Vous êtes sur la page 1sur 3

https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.

com

Pedagogía inclusiva multidimensional1

El objetivo de la pedagogía es reflexionar la teoría y la práctica educativa para


impulsar acciones concretas de transformación y lograr un modelo congruente y
coherente que responda, tanto en la teoría como en la práctica, a las
intencionalidades y a los contextos. Hay pedagogía cuando se reflexiona sobre la
educación en un “saber sobre la educación” (sobre sus “cómos”, sus “porqués”, sus
“hacia dónde”), cuando se es capaz de hacer teoría de la propia práctica, y de explicar
la práctica a la luz de su teoría.
La pedagogía es, en consecuencia, un saber práctico teórico, producto de la
reflexión e investigación del hecho educativo y sobre las relaciones que se
construyen en los procesos de enseñanza-aprendizaje, cualquiera sea el espacio,
el contexto cultural o la edad de los sujetos. Lo “pedagógico” es lo que articula los
fines y el hacer, mediante principios y orientaciones metodológicas generales, que
luego se desarrollan en el plano curricular y de las didácticas, ambos con mayor grado
de concreción y adaptación a los contextos, contenidos y necesidades educativas. De
ahí la necesidad de que cada educador sea un pedagogo, es decir, una persona que
reflexiona continuamente su práctica y las prácticas de los compañeros para aprender
de ellas e introducir los cambios necesarios.
Toda pedagogía responde a la concepción que se tiene de la educación y de la
persona que se pretende formar. La concepción de persona debe ser vista de
manera integral: psique, cuerpo y espíritu, su contexto relacional, social y
cultural, su historia y su proyección futura, entre otras; de modo que los
educandos puedan desarrollar todas sus posibilidades y capacidades
constituyéndose en protagonistas de su vida, de encontrar el sentido a la misma
y de la transformación social sustentada en valores.
La educación implica una tarea de dar forma respetando la forma de cada
persona como ser libre y comunitario. Educar es formar la mente, la voluntad, el
corazón y las manos, para que los educandos2 aprendan a vivir y convivir en este
mundo y sean capaces de transformarlo, desde la valoración de su cultura y
desde la vivencia de los valores humanos hacia una sociedad distinta. Esto es
posible, formando personas plenas con un pasado que lo identifica, un futuro que
lo proyecta, una vocación que los guía y un sentido de su vida que lo transforma
para ser ciudadanos responsables y productivos. Pero productivo no solo en lo
laboral sino comprometidos con sí mismo vocacionalmente, en su profesión, con su
familia y participe activo en la búsqueda y construcción de una nueva sociedad
democrática.
La educación debe recorrer toda la vida (que no es solo seguir leyendo libros),
hacia la conquista de una persona integral, multidimensional, ecológica, fraternal,
entre otras, es decir, que vive en equilibrio consigo misma, con los demás y con
la naturaleza. Esta concepción de educación necesita de una pedagogía capaz de
desarrollar todas las dimensiones de la persona: el equilibrio psicológico, afectivo y

1
Este trabajo está basado en la bibliografía: Colección programa internacional de formación de educadores
populares, La formación popular y su pedagógía – Federación internacional Fe y Alegría. El aporte de la
siguiente federación responde a nuestra teoría de Inclusión multidimensional a través de las diversas dimensiones
que propone para la formación de la persona desde una perspectiva integral.
2
Se prefiere el termino educando que el de alumno, ya que el primero se refiere a quienes se dedican a la
aprehensión, puesta en práctica y lectura de conocimientos sobre alguna ciencia, disciplina o arte. El término alumno
proviene del latín alumnum, que a su vez deriva de alere (“alimentar”) o de a lumen (“sin luz”) respondiendo más a
una perspectiva tradicional del aprendizaje.

Lic AUS Jorge Luis Prioretti - https://www.facebook.com/Inclusioncalidadeducativa/


https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com

social, las facultades de expresión y de comunicación, la capacidad inventiva y creativa,


el hábito científico y crítico, el más amplio espíritu de sociabilidad y humanidad, la
apertura a la trascendencia y la vivencia de valores.
El objetivo de la educación y, por tanto de la pedagogía, no puede ser otro
que la formación integral y multidimensional de la persona, en los diversos
contextos ambientales y culturales, de modo que se comprometa libremente la dignidad
de sí mismo y de los otros.
Una pedagogía inclusiva propone el desarrollo integral de los educandos para
que se responsabilicen de su propia transformación personal y la de su
comunidad, profundizando la conciencia de su dignidad humana, favoreciendo la
libre autodeterminación y promoviendo los valores de comunión y de servicio. Es
decir, la propuesta pedagógica debe articular principios para la formación de la persona
en la integralidad de las siguientes dimensiones que deben trabajarse siempre juntas.
Estas dimensiones multidimensionales corresponden, también, a inclusiones
multidimensionales desde una perspectiva orgánica:
I. Inclusión Intrapersonal: la persona como ser psicofísico espiritual.
1. La dimensión psico-afectiva espiritual con una pedagogía del amor y la alegría.
2. La dimensión espiritual con una pedagogía evangelizadora.
3. La dimensión corporal con una pedagogía de la salud y la valoración y el
respeto del cuerpo.
4. La dimensión intelectual, con una pedagogía de la pregunta y de la
investigación.

II. Inclusión Interpersonal: la persona como ser único y abierto a los demás
5. La dimensión dialogal con el tú.
6. La dimensión socio-política, con una pedagogía del diálogo y la participación.

III. Inclusión cultural y tecnológica: la persona "ser - en- el- mundo"


7. La dimensión cultural con una pedagogía de la inculturación, la
interculturalidad y la multiculturalidad.
8. La dimensión productiva, con una pedagogía del trabajo y el desarrollo
sustentable.
9. La dimensión estética, con una pedagogía de la expresión y la creatividad.

IV. Inclusión histórica y vocacional: la persona posee una historia y es capaz


de realización
10. La dimensión de vocacional y autorrealización.
11. La dimensión histórica, con una pedagogía de la identidad y la esperanza.

V. Inclusión ética y sexual: la persona libre y guiada por valores.


12. La dimensión ética, con una pedagogía de los valores.
13. La dimensión de la libertad. La responsabilidad libre frente a los valores.
14. La dimensión sexual. El valor del sexo.

VI. Inclusión existencial: Pero lo más importante en la educación, su objetivo final


que aúna a las demás inclusiones es quizás esta. La persona dotado de libertad
y con ella, cada uno, tiene que ir creando un "estilo de vida" original, único, tiene

Lic AUS Jorge Luis Prioretti - https://www.facebook.com/Inclusioncalidadeducativa/


https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com

que "optar por una forma determinada de conducta en función de lo que pretenda
realizar con su vida". Aquello que le dé “Sentido a su vida”.
o La pregunta por el sentido de la vida.
o Voluntad de sentido.
o El sentido de la vida.
o La esencia de la existencia.
15. Pensamiento situacional.

Bibliografía:
1. Fundamentos antropológicos para una educación inclusiva, Jorge Luis Prioretti
2. Colección programa internacional de formación de educadores populares, La educación
popular y su pedagogía – Federación internacional Fe y Alegría.

Lic AUS Jorge Luis Prioretti - https://www.facebook.com/Inclusioncalidadeducativa/