Vous êtes sur la page 1sur 11

La Salud mental es entendida como el estado de

bienestar emocional y psicológico necesarios para


que el individuo pueda resolver las situaciones
cotidianas que demandan su entorno con la
finalidad de alcanzar una adecuada calidad de
vida, factor necesario para lograr un equilibrio
entre la persona y su
medio social en donde se
desarrolla.
La familia es la célula básica de la sociedad, el ambiente
en donde aprendemos pautas de vida que pueden tanto
favorecer o perjudicar nuestra
salud mental. Este núcleo busca el
desarrollo de todos sus
integrantes para favorecer y
fortalecer la capacidad de
enfrentar los cambios del medio
social, propiciando de esta manera
el desarrollo y crecimiento individual según las
exigencias de cada etapa de la vida.
IMPORTANCIA DE LA

FAMILIA EN LA SALUD

MENTAL
CARACTERÍSTICAS DE

UNA FAMILIA SALUDABLE


PAUTAS PARA MEJORAR

LAS RELACIONES

FAMILIARES:
Este grupo humano tiene una especial importancia
en el desarrollo psicosocial de los niños. Las
relaciones y los vínculos que se establecen durante
la infancia u la adolescencia dentro del grupo
familiar van a influir en gran medida en el desarrollo
y calidad de los lazos afectivos que se generen y
mantengan a lo largo de la vida.

La relación en el núcleo familiar es fundamental para la


salud emocional de cada miembro, debido a que estos
influirán sobre la formación de creencias, hábitos e
indicadores de riesgo para definir actitudes y conductas
frente a la alimentación, las relaciones interpersonales, el
entorno social y ambiental, entre otros. Cabe resaltar que
la familia experimenta situaciones desequilibrantes tales
como: violencia, ausencia paterna, ambiente familiar poco
afectuoso, entre otras alteraciones que alejan a los
miembros que la conforman de un estado de bienestar
especialmente emocional.

Una buena salud mental familiar tiene relación


con el buen funcionamiento o funcionalidad de
la familia en la medida que la familia presenta
ciertas condiciones que le permiten funcionar de
manera óptima y hacen que sus miembros se
desarrollen y se sientan bien, es decir de la
forma en que la familia funcione dependerá la
salud mental de sus integrantes.
- Buena relación con los miembros de la familia.
- Existe límites claros entre los miembros de la
familia
- Se establecen vínculos profundos entre los
miembros de la familia
- La vida familiar está sujeta a constantes
cambios que generan pequeñas crisis de
crecimiento.
1. Dediquen tiempo unos a otros. Apoya a tus hermanos y padres en sus

actividades, juegos y aficiones.

2. Traten de comer o cenar la mayor parte de la semana. Si tienen agendas

complicadas, programen un día para comer juntos.

3. Dediquen un día a la semana a hacer algo como visitar a los abuelos, dar un

paseo, caminar, jugar, etc. su imaginación es el límite.

4. Cocinen, limpien, jueguen, duerman, platiquen y rían juntos.

5. Sean espontáneos. Cuando estén juntos disfruten del momento y compartan

pequeñas experiencias, pueden improvisar juegos o simplemente ver una

película.

6. Dediquen tiempo para platicar. La comunicación es vital para fortalecer los

vínculos afectivos de la familia.

7. Celebren sus logros tanto familiares como individuales. Asimismo, motívense

mutuamente para lograr metas.

8. Cuando haya problemas, eviten las discusiones y las malas palabras. El

respeto es un pilar fundamental para una sana convivencia familiar. Pueden

elegir a alguien como mediador.

9. Busquen formas de ayudarse mutuamente, sobre todo si alguien tiene

fuertes problemas.

10. Cuando surjan eventos importantes busquen la unión. Está comprobado que

al sentir el apoyo familiar, las personas toman decisiones más asertivas.


CONVERSA Y ESCUCHA
SIEMPRE

DISFRUTA DE TUS
RELACIONES FAMILIARES

COMPARTE CARIÑO Y
RESPETO

DE ESTA MANERA ASEGURARÁS EL BUEN AJUSTE SOCIAL DE


CADA MIEMBRO DE LA FAMILIA Y PROPICIARÁS SU
CRECIMIENTO INDIVIDUAL.