Vous êtes sur la page 1sur 3

Factores que afectan la redacción de estudiantes universitarios

Al considerar las características y deficiencias de la redacción de un individuo, debe


partirse de una perspectiva textual; es decir, deben analizarse los escritos en
función de su carácter de textos, de manifestaciones discursivas concretas, no a
partir de nociones de gramática tradicional ni de lingüística estructural, pues lo que
interesa no son las unidades teóricas de análisis (oraciones, cláusulas, frases,
morfemas), sino lo que se conoce como textualidad.
Dificultades de los estudiantes universitarios en la lectura

- Desconocimiento de las propias deficiencias en la lectura. En las


conversaciones preliminares a la aplicación de la prueba, la mayoría de los
estudiantes expresa no tener dificultades en la lectura.
- Tendencia sub - vocalizar, es decir, a darle forma a los labios de acuerdo con
el punto de articulación fonético de las palabras iniciales de un texto. Esto se
observa incluso cuando se realiza lectura silenciosa.
- Desconocimiento de la utilidad del diccionario y de las técnicas para su uso.
- Los estudiantes que utilizan el diccionario, en la mayoría de los casos
tomaron la primera acepción de las palabras objeto de búsqueda, sin tomar
en consideración el contexto en el cual éstas eran usadas.
- Dificultad para seguir instrucciones orales y por escrito.

Con respecto a la sub-vocalización, algunos autores, (Salasco, 1982) y (Araujo


Caraballo, 1993) entre otros, no la consideran como una deficiencia o problema, ya
que mediante estudios investigativos demostraron que aún los estudiantes más
aventajados en lectura presentaron esta tendencia cuando se enfrentaban a
material escrito con contenidos desconocidos para ellos.
Entre las dificultades detectadas ha llamado mucho la atención el alto porcentaje de
estudiantes que demostró no poder seguir instrucciones, ya fueran éstas orales o
escritas. Relacionando el principio de integración planteado por Perelló y Peres,
esta dificultad es uno de los síntomas del analfabetismo funcional.

Para el diseño de las estrategias tendentes al mejoramiento de la capacidad lectora,


se considera necesario tomar en cuenta dos aspectos fundamentales de la lectura,
como lo son la percepción visual y la comprensión del contenido objeto de la lectura.
Blay (1984) nos refiere que, en lo concerniente a la lectura, la percepción significa
la captación visual de las palabras escritas. En la medida en que esta capacidad de
captación sea más rápida y segura, la percepción será perfecta.
ERRORES MÁS COMUNES EN LA REDACCIÓN

Al establecer una comparación entre el lenguaje hablado y el lenguaje escrito, cabe


destacar que en el código oral contamos con una serie de elementos auxiliares que
apoyan la comunicación; estos elementos son: la cercanía y el contacto directo con
el interlocutor, la entonación, las pausas y los diferentes aspectos
suprasegmentales de orden fonético.

Debido a que en el lenguaje escrito es imposible que actúen estos factores de


apoyo, la redacción amerita mucho más cuidado y precisión. Las limitaciones del
código escrito exigen que al redactar se sea más cuidadoso y claro, de manera que
las ideas expresadas por el escritor sean captadas y comprendidas por el lector.

Las limitaciones del código escrito exigen que al redactar se sea más cuidadoso y
claro, de manera que las ideas expresadas sean captadas y comprendidas por el
lector sin la más mínima duda o ambigüedad.

En el estudio realizado con estudiantes universitarios coincidimos con Brown (1985)


al catalogar los errores más comunes en la organización y producción de una
redacción, entre los cuales se destacan los siguientes:
Indefinición de un plan de trabajo:
Una de las reglas básicas para iniciar una redacción es la determinación del objetivo
del escrito que planeamos producir. Es importante establecer previamente el
destinatario del texto, el estilo del lenguaje a utilizar, la profundidad del contenido y
su extensión.
Carencia de la información requerida:

Lo más recomendable en la planificación de una redacción, luego de la


determinación de los objetivos y de las características de éste, es la documentación.
Resultaría muy difícil desarrollar un tema acerca de una disciplina o tópico del cual
se tenga muy poca información. Antes de escribir es menester realizar consultas
bibliográficas y hemerográficas, entrevistas y conversaciones con personas
versadas en la materia objeto de nuestro escrito. De esta manera se puede contar
con la información necesaria para abordar la presentación escrita de un tema.
Incorrecciones idiomáticas:

Las dificultades e incorrecciones idiomáticas van desde la producción de oraciones


demasiado extensas, hasta las faltas de ortografía que involucran vacilación en el
uso de los signos de puntuación y en el uso de los pares de grafemas como b - v,
g- j, s- c, s - z, y las incorrecciones en cuanto a la acentuación. Cuando se tienen
dudas con respecto a la ortografía, lo más sensato y acertado es acudir al
diccionario o hacer que otra persona nos lea lo escrito a fin de que nos ayude en la
corrección. Un texto con errores ortográficos produce una mala impresión en el
lector, quien se hará inmediatamente juicios negativos con respecto a la cultura y a
la formación del autor del escrito.

Los factores que intervienen en la redacción errónea presente en los estudiantes


universitarios son tres:
(1) la falta de definición de un plan de trabajo antes de comenzar una redacción,
(2) poca información, dada por el poco interés hacia la lectura, y
(3) las incorrecciones idiomáticas.

La práctica real y efectiva que incluya lectura, producción oral y producción escrita
constituye un paso significativo hacia un cambio del enfoque dado a la enseñanza
del idioma castellano y a la erradicación de la mala ortografía de nuestros
estudiantes.

Es necesario y urgente desarrollar en los estudiantes las destrezas que les permitan
elevar su nivel de comprensión lectora y de redacción adecuados al nivel de
exigencia de los estudios universitarios