Vous êtes sur la page 1sur 2

Debido a lo amplio de la pregunta, he escogido tres tendencias que considero tendrán un alto

impacto, cada una en los plazos mencionados.

Como punto de partida se toma las Tendencias Educativas encontradas por EduTrends en su Radar
2017. A corto plazo, el Aprendizaje basado en retos (ABR) tendrá mayor impacto, pues su mecánica
puede aplicarse inmediatamente en cualquier centro educativo, sin mayor dependencia del factor
tecnológico, el cual puede representar un problema para algunas instituciones. Asimismo, esta
tendencia puede emplearse en cualquier materia, pues coloca al estudiante ante una problemática
del mundo real. Así, los estudiantes estarán mejor preparados para los retos profesionales que
vendrán, pues adquieren experiencia mediante un aprendizaje significativo. Como argumentan
Olivares, Cabrera y Valdez-García (2018) "los estudiantes deben ser formados para desarrollar
competencias que los preparen para enfrentar un ambiente incierto, complejo y de posibilidades
ilimitadas".

En cambio, en el mediano plazo, la Educación basada en competencias será una tendencia


predominante, pues su objetivo es generar conocimiento para lograr resultados en una situación
determinada. En particular, esto se puede observar en los resultados de EduTrends, donde los
profesores de Física, Matemáticas y Ciencias de la Tierra, consideran esta como la tendencia
pedagógica más relevante. También indica un ejemplo donde más del 96% de estudiantes
mencionan que la actividad con dicha tendencia les ayudó distinguir elementos de la competencia
y entender diversas posturas. Por otra parte, la Educación basada en competencias puede incluso
llegar a replantear la forma de diseñar el currículo. Fernández-Deaza, Villate-Soto y Puerto-Jiménez
(2016) explican en su artículo que, a partir de un estudio que evaluó las competencias diagnósticas
en Colombia, reveló que no hay una cátedra específica para la prevención y detección temprana de
cáncer, por estar disperso en diferentes asignaturas de la carrera. Entonces, esta tendencia no
depende pero requiere cierta tecnología para explotarla, con la posibilidad de modificar una malla
curricular.

Finalmente, la Gamificación será la tendencia educativa que marcará el siglo XXI, principalmente
por dos factores: tecnología y sociedad. Por un lado, habrá un contexto que contará con una nueva
velocidad de Internet (5G), Internet de las cosas para consumir y difundir información, plasmar ideas
con impresoras 3D, y la realidad virtual y aumentada tendrá mayor presencia urbana. Por otro lado,
los nativos digitales que vendrán requerirán un docente que los acompañe, no precisamente en el
manejo de la tecnología, sino en el uso responsable (qué información compartir y cual no) y
aprovechamiento de la misma (ir más allá del entretenimiento). Dicho docente ya se puede
vislumbrar ahora. Según su relación con Internet, como explica Cornu citado por González y Martín
(2018) se puede denominar Residente digital o Visitante digital, donde el primero reside en la web
(redes sociales y demás), mientras que el segundo solo se conecta, cumple una tarea y se
desconecta. Por tanto, si bien la Gamificación comprende las mecánicas del juego, virtuales o reales,
en la práctica se ha observado una preferencia por lo digital, por lo cual siempre demandará mayor
preparación del profesorado para aplicar una Gamificación exitosa, ya que no solamente deberá
manejar la herramienta, sino conocer las cualidades y circunstancias de las nuevas generaciones de
estudiantes.
En conclusión, entre todas las tendencias cabe resaltar la Gamificación porque puede nutrirse de las
otras, y su enfoque educativo refuerza el trabajo en equipo, totalmente necesario para consolidar
un mundo más solidario, equitativo y limpio.

Referencias:
Fernández-Deaza, G.P., Villate-Soto, S. y Puerto-Jiménez, D. (2016). Educación basada en
competencias para estudiantes de medicina sobre la prevención y detección temprana del
cáncer. Educación Médica. doi: 10.1016/j.edumed.2016.11.011
González, M., y Martín, S. (octubre-diciembre de 2017). ¿Son los futuros educadores sociales
residentes digitales? Revista electrónica de investigación educativa (REDIE). doi:
10.24320/redie.2017.19.4.1369
Observatorio de Innovación Educativa (2017). Radar de Innovación Educativa 2017. EduTrends.
Recuperado de https://observatorio.itesm.mx/radar-de-innovacin-educativa-2017/
Olivares, S., Cabrera, M. y Valdez-García, J. (2018) Aprendizaje basado en retos: una experiencia de
innovación para enfrentar problemas de salud pública. Educación Médica. doi:
10.1016/j.edumed.2017.10.001