y arbolado juvenil, la pérdida por


reforestación para rehabilitar corresponde a $ 3,332,462. El gran total asciende a
$ 5,516,810.

B) Pérdidas evitadas
Las pérdidas evitadas en afectación a maderas, leñas y por reforestación para
rehabilitar, corresponden a $ 99,313,179, $ 15,482,289 y $ 379,078,934. El total
es de $ 493,874,402.

10.5.4. Indicadores de eficiencia económica

A) Inversión en protección
Fue por $9,000,000 para el año bajo análisis.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


La relación pérdidas evitadas con respecto a pérdidas sufridas, es igual a 89.5.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Esta relación fue igual a 0.6.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


Resultó un valor de 54.9.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 174


INCENDIOS 2004

10.6. Chihuahua
10.6.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada
En la temporada de incendios forestales 2004, se presentaron 335 incendios, que
afectaron 4,149 ha (Cuadro 10.11).

Cuadro 10.11. Estadísticas de incendios en 2004.

Numero de Incendios 335

Superficie afectada por estratos (ha)


Pastizal 2,008.0
Arbolado 30.0
Renuevo 152.0
Arbustos y matorral 1,958.5

Superficie total afectada 4,148.5

B) Superficie salvada
La superficie salvada fue igual a 371,512.3 ha (Cuadro 10.12), con una relación
superficie salvada entre superficie afectada igual a 89.5.

Cuadro 10.12. Superficies salvadas por tipo de vegetación.

Superficie
Tipo de vegetación Salvada (ha)

Bosque de encino 173,969.3


Bosque de pino o pino-encino 192,231.4
Pastizal inducido 5,311.6

Total 371,512.3

Sotobosque y regeneración

La cobertura de especies herbáceas fue menor en las áreas quemadas un año


antes que en las no quemadas. Sus valores, respectivamente, fueron 46.8 y
65.4%. En el caso de especies arbustivas, la tendencia fue la misma, con 51.4 y
71.8%.

Asimismo, en todos los casos la riqueza de especies del sotobosque fue menor en
los sitios incendiados que en los no quemados, con categorías de cambio de
pequeño a regular.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 175


INCENDIOS 2004

La mortalidad del arbolado juvenil, < 5 m de altura, alcanzó un promedio de 36.9%,


y a un año de los incendios aún se registraba muy poca regeneración o arbolado
juvenil residual, con una media de densidad de 20/ha. Solamente el 0.7% de los
árboles exhibieron rebrotes vegetativos.

Arbolado adulto

A) Arbolado adulto muerto


A lo largo de la temporada de incendios forestales 2004, fueron muertos por las
llamas 4,128 árboles en Chihuahua.

B) Arbolado adulto salvado


El número de árboles cuya pérdida se evitó, fue igual a 1,850,535. La relación
árboles salvados entre árboles afectados, es igual a 448.3.

C) Impacto potencial en el crecimiento arbóreo


Los árboles muestreados, en su totalidad pinos, exhibieron un promedio de
porcentaje de copa en vertical de 80%. Lo anterior implica que recibieron una baja
afectación de copa, menor del 33%, y que su crecimiento en diámetro y
probablemente en altura (particularmente en masas de baja densidad en este
último caso), fue beneficiado por la poda natural originada por el fuego, según
indican resultados de González y Rodríguez (2004) y de Vilchis y Rodríguez
(enviado).

Severidad de los incendios


Aunque la altura media de la cicatriz del fuego sobre el tronco de los árboles tiene
una altura moderada a regular, con 2.4 m, el chamuscado de copas fue bajo y la
mortalidad de árboles adultos pequeña (5.7%), semejante a la que Rodríguez et al.
(enviado) refieren para autoaclareo en áreas no incendiadas de Pinus hartwegii y
para sitios donde se practicaron quemas prescritas a baja intensidad.

Erosión

A) Erosión
En los sitios quemados visitados, 53% mostró signos de erosión laminar, 33% con
señas de erosión en canalillos, y 13% sin síntomas de erosión.

La erosión para la temporada de incendios evaluada, se estimó en 2,377.5 ton.

B) Erosión evitada
Este valor fue igual a 159,592.4 ton, lo que representa una relación de 67.1 entre
la erosión evitada y la erosión que se presentó.

Escurrimientos

A) Escurrimientos superficiales
Producto de los incendios, los escurrimientos superficiales se incrementaron en
278,772.9 m3.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 176


INCENDIOS 2004

B) Escurrimientos prevenidos
De no haberse combatido los incendios, se habrían tenido escurrimientos
adicionales por 38,703,531.6 m3.

Lo anterior representa una relación escurrimientos evitados a escurrimientos


presentes igual a 138.8.

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


A causa de los incendios forestales del año 2004, se tuvieron emisiones por 38.5
ton NO, 20.1 ton NO2, 1,780.7 ton CO, 24.7 ton SO2, 45,983.7 ton CO2, 306.6 ton
de productos fotoquímicos (HCO), 503.6 ton de partículas suspendidas, 135.2 ton
de formaldehídos, 25.4 ton de aldehídos, y 17.7 ton de acroleína. El total de estos
productos emitidos, alcanzó 48,836.2 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Se previno la emisión de 6,507.2 ton NO, 3,402 ton NO2, 300,726 ton CO, 4,166.9
ton SO2, 7,765,882.1 ton CO2, 51,772.6 ton de productos fotoquímicos (HCO),
85,050.8 ton de partículas suspendidas, 22,832.4, ton de formaldehídos, 4,281.1
ton de aldehídos, y 2,996.8 ton de acroleína. El total de productos cuya emisión se
previno, fue igual a 8,247,617.9 ton.

Las cifras anteriores representan una relación contaminantes no emitidos entre


contaminantes emitidos, igual a 168.9.

10.6.2. Papel ecológico del fuego

El estado de Chihuahua es rico en ecosistemas adaptados al fuego, como son sus


pastizales, sus bosques de pino y muchos de sus bosques de encino, además de
varios matorrales.

Entre sus pinares adaptados a los incendios forestales, se cuenta a P.


engelmannii, P. leiophylla, P. oocarpa, P. ponderosa, P. pseudostrobus, y P.
teocote. Los ecosistemas donde se hallan estas especies tienen regímenes de
fuego caracterizados por incendios frecuentes y poco intensos, muchas veces
asociados a gramíneas amacolladas que rebrotan luego de ser afectadas por los
incendios. Estos disturbios ayudan a mantener en muchos casos masas abiertas o
relativamente abiertas, sin continuidad vertical entre sus combustibles (Rodríguez
Trejo y Fulé, 2003, Rodríguez Aguilar, 1998, Park, 2001).

Entre las distintas adaptaciones al fuego que las especies referidas tienen se
incluyen (no todas las especies cuentan con la totalidad de adaptaciones):
regeneración en sitios quemados, donde el fuego abre espacio de crecimiento,
eliminando zacates que obstaculizan el contacto de la semilla con el suelo mineral,
además de que le proveen a las plántulas con una fertilización natural mediante
semillas. Otras adaptaciones son capacidad de rebrote y de recuperación de copa
afectada por el fuego, además de que chamuscados de copa leves pueden
estimular el crecimiento en diámetro. Otras adaptaciones más son corteza gruesa
aislante que protege al cambium, conos serotinos (P. oocarpa) o con parcial

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 177


INCENDIOS 2004

serotinidad (P. leiophylla), así como cespitosidad en P. engelmannii (Rodríguez


Trejo y Fulé, 2003, Rzedowski et al., 1977, Perry, 2001, Keeley y Zedler, 1998,
Barton, 1993).

Los pastizales típicamente están caracterizados por un régimen de incendios


frecuente y poco intenso, con muchas especies rebrotando de rizomas o
recolonizando áreas quemadas (Wright y Bailey, 1982).

10.6.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
La temporada de incendios forestales 2004, implicó pérdidas por $ 521,498 en
maderas, $ 190,428 en leñas, y $ 549,526 por concepto de reposición de renuevo
y de áreas boscosas afectadas, con un total por los anteriores conceptos, igual a $
1,261,452.

B) Pérdidas evitadas
Se previno la afectación de $ 1,049,302,279 en madera, $ 25,951,738 en leñas, $
1,105,610,252 en reforestación, con un total de $ 2,180,864,269.

10.6.4. Indicadores de eficiencia económica

A) Inversión en protección
Se invirtió un total de $ 4,673,469.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


Este valor fue igual a 1,728.8.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Con este indicador se obtuvo un valor de 0.3.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


El resultado en esta relación fue 466.6.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 178


INCENDIOS 2004

10.7. Coahuila
10.7.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada
En la temporada de incendios forestales 2004, se presentaron 45 incendios, que
afectaron 358 ha (Cuadro 10.13).

Cuadro 10.13. Estadísticas de incendios en 2004.

Numero de Incendios 45

Superficie afectada por estratos (ha)


Pastizal 307.15
Arbolado 6.40
Renuevo 0.00
Arbustos y matorral 44.88

Superficie total afectada 358.43

B) Superficie salvada
La superficie salvada correspondió a 89,509 ha (Cuadro 10.14), con una relación
superficie salvada entre superficie afectada igual a 249.7.

Cuadro 10.14. Superficies salvadas por tipo de vegetación.

Tipo de vegetación Superficie Salvada (ha)

Bosque de encino 19,010.2


Bosque de oyamel 442.3
Bosque de pino o pino-
encino 24,505.0
Matorral desértico micrófilo 46.1
Matorral desértico rosetófilo 24,560.2
Matorral submontano 11,318.2
Mezquital 2,157.3
Pastizal halófito 1,804.8
Vegetación halófita 5,664.8

Total 89,508.6

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 179


INCENDIOS 2004

Sotobosque y regeneración
La cobertura de herbáceas en los sitos quemados alcanzó 70%, cifra superior al
47.5% de los sitios no incendiados un año antes. En cambio, en arbustos se
apreció una tendencia contraria, con 18.3 y 50%, respectivamente. No obstante,
se espera que al crecer los arbustos aumenten su cobertura.

Un 67% de los sitios mostró reducciones (altas o muy altas) en la riqueza de


especies del sotobosque, y un 33% tuvo aumentos (de muy pequeños a muy
altos).

La mortalidad de individuos juveniles fue elevada, 55.8% en promedio, no se


registró regeneración sexual, y se observaron 36.7% de los árboles con rebrotes
vegetativos.

Arbolado adulto

A) Arbolado adulto muerto


A lo largo de la temporada de incendios forestales 2004, se estima fueron muertos
por los incendios 424 árboles en Coahuila.

B) Arbolado adulto salvado


El número de árboles cuya pérdida se evitó, fue igual a 1,850,535. La relación
árboles salvados entre árboles afectados, es igual a 4,364.5.

C) Impacto potencial en el crecimiento de los árboles


Se registró un 90% de copa viva longitudinalmente en los árboles, pero se
desconoce el efecto del fuego en el crecimiento de las especies muestreadas.

Severidad
La elevada proporción de copa viva longitudinalmente, así como una mortalidad de
arbolado adulto igual a 11.2%, y un altura media de cicatriz por el fuego sobre el
tronco igual a 2 m, por lo que la severidad se consideró baja.

Erosión

A) Erosión
En 50% de los sitios no se apreciaron síntomas de erosión en los sitios afectados
por el fuego un año antes. Sin embargo, 33% sí mostró evidencias de erosión en
canalillos, y 17% de erosión laminar.

En la temporada 2004, se perdieron 2,790.1 ton de suelo.

B) Erosión evitada
Esta cifra corresponde a 221,172 ton, lo que representa una relación de 79.3 entre
la erosión evitada y la erosión presente.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 180


INCENDIOS 2004

Escurrimientos

A) Escurrimientos superficiales
Producto de los incendios, los escurrimientos superficiales se incrementaron en
21,653.4 m3.

B) Escurrimientos prevenidos
De no haberse combatido los incendios, se habrían tenido escurrimientos
adicionales por 2,917,201.2 m3.

Lo anterior representa una relación escurrimientos evitados a escurrimientos


presentes igual a 134.7.

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


A causa de los incendios forestales del año 2004, se tuvieron emisiones por 4 ton
NO, 2.1 ton NO2, 183.4 ton CO, 2.5 ton SO2, 4,736.4 ton CO2, 31.6 ton de
productos fotoquímicos (HCO), 51.9 ton de partículas suspendidas, 13.9 ton de
formaldehídos, 2.6 ton de aldehídos, y 1.8 ton de acroleína. La suma de estos
contaminantes emitidos, fue 5,030.2 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Se previno la emisión de 2,477.5 ton NO, 1,295.2 ton NO2, 114,494.7 ton CO,
1,586.5 ton SO2, 2,956,685.5 ton CO2, 19,711.2 ton de productos fotoquímicos
(HCO), 32,381.2 ton de partículas suspendidas, 8,692.9 ton de formaldehídos,
1,629.9 ton de aldehídos, y 1,140.9 ton de acroleína. La suma de estos
contaminantes cuya emisión se previno, alcanzó 3,140,095.7 ton.

Las cifras anteriores representan una relación contaminantes no emitidos entre


contaminantes emitidos, igual a 624.4.

10.7.2. Papel ecológico del fuego

Además de pastizales mantenidos por el fuego y de la presencia de matorrales de


Quercus, que son mantenidos por el fuego, en el estado de Coahuila están
presentes en los bosques de pino varias especies adaptadas al fuego, con
regímenes frecuentes poco intensos.

Entre estas especies se incluye a P. arizonica, P. greggii, P. leiophylla, P.


montezumae, P. pseudostrobus, P. rudis, y P. teocote. Estas especies se
regeneran bien en sitios quemados, poseen corteza gruesa que protege a su
cambium de las temperaturas letales de los incendios, recuperan copa afectada
por las llamas y varias de estas especies poseen buena poda natural que resta
continuidad vertical a los combustibles. Asimismo, P. greggii tiene conos
serotinos, P. montezumae posee estado cespitoso, y P. rudis tiene capacidad de
emitir rebrotes en la base cuando su copa es afectada por el fuego, lo mismo que
P. leiophylla.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 181


INCENDIOS 2004

Esta es un área con gran potencial para el uso de fuego prescrito, con fines
ecológicos o silvícolas, dada la abundancia de ecosistemas mantenidos por el
fuego.

10.7.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
La temporada de incendios forestales 2004 en el estado, arrojó pérdidas por $
1,751 en maderas, $ 42,916 en leñas, y $ 50,309 por concepto de reposición de
renuevo y de áreas boscosas afectadas, con un total por los anteriores conceptos,
igual a $ 94,976.

B) Pérdidas evitadas
Se previno la afectación de $ 105,288,417 en madera, $ 4,241,898 en leñas, $
287,950,387 en reforestación, con un total de $ 397,480,702.

10.7.4. Indicadores de eficiencia económica

A) Inversión en protección
Se invirtió un total de $ 900,000.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


Este valor fue igual a 4,185.1.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Con este indicador se obtuvo un valor de 0.1.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


El resultado en esta relación fue 441.6.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 182


INCENDIOS 2004

10.8. Colima
10.8.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada
En la temporada 2004, se presentaron 45 incendios forestales en el estado, los
cuales afectaron 675 ha (Cuadro 10.15).

Cuadro 10.15. Estadísticas de incendios en 2004.

Numero de Incendios 45

Superficie afectada por estratos


Pastizal 82.0
Arbolado 0.0
Renuevo 4.0
Arbustos y matorral 589.0

Superficie total afectada 675.0

B) Superficie salvada
La superficie salvada correspondió a 7,490 ha (Cuadro 10.16), con una relación
superficie salvada entre superficie afectada igual a 11.1.

Cuadro 10.16. Superficies salvadas por tipo de vegetación.

Tipo de vegetación Superficie Salvada (ha)

Bosque de encino 2,480.1


Bosque de pino-encino 2,744.5
Selva baja caducifolia 954.1
Selva mediana subcaducifolia 1,311.2

Total 7,490.0

Sotobosque y regeneración

A nivel del estrato herbáceo, la cobertura en las áreas incendiadas un año antes,
igualó en promedio 71%, en tanto que en los sitios no incendiados, tal valor fue
igual a 86%. A nivel arbustivo, estos valores, respectivamente, fueron de 68 y
88%. Particularmente en este último caso, debe considerarse que los arbustos
continuarán creciendo e incrementando su cobertura en las localidades quemadas.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 183


INCENDIOS 2004

No se apreció mortalidad en los árboles < 5 m, y se registró una densidad media


para el renuevo y el arbolado juvenil residual igual a 483/ha. No se registró
regeneración por rebrotes en los árboles de los sitios afectados.

Arbolado adulto

A) Arbolado adulto muerto


Dado que no se registró mortalidad de arbolado adulto en los sitios visitados en
campo, se estima que las pérdidas por este concepto fueron mínimas.

B) Arbolado adulto salvado


Puesto que no se observó arbolado adulto muerto como producto de los incendios
en los sitios visitados, se estima que el arbolado salvado corresponde a una muy
pequeña cantidad en el estado.

C) Impacto potencial en el crecimiento de los árboles


Se tuvo un 55% de copa vertical, pero se desconoce el efecto del fuego sobre las
especies registradas en el sitio.

Severidad
La afectación de copas fue regular, la altura de la cicatriz que el fuego deja sobre
el tronco, en promedio fue moderada (2.2 m), y la mortalidad del arbolado adulto
fue nula, lo que implica una severidad moderada.

Erosión

A) Erosión
En 83% de los sitios incendiados el año anterior, no se apreció síntoma de erosión
alguna. En el resto (17%), se notaron síntomas de erosión laminar.

La erosión que se tuvo en el estado derivada de los incendios, fue igual a 373.1
ton.

B) Erosión evitada
Esta cifra corresponde a 38,864 ton, lo que representa una relación de 104.2 entre
la erosión evitada y la erosión sufrida.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 184


INCENDIOS 2004

Escurrimientos

A) Escurrimientos superficiales
Producto de los incendios, los escurrimientos superficiales se incrementaron en
85,050.1 m3.

B) Escurrimientos prevenidos
De no haberse combatido los incendios, se habrían tenido escurrimientos
adicionales por 5,218,725.5 m3.

Lo anterior representa una relación escurrimientos evitados a escurrimientos


presentes igual a 61.4.

Contaminación del aire

A) Contaminación de aire generada


Debido a los incendios forestales del año 2004, se tuvieron emisiones por 7.4 ton
NO, 3.9 ton NO2, 342.6 ton CO, 4.8 ton SO2, 8,847.6 ton CO2, 59 ton de productos
fotoquímicos (HCO), 96.9 ton de partículas suspendidas, 26 ton de formaldehídos,
4.9 ton de aldehídos, y 3.4 ton de acroleína. El total que de estos productos se
emitió por incendios forestales durante la temporada evaluada, fue 9,396.5 ton.

B) Contaminación de aire evitada


Se previno la emisión de 127.7 ton NO, 66.8 ton NO2, 5,902.3 ton CO, 81.8 ton
SO2, 152,419.9 ton CO2, 1,016.1 ton de productos fotoquímicos (HCO), 1,669.3
ton de partículas suspendidas, 448.1 ton de formaldehídos, 84 ton de aldehídos, y
58.8 ton de acroleína. El total de emisiones prevenidas de los productos químicos
referidos, alcanza 161,874.8 ton.

Las cifras anteriores representan una relación contaminantes no emitidos entre


contaminantes emitidos, igual a 17.2.

10.8.2. Papel ecológico del fuego

Aunque la superficie del estado es pequeña, cuenta tanto con ecosistemas


influenciados por el fuego (que no lo requieren para mantenerse), como
ecosistemas mantenidos por los incendios forestales. Entre los primeros están sus
selvas bajas y medianas, así como sus bosques de galería. Entre los ecosistemas
mantenidos por el fuego, con regímenes píricos con incendios frecuentes y poco
intensos están varios pinares, algunos encinares y pastizales.

P. montezumae y P. hartwegii, conforman pinares presentes en Colima. Estas


especies presentan adaptaciones al fuego como buena regeneración en sitios
incendiados, corteza gruesa aislante que protege de temperaturas letales al
cambium vascular mientras pasa el fuego. Asimismo, rebrotan de la base cuando
son juveniles y la parte aérea es afectada o muerta, recuperan copa afectada por
las llamas, poseen buena poda natural que resta continuidad vertical a los

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 185


INCENDIOS 2004

combustibles, y presentan estado cespitoso (Rodríguez Trejo et al., 2004,


Rodríguez Trejo y Fulé, 2003, Becerra Luna, 1992, Zendejas y Villarreal, 1971).

10.8.3. Impacto económico de los incendios

A) Pérdidas
La temporada de incendios 2004, implicó pérdidas por $ 17,040 en productos
maderables, $ 141,727 en leñas, y $ 11,906 por concepto de reposición de
renuevo y de áreas boscosas afectadas, con un total por los anteriores conceptos,
igual a $ 170,673.

B) Pérdidas evitadas
Se previno la afectación de $ 10, 565,526 en madera, $ 2,076,149 en leñas, $
15,551,530 en reforestación, con un total de $ 28,193,205.

10.8.4. Indicadores de eficiencia económica

A) Inversión en protección
Se invirtió un total de $ 431,028.

B) Relación de pérdidas evitadas con pérdidas sufridas


Este valor fue igual a 165.2.

C) Pérdidas sufridas entre inversión en protección


Con este indicador se obtuvo un valor de 0.4.

D) Pérdida evitada entre inversión en protección


El resultado en esta relación fue 65.4.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 186


INCENDIOS 2004

10.9. Distrito Federal


10.9.1. Impacto ecológico positivo y negativo

Superficie

A) Superficie afectada

Este año (2004), el Distrito Federal ocupó el primer lugar nacional en número de
incendios, con 1,653. En superficie afectada, ocupó el lugar 16, con 1,651 ha.
(Cuadro 10.17).

Cuadro 10.17. Estadísticas de incendios 2004.

Número de incendios: 1,651


Tipo de vegetación Superficie afectada
(ha)
Pastizal 1,209.09
Arbolado adulto 0
Renuevo 228.13
Arbustos y 213.31
matorrales
Total 1,650.53

B) Superficie salvada

La superficie salvada correspondió a 63,375 ha, correspondiendo prácticamente a


todas las zonas arboladas del D. F. (debido la gran cantidad de incendios y la
pequeña superficie forestal), con una relación superficie salvada a superficie
afectada, igual a (Cuadro 10.18).

Cuadro 10.18. Superficies salvadas por tipo de vegetación

Tipo de vegetación Superficie Salvada (ha)

Bosque de pino o de pino-


encino 50,596

Pastizal inducido o áreas con


vegetación secundaria 12,779

Total 63,375

Sotobosque y regeneración

La cobertura herbácea igualó 51% en áreas quemadas, ligeramente inferior a la de


las áreas no quemadas (58%). Respecto a arbustos, estos valores fueron 28 y
52%, con una disminución de 23%.

EVALUACIÓN 2004 UACH-DICIFO 187


INCENDIOS 2004

Cabe señalar que a partir del segundo año después de la quema, las áreas de
pinar incendiadas en el Distrito Federal aumentan su cobertura (Martínez y
Rodríguez, enviado).

Asimismo, aunque se tuvieron áreas donde se redujo la riqueza de especies del


sotobosque, en la mayoría aumentó de manera moderada. Lo anterior
corresponde con la información de Martínez y Rodríguez (enviado

La mortalidad promedio en regeneración y arbolado < 5 m de altura, fue de


solamente 2.3%. El 42% de los sitios muestreados contaban con regeneración,
con una densidad media de 246/ha.

Arbolado adulto

En árboles adultos, la mortalidad fue mínima, de 5.4%. Cabe señalar que esta
mortalidad es semejante a la que se da por autoaclareo en áreas de pinar no
incendiadas en el D. F. Rodríguez et al. (enviado) reportan una mortalidad de 4%
en áreas no quemadas y también en áreas donde se practicaron quemas
prescritas a baja intensidad en el mes de marzo.

A) Impactos potenciales en el crecimiento de los árboles

En los sitos muestreados, todos los árboles adultos (pinos) tuvieron porcentajes de
copa de entre 70 a 90% de la original, a un año de los incendios. Estas cifras
indican dos cosas: la primera es que se han recuperado de la afectación por las
llamas; la segunda es que el fuego no afectó negativamente el crecimiento ni en
diámetro ni en altura de los árboles e incluso lo benefició. Lo anterior con base en
los resultados de González y Rodríguez (enviado) y de Vera y Rodríguez
(enviado), para masas de Pinus hartwegii en el sur del Distrito Federal.

Severidad del incendio

La altura media de las cicatrices de quemaduras sobre el tronco (un estimador


aproximado de la intensidad del fuego), siempre fue menor a 1.5 m, lo que aunado
al bajo nivel de chamuscado de copa, a la mínima mortalidad del arbolado adulto, y
a la presencia de una cobertura de 79% (incluyendo especies herbáceas y
arbustivas), deriva en una baja severidad de los incendios. Lo anterior se explica
por la relativamente pequeña superficie forestal del D. F. y su elevada
siniestralidad, que mantienen los combustibles forestales a niveles aceptables.
Hay que aunar que la mayor parte de los ecosistemas del D. F.,