Vous êtes sur la page 1sur 56

Au� cua�do a principios de los años 90's se instrumentó la calific

ación Ricardo Solís Rosales


obli��t�na del ri�s?o de la cartera en los bancos, la falta de
cultura
cred1tic1a y la ng1dez de la legislación fiscal en lo relativo
. ., a 1a
constituc10n de reservas preventivas, no permitieron la adecuada La crisis bancaria en México
aplicación de las disposiciones legales relativas y por ende, se nulificó
valor de un importante instrumento de apoyo en la administración
el (1994-1997) 1
del
crédito.
Introducción.
Todo lo comentado se ve reflejado en la fragilidad de las carteras de
créditos de la banca mexicana, que ya antes de la devaluación fÍ:a crisis monetaria de 1994-1995 cambia radicalmente el entorno en el que
de
diciembre de 1994 se apreciaba. Como ya mencionamos, ésta fue el se desarrollaba la actividad bancaria en México. Dicha crisis se presenta en
detonador no solo de la crisis bancaria sino de la crisis económica general un momento en el que la mayoría de los bancos se encontraban en una
del país. situación de fragilidad, derivada sobre todo de los cambios institucionales
que se habían vivido en los últimos años, entre los cuales el más reciente era
La inflación, el desempleo, la pérdida de capacidad adquisitiva y todos la reprivatización de los bancos comerciales en 1991-1992._j
los efectos de la crisis económica, se reflejan de manera directa en las
carteras de crédit?s de los bancos, y si éstos no se encontraban preparados Entre los síntomas más importantes de esa fragilidad destacan: 1) el
para tal eventualidad, como no lo estaba la banca mexicana, el resultado crecimiento de la cartera de crédito vencida como porcentaje de la cartera
es devastador. total, que afectaba a la casi totalidad de los bancos (aunque con grandes
contrastes entre ellos), y 2) la proporción creciente de captación
La falta de capa�!dad de pago de los acreditados de la banca, puso en proveniente de instrumentos no tradicionales, más costosos, que en algunos
_ _
evidencia la fragilidad de sus carteras de créditos, así como también hizo casos representaba la fuente más importante de fmanciamiento. Ambos
evid�nte la grave problemática derivada del manejo descuidado y hasta problemas reflejaban fallas en la estrategia adoptada por los bancos, además
negligente de la operación crediticia. de diversos problemas de funcionamiento interno.

El problema de la banca mexicana es severo, pero más grave aún será si Estos dos problemas, entre otros, se agudizaron con la crisis monetaria. En
no se realizan las acciones correctivas y preventivas procedentes en todos particular, Jo.sJ:i�ncos re�ultªIQn duramente afectados por el alza en las tasas
los órdenes, pues de lo contrario se corre el riesgo de otra crisis. Cabe de interés que precedió y acompañó la devaluación del peso, tanto en lo que
tener presente que el deterioro de la calidad de las carteras de créditos se se refiefi,rlCla-dinámica entre las tasas activas y pasivas ( que con la crisis se
dio a lo largo de muchos años. De igual manera, la verdadera solución' la hizo sumamente adversa para muchos bancos), como a lo concerniente a la
reversión a lo acontecido en ese largo tiempo, requiere de consistencia' en recup.er]l_ció_n cie la cartera de créditos. La dinámica de tasas y la evolución
las acciones a seguir, por varios años, al cabo de los cuales podremos de la morosidad provocó una disminución drástica de las utilidades del
empezar a ver los resultados, pues el restablecimiento de la cultura sistema bancario en su conjunto, siempre con grandes contrastes de banco a
crediticia es un proceso de años, que una vez logrado, deberá continuarse banco. En algunos casos la situación fmanciera llegó a ser tan precaria que
de manera ininterrumpida. obligó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores a intervenirlos.2 En
otros casos, cuya situación era igualmente dificil, la Comisión optó por
Finalmente debemos considerar que el mejoramiento de la calidad de las
aplicar una supervisión especial.3
carter�s de crédito solamente podrá lograrse con acciones consistentes y
sostemdas, además de ser necesaria para ello la superación de la crisis 1 Agradezco a Gerardo Espinosa y a Juanita Velásquez, estudiantes de economía de la UAM.I, el apoyo
económica de nuestro país, factor que incidirá directamente en esa recibido en ]a e?aboración de los cuadros y las gráficas que se incluyen en este texto. También fueron
calidad. importantes las observaciones del profesor Alcides José Lasa re�.pecto al impacto fiscal de la crisis. La
infonnación y los comentarios recibidos de Salvador Sandoval y Araceli Espinosa enriquecieron
signific.ativamente la parte relativa al mercado bursátil.
Octubre 9 de 1996. 2 Los bancos que fueron intervenidos son: Unión, Cremi, Banpaís, lnverlat, Bancen, Oriente, Interestatal,
Capital, Promnm1e, Sureste, Obrero y Confia.
3 Se trata, principalmente, de los casos de Serfin y Bancrecer.
134
135
Además de estas medidas extremas,' el gobierno buscó enfrentar la crisis
bancaria a través de amortiguar sus efectos más importantes. El Banco de
México, sobre todo a través de su filial Fobaproa, intentó normalizar la
actividad bancaria mediante una serie de programas que tuvieron por objeto
fortalecer la debilitada situación financiera de los bancos, reducir el impacto
del aumento de las tasas de interés en los adeudos, sobre todo de aquellos Indice.
deudores que mostraban 'una situación particularmente vulnerable, (como
los productores rurales y las pequeñas y medianas empresas) o que, por su
importancia (sobre todo los deudores hipotecarios), podían jugar un papel
decisivo en la recuperación (o el agravamiento) de la situación de los
bancos. Al paliar los principales efectos de la crisis ban�aria se buscó,
Parte l. Contexto y antecedentes de la crisis bancaria mexicana
además, evitar una crisis de confianza de los depositante� \
,:,_
l .a La expansión crediticia que precedió la crisis.
Para financiar los programas de apoyo a los bancos y los deudores, el 1

gobierno destinó un monto considerable de recursos fiscales. Según


l .b La evolución de la cartera vencida.
Eduardo Fernández, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de
Valores, dichos programas habían costado, a noviembre de 1997, una
l .c La evolución de los márgenes de intermediación.
cantidad cercana a los 380 mil millones de pesos. Esa cifra representa el
15% del PIB estimado para ese año. De los 380 mil millones, se deduce que
324 mil se agregarán a la deuda pública interna, ya que la diferencia fue
Parte 2. El panorama bursátil: la dinámica de los precios de una muestra de
cubierta, según el mismo funcionario, con excedentes del gobierno federal,
acciones de los grupos financieros propietarios de bancos.
utilidades del Banco de México y préstamos de los organismos
4
internacionales.
Parte 3. Los programas de apoyo a los bancos y los deudores.
Por otra parte, según el presupuesto de egresos sometido a la consideración
de la Cámara de Diputados para 1998, los intereses de la deuda interna neta 3 .a Las características de los apoyos.
generada por los programas de apoyo ascienden a 37 mil millones de pesos,
lo que sugiere que el incremento neto de la deuda interna será, para este 3.b Una estimación del costo fiscal de los programas de rescate.
5
año, de 217 mil millones de pesos aproximadamente.
Anexos
Todas estas cifras, importantes en si mismas, serán estudiadas en este
trabajo, como parte del impacto fiscal de la crisis monetaria y bancaria que
vivió el país desde 1994. Pero antes de abordar este punto se describirán los Conclusiones
antecedentes de la crisis bancaria, sus efectos más significativos y las
características de los programas de apoyo gubernamental.

4 Periódico Novedades, viernes 24 de octubre de 1997, p. B 6. La nota corresponde a la intervención que


tuvo el presidente de la CNBV. el día anterior, ante la Ciunara de Diputados
5 La diferencia entre los 217 mil millones mencionados aqui y los 324 mil millones señalados por el
presidente de la CNBV se explican por el hecho de que la deuda constituida por el Banco de México a
través del Fobaproa davengan intereses desde el momento de su entrega pero en el primer año se
capitalizan.

136 137
Parte l. Contexto y antecedentes de la crisis bancaria
mexicana
Antecedentes.
Las modificaciones en el ma!co institucional y operativo que los bªn_ _ ,;;os
mexicafl_OS vivieron durante la crisis financiera de 1994-1997 constimyen
un -cªp_ítulo más de la prolongada transformación que han vivido las
i�stituciones bancarias durante las últimas dos décadasL Como lo señala
Agustin Gutiérrez en el trabajo anterior, dicha transformación se inicia en
197§L con la integración de las antiguas instituciones de banca
especializada, que funcionaron durante más de medio siglo, en lo que se
denominó bancos múltiples o banca universal. Un nuevo cambio se lleva a
cabo en 1982 con motivo de la nacionalización de la banca. Ya como parte
de(_secfor _ -_p�l,_lico, las instituciones nacionales de crédito- fueron
protagonistas de una serie de fusiones entre ellas, que redujeron su número
a unater-eera parte, para quedar en 18 {Ver Anexos).

A f'i�
_ l�s de los años ochenta el marco legal de los bancos volvió a cambiar
con el relajamiento de las reglas a las que estaban sometidos. La
desregulación buscó brindar nuevas oportunidades a los bancos mediante la
eliminación de los viejos mecanismos a los que estuvo sujeta la fijación de
tasas de interés y la distribución de los recursos captados. Además de
eliminar paulatinamente las normas que regulaban las operaciones activas y
pasivas, se limitó el encaje legal a un coeficiente de liquidez, que en 1991
fue finalmente suprimido.

Como preparación de la reprivatización ·de los bancos, en 1990 se hicierori'.-1 1'u['


nuevas reformas legales que incluyeron la posibilidad de formar
agrupaciones financieras privada� (en las que se podían integrar servicios de
banca y de intermediación financiera muy diversos), la participación
(minoritaria) del capital extranjero, el establecimiento de requisitos mínimos
de capital acordes con los principios internacionalmente aceptados y la
obligación de crear reservas pre�entivas contra los riesgos bancarios.Q'odas
estas reformas buscaban propiciar una estructura bancaria sólida, moderna y\ [./
competitiva, acorde con los nuevos tiempos de globalización que se vivían.
Con ese discurso entre 1991 y 1992, se transfirieron al sector privado los 18 j
bancos comerciales existentesJ

A todo lo anterior se agregó la ley,.de diciembre de 1993, que otorgó la


autonomía al banco central, siguiendoen elfo los pasos dados por otros
países. En este caso, la idea. consistió en dar mayores facultades a sus
directivos y mayor credibilidad a la actuación de la institución, sobre todo

138 139
en su función de estabilizador de precios, aislándolo al menos formalmente sin cambios significativos respecto a los que prevalecieron durante la época
de bancos nacionalizados-LLas tasas pasivas descendían como consecuencia
de las presiones gubernamentales.6
de la baja en la inflación, mientras las tasas activas seguían siendo las
?1ismas ? �� ajustaban �on mayor lentitud� Los elevados márgenes de
¡En su conjunto, la desregulación financiera, la reprivatización de la banca y mtermediac1on eran muy importantes para los nuevos administradores en la
la autonomía del banco central fueron medidas que buscaban promover el
medida en que los dividendos resultantes confinnaban que la compra de los
;desarrollo de un sistema financiero moderno, acorde con la apertura de ]a
bancos, aún a precios elevados, había sido correcta. Es posible también que
· rconomía mexicana Y al papel de liderazgo que desde mediados de los años
los márgenes de intermediación estuvieran relacionados con las dificultades
�O se había asignado al capital privado en el desarrollo nacional. que enfrentaron los nuevos directivos para recuperar los créditos que
otorgaban.�a sobre tasa se convertía en una especie de protección contra el
'

Además de las ventajas derivadas del cambio en el marco legal la


riesgo de no recuperación de la carteraj 't�n efecto, 1� gran mayoría de los
reprivatización de los bancos se llevó a cabo en una coyunhlra econó�ica
bancos recién reprivatizados descubrieron que en vez de disminuir, sus
particul�en�e favorabl:JEn efecto, las medidas de saneamiento de las
carterns vencidas crecían en monto y como proporción de la cartera de
finanzas pubhcas y de control de la inflación habían registrado avances
crédito total, en comparación de lo que habían recibido de los bancos
importantes. Las negociaciones de 1989-90 de la mitad de la deuda externa
nacionales. De representar el 2.4% en 1990, la relación entre carteras
(correspondiente a la deuda bancaria) habían permitido importantes ventajas
vencidas/cartera total había pasado al 7.4% a mediados de 1993. La
para México (quitas de capital o de tasas de interés). !La política económica
_ expansión crediticia iba acompañada de una morosidad creciente.
segmda durante los años que siguieron a la crisis de 1982 y la anunciada
para los comienzos de la década actual atrajeron montos crecientes de
Las razones del deterioro en la cobranza eran muy diversas, pero es muy
ca�ital proveniente del exterior./(!odos esos avances contribuyeron a una
probable que entre las más importantes debe señalarse, como lo hace
( baJa sensible en las �asas de interés, �egistrada sobre todo a partir de l 99qJ
. Agustín Gutiérrez en el texto anterior, ·1 la ausencia de un sistema eficaz de
1_ En el terreno propiamente bancar10, otro elemento sobresaliente que
contrnl de riesgos y de personal con la experiencia y el profesionalismo
ªntec:ede lareprivatización es la e)(pansjón d�l crédito que había empezado
necesario para evaluar y administrar los crédito�1C?,mo consecuencia, parte
a••••
O �-

en 1988 y que en 1991 se. alimentaba por el optimismo entonces


de los recursos se destinaron a proyectos de baJa-fénfabilidad y a empresas
prevaleciente respecto al crecimiento de la economía mexicana.
de _<:ludosa solvencia.� Algunos de esos proyectos habían sido promovidos
- por personas allegadas a los nuevos propietarios, administradores o
Además de las perspectivas respecto al crecimiento de la economía la
consejeros de los bancos,,l El caso extremo que explica las carteras
expansión de la actividad bancaria se consideraba particularm�nte
incobrables fue el fraude, sancionado con la intervención de las
prometedora por la baja penetración que tenían los servicios bancarios en
instituciones afectadas.\
muchos mercados y regiones, atendidos hasta entonces por el llamado
sector financiero informal.
El deterioro de las carteras vencida� adquirió una nueva dimensión con los
acontecimientos de 1994, que en abril tomaron la forma de un alza en las
Todo pareció llevarse a cabo simultáneamente. La expans1on de las
tasas de interés y en diciembre se tradujeron en una devaluación drástica de
operaciones activas y pasivas de los bancos se hizo paralela al incremento
la moneda nacional. La devaluación de diciembre y luego las nuevas
en el número de sucursales, la modernización de la infraestructura el
devaluaciones bajo el sistema de flotación confirmaron las expectativas de
cambió �e los sistemas operativos y lª_�du�_i.Q11_je gastos de operación.
aquellos que desde marzo de 1994 habían considerado como posible el
Esto últnno como un elemento sin el cual no podrían disminuÍr - los
cambio drástico del tipo de cambio. La desconfianza que se apoderó de los
márgenes de intermediaci�n, qll_e_e.i-.a un viejo reclamo del sector privado a
mercados y las medidas de ajuste impuestas por el gobierno para enfrentar
l_ �s bancos y que se había utilizado como argumento para justificar -la
la crisis se confa�ularon para provocar también un aumento drástico de las
reprivatización. \
tasas de interés,. A principios de 1995 hubo momentos en los que el
mercado de dinero llegó a registrar tasas equivalentes a más de cinco veces
Contra estas expectativas, durante los primeros tres años de funcionamiento
el promedio de las tasas activas prevalecientes a principios de 1994. Este
de la banca reprivatizada, los márgenes de intermediación permanecieron

-
6 Ver: Banco de México. Informe J\nual l 993, Anexo 7
141
140
aumento en las tasas de interés se convirtió en muy poco tiempo en el mismas manos. Al intervenir los bancos más fragiles se hizo cargo,
detonador de la crisis bancaria. im plicitamente, de las pérdidas que no pudieran cubrirse con el capital
existente. El propósito de esta medida extrema, que afectó entre otros a 6
En efecto, muchos proyectos que hasta entonces eran viables_ clej�mi11._ de de los bancos reprivatizados, fue evitar mayores quebrantos para las
Sé�lo co��Íos nue-Vfü,-COStos financieros. /Aquellos que estab� en dµqª�e instituciones afectadas y posibles retiros masivos de los depositantes, que
convirtieron, , POL las mismas razones, en créditos prácticamente pudiera generalizarse al conjunto del sistema. Dichas intervenciones fueron ! !i

irrecuperables.'¡'-Buena parte de los deuclores, empresas y famihas, hasta concebidas como estrictamente temporales, de forma que en la primera 11
_

entonces solvJntis� -�e enfrentaron a dificultades crecientes para cubrir oportunidad se pudieran transferir nuevamente al sector privado.
¡
,,1
1

oportunamente SJJS. adeudos bancariosjf El valor de estos úJtimos crecía ª1' 1

rjtmo de la cap-italización de los eleva:¡:los intereses, sin que ocurriera algo� t.a La expansión crediticia que precedió la crisis. ·[,
semejante con los activos que habían permitido financiar. La situación se La_frisis_¡nooetaria y_bancaria de 1994-1995 interrumpió el boom crediticio
hizo particularmente delicada cuando el monto de las carteras vencidas que h_abía come�i;-do en 1989 y cuyo gran beneficiario había sido el sector
amenazó la integridad del capital del sistema bancario. privad9-'-- Al observar el financiamiento interno como porcentaje del PIB,
pi�l período de expansión crediticia en su conjunto, se observa lo
En efecto, se consideró que si la cartera vencida mantenía el ritmo de siguiente: el financiamiento interno pasó de representar el 30% en 1988 al
crecimiento de 1995 un número importante de instituciones podría caer en 50% en 1994. Respecto a su distribución entre los sectores público y
la imposibilidad de respaldar sus quebrantos. Las autoridades no disponían privado, la pmticipllción del primero disminuyó sensiblemente a favor del
de elementos legales que permitieran obligar a los accionistas que segundo. �TI. efecto; mientras el sector-públieo coneentró .en 1988 el 65% -
controlaban las instituciones a hacerse cargo, mediante aportaciones . del financiamiento, en 1994 ese porcentaje bajó ª150/o.
adicionales, de dichos quebrantos. Por otra parte, en las condiciones
prevalecientes, era muy difícil que estos grupos de control convencieran a
los demás accionistas de realizar nuevas aportaciones de capital después de FINANCIAMIENTO INTERNO TOTAL A LOS
explicarles que una parte importante de su patrimonio se había perdido. SECTORES PÚBLICO Y PRIVADO 1982-1994

ELeje de la solución debía, por lo tanto, provenir del gobierno. Y en efecto, 50


45
aunque con cierta tardanza, las autoridades disefiaron una serie de
programas tendientes a aliviar la situación de los deudores y, sobre todo, a o:
tD 40

-' 35
corregir los problemas más graves de los bancos. En el primer caso, w
o 30
introdujeron un sistema de tasas reales subvencionadas acompañadas de una o 25
CI)

recalendarización de los adeudos y luego una serie de programas gracia�_a z 20


w
los cuales los deudores lograron reducciones en los intereses y el principal, · u 15
D:: 10
según el sector y los tipos de crédito.f En esta actitud deben haber jugado un o
o. 5
papel important� las presiones de las asociaciones de deudores y de la o
opinión pública-;( Sin embargo, la decisión gubernamental de apoyar a los N
CX)
C')
CX)
....
CX)
"'
CX)
CD
CX)
CX)
CX)
<J)
CX)
o
<J)
N
<J)
C')
<J)
....
<J)
<J) <J) <J) <J) <J) <J) <J) <J)
<J) <J) <J)
bancos se explica, sobre todo, por el peligro de que se generara una
AÑOS
situación de pánico entre los ahorradores. Para evitarlo, el gobierno aceptó
compartir las pérdidas bancarias. A cambio, pidió a las instituciones -�•-- Fin. lnt. S. Priv. ■ Fin. lnt. S. Pub. - ,l - Fin. lnt. Total

beneficiadas que fortalecieran su capital. _'

En los casos de mayor fragilidad financiera, las autoridades optaron por la


intervención gerencial, a pesar de que con esa medida se corría el riesgo de FUENTE:Banco de México. Informe Anual 1994, pág. 80
profundizar los problemas. Se estimó seguramente que, con todo, la
situación habría sido más grave si la administración permanecía en las

142 143
_Parte importante del dinanrismo del crédito al sector privado se. exp!!c:a por el POSICION NETA ACREEDORA (+) O DEUDORA (-)

saneanriento de las finanz.as públicas. La política de equilibrio presupuesU!]_
CON EL SISTEMA FINANCIERO INTERNO
(Saldos como porcentaje del PIB)
la aparición de superávits fiscales pernritió que los recursos del sect;r>--.
financiero, que antes absorbía el sector público, fueran liberados· y · -
canalizados, a través de la banca, hacia el sector privado. 6----------------------------

GraciaS- a esa mayoLdisponibilidad ele_ recursos y al diseño de nuevos


5

4 3,6
4,5
/ DE LAS FAMILIAS 1
productos _ bancarios, las. familias y las empresas - dispusieron de . mayores· _ 2, 8 2,7 2,7
3 2,2
volúmenes de crédito. Las fanrilias para la adquisición de viviendas, bien�s de
2
consumo duradero (principalmente autos) y para la vida cotidiana (tarjetas de
crédito). Las empresas, por su parte, tuvieron una mayor oferta de créditos,
o +-+--+--+-------.---_..,__,,....,..________..,...4,ao+aa+""-+"L+--_____
para ampliar su capital de trabajo y para modernizar su infraestructura.
-1
-1,l
Cabe señalar, como una de las características distintivas de este proceso, -2

-2,L 2,s - ,4
el hecho de que el mayor volumen. de crédito otorgado al sector privado -3 2
2 3_1_______________...
_
no se acompaño de un crecinriento proporcional en el ahorro, originando -4 ..________-_ ._• ____

un cambio de signo en las relaciones financieras netas entre el sector


privado y el sector financiero. En efecto, a partir de 1991 se hizo
negativa la posición neta del sector privado con el sistema financiero,
7 13 12, l
alcanzando su punto múximo a principios de 1995.
11.7

8
5,1
JoE LAS EMPRESAS'

-2

- 4,l -4,ó
-4,6 --4,3

-7 -ó,:Z.
1,1 -7,9

-12 ..___________________________

FUENTE: Infonne Anual del Banco de México 1996.

Una segunda característica del proceso de expansión crediticia es que


d�·-de--la - privatización bancaria la demanda de _ crédito siguió
<!Q;;�ntañao--pese a que los bancos no disminuyeron sus márgenes de
intenríefüaéión COII!Q_S_e esperaba. Como ya se señaló anteriormente, las
ta� -de interé� activas --ipli¿�; por los bancos recién privatizados se
mantuvieron a pesar de que las tasas pasivas fueron disminuyendo
conforme descendía la inflación. Para los deudores eso significó tasas reales

"'Hanco de Mé;,;ico. Jníorn1e Anual 19?.\ p 6J

145
144
inferior al 2% en 1988 aumentó al 5.3% en 1992 y a casi el 8% en 1993. Es Por otra parte, es interesante señalar con relación a la evolución de la cartera
decir, se multiplicó por cuatro en sólo cinco años. de crédito en el periodo previo al estallido de la crisis monetaria, que los
se registraron antes
"'arandes saltos en los porcentajes de la cartera vencida
Por otra parte, es mµy probable que los porcentajes anteriores contengan un de 1994. En efecto, según los datos disponibles, entre 1993 y 1994 dicho
grado importante de subvaluación, tanto durante los años de banca porcentaje no se modificó, permaneciendo en alrededor del 8% de la cartera
nacionalizada como de banca reprivatizada. total. El incremento fuerte se había registrado entre 1988 y 1993. Pero en
J 995, con los acontecimientos descritos en párrafos anteriores, la relación
La subvaluación era posible, en primer lugar, por la flexibilidad que la entre cartera vencida y cartera total se duplicó, es decir pasó a representar el
normatividad permitía en . materia de clasificación de las carteras. La J 6% del total. Dicha cifra resulta de sumar la cartera vencida reconocida
mayoría de los bancos consideraba como cartera vencida sólo las porciones por los bancos que mantuvieron su funcionamiento normal y la que éstos
no pagadas oportunamente, sin afectar el resto del crédito. Como es natural, transfirieron al Fobaproa.
los directivos estaban interesados en aprovechar la ausencia de reglas claras
en este rubro ya que de haber seguido un criterio conservador para el Para 1996 el porcentaje se incrementó nuevamente y alcanzó, para el mismo
cálculo de sus caiteras vencidas, habrían tenido que crear un monto de grupo de bancos, el 21% del total (6% corno caitera vencida en los
provisiones mucho mayor al que efectivamente constituyeron. Eso habría balances de los bancos y 15% bajo la forma de cartera transferida al
reducido sus utilidades y los dividendos a repartir, lo que en los primeros Fobaproa). El salto de 8% a 27% puede atribuirse a la crisis, aunque no se
años de banca reprivatizada habría sido considerado como un indicador de debe descartar que los bancos hayan aprovechado las circunstancias para
que la compra de los bancos no había sigo el buen negocio que todos suprimir la subestimación existente en los años anteriores a la crisis.
pensaban. Para evitar que en el futuro se siguieran aplicando criterios tan
diversos en materia de clasificación de caitera y de constitución de En enero de 1997 entraron en vigor las nuevas reglas contables emitidas por
provisiones, la CNBV impuso reglas más claras y más severas a partir de la CNBY que, como ya se señaló más arriba, buscaron hacer más realista la
1997. Como consecuencia, muchos bancos tuvieron que ajustar nuevamente información emitida por los bancos. En los balances cortados al 30 de junio
sus cifras, en beneficio de la transparencia en la información financiera. de ese año los bancos ya reflejan la cartera vencida conforme a los nuevos
criterios. Bajo la nueva contabilidad, el porcentaje de cartera vencida/cartera
Con independencia del problema de la subestimación de las carteras total se incrementó al 28%, del cual el 12% aparece en los balances de los
vencidas, los indicadores existentes muestran que el problema que aparece bancos y el 16% corno cartera cedida al Fobaproa.
hoy corno la parte más visible de la crisis bancaria actual no surge como
consecuencia de la crisis monetaria de finales de 1994. En efecto, al menos En esta evolución de la cartera vencida se refleja uno de los puntos centrales
desde 1993 las carteras vencidas constituían un problema que preocupaba al de la crisis bancaria. En los montos que fueron transferidos al Fobaproa se
banco central y a las autoridades de la CNBY. Lo anterior quiere decir que muestra la disposición del gobierno de absorber la mayor parte de las
la crisis monetaria no hace sino agudizar un problema que ya existía con pérdidas derivadas fundamentalmente de una administración poco
anterioridad. profesional del crédito.

Es importante señalar que sólo una parte de la cartera vencida que registran
los bancos ya privatizados proviene de operaciones de la banca
nacionalizada. Dado que los plazos de crédito son normalmente cortos, la
mayor parte de los créditos otorgados por la banca nacionalizada que fueron
· transferidos con los bancos fueron paulatinamente recuperados o
reestructurados (luego de una evaluación) por las nuevas administraciones.
Los demás, es decir la gran mayoría, corresponde a créditos concedidos
directamente por las administraciones designadas por los nuevos
propietarios.

- 148 149