Vous êtes sur la page 1sur 2

ORACIÓN DE LA MAÑANA

DÍA 30 DE OCTUBRE

Paz y Bien querida familia Franciscana mariana.

Hoy 30 de octubre saludaremos con nuestra oración a la hermana Clara, pobre sierva del Señor,
que fue glorificada en el cielo por su profundo amor a la pobreza evangélica.

Decimos todos juntos: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo Amén.

Cantamos: HERMANA CLARA

ESCUCHEMOS:

Santa Clara , nació en Asís el año 1193. Cuando san Francisco se convirtió a Dios y empezó a
predicar, Clara lo escuchaba a gusto y se entrevistaba con él en secreto. La noche del Domingo de
Ramos de 1211 ó 1212, Clara abandonó la casa paterna y se consagró a Dios en la Porciúncula en
manos de Francisco. Después pasó por las benedictinas y llegó a San Damián, donde pronto la
siguieron otras jóvenes, y con ellas, bajo la guía de Francisco, se formó la comunidad que se
convertiría en la Orden de las Clarisas. Allí vivió Clara encerrada, en pobreza, oración y caridad,
hasta que murió el 11 de agosto de 1253

MONICIÓN DE PETICIONES

Escucha, Señor, nuestras súplicas, que hoy te presenta Santa Clara, abogada e intercesora
nuestra.

-Por la Iglesia, para que sea dócil a los impulsos del Espíritu.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

-Por los religiosos y religiosas de vida contemplativa: para que en su vida y en sus obras sean
ejemplo atrayente de sabiduría evangélica.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

-Por las hijas espirituales de santa Clara: para que permanezcan fieles al carisma de su santa
Madre y difundan su perfume donde se encuentren.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

-Por toda la Familia Franciscana: para que alienten y no defrauden a quienes buscan a Cristo por
el camino de Francisco y de Clara.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

-Por los enfermos, los ancianos y los abandonados, los pobres y toda clase de indigentes: para que
el ejemplo de Clara les lleve a unir sus sufrimientos a los de Cristo paciente.

ROGUEMOS AL SEÑOR.
MONICIÓN DE OFRENDAS

Recibe, Señor, esta ofrenda que humildemente te ofrecemos en memoria de tu virgen santa Clara,
y concédenos, permanecer ardiendo en tu presencia por el fuego sagrado de tu amor.

Se presenta el arreglo floral.

MONICIÓN DE DESPEDIDA

Señor, fortalecidos con esta oración, te pedimos que, a ejemplo de santa Clara, llevemos en
nuestro cuerpo la muerte de Cristo y nuestra vida sea un esfuerzo continuo por unirnos cada vez
más a ti.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.