Vous êtes sur la page 1sur 826

DISSERTATIONES

SERIES THEOLOGICA - XVI

EDIZIONI UNIVERSITÀ DELLA SANTA CROCE


Vidimus et adprobavimus ad normam statutorum
Prof. Dr. Aloisius Martínez Ferrer
Prof. Dr. Hieronymus Leal

Imprimi potest
Prof. Dr. Paulus O’Callaghan
Decano della Facoltà di Teologia
Dr. Alfonsus Monroy
Segretario Generale
Romae, 6-VIII-2004
Prot. n° 337/2004

Imprimatur
Vicariato di Roma
Roma, 6 Settembre 2004

© Copyright 2005 - Edizioni Università della Santa Croce


Piazza Sant’Apollinare, 49 - 00186 Roma
Tel. 06681641 - Fax 0668164400
e-mail: info@edusc.it

ISBN 88-8333-143-5
PONTIFICIA UNIVERSITAS SANCTAE CRUCIS
FACULTAS THEOLOGIAE

Álvaro Fernández de Córdova Miralles

Alejandro VI y los Reyes Católicos


Relaciones político-eclesiásticas (1492-1503)

Thesis ad Doctoratum in Theologia


totaliter edita

ROMAE 2005
A mi hermano Jose

Entiendo que por vuestra santa mano será ensalçada nuestra santa fe
católica e subtraydos e sojusgados e destruydos los ynfieles enemigos della,
bien paresce que la eleçion de nuestro sumo pontifiçe se fase por el Espíritu
Santo pues conoció e infundió su gracia en los coraçones de los reverendisymos
padres cardenales electores de tan alto misterio que vuestra santidad por sus
muy grandes e notorias mentes e virtudes fuese en tanta pase e concordia
electo por lugarteniente de Cristo nuestro Señor.
(Carta del duque de Alba a Alejandro VI felicitándole por su
reciente elección como Romano Pontífice, 3 diciembre 1492;
ARCHIVIO SEGRETO VATICANO, Archivium Arcis, Arm. I-XVIII,
5020, fol. 18r.)
ÍNDICE

ABREVIATURAS...................................................................................................................9
INTRODUCCIÓN ..............................................................................................................11

CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA............................29


1. PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA...........................29
1.1. La dinastía Trastámara y el Pontificado ..................................................................32
1.2. Relaciones de los Reyes Católicos con Sixto IV e Inocencio VIII ....................39
2. LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI ............55
2.1. Los agentes pontificios..............................................................................................55
a) La diplomacia pontificia a fines del siglo XV .....................................................55
b) Nuncios, colectores y legados extraordinarios ...................................................60
2.2. Los agentes reales.......................................................................................................68
a) La diplomacia española en Roma a fines del siglo XV......................................68
b) Procuradores, embajadores y agentes extraordinarios ......................................78
c) Curiales y agentes españoles ..................................................................................98
d) La institución del Consulado...............................................................................115
e) La natio hispana en Roma.......................................................................................117
3. IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA ............................124
3.1. Representación diplomática y ceremonial ante el Papado .................................129
a) Aspectos ceremoniales y conflictos de representación ...................................129
b) Las embajadas de prestación de obediencia......................................................133
3.2. Imagen cruzadista en la Roma de Inocencio VIII..............................................144
a) Fiestas y discursos por la guerra de Granada: entre la espada de
Tendilla y la Rosa de Oro ...................................................................................144
b) 1492: apoteosis de una conquista .......................................................................160
6

3.3. Los Reges Catholici de Alejandro VI.......................................................................169


a) A la sombra de la Providencia.............................................................................169
b) La concesión de un título y de un lugar en la memoria..................................175
c) Exaltación dinástica y legitimación de la conquista .........................................184
3.4. Universalización del paradigma en tiempos de Julio II......................................190
a) Funerales romanos por una reina .......................................................................190
b) Ferdinandus imperator y las conquistas africanas..................................................193
3.5. Proyección artística y cultural de la Corona en Roma........................................199
a) Entre Hispania y Roma: humanismo y realidad histórico-política................199
b) El mecenazgo artístico en Roma ........................................................................211

CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS..........................................................223


1. LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) ...........................................................223
1.1. La legación en la Península Ibérica........................................................................226
1.2. El ascenso del cardenal y el conflicto de Sevilla (1484-1485) ...........................233
1.3. Hacia un entendimiento con los reyes ..................................................................254
2. LA ELECCIÓN DE RODRIGO BORJA Y SU REPERCUSIÓN EN LA PENÍNSULA
IBÉRICA (1492) ................................................................................................................263
2.1. Entusiasmo nacional por un papa español ..........................................................263
2.2. De las primeras desavenencias a la búsqueda de un acuerdo............................274
2.3. El nuevo equilibrio italiano en su marco europeo ..............................................277
3. LA ALIANZA POLÍTICO-FAMILIAR FRENTE A CARLOS VIII (1493-1495) ...............287
3.1. La embajada extraordinaria de prestación de obediencia ..................................287
3.2. El enlace familiar y sus consecuencias ..................................................................299
3.3. La amenaza de Carlos VIII sobre Nápoles ..........................................................304
3.4. La Liga Santa: acuerdos diplomáticos y acción militar.......................................331
4. LA CUESTIÓN DE NÁPOLES (1496-1498) .....................................................................347
4.1. Alejandro VI y los Reyes Católicos ante la sucesión del Reino ........................347
4.2. La pacificación de los Estados Pontificios: la recuperación de Ostia ...............355
4.3. Muerte de dos primogénitos ..................................................................................364
4.4. La legación de Bernardo de Boil............................................................................377
5. CRISIS DIPLOMÁTICA Y VIRAJE PONTIFICIO HACIA FRANCIA (1498-1500)...........383
5.1. Las negociaciones con Luis XII y el proyecto de César ....................................383
5.2. El estallido de la crisis hispano-pontificia ............................................................394
5.3. La ocupación de Milán y el sometimiento de la Romaña ..................................407
7

6. HACIA LA NEUTRALIDAD PONTIFICIA (1500-1503) ..................................................419


6.1. El reparto de Nápoles .............................................................................................419
6.2. Alejandro VI entre españoles y franceses ............................................................431
6.3. El proyecto de una nueva Liga y la muerte del papa ..........................................441
7. LA EXPANSIÓN ATLÁNTICA Y LA DEFENSA DEL MEDITERRÁNEO ......................463
7.1. La Santa Sede ante la expansión oceánica ............................................................463
7.2. Las bulas alejandrinas: gestión diplomática, propaganda y legitimación ..................478
7.3. Expediciones misioneras y organización eclesiástica de las Indias ..................498
7.4. La defensa del Mediterráneo: África y la campaña antiturca.............................521

CAPÍTULO III: RELACIONES ECLESIÁSTICAS .............................................539


1. LAS PROVISIONES EPISCOPALES Y OTROS BENEFICIOS ECLESIÁSTICOS ..............539
1.1. Monarquía y Pontificado ante la provisión de beneficios: precedentes ............541
1.2. Las provisiones durante el pontificado Borja......................................................550
1.3. Creación de cardenales «nacionales» .....................................................................572
2. CONCURRENCIA Y CONFLICTOS DE JURISDICCIÓN .................................................580
2.1. Protección y restricción de las inmunidades eclesiásticas..................................581
2.2. Principales conflictos de jurisdicción....................................................................583
2.3. El recurso de fuerza y la retención de bulas ........................................................592
2.4. La Capilla Real: creación de un espacio jurisdiccional autónomo....................599
3. LA REFORMA ECLESIÁSTICA Y RELIGIOSA .................................................................605
3.1. Reforma de las órdenes religiosas y triunfo de la Observancia ........................605
3.2. La reforma del clero: restauración de la disciplina y formación.......................623
3.3. Los Reyes Católicos ante la reforma del Papado ................................................637
4. LAS RELACIONES FISCALES IGLESIA-ESTADO...........................................................655
4.1. La fiscalidad pontificia a fines del siglo XV.........................................................655
4.2. Intervención de la Corona sobre las rentas eclesiásticas ...................................667
5. ALEJANDRO VI Y LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA..........................................................677
5.1. La Santa Sede ante el desarrollo del Tribunal (1492-1503)................................677
5.2. Judíos y conversos españoles en la Roma de Alejandro VI ..............................687
8

CONCLUSIONES.............................................................................................................701

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA .....................................................................................715


A) FUENTES INÉDITAS ......................................................................................................715
B) INCUNABLES ..................................................................................................................717
C) FUENTES IMPRESAS ......................................................................................................719
D) BIBLIOGRAFÍA ...............................................................................................................731

APÉNDICE GRÁFICO ...................................................................................................825


ABREVIATURAS

ACA Archivo de la Corona de Aragón (Barcelona)


AGS Archivo General de Simancas (Simancas-Valladolid)
AHN Archivo Histórico Nacional (Madrid)
AUC Archivo de la Universidad Complutense (hoy en AHN)
ASMM Archivo de Santa María de Monserrat (Roma)
ASMo Archivio di Stato di Modena (Módena)
ASR Archivio di Stato di Roma (Roma)
ASV Archivio Segreto Vaticano (Ciudad del Vaticano)
ASVe Archivio di Stato di Venezia (Venecia)
BA Biblioteca Angelica (Roma)
BAV Biblioteca Apostolica Vaticana (Ciudad del Vaticano)
BC Biblioteca Casanatense (Roma)
BM Biblioteca Marziana (Venecia)
BNM Biblioteca Nacional de Madrid (Madrid)
BNVE Biblioteca Nazionale Vittorio Emanuele (Roma)
BV Biblioteca Vallicelliana (Roma)
CODOIN Colección de Documentos Inéditos de la Historia de
España
DBI Dizionario Biografico degli Italiani
DHGE Dictionnaire d’Histoire et Gregraphie Ecclésiastique
DHEE Diccionario de Historia Eclesiástica de España
IERS Indice del’Edizioni Romane a Stampa (1467-1500)
RAH Real Academia de la Historia (Madrid)
INTRODUCCIÓN

E
n el annum mirabilis de 1492, cuando las campanas del Campidoglio aún
resonaban anunciando en Roma la conquista de Granada, subía al trono
pontificio un papa valenciano, “astuto por naturaleza y sobre todo de
admirable intelecto cuando se trata de actuar”1. Estas palabras explican la
confianza que los cardenales electores depositaron en este experimentado
vicecanciller que —dejando a un lado sus desarreglos personales— se aprestaba a
conducir la nave de la Iglesia en el tempestuoso oleaje de la Europa del
Renacimiento. El proyecto eclesiástico de Alejandro VI pasaba por la construcción
de un estado territorial-dinástico sobre el Patrimonium Petri, utilizando los sillares
que las monarquías modernas empleaban para levantar el edificio de su soberanía.
Roma incrementó entonces su centralidad político-simbólica en un sistema de
relaciones que la Santa Sede comenzó a tejer con las demás potencias para
mantener el equilibrio político italiano, y garantizar el reconocimiento de su
primacía en el gobierno de la Iglesia.
Cuando Alejandro VI fue elegido pontífice, hacía casi veinte años que Isabel
y Fernando habían unido en sus personas los reinos de Castilla (1474) y Aragón
(1479), y acometían un proyecto de expansión sobre los territorios de la Península
Ibérica sometidos aún al Islam. La consolidación política y religiosa de sus reinos,
y los recientes éxitos de sus empresas militares, les permitió intervenir
directamente en la Península Italiana por requerimiento expreso del papa Borja.
Los que después serán llamados Reyes Católicos a raíz de sus esfuerzos por la

1 DA VOLTERRA, J. G., Diarium romanum ab anno 1472 usque ad annum 1484, ed. E. Carusi, en

MURATORI, L. A. (dir.), Rerum Italicarum Scriptores, t. XXIII, Città di Castello 1904-1911, p. 130.
12

propagación de la fe, se presentaron como defensores de la Santa Sede ante las


pretensiones de Carlos VIII de Francia sobre el reino de Nápoles. Esta situación
permitió a los Reyes Católicos entablar con el Pontificado un fecundo diálogo
político y eclesiástico que preveía amplios espacios de negociación ante los
conflictos que inevitablemente surgirían.
El desarrollo de este diálogo en su faceta política, eclesiástica y cultural, es el
objeto de esta Tesis de Doctorado. Para su elaboración hemos aprovechado la
extensa documentación publicada y la más reciente bibliografía, añadiendo una
investigación de archivo que nos ha permitido profundizar —aportando luces
nuevas o matizando algunos juicios— en los diferentes asuntos que fueron objeto
de negociación, y que enmarcamos en el contexto de la evolución del Pontificado
romano y la cristalización de las monarquías modernas. Para ello hemos
combinado una metodología historiográfica —renovada por los enfoques de la
actual Historia Política— con el método de análisis de la historia del Derecho
Canónico; y todo ello empleando una variedad de fuentes, que van de las
estrictamente jurídicas a las de carácter histórico-narrativo, incluyendo las
manifestaciones artísticas y literarias que se gestaron al calor de las negociaciones.
Desde esta nueva perspectiva, hemos reunido una gran cantidad de datos
contenidos en los estudios parciales del tema, pero nunca puestos en relación
como elementos de una explicación global sobre las relaciones de Alejandro VI
con los Reyes Católicos. Ésta intenta ser la primera aportación de este trabajo. Por
otra parte hemos podido añadir conocimientos nuevos gracias a la documentación
vaticana consultada y al uso de algunos incunables. La acumulación de este
material bibliográfico y documental nos ha permitido analizar —en toda su
riqueza y complejidad— la naturaleza de unas negociaciones en las que los asuntos
políticos y eclesiásticos eran gestionados conjuntamente intra Ecclesiam, de acuerdo
a una dinámica política flexible que se aparta de la gestión analítica de las actuales
relaciones Iglesia-Estado.
Antes de todo es preciso comentar brevemente las aportaciones
historiográficas más sólidas sobre nuestro objeto de estudio. El tema de las
relaciones de Alejandro VI y los Reyes Católicos se ha ido desarrollando a lo largo
del siglo XX al compás de la progresiva recuperación de las fuentes. En primer
lugar hay que destacar las aportaciones del recientemente fallecido M. Batllori
sobre la familia Borja y sus relaciones político-familiares con los Reyes Católicos,
basadas en la colección documental que se encuentra en los ocho volúmenes
procedentes del Castel Sant’Angelo y se conservan actualmente en el Archivio
Segreto Vaticano2. J. Fernández Alonso, buen conocedor de los representantes
pontificios en Castilla durante la segunda mitad del siglo XV, prometió la edición

2 Para el tema que nos ocupa interesan sobre todo los trabajos reunidos en BATLLORI, M., La

familia de los Borjas, Madrid 1999.


INTRODUCCIÓN 13

de los despachos —contenidos en dos volúmenes de la sección mencionada—


enviados al Papa por su nuncio permanente en España, Francisco Desprats, pero
falleció dejando inconcluso el proyecto3.
Recientemente L. Tacchella ofreció una contribución parcial sobre este
fondo, que M. Batllori también se propuso editar en su Epistolari català dels Borja sin
llegar a concluir el proyecto4. Para la elaboración de este Trabajo de Tesis hemos
consultado directamente esta compleja y preciosa documentación del Archivio
Segreto Vaticano, tratando de iluminar los aspectos menos conocidos, o que han
pasado desapercibidos a estos historiadores5.
Anterior al descubrimiento de la colección vaticana, fue la publicación —
por parte de Chabàs y el canónigo Sanchis Sivera— de la documentación relativa a
la familia Borja procedente del Archivo Capitular de Valencia, a la que hay que
añadir la proporcionada por F. Fita y M. Oliver y Hurtado extraída de la sección
Osuna del Archivo Histórico Nacional, una parte de la cual había sido regestada
por Thuasne6. Recientemente E. García Hernán ha vuelto sobre esta

3 Sus pioneros trabajos fueron FERNÁNDEZ ALONSO, J., Los enviados pontificios y la colecturía en

España de 1466 a 1475, «Anthologica Annua», 2 (1954), pp. 51-122; ID., Nuncios, colectores y legados
pontificios en España de 1474 a 1492, «Hispania Sacra», 10-19 (1957), pp. 33-90; ID., Legaciones y
nunciaturas en España de 1466 a 1521, vol. I: 1466-1486, Roma 1963; su trabajo sobre Desprats en
FERNÁNDEZ ALONSO, J., Don Francisco de Prats, primer nuncio permanente en España (1492-1503).
Contribución al estudio de las relaciones entre España y la Santa Sede durante el pontificado de Alejandro VI,
«Anthologica Annua», 1 (1953), pp. 67-154; para los nuncios pontificios enviados a la Península
Ibérica después de la muerte de Isabel la Católica ver ID., Nuncios pontificios ante el Rey Don Fernando,
en V Congreso de Historia de la Corona de Aragón, vol. II: Pensamiento político, política internacional y religiosa
de Fernando el Católico, Zaragoza 1956, pp. 287-303; ID., La legación frustrada de Cosimo de Pazzi, obispo de
Arezzo (1504), «Anthologica Annua», 11 (1963), pp. 55-90.
4 TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura in Spagna di Francisco des Prats (1492-1503), Génova

1994. Un adelanto de la publicación anunciada de los despachos de Desprats en BATLLORI, M. (ed.),


De Valènsia a Roma: Cartes triades dels Borja, Barcelona 1998; véase la reseña de OLIVA, A. M., Carta
scelte dei Borgia, «RR Roma nel Rinascimento, Bibliografia e note», 2000, pp. 41-49.
5 T. de Azcona decía de estos documentos que “están esperando la mano de nieve que sepa

divulgarlos”, aunque después admitía “que la persona que se enfrente a tales despachos tiene que ser
historiador, lingüista y literato de una pieza”; AZCONA, T. DE., Relaciones de Alejandro VI con los Reyes
Católicos según el fondo Podocataro de Venecia, «Miscellanea Historiae Pontificia», 50 (1983), p. 146. En
nuestro caso pensamos que ha sido más el paciente trabajo, y alguna mano colaboradora, lo que nos
ha permitido desafiar esta documentación.
6 FITA, F., Don Pedro Luis de Borja, duque de Gandía, «Boletín de la Real Academia de Historia», 10

(1887), pp. 311-328; CHABÀS, R., Alejandro VI y el duque de Gandía, «El Archivo», 7 (1893), pp. 83-
139; ID., Don Jofre de Borja y doña Sancha de Aragón, «Revue Hispanique», 9 (1902), pp. 484-488; ambos
trabajos reeditados en ID., Opúsculos, Valencia 1995; OLIVER Y HURTADO, M. D., Rodrigo de Borja
(Alejandro VI). Sus hijos y descendientes, «Boletín de la Real Academia de Historia», 9 (1896), pp. 402-
447; SANCHIS SIVERA, J., Algunos documentos y cartas privadas que pertenecieron al segundo duque de Gandía,
don Juan de Borja. (Notas para la historia de Alejandro VI), «Anales del Instituto General y Técnico de
Valencia», (1919), pp. 5-152 (traducido al catalán por S. La Parra López en Alguns documents i cartes
14

documentación, mientras que M. Navarro Sorní y V. Pons Alòs han presentado


una cuidada edición facsímil de las cartas —ya publicadas— que Alejandro VI
dirigió a su hijo, el duque de Gandía, y se conservan en el archivo Capitular de
Valencia7. A estos fondos archivísticos debe sumarse el del Archivo del Palacio de
Barcelona, que contiene documentos relativos al reino de Nápoles y fueron
publicados en los años ’70 por A. Borràs i Feliu8. Toda esta documentación se está
recogiendo y completando en el Diplomatari Borja que puso en marcha M. Batllori,
compuesto de cincuenta volúmenes de los que sólo han salido los dos primeros
tomos9.
De los registros del Archivo de la Corona de Aragón, A. de la Torre ofreció
una selección en seis volúmenes que contienen un buen número de instrucciones
diplomáticas que los Reyes Católicos dirigieron a sus embajadores10. J. M.
Doussinague, A. Rodríguez Villa y, en mayor medida, L. Suárez Fernández
explotaron con éxito los fondos del Archivo General de Simancas, Academia de la
Historia y Biblioteca Nacional, permitiendo a este último hacer una reconstrucción
global de la política exterior de los Reyes Católicos11. Desde una perspectiva

privadas que pertenyeron al segon duc de Gandia eu Joan de Borja. Notes per la història d’Alexandre VI, Gandía
2001); ID., El cardenal Rodrigo de Borja en Valencia, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 8
(1924), pp. 132-164; ID., Un breve del papa Alejandro VI, «Boletín de la Real Academia de la Historia»,
84 (1925), pp. 261-273; algunos documentos contenidos en la sección Osuna se regestan en el
apéndice de la edición llevada a cabo por L. Thuasne de BURCKARDI, J., Diarium sive rerum urbanarum
comentarii 1483-1506, vol. III, París 1885.
7 GARCÍA HERNÁN, E. (ed.), Monumenta Borgia, vol. VI: (1478-1551), Sanctus Franciscus Borgia

Quartus Gandie Dux et Societatis Iesu Praepositus Generalis Tertius, 1510-1572, Valencia-Roma 2003;
NAVARRO SORNÍ, M., y PONS ALÒS, V. (eds.), L’epistolari i altres documents dels Borja a la Catedral de
València, en Recull epistolar. Edició facsímil de les cartes borgianes del’Arxiu de la Seu de València, Valencia
2002.
8 BORRÁS I FELIU, A., Cartes d’Alexandre VI conservades a l’Arxiu del Palau de Barcelona, «Analecta

Sacra Tarraconensia», 66 (1973), pp. 279-323; ID., Principales fondos concernientes a la última fase del reino
de Sicilia-Nápoles, conservadas en el “Arxiu del Palau” de Barcelona, en IX Congresso di storia della Corona
d’Aragona, Napoli 11-15 aprile 1973, La Corona d’Aragona e il Mediterraneo: aspetti e problemi comuni da
Alfonso il Magnanimo a Ferdinando il Cattolico (1416-1516), vol. II, Nápoles 1982, pp. 19-47 (en este
trabajo el autor anuncia la posterior publicación de los documentos cuyo contenido aquí sólo se
esboza).
9 BATLLORI, M. (dir.), Diplomatari Borja. 1, vol. I, Valencia 2002; LÓPEZ, C. (dir.), Diplomatari Borja.

2, Documents de l'Arxiu de la Corona d'Aragó (1416-1429), Valencia 2004; en ambos volúmenes sólo se
reúnen los documentos del Archivo del Reino de Valencia y el de la Corona de Aragón entre los
años 1299-1429, y por tanto no afectan al pontificado de Alejandro VI.
10 LA TORRE, A. DE, Documentos sobre las relaciones internacionales de los Reyes Católicos, vols. I-VI,

Barcelona 1949-1966.
11 DOUSSINAGUE, J. M., La política Internacional de Fernando el Católico, Madrid 1944; la aportación de

Rodríguez Villa consiste en la transcripción de la correspondencia del embajador Francisco de Rojas


con los Reyes Católicos RODRÍGUEZ VILLA, A., Don Francisco de Rojas, embajador de los Reyes Católicos,
«Boletín de la Real Academia de la Historia», 28 (1896), pp. 180-202; 29 (1896), pp. 5-69; SUÁREZ
INTRODUCCIÓN 15

diplomática, ha abordado el tema el embajador Ochoa Brun en su monumental


estudio sobre la diplomacia española, y A. M. Oliva en un trabajo específico sobre
los embajadores de los Reyes Católicos en la Corte pontificia12. Cabe mencionar
por último los trabajos de M. Á. Ladero Quesada y J. M. Nieto Soria,
particularmente atentos a los diversos aspectos de las relaciones Iglesia-Estado en
el último tercio del siglo XV y principios del XVI13.
La política eclesiástica desarrollada por los Reyes Católicos durante los dos
primeros decenios del reinado fue estudiada en primer lugar por C. Gutiérrez,
pero fue la concienzuda labor de T. de Azcona la que ha iluminado con mayor
precisión aspectos tan importantes como las provisiones episcopales, la concesión
de décimas o gracias espirituales, y la reforma del clero14. Azcona realizó una
brillante investigación con documentación procedente del Archivo General de
Simancas, el Archivio Segreto Vaticano y, mas tarde del fondo Podocataro del
Archivio di Stato de Venecia, que reúne una colección de bulas y breves
tramitados por el que fuera secretario de Alejandro VI, Ludovico Podocataro15.

FERNÁNDEZ, L., Política internacional de Isabel la Católica. Estudio y documentos, vols. I-V, Valladolid
1965-1972; la parte que corresponde al pontificado de Alejandro VI puede verse en sus trabajos más
recientes ID., Los Reyes Católicos. El camino hacia Europa, Madrid 1990; la reforma y política eclesiástica
en ID., Los Reyes Católicos. La expansión de la fe, Madrid 1990.
12 OCHOA BRUN, M. A., Historia de la Diplomacia Española, vol. IV-V, Madrid 1995-2002,

especialmente vol. IV, pp. 121-133, y vol. V, Madrid 2002; OLIVA, A. M., Gli ambasciatori dei re
Cattolici presso la Corte di Alessandro VI, en De Valencia a Roma a través de los Borja. Actas del Congreso
(Valencia, 23-26 febrero 2000) (en preparación. Agradezco a la autora la posibilidad de consultar este
valioso trabajo antes de su publicación).
13 LADERO QUESADA, M. Á., Notas sobre la política confesional de los Reyes Católicos, en Homenaje al

Profesor Alarcos, Valladolid 1966, pp. 1-11; ID., La España de los Reyes Católicos, Madrid 1999, pp. 250-
255; NIETO SORIA, J. M., Las relaciones Iglesia-Estado en España a fines del siglo XV, en El Tratado de
Tordesillas y su época. Congreso Internacional de Historia, vol. I, Madrid 1995, pp. 731-749; ID., Relaciones
con el Pontificado, Iglesia y poder real en Castilla en torno a 1500. Su proyección en los comienzos del reinado de
Carlos I, «Studia Historica. Historia Moderna», 21 (1999), pp. 19-48; ID., La política eclesiástica de los
Reyes Católicos durante el pontificado de Alejandro VI, en De Valencia a Roma a través de los Borja. Actas del
Congreso (Valencia, 23-26 febrero 2000) (en preparación). Agradezco al autor la consulta de este trabajo
antes de su publicación.
14 GUTIÉRREZ, C., La política religiosa de los Reyes Católicos en España hasta la conquista de Granada,

«Miscelánea Comillas», 18 (1952), pp. 227-269; AZCONA, T. DE, La elección y reforma del episcopado
español en tiempos de los Reyes Católicos, Madrid 1960; ID., Reforma del episcopado y del clero de España en
tiempo de los Reyes Católicos y de Carlos V (1475-1558), en GARCÍA-VILLOSLADA, R. (dir.), Historia de la
Iglesia en España, vol. III-1: La Iglesia en la España de los siglos XV y XVI, Madrid 1980, pp. 115-210;
ID., Isabel la Católica. Estudio crítico de su vida y reinado, Madrid 1993; ID., Isabel la Católica. Vida y reinado,
Madrid 2002; una síntesis reciente en ALCALÁ, A., Política religiosa de los Reyes Católicos. La Inquisición.
La expulsión de los judíos, en VALDEÓN BARUQUE, J. (ed.), Isabel la Católica y la política, Valladolid 2001,
pp. 117-156.
15 AZCONA, T. DE., Relaciones de Alejandro VI con los Reyes Católicos según el fondo Podocataro de Venecia,

«Miscellanea Historiae Pontificia», 50 (1983), pp. 145-172. Posteriormente ha presentado un síntesis


16

La reforma del clero y las órdenes religiosas fue tratada por el franciscano J.
García Oro, con un rico material extraído de Simancas y del Archivo Vaticano que
emplearía después en sus trabajos sobre el cardenal Jiménez de Cisneros16. J. Goñi
Gaztambide y M. Á. Ladero Quesada han iluminado los temas fiscales en sus
estudios sobre la Hacienda castellana y los ingresos de la Corona sobre las rentas
eclesiásticas, como la décima o la bula de Cruzada17. En las dos últimas décadas, J.
Fernández Alonso, T. de Azcona, J. Goñi Gaztambide y J. Ma. Cruselles han
publicado algunos trabajos sobre eclesiásticos españoles que sirvieron al pontífice,
llenando así no pocas lagunas del tema que nos concierne18.
Por último, con motivo de la celebración del V Centenario de Alejandro VI,
autores como M. Carbonell, X. Company, M. González Baldoví y S. La Parra
López, han hecho importantes aportaciones al mecenazgo artístico y cultural
impulsado por el papa, mientras M. Vilallonga se ha ocupado del aspecto
literario19. Por otra parte, J. L. Pastor Zapata, V. Pons Alòs, o A. Ventura

más general en Relaciones de Rodrigo de Borja (Alejandro VI) con los Reyes Católicos, «Cuadernos de
Estudios Borjanos», 31-32 (1994), pp. 13-52.
16 GARCÍA ORO, J., Cisneros y la reforma del clero español en tiempo de los Reyes Católicos, Madrid 1971;

ID., El Cardenal Cisneros. Vida y empresas, vols. I-II, Madrid 1992-93.


17 LADERO QUESADA, M. Á., La Hacienda real de Castilla en el siglo XV, La Laguna 1973; ID., La

Hacienda castellana de los Reyes Católicos (1493-1504), «Moneda y crédito», 103 (1967), pp. 81-111; GOÑI
GAZTAMBIDE, J., Historia de la Bula de la Cruzada en España, Vitoria 1958; ANDRÉS DÍAZ, R. DE, La
fiscalidad regia extraordinaria en el último decenio de Isabel I (1495-1504), «Cuadernos de Historia Moderna»,
13 (1992), pp. 143-168; ID., El último decenio del reinado de Isabel I a través de la tesorería de Alonso de
Morales (1495-1504), Valladolid 2004 (incluye un CD con la transcripción de las cuentas).
18 Nos referimos particularmente a las voces contenidas en el Diccionario de Historia Eclesiástica de

España y firmadas por estos autores; los trabajos sobre Bernardo de Boil y Pedro de Aranda a cargo
de FERNÁNDEZ ALONSO, J., Instrucción de Alejandro VI a fray Bernardo de Boyl como legado ante los Reyes
Católicos, enero-marzo 1498, «Cuadernos de Historia de España», 31-32 (1960), pp. 173-188; ID., Pedro
de Aranda, obispo de Calahorra († 1500), un legado de Alejandro VI ante la señoría de Venecia, en Miscellanea
in onore di Monsignor Martino Giusti, vol. I, Ciudad del Vaticano 1978, pp. 255-285; y los estudios más
recientes de J. M. y E. Cruselles Gómez sobre los letrados y mercaderes valencianos que
prosperaron en la Corte de Alejandro VI; CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., Los juristas valencianos en la Italia
renacentista. Estudiantes y cortesanos, «Revista d’Història Medieval», 3 (1992), pp. 154-155; ID., El
cardenal de Capua, en L’univers dels prohoms, Valencia 1995, pp. 217-256; ID., La conquista del saber.
Apuntes sobre la emigración estudiantil valenciana a fines de la Edad Media, en GISBERT, J. A. (dir.),
Sucre&Borja. La canyamel dels ducs. Del trapig a la taula, Alicante 2000, pp. 229-252; y especialmente ID.,
El cardenal Rodrigo de Borja, los curiales romanos y la política eclesiástica de Fernando II de Aragón, en
BELENGUER CEBRIÀ, E. (dir.), De la unión de coronas al Imperio de Carlos V. Congreso Internacional
(Barcelona, 21-23 febrero 2000), vol. I, Barcelona 2001, pp. 253-279.
19 Para no multiplicar excesivamente las citas nos remitimos a las aportaciones recogidas en los

recientes congresos sobre Alejandro VI que se han celebrado en las ciudades de Valencia, Játiva y
Gandía: 1492-1992, V Centenari del Pontificat d’Alexandre VI, Játiva 1992; Xàtiva, els borja: una projecció
europea, vols. I-II, Játiva 1995; L’Europa renaixentista. Simposi Internacional sobre els Borja (València 25-29
d’octubre 1994), Gandía 1998; Els temps dels Borja, Ajuntament de Xàtiva/Consell València de Cultura,
INTRODUCCIÓN 17

Conejero, han reconstruido el desarrollo económico-señorial de las posesiones de


los Borja en la Península Ibérica, y sus relaciones con la sociedad de Valencia y
Játiva, mientras M. Navarro Sorní ha esclarecido algunos aspectos de las relaciones
de Calixto III con Alfonso V de Aragón que afectaban a la promoción eclesiástica
de Rodrigo de Borja20. Este revisionismo valenciano ha replanteado el factor
humano en las formas de comportamiento de la familia Borja situándola dentro de
las coordenadas morales de la época, y al mismo tiempo se ha acentuado la
valencianidad/catalanidad de su origen y de su aportación al mapa artístico e
intelectual del Renacimiento europeo.
Para conocer el cuadro de las relaciones Iglesia-Estado en tiempos de los
Reyes Católicos hemos estimado conveniente acudir a estudios de carácter general
que permiten conocer la dinámica de las negociaciones entre el Pontificado
Romano y los reinos ibéricos, así como los principales temas de discusión21. Entre

Valencia 2000; GISBERT, J. A. (dir.), Sucre&Borja. La canyamel dels ducs. Del trapig a la taula, Alicante
2000; Los Borja. Del Mundo Gótico al Universo Renacentista, Valencia 2001; GONZÁLEZ VALDOVÍ, M., y
PONS ALÒS, V. (coords), El Hogar de los Borja: 2000 any Borja. Xàtiva, Museu de l’Almodi, Antic Hospital
Major del 16 diciembre 2000 al 28 febrero 2001, Valencia 2001. Además habría que contar con los
trabajos de CARBONELL I BUADES, M., Roderic de Borja: un exemple de mecenatge renaixentista, «Afers», 17
(1994), pp. 109-132; ID., Rodrigo de Borja, cliente y promotor de obras de arte. Notas sobre la iconografía del
apartamento Borja del Vaticano, en MENOTTI, M., Los Borja, Valencia 1992, pp. 389-487; COMPANY, X.,
La potència artistica dels Borja, «Saó», 5 (1990), pp. 23-28; ID., Els Borja, espill dels temps, Valencia 1992;
ID., Alexandre VI i Roma. Les empreses artistíques de Roderic de Borja a Itália, Valencia 2002; LA PARRA
LÓPEZ, S., Entre el renaixement i el barroc: l’època dels Borja, en El llibre de la Safor, Sueca 1985, pp. 267-
274; ID., Els Borja, Ducs de Gandia, «Afers», 17 (1994), pp. 11-29; ID., Los hijos de Alejandro VI, duques
de Gandía, en De Valencia a Roma a través de los Borja. Actas del Congreso (Valencia, 23-26 febrero 2000) (en
preparación). Además de los trabajos citados, sobre el mecenazgo literario y su aportación al
humanismo ver también VILALLONGA, M., Alexandre VI: l’humanisme, en Simposio Internacional Els
Borja…, pp. 95-133; ID., Rapporti tra umanesimo catalano e umanesimo romano, en CANFORA, D., CHIABÒ
M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 195-209.
20 Además de los trabajos recogidos en los congresos citados véase PASTOR ZAPATA, J. L., De

senyoria reial a senyoria nobiliària: claus de la implantació del llinatge dels Borja al ducat de Gandia, «Saó», 5
(1990), pp. 29-36; ID., El Ducado de Gandía: un señorío valenciano en el tránsito de la Edad Media a la Edad
Moderna, Madrid 1990; ID., Gandia en la Baixa Edat Mitjana. La vila i el senyoriu dels Borja, Gandía 1992;
VENTURA CONEJERO, A., Els Papes Borja de Xàtiva, «Quaderns de Xàtiva», 4 (1992), pp. 20-31; ID.,
La catedralitat de Xàtiva en l’època dels Borja, en Xàtiva..., vol. I, pp. 223-238; NAVARRO SORNÍ, M., El
enfrentamiento den Calixto III y Alfonso V el Magnánimo por el obispado de Valencia, en Cum vobis et pro vobis.
Homenaje de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia, al Excmo. y Revdmo. Dr. D. Miguel Roca
Cabanellas en sus bodas de plata episcopales, Valencia 1991, pp. 709-727; ID., De Calixto III a Alejandro VI:
los Borja de Xàtiva a Roma, «Aula de Humanidades y Ciencias de la Real Academia de Cultura
Valenciana», Serie Histórica, 22 (2002), pp. 157-178; ID., Calixto III y Alfonso el Magnánimo frente a la
Cruzada, Valencia 2003; o su tesis doctoral Calixto III Borja y Alfonso V el Magnánimo, (Tesis de la
Universidad Gregoriana), Roma 2001.
21 Un balance historiográfico sobre el tema en TRENCHS ODENA, J., España y el Archivo Vaticano:

una aproximación a la labor realizada por españoles en el Archivo durante el último siglo, en VIAN, P. (ed.),
L’Archivio Segreto Vaticano e le ricerche storiche, Ciudad del Vaticano 1981, pp. 91-119; y especialmente
18

éstos hay que contar los trabajos de D. Mansilla, P. Linehan, L. Suárez y J. M.


Nieto Soria —referidos al reino de Castilla en la época bajomedieval—, y los de J.
Vincke, E. Sarasa Sánchez o M. Riu, para la Corona de Aragón22. Pero sobre todo,
son particularmente útiles para el período que nos afecta los trabajos —realizados
desde una óptica más cercana al Derecho Canónico— de P. B. Gams, Q. Aldea,
A. M. Rouco Varela, I. Sánchez Bella y H. Christian, que analizan las relaciones
Iglesia-Estado en los siglos XVI-XVIII prestando una particular atención al
reinado de los Reyes Católicos, que es concebido como antesala del regalismo
practicado por la dinastía de los Austrias, y después por los Borbones23.

DÍAZ IBÁÑEZ, J., El pontificado y los reinos peninsulares durante la Edad Media. Balance historiográfico, «En la
España Medieval», 24 (2001), pp. 465-536. Sobre la Iglesia castellano-leonesa ver la revisión
bibliográfica de LADERO QUESADA, M. Á., y NIETO SORIA, J. M., Iglesia y sociedad en los siglos XIII al
XV (ámbito castellano-leonés), «En la España Medieval», 11 (1988), pp. 125-151; VILLALBA RUIZ DE
TOLEDO, F. J., Repertorio bibliográfico de la reforma eclesiástica castellana en el siglo XV, «Hispania Sacra», 45
(1993), pp. 503-517; SANZ SANCHO, I., Para el estudio de la Iglesia medieval castellana, «Estudios
eclesiásticos. Revista teológica de investigación e información», 73 (1998), pp. 61-77; MARTÍN
RODRÍGUEZ, J. L., Iglesia y vida religiosa, en La historia medieval en España. Un balance historiográfico (1968-
1998), Pamplona 1999, pp. 431-456; LADERO QUESADA, M. Á., Histora de la Iglesia en la España
medieval, en GALLEGO, J. A. (ed.), La historia de la Iglesia en España y el mundo hispano, Madrid 2001, pp.
121-190.
22 MANSILLA, D., Iglesia castellano-leonesa y Curia Romana en los tiempos del rey San Fernando, Madrid

1945; ID., Inocencio III y los reinos hispánicos, «Anthologica Annua», 2 (1954), pp. 9-49; LINEHAN, P., The
Spanish Church and the Papacy in the Thirteenth Century, Cambridge 1971; y su colección de artículos
recogidos en ID., Spanish Church and Society 1150-1300, Londres 1983; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.,
Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid 1960; NIETO SORIA, J. M., Iglesia y poder real en
Castilla: El episcopado, 1250-1350, Madrid 1988; ID., Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla (1369-
1480), Madrid 1993; sobre las relaciones Iglesia-Estado en la Corona de Aragón cfr. VINCKE, J.,
Staat und Kirche in Katalonien und Aragon während des Mittelalters, Münster 1931; ID., Estado e Iglesia en la
historia de la Corona de Aragón de lo siglos XII, XIII y XIV, en VII Congreso de Historia de la Corona de
Aragón, vol. I, Barcelona 1962, pp. 267-285; SARASA SÁNCHEZ, E., Las relaciones Iglesia-Estado en
Aragón durante la Baja Edad Media, en GENET, J. PH., y VINCENT, B. (eds.), État et Église dans la genèse
de l’État Moderne, Madrid 1986, pp. 109-216; BAUCELLS I REIG, J., L’Església de Catalunya a la Baixa
Edat Mitjana, «Acta Historica et Archaeologica Mediaevalia», 13 (1992), pp. 427-442; RIU RIU, M., El
poder real y la iglesia catalana en la Corona de Aragón (siglos XIV al XVI), en XV Congreso de Historia de la
Corona de Aragón, t. I/ vol. I: El poder poder real en la Corona de Aragón (Siglos XIV-XVI), Zaragoza
1996, pp. 389-407.
23 GAMS, P. B., Die Kirchen Geschichte von Spanien, Regensburg 1862-1879; ALDEA, Q., Iglesia y Estado

en la España del siglo XVII (Ideario político-eclesiástico), «Miscellanea Comillas», 36 (1961), pp. 143-354 (a
pesar del título, el marco cronológico de la obra es más amplio); ROUCO VARELA, A. M., Staat und
Kirche im Spanien des 16. Jahrhunderts, Munich 1965 (traducido al castellano en Estado e Iglesia en la
España del siglo XVI, Madrid 2001); también los trabajos recopilados en MANSILLA REOYO, D.,
Geografía eclesiástica de España. Estudio histórico-geográfico de las diócesis, vols. I-II, Roma 1994; su
proyección en la Edad Moderno en SÁNCHEZ BELLA, I., Iglesia y Estado en la Edad Moderna (siglos
XVI y XVII), en PELÁEZ, M. J. (coord.), El Estado español en su dimensión histórica, Barcelona 1984, pp.
129-160; PÉREZ-PRENDES Y MUÑOZ DE ARRANCO, J. M., Relaciones Iglesia-Estado en la formación del
Estado Moderno. El Real Patronato; aportación para un estado de la cuestión, en GENET, J. PH., y VINCENT,
INTRODUCCIÓN 19

Para nuestro objeto de estudio, no se puede soslayar la producción


bibliográfica sobre el pontificado de Alejandro VI que se ha desarrollado en Italia
al compás de una encendida polémica y los avatares de una leyenda que nace
desde el fallecimiento del papa Borja24. Su figura comenzó a ser estudiada con
serenidad y cierta exahustividad a partir de la apertura oficial del Archivio Segreto
Vaticano. En el tomo tercero de la Historia de los Papas, el famoso historiador de la
Iglesia L. von Pastor ofreció una equilibrada exposición del pontificado, contando
con una amplia base documental procedente del fondo Vaticano, los archivos de
Roma, y los estatales de Mantua, Siena, Florencia, Módena y Bolonia25.
El trabajo de Pastor desencadenó una encendida polémica en la que
participaron autores tanto italianos como españoles, como P. de Roo, M. Menotti
—que aportaron abundante material documental aunque falle el análisis del mismo
en frecuentes ocasiones—; O. Ferrara, V. Pascual y Beltrán, Olmos y Canalda, G.
Soranzo —en un intento de rehabilitar a Alejandro VI, más serio en el caso de G.
Soranzo—, y otros historiadores italianos, como G. B. Picotti, proclives a un juicio
más negativo, especialmente en lo referente a la conducta privada del pontífice26.

B. (eds.), État et Église..., pp. 249-255; HERMANN, CH., L’Église d’Espagne sous le Patronage Royal (1476-
1834). Essai d’ecclésiologie politique, Madrid 1988; ID., L’État et l’Église, en ID. (coord.), Le premier âge de
l’État en Espagne 1450-1700, París 1990, pp. 381-406; las relaciones Iglesia-Estado en los territorios
americanos AYALA, F. J. DE, Iglesia y Estado en las leyes de Indias, «Anuario de Estudios Americanos», 3
(1949), pp. 417-460; BRUNO, C., El derecho público de la Iglesia en Indias, Salamanca 1967; y en las
posesiones italianas cfr. MARONGIU, A., Intorno alla politica ecclesiastica di Ferdinando il Cattolico, en Atti
del Congresso internazionale di studi sull’età aragonesa (Bari 15-18 decembre 1468), Bari 1968, pp. 161-181;
RURALE, F., Stato e Chiesa nell’Italia spagnola nei secoli XVI e XVIII, «Cheiron», 17-18 (1998), número
monográfico SIGNOROTTO, G., (ed.), L’Italia degli Austrias: Monarchia cattolica e domini italiani nei secoli
XVI e XVII, pp. 357-380.
24 Un buen análisis de la historiografía sobre el pontificado de Alejandro VI en BORROMEO, A., El

Pontificado de Alejandro VI: corrientes historiográficas recientes, en El Tratado de Tordesillas y su época. Congreso
Internacional de Historia, vol. II, Madrid 1995, pp. 1133-1151; la perspectiva española se analiza con
detalle en CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., Los Borja y Valencia en la historiografía, en De Valencia a Roma a
través de los Borja. Actas del Congreso (Valencia, 23-26 febrero 2000) (en preparación); ID., Los Borja en
Valencia. Notas sobre la historiografía, historicismo y pseudohistoria, «Revista d’Història Medieval», 11
(2000), pp. 279-305; ver también LA PARRA LÓPEZ, S., La mirada sobre los Borja (notas críticas para un
estado de la cuestión), «Anales de la Universidad de Alicante. Revista de Historia Moderna», 15 (1996),
pp. 387-401; y el elenco bibliográfico de BLESA I DUET, I., Recull bibliogràfic sobre els Borja, en Xàtiva,
els borja..., vol. I, pp. 311-323. El desarrollo de la leyenda Borja ha sido bien estudiada por
HERMANN-RÖTTGEN, M., La familia Borja. Historia de una leyenda, Valencia 1994; véanse también los
trabajos del reciente congreso La fortuna dei Borgia (Bologna, 26-28 ottobre 2000) (en preparación).
25 PASTOR, L. VON, Storia dei Papi dalla fine del Medioevo, vol. III: Storia dei Papi nel periodo del

Rinascimento dall’elezione di Innocenzo VIII alla morte di Giulio II, Roma 1942, ID., Storia dei Papi..., vol.
Suplemento a los vols. I-III, Roma 1931.
26 Toda esta polémica ha sido analizada por BORROMEO, A., El Pontificado de Alejandro VI..., vol. II,

pp. 1133 y ss; DE VICENTIIS, A., I Borgia, la providenza e la storia. Una questione storiografica e una nota di
Arsenio Frugoni, «RR Roma nel Rinascimento, Bibliografia e note», 2000, pp. 273-288; LOMBARDI, G.,
20

Polémicas aparte, el debate favoreció la publicación de un buen número de fuentes


documentales que no siempre han sido bien interpretadas. Entre los análisis
generales más completos cabe citar los realizados por S. Schüller-Piroli, M. E.
Mallett, M. Johnson o I. Cloulas27.
La política internacional de Alejandro VI fue tratada de manera específica
—y algo crítica— por G. Pepe, y más indulgente por G. Soranzo, a cuyos estudios
debe sumarse el de M. Caravale sobre la política de reconstrucción de los Estados
Pontificios28. Para el tema que nos ocupa resultan particularmente interesantes los

Storici dell’Ottocento sui Borgia (Burckhardt, Gregorovius, Pastor), en La fortuna dei Borgia (Bologna, 26-28
ottobre 2000) (en preparación). Sobre las obras en cuestión, aporta un buen aparato documental,
aunque falla en los juicios DE ROO, P., Material for a History of Pope Alexander VI. His Relatives and His
Times, vols. I-V, Brujas 1924 (traducción española editada en Valencia 1952, y cuya documentación
sirvió a V. Pacual y Beltrán para su obra, algo apasionada PASCUAL Y BELTRÁN, B., El gran papa
español Alejandro VI en sus relaciones con los Reyes Católicos, Valencia 1941; MENOTTI, M., Documenti inediti
su la famiglia e la corte di Alessandro VI, Roma 1917; ID., I Borgia: storia e iconografia, Roma 1917
(traducción a cargo de M. Batllori y X. Company en ID., Els Borja, Valencia 1992); más endeble el
trabajo de OLMOS Y CANALDA, E., Reivindicación de Alejandro VI (El papa Borja), Valencia 1954; y muy
criticada la difundida obra de FERRARA, O., El papa Borgia, Madrid 1956; MOREU-REY, E., El pro i el
contra dels Borja, Palma de Mallorca 1958. Desde una perspectiva más crítica PICOTTI, G. B., Nuovi
studi e documenti intorno a papa Alessandro VI, «Rivista di Storia della Chiesa in Italia», 5 (1951), pp. 169-
262; ID., Ancora sul Borgia, «Rivista di Storia della Chiesa in Italia», 8 (1954), pp. 313-355. No faltan
intentos recientes, más o menos ingenuos, de rehabilitación en LLOP CATALÀ, M., Los papas
valencianos: Calixto III y Alejandro VI, «Anales Valencianos», 8 (1982), pp. 229-264; NICOLAU SENENT,
A., En defensa y revindicación de Alejandro VI (El papa Borja), Alicante 1992; más serios los trabajos
circunscritos a la política italiana de SORANZO, G., Studi in torno a papa Alessandro VI (Borgia), Milán
1950; ID., Il tempo di Alessandro VI papa e di fra Girolamo Savonarola, Milán 1960; SCALTRITI, G. A., Luci
ed ombre del ‘400. San Francesco de Paola, Alessandro VI papa Borgia, Fra Girolamo Savonarola. Saggio Politico
Religioso, Nápoles 1983; ID., Papa Alessandro VI Borgia, «Palestra del Clero», 63 (1984), pp. 798-814 y
848-862; y el reciente trabajo que no hemos podido consultar de GALÁN, L., El papa Borgia: Un
inédito Alejandro VI liberado al fín de la leyenda negra, Madrid 2004.
27 SCHÜLLER-PIROLI, S., Los papas Borgia Calixto III y Alejandro VI, Valencia 1991; MALLET, M. E.,

The Borgias: The Rise and Fall of a Renaissance Dinasty, Londres 1969; JOHNSON, M., Casa Borgia, Roma
1982; CLOULAS, I., I Borgia, Roma 1988; GERVASO, R., Los Borgia: Alejandro VI, el Valentino, Lucrecia,
Barcelona 1996; recientes aproximaciones a la figura de Alejandro VI en COMPANY, X., Els Borja,
espill del temps, Valencia 1992.
28 PEPE, G., La politica dei Borgia, Nápoles 1945 (donde a la debilidad y oportunismo de la política

Borja el autor contrapone la política veneciana, juzgada con imparcial benevolencia); PASCHINI, P.,
Roma nel Rinascimento, vol. IV, Storia di Roma, Bolonia 1940, especialmente pp. 315-369; CARAVALE,
M., y CARACCIOLO, A., Lo stato pontificio da Martin V a Gregorio XIII, en Lo Stato Pontificio da Martino
V a Pio IX, en Storia d’Italia, vol. XIV, Turín 1986, pp. 139-163. Sobre la figura de Juan de Borja,
duque de Gandía, véanse los trabajos de Batllori. Sobre César Borja cfr. ALVISI, E., Cesare Borgia,
duca di Romagna, Imola 1878; con una buena base documental extraída del Archivo General de
Simancas YRIARTE, C., Cesar Borgia, sa vie, sa captivité, son mort, París 1889; para una equilibrada
interpretación de los hechos cfr. WOODWARD, W. H., Cesare Borgia. A Biography, Londres 1913;
también ONIEVA, A. J., César Borgia. Su vida, su muerte y sus restos, Madrid 1945; SACERDOTE, G.,
Cesare Borgia. La sua vita, la sua famiglia, i suoi tempi, Milán 1950; sobre la relación de César con
INTRODUCCIÓN 21

ámbitos políticos en los que confluían los intereses pontificios y españoles,


especialmente en la Italia del Renacimiento29. En primer lugar hay que atender al
espacio mediterráneo y la defensa frente al enemigo común del poder otomano;
otro ámbito importante que permeará las relaciones políticas de Alejandro VI y los
Reyes Católicos es el reino de Nápoles, donde la dinastía aragonesa —sostenida en
un primer momento por ambas partes frente a las apetencias francesas sobre
Nápoles— acabará cediendo a las pretensiones de Luis XII de Francia y Fernando
el Católico30. En este contexto resultan decisivas las figuras del embajador Joan
Escrivà de Romaní y del encargado de dirigir las operaciones militares en Nápoles
—Gonzalo Fernández de Córdoba—, los cuales mantendrán una intensa
correspondencia con sus reyes y con el embajador en Roma31. Por último, no

Florencia SASSO, G., Machiavelli e Cesare Borgia. Storia di un giudizio, Roma 1966; BRADFORD, S., Cesare
Borgia and His Times, Londres 1976, también resulta útil el breve trabajo de GILBERT, F., Borgia,
Cesare, en DBI, vol. XII, Roma 1970, pp. 696-708. Sobre Lucrecia disponemos de dos obras bien
documentadas cfr. BELLONCI, M., Lucrezia Borgia: la sua vita e i suoi tempi, Milán 1969; y
GREGOROVIUS, F., Lucrezia Borgia, Roma 1986 (Stuttgart 1874) especialmente interesante por los
documentos extraidos del Archivio di Stato de Módena, y el de Roma, donde descubrió el fondo
documental de Camillo de Beneinbene, notario de Alejandro VI; puede citarse también la ponderada
síntesis de RUBINSTEIN, N., Lucrezia Borgia, Roma 1971; algunos trabajos recientes con elencos
bibliográficos actualizados en LAUREATI, L. (dir.), Lucrezia Borgia, Ferrara 2002; y FIORAVANTI
BALDI, A. M. (dir.), Lucrezia Borgia, “la beltà, la virtù, la fama onesta”, Ferrara 2002.
29 El mejor estudio sobre las fuentes diplomáticas para el estudio de las relaciones internacionales

de esta época es el de ILARDI, V., Fifteenth-Century Diplomatic Documents in Western Europe Archives and
Libraries (1450-1494), «Studies in the Renaissance», 9 (1962), pp. 64-112; también ID., Microfilm
Collection of Renaissance Diplomatic Documents, ca. 1450-1500, en ABULAFIA, D. (ed.), The French Descent
into Renaissance Italy, 1494-1495, Aldershot 1995; un actualizado elenco bibliográfico en BRADY, A.,
OBERMAN, H. A., y TRACY, J. D. (eds.), Handbook of European History 1400-1600. Late Middle Ages,
Renaissance and Reformation, vols. I-II, Leiden 1995.
30 Sobre la visión italiana de la política española en Italia cfr. GIUNTA, F., L’epoca dei Re Cattolici

nella storiografia italiana dell’ ultimo tretenio, en ID., Nuovi studi sull’età colombiana, Roma 1987, pp. 7-26;
además de los títulos mencionados sobre la política internacional de los Reyes Católicos cfr.
PONTIERI, E., La dinastia aragonese di Napoli e la casa de’ Medici di Firenze. (Dal carteggio familiare),
«Archivio Storico delle Province Napoletane», 26 (1940), pp. 274-342; 27 (1941), pp. 217-273; ID.,
L’equillibrio e la crisi politica italiana nella seconda metà del secolo XV, Nápoles 1945-46; ID., Per la storia del
regno di Ferrante I d’Aragona, re di Napoli e di Sicilia nella storiografia italiana dell’ultimo cinquantennio,
«Rivista storica italiana», 64 (1952), pp. 399-422; BATLLORI, M., Alejandro VI y Alfonso II de Nápoles,
en ID., La familia de los Borjas..., pp. 245-254; COCHRANE, E., Southern Italy in the Age of the Spanish
Viceroys: Some Recent Titles, «Journal of Modern History», 58 (1986), pp. 194-217; GALASSO, G.,
Mezzogiorno angioino e aragonese, Turín 1992; ID., L’Italia una e diversa nel sistema degli Stati Europei (1450-
1750), en ID. (dir.), Storia d’Italia, vol. XIX, Turín 1998; recientemente LEONE, A., Il regno di Napoli al
tempo di Alessandro VI, en La fortuna dei Borgia (Bologna, 26-28 ottobre 2000) (en preparación).
31 Sobre el embajador Escrivà véase la reciente aportación de PARISI, I., L’ambasciatore Joan Escrivà

de Romaní e il Libro delle Cartas Reales. Nuove fonti per lo studio delle relazioni tra la monarchia di Spagna e il
Regno di Napoli alla fine del ‘400, «Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona», 49
(2003-2004), pp. 184-224. La correspondencia del Gran Capitán con los Reyes Católicos se recoge
22

podemos finalizar este esbozo bibliográfico sin hacer referencia a los congresos
que se han celebrado en la última década con motivo del V Centenario del
pontificado de Alejandro VI, una buena parte de los cuales están aún en vías de
publicación32.
En relación a las fuentes documentales, hemos querido partir del material
publicado y de las referencias documentales dadas en los principales estudios.
Cuando no hemos consultado el documento de primera mano indicamos la
referencia bibliográfica de donde lo hemos extraído, precedida por la preposición
“en”, en el caso de que el texto del documento se encuentre trascrito
íntegramente. En una fase posterior de la investigación hemos acudido a los
principales fondos archivísticos que se encuentran en la ciudad de Roma,
especialmente el Archivio Segreto Vaticano, donde hemos consultado los fondos
del Archivium Arcis, donde se encuentra la preciosa correspondencia del nuncio
Desprats con Alejandro VI; los Registri Vaticani, y Registri Lateranensi, ricos en bulas

en PAZ, A., Colección de cartas originales y autógrafas del Gran Capitán que se guardan en la Biblioteca Nacional,
«Revista de Archivos Bibliotecas y Museos», 5 (1901) y 7 (1902); SERRANO Y PINEDA, L. I. (ed.),
Correspondencia de los Reyes Católicos con el Gran Capitán durante las campañas de Italia, «Revista de
Archivos Bibliotecas y Museos», 20 (1909), pp. 453-462; (serie de artículos hasta) 29 (1912), pp. 300-
312; ID., Noticias inéditas del Gran Capitán, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 79 (1921), pp.
225-275; ID., Nuevos datos sobre el Gran Capitán, «Hispania», 3 (1943), pp. 70-88; un resumen de esta
correspondencia en CERONE, F., Corrispondenza dei re Cattolici con il Gran Capitano durante le guerre
d’Italia, «Archivio Storico delle Province Napoletane», 37 (1912), pp. 470-489; TORRE, L. DE, y
RODRÍGUEZ PASCUAL, R. (ed.), Cartas y documentos relativos al Gran Capitán, «Revista de Archivos
Bibliotecas y Museos», 34 (1916); (serie de artículos hasta) 44 (1923).
32 Además de los congresos organizados en España que ya hemos citado, hay que contar sus

equivalentes celebrados en Alemania, y más recientemente en Italia: SCHRAUT, E. (comp.), Die


Renaissancefamilie Borgia: Geschichte und Legende, vols. I-VI, Sigmaringen 1992; HERMANN-RÖTTGEN, M.
(comp.), Die Borgia zwischen Wissenschaft und Kunst. Ein Kongress in Schwäbische Hall, Stuttgart 1996. En
Italia se ha organizado una serie de nueve congresos, incluyendo el de Valencia, de los cuales se han
editado hasta la fecha las actas de los cuatro primeros: CHIABÒ, M., MADDALO, S., y MIGLIO, M.
(dirs.), Roma di fronte all’Europa al tempo di Alessandro VI. Atti del Convegno (Città del Vaticano-Roma, 1-4
dicèmbre 1999), vols. I-III, Roma 2001; CANFORA, D., CHIABÒ M., y DE NICHILO, M. (dirs.),
Principato ecclesiastico e riuso dei classici. Gli umanisti e Alessandro VI (Bari-Monte Sant’Angelo, 22-24 maggio
2000), Roma 2002; CHIABÒ, M., y GARGANO, M. (dirs.), Le rocche alessandrine e la rocca di Cività
Castellana (Viterbo, 19-20 marzo 2001), Roma 2003; FROVA, C., y NICO OTTAVIANI, M. G. (dirs.),
Alessandro VI e lo Stato della Chiesa. Atti del Convegno (Perugia, 13-15 marzo 2000), Roma 2003; De
Valencia a Roma a través de los Borja. Actas del Congreso (Valencia, 23-26 febrero 2000) (en preparación); La
fortuna dei Borgia (Bologna, 26-28 ottobre 2000) (en preparación); Alessandro VI. Dal Mediterraneo al
Atlantico (Cagliari, 17-19 maggio 2001) (en preparación); Roma nella svolta tra Quattro e Cinquecento (Roma
26-28 ottobre 1996) (en preparación); Reflessioni su un pontificato (Città del Vaticano-Roma, invierno 2001)
(en preparación). Véase también el catálago de la exposición ALFANO, C., y GARIN LLOMBART, F.
V. (dirs.), I Borgia. L’arte del potere, Roma 2002.
INTRODUCCIÓN 23

y breves pontificios; y el fondo Miscellanea, que contienen algunas tratados políticos


e instrucciones de embajadores y nuncios33.
También hemos consultado, esta vez sin éxito, el Archivio di Stato di Roma
donde se encuentra el Archivio della Casa Orsini, con abundante documentación
relacionada con España pero referida a tiempos posteriores34. Por último hemos
acudido a la Biblioteca Vallicelliana, Biblioteca Angelica, Biblioteca Casanatense y
Biblioteca Apostólica Vaticana, donde hemos encontrado algunos manuscritos de
interés e importantes incunables de obras dedicadas a los Reyes Católicos que
iluminan interesantes aspectos relativos al mecenazgo español y a la imagen de los
reyes en la Roma pontificia.
Entrando en la tipología de las fuentes editadas, hay que mencionar en
primer lugar la correspondencia —en forma de cartas, instrucciones o
despachos— que intercambiaron los reyes con sus procuradores en Roma, al igual
que el papa con sus nuncios y legados. Tienen el valor de una crónica los extensos
informes de los embajadores venecianos en Roma, que fueron recopilados por
Sanudo y Villari; así como los de Florencia, Mantua, Ferrara, Milán o Nápoles35.

33 Sobre los fondos del Archivo Secreto Vaticano relacionados con España hay que partir de la

obra de HINOJOSA, R. DE, Los depachos de la diplomacia pontificia en España. Memoria de una misión oficial
en el Archivo Secreto de la Santa Sede, vol. I: 1420-1605, Madrid 1896; menos interesante para nuestra
época es el trabajo de MANSILLA, D., La documentación española del Archivo del Castel S’Angelo (395-
1498), Roma 1959; aunque contiene algunos errrores, la guía más reciente y accesible del Archivo
Vaticano es la de BLOUIN, F. X. (ed.), Vatican Archives. An Inventory and Guide to Historical Documents of
the Holy See, Nueva York-Oxford 1998.
34 Ver índices que se encuentran en el archivo para la consultación. Para una información general

sobre el archivo cfr. D’ANGIOLINI, P., y PAVONE, C. (dirs.), Guida generale degli archivi di stato italiani,
vol. I, Roma 1981.
35 SANUDO, M., Diarii, vols. I-LII, Venecia 1879-1903; ALBERI, E. (ed.), Relazioni degli ambasciatori

veneti al Senato. Serie II, vol. III, Florencia 1846; GIUSTINIAN, A., Dispacci, ed. P. Villari, vols. I-III,
Florencia 1876; los informes del embajador mantuano y el de Ferrara en LUZIO, A., Isabella d’Este e i
Borgia, «Archivio Storico Lombardo», 41 (1914), pp. 469-553 y 671-753; ID., Isabella d’Este e i Borgia.
Con nuovi documenti, Milán 1916; NEGRI, P., Le missioni di Pandolfo Collenuccio a Papa Alessandro VI
(1494-1498), «Archivio della Società Romana di Storia Patria», 33 (1910), pp. 333-439; una buena
parte de los despachos florentinos en el apéndice de la edición de BURCKARDI, J., Diarium sive rerum
urbanarum comentarii 1483-1506, ed. L. Thuasne, vol. III, París 1885, pp. 610 y ss. Algunos despachos
milaneses se encuentran en el apéndice de la crónica francesa de Jean D’Auton y, junto con
informes venecianos, en los trabajos de SEGRE, A., Ludovico Sforza, detto il Moro, e la repubblica di
Venezia dall’autunno 1494 alla primavera 1495. La calatta di Carlo VIII, «Archivio Sorico Lombardo», 29
(1902), pp. 249-317; La caduta di Napoli, 30 (1903), pp. 33-109; La Lega di Venezia, 30 (1903), pp.
368-443; también en BOSCOLO, A., Milano e la Spagna all’epoca di Ludovico il Moro, en Milano nell’Età di
Ludovico il Moro. Atti del convegno internazionale 28 febraio – 4 marzo 1983, vols. I-II, Milán 1983, pp. 93-
106; los informes e instrucciones napolitanas en TRINCHERA, F. (dir.), Codice Aragonese ossia lettere
regie, ordinamenti ed altri atti governativi dei sovrani aragonesi in Napoli, vols. I-II, Nápoles 1868; y
VOLPICELLA, L. (ed.), Regis Ferdinandi primi Instructionum liber (10 maggio 1486-10 maggio 1488), Nápoles
1916.
24

Un segundo tipo documental lo constituyen las bulas y breves pontificios


recogidos en los bularios, y las colecciones anteriormente citadas36; así como las
actas de Cortes, recopilaciones de pragmáticas, y de los principales concilios o
asambleas del clero37. Lógicamente, parte de esta documentación ha sido ya
analizada por los estudios mencionados, pero no siempre desde la perspectiva que
nos interesa, y que permiten una lectura más rica del documento.
Entre las fuentes narrativas, ocupan un lugar de primera importancia los
Diarios o Crónicas de la ciudad de Roma, entre las que destaca la del maestro de
ceremonias pontificio —Jacob Burckardi—, el cronista del Senado —Stefano
Infessura—, y el secretario pontificio Segismundo de’ Conti38. También
proporcionan noticias útiles la crónica florentina de Landucci, las venecianas de
Priuli y Malpiero, las milanesas de Corio y Cagnola, o las napolitanas de Notar
Giacomo y Giuliano Passero39. Por último hay que contar con la Storia d’Italia de
Francesco Guicciardini que, siendo redactada con cierta posterioridad a los
hechos, ofrece un análisis muy preciso de la política internacional del momento; al
igual que la obra de Paolo Giovio especialmente atenta a la guerra de Nápoles40.
Por lo que respecta a las fuentes francesas, cabe destacar la crónica del capellán

36 Bullarum Privilegiorum ac Diplomatum Romanorum Pontificum Amplissima Collectio, Opera et Studio

Caroli Cocquelines, Roma 1739; también Bullarum Diplomatum et Privilegiorum Sanctorum Romanorum
Pontificum, vol. V: ab Eugenio IV ad Leonem X, Turín 1760 (las bulas de Alejandro VI en pp. 350-399);
una selección extraída de los registros pontificios en BELTRÁN DE HEREDIA, V., Bulario de la
Universidad de Salamanca (1219-1549), vols. I-III, Salamanca 1966-1967; ID., Cartulario de la Universidad
de Salamanca, vols. I-VI, Salamanca 1970-1972; la documentación pontificia sobre el tribunal de la
Inquisición española en MARTÍNEZ DÍEZ, G., Bulario de la Inquisión Española. Hasta la muerte de
Fernando el Católico, Madrid 1998.
37 COLMEIRO, M. (ed.), Cortes de los Antiguos Reinos de León y de Castilla, Madrid 1861; Novísima

Recopilación de las leyes de España, Madrid 1805; FITA, F. (ed.)., Concilios españoles inéditos 2o Concilio
Nacional de Sevilla (8.VII-1.VIII.1478), «Boletín de la Real Academia de la Historia», 22 (1893), pp.
212-257.
38 BURCKARDI, J., Liber notarum ab anno 1483 usque ad annum 1506, ed. E. Celani, en MURATORI, L.

A. (dir.), Rerum Italicarum Scriptores, t. XXII, vols. I-II, Città di Castello 1907-1942; INFESSURA, S.,
Diaria della città di Roma, ed. O. Tomassini, en Fonti per la Storia d’Italia, vol. V, Roma 1880; DE’
CONTI, S., Le storie dei suoi tempi dal 1475 al 1510, Roma 1883.
39 LANDUCCI, Diario fiorentino dal 1450 al 1516, ed. J. del Badia, Florencia 1883; PRIULI, G., I diarii

(1492-1512), ed. de A. Segre, vol. I, 1902; vol. II, ed. de R. Cessi, 1937; también en Muratori, L. A.
(dir.), Rerum Italicarum Scriptores, t. XXIV, Bolonia 1937; MALPIERO, D., Annali veneti (1457-1500), ed.
F. Longo, «Archivio Storico Italiano», VII-1 (1843); y VII-2 (1844); CORIO, B., L’Historia di Milano,
Venecia 1565; CAGNOLA, G. A., Storia di Milano, «Archivio Storico Italiano», 3 (1842), pp. 2-220;
GIACOMO, N., Cronica di Napoli, ed. V. Garzilli, Nápoles 1834; PASSERO, G., Storie in forma de Giornali,
ed. V. M. Altobelli, Nápoles 1785; FILANGIERI, R. (ed.), Una cronaca napoletana figurata del Quattrocento,
Nápoles 1957.
40 GUICCIARDINI, F., Storia d’Italia, vols. I-III, Milán 1843; GIOVIO, P., La prima parte delle Historie

del suo tempo, ed. L. Domenichi, Florencia 1551; ID., Le vite del Gran Capitano e del Marquese di Pescara,
ed. C. Panigada, Bari 1931.
INTRODUCCIÓN 25

real, Jean d’Auton, y las famosas Mémoires de Philippes de Commynes, embajador


de Carlos VIII ante la Señoría de Venecia41.
Por la parte española contamos con la Historia de los Reyes Católicos don
Fernando y doña Isabel que redactó el cura de los Palacios (Sevilla), Andrés Bernáldez
—capellán del arzobispo de Sevilla, Diego de Deza—, donde se hacen bastantes
referencias a la política española en Italia hasta 151342; los Anales de Lorenzo
Galíndez de Carvajal, oficial de los Reyes Católicos y de Carlos V43; la Crónica de los
Reyes Católicos que compuso Alonso de Santa Cruz en tiempos del emperador44; la
crónica anónima rescatada del olvido por C. de Bolós Vayreda45; las crónicas del
Gran Capitán recopiladas por A. Rodríguez Villa, o las biografías contenidas en las
Batallas y quinquagenas de Gonzalo Fernández de Oviedo46.
Entre las fuentes españolas tiene un valor especial el Opus epistolarum de
Pedro Mártir de Anglería, que reúne ochocientas doce cartas redactadas entre 1488
y 1525, y constituye una mina de noticias avaloradas por este humanista milanés
de la Corte de los Reyes Católicos47. Con todo, esta fuente debe manejarse con
precaución, ya que fue editada en 1530 y retocada por el mismo autor, lo que
afecta a la datación de sus cartas y a las impresiones “proféticas” que añadió sobre
hechos que ocurrirían tiempo después. Un caso del todo particular son los Anales
de la Corona de Aragón, redactados por Jerónimo de Zurita utilizando
documentación de primera mano que no ha llegado hasta nosotros48. La
historiografía más reciente no ha hecho más que confirmar el testimonio de este

41 D’AUTON, J., Chroniques, ed. M. A. R. de Maulde la Clavière, vols. I-III, París 1891; COMMYNES,

PH. DE, Mémoires, ed. R. Chantelauze, París 1881; también ed. J. Calmette, vols. I-II, París 1924; y ed.
M. C. Daviso di Charvensod, Turín 1960.
42 BERNÁLDEZ, A., Historia de los Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel, en ROSELL, C. (ed.),

Biblioteca de Autores Españoles, t. LXX, Madrid 1878.


43 GALÍNDEZ DE CARVAJAL, L., Anales breves del reinado de los Reyes Católicos Don Fernando y Doña

Isabel, en ROSELL, C. (ed.), Biblioteca de Autores Españoles, t. LXX, Madrid 1878.


44 SANTA CRUZ, A., Crónica de los Reyes Católicos, ed. J. de M. Carriazo, vols. I-II, Madrid 1951.
45 BOLÓS VAYREDA, C. DE, Un manuscrito inédito del siglo XVI, «Anuario del Instituto de Estudios

Gerundenses», 1 (1946), pp. 125-135.


46 RODRÍGUEZ VILLA, A. (ed.), Crónicas del Gran Capitán, Nueva Biblioteca de Autores Españoles,

vol. X, Madrid 1908; FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquágenas, ed. J. Pérez de Tudela y
Bueso, vols. I-II, Madrid 1983-2000.
47 La editio princeps del Opus epistolarum fue publicada en Alcalá en 1530, cuatro años después de la

muerte del autor, y después fue nuevamente editada en Amsterdam en 1670; en nuestro trabajo
utilizaremos la traducción castellana realizada por ANGLERÍA, P. M., Epistolario, en Documentos Inéditos
para la Historia de España, ed. J. López de Toro, vols. IX-X, Madrid 1953-1955.
48 ZURITA, J., Anales de la Corona de Aragón, vol. IV: Historia del rey Don Hernando el Católico. De las

empresas y ligas de Italia, Zaragoza 1610; hemos utilizado también la versión más moderna de ZURITA,
J., Historia del rey Don Hernando el Católico. De las empresas y ligas de Italia, ed. A. Canellas López, vols. V-
VI, Zaragoza 1996. Cuando empleamos la versión antigua citamos por “fols.” y cuando utilizamos la
moderna por “pp.”.
26

insigne historiador que, en ocasiones, constituye nuestra única fuente de


información.
Por último hemos prestado atención a la extensa producción literaria que se
publicó en Roma, y otras ciudades italianas, sobre los Reyes Católicos, en forma
de discursos, sermones, poemas laudatorios o dramas. Todo este material, unido a
las manifestaciones arquitectónicas y artísticas patrocinadas por los reyes en la
Ciudad Eterna, nos permitirá profundizar en la dimensión cultural de las
relaciones hispano-pontificias.
Una vez explicados el objeto, las fuentes, y el método de este trabajo, sólo
queda presentar un breve esquema del contenido. Éste ha sido dividido en tres
grandes capítulos. El primero ofrece un panorama general de las relaciones de la
Monarquía castellana y el Papado durante la segunda mitad del siglo XV. Nos
hemos detenido especialmente en las negociaciones de los Reyes Católicos con los
pontífices Sixto IV (1471-1484) e Inocencio VIII (1484-1492), inmediatamente
anteriores a Alejandro VI (1492-1503). A continuación ofrecemos un panorama
del sistema diplomático español y pontificio con una breve semblanza de los
principales agentes de las negociaciones durante el pontificado Borja. En último
lugar, hemos analizado la imagen de Isabel y Fernando en la Roma pontificia, y
todas las manifestaciones festivas, culturales o artísticas que se generó en torno a
sus personas.
El segundo capítulo ofrece el desarrollo cronológico, dividido en cinco
fases, de las relaciones políticas, desde el tiempo en que Rodrigo de Borja era
vicecanciller de la Iglesia, hasta su fallecimiento en 1503. Tras un primer período
de cierta tirantez por la actitud pontificia hacia las provisiones episcopales (1ª
fase), los reyes trabaron con Alejandro VI una alianza defensiva frente a las
pretensiones de Carlos VIII de Francia sobre el reino de Nápoles, a la que
acabarían adhiriéndose Venecia y Milán en forma de una Liga que adquirió el
título de “Santa” (2ª fase). Las diferencias políticas del pontífice y los Reyes
Católicos sobre el destino de Nápoles acabaron astillando sus relaciones (3ª fase),
hasta llegar a la crisis diplomática de 1498 y el viraje pontificio hacia Francia (4ª
fase). Mientras Alejandro VI se concentraba en la creación de un Estado dinástico
mediante las conquistas de su hijo César, sancionaba las capitulaciones por las que
Luis XII de Francia y los Reyes Católicos se repartían el reino de Nápoles.
Alejandro VI trató de mantener una frágil neutralidad en el conflicto hispano-
francés que comenzó a decidirse en 1503 en la batalla de Ceriñola cuatro meses
antes de que el papa falleciera en las estancias del Vaticano que hoy llevan su
nombre (5ª fase).
En el análisis de la política internacional hemos optado por una explicación
cronológica de los acontecimientos, atendiendo a las ramificaciones diplomáticas
de la política de los Reyes Católicos con las principales potencias italianas,
especialmente Nápoles, Milán y Venecia. Somos conscientes de que estos detalles
INTRODUCCIÓN 27

pueden, aparentemente, desviar la atención del hilo principal de la narración, pero


de otra forma no se entendería la diplomacia poliédrica que desarrollaron los
Reyes Católicos en el escenario italiano. Hemos preferido separar de este contexto
el estudio de la expansión atlántica y mediterránea que, sin desconectarse de la
realidad italiana, constituye un ámbito autónomo en las negociaciones de los
monarcas con el Pontífice.
Las cuestiones eclesiásticas son objeto del tercero y último capítulo. Para
una mejor comprensión de los diferentes asuntos nos ha parecido oportuno
estructurar los temas de manera analítica y no cronológica. Hemos comenzado
tratando las provisiones de beneficios, especialmente las dignidades episcopales,
para pasar después a las cuestiones de política jurisdiccional, de reforma religiosa
—referida a las órdenes religiosas, al clero e incluso al Papado—, los asuntos de
índole económico-fiscal, y finalmente las negociaciones en torno al Tribunal de la
Inquisición establecido por los Reyes Católicos en tiempos de Sixto IV.
Por último sólo nos queda agradecer al director e inspirador de esta Tesis de
Doctorado, el Profesor Luis Martínez Ferrer, que ha seguido pacientemente los
avatares de esta investigación, y a Jerónimo Leal por su impagable labor de
correlación, revisión y corrección del texto. También debo agradecer las
sugerencias de los Profesores Miguel Ángel Ladero Quesada, Agostino Borromeo
y Manuel Vaquero Piñeiro, así como las valiosas indicaciones metodológicas de los
Profesores de la Universidad de la Santa Cruz, Johannes Grohe y Alfonso Chacón,
y la ayuda de Guillermo García-Pimentel en la elaboración del apéndice gráfico
que hemos incluido al final del trabajo. Todos ellos tienen su lugar en estas
páginas.
CAPÍTULO I

LA DIPLOMACIA
HISPANO-PONTIFICIA

1. PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA

os términos en que se definen las relaciones entre Monarquía e Iglesia a

L fines de la Edad Media tienen su fundamento en la relación entre los


intereses del universalismo pontificio, y los de la nueva soberanía regia
emergente1. Ambas instancias de poder, de naturaleza diversa, poseían
competencias en el gobierno de la Iglesia local que debían coordinarse para llevar a
cabo el fin propio de cada institución: el bonum commune —bien común entendido
como defensa de la justicia y la paz globales— en el caso del poder civil, y la salus
animarum —salvación de las persona como criatura redimida y llamada por Dios a
la felicidad eterna—, en el del poder eclesiástico.
En la comunidad política global de la Respublica Christiana en la que se
establecen las relaciones entre el poder temporal y el espiritual, la monarquía
bajomedieval reconocía en lo fundamental las inmunidades canónicas de la Iglesia
de sus reinos —tal como habían sido delineadas por el Derecho Canónico—,
garantizaba su posición de derecho público, y le prestaba su brazo temporal; todo
ello sin menoscabo de la emergente soberanía o superioritas del príncipe, como
potestad hacia el interior —pues los habitantes del territorio tienen un “vínculo de

1 Algunas síntesis históricas de carácter general sobre las relaciones Iglesia-Estado son RUFFINI,

F., Relazioni fra Stato e Chiesa. Lineamenti storici e sistematici, Bolonia 1974; CARON, P. G., Corso di storia
dei rapporti fra Stato e Chiesa, vol. I: Chiesa e Stato dall’avento del cristianesimo agli inizi della monarchia
assoluta, Milán 1981; LEZIROLI, G., Stato e Chiesa. Per una storia del dualismo giurisdizionale cristiano, Turín
1991; en castellano puede consultarse la breve antología de textos de GALLEGO BLANCO, E.,
Relaciones entre la Iglesia y el Estado en la Edad Media, Madrid 1973. Sobre el contexto ibérico véanse las
referencias bibliográficas ya citadas en la Introducción.
30 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

naturaleza” superior a cualesquiera que pueda sujetarles a otros poderes


temporales—, y hacia el exterior, pues el príncipe “no reconoce superior en lo
temporal” desde que comienza a aplicarse el principio de la plenitudo potestatis que
originariamente se refería a la autoridad pontificia2. En este cometido, la soberanía
real no podía quedar supeditada a la presencia de una instancia de poder como la
eclesiástica que tendía a afectar, de un modo u otro, a todas las realidades de la
vida cotidiana.
En el marco de las tensiones del Pontificado con el Imperio y los poderes
políticos seculares, la doctrina teocrática sufrió una acomodación práctica hasta el
límite impuesto por los consejeros de Felipe IV cuando, en pugna con Bonifacio
VIII, se permitieron recordar al papa la superioridad coactiva del poder temporal:
“vuestra espada es verbal, la nuestra real”3. La doctrina de los legistas de Felipe IV
estaba rompiendo el equilibrio interno del Derecho común, apoyándose en el
Derecho romano para adoptar una actitud crítica ante el Derecho canónico4.
Al centralismo administrativo del Papado de Avignon, le siguió la crisis del
Cisma que permitió la progresiva intervención del poder real en las Iglesias de su
territorio, ya fuera limitando su jurisdicción en lo que se consideraban asuntos
civiles, requiriendo su potente fuerza financiera, haciendo propio el proyecto de
reforma eclesiástica, o interviniendo en las elecciones episcopales para garantizar la
fidelidad de sus obispos. Cara al exterior, la realeza castellana se sentía protectora
de la Santa Sede y —a su vez— el Pontificado le prestó todo su apoyo legitimador
desde sus competencias de arbitraje internacional que aún conservaba.
Por lo que respecta al Papado, después de la conclusión de la crisis
conciliarista y en pleno otoño de la Respublica Christiana, se fue abriendo paso un
nuevo modelo monárquico y una nueva forma de ejercer el poder sobre la Iglesia
universal que permitía a la Santa Sede participar con mayor o menor fortuna en el

2 Cfr. LADERO QUESADA, M. Á., Poderes públicos en la Europa Medieval (Principados, Reinos y Coronas),

en Poderes públicos en la Europa Medieval: Principados, Reinos y Coronas. XXIII Semana de Estudios Medievales
(Estella, 22-26 de julio 1996), Pamplona 1997, pp. 19-68, especialmente pp. 34-35 (con amplia
bibliografía sobre el tema); sobre la plenitudo potestatis cfr. OTERO VARELA, A., Sobre la “Plenitudo
potestatis” y los reinos hispánicos, «Anuario de Historia del Derecho Español», 34 (1964), pp. 141-162.
3 Véanse las síntesis de PÉREZ MARTÍN, A., La “Respublica christiana” medieval: Pontificado, Imperio y

Reinos, en PELÁEZ, M. J. (coord.), El Estado español en su dimensión histórica, Barcelona 1984, pp. 59-
128; LINEHAN, P., El orden político de Europa: teorías y realidades, en LADERO QUESADA, M. Á. (ed.),
Edad Media y mundo actual. En torno al siglo XIII europeo, Madrid 1995, pp. 97-104; también LADERO
QUESADA, M. Á., Poderes públicos..., pp. 36-38; sobre la doctrina teocrática pontificia y su relación con
los poderes seculares son útiles los trabajos generales de ULLMANN, W., The Growth of Papal
Government in the Middle Ages. A Study in the Ideological Relation of Clerical to Lay Power, Londres 1965;
PACAUT, M., La thèocratie. L’Église et le pouvoir au Moyen Âge, París 1989.
4 Un análisis detenido del conflicto aquí esbozado RIVIÈRE, J., Le problème de l’Église et de lÉtat au

temps de Phillippe le Bel, Lovaina-París 1926; DIGARD, G., Philippe le Bel et le Saint Siège (1285-1304),
vols. I-II, París 1942-1946.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 31

sistema político de los Estados modernos5. Los concordatos surgidos a raíz del
Concilio de Constanza que puso fin al Cisma fueron el precio pagado por el
Papado por su victoria sobre el movimiento conciliar6. A partir de Eugenio IV, y
en contraste con la tradición precedente, los papas contribuyeron a que el control
del rey se extendiese sobre los negocios eclesiásticos, cediendo prerrogativas para
tener a la monarquía de su lado en el combate contra el conciliarismo.
Afectado por esta tendencia desestabilizante, el Papado romano también se
vio en la necesidad de asumir un poder político sólido sobre los Estados
Pontificios, que se consideraban asiento imprescindible de su poder espiritual
universal. El Pontífice adquiría entonces un “carácter bifronte”, como soberano
de un principado territorial y cabeza de la Iglesia universal, al mismo tiempo que
las dinastías reales, como los Trastámara en Castilla, acentuaban una sacralidad
“desclericalizada” —no controlada por eclesiásticos— y basculada hacia lo laico, a
través de un ceremonial destinado a legitimar sus oscuros orígenes y fomentar la
adhesión social a su proyecto político7. Esta nueva naturaleza de las monarquías

5 La relación del Pontificado con la formación del Estado Moderno se analiza en la obra clásica de

PRODI, P., Il sovrano pontefice. Un corpo e due anime: la monarchia papale nella prima età moderna, Bolonia
1982; ID., Il sovrano pontefice, en CHITTOLINI, G., y MICCOLI, G., La Chiesa e il potere politico dal Medioevo
all’età contemporanea, en Storia d’Italia, Annali, vol. IX, Turín 1986, pp. 195-216; se crítican a las tesis de
Prodi resaltando la incapacidad de los Estados Pontificios a alcanzar el desarrollo político de las
monarquías europeas en CARAVALE, M., Sovrano pontefice e sovrani assoluti, «Quaderni Storici», 18
(1983), pp. 279-286; los precedentes de este proceso inconcluso en GUILLEMAIN, B., Papautè
d’Avignon et État Moderno, en Papautè, Monachisme et Théories politiques. Ètudes d’histoire médiévale offertes à
Marcel Pacaut, vol. I: Le pouvoir et l’institution ecclésiale, Lyon 1994, pp. 79-88; sobre las influencias
recíprocas político-ideológicas del Papado y las monarquías occidentales cfr. VERGER, J., Le transfert
de modèles d’organisation de l’Église à l’État à la fin du Moyen Âge, en GENET, J. PH., y VINCENT, B. (eds.),
État et Église..., pp. 31-40; FRAGNITO, G., Istituzioni ecclesiastiche e costruzzione dello Stato. Riflessioni e spunti,
en CHITTOLINI, G., MOLHO, A., y SCHIERA, P. (dirs.), Origini dello Stato. Processi di formazione statale in
Italia fra medioevo ed età moderna, Bolonia 1994, pp. 531-550.
6 Un panorama general sobre el desarrollo histórico de la Iglesia durante el siglo XV en RAPP, F.,

L’Église et la vie religieuse en Occident à la fin du Moyen Âge, París 1971; ID., Il consolidamento del papato: una
vittoria imperfetta e costosa, en Storia del Cristianesimo. Religione-Politica-Cultura, vol. VII: Dalla riforma della
Chiesa alla riforma protestante (1450-1530), Roma 2000, pp. 82-144; ENGEN, J. VAN, The Church in the
Fifteenth Century, en BRADY, TH. A., OBERMAN, H. A., y TRACY, J. D. (eds.), Handbook of European
History, 1400-1600. Late Middle Ages, Renaissance and Reformation, vols. I: Structures and Assertions,
Leiden-Nueva York-Colonia 1994, pp. 305-328.
7 Sobre este tema véanse los trabajos de NIETO SORIA, J. M., Fundamentos ideológicos del poder real en

Castilla (siglos XIII al XVI), Madrid 1988; ID., Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la
Castilla Trastámara, Madrid 1993; ID., La configuración eclesiástica de la realeza Trastámara en Castilla (1369-
1474). Una perspectiva de análisis, «En la España Medieval», 13 (1990), pp. 133-162; ID., Fundamentos
ideológicos del poder regio, en VALDEÓN BARUQUE, J. (ed.), Isabel la Católica..., pp. 181-215; sobre la
realeza aragonesa cfr. ELÍAS DE TEJEDA, F., Historia del pensamiento político catalán, Sevilla 1963;
PELÁEZ, M. J., Estudios de historia del pensamiento político y jurídico catalán e italiano, Barcelona 1993;
PALACIOS MARTÍN, B., Imágenes y símbolos del poder real en la Corona de Aragón, en XV Congreso de
32 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

tardomedievales, en cierta medida tan “anfibia” como la del Papado, favorecerá su


poder estrictamente secular y su progresiva desvinculación de Roma en cuestiones
de política eclesiástica8. Como consecuencia, el Papado y las monarquías estarán
llamados a forjar a fines de la Edad Media un nuevo tipo de relaciones, acorde con
el proceso de ósmosis desencadenado en esta época y que definirá su fisonomía
durante toda la Edad Moderna.
Como es sabido, la Realeza respetaba la autoridad espiritual del Papa, pero
al afirmar la plena soberanía en sus reinos podía entrar en competencia con la
condición de soberano temporal que ostentaba el pontífice, generándose “zonas
de conflicto” en el plano político-administrativo, no dogmático, que exigían una
intensa negociación9. Como se refleja en el estudio de J. A. Thomson, los
principales ámbitos eran cuatro: el marco de actuación de la jurisdicción
eclesiástica —en particular, en lo que afectaba a las apelaciones a Roma—, la
fiscalidad y los derechos de la Cámara Apostólica sobre las rentas de las distintas
iglesias, y las provisiones de mitras episcopales y adjudicación de beneficios
eclesiásticos, así como las posibles iniciativas reformadoras del rey sobre el clero
secular y las órdenes religiosas10.

1.1. La dinastía Trastámara y el Pontificado


El origen estructural de las relaciones Iglesia-Estado en la Castilla del siglo
XV se encuentra en el denominado Concordato de Constanza, firmado por la nación

Historia de la Corona de Aragón, t. I/ vol. I: El poder poder real en la Corona de Aragón (Siglos XIV-XVI),
Zaragoza 1996, pp. 189-229.
8 Imposible no hacer referencia al monumental trabajo de LAGARDE, G. DE, La naissance de l’esprit

laïque au declin du Moyen Âge, vols. I-VI, París 1942-1946; GIACCHI, O., Lo Stato laico, Milán 1978, pp.
13-29; para el caso de la realeza castellana, aunque con un planteamiento que nos parece reductivo,
cfr. NIETO SORIA, J. M., Origen divino, espíritu laico y poder real en la Castilla del siglo XIII, «Anuario de
Estudios Medievales», 27 (1997), pp. 43-101; ID., Religión y política en la Castilla bajomedieval: algunas
perspectivas de análisis en torno al poder real, «Cuadernos de Historia de España», 76 (2000), pp. 99-120;
para el caso aragonés cfr. PALACIOS MARTÍN, B., Los actos de coronación y el proceso de “secularización” de
la monarquía catalano-aragonesa. Siglos XIII-XIV, en GENET, J. PH., y VINCENT, B. (eds.), État et
Église..., pp. 113-127.
9 Sobre la naturaleza de las relaciones de la Monarquía Hispánica con el Pontificado, y la aparición

de una “Iglesia de Estado” en la que concurre la acción cada vez más cercana del poder real y las
directrices de la Curia romana cfr. MARAVALL, J. A., Estado Moderno y mentalidad social. Siglos XV al
XVII, vol. I, Madrid 1986, pp. 215-249; FERNÁNDEZ ALBADALEJO, P., Iglesia y configuración del poder
en la Monarquía Católica (siglos XV-XVIII), en GENET, J. PH., y VINCENT, B. (eds.), État et Église dans
la genèse..., pp. 109-216; NIETO SORIA, J. M., Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla (1369-1480),
Madrid 1993; ROUCO VARELA, A. M., Estado e Iglesia en la España del siglo XVI, Madrid 2001.
10 Cfr. THOMSON, J. A. F., Popes and Princes, 1417-1517. Politics and Policy in the Late Medieval Church,

Londres 1980.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 33

hispana y el Papado el 13 de mayo de 141811. En este acuerdo se delimitaban


determinadas atribuciones pontificias sobre la Iglesia hispánica, reconociéndose
implícitamente que tales atribuciones podían ser objeto de negociación entre dos
instancias que se reconocían mutuamente como soberanas12. Como dice J. M.
Nieto Soria, nos hallamos en el inicio de la dinámica concordataria que regirá las
relaciones diplomáticas hispano-pontificias a lo largo del siglo XV,
intensificándose particularmente durante el reinado de los Reyes Católicos. De
hecho, estos soberanos recurrieron no pocas veces a los acuerdos de Constanza
para reivindicar sus prerrogativas en materia eclesiástica.
La dinámica concordataria afectaba también a aquellos asuntos no regulados
por los concordatos, y que exigían la solicitación de los privilegios pontificios
oportunos, otorgados normalmente con la fórmula motu proprio. Aunque estos
documentos tuvieran la forma de un mero acto de gracia atribuido exclusivamente
a la liberalidad del papa, en realidad eran duramente negociados, y pueden ser
considerados como verdaderos pactos a través de los cuales se armonizaban los
intereses de la Santa Sede y los de la Corona13. Con todo, la súplica al papa
prestigiaba la imagen del monarca como rey suplicante que ejerce una cierta
posición de privilegio entre el reino —procuradores de Cortes, aristocracia o
clero— y el pontífice, o entre el reino y Dios mismo, del que el rey seguía siendo
su vicario y ungido para la salvación y el bien común de sus súbditos14. La
valoración posterior del carácter obligatorio de estos privilegios pontificios por
parte del rey y del papa, hizo que estos documentos sentasen jurisprudencia con
cierta fuerza creadora de derecho internacional, que se sale de los márgenes del
derecho canónico desde el momento en que el principio ordenador de la
Cristiandad se ve afectado por las nuevas realidades estatales.

11 El texto del concordato se encuentra en MERCATI, A., Raccolta di concordati su materia ecclesiastiche

tra la Santa Sede e le autorità civile, vol. I, Ciudad del Vaticano 1954, pp. 144-150; también en TEJADA Y
RAMIRO, J. (ed.), Colección de cánones y concilios de la Iglesia española, vol. VII, Madrid 1859, pp. 9-16; un
análisis global de los “concordatos” como plasmación documental de la negociación entre el
Pontificado y los príncipes laicos en NEAL, F. W., The Papacy and the Nations: A Study of the Concordats,
1418-1515, Chicago 1944.
12 Cfr. NIETO SORIA, J. M., El pontificado de Martín V y la ampliación de la soberanía real sobre la iglesia

castellana (1417-1431), «En la España Medieval», 17 (1994), pp. 113-131.


13 Cfr. ROUCO VARELA, A. M., Estado e Iglesia..., pp. 308-311.
14 Se trata de un procedimiento de gobierno pontificio que sería asimilado por las monarquías

modernas para reforzar sus pretensiones absolutistas; cfr. KRYNEN, J., “De nostre certaine science...”.
Remarques sur l’absolutisme legislatif de la monarchie médiévale française, en GOURON, A., y RIGAUDIÈRE, A.
(dirs.), Renaissance du pouvoir legislatif et genèse de l’État, Montpellier 1988, pp. 131-144; para el caso
castellano cfr. NIETO SORIA, J. M., De la grâce papale à l’absolutisme royal. Le roi de Castille suppliant le pape
au XVe siècle, en MILLET, H. (dir.), Suppliques et requêtes. Le Gouvernement par la grâce en Occident ( XIIe-
XVe siècle), Roma 2003, pp. 343-356.
34 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Durante el pontificado de Martín V (1417-1431), Juan II de Castilla (1406-


1454) logró a través de la concesión de varias bulas que muchos casos que hasta
entonces sólo se habrían podido resolver mediante la apelación a la audiencia
pontificia, ahora podrían sentenciarse por prelados castellanos. Gracias a la bula
Sedis Apostolicae del 8 de octubre de 1421, Juan II conseguía el denominado
“derecho de suplicación” para la provisión de los beneficios eclesiásticos, y abría la
puerta a una ingerencia cada vez mayor del poder real en la selección del clero y
obispado del reino. En materia fiscal, el monarca castellano logró el 8 de octubre
de 1421 la concesión de las tercias reales como gracia perpetua, a través de la bula
Quoniam Maligno, reiteradamente recordada por los embajadores de los Reyes
Católicos cuando vieron peligrar esta importante fuente de ingresos15.
Para lograr una coordinación de los esfuerzos y evitar los conflictos, se hizo
necesario favorecer la comunicación y agilizar las negociaciones entre la Corte
castellana y la Curia pontificia. Para ello se fue gestando un nuevo sistema de
representación diplomática basado en la residencia permanente que sólo se llevará
a efecto en último tercio del siglo XV. Durante el reinado de Juan II y Enrique IV
de Castilla (1454-1474), la Santa Sede empleó los cauces diplomáticos ordinarios
previstos por el sistema administrativo de la Curia, es decir, a través de nuncios,
colectores, oradores y legados. Sin embargo, fue un rasgo habitual el que la
utilización de uno u otro título no predeterminase esencialmente el tipo de
función que se fuese a desempeñar, siendo ésta en cualquier caso, la de
representar, en unos términos bastante genéricos, los intereses pontificios,
independientemente de que existieran misiones especiales para asuntos de
particular relevancia. El legado a latere había perdido su supuesta autonomía de
actuación o su amplitud de poderes, pues no faltaban ocasiones en que a algún
nuncio se le reconocieran especiales atribuciones que poco tenían que envidiar a
las de un legado16.
En cuanto a la representación de los monarcas castellanos, además de la
presencia de procuradores estables en la Curia, cabe destacar el envío de
embajadores especiales que llevan tan sólo el encargo de realizar una misión
precisa, de cuyos resultados solían traer ellos mismos la respuesta, identificándose
estos últimos con lo que sería el modelo habitual de embajador enviado a otra
corte para una negociación concreta. Por contra estaría el procurador ante la

En BELTRÁN DE HEREDIA, V., Bulario de la Universidad de Salamanca..., vol. II, pp. 169-170.
15

El significado y evolución de los títulos de los enviados pontificios ha sido objeto de algunos
16

trabajos: KYER, I. C., ‘Legatus’ and ‘nuntius’ as used to denote Papal Envoys: 1245-1378, «Mediaeval
Studies», 40 (1978), pp. 473-477; LESAGE, G. L., Notes sur les envoyés pontificaux sous Paul II (1464-
1471), «Mélanges d’Archéologie et d’Histoire», 58 (1941-46), pp. 243-247; ID., La titulaire des envoyés
pontificaux sous Pio II, «Mélanges d’Archéologie et d’Histoire», 58 (1941-46), pp. 206-242; SCHMUTZ,
R. A., Medieval Papal Representatives, Legates, Nuncios and Judges Delegate, «Studia Gratiana», 25 (1972),
pp. 443-473.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 35

Curia, que supone un tipo específico de las relaciones con el Pontificado, que es el
resultado de la necesidad casi permanente de negociar asuntos, ya no sólo
políticos, sino también administrativos, cuya resolución llevaba a veces un tiempo
prolongado.
La presencia cada vez más estable de procuradores ante la Curia pontificia
se explica por la capitalidad que fue adquiriendo Roma desde el final del Cisma. Se
trataba de una centralidad multiforme que envolvía la esfera religiosa como capital
de la Cristiandad; la artística, como laboratorio de pintores, arquitectos y
humanistas; la simbólica, como centro de una Antigüedad rediviva; la económica,
como poderoso centro de los flujos financieros que gestionaba la Cámara
Apostólica o la Camera Urbis; y la política, en fin, como sede de la restauración de
la monarquía pontificia y las instituciones centrales de la Iglesia17.
Esta capitalidad política no se circunscribía a la Península Italiana, sino que
abarcaba Europa concebida como Respublica Christiana, donde el Papa asume un
papel más estable y autorizado, mientras Roma se sitúa en el centro de un sistema
de relaciones que se entretejen y se consolidan en el período que va de los
decenios centrales del siglo XV a los primeros del XVI. Estas relaciones contarán
con un centro que es la Corte romana, entendida en un sentido amplio —Curia,
Corte pontificia, familiae cardenalicias y nobiliarias— y una periferia constituida
por los estados italianos y europeos, incluyendo las casas reinantes y las
aristocracias locales.
La Curia era el principal ámbito en el se estrechaban las relaciones entre los
príncipes y el soberano pontífice, de ahí que su fisonomía fuese permeada por la
consideración de los intereses nacionales de prestigio y una equilibrada
representación de las naciones. Como dice P. Partner, la composición de la Curia
papal en la Baja Edad Media no fue el resultado consciente de una “política del
personal” por parte del pontífice para hacer valer libremente las propias
preferencias, sino que dependía de la capacidad adquisitiva de los candidatos, o la

17 Sobre la progresiva “capitalidad” de Roma del siglo XV véanse los recientes trabajos: CHIABÒ,

M., D’ALESSANDRO, G., PIACENTINI, P., y RANIERI, C. (dirs.), Alle origini della nuova Roma: Martin V,
1417-1431 Roma 1992; FIORINI, L. (dir.), Un’idea di Roma. Società, arte e cultura tra Umanesimo e
Rinascimento, Roma 1993; GENSINI, S. (dir.), Roma capitale (1447-1527), Roma 1994; CHITTOLINI, G.,
MOLHO, A., y SCHIERA, P. (dirs.), Origini dello Stato. Processi di formazione statale in Italia fra medioevo ed
età moderna, Bolonia 1994; PELLEGRINI, M., Corte di Roma e aristocrazie italiane in età moderna. Per una
lettura storico- sociale della Curia Romana, «Rivista di Storia e Letteratura Religiosa», 30 (1994), pp. 543-
602; ESCH, A., Rome entre le Moyen Âge et la Renaissance, Sigmaringen 2000; ver también FIORINI, L., y
PROSPERI, A. (dirs.), Roma, la città del papa. Vita civile e religiosa dal giubileo di Bonifacio VIII al giubileo di
papa Wojtyla, Turín 2000; CHITTOLINI, G., Papato, corte di Roma e stati italiani dal tramonto del movimento
conciliarista agli inizi del Cinquecento, en DE ROSA, G., y CRACCO, G. (dirs.), Il Papato e l’Europa,
Catanzaro 2001, pp. 191-217; PINELLI, A. (dir.), Roma del Rinascimento, Roma-Bari 2001.
36 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

“condición social” basada en las relaciones personales, parentesco, nacionalidad,


clientelismo y patronato18.
La presencia de eclesiásticos españoles en los organismos administrativos de
la Curia sólo se registra a partir del proceso de internacionalización que se produjo
durante el pontificado de Martín V (1417-1431), especialmente en el órgano de la
Rota Romana, donde el rey de Castilla y el de Aragón recibieron el privilegio de
nombrar su auditor respectivo19. Más adelante, Calixto III (1455-1458) abrió las
puertas de la Curia a un buen número de valencianos, aragoneses y catalanes que
pasaron a ocupar los puestos clave20. Entre estos se contaban eclesiásticos más
fieles al rey de Aragón y Nápoles —Alfonso V el Magnánimo— que al pontífice21;
y otros que se hicieron tan temidos y odiados que acabaron sufriendo la ira del
pueblo romano tras la muerte del pontífice.
Desde un punto de vista doctrinal, la acción de los curiales españoles
adquirió una particular relevancia durante los rebrotes de la teoría conciliarista que
siguieron al Concilio de Constanza. Cardenales como Carvajal, Torquemada o
Sánchez de Arévalo tuvieron una intervención destacada a favor del poder papal22.
Mientras las doctrinas sobre la relación Papado-Concilio se debatían, en el
gobierno práctico de las iglesias locales se sometía al papa al derecho común,
poniendo en manos de los obispos la facultad de controlar las dispensas

18 Cfr. PARTNER, P., Ufficio, famiglia, stato: contrasti nella curia romana, en GENSINI, S. (dir.), Roma

capitale..., pp. 39-50, especialmente, p. 40; ID., Il mondo della curia e suoi rapporti con la cità, en FIORANI,
L., y PROSPERI, A. (dirs.), Roma, la città del papa..., pp. 199-238. Sobre la compleja administración
pontificia de esta época véanse los trabajos de FRENZ, TH., Die Kanzlei der Papste der Hochrenaissance
(1471-1527), Roma 1989; PARTNER, P., The Pope’s Men. The Papal Civil Service in the Renaissance, Oxford
1990; GARDI, A., Gli ‘officiali’ nello Stato pontificio del Quattrocento, «Annali della Scuola Normale
Superiore di Pisa», Cl di Lettere e filosofia, s. IV, Quaderni, 1 (1997), pp. 225-291; y el estudio más
global de DEL RE, N., La Curia romana. Lineamenti storico-giuridici, Ciudad del Vaticano 1998.
19 Sólo más tarde, y en época imprecisa, Francia y Alemania obtendrían el derecho de presentar a

un auditor en representación de sus respectivos reinos; cfr. RIUS SERRA, J., Auditores españoles en la
Rota romana, «Revista Española de Derecho Canónico», 3 (1948), pp. 767-781; también BASTIDA, X.,
Guillermo Cassador: su vida y sus obras, Roma 1974.
20 Cfr. RIUS SERRA, J., Catalanes y aragoneses en la corte de Calixto III, «Analecta Sacra Tarraconensia»,

3 (1927), pp. 229-231; CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., Los juristas valencianos en la Italia renacentista.
Estudiantes y cortesanos, «Revista d’Història Medieval», 3 (1992), pp. 154-155.
21 Sobre las relaciones políticas de Alfonso el Magnánimo y el Pontificado cfr. ÁLVAREZ

PALENZUELA, V. A., Los intereses aragoneses en Italia: presiones de Alfonso V sobre el pontificado, en XIV
Congresso di Storia della Corona d’Aragona. Sassari-Alghero 19-24 mayo 1990. La Corona d’Aragona in Italia
(secc. XIII-XVII). 2. Presenza ed espansione della Corona d’Aragona in Italia (secc. XIII-XV), vol. III, Sassari
1996, pp. 65-89.
22 Cfr. SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid 1960;

BELTRÁN DE HEREDIA, V., Presencia y actuación de personalidades castellanas en el concilio de Basilea, en ID.,
Cartulario de la Universidad de Salamanca, vol. I, Salamanca 1970, pp. 314-409, 286-299, 500-516. Cada
una de estas personalidades cuenta con buenos trabajos que no es necesario elencar aquí.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 37

pontificias, mientras el rey trataba de hacer con el control de las provisiones


episcopales. Por otro lado, la debilidad política del rey castellano encontró en la
sistemática apelación a la intervención pontificia una fórmula de consolidación y
de legitimación, gracias a la disponibilidad pontificia para dispensar el apoyo
buscado. Paulo II tuvo que intervenir directamente en la crisis sucesoria que se
vivía en Castilla tras la revuelta nobiliaria que quiso deponer a Enrique IV23. El
pontífice envió a dos legados de la talla de Antonio Giacomo Venier y Leonor de
Leanori para establecer la paz entre los dos bandos.
La política cruzadista del Pontificado —expresión de su antiguo
universalismo— fue otro de los temas que afectaron a las relaciones del Papado
con los últimos Trastámara, en los que se veía una materialización de ese ideal
político del rey-cruzado. Tras los estímulos de Nicolás V por reanudar la guerra de
Granada, Calixto III concedió la aplicación a esta campaña de los ingresos de la
Cruzada que él promoviera con tanto empeño tras la caída de Constantinopla24.
Finalmente Pío II concedió a Enrique IV una espada de oro en 1458,
reconociéndole como el príncipe modélico de la Cristiandad. Por último, la
confrontación política italiana hacía que los papas tuvieran en alta estima la alianza
con el rey castellano, por considerarla operativa a la hora de debilitar o fortalecer
al reino de Aragón o al de Francia, de protagonismo incuestionable en el marco
político25.
La intensificación de las relaciones entre la Curia romana y la Corte de los
Trastámara se reflejó también en la consolidación de comunidades castellanas y
catalanas que, en la Roma del siglo XV, se incluían en la denominación nazione
spagnola26. Los sectores principales de actividad eran el mercantil, dedicado a las

23 En este somero análisis seguimos a NIETO SORIA, J. M., Enrique IV de Castilla y el Pontificado

(1454-1474), «En la España Medieval», 19 (1996), pp. 167-238.


24 Cfr. BREZZI, P., La política di Callisto III, «Studi Romani», 7 (1959), pp. 31-41; COMPANY, X., Els

Borja, espill del temps, Valencia 1992, pp. 12 y ss; su preocupación por el frente oriental de la
Cristiandad se observa también en NAVARRO SORNÍ, M., Breves del papa Calixto III en el ‘Archivio di
Stato’ de Milán (Año 1455), «Anthologica Annua», 44 (1997), pp. 675-734, especialmente pp. 676 y ss;
ID., Calixto III, el papa de la cruzada, «Aula de Humanidades y Ciencias de la Real Academia de
Cultura Valenciana», Serie Histórica, 23 (2002), pp. 11-32; ID., Calixto III y Alfonso el Magnánimo frente
a la Cruzada, Valencia 2003.
25 Cfr. NIETO SORIA, J. M., Enrique IV de Castilla..., p. 172.
26 Sobre la comunidad española en la Roma del siglo XV, y sus diferencias internas cfr. MANCA,

C., Colonie iberiche in Italia nei secoli XIV e XV, «Anuario de Estudios Medievales», 10 (1980), pp. 505-
538; VAQUERO PIÑEIRO, M., Una realtà nazionale composita: comunità e chiese “spagnole” a Roma, en
GENSINI, S. (dir.), Roma capitale..., pp. 473-91; ID., La presencia de los españoles en la economía romana
(1500-1527). Primeros datos de archivo, «En la España Medieval», 16 (1993), pp. 287-305; ID., Cenni
storici sulla componente spagnola della popolazione romana alla fine del ‘500 secondo i registri parrochiali, en
SONNINO, E. (dir.), Popolazione e società a Roma dal medioevo all’età contemporanea, Roma 1998, pp. 141-
149. De la madurez de la nazione spagnola en Roma es indicativo el hecho de que otros grupos
nacionales como el francés no contase en esta época con instituciones eclesiástico-hospitalarias tan
38 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

exportaciones e importaciones de materias primas y mercancías, y el artesano-


empresarial relacionado con las manufacturas de tejidos y pieles27. Al compás de la
creciente sensibilidad asistencial, se fueron desarrollando las cofradías aragonesas y
castellanas, en cuyos registros de gasto se indican las restauraciones periódicas y la
ampliación de los diferentes hospicios que estaban a su cuidado28. Como ha
señalado A. Esposito, este tipo de confraternidades experimentaban a mediados
del siglo XV una mayor necesidad de proyectarse hacia la vida pública,
privilegiando las ceremonias litúrgicas, las procesiones y actos marcados por un
fuerte componente nacional29.
La Iglesia de Santiago de los Españoles nace precisamente como
consecuencia del desarrollo alcanzado por estas viejas estructuras asistenciales que,
a partir de entonces, dejaron de existir por separado y pasaron a formar parte de
una entidad de carácter superior30. La citada iglesia se documenta por primera vez
en una súplica presentada a Pío II en 1459 por un grupo de súbditos (oratores
yspani) de Castilla, en la que se declara que estaba ultimando una iglesia de nueva
planta dedicada a Santiago y San Ildefonso en la parroquia de Sant’Eustachio, con
el objeto de subsanar la carencia de una iglesia de esta nacionalidad, que sin
embargo ya contaba con varios hospitales31. No se conocen para esta época
vínculos claros entre la Corona y la institución pero el crecimiento de esta última
en patrimonio inmobiliar y en población eminentemente curial ofrecía una
plataforma de apoyo en las negociaciones con el Papado que se va a revelar muy
útil ya en tiempos de los Reyes Católicos.

desarrolladas como la castellana o aragonesa; cfr. UGINET, F. C., L’ideée de “Natio Gallicana” et la fin de
la présence savoisienne dans l’église nationale de Saint-Louis à Rome, en Les fondations nationales dans la Rome
pontificale, (Collection de l'École Française de Rome, 52), Roma 1981, pp. 83-99; para el caso inglés
cfr. HARVEY, M., The English in Rome (1362-1420). Portrait of an Expatriate Community, Cambridge
1999.
27 Cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., Artigiani e botteghe spagnole a Roma nel primo ‘500, «Rivista storica del

Lazio», 3 (1995), pp. 99-101.


28 Los registros se encuentran en el Archivio di Santa Maria in Monserrato (ASMM), Libro del

Camarlengo, 489 (1486-39); 491 (1494-97); 494 (1498-99).


29 Cfr. ESPOSITO, A., Le confraternite romane tra arte e devocione: persistenze e mutamenti nel corso del secolo

XV, en Arte, committenza ed economia..., pp. 107-120.


30 Sobre la fundación de Santiago véase la bibliografía que más adelante utilizaremos en capítulo I.

2.2. e.
31 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Pío II y la iglesia de Santiago de los Españoles. Una súplica al Papa en

1459, «Miscellanea Historiae Pontificiae», 50 (1983), p. 140. Desde fines del siglo XIV se tiene
constancia de un hospital yspanorum o de yspanis situado en el rione Trevi. Piensa M. Vaquero que
quizá sea éste el origen de los hospitales que tenía Santiago de los Españoles en la Piazza della Pace
y en la colina del Capitolio; VAQUERO PIÑEIRO, M., La renta y las casas. El patrimonio immobiliario de
Santiago de los Españoles de Roma entre los siglos XV y XVII, Roma 1999, p. 14; CARDAILLAC, L., Le culte
de Saint Jacques à Rome, «Compostelle-Cahiers d’Études de Recherche et d’Histoire Compostellanes»,
6 (2003), pp. 57-65.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 39

Llegados a este punto puede decirse que, cuando Isabel I de Castilla y


Fernando II de Aragón subieron al trono de ambos reinos —a los que añadieron
la Corona de Sicilia— encontraron una estructura diplomática que garantizaba
unas relaciones mínimamente estables con la Santa Sede, mientras la presencia
castellana y aragonesa en Roma contaba ya con instituciones aptas para acoger a
un número cada vez más creciente de curiales de procedencia ibérica. Juan II y
Enrique IV Trastámara habían creado un ámbito de diálogo con el Papado que
aprovechará la Monarquía de los Reyes Católicos en su desarrollo como “estado
nacional renacentista, pero —como dijo en su día R. Menéndez Pidal— en apoyo
de la universalidad católica medieval”32.

1.2. Relaciones de los Reyes Católicos con Sixto IV e Inocencio VIII


Antes de analizar las relaciones de los Reyes Católicos con los dos primeros
pontificados de su reinado, es preciso conocer la compleja crisis política que se
había desencadenado en Castilla en el último tercio del siglo XV33. Durante los
últimos años de su reinado, Enrique IV de Castilla sufrió la rebelión de un partido
de nobles que se había levantado contra él proponiendo como candidato a su
hermanastro el infante Alfonso, hijo de Juan II —al igual que Enrique— pero de
distinta madre34. Cuando el infante falleció repentinamente en 1468, sus

32 MENÉNDEZ PIDAL, R., Historia de España, vol. I, Madrid 1854, p. 22.


33 Algunas síntesis sobre las relaciones entre los Reyes Católicos y el Pontificado en AZCONA, T.,
DE, y DOUSSINAGUE, J. M., Iglesia y Estado: Reyes Católicos (1474-1516) y Política de los Reyes Católicos con
la Santa Sede, en Diccionario de Historia Eclesiástica de España, vol. II, Madrid 1972, pp. 1137-1142;
LADERO QUESADA, M. Á., La España de los Reyes Católicos..., pp. 250-255; NIETO SORIA, J. M., Las
relaciones Iglesia-Estado en España a fines del siglo XV, en El Tratado de Tordesillas y su época. Congreso
Internacional de Historia, vol. I, Madrid 1995, pp. 731-749.
34 Sobre la situación política castellana de esta época remitimos a los trabajos de SUÁREZ

FERNÁNDEZ, L., La España de los Reyes Católicos (1474-1515), en Historia de España Menéndez Pidal, t.
XVII, vols. I-II, Madrid 1969 (especialmente el capítulo La gran política: África o Italia (1492-1504),
vol. II); ID., Los Reyes Católicos. La conquista del trono, Madrid 1989; ID., Enrique IV de Castilla. La
difamación como arma política, Barcelona 2001; ID., Nobleza y Monarquía. Entendimiento y rivalidad. El
proceso de la construcción de la Corona española, Madrid 2003; VALDEÓN BARUQUE, J., Los Trastámara. El
triunfo de una dinastía bastarda, Madrid 2001; VAL VALDIVIESO, M. I. DEL, Isabel la Católica, princesa
(1468-1474), Valladolid 1974; ID., La herencia del trono, en VALDEÓN BARUQUE, J. (ed.), Isabel la
Católica y la política, Valladolid 2001, pp. 15-49; AZCONA, T. DE, Isabel la Católica. Estudio crítico de su
vida y reinado, Madrid 1993; ID., Juana de Castilla, mal llamada la Beltraneja, Madrid 1998; VICÉNS I
VIVES, J., Juan II de Aragón (1398-1479). Monarquía y revolución en la España del siglo XV, Barcelona
1953; ID., Fernando el Católico, príncipe de Aragón y rey de Sicilia, 1458-1478, Madrid 1954; PHILIPS, D.
W., Enrique IV and the Crisis of the Fifteenth-Century Castile, 1425-1480, Cambridge 1978; en los últimos
años se han multiplicado los trabajos sobre Enrique IV, entre los que cabe citar, junto con la
reciente obra de L. Suárez: PÉREZ BUSTAMANTE, R., y CALDERÓN ORTEGA, J. M., Enrique IV de
40 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

partidarios —que se negaban a reconocer a doña Juana como hija heredera del rey
Enrique IV— acudieron a la infanta Isabel, hermana de Alfonso y hermanastra
también de Enrique IV. Ésta, probablemente, se negó a ser proclamada reina en
vida de Enrique, pero reclamó la herencia que le fue reconocida por el rey en
septiembre de 1468 bajo ciertas condiciones, especialmente acerca de su
matrimonio.
Parece ser que estas condiciones no fueron cumplidas hasta cierto punto,
porque Isabel rechazó la mano del rey de Portugal, y se casó en 1469 con su primo
Fernando, rey de Sicilia, heredero de Aragón, y antiguo candidato barajado por
Enrique IV para casar a Isabel. El impedimento de consanguineidad se resolvió
con una dispensa falsa —puesto que Paulo II se negaba a concederla—, y
probables promesas del legado pontificio Antonio Giacomo Venier, de conseguir
el documento auténtico35. Tras un breve compás de espera, Enrique la desheredó,
disponiendo que se reconociese nuevamente a su hija Juana. Los nobles y las
ciudades de Castilla se dividieron en dos bandos, y se produjo un enfrentamiento
de alianzas: Alfonso de Portugal se inclinó por la candidatura de Juana, mientras
Juan II de Aragón apoyaba a su hijo Fernando.
En circunstancias tan delicadas, los príncipes Isabel y Fernando contaron
con el apoyo del franciscano Sixto IV (1471-1484), dispensando su matrimonio y
enviando la legación del cardenal Rodrigo de Borja que favoreció positivamente su
situación en Castilla, con la contrapartida de ciertas imposiciones pecuniarias36.

Castilla (1454-1474), Palencia 1998; SÁNCHEZ PRIETO, A., Enrique IV el Impotente, Madrid 1999;
Enrique IV y su tiempo. Semana de Marañón, Valladolid 2000.
35 Este tema tan polémico fue abordado monográficamente por RODRÍGUEZ VALENCIA, V., y

SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Matrimonio y derecho sucesorio de Isabel la Católica, Valladolid 1960; critica
algunos puntos del trabajo AZCONA, T. DE., Isabel la Católica..., pp. 178-185; de nuevo SUÁREZ
FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. La conquista del trono..., pp. 11-67; VAL VALDIVIESO, M. I. DEL,
La sucesión de Enrique IV, «Espacio, Tiempo y Forma. Historia Medieval», 4 (1991), pp. 43-78.
36 El perfil biográfico de Rodrigo de Borja —futuro Alejandro VI—, al igual que los detalles de

esta legación, se estudiarán con detenimiento en el capítulo II. 1.1; sobre el reinado de los Reyes
Católicos contamos con un elenco bibliográfico en RÁBADE OBRADÓ, M. P., La España de los Reyes
Católicos: estado de la investigación, «Cuadernos de Historia Moderna», 13 (1992), pp. 239-263; y
especialmente el exahustivo repertorio de LADERO QUESADA, M. Á. (dir.), Los Reyes Católicos y su
tiempo. Repertorio bibliográfico, vols. I-II, Madrid 2004. Además de las obras citadas, cabe mencionar los
siguientes estudios generales sobre el reinado: HILLGARTH, J. N., Los Reyes Católicos. 1474-1516,
Barcelona 1984; PEREZ, J., Isabel y Fernando. Los Reyes Católicos, Madrid 1988; VINCENT, B., 1492: el
año admirable, Barcelona 1992; BELENGUER, E., Ferdinando e Isabella. I Re Cattolici nella politica europea del
Rinascimento, Roma 1999; EDWARDS, J., The Spain of the Catholic Monarchs, 1474-1520, Cambridge
2000; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos, Barcelona 2004; por su equilibrio entre síntesis y
exhautividad en el análisis destacamos los trabajos de LADERO QUESADA, M. Á., Los Reyes Católicos:
la Corona y la unidad de España, Madrid 1989; y su versión revisada ID., La España de los Reyes Católicos,
Madrid 1999; los trabajos reunidos en VALDEÓN BARUQUE, J. (ed.), Isabel la Católica y la política,
Valladolid 2001; en los últimos años se han públicado algunas biografías, con un acento más literario
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 41

Sólo en un momento de enfado motivado por el conflicto con Juan II de Aragón


por la sede de Zaragoza, el papa decidió otorgar la dispensa matrimonial de
Alfonso V de Portugal y Juana, pero al poco revocó la concesión37. Derrotado en
1476 el partido nobiliario rebelde y el ejército portugués que le apoyaba, Isabel y
Fernando comenzaron a gobernar en Castilla reuniendo las Cortes de Madrigal en
abril de aquel mismo año, y creando un ejército permanente denominado la
Hermandad General. Desde el punto de vista eclesiástico, los reyes heredaron el
haz de problemas estructurales que configuraron las relaciones Iglesia-Estado a
partir del Concilio de Constanza y se desarrollaron durante los reinados de Juan II
y Enrique IV Trastámara.
En un intento de definir los ámbitos de negociación, Isabel y Fernando
enviaron algunas embajadas a Sixto IV reivindicando los derechos de la Corona
que, como consecuencia de la guerra civil, habían quedado desdibujados: fue el
caso de la embajada de García Martínez de Lerma y el secretario Pedro Colón, en
junio de 1475 y, sobre todo, la encabezada por Diego de Muros I —obispo de
Tuy— en 1479 con nuevas propuestas de reforma eclesiástica, y protestas contra
ciertas suplicaciones de beneficios que estorbaban el principio esgrimido por los
reyes de que no se hicieran nombramientos sin ser ellos parte.
Por su parte, Sixto IV se caracterizó por volver a emplear legados a latere
con fuertes poderes en misiones de contenido político y fiscal. Éste fue el caso de
la legación de Rodrigo Borja en 1473, y en 1476 la del trevisano Nicolao Franco,
que fueron probablemente los que dieron a los reyes el motivo inmediato para la
iniciativa de la asamblea de Sevilla (1478). En esta reunión del clero del reino, los
soberanos establecieron las líneas maestras de su política eclesiástica, para la que
solicitaban el apoyo del clero ante las demandas que pensaban hacer a la Curia38.
En el concilio quedó claro que los intereses de la Iglesia debían adecuarse con la
salvaguarda de la preeminencia real y la paz y tranquilidad del reino, sin
menoscabar con ello las libertades eclesiásticas.
Los reyes se mostraron contrarios al envío por parte de los papas de legados
y nuncios “por los muchos inconvenientes que dello ha naçido y naçe; de donde

la de LISS, P. K., Isabel the Queen. Life and Times, Nueva York 1992; y más histórico las de SUÁREZ
FERNÁNDEZ, L., Isabel I, reina, Barcelona 2000; VILLAPALOS, G., Fernando V (1474-1516). Los Estados
del Rey Católico, Burgos 1998.
37 Cfr. SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Isabel I, reina..., pp. 155-156.
38 Las actas del concilio se encuentran editadas en FITA, F. (ed.), Concilios españoles inéditos: Provincial

de Braga de 1261 y Nacional de Sevilla de 1478, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 22 (1893),
pp. 209-257; su contenido ha sido estudiado monográficamente por AZCONA, T. DE, Las asambleas
del clero en Castilla en el otoño de la Edad Media, en Miscelánea José Zunzunegui. Estudios históricos, vol. I,
Vitoria 1975, pp. 203-245; VILLALBA RUIZ DE TOLEDO, F. J., Aproximación al Concilio Nacional de
Sevilla de 1478, «Cuadernos de Historia Medieval», 6 (1984); ALDEA, Q., El Concilio Nacional de Sevilla
de 1478, impulso ascensional de la reforma española, en ID., Política y religión en los albores de la Edad Moderna,
Madrid 1999, pp. 101-107.
42 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

se sigue que mucho dinero, oro e plata, se saca de nuestros reynos, e aun porque
con ellos se deroga nuestra real preheminençia; e fue esto pocas veces admitido en
nuestros reynos, ni se admite ni reçibe en los reynos comarcanos”39. Los obispos
acordaron a este respecto en sus deliberaciones “que a sus Alteças perteneçe
remediar, segund que los Reyes sus progenitores hacer fisieron, como e quando
cumplió a su serviçio en semejantes casos”; lo cual pareció a los Reyes Católicos
“bien respondido, con tanto que ellos supliquen esto mismo a nuestro muy santo
padre”40. Junto a esta medida, debe contarse entre las decisiones más duras el
rechazo de cualquier bula pontificia que fuese contraria a los privilegios reales y
costumbres.
Los años inmediatamente siguientes a la asamblea sevillana conocieron una
intensísima actividad de los monarcas, y del Consejo Real, que denota un
progresivo intervencionismo de los reyes en los asuntos eclesiásticos, y una
voluntad firme de llegar a la unidad de la fe en sus reinos. Apuntaban a esta meta
el establecimiento de la Inquisición, la solución del problema judío, y el comienzo
de la guerra de Granada, que se había reactivado en 1481 por un golpe de mano
del sultán granadino sobre Zahara41.
El primer punto trataba de poder remedio a un problema que —tal y como
refirió Nicolao Franco— preocupaba hondamente a la Curia: la extensión del
judaísmo en la los reinos ibéricos y la existencia de un colectivo conversos de
dudosa religiosidad. El nuevo Tribunal de la Inquisición —ya propuesto por
Enrique IV y rechazado por Pío II—, fue aceptado por Sixto IV, que el 1 de
noviembre de 1478 delegó en Isabel y Fernando la potestad de nombrar dos
inquisidores para juzgar a aquellos judíos convertidos que seguían practicando
ocultamente el judaísmo42. Las críticas de algunos conversos influyentes en la
Curia contra las primeras actividades del Tribunal, y el general deterioro de las
relaciones hispano-pontificias, llevaron a Sixto IV a revocar la bula de concesión,
pero la protesta de los reyes y la aclaración de las acusaciones hicieron que el
pontífice la volviese a promulgar, mas dejando siempre abiertas las puertas de la
Inquisición romana para cualquier apelación.

FITA, F. (ed.), Concilios españoles inéditos..., p. 220.


39

FITA, F. (ed.), Concilios españoles inéditos..., pp. 227 y 242.


40
41 Resultaría excesivamente prolijo detenerse en estas grandes cuestiones del reinado, que nos

limitaremos a esbozar al hilo de la explicación sobre las negociaciones con la Santa Sede. Los títulos
esenciales sobre la guerra de Granada son LA TORRE, A. DE, Los Reyes Católicos y Granada, Madrid
1946; LADERO QUESADA, M. Á., Castilla y la conquista del reino de Granada, Valladolid 1967; SUÁREZ
FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. El tiempo de la guerra de Granada, Madrid 1989.
42 El tema se encuentra bien estudiado por MESEGUER FERNÁNDEZ, J., El período fundacional

(1478-1517), en PÉREZ VILLANUEVA, J., y ESCANDELL BONET, B. (dirs.), Historia de la Inquisición en


España y América, vol. I: El conocimiento científico y el proceso histórico de la institución (1478-1834), Madrid
1984, pp. 281-370.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 43

Quedémonos ahora con el dato de que la erección del Tribunal de la


Inquisición suponía la primera concesión pontificia a favor de la Corona sobre el
nombramiento de eclesiásticos, creando un precedente al derecho de presentación
sobre los beneficios eclesiásticos reivindicado por los reyes especialmente en
tiempos de Inocencio VIII, de quien obtuvieron nueve años después del
Patronato Real sobre Granada y Canarias. Sin embargo en tiempos de Sixto IV, el
reparto de las sedes episcopales fue motivo de serios altercados entre los reyes y el
pontífice, especialmente por los obispados de Zaragoza y Cuenca. Sixto IV se
mantuvo firme defensor de la preeminencia pontificia en la provisión de
obispados y colación de beneficios43. Sólo cedió ante la fuerza, otorgando un
pequeño concordato, firmado el 3 de julio de 1482, muy favorable en el terreno de
los hechos a la Corona, sobre todo, por las gracias de diezmo y Cruzada, tan
necesarias para la incipiente guerra de Granada.
Para J. A. Maravall, el acuerdo firmado en Córdoba entre Dominico
Centurione y los Reyes Católicos puede ser considerado como “uno de los
primeros documentos de naturaleza próxima a la del propio concordato” llamado
Pacta composita et concordata super negotiis Castelle nunc in Romana curia pendentibus44. En
cambio, T. de Azcona dice que no puede considerase un concordato desde el
punto de vista canónico porque no determina las normas por las que se resolverán
en el futuro los problemas que se planteen45. Sea como fuere, el texto firmado
constituye el primer acuerdo establecido entre el Pontificado y los Reyes Católicos
en el que, sin conceder particulares derechos, abría amplias perspectivas a la
intervención de la Corona por la vía de los hechos consumados y aprobados en
Córdoba.
En el ámbito político, la imagen de Isabel y Fernando fue adquiriendo un
prestigio creciente con los éxitos militares logrados en la guerra de Granada. La
ocupación del último bastión del Islam en la Península Ibérica se veía en Roma
como una compensación en el extremo occidental de la Cristiandad de los
reiterados fracasos experimentados en el extremo opuesto frente a otra amenaza
de origen islámico que desde mediados de siglo preocupaba a los pontífices, la
turca. Sixto IV acogió el proyecto de reanudar la campaña granadina con
entusiasmo, como se manifiesta en la concesión el 13 de noviembre de 1479 de la
primera bula de Cruzada a favor de la guerra, y la donación de un gran crucifijo de

43 Cfr. AZCONA, T. DE, La elección y reforma del episcopado español en tiempos de los Reyes Católicos,

Madrid 1960, pp. 87-136.


44 Cfr. MARAVALL, J. A., Estado moderno y mentalidad social..., p. 230; el original en latín del

documento se encuentra en AGS, Patronato Real, 19, fol. 8; una borrador en castellano en AGS,
Estado-Roma, leg. 847, fols. 174-175.
45 AZCONA, T. DE, La elección y reforma..., pp. 125 y ss.
44 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

plata que sirvió de estandarte durante la campaña46. Los reyes informaron


puntualmente al pontífice de las victorias y, a su vez, éste pudo emplearlas —ante
otros príncipes cristianos— para infundir confianza en la promoción de nuevas
iniciativas militares para detener el avance turco.
Isabel y Fernando fueron también muy sensibles al avance otomano en el
Mediterráneo, especialmente desde la caída de Otranto en 1480. Sixto IV
reaccionó enseguida, e hizo un llamamiento general a todos los príncipes cristianos
mediante la bula Cogimur iubente del 8 de abril de 1481. Isabel y Fernando
contestaron ofreciéndole su armada y colaborar en sus esfuerzos de unir a las
potencias de Italia en una liga en la que entrarían ellos. La flota española de setenta
naves llegó a Nápoles el 2 de octubre de 1481. Otranto acababa de ser
reconquistada el 10 de septiembre por las fuerzas de Sixto IV y el rey de Nápoles,
y aunque la escuadra española tuvo que regresar sin combatir, este gesto
constituye el primer acto que marca para el futuro la política de apoyo defensivo
que desarrollarán los Reyes Católicos a favor de la Santa Sede.
Como es sabido, la Corona de Aragón tenía intereses en Italia desde finales
del siglo XIII, especialmente tras la incorporación a sus dominios de la isla de
Cerdeña en 1324, y de Sicilia en 1410. En 1441, Alfonso V de Aragón había
conseguido el trono de Nápoles, enfrentándose a Francia, que defendía los
derechos de la dinastía de Anjou, y logrando el reconocimiento del Papado en
1443. Desgraciadamente, durante el pontificado de Sixto IV surgieron disensiones
entre el papa y su “vasallo” el rey de Nápoles —Ferrante Trastámara—, que era
hijo ilegítimo de Alfonso el Magnánimo y primo de Fernando el Católico, cuya
ayuda fue solicitada inmediatamente por el pontífice47. En este sentido Fernando
el Católico no hacía más que heredar la tradicional política mediterránea de la
dinastía aragonesa, y especialmente de su padre, Juan II, cuando en 1478 firmó un
pacto con el papa, Ferrante, Milán, Ferrara, Florencia y Siena, destinado a
mantenimiento del status quo en Italia48. Los vínculos de la Casa Trastámara

46 Cfr. GOÑI GAZTAMBIDE, J., La Santa Sede y la reconquista del reino de Granada. «Hispania Sacra»,

11 (1951), pp. 2 y 6.
47 Sobre Ferrante I de Aragón, rey de Nápoles, cfr. PONTIERI, E., Ferrante d’Aragona re di Napoli,

Nápoles 1968; RYDER, A., Ferdinando I d’Aragona, en DBI, vol. XLVI, Roma 1996, pp. 185-189.
48 Cfr. TORREGROSA, A. F., Aspectos de la política exterior de Juan II de Aragón, «Estudios de Historia

Moderna», 2 (1952), pp. 123-124 (que insiste en la orientación antifrancesa de la política italiana de
Juan II). Véanse las ponencias del IX Congresso di Storia della Corona d’Aragona. La Corona d’Aragona e il
Mediterraneo: aspetti e problemi comuni da Alfonso il Magnanimo a Ferdinando il Cattolico, vols. I-II, Nápoles
1978-1982; DEL TREPPO, M., Il Regno aragonese, en Storia del Mezzogiorno, vol. IV: Il regno dagli Agioini ai
Borboni, Nápoles 1986; D’AGOSTINO, G., Ferdinando il Cattolico e l’Italia mediterranea, en Actas del 50o
aniversario de la Fundación Fernando el Católico, Zaragoza 1992; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política
mediterránea, en ID., Claves históricas en el reinado de Fernando e Isabel, Madrid 1998, pp. 195-226;
TRAMONTANA, S., Il Mezzogiorno medievale. Normani, svevi, angioini, aragonesi nei secoli XI-XV, Roma
2000; DE FREDE, C., Nella Napoli aragonese, Nápoles 2000.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 45

aragonesa con su homónima napolitana se estrecharon especialmente desde que se


concertó en 1477 el segundo matrimonio del rey napolitano con la hija de Juan II
y hermana de Fernando el Católico, doña Juana de Aragón49. Sin embargo,
Fernando jamás abandonó el propósito de adueñarse de todo el reino, pues
consideraba que tenía más derechos por ser descendiente del primer rey
Trastámara de Aragón por vía legítima y no por vía bastarda y doblemente
adulterina50. La historiografía italiana considera que el rey aragonés siempre
mantuvo una atenta vigilancia, casi un protectorado, sobre el reino de Nápoles,
considerado como un “tassello indispensabile alla sicurezza dell’isola [Sicilia]
all’intero quadro mediterraneo”51.
Las desavenencias entre Sixto IV y Ferrante de Nápoles comenzaron
cuando el pontífice se enemistó con Ferrara, aliada de Ferrante, y después con
Venecia52. En este conflicto —tradicionalmente llamado guerra de Ferrara— se
enmarca la labor diplomática del fiel colaborador de Fernando el Católico, el
obispo de Gerona Joan Margarit que, junto con Bartolomé Veri, fueron enviados a
Italia en 1481 para reconciliar a Ferrara con el papa Sixto IV, y separar a Venecia
de la amistad turca53. Como rey se Sicilia, señor de Cerdeña, y primo del rey de

49 Sobre el personaje de Juana de Aragón, hermana y verdadera alter ego del rey Católico en

Nápoles cfr. CROCE, B., La corte delle tristi regine a Napoli, «Archivio Storico delle Province
Napoletane», 19 (1894), pp. 354-375; VOLPICELLA, L., d’Aragona Giovanna, en ID. (ed.), Regis
Ferdinandi..., pp. 253-257; SCANDONE, A., Le tristi reyne di Napoli Giovanna III e Giovanna IV, «Archivio
Storico delle Province Napoletane», 14 (1929), pp. 114-155; 15 (1929), pp. 151-189; FERNÁNDEZ
MURGA, F., Doña Juana de Aragón, reina de Nápoles, en Studi in onore di R. Filangíeri, vol. II, Nápoles
1959, pp. 175-196; DORIA, P., Giovanna d’Aragona, regina di Napoli, en DBI, vol. LV, Roma 2000, pp.
486-489.
50 Cfr. BATLLORI, M., Ferran el Càtolic i el reialme de Nàpols, en ID., Obra completa, vol. V, Valencia

1995, pp. 251-254.


51 D’AGOSTINO, G., Gli stati italiani e la Corona d’Aragona: potere regio, istituzioni, assemblee

rappresentative, en XV Congreso de Historia de la Corona de Aragón, t. I/ vol. I: El poder poder real en la


Corona de Aragón (Siglos XIV-XVI), Zaragoza 1996, pp. 170 y ss.
52 Véanse los clásicos trabajos de PIVA, E., La guerra di Ferrara del 1482, l’alleanza tra i Veneziani e

Sisto IV, Padua 1893; CESSI, R., Per la storia della guerra di Ferrara (1482-1483), «Archivio Veneto», 79,
serie 5, 44-45 (1949), pp. 57-76; CONIGLIO, G., La participazione del regno di Napoli alla guerra di Ferrara
1482-1484, «Partenope», 2 (1961), pp. 53-74; sobre la intervención española en el conflicto
CALMETTE, J., La politique espagnole dans la guerre de Ferrare (1482-1484), «Revue historique», 31-92
(1906), pp. 225-253; cuyo plantemiento es duramente criticado por R. Cessi en su recensión
publicada en «Nuovo archivio veneto», 13-7 (1907), pp. 189-191; algunas matizaciones a estos
estudios en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. El tiempo de la guerra de Granada..., pp. 48-62.
53 Sobre la labor diplomática de este cardenal cfr. LA TORRE, A. DE, Don Juan de Margarit, embajador

de los Reyes Católicos en Italia (1481-1484), «Escuela Diplomática, curso 1947-1948, Conferencias», pp.
51-76; TATE, R. B., Joan Margarit i Pau cardenal i bis. La seva vida i les seves obres, Barcelona 1976; buenos
elencos bibliográficos en GOÑI GAZTAMBIDE, J., Margarit, Juan, en DHEE, vol. Suplemento, pp.
462-466; VILALLONGA, M., La literatura llatina a Catalunya al segle XV. Repertori biobibliogràfic,
Barcelona 1993, pp. 131-140.
46 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Nápoles, Fernando el Católico necesitaba asegurar el equilibrio italiano de cara al


peligro turco, y a la paz en el Mediterráneo imprescindible para el gobierno de los
enclaves aragoneses en dicho mar. La intervención de Fernando se basaba en los
acuerdos estipulados en 1478 que pretendían mantener el status quo bajo la garantía
de Castilla-Aragón, ya que Francia —cuya intervención era reclamada por el
pontífice— se encontraba comprometida en una campaña contra el emperador
Maximiliano de Habsburgo54.
Mientras Margarit negociaba en Venecia, Fernando ordenó a su embajador
en Roma —Gonzalo Fernández de Heredia, obispo de Barcelona— que “con
toda humildad” recriminase al papa su escasa solicitud por llegar a una paz en
Italia55. Ayudándose de los cardenales afectos al rey, debía presionar y, si no había
otro remedio, le otorgaba poderes para que sus súbditos abandonasen Roma. Por
fin, el 12 de diciembre de 1482, Milán, Florencia, Ferrara, el papa y Nápoles
firmaban una liga para la paz y defensa contra los turcos. La labor de Margarit se
vio recompensada en 1483 con la promoción al colegio cardenalicio, donde
continuó apoyando los intereses del monarca aragonés hasta su muerte en
noviembre de 1484.
La situación en italiana no se había pacificado del todo, ya que el acuerdo de
1482 escondía un intento de aislar a Venecia, para hacerse con algunos territorios
que estaban sometidos a su dominio. La Señoría reaccionó apoyando el
descontento de los barones napolitanos contra el rey Ferrante, y amenazó con
pactar con los turcos y apoyar una intervención francesa contra Milán. Fernando
el Católico intentó mediar sosteniendo al rey de Nápoles hasta el punto de
exhortarlo a buscar un acuerdo con los turcos para cubrirse las espaldas —sin que
este acuerdo tuviera un carácter antiveneciano— y prometió enviarle una flota de
apoyo para conservar las posiciones napolitanas en la Apulia56. Finalmente Milán y
Venecia firmaron la paz de Bagnolo el 7 de agosto de 1484 que puso fin al
conflicto57.
En cuanto a la representación diplomática, ya dijimos que Sixto IV no dejó
de enviar legados y colectores pontificios para lograr el entendimiento en los

Cfr. PILLININI, G., Il sistema degli stati iatliani, 1454-1494, Venecia 1970, pp. 126-127.
54

Carta de Fernando el Católico a Gonzalo Fernández de Heredia, al papa y a los cardenales, 30


55

agosto 1482; en LA TORRE, A. DE, Documentos sobre las relaciones internacionales de los Reyes Católicos, vol.
I, Madrid 1949, pp. 245-248 y 264-265; ver también las cartas del cardenal Francesco Gonzaga a su
hermano, el marqués de Mantua, sobre la actividad del embajador de los Reyes Católicos en Roma,
3 y 9 noviembre 1482; en TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura..., pp. 119-124.
56 Cfr. CALMETTE, J., La politique espagnole..., p. 235; PILLININI, G., Il sistema degli stati italiani..., p.

129.
57 Cfr. CESSI, R., La pace di Bagnolo dell’agosto 1484, «Annali triestini di diritto, economia e politica»,

13-3/4 (1941), 277-356; BENATTO, F., Note per la storia della pace di Bagnolo, «Archivio veneto», serie 5,
44 (1959), pp. 1-12.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 47

conflictos de las provisiones o desempeñar tareas fiscalizadoras. Aunque los reyes


ejercieron fuertes medidas de presión contra estos agentes pontificios, lo acordado
en la asamblea de Sevilla al respecto no tuvo particular vigencia. Como
contrapartida, los reyes reforzaron su presencia diplomática en la Urbe instalando
en 1482 los primeros embajadores residentes en la Corte pontificia; indicio muy
significativo de la importancia que los reyes concedieron a este procedimiento
como método de reivindicación basado en la negociación, aunque la
confrontación fuese a veces inevitable58. Si no contamos a Gonzalo Fernández de
Heredia como embajador de Juan II en Roma desde 1475, Gonzalo de Beteta
constituye para los estudiosos de la diplomacia el “primer embajador residente y
permanente de España en la Curia” a partir de la década de 148059.
Gonzalo de Beteta († 1484), era comendador de Santiago y alcaide de
Soria60. Los monarcas le mostraron su confianza nombrándole maestresala,
miembro del Consejo Real y, en 1480, enviándole como embajador a Roma con
fray Alfonso de San Cebrián, vicario de los dominicos. Debían preparar la liga
general de la Cristiandad contra la amenaza otomana, para la cual solicitaban del
papa la décima que debía sufragar los gastos de la flota61. Regresado a Barcelona,
Beteta fue nuevamente enviado por los reyes —como “nuestro procurador e
enbaxador en Corte de Roma”— para tratar la concesión de algunas provisiones,
sobre todo episcopales, y nuevos subsidios62. Para ello contaría con la ayuda del
canonista Gonzalo García de Villadiego († 1487), que trabajaba en la Curia al
servicio de los reyes desde 1477 en asuntos beneficiales, jurisdiccionales y
relacionados con el tribunal de la Inquisición63.
Beteta y Villadiego no fueron los únicos agentes ibéricos en la Curia, ya que
en Roma también habían sido enviados diplomáticos aragoneses de la talla del
cardenal Joan Margarit († 1484) —que había sido nombrado orator regis Castellae en

58 La década de 1480 marca el inicio de la política de los Reyes Católicos a favor del

establecimiento de embajadores permanentes, como lo muestran los casos de Rodrigo González de


Puebla en Londres a partir de 1487, al que seguirán después equivalentes representantes
diplomáticos en el Imperio, el ducado de Borgoña y en Francia, donde Alfonso de Silva es
considerado por G. Mattingly como “el primer embajador residente fuera de Italia”; MATTINGLY,
G., Renaissance Diplomacy, Boston 1971, pp. 238 y ss.
59 OCHOA BRUN, M. Á., Historia de la Diplomacia..., vol. IV, p. 74.
60 Sobre este personaje cfr. ZAMORA, F., Gonzalo de Beteta, embajador de Roma, «Celtiberia», 7 (1957),

pp. 129-132; y OCHOA BRUN, M. Á., Historia de la Diplomacia Española, vol. IV, Madrid 1995, pp. 74 y
ss; NIETO SORIA, J. M., La nación española de Roma y la embajada del comendador santiaguista Gonzalo de
Beteta (1484), «Anuario de Estudios Medievales», 28 (1998), pp. 109-121.
61 Instrucciones en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política internacional..., vol. I, p. 254.
62 Ibidem, pp. 494-499.
63 Cfr. GARCÍA CRUZADO, S., Gonzalo García de Villadiego, canonista salmantino del siglo XV, Madrid

1968; GARCÍA Y GARCÍA, A., García de Villadiego (Gonzalo), en DHGE, vol. IXX, París 1981, cols.
1214-1215.
48 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

noviembre de 1483—, Gonzalo Fernández de Heredia († 1511) —obispo de


Barcelona, trasladado más tarde a Tarragona—, o Francisco Vidal de Noya (†
1492), protonotario y secretario de Fernando el Católico que fue enviado en
octubre de 1483 y permaneció en la corte romana hasta mediados de 148564.
Beteta falleció en Roma el 27 de marzo de 1484 dejando su labor inconclusa, y fue
el presidente de la “nación española” —el obispo de Ciudad Rodrigo, Alfonso de
Paradinas (c. 1395-1485)— quien remitió a los reyes los papeles dejados por su
embajador65.
Nada más subir al pontificado, Inocencio VIII (1484-1492) envió a la
Península Ibérica a Cipriano Gentile, Firmiano de Perugia y Francisco Pinelo para
recaudar los subsidios del clero pendientes que aliviarían el exhausto estado de la
Cámara Apostólica66. Los reyes, en cambio, estaban interesados en resolver a su
favor los nombramientos de las provisiones. Inocencio no condescendió en esta
materia, oponiéndose a la propuesta de los reyes sobre Sevilla —sede que pensaba
entregar al cardenal Borja—, ni sobre Salamanca, donde el pontífice apoyaba a
Diego Meléndez Valdés. El papa tampoco condescendió a las gracias pecuniarias
—en especial la bula de Cruzada— que le solicitaban Isabel y Fernando. En
noviembre de 1484, éstos enviaron a Roma el protonotario Antonio Geraldini y al
comendador Francisco de Rojas para lograr la renuncia del papa a la tercera parte
de la Cruzada y a la provisión de Sevilla67. Allí debían unirse al gran valedor de los
intereses reales, el cardenal Margarit, pero éste murió el 21 de noviembre antes de
que llegaran los embajadores.
En el despacho para la embajada, los reyes se mostraban ásperos con el
vicecanciller Borja, y amables con el papa, que había prometido renovar la bula de
Cruzada y acababa de firmar la paz en Italia. Por último, la Santa Sede y los
soberanos españoles coincidían en el impulso a la guerra de Granada y la defensa
contra el poder otomano. El empeño de Isabel y Fernando fue aprovechado por

64 Sobre la polifacética personalidad de Francisco Vidal de Noya —obispo, humanista y poeta a

un tiempo— ver PEREA RODRÍGUEZ, Ó., y MADRID SOUTO, R., Francisco Vidal de Noya, obispo de
Cefalú: clérigo, humanista y poeta al servicio del rey Católico, en XVII Congreso de Historia de la Corona de
Aragón, vol. II, Barcelona-Lérida 2003, pp. 745-767.
65 Cfr. NIETO SORIA, J. M., La nación española de Roma..., pp. 113-114; el traslado a la sede de

Córdoba puede verse como un gesto de agradecimiento de los reyes hacia Alfonso de Paradinas;
AGS, Patronato Real, leg. 61, fol. 144; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. El tiempo de la guerra
de Granada..., p. 172; también MANSILLA REOYO, D., Alfonso de Paradinas, obispo de Ciudad Rodrigo
(1469-1485), en SARANYANA, J. I. (dir.), De la Iglesia y de Navarra. Estudios en honor del Prof. Goñi
Gaztambide, Pamplona 1984, pp. 119-154.
66 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Nuncios, colectores y legados pontificios en España de 1474 a 1492,

«Hispania Sacra», 10-19 (1957), pp. 33-90, especialmente pp. 45 y ss.


67 Instrucciones a Francisco de Rojas, 3 noviembre 1484; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol.

II, p. 136; ver también FERNÁNDEZ ALONSO, J., Legaciones y nunciaturas en España de 1466 a 1521, vol.
I: 1466-1486, Roma 1963, pp. 439-445.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 49

Inocencio VIII para firmar un acuerdo con los príncipes cristianos que
contrarrestase el peligro turco, aprovechando las discordias surgidas entre los
sucesores de Mahomet II, en un momento en que Nápoles se hallaba en malas
relaciones con el pontífice68.
Inocencio VIII concedió a los reyes la indulgencia de la bula de Cruzada,
pero se reservó la tercera parte de ella para las necesidades de la guerra contra los
turcos. Los adustos ademanes, o duricies, de Rojas no lograron solucionar la
cuestión de Sevilla y, en septiembre de 1485, el papa llegó a expulsarlo de Roma
cuando el embajador se enzarzó en una pelea con Bernardino López de Carvajal69.
La situación se hizo aún más difícil cuando los reyes prohibieron a Rojas prestar
obediencia al papa, y reiteraron sus disposiciones para que ninguna bula de
concesión de beneficios fuera aceptada hasta que este hecho se hubiera producido.
Más adelante el embajador recibiría el encargo de solicitar ante la Rota el proceso
de autenticidad de la bula Sedis Apostolicae de Martín V, que había concedido a los
reyes de Castilla el derecho de suplicación sobre la concesión de beneficios, y que
finalmente se ratificó.
En las tratativas los reyes estaban dispuestos a levantar el castigo sobre los
bienes de Rodrigo de Borja, infligido a causa de sus pretensiones sobre la sede de
Sevilla, pero se negaban a ceder el tercio de la indulgencia que el papa reclamaba
para sí. La dificultad de llegar a un acuerdo hizo ver a los reyes la falta de apoyo en
la Curia. La diplomacia de los Reyes Católicos se resentía de la desaparición del
cardenal Margarit y los soberanos españoles vieron la necesidad de armar en Roma
una plataforma diplomática más sólida desde la que negociar. Desde abril
comenzó a prepararse la embajada extraordinaria de Iñigo López de Mendoza, II
conde de Tendilla, sobrino del cardenal Mendoza, antiguo alcaide de Alhama y
uno de los capitanes más experimentados en la guerra de Granada70.
Esta embajada extraordinaria preparada en 1486 era, hasta entonces, la
representación diplomática más importante enviada a Roma por los Reyes
Católicos desde el comienzo de su reinado, y a ella estaba encomendada la
prestación de obediencia a Inocencio VIII. Tendilla constituía el nuevo modelo de
embajador laico, perteneciente a la alta nobleza castellana, letrado, mecenas, y
discreto conocedor del latín. El prestigio adquirido por este capitán de la guerra de

68 Cfr. PASTOR, L. VON, Storia dei Papi dalla fine del Medioevo, vol. III: Storia dei Papi nel periodo del

Rinascimento dall’elezione di Innocenzo VIII alla morte di Giulio II, Roma 1942, pp. 260-266.
69 En el capítulo dedicado al cardenal Rodrigo de Borja trataremos este pintoresco episodio que

afectaba de lleno al vicecanciller (capítulo II. 1.2.)


70 El salvoconducto de Tendilla está fechado el 14 de abril de 1485, y en diciembre se le

entregaron unas primeras instrucciones que fueron revisadas y completadas en enero de 1486; en LA
TORRE, A. DE, Documentos..., vol. I, p. 205; vol. II, pp. 257-266; también en GUTIERREZ, C., La
política religiosa de los Reyes Católicos hasta la conquista de Granada, «Miscelánea Comillas», 18 (1952), pp.
257-260.
50 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Granada le convertía en el mejor interlocutor para explicar al papa las necesidades


económicas de esta guerra, y la tradición diplomática de su familia le convertían un
intermediario idóneo en las negociaciones de paz entre el papa y el rey de
Nápoles71. Por último, los contactos de los Mendoza con Rodrigo de Borja,
tuvieron que pesar en la elección del conde, que debía contar en sus gestiones con
la colaboración del poderoso vicecanciller. A Tendilla le acompañaba el doctor del
Consejo, Juan Arias, y Juan Ruiz de Medina, prior de la iglesia de Sevilla, a quienes
se uniría en Roma Antonio Geraldini —protonotario y secretario del rey— que se
encargaría del discurso de prestación de obediencia72.
Aprovechando la fama en ascenso de sus reyes, Tendilla hizo un alarde de
ostentación que debía corresponder a los soberanos que representaba: primero en
Florencia —ciudad neutral en la que permaneció durante el mes de junio para
evitar que se prejuzgaran el contenido político de su embajada— y después en
Roma, donde entró triunfalmente en el mes de septiembre, no sin antes haber
hecho algún viaje secreto para impulsar las negociaciones de paz entre el papa y el
monarca napolitano que culminaría en el tratado del 12 de agosto. Fue una
embajada larga que tuvo que tramitar asuntos de índole eclesiástica y política73. En
el primer ámbito los monarcas españoles reclamaban el reconocimiento oficial de
Regio Patronato, la confirmación de la labor inquisitorial realizada, la concesión de
plenos poderes para la reforma y disciplina del clero secular y regular, y la
aceptación del monopolio de títulos universitarios otorgados por Salamanca,
Valladolid y Lérida. El conde de Tendilla logró casi todos los objetivos
propuestos: reconocimiento del Regio Patronato para las diócesis de Granada y
Canarias, remoción de los obstáculos que se oponían a la acción inquisitorial y una
cierta libertad de acción en la reforma de religiosos y seculares. A estas
concesiones se sucedieron otras de carácter fiscal como la renovación de la bula de
Cruzada, la media anata de todas las vacantes de beneficios que se produjeran en
los cuatro años siguientes, todos los espolios de Castilla y tres décimas de la
Corona de Aragón. Sólo después de estas concesiones, el conde de Tendilla prestó
la obediencia al pontífice el 19 de septiembre de 1486.

71 Véase por ejemplo el caso del tercer hijo del marqués de Santillana que fue enviado al congreso

de Mantua (1459); cfr. DOMINGO BENITO, M. T., El conde de Cifuentes y el de Tendilla, diplomáticos ante
la Santa Sede, «Wad-al-Hayara», 19 (1992), pp. 391-399.
72 Los pormenores festivos, ceremoniales y literarios de esta embajada se analizan en el capítulo I.

3.1. b.
73 Un buen análisis de las gestiones que debía tramitar esta importante embajada se obtiene

sumando las aportaciones de los siguientes trabajos: AZCONA, T. DE, La elección y reforma..., pp. 154 y
ss; ID., Relaciones de Inocencio VIII..., pp. 9-12; GOÑI GAZTAMBIDE, J., La Santa Sede y la reconquista...,
pp. 47-57; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. El tiempo de la guerra de Granada..., pp. 177-
183.
PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 51

Políticamente los éxitos de Tendilla no fueron menores: se logró concertar


una paz entre Inocencio VIII y Ferrante I de Nápoles, reino que era feudo de la
Santa Sede. Ambos soberanos estaban enfrentados desde que Ferrante reclamara
al pontífice algunos territorios fronterizos, y éste se aliara con los nobles
napolitanos para desestabilizar la posición del rey74. Ante la declaración de guerra
del pontífice, Ferrante invadió los Estados Pontificios y sometió a los barones,
contando con el apoyo de Milán, Florencia, Hungría y de Fernando II de Aragón.
Éste último estaba dispuesto a sostener a su pariente para no a alterar el delicado
equilibrio italiano. El 18 de noviembre de 1485 había escrito al duque de Milán
que estaba dispuesto a actuar contra los barones napolitanos rebeldes, y también
contra “los otros reyes y principes por el mal exemplo podrian danyar e no menos
serian contrarios a la comun tranquillidad e reposo de toda Italia”75. Isabel y
Fernando también actuaron en Roma, donde su embajador “ha hablado muy
largamente al pontífice, aunque poco fruto se espera de ello”76. En mayo de 1486
un enviado del rey advertía a Venecia que aunque el pontífice no hubiera
abandonado las armas, sus soberanos —como reyes de Aragón y también de
Castilla— pensaban apoyar a Ferrante con su flota o con fuerzas terrestres si fuera
necesario, y estaban dispuestos a firmar una tregua con el reino de Granada “per
venire venire lui proprio re de Castiglia in persona”77.

74 Sobre esta crisis diplomática y militar cfr. CALMETTE, J., La politique espagnole dans l’affaire des

barons napolitains (1485-1492), «Revue historique», 37-110 (1912), pp. 225-246; PONTIERI, E., La
dinastia aragonese di Napoli e la casa de’ Medici di Firenze. (Dal carteggio familiare), «Archivio Storico delle
Province Napoletane», 26 (1940), pp. 274-342; 27 (1941), pp. 217-273; ID., L'attegiamento di Venezia
nel conflitto tra papa Innocenzo VIII e Ferrante I d'Aragona (1484-1492). Documenti del Archivio di Stato di
Venezia, «Archivio Storico delle Province Napoletane», 81 (1963), pp. 197-324; 84-85 (1966-1967),
pp. 175-309; estos trabajos se encuentran recogidos sin el apéndice documental en ID., Ferrante
d’Aragona re di Napoli, Nápoles 1968; FUDA, R., Nuovi documenti sulla congiura dei baroni contro Ferrante I
d’Aragona, «Archivio Storico Italiano», 147 (1989), pp. 277-345; una síntesis reciente del conflicto en
SCARTON, E. (ed.), Corrispondenza degli ambasciatori fiorentini a Napoli (Giovanni Lanfredini, maggio 1485-
ottobre 1486), Nápoles 2002.
75 En CALMETTE, J., La politica espagnole..., p. 238. Carta de Fernando el Católico al virrey de Sicilia

(18 noviembre 1485) manifestándole su plena adhesión a su primo, en SCARTON, E. (ed.),


Corrispondenza degli ambasciatori fiorentini…, pp. 521-522.
76 Carta del embajador florentino, 2 marzo 1486; en SCARTON, E. (ed.), Corrispondenza degli

ambasciatori fiorentini…, p. 520. Algunas copias en castellano (sin datar, aunque referidas
probablemente a este período) de las instrucciones de los Reyes Católicos a sus representantes en
Roma en Archivio di Stato di Firenze, Dieci di Balia, Carteggio. Responsive, 33, cc. 451r-452v.
77 Los primeros soldados españoles al mando de Juan de Cabrera debían unirse al príncipe de

Tarento y desembarcaron en Calabria en junio de 1486; SCARTON, E. (ed.), Corrispondenza degli


ambasciatori fiorentini…, p. XX. El documento citado más arriba se encuentra en ASVe, Deliberazioni
Senato Secreta, reg. XXXIII, c. 13, 23 mayo 1486; PILLININI, G., Il sistema degli stati..., p. 134; ver
también PONTIERI, E., La politica di Venezia di fronte alla congiura dei baroni napoletani e al conflitto tra
Innocenzo VIII e Ferrante I d’Aragona (1485-1492), en ID., Ferrante d’Aragona..., pp. 468 y ss.
52 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

En esta difícil coyuntura se presentó el embajador castellano con la idea de


llegar a una paz sin represalias, que Ferrante e Inocencio firmaron el 11 de agosto
de 1487 sirviendo de mediadores Tendilla y Fernández de Heredia, junto con los
representantes de Milán y Florencia78. En virtud de los acuerdos el soberano
napolitano renovaba su acostumbrado vasallaje, pero se mantenía el censo que por
él abonaba el pontífice; además, los barones rebeldes a Ferrante volvían a la
obediencia y éste les restituía los bienes.
Desgraciadamente el rey de Nápoles violó el tratado al año siguiente cuando
capturó y encerró en prisión a una buena parte de los barones rebeldes que habían
accedido a su invitación para una fiesta de Castelnuovo de Nápoles79. Aunque
Ferrante envió un embajador a España para explicar a Isabel y Fernando sus
drásticas medidas, no pudo evitar que su comportamiento causase la indignación
de los reyes, que veían cómo su palabra había sido instrumentalizada80. Dos años
después, en octubre de 1489, Lorenzo de Medici comunicaba a Inocencio VIII
que “il re di Napoli e Spagna non sono amici, e ciscuno che fussi re del reame,
farebbe poi il conto suo”81. Con ello, el Medici trataba de neutralizar los
sentimientos francófilos de Inocencio VIII que, en septiembre de 1489, había
reaccionado contra Ferrante haciendo a Carlos VIII de Francia un explícito
ofrecimiento de recuperar el reino de Nápoles, recogiendo la herencia de los
Anjou82.
Los últimos años de la década de 1480 fueron testigos de un enfriamiento
de las relaciones de los Reyes Católicos con el pontífice. Una vez finalizada la
embajada de Tendilla en agosto de 1487, los reyes habían asegurado en Roma la
tramitación de las gestiones dejando al protonotario Ruiz de Medina, que
trabajaría en asuntos eclesiásticos como el de la Cruzada o el nombramiento de
obispos, contando con la ayuda del obispo de Astorga, Bernardino López de

78 Los acuerdos se recogen en FEDELE, P., La pace del 1486 tra Ferdinando d’Aragona ed Innocenzo

VIII, «Archivio Storico delle Province Napoletane», 30 (1905), pp. 481-503.


79 Los pormenores de aquella traición en FIGLIUOLO, B., Il banchetto come luogo di tranello politico

(Napoli, 13 agosto 1486: la resa dei conti dei Baroni ribelli), en La cucina della memoria. Il Friuli e le cucina della
Memoria fra Quattrocento e Cinquecento: per un contributo alla cultura dell’alimentazione, Udine 1997, pp. 141-
165.
80 Se trata de las instrucciones dadas el 27 de agosto de 1487 al embajador Vicenzo de Nola, en las

que el rey napolitano precisaba que “contra li baroni detenuti per loro nove macchinationi”, se había
abierto un “proceso informativo” y “no condenativo”, mientras que para los que habían sido
capturados precedentemente el proceso había concluido con la condena a la pena capital;
VOLPICELLA, L. Lunate, Bernardino, en ID. (ed.), Regis Ferdinandi primi Instructionum liber (10 maggio
1486-10 maggio 1488), Nápoles 1916, pp. 141-147.
81 En PALMAROCCHI, R., Lorenzo de’ Medici, Turín 1945, p. 165.
82 Cfr. LUC, P., Un appel du pape Innocent VIII au roi de France (1489), «Mélanges d’archéologie et

d’histoire», 56 (1939), pp. 332-355.


PAPADO Y MONARQUÍA CASTELLANA EN LA BAJA EDAD MEDIA 53

Carvajal, recién llegado de su legación en Castilla83. Para resolver la crisis


napolitana los reyes enviaron a Alfonso de Silva, hermano del conde de Cifuentes,
que trató de restablecer los acuerdos negociando directamente con el pontífice,
mientras el licenciado Frías lo hacía en Nápoles84. Inquieto por los peligrosos
tratos de Inocencio VIII con el rey de Francia, el rey de Nápoles volvió a acudir a
Isabel y Fernando enviando embajadores especiales85.
Esta vez los soberanos españoles decidieron negociar directamente con las
potencias del Norte: especialmente Venecia, donde enviaron a dos procuradores
en diciembre de 148986; y Florencia, donde Lorenzo de Medici medió para
restablecer a las relaciones del papa con Ferrante de Nápoles87. Finalmente, el 27
de enero de 1492, se llegó a un acuerdo que ponía fin a la controversia mediante el
reconocimiento por parte del pontífice de la sucesión de Alfonso, hijo de Ferrante
y duque de Calabria, a cambio del tradicional pago del tributo feudal, permutado
en la concesión de una fuerza armada para la defensa a la Iglesia88. Tres meses
después Fernando el Católico enviaba al pontífice una calurosa carta desde
Granada felicitándole por la paz a la que se había llegado89.
En materia eclesiástica, surgieron en 1488 algunos motivos de tirantez en las
relaciones con Inocencio VIII a causa de ciertos abusos de jurisdicción de los
oficiales reales contra la libertad eclesiástica, la resistencia del pontífice a otorgar la
bula de décima y Cruzada, y la revocación a Roma de las causas de la Inquisición
española por las denuncias que habían llegado al papa sobre los excesos de los
inquisidores90. La huida a Roma del obispo de Segovia, Arias Dávila, para escapar

83 AGS, Estado-Roma, leg. 847, fol. 62; en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política internacional..., vol. II,

pp. 485-492.
84 Cfr. ZURITA, J., Historia..., fol. 363v. Alfonso de Silva contaba con una tradición diplomática

familiar, como lo pone de manifiesto la participación de Juan de Silva, conde de Cifuentes, en el


Concilio de Basilea (1431-1439); DOMINGO BENITO, M. T., El conde de Cifuentes y el de Tendilla,
diplomáticos ante la Santa Sede, «Wad-al-Hayara», 19 (1992), pp. 391-399.
85 Cfr. CALMETTE, J., La politique espagnole..., p. 235.
86 Cfr. PONTIERI, E., La politica di Venezia..., p. 514. Probablemente se trataba de Alonso de Silva y

del licenciado Frías; instrucciones de los reyes a Alonso de Silva, 27 marzo 1491; en LA TORRE, A.
DE, Documentos..., vol. III, p. 386.
87 Sobre la figura Lorenzo de Medici y su inteligente política de equilibrio cfr. PALMAROCCHI, R.,

La politica italiana di Lorenzo de’ Medici. Firenze nella guerra contra Innocenzo VIII, Florencia 1993; FUBINI,
R., Italia Quattrocentesca. Politica e diplomazia nell’età di Lorenzo il Magnifico, Milán 1994; algunas notas
sobre sus relaciones comerciales con Fernando el Católico en LA TORRE, A. DE, Ferdinando il Cattolico
e Lorenzo de’ Medici, «Archivio Storico Italiano», 107 (1949), pp. 208-211.
88 El texto de los acuerdos firmados en MERCATI, A., Raccolta di concordati..., pp. 222-223; breve

análisis en CALMETTE, J., La politique espagnole..., pp. 246 y ss.


89 Carta de Fernando el Católico a Inocencio VIII, 5 mayo de 1492; ACA, Reg. 3666, fol. 65;

PONTIERI, E., La politica di Venezia..., p. 525.


90 AZCONA, T. DE, Isabel..., p. 597.
54 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

del tribunal tuvo que afectar a la consideración del pontífice respecto a la polémica
institución y a la situación de la Iglesia española en general91. En 1490 las
denuncias se multiplicaron y la reina se vio obligada a escribir en dos ocasiones a
Inocencio VIII, recriminándole que prestase oído a esas críticas y solicitándole que
todas las causas se resolviesen en España92.
A pesar del tono encendido de estas misivas, al pontífice le resultaba muy
difícil presentar un frente sólido ante unos reyes que sostenían con mano cada vez
más firme las riendas de la Iglesia, se comprometían en una guerra para la defensa
de la Cristiandad que estaban a punto de vencer, y lograban intervenir cada vez
con mayor eficacia en los asuntos italianos. En 1491 la situación era sensiblemente
más favorable. Fernando e Isabel agradecían a Inocencio VIII “el concierto” que
sus procuradores habían establecido con él sobre la tramitación de los negocios93.
El pontificado Borja se abría con un dintel que no podía ser más esperanzador.

91 Véanse las instrucciones de los Reyes Católicos a sus procuradores Carvajal y Medina,

quejándose de las cosas dichas al papa contra ellos, que atribuyen al deseo de inutilizar la
Inquisición, 15 diciembre 1488; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, pp. 109-172.
92 Cfr. AZCONA, T. DE, Relaciones de Inocencio VIII..., pp. 12-15.
93 Carta de Fernando e Isabel a Inocencio VIII, 27 marzo 1491; en LA TORRE, A. DE,

Documentos..., vol. III, p. 381.


55

2. LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI

El estudio de las relaciones entre el Pontificado Romano y la Monarquía


Hispánica exige un análisis del sistema diplomático desarrollado por ambas partes,
y que era consecuencia de la concentración de poder y de la evolución
institucional de ambos regímenes políticos. La segunda mitad del siglo XV
constituye una época decisiva en la trasformación de la antigua diplomacia
medieval —puntual, discontinua y limitada en el tiempo— en la nueva diplomacia
moderna, sostenida por un aparato estatal cada vez más sofisticado y basada en la
representación diplomática residencial1.
El desarrollo de las distintas misiones de negociación y de representación
que tuvieron lugar, tanto por iniciativa del Pontificado, como de la monarquía
castellana, exigió la actividad, más o menos prolongada, de una serie de individuos
que actuaron durante aquellos años como verdaderos especialistas diplomáticos en
las relaciones entre el papa y los Reyes Católicos. Su capacidad diplomática y
habilidad personal fueron entonces los factores decisivos a la hora de dar una u
otra solución a los problemas planteados. Si el pontificado de Alejandro VI
supone en este sentido un período particularmente importante por la aparición de
las primeras nunciaturas permanentes, los Reyes Católicos se presentan como
innovadores en la utilización de embajadores residentes laicos extraídos —en la
mayor parte de los casos— de la media y alta nobleza castellana. Es preciso por
tanto estudiar los métodos de representación seguidos por el pontificado y la
monarquía, y tratar de identificar a todo un conjunto de individuos cuyo
protagonismo en procurar la continuidad de estas relaciones debe ser valorado.

2.1. Los agentes pontificios


a) La diplomacia pontificia a fines del siglo XV
Es conocido el papel e iniciativa del Papado en la gestión del equilibrio
político-diplomático de Italia y la función que ocupó Roma en la consolidación de
las representaciones diplomáticas estables2. El siglo XV marca el declive de los

1 Algunos trabajos recientes sobre la aparición de la diplomacia moderna en ANDERSON, N. S.,

The Rise of Modern Diplomacy, 1450-1919, Londres 1993; BÉLY, L. (ed.), L’invention de la diplomatie.
Moyen Âge-Temps Modernes, París 1998; FRIGO, D. (ed.), Politics and Diplomacy in Early Modern Italy. The
Structure Diplomatic Practice, 1450-1800, Cambridge 2000.
2 Sobre la diplomacia pontificia de esta época cfr. BLET, P., Histoire de la representation diplomatique du

S. Siège des origines à l’aube du XIXe siécle, Ciudad del Vaticano 1982; y las síntesis de FELDKAMP, M. F.,
La diplomacia pontificia. Per una storia d’Occidente Chiesa e Società. Percorsi ed occasioni, Milán 1995, pp. 42 y
ss; RICCARDI, L., An Outline of Vatican Diplomacy in the Early Modern Age, en FRIGO, D., Politics and
56 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

legados a latere como representantes diplomáticos exclusivos del pontífice, desde


que —como consecuencia del Cisma y la guerra de los Cien años— éste empleara
a otros agentes de rango inferior pero más eficaces por su capacidad persuasiva3.
Por una parte el prestigio del Papado había disminuido como consecuencia del
Cisma, y por otra las monarquías occidentales afirmaban cada vez más su
autonomía, y admitían más difícilmente la autoridad de un legado, o el peso de una
legación de la que en principio ellos debían cargar con los gastos. Para salvar sus
derechos esenciales, los pontífices se vieron en la necesidad de afilar sus armas
diplomáticas y comenzaron a emplear a agentes diplomáticos —colectores,
nuncios o legados— que contasen con los poderes necesarios pero, sobre todo,
con las dotes persuasivas y conciliadoras necesarias para llevar a cabo con éxito
negociaciones cada vez más complejas.
No resulta fácil distinguir categorías entre estos agentes en una época en la
que la terminología no era clara. P. Partner considera que los tipos esenciales de la
representación diplomática pontificia durante el siglo XV eran dos: el nuncio-colector
y el nuncio-orador4. El colector apostólico era un oficial financiero responsable ante
la Cámara apostólica y generalmente, si era nominado para exigir todas las rentas
de la Cámara de un país, estaba también presente en misión por un período
bastante largo. Además, otros colectores responsables de las rentas de un
impuesto determinado —como la décima de la Cruzada, por ejemplo— podían
desarrollar su misión fuera de la Curia romana por un período muy breve5. Entre
las funciones del nuncio-comisario se encontraba también la de acompañar al
ejército o a la flota papal o aliada, actuando como un oficial administrativo o
financiero en circunstancias que variaban según las necesidades del momento. El

Diplomacy in Early Modern Italy. The Structure Diplomatic Practice, 1450-1800, Cambridge 2000, pp. 95-
108.
3 Sobre la diplomacia pontificia de esta época cfr. BLET, P., Histoire de la representation diplomatique du

S. Siège des origines à l’aube du XIXe siécle, Ciudad del Vaticano 1982; y las síntesis de FELDKAMP, M. F.,
La diplomacia pontificia. Per una storia d’Occidente Chiesa e Società. Percorsi ed occasioni, Milán 1995, pp. 42 y
ss; RICCARDI, L., An Outline of Vatican Diplomacy in the Early Modern Age, en FRIGO, D., Politics and
Diplomacy in Early Modern Italy. The Structure Diplomatic Practice, 1450-1800, Cambridge 2000, pp. 95-
108.
3 Cfr. BONET NAVARRO, J., La legación pontificia hasta el siglo XV, «Anales Valentinos», 47 (1998),

pp. 112-118.
4 Cfr. PARTNER, P., The Pope’s Men…, pp. 33-34.
5 La actividad de estos nuncios-colectores en la Península Ibérica en el siglo XV muestra que éstos

fueron auténticos representantes del papa, no sólo porque la recaudación de las tasas constituyera
una llamada a la autoridad del pontificia sobre todos los beneficios de la Cristiandad sino porque los
papas les confiaron a menudo gestiones diplomáticas de importancia. P. Blet sospecha que el titular
no era escogido en la mayor parte de los casos para la gestión específica de la colectaduría, sino para
llevar a cabo otra misión que la colectaduría le ayudaría a cumplir, proporcionándole allí donde
estuviera los recursos necesarios para mantenerse durante este período de tiempo; cfr. BLET, P.,
Histoire de la representation diplomatique..., p. 158.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 57

nuncio-orador en cambio estaba llamado a desempeñar funciones políticas aunque


a menudo también debía ocuparse de tareas financieras6.
En el segundo tercio del siglo XV asistimos a la transformación de las
legaciones temporales a las nunciaturas permanentes en un proceso análogo al que
atraviesan las potencias europeas hacia la consolidación —como demostró G.
Mattingly— de las embajadas permanentes7. En este sentido, el pontificado de
Alejandro VI ofreció los fundamentos político-diplomáticos esenciales para que
naciera el nuevo sistema diplomático, aunque Sixto IV hubiera ya pensado en
crear un sistema de embajadas permanentes que sólo con León X adquirió la
forma de una institución regular8. Como hemos venido recordando, en este
proceso será un factor importante la centralidad que va adquiriendo Roma en la
segunda mitad del siglo XV y especialmente en el decenio 1490-1500, período en
el que se acreditan en la Ciudad Eterna doscientos cuarenta y tres diplomáticos,
contra los ciento sesenta y uno que se contabilizan en la Corte de Maximiliano, los
ciento treinta y cinco en la del monarca francés, o los cien que se documentan en
Milán.
Como ha señalado P. Blet, el origen del sistema de la representación
diplomática permanente se halla en el esfuerzo de los papas por afirmar el Estado
Pontificio a través de dispositivos de seguridad exterior, así como alianzas con las
potencias italianas y con las grandes monarquías europeas. Fenómenos todos ellos
que van a intensificarse en tiempos de Alejandro VI, como consecuencia de la
nueva fisonomía que adquiere el poder pontificio y se manifiesta en la
recuperación de diversos símbolos de la ideología imperial romana, la
intensificación del papel arbitral del papa en las disputas de las potencias europeas,
o la búsqueda de la consolidación territorial de Patrimonium Petri mediante la
creación de una mayor fuerza militar.
En este sentido, la reivindicación del reino de Nápoles por parte del
monarca francés, Carlos VIII, y la petición de ayuda de Alejandro VI a los Reyes
Católicos, marca el inicio de una nunciatura, la de Desprats, que ha sido

6 Nuncio-colector y nuncio-orador son por tanto oficios distintos que, aunque compartían algunas

tareas comunes y se desarrollaron contemporáneamente, tuvieron una evolución histórica distinta;


cfr. FELDKAMP, M. F., La diplomacia pontificia, pp. 42-43.
7 Cfr. MATTINGLY, G., Renaissance Diplomacy..., pp. 71 y ss; ANDERSON, N. S., The Rise of Modern

Diplomacy, 1450-1919, Londres 1993.


8 La aparición de las nunciaturas permanentes ha producido una bibliografía ya clásica; cfr.

PIEPER, A., Zur Entstehungsgeschichte der ständigen Nuntiaturen, Freiburg 1894; RICHARD, P., Les origines
de la nonciature de France. Nonces résidents avant Léon X, 1456-1511, «Revue des questions historiques»,
88 (1905), pp. 103-147; ID., Origines des nonciatures apostoliques permanentes jusqu’en 1648, «Annales de
l’Académie des Sciences de Finlande. Études Romaines», 2 (1910), pp. 13-244; GAETA, F., Origine e
sviluppo della rappresentanza stabile pontificia in Venezia (1485-1533), «Annuario dell’Istituto Storico
Italiano per l’Età Moderna e Contemporanea», 9-10 (1957-58), pp. 3-282.
58 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

considerada por J. Fernández Alonso como la primera de carácter permanente9.


Puede decirse, por tanto, que cuando los intereses temporales de la Santa Sede
figuraron en el primer rango de los asuntos confiados a sus agentes diplomáticos,
y la aceleración de los cambios políticos exigieron una mayor rapidez en las
comunicaciones, se pudo dar el paso al nuevo sistema de las nunciaturas que se
injerta espontáneamente en la antigua colectaduría.
En sentido estricto, Desprats fue nombrado nuntius et collector el 4 de
noviembre de 1492, con unas condiciones económicas incluso inferiores a las que
habían disfrutado colectores anteriores10. Todo parece indicar que su legación
tenía un objeto específico, además de las labores estrictas de colector, y que no era
otro que la pacificación de las relaciones hispano-pontificias que se habían visto
comprometidas por la concesión de Valencia y Valldigna a César Borja sin el
beneplácito de los reyes. Sin embargo, resuelto el problema en los primeros meses
de 1493, Desprats no regresó, sino que permaneció en la Corte durante todo el
pontificado Borja.
En su correspondencia privada en catalán, el colector valenciano se quejaba
al papa de que todavía no había recibido “les facultats que les quals vegades ha
suplicat a Vostra Santedat per lo que concerne la honrra e auctoritat mia”, lo que
muestra que Desprats era consciente de desempeñar una función más amplia que
la de simple colector, mientras en Roma existía la voluntad de mantenerle en este
cargo11. A las funciones propias de colector pontificio, se unían ahora con
caracteres específicos la obligación de residencia continuada, la competencia
exclusiva en todos los asuntos diplomáticos en nombre del papa, y la sucesión
regular en el cargo para todos los titulares, actuando además como legado a latere,
lo que permite pensar que nos hallamos ante una realidad institucional nueva.
Además de las razones aducidas, la residencia permanente de Desprats en la
Corte de los Reyes Católicos puede explicarse por la oposición que manifestaron
los soberanos a la admisión de legados o nuncios pontificios, desde la asamblea de

9 No se trata, sin embargo, de la única pues la intervención francesa en Italia y los proyectos de

Luis XII sobre Milán aumentaron la inestabilidad de los Estados Pontificios y provocaron la
intensificación de las relaciones de la Santa Sede con Venecia, donde se instala una representación
diplomática permanente en 1500; cfr. BLET, P., Histoire de la Représentation Diplomatique..., p. 515.
Portugal también pasa durante este tiempo de las misiones temporales a la nunciatura permanente, y
en 1503 Alejandro VI envía a Francisco de Macerata como “comisario y nuncio” aunque sus
funciones eran sobre todo de colector; cfr. Corpo diplomatico Portuguez, vol. I, Lisboa 1862-1936, p. 42.
10 Sobre la nunciatura de Desprats en España véanse los trabajos de FERNÁNDEZ ALONSO, J., Don

Francisco de Prats, primer nuncio permanente en España (1492-1503). Contribución al estudio de las relaciones
entre España y la Santa Sede durante el pontificado de Alejandro VI, «Anthologica Annua», 1 (1953), pp. 67-
154; TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura in Spagna di Francisco des Prats (1492-1503), Génova
1994; algunos de los despachos ya han sido editados en BATLLORI, M. (ed.), De Valènsia a Roma:
Cartes triades dels Borja, Barcelona 1998.
11 Cit. en FERNANDEZ ALONSO, J., Don Francisco des Prats..., p. 90.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 59

Sevilla de 1478. Es conocido el duro trato que recibieron estos agentes cuando —
desatendiendo la súplica real— Sixto IV e Inocencio VIII los enviaron para
misiones de tipo fiscal o beneficial12. Las razones de esta inquebrantable postura
puede deducirse del comentario que en 1504 hicieron los monarcas a su
embajador en Roma, cuando se enteraron de que Julio II pensaba enviarles un
legado: “pues todo lo que el nuncio fazer aquá, os lo puede dezir su santidad, y
escrevídnoslo vos”13. Al margen de las razones específicas que estuvieran detrás
de cada específica legación, es claro que la aceptación de un agente pontificio
exigía a los reyes adoptar una postura definida e inmediata, como la pedía el papa,
en la contienda que estaba abierta. Jugar la partida en el suelo del contrincante
suponía partir de una posición de ventaja. Por ello la resistencia de la Corona a
admitir agentes pontificios constituye un fenómeno que debe relacionarse con la
creación de una sólida plataforma diplomática en Roma, tal y como veremos en el
siguiente capítulo.
En el pontificado de Alejandro VI se llegó a una solución de compromiso
que se reveló muy eficaz. La discreta y continuada presencia de un nuncio-colector
en la Corte real permitiría a Alejandro VI no desairar a unos monarcas recelosos
de todo legado extraordinario enviado desde Roma. Al mismo tiempo, el papa
estaría permanentemente comunicado con los reyes, a través de un agente de su
confianza que tratara los asuntos en beneficio de la Santa Sede, en un momento en
que el papa tenía una necesidad cada vez mayor del auxilio de la Corona
española14.
Además la presencia de Desprats en la Corte permitía a Alejandro VI contar
con una información de primera mano sobre lo que allí se discutía, a pesar de que
los reyes mantenían una lógica reserva sobre asuntos que consideraban que no
eran de su competencia15; mientras éste —actuando a manera de “agente espía”—
escribía buena parte de sus despachos en cifra, y pedía al papa la máxima
discreción sobre lo que allí le contaba, pues si se supiera “seria la perdiçio e

12 En honor a la verdad hay que decir que el trato fue duro pero, finalmente, los legados se las

arreglaron para entrevistarse con los reyes, que los recibieron e incluso agasajaron; véase el caso de
Domenico Centurione en 1481-82 y el de Angelo Geraldini en 1484; FERNÁNDEZ ALONSO, J.,
Nuncios, legados y colectores pontificios..., pp. 66-77; AZCONA, T. DE La elección y reforma..., pp. 147-148.
13 Carta de Isabel y Fernando a su embajador Francisco de Rojas, 25 abril 1504; en RODRÍGUEZ

VILLA, A., Don Francisco de Rojas..., p. 380.


14 Distanciándose de Blet y Fernández Alonso, P. Partner considera que es difícil ver en Desprats

el predecesor de los nuncios permanentes porque sólo era un hombre de confianza del papa enviado
a la Corte de los Reyes Católicos para informarle personalmente en su lengua catalana; cfr.
PARTNER, P., Un osservatorio privilegiato: la Curia romana e il mondo mediterraneo, en GENSINI, S. (dir.),
Europa e Mediterraneo tra Medioevo e prima Età Moderna: L’osservatorio italiano, Pisa 1992, p. 96.
15 Más adelante se verán casos, como de la provisión de Toledo tras la muerte del cardenal

Mendoza, o las negociaciones de Tordesillas, que los reyes gestionaron prácticamente de espaldas al
nuncio.
60 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

destrucçio mia”16. En una época en que la representación diplomática se hacía más


consistente, y las comunicaciones se agilizaban, la información se estaba
convirtiendo en objeto preciosísimo, y también en arma de combate; de aquellos
combates que en la Europa del Renacimiento se libraban primero en las Cortes y
después en el campo de batalla. Veremos que durante el pontificado Borja hubo
mucho de lo uno y de lo otro.
Por último hay cabe recordar que la nunciatura de Desprats no fue
incompatible con el envío, por parte de Alejandro VI, de algún legado de la
confianza de los reyes para tratar cuestiones específicas, contando siempre con la
aquisciencia del nuncio17. Ofrecemos a continuación una breve semblanza de los
principales agentes pontificios que sirvieron en Castilla durante el pontificado de
Alejandro VI.

b) Nuncios, colectores y legados extraordinarios


Francisco des Prats, o Desprats, (c.1454-1504) procedía de la distinguida
familia de los Fenollet afincada en Orihuela (Alicante) y que por aquella época
había establecido vínculos con los Borja de Játiva18. Se doctoró en ambos
derechos por la Universidad de Lérida, y en 1483 era familiaris continuus comensalis
del cardenal Rodrigo de Borja en Roma. Desde aquel momento comenzó a
acumular beneficios repartidos por Cartagena, Valencia y Barcelona, y llegó
trabajar como procurador del vicecanciller ante los soberanos españoles19. El 30
de diciembre de 1492, nada más ser elegido papa su antiguo protector, fue
nombrado nuncio y colector en los dominios de los Reyes Católicos20. Según
Anglería, venía a reemplazar a Bartolomé Scandiano, que realizaba este cometido
en la Corte real desde 1485 hasta la muerte de Inocencio VIII21.

ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 5023, fol. 46v.


16

En Francia la legación del cardenal de Amboise, que se desarrolla desde 1501 hasta su muerte
17

en 1510, tampoco impidió que Alejandro VI enviara al obispo de Melfi, Giovanni Ferreri, entre los
años 1500 y 1503, gratificándolo con un sueldo mensual de ciento venticinco florines; cfr. RICHARD,
P., Les origines de la nonciature de France..., pp. 138-141.
18 Sobre la vida de Francisco Desprats cfr. Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Don Francisco de Prats...,

pp. 67-85; GOÑI GAZTAMBIDE, J., Prats, Francisco des, en DHEE, vol. Suplemento, pp. 618-619;
TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura..., pp. 28 y ss.
19 Probablemente se trata de “micer Prats”, del que habla Fernando el Católico en las

instrucciones dirigidas al conde de Tendilla, 4 marzo 1487; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol.
II, p. 394. Desprats también se encargó de negociar con los reyes la conversión de Valencia en
arzobispado durante la primavera de 1492; TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura..., pp. 42-43.
20 ASV, Registri Vaticani, 876, fols. 27-29v; en TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura…, pp.

91-97.
21 Sobre la labor de Scandiano en la Península Ibérica cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Nuncios,

colectores y legados..., pp. 89-90; ID., Legaciones y nunciaturas..., vol. I, pp. 238-240, 246-250 y 255-260.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 61

A pesar de la concesión de un canonicato en Córdoba, Desprats siempre


consideró insuficiente el dinero para su sostenimiento y el de las personas que
estaban a su cargo. En 1495 Alejandro VI le nombró notario apostólico y en 1498
obispo de Catania. Luego vino la sede de Astorga que permutó por la de León en
1500. Finalmente, el febrero de 1502 abandonó definitivamente la Península
Ibérica y se trasladó a Roma para resolver algunas cuestiones beneficiales22. El 31
de mayo de 1503 fue nombrado cardenal de San Sergio y Baco conservando los
cuatro mil ducados de rentas anuales que le proporcionaba la mesa de León.
Parece ser que quedó en buenas relaciones con Fernando el Católico, quien le
devolvió cierta cantidad de dinero y le pidió algunos favores en 1504, año en que
murió “per il male di flusso”.
Desprats cumplió su oficio residiendo permanentemente en la Corte
itinerante de los Reyes Católicos. El nuncio solicitaba de Alejandro VI estas
facultades para poder gozar de una autoridad acorde con las gestiones que debía
negociar ante los reyes, que no acababan de reservarle un lugar para aposentarle en
sus frecuentes viajes23. Como dice Fernández Alonso, esta necesidad de seguir a la
corte no era propia de colectores, sino de nuncios que realizaban una misión
temporal. Desprats la desempeñó durante once años, informando puntualmente al
pontífice de las gestiones de diverso tipo que éste le encomendaba, contando con
la mayor exactitud posible las reacciones y palabras de los monarcas. De esta
correspondencia se nos han conservado catorce despachos originales, con un total
de sesenta y cinco folios, que van desde noviembre de 1493 hasta diciembre de
1494; a las que hay que añadir tres cartas dirigidas al datario Juan López24.
La labor diplomática de Francisco Desprats fue muy variada: además de sus
cometidos fiscales como colector, fue mediador en el reparto de las provisiones
episcopales tratando de negociar las directrices que le daba Alejandro VI con la
postura de los Reyes Católicos. Se encargó de estrechar la alianza atada por los
soberanos y el pontífice en 1493, exigiendo el apoyo militar de los reyes ante la

Véase también la correspondencia que mantuvo el humanista milanés —Pedro Mártir de Anglería—
con ambos nuncios; cartas del 7 mayo 1488, 1 y 18 septiembre 1492; cfr. TACCHELLA, L., Alessandro
VI e la nunziatura…, 29 y ss.
22 Las letras de paso para Desprats son del 20 febrero 1502, donde se dice que marcha a Roma

“pro non nullis negociis apud santissimum Dominum nostrum peragendis, Dei et magestatis nostre
seruitium concernentibus”; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. VI, pp. 286-287, y 304.
23 “La mayor fatiga de todos los que van a la corte es la de aposentarse, pues dicha corte es tan

grande, y con tantos grandes, y tanta concurrencia, que no hay posadas bastantes; por ello suplico a
Vuestra Beatitud se digne mandar enviarme un breve por el cual se me conceda la facultad de
aposentarme en monasterios, casas de capellanes y otros eclesiásticos, pudiendo exigir a toda clase
de priores, abades y presidentes de monasterios, capellanes y personas eclesiásticas que den posadas
en sus casas a mí y a los míos, con lo cual se me quitará una gran preocupación”; Carta de Desprats
al papa, 18 julio 1494; en FERNÁNDEZ ALONSO, J., Don Francisco des Prats..., pp. 91-92.
24 Cfr. TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura..., pp. 55 y ss.
62 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

invasión de Carlos VIII, y de introducir en la corte al duque de Gandía, a quien el


papa recomendaba que siguiera las instrucciones del nuncio en este negocio. El
papa pagó sus servicios nombrándole notario apostólico en agosto de 1495 y
obispo de Catania en febrero de 1498. Con esta última dignidad el papa pretendía
ensalzarlo para preparar la delicada legación de Boil que Desprats debía apoyar
desde la corte.
Más adelante Alejandro VI confió en sus cualidades diplomáticas para
informar a los reyes su acercamiento hacia Francia, pero el nuncio no pudo evitar
la crisis de finales de 1498-99 que acabó salpicándole, ya que el rey Fernando cortó
sus comunicaciones con el papa25. Es posible que el pontífice tratara de
recuperarle nombrándole aquel mismo año delegado para la dirección de la
reforma de los religiosos, lo que era una forma de vigilar más de cerca la
intervención de la Corona en esta materia. En 1500 Desprats obtuvo la sede de
Astorga que cambió diez meses después por la de León, obispado que retuvo aún
después de su promoción al cardenalato en 1503. A partir de esta fecha residió en
Roma abandonando su oficio de colector y quedando en buenas relaciones con el
rey Fernando.
Para sus labores de nuncio y colector, Desprats contó con el apoyo de un
grupo de servidores y oficiales subalternos, entre los que podría contarse el
canónigo toledano Francisco Ortiz, antiguo y polémico nuncio de tiempos de
Inocencio VIII al que Alejandro VI debió de confirmar en su puesto sin
prodigarle excesivas mercedes26. Desprats conservó el cargo de nuncio y colector
hasta la muerte de Alejandro VI y probablemente hasta su muerte el 9 de
septiembre de 1504. Un año antes había regresado a Roma para recibir el capelo
cardenalicio que se le concedió el 31 de mayo de 1503.
La permanencia de Desprats en la Corte de los Reyes Católicos fue
compatible con algunas misiones esporádicas de agentes o nuncios pontificios. La
primera ocasión se presentó a raíz de la reconciliación del papa y los monarcas en
marzo de 1493. Alejandro VI pensó entonces en enviar ciertos “nuncios”, pero
Isabel y Fernando le salieron al paso pidiéndole —a través de sus embajadores en
Roma— que no lo hiciera “fasta que hayais recebido nuestra respuesta sobrello”,

SANUDO, M., Diarii..., vol. II, col. 531.


25
26Alonso de Palencia dice que “era [legado] a latere mientras viviese, en toda España e yslas
adyacentes, con plenas facultades para las provisiones de todos los oficios salvo catedrales”;
PALENCIA, A., Cuarta Década..., vol. II, p. 191. El conflicto por la sede de Cuenca le quemó ante los
reyes, y en Roma Rodrigo de Borja se opuso a que el papa le nombrara cardenal. Desgraciadamente
se sabe muy poco de su actividad diplomática en la década de 1490 hasta su fallecimiento, en torno
a 1502-1504; cfr. BELTRAN DE HEREDIA, V., Francisco Ortiz, el “nuncio” y su paso por Salamanca, en ID.,
Cartulario…, vol. II, pp. 175-192; MESEGUER, J., Ortiz, Francisco, en DHEE, vol. Suplemento, pp.
565-566; LOP OTÍN, María José, El cabildo catedralicio de Toledo en el siglo XV: aspectos institucionales y
sociológicos, Madrid 2003, pp. 371, 376 y 448.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 63

refiriéndose probablemente a la embajada extraordinaria que estaban preparando y


que se presentará en Roma en junio de aquel mismo año27.
Después de este intento de legación sólo tenemos noticia de la misión
encomendada por Alejandro VI a Bernardo de Boil (c.1445-c.1506) a principios
de 1498, y el intento, probablemente frustrado, de enviar a Juan Vera con motivo
de la empresa que el papa estaba preparando contra el turco. Boil había sido
compañero de Fernando el Católico durante sus años de formación en la Corte
aragonesa28. Después fue secretario y consejero real, comisario de guerra en 1479,
y capitán de las galeras reales en el conflicto surgido en Cerdeña con el marqués de
Oristán. De pronto abandonó la corte y se hizo ermitaño de Monserrat, donde
comenzó a trabajar por la reforma colaborando con los Reyes Católicos desde
1490. Enviado a Francia en 1492 para tratar la restitución de los condados de
Rosellón y la Cerdaña, conoció allí a S. Francisco de Paula —fundador de la
Orden de los Mínimos— que le ganó para su orden29. A su vuelta, Boil se dedicó a
introducir el Instituto de los Mínimos en España, hasta que los Reyes Católicos le
requirieron en 1493 para viajar a las Indias recién descubiertas como vicario
pontificio con las amplias facultades que Alejandro VI le concedió por la bula Piis
fidelium.
En octubre de 1495 tuvo que viajar a Roma para tratar asuntos de la orden
llevando consigo recomendaciones expresas de Fernando el Católico que lo alaba
“por la luenga criança que hará en mi servicio y lo mucho que me sirvio y sirve”30.
Estando allí Alejandro VI requirió sus servicios en 1497 como legado para tratar
con los reyes españoles asuntos relativos a la política italiana, especialmente el
matrimonio de César Borja con la hija de Federico de Nápoles. En las

27 Carta de Fernando e Isabel a Bernardino López de Carvajal y a Juan de Medina, 30 abril 1493;

en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, p. 177.


28 Sobre fray Bernardo de Boil contamos con los documentados trabajos de FITA, F., Fray Bernal

Boyl y Cristóbal Colón, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 19 (1891), pp. 173-237; ID., Fray
Bernal Boyl. Documentos inéditos, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 20 (1892), pp. 160-178; y
las síntesis biográficas de LAMBERT, A., Boil (Bernat ou Bernal), en DHGE, vol. IX, París 1937, pp.
523-528; VILALLONGA, M., Bernat Boïl, en ID., La literatura llatina a Catalunya al segle XV. Repertori
biobibliogràfic, Barcelona 1993, pp. 38-43. Más adelante aportaremos más bibliografía al tratar su
actuación en las Indias como vicario pontificio, a sus diferentes legaciones ante la Corte de los Reyes
Católicos y la Curia pontificia.
29 Sobre su misión desempeñada en las negociaciones de Perpiñán cfr. FITA, F., Fray Bernal Boyl y

D. Juan de Albión, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 20 (1892), pp. 179-189; sobre su
ingreso y labor en la orden de los Mínimos cfr. D’ALLERIT, O., Bernardo Boyl, ermitaño de Montserrat y
los orígenes de los mínimos en España, en España Eremítica, Pamplona 1970; sobre el apoyo de Alejandro
VI a la orden recién fundada, cuya regla aprobó Alejandro VI en 1493 cfr. GALLUZZI, A., Origini
dell’Ordine dei Minimi, Roma 1967.
30 Carta de Fernando el Católico a Bernardino López de Carvajal y al propio Alejandro VI, 21

octubre 1495; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. V, p. 156.


64 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

instrucciones que se le dieron se dice que debía colaborar con el nuncio Desprats y
con el arzobispo de Toledo Jiménez de Cisneros. Alejandro VI contaba con la
influencia que Boil tendría con su antiguo compañero de juegos, pero Fernando se
negó a apoyar la política matrimonial de César.
A pesar de ello Boil fue despachado a Roma con nuevas instrucciones sobre
la reforma. Al antiguo ermitaño no le hizo ninguna gracia el encargo, pero confió
en “las palabras y bondat del Rey nuestro señor, que en esto me consoló mucho y
me fabló, a mi ver muy entrañablemente, ahunque no menos la tengo [la
esperanza] a la Reyna nuestra señora, puesto que no me fabló tan largo, porque
sus obras son siempre mayores que sus palabras”31. Alejandro VI recibió al
religioso catalán en agosto de 1498 cuando estaba preparando el viaje de Cesar
Borja a Francia. El papa le escuchó, pero no prestó excesiva atención a las
peticiones que le solicitaba, sobre todo en lo que concernía a la necesidad de
acometer la reforma. Aún así, Boil comunicaba a los Reyes Católicos que el papa
“no quería que bolviesse, pero yo no dexaré por ello de correr para ponerme en
algun rincon, donde la muerte me falle menos ocupado”32.
Posteriormente Fernando el Católico nombró a Boil abad del monasterio de
San Miguel de Cuixà (Elna) que pertenecía a la Congregación de los claustrales
parcialmente reformados de Aragón; y en 1502 los reyes le pidieron que
acompañara a Felipe el Hermoso de regreso a Borgoña, dándole facultades para
confirmar o no las negociaciones que mantendría su yerno con Luis XII a su paso
por Francia; negociaciones que culminaron en la paz de Lyon donde se intentó
solucionar el conflicto hispano-francés por Nápoles, y que los Reyes Católicos
nunca reconocieron. La extraña actuación de Boil como “agente doble” le otorga
una fisonomía del todo particular, teniendo en cuenta que no se enemistó ni con el
papa, ni los reyes, los cuales siempre le defendieron ante las acusaciones de
traición que recayeron sobre él.
Por último cabe mencionar entre los agentes diplomáticos de Alejandro VI
al valenciano Juan Vera (1453-1507), que el papa quiso enviar a España como
colector de la bula de Cruzada contra el turco promulgada en 150033. Vera había
sido escogido por Rodrigo de Borja como preceptor de su hijo César. Viajó a
Valencia para notificar la muerte del duque de Gandía, y se encargó de gestionar la
devolución de los bienes muebles del duque a su viuda, María Enríquez, a través
del consell valenciano34. La gobernación de Valencia debió quedar satisfecha por los
buenos oficios de este eclesiástico tan próximo a Alejandro VI, y en 1498 le

31 Despacho de Boil a Cisneros y a los reyes, agosto de 1498; NÚÑEZ, L. M., Dos cartas interesantes

de Fr Bernardo Boil a Cisneros, «Archivo Ibero-Americano», 6 (1916), p. 441.


32 Ibidem, p. 443.
33 Sobre el personaje cfr. GOÑI GAZTAMBIDE, J., Vera, Juan, en DHEE, vol. IV, pp. 2732-2733.
34 PASTOR ZAPATA, J. L., El Ducado de Gandía…, pp. 412-413.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 65

encomendó la misión de solicitar al pontífice la creación de la Universidad35. El


ascenso eclesiástico de este canónigo de Valencia se produjo en 1500 cuando fue
elegido arzobispo de Salerno y después cardenal. Respecto a la citada legación
como colector, no sabemos si tuvo lugar ya que los reyes se molestaron por la
iniciativa pontificia. Posteriormente, en 1506, el rey Fernando solicitaría sus
servicios para gestionar ante la Curia diversos asuntos en colaboración con su
embajador en Roma. Por último hemos encontrado alguna referencia del envío de
Pietro Arrivabene († 1504), —obispo de Urbino y consejero del marqués de
Mantua—, a la Corte de los Reyes Católicos en calidad de “nuncio”, sin que
podamos precisar ni la fecha ni el objetivo de su legación36.
Además de la labor diplomática de estos agentes pontificios, Alejandro VI
trató de ganarse fidelidades entre los eclesiásticos influyentes en la Corte de los
Reyes Católicos. A este respecto hay que mencionar la amistad que unía a Rodrigo
de Borja con Pedro González de Mendoza (1428-1495) —prelado y cabeza de
un linaje fuertemente comprometido con la Corona— que debía al antiguo legado
el capelo cardenalicio (1473) y el arzobispado de Toledo (1482)37. Algunas cartas
de Mendoza a Inocencio VIII revelan la atención que el arzobispo prestaba a los
intereses del vicecanciller Rodrigo de Borja, ya fuera en los asuntos de Curia como
en la promoción de su hijo el duque de Gandía38. Particularmente eficaz fue su
labor mediadora en el duro forcejeo que enfrentó a los reyes y al cardenal por la
sede de Sevilla. Una vez convertido en pontífice Alejandro VI, el cardenal
Mendoza ejercerá su habilidad diplomática para mediar en las negociaciones que
habían encallado entre el papa y los monarcas españoles; tal es el caso del forcejeo
por la provisión de Sevilla. El papa, por su parte, agilizó las gestiones que el
cardenal le solicitaba como la erección del colegio mayor de Santa Cruz39. Según la
correspondencia del nuncio, días antes de morir y cuando ya estaba postrado en el

35 VILLANUEVA, J. L., Viaje literario…, vol. II, pp. 212-216.


36 Cfr. DONESMODI, I., Dell’istoria ecclesiastica di Mantova, vol. II, Mantua 1616, p. 96.
37 Las cartas de agradecimiento así lo hacen sospechar; cfr. VILLALBA RUIZ DE TOLEDO, F. J., El

cardenal Mendoza (1428-1495), Madrid 1988, pp. 185-186; también VILCHES VIVANCOS, F., El
Cardenal Mendoza. Datos biográficos definitivos y obra literaria, Guadalajara 1994, pp. 32-34.
38 Carta de Pedro González de Mendoza a Inocencio VIII, 14 abril 1488; BM, Cl. X Cod. 176

(3623) doc. 98, fol. 194rv; AZCONA, T. DE, Relaciones de Inocencio VIII..., p. 12.
39 Cfr. ANDRÉS ORDAX, S., El Cardenal Mendoza y su colegio de Santa Cruz, en ID. (coord.), El

Cardenal y Santa Cruz. V Centenario del Cardenal Mendoza († 1495) fundador del Colegio Mayor de Santa
Cruz, Valladolid 1995, p. 47. Sobre el mecenazgo cultural y artístico del cardenal cfr. Sobre el
mecenazgo cultural y artístico del cardenal cfr. CIVIL, P., Le mécénat artistique du Cardinal Mendoza:
l’introduction de la culture humanistique en Castile à la fin du XVe siècle, «Cahiers de l’U.F.R. d’Etudes
Ibériques et Latino-Américaines», 7 (1989), pp. 15-24; HERRERA CASADO, A., La hulla viva del
Cardenal Mendoza, Guadalajara 1995; BOSCH, L. M. F., Art, liturgy, and Legend in Renaissance Toledo: the
Mendoza and the Iglesia Primada, Pennsylvania 2000; más adelante veremos algunas de las
manifestaciones del mecenazgo del cardenal en Roma.
66 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

lecho, el cardenal Mendoza habló a los reyes encarecidamente a favor de


Alejandro VI, animando a los soberanos a apoyarle siempre con todas sus fuerzas
contra sus enemigos y censurando la conducta de los cardenales que le eran
contrarios40.
El vacío dejado por Mendoza como valedor de los intereses pontificios en
la Corte de los Reyes Católicos fue advertido por Alejandro VI que desde el
primer momento trató de ganarse a su sucesor Francisco Jiménez de Cisneros
(1436-1517)41. Su proposición como arzobispo de Toledo fue presentada en la
Curia en 1494 por los embajadores Carvajal y Garcilaso que ensalzaría su perfil
religioso ante el papa. Ya el 15 de diciembre de 1495 el pontífice le enviaba un
breve alabando su sencillez de vida, pero recomendándole que “conforméis
vuestros hábitos, vuestro porte y todo lo demás, a la dignidad de vuestro
estado”42. Advertencia que Alejandro VI vuelve a repetirle en 1496 tratando de
hacerle ver que una cierta magnificencia era necesaria para mostrar la dignidad de
la sede toledana43.
En 1495 el papa aprovechó para pedir al recién elegido que interviniese en
la ejecución de la testamentaría de Mendoza a favor de la Cámara Apostólica, pero
Cisneros siguió el parecer de sus reyes. Quizás para tenerlo a su favor, Alejandro
VI fue condescendiente con los proyectos de reforma del arzobispo, y no prestó
demasiada atención a las protestas que llegaron a Roma por parte del cabildo
toledano. El 5 de junio de 1495 le encomendó la visita y reforma de los religiosos
de su diócesis, y el 26 de diciembre de 1496 lo constituía visitador de los
franciscanos.
En los asuntos políticos el papa también solicitó la mediación del arzobispo.
En diciembre de 1495 le escribió un breve para que presionara a los reyes a
continuar la guerra contra Francia, que ocupaba todavía algunos enclaves de los
Estados Pontificios. Pero el favor más comprometido se lo pidió Alejandro VI en
1497, cuando buscó su apoyo en las delicados asuntos que debía tratar Bernardo
de Boil en la Corte española —especialmente el matrimonio de César con una hija
de Federico—, instando al legado pontificio en sus instrucciones a que confiase en
la “integritas et devotio” del arzobispo.

40Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Don Francisco des Prats..., p. 97.


41García Oro reúne sus trabajos sobre la figura de Cisneros en su obra GARCÍA ORO, J., El
Cardenal Cisneros. Vida y empresas, vols. I-II, Madrid 1992-93; también PÉREZ, J. (dir.), La hora de
Cisneros, Madrid 1995; RUMMEL, E., Jiménez de Cisneros. On the Threshold of Spain’s Golden Age, Tempe
(Arizona) 1999.
42 Breve del 15 diciembre 1495; AGS, Patronato Real, leg. 60, fol. 47; comentado por HEFELE, CH.

J., El cardenal Jiménez de Cisneros y la Iglesia española a fines del siglo XV y principios del XVI, Barcelona
1860, p. 32.
43 Breve Cum sicut, 4 junio-25 diciembre 1496; AGS, Patronato Real, leg. 61, fol. 95; GARCÍA ORO,

J., El Cardenal Cisneros..., vol. II, p. 125.


LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 67

Un cierto clima de tensión se creó a raíz de la suspensión de la reforma en


noviembre de 1497, pero la acción de los procuradores del arzobispo en Roma
contribuyó a devolver las aguas a su cauce. Uno de éstos fue el propio Bernardo
de Boil que, en el verano de 1498, trató de convencer a Alejandro VI de la
urgencia de reformar su casa, poniéndole como modelo al arzobispo Cisneros, “de
suerte que gran parte de la audiencia —cuenta Boil en su carta al arzobispo— se
consumo en fablar de Vuestra Reverendissima Señoria, y me parecio que se le
asento otro parecer del que tenia”44. El religioso de Montserrat comentó “lo que
[el arzobispo] ha fecho por su Santidad y por ellos y la gana que tiene de servirle, si
quisiese darle forma de poderlo mejor fazer que fasta aquí; quiero dezir que los
negocios fuesen tales que se pudiesen tratar otramente”; lo que probablemente
hacía referencia a los turbios asuntos tratados en la pasada legación de Boil en la
Corte de los reyes. El recelo del papa hacia Cisneros había desaparecido cuando el
1 de noviembre de 1499 le nombraba visitador y reformador de las Órdenes
Mendicantes.
En septiembre de aquel año quedó en Roma Alfonso de Alcalá para airear la
devoción del franciscano a la Sede Apostólica45. A su vez Alejandro VI le escribió
el 3 de septiembre expresándole la voluntad de tenerlo propicio ante los reyes; en
concreto le encomendaba el espinoso asunto de la secularización de César,
ofreciéndole a cambio tratar con presteza los negocios romanos del arzobispo46.
Estas peticiones ponen de manifiesto que la posición de Desprats en la Corte no
había logrado calmar la tempestad que había suscitado el viraje francés del
pontífice, ni los nuevos proyectos de César Borja respaldados por el papa. Dice
Azcona, que pocas semanas más tarde Desprats informó de la buena disposición
del arzobispo, por lo que el papa le animó que trabajaran los dos al unísono en los
nuevos negocios que se presentarían. Sin embargo, las cosas de César no
mejoraron. En noviembre de 1498, fue Cisneros quien quiso obtener el favor
pontificio para obtener los documentos necesarios para la creación del Estudio
General de Alcalá. El momento no era bueno pues las relaciones del papa con los
reyes atravesaban su peor época, pero Cisneros supo ganarse al pontífice pagando
a la Cámara Apostólica las cantidades atrasadas de annatas, subsidios y derechos
de espolio que debía desde el fallecimiento del cardenal Mendoza, y sumaban más
de ocho millones de maravedíes47.
El papa siguió tratando benignamente al arzobispo concediéndole ciertos
privilegios beneficiales en 1499 y 1500, así como apoyando sus iniciativas
universitarias, en cuya gestión intervino el eficaz procurador de Cisneros,

44 NÚÑEZ, L. M., Dos cartas interesantes..., p. 443.


45 Cfr. AZCONA, T. DE, Relaciones de Alejandro VI..., p. 154.
46 Breve Tam ex litteris, 3 septiembre 1498; ASVe, Podocataro I-694; en AZCONA, T. DE, Relaciones de

Alejandro VI..., pp. 171-172.


47 Cfr. GARCÍA ORO, J., El cardenal Cisneros…, vol. I, p. 89.
68 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Fernando de Herrera, sin olvidar a su otro valedor en la Curia Bernardino López


de Carvajal. Por su parte, el arzobispo escribió al papa informándole de sus éxitos
misionales durante la campaña de conversiones masivas que impulsó en el reino
de Granada. El 23 de marzo de 1500 el papa le contestó a través de un breve en el
que le felicitaba por la conversión de setenta mil moriscos proclamándole
campeón de la fe en la expansión del Reino de Dios48. Por esta razón, el papa
volvía a escribirle pocos meses después encomendándole la promoción de una
nueva expedición militar con los turcos mediante el breve Mittimus fraternitati tuae,
en el que le otorgaba como pago la provisión de todos los beneficios de sus
diócesis49.

2.2. Los agentes reales


a) La diplomacia castellano-aragonesa en Roma a fines del siglo XV
La representación diplomática de la realeza Trastámara ante el Papado se
basaba en la figura del orador o nuncio —encargado de misiones puntuales y
limitadas en el tiempo— y la del procurador, que solía representar al rey durante
un período de tiempo más largo, con la misión de coordinar las negociaciones
ordinarias y facilitar el trabajo de oradores enviados a título temporal50. También
era frecuente que se produjesen trasvases entre la Curia y la Corte castellana, como
ocurría con los procuradores reales que acababan ingresando en las filas de la
administración pontificia, o el de aquellos curiales —e incluso cardenales— que
ayudaba a la Corona en la tramitación de ciertos asuntos.
Los Reyes Católicos mantuvieron esta tradición diplomática hasta que, en la
década de 1480, comenzaron a ensayar una nueva forma de representación acentuando
una serie de tendencias que otorgaban a su cuerpo diplomático una fisonomía
particular51. En esta época en la que se “inventa” la diplomacia —según expresión
de Bély— los monarcas españoles supieron adecuarse a las nuevas necesidades
diseñando un sistema diplomático que en Roma se caracterizó por cuatro rasgos
esenciales: la creación de órganos centrales formados por equipos de gobierno
especializados que gestionaban desde la Corte los asuntos eclesiásticos y de

48 Breve 27 marzo 1500; AGS, Patronato Real, leg. 61, fol. 95; en LADERO QUESADA, M. Á., Los

mudéjares de Castilla en tiempos de Isabel I, Valladolid 1969, pp. 252-253.


49 Breve Mittimus fraternitati tuae, 15 noviembre 1500; AHN, Universidades, leg. 3, no 14; GARCÍA

ORO, J., El Cardenal Cisneros..., vol. I, p. 124.


50 Sobre la figura del “procurador” cfr. LINEHAN, P., Procurators Representing Spanish Interests at the

Papal Court (1216-1303), «Archivum Historiae Pontificiae», 17 (1979), pp. 69-123; los antecedentes
inmediatos a la época de los Reyes Católicos en NIETO SORIA, J. M., Enrique IV de Castilla..., pp.
227-235.
51 Cfr. BÉLY, L. (ed.), L’invention de la diplomatie. Moyen Âge-Temps Modernes, París 1998.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 69

política exterior; la progresiva unificación y castellanización del cuerpo


diplomático; la instalación de embajadores permanentes dotados de un alto valor
representativo; y la designación de agentes diplomáticos laicos de extracción
nobiliaria y con cierta formación humanística52.
El cronista Hernando del Pulgar refiere que, durante las Cortes convocadas
en Toledo en 1480, los reyes habían habilitado en su palacio una sala “para
entender en las embaxadas de los reynos extraños que venian a ellos, y en las cosas
que se trataba en corte de Roma con el Santo Padre”53. Este órgano central estaría
constituido por un equipo de gobierno formado por aquellas “personas expertas
en las cosas dessa corte de Roma” —de las que habla Fernando el Católico en
carta a sus embajadores—, entre los que cabe destacar a los grandes consejeros
eclesiásticos: el cardenal Pedro González de Mendoza —miembro más eminente
de la Iglesia castellana como obispo de Sevilla (1474) y de Toledo (1482)— y
Hernando de Talavera —obispo de Ávila y confesor real— que gestionarían los
asuntos relacionados con la Santa Sede desde los inicios del reinado hasta que
fueron relevados en los primeros años de la década de 1490 por Jiménez de
Cisneros —sucesor de Mendoza en el arzobispado de Toledo— y Diego de Deza
entre otros54.
Además de estos eclesiásticos los reyes dotaron de un especial
protagonismo a sus secretarios, especialmente desde que en 1480 Fernando el
Católico reestructurase la Cancillería por medio de una pragmática que convertía a
la Cancillería en un órgano más burocrático y administrativo55. Entre los
secretarios especializados en la política italiana y los asuntos eclesiásticos hay que

52 Sobre la diplomacia española en tiempos de los Reyes Católicos cfr. OCHOA BRUN, M. Á.,

Historia de la Diplomacia Española, vol. IV, Madrid 1995; y sus síntesis ID., La Monarquía del
Renacimiento y la Diplomacia española, en Corona y Diplomacia. La Monarquía española en la Historia de las
relaciones internacionales, Madrid 1988, pp. 2-53; ID., La diplomacia española durante la transición a la Edad
Moderna, en KOHLER, A., y EDELMAYER, F. (eds.), Hispania-Austria: los Reyes Católicos, Maximiliano I y
los inicios de la Casa de Austria en España, Oldenbourg 1993, pp. 52-67; desde el punto de vista
interpretativo aporta interesantes sugerencias SERRANO DE HARO, A., Sobre la historia de la diplomacia
medieval española, «Hispania», 104 (1993), pp. 733-747; y la reciente aportación de OLIVA, A. M., Gli
ambasciatori dei re Cattolici presso la Corte di Alessandro VI, en De Valencia a Roma a través de los Borja.
Actas del Congreso (Valencia, 23-26 febrero 2000) (en preparación). Agradecemos a la autora haber
podido consultar el texto antes de su publicación.
53 PULGAR, H., Crónica..., p. 354.
54 Cfr. FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., Sociedad cortesana y entorno regio, en LADERO

QUESADA, M. Á., (coord.), El mundo social de Isabel la Católica. La sociedad castellana a finales del siglo XV,
Madrid 2004, pp. 73-77.
55 Cfr. OLIVA, A. M., Gli ambasciatori dei re Cattolici…, pp. 5-8; ver también las referencias

bibliográficas de SCHENA, O., La storiografia sulla Cancelleria sovrana della Corona d’Aragona (secc. XII-
XV), «Bolletino Bibliografico della Sardegna», 4/7 (1987), pp. 58-67; para el ámbito castellano en
tiempos de los Reyes Católicos cfr. MARTÍN POSTIGO, M. S., La Cancillería castellana de los Reyes
Católicos, Valladolid 1959.
70 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

citar a Luis González, Juan Coloma, Alfonso de Ávila y Fernán Álvarez de Toledo
—los dos últimos más próximos a Isabel— entre los años 1480-1490, y a Miguel
Pérez de Almazán y Juan Ruiz de Cálcena entre 1490-151056. La reina departía
diariamente con estos importantes cortesanos, como se aprecia en el en el
memorial que Hernando de Talavera dirigió a Isabel çerca de la orden que debia tener en
el despacho de los negoçios, donde le aconseja “distribuyr las cartas y peticiones; las de
Roma, las del Andaluzia, las de Navarra y de Gallizia a Hernan d’Alvarez”57. Los
secretarios no sólo aconsejaban a los reyes sino que eran el enlace directo con los
representantes diplomáticos que tantas veces les escribían directamente o recibían
de ellos las órdenes de pago de sus respectivos salarios58.
Durante los primeros años del reinado Isabel y Fernando mantuvieron en
Roma una embajada dual, con una representación como reyes de Castilla y otra
como reyes de Aragón. En este terreno la experiencia aragonesa ensayada por Juan
II y su hijo Fernando superaba la débil representación diplomática que tenía
Enrique IV en la Ciudad Eterna59. El ejemplo aragonés probablemente influyó en
la puesta a punto de una adecuada representación castellana que actuaba en
connivencia con los agentes aragoneses. Así entre 1480 y 1484 encontramos en
Roma a Gonzalo de Beteta (1480-1484) como agente castellano, mientras Gonzalo
Fernández de Heredia (1480-82), Francisco Vidal de Noya (1483-85) y Joan
Margarit (1482-1484) se ocupaban de los asuntos aragoneses, con la suficiente
versatilidad como para desempeñar el oficio de orator regis Castellae como le sucedió
a Margarit en noviembre de 1483.
Este cuerpo diplomático tan polivalente sufrió un proceso de unificación y de
castellanización durante el pontificado de Inocencio VIII y, sobre todo, en el de
Alejandro VI. Lo demuestra la paulatina sustitución del grupo de procuradores

56 Sobre los secretarios regios es imprescindible acudir a ESCUDERO, J. A., Los secretarios de estado y

del despacho (1474-1724), vols. I-IV, Madrid 1969; especialmente vol. I, pp. 3-40; y vol. IV, pp. 317-
573; también BERMEJO CABRERO, J. L., Los primeros secretarios de los reyes, «Anuario de Historia del
Derecho Español», 49 (1979), pp. 187-296.
57 Se encuentra editado en RODRÍGUEZ VALENCIA, V., Isabel la Católica en la opinión de españoles y

extranjeros. Siglos XV al XX, vol. I: Siglos XV al XVI, Valladolid 1970, pp. 368-369.
58 El cometario de Fernando en OLIVA, A. M., Gli ambasciatori dei re Cattolici…, p. 24; sobre los

pagos a los embajadores pueden verse las nóminas de las cuentas del tesorero Alonso de Morales en
ANDRÉS DÍAZ, R. DE, El último decenio del reinado de Isabel I a través de la tesorería de Alonso de Morales
(1495-1504), Valladolid 2004.
59 Véase al respecto la carta de Diego de Saldaña —servidor de Enrique IV— en la que da al rey

castellano un serie de consejos muy interesantes para mejorar su representación diplomática en


Roma, 15 noviembre 1474; en FRANCO SILVA, A., La provisión del Maestrazgo de Santiago tras la muerte
de Juan Pacheco. Unas cartas inéditas, en La Península Ibérica en la Era de los Descubrimientos (1391-1492),
Actas III Jornadas Hispano-Portuguesas de Historia Medieval (Sevilla, 25-30 noviembre 1991), Sevilla 1997,
pp. 574-557; el conocimiento de esta carta hubiera sido de gran utilidad para el trabajo de NIETO
SORIA, J. M., Enrique IV de Castilla..., pp. 227-235.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 71

aragoneses establecidos en Roma (como el cardenal Joan Margarit, fallecido en


1485, Francisco Vidal de Noya trasladado a su sede episcopal de Cefalú en 1485,
Rodrigo de Borja, elegido pontífice en 1492, o Gonzalo Fernández de Heredia,
trasladado a Nápoles en 1494) por otro equipo diplomático castellano, constituido
por el medinense Juan Ruiz de Medina (1487-1493) que permanecería en Roma
hasta 1499; Bernardino López de Carvajal (1488-1493) que continúa tramitando
asuntos españoles siendo ya cardenal; Diego López de Haro, embajador
extraordinario en 1493; los hermanos Garcilaso (1494-1499) y Suárez de Figueroa
(1499-1501), o el comendador toledano Francisco de Rojas (1501-1507). La
unificación también se aprecia en las embajadas de prestación de obediencia, que
pasó de una representación dual —como en el caso de Sixto IV en 1475— a una
embajada más unificada como la que encabezó el conde de Tendilla ante
Inocencio VIII (1486) o la de Diego López de Haro ante Alejandro VI (1493)60.
Esta tendencia castellanizante quizá se deba al interés de los soberanos por
seguir en sus relaciones con la Santa Sede la dinámica negociadora de Castilla, más
sólida en sus prerrogativas sobre la iglesia de sus reinos y menos aristada que la
aragonesa61. Esto por lo que se refiere a los asuntos eclesiásticos, ya que en
política exterior Fernando impondrá una orientación típicamente aragonesa,
encaminada a evitar la ingerencia francesa en Italia y a defender sus derechos
sucesorios en el reino de Nápoles62; intereses que también coincidían con los
proyectos de Castilla en el Norte de África y el Mediterráneo, y que pudieron
llevarse a cabo gracias a la colaboración conjunta de los agentes aragoneses
instalados en Nápoles y las fuerzas militares dirigidas por castellanos63. Se
consolidaba así un sistema geo-estratégico castellano-aragonés en torno al eje
Roma-Nápoles, en el que cabe considerar a la capital napolitana como una “plaza
militar” eminentemente aragonesa que debía vigilar y trabajar de común acuerdo

60 En estas dos últimas embajadas el rey Fernando no dejó de introducir dos agentes aragoneses

en las personas de Antonio Geraldini —para la obediencia ante Inocencio VIII— y Gonzalo
Fernández de Heredia para la de Alejandro VI.
61 Consecuencia de ello es que la Hacienda castellana sostenía los abultados gastos del cuerpo

diplomático europeo, que ascendieron a 48.356.031 maravedíes durante el decenio 1495-1504 (más los
27.021.695 que ocasionaron los correos y mensajeros); cantidad que casi alcanza a los 88 millones de
maravedíes que costó la primera guerra de Nápoles (1495-1498); cfr. ANDRÉS DÍAZ, R. DE, La
fiscalidad regia extraordinaria en el último decenio de Isabel I (1495-1504), «Cuadernos de Historia Moderna»,
13 (1992), pp. 151 y ss.
62 Interesantes reflexiones en VAL VALDIVIESO, M. I. DEL, La política exterior de la monarquía

castellano-aragonesa en la época de los Reyes Católicos, «Investigaciones Históricas» (Valladolid), 16 (1996),


pp. 11-27.
63 Nos referimos a Gonzalo Fernández de Heredia, Luis de Requesens, Joan Ram Escrivá de

Romaní o al valenciano Juan Claver, como embajadores aragoneses en Nápoles; y al cordobés


Gonzalo Fernández de Córdoba o al vasco Íñigo de Artieta, que dirigían respectivamente el ejército
de tierra y la flota enviados a Nápoles en la década de 1490.
72 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

con la “plaza política” —más castellanizada— de la capital pontificia64. La


poliédrica monarquía de los Reyes Católicos ensamblaba de esta forma los
recursos y los intereses de ambas coronas en pro de una política exterior común
que —admitiendo ciertos ámbitos de autonomía para cada soberano— hacía
realidad aquella imagen de unidad político-diplomática que apreció Guicciardini:
“Comune era il titolo di re di Spagna, comunemente gli ambasciatori si spedivano,
comunemente gli eserciti si ordinavano”65.
Era el punto de llegada de un proceso integrador que entró en crisis a raíz
de la muerte de Isabel la Católica (1504) y el surgimiento de una rivalidad entre
Fernando y Felipe el Hermoso que se plasmaría en la división del cuerpo
diplomático en Roma, con Antonio de Acuña como representante de Felipe el
Hermoso y Francisco de Rojas como embajador de Fernando el Católico66. El
fallecimiento del archiduque en 1506 devolvió el trono a Fernando y supuso el
desmantelamiento del antiguo partido castellanista por un nuevo cuerpo
diplomático aragonés, como pone de manifiesto la sustitución de Francisco de
Rojas por el valenciano Jerónimo de Vich, la caída en desgracia del cardenal
Carvajal y la búsqueda de nuevos apoyos entre los purpurados aragoneses, o el
relevo de Gonzalo Fernández de Córdoba por el aragonés Ramón de Cardona
como nuevo virrey de Nápoles67.
El proceso unificador del cuerpo diplomático de los Reyes Católicos se vio
favorecido por la consolidación del cargo de embajador residente, que representaba
oficialmente al monarca con una especial autoridad y prestancia ceremonial. El
embajador residente permitía una tramitación constante de los asuntos, facilitaba
la coordinación de las diferentes negociaciones que efectuaban otros oradores o
enviados del rey, y constituía una fuente de información de primera mano gracias a
los despachos que enviaba regularmente a su soberano, muchas veces en cifra o
encriptados68. La necesidad de coordinar la acción diplomática y otorgar mayor

64 Comenta esta feliz idea VAQUERO PIÑEIRO, M., De los Reyes Católicos a Carlos V: el cambio dinástico

visto desde la Corte de Roma, en ALVAR, A., CONTRERAS, J., y RUIZ, J. I. (eds), Política y cultura en la Edad
Moderna (cambios dinásticos, milenarismos, mesianismos y utopías), Alcalá de Henares 2004, pp. 136 y ss.
65 GUICCIARDINI, F., Storia d’Italia, vol. I, Milán 1843, p. 409.
66 SERIO A., Una representación de la crisis de la unión dinástica: los cargos diplomáticos en Roma de Francisco

de Rojas y Antonio de Acuña (1501-1507), en Isabel la Católica y su época, Valladolid 2004 (en prensa).
Agradezco al autor la consulta del texto antes de su publicación.
67 Este cambio afectó a los principales cargos de la Corte, tal y como señalamos en FERNÁNDEZ

DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., Sociedad cortesana y entorno regio…, pp. 61-63.


68 Queller llega a decir que en 1500 los embajadores residentes existían principalmente “for news

gathering and ceremonial purposes but he was able to negociate and conclude if provided with full
powers for the purpose”; QUELLER, D. E., The Office of the Ambassador in the Middle Ages, Princeton
1967, pp. 228 y ss. La cifra —basada en un sistema de claves de sustitución de letras o de palabras
por otras o por signos o números— fue utilizada por los Reyes Católicos usando modelos italianos y
cambiando las claves para cada embajador; cfr. GALENDE DÍAZ, J. C., La escritura cifrada durante el
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 73

poder al embajador fue sentida en los años finales del reinado de Enrique IV, en
que sus agentes en Roma acusaban la ausencia de “una persona que aquí esté e sea
vuestra e vos quiera byen”, para lo cual era imprescindible asegurar su lealtad
pagándole bien “porque las neçesydades muchas veces fizieron a los onbres fazer
lo que syn ellas no fizieran”, pero “lo más prinçipal de todo […] es que allá e de
allá se le de tanta avtoridad a lo que acá fiziere que lo que él acá denegare deneueys
allá y lo que acá el tal enbaxador e procurador aprouare aproueys allá”69.
Como es bien sabido, Fernando fue el primer soberano no italiano en
utilizar este tipo de representante en las cortes europeas70. Los motivos de su
consolidación en reinado de los Reyes Católicos deben buscarse en la
intensificación de la actividad diplomática con el Pontificado, especialmente
durante el pontificado de Inocencio VIII; en la necesidad de unificar los negocios
castellanos y aragoneses71; y en el prestigio simbólico y ceremonial que los reyes
pretendían ganar en Roma manteniendo una representación estable.
Isabel y Fernando habían comenzado a utilizar este tipo de representación
diplomática en la Corte francesa, donde enviaron a Alonso de Silva, mientras en
Roma fue Gonzalo Fernández de Heredia —como agente de Juan II desde
1475— o Gonzalo de Beteta —a partir de la década de 1480— los que pueden
acreditarse como tales72. Durante el pontificado de Inocencio VIII se mantuvo la
tendencia hacia una representación más o menos prolongada, pero fue en el de

reinado de los Reyes Católicos y Carlos V, «Cuadernos de Estudios Medievales y Ciencias y Técnicas
Historiográficas», 18-19 (1993-1994), pp. 159-178; OCHOA BRUN, M. Á., Carta en cifra de los Reyes
Católicos, en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., y MANSO PORTO, C. (eds), Isabel la Católica en la Real Academia
de la Historia, Madrid 2004, pp. 166-167.
69 Carta de Diego de Saldaña a Enrique IV, 15 noviembre 1474; en FRANCO SILVA, A., La provisión

del Maestrazgo de Santiago…, p. 576 (el subrayado es nuestro).


70 Los primeros representantes permanentes fuera de la Península Italiana fueron los procuradores

de los duques de Milán —Giangaleazzo Visconti y Francesco Sforza— en el Imperio y en Francia;


después Venecia y Florencia imitaron el modelo milanés, sin que les siguieran los otros soberanos
europeos. Fueron, por tanto, los Reyes Católicos quienes copiaron primero el ejemplo italiano, que
luego implantaría Enrique VII de Inglaterra y el emperador Maximiliano; MATTINGLY, C., The First
Resident Embassies: Medieval Italian Origins of Modern Diplomacy, «Speculum», 12 (1937), pp. 23-439;
ILLARDI, V., The First Permanent Embassy outside Italy. The Milanese Embassy at the French Court, 1464-
1483, en THORP, M., y SLAVIN, R. J. (eds.), Politics, Religion and Diplomacy in the Early Modern Europe,
Kirksville 1994, pp. 1-18.
71 Desde un punto de vista teórico, todavía se distinguía en la Corte pontificia al embajador de

“Castella et Legiones” o de “Hispaniae”, del de “Aragoniae”, tal y como determinó Paris de Grassis
en su De oratoribus praecedentia redactado en tiempos de Julio II; en BAV, Ottob. Lat. 2366, fols. 53r y
ss.
72 OCHOA BRUN, M. Á., Historia de la Diplomacia Española..., vol. IV, pp. 74 y ss. Sobre Gonzalo de

Beteta véanse los trabajos ya citados de F. Zamora y J. M. Nieto Soria.


74 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Alejandro VI cuando esta práctica se asienta, coincidiendo con la instalación del


primer nuncio permanente en la Corte española73.
El cargo de embajador ordinario residente en Roma, u orator continuus —
como lo llaman las fuentes contemporáneas—, fue ocupado por Juan Ruiz de
Medina (1487-1493) y Bernardino López de Carvajal (1488-1493), Garcilaso de la
Vega (1494-1498), su hermano Lorenzo Suárez de Figueroa (1499-1502), el
comendador Francisco de Rojas (1501-1507), y Jerónimo del Vich (1507-1518) en
tiempos de Julio II y León X74. Todos ellos recibían puntualmente instrucciones
de los reyes —ya sea en común o por separado— elaboradas documentalmente
por sus secretarios, y debían responder a sus peticiones en forma de despachos. El
envió de estos importantes documentos exigía un costoso sistema de correos y un
grupo de agentes experimentados —como García de Peñafiel o Pedro de Castilla
en el caso de la embajada de Roma— que llevaba la documentación por mar
uniendo los puertos de Civittavechia y Valencia-Barcelona. Si Génova era muchas
veces el punto donde confluían los despachos de los agentes de Milán, tampoco
era extraño que los informes de Nápoles se enviaran desde Roma. Éste último era
el puesto mejor remunerado del cuerpo diplomático: como ponen de manifiesto
los 500.000-800.000 maravedíes que recibía Garcilaso de la Vega, o los 200.000
que se pagaban a Lorenzo Suárez de Figueroa, y que descienden a 100.000-
150.000 en el caso de los embajadores destinados a Génova, Milán o Nápoles.
Estas cantidades se pagaban directamente a ellos por los tesoreros reales —
Gabriel Sánchez, Fernán Álvarez o Juan de Coloma— o a través de los “cambios”
de banqueros y mercaderes como las familias italianas de los Centurion, Pinelo o
Spannochi.
Al embajador permanente le asistían normalmente algunos colaboradores
—también llamados procuradores u oradores— que tenían un carácter ambiguo, entre
diplomático y meramente jurídico o procesual. Estos procuradores eran
normalmente eclesiásticos que contaban con una sólida formación jurídico-
canónica, y ocupaban algún cargo en la Curia que les permitía tramitar con especial
facilidad los asuntos que los embajadores o los propios monarcas les encargaban75.
Durante el pontificado de Alejandro VI destacaría entre éstos el ya citado Ruiz de
Medina, que desde 1494 permaneció en Roma como procurador junto con el
embajador permanente Garcilaso de la Vega.
Además los Reyes Católicos emplearon agentes de carácter extraordinario que
eran enviados por un breve período de tiempo para resolver cuestiones puntuales.

Sobre este tema ver el capítulo I. 2.1. a.


73

En el apartado siguiente comentaremos la trayectoria de los embajadores que residieron en


74

Roma durante el pontificado de Alejandro VI (ver capítulo I. 2.2. b.)


75 Compartimos la perplejidad de la profesora A. M. Oliva cuando afirma que “la sovrapposizione

dei due ruoli ‘procuradore’ ed ‘ambasciatore ordinari’ rende più difficile determinare i rispettivi ruoli
e competenze”; OLIVA, A. M., Gli ambasciatori dei re Cattolici…, p. 20.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 75

Durante el pontificado Borja en este grupo hay que contar a López de Haro que
marchó a Roma para prestar obediencia; la de Íñigo de Córdoba y Felipe Ponce en
el otoño de 1498 para hacer recapacitar al papa de su acercamiento a Francia; o la
de Luis de Portocarrero en agosto de 1500 que fue a congratularse con Alejandro
VI por haber sobrevivido al accidente que estuvo a punto de costarle la vida.
Dentro de este grupo de legados extraordinarios —que no eran menos
importantes que los embajadores residentes— podemos contar algunos enviados
eclesiásticos que marcharon a Roma para tratar asuntos delicados en un contexto
de particular discreción o incluso extraoficialidad; es el caso de las misiones
encomendadas a fray Bernardo de Boil en 1497, o a Pascual de Ampudia, obispo
de Burgos, en 1499 que tenían por objeto reconvenir a Alejandro VI por ciertos
comportamientos que causaban escándalo, y animarle a emprender con decisión la
reforma de la Iglesia.
En un grado menor de dependencia se encontraban aquellos curiales
españoles instalados igualmente en la Corte pontificia, cuya colaboración
solicitaban los reyes para asuntos puntuales76. Los miembros más poderosos de
este último grupo eran los cardenales que —como Rodrigo de Borja a partir de
1472 o Bernardino López de Carvajal desde 1493— ejercieron una especie de
protectorado sobre los asuntos españoles “porque asi se aprovecha a los estados
de ambos [el papa y los reyes], y a servidores de en medio”, argumentará el propio
Carvajal77.
La cuarta característica de la diplomacia española de este período es el
frecuente empleo de agentes laicos, ya sea como embajadores extraordinarios —el
conde de Tendilla (1486-1487), Diego López de Haro (1493), Luis de Requesens
(1494), Felipe Ponce e Íñigo de Córdoba (1499)— o como embajadores
permanentes —Garcilaso de la Vega o Lorenzo Suárez de Figueroa—, sin que ello
suponga la desaparición de los agentes eclesiásticos78. La carencia de un embajador
laico se la reprochó Diego de Saldaña —servidor de Enrique IV— a su soberano
poniéndole ejemplo de Fernando de Aragón, entonces rey de Sicilia, que junto con
otros príncipes europeos contaban con un embajador “lego” y “non por mengua
de clérigos”, asegurándole que éstos ya podían ser honestos e intachables en

76 En este grupo habría que incluir tanto a los castellanos como al grupo de valencianos y

catalanes que prosperaron a la sombra de Alejandro VI formando una especie de “partido español”
que oscilará entre el servicio a los reyes y la fidelidad al pontífice (ver el capítulo I. 2.2. c.)
77 “En esto yo puedo ser buen obrero, siempre lo hago y haré mientras biba, por lo que debo

dambas partes [la del papa y la de los reyes], y porque asi se aprovecha a los estados de ambos, y a
servidores de en medio”; carta de Bernardino López de Carvajal al duque de Gandía, 17 abril 1494;
en SANCHIS SIVERA, J., Algunos documentos y cartas privadas que pertenecieron al segundo duque de Gandía, don
Juan de Borja. (Notas para la historia de Alejandro VI), «Anales del Instituto General y Técnico de
Valencia», (1919), pp. 74-75.
78 Estando Garcilaso de la Vega en Roma, por ejemplo, los reyes enviaron a fray Bernardo de Boil

en el verano de 1498, y al año siguiente al obispo de Burgos, Pascual de Ampudia.


76 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Castilla, pero al llegar a la Corte pontificia se corrompían, “y en armandoles un


beneficyo como a raton con queso luego caen en la ratonera qui vidit testimonius
peribuit”79.
Saldaña andaba cargado de razón al denunciar la concurrencia de intereses que
se producía cuando los clérigos enviados a la Curia resolvían a su favor asuntos
personales que podían perjudicar los intereses de la Corona. Isabel y Fernando
conocieron de primera mano estos excesos en la persona de Menéndez Valdés,
cuando se apropió de la sede de Salamanca que debía solicitar en Roma para
Hernando de Talavera, y tampoco les faltaron los avisos de su procurador
Gonzalo de Villadiego cuando —en su Tractatus de Legatu dedicado al vicecanciller
Rodrigo de Borja— denunciaba a aquellos eclesiásticos “que vienen principalmente a
la Curia Romana para sus propios asuntos, con ocasión de algunos negocios
tomados en segundo lugar para sus iglesias, y quieren recibir los frutos de sus
beneficios durante su ausencia, como si se hubiesen ausentado principalmente para
asuntos de sus iglesias”80.
Junto a estas razones de orden práctico, el empleo de una representación
diplomática laica obedecía a la necesidad cada vez mayor de tratar asuntos
políticos con la Santa Sede, y al deseo de que las negociaciones se efectuasen en un
marco de acuerdo o concordato político. En este contexto el embajador laico podía
exhibir mejor su condición aristocrática y aportar un mayor despliegue de lujo y
magnificencia que debía mostrar esa sacralidad “desclericalizada” que caracterizaba
a la realeza Trastámara81.
Sin embargo, existían otros pareceres que defendían el carácter eclesiástico
del embajador residente por estar más preparado y ser menos gravoso a la Corona,
tal y como escribe Bernardino López de Carvajal, antiguo procurador de los reyes
y miembro del colegio cardenalicio:

79 Sin quitar validez a su crítica, hay que tener en cuenta que Saldaña era laico y quizá trataba de

ganarse el puesto que echaba en falta a su rey; carta de Diego de Saldaña a Enrique IV, 15
noviembre 1474; en FRANCO SILVA, A., La provisión del Maestrazgo de Santiago…, p. 576.
80 En GARCÍA ARIAS, L., La doctrina diplomática compuesta por Gonzalo de Villadiego en su “Tractatus de

Legato”, «Cuadernos de Historia Diplomática», 3 (1956), p. 324.


81 Citamos sólo algunos títulos representativos de un tema ampliamente debatido: RUIZ, T. F., Une

royauté sans sacré: la monarchie castillane au bas Moyen Âge, «Annales», 3 (1984), pp. 429-453; ID., Toward a
New Concept of Power: Unsacred Monarchy, en Id., From Heaven to Earth. The Reordering of Castilian Society,
1150-1350, Oxford 2004, pp. 133-146; RUCQUOI, A., De los reyes que no son taumaturgos: los fundamentos
de la realeza en España, «Temas Medievales», 5 (1995), pp. 163-183; se acentúa el valor sacro como
forma de “intrumentalización” del poder en NIETO SORIA, J. M., Origen divino, espíritu laico y poder real
en la Castilla del siglo XIII, «Anuario de Estudios Medievales», 27 (1997), pp. 43-101; ID., Religión y
política en la Castilla bajomedieval: algunas perspectivas de análisis en torno al poder real, «Cuadernos de
Historia de España», 76 (2000), pp. 99-120; para el caso aragonés ver el análisis de PALACIOS
MARTÍN, B., Los actos de coronación y el proceso de “secularización” de la monarquía catalano-aragonesa. Siglos
XIII-XIV, en GENET, J. PH., y VINCENT, B. (eds.), État et Église..., pp. 113-127.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 77

estando las cosas del mundo como agora están [escribía a Manuel de
Portugal en marzo de 1502], no debe estar aquí [en Roma] sin
continuo embaxador; y quando son fieles y nobles ningunos son
mejores aquí que eclesiásticos, porque pueden estar más tiempo y con
menos costa de los reyes, e comummente son más sabios y letrados
que aquí es menester82.
Aún así Saldaña se no cansaba de exigir a Enrique IV en 1474 un embajador
laico para la Ciudad Eterna que fuera “despierta en los negocyos de aquí porque
poco aprouecharía ser leal o proueido si fuese ynorante”. Para soslayar este
defecto los Reyes Católicos escogieron a miembros de la nobleza letrada con una
base jurídico-canónica y una formación humanista acorde con el ambiente
intelectual de la Roma renacentista83. Si esto no era posible, la monarcas asignaban
al embajador algunos colaboradores que le podían ayudar en este cometido, como
ocurrió en la embajada de Tendilla —espléndido en sus manifestaciones de
mecenazgo pero discreto conocedor del latín— cuando se incorporó a la legación
el humanista Antonio Geraldini y el canonista Ruiz de Medina, o en la de López
de Haro que contó con la colaboración del obispo de Tarragona Gonzalo
Fernández de Heredia y el de Cartagena Bernardino López de Carvajal84.
Esta preparación intelectual no sólo constituía una necesidad ante las
complejas negociaciones con la Curia, sino que suponía la creación de una
diplomacia humanista como autorrepresentación discursiva de la Monarquía en su
relación con el Pontificado. La pronunciación de elegantes discursos, la
composición de poemas, o la aparición de un creciente mecenazgo editorial y
artístico, dotarían a la representación española de un perfil humanista que
favorecerá el diálogo político-cultural de la Monarquía Hispánica con la Roma

82 Carta de Bernardino López de Carvajal al rey Manuel de Portugal, 6 marzo 1502; en REBELLO
DA SILVA, L. A., Corpo diplomatico Portuguez contando os actos e relações políticas e diplomaticas de Portugal,
vol. I, Lisboa 1862, p. 27.
83 Sobre los antecedentes Trastámara de esta diplomacia humanista cfr. GONZÁLEZ ROLÁN, T.,

HERNÁNDEZ, F., y SAQUERO, P., Diplomacia y humanismo en el siglo XV, Madrid 1994; BECEIRO PITA,
I., La importancia de la cultura en las relaciones peninsulares (siglo XV), «Anuario de Estudios Medievales»,
29 (1999), pp. 79-104; para la época de los Reyes Católicos cfr. OCHOA BRUN, M. A., Historia de la
diplomacia..., vol. IV, pp. 550 y ss; y la tesis de MARTÍN GARCÍA, J. M., Arte y diplomacia en reinado de los
Reyes Católicos, Madrid 2003.
84 Que hubo algunas excepciones lo confirma el testimonio de Anglería sobre el embajador

Lorenzo Suárez de Figueroa, que desconocía la lengua latina, siendo tan necesario para este oficio
hablarla “o al menos que la entendiese”, y “éste sólo sabe su lengua patria vernácula”; sin embargo
—continuaba el humanista milanés— “el Rey me ha asegurado que es prudente y suficientemente
culto entre ignorantes”; carta de Anglería a la reina Isabel, 10 agosto 1502; en ANGLERÍA, P. M.,
Epistolario, en Documentos Inéditos para la Historia de España, trad. J. López de Toro, vol. X, Madrid
1953-1955, p. 26. Más adelante comentaremos el caso del conde de Tendilla (ver capítulo I. 3.3. b.)
78 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Trunphans que surgía de las cenizas del Cisma. Pero este tema será objeto de otro
capítulo.

b) Procuradores, embajadores y agentes extraordinarios


Desde los últimos años del pontificado de Inocencio VIII los Reyes
Católicos contaron con dos procuradores permanentes en Roma: los obispos que
entonces eran de Badajoz, Bernardino López de Carvajal, y el de Astorga, Juan
Ruiz de Medina. En realidad éstos se incorporaron a la embajada que desde
tiempos de Juan II tenía abierta en Roma el obispo de Tarragona, Gonzalo
Fernández de Heredia (c.1450-1511)85. Procedente de una noble familia
aragonesa, Fernández de Heredia había sido elegido obispo de Segorbe en 1478 y
al año siguiente sucedió, por recomendación real, a Rodrigo Borja —sobrino del
vicecanciller— en el obispado de Barcelona, sede de la que fue transferido a la de
Tarragona el 14 julio 1490 por indicación del papa y el consentimiento de los
reyes86. Fernández de Heredia gobernó sus diócesis por procurador porque residía
en Roma desde que Juan II lo envió en 1475 para resolver asuntos de los príncipes
Fernando e Isabel. Pronto comenzó a colaborar para asuntos relaciones con la
Casa de Aragón, realizando viajes a Nápoles, donde acompañaría a Juana —
hermana del rey Católico— para casar con Fernando I (1477), o asistiendo como
representante del rey a la boda de la princesa Beatriz de Nápoles con el rey de
Hungría (1479). Su habilidad diplomática se puso a prueba en 1482 cuando
desempeñó el encargo regio de poner fin a la hostilidad pontificia durante la
guerra de Ferrara, o en su labor de mediación en la paz firmada por Inocencio
VIII y Ferrante de Nápoles en 1487.
De ser un hombre del rey, Heredia fue convirtiéndose en un hombre de
Iglesia a quién el Colegio Cardenalicio otorgó el mando de la guardia del cónclave
que eligió a Rodrigo de Borja87. El curial milanés Michele Ferno le atribuye una
cierta colaboración en la elección de Alejandro VI, y tal vez el papa se los
agradeció nombrándole gobernador de Roma88. Heredia desempeñó este cargo

85 Cfr. SÁNCHEZ REAL, J., El archiepiscopologio de Luis Pons de Icart, Tarragona 1954, pp. 147-148;

SANABRE, J., Fernández de Heredia (Gonzalo), en DHGE, vol. XVI, París 1967, cols. 1110-1111; ver
también la voz Fernández de Heredia, Gonzalo, en Diccinionari d’història eclesiàstica de Catalunya, vol. II,
Barcelona 2000, p. 158; se analiza especialmente su actividad pastoral y eclesiástica en CABRÉ, M.
D., El arzobispo de Tarragona, Gonzalo Fernández de Heredia, «Cuadernos de Historia Jerónimo Zurita»,
47-48 (1983), pp. 299-321.
86 LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, p. 314.
87 Así lo afirma explícitamente Michele Ferno en su Historia nova sobre la elección de Alejandro

VI; cfr. BLASIO, M. G., Retorica della scena: l’elezione di Alessandro VI nel resoconto di Michele Ferno, en
CANFORA, D., CHIABÒ, M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico e riuso dei classici. Gli
umanisti e Alessandro VI (Bari-Monte Sant’Angelo, 22-24 maggio 2000), Roma 2002, pp. 19-36.
88 Sobre este cargo cfr. DEL RE, N., Monsignore Governatore di Roma, Roma 1972.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 79

durante dos años, en el curso de los cuales los Reyes Católicos le otorgaron la
presidencia honorífica de la embajada extraordinaria del verano de 1493, donde
actuó eficazmente con Diego López de Haro para reconciliar al pontífice con
Ferrante de Nápoles. La delicada situación política que atravesaba Italia en 1494
llevó a Fernando el Católico a ordenar el traslado de Heredia a Nápoles donde
debía servir a la reina Juana de Aragón, esposa del difunto Ferrante y lugarteniente
general de reino89. Con ello se trataba de crear una plataforma española en la
Corte napolitana que tuvo que trasladarse a Sicilia a raíz de la ocupación
francesa90. Poco sabemos de su labor diplomática en Nápoles, de la que Fernando
le liberó en 1500 cuando decidió modificar su política en el Reino. En septiembre
de aquel año Fernández de Heredia pudo establecerse definitivamente en
Tarragona, donde atendió discreta y eficazmente los asuntos de su diócesis. Con
todo, los achaques y ciertos negocios pendientes con la Corona le llevaran a buscar
la soledad del monasterio de Escornalbou donde pasará los diez últimos años de
su vida.
La gestión diplomática de Ruiz de Medina y Carvajal fue más prolongada: el
primero acabaría situándose en el Consejo Real, y el segundo dirigiría su
trayectoria hacia el cardenalato. Juan Ruiz de Medina († 1507) era natural de
Medina del Campo91. De origen humilde, estudió en el famoso Colegio de San
Bartolomé de Salamanca donde se doctoró en Cánones, y luego fue sucesivamente
profesor de la Universidad de Valladolid, prior de la Colegiata de Medina,
canónigo de la catedral de Toledo y de la de Sevilla, inquisidor en esta última
ciudad, y oidor de la Audiencia y Consejo en 1476. Fue enviado en calidad de
embajador a París en 1478, y después los reyes lo incorporaron —como
“profundo conocedor del derecho canónico”— a la solemne embajada que
encomendaron al conde de Tendilla en 148792.
Medina se quedó en Roma para continuar las gestiones pendientes de la
legación, trabajando como procurador permanente junto al también recientemente
incorporado Bernardino López de Carvajal. Estando en Roma los reyes le
gratificaron concediéndole el obispado de Astorga en 1489, que fue permutado
por el de Badajoz en 1493, y luego por el de Cartagena en 1495. Como “orador de

89 Aunque la orden se cursó en febrero los reyes solicitaron a Alejandro VI el traslado de Gonzalo

Fernández de Heredia a Nápoles el 3 julio de 1494; ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 5020, fol. 9rv; en
BATLLORI, M., Alejandro VI y la casa real..., pp. 224-225; sobre el papel político de Juana en este
momento de crisis cfr. DORIA, P., Giovanna d’Aragona..., p. 487.
90 Carta de Fernando el Católico a Alejandro VI, 13 agosto 1493; ACA, Reg. 3685, fols. 3 y 45;

AZCONA, T. DE, La elección y reforma..., p. 204.


91 Cfr. VARONA GARCÍA, M. A., La Chancillería de Valladolid en el reinado de los Reyes Católicos,

Valladolid 1981, p. 300.


92 La frase entrecomillada es de PALENCIA, A., Guerra de Granada, estudio preliminar de R. G.

Peinado Santaella, Granada 1998, p. 260.


80 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Castilla y de Aragón”, Ruiz de Medina participó activamente en los festejos


romanos por la toma de Granada, y por aquellas fechas Carlo Verardi le dedicó
una copia de su Historia Baetica ricamente decorada en pergamino, y más adelante
unas palabras de agradecimiento que prologaban el drama Fernandus Servatus93.
Medina era un hombre discreto al que los reyes confiaron una gran cantidad de
asuntos menudos y otros de mayor relevancia. Entre estos últimos se encontraban
las cuestiones relativas a la Inquisición —que le proporcionaría el conocimiento
suficiente para redactar después su Compilación de las instrucciones del Officio de la Santa
Inquisición publicada póstumamente en 1576— o diferentes gestiones para el
desarrollo de la reforma94. Medina se olvidó de tener algunos detalles con la reina,
como el envío de dos escapularios elaborados por la beata Colomba de Rieti a
quien conoció personalmente durante su estancia en Perusa en 149595.
A fines de 1499 debió abandonar Roma para personarse en su diócesis de
Catagena que después permutaría por la de Segovia (1502). El 28 de junio de 1501
obtuvo el título de presidente de la Chancillería de Valladolid, al haber renunciado
a ella el obispo de Segovia, Juan Arias del Villar96. Era el pago de los reyes a uno
de sus agentes más fieles en la turbulenta Roma del pontificado Borja. No
conocemos bien los últimos años de servicio a la Corona de Juan Ruiz. Tras la
muerte de la reina, aparece un tal “Juan de Medina” en la comitiva que acompañó
a Fernando en su viaje a Nápoles, dejando un relato del mismo97. Murió el 30 de
enero de 1507 y —cumpliendo su testamento— fue enterrado en la iglesia
Colegiata de San Antolín de Medina del Campo.
La figura de Bernardino López de Carvajal (1456-1523) nos es más
conocida por su fulgurante y polémica carrera eclesiástica98. Sobrino del famoso

93 El ejemplar dedicado de la Historia Baetica se encuentra en la Biblioteca de Cambridge 4. B. 2.

27; FARENGA, P., Ciscostanze e modi della diffusione..., pp. XXIX-XXX. Ruiz de Medina firmó como
“orator di Castiglia e di Aragona” en su carta enviada a Luca anunciando la toma de Granada;
VOLPI, G. (ed.), La resa di Granata (1492) descritta dall’orator di Castiglia e di Aragona presso la S. Sede dalle
carte dell’Archivio di Stato di Lucca, Luca 1889.
94 Debido a su experiencia en materia inquisitorial el papa le encargará de la rehabilitación pública

de conversos que tuvo lugar en Roma en julio de 1498.


95 Cfr. ANGELI, S., Legenda volgare di Colomba da Rieti, ed. G. Casagrande, Espoleto 2002, p. 160.
96 Las últimas instrucciones a Ruiz de Medina, como “procurador en corte de Roma” son del 2 de

mayo de 1499; LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. VI, p. 187.


97 FILANGIERI, R. (ed.), Arrivo di Ferdinando il Cattolico a Napoli. Relazione dell’oratore Giovanni Medina

al cardinal d’Este, per Riccardo Filangieri, en V Congreso de Historia de la Corona de Aragón, vol. III: Fernando
el Católico e Italia, Zaragoza 1954, pp. 311-314.
98 La importancia de este personaje está siendo cada vez más valorada por la historiografía

reciente; los estudios biográficos de carácter general son: ROSSBACH, H., Das Leben und die politisch-
kirchliche Wirksamkeit des Bernardino López de Carvajal, Kardinal von Santa Croce in Gerusalemme in Rom,
und das schismatische Concilium Pisanum. Erster Theil, Breslau 1892; FERNÁNDEZ Y SÁNCHEZ, T., El
discutido extremeño cardenal Carvajal (D. Bernardino López de Carvajal y Sande), Cáceres 1981; BATLLORI,
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 81

cardenal Juan de Carvajal, Bernardino había nacido en Plasencia y se graduó de


maestro de Artes y Teología por la Universidad de Salamanca, donde llegó a
sustituir a su profesor Pedro de Osma en la cátedra. En 1480 fue nombrado rector
de la Universidad y comisionado por el cardenal Mendoza para la fundación de su
colegio en Salamanca. Fue el comienzo de una amistad que le llevaría a Roma
como procurador del cardenal a partir de 1482.
Sixto IV le nombró camarero secreto y le encargó predicar en varias
ocasiones adquiriendo por ello fama de erudito y excelente orador99. Inocencio
VIII lo promovió a la dignidad de protonotario apostólico, al paso que era
nombrado canónigo de Palencia en 1484. En este tiempo estrechó su amistad con
el vicecanciller Rodrigo de Borja, defendiendo su mediación en los asuntos
españoles contra el parecer del embajador Francisco de Rojas, partidario de
tramitar los asuntos directamente con los reyes100. De los insultos pasaron a los
puños, y aunque Carvajal peleó como un soldado veterano (militi congressus et
veterano) salió con los ojos y las narices rotas. El vicecanciller salió en su defensa y
logró que el papa expulsase a Rojas de la ciudad sub poena capitis.
En septiembre de 1485 Inocencio VIII envió al prelado extremeño como
nuncio y colector a España para gestionar la provisión de algunas iglesias, arreglar
los conflictos originarios por algunos espolios, y cobrar ciertas cantidades debidas
a la Cámara Apostólica101. Su misión duró dos años y —como deduce Azcona de
algunos documentos— fue acusado en Roma de haber mirado más por los

M., Carvajal, Bernardino López de, en Lexicon des Mittelalters, vol. II, Munich-Zurich 1983, pp. 1535-
1536; FRAGNITO, G., Carvajal, Bernardino López de, en DBI, vol. XXI, Roma 1978, pp. 28-34;
PACHECO, A., Bernardino López de Carvajal, en BIETENHOLZ, P. G., y DEUTSCHER, TH. B. (eds.),
Contemporaries of Erasmus…, vol. I, pp. 274-275; GOÑI GAZTAMBIDE, J., López de Carvajal, Bernardino,
en DHEE, vol. Suplemento, pp. 442-450; ID., Bernardino López de Carvajal y las bulas alejandrinas,
«Anuario de Historia de la Iglesia», 1 (1992), pp. 93-112. Existe todavía documentación no utilizada
en estos trabajos como el fondo del AGS, Estado-Roma, leg. 852-854 con información sobre la labor
de Carvajal en su diócesis. Más adelante añadiremos algunos trabajos sobre su producción literaria y
mecenazgo artístico.
99 Tras su predicación ante el papa en la fiesta de Todos los Santos en noviembre de 1482, el

curial Gherardi da Volterra le llama “vir non inelegans, sed plurimum sacris literis eruditus”; DA
VOLTERRA, J. G., Diarium romanum..., p. 117.
100 El relato de este sucedido se encuentra en la carta del helenista veneciano Giovanni Lorenzi a

Marco Barbo del 5 septiembre 1485; en PASCHINI, P., Il carteggio fra il cardinale Marco Barbo e Giovanni
Lorenzi, Roma 1948, pp. 120-122. J. Goñi Gaztambide dice que el embajador con el que se enfrentó
Carvajal era el conde de Cifuentes pero, por los datos que aporta T. de Azcona, el embajador no
podía ser otro que Francisco de Rojas; GOÑI GAZTAMBIDE, J., Bernardino López de Carvajal..., p. 98;
AZCONA, T. DE, Relaciones de Inocencio VIII..., p. 10.
101 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Nuncios, colectores y legados pontificios..., pp. 89-90; ID., Legaciones y

nunciaturas..., vol. I, no. 238-240, 246-250 y 255-260. BATLLORI, M., El gran cardenal d’Espanya i el
lullista antilullià Fernando de Córdoba, en ID., Obra completa, vol. II, pp. 281-284. P. Richard le considera
el introductor en España de los derechos de espolio; RICHARD, P., Origines des nonciatures..., p. 325.
82 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

intereses de la Corona que por los del papa102. El testimonio de Palencia es bien
expresivo:
El papa envió con igual objeto a un teólogo, español de nacimiento,
pero por su astucia y su larga residencia en el país, italiano, llamado
Bernardino Carvajal, sobrino del difunto Cardenal de Sant’ Angelo. A
su habilidad diplomática quedó encomendada el dejar entrever al Rey
de España perspectivas de engrandecimiento si en todo se acataba la
voluntad del Pontífice, y temores de futuros males si se contrariaban
sus propósitos103.
Los reyes se entusiasmaron con el colector, seguramente a raíz de su apoyo
a la colación real sobre las provisiones104. A su regreso a Italia, escribió una carta a
Fernando el Católico agradeciéndole su intención de concederle una mitra105. Los
reyes le fueron encomendando asuntos a lo largo del año de 1488 hasta ponerle al
frente de todos los negocios españoles, en estrecha colaboración con Juan Ruiz de
Medina106. Por las manos de ambos procuradores pasaron entonces todos los
asuntos de la diplomacia real: nombramiento de obispos, provisión de beneficios,
los asuntos de la Inquisición —que tuvieron que defender ante el clima adverso de
la Curia y del propio Inocencio VIII—, la reforma de los religiosos, Cruzada,
universidades, o incluso las negociaciones con Nápoles107.
Carvajal asumió su cargo con dignidad, y llegó a enfrentarse con el
embajador del Rey de Romanos por el primer puesto entre los embajadores laicos
no prelados, durante la Misa de la Santísima Trinidad que se celebraba en la
Capilla Sixtina el 1 de junio de 1488108. Tal vez para ascenderle de categoría ante el
cuerpo diplomático, los reyes le otorgaron en agosto el obispado de Astorga, que
fue cambiado por el de Badajoz en 1489. Por estas fechas Carvajal comenzaba a

Cfr. AZCONA, T. DE, Relaciones de Inocencio VIII..., pp. 9-10.


102

PALENCIA, A., Guerra de Granada..., p. 220.


103
104 Véase al respecto el comentario de ZURITA, J., Historia..., fol. 135v.
105 Carta de Carvajal a Fernando el Católico, 13 diciembre 1487; en BELTRÁN DE HEREDIA, V.,

Cartulario..., vol. II, pp. 157-158.


106 Cfr. LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, pp. 44 y ss. En las instrucciones dirigidas a Ruiz

de Medina y a Carvajal el 14 de abril de 1488, los reyes les exigen que atiendan a sus peticiones
“pues soys nuestros procuradores e sabeys nuestra voluntad en ello”; en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.,
Política internacional..., vol. II, pp. 447-452, especialmente p. 448.
107 Ver sobre este último aspecto, los poderes concedidos a Gonzalo Fernández de Heredia y

Bernardino López de Carvajal el 6 de diciembre de 1487 para el establecimiento de la paz en


Nápoles, después de la reciente intervención del conde de Tendilla; AZCONA, T. DE, Relaciones de
Inocencio VIII..., p. 11.
108 Según el relato de J. Burckardi, Carvajal y el embajador de los Reyes Católicos permanecerion

de rodillas durante la Misa para que no se notase que el embajador imperial estaba delante de ellos;
como el maestro de ceremonias no aceptó sus explicaciones y el vicecanciller no quiso intervenir, los
dos embajadores decidieron abandonar la capilla; BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, p. 235.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 83

monopolizar los asuntos españoles hasta el punto de establecer un “concierto”


con el papa a principios de 1491 “para que las cosas secretas y de importancia le
sean comunicadas por vos y por el obispo de astorga, sin otros medios, y
assimismo por su Santidad a vosotros las que le ocurrieren”109. El acuerdo
pretendía canalizar las negociaciones por el conducto diplomático, evitando la
intervención de otros agentes laicos o eclesiásticos, lo que agradó al papa y
también a los reyes.
Mientras tanto Carvajal desplegaba una gran actividad propagandística a
favor de la Corona española, especialmente a raíz de las victorias militares en la
guerra de Granada. Pronunció el Sermón por la conquista de Baza ante el papa en
Santa María del Popolo, y unos días después lo hizo en Santiago de los Españoles,
donde al año siguiente fue elegido gobernador110. Más adelante desempeñaría un
papel destacado —junto a Medina— en la organización de las fiestas que se
celebraron en Roma con motivo de la toma de Granada. Después vino su famoso
sermón ante el cónclave que elegiría a Alejandro VI, quien lo recompensó
trasladándolo al obispado de Cartagena.
Carvajal ya contaba con el suficiente prestigio ante sus soberanos y ante el
papa para encargarse del discurso de prestación de obediencia que tuvo lugar
durante la solemne embajada de López de Haro en julio de 1493111. En aquella
ocasión Haro propuso al papa la candidatura de su compañero para el próximo
consistorio en el que se eligieran cardenales112. El 20 de septiembre el papa decidió
condescender a esta petición, otorgó el capelo cardenalicio al Oratorem Serenissimi
Regis Hispaniae, cuya candidatura venía patrocinada por la propia reina y el antiguo
protector de Bernardino, el cardenal Mendoza, el cual le traspasó su título de Santa
Croce in Gerusalemme cuando falleció en 1495113. Anglería señala que en su
elección “le sirvió mucho el estar muy versado en aquellas disciplinas y letras”,

109 Instrucciones en cifra de los Reyes Católicos a su procurador Carvajal, 27 marzo 1491; en LA

TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, p. 385.


110 Cfr. MORA, M., Bernardino López de Carvajal. La conquista de Baza, Granada 1995.
111 Véase más adelante el capítulo I. 3.1. b.
112 Carta García López de Carvajal, caballero de Plasencia y hermano de Bernardino, 2 febrero

1494; ANGLERÍA, P. M., Epistolario..., vol. IX, pp. 284-285.


113 El nombramiento de Carvajal con el título mencionado en ASV, Archivio Concistoriale, Acta

Consistorialia, 3, fol. 5rv. La intervención de la reina en su elección la afirma expresamente el cronista


Galíndez de Carvajal cuando dice que fue creado “a suplicación de la reina”, y también el maestro
de ceremonias pontificio —J. Burckardi— cuando se refiere al prelado extremeño como “creatura”
de la reina; BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. II, pp. 471-472; GALÍNDEZ DE CARVAJAL, L.,
Anales..., p. 283; la intervención de Mendoza se deduce de algunas cartas de Mártir de Anglería
dirigidas a Bernardino, como en la que afirma que Mendoza “contribuyó no poco para conseguirte
la dignidad cardenalicia”; ANGLERÍA, P. M., Epistolario..., vol. IX, n. 222. Véase también la
interesante carta del Pedro Hurtado de Mendoza felicitando a Carvajal por su elevación a la dignidad
cardenalicia en ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 5021, fol. 8r.
84 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

pues ahora “nadie hay en aquel senado más docto [...], nadie más amante del
decoro universal y de la libertad de la Iglesia”114. A ello el prelado extremeño
añadía sus preciosos servicios en la gestión de asuntos españoles: provisiones,
reforma, cruzada contra el turco, y especialmente en la obtención de las bulas de
concesión de las Indias y expansión hacia África. Todo ello le daba un perfil de
cardenal reformador sensible a la expansión de la fe y a la reforma de la Iglesia115.
Como cardenal, Carvajal tuvo que limitar su labor en favor de los asuntos
españoles, aunque los reyes no dejaron de solicitar su poderosa intercesión en el
tono propio de su nueva condición116. Alejandro VI se apoyó en el cardenal
extremeño para ganar fidelidades en Anagni ante la inminente invasión de Carlos
VIII, oficio apropiado teniendo en cuanta su doble faceta de cardenal del papa y
antiguo embajador de los reyes117. Carvajal se muestra consciente de este oficio
bifronte en carta dirigida al duque de Gandía, el 17 de abril de 1494, a quien
aseguraba que “en esto yo puedo ser buen obrero, siempre lo hago y haré mientras
biba, por lo que debo dambas partes [la del papa y la de los reyes], y porque asi se
aprovecha a los estados de ambos, y a servidores de en medio”118. Era lógico, por
tanto, que el papa que se acogiera a la protección de los Reyes Católicos, eligiese a
su cardenal-embajador como mediador en las conversaciones con el monarca
francés cuando éste se presentó en Roma con sus tropas en diciembre de 1493.
En julio de 1495 Alejandro VI le encargó la legación que recibiría a
Maximiliano en Milán, donde el emperador se había presentado como miembro de
la Liga para resolver la guerra de Pisa. El cardenal aprovechó la ocasión para
estrechar relaciones con Ludovico el Moro y tal vez con el mismo Bramante, a
quien encargaría después las obras de ampliación de la Iglesia de Santiago de los

114 Carta García López de Carvajal, caballero de Plasencia y hermano de Bernardino, 2 febrero

1494; ANGLERÍA, P. M., Epistolario..., vol. IX, p. 285.


115 Véase la carta de Egidio de Viterbo enviada al cardenal donde le asegura: “Det dominatio tua

reverenda veniam, video enim cui scribo principi, unde magna expectate salutis spes dependet” (sin
datar); en VITERBO, E. DA, Lettere familiari, ed. A. M. Voci Roth, vol. II: (1507-1517), Roma 1990, p.
241; ver también MINNICH, N. H., The Role of Prophecy in the Carrer of the Enigmatic Bernardino López de
Carvajal, en REEVES, M. (dir.), Prophetic Rome in the High Renaissance Period, Oxford 1992, pp. 111-120.
116 A. M. Oliva señala la diferencia entre las antiguas fórmulas de mandato que los reyes utilizaban

al dirigirse a su antiguo embajador, con el “fazemos vos saber” o “quanto affectuosamente


rogamos”, que los reyes empezaron a utilizar cuando Carvajal fue elegido cardenal; OLIVA, A. M.,
Gli ambasciatori dei re Cattolici…, p. 21.
117 Sobre la legación en Anagni cfr. BATLLORI, M., Bernardino López de Carvajal. Legado de Alejandro

VI en Anagni, 1494, en ID., La familia de los Borjas..., pp. 263-283.


118 Carta de Bernardino López de Carvajal al duque de Gandía, 17 abril 1494; en SANCHIS SIVERA,

J., Algunos documentos y cartas privadas..., pp. 74-75.


LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 85

Españoles119. Durante estos años mantuvo contactos en Roma con la antigua


familia noble de los Mellini, en uno de cuyos palacios habitó el cardenal con toda
su familia entre 1496 y 1504120. El “palatium commune familie de Milinis”, se
encontraba en el rione Parione, en la Via Millina —vía de comunicación entre el
Vaticano y la vieja ciudad municipal— a pocos pasos de Santiago de los
Españoles, donde Carvajal ejercía el cargo de gobernador y responsable de los
trabajos de ampliación tras la caída en desgracia de Pedro de Aranda en 1498121.
Éste es el último año en que el cardenal aparece en los libros de la iglesia de
Santiago con el título de gobernador, debido seguramente a que le tocó el turno de
ejercer en la Curia el oficio de camarlengo, momento en que sus rentas alcanzaban
los diez mil florines122.
A las puertas de la crisis diplomática, el rey manifestaba su confianza en los
servicios de Carvajal en la Corte pontificia, “de la qual —le escribía el rey el 8 de
diciembre de 1497— vos rogamos no partays sino que mucho enorabuena
continueys en ella vuestra estrada, porque, para la buena expediçion de nuestras
cosas e negoçios, mucho mas nos plaze que vos halleys siempre presente en ella”.
Además Fernando le aseguraba que “de las cosas que aca ocurrieren vos
mandaremos siempre screuir o que se vos de parte dellas, porque sabemos vuestra
interçession e fauor no puede sino mucho aprouechar, segunt el affiçion que en
vos tenemos conoçida”123.
Durante los difíciles años de 1497 y 1498 en los que el papa basculaba hacia
Francia, Carvajal trató de mediar entre Alejandro VI y los procuradores de los
Reyes Católicos. De hecho se ganó una fuerte reprimenda del papa cuando
protestó contra la concesión pontificia de ciertos obispados sin contar con el
parecer de los reyes, y sobre todo cuando se quejó por la concesión del divorcio
de Beatriz de Aragón y Ladislao de Hungría que frustraba tanto los intereses
españoles, como los del duque de Milán —Ludovico el Moro— y el Rey de

119 Cfr. MARÍAS, F., Bramante en España, en BRUSCHI, A., Bramante..., pp. 29-59, especialmente p.

26; también BRUSCHI, A., Bramante..., pp. 859-861; FROMMEL, C. L., Roma, en FIORE, F. P. (dir.),
Storia dell’architettura italiana. Il Quattrocento, Milán 1998, pp. 379-382.
120 Sobre la relación del cardenal con la familia de los Millini cfr. CANTATORE, F., Un commitente

spagnolo nella Roma di Alessandro VI: Bernardino Carvajal, en CHIABÒ, M., MADDALO S., y MIGLIO, M.
(dirs.), Roma di fronte..., vol. III, pp. 861-871; el dato de la residencia del cardenal se encuentra en
CORTESI, P., Libri de cardinalatu ad Iulium Secundum pontificem maximum, Roma 1510; en BA, M.M.18.8,
fol. 50r.
121 Aunque en un principio el responsable de las obras era Pedro de Aranda, el proyecto fue

presentado por Bernardino López de Carvajal; ASMM, 491, fol. s/n; VAQUERO PIÑEIRO, M., Una
realtà nazionale composita..., p. 486.
122 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Santiago de los españole, en Roma, en el siglo XVI..., p. 81.
123 Carta de Fernando el Católico a Carvajal, 8 diciembre 1497; en LA TORRE, A. DE, Documentos...,

vol. V, pp. 566-567.


86 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Romanos Maximiliano, con los que últimamente había estrechado relaciones124.


Además, el cardenal era un eficaz apoyo de Cisneros, ya que gracias a su influencia
el arzobispo logró los indultos concedidos en 1498 por los breves Personam tuam y
Hodie motu proprio, que no fueron fáciles de plomar125.
En septiembre de 1500 la descripción que nos ofrece el embajador
veneciano nos presenta a Carvajal como un cardenal “cattolico savio, e tiene a
cuore l’impresa nostra [veneciana] contra infideli”126. Capello añade que era amigo
de Ludovico el Moro y enemigo de Venecia, mientras trabajaba junto con el
embajador de los Reyes Católicos, Suárez de Figueroa, en la organización de la
armada española que iba a intervenir en la cruzada contra los turcos. La
participación política del cardenal parece oscurecerse en los primeros años de
1500, para volver a resurgir tres años después a la muerte del pontífice127. En aquel
momento de crisis para la clientela borja y tantos españoles afincados en la ciudad,
la casa de Carvajal se convirtió en refugio de los perseguidos. Retomó los asuntos
españoles interviniendo —junto con el Gran Capitán— en la concertación de una
alianza entre Pisa y los Reyes Católicos en octubre de 1503, e incluso llegó a
ofrecer sus servicios a Julio II para encabezar una legación a España que los reyes
rechazaron. Tampoco resultó provechosa su intervención en las negociaciones
con César, ya que su liberación —cuando debería haberle mantenido bajo
custodia— provocó la ira del papa Julio II y la de Fernando el Católico.
A pesar de estas fricciones, la reina siguió contando con Carvajal —“según
la confianza que yo de vos tengo”— a quien encomendó negocios como la
revocación de los breves concedidos a los capuchos, que les daba un excesivo grado
de autonomía, o pequeñas gestiones sobre asuntos beneficiales128. Lo que la reina
no hubiera sido capaz de imaginar es la turbulenta participación de su antiguo
protegido en el “conciliábulo” de Pisa-Milán, entre 1511 y 1513, que obligó a Julio
II a convocar el V Concilio de Letrán. Depuesto en 1511 y restablecido en 1513
por el propio Julio II en todas sus dignidades, llegó al decanato del colegio

124 Recuérdese además que el cardenal estaba particulamente ligado a la cuestión húngara desde

que su tío, Juan de Carvajal, desempeñara exitosamente su legación a este reino en tiempos de
Calixto III; cfr. GÓMEZ CANEDO, L., Un español al servicio de la Santa Sede, don Juan de Carvajal, Madrid
1947.
125 Cfr. GARCÍA ORO, J., El Cardenal Cisneros..., vol. II, p. 126.
126 CAPELLO, P., Sommario della relazione di Roma, 28 septiembre 1500; en ALBÈRI, E. (dir.), Relazioni

degli ambasciatori veneti..., serie II, vol. III, p. 6.


127 No obstante los reyes siguieron encargándole asuntos a través del secretario Lope Conchillos,

como refiere éste en carta datada el 4 de julio de 1501; RAH, Salazar, A-11, fols. 309-310 (Salazar,
vol. I, n. 1184, p. 303).
128 La carta de la reina a Carvajal sobre los capuchos se encuentra en TORRUBIA, J., Chrónica de la

Seráphica Religión del Glorioso Padre San Francisco de Asís, Madrid 1756, pp. 334-335; otros asuntos
beneficiales solicitados el 21 agosto 1502; en BELTRÁN DE HEREDIA, V., Cartulario..., vol. II, pp.
351-352; vol. IV, p. 866.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 87

cardenalicio, como obispo de Ostia, en 1521, dos años antes de su muerte acaecida
el 16 de diciembre de 1523.
El mecenazgo artístico y literario de Carvajal nos interesa en la medida en
que favorecía el prestigio de sus soberanos en la Roma de Alejandro VI. El
cardenal era conocido en su tiempo como un hombre de aguda inteligencia, saber
teológico, vasta cultura y grandes dotes oratorias129. Se han conservado nueve
discursos y sermones pronunciados en diferentes circunstancias, y obras dedicadas
a él, entre las que cabe contar algunos trabajos de Tommaso Fedra Inghirami,
Paolo Pompilio y Annio de Viterbo; más concretamente, el De Triumpho Granatensi
(1490) de Pompilio y las Antiquitates (1498) de Annio de Viterbo, que iban
precisamente dirigidas a los Reyes Católicos por mediación del prelado130. Su
interés por la conversión de los judíos se refleja en la dedicatoria a su persona de la
obra Liber de confutatione hebraicae sectae del converso Johannes Baptista Gratia Dei,
así como su estímulo a Egidio de Viterbo para profundizar en sus estudios sobre
la Kabala131.
Posteriormente Carvajal se unirá al Gran Capitán para desarrollar un
mecenazgo literario del que se beneficiará el protonotario sevillano Alonso
Hernández —autor del poema Historia Parthenopea—, Bartolomé de Torres
Naharro —autor de la Propalladia—, o Giovanni Batista Valentini († 1515)
apodado “Cantalicio” —nombrado obispo de Penna y Atri en 1503—, que dedicó

129 Guicciardini dice que era “chiaro per lettere et per costumi”; GUICCIARDINI, F., Storia d’Italia...,

vol. III, p. 49; el embajador veneciano, Paolo Capello, dice de él en 1500 que era “catholico, savio, e
à a cuor l’impresa contra infideli”; SANUDO, M., Diarii..., vol. III, col. 844; Lucio Marineo Sículo le
considera “viro eloquestissimo et praestantisimo theologo”; en BELTRÁN DE HEREDIA, V.,
Cartulario..., vol. III, p. 157; Leonezi lo llama “sacerdos et Theologus modernus”, en PASCHINI, P., Il
carteggio fra il cardinale Marco Barbo..., p. 121; y Juan del Encina “arca de tesoro teologal”, en su poema
Al señor cardenal de Santa Cruz, Patriarca Gerosolimitano, sobre el mal reparo de la casa del Patriarcado que en
Jerusalén está; en DEL ENCINA, J., Poesía lírica y cancionero musical, ed. R. O. Jones y C. R. Lee, Madrid
1972, pp. 255-258, especialmente p. 255. Él mismo también se consideraba amigo de la sabiduría al
grabar en su hermosa medalla, a fines de la década de 1490, la inscripción “QUI ME
DILUCIDANT VITAM ETERNAM HABEB[UNT]”, junto a la representación de la antigua
filosofía con un cetro y un manuscrito en sus manos, interpretados como filosofía teórica y práctica;
cfr. HILL, G. D., A Corpus of Italian Medals of the Renaissance before Celini, Londres 1931, vol. I, p. 222.
130 Véase el análisis sobre estas obras realizado en el próximo capítulo (I. 3.); una buena

recolección de obras dedicadas al cardenal en KRISTELLER, P. O., Iter Italicum. A Finding List of
Uncatalogued organismo Incompletely Catalogued Humanistic Manuscripts of the Renaissance in Italian and Other
Libraries, Londres-Leidein 1963-1967; vol. I, pp. 254, 336, 370, 419, 434; vol. II, pp. 60, 67, 165, 349
y ss, 361, 387, 416; COSENZA, M. E., Biographical and Bibliographical Dictionary of the Italian Humanists
and of the Worl Classical Scholarship in Italy, 1300-1800, vol. I, Boston 1962, p. 906; ver también
ALTAMURA, A., Studi e ricerche di letteratura umanistica..., pp. 84-85.
131 SECRET, F., Egidio da Viterbo et quelques-uns de ses contemporains, «Augustiniana», 16 (1966), pp.

371-385, especialmente p. 375.


88 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

al Gran Capitán De bis recepta parthenope Gonzalvie libri quatuor (1506)132. En 1511,
Carvajal encargó al humanista cisterciense Arcángel de Madriñano la traducción
del Itinerario del boloñés Ludovico Vartena, y al cardenal extremeño se dirigirían
también otros humanistas y hombres de cultura como Bernardino de Bustos,
Andrea Bussio, Benedicto Silvio, Alejandro Celadonio, Fausto Magdaleno,
Ugolino Verino, Juan del Encina, Cristiano Canaulo Tifernato, o el propio Erasmo
de Rotterdam que enderezó al cardenal una de sus epístolas133.
El cardenal Carvajal intentó conservar el aprecio de la reina enviándole una
buena colección de reliquias, algunas de ellas inverosímiles y otras tan importantes
como un trozo de Lignum Crucis debidamente autenticado o una pequeña sección
del Santo Sudario134. Por las manos del embajador también pasaron las reliquias de
una “gran piedra de marmol algo escuro” que se encontraba en el Santo Sepulcro
y que una legación franciscana venida de Jerusalén —tras pasar por Roma donde
regaló dos pedazos al papa y al cardenal Carvajal— ofreció una tercera a la reina
Isabel cuando estuvo en su Corte135.
Además de la organización de las fiestas por la conquista de Granada, a
Carvajal se debe la preparación de los solemnes funerales por el príncipe don Juan
que se celebraron en la capilla palatina y en Santiago de los Españoles, donde la
homilía fue pronunciada por éste, y después fue imprimida en traducción latina a

132 TORRES NAHARRO, B. DE, Propalladia and Other Works of Bartolomé de Torres Naharro, ed. J. E.

Gillet, vols. I-II, Pensilvania 1943; también ID., Antología (Teatro y Poesía), ed. M. Á., Pérez Priego,
Badajoz 1995; HERNÁNDEZ, A., Historia Parthenopea, Roma 1516; sobre esta obra cfr. CROCE, B., Di
un poema spagnuolo sincronico intorno alle impresse del Gran Capitano nel regno di Napoli. La “Historia
Partonopea” di Alonso Hernández, «Archivio Storico per le Provincie Napoletane», 19-1 (1884), pp. 532-
549.
133 ALLEN, P. S., y ALLEN, H. M., Opus Epistolarum de Erasmi Roterodami, Oxford 1906-1958,

epístola 239; cfr. PACHECO, A., Bernardino López de Carvajal, en BIETENHOLZ, P. G., y DEUTSCHER,
TH. B. (eds.), Contemporaries of Erasmus…, vol. I, pp. 274-275; sobre la traducción de Ludovico
Vartena del véase el reciente trabajo de CALVO FERNÁNDEZ, V., El cardenal Bernardino de Carvajal y la
traducción latina del itinerario de Ludovico Vartena (en prensa).
134 Del interés de la reina por las reliquias son buena muestra la cantidad de reliquias que dejó en

su testamento y se conservan en la Capilla Real de Granada, referidas a Cristo —en lo tocante a su


Pasión, Muerte y Resurrección—, la Virgen María, y otras a Santos, Mártires, Apóstoles y Profetas.
Del abigarrado y desigual conjunto, la reina tuvo que tener una devoción especial al trozo del Lignum
Crucis para el que mandó hacer una exquisita pieza sobredorada (0,37 m. de alto) —que se conserva
en la Capilla Real de Granada—, de mazonería repujada y cincelada, de estilo gótico flamígero y un
rico lenguaje iconográfico; cfr. BERTOS HERRERA, M. P., El ‘Lignum Crucis’: una pieza única propiedad
de la Reina Isabel I de Castilla, «Cuadernos de Arte de la Universidad de Granada», 23 (1992), pp. 25 y
ss.
135 Cfr. VALLEJO, J. DE, Memorial de la vida de Fray Francisco Jiménez de Cisneros, Madrid 1913, pp. 67-

68.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 89

cargo de su secretario García de Bobadilla136. Años más tarde, en 1504, Carvajal


trataría de obtener sin conseguirlo la capilla palatina para celebrar el funeral por la
reina Isabel, encargando el sermón a Luigi Bruno, obispo de Acqui137. Consciente
de su conocimiento litúrgico, Alejandro VI confió a nuestro cardenal la revisión
del famoso Ordo Missae compilado por el maestro de ceremonias Jacob
Burckardi138.
Desde el punto de vista arquitectónico, se le adjudican diversas obras de
restauración de la Basílica de Santa Croce in Gerusalemme de la que era titular
desde el fallecimiento de su antiguo protector, el cardenal Mendoza139.
Aprovechando el prestigio de estas reliquias y con motivo del año Santo de 1500,
Carvajal inició importantes trabajos de restauración y embellecimiento de la iglesia,
donde se hizo retratar en un mosaico de la Capilla de Santa Elena, arrodillado a los
pies de la cruz sostenida por la santa; más tarde, en 1507-08, encargaría la
decoración en mosaico de la bóveda a Peruzzi, y en 1519-20 a Sangallo
modificaciones en la arquitectura del edificio y en los accesos, que acabarían por
revelar la existencia de un templo etrusco bajo los cimientos de la basílica140. A
Bernardino López de Carvajal también se deben trabajos de ampliación en la

136 Cfr. GONZÁLEZ ROLÁN, T., Y SAQUERO SUÁREZ-SOMONTE, P., Un importante texto político-

literario de finales del siglo XV: La Epístola consolatoria a los Reyes Católicos del extremeño Bernardino López de
Carvajal (prologada y traducida al latín por García de Bovadilla), «Cuadernos de Filología Clásica. Estudios
Latinos», 16 (1999), pp. 247-277; sobre la intervención de Carvajal en el funeral del príncipe don
Juan celebrado en Roma cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., I funerali romani del príncipe Giovanni e della regina
Isabella di Castiglia: rituale politico al servizio della monarchia spagnola, en CHIABÒ, M., MADDALO, S., y
MIGLIO, M. (dirs.), Roma di fronte..., vol. I, Roma 2001, pp. 641-655.
137 Véanse las fuentes y la bibliografía citada en el capítulo sobre la imagen de los reyes en Roma

(I. 3).
138 Cfr. BLASSIO, M. G., Cum gratia et privilegio..., p. 39; al funeral del propio Burckardi en 1506, dice

P. de Grassis —su sucesor en el cargo— que Carvajal asisitió “quasi alter magister cerimoniarum”;
FRAGNITO, G., Carvajal..., p. 29.
139 El mayor tesoro de esta basílica era la colección de reliquias de la Pasión de Cristo,

especialmente el titulus Christi, cuya autenticidad fue respaldada por Alejandro VI el 29 de julio de
1496 en la bula Admirabile Sacramentum que concedía una indulgencia a los fieles que —en estado de
gracia— visitaran la iglesia el día en que se produjo el descubrimiento de las reliquias.
140 Sobre su mecenazgo artístico en Santa Croce in Gerusalemme cfr. TOESCA, I., A Majolica

Inscription in Santa Croce in Gerusalemme, en FRASER, D., HIBBARD, H., y LEWINE, M. (dirs.), Essays in
the History of Art Presented to Rudolf Wittkower, vol. II, Londres 1967, pp. 602-634; CAPPELLETTI, F.,
L’affresco nel catino absidale di Santa Croce in Gerusalemme a Roma. La fonte iconografica, la committenza e la
datazione, «Storia dell’Arte», 66 (1989), pp. 119-126; VARAGNOLI, C., S. Croce in Gerusalemme: la basilica
restaurata a l’architettura del Settecento romano, Roma 1995; FROMMEL, CH. L., Progetto e archeologia in due
disegni di Antonio da Sangallo il Giovane per Sta Croce in Gerusalemme, en DANESI SQUARZINA, S. (dir.),
Roma, centro ideale della cultura dell’Antico..., pp. 382-309; una sugerente comparación entre el fresco del
ábside de la basílica con los apartamentos Borgia del Vaticano en TIBERIA, V., Santa Croce in
Gerusalemme, l’affresco absidale, en NEGRO, A. (ed.), Restauri d’arte e Giubileo. Gli interventi a Roma e nel
Lazio nel piano per il grande Giubileo del 2000, Nápoles 2001, pp. 13-62.
90 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

iglesia de Santiago de los Españoles, en colaboración con Pedro de Aranda y en


solitario a partir de 1498, así como las obras en el palacio del gobernador de Tívoli
y, sobre todo, la construcción del Tempietto de San Pietro in Montorio, de cuya
fábrica los reyes le hicieron responsable en 1488, junto con Juan Ruiz de
Medina141.
Entre los embajadores laicos que prestaron sus servicios a los Reyes
Católicos en Roma, hay que mencionar en primer lugar a Diego López de Haro,
señor de El Carpio142. Con anterioridad a sus funciones diplomáticas, los reyes le
habían nombrado justicia mayor de Galicia y después gobernador general, con
capacidad de extender perdones por los delitos de tiempos pasados en esta agitada
región que los reyes le mandaron pacificar143. Oviedo lo describe como “persona
muy gentil y galán cortesano, muy sabio e del palacio e de lindas e sufficientes
habilidades de cavallero”, descripción que se ajusta bien al desafío con que retó al
adelantado de Murcia —Pedro Fajardo— en 1480, o las sutiles “invenciones” que
andan dispersas por los Cancionero de la época144. Probablemente los reyes
confiaron en sus dotes negociadoras para esta importante embajada que debía
reconciliar al papa con el rey de Nápoles y llevaba una abultada agenda de asuntos
eclesiásticos. Haro viajó a Roma en julio de 1493 presidiendo la solemne embajada
de prestación de obediencia a la que después se unirían los tres prelados antes
mencionados.
La embajada extraordinaria de López de Haro —miembro laico de la alta
nobleza castellana— sigue la trayectoria exitosamente iniciada por el conde de
Tendilla. Como veremos más adelante, se trataron asuntos políticos y eclesiásticos
de diverso cariz: defensa del derecho de presentación en las provisiones, la
reforma de los religiosos —especialmente en Galicia, cuyos problemas conocía
bien López de Haro—, quejas contra los excesos de la fiscalidad pontificia,
conflictos jurisdiccionales, etc. No se nos han conservado las instrucciones de las
negociaciones políticas, pero a través de fuentes indirectas sabemos que se trató la
reconciliación de Ferrante de Nápoles con el pontífice, la gestión de alguna de las
bulas de concesión de las Indias y, sobre todo, el proyecto de alianza político-

141 Sobre el mecenazgo arquitectónico de Carvajal cfr. CANTATORE, F., Un commitente spagnolo...,

pp. 861-871.
142 Una breve semblanza biográfica en MARCELLO, E. E., Diego López de Haro, poeta cancioneril: profilo

storico-biografico, Il «Confronto Letterario», 12 (1995), pp. 105-129.


143 Cfr. SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. Fundamentos de la monarquía..., pp. 115-125.
144 BUCETA, E., Cartel de desafío enviado por D. Diego López de Haro al adelantado de Murcia, Pedro

Fajardo 1480, «Revue Hispanique», 81-1 (1933), pp. 456-474; su creatividad literaria y cortesana en
CUESTA TORRE, M. L., Las invenciones de don Diego López de Haro, en DEYERMOND, A. (ed.), Proceedings
of Tenth Colloquium, Papers of the Medieval Hispanic Research Seminar, no 30, londres 2000, pp. 65-84;
KENNEDY, K., Inventing the Wheel: Diego López de Haro and his ‘invenciones’, «Bulletin of Hispanic
Studies», 79 (2002), pp. 159-184.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 91

familiar del papa Borja con la Casa real a través del matrimonio de Juan de Borja,
duque de Gandía, con María Enríquez, antigua prometida de su hermano Pedro
Luis y sobrina de Fernando el Católico por línea materna. Del éxito de López
Haro vivió la diplomacia española hasta la crisis de 1497 en que se disolvió la
alianza.
Tras el regreso de la embajada de prestación de obediencia, los reyes
enviaron a Roma como embajador permanente a Garcilaso de la Vega († 1512),
para apoyar al papa ante la amenaza de invasión de Carlos VIII de Francia. De
nuevo encontramos a un laico perteneciente a la nobleza castellana: Garcia Laso
de la Vega era el tercer hijo de Pedro Suárez de Figueroa y Blanca Sotomayor,
pero adoptó el apellido de su abuela Elvira Laso de la Vega, hermana del marqués
de Santillana145. Entró al servicio de los Reyes Católicos como maestresala y luchó
en la guerra de Sucesión contra Alfonso de Portugal, por lo que fue recompensado
en 1479 con los derechos sobre las tasas ganaderas en Badajoz. Dos años después
fue nombrado contino —residiendo por ello en la Corte para cualquier servicio— y
miembro de la guardia personal de los reyes146. En el sitio de Vélez-Málaga en
1487, Garcilaso tuvo una heroica intervención en ayuda del rey Fernando y fue
herido en los alrededores de la ciudad147. En 1490 participó en la toma de Vera de
donde fue nombrado alcalde.
La promoción de Garcilaso fue debida con bastante probabilidad al apoyo
de la reina Isabel. Tres años después de su regreso de Roma fue nombrado
miembro del Consejo Real, presidió las Cortes de Toro a la muerte de la reina, y se
integró en el partido de Felipe el Hermoso frente al rey Fernando. Fernández de
Oviedo justifica su acción diciendo que “esa echura agradecía él a la Reyna
Católica más que al Rey o quería no parecer ingrato a la hija y heredera en los
reynos”148. Sabemos además que la reina concertó el casamiento de Garcilaso con
Sancha de Guzmán, hija de Pedro de Guzmán, IV Señor de Batres. El perfil de
Garcilaso era el de caballero-cortesano, y como tal se comportó en la defensa de
Castel Sant’Angelo, o en las diferentes ceremonias cortesanas de las que estaba
bien informado desde su servicio como maestresala en la Corte de los Reyes

145 Cfr. KENISTON, H., Garcilaso de la Vega. A Critical Study of His Life and Works, Nueva York 1922;

BUCETA, E., Notas acerca de la historicidad del romance “Cercada está Santa Fé”, «Revista de Filología
Española», 9 (1922), pp. 367-383; ID., La tendencia a identificar el español..., pp. 88-108.
146 Sobre este oficio de la Casa Real cfr. MONTERO TEJADA, M. R., Los continos “hombres de armas”

de la Casa Real castellana (1495-1516): una aproximación de conjunto, «Boletín de la Real Academia de la
Historia», 198 (2001), pp. 103-130.
147 Cfr. PULGAR, H., Crónica..., p. 449.
148 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquagenas..., vol. II, p. 408.
92 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Católicos149. Era sensible a toda descortesía —como hizo notar a los reyes
quejándose de las pocas audiencias que le concedía el papa a mediados de 1494—
y, cuando la situación lo exigía, sabía situarse en una posición de fuerza de la que
luego le resultaba difícil salir150. Zurita le llama “cavallero de gran prudencia y
valor”, y Fernández de Navarrete dice que “manejó con tal pulso los negocios de
su corte que escribiéndole Luis XII de Francia le intituló “Embajador de los
Reyes, y Rey de los embajadores”151. Su labor de mecenazgo esbozada más arriba,
se explica en un hombre al que Gonzalo Fernández de Oviedo vio “tañer algunas
veces”, ya que “era gentil músico de arpa e buen caballero”152.
Sus encargos diplomáticos comenzaron en Francia junto con Alonso de
Silva, y después marchó a Venecia como embajador153. En febrero de 1494, los
reyes requerirán sus servicios en Italia ante el inminente descenso de Carlos VIII:
debía trasladarse a Roma como “nuestro capitán e embaxador” para defender la
delicada posición del papa, misión que no podía ser más oportuna para este
antiguo héroe de la guerra de Granada154; nueve meses después los reyes
despacharían a Venecia a su hermano mayor Lorenzo Suárez de Figueroa como su
representante ante la Señoría. En realidad, la misión encomendada a Garcilaso,
había recaído en un primer momento en el bachiller La Torre, quien, ya presto a
embarcarse, se asustó ante un reciente naufragio y pretextó enfermedad para no
partir155. Sin confirmar este pormenor, Zurita dice que Garcilaso fue enviado a
Roma desde Medina del Campo el 1 de marzo de 1494156.
Garcilaso fue verdadero embajador plenipotenciario durante su estancia en
Roma y a él encomendaron los reyes todos los asuntos políticos o incluso
militares. Su salario era el más generoso del resto de los embajadores oscilando
entre 500.000 y 800.000 maravedíes, frente a los 100.000-200.000 que solía recibir
el embajador de Venecia o el de Nápoles157. En los negocios eclesiásticos pudo

149 Véase por ejemplo su intervención como maestresala en el banquete ofrecido por Fernando el

Católico al príncipe musulmán Adalid en plena campaña granadina; PALENCIA, A., Guerra de
Granada..., pp. 441-442.
150 El dato de las “descortesías de Garçilaso”, lo hace notar el nuncio al papa por información que

le habían trasmitido los reyes en septiembre de 1494; ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 5023, fol. 29rv.
151 FERNÁNDEZ DE NAVARRETE, E., Vida del célebre poeta Garcilaso de la Vega, en CODOIN, vol.

XVI, Madrid 1966, p. 140.


152 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquagenas..., vol. II, p. 408.
153 Cfr. OCHOA BRUN, M. A., Historia de la diplomacia..., vol. IV, p. 126.
154 Los reyes le adjudican este título en la carta de creencia expedida el 28 febrero 1494; en LA

TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, p. 410.


155 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquagenas..., vol. II, p. 401.
156 ZURITA, J., Historia..., fol. 34v.
157 Véanse los pagos en ANDRÉS DÍAZ, R. DE, El último decenio del reinado de Isabel I a través de la

tesorería de Alonso de Morales (1495-1504), Valladolid 2004, n. 702, 903, 956, 1067, etc.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 93

contar con la ayuda de Juan Oliver, y lógicamente también de Juan Ruiz de


Medina y Bernardino López de Carvajal. Competencia suya fue canalizar los
dineros para sostener las tropas que combatían en Nápoles e incluso llegó a
desempeñar funciones militares cuando se puso al frente de la guarnición de
Castel Sant’Angelo durante la ocupación de la ciudad por el ejército de Carlos
VIII; cuando colaboró con las tropas del Gran Capitán en el sitio de Ostia de
1497, o intervino en misiones policiales como el apresamiento de la legación
enviada por el cabildo de Toledo en abril de 1496, o la protección del cardenal
Ascanio en las reyertas callejeras que se produjeron tras el asesinato del duque de
Gandía.
Garcilaso de la Vega desarrolló en Roma un cierto mecenazgo literario que
impulsaba la política cultural y propagandística de sus monarcas. Como hemos
visto, a su mediación y a la del cardenal Carvajal se debe la edición de las
Antiquitates de Annio de Viterbo, o la financiación de obras de antiguos
eclesiásticos españoles como el cardenal Juan de Torquemada. A él se le atribuye
un discurso sobre la dignidad de la lengua castellana, pronunciado cuando el papa
iniciaba su acercamiento a Francia, y probablemente realizó encargos o adquirió
obras de arte para su pariente el cardenal Mendoza. Garcilaso aprovechó los años
trascurridos en Roma para resolver negocios familiares, y el papa le concedió el
derecho de patronato sobre los beneficios de las iglesias de Batres, Cuerva y
demás pueblos suyos158. Oviedo dice que “se dio tan buen recaudo y maña en ese
viaje, que ganó mucha honra, e dobló e aún duplicó su hacienda; porque después
que volvió de Italia compró la villa de Cuerva, y aquellos agradecidos príncipes,
teniéndose por bien servidos dél, por vacación de la encomienda de León,
hicieron merced della”159.
La entrega de Benevento al duque de Gandía, la secularización de César, y la
aproximación del papa hacia Francia, fueron los hechos que marcaron el paulatino
enfrentamiento del embajador con el papa Borja. Para fortalecer la posición de su
embajador y protestar abiertamente al pontífice, los reyes enviaron a dos
procuradores en noviembre de 1498: el caballero Íñigo de Córdoba y el jurista
setabense doctor Felipe Ponce, que ya habían actuado el año anterior negociando
con los franceses en el Rosellón. Ni las formas ceremoniosas y altaneras del
caballero Garcilaso, ni el apoyo incondicional de Ruiz de Medina y la mediación
menos comprometida del cardenal Carvajal, sirvieron para resolver la crisis
diplomática que se prolongó hasta 1499.
En julio de este año el embajador abandonó Roma, y aunque había dejado
los asuntos en malas condiciones los Reyes Católicos no dejaron de estimarle ni de
recompensar sus servicios. Fernández de Navarrete precisa el dato de que el 30 de

158 En CODOIN, vol. XVI, Madrid 1966, pp. 197-200.


159 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquagenas..., vol. II, p. 402.
94 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

marzo de 1502 los monarcas confirmaron su mayorazgo de Cuerva160; recibió


también el gobierno de Vera y Gibraltar, y en 1502 fue nombrado miembro del
Consejo Real. Un año después, Garcilaso se convirtió en comendador mayor de
León tras la muerte de Gutierre de Cárdenas, uno de los hombres más fieles a la
Corona. Sin embargo las cosas se torcieron cuando murió la reina y Garcilaso se
unió al bando de Felipe el Hermoso, que le nombró tutor y mayordomo mayor del
infante Fernando, segundo hijo de Felipe y Juana161. La muerte del archiduque
sumió a Garcilaso en el olvido hasta su muerte en 1512. De todas formas, sus
hijos —entre los que se encontraba el poeta Garcilaso de la Vega— siguieron
educándose en la Corte real.
Para sustituir a Garcilaso los reyes pensaron en la mano más suave y no
menos experta de su hermano Lorenzo Suárez de Figueroa y de Mendoza (†
1506), cuya experiencia diplomática ante la Señoría de Venecia desde el mes de
enero de 1494 le había convertido en un excelente embajador162. Particularmente
afecto al rey Fernando, Oviedo dice de él que “fue muy estimado, e tuvo con esto
una umildad e conversación digna de tan generoso varón, tan llano e tan sin
presunción —vicio, por otra parte, bastante común en la aristocracia y al que no
fue ajeno su hermano Garcilaso—, que los sabios e los príncipes con quién
confirió, se la avían envidia, y a los vanos e soberbios desplacía y era
aborrecible”163. La alabanza de Oviedo coincide con el testimonio del embajador
francés ante la Señoría —Phillipe de Commynes— que lo describe como “un muy
honesto caballero de España, bien acompañado y bien vestido”164. Anglería le veía
el defecto de que no conocía la lengua latina, siendo tan necesario para este oficio
hablarla “o al menos que la entendiese”, y “éste sólo sabe su lengua patria

En CODOIN, vol. XVI, Madrid 1966, p. 141.


160

Es famoso el tenso encuentro de Garcilaso y Fernando el Católico cuando el rey aragonés se


161

entrevistó en 1506 con Felipe el Hermoso, en cuyo bando militaba el antiguo embajador. Cuenta
Oviedo que, ante el mutuo recelo, los caballeros del archiduque introdujeron secretamente armas y
corazas bajo las vestiduras. Cuando Garcilaso le pidió la mano al rey Católico, éste se la dio mientras
le palpaba las espaldas con la otra, y notando que venía armado le dijo: “García, engordado habeis”.
Y termina Oviedo diciendo que “fue muy notado esto de los circunstantes, porque el Rey Católico
le había hecho señor”; FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquagenas..., vol. II, p. 408.
162 De su marcha a Venecia informa al papa su nuncio Desprats, incluyendo un informe cifrado,

sobre su persona y cometido, que no nos ha llegado; despacho del nuncio Desprats a Alejandro VI,
11 noviembre 1494; ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 5023, fol. 56r; su llegada a Venecia el 5 de enero en
SEGRE, A., Ludovico Sforza, detto il Moro, e la repubblica di Venezia dall’autunno 1494 alla primavera 1495.
La caduta di Napoli, «Archivio Sorico Lombardo», 30 (1903), pp. 41 y ss. Una breve semblanza del
personaje en LADERO QUESADA, M. Á., Lorenzo Suárez de Figueroa, en CHECA CREMADES, F., y DÍEZ
DEL CORRAL, R. (dirs.), Reyes y Mecenas. Los Reyes Católicos, Maximilano I y los inicios de la Casa de Austria
en España, Toledo 1992, p. 323.
163 Véase el retrato de este personaje trazado por FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y

quinquagenas..., vol. II, pp. 413-415.


164 COMMYNES, PH. DE, Mémoires de Philippe de Commynes, ed. R. Chantelauze, París 1881, p. 574.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 95

vernácula”; sin embargo —continuaba el humanista milanés— “el Rey me ha


asegurado que es prudente y suficientemente culto entre ignorantes”165.
A Figueroa se le atribuye el éxito de las gestiones para la concertación de la
Liga Santa contra el turco en 1495, que indirectamente pretendía frenar las
tendencias expansionistas de Carlos VIII de Francia. Después el embajador
intentó conservar la paz entre Venecia y Milán, y medió en la vuelta de Pisa al
dominio de Florencia —en 1499— aunque garantizando su autonomía, que
Venecia también apoyaba. Tras cuatro años de representar a los Reyes Católicos
ante la Señoría, Figueroa volvió a España, hasta que los reyes volvieron a requerir
sus servicios a finales de 1499. El 1 de diciembre desembarcó en Génova, donde
inició las negociaciones para una nueva alianza, y al poco, marchó a Roma donde
sustituyó a su hermano que había quedado en muy malas relaciones con el
pontífice. Su llegada fue un tanto traumática ya que enfermó gravemente en enero
de 1500 a raíz de un posible envenenamiento166. Una vez recuperado Figueroa se
empleó a fondo en calmar las aguas y lo consiguió gestionando las bulas de
dispensa para la concertación del matrimonio de la infanta María, hija de los Reyes
Católicos, y el rey Manuel de Portugal. En 1501 dio su apoyo al proyecto
cruzadista que Alejandro VI propuso a las potencias europeas, y trató de atraerse a
las familias rivales de Orsini y Colonna.
Figueroa mantuvo informados a los reyes de la campaña antiturca y el
fortalecimiento de las posiciones españolas en Calabria que éstos habían
encargado a Gonzalo Fernández de Córdoba. En este último trabajo sirvió de
intermediario en las negociaciones de las letras de cambio que llegaban desde
Castilla y Valencia para pagar a las tropas españolas. Sin embargo, la gestión desde
Roma de la nueva política napolitana basada en el reparto del Reino le estaría
reservada al experimentado Francisco de Rojas, mientras Figueroa era enviado en
mayo de 1502 a Venecia, donde debía concertar una nueva alianza entre la
Señoría, el papa, el emperador Maximiliano, Inglaterra, y los soberanos españoles.
Figueroa se quedó en Venecia hasta su muerte en 1506, no sin antes hacerse
esculpir una exquisita lastra tumbal que envió después a Badajoz, en cuya catedral
reposan sus restos167.
El puesto de Suárez de Figueroa fue ocupado por Francisco de Rojas,
diplomático de profesión que ya había servido a los Reyes Católicos en Bretaña,
Flandes y Roma. Francisco de Rojas y Escobar (c.1446-1523) había nacido en
Toledo, y era el hijo mayor de Marina de Rojas y Alonso de Cáceres Escobar,
comendador del Campo de Criptana, de la Orden de Santiago, y alcaide del castillo

165 Carta de Anglería a la reina Isabel, 10 agosto 1502; ANGLERÍA, P. M., Epistolario..., p. 26.
166 Cfr. LUZIO, A., Isabella d’Este e i Borgia…, p. 514.
167 Cfr. JUSTI, C., Miscellaneen aus drei Jahrunderten spanischen Kunstlebens, Berlín 1908, pp. 69-181.
96 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

de Consuegra168. Aunque se doctoró en cánones y leyes, dejó las letras para


dedicarse al ejercicio de las armas, participando en la guerra de Sucesión en el
bando vencedor, y después en la guerra de Granada, donde hirieron a un hermano
suyo y mataron a otro. Según Fernández de Oviedo fue criado de la reina Isabel, la
cual “conociendo su talento le empleó en negocios graves que le hicieron
conocido y estimado y digno de que se le encomendaran otros más arduos y
difíciles”, como fue el envío a Roma como embajador en noviembre de 1484169.
Ya tuvimos ocasión de comentar las formas un tanto bruscas que tuvo Francisco
de Rojas al tratar los delicados asuntos que se le encomendaron: la concesión de la
décima, Cruzada y otras gracias; la cuestión del Patronato; y, sobre todo, resolver
el espinoso asunto de la provisión de Sevilla y de Salamanca170. Permaneció en
Roma tres años, y volvió a España a finales de 1487 o en 1488, pasando el relevo
de las negociaciones al conde de Tendilla171.
Rojas se fue convirtiendo en un diplomático de profesión que no pertenecía
a la alta nobleza y que, por carecer de recursos propios, fue acusado de tacaño en
alguna ocasión172. La realidad es que la recompensa de los reyes hizo a Rojas “muy
cumplido en sus gastos y en su persona y criados y muy lucido y espléndido en su
casa”, lo que confirma el exquisito breviario de uso dominicano, iluminado por

168 A pesar de ciertas inexactitudes en la datación de sus embajadas, el estudio más completo

sobre este personaje es el trabajo de RODRÍGUEZ VILLA, A., Don Francisco de Rojas, embajador de los
Reyes Católicos, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 28 (1896), pp. 180-202; 29 (1896), pp. 5-
69; en este estudio se emplea principalmente documentación de la Real Academia de la Historia, y la
antigua obra de ROJAS, P. DE, Elogio de la vida y hechos del embajador D. Francisco de Rojas y Escobar, en
Discursos ilustres, históricos y genealógicos, por D. Pedro de Rojas, caballero de la Orden de Calatrava, Conde de
Mora, señor de la Villa de Laios y el Castañar, Toledo 1636; buena síntesis en LADERO QUESADA, M. Á.,
Francisco de Rojas, en Hispania-Austria. I Re Cattolici, Massimiliano e gli inizi della Casa d’Austria in Spagna,
Milán 1992. recientemente ha vuelto sobre la actividad diplomática de este personaje LÓPEZ PITA,
P., Francisco de Rojas: embajador de los Reyes Católicos, «Cuadernos de Investigación Histórica», 15 (1994),
pp. 99-149; y SERIO A., Una representación de la crisis de la unión dinástica: los cargos diplomáticos en Roma de
Francisco de Rojas y Antonio de Acuña (1501-1507), en Isabel la Católica y su época, Valladolid 2004 (en
prensa). Agradezco al autor la consulta de este texto antes de ser publicado.
169 A. Rodríguez Villa da la fecha errada de 1488, que la documentación nos permite retrotraer a

1484; cfr. RODRÍGUEZ VILLA, A., Don Francisco de Rojas..., p. 182; la correción se basa en las
instrucciones reales, tramitadas justo antes de la partida, el 3 de noviembre de 1484; en LA TORRE,
A. DE, Documentos..., vol. II, p. 136.
170 El episodio del encuentro violento de Rojas y Carvajal se detalla en el capítulo II. 1.2.
171 Así se desprende de la cédula de Fernando el Católico en la que consta que Rojas sirvió de

embajador ante Inocencio VIII durante tres años; en RODRÍGUEZ VILLA, A., Don Francisco de Rojas...,
p. 201. El 2 de mayo de 1486 los reyes escribían que Rojas quería volverse a España, pero ellos
deseaban que lo hiciera antes de la llegada del conde de Tendilla “porque no conviene que esté la
Corte de Roma sin persona nuestra”; AGS, Patronato Real, leg. 16, fol. 54; AZCONA, T. DE, La elección
y reforma..., p. 149.
172 La exculpación de esta actitud es de Fernández de Oviedo; cit. en Ibidem, pp. 22 y 24.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 97

artistas flamencos, que nuestro embajador regaló a la reina en 1497173. Don Pedro
de Rojas le describe “pequeño de cuerpo y de pocas carnes, pero de mucho
espíritu y de gran corazón, y en las ocasiones que se ofrecían, había mostrado el
gran talento que tenía, y se había hecho no sólo estimar, pero respetar y temer”.
Aunque no era particularmente robusto, Rojas era un hombre de sangre caliente y
ademanes bruscos, como ponen de manifiesto los sonoros incidentes que
protagonizó en sus distintas legaciones174. Los Reyes Católicos contaban con el
carácter enérgico de su embajador ya que en 1502, ante la resistencia del pontífice
a despachar sus asuntos, le mandaban no tener “con él la blandura que teneys y
que mudáis en esto vuestra condición”175. Rojas tenía además una gran capacidad
de intrigar, pues era capaz de corromper a porteros y camareros para recoger
información que por las vías ordinarias no lograba obtener176.
Zurita resalta la perspicacia de este “caballero muy sagaz y de mucha
experiencia de negocios de estado”177; y Fernández de Oviedo sus cualidades
morales, pues era “exemplar y buen religioso”, “cuerdo y bien hablado”, y “murió
virgen y no conoció mujer ni se le oyó jamás palabra deshonesta”. Eran las
mejores condiciones para prosperar en la Corte de la reina, donde se fomentaron
las formas corteses ligadas a la honestidad del comportamiento, y se impuso un
ceremonial que jerarquizaba dignidades y marcaba distancias entre la aristocracia y
los reyes178.
Isabel y Fernando premiaron su trabajo en Roma nombrándole a su vuelta
comendador de varias encomiendas de la Orden de Calatrava (Mestanza,
Puertollano, Almodóvar del Campo y Aceca). A. Rodríguez Villa dice que volvió a
Roma en 1491, pero lo realmente comprobable es que, al menos desde 1488, su
acción diplomática se desarrolló principalmente en Bretaña —para arreglar las
disensiones suscitadas entre la duquesa Ana y el rey Carlos VIII de Francia—, y
posteriormente en Flandes, donde concertó el casamiento de Felipe el Hermoso y

173 Cfr. LEMMENS, L., Testimonia minora saeculi, «Archivum Fratrum Praedicatorum», 1 (1908), pp.

248-266, especialmente p. 260; también AZCONA, T. DE, Isabel..., pp. 364-365.


174 En septiembre de 1485, por ejemplo, le rompió las narices a Bernardino López de Carvajal; en

1504 le ganó la posición al embajador francés clavándole el anillo cuando fue a saludarle con un
apretón de manos; y, según Fernández de Oviedo, en 1507 propinó una bofetada en público
consistorio a un cardenal de origen español por hablar mal de sus soberanos; los dos últimos
episodios se recogen en RODRÍGUEZ VILLA, A., Don Francisco de Rojas..., pp. 13 y ss; ver también
ROJAS, P. DE, Discursos ilustres..., fol. 202.
175 Carta de los Reyes Católicos a Francisco de Rojas, 21 febrero 1502; en BERWICK Y DE ALBA,

DUQUE DE, Noticias historico-genealógicas..., p. 313.


176 La referencia se encuentra en OLIVA, A. M., Gli ambasciatori dei re Cattolici…, p. 15.
177 ZURITA, J., Historia..., fol. 109v.
178 Sobre el ceremonial de palacio y el nuevo ethos caballeresco que se diseñó en la Corte de la

reina cfr. FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., La Corte de Isabel I: ritos y ceremonias de una reina
(1474-1504), Madrid 2002, pp. 101-126.
98 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

la infanta Juana179. Durante sus estancias en la Corte, serviría a Isabel y Fernando


como miembro del Consejo Real.
Los Reyes Católicos volvieron a enviarle a Roma a principios de 1501 para
gestionar el reparto del reino de Nápoles. Rojas tenía importantes prerrogativas
sobre el resto de los embajadores que estaban en Italia e incluso ante Gonzalo
Fernández de Córdoba, quien le consultaba las medidas que debían adoptarse, y
recibía de él grandes cantidades de dinero o contingentes militares. Posteriormente
Fernando el Católico mostró gran satisfacción por el trabajo de Rojas en Roma,
“donde con mucha prudencia y con todo cuidado y solicitud y con entera lealtad y
fidelidad entendistes y negociastes en nuestros nombres y con nuestros poderes en
todos los muy grandes y muy arduos negocios que ocurrieron en Roma y en la
christiandad, y especialmente en toda la empresa y conquista del mi reino de
Nápoles”, a lo cual se añaden “otras muchas y muy grandes letras, bulas y gracias
que vos ganastes de la sede apostólica, y nos las enviastes en todos los dichos años
para todas las cosas de nuestros reinos de castilla y de las Indias y para la empresa
y conquista de África”180.
El rey especifica más adelante la obtención del papa Alejandro VI de la
administración perpetua de los maestrazgos de las tres órdenes militares,
especialmente la de Calatrava, de la que Rojas era comendador, y que —según
éste— obtenerla “para la Reina sola, fue la más dificultosa cosa de acabar de
quantas en Roma despaché”. Como recompensa a su labor diplomática, el rey le
concedió el 13 de julio de 1504 la ciudad de Rapuli y su tierra en Nápoles, pero al
no poder efectuarse le prometió una renta en España equivalente que tampoco
llegó a efectuarse. A pesar de sus reiteradas peticiones, Rojas no logró que el rey
apoyara su candidatura al cardenalato que tanto anhelaba y, a su vuelta a España
en 1507, se dedicó a gestionar su patrimonio en Toledo, e instituir dos mayorazgos
para dos sobrinos suyos181.

c) Curiales y agentes de los Reyes Católicos


Intermediarios entre el papa Borja y los Reyes Católicos fueron, de una o de
otra manera, aquellos familiares valencianos y catalanes encaramados a la Curia,
donde ocupaban desde la dataría y la tesorería pontificias hasta los más humildes
oficios de escuderos y palafreneros182. Como dice M. Batllori, el papa se mostró

179 Cfr. LÓPEZ PITA, P., Francisco de Rojas..., pp. 119-123; Sobre el contexto histórica de este

matrimonio cfr. KOHLER, A., y EDELMAYER, F. (eds.), Hispania-Austria: los Reyes Católicos,
Maximiliano I y los inicios de la Casa de Austria en España, Oldenbourg 1993.
180 Cédula real, 15 mayo 1511; en RODRÍGUEZ VILLA, A., Don Francisco de Rojas..., p. 201.
181 Cfr. LÓPEZ PITA, P., Francisco de Rojas..., p. 103.
182 Un panorama general de la clientela borgiana en IRADIEL, P., y CRUSELLES, J. M., El entorno

eclesiástico de Alejandro VI. Notas sobre la formación de la clientela política borgiana (1429-1503), en CHIABÒ,
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 99

generoso ante sus constantes requerimientos de dineros, prebendas y honores,


pero sin prodigalidades imprudentes, incluso con sus hijos predilectos183. Y esta
generosidad contenida y continuada afirmaba el poder, autoridad e independencia
que Alejandro VI quiso mantener con los poderes italianos y europeos.
Da la impresión de que la sujeción del partido cardenalicio “borgiano” a los
Reyes Católicos, como soberanos de la nación a la que pertenecían, era solamente
virtual, ya que habían sido elegidos por Alejandro VI para constituir un partido de
cardenales “jóvenes” fieles a su autoridad y que pudieran hacer frente al partido de
cardenales “viejos” que había sido rivales en los tiempos en que era cardenal. Sea
como fuere la suerte de estos eclesiásticos dependió casi siempre de las relaciones
que mantuvo su benefactor con los soberanos españoles. Cuando éstas fueron
buenas, los reyes contaron con la ayuda de estos eclesiásticos que, desde su cargo en
la Curia, podían gestionar eficazmente los asuntos que se les encomendaba, o actuar
como mediadores entre los embajadores y el pontífice cuando las circunstancias o la
entidad del negocio lo exigía. En determinadas ocasiones se deja entrever la
existencia de una especie de “partido español” entre los curiales de Alejandro VI,
como se refleja —por ejemplo— en el despacho del embajador de Ferrara del 30 de
noviembre de 1494, donde describe la “alegrezza” que produjo, “tra tutti quelli
cubicularii e prelati spagnoli”, el anuncio de la partida de la armada española en
socorro del papa184.
Entre estos eclesiásticos hay que contar en primer lugar a Joan Llopis o Juan
López († 1501)185. Valenciano de nacimiento, pertenecía a una familia de juristas que
había prosperado al servicio de la monarquía entre finales del siglo XIV y principios
del XV, y que hacia los años cuarenta había ingresado en las filas de la caballería y
disfrutado de la explotación de rentas reales. En 1474 Juan López se encaminó a la

M., MADDALO, S., y MIGLIO, M. (dirs.), Roma di fronte..., vol. I, pp. 27-58; también VAQUERO
PIÑEIRO, M., Valencianos en Roma durante el siglo XV: una presencia en torno a los Borja, en GONZÁLEZ
VALDOVÍ, M., y PONS ALÒS, V. (coords), El Hogar de los Borja..., pp. 185-198; CRUSELLES GÓMEZ, J.
Ma., El cardenal Rodrigo de Borja, los curiales romanos y la política eclesiástica de Fernando II de Aragón, en
BELENGUER CEBRIÀ, E. (dir.), De la unión de coronas al Imperio de Carlos V. Congreso Internacional
(Barcelona, 21-23 febrero 2000), vol. I, Barcelona 2001, pp. 253-279.
183 BATLLORI, M., La correspondencia de Alejandro VI..., p. 183.
184 En NEGRI, P., Le missioni di Pandolfo Collenuccio a Papa Alessandro VI (1494-1498), «Archivio della

Società Romana di Storia Patria», 33 (1910), p. 428.


185 Sobre este personaje cfr. CRUSELLES GÓMEZ, J. M., El cardenal de Capua, en L’univers dels

prohoms, Valencia 1995, pp. 217-256; ID., Familia y promoción social: los Lopiç de Valencia (1448-1493),
«Estudis Castellonencs», 3 (1986), pp. 355-380; ID., Los juristas valencianos..., pp. 157-158; también GOÑI
GAZTAMBIDE, J., López, Juan, en DHEE, vol. Suplemento, Madrid 1987, pp. 439-440; algunos datos
sobre su carrera en HOFMANN, W. VON, Forschungen zur Geschichte der kurialen Behörden, vol. I, Roma
1914, p. 117; vol. II, p. 101; FRENZ, TH., Die Kanzlei..., p. 378; CÉLIER, L., Les dataires du XVe siècle et
les origines de la Datarie Apostolique, París 1910, pp. 56-59; BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, p. 135;
vol. II, p. 295; EUBEL, Hierarchia Catholica Medii Aevi, vol. II, Münster 1914, pp. 65, 132 y 237.
100 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

corte pontificia, donde las relaciones de su familia le permitieron sumarse a las filas
de quienes servían al cardenal vicecanciller Rodrigo de Borja. Su formación
académica se fue orientando hacia la Teología —estudios que cursó en Bolonia—
aunque las funciones que en adelante asumió fueron de índole administrativa. Tras
unos años de paciente servicio, empezó a acumular beneficios en la Península Ibérica
topándose en algún momento con la oposición del rey Fernando, como ocurrió con
la abadía riojana de Valbanera a la que renunció para complacer al rey.
Después vinieron los cargos en la Curia como abreviador de las cartas
apostólicas en 1483, y secretario del Colegio cardenalicio en 1491. Su nombramiento
de testamentario de Pedro Luis de Borja en 1488, y sus gestiones en la concertación
del matrimonio de Juan de Borja con la prometida de su hermano, María Enríquez,
ponen de manifiesto sus estrechos vínculos con el vicecanciller186. Por aquella época
López estrechó sus amistades con el círculo humanista de Paolo Pompilio, que le
dedicó su Vita Senecae nombrándole “philosophum et sacrae theologiae
religiosissimum assertorem”, y comprándole con Hércules al sostener con sus
propias espaldas el cielo para ayudar a Atlante, que es Rodrigo de Borja, el gran
príncipe de la Curia Apostólica187.
Tomó parte en el cónclave de 1492 como acólito del cardenal Borja, y éste le
nombró —una vez elegido pontífice— datario apostólico, obispo de Perusa, y en
1493 secretario personal suyo, como lo había sido en los tiempos de cardenal188.
Conscientes del peso que estaba adquiriendo en la Curia, los Reyes Católicos le
encomendaron asuntos relativos especialmente a provisiones, casi con la misma
frecuencia con la que se dirigían a sus embajadores Ruiz de Medina y López de
Carvajal189. Fue él quien pronunció el discurso de recibimiento de la embajada
extraordinaria de Diego López de Haro, y un mes después los reyes le escribieron
agradeciéndole “la diligencia e afección con que entendeys en la dirección de
nuestros negocios en essa Corte”, y le rogaron que continuara así “ca será darnos
causa para que hayamos encomendado vuestro bien y honra”190.

186 SANCHIS SIVERA, J., Algunos documentos y cartas privadas..., pp. 14 y 17.
187 FAIDER, P., Paulus Pompilius, Vita Senecae, en ID., Études sur Sénèque, Gante 1921, pp. 281-282.
188 Para hacerse una idea de la importancia del oficio de datario —que se ocupaba de la concesión

de gracias in foro externo y por su poder era llamado oculus papae— baste citar el siguiente informe del
embajador veneciano rerido a Alejandro VI: “il papa de iure non può nulla; anzi due cardinali
deputati, se loro non paiono giuste, possono stracciare le bolle che fa il Papa, e così fa pure il
Datario”; en ALBERI, E. (ed.), Relazioni degli ambasciatori veneti al Senato. Serie II, vol. III, Florencia
1846, p. 12. Sobre el cargo cfr. CÉLIER, L., Les Dataires du XVe siècle et les origines de la Datarie
apostolique, París 1910; STORTI, N., La storia e il diritto della Dataria Apostolica dalle origini alle nostre giorni,
Nápoles 1969.
189 Véase las cartas que los reyes enviaron a Juan López durante los primeros años del pontificado

de Alejandro VI en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, pp. 141, 142, 148, 155, 196, 198 y 250.
190 Carta de Fernando el Católico a Juan López, 21 julio 1493; en LA TORRE, A. DE, Documentos...,

vol. IV, p. 250.


LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 101

Alejandro VI requirió sus servicios en 1493 para la concertación del


matrimonio de Juan de Borja —duque de Gandía— y María Enríquez. Desempeñó
la función de conciliador, pintando con los mejores tonos al papa ante las sospechas
de Enrique Enríquez —padre de María y mayordomo del rey—, y una vez llegado a
la península el duque de Gandía, exculpando a Juan de Borja ante el papa de las
acusaciones que llegaban a Roma sobre su conducta191. Su propio hermano, el jurista
Jerónimo López, formó parte del entorno del duque de Gandía, y participó
activamente en la adquisición y gestión del ducado en los años noventa192.
Durante la ocupación de Carlos VIII, Juan López fue encargado de negociar
en nombre del papa —junto con Carvajal— con los representantes del monarca
francés. Más adelante se sucedieron las recompensas pontificias en forma de
beneficios en la Península Ibérica sin que los monarcas rechistaran: en 1495 recibió
las prebendas de Salamanca, Astorga, la reserva del deanato de Cartagena, y la de dos
prebendas en Mallorca y Génova. En 1496 fue agraciado con una prebenda y el
oficio de tesorero en Burgos (1496), una iglesia parroquial en Salamanca, el priorato
secular de la iglesia colegial de San Miguel, de Volterra, y finalmente la dignidad
cardenalicia con el título de Santa María in Trastevere (1496). En este momento cesó
en su cargo de datario pero continuó recibiendo otras dignidades como el obispado
de Oloron (1497), que resigno al cabo de un año, y el de Capua (1498), en virtud del
cual fue llamado “cardenal de Capua”.
Los reyes continuaron buscando su apoyo después de su ascensión al
cardenalato cuando ya no era datario. Por los despachos de Garcilaso, sabemos que
éste solía recurrir a Juan López para facilitar las gestiones con el pontífice o clarificar
aspectos de las negociaciones, como ocurrió en abril de 1496 cuando el papa cambió
repentinamente de parecer sobre las protestas llevadas a Roma por el cabildo de
Toledo. Mientras tanto, el cardenal prestaba pequeños servicios a Fernando el
Católico, como aquella vez en que éste le agradecía —a través de su embajador Ruiz
de Medina— por “la liberalidat de que vso el cardenal de Perusa con el inquisidor de
Valencia sobre la canongia de Burgos”193. Por aquellas fechas, el enviado de los
reyes, Bernardo de Boil, tuvo que recurrir a su mediación para preparar la audiencia
con el papa en aquellos meses tensos en que ni Garcilaso ni Carvajal lograban
entenderse con el pontífice.

191 CHABÀS, R., Alejandro VI y el duque de Gandía..., p. 131; y OLIVER Y HURTADO, M., Don Rodrigo

de Borja..., pp. 437-439.


192 Jerónimo acompañó a su hermano Juan durante su estancia en Bolonia, donde se doctoró en

los dos derechos. Vuelto a Valencia, el cardenal Rodrigo de Borja le pagó desde 1487 un salario de
mil quinientos sueldos anuales por la administración del ducado de Gandía; cfr. CRUSELLES GÓMEZ,
J. M., Los juristas valencianos..., pp. 158 y ss.
193 Carta de Fernando el Católico al obispo de Cartagena, 20 agosto 1497; en LA TORRE, A. DE,

Documentos..., vol. V, pp. 535-536.


102 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

La adhesión del cardenal a Alejandro VI se puso de manifiesto cuando tomó


parte en el consistorio secreto para la investidura del ducado de Benevento a favor
del duque de Gandía, decisión que provocó las protestas de los Reyes Católicos.
Como procurador del duque de Gandía, su hermano Jerónimo López sería enviado
a Nápoles para encargarse de la ejecución de los capítulos por los que el rey Federico
concedió a Juan y a Jofré de Borja la investidura de algunos territorios a cambio del
apoyo pontificio a su candidatura al trono. Juan López intervino después en la
secularización de César, de la que salió beneficiado al recibir el cargo de comendador
de ciertos monasterios en el reino de Nápoles que antiguamente detentaba Cesar194.
En las relaciones de estos años los embajadores venecianos lo consideraban un alter
ego del papa, posición que en aquella época compartía sólo con Juan de Borja Lanzol,
sobrino de Alejandro VI195. Capello decía de él que “sta sempre apresso il papa, e sa
quello che vuole il papa, e tutti i secreti”196. Con todo, Juan López no dejó de mirar
con interés los asuntos españoles, como muestra su intervención como mediador
entre los embajadores y el pontífice en la crisis diplomática de 1498-1499. Murió en
agosto de 1501, y a sus exequias asistió el embajador de los Reyes Católicos,
Francisco de Rojas, desde una discreta capilla, apartado del resto del cuerpo
diplomático197.
Entre los curiales próximos a Alejandro VI y que mantenía relaciones
cordiales con los reyes se encontraba también Jaime Serra († 1517)198. Valenciano
de origen y pariente de Bartomeu Serra —cuñado del padre de Alejandro VI—
ocupaba algún puesto en la Curia en 1472, desde donde mantenía un estrecho
contacto epistolar con Lianoro de Lianori, nuncio y colector pontificio en
España199. En 1492 obtuvo el obispado de Oristán (Cerdeña) por expresa solicitud
de Fernando el Católico, permitiendo la retención de los beneficios que poseía

194 Carta de Alejandro VI a Federico de Nápoles informándole de esta concesión, 20 octubre

1498; en BORRÀS I FELIU, A., Cartes d’Alexandre VI..., pp. 307-308.


195 En junio de 1499, el embajador Girolamo Donato escribía a la Señoría que “niun poteva col

Papa, ma solo lui feva quello li pareva, licet do siano li primi apresso soa Santità, videlicet, el cardinal
Capua, olim suo datario, et il nipote cardinal Borgia, et non ha consultori”; SANUDO, M., Diarii...,
vol. I, cols. 836-837.
196 CAPELLO, P., Sommario della relazione di Roma, 28 septiembre 1500; en ALBÈRI, E. (dir.), Relazioni

degli ambasciatori veneti..., serie II, vol. III, p. 6.


197 BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. II, p. 289.
198 BATLLORI, M., La estirpe de los Borja..., pp. 28-29; ID., Alejandro VI y la casa real..., en ID., La

familia de los Borjas..., pp. 195 y ss; GOÑI GAZTAMBIDE, J., Serra, Jaime, en DHEE, vol. IV, pp. 2438-
2439; también OLIVA, A. M., y SCHENA, O., Il Regno di Serdegna tra Spagna ed Italia nel Quattrocento.
Cultura e società: alcune reflessioni, en GALLINARI, L. (dir.), Descubrir el levante por el Poniente. I viaggi e le
splorazioni attraverso le collezioni della Biblioteca Universitaria de Cagliari. Atti del Convegno internazionale di
Studi (Villanovaforru, 1 diciembre 2001), Cagliari 2002, pp. 110-111.
199 FERNÁNDEZ ALONSO, J., Legaciones y nunciaturas..., pp. 236 y 248.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 103

pues la renta de Oristán era exigua200. El rey pudo conocerle personalmente


cuando sirvió como procurador del primer duque de Gandía y se encargó de
comprar en 1484 la villa de Gandía. Fue también uno de los encargados de
negociar el matrimonio del hijo de Rodrigo Borja, Pedro Luis, y luego de su
segundogénito Juan, con María Enríquez, prima del rey Fernando.
En los últimos años del pontificado de Alejandro VI regresó a Roma,
ejerciendo entre 1497 y 1499 el cargo de vicario del papa, prelado doméstico, y
procurador de las contradicciones encargado de la redacción de las bulas
pontificias. Alejandro VI pensó en enviarlo a Francia para negociar las
conversaciones de paz con la Liga Santa, y en 1498 fue nombrado gobernador de
Cesena para preparar la acción militar de Cesar en la Romaña201. Serra no olvidaba
su origen ibérico y en septiembre de 1502 se atrevió a reprochar cordialmente al
papa su escaso afecto a la causa de los soberanos españoles202. Nombrado
cardenal en 1500 fue enviado como legado a Perusa. Su vinculación con la
comunidad catalano-aragonesa de Roma se puso de manifiesto cuando fue elegido
en 1505 protector de la recién creada cofradía de Montserrat203. Interesa reseñar
que, ya durante el pontificado de Julio II, Fernando contó con él como uno de los
pocos cardenales afectos a su causa, solicitando para él algunos beneficios, y
apoyándole económicamente en la construcción de la Iglesia de Santa María de
Montserrat. Tampoco le faltó tiempo al cardenal arborense para ejrecer una cierta
labor de mecenazgo literario acogiendo en su séquito a Marcellino Verardi —que
compondría para él su égloga Tityrus famulus en abril de 1500— o a Juan del
Encina, que representó la obra Plácida y Vitoriano en el palacio del cardenal en
1513204.
Más endebles fueron las relaciones de los reyes con otros personajes del
entorno borgiano. Juan de Borja y Navarro, el mayor († 1503) —epíteto con el
se le distingue de Juan de Borja el menor, de la familia de los Borja Lanzol—
constituye el típico ejemplo de cardenal–sobrino de Alejandro VI que mantuvo

200 La búsqueda de la influencia de los cardenales Antonio Pallavicini y Rodrigo de Borja ponen de

manifiesto el interés del rey por gratificar a Serra; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, pp. 11-
12.
201 Sobre la actividad de Serra en Cesena cfr. FABRI, P. G., Cesare Borgia a Cesena. Istituzioni, vita

politica e società nella cronaca di Giuliano Fantaguzzi dal 1486 al 1500, «Archivio Storico Italiano», 148
(1990), pp. 69-102.
202 Cfr. GIUSTINIAN, A., Dispacci..., vol. I, p. 104.
203 FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias..., pp. 95-96.
204 Cfr. RINCÓN, Ma. D., La égloga Tityrus Famulus de Marcelino Verardi y la desmitificación del papel del

poeta, «Estudi General. Revista de la Facultat de Lletres de la Universitat de Girona», 23-24 (2003-
2004), pp. 463-476.
104 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

ambiguas relaciones con los Reyes Católicos205. Obtuvo en 1484 el obispado de


Monreale (Sicilia), vacante por la muerte del cardenal Ausias Despuig, no sin
algunas fricciones con los reyes que finalmente accedieron para gratificar al
vicecanciller206. Su exitosa carrera curial le llevó por los oficios de abreviador,
corrector, escribano, notario, solicitador y protonotario, hasta que en 1492
Alejandro VI le creó cardenal nada más subir al pontificado207.
Los reyes llegaron a pensar en el para formar parte de la legación que debía
prestar obediencia al papa en 1493. Aunque el nombramiento no se llevó a efecto,
el cardenal de Monreale trabajó por la reconciliación del papa y la Casa aragonesa
de Nápoles, que era uno de los principales objetivos de la embajada. En 1494 fue a
Nápoles como legado a latere para la coronación de Alfonso II de Nápoles, y allí
bendijo la boda de Jofré de Borja, hijo del papa, con Sancha de Aragón, hija
natural del rey Alfonso, recién nombrados príncipes de Esquilache.
En los años siguientes, el cardenal de Monreale continuó favoreciendo los
lazos entre la Santa Sede y la Corte napolitana, que parecieron definitivamente
consolidarse con el matrimonio en 1498 entre Lucrecia y Alfonso de Aragón. Es
por tanto lógico que el cardenal no participara del giro político que dio el papa al
aproximarse a Francia, reduciendo su actividad diplomática pero no su carrera
beneficial que culminaría con el nombramiento de patriarca de Constantinopla el
24 de abril de 1503208. El embajador veneciano dice de él en 1500 que desde hacía
tres años era “contumace col papa, e non gli parla”, seguramente por la
orientación antinapolitana que había adoptado Alejandro VI209. Es probable que
con la pérdida de influencia en la Curia haya dirigido su atención a consolidar su
fortuna despertando aquellas críticas que decían de el que “faria volontieri vita da
mercadante”210. Las pequeñas gestiones que le encomendaron los reyes durante
los primeros años del pontificado se fueron convirtiendo en roces por la
adjudicación de algunos beneficios211. De todas formas, el cardenal de Monreale
estuvo atento a las relaciones de los soberanos con el papa, y ofreció sus servicios
205 BATLLORI, M., La estirpe de los Borja..., pp. 33-34; ver también PASCHINI, P., Borgia, Giovanni

senior, en DHGE, vol. IX, París 1937, cols. 1231-1232; DE CARO, G., Borgia, Giovanni, en DBI, vol.
XII, Roma 1970, pp. 713-715.
206 Instrucciones de Fernando el Católico a Juan Margarit, cardenal de Gerona y embajador en

Roma, 5 enero 1484; LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. II, pp. 12-14, especialmente p. 12. La
breve de Sixto IV protestando por la primera negativa de los reyes es del 25 noviembre 1483; en
SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política internacional..., vol. II, pp. 256-257.
207 FRENZ, TH., Die Kanzlei..., p. 364.
208 Cfr. DE CARO, G., Borgia, Giovanni..., p. 714.
209 CAPELLO, P., Sommario della relazione di Roma, 28 septiembre 1500; en ALBÈRI, E. (dir.), Relazioni

degli ambasciatori veneti..., serie II, vol. III, p. 6.


210 Paolo Capello añade que “vorría avere trentamila ducati sui banchi, e darli ad usura; è

miserissimo, e stima molto un ducato”; Ibidem, p. 6.


211 Cfr. LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. V, pp. 96-97, 175-176, 298, 353-354.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 105

para mediar en la crisis diplomática de 1498, tratando de orientar las negociaciones


en la entrevista que tuvo con los embajadores en Viterbo.
Juan de Borja Lanzol, el menor, (c.1474-1500), sobrino segundo de
Alejandro VI, era protonotario apostólico y obispo de Melfi (1494)212. En febrero
de 1496 el papa lo nombró cardenal con el título de Santa María in Via Lata, al que
añadió el arzobispado de Capua, sin tener que renunciar a Melfi —si bien la sede
de Capua acabaría cediéndola a Juan López en 1498—, y finalmente Valencia
(1499). Fue nombrado titular de esta última sede tras la secularización de César
Borja, y pudo tomar posesión por cesión de los Reyes Católicos, que pretendían
con este gesto recuperar la amistad del papa. Fernández de Oviedo —que sirvió
en su casa, en la que “todos eran españoles e muy bien tractados de él— señala la
confianza que le mostraba el papa y su colaboración con los Reyes Católicos,
cuyas cosas “ponianlas sobre su cabeza; e la verdad perdieron un cierto servidor
en él”213. Este prelado guerrero y mecenas fue gobernador de Espoleto en 1494,
mandó las tropas pontificias contra los franceses, y realizó legaciones a Nápoles
(1496), Perusa (1497), Bolonia y Venecia (1499). Durante los dos últimos años de
su vida, llevó en persona los tratados con Venecia en favor de la política y las
conquistas de César en la Romaña. La muerte le sorprendió cuando regresaba a
Roma tras haber asistido a la entrada en Milán del rey de Francia Luis XII el 6 de
octubre de 1499. Su hermano Rodrigo de Borja se ocupó de saldar las fuertes
deudas que dejó a su muerte214.
Su hermano Pedro Luis de Borja Lanzol heredó el obispado de Valencia
el 29 de julio de 1500, siendo aceptado por los reyes ante la necesidad que tenían
de que el papa les otorgase la dispensa del matrimonio de María y Manuel de
Portugal215. Sus modestos recursos —como correspondían a un caballero de San
Juan de Jerusalén— fueron notablemente incrementados al heredar los beneficios
de su hermano Juan. Elegido cardenal en 1500, sirvió directamente al pontífice
como gobernador de Espoleto en agosto de 1500 y participando en la toma de
Piombino en febrero de 1502. Su figura, un tanto siniestra, creció a la sombra de
César durante sus conquistas en la Romaña, aunque sirvió directamente al

212 BATLLORI, M., La estirpe de los Borja..., pp. 45-46; PASCHINI, P., Borgia, Giovanni junior, en

DHGE, vol. IX, París 1937, cols. 1230-1231; DE CARO, G., Borgia, Giovanni, en DBI, vol. XII, Roma
1970, pp. 715-717; ALDEA, Q., Borja Lanzol de Romani, Juan, en DHEE, vol. I, p. 279.
213 Todavía está por estudiar el tipo de colaboración que ofreció este cardenal a Isabel y Fernando.

El testimonio de Oviedo en UHAGÓN y GUARDAMINO, F. R. DE (ed.), Relación de los festinos que se


celebraron en el Vaticano con motivo de las bodas de Lucrecia Borja con don Alonso de Aragón, Madrid 1916, p. 69.
214 Cfr. BORRÀS Y FELIU, A., Cartes d’Alexandre VI..., pp. 284 y 316.
215 Cfr. BATLLORI, M., La estirpe de los Borja..., p. 46; PASCHINI, P., Borgia, Pier Lodovico, en DHGE,

vol. IX, París 1937, col. 1233; DE CARO, G., Borgia, Pier Luigi (Ludovico), en DBI, vol. XII, Roma
1970, pp. 737-739; GOÑI GAZTAMBIDE, J., Borja Lanzol, Pedro Luis de, en DHEE, vol. Suplemento,
p. 104.
106 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

pontífice como gobernador de Espoleto en agosto de 1500 y participando en la


toma de Piombino en febrero de 1500. Fue creado cardenal en 1500 y ostentó el
arzobispado de Valencia hasta 1511, año de su muerte en Nápoles, donde buscó la
protección del Gran Capitán —sin el permiso de los Reyes Católicos— tras el
ascenso de Julio II al solio pontificio. Como correspondía a un discípulo del
Cantalicio, fue probablemente el más humanista de los Borjas romanos.
Juan de Castro Pinós (1421-1506), obispo de Agrigento (Sicilia) desde
1479, y nombrado cardenal por Alejandro VI, fue compañero de armas del
embajador Garcilaso como prefecto del Castel Sant’Angelo, encargándose de su
defensa ante la invasión de Carlos VIII216. Desde 1496 parece que desempeñó el
oficio de protector o gobernador del Hospital de los catalanes en Roma, y a él
acudió el rey Fernando en 1498 solicitando noticias de la construcción del
monasterio de San Pietro in Montorio. Juan de Castro fue también un valioso
valedor de los intereses del arzobispo Cisneros en ante la Curia, especialmente en
las cuestiones relativas a la creación de la Universidad de Alcalá217. Por aquellas
fechas el embajador veneciano los describía como un hombre “vero e dabbem, e
cattolico gentiluomo, ma è povero”218. Más adelante el rey tuvo algunas disputas
con Castro por la reforma del monasterio de Pedralbes, ya que el cardenal apoyaba
a la abadesa Violante de Moncada, destituida en 1494. Que el forcejeo no fue
grave lo demuestra el hecho de que Fernando lo consideraría después uno de sus
tres candidatos en el cónclave de septiembre de 1503.
Juan Castellar (1441-1505), obispo de Trani en 1493 por particular
empeño de Alejandro VI que tuvo que vencer las resistencias de Ferrante de
Nápoles219. Castelar también disponía de varios beneficios en la Península Ibérica
(Sevilla, Burgos y Toledo), y el rey Fernando le recomendó al papa en 1500
“porque deseo todo su bien y acrecentamiento”220. Su promoción al obispado de
Monreale, y al cardenalato en 1503 puede verse quizá como efecto de tal
recomendación. El cardenal Castelar debía contar con el suficiente prestigio como
para que se le encargara, junto con el cardenal de Sanseverino, de la vigilancia del
cónclave tras el fallecimiento de Alejandro VI. En 1504 se marchó a Nápoles y de
allí se trasladó a Valencia donde murió al año siguiente.

216 Cfr. IRADIEL, P., y CRUSELLES, J. M., El entorno eclesiástico..., p. 52; GOÑI GAZTAMBIDE, J.,

Castro, Juan de..., pp. 119-120.


217 GARCÍA ORO, J., El Cardenal Cisneros..., vol. II, p. 341.
218 CAPELLO, P., Sommario della relazione di Roma, 28 septiembre 1500; en ALBÈRI, E. (dir.), Relazioni

degli ambasciatori veneti..., serie II, vol. III, p. 6.


219 BATLLORI, M., El llinatje Borja..., p. 16; ORTEGA, T., Castelar (Juan), en DHGE, París 1949, col.

1417; un juicio negativo sobre su escasa actividad pastoral en la diócesis de Trani, de donde le
llegaba una renta anual de mil ducados, en RUSSO, C., Castellar, Giovanni, en DBI, vol. XXI, Roma
1978, pp. 646-647; GOÑI GAZTAMBIDE, J., Castelar, Juan, en DHEE, vol. Suplemento, p. 117.
220 LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. VI, pp. 237-238.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 107

Pedro Isvalies —Isualles o Isvaglies— († 1511) era natural de Mesina,


ocupó el cargo de protonotario hasta que Alejandro VI le nombró gobernador de
Roma en 1496, cargo que ocupó durante cuatro años interviniendo en la política
pontificia hacia la comunidad judeoconversa de Roma221. En 1497 fue elegido
obispo de Reggio (Calabria), y en 1500 cardenal de San Ciriaco, quizá a instancias
de Fernando el Católico en agradecimiento a su colaboración al frente de una sede
—la de Reggio— que constituía una de las ciudades cedidas por el rey de Nápoles
a Fernando el Católico en 1495222. Más adelante, durante el pontificado de Julio II,
Isvalies celebraría las Misas en acción de gracias por las victorias de Fernando el
Católico en el norte de África.
Francisco de Borja (1441-1511), doctor en decretales y canónigo de
Valencia, desempeñó en la Curia los oficios de solicitador (1496-1499),
protonotario (1493/1495), escribano (1496-1499), cubiculario y, finalmente,
tesorero pontificio (1493-1500) en sustitución de Alejandro Farnese223. Fue
nombrado obispo de Teano (1495), en la Campania, y por singular privilegio
pontificio añadió a esta sede el arzobispado de Cosenza (1499), en la Calabria,
donde sólo residió temporalmente224. En la Península Ibérica era señor de
Guadasséquies y disponía de algunos beneficios por los que mantuvo algunos
pleitos con los Reyes Católicos durante los primeros años del pontificado Borja225.
En 1500 fue nombrado cardenal de Santa Cecilia (que cambiará por el título
de San Nereo y Aquileo en 1507) a cambio de contribuir a las conquistas de César
Borja en la Romaña con la conspicua suma de doce mil ducados. Al año siguiente,
en junio de 1501, el papa le encomendó la toma de posesión de las tierras de los
Colonna, obligados a capitular después de que estos barones, antiguos protegidos
de la dinastía aragonesa de Nápoles, declinaran toda resistencia tras el acuerdo de
repartición del reino entre España y Francia. En 1501, cuando las tropas del Gran
Capitán tomaron Cosenza, el papa mandó al militar cordobés que devolviera la
ciudad al arzobispo, pero Fernando el Católico ordenó a don Gonzalo que

221 Una breve biografía de este desconocido eclesiástico en AUBERT, R., Isualles (Pietro), en DHGE,

vol. XXVI, París 1997, col. 338.


222 La ciudad se convirtió en cabeza de puente en Calabria, y a su cargo estaba Gonzalo Fernández

de Córdoba, nombrado gobernador de la ciudad en enero de 1499; LA TORRE, A. DE, Documentos...,


vol. IV, pp. 167-168.
223 BATLLORI, M., La estirpe de los Borja..., p. 35; FRENZ, TH., Die Kanzlei..., p. 326; PASCHINI, P.,

Borgia, Francesco, en DHGE, vol. IX, París 1937, cols. 1229-1230; ALDEA, Q., Borja, Francisco de, en
DHEE, vol. I, p. 279; DE CARO, G., Borgia, Francesco, en DBI, vol. XII, Roma 1970, pp. 711-712; ver
también el breve opúsculo de BORRETTI, M., Francisco Borja arcivescovo di Cosenza (1500-1511),
Cosenza 1939; y PASCUAL Y BELTRÁN, V., Dos obispos de Teano, setabenses y homónimos (contribución a la
genealogía de los Borjas), «Boletín de la Real Academia de la Historia», 76 (1920), pp. 329-339.
224 También recibió algunos beneficios en el reino de Nápoles, como la preceptoría de Sessa, en la

diócesis de Nola; BORRÀS Y FELIU, A., Cartes d’Alexandre VI..., pp. 310-311.
225 LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, p. 523.
108 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

respondiese “reciamente” ante semejante intromisión. Poco después, Francisco de


Borja acompañó al papa a tomar posesión de las tierras incautadas a los Savelli y a
los Caetani en el bajo Lacio.
En 1502 fue designado legado a latere para acompañar a su sobrina, Lucrecia
Borja, en su viaje a Ferrara para casarse con el príncipe heredero Alfonso de Este.
En esta ocasión se mantuvo próximo a los agentes españoles, que veían con
buenos ojos el enlace de Lucrecia con la Casa de Este, al crear un estado tapón a la
incursión francesa y mantener alejada Ferrara de las apetencias de César Borja.
Francisco fue también tutor del hijo menor de Alejandro VI, Juan de Borja,
llamado el “infante Romano”, a quien el papa confirió el ducado de Camerino,
ciudad arrebatada por César a los Varano en septiembre de 1502. A la muerte del
papa buscó la protección de César, quien le encargó negociar con el embajador
Rojas su paso al servicio de los Reyes Católicos, que al final resultó un engaño226.
A su labor de preceptor se puede añadir alguna muestra de mecenazgo, como el
Romanae historiae compendium que le dedicó Pomponio Leto incluyendo en ella
interesantes reflexiones sobre la política del momento y una encendida alabanza a
Fernando el Católico227.
Cabe recordar también a Bartolomé Martí († 1500), obispo de Segorbe-
Albarracín (1473), prefecto del palacio pontificio y cardenal en 1496228. Era señor
de Bellús y estaba emparentado con los Borja. Fernando el Católico le concedió
varios beneficios en la Corona de Aragón por valor de cuatrocientos ducados, y
requirió sus servicios en la corte romana229. Como tantos familiares del papa
Borja, tuvo algunos conflictos con el rey de Aragón por cuestiones beneficiales,
pero Fernando aceptó en 1500 la resignación del cardenal en su sobrino —
Gilabert Martí— como obispo de Segorbe.
Menos cordiales fueron las relaciones con Fernando el Católico de Jaime
de Casanova (c.1435-1504), íntimo de Rodrigo de Borja, protonotario apostólico
(1497) y camarero secreto de su Santidad (1498), debido a la disputa que
mantuvieron por una canonjía de la iglesia de Barcelona, que el rey quería

226 Cfr. GIUSTINIAN, A., Dispacci..., vol. II, p. 122.


227 Cfr. NIUTTA, F., Il Romanae historiae compendium di Pomponio Leto dedicato a Francesco Borgia,
en CANFORA, D., CHIABÒ M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 353-354. Véase
también el elogio que le tributa Castiglione en GHINASSI, G., La seconda redazione del “Cortegiano” di
Baldassare Castiglione, Florencia 1968, p. 166.
228 GOÑI GAZTAMBIDE, J., Marti, Bartolomé, en DHEE, vol. Suplemento, pp. 466-467; IRADIEL, P.,

y CRUSELLES, J. M., El entorno eclesiástico..., p. 53.


229 La concesión de los beneficos en las instrucciones de Fernando el Católico dirigidas a sus

procuradores en Roma y al vicecanciller, 2 julio 1489; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, p.
250.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 109

conceder a su capellán mosén Pan y Vino230. Alejandro VI le nombró cardenal de


San Esteban in Monte Celio, pero su precaria salud no le permitió ejercer un papel
especialmente destacado. El catalán experto en derecho Francisco de Remolins
(c. 1462-1518), famoso por su participación en el proceso de Savonarola, supo
combinar la fiel adhesión al papa Borja —como gobernador de Roma, arzobispo
de Sorrento (1501), y cardenal en 1503— con el apoyo a Fernando el Católico en
sus campañas en Nápoles contra los franceses, haciendo las veces de lugarteniente
del virrey Raimundo de Cardona231.
Por último, entre los cardenales valencianos habría que citar a Luis Juan
del Milá y de Borja (c.1432-1507), sobrino de Calixto III y primo hermano de
Alejandro VI232. A los quince años fue favorecido con una canonjía en la colegiata
de Játiva, fue nombrado protonotario, y a los veinte años recibió el obispado de
Segorbe. Durante el pontificado de su tío llovieron sobre él innumerables favores,
estrenándose en 1455 como vicario general de Bolonia, Rávena y Romaña, donde
marchó en compañía de su primo Rodrigo de Borja. Junto con éste fue elevado al
cardenalato en 1456 con el título de la iglesia de los Santos Cuatro Coronados. Pío
II le trasladó a la sede de Lérida, y le encomendó una misión pacificadora en
Cataluña donde se presentó finalmente en 1464. Su comportamiento en la diócesis
no fue ejemplar: tuvo varios hijos, y concentró sus esfuerzos en tallarse un extenso
estado señorial a partir de la adquisición de la baronía de Albaida (1471), a la que
añadiría Belgida (1479), y la de Otos (1497), mientras vendía la de Planes en 1491
por un millón y medio de sueldos, cifra astronómica equiparable a los préstamos
que la ciudad de Valencia otorgó a Fernando el Católico entre 1484-94233.
El cardenal Milá buscó el enlazamiento con la Casa real mediante el
casamiento de su hijo primogénito con Leonor de Aragón, nieta de Juan II y
sobrina de Fernando el Católico. El obispo le donó la villa de Albaida y el
monarca aragonés el título de conde. Sin embargo las relaciones del cardenal
valenciano con el rey no fueron tan cordiales como cabía esperar. Fernando sacó
al prelado de su vida relajada en 1480, conminándole a dirigirse a Roma para
aconsejar, ayudar, y resistir, en unión del papa y otros cardenales, a los turcos que

230 BATLLORI, M., La correspondencia de Alejandro VI..., en ID., La familia de los Borjas..., pp. 181 y ss;

GOÑI GAZTAMBIDE, J., Casanova, Jaime de, en DHEE, vol. Suplemento, p. 116.
231 Véase el opúsculo de LLADONOSA PUJOL, J., El Cardenal Remolins, Lérida 1956; sobre su

actividad en Nápoles cfr. MANGLANO Y CUCALO DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en


Italia..., vol. I, pp. 269, 289, 305; su intervención en el proceso de Savonarola ha sido estudiado por
DE MAIO, R., Savonarola e la Curia Romana, Roma 1969, pp. 143 y ss.
232 Cfr. GOÑI GAZTAMBIDE, J., Mila, Luis Juan de, en DHEE, vol. Suplemento, Madrid 1972, pp.

489-492.
233 Cfr. TEROL I REIG, V., Cullera i els Borja: el Cardenal Lluis de Milà i Borja, senyor de les rectories de

Cullera i Sueca (1476-1508), en III Jornades d’estudis de Cullera, Cullera 2000, pp. 379-399; también ID.,
Els origens de la familia Borja a la ciutat de Xàtiva, en BATLLORI, M. (dir.), Diplomatari Borja…, pp. 226-
227.
110 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

acababan de ocupar la ciudad de Otranto. En la década de 1480 sus relaciones con


el rey aragonés se enredaron por una pensión en el obispado de Vich y el priorato
de San María de Roda (Lérida), hasta el punto que la reina Isabel se vio obligada a
intervenir.
El juicio de J. Goñi Gaztambide sobre la actividad del prelado no puede ser
más severo: “su acción como obispo fue funesta y como cardenal, nula”234. A
pesar de ello contaba con la protección de Alejandro VI, primo y consuegro suyo
desde que en 1506 casó a su hijo Jofré —viudo de Sancha de Aragón— con la hija
del cardenal, María del Milá de Aragón, matrimonio que dio línea a los príncipes
de Esquilache235. En 1497 el rey ordenó el secuestro de las gruesas rentas del
cardenal para poner fin a las violencias de que se acusaba a sus oficiales, y al
estado de abandono de sus propiedades. Milá obtuvo del pontífice una bula contra
el secuestro pero la inflexibilidad del rey le obligó a adoptar algunas medidas para
reparar los inmuebles. En los primeros años Milán volvió a incomodar al rey
exigiendo la abadía de San Victorián en 1503, mientras su hijo, el conde de
Albaida, procuraba sacar partido del obispado de su padre ante su inminente
fallecimiento.
Entre los cardenales no españoles que mantuvieron relaciones con los Reyes
Católicos se encuentra el hermano de Ludovico el Moro, el milanés Ascanio
Sforza(1444/45-1505), que poseía algunos beneficios en la Península Ibérica236.
Ascanio mantenía óptimas relaciones con Rodrigo de Borja desde que
establecieron un acuerdo en 1490 que permitiría a este último el acceso al trono
pontificio. Alejandro VI le recompensó entregándole el cargo de vicecanciller y
convirtiéndole en su principal consejero o cardenal-ministro in temporalibus. Las
buenas relaciones que mantenía Ascanio con los Reyes Católicos se enfriaron
cuando el cardenal milanés, siguiendo la política de su hermano, decidió apoyar a
Carlos VIII en su campaña italiana. Con la firma de la Liga Santa Ascanio retomó
el contacto con los reyes y sus embajadores en Roma, especialmente en torno a
1497, momento en el que el papa empezó a dar muestra de una política ajena a la
Liga Santa y a la supervivencia de Milán. La defensa por parte del embajador
español Garcilaso de la Vega de la inocencia de Ascanio en el asesinato del duque
de Gandía muestra la aproximación del cardenal a los soberanos españoles, cuyos

234 Ibidem, p. 492.


235 Cfr. BORGIA, L., La successione nell stato feudale di Squillace, «Vivarium Scyllacense», IV/2 (1993),
p. 62.
236 Conocemos muy bien la figura de este importante cardenal gracias a los sólidos trabajos de

PELLEGRINI, M., Ascanio Sforza: la creazione di un cardenal di ‘famiglia’, en CHITTOLINI, G. (dir.), Gli
Sforza, la Chiesa lombarda, la Corte di Roma. Strutture e pratiche beneficiarie nel ducato di Milano (1450-1535),
Nápoles 1989, pp. 215-89; ID., Ricerche sul patrimonio feudale e beneficiario del cardinale Ascanio Sforza,
«Archivio Storico Lombardo», 122 (1996), pp. 41-83; sobre todo ID., Ascanio Maria Sforza. La
parabola politica di un cardinale-principe del Rinascimento, vols. I-II, Roma 2002.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 111

intereses en la Curia se ofreció defender cuando las lanzas francesas se cernían


sobre Milán237.
El genovés Antonio Pallavicini (1442-1507) —hermano del que fuera
colector en España Cipriano Gentil— había estado en la península Ibérica en una
aventura comercial emprendida con la compañía que mantenían sus hermanos en
1470 con intereses en Sevilla y Valencia238. En Roma formaba parte de la familia
de cardenal Cibo, el futuro Inocencio VIII que lo nombró datario y cardenal de
Santa Práxedes en 1489. Entre 1485 y 1486 comenzó recibir beneficios a petición
de los Reyes Católicos. Ellos favorecieron su promoción a la sede de Orense (1486
-92) y Pamplona (1492-1507), e incluso propusieron su nombre en 1488 para el
obispado de Salamanca en sustitución del rebelde Diego Meléndez Valdés239.
Desde su cargo de datario, Pallavicini favoreció los asuntos españoles pues “en
muchas cosas y en las mas endereça muy bien en lo que puede las cosas de
vuestras altezas, —comentaban los embajadores en 1488— y çierto con el Papa en
las cosas de Spaña tiene buen credito porque tiene nuestra lengua y sabe asaz de la
tierra de Spaña y el Papa le quiere bien”240. Pallavicini favoreció la revalidación de
la cruzada e intervino en algunos asuntos relacionados con la Inquisición, como la
causa Pedro de Aranda —cuya sede de Calahorra le prometieron los reyes en caso
de que su titular fuera condenado por herejía— o la remoción de los obstáculos
que algunos cardenales habían interpuesto contra el tribunal en 1491241. Los reyes
quisieron premiar sus servicios otorgándole en 1492 la sede de Pamplona, y
después le defendieron en el forcejeo que mantuvo con el obispado por la
recaudación de las rentas242. Durante el pontificado de Alejandro VI, el cardenal
de Santa Práxedes se encargó de presentar las súplicas dirigidas al papa, y por sus
manos pasaron las peticiones de Cisneros para erigir el Colegio de San Ildefonso
de Alcalá.

237 Véase el despacho de Juan Claver, embajador en Nápoles, 29 mayo 1500; en DOUSSINAGUE, J.

M., La política Internacional de Fernando el Católico…, pp. 530-533.


238 Cfr. IGUAL LUIS, D., Valencia e Italia en el siglo XV. Rutas, mercados y hombres de negocios en el espacio

económico del Mediterráneo occidental, Castellón 1998.


239 LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. II, pp. 121-122.
240 Despacho de los procuradores en Roma, Medina y Carvajal, a los reyes, 21 octubre 1488; en

SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política internacional..., vol. II, pp. 485- 492, especialmente p. 491.
241 Ver las instrucciones en cifra de los Reyes Católicos a su procurador Carvajal prometiendo a

Pallavicini la sede de Segovia, 27 marzo 1491; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, pp. 385.
242 EUBEL, C., Hierarchia…, vol. II, pp. 112, 233, 294; CIACCONIUS, A. (Chacón), Vitae et Res Gestae

Pontificum Romanorum et S.R.E. Cardinalium, Roma 1630, pp. 1302-1303; AZCONA, T. DE, Derecho de
patronato y presentación a la Iglesia de Pamplona. Privilegio de Adriano VI a Carlos V en 1523, en
SARANYANA, J. I. (dir.), De la Iglesia y de Navarra. Estudios en honor del Prof. Goñi Gaztambide, Pamplona
1984, pp. 267-268. Algunas notas de sus auxiliares al frente de la diócesis de Orense en GARCÍA
ORO, J. (coord.), Historia de las diócesis españolas, vol. XV: Lugo, Mondoñedo-Ferrol y Orense, Madrid,
2002, pp. 482 y ss.
112 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

El cardenal de San Jorge, Rafael Sansoni Riario (1460-1521), puede


considerarse el cardenal italiano con intereses beneficiales más fuertes en Castilla
durante el reinado de los Reyes Católicos. La provisión de la sede de Cuenca que
le otorgó su tío, Sixto IV, desencadenó una de los conflictos más amargos con los
soberanos. Tal vez para cicatrizar heridas, el cardenal Riario decidió prestigiar la
imagen de los Reyes Católicos en Roma, patrocinando la cadena de festejos y
obras dramáticas que debían celebrar la toma de Granada y la recuperación del rey
tras el atentado sufrido en Barcelona en 1493243. Y parece que lo logró, pues este
“ipsis regibus amicissimus” logró que aquel mismo año los reyes le concedieran,
sin la menor resistencia, la sede de Cuenca por la que tanto habían pugnado244.
Riario nunca se asomó a su obispado. Nombró a Antonio García de Villalpando
como administrador, y se sirvió de agentes genoveses como arrendadores de las
rentas eclesiásticas, lo cuales compatibilizaron este oficio con el negocio ilícito de
la saca de moneda hacia el reino de Valencia245.
El venerable Jorge Costa (1406-1508), cardenal portugués con relaciones
tirantes con Juan II, fue una voz discordante contra la concesión pontificia a favor
de Isabel y Fernando de las tierras africanas, el título de Reyes Católicos, y además
fue el principal agente de la interrupción momentánea de la reforma eclesiástica en
los reinos de Castilla y Aragón. No obstante los embajadores de Isabel y Fernando
pudieron contar con su apoyo en la protesta que presentaron a Alejandro VI en el
invierno de 1498246. El embajador veneciano decía de él que era “molto stimato in
corte”, hasta el punto que hablaba “apertamente contra il papa, e il papa se la ride
e non gli risponde: tuttavia esso cardinale lo stringe molto, e se potesse faria”247.

243 Sobre la vida y mecenazgo del cardenal Rafael Riario cfr. SCHIAVO, A., Profilo e testamento di

Raffaele Riario, «Studi Romani», 8 (1960), pp. 414-429; FROMMEL, C. L., Il Cardinale Raffaele Riario e il
Palazzo della Cancelleria, en Sisto IV Giulio II della Rovere mecenati e promotori di cultura, Atti del Convegno,
Savona 1985, pp. 73-85; ID., Raffaele Riario, committente della Cancelleria, en ESCH, A. (dir.), Arte,
commitenza ed economia a Roma e nelle corti del Rinascimento (1420-1530), Turín 1995, pp. 197-211;
BENTIVOGLIO, E., Per la conoscenza del palazzo della Cancelleria: la personalità e l’ambiente culturale del
cardinale Raffaele Sansoni Riario, «Quaderni dell’Istituto di Storia dell’Architettura», 15-20 (1991-92),
pp. 367-74.
244 Cfr. DÍAZ IBÁÑEZ, J., Pontificado e iglesias locales en Castilla. El caso de Cuenca (siglos XII-XV),

«Anthologica Annua», 44 (1997), pp. 379-483, especialmente pp. 403-404.


245 Cfr. DIAGO HERNANDO, M., El cardenal de San Jorge y los hombres de negocios genoveses en Cuenca

durante el reinado de los Reyes Católicos, «Espacio, Tiempo y Forma. Serie III. Historia Medieval», 10
(1997), pp. 137-155.
246 Sobre este longevo cardenal cfr. MENDOÇA, M., Don Jorge da Costa, “Cardeal de Alpedrinha”,

Lisboa 1991; CHAMBERS, D. S., What Made a Renaissance Cardinal Respectable? The Case of Cardinal Costa
of Portugal, «Renaissance Studies», 12 (1998), pp. 87-107; sus empresas artísticas en BONINA, M. J. B.,
A Capela Sepulcral do Cardeal D. Jorge da Costa. Um Exemplo de Mecenatismo Eclesiástico na Roma do
Renascimento, vols. I-III, Lisboa 1993.
247 CAPELLO, P., Sommario della relazione di Roma, 28 septiembre 1500; en ALBÈRI, E. (dir.), Relazioni

degli ambasciatori veneti..., serie II, vol. III, p. 5.


LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 113

Más favorable a los Reyes Católicos se mostró el decano del colegio


cardenalicio, el cardenal de Siena, Francesco Todeschini Piccolomini (1439-
1503)248. Fue el único cardenal que apoyó al embajador de los Reyes Católicos en
la protesta contra la decisión pontificia de enajenar tierras de la Iglesia para
entregárselas al duque de Gandía en 1497; y tres años después se sumó también a
las protestas hispano-napolitanas contra la disolución del matrimonio de Beatriz
de Aragón y Ladislao de Hungría. El cardenal tenía motivos para mantener buenas
relaciones con el rey de Nápoles “per il nepote che ha nel regno che è duca di
Amalfi”249. Confiando en la experiencia y honestidad, el papa le nombró miembro
de la comisión de reforma, sobre la cual llegó a redactar un proyecto que se ha
conservado250. Piccolomini fue además uno de los candidatos que apoyaron los
Reyes Católicos en el cónclave de 1503, “dada la excelente opinión que a tal varón
tuvo siempre la Reina”251.
Las cuarenta cartas que dirigió Fernando el Católico al napolitano Oliviero
Carafa (1430-1511) manifiestan que el rey contaba con los oficios del cardenal
para inducir al papa a apoyar asuntos españoles relativos a la reforma eclesiástica,
las elecciones episcopales o el tribunal de la Inquisición252. La francofilia de Carafa
no fue obstáculo para que en 1494 gratificase profundamente a los reyes
renunciando a la sede de Salamanca por no poder residir en ella253. Éstos eran
conscientes, por los informes de Boil, que el cardenal napolitano era el principal
valedor de la comisión nombrada por Alejandro VI para la reforma de la Iglesia, y
aunque no contaron con su apoyo en la cuestión de Nápoles, el rey Fernando
ordenó a Gonzalo Fernández de Córdoba que tratase “bien las cosas del Cardenal
de Nápoles”254.

248 Cfr. SANFILIPPO, M., Pio III, en Storia dei Papi, vol. III: Innocenzo VIII-Giovani Paolo II, Roma

2000, pp. 22-31.


249 CAPELLO, P., Sommario della relazione di Roma, 28 septiembre 1500; en ALBÈRI, E. (dir.), Relazioni

degli ambasciatori veneti..., serie II, vol. III, p. 5.


250 Cfr. STRNAD, A. A., Francesco Todeschini Piccolomini. Politik und Mäzenatentum im Quattrocento,

«Römische Historische Mitteilungen», 8-9 (1964-66), pp. 380-4.


251 Carta de Anglería al conde de Tendilla y al arzobispo de Granada, Hernando de Talavera, 10

noviembre 1503; en ANGLERÍA, P. M., Epistolario..., vol. IX, p. 70; ver también ZURITA, J., Historia...,
fol. 302r.
252 LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. I, pp. 4, 152-153, 266, 277; vol. II, pp. 84, 155, 163, 299,

368, 407; vol. III, pp. 74, 107, 109-110, 228, 408-409, etc; sobre la activida eclesiástica de Carafa cfr.
PETRUCCI, F., Carafa, Oliviero, en DBI, vol. XIX, Roma 1976, pp. 588-596; su mecenazgo artístico en
STRAZZULLO, A., Il Card. Oliviero Carafa mecenate del Rinascimento, en «Atti dell’Accademia
Pontaniana», 14 (1965), pp. 150-178.
253 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Francisco des Prats..., p. 103.
254 Carta de Fernando el Católico al Gran Capitán, 13 septiembre 1503; SERRANO Y PINEDA, L. I.

(ed.), Correspondencia de los Reyes Católicos..., «Revista de Archivos Bibliotecas y Museos», 23 (1910), pp.
114 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

También cabe citar al cardenal Juan Antonio de Sangiorgio († 1509),


obispo de Alejandría y prestigioso jurisconsulto, que fue uno de los principales
agentes de la concesión de las “bulas alejandrinas”, especialmente la Dudum
siquidem. En carta dirigida a los reyes el 2 de octubre de 1493, Carvajal agradecía su
intervención en la concordia establecida entre Alejandro VI y Bernat de Vilamarí
—almirante de la flota enviada por los reyes al pontífice—, y le llama “buen siervo
de vuestras altezas ya que me dio copia de la concordia que enbiase a vuestras
altezas”255. El cardenal Ludovico Podocataro († 1503) —docto, honesto y fiel a
Alejandro VI— frecuentó también los círculos españoles y, en virtud de su cargo
de secretario pontificio, tuvo que tramitar buena parte de la documentación que el
papa dirigió a los Reyes Católicos. Durante el cónclave de 1503 que elegiría a Pío
III, Podocataro contó con el apoyo de los curiales españoles y probablemente se
dirigía a la Península Ibérica cuando le sorprendió la muerte aquel mismo año256.
Por último, los soberanos españoles contaron también con la ayuda de
algunos eclesiásticos de su confianza que ocupaban oficios más humildes, pero no
menos eficaces, en la Curia. Entre estos cabría citar al camarero pontificio
Leandro Coscón, a Gonzalo Ruiz —cubiculario y procurador en Roma de
Desprats—, o el tesorero y familiar pontificio Martín Zapata257. Éste último había
sido procurador general del cardenal César Borja en sede de Pamplona y, al mismo
tiempo, confidente de Fernando el Católico.
A modo de resumen podemos decir que los reyes desplegaron una amplia
red de influencias entre los eclesiásticos curiales de las que se valían para apoyar
sus proyectos políticos y eclesiásticos. Al principio del pontificado los reyes
trataron de ganarse a los miembros de la parentela borgiana encaramada a la Curia,
y mantener una cierta cordialidad con los “viejos” cardenales que ofrecían una
cierta resistencia a la política pontificia. Tras una fase más o menos exitosa, el
enfriamiento de las relaciones del papa con los monarcas debilitó los contactos de
los cardenales españoles con la Corte real, mientras los reyes buscaban otros
asideros en cardenales no españoles como Ascanio Sforza. Sin embargo, a fines
del pontificado, se perciben esfuerzos de algunos valencianos por ganarse el favor
del rey. Esta aproximación, que tuvo que salvar las reticencias de Fernando el
Católico, se hizo más evidente tras la muerte del pontífice y el desmoronamiento
de su proyecto político-dinástico, lo que coincide con el progresivo debilitamiento
de la posición del monarca en la Curia durante el pontificado de Julio II.

504-505; la preocupación de Oliviero Carafa por las victorias del Gran Capitán, en las que veía la
ruina de su familia, en GIUSTINIAN, A., Dispacci..., vol. II, pp. 15-17.
255 Carta de Carvajal 2 octubre 1493 (mal datada en 1495); en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política

internacional..., vol. IV, p. 429.


256 Cfr. FINOCCHI GHERSI, L., Opere di architettura e scultura per il cardinale Lodovico Podocataro, vescovo di

Cipro, en CHIABÒ, M., MADDALO, S., y MIGLIO, M. (dirs.), Roma di fronte…, vol. III, pp. 873-894.
257 LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, p. 23; vol. V, pp. 538-539.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 115

d) La institución del Consulado


Junto a la representación diplomática, habría que mencionar la institución
del Consulado como órgano de representación de la Corona española, encargada
de proteger y dar cobertura jurídica a los mercaderes de sus reinos que residían en
la Urbe258. El aumento de los movimientos económicos españoles, y los fuertes
envíos de capitales vía Roma para sufragar las operaciones militares en Nápoles,
propiciaron un mayor protagonismo del consulado catalán que existía en la ciudad
desde 1484, y una progresiva intervención de la Corona259. El cambio decisivo se
produjo en 1490 cuando Fernando el Católico —rey de Castilla, León y Aragón—
nombra directamente a Joan Pujades “cónsul de los españoles” transformando la
antigua institución catalana en una entidad común a las dos Coronas.
A mediados de la década de 1490 se produjo un forcejeo entre el Consell
barcelonés y Fernando el Católico por la apropiación del nombramiento. El
monarca pretendía arrebatárselo al Consell reduciendo el margen de actuación de
los oficiales de Barcelona, mientras trataba de ampliar el campo de acción del
consulado catalán al ámbito castellano. El Consell eligió en 1495 a Antonio Camí
—familiar del cardenal Rafael Riario—, pero Fernando reaccionó instituyendo a
Mossén Guillem Dezcallar como “cònsul d’espanyoles en Roma” el 24 de abril de
1495260. El rey le necesitaba como intermediario entre Alejandro VI y el capitán
general Vilamarí, enviado para auxiliar al pontífice con su escuadra261. Sus
servicios tuvieron que satisfacer al monarca, pues dos años después escribió a los

258 Sobre la historia, funcionamiento y derechos de los consulados cfr. SMITH, R. S., Historia de los

consulados de la Mar, 1250-1700, Barcelona 1978; LALINDE ABADÍA, J., La Corona de Aragón en el
Mediterráneo medieval (1229-1479), Zaragoza 1979.
259 Sobre las colonias de mercaderes españoles en Italia cfr. MANCA, C., Colonie iberiche in Italia nei

secoli XIV e XV, «Anuario de Estudios Medievales», 10 (1980), pp. 505-538; DINI, B., Mercaderes
españoles en Florencia, en Actas del V Centenario del Consulado de Burgos (1494-1494), Burgos 1994, pp.
321-347; MAINONI, P., Compagnie iberiche a Milano nel secondo Quattrocento, «Anuario de Estudios
Medievales», 24 (1994), pp. 419-428. Sobre la fundación de consulados en el ámbito mediterráneo
cfr. CASADO ALONSO, H., Las colonias de mercaderes castellanos en Europa (siglos XV y XVI), en Castilla y
Europa. Comercio y mercaderes en los siglos XIV, XV y XVI, Burgos 1995, pp. 15-56; FERREIRA
PRIEGUE, E., Cónsules de castellanos y cónsules de españoles en el Mediterráneo bejomedieval, en Castilla y
Europa. Comercio y mercaderes..., pp. 191-239; VAQUERO PIÑEIRO, M., Mercaderes catalanes y valencianos en
el consulado de Roma, «Revista d’Història Medieval», 9 (1998), pp. 155-169; los consulados de la otra
orilla del Mediterráneo en GUASCH, G., Fernando el Católico y los consulados catalanes en África, en V
Congreso de Historia de la Corona de Aragón..., vol. II, pp. 112 y ss; LÓPEZ DE MENESES, A., Un siglo del
consulado de los catalanes en Alejandría (1416-1516), en IX Congresso di Storia della Corona d’Aragona…, vol.
II, Nápoles 1982, pp. 225-242.
260 En LA TORRE, A DE, Documentos..., vol. V, pp. 55-56.
261 En el documento citado Fernando le pedía expresamente que apremiase al papa para pagar a

Vilamarí “pues sabeys toda la forma de la capitulación, assiento e conducción”; Ibidem, p. 56.
116 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

consellers de Barcelona instándoles a que nombrasen a Dezcallar cónsul de los


catalanes en Roma en lugar de Antonio Camí262.
Tras algunos años de probable coexistencia de un cónsul español, de
designación real, y otro catalán, de designación del Consell, se llegó a un
entendimiento en 1498: los consellers podría elegir al cónsul de Roma pero éste
actuaría para todos los súbditos de la Corona de Castilla y Aragón263. Aunque
durante este tiempo el consulado se encontraba muy identificado con la iglesia-
hospital de San Nicolás de los catalanes, sin embargo algunos indicios permiten
sospechar que tenía su sede aneja a la iglesia de Santiago de los Españoles264. Cabe
preguntarse si la construcción de este edificio obedece a la necesidad sentida de
otorgar una sede a un consulado que multiplicaba y diversificaba sus actividades al
servicio de dos reinos y de una Corona.
El epílogo de la institución consular lo constituye la creación en 1503 del
consulado napolitano por el embajador Francisco de Rojas, siguiendo
disposiciones expresas de Fernando el Católico265. La medida la dictaba el
aumento de las operaciones militares en el reino de Nápoles que exigía de la
Corona fuertes envíos de capitales —en gran medida castellanos— vía Roma, así
como complicados movimientos de capital que antes solían recaer en la figura del
embajador Rojas266. Es probable, por tanto, que la creación del cargo estuviera
destinada a desahogar la intensa actividad del embajador sin interferir en las
funciones del cónsul de españoles. Lo inestable de toda esta situación no hacía
más que reflejar los intentos de Fernando el Católico de acomodar las estructuras

262 Carta de Fernando el Católico a los consellers de Barcelona, 14 febrero 1497; en LA TORRE, A
DE, Documentos..., vol. V, pp. 407-408.
263 Para A. Serio, la diléctica entre el soberano aragonés y el municipio barcelonés es meramente

jurisdiccional, y no el producto de un componente catalán enfrentado a otro “español”. No obstante


la naturaleza dual de la monarquía de los Reyes Católicos exigía una cooperación entre ambas
realidades que, sin mezclarse, trabajaban para un objetivo común definido por la Corona; cfr. SERIO,
A., Modi, tempi, uomini della presenza hispana a Roma..., pp. 440-450.
264 Aunque no existe documentación que avale la existencia de una sede en estos años,

probablemente se encontraba en un edificio situado entre los números 90 y 104 de la actual plaza
Navona, y fue antiguo consulado español hasta finales del siglo XIX. El edificio —que alberga hoy
las dependencias del Instituto Cervantes— todavía conserva una larga cornisa adornada con
conchas, símbolo del peregrino de Santiago, que podría datar de la época del pontificado Borja; cfr.
COMPANY, X., Alexandre VI i Roma. Les empreses artistíques de Roderic de Borja a Itália, Valencia 2002,
pp. 261-263.
265 Las facultades entregadas por Fernando el Católico a Francisco de Rojas, 20 julio 1503; AGS,

Patronato Real, leg. 16, fol. 58; LÓPEZ PITA, P., Francisco de Rojas..., p. 132.
266 El incremento de los movimientos económicos privados, tando catalanes como castellanos, se

observa en PORRAS ARBOLEDAS, P., Ejército y práctica mercantil. La presencia andaluza en Italia a comienzos
del siglo XVI, «Estudios de Historia y de Arqueología Medievales», 10 (1994), pp. 139-154; PELÁEZ,
M. J. Notas sobre las relaciones económicas entre Cataluña e Italia desde 1472 a 1516, en BALLETO, L. (dir.),
Oriente e Occidente tra Medioevo ed età Moderna. Studi in onore di Geo Pistarino, Génova 1997, pp. 977-1003.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 117

existentes a la nueva realidad de la Monarquía Hispánica, donde instituciones de


diferentes reinos deberían, si no unificarse, si al menos trabajar con un objetivo
común definido por la Corona.

e) La natio hispana en Roma


Al creciente prestigio de la Corona castellana-aragonesa en la Roma de fines
del siglo XV, le seguía una presencia cada vez más estable de la comunidad
española en la Urbe267. Su rápido desarrollo entre 1480 y 1530 le permitió
convertirse en la natio más numerosa y en la de mayor peso político de la Ciudad
Eterna268. Crecimiento claramente favorecido por la subida al trono del cardenal
valenciano y la apertura de los oficios curiales a sus connacionales, tal y como
refleja un testigo contemporáneo: “Magno quotidie Hispanorum numero oppletur
urbs, quorum ministeriis atque auspiciis incipiunt omnia geri”269. Testimonio que
vendría a corroborar el de Pietro Bembo, cuando afirma algunos años después que
“las Españas habían enviado a sus pueblos a servir a sus pontífices en Roma, y
Valencia había ocupado la colina del Vaticano”270.
La natio hispana constituía concepto que englobaba a la comunidad castellana
y a la catalano-aragonesa, cada una con su iglesia respectiva: Santiago de los
Españoles para los súbditos de Castilla, y Santa María de Montserrat para los de
Aragón. Las investigaciones de Vaquero Piñeiro revelan cómo la iglesia-hospital
267 Sobre la comunidad española en la Roma del siglo XV, y sus diferencias internas cfr. MANCA,

C., Colonie iberiche in Italia nei secoli XIV e XV, «Anuario de Estudios Medievales», 10 (1980), pp. 505-
538; VAQUERO PIÑEIRO, M., Una realtà nazionale composita: comunità e chiese “spagnole” a Roma, en
GENSINI, S. (dir.), Roma capitale..., pp. 473-91; ID., La presencia de los españoles en la economía romana
(1500-1527). Primeros datos de archivo, «En la España Medieval», 16 (1993), pp. 287-305; SERIO, A.,
Modi, tempi, uomini della presenza hispana a Roma tra la fine del Quattrocento e il primo Cinquecento (1492-
1527), en CANTÙ, F., y VISCEGLIA, M. A. (dirs.), L’Italia di Carlo V. Guerra, religione e politica del primo
Cinquecento. Atti del Convegno internazionale di studi (Roma, 5-7 aprile 2001), Roma 2003, pp. 433-476; su
evolución posterior en DANDELET, T., Spanish Conquest and Colonization at the Center of the Old World.
The Spanish Nation in Rome, 1555-1625, «The Journal of Modern History», 69 (1997), pp. 479-511;
ID., Spanish Rome, 1500-1700, New Haven-Londres 2001, pp. 109-159.
268 Para valorar el grado de estabilidad y organización de la nazione spagnola en Roma puede ser

indicativo compararla con otros grupos nacionales —como el francés, el inglés o el portugués— que
no contaban en esta época con instituciones eclesiástico-hospitalarias tan desarrolladas; cfr. UGINET,
F. C., L’ideée de “Natio Gallicana” et la fin de la présence savoisienne dans l’église nationale de Saint-Louis à
Rome, en Les fondations nationales dans la Rome pontificale, (Collection de l’École Française de Rome, 52),
Roma 1981, pp. 83-99; ROSA, M. DE L., «S. Antonio dei Portoghesi»: elementos para a História do Hospital
Nacional Português em Roma (cécss. XIV-XX), «Lusitania Sacra», 2ª série, 5 (1993), pp. 319-378;
HARVEY, M., The English in Rome (1362-1420). Portrait of an Expatriate Community, Cambridge 1999.
269 Carta de Matteo Bosso de Verona a Giovanni Geregato, (datada antes del 23 marzo 1493); en

SORANZO, G., L’umanista canonico regolare lateranense Matteo Bosso di Verona (1427-1502). I suoi scritti e il
suo Epistolario, Padua 1965, p. 36.
270 Cit. en BATLLORI, M., El catalán en la corte romana, en ID., La familia de los Borjas..., pp. 164-165.
118 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

de Santiago fue adquiriendo en la segunda mitad del siglo XV un extenso


patrimonio inmobiliario, gestionado a partir de 1470 por dos administradores271.
En esta fecha el órgano rector de la iglesia estaba formado por siete obispos, dos
archidiáconos, dos abades, dos canónigos y otros miembros del clero272. De la
reunión que en esta fecha tuvo lugar sabemos que, a diferencia de la institución
asistencial catalano-aragonesa, la castellana reunía a un personal eminentemente
eclesiástico, compuesto de “prelatos et curiales” que trabajaría en oficios de la
Curia o desempeñarían algún servicio temporal como procuradores273.
Durante el reinado de los Reyes Católicos el crecimiento de la iglesia-
hospital la comunidad castellana coincide con una vinculación cada vez más
estrecha con los reyes, los cuales consideraban a la iglesia de Santiago como la
institución asistencial de sus súbditos en Roma —tanto castellanos como
aragoneses— sin apreciar su naturaleza exclusivamente castellana274. Por tanto,
mientras la Corona trata de incorporar a la iglesia nacional en su diálogo político
con el Pontificado, aquella es cada vez más sensible a las necesidades y a los
triunfos de sus reyes, celebrando procesiones y festejos que comenzaban a eclipsar
las celebraciones tradicionales de la iglesia-hospital. El presidente de la “nación”
—Alonso de Paradinas— dio un paso importante en esta dirección cuando se
hizo cargo de los papeles que el embajador Gonzalo de Beteta había dejado tras su
repentino fallecimiento en Roma el 27 de marzo de 1484275. Ante la ausencia de

271 Cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., L’ospedale della nazione castigliana in Roma tra Medioevo de età moderna,

«Roma moderna e contemporanea», 1 (1993), pp. 57-81; ID., La renta y las casas. El patrimonio
immobiliario de Santiago de los Españoles de Roma entre los siglos XV y XVII, Roma 1999. Sobre la iglesia-
hospital de Santiago véase también: FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias nacionales de España en Roma.
Sus orígenes, «Anthologica Annua», 4 (1956), pp. 9-96; ID., Santiago de los Españoles de Roma en el siglo
XVI, «Anthologica Annua», 6 (1958), pp. 9-122; ID., Pío II y la iglesia de Santiago de los Españoles. Una
súplica al Papa en 1459, «Miscellanea Historiae Pontificiae», 50 (1983), pp. 135-143; CENCHELLI, C.,
Una chiesa insigne sul nuovo Corso del Rinascimento, San Giacomo degli Spagnoli, «Roma», 10 (1936), pp. 325-334;
RUSSO, F., Nostra Signora del Sacro Cuore (Già S. Giacomo degli Spagnoli), Roma 1969; sobre la faceta artística
ARAMBURU-ZABALA, M. Á., La Iglesia y el Hospital de Santiago de los Españoles. El papel del arquitecto en la
Roma del renacimiento, «Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte», 3 (1991), pp. 31-42;
GARCÍA HERNÁN, E., La iglesia de Santiago de los Españoles en Roma: trayectoria de una institución,
«Anthologica Annua», 42 (1995), pp. 307-314.
272 Texto de la reunión de 1470 fue editado por FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias nacionales...,

pp. 75-78; véase también VAQUERO PIÑEIRO, M., La renta y las casas..., pp. 17-18.
273 Cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., Una realtà nazionale composita..., p. 485.
274 Es muy expresiva al respecto la carta que Fernando el Católico envió a su embajador Jerónimo

del Vich el 27 de mayo de 1506, comunicándole que él había pensado hasta ahora que la iglesia-
hospital de Santiago acogía a “los vasallos” tanto de la Corona de Aragón como la de Castilla;
MANGLANO Y CUCALO DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. II, p. 55;
también SERIO, A., Modi, tempi, uomini della presenza hispana a Roma..., p. 442.
275 Alfonso de Paradinas (c. 1395-1485) era natural del pueblo homónimo (Salamanca), y en 1422

se trasladó en Roma, donde trabajará más adelante como procurador del obispo y del cabildo de la
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 119

otros embajadores de los reyes en la Ciudad Eterna, Paradinas reunió a los tres ó
cuatro miembros de la “nación”, con los que decidió tomar acta notarial de lo que
Beteta había dejado y enviar este material a la Corte276. Para agradecer este
servicio, Isabel y Fernando concedieron el 18 de septiembre de 1484 una serie de
privilegios protocolarios y garantías que protegían a la nación de posibles
injerencias, mientras los reyes recibían bajo su protección y amparo tanto a la
nación como a la iglesia de Santiago de los Españoles277.
Al considerase “protectores y conservadores”, Isabel y Fernando intentaban
ganarse a la comunidad castellana, conscientes que sus servicios podían ser muy
útiles como apoyo a sus representantes diplomáticos, o por la legitimidad que
podían proporcionar a sus proyectos278. La colaboración de la nación también
podía ser eficaz en momentos de tensión, como sucedió durante la crisis hispano-
pontificia de 1498-1499, en la que los embajadores se hicieron acompañar en su
protesta ante la Curia por “magna multitudine nationis hispane usque ad numerum

catedral de Cartagena. En 1469 fue nombrado obispo de Ciudad Rodrigo pero mantuvo su
residencia en Roma, adquiriendo un gran prestigio como auditor del Sacro Palacio, y sirviendo a
Pablo II y Sixto IV en algunas misiones importantes; cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias
nacionales..., pp. 26-32; se añaden algunas noticias, sin entrar en la relación entre el prelado y los
Reyes Católicos, en MANSILLA REOYO, D., Alfonso de Paradinas, obispo de Ciudad Rodrigo (1469-1485),
en SARANYANA, J. I. (dir.), De la Iglesia y de Navarra. Estudios en honor del Prof. Goñi Gaztambide,
Pamplona 1984, pp. 119-154.
276 Aunque el documento citado contenga ciertas inexactitudes terminológicas, existe una verdad

de fondo: la aproximación de la Corona hacia la comunidad española de Roma; cfr. NIETO SORIA, J.
M., La nación española de Roma..., pp. 116 y ss. Sin embargo hay que decir que en Roma se hicieron
cargo de los negocios españoles tanto el cardenal de Gerona, Juan Margarit, como el vicecanciller
Rodrigo de Borja; el agradecimiento de Fernando el Católico a éste último, 14 mayo 1484; en LA
TORRE, A. DE, Documentos..., vol. II, p. 61.
277 En cuanto a los privilegios obtenidos, el documento establecía que el embajador de los reyes

debía reunir en el futuro a los diputados de la nación para tratar asuntos que pudieran competer a la
Corona y a la propia nación, actuando como a manera de Cortes, en que el lugar del rey lo ocupa el
embajador, y el lugar de los procuradores de las ciudades, los diputados de la nación. Éstos son
considerados en el documento “perpetuos consejeros e consultores e manejadores de graves
negocios de nuestros enbaxadores”. Los diputados de la nación, también debían dar audiencia para
que se pudieran manifestar las posibles quejas y exigir reparaciones al embajador, imitando así el
ejemplo de las audiencias reales. Por último se otorgaba a los diputados el privilegio de ocupar en las
ceremonias el primer lugar a la izquierda del embajador, cardenales o prelados españoles.
278 El curial Girolamo Porcari dice en su Commentarius de creatione et coronatione Alexandri VI

dedicado a los Reyes Católicos en 1493 que gracias a los españoles establecidos en Roma, “sé que
vostros, legítimos reges de las Españas, habéis reivindicado el territorio ocupado hace tiempo y lo
habéis extendido con vuestras acciones y lo habéis consolidado con vuestras virtudes” ; PORCII, H.,
Commentarius de creatione et coronatione Alexandri VI, ed. Eucharius Silber, Roma 1493; IERS 1396; en
BAV, Inc. VI. 8, fol. 2r.
120 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

LXX vel circa”279. Por otra parte, no faltaron ocasiones en que los reyes
amenazaron al Pontificado —en plena crisis diplomática— con hacer salir de la
Urbe a sus súbditos, o congelar los beneficios eclesiásticos que estuvieran en
manos de irresidentes280.
A la muerte de Alfonso de Paradinas en 1485, sus sucesores el obispo de
Oviedo —Alfonso Palenzuela— y el obispo de Pamplona —Alfonso Carrillo,
sobrino del famoso arzobispo de Toledo— mantuvieron un gobierno personal
que apenas tenía en cuenta las innovaciones de los estatutos de Paradinas relativas
a la participación de la comunidad. Esta anómala situación trató de solucionarse
creando en septiembre 1491 —tras la muerte de Carrillo— la figura del
gobernador-rector o protector que, al recaer en la persona del embajador de los
reyes Bernardino López de Carvajal, trajo como consecuencia una mayor
vinculación de la Corona con la institución de la nación castellana281. Desde este
puesto y una vez nombrado cardenal, Bernardino se encargó de las obras de
ampliación de la iglesia en 1498 contando con el beneplácito de los Reyes
Católicos282. Además, el apoyo regio al Hospital debe enmarcarse en la política de
fundaciones hospitalarias que emprendieron los reyes a partir de 1492 en el recién
conquistado reino granadino, o en Santiago de Compostela —ciudad santa como
Roma— donde a finales de 1499 erigieron el impresionante Hospital de Santiago,
sometido al Patronato Real, gracias a la bula fundacional y a las bulas de

279 BURCKARDI, J., Liber notarum ab anno 1483 usque ad annum 1506, ed. E. Celani, en MURATORI, L.

A. (dir.), Rerum Italicarum Scriptores, t. XXII, vol. II, Città di Castello 1907-1942, p. 133.
280 Casos de este tipo sucedieron con Sixto IV por la beligerancia que había adoptado contra el rey

de Nápoles, o con motivo de la disputa por el nombramiento de la sede de Cuenca; y con Alejandro
VI por la orientación profrancesa que dio a su política. Para el primer caso véanse las instrucciones a
su embajador Gonzalo Fernández de Heredia en LA TORRE, A. DE, Documentos sobre las relaciones
internacionales de los Reyes Católicos, vol. I, Barcelona 1949, p. 263; el conflicto por la sede de Cuenca en
PULGAR, H., Crónica de los Señores Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel de Castilla y Aragón, en
ROSELL, C. (ed.), Biblioteca de Autores Españoles, t. LXX, Madrid 1878, p. 362; las amenazas a
Alejandro VI en ZURITA, J., Anales de la Corona de Aragón, vol. IV: Historia del rey don Hernando el
Cathólico. De las empresas y ligas de Italia, Zaragoza 1610, fol. 160r.
281 A pesar del prestigio de la figura del rector, M. Vaquero Piñeiro considera que la asamblea de

Santiago de los Españoles se decantó por un “modelo institucional no ligado a las fortunas y apoyos
personales de los potentes hombres de iglesia castellanos establemente afincados en Roma”, lo que
distinguía muy bien a esta institución —cuya financiación se basaba en sus propios recursos
patrimoniales— de otros establecimientos eclesiásticos que eran resultado directo del mecenazgo de
los Reyes Católicos en Roma; cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., La renta y las casas..., p. 19.
282 Las obras de ampliación y la posible intervención de los Reyes Católicos será objeto del

capítulo I. 3.5. La figura del cardenal-protector de un hospital nacional se observa para la misma
época en la persona del cardenal portugués Jorge da Costa, eficaz benefactor de la iglesia-hospital de
San Antonio de los Portugueses en Roma; ROSA, M. DE L., «S. Antonio dei Portoghesi…, pp. 329-331.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 121

indulgencia otorgadas por Alejandro VI en los meses de noviembre y diciembre de


1499283.
Otra de manifestaciones de la relación de los reyes con la iglesia-hospital de
Piazza Navona es la activa participación del embajador Garcilaso en la vida de
iglesia, a la que hizo donaciones y donativos más o menos cuantiosos durante su
estancia en Roma sin interponer por ello carga alguna284. La iglesia-hospital de
Santiago apoyó a su vez a los agentes reales alquilando a los procuradores Íñigo de
Córdoba y Felipe Ponce el antiguo palacio de Pedro de Aranda, recientemente
adquirido por donación pontificia tras la caída en desgracia del prelado, donde
además se pintaron las armas reales el 11 de febrero de 1499285. No olvidemos que
con ello la iglesia se comprometía de alguna forma con una embajada explosiva
destinada a hacer recapacitar al papa sobre la secularización de César y su viraje
hacia Francia.
Con todo, la sombra protectora de Alejandro VI no dejó de proyectarse
sobre la institución castellana, especialmente con la presencia de Pedro de Aranda
—mayordomo del pontífice— como gobernador durante el bienio 1496-1498.
Aunque no existen documentos que hablen expresamente del apoyo pontificio a la
restauración de la iglesia, sí se registran visitas de Alejandro VI a la iglesia de
Santiago, a donde fue el 5 de mayo de 1499 “ubi papa vidit structuram novi studii
et mandavit in pluribus locis stratas ampliari”286. Además del nuevo proyecto de
engrandecimiento de la iglesia-hospital, Aranda impulsó su dignidad y
representatividad aumentando los medios musicales que contribuían a solemnizar
las dos grandes fiestas de la iglesia de Santiago. La presencia de instrumentistas
pontificios y la comparecencia de los hijos de Alejandro VI —Juan de Borja, y
luego César Borja— entre 1496 y 1500 son indicios de un mayor acercamiento del
pontífice a la institución castellana287.

283 Cfr. JARAMILLO CERVILLA, M., El Hospital Real de Caridad de Guadix, «Chronica Nova», 20

(1992), pp. 233-235; ROSENDE VALDÉS, A. A., El Grande y Real Hospital de Santiago de Compostela,
Santiago de Compostela 1999; SZÁSZDI LEÓN-BORJA, I., El Hospital Real de Santiago de Compostela, un
proyecto común europeo. Correspondencia a Reyes y Príncipes, «Iacobus», 7-8 (1999), pp. 5-39.
284 El embajador dejó a la iglesia casi todos los muebles y utensilios de su casa cuando abandonó

Roma en julio de 1499; cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Santiago de los Españoles..., p. 66.
285 ASMM, Libro del camarlengo, leg. 493, renta de las casas 1499-1500; FERNÁNDEZ ALONSO, J., La

iglesia de Santiago de Roma en el siglo XVI..., p. 22.


286 Curiosamente ésta era la última iglesia que el papa visitaba en un recorrido, realizado en

compañía de Carvajal y otros cardenales, que había empezado en Santa María la Mayor y había
pasado por Santa Croce in Gerusalemme; BURCKARDT, J., Liber notarum..., vol. II, p. 140.
287 En 1496 se documentan en los libros del camarlengo por primera vez la presencia de los pifans

papales (Pifari Castelli Sant’Angeli) que tocaron en la procesión del Corpus de 1496 junto con los
habituales tamborini de la iglesia. La fiesta de Santiago de aquel año se celebró suntuosamente con la
novedosa participación de los cantores papales, y ante la presencia de toda la casa de César Borja,
que a partir de entonces aportaría el servicio de su capilla hasta 1500. En 1497 fue el duque de
122 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Como es sabido, Aranda fue repentinamente depuesto de su cargo y


encerrado en prisión por graves acusaciones de herejía y criptojudaísmo, siendo
sustituido temporalmente por Carvajal en el cargo de gobernador. En este
contexto se registra la donación de Alejandro VI a la iglesia de Santiago —y por
probable mediación de Carvajal— de la casa junto a San Luis de los Franceses,
confiscada a Pedro de Aranda por bula del 1 de diciembre de 1498, imponiendo la
carga de una Misa semanal por las intenciones del pontífice288. En esta última
fecha se produjo el relevo del cardenal Carvajal —que había sucedido
temporalmente a Pedro de Aranda en el cargo de gobernador— por Diego
Meléndez Valdés, obispo de Zamora y sustituto de Aranda en el oficio de
mayordomo del palacio Apostólico, de manera que la dirección de la iglesia de
Santiago continuaba en manos de hombres afectos al papa Borja. Durante su
gobierno, este prelado de vida honesta edificaría la cantoría de la Iglesia y la capilla
de San Ildefonso donde se haría sepultar, dejando a su muerte todas sus rentas
para obras de caridad, y dos capellanías para los pobres y enfermos del hospital289.
En Roma también existían dos hospitales aragoneses que se
autoproclamaban de los “catalanes”, y que sólo a principios del siglo XVI se
unieron en un solo “Hospitalis Cathalanorum sive Aragonie nationis et
Valentinorum”, con sede en la capilla de la iglesia-hospital de San Nicolás de
cathalans290. A diferencia de la proveniencia exclusivamente curial de la comunidad
del Hospital de Santiago, su equivalente aragonesa poseía una gran variedad de
miembros, que desarrollaban una actividad económica y asistencial más modesta.
Durante el pontificado de Alejandro VI cabe destacar la protección del
obispo de Agrigento, Juan de Castro, cardenal de Santa Prisca desde 1496 y
prefecto del Castel Sant’Angelo, que desde esta fecha aparece como suprema
autoridad del hospital. Castro era familiar de Alejandro VI, y debía llevarse bien
con Fernando el Católico cuando éste lo presentó como uno de sus tres
candidatos en el cónclave de septiembre de 1503291. Fallecido en 1506, fue
probablemente sustituido por el cardenal Arborense, Jaume Serra y Cau, también
familiar del papa Borja y, a la vez, hombre de confianza de Fernando el

Gandía, Juan de Borja, el que se incorporaría a la celebración de Santiago con su capilla musical;
PIETSCHMANN, K., Música y conjuntos musicales..., pp. 457 y ss.
288 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias nacionales..., p. 67.
289 Cfr. ONORI, L., Un maggiordomo di Alessandro VI, «Rivista del Collegio Heraldico», 12 (1914), pp.

200-205; también FERNÁNDEZ ALONSO, J., La iglesia de Santiago, de Roma en el siglo XVI..., pp. 24 y ss.
290 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias nacionales..., pp. 9-96; ID., Santa María di Monserrato,

Roma 1968, pp. 8-11; también VINKE, J., Inicios del “Hospitale Cathalanorum et Aragonensium” en Roma,
«Hispania Sacra», 11 (1958), pp. 139-156.
291 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias nacionales..., p. 6; ID., Santa María di Monserrato, Roma

1968, p. 12; sobre el personaje de Juan de Castro cfr. GOÑI GAZTAMBIDE, J., Castro, Juan de, en
DHEE, vol. Suplemento, pp. 119-120.
LOS AGENTES DE LAS NEGOCIACIONES EN TIEMPOS DE ALEJANDRO VI 123

Católico292. La presencia de estos dos eclesiásticos refleja una cierta vinculación


del papa y del rey aragonés con la institución, pero no existe documentación que
indique el apoyo efectivo de Alejandro VI.
En 1506 la “nación catalana” se organizo en torno a la confraternidad de
Santa María de Montserrat, con una finalidad que no era tanto la asistencial como
la de facilitar a sus miembros la toma de contacto con el ambiente de la Curia
pontificia y otras cortes romanas293. Fernando el Católico tuvo conocimiento de
su existencia en 1508 mostrando su sorpresa ante la tardía creación de “una cosa
tan necesaria e meritoria”294. A la confraternidad pertenecerían curiales como el
protonotario Geronim Beltram, el auditor de la Rota Guillem Cassador, Joan
Cardona, Jaime Serra, o el propio Jerónimo del Vich; todos ellos fieles al soberano
aragonés, que en 1514 concedió una financiación para las nuevas obras de
ampliación de la iglesia295.

292 Entre 1500 y 1506 ocupa el cargo de administrador del Hospital de San Nicolás de los

Catalanes otro hombre de confianza de Alejandro VI, Miguel de Biure, canónigo de Gerona,
protonotario apostólico y mayordomo mayor del pontífice; FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las iglesias
nacionales..., p. 65.
293 Cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., Una realtà nazionale composita..., 473-489; también SERIO, A., Modi,

tempi, uomini della presenza hispana a Roma..., pp. 441-442.


294 Carta de Fernando el Católico a Jerónimo del Vich, 27 mayo 1508; en MANGLANO Y CUCALO

DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. II, p. 55.


295 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Santa María di Monserrato..., p. 13; sobre la participación de

Antonio da Sangallo el joven en la construcción de la iglesia de Santa María de Monserrat cfr.


LERZA, G., Santa Maria di Monserrato a Roma. Da Cinquecento sintetista al purismo dell’ottocento, Roma
1996. Aunque no existan datos expresos sobre el apoyo pontificio a esta institución, Alejandro VI
prestó un singular aprecio a la abadía del mismo nombre, y concedió una serie de prerrogativas a la
cofradía de Nostra Senyora de Montserrat; cfr. BARAUT, C., El Papa Alexandre VI i el monestir de Santa
Maria de Montserrat, «Studia Monastica», 36-1 (1994), pp. 51 y ss.
124

3. IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA

El estudio de las relaciones de los Reyes Católicos con el Pontificado


Romano quedaría incompleto si no prestamos atención a las formas de
representación y de propaganda que las monarquías modernas comenzaron a
emplear a fines de la Edad Media, y en los últimos años se ha convertido en un en
un objeto historiográfico de gran interés1. Esta propaganda monárquica que
comenzó a practicarse en el diálogo con otras instancias políticas del reino,
irrumpió también en la negociación diplomática, creando una nueva forma de
relación entre los estados que comienza a discurrir por los territorios poco
explorados del imaginario político, y define el sustrato más profundo de la
percepción del “otro”. La exploración de esta nueva dimensión de las relaciones
internacionales hace inexcusable la referencia a Roma —sede del Papado y centro
de la Cristiandad— que se convertirá en escenario privilegiado de las nuevas
formas de representación, y contribuirá a consolidar o modificar los paradigmas
políticos que pretendan legitimarse a su sombra.
Durante el reinado de los Reyes Católicos, la negociación hispano-pontificia
exigió la creación de un sistema diplomático más sofisticado que el de sus
antecesores, y el diseño de una propaganda que justificara ante la Santa Sede las
pretensiones de la Corona. El centro difusor de estos mensajes políticos fue la
Corte, que en esta época adquirió un relieve propagandístico de primer orden al
impulsar las corrientes mesiánicas que convertían a Fernando en un monarca
carismático llamado a dirigir la respublica christiana, destruir el Islam y recuperar
Tierra Santa2. No es casualidad que fueran autores italianos los que advirtiesen esta

1 Sobre la propaganda real en la Castilla Trastámara cfr. NIETO SORIA, J. M., Propaganda política y

poder real en la Castilla Trastámara: una perspectiva de análisis, «Anuario de Estudios Medievales», 25
(1995), pp. 489-515; ID., Propaganda and legitimation in Castile: Religion and Church, 1250-1500, en
ELLENIUS, A. (ed.), Iconography, Propaganda and Legitimation, Oxford 1998, pp. 105-119; ID., (dir.),
Orígenes de la monarquía hispánica. Propaganda y legitimación (ca. 1400-1520), Madrid 1999; CARRASCO
MANCHADO, A. I., Aproximación al problema de la conciencia propagandística en algunos escritores políticos del
siglo XV, «En la España Medieval», 21 (1998), pp. 229-269; OHARA, S., La propaganda en la guerra de
sucesión de Enrique IV (1457-1474), «Edad Media. Revista de Historia», 5 (2002), pp. 117-133. Sobre la
realeza aragonesa cfr. PALACIOS MARTÍN, B., Imágenes y símbolos del poder real en la Corona de Aragón, en
XV Congreso de Historia de la Corona de Aragón, t. I/ vol. I: El poder poder real en la Corona de Aragón
(Siglos XIV-XVI), Zaragoza 1996, pp. 189-229.
2 La imagen de Isabel y Fernando proyectada desde la Corte ha sido objeto de diversos trabajos:

MENÉNDEZ PIDAL, R., La significación del reinado de Isabel la Católica según sus coetáneos, en Curso de
Conferencias sobre la política africana de los Reyes Católicos, vol. I, Madrid 1951, pp. 9-30; CÁTEDRA, P. M.,
La historiografía en verso en la época de los Reyes Católicos. Juan Barba y su ‘Consolatoria de Castilla’, Salamanca
1989; REDONDO, A., Emergence et effacement de la femme politique a la Renaissance: Isabelle la Catholique et
María Pacheco, en ID. (ed.), Images de la femme en Espagne aux XVIe et XVIIe siècles, Paris 1994, pp. 291-
304; TATE, R. B., Las políticas sexuales de Enrique el Impotente a Isabel, maestra de engaños (magistra
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 125

nueva forma de hacer política basada en la fama y el prestigio3. Lucio Marineo


Sículo decía de Isabel que tenía “deseos de grandes loores y clara fama”, mientras
Fernando recibía similares elogios de Maquiavelo por haberse hecho “por la fama y
por la gloria el primer rey de los cristianos”. Sabadino degli Arienti insistía en “las
pompas más celestiales que humanas” de la reina Católica, y Castiglione en aquella
extraordinaria persuasión que emanaba de su “manera divina de gobernar”4.
Fue quizá Guicciardini el autor más consciente de la voluntad
propagandística del rey aragonés, cuando afirma que afrontaba las grandes
empresas “procurando artificiosamente que, antes de que se supiese lo que
pretendía, se divulgaba que el rey por tales razones debía hacer aquello”5. Razones
que tocaban frecuentemente los argumentos religiosos, pues el rey cubría “casi
todas sus ambiciones con el color de un celo honesto de la religión y de la santa
intención por el bien común”. Como señala M. Á. Ladero Quesada, esta actitud

dissimulationum), en Actas del I Congreso Anglo-Hispano, vol. III: Historia, Madrid 1994, pp. 165-176;
VAL VALDIVIESO, M. I. DEL, Ascenso y caída de un “héroe”: Fernando el Católico en las Décadas de Alonso de
Palencia, «Temas Medievales», 7 (1997), pp. 37-56; CARRASCO MANCHADO, A. I., Propaganda política en
los panegíricos poéticos de los Reyes Católicos: una aproximación, «Anuario de Estudios Medievales», 25
(1995), pp. 517-543; insisten en los aspectos mesiánicos MILHOU, A., Le chauve souris, Le Nouveau
David et le Roi Caché (trois images de l’empereur des derniers temps dans le monde iberique: XIIIe-XVIIe siécles),
«Mélanges de la Casa de Velázquez», 18-1 (1981), pp. 61-78; ID., De Rodrigo le pécheur à Ferdinand le
restaurateur, en FONTAINE, J., y PELLISTRANDI, CH. (dirs.), L’Europe héritière de l’Espagne wisigothique,
Madrid 1992, pp. 365-382; DURAN GRAU, E., La cort reial como a centre de propaganda monárquica: la
participaciò morisca e l’exaltació messiánica dels Reis Catòlics, «Pedralves. Revista d’Historia Moderna», 13-2
(1993), pp. 506-514; ID., y REQUESENS, J., Profecia i poder al renaixent: text profétics catalans favorables a
Ferran el Catòlic, Valencia 1997; ID., El milenarisme al servei del poder i del contrapoder, BELENGUER
CEBRIÀ, E. (dir.), De la unión de coronas…, vol. II, pp. 293-308.
3 Algunos análisis de los testimonios italianos en CARLO ROSSI, G., I Re Cattolici in testimonianze

letterarie e storiche italiane del tempo, en V Congreso de Historia de la Corona de Aragón, vol. I, Zaragoza
1955, pp. 47-72; SORANZO, G., Pietro Martire d’Anghiera “laudator” di re Ferdinando d’Aragon e di Isabella
di Castiglia nel suo epistolario, en V Congreso de Historia de la Corona de Aragón..., vol. I, pp. 73-96; un
buen análisis de los textos de Maquiavelo y Castiglione sobre los Reyes Católicos en MENÉNDEZ
PIDAL, R., Los Reyes Católicos según Maquiavelo y Castiglione, Madrid 1952; los trabajos que se contienen
en ROCHON, A. (dir.), Présence et influence de l’Espagne dans la culture italienne de la Renaissance, París 1978;
GIUNTA, F., Italia e Spagna nelle cronache italiane dell’epoca dei Rei Cattolici, en Presencia italiana en
Andalucía. Siglos XIV-XVII. Actas del I Coloquio Hispano-Italiano, Sevilla 1985, pp. 139-173 (reed. en
Nuovi studi sull’età colombiana, Roma 1987, pp. 27-51); ID., I Re Cattolici nelle opere di Machiavelli e di
Guicciardini, en ID., Nuovi studi…, pp. 53-72.
4 CASTIGLIONE, B. DE, El Cortesano, Madrid 1984, p. 257; ver el análisis de estas líneas en GUIDI,

J., L’Espagne dans la vie et dans l’ouvre de B. Castiglione: de l’equilibre franco-hispanique au choix impérial, en
ROCHON, A. (dir.), Présence et influence…, pp. 113-202; QUONDAM, A., Questo povero Cortegiano.
Castiglione, il libro, la storia, Roma 2000, pp. 356-363.
5 GUICCIARDINI, F., Ricordi, Milán 1983, p. 71; también GAGNEUX, M., L’Espagne des Rois

Catholiques dans l’œuvre de François Guichardin, en ROCHON, A. (dir.), Présence et influence de l’Espagne…,
pp. 55-112; SÁNCHEZ SESA, R., La cronística toscana bajomedieval y la imagen de la Península Ibérica, «En la
España Medieval», 20 (1997), pp. 53-54.
126 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

no se explica tan sólo por una utilización política de lo religioso, sino que
responde a una aceptación implícita del carácter intraeclesial que tenía lo político,
y más aún tratándose de unas monarquías agitadas por corrientes mesiánicas de
diversa procedencia6.
El desarrollo de esta propaganda dio lugar a una forma de representación de
la Realeza y a la creación de una imago regis —de contenido más discursivo que
iconográfico— que debía respaldar las negociaciones en la Curia, removiendo los
obstáculos o disipando los recelos que no pocas veces las dificultaban7. Con la
progresiva intervención en la Península Italiana y la expansión oceánica, esta
imagen se fue adecuando a una política global, en razón de la cual Roma acabó
ocupando una posición central en los planes de la monarquía, al querer enlazar el
naciente dominio español en el Mediterráneo con la antigua capital del Impero
Romano. En aquella “plaza del mundo” —como llamaba Fernando el Católico a
la ciudad pontificia— acabó cristalizando un paradigma de la realeza española que
penetrará en el imaginario político del Renacimiento, suscitando el entusiasmo de
la Santa Sede y la emulación de los príncipes cristianos.
Como ha puesto de manifiesto la antropología política, la “imagen” no sólo
devuelve como idea o como memoria lo ausente, sino que además lo trasforma en
su aspecto original, lo re-presenta, lo vuelve a presentar de otra manera distinta
con un objetivo de sublimación8. Fenómeno que tenía particulares resonancias en
Roma, donde el doble prestigio del pasado pagano y cristiano, de un poder sacral y
profano, confería a la Corte pontificia un poder de evocación sin igual e
inigualable9. Por esta razón las monarquías europeas intentaron aprovechar la

6 LADERO QUESADA, M. Á., La España de los Reyes Católicos..., pp. 111-113.


7 Algunas perspectivas metodológicas sobre la imagen de la Realeza en LISÓN TOLOSANA, C., La
imagen del rey. Monarquía, realeza y poder ritual en la Casa de los Austrias, Madrid 1992; NIETO SORIA, J.
M., La Realeza, en ID., Orígenes de la monarquía hispánica: propaganda y legitimación (ca. 1400-1520), Madrid
1999, pp. 25-62; ID., Cultura y poder real a fines del Medioevo: la política como representación, en Sociedad e
ideologías en la España bajomedieval, Zaragoza 2000, pp. 7-31; GONZÁLEZ ENCISO, A., y USUNÁRIZ
GARAYOA, J. M. (dirs.), Imagen del rey, imagen de los reinos. Las ceremonias públicas en la España Moderna
(1500-1814), Pamplona 1999; véanse también los estudios sobre la realeza francesa de DENIS, A.,
Charles VIII et les italiens: histoire et mythe, Génova 1979; LECOQ, A. M., François Ier imaginaire. Simbolique et
politique à l’aube de la Renaissance française, Baltimore 1994.
8 Sobre el concepto de “representación” cfr. CHARTIER, R., El mundo como representación. Estudios

sobre historia cultural, Barcelona 1992; BALANDIER, G., El poder en escenas. De la representación del poder al
poder de la representación, Barcelona 1994; MARIN, L., De la représentation, París 1994; ver también los
trabajos reunidos en BLANCHARD, J. (ed.) Représentation, pouvoir et royauté à la fin du Moyen Âge,
Université du Main 1994; ELLENIUS, A., (ed.) Iconography, Propaganda and Legitimation, Oxford 1998.
9 HURTUBISE, P., Jalons pour une Histoire de la Cour de Rome aux XVe et XVIe siécle, «RR Roma nel

Rinascimento, Bibliografia e note», 1999, pp. 121-134. Sobre la imagen de Roma ver también los
trabajos contenidos en DANESI SQUARZINA, S. (dir.), Roma, centro ideale della cultura dell’Antico nei secoli
XV e XVI. Da Martino V al Sacco di Roma, Milán 1989; ESCH, A., Rome entre le Moyen Âge et la
Renaissance, Sigmaringen 2000.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 127

potencia simbólica de la Urbe para dibujar su propia imagen —ante el reino y en el


concierto internacional— mediante el empleo de recursos diplomáticos, retóricos,
cancillerescos, rituales e iconográficos.
Los Reyes Católicos no fueron una excepción a este fenómeno, y durante su
reinado se desarrollaron varias líneas de acción destinadas a potenciar su
“representación” en la ciudad pontificia. En primer lugar los monarcas prestaron
mayor atención a los aspectos ceremoniales de su cuerpo diplomático, y
estrecharon la relación con los consulados, la comunidad castellano-aragonesa, y
las respectivas iglesias nacionales instaladas en la Urbe. En segundo lugar se
intensificó la actividad discursiva ante la Curia, y se promovió una política editorial
filoespañola entre las imprentas romanas. Por otra parte, la propaganda regia
adquirió una dimensión festiva y ceremonial mediante la organización de fiestas,
torneos, procesiones o representaciones dramáticas a cargo de sus procuradores y
los cardenales más afectos a los reyes. Por último, Isabel y Fernando impulsaron
en Roma un incipiente mecenazgo artístico que incrementó su presencia simbólica
en la Urbe, apoyó las iniciativas urbanísticas del Papado, y favoreció la
sublimación estética de su imagen como defensores de la Santa Sede.
Toda esta actividad exigió la colaboración de una serie de agentes que
pueden agruparse en cuatro sectores principales:
1) El primero estaría formado por aquellos personajes que desde la Corte
real favorecieron una producción cultural y artística en Roma: prelados como
Pedro González de Mendoza o Diego de Muros II, miembros de la aristocracia
como Enrique y Teresa Enríquez, o los humanistas italianos establecidos en la
Corte española y relacionados con personajes de la Curia, como los hermanos
Geraldini, Pedro Mártir de Anglería o Lucio Marineo Sículo.
2) Un segundo grupo sería el de los embajadores —temporales o
permanentes— que a su misión diplomática añadieron actividades culturales y de
mecenazgo.
3) El tercer polo propagandístico estaría constituido por el clero español
establecido en la Urbe, y el conjunto de humanistas que formaban —según P.
Farenga— un grupo de “intellettuali organici agli interessi dei sovrani spagnoli”10.
En este ámbito habría que contar primero a los cardenales favorables a la Corona,
entre los que sobresale el valenciano Rodrigo de Borja —poderoso vicecanciller
durante cuatro pontificados y gestor de los asuntos españoles— hasta que le
sucedió en su papel de “protector” el cardenal Bernardino López de Carvajal.
Desde el punto de vista propagandístico hay que citar también al cardenal de San
Jorge, Rafael Riario, —considerado “ipsis regibus amicissimus”—, Pedro Isvalies

10 FARENGA, P., Ciscostanze e modi della diffusione della “Historia Baetica”, en CHIABÒ, M., FARENGA,

P., y MIGLIO, M. (dirs.), Caroli Verardi. Historia Baetica. La caduta di Granata nel 1492, Roma 1993, p.
XXIII.
128 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

o Egidio de Viterbo —en los años en que Fernando gobernaba en solitario—, y


en menor medida los cardenales Balue y Pedro de Foix, que fueron destinatarios y
quizá patronos de algunas obras dedicadas a los Reyes Católicos.
A la sombra de curiales y embajadores se formó un círculo de humanistas,
oradores, intelectuales y artistas de diverso tipo, que llegaron a crear una societas
literaria autoreferencial, de la que surgió una rica producción literaria de temática
hispana. Entre éstos se encuentran los humanistas Pomponio Leto, Paolo
Pompilio, Tommaso Fedra Inghirami, Jeroni Pau, o el discutido Annio de Viterbo;
los dramaturgos Carlo y Marcellino Verardi o Jacopo Sannazaro; los poetas
Ugolino Verino, Battista Spagnoli y Alessandro Cortesi; curiales-oradores como
Pietro Marso, Pedro Bosca, Alfonso de Mora, Girolamo Gaona, Girolamo Porcari
y Ludovico Bruno; y aquel equipo de artistas que trabajaron en Roma para la
“nación” española, como Antoniazzo Romano, Pietro Torrigiani, o los famosos
arquitectos Donato Bramante y Antonio da Sangallo.
4) En cuarto y último lugar estaría la propia comunidad castellano-aragonesa
instalada en la Ciudad Eterna, cada vez más ligada a los intereses de la Corona y
más sensible a sus triunfos, como pone de manifiesto su masiva participación en
las fiestas y ceremonias que los celebraron.
La eficacia de esta política de representación ha llevado a pensar en la
creación de un “mito de los Reyes Católicos”, como defensores de la fe cristiana y
protectores de la Santa Sede, en el signo de la continuidad de una política
pontificia cada vez más favorable a la Corona11. Como explica M. García Pelayo,
la función de un “mito político” es la de dar estabilidad, de manera que por su
mediación se logre anular la influencia perturbadora de aquellos factores
contingentes, quedando la diacronía bajo control y sometida a un discurso
sincrónico. Conviene precisar que “mito” no equivale a “falsificación”, sino a
exaltación de un hecho o de un sujeto por medio de palabras-símbolo que
actualizan unas realidades o unas ficciones anteriores, desencadenando la
sublimación de un eterno ahora y siempre12.
En el presente capítulo no pretendemos emitir un juicio sobre el grado de
adecuación de estas palabras-símbolo a la realidad; nos limitamos más bien a
estudiar el desarrollo de un paradigma capaz de adquirir la categoría de mito por
sus particulares resonancias simbólicas, su penetración en el imaginario político, y
su eficacia en el orden internacional. Y esto es precisamente lo que ocurre en el
caso de Reyes Católicos, desde que la progresiva “mitificación” de sus personas
dote a su política de una especie de legitimación y de un prestigio incontestable,

11 Véase la relación de A. M. Oliva del encuentro celebrado el 17 de diciembre de 1993 sobre

Influssi spagnoli nella cultura rinascimentale romana. Intorno alla publicazione della “Historia Baetica” de Carlo
Verardi, «RR Roma nel Rinascimento, Bibliografia e note», 1993, pp. 235 y ss.
12 Cfr. GARCÍA PELAYO, M., Los mitos políticos, Madrid 1981.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 129

que se revelará muy beneficioso en las relaciones diplomáticas. En las próximas


líneas se analizará la evolución de este paradigma siguiendo el itinerario de las
relaciones de los reyes con el Papado. Partiremos de la imagen cruzadista que se
genera al calor de la guerra de Granada, y el mesianismo que se le adhiere tras las
primeras victorias; pasaremos después a analizar el perfil de defensor ecclesiae que
adquirieron los monarcas a raíz de la intervención militar en Nápoles en defensa
de Alejandro VI, que los nombrará por esta causa Reyes Católicos; y finalizaremos
comentando la universalización del paradigma que se produce en tiempos de Julio
II y León X con la conversión de Fernando el Católico en un nuevo imperator
christianus.

3.1. Representación diplomática y ceremonial ante el Papado


a) Aspectos ceremoniales y conflictos de representación
El cuerpo diplomático español constituía el principal factor representativo
de los Reyes Católicos en la ciudad pontificia. Conscientes de ello, los monarcas
establecieron en Roma una embajada permanente, y prestaron un interés particular
por sus aspectos ceremoniales13. El embajador contaba con un cuerpo de
servidores que constituían su comitiva, y disponían de una residencia en la Urbe
que le proporcionaban las autoridades de la “nación”14. Como “señor de la guerra
y mensajero de la paz”, el embajador de fines del siglo XV unía a su faceta
diplomática una fisonomía militar que se materializaba en la organización de
condotte, el trasvase de información estratégica, o el mantenimiento de una guardia
personal que le servía de escolta y podía ser empleada en operaciones policiales15.
Como ejemplo de ello puede servir el arresto de la legación toledana que llevó a
cabo Garcilaso de la Vega en el puerto de Civittavechia en abril de 1496 o los
alardes de tropas que organizó en 1503 el embajador Francisco de Rojas. En otras
ocasiones esta fuerza militar llegó a adquirir la suficiente envergadura como para
apoyar a Gonzalo Fernández de Córdoba en el asedio de Ostia en 1497, o
proteger al pontífice durante la ocupación francesa de la Urbe dos años antes.

13 Sobre el papel ceremonial que caracteriza a las embajadas permanentes cfr. QUELLER, D. E.,

The Office of Ambassador..., pp. 190-220; para el caso español cfr. OCHOA BRUN, M. Á., Los usos
diplomáticos en la época del Tratado de Tordesillas, en El Tratado de Tordesillas y su época..., vol. II, pp. 801-
824.
14 A este cuerpo de servidores se refería Fernando el Católico cuando concede un salvoconducto a

su embajador, Lorenzo Suárez de Figueroa, “cum comitiva sua e cum omnibus rebus quas ipse et
eius comitiva secum ducent”; en OLIVA, A. M., Gli ambasciatori dei re Cattolici..., p. 27.
15 Sobre este perfil militar de la diplomacia del momento cfr. MALLET, M. E., Diplomacy and War in

the Later Fifteenth-Century Italy, «Proceedings of the British Academy», 67 (1981), pp. 267-288.
130 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

En una Corte como la castellana —donde se experimentaba una


reactivación del ethos caballeresco y del ceremonial— los reyes valoraron las
virtudes de la prudencia y la discreción a la hora de elegir a sus representantes
diplomáticos16. Diego López de Haro, por ejemplo, era “persona muy gentil y
galán cortesano, muy sabio e del palacio e de lindas e sufficientes habilidades de
cavallero”17. De Suárez de Figueroa era —según el embajador francés— “un muy
honesto caballero de España, bien acompañado y bien vestido”18. En Garcilaso de
la Vega y Francisco de Rojas los monarcas vieron la audacia necesaria para
acometer situaciones de emergencia, como la invasión francesa en el primer caso,
o el reparto de Nápoles, en el segundo. Paradójica síntesis de arrojo y cortesía la
de aquellos “embajadores y capitanes” como Garcilaso que reunía en su persona la
audacia para hablar con franqueza al pontífice, con una cuidada formación en
materia protocolaria —él mismo ocupó el cargo de maestresala de la Corte
española—, una aguda sensibilidad literaria-musical, y unas dotes diplomáticas
alabadas por el mismo Luis XII de Francia, que lo consideraba “embajador de los
Reyes, y Rey de los embajadores”19.
El encuentro de los agentes diplomáticos con el pontífice tenía lugar
durante las audiencias que solían tener una periodicidad más o menos mensual20.
En estas ocasiones el papa recibía a los embajadores in cameram papagalli con un
acompañamiento de cardenales y miembros de su familia. El embajador solía
comparecer acompañado por una guardia de honor y los otros miembros de la
legación, presentaba sus credenciales y saludaba al papa con el triple beso ritual:

16 Nos ocupamos de este tema en FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., La Corte de Isabel I...,

pp. 101-126.
17 No le faltaba razón a Oviedo a la vista de los poemas compuestos por López de Haro o sus

requiebros enderezados a doña Marina Manuel, esposa de Balduino de Borgoña; cfr. SAN PEDRO,
D., Obras Completas, ed. K. Whinnom, vol. I, Madrid 1981, pp. 30 y ss.
18 COMMYNES, PH. DE, Mémoires de Philippe de Commynes, ed. R. Chantelauze, París 1881, p. 574. El

retrato del francés coincide con el de Fernández de Oviedo cuando dice que “fue muy estimado, e
tuvo con esto una umildad e conversación digna de tan generoso varón, tan llano e tan sin
presunción —vicio, por otra parte, bastante común en la aristocracia y al que no fue ajeno su
hermano Garcilaso—, que los sabios e los príncipes con quién confirió, se la avían envidia, y a los
vanos e soberbios desplacía y era aborrecible”; FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquágenas,
vol. II, pp. 413-415.
19 FERNÁNDEZ DE NAVARRETE, E., Vida del célebre poeta Garcilaso de la Vega..., p. 140; Oviedo

comenta sus gustos musicales cuando afirma que él mismo le vio “tañer algunas veces”, ya que “era
gentil músico de arpa e buen caballero”; FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G., Batallas y quinquagenas..., vol.
II, p. 408.
20 De manera inversa, el retraso de las audiencias era visto como falta de consideración de la que

el embajador informaba inmediatamente a sus soberanos; véase al respecto el despacho del nuncio a
Alejandro VI cometándole las “descortesías” que el embajador castellano recriminaba al papa por no
concederle audiencia y había hecho llegar a los reyes en septiembre de 1494; ASV, A.A., Arm. I-
XVIII, 5023, fol. 29rv.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 131

manos, pies y boca, o solamente los pies. Después se iniciaban las conversaciones
con un intercambio de discursos más o menos solemnes. Los asuntos se
tramitaban a través del método de súplica, en virtud del cual el procurador —
como representante del rey— exponía los méritos y virtudes de su soberano que
justificaban la concesión de una determinada “gracia” pontificia. Si el papa accedía,
sus oficiales reconocían las razones alegadas y recogían en sus trazos esenciales la
imagen apologética que los embajadores acababan de describir, haciéndola constar
en las bulas o documentos pertinentes; de ahí que J. M. Nieto Soria considere este
acto como un ceremonial de la representatio, y una ocasión para desarrollar la
propaganda o aportar una legitimación a favor de las pretensiones absolutistas de
los monarcas21.
Normalmente la audiencia se desarrollaba en un ambiente de cordialidad y
diplomacia, pero si las peticiones no eran atendidas podía ocurrir que subiera el
tono del coloquio hasta desencadenar situaciones “explosivas”, como la que se
produjo en 1498 cuando el papa y los enviados españoles se cruzaron
amonestaciones e insultos, hasta que Alejandro VI amenazó a los embajadores con
echarles al Tíber22. En caso de llegar a una crisis diplomática —como ocurrió tras
el episodio mencionado— los embajadores rompían las relaciones con el papa y
no comparecían en los actos públicos. Se llegaba entonces a un “vacío
diplomático” que no era “antirepresentación”, sino ostentación de la inexistencia
de relaciones, pues los reyes no procedían a la retirada de sus embajadores —que
permanecían encerrados en su residencia romana—, sino que utilizaban otro tipo
de medidas de presión como amenazar al papa con sacar a sus súbditos de la
Urbe23.
Además de las audiencias, el embajador solía comparecer a los distintos
actos públicos a las que era invitado, como consistorios, celebraciones litúrgicas,
recepciones o fiestas de diverso tipo. En aquellas ocasiones debía ocupar la
“posición relativa” que le correspondía dentro del cuerpo diplomático
internacional, de acuerdo a una mentalidad en la que “la apariencia simbolizaba
poder” y la geografía del espacio cortesano debía reflejar escrupulosamente la
jerarquía de dignidades24. En una Corte tan internacional como la Curia era

21 Cfr. NIETO SORIA, J. M., De la grâce papale à l’absolutisme royal. Le roi de Castille suppliant le pape au

XVe siècle, en MILLET, H. (dir.), Suppliques et requêtes. Le Gouvernement par la grâce en Occident ( XIIe-XVe
siècle), Roma 2003, pp. 343-356.
22 Ver el relato de este episodio tan singular en el capítulo II. 5.2.
23 Véanse por ejemplo los comentarios que suscitó la incomparecencia de los embajadores de los

Reyes Católicos en el carnaval de 1499 en ADEMOLLO, A., Alessandro VI, Giulio II e Leone X nel
carnavale di Roma. Documenti inediti (1499-1520), Florencia 1886, pp. 25 y ss; también SANUDO, M.,
Diarii..., vol. II, pp. 352-353.
24 Cfr. VISCEGLIA, M. A., Conflitti di precedenza alla corte di Roma tra Cinquecento e Seicento, en ID., La

città rituale. Roma e le sue ceremonie in età moderna, Roma 2002, pp. 119-190.
132 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

frecuente que se produjeran conflictos de precedencia que ponían al descubierto el


trasfondo de rivalidad política y “competencia representativa” que existía entre las
diferentes potencias25. Este tipo de enfrentamientos comenzaron a multiplicarse
en el siglo XV convirtiendo la capella magna —la famosa Capilla Sixtina, la más
importante de los palacios Vaticanos— en un campo de batalla, ya que la
configuración de los asientos constituía un mapa político-ideal en el que se
reproducían a menor escala los conflictos entre Venecia y Milán, o entre el rey de
Francia y el de Romanos26.
Los Reyes Católicos fueron sensibles a las exigencias del protocolo y dieron
indicaciones precisas a sus agentes en Roma para que defendieran una posición
acorde con la relevancia política que estaban adquiriendo en Europa27. La rivalidad
solía suscitarse con los embajadores del rey de Francia, pero acababa afectando a
los representantes del rey de Romanos. Recibida una consulta de Francisco de
Rojas en 1486, la reina Isabel explicó a sus embajadores que si los franceses
permitían a los alemanes situarse por delante de ellos en la capilla pontificia, los
españoles debían también concederlo; pero si los franceses se situaban por delante
de los representantes del Rey de Romanos, los diplomáticos españoles debían
hacer lo mismo y no permitir que los alemanes les antecedieran, “porque entre los
enbaxadores de Francia e los nuestros non se debe asentar ningun otro”28. Estas
instrucciones iban dirigidas al conde de Tendilla que, durante su legación, defendió
con energía su precedencia sobre el francés y contó con el apoyo del pontífice en
su rivalidad con el príncipe de Salerno29.
En 1488 fue el procurador de los reyes, Bernardino López de Carvajal,
quien protestó al maestro de ceremonias cuando el representante de Maximiliano
se situó por delante de él durante la Misa que se celebraba en la Capilla Sixtina; al
no lograr que se pusiera remedio a tan embarazosa situación, Carvajal prefirió
permanecer de rodillas durante toda la celebración litúrgica y disimular así su

25 Para poner fin a este tipo de conflictos que surgieron en el siglo XV, Julio II encargaría a sus

maestros de ceremonias la redacción del Ordo regum et principum en 1504; cfr. QUELLER, D. E., The
Office of Ambassador..., pp. 200 y ss; también VISCEGLIA, M. A., Conflitti di precedenza alla corte di
Roma…, pp. 125 y ss.
26 Sobre el valor simbólico y ritual de la Capilla Sixtina en esta época cfr. ETTLINGER, L. D., The

Sistine Chapel before Michelangelo: Religious Imaginery and Papal Primacy, Oxford 1965.
27 En Castilla el precedente más famoso de esta pugna representativa es el discurso que pronunció

en el concilio de Basilea el embajador Alonso García de Santa María en defensa de la precedencia de


la Corona de Castilla sobre la de Inglaterra; cfr. FERNÁNDEZ GALLARDO, L., Alonso de Cartagena en
Basilea (nuevas observaciones sobre el conflicto anglo-castellano), «Archivos Leoneses», 95-96 (1994), pp. 9-91.
28 Instrucciones de los reyes a Diego de Muros, obispo de Oviedo, y a Francisco de Rojas, 1 junio

1486; AGS, Patronato Real, leg. 16, fol. 15; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política internacional..., vol. II, pp.
388-390.
29 BURCKARDI, J., Liber notarum…, vol. I, p. 179.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 133

relegada posición30. Años más tarde, durante la crisis diplomática de 1499 el


embajador Ruiz de Medina ya contaba con el suficiente prestigio como para
abandonar la capilla pontificia en signo de protesta cuando comparecía el
embajador francés31. Tampoco faltaron las ocasiones en que se ponía a prueba el
ingenio del embajador al tener que conjugar la mesura propia del cargo con la
energía necesaria para defender su dignidad frente a posibles competidores.
Durante el consistorio de 1504, Fernando de Rojas logró ganarle la posición al
embajador francés, que había ocupado el sitio preferencial, clavándole el anillo que
llevaba cuando fue a darle la mano para saludarle32.
El Papado trató de evitar estos ruidosos conflictos aumentando la autoridad
del maestro de ceremonias, que debía contar con la suficiente habilidad para
satisfacer las pretensiones —tantas veces irreconciliables— de los embajadores. El
caso español era particularmente complejo, dado el protagonismo político que
fueron ganando los reyes en Italia tras la conquista del reino de Nápoles frente al
enemigo francés, que teóricamente gozaba de la precedencia. A este respecto Paris
de Grassis tuvo que sufrir la reprimenda de Julio II cuando no logró evitar que las
discrepancias del embajador francés y el español provocaran “maximes tumultos
cum scandalo” durante una legación portuguesa33. Aunque Grassis pensaba “quod
Rex Franciae praecederet et Hyspaniae sequeret”, el papa “terribiliter contra me
clamavit”, de manera que se llegó a una solución de compromiso equiparando las
distancias relativas de ambos diplomáticos. Con todo, en su De oratoribus
praecedentia, Grassis siguió situando a los embajadores de Castilla y Aragón por
detrás de los representantes del Rey de Romanos y del monarca francés34.

b) Las embajadas de prestación de obediencia


A fines de la Edad Media la embajada de prestación de obediencia era la
representación diplomática más solemne de los príncipes ante el Papado35.
Además del valor protocolario, la prestación de obediencia tenía una significación
jurídico-canónica y un profundo sentido teológico, en virtud del cual los príncipes,
como hijos de la Iglesia y miembros de la respublica christiana, reconocían al recién

30 Cfr. BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, p. 235.


31 Cfr. BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. II, pp. 131 y ss.
32 Rojas llegó más lejos en 1507 cuando abofeteó a un cardenal español por hablar mal de sus

soberanos, o cuando en 1485 le rompió la nariz al protonotario Bernardino López de Carvajal; cfr.
RODRÍGUEZ VILLA, A., Don Francisco de Rojas..., pp. 13 y ss; sobre el forcejeo con Carvajal ver el
capítulo I. 2.2. b.
33 GRASSIS, P. DE, Diarium, en BAV, Vat. Lat. 5635, fols. 128r y ss.
34 GRASSIS, P. DE, De oratoribus praecedentia, en BAV, Ottob. Lat. 2366, fols. 53r y ss.
35 Cfr. QUELLER, D. E., The Office of Ambassador..., pp. 191 y ss.
134 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

elegido pontífice en nombre de todos sus reinos, y acataban las disposiciones que
afectaran a sus súbditos.
Aunque los papas no se cansaban de repetir que la prestación de obediencia
no les investía como tales, se había impuesto la idea de que los príncipes no
estaban obligados a acatar los mandatos pontificios hasta que no se hubiera
producido la prestación de obediencia36. Es comprensible, por tanto, que las
potencias aprovecharan este acto que honraba al romano pontífice para presentar
sus propios requerimientos en materia política y eclesiástica, y llegar a un acuerdo
beneficioso para ambas partes. Como ha señalado F. Martignone, Roma se
convertía entonces en una caja de resonancia de la política internacional, palco
escénico ideal del ejercicio de la diplomacia, y también de la retórica, como
prueban los discursos que se pronunciaban en tales ocasiones y se entregaban a la
imprenta37.
Los Reyes Católicos prestaron especial atención a este tipo de ceremonia
que solían preparar con tiempo, e incluso retrasar deliberadamente. Ellos
cambiaron la tradicional embajada eclesiástica —que aún mantuvieron en la
prestación de obediencia de Sixto IV— por una representación laica y
aristocrática, como la que encomendaron a Íñigo López de Mendoza —II conde
de Tendilla— para prestar obediencia a Inocencio VIII, o a Diego López de Haro
—señor del Carpio y gobernador general de Galicia— en tiempos de Alejandro
VI38. En ambos casos los reyes acudieron a miembros de la nobleza letrada con el
suficiente poder adquisitivo para aportar a la legación la prestancia ceremonial y el
nivel cultural que exigía el ambiente de la Roma renacentista.
En las páginas siguientes analizaremos el desarrollo de este acto diplomático
en sus diferentes fases, comentando simultáneamente los tres casos que tenemos
mejor documentados, sin someternos tanto a la cronología: la prestación de

36 Así reaccionaron los Reyes Católicos cuando recordaron esta idea a las ciudades de sus reinos

en 1485: provisiones a Badajoz (20 febrero 1485), Calahorra (23 febrero 1485), Toledo (8 julio
1485), Sevilla (9 julio 1485); AGS, Sello, fols. 25, 244, 207 y 203; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes
Católicos. El tiempo de la guerra de Granada..., p. 172.
37 Cfr. MARTIGNONE, F., L’orazione di Giacomo Spinola per l’obedienza genovese al pontefice Alessandro VI,

en La storia dei Genovesi, vol. VII, Génova 1987, pp. 390-409; ID., Le ‘orazioni di obbedienza’ ad
Alessandro VI: immagine e propaganda, en CANFORA, D., CHIABÒ, M., y DE NICHILO, M. (dirs.),
Principato ecclesiastico…, pp. 237-254.
38 La embajada ante Sixto IV estaba compuesta por el maestre de Montesa —Luis Despuig— y el

deán de Toledo —Alfonso de Barajas—, y debía unirse en Roma con los cardenales ibéricos Ausias
Despuig y Rodrigo de Borja, que fueron quienes se ocuparon de los asuntos ceremoniales aportando
su respectivos séquitos y organizando los banquetes. Probablemente en todo ello se manejaron
intereses personales que disgustaron a los reyes, ya que más adelante se quejaron de “la forma que se
tovo en el recibimiento de nuestra obediençia”; en AZCONA, T. DE, Isabel..., p. 287; sobre esta
embajada véase el relato del datario apostólico, Francisco de Toledo, publicado por PAZ Y MELIA,
A., El cronista Alonso de Palencia, Madrid 1914, pp. 188-195.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 135

obediencia ante Inocencio VIII (1486), Alejandro VI (1493) y Julio II (en 1507 la
aragonesa, y en 1508 la castellana). Isabel y Fernando aprovecharon la embajada
ante el primero de los pontífices mencionados para negociar la concesión del
Patronato Real, la renovación de la bula de cruzada y la reconciliación del papa
con Ferrante Nápoles39. Para adecuar su imagen a estas exigencias, los reyes
decidieron hacer un alarde de ostentación encargando la embajada al conde de
Tendilla, el cual “fizo grandes gastos en los arreos que llevó de su persona e para
las gentes que fueron en su compañía”40. En una época en la que la ostentación
significaba poder, todo aquel lujo no tenía otra misión que la de suscitar las
expectativas pontificias y poder iniciar las negociaciones desde una posición de
ventaja.
La lucida embajada atravesó Italia sin ninguna prisa llevando una escolta de
veintiséis caballeros con un total de cien caballos41. A su paso por Bolonia, en abril
de 1486, Tendilla desfiló junto a Giovanni Bentivoglio —señor de la ciudad—
luciendo una “preciosa collana al collo ornata di ricchisime perle et di altre gioie
estimata in 12 mila scudi”, y en los banquetes exhibió una magnífica vajilla con
vasos de oro y plata, estimada en ochenta mil ducados42. La legación adquirió un
aire de intriga cuando se estableció en Florencia, desde donde se hicieron viajes
secretos a Roma de manera que “más bien parecía que desempeñaban el cargo de
espías que el de embajadores”43. Transcurrieron así dos meses de intensas
negociaciones hasta que Inocencio VIII se decidió a firmar la paz con Ferrante de
Nápoles el 12 de agosto de 148644.
Siete años después, los Reyes Católicos quisieron que López de Haro
imitase el ejemplo de su antecesor en la legación que debía prestar obediencia a

39 Sobre los negocios que debía tramitar esta embajada véase el capítulo I. 1.2.
40 PULGAR, H., Crónica..., p. 431. Sobre la vertiente caballeresca y humanista de nuestro personaje
cfr. CEPEDA ADÁN, J., El gran Tendilla, medieval y renacentista, «Cuadernos de Historia. Anexos de la
revista Hispania», 1 (1967), pp. 159-168; ID., Un caballero y un humanista en la Corte de los Reyes Católicos,
«Cuadernos Hispanoamericanos», 238-240 (1969), pp. 475-503; NADER, H., Los Mendoza y el
Renacimiento español, Guadalajara 1987, pp. 182-183; MARTÍN GARCÍA, J. M., Íñigo López de Mendoza. El
Conde de Tendilla, Granada 2003; ID., La aventura italiana de don Íñigo López de Mendoza: emblemática y
ceremonial de un embajador de los Reyes Católicos, en Actas del I Congreso Internacional de Emblemática General,
Zaragoza 2003, pp. 1389-1399.
41 PALENCIA, A., Guerra de Granada, ed. A. Paz y Meliá, Madrid 1909, p. 159.
42 GHIRARDACCI, P. C., Storia di Bologna, ed. A. Sorbelli, en MURATORI, L. A. (dir.), Rerum Italicarum

Scriptores, t. XXXIII, vol. III, Città di Castello 1915, p. 233. El esplendor artístico de la Bolonia del
Quattrocento en BASILE, B. (dir.), ‘Bentivolorum magnificentia’: cultura e potere nella Bologna del
Rinascimento, Roma 1986.
43 PALENCIA, A., Guerra de Granada..., p. 171.
44 Los acuerdos firmados el 12 de agosto de 1486 se recogen en FEDELE, P., La pace del 1486 tra

Ferdinando d’Aragona ed Innocenzo VIII, «Archivio Storico delle Province Napoletane», 30 (1905), pp.
481-503.
136 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Alejandro VI. El embajador debía negociar con el pontífice diversos aspectos


eclesiásticos —derecho de presentación, facultades para la reforma de los
religiosos, asuntos jurisdiccionales— y políticos, fundamentalmente la obtención
de ciertas bulas legitimadoras de las tierras recién descubiertas en el Atlántico, y la
concertación de una alianza con el papa para sostener a Ferrante de Nápoles —
primo del rey Católico— frente a las pretensiones de Carlos VIII de Francia sobre
el reino napolitano45.
El antiguo virrey de Galicia llevó una escolta de cien caballeros, cuarenta
mulas y veinte carretas cargadas46. Como Tendilla, hizo su entrada en Bolonia
apabullando a la ciudad con el desfile de su magnífica comitiva, la exhibición de
seis reposteros “che era cosa maravigliosa di vederli”, y de una vajilla de plata “di
grandissimo valore”47. Pero a diferencia de la embajada anterior, López de Haro
no necesitaba crear una atmósfera de intriga para intimidar al papa, sino que iba a
Roma “a rallegrarsi col pontefice della sua gran dignità”48. López de Haro volvió a
hacer escala en Florencia, y en Roma se hospedó en el palacio del cardenal
Giovanni de Medici —hijo del recientemente fallecido Lorenzo de Medici—
definiendo con ello la posición política de los soberanos españoles, favorables al
eje Florencia-Roma-Nápoles y contrarios a la alianza franco-milanesa49.
Una vez llegada a Roma la embajada, las fuentes cronísticas suelen
distinguir dos recepciones por parte de la autoridad pontificia: una a las afueras de
la ciudad, y otra en los Palacios Vaticanos, donde tenía lugar la prestación de
obediencia propiamente dicha. Según el diario del maestro de ceremonias, Tendilla
y los dos protonotarios que le acompañaban —el doctor del Consejo Juan Arias, y
el prior de la iglesia de Sevilla Juan Ruiz de Medina— tuvieron una comida en una
residencia pontificia situada en la orilla derecha del Tíber “ad fontes Mallianos”,
sobre la antigua Via Portuense. Probablemente allí se reunieron con los dos
procuradores que se encontraban en la Urbe: el comendador Francisco de Rojas y
el protonotario y secretario del rey Antonio Geraldini. A continuación tuvo lugar
el encuentro con Inocencio VIII y la pronunciación de los discursos a cargo de los

45 Sobre la embajada de López de Haro cfr. BUCETA, E., Contribución al estudio de la diplomacia de los

Reyes Católicos. La embajada de López de Haro a Roma en 1493, «Anuario de Historia del Derecho
Español», 6 (1929), pp. 145-198; ID., Nuevos datos sobre la diplomacia de los Reyes Católicos. Minuta de las
instrucciones para la embajada de Roma de 1493, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 97 (1930),
pp. 331-359.
46 Copia del despacho del embajador napolitano Anibale Zenaro —8 marzo 1493—, que realizó

embajador de Ferrara en Milán y envió al duque Hércules de Este; en AIRALDI, G. (ed.), La scoperta
nelle relazioni sincrone degli Italiani, en Nuova Raccolta Colombina, vol. V, Roma 1996, pp. 41-42.
47 La crónica de la ciudad dice que los cien caballeros españoles “portavano con essi loro sei pezzi

di razzi di tanta belleza, che era cosa maravigliosa di vederli, con una credenza di bellissimi vassi
d’argento di grandissimo valore”; GHIRARDACCI, P. C., Storia di Bologna..., p. 272.
48 GHIRARDACCI, P. C., Storia di Bologna..., p. 272.
49 Cfr. BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, pp. 446-447.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 137

protonotarios, pues el conde no sabía hablar latín “expedite”50. Finalizada la


entrevista, Tendilla entró en la ciudad “in mantellis longis cum capellis nigris”,
escoltado por los dos protonotarios —“sine capuciis et capunicis”—, hasta su
residencia en el palacio del cardenal Orsini, aliado de los reyes españoles en las
negociaciones para la concertación de la paz napolitana. Durante la procesión los
embajadores se harían escoltar por sus propios heraldos, los maceros del papa, y
tal vez algunas trompetas que anunciaban su entrada51.
La embajada de López de Haro fue recibida por Alejandro VI con especial
despliegue de atenciones, y adquirió una “magnificentia” y “potentia” que será
recordada en los versos de Giulano Dati impresos en Roma durante aquellos
días52. El embajador se reunió en Viterbo con los tres eclesiásticos que debían
incorporarse a la legación: Gonzalo Fernández de Heredia —arzobispo de
Tarragona y gobernador de Roma—, Bernardino López de Carvajal —obispo de
Cartagena—, y Juan Ruiz de Medina, obispo de Badajoz. A más de una legua de
distancia de la Urbe salieron a su encuentro “cum magna familia et comitiva” el
hijo del pontífice Juan de Borja —duque de Gandía— y Giovanni Sforza, marido
de Lucrecia Borja, hija también de Alejandro VI53. Tuvieron un gran banquete en
los jardines de la “domus fontium Milinorum”, en Monte Mario, donde se
sirvieron tres barriles de buen vino; y después de comer, se efectuó el solemne
ingreso en la ciudad, donde los embajadores fueron recibidos por un grupo de
cardenales a los que Diego López de Haro enderezó un discurso en “sermone
hispanico”.
En una crónica anónima de la época y desconocida por los especialistas se
describe la recepción del papa Borja con su guardia “bien luzida de muchas

50 La frase del maestro de ceremonias ayuda a matizar el testimonio del cronista Pulgar, cuando

dice que los reyes se fijaron en él “porque, allende de ser caballero esforzado, era bien maestrado en
las letras latinas e home discreto e de buena prudencia para semejantes negocios”; PULGAR, H.,
Crónica..., p. 431; BURCKARDI, J., Liber notarum…, vol. I, pp. 159-160.
51 Para hacerse una idea de este tipo de ceremonia resulta interesante contemplar el dibujo de la

entrada de Tendilla en Nápoles el 22 noviembre de 1486, que se contiene en la crónica napolitana


editada por Filangieri. En ésta se representa al embajador vestido de negro, escoltado por su séquito,
y precedido por tres jinetes que hacen sonar largas trompetas de las que penden los emblemas de
Aragón (ver gráfico III en el apéndice). El detalle de los heraldos y los maceros pontificios se
comentan en la descripción de la embajada ante Julio II en GRASSIS, P. DE, Diarium, en BAV, Vat.
Lat., 12268, fols. 117v y ss; sobre los maceros y sus funciones ceremoniales o de protección del
romano pontífice cfr. DEL RE, N., Mazzieri pontifici, en ID. (dir.), Mondo Vaticano. Passato e Presente,
Ciudad del Vaticano 1995, p. 690.
52 “Come mostra la magna ambasceria / che gli à mandato a dar l’ubedientia / al suo

sest’Alesandro anima pia / che mai si vede tal magnificentia; / in tutte cose la sua signoria /
dimostra aver fra li altri gran potentia: / in questi magni ambasciador’ si spechi, / chi nol credessi o
non ci presta orechi”. Más adelante comentaremos el contenido de esta obra que citamos por la
edición de AIRALDI, G. (ed.), La scoperta nelle relazioni sincrone…, p. 58.
53 Cfr. BELLONCI, M., Lucrezia Borgia: la sua vita e i suoi tempi, Milán 1969, pp. 56 y ss.
138 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

armas”, y los cardenales acompañados de sus familiares, pajes y servidores con sus
lujosas caballerías54. El embajador de los Reyes Católicos llevaba un “capelaz
grande como en Spanya [e iba] todo vestido doro”, y llevaba tres mulas bellísimas
conducidas por tres servidores que avanzaban a pie. Según el testimonio del
maestro de ceremonias, el protocolo fue cuidadosamente fijado por el papa,
respetando el orden de los embajadores que los reyes habían dispuesto: López de
Haro entró en la ciudad escoltado por el duque de Gandía y Giovanni Sforza55; a
éstos les seguían por detrás Fernández de Heredia, López de Carvajal y Ruiz de
Medina “in mantellis suis longis et capuciis magnis in transversum, cum capellis”,
y después la comitiva de los prelados.
En la embajada ante Julio II de 1507 se respetó la acostumbrada parada a las
afueras de la ciudad, esta vez en el monasterio de Santa María del Popolo56. Poco
después tuvo lugar la recepción de las familias de los cardenales “de suerte que
creo ninguna quedó por salir”, hasta que se presentó la familia del papa, el
gobernador de la ciudad, los senadores, la guardia pontificia de estradiotes y
alabarderos, y numerosos súbditos españoles o eclesiásticos que tenían algún
beneficio en estos reinos57. La procesión —“Hyspano more ordinati et vestiti”
según el maestro de ceremonias— entró en Roma por la puerta de San Pedro, y
pasó por delante del Castel Sant’Angelo donde se asomó el papa “más alegre que
suele segund relacion de muchos, dandose tanta priessa en echar benditciones, que
creo que a my parte me cupieron arriba de media docena”. Hubo descargas de
artillería, resonar de trompetas, y “fué tan grande la alegría que mostró [el papa],
que a todos ha parecido cosa muy grande”58.
Pasados algunos días del ingreso, tenía lugar la ceremonia de prestación de
obediencia ante el papa y los cardenales reunidos en consistorio público. Los
embajadores ibéricos solían exhibir entonces sus mejores vestidos, preparándose
con tanta meticulosidad y parsimonia que provocaban la exasperación del maestro
de ceremonias59. Ante Inocencio VIII se presentaron “con gradissimo finimento

54 Se trata del capítulo titulado “Como vino Embaxada por el Rey Despanya, y prestó la

obediencia al Papa: fué cosa buena”; en BOLÓS VAYREDA, C. DE, Un manuscrito inédito del siglo XVI,
«Anuario del Instituto de Estudios Gerundenses», 1 (1946), pp. 125-135.
55 La medida molestó al estricto maestro de ceremonias que consideraba más adecuado que fuera

un laico y un prelado de palacio los que escoltaran al embajador, y no dos laicos. Pero el papa “sic
voluit et ita fieri mihi hodie mandavit”; BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, p. 446.
56 Fernando el Católico envió al papa della Rovere una doble embajada: en abril de 1507 la

aragonesa, y en junio de 1508 la castellana.


57 Véase la relación de Serralonga al secretario Almazán, 30 abril 1507; en MANGLANO Y CUCALO

DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. II, pp. 38-40; y el relato, hasta ahora
desconocido, de GRASSIS, P. DE, Diarium, en BAV, Vat. Lat., 12268, fols. 117v y ss.
58 MANGLANO Y CUCALO DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. II, pp. 39.
59 Paris de Grassis, por ejemplo, dirá que los embajadores ibéricos son como una novia a la que

no basta un día entero para vestirse, adornarse y prepararse para la ceremonia: “quia isti oratores
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 139

d’oro, e veste, e cavallieri”, especialmente el conde de Tendilla que compareció


como “splendido e liberale signor”60.
En 1507 los embajadores aragoneses se presentaron ante Julio II “cum
multa turba suorum et alienorum”, y al año siguiente los castellanos lo hicieron
“cum maxima subsequentium hyspanorum comitiva”, como si se tratara de un
ejército que penetraba en el palacio Apostólico. En esta ocasión el maestro de
ceremonias precisa que el embajador principal —Enrique de Toledo— iba de
negro por ser caballero de Jersusalén, pero le seguía Fernando Tello “in multo
auro et catenis sive torquibus, et faleris et aliis similiter”, llevando consigo
doscientos caballos y trescientes mulas cubiertas con paños dorados61.
Después de arrodillarse ante el Santo Padre y de besarle el pie, las manos y
el rostro, los embajadores hacían leer en voz alta las cartas de poder en versión
castellana y latina. En ellas los reyes se proclamaban hijos de la Iglesia, y solían
justificar el retraso de la prestación por la dedicación a delicados asuntos de
gobierno. Ahora —añadían— enviaban la citada embajada para manifestar su
obediencia al nuevo pontífice en nombre de todos los reinos, dominios y
vasallos62.
Finalizada la lectura de las cartas de poder, se procedía a la recitación del
discurso de prestación de obediencia. Dejando para más adelante el análisis de los
textos, interesa comentar el valor que tenían este tipo de intervenciones como
formas de representación discursiva de la realeza. El impacto ceremonial que se
había producido anteriormente se enriquecía ahora con la descripción de los
soberanos y la exposición laudatoria de su acción política. El dominio de la lengua
latina, el respeto a las reglas del género discursivo, y las cualidades retóricas del
orador, se convertían en los factores más importantes a la hora de suscitar la
atención y la admiración del pontífice por los soberanos63. Isabel y Fernando
encargaron este cometido a personas especialmente preparadas que habían sido

nimis morosi et delicati ac tanquam sponse puella delicate essent, quibus non suffuciet tota dies ad
ornandum et comandum et polliendum[...]”; GRASSIS, P. DE, Diarium, en BAV, Vat. Lat., 12268,
fols. 118v.
60 Diario di cose memorabili avvenute in Roma dal 1481 al 1493; en BAV, Vat. Lat. 12502, fol. 76v.
61 GRASSIS, P. DE, Diarium..., fols. 166v-167r.
62 Véase un resumen del contenido de estas cartas, en este caso dirigidas a Inocencio VIII, en

AZCONA, T. DE, Relaciones de Inocencio VIII..., p. 12. Curiosamente la embajada aragonesa de 1507
olvidó estos documentos, provocando un cierto escándalo en la Curia; GRASSIS, P. DE, Diarium...,
fols. 118v.
63 Los discursos de prestación de obediencia constituían un género literario con sus propias

características formales y un desarrollo estructurado en cuatro partes: la excusatio inicial, la partitio en


que se presentan los diferentes temas, las confirmationes que desarrollan los temas enunciados, y la
clausula que une la conclusión de las argumentaciones con la fórmula sacramental del reconocimiento
del pontífice y de la obediencia por parte de los soberanos; cfr. MARTIGNONE, F., L’orazione di
Giacomo Spinola…, pp. 390 y ss.
140 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

incorporadas a la legación. En la embajada de Tendilla fue Antonio Geraldini


quien pronunció el discurso como protonotario apostólico, secretario de los reyes
y poeta laureado; además, su origen italiano y su educación española le convertían
en un testigo idóneo para explicar al papa la política de sus soberanos64. El
humanista cumplió brillantemente su labor, y su discurso fue considerado “una
bellisima oratione e fo molto comendata”65.
La ceremonia de prestación de obediencia ante Alejandro VI adquirió un
tono aún más cordial que la de Tendilla. El acto tuvo lugar 19 de junio de 1493,
tres días después de la llegada, y en esta ocasión el papa despachó a varios
prelados palatinos, camareros y escuderos para que acompañaran a los oradores
desde su residencia en el palacio del cardenal Giovanni de Medici hasta los
palacios vaticanos. Una vez allí hubo una primera intervención de Juan López —
datario pontificio—, a quien interrumpió el papa para dar paso al discurso de
prestación de obediencia a cargo del experimentado Carvajal66.
Siguiendo las reglas del género, el prelado extremeño pronunció una oratio
pacis con el objeto de unir las personalidades de Alejandro VI y los Reyes
Católicos. La efectista oratoria de Carvajal no sólo fue alabada por el exigente
maestro de ceremonias sino que llegó hasta la Corte española67; Juan Valesio se lo
envió a Diego de Muros II para que lo pusiese en conocimiento de los soberanos,
del cardenal Mendoza y del marqués de Villena68. También llegó una copia
“facunde et eleganter editam” al humanista Lucio Marineo Sículo, que alabó el
discurso por su elegancia y su sabia doctrina de las cosas humanas y divinas69. Este

64 “Ego enim licet natione sim Italis tamen Hispanus sum educatione, quippe qui a teneris annis in

Hispania Hispanorumque regum obsequio versatus”; GERALDINI, A., Oratio in obsequio canonice
exhibito per illustrem comitem Tendille, prothonotarium Metimnensem, et per ipsum prothonotarium Geraldinum
nomine serenissimorum Ferdinandi regis, et Helisabeth regine Hispanie Innocentio VIII, ed. Stephan Plannck,
Roma 1486; en BAV, Inc. Ross. 1882.
65 Diario di cose memorabili..., fol. 76v.
66 El discurso fue inmeditamente publicado como LÓPEZ DE CARVAJAL, B., Oratio super praestanda

solemni obedientia sanctissimo domino nostro Alexandro papae VI ex parte christianissimorum dominorumque
Ferdinandi et Helisabeth, regis et reginae Hispaniae, habita Romae in consistorio publico per R. Patrem dominum
Bernardinum Carvajal episcopum carthaginensem, ed. Stephan Plannck, Roma 1493; IERS 1379; en BAV,
Inc. IV, 566.
67 Burckardi afirma que el orador de los reyes “fecit orationem bene compositam”; BURCKARDI,

J., Liber notarum..., vol. I, p. 447.


68 “Accipe igitur luculentissime orationis primitias; communes eas facias domino meo

reverendissimo cardinale Hispaniae, ac illustri marchioni Villenae ad mihi observandae primum


nobili nutrici serenissimi Hispaniarum principis”; en BELTRÁN DE HEREDIA, V., Cartulario de la
Universidad de Salamanca, vol. II, Salamanca 1970, p. 159.
69 “Hic itaque tum dicendi elegantia tum humanarum divinarumque rerum singulari doctrina

Hispaniae plurimum laudis attulit”; elogio extraído de su De Hispaniae laudibus (1497); en BELTRÁN
DE HEREDIA, V., Cartulario..., vol. III, p. 157. Probablemente el discurso también se encontraría
entre las Oracions fetes a Papa Alexandre per diverses ambaxadors” que se encontraban en una
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 141

tipo de alabanzas no eran gratuitas pues no era fácil combinar la duración y la


calidad del discurso; refiriéndose al que recitaron los embajadores aragoneses en
1507, Julio II “se holgó mucho de la brevedad de la oración y del buen modo con
que se dixo”70.
Finalizado el discurso, el orador pronunciaba la fórmula de prestación de
obediencia, diciendo que los reyes ofrecían todos sus reinos al romano pontífice al
que honran y veneran como verdadero Vicario de Cristo, sucesor de Pedro y
pontífice de todos los fieles cristianos. A continuación, el secretario del pontífice
leía las cartas de recepción en castellano y en latín, después de lo cual el pontífice
tomaba la palabra para responder a la disertación de los embajadores. Julio II, por
ejemplo, “havia fecho un poco de collacion por meior cantar la respuesta”, pero
desgraciadamente no nos han llegado sus palabras71. El acto terminaba con la el
beso ritual de los restantes miembros de la legación, después de lo cual el papa se
retiraba seguido por los miembros de su Casa.
La permanencia de la embajada en Roma dependía del número y la
importancia de los asuntos que debían tramitarse. Tendilla se quedó un año entero
en la Urbe y realizó algunos viajes a Nápoles para consolidar la paz firmada entre
el pontífice y Ferrante de Aragón72. Como es sabido, el conde logró casi todos los
objetivos políticos y eclesiásticos propuestos: la resolución del conflicto
napolitano, el reconocimiento del Regio Patronato para las diócesis de Granada y
Canarias, la renovación de la bula de Cruzada y otros privilegios fiscales. Durante
este tiempo el conde fue objeto de manifestaciones de consideración por parte del
Santo Padre, especialmente cuando el 25 de diciembre de 1486 le hizo entrega —
como defensor de la Iglesia— de un magnífico estoque bendecido en la Misa de
Navidad73. Tendilla también fue honrado con la acuñación en Roma de algunas
medallas que celebraban su labor pacificadora con la inscripción “fundator Italiae
pacis et honoris”74.
El embajador castellano trató de superar los “titulos dignitatis” (“títulos de
dignidad”) —que pudieran esgrimir sus competidores en conflictos de
precedencia— con las “divitias et potentiam” (“las riquezas y el poder”) que

biblioteca privada de Valencia a comienzos del siglo XVI; en HILLGARTH, J. N., Readers and Books in
Majorca, 1229-1550, vol. II, París 1991, p. 640.
70 MANGLANO Y CUCALO DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. II, p. 39.
71 El maestro de ceremonias se limita a decir que respondió “compendiose ad proposita”;

GRASSIS, P. DE, Diarium..., fols. 168r.


72 Cfr. FILANGIERI, R. (ed.), Una cronaca napoletana..., pp. 63-65.
73 Más adelante comentaremos más detenidamente este gesto.
74 Algún autor afirma que Inocencio VIII también le otorgó la preciada Rosa de Oro, de la que

más adelante hablaremos LAYNA SERRANO, F., Historia de Guadalajara y sus Mendozas en los siglos XV y
XVI, vol. II, Madrid 1942, pp. 297-299; también MARTÍN GARCÍA, J. M., ‘Fundator Italiae pacis et
honoris’: la aventura italiana del conde de Tendilla, «Wad-al-hayara», 27 (2000), pp. 55-84.
142 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

exhibía con manifestaciones de ostentoso despilfarro75. Así se entiende el


escándalo que provocó en la Curia los magníficos banquetes ofrecidos por el
embajador, y que los biógrafos de Tendilla convirtieron en leyenda76. Estas
anécdotas, más o menos sublimadas, ponen de manifiesto la necesidad que tenían
los soberanos españoles de dar un golpe de efecto, mediante la exhibición de
brillantes escoltas y preciosas vajillas, para reafirmar su imagen en el escenario
político italiano.
Un aspecto de la legación de Tendilla poco resaltado hasta ahora es el la rica
producción retórica y literaria que generó. Humanistas, eclesiásticos y personajes
del entorno curial enderezaron al embajador de los Reyes Católicos varios
discursos que la imprenta romana se encargó después de divulgar. Además del
discurso de prestación de obediencia, el humanista Geraldini tuvo otra
intervención ante la Curia que se editaría con el título Gratiarum actio directa ad
Serenissimos Principes ac Christianissimos Dominos Reges nostros Dominum Ferdinandum et
Dominam Helisabeth pro uictoria eis a Domino collata de Granatensi ciuitate ac regno77.
También contamos con la Oratio de Trinitate coram Innocentio VIII [...] ad comitem de
Tendilla de Alfonso de Mora —capellán del cardenal francés Balue—, y la Oratio ad
comitem de Tendilla regis et reginae Hispaniae oratorem de Girolamo Gaona, ambos
publicados en 148678.

75 La explicación es del propio maestro de ceremonias al describir el conflicto de precedencia de

Tendilla con el príncipe de Salerno en enero de 1487; BURCKARDI, J., Liber notarum…, vol. I, p. 179.
76 En uno de estos espléndidos banquetes que ofreció el embajador a orillas del Tíber, sorprendió

a los cardenales haciendo servir cada plato en una vajilla de plata distinta, que era arrojada al río
después de haber sido utilizada. Lo que sus invitados no sabían era que, al terminar los festejos y
haberse retirado todos, Tendilla ordenó a sus sirvientes que recogiesen las redes que previamente se
habían tendido en el fondo del río para recuperar el menaje que se había arrobajo, de modo que se
recuperó todo el servicio a excepción de una cuchara y dos tenedores. El gesto, con sus resonancias
en Petronio, fue más tarde imitado por el banquero sienés Agostino Chigi. El segundo sucedido
tuvo como protagonista al propio Inocencio VIII que, indignado por los banquetes del duque,
intentó ponerles freno prohibiendo a los romanos vender carbón y leña al embajador, para que no
pudiera encender sus cocinas. Sin embargo, Tendilla lo resolvió comprando algunas casas y
haciéndolas demoler para utilizar el maderamen como combustible; cfr. GONZÁLEZ PALENCIA, A.,
y MELE, E., Vida y obras de D. Diego Hurtado de Mendoza, vols. I-III, Madrid 1941-1943; CEPEDA
ADÁN, J., Un caballero y un humanista…, pp. 483 y ss.
77 GERALDINI, A., Gratiarum actio directa ad Serenissimos Principes ac Christianissimos Dominos Reges

nostros Dominum Ferdinandum et Dominam Helisabeth pro uictoria eis a Domino collata de Granatensi ciuitate ac
regno, ed. Stephan Plannck, Roma 1486; en BAV, Inc. IV. 51 (28); ver también IERS 1005.
78 MORA, A. DE, Oratio de Trinitate coram Innocentio VIII habita [...] ad comitem de Tendilla, ed.

Eucharius Silber, Roma 1486; en BAV, Inc. Ross. 1882 (16); GAONA, H., Oratio ad comitem de Tendilla
regis et reginae Hispaniae oratorem, ed. Eucharius Silber, Roma 1483-90; en IERS 816; sobre el intrigante
cardenal Balue (1421-1491) cfr. FORGEOT, H., Jean Balue, cardinal d’Angers (1421?-1491), París 1889;
CALENDINI, P., Balue, J., en Dictionnaire d’Histoire et Gregraphie Ecclésiastique, vol. VI, París 1932, cols.
435-438.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 143

El carmelita humanista Battista Spagnoli —conocido como “el


Mantuano”— compuso dos poemas dedicados al capitán de los Reyes Católicos:
De adventu Inachi comitis Tendiliae oratoris Regis Hispaniae ad Innocentium octavum Pontifex
maximum, y De legatione Regis Hispaniae ad Innocentium VIII et de adventu Inachi
Mendociae comitis Tendiliae regii oratoris79. Ambas composiciones celebran la llegada
del embajador con sus tropas —“regius orator, clarus bellique togaeque”— que
trae a Italia un “tempus pacificum” y recibe de la Urbe el honor tributado a los
antiguos emperadores. El autor se deleita describiendo la recepción a este nuevo
Rómulo que desfila —“sacris pompis”— al frente de un magnífico ejército80. Por
último habría que citar Pedro Mártir de Anglería, humanista milanés residente en
Roma que se incorporó al séquito de Tendilla y le dedicó su poema Inachus, en el
que se narran los éxitos de su misión diplomática81.
La embajada de López de Haro no tuvo tantas resonancias literarias como la
de Tendilla, pero también dejó su impronta poética con la obra De casu regis,
compuesta por Anglería para Alejandro VI y que llevó consigo el embajador82.
Quizá el gobernador de Galicia también exhibiese su Aviso para cuerdos, en donde
más tarde Pietro Bembo encontraría una fuente de inspiración y de imitación para
honrar a Lucrecia Borja en la Corte de Ferrara83. Durante los casi dos meses que
permaneció en Roma, López de Haro intervino en la reconciliación de Ferrante de
Nápoles y Alejandro VI, que se sellaría con el matrimonio de Jofré de Borja —
presunto hijo de Alejandro VI— con Sancha de Aragón, hija natural del duque de
Calabria y por tanto nieta de Ferrante de Nápoles; y entabló un alianza entre sus
soberanos y el papa a través del matrimonio del duque de Gandía — hijo de
Alejandro VI— y María Enríquez, hija de Enrique Enríquez y prima de Fernando

79 Ambas composiciones se encuentran en MANTUANUS, B., Ominia opera Baptistae Mantuani

Carmelitae, ed. Benedictum Hectoris, Bolonia 1502, fols. 50v-52r y fols. 80v-81v (dentro de la obra
Sylvarum libri VIII); en BAV, Lett. Lat. Mod. III Baptista Mant. 1. Sobre este personaje cfr. CAIOLI,
P., Il Beato Battista Spagnoli e la sua opera, Roma 1917; SAGGI, L., La congregazione mantovana dei
carmelitano sino alla morte del B. Battista Spagnoli, Roma 1954; ID., Jean-Baptiste Spagnoli (dit le Mantouan),
en Dictionnaire de Spiritualité ascétique et mystique doctrine et histoire, vol. VIII, París 1974, cols. 822-826;
SEWELL, P., Blessed Baptista of Mantua, carmelite and humanist, Aylesford 1957.
80 “Inachus ingrediens sancti vestigia patris / Venit adoratum sacrataque limina Petro / Roma tuas

aperi portas; vel moenia frange./ Iste honor elaetis datus est victoribus olim”; MANTUANUS, B., De
legatione Regis Hispaniae ad Innocentium VIII et de adventu Inachi Mendociae comitis Tendiliae regii oratoris, en
ID., Ominia opera..., fol. 81v.
81 El poema se incluye en la primera edición de ANGLERÍA, P. M., Decadas, ed. J. Crumberger,

Sevilla 1511; ver también JIMÉNEZ CALVETE, T., Pedro Mártir de Anglería y su poema histórico Equestria,
«Humanistica Lovaniensia», 42 (1993), pp. 71-101, especialmente p. 78.
82 Más adelante volveremos sobre esta obra para analizar su contenido con más detalle.
83 El Aviso para cuerdos se conserva manuscrito en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia,

y ha sido editado por BUCETA, E., “Aviso para cuerdos” de Diego López de Haro, «Revue Hispanique», 76
(1929), pp. 321-346; sobre los versos copiados por Pietro Bembo que se encuentran en un
manuscrito de Milán cfr. CROCE, B., La Spagna nella vita italiana durante la Rinascenza, Bari 1949, p. 90.
144 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

el Católico84. La concertación de estos enlaces no sólo consolidaba la alianza


hispano-pontificio-napolitana sino que suponía también una seria admonición a
Carlos VIII para abandonar sus reivindicaciones sobre Nápoles. En cuanto a los
asuntos eclesiásticos, el papa facilitó a los reyes las facultades para la reforma de
las órdenes religiosas, y concedió las bulas requeridas sobre la expansión oceánica.

3.2. Imagen cruzadista en la Roma de Inocencio VIII


a) Fiestas y discursos por la guerra de Granada: entre la espada de
Tendilla y la Rosa de Oro
Las relaciones de Isabel y Fernando con Sixto IV e Inocencio VIII tuvieron
cuatro frentes fundamentales: el sostenimiento económico de la guerra de
Granada —a través de subsidios eclesiásticos y la bula de Cruzada—, el pulso por
el control de las provisiones episcopales y del recién creado tribunal de la
Inquisición, la defensa del Mediterráneo frente al poder otomano, y el
mantenimiento del equilibrio político en Italia a través del sostenimiento de
Ferrante de Nápoles —primo de Fernando el Católico— en sus conflictos con el
Papado85. Para respaldar su postura en estos ámbitos de negociación los reyes
necesitaban mostrar que sus exigencias eran legítimas, estaban desprovistos de
intereses crematísticos y obedecían a móviles moralmente irreprochables, que se
concretaban en el restablecimiento de la iglesia de sus reinos, la defensa de la
Cristiandad y el mantenimiento de la paz entre los príncipes cristianos.
Este ideal político-religioso se materializaba en los esfuerzos económicos y
militares que se estaban invirtiendo en la guerra de Granada, encaminada a acabar
con el último reducto musulmán en la Península Ibérica en un momento en el que
las incursiones otomanas se hacían cada vez más peligrosas en el Mediterráneo
oriental86. Las victorias en la campaña granadina ofrecían a los reyes una

84 Sobre la concertación de estos matrimonios BATLLORI, M., Alejandro VI y la casa real de Aragón,

en ID., La familia de los Borjas, Madrid 1999, pp. 202 y ss.


85 Sobre las relaciones eclesiásticas de los Reyes Católicos con Inocencio VIII cfr. GUTIERREZ, C.,

La política religiosa de los Reyes Católicos hasta la conquista de Granada, «Miscelánea Comillas», 18 (1952),
pp. 257-260; FERNÁNDEZ ALONSO, J., Nuncios, colectores y legados pontificios en España de 1474 a 1492,
«Hispania Sacra», 10-19 (1957), pp. 33-90; AZCONA, T. DE, La elección y reforma..., pp. 87-136; ID.,
Relaciones de Inocencio VIII con los Reyes Católicos, según el fondo Podocataro de Venecia, «Hispania Sacra», 32
(1980), pp. 3-29; los asuntos políticos en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. El tiempo de la
guerra de Granada, Madrid 1989; sobre el conflicto de Ferrante de Nápoles con el pontífice cfr.
PONTIERI, E., Ferrante d’Aragona re di Napoli, Nápoles 1968; GALASSO, G., Mezzogiorno angioino e
aragonese, Turín 1992.
86 Así se lo comunicaban directamente a Inocencio VIII: “A esta guerra no nos ha movido nin

mueve deseo de acrecentar reinos e señoríos nin cobdicia de adquirir mayores rentas de las que
tenemos, nin voluntad de allegar tesoros; que si dilatar quisiésemos nuestro señorío e acrescentar
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 145

oportunidad idónea para mostrarse como defensores de la Cristiandad, imagen tan


grata al Pontificado como ejemplarizante para los príncipes. De ahí que los
triunfos ibéricos comenzaran a resonar con particular intensidad en la Roma
pontificia, contribuyendo a perfilar la imagen cruzadista de los reyes al compás de
la cadencia de discursos, ceremonias litúrgicas y fiestas de diverso tipo que se
celebraban sucesivamente en la Ciudad Eterna. La Urbe se convirtió entonces en
palco escénico de la nueva Monarquía Hispánica y en altavoz de sus triunfos que
fue creciendo en intensidad hasta la conquista de Granada en 149287.
El itinerario celebrativo y propagandístico de las victorias granadinas tenía
tres jalones fundamentales: nada más llegar la noticia a Roma las autoridades
urbanas lazaban al vuelo las campanas del Campidoglio, y el papa solía ordenar
que al atardecer encendiesen luminarias y fuegos por toda la ciudad88. La “nación”
y el clero español organizaban una procesión orquestada desde la iglesia-hospital
de Santiago de los Españoles que solía desfilar por la actual plaza Navona. Situada
en el antiguo estadio de Domiciano, la plaza se pavimentó en el siglo XV y llegó a
convertirse en uno de los centros festivos más importantes de Roma, adquiriendo
un carácter marcadamente religioso y español como consecuencia de las
celebraciones granadinas89.

nuestras rentas, con mucho menos peligro e trabajo e gasto de lo que en esto ponemos, lo
podríamos facer. Pero el deseo que tenemos al servicio de Dios y celo a su santa fe católica, nos face
posponer todos los intereses y olvidar los trabajos e peligros continuos que por esta causa se nos
recrescen y podiendo, non solamente guardar nuestros tesoros, más aún haber otros muchos de los
moros mesmos, que muy volontariamente nos los darían por la paz, negamos los que se nos
ofrescen y derramamos los nuestros solamente esperando que la santa fe sea acrescentada y la
Cristiandad se quite de un tan continuo peligro como tiene aquí a las puertas, si estos infieles del
reino de Granada non son arrancados y echados de España”; instrucción de Fernando el Católico a
sus embajadores, Antonio Geraldino y Francisco de Rojas, marzo 1485; en GOÑI GAZTAMBIDE, J.,
La Santa Sede y la reconquista..., pp. 70-76. Algunos trabajos esenciales sobre la guerra de Granada son
CARRIAZO Y ARROQUIA, M., La guerra de Granada, en Historia de España Menéndez Pidal, vol. XVII-1,
Madrid 1969; LADERO QUESADA, M. Á., Castilla y la conquista del reino de Granada, Valladolid 1993;
ID., La guerra de Granada, 1482-1491, Granada 2001.
87 Los principales trabajos sobre estas celebraciones romanas son: FERNÁNDEZ ALONSO, J., Las

iglesias nacionales..., pp. 9 y ss; RINCÓN, D., “Historia Baetica” de Carlo Verardi. Drama humanístico sobre la
toma de Granada, Granada 1992; FARENGA, P., Ciscostanze e modi della diffusione della “Historia Baetica”,
en CHIABÒ, M., FARENGA, P., y MIGLIO, M. (dirs.), Caroli Verardi. Historia Baetica. La caduta di
Granata nel 1492, Roma 1993, pp. XXI-XXIII.
88 Así se entiende la negativa de Julio II a que se encendiesen luminarias por la paz que Luis XII

acababa de firmar con Maximiliano en 1510, ya que sólo se encedían “fuegos en lugares publicos” si
“fuera nueva de alguna victoria que el rey de Francia uviese habido contra infieles”, como las
obtenidas por Fernando el Católico; en MANGLANO Y CUCALO DE MONTULL, J. (Barón de
Terrateig), Política en Italia..., vol. I, p. 139.
89 Sobre la vida festiva de la plaza Navona en esta época cfr. FAGIOLO, M., y LUISA MADONNA,

M., Il revival del trionfo classico. Da Alessandro VI alla sfilata dei Rioni, en FAGIOLO, M. (dir.), La festa a
146 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Como señala Palazzo, este tipo de procesiones son expresión de la


religiosidad cívica que, no sólo refleja la visión ideal de una organización social
equilibrada y sin conflictos, sino que revela también los temores de una sociedad.
En una sociedad como la romana sensibilizada con el peligro otomano, las
procesiones españoles servían como medio para exhortizar los fantasmas de un
enemigo cada vez más cercano90. En la procesión española se exhibían cruces
procesionales junto con representación emblemáticas de la monarquía o del
Apóstol Santiago, que expresaban visualmente la unión de la causa de los reyes, la
“nación española” en Roma y los designios de la Providencia91. Instrumentos
nacionales —como órganos y tambores— marcaban el ritmo de la procesión,
despertando la curiosidad de los romanos y la emulación de la comunidad
francesa92; mientras los cantores españoles empezaban a ser conocidos en la
capilla pontificia por su estilo “more hispanico”93.
A la dimensión litúrgica de la celebración contribuían las dos Misas
solemnes de acción de gracias que solían celebrarse en la iglesia de Santa María del
Popolo ante el papa, y en Santiago de los Españoles con la participación de la
nación y un buen grupo de curiales y cardenales. Gracias a una anotación del
maestro de ceremonias pontificio, sabemos que en aquellas ocasiones se solía rezar

Roma dal Rinascimento al 1870, Roma 1997, pp. 34-41; RAK, M., Piazza Navona, Trionfi, feste da gioco feste
stellari, en FAGIOLO, M. (dir.), La festa..., pp. 182-190.
90 PALAZZO, É., Liturgie et société au Moyen Âge, París 2000, pp. 68-71; también MARIN, L., Una mise

en signification de l’espace social: manifestation, cortège, défilé, procession. (Notes sémiotiques), en ID., De la
représentation, París 1994, pp. 219-234.
91 Imposible citar las innumerables ocasiones en que los reyes, particularmente la reina Isabel,

hacían partícipes a las ciudades de sus reinos de las victorias militares ordenando que se realizaran
procesiones para agradecer el auxilio prestado por la Providencia.
92 Cfr. PIETSCHMANN, K., Música y conjuntos musicales en las fiestas religiosas de la iglesia nacional española

de Santiago en Roma antes del Concilio de Trento, «Anthologica Annua», 46 (1999), pp. 453-476,
especialmente pp. 467 y ss. Pocos años después, en 1507, el maestro de ceremonias pontificio
volvería a sorprenderse de la música de Santiago de los Españoles cuando en la fiesta de Santiago
“cantores cum organis mixtium cantarunt”; el relato de esta ceremonia en GRASSIS, P. DE, Diarium,
en BAV, Vat. Lat., 5635, fols. 234-235; o en BAV, Vat. Lat., 12268, fols. 127v-128r. Respecto a la
emulación francesa, véase la descripción que hace Agostino Vespucci de la primera ceremonia
solemne celebrada en la iglesia francesa de San Luis en 1501: “no sé por ahora nombrar ninguno de
los seis instrumentos (que allí tocaron) de los cuales no creo que Boecio haga mención, pues son de
España”; cit. en PIETSCHMANN, K., Música y conjuntos musicales..., pp. 468-469.
93 Sobre el prestigio de la música castellano-aragonesa en el último cuarto del siglo XV cfr.

SCHULER, M., Spanische Musikeinflüsse in Rom un 1500, «Anuario Musical», 25 (1970), pp. 27-36;
LLORENS I CISTERÓ, J. M., Cinco cantores españoles en la capilla pontificia, «Anuario Musical», 36 (1981),
pp. 69-90; ID., Cantores de los papas que “pontificaron” en el siglo XV, «Anuario de Estudios Medievales»,
18 (1988), pp. 605-622; ID., El Cardenal Alejandro Farnese en la corte pontificia de Rodrigo de Borja y Lorenzo
de Medicis, «Anuario Musical», 51 (1996), pp. 11-28; SHERR, R., The “Spanish Nation” in the Papal Chapel
1492-1521, «Early Music», 20 (1992), pp. 601-609; O’REGAN, N., Victoria, Soto and the Spanish
Archconfraternity of the Resurrection in Rome, «Early Music», 22 (1994), pp. 274-295.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 147

una oración “pro rege”, núcleo quizá de aquellos oficios litúrgicos de contenido
político-religioso que se componían en la Corte de los Reyes Católicos94. El
objetivo de estas plegarias era dar gracias a Dios mediante secuencias rezadas y
cantadas que, a modo de auténticas laudes regia, ponían de manifiesto la particular
predilección divina por los soberanos. Esta costumbre castellana no era usual en
Roma, donde el maestro de ceremonias pontificio se quejó de las “supersticiosa
verba” con que se adulaba a un príncipe secular —en este caso Fernando el
Católico— delante del colegio cardenalicio en la Misa que se celebró el 25 de junio
de 1507 en la Iglesia de Santiago de los Españoles95.
En el corazón de la celebración litúrgica se pronunciaba un discurso —
híbrido del sermón medieval y la oratio clásica— que puede considerarse uno de
los factores de propaganda y exaltación monárquica más importantes en la Urbe96.
Y lo era por el espacio sagrado donde se desarrollaba, el auditorio presente —
normalmente el papa y el colegio cardenalicio—, y la calidad retórico-literaria de
un discurso que entraba en los canales de difusión de la imprenta romana97. Se
trataba de un género muy desarrollado por curiales y oradores humanistas que
solían utilizar el tercer tipo de elocuencia clásica, el genus demonstrativum o
“epideíctico”, para impactar suscitando sentimientos de “praise and blame” —

94 “In dicta ecclesia consuetitum sit omnibus diebus in missa propriam orationem pro rege

interponere”; BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, p. 156. Sobre los oficios litúrgicos véanse el Pro
victoria regni Granatensi de Diego de Muros —obispo de Tuy y capellán real— y los dos que compuso
el confesor de la reina Hernando Talavera: uno en memoria de la “excelsa victoria que Dios dio a
Alfonso XI en el Salado”, y otro dedicado a la victoria de Granada y enviado a la reina en 1493; cfr.
RODRÍGUEZ CARRAJO, M., “Oficio de la exaltación de la fe” de Fr. Diego Muros, «Estudios», 19 (1963), pp.
323-343; AZCONA, T. DE, El oficio litúrgico de Fr. Fernando de Talavera para celebrar la conquista de
Granada, «Anuario de Historia de la Iglesia», 1 (1992), pp. 71-92. Algunos antecedentes inmediatos
de estos oficios se pueden encontrar en el reinado de Juan II cfr. VILLAROEL GONZÁLEZ, O., El
papado y la monarquía de Juan II de Castilla (1406-1454) en un inventario de documentación pontificia de los
Reyes Católicos, «En la España Medieval», 23 (2000), pp. 137-187.
95 GRASSIS, P. DE, Diarium, en BAV, Vat. Lat., 12268, fols. 128r y ss.
96 Sobre la rica producción literaria en torno a la guerra de Granada, además de la bibliografía

citada, cfr. BRIESEMEISTER, D., Episch-dramatische Humanistendichtungen zur Eroberung von Granada
(1492), en DE TORO, A. (ed.), Texte, Kontexte, Strukturen. Beiträge zur französischen, spanischen und
hispanoamerikanischen Literatur. Festschrift zum 60. Geburtstag von Karl Alfred Blüher, Tubinga 1987, pp.
249-263; CARRASCO URGOTI, M. S., El moro de Granada en la Literatura, Granada 1989; GIL, J., Mitos y
utopías del Descubrimiento, vol. I: Colón y su tiempo, Madrid 1989, pp. 60-62 (ver notas); FARENGA, P.,
Non solo classici: politica e attualità (e storia) nelle edizioni romane del Quattrocento, en Alessandro VI. Dal
Mediterraneo al l’Atlantico. Atti del Convegno (Cagliari, 17-19 maggio 2001) (en preparación).
97 Cfr. MURPHY, J. J., Rhetoric in the Middle Ages: a History of Rhetorical Theory from Saint Augustine to the

Renaissance, University of California 1981; WITT, R. G., Italian Humanism and Medieval Rethoric,
Aldershot 2001; para el ambiente romano es imprescindible O’MALLEY, J. W., Praise and Blame in
Renaissance Rome. Rethoric, Doctrine and Reform in the Sacred Orators of the Papal Court (1456-1521),
Durham N. C. 1979; sobre el ámbito español y sus relaciones con Italia cfr. GÓMEZ MORENO, J.,
España y la Italia de los humanistas: primeros ecos, Madrid 1994, pp. 167-178.
148 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

elogio y culpa, según la expresión de J. W. O’Malley— ante el acontecimiento que


se celebraba. No se trataba sólo de informar, sino pulsar los resortes de la
afectividad suscitando una respuesta emocional e inmediata.
Los discursos por las victorias granadinas tenían su precedente en la labor
propagandística desarrollada por Rodrigo Sánchez de Arévalo —obispo de
Oviedo y castellano de Sant’Angelo— a favor de Enrique IV de Castilla. Nos
referimos especialmente al discurso que pronunció ante Pío II para celebrar la
ocupación de Gibraltar (1462), y en el que aparecen los elementos esenciales que
años después desarrollarán los panegiristas de los Reyes Católicos98. Sin embargo,
en el último cuarto del siglo XV los discursos españoles contaron con el poderoso
agente difusor de la imprenta, especialmente los talleres de Eucario Silber. La
preocupación por el avance turco que se refleja en las primeras ediciones de la
década de 1480, dará paso a un interés cada vez más marcado por la guerra que se
estaba librando contra los musulmanes en la Península Ibérica99. Fenómeno que se
explica, tanto por la convergencia de sensibilidades, como por las privilegiadas
relaciones que mantenían los talleres romanos con el grupo de curiales
españoles100.
Además de los discursos, la imprenta contribuyó a la difusión de una amplia
producción literaria —en verso heroico y drama humanístico— que permitió la

98 Nos referimos a la dedicación del rey de Castilla a la expulsión del Islam, la explicación de que

la victoria no era sólo del rey castellano sino de toda la Cristiandad, y el anuncio de nuevas victorias
más allá de los confines ibéricos aludiendo, no sólo al dominio de las antiguas columnas de
Hércules, sino al control por parte de rey castellano de la puerta de la Bética, Lusitania y de toda
Hispania, pudiendo desde allí dominar e incluso domar África entera; SANTIAGO-OTERO, H.,
Rodrigo Sánchez de Arévalo. Discurso a Pío II con motivo de la conquista de Gribaltar (1462), «Revista
Española de Teología», 37 (1977), pp. 153-158. Ejemplos anteriores se encuentran en la oración que
se pronunció ante Inocencio III con motivo de la victoria de la Navas de Tolosa (1212), o la
magnífica embajada que envió Alfonso IX a Benedicto XII —con cien prisioneros de guerra,
tesoros y estandartes— para informarle de la victoria de Salado (1340), siendo acogida por una Curia
exultante que entonó el Vexilla regis prodeunt alabando al monarca castellano cono un nuevo David;
cfr. GOÑI GAZTAMBITE, J., Historia de la bula de Cruzada…, pp. 130 y 329-332 (el dato del sermón de
las Navas lo hemos obtenido por referencias posteriores que más adelante comentaremos); PÉREZ
BUSTAMANTE, R., Benedicto XII y la cruzada de Salado, en Homenaje a fray Justo Pérez de Urbel O.S.B., vol.
II, Silos 1977, pp. 177-203.
99 Cfr. BLASIO, M. G., Cum gratia et privilegio. Programmi editoriali e politici pontifici. Roma 1487-1527,

Roma 1988; FARENGA, P., Le edizioni di Eucario Silber, en CHIABÒ, M., MADDALO, S., y MIGLIO, M.
(dirs.), Roma di fronte all’Europa al tempo di Alessandro VI. Atti del Convegno (Città del Vaticano-Roma, 1-4
dicèmbre 1999), vol. II, Roma 2001, pp. 428 y ss.
100 Se trataba de una singular convivencia que data de los primeros tiempos de la imprenta

romana, tal y como pone de manifiesto la intensa actividad editorial del cardenal Juan de
Torquemada; ROMERO DE LECEA, C., Presencia española en el tránsito en Italia del manuscrito al impreso, en
Estudios en Homenaje a D. Claudio Sánchez Albornoz a sus 90 años, vol. IV, Anexos de Cuadernos de Historia
de España, Buenos Aires 1986, pp. 409-418.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 149

sublimación estética de la campaña granadina. El propio Carlo Verardi dirá en su


Historia Baetica que el fin de esta poesía épica es “ut ea quae vere gesta sunt in alias
species obliquis figurationibus cum decore aliquo conversa traducat”; es decir,
convertir los hechos que verdaderamente ocurrieron en otras formas, por medio
de imágenes indirectas y con decoro. Mayor fuerza sensorial se atribuía al teatro
humanístico, pues no intervienen sólo los sentidos internos, sino que se logra ver
—“quo res non solum lecta, sed etiam oculis quorum sensus in nobis acerrimus
est”—, haciendo que la imagen impacte en nuestra sensibilidad a través de la vista
“que es un sentido muy penetrante en nosotros”.
Otro medio de propaganda empleado por los reyes fue la correspondencia
con la que informaban a las ciudades de sus reinos, príncipes extranjeros y, por
supuesto, a la Santa Sede. Esta práctica iniciada por Alfonso VIII había caído en
desuso desde mediados del siglo XIII, siendo Isabel y Fernando quienes la
recuperaron “en tran gran escala que —según D. W. Lomax— podemos
considerarla como una verdadera novedad”101. El envío de cartas al pontífice era
un ejercicio de cordialidad diplomática, propaganda y justificación de los ingresos
que se estaban obteniendo gracias a la bula de Cruzada concedida por Sixto IV en
1482 y prorrogada sucesivamente102.
La primera misiva de que tenemos noticia es la que envió el rey Fernando a
Sixto IV para notificarle la victoria de Lucena y la captura de Boabdil en abril de
1483. El papa respondió al rey el 17 de junio comunicándole que leyó la carta en
consistorio para demostrar al colegio cardenalicio su alegría por esta noticia103. Los
reyes quisieron informar de la toma de Ronda (1485) a un mayor número de
curiales, incluyendo a varios cardenales —entre ellos el connacional Rodrigo de
Borja— y a sus propios embajadores. A éstos se les mandaba “hagais saber a
nuestro muy sancto Padre, por el placer que su Sanctidat habrá, porque en tiempo
de su pontificado place a nuestro señor dar victoria a los cristianos contra los
infieles; e así mesmo por que vea e sepa su Sanctidat en lo que en España
gastamos el tiempo y el dinero”104. Pero el pontífice ya se había anticipado

101 LOMAX, D. W., Novedad y tradición en la guerra de Granada, 1482-1491, en V Centenario de la

Incorporación de Granada a la Corona de Castilla, Granada 1993, p. 258; algún ejemplo anterior al reinado
de los Reyes Católicos en TORRES FONTES, J., Don Pedro Fajardo, adelantado mayor del reino de Murcia,
Madrid 1953, doc. 44.
102 Cfr. GOÑI GAZTAMBIDE, J., Historia de la Bula de la Cruzada en España, Vitoria 1958.
103 Carta de Sixto IV al rey Fernando, 7 junio 1483; ASV, A.A., Arm XXXIX, 15, fol. 546; minuta

en FERNÁNDEZ ALONSO, J., Legaciones y nunciaturas…, p. 399; la llegada de la noticia a Roma en DA


VOLTERRA, J. G., Diarium romanum..., p. 118.
104 Instrucciones de los reyes a sus embajadores Antonio Geraldini y Francisco de Rojas, 26 julio

1485; en LA TORRE, A. DE, Los Reyes Católicos y Granada, Madrid 1946, pp. 60-63; también LA
TORRE, A. DE, Documentos sobre las relaciones internacionales de los Reyes Católicos, vol. II, Barcelona 1950,
pp. 208 y ss; véase la temprana carta del rey Fernando al vicecanciller Rodrigo de Borja
informándole de la guerra, 14 mayo 1484; LA TORRE, A. DE, Los Reyes Católicos..., pp. 51-52.
150 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

ordenando cuatro días antes “solemnissime processione et falochii”105. Las


noticias también llegaban a Nápoles, donde el 9 de julio de 1486 se supo la caída
de Loja, “ciptà e luogho inportante et molto comodo a l’assedio di Granata, per il
che qui s’é fatto gran luminaria e fuochi”106. Dos semanas después, Fernando
comunicaba a su primo Ferrante la conquista de Monclín, “pregandolo a rendere
gratie a Dio del gran aquisto”107.
Gracias a la embajada extraordinaria de Tendilla (1486-1487) y al testimonio
que este capitán dio con su presencia, el pontífice pudo apreciar el esfuerzo
económico y militar que estaban haciendo los reyes en la contienda. En su
brillante discurso de prestación de obediencia, Antonio Geraldini ensalzó las
proezas políticas, militares y religiosas de los nuevos reyes de Aragón y Castilla108.
El humanista italiano comenzó con una descripción geográfica de la Península
Ibérica —Europae angulo—, para después recorrer su historia, desde su pasado
romano hasta el sometimiento del Islam. Tras enumerar a los principales
soberanos que comprometieron vida y riquezas en la reconquista del territorio,
Geraldini presenta a Fernando e Isabel como “nostri imcomparabiles principes”
que han sabido reparar con divina sabiduría la admirable injusticia que supuso la
traidora entrega de las tierras ibéricas, y —una vez desencadenado el conflicto—
han reducido la mayor parte de éstas para mayor utilidad y gloria.
Más adelante se comenta la voluntad de los reyes de erradicar los ritos
judíos e islámicos que todavía se practican con grandísimo oprobio de la religión
cristiana; y después pasa a describir las actividades militares de Fernando el
Católico en el reino de Granada, conduciendo a los capitanes, dirigiendo las
operaciones, desbaratando al enemigo y expugnando ciudades. La reina Isabel
ruega a Dios por la seguridad y la victoria del rey, recibe el juramento de sus
pueblos, recauda tributos, envía subsidios a su esposo, y a los heridos
medicamentos, médicos, armas, víveres y magníficos regalos. El orador acabará
identificando la Reconquista con la cruzada, augurando que bajo el pontificado de
Inocencio VIII “Granata urbs maxima [...] ad Christi cultum et obsequium redeat,
moxque in Asiam ad recuperandam Salvatoris nostri patriam [...] conferamus”.

105 Cit. en FARENGA, P., Ciscostanze e modi..., pp. XX-XXI. Otra crónica romana afirma que en

aquella ocasión “andò il bando che si dovessino fare fochi e sonare campane per una vittoria che
haveva lo re de Spagna contra lo Re de Granata, et così fu fatto”; PONTANI, G., Il Diari romano
(1481-1492), en MURATORI, L. A. (dir.), Rerum Italicarum Scriptores, t. III, vol. II, ed. D. Toni, Città di
Castello 1907-1908, p. 48.
106 Carta del embajador florentino en Nápoles, 9 julio 1486; en SCARTON, E. (ed.), Corrispondenza

degli ambasciatori fiorentini a Napoli (Giovanni Lanfredini, maggio 1485-ottobre 1486), Nápoles 2002, pp.
610-611.
107 Ibidem, p. 628.
108 GERALDINI, A., Oratio in obsequio canonice exhibito per illustrem comitem Tendille, prothonotarium

Metimnensem, et per ipsum prothonotarium Geraldinum nomine serenissimorum Ferdinandi regis, et Helisabeth
regine Hispanie Innocentio VIII, ed. Stephan Plannck, Roma 1486; en BAV, Inc. Ross. 1882.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 151

De aquella legación que hemos descrito más arriba, interesa ahora detenerse
en el sombrero y el estoque bendecido que Inocencio VIII entregó a Tendilla
como defensor de la Iglesia, repitiendo el gesto que tuvo Calixto III al enviar a
Enrique IV una espada semejante en premio a “la fama de la grandeza del estado
del rey y de la guerra que a los moros hacía”109. El papa Inocencio tributó este
honor a los Reyes Católicos a través de la persona de su embajador, en una
solemne ceremonia celebrada en la basílica de San Pedro el 25 de diciembre de
1486: el conde compareció entonces ante el papa que se encontraba sentado en el
solio pontificio, y recibió de sus manos un “gladium cum capello” mientras
Inocencio VIII pronunciaba las siguientes palabras: “Accipe gladium et sis defensor fidei
et sancte romane Ecclesie, in nomine Patris etc”110. La importancia de este gesto estriba
en que representaba el primer reconocimiento honorífico que el Pontificado
tributaba a los Reyes Católicos, iniciando una línea de conducta que continuará
con la concesión de la Rosa de Oro en 1490 y llegará, seis años después, al
nombramiento de “Reyes Católicos” por parte de Alejandro VI.
La toma de Málaga en 1487 impactó en la Curia con particular intensidad.
El largo asedio de la ciudad dio lugar a una cadena de celebraciones que se
prolongaron en Roma hasta febrero de 1488. La noticia del sitio y la esperanza de
una rápida victoria llegaron a principios de julio, y el día 9 se celebró una Misa en
la iglesia de Santiago de los Españoles, seguida de algunos festejos en los que
participó el vicecanciller Rodrigo de Borja con otros doce cardenales111. Para
celebrar la capitulación definitiva de la ciudad, el 10 de octubre Inocencio VIII

109 La entrega de la espada, a la que acompañaba un sombrero, era una costumbre pontificia que

se remonta al siglo XIV, y sustituye el antiguo envío del estandarte de San Pedro. El papa entregaba
la espada la noche de Navidad a príncipes o condottieri que se hubiesen distinguido en defensa de la
religión y de la Iglesia, ya fuera como reconocimiento por victorias contra herejes o infieles, o como
incentivo para continuar su obra de protección de la Cristiandad. La espada representa el ejercicio de
la justicia que debe ser usada, no según el arbitrio, sino de acuerdo a la razón, representada por el
lujoso sombrero donde solía representarse una paloma que simbolizaba la inspiración del Espíritu
Santo; cfr. CORBO, A. M., La Rosa d’Oro, la spada e il capello: orafi e ricamatori di Corte (1417-1447), en
ID., Cantori, artisti e condottieri alla Corte dei Papi nel secolo XV, Roma 1999, pp. 53 y ss. Las palabras
entrecomilladas en el texto son del cronista Galíndez de Carvajal; TORRES FONTES, J. (ed.), Estudio
de la “Crónica de Enrique IV” del Dr. Galíndez de Carvajal, Murcia 1946, p. 113.
110 BURCKARDI, J., Liber notarum…, vol. I, p. 175; el estoque formaba parte de la exposición

CHECA CREMADES, F., y DÍEZ DEL CORRAL, R. (dirs.), Reyes y Mecenas. Los Reyes Católicos, Maximilano
I y los inicios de la Casa de Austria en España, Toledo 1992, p. 48. No obstante, hay que decir que no se
trataba de la primera espada que la Santa Sede ofrecía a Fernando ya que en marzo de 1479 Sixto IV
le envió “una spada de la ciudat de Roma”; LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. I, pp. 39-40, y 271.
111 El relato de la celebración en Santiago de los Españoles en BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol.

I, pp. 136 y 156.


152 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

hizo sonar, no sólo las campanas del Campidoglio, sino todas las campanas de
Roma, y ordenó que aquella tarde se encendieran “infinitos fuegos”112.
Al día siguiente el papa asistió a la Misa que se celebró en Santa María del
Popolo para “ringratiare Dio, e la sua gloriosa Madre”. Diez días después Pedro
Bosca —curial aragonés afecto al rey Fernando y familiar del cardenal Marco
Barbo— pronunció un elegante discurso en pleno consistorio que se publicaría
inmediatamente como Oratio de victoria Malachitana113. El eclesiástico aragonés
desarrolla aquí por vez primera algunos de los temas principales de la producción
literaria sobre la guerra de Granada114. Su exposición comienza advirtiendo que la
justicia reinante en Castilla se debe a Isabel y Fernando, quienes la han conseguido
providencialmente sin ejercer un poder represor y tienen el deseo de llevar hasta
los confines de España. Ellos son los únicos monarcas del orbe cristiano que
combaten y vencen a los enemigos de la fe llevados “solo fidei zelo”, anunciando
una renovada edad de oro que en España es ya un hecho: “non poetarum
praeconiis sed re ipsa”. Como conquistador de Granada, Fernando se convertía de
en un nuevo Fernando III —conquistador de Sevilla— capaz de llevar el proyecto
de cruzada hasta las mismas costas de África, donde “subvertent spurcum
Machometum et propagabunt sanctissimum Christi nomen”. Por ello —y aquí
encontramos la finalidad crematística de sus palabras— los reyes esperan recibir
del Santo Padre las “indulgentias amplissimas et crutiatam et tandem decimarum
exactionem indultaque magnifica” tan necesarias para el sostenimiento de la
campaña.
A este discurso pronunciado y editado en Roma habría que añadir las dos
obras sobre la campaña granadina que Diego de Muros II —arcediano de
Carmona y secretario del cardenal Mendoza— dedicó al cardenal francés Jean
Balue y se publicaron en Roma en 1488. Se trata del Epithoma rerum apud Malacam
gestarum redactada en 1486, y la Epistula De victoria Serenissimi Regis Hispaniarum contra
Maurus granatensis, compuesta en fechas más tempranas pero publicada junto a la

112 Diario di cose memorabili avenute in Roma dal 1481 al 1493, en BAV, Vat. Lat. 12502, fol. 78r;

también PONTANI, G., Il Diario romano..., p. 68.


113 BOSCA, P., Oratio de victoria Malachitana, Eucharius Silber, Roma 1487; en BA, Inc. 476; también

en BAV, Inc. IV. 54 (2); IERS 1053; García Craviotto, F. (coord.), Catálogo general de incunables…, n.
3847. Pedro Bosca, “natione hispanus” y familiar del sabio cardenal Marco Barbo, ya había
predicado ante la Curia el 25 de mayo de 1483 el día de la Santísima Trinidad “cum commendatione
et laude”; DA VOLTERRA, J. G., Diarium romanum..., pp. 93 y 118. La noticia del discurso de 1487 se
recoge en BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, p. 208. Algunos meses antes del discurso Fernando
el Católico le había concedido una buena reserva de beneficios; súplica de Fernando el Católico al
papa y a varios cardenales a favor de Pedro Bosca, 20 diciembre 1486; en LA TORRE, A., DE,
Documentos..., vol. II, pp. 347-349.
114 Véanse los comentarios de GIL, J., Mitos y utopías..., p. 61; CÁTEDRA, P. M., La historiografía en

verso…, pp. 80-81; FARENGA, P., Ciscostanze e modi..., p. XXI.


IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 153

primera en el mismo año de 1488115. La dedicatoria al cardenal Balue se explica


por las relaciones que mantenía con los soberanos españoles desde que Sixto IV le
encomendara en 1480 una legación a la península Ibérica para mediar en el
conflicto que enfrentaba a Carlos VIII con los monarcas por la cuestión pirenaica
y navarra116. Aunque la legación no debió llevarse a cabo y los reyes desconfiaban
del cardenal francés, Inocencio VIII encargó a Balue el cobro de la cruzada que
acababa de conceder a los monarcas en 1486117. En este contexto se entiende
perfectamente que Mendoza y su secretario —Diego de Muros— procurara
tenerlo informado de los avatares de una guerra que adquiere el carácter de
cruzada en los opúsculos mencionados118.
Como señala González Novalín, ambas obras constituyen una minuciosa
descripción de los acontecimientos militares, con particular exactitud y brillantez
en la Epithoma rerum apud Malacam que describe la campaña de Vélez-Málaga de
1487. Ciudades, paisajes y batallas se suceden en esta descripción donde el
colorido de las tiendas y las escuadras asemejan el campamento de los reyes al
centro de la misma Roma, el elegante y bullicioso Campo dei Fiori (“ut Romae in
Campoflore, non in castris, versari existimares”) donde comenzaban a levantarse
los palacios de los cardenales. La comparación no era un mero ejercicio de retórica
sino una llamada a que el Papado y la Corona unieran sus fuerzas para sostener
una campaña que obedecía al deseo de “extender la fe cristiana” y no al afán de
“ampliar los dominios”119.
Destellos de aquella campaña llegaron a la Curia el 4 de febrero de 1488
cuando el embajador de los Reyes Católicos se presentó en pleno consistorio con
un centenar de cautivos enviados por los reyes como obsequio a Inocencio VIII:
“li quali presentati al Papa, finito il concistoro, li comincio a donare a chi uno, a
chi due et a chi piu, che con tal divisione furono sparsi tutti per Roma”120. El

115 MURUS, D., Epitoma rerum apud Malacam gestarum; De victoria regis Hispaniarum contra mauros

granatenses epistola, Eucharius Silber, Roma 1488; en IERS 1100; sobre estos opúsculos véase el
análisis de GONZÁLEZ NOVALÍN, J. L., Los opúsculos latinos de los Diego de Muros, «Asturiensia
Medievalia», 1 (1972), pp. 357-390; vuelven sobre el personaje ID., El Deán de Santiago. D. Diego de
Muros. Su puesto en la historia del humanismo español, «Anthologica Annua», 22-23 (1975-1976), pp. 64-
70; también GARCÍA ORO, J., Diego de Muros III y la cultura gallega del siglo XV, Vigo 1976; ID., Diego de
Muros III, Santiago de Compostela 1998.
116 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Legaciones y nunciaturas…, pp. 399-401.
117 Cfr. GOÑI GAZTAMBITE, J., Historia de la bula de Cruzada…, pp. 381 y ss. La exculpación del

cardenal la hizo el propio Carvajal, que se encontraba entonces en la Península Ibérica; FERNÁNDEZ
ALONSO, J., Legaciones y nunciaturas…, pp. 459-460.
118 Cfr. NOVALÍN, J. L., Los opúsculos latinos…, pp. 366-367.
119 Ibidem, pp. 370-371.
120 DI VASCHO, A., Diario della città di Roma (1481-1492), ed. G. Chiesa, en MURATORI, L. A. (dir.),

Rerum Italicarum Scriptores, t. XXIII, Bolonia 1937, p. 541; también BURCKARDI, J., Liber notarum...,
vol. I, p. 291. La reducción a la esclavitud de quince mil prisioneros tras el duro asedio de Málaga, y
154 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

cronista Andrés Bernáldez también hace referencia a aquellos “cien moros


presentados los quales el Papa hizo traer en procesion por toda Roma, por cosa
hazañosa, en memoria de la victoria de los christianos, á los quales hizo convertir é
volverse christianos”121. La ceremonia tuvo el sesgo de un triunfo imperial, con el
rey Fernando a la cabeza como paladín de la Cristiandad que iguala a los grandes
conquistadores y asombra a la ciudad de Roma. Toda la Urbe “fué conmovida
toda á lo ver, y el Santo Padre se los agradeció mucho, e fizo fazer plegarias é
conmemoriaciones muchas é Dios nuestro Señor por él”122.
El exótico desfile de aquellos prisioneros unidos unos a otros por gruesos
anillos de hierro —“singuli singulos annulos grossos ferreos ad collum habentes,
longa catena et fune simul legati”— fue igualmente evocado por el maestro de
ceremonias; y también por Pietro Marso —humanista discípulo de Pomponio
Leto y familiar del cardenal Rafael Riario— en su Panegyricus in memoriam sancti
Augustini, pronunciado meses después en la iglesia de San Agustín de Roma:
“Vestris auspiciis christianae religionis caput Roma his diebus triunphavit et
Mauros cathenatos clarissime victoriae teste, laeta spectavit; quod equidem et
maxime vestre celsitudinis gloria posuerim”123. En aquella ocasión Marso
comentaba que había descartado la idea de componer una obra sobre la campaña
de Granada porque habría corrido el riesgo de perderse entre la marea de escritos
que se habían compuesto sobre el tema124. En el discurso, Marso describe a los
reyes como perfectos gobernantes —“magnanimos, iustos et pios”— que

el reparto de setecientos de éstos a nobles y prelados, ha sido estudiado por LADERO QUESADA, M.
Á., La esclavitud por guerra a fines del siglo XV: el caso de Málaga, «Hispania», 105 (1967), pp. 63-88.
121 BERNÁLDEZ, A., Historia de los Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel, en Crónicas de los Reyes de

Castilla, en ROSELL, C. (ed.), Biblioteca de Autores Españoles, t. LXX, Madrid 1878, pp. 630-631.
122 Bernáldez comenta al respecto que “allí se remembraron las victorias romanas, que los claros

varones de Roma hicieron, en especial los Escipiones, é Lucios Metelius, Fabius, Quintius, Publius,
Lucius, Syla, Marius, Gayus, Pompeyus, Marcelus, Julius César, y otros muchos que por Roma
conquistaron por diversas partes del mundo. É cuando venian con las victorias o enviaban las
cabalgadas que habian, era la ciudad toda conmovida á los recibir, y ver. Así don Fernando envió en
Roma al Santo Padre, de la victoria que Dios le dio de la ciudad de Málaga é su tierra, la ciudad de
Roma fué conmovida toda á lo ver, y el Santo Padre se los agradeció mucho, e fizo fazer plegarias é
conmemoriaciones muchas é Dios nuestro Señor por él”; BERNÁLDEZ, A., Historia de los Reyes
Católicos..., p. 631.
123 MARSUS, P., Panegyricus in memoriam Sancti Augustini ecclesiae doctoris eximii ad inclytos Ferdinandum et

Helisabet Hispaniarum reges christianissimos, ed. Eucharius Silber, Roma (sin datar, pero por referencias
internas se imprimió en torno a 1488); AV, Inc. 211 (8); también GARCÍA CRAVIOTTO, F. (coord.),
Catálogo general de incunables en bibliotecas españolas, Madrid 1989-1990, n. 38479; ver también el
comentario de DEFILIPPIS, D., Un accademico romano e la conquista di Granata, «Annali dell’Istituto
Universitario Orientale di Napoli. Sezione romanza», 30/1 (1988), pp. 223-229.
124 Sobre el personaje cfr. DYKMANS, M., L’humanisme de Pierre Marso, Ciudad del Vaticano 1991;

donde no se cita el Panegyricum in laudem Regum Hispaniae Ferdinandi et Hellysabeth, que se conserva en
la Biblioteca de la Universidad de Salamanca (Salamanca), Sección Manuscritos, 1.530.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 155

combaten con “herculeo ardore” en un peligrosa guerra a los enemigos de la cruz


de Cristo, los “atrocissimis Mauris” comparables a los “imanissimis turcis” que
aterrorizaban Europa125. Cuando Isabel y Fernando se enteraron por sus
embajadores del entusiasmo que había provocado el envío de los esclavos,
comentaron que “sy sopieramos que alla los querian, mas enbiaramos, plasera a
Dyos que otra ves se emendara”126.
La toma de Baza (1489-90) acentuó la faceta mesiánica de los soberanos al
recibir —durante el sitio de la ciudad— la inesperada visita de dos franciscanos
procedentes de la Ciudad Santa, que portaba un mensaje del sultán de Egipto
amenazando con hacer a los cristianos de Levante lo que estaban sufriendo los
musulmanes de Granada127. Según Milhou, de aquí arranca la corriente profética
que interpretaba la caída de Granada como una prefiguración de la conquista de
Jerusalén128. Este profetismo enraizaba en la Casa real aragonesa desde la
conquista de Sicilia en 1282 y la asunción de los proyectos de los Staufen en Tierra
Santa, y ahora convertía a Fernando el Católico en un monarca destinado a
recuperar la “Casa Santa” de Jerusalén y recibir la corona imperial129.
La noticia de la caída de Baza llegó a Roma tan amplificada que las obras
que se compusieron sobre el tema daban por concluida la guerra. La noticia se
supo el 25 de diciembre, e inmediatamente fue celebrada en Santiago de los
Españoles con una procesión en la que se hicieron gastos extraordinarios para la

125 MARSUS, P., Panegyricus in memoriam Sancti Augustini..., fol. 1v.


126 Carta de los reyes a Ruiz de Medina y a López de Carvajal, embajadores en Roma, 14 abril
1488; en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política internacional..., vol. II, p. 448.
127 El nuevo brote de exaltación monárquica llegaba en buena hora, habida cuenta de las protestas

que llegaron a Roma sobre ciertos abusos en la recaudación de la bula de cruzada y en la exacción de
la décima. Como es sabido, el pontífice reaccionó negando la prórroga de la bula y el permiso para el
subsidio eclesiástico “si no se cedía la mitad de lo recaudado a favor de la Cámara apostólica”;
PALENCIA, A., Guerra de Granada, ed. A. Paz y Meliá, Madrid 1909, p. 219; la documentación en
GOÑI GAZTAMBIDE, J., La Santa Sede y la reconquista de Granada..., pp. 60-61. La compleja operación
militar y económica para sostener esta campaña en LADERO QUESADA, M. Á., Milicia y economía en la
guerra de Granada: el cerco de Baza, Valladolid 1964.
128 MILHOU, A., Colón y su mentalidad mesiánica en el ambiente franciscanista español, Valladolid 1983, pp.

36 y 165-172; también ID., Le chauve souris, Le Nouveau David et le Roi Caché (trois images de l’empereur des
derniers temps dans le monde iberique: XIIIe-XVIIe siécles), «Mélanges de la Casa de Velázquez», XVIII-1
(1981), pp. 61-78; ID., De Rodrigo le pécheur à Ferdinand le restaurateur, en FONTAINE, J., y
PELLISTRANDI, CH. (dirs.), L’Europe héritière de l’Espagne wisigothique, Madrid 1992, pp. 365-382.
129 A la bibliografía ya citada añádase AURELL, M., Mesiannisme royal de la Couronne d’Aragon (14e-15e

siècles), «Annales HSS», 52-1 (1997), pp. 119-155. Recuérdese que los Reyes Católicos llegaron a
recibir los derechos imperiales de Andreas Paleólogo, heredero del déspota de Morea y residente en
Roma, que se los cedió en su testamento el 7 de abril de 1502; ZURITA, J., Historia..., cap. 40, fol.
50v; y cap. 39 fols. 109v-110v; también SETTON, K. M., The Papacy and the Levant..., vol. II, pp. 463 y
ss.
156 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

contratación de diversos instrumentos musicales130. El 4 de enero de 1490 el


embajador y obispo de Badajoz, Bernardino López de Carvajal, celebró una
solemne Misa ante el papa en la iglesia de Santa María del Popolo, y seis días
después pronunció un sermón sobre el acontecimiento ante el colegio cardenalicio
en la iglesia de Santiago131.
En esta ocasión Carvajal tomó como lema Haec est victoria quae vincit mundum,
fides nostra que le sirvió no sólo para negar a los infieles la existencia de un derecho
de propiedad o de gobierno, sino para defender —recogiendo los planteamientos
teocráticos del cardenal Ostiense († 1271)— que sólo los cristianos son los
herederos del dominio y del principado de la Tierra. Con este presupuesto,
Carvajal intenta demostrar cómo se han sucedido los imperios en la Historia según
la mayor fe que profesaron, empezando por el imperio romano, pasando por
Carlomagno y los Otones, hasta llegar a España. Aplicando su tesis al caso de los
Reyes Católicos, el embajador argumentaba que el éxito de la campaña debía
adjudicarse a la fe y religiosidad con que se acometió, de suerte que las tropas
españolas al principio más parecían un convento de religiosos que un ejército de
soldados; pero la fe logró vencer a los paganos, que carecían de este arma y
ocupaban injustamente el reino de Granada. Carvajal advirtió al auditorio en un
tono de gran exaltación que no estaban ante un relato de fantasía sino de un
acontecimiento real, porque ya formaba parte de la Historia (“cum sit nobis
historia texenda non fabula, nec commenti aliquid aut fucationis oratio nostra
habitura sit”). Y para terminar, el obispo de Badajoz acaba pidiendo al senado
cardenalicio que apoye los Reyes Católicos para expulsar definitivamente a
Mahoma de la Península Ibérica y lo persigan también en África.
La caída de Baza inspiró además dos poemas compuestos por humanistas
italianos y publicados en Roma. El primero de ellos es la Silva de triumphata Bassa,
Almeria et Granata que el curial humanista Alessandro Cortesi (1448-1494) —
hermano de Paolo Cortesi— escribió a instancias del cardenal Pedro de Foix,
colaborador de los Reyes Católicos en su política Navarra132. El que fuera antiguo

130 Cfr. PIETSCHMANN, K., Música y conjuntos musicales..., p. 456.


131 El discurso fue publicado en 1495 y recientemente ha sido traducido al castellano por MORA,
M., Bernardino López de Carvajal. La conquista de Baza, Granada 1995; véase también el comentario de
GOÑI GAZTAMBIDE, J., Bernardino López de Carvajal y las bulas alejandrinas, «Anuario de Historia de la
Iglesia», 1 (1992), pp. 100-102.
132 La edición de la obra data del 1492 pero se compuso a principios de 1490 con motivo de la

caída de Baza; CORTESI, A., Silva de triumphata Bassa Almeria et Granata, ed. Eucharius Silber, Roma
1492-93; en BAV, Inc. Ross. 7968; ver también IERS 1310; hay una edición a cargo de J. Fogel,
Leipzig 1934. Sobre el personaje cfr. PASCHINI, P., Una famiglia di curiali nella Roma del Quattrocento: i
Cortesi, «Rivista di Storia della Chiesa in Italia», 9 (1957), pp. 2-26; BALLISTRERI, G., Cortesi,
Alessandro, en Dizionario Biografico degli Italiani, vol. XXIX, Roma 1983, pp. 750-754; MIGLIO, M., Una
famiglia di curiali nella Roma del Quattrocento: i Cortesi, en Miscellanea Storica della Valdelsa, 108/3 (2003),
pp. 41-48.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 157

servidor de Lorenzo de Medici y que ahora frecuentaba la academia romana


concluyó su poema el 10 de enero, e inmediatamente lo envió a Florencia para que
lo examinara Agnolo Poliziano y otros letrados de la ciudad133.
El humanista romano Paolo Pompilio también aprovechó la victoria para
enderezar a los “victoriosissimos coniuges” su Panegyris de Triumpho Granatensi,
publicado el 1 de abril de 1490, por mediación de Juan López —secretario del
vicecanciller Borja— y Bernardino López de Carvajal, a quien dedica un generoso
y adulador prefacio134. El Panegyris es un poema heroico en el que se relatan con
gran cantidad de detalles los avatares de la contienda en sus diez años de duración
hasta la toma de Baza, con la que Pompilio da la guerra por concluida. El
humanista romano comienza su obra con una dedicatoria al lector en la que exalta
las virtudes de Isabel y Fernando: “Sarrhacenorum terror cadesque tirannis /
Haereticisque lues Exitiunque malis / Fomentum fidei procerum tutela piorum /
Augmentum sacriis preasidiumque bonis”135. Por ello el autor se asombra ante la
capacidad de estos reyes que han logrado hacer más feliz nuestro tiempo y han
hecho más noble todo lo nuestro136. Roma exulta de gozo; sus muros, sus
mercados, sus templos y sus calles asisten con grave piedad a estas hazañas que
suscitan el aplauso137.
En ambiente romano también nacería el poema laudatorio Alphonsus pro rege
Hispaniae de uictoria Granatae que dedicó a Gonzalo Fernández de Heredia —
embajador de Fernando el Católico y arzobispo de Tarragona— el carmelita y
humanista de ascendencia española, Juan Bautista Spagnoli “el Mantuano” (1448-
1516)138. Se trata de un largo poema teológico en el que se inserta un vago relato
de la campaña de Granada con una reflexión teológica sobre la muerte y el viaje, a
través del Purgatorio y el Paraíso Terrenal, del infante Alfonso, hermano de Isabel
la Católica fallecido prematuramente en 1468. Zabughin y otros autores
consideran que la obra fue escrita poco antes de su publicación en 1503, por
solicitación de Alejandro VI, pero la explícita atribución a Fernández de Heredia

133 PINTOR, F., Da lettere inedite di due fratelli umanisti, Perusa 1907, pp. 34 y ss.
134 El título completo es Ad optimos Hispaniarum Principes Ferdinandum et Helisabet victoriosissimos
coniuges Paulo Pompili Panegyris de Trumpho Granatensi; una de las primeras ediciones de la obra con
correcciones del propio autor en POMPILIUS, P., Panegyris de triumpho Granatensi, en BAV, Vat. Lat.,
2222, fols. 27r-45r; también IERS 1176; véase el análisis de BRIESEMEISTER, D., Episch-dramatische
Humanistendichttungen..., pp. 249-263. En la Universidad de Granada J. González Vázquez está
preparando una edición de este texto.
135 POMPILIUS, P., Panegyris de triumpho..., fol. 29v.
136 “Dic mihi si faciunt felicia saecula reges / an sunt quae nostris nobilias putes”; Ibidem, fol. 29v.
137 Ibidem, fol. 42v.
138 MANTUANUS, B., Alphonsus pro rege Hispaniae de uictoria Granatae, en ID., Ominia opera Baptistae

Mantuani Carmelitae, ed. Benedictum Hectoris, Bolonia 1502, fols. 150r-316v; en BAV, Lett. Lat.
Mod. III Baptista Mant. 1.
158 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

como arzobispo de Tarragona permite sospechar una redacción más temprana,


entre 1490 y 1492, período en el que el arzobispo pudo haber coincidido con “el
Mantuano” en Roma, aunque más adelante fuera Rodrigo de Borja el que
interviniera en su posterior publicación139.
Durante esta época la reina Isabel fue objeto de una literatura panegírica que
le permitirá incorporarse a las galerías de mujeres ilustres del Renacimiento
italiano140. Pedro Mártir de Anglería describía el ambiente romano de entonces
afirmando que “en boca de todos los italianos estaba el haber sido enviada del
cielo en nuestros tiempos una extraordinaria mujer”141. Entre las obras dedicadas a
la reina hay que citar en primer lugar el Epodom ad divam Helisabet que compuso “el
Mantuano” y se editó en Roma en la década de 1480142. En Bolonia fue Giovanni
Sabadino degli Arienti quien en 1483 dedicó a la reina un elogio en su Gynevera dele
clare donne que escribió para Ginevra Sforza dei Bentivoglio, hija de Alessandro
Sforza, señor de Pésaro143. Arienti resalta la tenacidad de la reina castellana que
estaba “continuamente in campo, et intravenuta ne le bataglie sempre, come uno
peritisimo duca d’arme”, hasta el punto que “il domato re di Granata del nome de
tanta felice regina temea”144. Pero Isabel no es sólo una guerrera sino una hermosa
mujer “et quanto siano le sue beleze, li suoi ornamenti et glorie de’ costumi, et le
regie magnificentie et magnanimità in perdonare”. Diez años más tarde Arienti
ofrecería un Panegyricum Elisabethae a Isabella Gonzaga presentándole como
modelo a la “serenisima Isabella di Castiglia regina di Spagna e di Granata”. Y en

139 Bautista Spagnoli se encontraba en Roma desde mayo de 1487; cfr. FANUCCHI, L. G., Della vita

del beato Baptista Mantovani, Luca 1887, pp. 106 y ss; DI SANTA TERESA, G., Ramenta Mantuaniana 8,
Nuova cronologia della vita del beato Battista, «Ephemerides carmeliticae», 9 (1958), p. 435; ZABUGHIN,
V., Un beato poeta..., pp. 144 y ss.
140 Sobre el desarrollo de este género cfr. COLLINA, B., Illustri in vita. Biografie di donne contemporanee

nella collettanee del secolo XV, «Mélanges de l'École Française de Rome. Italie et Méditerranée», 113
(2001), pp. 69-90.
141 Carta de Anglería a la reina Isabel, 1488; en RODRÍGUEZ VALENCIA, V., Isabel la Católica en la

opinión de españoles y extranjeros. Siglos XV al XX, vol. I: Siglos XV al XVI, Valladolid 1970, pp. 175-
176.
142 Según el repertorio bibliográfico de A. Palau, el Epodom ad divam Helisabet fue editado en Roma

por Herolt en torno a 1480; PALAU Y DULCET, A., Manual del librero hispano-americano, vol. VIII,
Barcelona 1954-55, p. 139, no 149594; segun el repertorio de L. Hain, el Epodom se encuentra
editado en MANTUANUS, B., Secundae Parthenices opus, Zwoliis 1497, cfr. HAIN, L., Repertorium
Bibliographicum, vol. I, p. 310.
143 DEGLI ARIENTI, S., Gynevera de le clare donne, en Scelta di curiosità letterarie inedite o rare dal sècolo

XIII al XVI, vol. CCXXIII, ed. C. Ricci y A. Bacchi della Lega, Bolonia 1888, pp. 404 y ss; sobre
este cortesano, escritor e informador político, que servía a la casa de Este (Ferrara) en la corte
boloñesa de Giovanni Bentivoglio cfr. GHEDINI, C., Un corrispondente estense alla corte dei Bentivoglio:
Giovanni Sabadino degli Arienti, «Annali dell’Università di Ferrara. Sezione Lettere, Nuova Serie», 1
(2000), pp. 157-176.
144 DEGLI ARIENTI, S., Gynevera de le clare donne…, p. 404.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 159

julio de 1499 Diego Guillén de Ávila —familiar del cardenal Battista Orsini—
terminaría para su benefactor un Panegírico en alabanza de la reina Isabel145.
La fama de que gozaba la reina en Roma explica el deseo de Inocencio VIII
de premiar su política concediéndole en marzo de 1490 el distintivo honorífico de
la Rosa de Oro, símbolo de Cristo y metáfora de lo efímero del poder146. Con este
obsequio el papa singularizaba a un soberano o a un príncipe por favorecer a la
Iglesia o extender la fe y, al mismo tiempo, reafirmaba el primado papal como
fuente de dignidades147. Enrique IV de Castilla había sido honrado con este
distintivo en 1457 por Calixto III en premio a sus victorias en la campaña de
Granada, y ahora —treinta años después— Inocencio VIII repetía el gesto con
Isabel I, siguiendo las directrices de su vicecanciller148.
Efectivamente, el artífice de la ceremonia fue Rodrigo de Borja, que se
empeñó en que el acto se celebrase en la capilla mayor del Palacio Apostólico
“ante la presencia del pueblo y para mayor gloria del hecho”, y no “in camera
papagalle” como opinaba el maestro de ceremonias149. Inocencio VIII compareció

145 GUILLÉN DE ÁVILA, D., Panegírico en alabanza de la reina Isabel, ed. facsímil de la Real Academia

Española, Madrid 1951. Las relaciones de los Orsini con los Reyes Católicos fueron particularmente
cordiales en la década de 1480 ya que ambos querían evitar el conflicto del Inocencio VIII con
Ferrante de Nápoles. Más tarde el cardenal Orsini fue aliado de Alejandro VI hasta que el papa
declaró la guerra a su familia y el cardenal fue encerrado en prisión por su presunta conspiración en
la emboscada de Senigallia urdida contra César Borja. Curiosamente fue acusado entonces de ser
agente de los Reyes Católicos; cfr. GIUSTINIAN, A., Dispacci, ed. P. Villari, vol. I, Florencia 1876, p.
311; sobre el personaje cfr. VOLPICELLA, L. Orsini, Battista, en ID. (ed.), Regis Ferdinandi primi
Instructionum liber (10 maggio 1486-10 maggio 1488), Nápoles 1916, pp. 378-379.
146 La Rosa se entregó a Isabel, y no a Fernando, que sólo la recibirá en 1507 de manos de Julio II.

Pensamos que Pastor se equivoca al atribuir a Alejandro VI la concesión de la Rosa de Oro a la


reina Isabel en 1493, ya que en este año se concedió al emperador Maximiliano; PASTOR, L. VON,
Storia dei Papi dalla fine del Medioevo, vol. Suplemento al vol. I y III, Roma 1931, p. 350.
147 En esta época la joya consistía en un ramo de rosas, todas de oro, con una más grande que

sobresalía en el centro, dentro de la cual había una pequeña copa donde el papa depositaba un
bálsamo con musgo, con lo que se pretendía imitar la fragancia de la flor. El ramo estaba apoyado
en un pedestal de plata en el que estaba inscrito el nombre y el emblema del donador. según las
cuentas conservadas, el gasto para la elaboración de la rosa solía ascender a 240-250 florines; cfr.
CORNIDES, E., Rose und Schwert im päpstlinchen Zeremoniell von den Anfängen bis zum Pontifikat Gregors
XIII, Viena 1967; PARAVICINI BAGLIANI, A., Le chiavi e la tiara. Immagini e simboli del papato medievale,
Roma 1998, pp. 53-55; para la época bajomedieval cfr. MÜNTZ, E., Les arts à la cour des papes Innocent
VIII, Alexandre VI, Pie III (1484-1503), París 1898, pp. 240-243; CORBO, A. M., La Rosa d’Oro..., en
ID., Cantori, artisti e condottieri..., pp. 49-52.
148 El dato de la concesión de la Rosa de Oro a Enrique IV en CORBO, A. M., La Rosa d’Oro..., en

ID., Cantori, artisti e condottieri..., p. 50.


149 El cargo de vicecanciller tenía competencias protocolarias, tal y como le explicó al propio

Rodrigo de Borga el auditor García de Villadiego en el capítulo “Vicecancellarii officio cura


audientiae sacri palatii pertinet” de su tratado GARCÍA DE VILLADIEGO, G., Tractatus de cardenalium
160 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

llevando la rosa en la mano izquierda mientras bendecía al pueblo con la derecha,


y concluida la Misa entregó la preciada joya al embajador de los Reyes Católicos
Alfonso de Silva —hermano del conde de Cifuentes— para que la hiciera llegar a
la reina en nombre de su Santidad150. El embajador regresó con la rosa junto a los
otros procuradores y volvió a su residencia escoltado por el gobernador de la
ciudad, algunos cardenales y familiares diversos.

b) 1492: apoteosis de una conquista


La toma de Granada fue la celebración que alcanzó mayor resonancia en la
Roma de Inocencio VIII151. Fernando el Católico comunicó la noticia
personalmente al papa “por el gran plazer que dello avra”, porque “en vuestros
dias y con vuestra ayuda, se aya alcançado el fructo que los Pontifiçes passados,
vuestros anteçesores, tanto dessearon y ayudaron, a loor de Dios, Nuestro Señor,
y enxalçamiento de nuestra Sancta See Apostolica”152. Las cartas reales enviadas al
papa y a los procuradores llegaron a Roma la noche del 31 de enero,
proporcionando una información que se enriquecería con la misivas del cronista
Alonso de Palencia —dirigida el 8 de enero al obispo de Astorga y procurador de
los reyes, Ruiz de Medina—, y otra anónima enderezada a un obispo de Roma de
nombre también desconocido153.

excellentia et dignitate ac de officio vicecancellarii; en BAV, Vat. Lat., 3183, fols. 2r-38v. La ceremonia que
estamos comentando se describe en BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, p. 300.
150 En un inventario de las joyas de la reina realizado en 1505 se conserva una anotación que

probablemente se refiere a la Rosa de Oro concedida por Inocencio VIII: “un ramo de ore que se
arma sobre un pie, que tiene nueve ramos con muchas hojicas muy delgadas, que es todo de oro; y
encima del dicho rame un çafir; que peso todo junto dos marcos e tres onças e quatro ochavas; et
qual dicho ramo dizen aver enbiado à Su Altesa un santo padre. Que va metido en un cofre de cuero que
esta desçerrajado. Pesa dos marcos e tres onças e quatro ochavas; el qual dicho ramo es de diez e
nueve quilates. Tornaron apreciar e tocar, e fallose de ley de diez e ocho quilates por las soldaduras,
e pesose, e se fallaron dos marcos tres onças quatro ochavas”; AGS, Contaduría mayor 1a época, leg.
85, fol. 5; cfr. MÜNTZ, E., Les arts..., p. 241.
151 Sobre la celebración de la toma de Granada en Roma cfr. STINGER, C. L., ‘Roma Triumphans’:

Triumphs in the Thought and Ceremonies of Renaissance Rome, «Medievalia et Humanistica», n.s., 10 (1981),
pp. 189-201; CRUCIANI, F., Teatro nel Rinascimento. Roma 1450-1550, Roma 1983, pp. 228-238 (reúne
los principales textos que describen la celebración pero incurre en algunas imprecisiones al tratar la
sucesión cronológica de los acontecimientos); FARENGA, P., Ciscostanze e modi..., pp. XXIX-XXXI;
también RINCÓN, D., “Historia Baetica” de Carlo Verardi..., pp. 44 y ss.
152 Carta del rey Fernando a Inocencio VIII, 2 enero 1492; en LA TORRE, A. DE, Los Reyes Católicos

y Granada..., pp. 132-133; una copia de la carta de Fernando a Inocencio VIII también se halla en
ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 1443, fol. 114; véase otra misiva en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política
internacional..., vol. I, pp. 254-256.
153 Cfr. PESCADOR DEL HOYO, M. C., Cómo fue de verdad la toma de Granada, a la luz de un documento

inédito, «Al-Andalus», 20 (1955), pp. 283-344; la carta de Alonso de Palencia a Ruiz de Medina en
PALENCIA, A., Guerra de Granada, estudio preliminar de R. G. Peinado Santaella, Granada 1998, pp.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 161

Los procuradores se pusieron manos a la obra para propagar la noticia por


las restantes ciudades de Italia. Ruiz de Medina escribió a Luca, Ferrara, Siena y
probablemente a Módena, ya que esta última contestó agradeciendo la noticia154.
En su misiva a Luca, Medina no olvidaba decir que el heraldo que había
proclamado la solemne victoria la había atribuido, entre otros intercesores, al
“nostro molto Sancto Padre Innocentio Papa octavo”155. La Señoría de Venecia se
enteró por el propio Fernando el Católico y el caballero italiano Bernardo del Roi,
y respondió enviando una legación para congratularse con los reyes156. Génova
también envió una embajada de felicitación —compuesta por Francesco Marchesi
y Giovanni Antonio Grimaldi— que encontró a los reyes en Barcelona el 10 abril
de 1493, y les anunciaron la reconquista de Jerusalén —“ex Hispania futuram qui
arcem Syon reparatus”—, de acuerdo con la famosa profecía del abad Joaquín de
Fiore157.
En Roma se celebró el acontecimiento con tales festejos que “fù una
bellisima cosa in quello tempo”, hasta el punto de eclipsar las tradicionales fiestas

LXV y ss; la carta anónima fue publicada por BARRERA PEZZI, C., Documenti inediti Italo-Ispani existenti
nei reali archivi di Milano, Pinerolo 1864. En su carta a Luca, Ruiz de Medina afirma que su
información procede de “lectere delle loro Altesse, et di altri cavalieri et amici nostri, che si sono
trovati a tucto lo sopra dicto”; VOLPI, G. (ed.), La resa di Granata (1492) descritta dall’orator di Castiglia e
di Aragona presso la S. Sede dalle carte dell’Archivio di Stato di Lucca, Luca 1889, p. 19. Existen algunas
discrepancias sobre la llegada de la noticia a Roma: Burckardi dice que fue el 2 de febrero, S.
Infessura el 1 del mismo mes, y S. de Conti el 31 de enero; DE’ CONTI, S., Le storie dei suoi tempi dal
1475 al 1510, vol. I, Roma 1883, p. 375; INFESSURA, S., Diaria della città di Roma, ed. O. Tomassini,
en Fonti per la Storia d’Italia, vol. V, Roma 1880, pp. 269-270.
154 La carta de Ruiz de Medina dirigida a Ladislao di Poggio —oficial laico della’Abondanza en

Luca— fue editada por Volpi en la obra que acabamos de citar. La carta a Siena en TIZIO, S.,
Historia Senensis; en BAV, Chigi, G. II 36, fols. 190r-192r. La respuesta dirigida por las autoridades de
Ferrara al mismo Medina en ZAMBOTTI, B., Diario ferrarese dall’anno 1476 fino al 1504, ed. G. Pardi, en
MURATORI, L. A. (dir.), Rerum Italicarum Scriptores, t. XXIV, Bolonia 1937, pp. 224-225. Módena
escribe a Roma el 1 de febrero; cfr. PASTOR, L. VON, Storia dei Papi dalla fine del Medioevo, vol. III:
Storia dei Papi nel periodo del Rinascimento dall’elezione di Innocenzo VIII alla morte di Giulio II, Roma 1942,
p. 278.
155 VOLPI, G. (ed.), La resa di Granata…, p. 18.
156 Cfr. PESCADOR DEL HOYO, M. C., Dos cartas inéditas al Dux de Venecia sobre la toma de Granada,

en Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, vol. VI, Zaragoza 1956, pp. 477-483. Malpiero
prácticamente reproduce el contenido de estas cartas en su relato de la toma de Granada;
MALPIERO, D., Annali veneti (1457-1500), ed. F. Longo, «Archivio Storico Italiano», VII-1 (1843) pp.
311-313. La carta de agradecimiento de los reyes a la Señoría por el envío de la embajada, 7 abril
1492; en LA TORRE, A. DE, Los Reyes Católicos y Granada..., p. 134.
157 El dato se recoge en el antiguo Dietario del Consell de Barcelona y en el Libro de las profecías de

Colón, donde se reproduce la carta de los embajadores; cfr. RUMEU DE ARMAS, A., Colón en
Barcelona. Las bulas de Alejandro VI y los problemas de la llamada exclusión aragonesa, «Anuario de Estudios
Americanos», 1 (1944), p. 41 (paginación propia).
162 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

municipales de la ciudad158. El sábado 4 de febrero las campanas del Campidoglio


anunciaron la victoria, se limpiaron las calles, y por la noche el Vaticano y Castel
Sant’Angelo se iluminaron con antorchas y grandes hogueras, al igual que muchas
casas del Borgo y palacios de la Urbe. Al día siguiente, una gran procesión del
clero de la ciudad con el papa y los cardenales se dirigió a través de la lluvia “ad
ecclesiam sancti Jacobi de Gallicia, hospitalis Hispanorum nuncupati”, donde fue
recibida por el obispo de Ampurias (Cerdeña), Diego de Nava159.
En la concurrida iglesia de Santiago de los Españoles, Pedro García —
arzobispo de Arlés (Cerdeña) y familiar de Rodrigo de Borja— celebró
solemnemente la Misa del Espíritu Santo ante el papa, cardenales, embajadores, la
colonia española en pleno, clero romano y gran cantidad de fieles que, al no caber
en la iglesia, tuvieron que extenderse en grupos por la Piazza Navona160. La capilla
pontificia cantó durante la Misa, y el maestro de ceremonias tuvo que emplearse a
fondo en medio de un tumulto que obligó a posponer el sermón encomendado a
Pedro Bosca, experto ya en tales menesteres. Después de una oración por los
soberanos españoles y el canto del Te Deum, el papa concedió la indulgencia
plenaria para el primer domingo de febrero, que después —mediante el breve del
24 de abril del mismo año— extendería a la fiesta de Santiago del 24 de julio161.
De creer a Carlo Verardi las acciones de gracias se extendieron a otras iglesias de
Roma ya que “en todas las basílicas se celebraban ceremonias sagradas, se
organizaban preces en todos los templos durante varios días, en todos los altares
se entonaron acciones de gracias al Dios Inmortal y al divino Santiago Patrón de
las Españas”162.
Aquella misma tarde el cardenal Rodrigo de Borja abrió los festejos
ofreciendo junto a su palacio una corrida en la que se mataron cinco toros y

158 DI BRANCA TEDALINI, S., Diario romano, ad anno 1508, ed. E. Carusi, en MURATORI, L. A. (dir.),

Rerum Italicarum Scriptores, t. XXIII, Città di Castello 1904-1911, p. 317; la comparación con las fiestas
municipales de Roma en FARENGA, P., Ciscostanze e modi..., p. XVII.
159 Burckardi describe en su diario los disgustos protocolarios que le ocasionó el papa, al no

querer ponerse el cappucinus rojo que éste le ofrecía, y los cardenales, al no respetar el orden
establecido en la procesión; BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, pp. 336-338; ver también el relato
de DE’ CONTI, S., Le storie..., vol. I, pp. 374-375; PONTANI, G., Il Diario romano..., p. 70; debido a una
laguna en las cuentas, no se han conservado los gastos de estas celebraciones en los libros de
camarlengo de la iglesia-hospital; cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Santiago de los Españoles, de Roma, en el
siglo XVI..., pp. 10-11.
160 Sobre la interesante figura de Pedro García véase la bibliografía citada en el apartado II. 1. 1.2.
161 ASV, Registri Vaticani, 766, fol. 165v; ver RUSSO, F., Nostra Signora del Sacro Cuore..., pp. 30 y 93;

la concesión de la indulgencia se recuerda en una lápida de la iglesia de Santiago que ahora se


encuentra en el atrio de Santa María de Monserrat.
162 RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., p. 135.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 163

algunas personas fueron heridas gravemente163. El domingo 19 de febrero, los


procuradores Carvajal y Medina —con la colaboración del cardenal— organizaron
una representación de la toma de Granada en la plaza Navona164. Se trataba de un
tipo de representación semejante a los momos tardomedievales, que empleaban
disfraces y mascaradas o se construían arquitecturas efímeras en un contexto de
competición caballeresca165. En el centro del antiguo estadio de Domiciano se
armó un castillo de madera que representaba la ciudad de Granada con una gran
torre —“ut eam expugnari, dedique occulis cerneremus” (“para que con nuestros
ojos la [Granada] viésemos asaltada y conquistada”)—, y enfrente de la iglesia de
Santiago se levantó una segunda fortaleza que representaba el campamento
cristiano de Santa Fe166. En aquel ficticio campo de batalla tuvo lugar la
escenificación de la conquista y la entrega de los premios a los que lograban entrar
en “Granada”.
La mañana del 19 de febrero Juan Ruiz de Medina celebró una Misa
solemne en Santiago de los Españoles, seguida de una procesión de la nación
española. Por la tarde jóvenes armados con espadas o jabalinas mataron en la
plaza Navona cuatro toros, y después se desarrollaron combates de caballeros
armados a la ligera “que usan principalmente los moros”, practicando quizá los
“juegos de cañas” de los que habla Diego Guillén de Ávila, o a los “bagurdi”
(¿bohordos?) que se citan en la carta del embajador mantuano167. En los días
siguientes muchos prelados de la nación española siguieron regalando toros para

163 Este deporte caballeresco en Roma ya se había practicado en tiempos de su tío Calixto III; cfr.

CROCE, B., La Spagna..., p. 81.


164 “Lo R.mo vicecancelliero fa far bagurdi e scombatter uno castello de lignami”; carta de Gio

Lucido Cattaneo, embajador en Roma, al duque de Mantua; Archivio di Stato di Mantova, Gonzaga,
B. 849, n. 4; TACCHELLA, L., Alessandro VI e la nunziatura..., p. 41.
165 Representaciones de este tipo eran frecuentes en la Corte de los Reyes Católicos; cfr.

FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., La Corte de Isabel I..., pp. 264-270.


166 DE’ CONTI, S., Le storie..., vol. I, p. 374.
167 La información la proporciona Carlo Verardi en el prefacio de su Historia Baetica (1492) y Diego

Guillén de Ávila en su Panegírico de la reina Isabel (1499). Sobre la práctica del “juego de cañas” y los
“bohordos” en la Península Ibérica cfr. ANDRÉS DÍAZ, R. DE, Las fiestas de la caballería en la Castilla de
los Trastámara, «En la España Medieval», 8 (1986), pp. 81-107; CLARE, L., Fêtes, jeux et divertissements à
la Cour du connetable de Castille Miguel Lucas de Iranzo (1460-1470). Les exercices physiques, en La fete et
l’ecriture. Thèatre du Cour. Théatre en Espagne et en Italie 1450-1530, Aix en Provence 1987, pp. 5-31;
también FERNANDEZ DE CORDOVA MIRALLES, Á., La Corte de Isabel I..., pp. 344-357; sobre las
costumbres lúdico-caballerescas de la Italia tardomedieval cfr. MODIGLIANI, A. (dir.), Patrimonium in
festa. Cortei, tornei, artifici e feste alla fine del Medioevo (secoli XV-XVI), Roma 2000; y el antiguo trabajo de
TOSI, M., Il torneo de Belvedere in Vaticano e i tornei in Italia nel Cinquecento. Documenti e tavole, Roma 1945,
pp. 47 y ss.
164 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

matar públicamente, se distribuyó pan y vino en la plaza, y hubo quien “relataba la


conquista de Granada con gran placer de todos”168.
Las celebraciones romanas adquirieron un sentido místico-religioso cuando
por aquellas fechas se produjo el sorprendente descubrimiento del titulus crucis
durante las obras de restauración que se estaban realizando en la basílica de Santa
Croce in Gerusalemme. Que el titular de dicha basílica fuera el cardenal Pedro
Hurtado de Mendoza —uno de los eclesiásticos más activos en la campaña
granadina— y el hallazgo de aquellas preciosas reliquias se produjera unos días
después del fin de la contienda, no hacía sino reforzar la cadena de hechos
providenciales que los cronistas romanos comentaban en sus relatos169.
El acontecimiento celebrativo más espectacular estuvo a cargo del cardenal
de San Jorge, Rafael Riario, el ambicioso sobrino de Sixto IV que, a pesar de su
enfrentamiento con los reyes por el obispado de Cuenca, era considerado en
Roma “ipsis regibus amicissimus”170. El 26 de febrero Riario organizó un triunfo a
la antigua, en el que un gran carro —adornado con una exótica palma que surgía
de la parte alta y tirado por cuatro caballos blancos— conducía a Isabel y
Fernando llevando coronas de laurel171. A sus pies avanzaba el rey moro Boabdil,
encadenado “circumquaque galeae, arcus, loricae, iacula, scuta truncis affixa
pendere videbantur, qualia in trophaeis veterum, Caesarumque monumentis
expressa cernuntur” (“con yelmos, armaduras, arcos, flechas y escudos fijados a
troncos como se ven en los triunfos antiguos y en los monumentos de los
Césares”). Abría la procesión el ejército cristiano que desfilaba a pie y a caballo
portando los estandartes reales; y después una larga fila de prisioneros sarracenos
—“quos vestitu et colore veros mauros diceres”— que avanzaban justo delante
del carro de los reyes; por último, cerraba la comitiva un escuadrón de caballeros
armados y toda una multitud de españoles con sus hábitos y ornamentos.

168 El coste de la celebración debió ser muy alto, teniendo en cuenta la reducción de gastos que se

observa en los libros de cuentas para los años siguientes; cfr. PIETSCHMANN, K., Música y conjuntos
musicales..., p. 456. La frase entrecomillada es de C. Verardi en RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., pp.
138-139.
169 La datación del descubrimiento oscila entre finales enero y principios de febrero de 1492; cfr.

BURCKARDI, J. Liber notarum..., vol. I, pp. 340-341; INFESSURA, S., Diario..., p. 270; DE’ CONTI, S., Le
storie…, vol. I, pp. 373-375; se incluye un dibujo de la tabla en TIZIO, S., Historia Senensis..., fol. 193;
también comenta el hallazgo el cronista andaluz Andrés Bernáldez; BERNÁLDEZ, A., Historia de los
Reyes Católicos..., pp. 617-618.
170 DE’ CONTI, S., Le storie..., vol. I, p. 375; Carlo Verardi lo llamará “regiae illorum maiestati

deditissimo”; RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., pp. 142-143; ver también DIAGO HERNANDO, M., El
cardenal de San Jorge y los hombres de negocios genoveses en Cuenca durante el reinado de los Reyes Católicos,
«Espacio, Tiempo y Forma. Serie III. Historia Medieval», 10 (1997), pp. 137-155.
171 “Oblectavit autem mirum in modum animos hominum triumphi pompa reprehesentata.

Quatuor equi candentes sublimem currum trahebant, in quo rex et regina cum laurea palmam
amplexi, quae in summo curru enata videbatur”; DE’ CONTI, S., Le storie..., vol. I, p. 375.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 165

La magnífica procesión fue recibida en la iglesia de Santiago por una


comitiva de sacerdotes cantando el Te Deum. Al llegar, los reyes descendieron y
entraron en la iglesia para ofrecer sus banderas “cum hymnis, et iubilatio peracto”,
siguiendo el ritual que se practicaba en Castilla en este tipo de ceremonias172. En la
Roma renacentista el acto comportaba una particular novedad al ser una de las
primeras manifestaciones de la recuperación de los triunfos antiguos, que ahora
rescataban los monarcas españoles como debeladores del poder islámico173. Carlo
Verardi llega a decir que el desfile se realizó “con tanto lujo y adorno, con tanta
pompa y esplendor, que el Senado y el pueblo de Roma tenían la sensación de
estar contemplando, ahora por fin en ese momento, aquellos antiguos desfiles
triunfales de sus antepasados ya desde hace tanto desconocidos en nuestros
tiempos”174.
El cardenal de San Jorge continuó los festejos desembolsando seis mil
ducados en la organización de un torneo —o astiludia— que se desarrolló durante
seis días en la plaza Navona, hasta la proclamación del vencedor, el 2 de marzo175.
Verardi habla de “celebérrimos juegos en los que con gran deleite del pueblo
jinetes de armadura pesada contendían entre sí con largas picas”. Los premios
también fueron muy comentados: un palio riquísimo y un yelmo dorado —con un
águila de plata en la parte de arriba— que estaban blasonados con las armas de los
Reyes Católicos176.
Las fiestas públicas y los torneos dieron paso a los espectáculos privados
como la representación del drama latino Historia Baetica compuesto por Carlo
Verardi (1440-1500), publicado en Roma el 7 de marzo177. La obra fue
172 Del descenso de los reyes y su entrada en la iglesia de Santiago de los Españoles nos informa la

carta de Leonardo da Sarzana a Giacomo da Volterra, 24 febrero 1492; en CRUCIANI, F., Teatro nel
Rinascimento..., pp. 234-235. Sobre las ceremonias de victoria protagonizadas por los Reyes Católicos
en las ciudades del reino de Granada que iban conquistando cfr. ANDRÉS DÍAZ, R. DE, Las entradas
reales castellanas en los siglos XIV y XV, según las crónicas de la época, «En la España Medieval», 4 (1984),
pp. 48-62; un análisis de la entrada el Toledo con la que los reyes celebraron la victoria de Toro en
FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., La Corte de Isabel I..., pp. 304-328.
173 Cfr. VISCEGLIA, M. A., Il ritorno e la trasfigurazione dei trionfi antichi, en ID., La città rituale. Roma e le

sue ceremonie in età moderna, Roma 2002, pp. 53-117, especialmente pp. 95 y ss.
174 RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., pp. 140-141.
175 TEDALLINI DI BRANCA, S., Diario Romano del maggio 1485 al giugno 1524, ed. P. Piccolomini, vol.

III, Città di Castello 1907, p. 317; ver también los testimonios recogidos en TOSI, M., Il torneo de
Belvedere in Vaticano..., pp. 47-9.
176 Carta de Leonardo de Sarzana a Giacomo di Volterra, 24 febrero 1492; en CRUCIANI, F., Teatro

nel Rinascimento..., pp. 234-235.


177 Véanse las dos ediciones citadas de esta obra. Sobre el ambiente cultural del palacio del

cardenal Rafael Riario cfr. FROMMEL, C. L., Il Cardinale Raffaele Riario e il Palazzo della Cancelleria, en
Sisto IV Giulio II della Rovere mecenati e promotori di cultura, Atti del Convegno, Savona 1985, pp. 73-85;
ID., Raffaele Riario, committente della Cancelleria, en ESCH, A. (dir.), Arte, commitenza ed economia a Roma e
nelle corti del Rinascimento (1420-1530), Turín 1995, pp. 197-211; BENTIVOGLIO, E., Per la conoscenza del
166 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

escenificada el 21 de abril en el palacio renacentista del cardenal Riario de manera


que “pudiera el Pueblo de Roma no sólo oírlo, sino incluso percibirlo con los
ojos”178. Para ello Verardi había decidido no componer ni una comedia ni una
tragedia sino “narrar una historia nueva y verdadera” inspirándose en Séneca y
Nervio179. Y parece que lo logró, pues la representación de la obra levantó “un
entusiasmo y una ovación tan grande que todos confesaban que desde hacía ya
tiempo, nada tan agradable y placentero se había ofrecido a sus oídos y vista”.
Cosa que explica el propio autor “porque el tema era por sí muy grato y la
evocación de la extraordinaria virtud, con la que el rey y la reina están dotados, no
puede dejar de ser agradabilísima para espíritus nobles y muy cultivados”. La obra
del humanista de Cesena se insertaba así en la corriente mesiánica que veía en la
figura de los reyes unos enviados de la Providencia: “Con tal rapidez, valor y
fortuna ha pacificado el rey don Fernando toda España, que más que un hombre
parece un ser descendido del cielo”. Y ofrece su ejemplo a los demás príncipes
para que entiendan “que es más glorioso y ventajoso tomar las armas para
defender y propagar nuestra religión contra sus enemigos, que disputar entre sí,
como a menudo suelen hacerlo”180.
A la Historia Baetica le acompañó la publicación en Roma del Panegyricus ad
Ferdinandum regem et Isabellam reginam Hispaniarum escrito por el poeta florentino
Ugolino Verino (1438-1516) entre enero y julio de 1492. Sus versos detallan, con
un latín rico y lleno de imágenes, los acontecimientos de la campaña granadina,
incluido el atentado sufrido por el rey en el cerco de Málaga181. El sincero
entusiasmo religioso del poeta —dice P. Kristeller— “da a su relato un colorido
ardiente y convincente que lo eleva sobre la tradicional retórica cortesana”182. La
descripción de los monarcas adquiere un tono heroico: Fernando presenta un
perfil “homérico” y cristiano —“gloria Martis, iustitiae exemplum, sanctae pietatis

palazzo della Cancelleria: la personalità e l’ambiente culturale del cardinale Raffaele Sansoni Riario, «Quaderni
dell’Istituto di Storia dell’Architettura», 15-20 (1991-92), pp. 367-74.
178 RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., pp. 142-143.
179 CHIABÒ, M., L’eco dei classici, en ID., FARENGA, P., y MIGLIO, M. (dirs.), Caroli Verardi. Historia

Baetica..., pp. XXIX-XXXVII.


180 RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., pp. 146-147.
181 Verino pudo contar con el estímulo de Antonio Geraldini, protonotario apostólico y secretario

del rey Fernando, que conocía personalmente a su hermano Michele Verino. En cuanto a la
información sobre la campaña parece provenir de la crónica de Alfonso de Palencia; cfr. CARRASCO
URGOTI, M. S., El moro de Granada..., p. 96. La obra fue editada por VERINUS, H., Panegyricon ad
Ferdinandum Regem et Isabellam Reginam Hispaniarum de Sarracenae Baetidos gloriosa expugnatione, ed. J.
Fogel y L. Juhász, Leipzig 1933. Sobre el autor cfr. LAZZARI, A., Ugolino e Michele Verino. Studii
biografici e critici, Turín 1897, pp. 144-152; recientemente ha traducido el texto VERINO, U., De
Expugnatione Granatae: (panegyricon ad Ferdinandum regem et Isabellam reginam Hispaniarum de saracenae
baetidos gloriosa expugnatione), ed. I. López Calahorro, Granada 2002.
182 KRISTELLER, P. O., Studies in Renaissance Thought and Letters, Roma 1956, pp. 380-381.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 167

imago”— mientras Isabel aparece como “Foemineum trasgressa decus, pars


maxima belli, inferior nulli Regum pietate ver armis”183. Envuelto en el ambiente
florentino dominado por Savonarola, Verardi da un tono profético a las hazañas de
los monarcas españoles —anunciadas por la Sibila y la virgen Astrea— y presagia
una inminente renovatio político-religiosa de la cristiandad184. Por último, cabe añadir
el sencillo poema de Antonio Suardi sobre La guerra insmesurata ch’el re di Spagna fa al re
di Granata, finalizado en julio de 1493 en la ciudad de Bérgamo, perteneciente a la
república de Venecia185. El carácter de cruzada que en el texto adquiere la campaña
granadina tiene su expresión gráfica en los quince dibujos que acompañan la
composición, donde los guerreros cristianos con cruces grabadas sobre sus corazas
son guiados por el rey Fernando que monta su caballo bajo la protección del apóstol
Santiago.
Roma no fue la única ciudad italiana en celebrar la caída de Granada. En
Sicilia el desbordamiento festivo superó las acciones de gracias que había
ordenado Fernando el Católico186. En el mes de abril se celebraron en Catania
“grandi festi” con procesiones, embellecimiento de calles y plazas, y variado
acompañamiento musical. Como en Roma, tuvo lugar una representación de la
toma de la ciudad en la plaza de Santa Ágata, instalándose palcos para poder
contemplar varias “demonstationi” sobre “la captura di lu dictu regnu et la
honurusa intrata fichi in quillu Sua magestati: cum multi notabilissimi
circumstancii”187. Florencia se sumó a los festejos con la representación de una
obra dramática sobre la desdicha de Boabdil que tuvo mucho éxito durante el
Carnaval188. Y en Bolonia el Colegio español desfiló por la ciudad “con trombe e
piffari” con “grandissimo allegrezza e fuochi”189.
A Nápoles llegó la noticia el 2 de febrero, y en los días siguientes se
organizaron “luminarie e processioni”, que se repitieron el 19 de febrero

183 VERINUS, H., Panegyricon..., pp. 4 y ss.


184 Cfr. WEINSTEIN, D., Savonarola e Firenze del Rinascimento, Bolonia 1976, pp. 177-199.
185 BIBLIOTECA CÍVICA DE BÉRGAMO, Antonio Suardi, Poesie diuerse, MSS, fols. 116r-134r; da

noticia y analiza esta pequeña obra SCARAMUZZI VIDONI, M. R., Conquista de Granada y simbología del
reino universal en textos españoles e italianos, en CRIADO DEL VAL, M. (dir.), Literatura hispánica, Reyes
Católicos y descubrimiento, Barcelona 1989, pp. 13-17.
186 Carta de Fernando el Católico a la Universidad y a los Senadores de Palermo, 2 enero 1492; en

DI BLASI, G. E., Storia cronologica dei vicerè, luogotenenti e presidenti del regno di Sicilia, vol. I, Palermo 1790,
p. 342.
187 Cit. en D’ALESSANDRO, V, y GIRRIZZO, G., La Sicilia dal Vespro all’Unità d’Italia, en Storia

d’Italia, vol. XVI, Turín 1989, p. 114.


188 Cfr. VINCENT, B., 1492: La fractura, en ID., y BARRIOS AGUILERA, M., Granada 1492-1992. Del

Reino de Granada al futuro del mundo mediterráneo, Granada 1995.


189 GHIRARDACCI, P. C., Storia di Bologna…, vol. III, p. 265.
168 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

“dignissime quante mai siano fatte in Napoli per la presa di Granata”190. La familia
real quiso celebrar el acontecimiento con la representación de dos obras en
italiano de Jacopo Sannazaro. El duque de Calabria —Alfonso de Aragón, hijo de
Ferrante— se encargó de La presa di Granata, que se escenificó la noche del 4 de
marzo en el Castel Capuano utilizando como escenario un “templo bellissimo
fatto a modo antiquo, sopra vinte colunne, con multi ornamenti dintorno”191. La
obra comienza con un doloroso lamento de “Mahoma” por su expulsión de
Granada, seguido de una legitimación de la guerra a cargo de la “Fe”,
personificada en una mujer ricamente vestida y coronada de laurel192.
Gracias a los Reyes Católicos la cruz de Cristo ha sido alzada de nuevo
sobre los muros de Granada tras una guerra que haría enmudecer a Julio César,
Escipión o el gran Metelo. El rey Fernando aparece como un emperador de la
Antigüedad: “vitorioso, / sopra un carro pomposo, in alta sede, / gir spargendo
col pede argento et auro, / coronato di lauro”, y haciendo desfilar delante de él a
sus enemigos vencidos y encadenados. Por último saldrá la “Alegría” con sus
ninfas, anunciando el comienzo de la fiesta en la que participarán los nobles
napolitanos llevando estampados en sus vestidos los yugos y las flechas de los
Reyes Católicos.
Al día siguiente se representó Il trionfo della Fama en el palacio del duque de
Altamura193. Esta vez el escenario fue un arco de triunfo “fatto con colonne e con
sculture all’antiqua, con una inscrizzione che contineva le laude delli Ser.mi S.ri Re e
Regina di Castiglia”, y en el centro las armas del reino con las empresas de los
reyes. En esta obra el elogio a los soberanos españoles da paso a una exaltación de
la dinastía Trastámara aragonesa sucesora de los godos, como si la rama napolitana
se beneficiara de las victorias de Fernando el Católico: “¡Godi, aragonea invitta
inclita gente! / godi, che dal tuo sterpo escon doi rami, / e l’un fa ombra qui,
l’altro in ponente”. La “Fama” y “Apolo” cantan entonces las hazañas de Isabel y

190 Cfr. PASSERO, G., Storie in forma de Giornali, ed. V. M. Altobelli, Nápoles 1785, p. 53; GIACOMO,

N., Cronica di Napoli, ed. V. Garzilli, Nápoles 1834, p. 176.


191 SANNAZARO, I., La presa di Granata en ID., Opere volgari, ed. A. Mauro, Bari 1961, pp. 277-285;

ver también TORRACA, F., Teatro italiano dei secoli XIII, XIV e XV, Florencia 1885, pp. 331 y ss;
vçeanse los análisis de BOILLET, D., La participation d’un humaniste aux spectacles de la cour des aragonais de
Naples: les farces de J. Sannazaro, en La fête et l’écriture. Théâtre de Cour, Cour-Théâtre en Espagne et en Italie,
1450-1530, Aix-en-Provence 1987, 233-256; PIERI, M., Dalla lirica alla festa: il caso dell’egloga nella Napoli
aragonese, en Origini del Drama pastorale in Europa, Viterbo 1984.
192 La “Fe” explica que al principio ella “senza favor di Marte e di sue guerre / vensi tutte le terre,

e fui regina / sol per virtù divina in ogne gente”, pero griegos y romanos se disputaron la tierra “con
bandiere distesse e con la spata” hasta que el Islam convirtió “le mie chiesie in meschite, e tolte via
l’imagin de Maria”.
193 SANNAZARO, I., Il Trionfo de la fama, en ID., Opere volgari, ed. A. Mauro, Bari 1961, pp. 286 295;

ver también TORRACA, F., Studi di storia letteraria napoletana, Livorno 1884, pp. 417 y ss.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 169

Fernando hasta terminar en un baile bajo los fuegos artificiales que iluminaron la
noche napolitana.
La capacidad propagandística de Roma permitió que la noticia se extendiese
a otras zonas de Europa a través de la imprenta y los medios diplomáticos194. La
Historia Baetica tuvo numerosas ediciones, destacándose la de Basilea de 1494
donde se incorporan las cartas traducidas al latín por Carvajal y Medina, y una
congratulatio dedicada a los Reyes Católicos por el humanista alemán Sebastian
Brat195. A Borgoña también llegaron los ecos granadinos a través de las cartas de
los procuradores romanos, ya que la información se reproduce casi íntegramente
en la crónica de Molinet196. Y en Londres anunció la noticia el 6 de abril el
arzobispo de Canterbury, John Morton, y luego hubo una solemne procesión, un
sermón y un Te deum en la catedral de San Pablo de Londres197. Todo parecía
indicar que los Reyes Católicos se habían hecho oír en Europa a través del altavoz
romano, cuyas manifestaciones diplomáticas y literarias anunciaban el nacimiento
de un nuevo poder cristiano en el Mediterráneo capaz de exconjurar la amenaza
otomana y abrir los horizontes del mundo más allá del Atlántico.

3.3. Los Reges Catholici de Alejandro VI


a) A la sombra de la Providencia
El ascenso al pontificado del antiguo cardenal valenciano Rodrigo de Borja
coincide con el final de la campaña granadina, el inicio de la expansión oceánica y
la progresiva intervención española en la Península Italiana198. La imagen de los
monarquía española se enriqueció entonces con nuevos matices: si sus

194 El recuerdo de la toma de Granada se mantuvo vivo durante el pontificado de Alejandro VI,

tal como reflejan los comentarios de Pomponio Leto en su Romanae historiae compendium, o los del
auditor Girolamo Porcari cuando —en su obra In Turcos Porcia Declamatio— considerará la conquista
de Granada como el hecho más glorioso después del nacimiento de Cristo; cfr. NIUTTA, F., Il
Romanae historiae compendium di Pomponio Leto dedicato a Francesco Borgia, en CANFORA, D., CHIABÒ,
M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 353-354; MODIGLIANI, A., I Porcari. Storia di
una famiglia romana tra Medioevo e Rinascimento, Roma 1994.
195 RINCÓN GONZÁLEZ, D., La toma de Granada y el descubrimiento de América en la edición de Basilea de

1494, en V Congreso Internacional de Historia de América, vol. II, Granada 1992, pp. 29 y ss; ID., Presenza
dell’elemento italiano nella stampa di libri spagnoli o di tematica spagnola in tipografie tedesche nel XV secolo e degli
inizi del XVI, en SCHNUR, R. (ed.), Actas Conventos Neo-Latini Bariensis. (Proceedings in the Ninth
International Congress of Neo-Latin Studies), Tempe (Arizona) 1998, pp. 509-515.
196 MOLINET, J., Chronique, en Collection des chroniques nationales françaises, ed. Buchon, vols. XLVI-

XLVIII, París 1827-1828.


197 KINGSFORD, C. L. (ed.), Chronicles of London, Oxford 1905, p. 197; LOMAX, D. W., Novedad y

tradición…, p. 259.
198 La exposición detallada de estos temas será objeto de la segunda parte del trabajo (capítulo II).
170 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

perspectivas de expansión por el continente africano y el descubrimiento de


nuevas tierras en el Atlántico contribuían a definir mejor su faceta de propagatores
fidei, la intervención militar en Nápoles en defensa de la Santa Sede —sin excluir
sus propios derechos dinásticos— otorgaba a los reyes un perfil de defensores
ecclesiae que motivará la concesión del título de “Reyes Católicos” por Alejandro
VI. Desde el punto de vista ceremonial los espectáculos populares y caballerescos,
fueron sustituidos por una representación más ceñida al ámbito político-militar,
una acentuación de las celebraciones litúrgicas y una mayor intervención artística
en Roma.
La elección de un español como romano pontífice en 1492 se debió en
buena parte al prestigio adquirido por los Reyes Católicos y a la influencia del
grupo español instalado en la Curia199. Como veremos más adelante, su elección
fue considerada en Roma un triunfo español, tanto por los romanos como por la
población castellano-aragonesa que residía en la ciudad200; y no faltó quien
interpretó la ceremonia del possesso —en la que Alejandro VI recuperó el modelo
del triunfo clásico— como un continuum celebrativo que enlazaba con el triunfo de
los Reyes Católicos celebrado en la plaza Navona seis meses antes.
Sin embargo las buenas perspectivas de colaboración hispano-pontificia
pronto se torcieron a raíz de las nuevas directrices antinapolitanas adoptadas por
Alejandro VI, y por algunas provisiones episcopales hechas sin contar con los
reyes. Después de tres meses de tensión, surgió una oportunidad para restablecer
las relaciones al llegar a Roma la noticia de la milagrosa recuperación de Fernando
el Católico tras el atentado sufrido en Barcelona el 7 de diciembre de 1492201. Los
procuradores de los reyes comunicaron al papa la noticia con todos los
pormenores: la puñalada del campesino (rusticus) cuando el rey bajaba las escaleras
de palacio, la atribución de la salvación del rey gracias a la protección de la Virgen
María y la ejecución ejemplar del criminal202.

199 Ver el capítulo II. 2.1.


200 Véase por ejemplo la carta que el 9 de octubre de 1492 envió desde Roma Francisco de
Valencia, cubiculario y familiar del papa: “el sábado que fue criado nuestro señor, todos los romanos
ricos e honrados, que no otros, fueron de noche proçesionaliter, con los hijos por las manos, e cada
uno una antorcha en la mano, que fueron por número 4.900 romanos prinçipales, e con tronpetas e
otras músicas, a dar la obediençia, a besar el pie a su santidat, gritando: Spaña, Spaña, eviva, eviva
papa Alessandro romano; que nunca tal fue fecho a ningund pontífice; e stan tan alegres, que es cosa
contraria de creer”; en BATLLORI, M., Alejandro VI y Alfonso II de Nápoles, en ID., La familia de los
Borjas..., pp. 251-254.
201 El dramático suceso, y sus consecuencias, ha sido estudiado por BATLLÈ Y PRATS, L., El

atentado contra Fernando el Católico y el municipio gerundense, «J. Zurita. Cuadernos de Historia», 19-20
(1966-1967), pp. 231-239; SESMA MUÑOZ, J. A., Crónica de un atentado real. Barcelona, 7-XII-1492,
Zaragoza 1993, donde sin embargo no se hace ninguna mención a los ecos romanos del atentado.
202 La información transmitida por los procuradores se reproduce en el diario de Burckardi, y

coincide en sus puntos esenciales con la epístola que Pere Miquel Carbonell —notario y archivero
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 171

Alejandro VI celebró inmediatamente una Misa solemne en la iglesia de


Santa María de las Fiebres para encomendar la pronta recuperación del monarca.
El maestro de ceremonias, J. Burckardi, dejó constancia del ambiente de la
ceremonia, la decoración del templo con paños dorados, la concurrida asistencia
de cardenales, obispos, auditores, y todo tipo de oficiales pontificios, e incluso las
secuencias —Oratio, Secreta, y Post communionem— imprecando la curación del
monarca203. Después de la Misa, se procedió a la exposición pública del vultum
Domini y la santa lanza que el sultán de Constantinopla había regalado
recientemente a Inocencio VIII; y aquella misma noche se hizo publicar el
acontecimiento con carteles fijados en diferentes lugares de la ciudad. La noticia
llegó a Ferrara con ligeras imprecisiones; Venecia escribió a los reyes, y en Nápoles
el rey Ferrante ordenó que se organizaran procesiones durante tres días204.
La primavera de 1493 fue testigo de una progresiva descongelación de las
tensiones hispano-pontificias y la concertación de una alianza político-familiar que
debía sellar la embajada de prestación de obediencia encomendada a Diego López
Haro. En páginas anteriores hemos tenido ocasión de comentar el ambiente de
concordia, los aspectos ceremoniales y los objetivos políticos y eclesiásticos que
tenía la legación. Algo de todo ello se entreve en el brillante discurso que
pronunció Bernardino López de Carvajal ante la Curia para prestar obediencia a
Alejandro VI en nombre de sus soberanos.
Siguiendo las reglas del género, el obispo de Cartagena —recién elevado a
esta diócesis por Alejandro VI— elabora una oratio pacis que reconciliará a ambas
personalidades destacando los vínculos de unión. Ya no se trataba de describir a
unos monarcas —de sobra conocidos por el antiguo cardenal de Valencia— sino
de asegurar la confianza mutua que se había deteriorado durante los primeros
meses de pontificado. El embajador inició su disertación recordando la
coincidencia de la elección de Alejandro VI en el mismo año de la terminación de
la reconquista de Granada. Por tanto no se dirige al pontífice “a pavore et

de Barcelona— redactó sobre el acontecimiento, e incorporó a sus Chroniques d’Espanya;


CARBONELL, P. M, Tràsump dela Epistola que yo Pere Miquel Carbonell escrivi e trameta al doctor Regent la
Cancellaria del nostre Rey misser Bartholomeu de Veri [...] del caso fortuit de la coltellada donada per un orat al Rey
don Ferrando rey d’Aragò; en ID., Chroniques d’Espanya, Barcelona 1547, fols. 255v-257v. Algunos
pormenores del atentado los pudo conocer el cardenal Ascanio Sforza a través de una carta de
Anglería; ANGLERÍA, P. M., Epistolario..., vol. IX, pp. 238-239.
203 Véase el extenso relato de BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. I, pp. 389-391. En las actas

consistoriales también se recogió una somera alusión a la celebración de la Misa “pro liberatione de
Serenissimo Ferdinandi Regis Hispanias”; en BAV, Barb. Lat., 2932, fol. 6r.
204 Las reacción de Ferrante en GIACOMO, N., Cronica..., p. 177; la carta de Fernando a la Señoría

de Venecia agradeciendo su misiva en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, pp. 167-168; en
cuanto a la defectuosa información que llegó a Ferrara cfr. ZAMBOTTI, B., Diario Ferrarense..., p. 287.
172 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

tremore”, ni su lengua se pegará al paladar cuando exponga la alegría de los padres


de Hispania por la sublimación del hijo205.
Partiendo del versículo de Isaías (XI, 6) Vitulus et leo simul morabuntur et puer
manabit eos (“El novillo y el león morarán juntos mientras el niño los mira”),
Carvajal establece un feliz paralelismo bíblico-heráldico entre el toro —emblema
de Rodrigo de Borja— y el león de los reyes de Castilla, a los que reconcilia la
figura del Niño, imagen de Jesucristo, Señor y Pastor, que une ahora las
voluntades de los dos soberanos. Las dos frases de que consta el lema de Isaías le
dan pie para dividir su discurso en dos partes. En la primera expone cómo Roma
ha sido elegida por Dios para gobernar el mundo, y en la segunda cómo la ha
exaltado proporcionándola un papa español en tiempos especialmente gloriosos
para las Coronas de Castilla y Aragón. Dejando a un lado las referencias históricas
al enriquecimiento mutuo entre España y Roma, nos interesa resaltar aquí la
alabanza que hace Carvajal de la política religiosa de los monarcas, y la obediencia
—de signo teocrático— que ahora prestan al papa como “vicario de Cristo,
sucesor de Pedro, pastor y señor del orbe”.
A la hora de presentar a los reyes, Carvajal ya no enfatiza su poder bélico, ni
la legitimidad de una guerra ya concluida, sino la particular predilección que la
Providencia les ha dispensado por ser ejemplo de virtud y devolver a Hispania la
unión perdida. Al final, el obispo de Cartagena se pregunta: ¿qué país es tan
benemérito de la Iglesia de Roma?, ¿dónde son atormentados los herejes?, ¿dónde
son castigados los criminales?, ¿dónde son expulsados los paganos? Tras diez años
de guerra sus monarcas han reconquistado el reino de Granada, y en recompensa
por todo ello, España ha merecido dar a la Iglesia un nuevo papa206. A todos estos
hechos Carvajal añade el sometimiento de las Canarias y los nuevos
descubrimientos en el Atlántico. El discurso termina exhortando al papa a que
trabaje incansablemente por la reforma de las costumbres, se esfuerce por lograr la
paz entre los príncipes cristianos, y organice una expedición contra los infieles.
El nuevo clima de entusiasmo tuvo su expresión literaria en el poema Supra
casum Hispani regis que dedicó el milanés Pedro Mártir de Anglería a Alejandro VI,
y entregó a López de Haro para que se lo hiciese llegar al pontífice207. En los

205 LÓPEZ DE CARVAJAL, B., Oratio super praestanda…, fol. 1v. Véase también el comentario de

GOÑI GAZTAMBIDE, J., Bernardino López de Carvajal y las bulas alejandrinas..., pp. 103 y ss.
206 LÓPEZ DE CARVAJAL, B., Oratio super praestanda..., fols. 7v y ss.
207 Nos han llegado cuatro copias del poema: un manuscrito conservado en la Biblioteca Vaticana

(Barb. Lat. 1705) —la versión más próxima al original—, un incunable de 1497 y dos ediciones de
1511 y 1520. Una transcripción del texto sobre la base de las dos últimas ediciones en HECHT, U.,
Der ‘Pluto furens’ des Petrus Martyr Anglerius. Dichtung als Dokumentation, Frankfurt am Main 1992, pp.
117-163. La obra ha sido analizada por GOTOR LÓPEZ, J L., Il carme De casu regis di Pietro Martire
d’Anghiera e la tragicomedia Fernandus seruatus di Marcellino Verardi, en La rinascita della tragedia nell’Italia
dell’Umanesimo, Viterbo 1976, pp. 159-184; (también en ID., Carte spagnole. Dieci saggi di letture e ricerche,
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 173

seiscientos treinta y tres exámetros latinos de que consta el poema, Anglería


interpreta el reciente atentado de Fernando el Católico en clave providencialista,
explicando que el Altísimo ha protegido al rey salvándolo milagrosamente de un
crimen perpetrado por el mismo diablo, el “Plutón” de la mitología que da
nombre al poema: Pluto furens. Anglería no sólo considera a Fernando modelo de
monarca cristiano, sino que lo describe como protegido por Dios y sus ángeles,
que lo amparan exhortando al rey de Francia a llegar a una concordia con el rey
español para la devolución de los territorios del Rosellón y la Cerdaña208.
A la sublimación poética de Anglería se unió la versión dramática que llevó
a cabo Marcellino Verardi —sobrino de Carlo— con su tragicomedia Fernandus
Servatus, publicada el 7 de marzo de 1493 junto con la Historia Baetica y
representada como ésta en el palacio del cardenal Rafael Riario ante el papa, los
cardenales y otros dignatarios209. La obra estaba dedicada al cardenal Mendoza y
contiene unas palabras de agradecimiento al obispo de Astorga, Juan Ruiz de
Medina, quien —junto con Bernardino López Carvajal— había examinado la obra
con “acerrimo iudicio”. Siguiendo los parámetros delineados por Anglería, Verardi
plantea el atentado sufrido por Fernando como un proyecto del demonio que la
Providencia ha hecho fracasar, salvando a un rey comprometido en la expansión
de la fe y el culto a Dios. En el retrato que se hace del aragonés las pinceladas
belicistas dejan paso a los trazos mesiánicos de un monarca que adquiere la
condición de paradigma ante los príncipes de Europa, y comienza a ejercer un
liderazgo simbólico en el proceloso ámbito de lo imaginario: “Fernando mostrate
viam cum coniuge clara / ut omnis resonet foelix Hispania terra”.

Perusa 1984, pp. 1-25); CANFORA, D., Il carme Supra casum Hispani regis di Pietro Martire d’Anghiera
dedicato al pontefice Alessandro VI, en CANFORA, D., CHIABÒ, M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato
ecclesiastico..., pp. 275-284.
208 La supresión, en la versión manuscrita, de este pasaje referido a un acuerdo —el de Tours-

Barcelona firmado el 19 de enero de 1493— que debía permanecer secreto hasta el 16 de


septiembre, permite sospechar que el poema pudo leerse en un acto público de la legación de López
de Haro.
209 Del prefacio parece deducirse que el autor fue Carlo Verardi pero entregó la obra a su sobrino

para que lo versificase. En cuanto al nombre de “tragicomoedia”, cabe decir que recoge el criterio de
Plauto en su Amphitruo, según el cual el título de “tragedia” correspondía a la dignidad de los
personajes, mientras el de “comedia” por el feliz desenlace; VERARDI, M., Fernandus Servatus,
Eucharius Silber, Roma 1493; en IERS 1387; aquí utilizamos el incunable que se encuentra en la BA,
Inc. 720, fols. 191r-206v; también editado por THOMAS, H., Fernandus Servatus, «Revue hispanique»,
32 (1914), pp. 428-457; además de la edición romana del año 1493 hubo otras dos españolas, en
Salamanca y Valladolid; RUIZ GARCÍA, E., Los libros de Isabel la Católica..., p. 169; al análisis de J. L.
Gotor López, puede añadirse CRUCIANI, F., Teatro nel Rinascimento..., pp. 228-239; GRAZIOSI, M. T.,
Tradizione e realtà nel “Fernandus Servatus”, en Atti e Memorie dell’Accademia letteraria italiana dell’Arcadia,
6-2 (1973-76), pp. 55-71; RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., pp. 44 y ss; esta especialista está
preparando en la actualidad un estudio detallado de la obra.
174 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Durante la embajada de López de Haro la propaganda real también empleó


la imprenta para apoyar las negociaciones sobre las tierras descubiertas en el
Atlántico. Concretamente se trataba de obtener las bulas legitimadores Dudum
siquidem y probablemente la Inter caetera II, que ampliaban los límites de la
expansión oceánica castellana210. La gestión diplomática vino acompañada de una
campaña propagandística que respaldar las pretensiones castellanas. Precisamente
durante los días en que permaneció el embajador en Roma, se publicó en la Urbe
la traducción de las Cartas de Cristóbal Colón junto con el poema de Giuliano Dati
sobre L’isola che ha trovato nuovamente il Re di Spagna, escrito a instancias de Luis de
Santángel —tesorero de Fernando el Católico— y Giovan Filippo de Legname,
capitán siciliano que servía en la Corte española como familiar del rey211. En la
edición romana, el poeta florentino hace preceder las cuarenta y ocho octavas que
componen el núcleo del poema de una encendida alabanza de la persona del Papa
Borgia ispano y de Fernando el Católico —“cristianissimo rege infra’ cristiani”—
que de vencedor de los moros se convierte en unificador de reinos diversísimos, y
de “rey-cruzado” se transforma en un propagador de la fe “senza guerra”212. El
poeta relata la empresa de Colón y enfatiza el interés de Fernando por la
evangelización de las nuevas tierras, pues “io so che molto più prezate, / son quest
genti a Christo preparate”213.
Al valor propagandístico de estos versos pensados para la recitación pública,
debe añadirse el valor iconográfico de los grabados que se incluyen en la edición
romana214. En las escenas que allí se representan Fernando vuelve a ser el gran
protagonista de la empresa descubridora, especialmente en uno de los dibujos que

210 Véase el capítulo II. 7.2.


211 Giuliano Dati (1445-1524) era un autor florentino, penitenciario de la basílica de San Juan de
Letrán desde 1484 y miembro de la confraternidad del Gonfalone, que compuso poemas
didascálicos, religiosos o cantari que eran pensadas para ser recitadas en lugares públicos; cfr.
LEFEVRE, R., Fiorentini a Roma nel 400: I Dati, «Studi Romani», 2 (1972), pp. 189-197; últimamente
CASSIANI, CH., Rime predicabili. La poesia in volgare di Giuliano Dati, en CANFORA, D., CHIABÒ, M., y
DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 405-428. La obra gozó de gran éxito editorial, y ha
sido publicada recientemente por AIRALDI, G., La scoperta nelle relazioni sincrone degli Italiani, en Nuova
Raccolta Colombina, vol. V, Roma 1996; sobre la edición romana cfr. LEFEVRE, R., La “stampa” romana
nel 1493 e le prime notizie sulla scoperta del “nuovo mondo”, «Strenna dei Romanisti», 53 (1992), pp. 325-
338. G. Filippo di Lignamine había sido escudero y capitán del papa Sixto IV, estuvo después en
Nápoles y marchó luego a España; sobre sus proyectos editoriales en Roma no del todo solventes
cfr. FARENGA, P., Le prefazioni romane di G. Filippo De Lignamine, en Scritture, biblioteche e stampa a Roma
nel Quattrocento, Ciudad del Vaticano 1984, pp. 135-174.
212 Véase por ejemplo el tono entre legitimador y laudatorio que utiliza el poeta: “Ma chi potesse

leger nel futuro / d’un Allexandro magno papa sesto, / de la sua creatione el modo puro, / grat’a
ciascuno, a nullo mai molesto / e del prim’anno suo el magno muro, / che non gli puo nessuno
esser infesto: / sesto Alessandro Papa Borgia ispano, giusto nel iudicare e tutto humano”.
213 En AIRALDI, G., La scoperta nelle relazioni sincrone…, p. 74.
214 Un reproducción de los grabados en el trabajo citado de R. Lefevre.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 175

nos parece particularmente significativo: el monarca aparece sentado en un trono,


coronado y con cetro, alzando un brazo que indica a las naves de Colón la
dirección hacia las islas habitadas que se divisan a lo lejos. Se trata de una
expresión gráfica del monarca no ya como cruzado, sino como príncipe
propagador de la fe que amplía los confines del orbe cristiano. El grabado supone
además una legitimación iconográfica de la expansión oceánica que el dedo del rey
apunta hacia Occidente y la Dudum siquidem confirmará sin límite alguno.
Otra manifestación propagandística de los nuevos descubrimientos es el De
insulis meridiani atque indici maris nuper inventi que Niccolò Scillacio —profesor de la
Universidad de Pavia— dedicó en 1494 al duque de Milán, Ludovico el Moro215.
Se trata de un relato del segundo viaje de Colón, en el que se incide en el perfil
misionero de Fernando el Católico y se expresa su poder universal, semejante al de
un héroe mitológico “que somete a las feroces poblaciones líbicas más allá de las
Columnas de Hércules, añade al dominio de España a los desconocidos etíopes y
reivindica para su poder y la fe cristiana todo el Oriente”. Por último habría que
mencionar al humanista milanés Pedro Mártir de Anglería como un eficaz agente
de información sobre las Indias, tanto por su correspondencia dirigida a sus
confidentes romanos —el cardenal Carvajal y el humanista Paolo Pompilio—,
como por sus comentarios que más tarde quedarán recogidos en su obra Oceanea
Decas dedicada a Alejandro VI hacia 1501, pero publicada tardíamente para otro
destinatario y con otro título: De Orbe Novo Decades216.

b) La concesión de un título y de un lugar en la memoria


Como es sabido la embajada de López Haro logró restablecer el eje vertical
Nápoles-Roma-Florencia que debía servir de muro de contención a la
intervención francesa, y dio forma a un sistema de equilibrio internacional basado
en lo que Villapalos ha llamado pax fernandina217. El matrimonio del primogénito

215 Cfr. ROCHINI, Niccolo Scillacio e la sua relazione sulla scoperta del Nuovo Continente, Módena 1875;

BERCHET, G., Fonti italiane per la storia della scoperta del nuovo mondo, en Raccolta Colombina, vol. II, Roma
1892-1893, pp. 83-93; véase también el comentario de BOSCOLO A., y GIUNTA, F., Saggi sull’età
colombiana, Milán 1982, pp. 51 y ss; el texto también ha sido editado por AIRALDI, G. (ed.), La scoperta
nelle relazioni sincrone…, pp. 107-115 (de donde hacemos nuestra traducción al castellano).
216 La editio princeps de esta obra fue imprimida completamente en 1530 en Alcalá, cuatro años

después de la muerte del autor, pero la primera década ya había sido editada en Sevilla en 1511 por
Antonio de Nebrija, el cual entregó las tres primeras a la imprenta en 1516; CICALA, R., y ROSSI, V.
S., Per una bibliografia dell’umanista Pietro Martire d’Anghiera, en STOPPA, A. L., y CICALA, R. (dirs.),
L’umanista aronese Pietro Martire d’Anghiera, primo storico del “nuovo mondo”, (Atti del Convegno, Arona, 28
ottobre 1990), Novara 1992, p. 180.
217 Con aguda clarividencia el historiador francés Laband-Mailfert afirma que el diplomático había

logrado “la primièr volte-face du pontifice”; LABAINDE-MAILFERT, Y., Charles VIII: le vouloir et la
176 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

del papa —Juan de Borja, duque de Gandía— con María Enríquez —hija del
almirante Enrique Enríquez, y por tanto prima del rey Fernando— sellaría una
alianza familiar hispano-pontificia, en virtud de la cual Alejandro VI se comprometía
a apoyar a la rama Trastámara de Nápoles, a cambio de que los reyes defendieran a la
Santa Sede frente a una posible agresión francesa, y concedieran un buen estado en
la Península Ibérica al duque de Gandía.
En la primavera de 1494 la situación del pontífice se fue haciendo más
dependiente de la ayuda española218. Con las tropas francesas movilizándose en
Lyon y el duque Gandía establecido en la península, el pontífice consideró la idea de
conceder a los monarcas españoles el título de “católicos”. La historiografía ha
contribuido a esclarecer el tenor y las circunstancias de la concesión de la bula,
datada el 17 de diciembre de 1496; sin embargo un análisis atento a los despachos
del nuncio Desprats nos ha permitido conocer la verdadera génesis del título
pontificio, que debe adelantarse casi tres años a su concesión efectiva219. Nos
referimos a un importante informe que Francisco Desprats dirigió al papa el 27 de
mayo de 1494, y que ha pasado desapercibido a los conocedores de esta fuente
documental220. En este despacho confidencial el nuncio comunicaba a Alejandro
VI la siguiente noticia:
Don Anrich me dix en dies pasats scrivis a vostra beatitud donas al
senyor Rey e Reyna titol de molt catolichs e yo per quem paregue era
cosa proveia de ell non scrivi a vostra santedat. Ora deretament vostra
beatitud ha respost a dit don e mostra voler ho fer vostra santedat te
per be de fer ho, ho deu fer de manera que parega que moguda de si
ho fa, e non per degun altre221.
Por las palabras del nuncio queda claro que la iniciativa de la concesión del
título es muy anterior, casi tres años, a su real ejecución, de manera que el análisis
del texto debe partir de un contexto político diferente al de 1496, y que no es otro
que el de la inminente invasión de Carlos VIII de Francia y la alianza hispano-

destinée…, p. 174. En cuanto a la expresión pax fernandina cfr. VILLAPALOS, G., Fernando V (1474-
1516). Los Estados del Rey Católico, Burgos 1998, pp. 207 y ss.
218 Para un mayor conocimiento del contexto histórico ver los capítulos II. 3 y 4.
219 La bula de concesión Si convenit, 17 diciembre 1496; AGS, Patronato Real, leg. 19, fols. 22-24; en

REY, E., La bula de Alejandro VI otorgando el título de Católicos a Fernando e Isabel, «Razón y Fe», 146
(1952), pp. 59-74; el estudio del contexto histórico se encuentra en el mismo volumen en pp. 324-
347; ID., Reyes Católicos, en Diccionario de Historia Eclesiástica de España, vol. III, Madrid 1973, pp. 2083-
2084; también SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. Fundamentos de la monarquía..., p. 40, nota
51; la evolución posterior del título en FERNÁNDEZ ALBADALEJO, P., “Rey Católico”: gestación y
metamorfosis de un título, en CONTINISIO, C., y MOZZARELLI, C. (eds.), Repubblica e Virtù. Pensiero politico
e Monarchia Cattolica fra XVI e XVII secolo, Roma 1995, pp. 109-120.
220 Nos referimos a los trabajos ya citados de los dos excelentes historiadores, M. Batllori y J.

Fernández Alonso.
221 ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 5026, fol. 42v.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 177

pontificia recién estrechada. La iniciativa partió de la Corte española, más


concretamente de Enrique Enríquez —tío del rey Fernando y consuegro del
papa— cuya influencia ante los reyes no era menor a la confianza que tenía con
Alejandro VI, tal y como revelan las cartas que se intercambiaron durante estos
años222.
Gracias al testimonio de Desprats sabemos que el papa había contestado a
don Enrique mostrando su parecer favorable a la concesión del título molt catolichs
(“muy católicos”). El nuncio aprueba el gesto añadiendo algunos consejos para
sacar el mayor partido a la gracia pontificia. Concretamente explica a Alejandro VI
que debe concederlo de manera que se vea que la iniciativa parte de él, y no de
otro, enviándoles un “bon breu” que vaya dirigido directamente a manos de sus
altezas, pero que también “galica via ho sapien”. El nuncio era consciente de que
con ello se castigaba al rey de Francia, que ostentaba un “semblat titol” —el de Rey
Cristianísimo—, aunque no se metía en tales materias que don Enrique ya había
tratado con el pontífice.
El nuncio terminaba aconsejando al papa que siguiera sus indicaciones pues
de hacerlo así está seguro de que a los reyes “les plaura”223. Como sabemos,
Alejandro VI no se decidió a conceder el título, tal vez porque —de acuerdo a la
clásica política del do ut des— pensaba concederlo como retribución a los
beneficios otorgados por los reyes al duque de Gandía, y que al final llegaron tarde
y no con la magnitud deseada, o en pago al envío de tropas que llegaron
igualmente tarde y no pudieron evitar la ocupación de Roma por ejército francés
en febrero de 1495. Sea como fuere, Alejandro VI era consciente de que se
reservaba un as en la manga que decidió aprovechar tres años después en un
contexto algo diverso.
El envío de tropas españolas a Nápoles y la firma de la Liga Santa por
Venecia, Milán, el Imperio, el papa y los Reyes Católicos, permitió un
restablecimiento de la situación en Italia224. La febril actividad diplomática
española y veneciana había logrado tejer la “gran alianza occidental” para aislar a
Carlos VIII y ahora se daba paso a la propaganda225. Venecia celebró el

222 El cronista Palencia llama a Enrique Enríquez “muy de su intimidad”(refiriéndose al rey

Fernando); PALENCIA, A., Guerra de Granada..., p. 161. Una parte de la correspondencia que
mantuvo con el papa ha sido recogida por BATLLORI, M., Alejandro VI y la casa real..., pp. 222-224; y
SANCHIS SIVERA, J., Algunos documentos y cartas privadas..., pp. 19 y ss.
223 ASV, A.A., Arm. I-XVIII, 5026, fol. 42v.
224 Ver el capítulo II. 3.4.
225 Sobre la llamada “Liga Santa” véase SEGRE, A., I prodromi della ritirata di Carlo VIII, re di Francia,

da Napoli. Saggio sulle relazioni tra Venezia, Milano e Roma durante la primavera del 1495, «Archivio Storico
Italiano», 34 (1904), pp. 3-27; y 34-2 (1904), pp. 350-405; JACOVIELLO, M., La lega antifrancese del 31
marzo 1495 nella fonte veneziana del Sanuto, «Archivio Storico Italiano», 143 (1985), pp. 39-90; SUÁREZ,
FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. El camino hacia Europa…, pp. 61-73.
178 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

acontecimiento el 12 de abril de 1495 con uno de sus sofisticados rituales públicos


en la que se exhibieron inscripciones, una de las cuales describía a los Reyes
Católicos con sus atributos cruzadistas: “Questo é il gran re di Spagna e la Regina
/ De infedeli hanno fatto gran ruina”226.
En la Basílica de San Pedro se celebró una Misa solemne presidida por
Pedro de Aranda, obispo de Calahorra y agente pontificio de las negociaciones.
Rodeado de los paños y estandartes que decoraban la basílica, Leonello Chieregato
pronunció un largo discurso que acabó con el tañido de campanas y el estruendo
de lombardas227. En Alemania el humanista Sebastian Brant dedicó a Isabel y
Fernando un elogio que publicaría en octavillas impresas, mientras en la Corte
española se representó una égloga pastoril compuesta por el secretario real
Francisco de Madrid, para convencer a los embajadores de las potencias
extranjeras —según Gillet—, y a la aristocracia castellana, tradicional aliada de
Francia —según Surtz—, de que era necesaria la intervención militar para frenar
los deseos expansionistas del rey de Francia228.
Como gesto de reconocimiento a la ayuda militar prestada, el papa ordenó a
Pinturicchio que incluyese a la reina Isabel entre los retratos que le había
encargado para decorar las estancias del Castel Sant’Angelo en 1495229. Los

226 Cfr. MITCHELL, B., Italian Civic Pageantry in the High Renaissance. A Descriptive Bibliography of

Triumphal Entries and Selected Other Festivals for State Occasions, Florencia 1979, pp. 143-144; ver
especialmente los relatos de SANUDO, M., La spedizione..., p. 305; y COMMYNES, PH. DE, Mémoires...,
pp. 126-133.
227 CHIEREGATUS, L., Sermo in publicatione confoederationis inter Alexandrum VI et Romanorum et

Hispaniae reges Venetorumque ac Mediolanensium duces, ed. Johann Besicken, Roma 1495; en IERS 1440 y
1467; en BAV, Inc. IV 399; también Inc. Ross. 1230; sobre el personaje cfr. PASCHINI, P., Leonello
Chieregato: nunzio d’Innocenzo VIII e di Alessandro VI, Roma 1935.
228 En la obra se presenta a Carlos de Francia (Peligro) como un perturbador de la paz de la Iglesia

(burra), gobernada por la mano sabia y poderosa del papa Borja, que tiene como aliado y leal
defensor a Fernando el Católico (Fortunado); cfr. GILLET, J. E., Égloga hecha por Francisco de Madrid
(1495?), «Hispanic Review», 11 (1943), pp. 275-281; BLECUA, A., La Egloga de Francisco de Madrid en
un nuevo manuscrito del siglo XVI, en Serta Philologica F. Lázaro Carreter, vol. II, Madrid 1983, pp. 39-66;
ver también las aportaciones de SURTZ, R. E., Teatro castellano de la Edad Media, Madrid 1992, pp. 48-
51; en cuanto al elogio de Sebastian Brant cfr. BRANT, S., Congratulatio Confederationis Alexandri Papae
VI cum Maximiliano, ed. J. Bergmann 1495; reeditadas por HEITZ I SCHULTZ, P. (ed.), Flugblätter von
Sebastian Brant, Estrasburgo 1915.
229 Los frescos se encontraban en el jardín del papa, en la parte baja del castillo. Se dan referencias

a ciertos dibujos que se conservan en el Museo del Louvre sobre el ciclo ideado por Pinturicchio en
MÜNTZ, E., Les arts à la cour des papes Innocent VIII, Alexandre VI, Pie III (1484-1503), París 1898, p.
208; SCHMARSOW, A., Pinturicchio a Roma, Stuttgart 1882, pp. 62-71; ver también HOWE, E.,
Alexander VI, Pinturicchio and the Fabrication of the Via Alessandrina in the Vatican Borgo, en Papers in Art
History from the Pennsylvania State University, vol. VIII, t. I: An Architectural Progress in the Renaissance and
Baroque, Pittsbourgh 1992, pp. 64-93; CAVALLARO, A., Pinturicchio “familiare” della corte borgiana:
l’Appartamento di Alessandro VI a Castel Sant’Angelo, en CHIABÒ, M., MADDALO, S., y MIGLIO, M.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 179

frescos representaban la entrada de Carlos VIII en Roma y convertían lo que fue


una pesada ocupación militar en un encuentro festivo entre el papa y el monarca
francés. Aquellas pinturas pretendían olvidar los traumas de la guerra y ensalzar a
los amigos, parientes y aliados del pontífice, entre los que se encontraba “la bella
Isabella regina Catolica, Nicolò Orsini conte di Pitigliano, Giangiacomo Trivulzi
con molti altri parenti et amici di detto papa, et in particolare Cesare Borgia, il
fratello e le sorelle, e molti virtuosi di quei tempi”230. El retrato de Isabel era la
plasmación estética del aprecio del papa por la reina, y una muestra de
agradecimiento por el esfuerzo bélico castellano en defensa de la Santa Sede231.
Tras la capitulación del ejército francés en Atella (1496) e iniciada la
campaña militar de Alejandro VI para recuperar el control de sus Estados, surge la
decisión pontificia de conceder a Isabel y Fernando el título de “Reyes Católicos”
propuesto tres años antes. Como es sabido, el asunto fue discutido en el
consistorio del 2 de diciembre de 1496, siendo ponentes el cardenal de Nápoles
Oliviero Carafa, el cardenal de Portugal Jorge da Costa, y el cardenal de Siena
Francisco Piccolomini. El embajador francés, Phillipe de Commynes, afirma que
el papa había decidido despojar al rey de Francia del título de Cristianísimo que
tenía desde 1464, y traspasárselo a los reyes de España; lo que motivó la oposición
de los cardenales del partido francés y la ulterior decisión pontificia de otorgar a
Isabel y Fernando el nombre de Católicos232.
El embajador veneciano añade que la oposición también partió de aquellos
cardenales que se mostraban celosos de las prerrogativas pontificias, y
argumentaban que “aquel nombre de Católico era propio del papa y de las cosas
espirituales más que de los laicos”233. Tampoco faltaron las quejas de los
portugueses que se negaban a aceptar el título Rey de las Españas católico, ya que

(dirs.), Roma di fronte all’Europa..., vol. III, pp. 781-801 ; X. Company comenta que no encontró los
bocetos de los frescos citados en COMPANY, X., Alexandre VI i Roma..., pp. 302-303.
230 VASARI, G., Le vite dei più eccellenti pittori, scultori e architetti, Roma 1991, p. 520. Alejandro VI

también agasajó a Isabel con exquisitos regalos, como el Espejo de la Reina que ella transformó en
Custodia y se conserva actualmente en la Capilla Real de Granada; cfr. BERTOS HERRERA, M. P., Los
escultores de la plata y el oro, Granada 1991, pp. 92 y ss.
231 A lo largo del trabajo tendremos ocasión de comprobar la intervención de Isabel en la política

italiana.
232 Cfr. REY, E., La bula de Alejandro VI..., p. 344; que desconoce el importante informe de

principios de 1497 del entonces cardenal Bernardino López de Carvajal; en SUÁREZ FERNÁNDEZ,
L., Política internacional..., vol. V, p. 193.
233 “Et quanto fece repugnantibus cardinalibus, quia nomen illud potius convenit pontifici et

spiritualibus quam secularibus. Tamen, il pontifice, sic voluit”; SANUDO, M., I Diarii..., vol. I, col.
424. En cambio, el testimonio de Rafael de Volterra da a entender que no existió ningún tipo de
oposición; VOLTERRANI, R., Commentarium Urbanorum, Lyon 1552, lib. II, c. 12; en RAYNALDI, O.,
Anales ecclesiastici accedunt notae chronologicae, ed. de J. D. Mansi, vol. XI, Luca 1754, p. 272.
180 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Portugal ocupaba la antigua provincia de Lusitania y parte de la Citerior, que


formaban parte de la Hispania romana234.
Las protestas no amilanaron al pontífice y a los que apoyaban su decisión,
seguramente el cardenal de Nápoles y el de Siena. Finalmente el cardenal Carvajal
pudo anunciar a los reyes que el 19 de diciembre de 1496 el papa “ha deliberado
juntamente con el sacro collegio de intitular a vuestras Altezas de título de
Catolicos, como su progenitor el primero don Alonso Catolico, y meritisimamente
lo ha fecho, de que he sabido que a los franceses ha mucho pesado”235. En el
título se había omitido el adverbio “muy” que acompañaba al de “católicos” en la
propuesta original, pero el papa había seguido los consejos del nuncio al actuar
por propia iniciativa con la idea de ofrecer “un competidor al título de
cristianísimo” del rey de Francia, cuyo ejército acababa de capitular en Nápoles.
Pero Alejandro VI no era un hombre que jugase con una sola baraja. Con
este gesto el papa intentaba, además, compensar el desaire que pudiera haber
ocasionado a Fernando el rechazo pontificio a respaldar su candidatura a la
sucesión napolitana que había presentado tras el fallecimiento de Ferrante236. En
tercer lugar y último, es probable que el papa tratara de ganarse a los monarcas
españoles para el nuevo proyecto de restauración de los Estados Pontificios en el
que resultaría preciosa la ayuda de Gonzalo Fernández de Córdoba —
lugarteniente de los reyes en Nápoles—. El papa había escrito al capitán andaluz
en octubre de 1496 solicitando el auxilio de sus tropas, y no dejaba de importunar
al embajador Garcilaso para que los reyes dejaran ir a su lugarteniente237. La
concesión del título se produjo en diciembre y un mes después los monarcas
daban el visto bueno para que el Gran Capitán se desplazara a Roma
Sin ánimo de abordar el análisis interno del documento, conviene recordar las
razones expresadas para la concesión del título para definir el modelo político-

234 ZURITA, J., Historia..., p. 325.


235 Zurita afirma que el papa quiso retirar al rey de Francia el título de “cristianísimo” —
concedido por Pío II a Luis XI porque “ofreció revocar la Pragmática Sanción en su reino”—, y
otorgárselo al rey de España por la conquista de Granada y por “haber hecho salir de Italia un rey
tan estimado por todo el mundo”; ZURITA, J., Historia..., pp. 325 y ss. Las palabras transcritas de
Carvajal en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Política internacional..., vol. V, p. 193.
236 Se trata de un gesto típico de Alejandro VI, que había procedido de manera análoga con Carlos

VIII cuando el 9 de marzo le otorgó la Rosa de Oro para aliviar el desaire que le había ocasionado al
rechazar su candidatura al trono de Nápoles; cfr. CLOULAS, I., Charles VIII et les Borgia en 1494, en
FIORATO, A. CH. (dir.), Italie 1494, París 1994, p. 42.
237 El embajador veneciano dice que el papa “ha chiamado da Napoli Consalvo Ferando, che ha

3.000 fanti, et gli vuol dar carico di pacificar quella (se refiere a los desórdenes que habían producido
en Viterbo, Terni o Espoleto), le quali ogni giorno si tagliano a pezzi”; SANUDO, M., Diarii..., vol. II,
col. 491; sobre la campaña pontificia para restablecer el control de sus Estados cfr. CARAVALE, M y
CARACCIOLO, A., Lo stato pontificio da Martin V a Gregorio XIII, en Lo Stato Pontificio da Martino V a Pio
IX, en Storia d’Italia, vol. XIV, Turín 1986, pp. 139-163.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 181

simbólico que allí se propone. Tras una justificación del poder pontificio para
conceder títulos de este tipo a los príncipes cristianos, Alejandro VI expone los
motivos que explican la concesión: las virtudes personales de ambos príncipes,
puestas de relieve en la rápida unificación, pacificación y consolidación de sus
reinos; la reconquista de Granada del dominio del Islam “con las ayudas materiales
y la bendición de la Sede Apostólica”; la erradicación de la herejía y la expulsión de
los judíos “dejándolos llevar sus bienes con increíbles pérdidas para vosotros y
quebranto de los naturales”238; el envió de tropas al reino de Nápoles “por
defender nuestra dignidad pontificia y los derechos de la Iglesia Romana a la que
legítimamente pertenecía el reino de Sicilia”; y, por último, los esfuerzos realizados
y las promesas de “llevar la guerra a los Africanos, enemigos del nombre
cristiano”239.
Por todas estas razones el pontífice otorgaba el título a unos monarcas que
podían considerarse “aviso y ejemplo de los príncipes cristianos, porque vuestras
fuerzas y vuestras armas no las habéis empleado en la ruina y matanza de otros
cristianos, por ambición de tierras y de dominio, sino en la prosperidad de los
cristianos y en la defensa de la Iglesia y de la fe”240. La altisonancia de las palabras
no nos debe hacer pensar que la entrega del título pontificio sea un mero gesto de
cortesía en agradecimiento por la ayuda militar contra el invasor francés. La
donación papal suponía, más bien, el corolario de la otra batalla que se había
librado en el imaginario intraeclesial europeo entre la corriente escatológica
francesa —que veía en Carlos VIII el segundo Carlomagno, castigador de Roma y
conquistador de Jerusalén— y el mesianismo aragonés que hacía de Fernando el
monarca universal y debelador del Islam241. El nuevo título situaba a los reyes de

238 No son pocos los testimonios italianos que ensalzaron a los soberanos españoles por la

expulsión de la comunidad judía de sus reinos; véanse por ejemplo las octavas de Giuliano Dati que
en 1493 consideran a Fernando “Christianissimo rege de’Christiani / come si vede che non è mai
satio / di marrani Giudei far ogni stratio”. En la misma fecha el humanista Matteo Bosso de Verona
llama al rey aragonés “felicissimo e cristianissimo” por acometer esta medida, mientras en Nápoles
un apasionado religioso trata de persuadir al rey Ferrante de que imite a su primo, aludiendo al falso
descubrimiento de algunas cartas proféticas de San Cataldo; SORANZO, G., L’umanista canonico
regolare..., p. 219; PONTIERI, E., Un monarca realista e un asceta del Quattrocento: Ferrante d’Aragona, re di
Napoli, e S. Francesco di Paola, en ID., Ferrante d’Aragona..., p. 411.
239 Pedro Mártir de Anglería da razones semejantes en carta dirigida a fray Hernando de Talavera,

obispo de Granada y antiguo confesor de la reina: “por haber arrojado de Andalucía a los
inhumanos sarracenos, por haber sometido a su poder el reino de Granada, por haber expulsado a
los judíos, por haber quebrantado a los herejes, y, finalmente, por haber ampliado con su bondad las
fronteras de nuestra fe”. La extraña datación de la carta —el 5 de febrero de 1495— constituye una
muestra más de las frecuentes interpolaciones del autor; ANGLERÍA, P. M., Epistolario..., vol. IX, pp.
293-295.
240 En REY, E., La bula de Alejandro VI..., p. 74.
241 Sobre el mesianismo catalano-aragonés véase la bibliografía citada de E. Durán, J. A.

Requesens o M. Aurell. Para el caso francés cfr. DENIS, A., Charles VIII et les italiens: histoire et mythe,
182 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Castilla y Aragón a la cabeza de los príncipes católicos como verdaderos


defensores de la Iglesia, creando un nuevo paradigma de Rex Catholicus que,
superando el estereotipo cruzadista, acentuaba el perfil de defensor ecclesiae,
sostenedor del Papado y de los intereses pontificios.
Fue inmediato el efecto propagandístico de la nueva titulación otorgada
para que “se haga más célebre en todo el mundo vuestra virtud y la piedad para
con la república cristiana y la religión para con Dios”242. En diciembre de 1497,
Venecia se sorprendía de la tregua firmada por los reyes españoles y el de Francia
sin contar con el parecer de los otros miembros de la Liga “tal y como siempre
han afirmado hacer, y por ser aquel rey católico”243. Mientras tanto Luis XII de
Francia intentaba recuperar posiciones solicitando de Alejandro VI el título de fils
aînè de l’Église (“hijo mayor de la Iglesia”) a cambio de atribuir al papa la categoría
de emperador244.
Los Reyes Católicos tuvieron ocasión de demostrar su apoyo al pontífice
enviando a Roma en marzo de 1498 a Gonzalo Fernández de Córdoba para
ayudar a Alejandro VI en el conflicto que sostenía contra los Orsini y la
recuperación de la fortaleza de Ostia, ocupada por tropas aliadas de Carlos VIII245.
Los reyes aprovecharon la presencia del capitán andaluz para reforzar el “partido”
español en la Ciudad Eterna, y fortalecer el eje Sicilia-Nápoles-Roma que presidiría
el dominio español en los dos siglos siguientes246. Tras el asedio y la conquista de
Ostia, el papa concedió a Gonzalo el honor de entrar triunfalmente en Roma
“accompagnato da gridi del popolo Romano” y por “tamburi et suoni di trombe,
innanzi alle bandiere de’ cavalieri e de’ fanti, a grandissimo zimbello del

Génova 1979; VASOLI, C., Il mito della monarchia francese nelle profezie tra il 1490 e il 1510, en CECHETTI,
D., SOZZI, L., y TERREUX, L. (dirs.), L’aube de la Renaissance, Ginebra 1991, pp. 145-165; LECOQ, A.
M., François Ier imaginaire. Simbolique et politique à l’aube de la Renaissance française, Baltimore 1994.
242 En REY, E., La bula de Alejandro VI..., p. 74.
243 SANUDO, M., Diarii..., vol. I, col. 849.
244 Cfr. LE FUR, D., Louis XII: un autre Cesar, París 2001, pp. 232 y ss.
245 Un análisis militar de la campaña en PIERI, P., La crisi militare italiana nel Rinascimento nelle sue

relazioni con la crisi politica ed economica, Nápoles 1934, pp. 326-327.


246 Cfr. HERNANDO SÁNCHEZ, C. J., El Gran Capitán y los inicios del virreinato de Nápoles. Nobleza y

Estado en la expansión europea de la Monarquía bajo los Reyes Católicos, en El Tratado de Tordesillas y su
época..., pp. 1826-1828; ID., Estrategia cruzada y guerra moderna: la conquista de Nápoles en la política italiana
de los Reyes Católicos. Sobre el nuevo sistema español en Italia, en Los Reyes Catolicos y la Monarquia de España
(Valencia septiembre-noviembre 2004), Valencia 2004; o los trabajos reunidos en El reino de Nápoles y la
monarquía de España. Entre agregación y conquista (1485-1535), Madrid 2004. Desde la perspectiva
intaliana cfr. GALASSO, G., La crisi italiana e il sistema politico europeo nella prima metà del secolo XVI, en
ID., Dalla “Libertà d’Italia” alle “preponderanze straniere”, Nápoles 1997, pp. 15-59; ID., L’Italia una e
diversa nel sistema degli Stati Europei (1450-1750), en ID. (dir.), Storia d’Italia, vol. XIX, Turín 1998, pp.
27-50; MUSI, A., L’Italia dei viceré. Integrazione e resistenza nel sistema imperiale spagnolo, Cava de’ Tirreni
2000, pp. 37-55.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 183

popolazzo”, porque aquella victoria había sido para grandísima utilidad y


provecho de la república romana247.
La entrada del capitán español tuvo las resonancias simbólicas de un triunfo
imperial248. Como un nuevo Yugurta, Gonzalo desfiló por la ciudad llevando
encadenado al capitán rebelde hasta los pies del papa, que lo recibió sentado en su
sede rodeado del colegio cardenalicio “in una grandissima et ornatissima sala”249.
Alejandro VI se levantó nada más entrar el andaluz, y no le dejó postrarse para
besar sus pies, sino que “lo accolse invece al baccio della bocca, lodandose di lui
maravigliosamente, e ringraziandolo di avere salvata Roma da un gran flagello”250.
Guicciardini afirma que el papa le entregó la Rosa de Oro como protector de la
Iglesia, y el cronista A. de Santa Cruz comenta que “por hacer honra al Gran
Capitán, mandó abrir su palacio sin dexar casa cerrada, y le dio grande honra y
merced”251.
Las honras dispensadas al capitán de los Reyes Católicos recogían el
recuerdo de aquellas victorias granadinas que ahora se transformaban en italianas,
y los vítores que saludaron al conde de Tendilla resonaba con más fuerza al
aclamar al capitán andaluz, ya no como “pacificador” sino como “señor” de Italia.
Por primera vez en la Historia, la Corona española llevaba sus tropas hasta la

247 GIOVIO, P., La vita di Consalvo Ferrando di Cordova detto il Gran Capitano, Florencia 1950, pp. 66-
67.
248 Cantalicio hizo una colorida descripción del desfile que avanzaba hacia el Vaticano: “Entra in

Roma con grande apparato, ed andavangli innanzi in bello ordine, e con molta pompa lo schiere
de’Cavalieri, ed i Capitani Spagnoli ed Italiani, che pareano tutti folgori di battaglia; seguiva dietro di
costoro il gran Consalvo, nuovo Ercole di nostra età, con sembianza allegra, e piena di gravità, e
mostravasi nel viso non men grande, che piacevole. Innanzi il Gran Capitano andava il misero
Menaldo sopra un ronzino con volto languido e mesto, e con gli occhi chinati a terra, con barba
squallida e scarmigliata, così lunga, che ne copriva tutto il suo petto; e traeva così altre sospiri dal
profondo del cuore, che mettea compassione di se a chiunque il veneva e udiva. Seguiva
ultimamente un gran numero di soldati, e d’altre genti, che accompagnavano il trionfo del
Capitano”; CANTALICIO, G. B., De bis Parthenope, Nápoles 1506; traducida por QUATTROMANI, S.,
Delle Guerre fatte in Italia da Gonsalvo Ferrando di Aylar di Cordoba detto il Gran Capitano, Cosenza 1597,
libro I, p. 21; otra descripción de la entrada en la Crónica manuscrita que se encuentra en RODRÍGUEZ
VILLA, A. (ed.), Crónicas del Gran Capitán, Nueva Biblioteca de Autores Españoles, vol. X, Madrid
1908, pp. 295-296.
249 Véase también la Crónica manuscrita..., pp. 295-296.
250 Según P. Giovio, el papa calificó la hazaña del capitán andaluz como de “azione sopraumana”;

GIOVIO, P., La vita di Consalvo Ferrando…, p. 67.


251 La entrega de la Rosa de Oro no aparece en las fuentes coetánea a los hechos —incluido el

diario de J. Burckardi—, sin embargo el gesto no es extraño porque la Rosa de Oro podía otorgarse
a condottieri o militares que prestaran un servicio especial a la Santa Sede; cfr. CORBO, A. M., La Rosa
d’Oro..., en ID., Cantori, artisti e condottieri..., pp. 49-52.; las palabras señaladas en el texto son de SANTA
CRUZ, A., Crónica de los Reyes Católicos, ed. J. de M. Carriazo, vol. I, Madrid 1951, pp. 172-173.
184 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

misma ciudad pontificia para defender al papa y afirmar el nuevo dominio


hispano-napolitano.
Aquellos días de triunfo impresionaron tanto al pontífice que en 1497
consideró la posibilidad de nombrar al Gran Capitán Gonfaloniero de la Iglesia, y
en 1505 y 1506 suscitará los elogios del cardenal Egidio de Viterbo y de Rafael de
Volterra al llamarle “alter Viriatus virtutis armisque”252. La fulgurante operación
de las tropas españolas también pudo suscitar el proyecto que el cardenal Carvajal
—anfitrión de Gonzalo durante su estancia en Roma— presentó en consistorio
un año después proponiendo crear una policía jurídico-militar, a imitación de la
Santa Hermandad castellana, para el control de los territorios pontificios253.

c) Exaltación dinástica y legitimación de la conquista


Con el nuevo protagonismo adquirido en la Península Italiana, los Reyes
Católicos habían dejado de ser aquellos príncipes cruzados que luchaban en el
“rincón de Europa”, para convertirse en garantes del equilibrio político en la
Península Italiana y la seguridad del Mediterráneo. Aquella monarquía en
expansión sufrió una crisis cuando el 4 de octubre de 1497 falleció el príncipe don
Juan, único heredero varón de los Reyes Católicos y, por tanto, pieza clave para
sostener la delicada unión de los reinos254. El impacto del suceso tuvo su
inmediato reflejo en Roma, donde los reyes habían comenzado a levantar la iglesia
de San Pedro in Montorio como exvoto por el nacimiento de aquel heredero
varón que ahora se extinguía.
Nada más llegar la noticia a Roma el 20 de noviembre, el pontífice dio por
terminada la audiencia en la que se encontraba y, seis días después, escribió a los
reyes un breve consolatorio —muy estudiado y corregido—, con palabras de
exhortación y motivos de consuelo cristiano255. Desde la Corte Diego de Muros

252 Los rumores sobre la decisión pontificia de poner al Gran Capitán al frente de sus tropas se

encuentran en la carta de una persona desconocido a Giovanni Bentivoglio, señor de Bolonia, 20


junio 1497; en PASTOR, L. VON, Storia dei Papi..., vol. III, pp. 858-859. El panegírico de Egidio de
Viterbo en O’MALLEY, J. W., Fulfillment of the Christian Golden Age..., p. 327; también en ID., Rome and
the Rennaissance Studies in Culture and Religion, Londres 1981. El testimonio de Rafael de Volterra en
VOLTERRANUS, R., Commentariorum urbanorum, Basilea 1559, fol. 23r. Un reciente estudio sobre el
“mito” del Gran Capitán en RUIZ-DOMÈNEC, J. E., El Gran Capitán. Retrato de una época, Barcelona
2002, pp. 513 y ss.
253 El tema se desarrollará más detenidamente en el capítulo II, 4.3.
254 El impacto que tuvo en España este dramático acontecimiento, y las celebraciones funerarias o

literarias que desencadenó en SANZ HERMIDA, J., Literatura consolatoria en torno a la muerte del príncipe
Don Juan, «Studia Historica. Historia Medieval», 11 (1993), pp. 157-170; ID., y ALCALÁ, Á., Vida y
muerte del Príncipe Don Juan. Historia y literatura, Valladolid 1999.
255 Breve Ex concepto, 26 noviembre 1497, en AZCONA, T. DE, Relaciones de Alejandro VI..., pp. 170-

171.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 185

III —deán de Santiago y futuro obispo de Mondoñedo— envió inmediatamente al


papa y al colegio cardenalicio una oración fúnebre titulada Panegyris in obitu Johannis
Hispaniae principis ad summum Pontificem, con el fin de proporcionar material sobre el
príncipe a los predicadores que subieran al púlpito para celebrar las exequias
romanas256. El cardenal Carvajal mandó imprimirlo en Roma el 1 de diciembre y
aprovechó el material del panegírico para componer otra epístola consolatoria en
castellano que envió a los Reyes Católicos, y hoy conocemos en su traducción
latina realizada por el secretario del cardenal, García de Bovadilla257.
Respetando la estructura tripartita del género consolatorio (lamentatio,
laudatio y consolatio), Bernardino traza en su Epístola una alabanza del príncipe que
iba a unir España, con excepción de Portugal y Navarra. Desde el punto de vista
político interesa resaltar la propuesta sucesoria que hace el cardenal recomendando
a los reyes que no dividan el reino entre sus hijas, ya que pondrían en peligro la
“sanctissimam et perutilem unionem”. Para evitarlo propone nombrar heredero al
hijo que esperaba Margarita —esposa viuda del príncipe don Juan—, y si esto no
fuera posible ofrece una alternativa en la sucesión a Isabel —hija de los reyes y
reina de Portugal— tal y como prevé la tradición castellana favorable a la sucesión
femenina. Pero la pluma del cardenal no se limita a cuestiones de política interior y
vislumbra el enfrentamiento con Francia, que exigirá a los Reyes Católicos
mantener la unión y la mutua solidaridad de todos sus súbditos.
Alejandro VI quiso que el fallecimiento del príncipe fuera recordado en
Roma con particular solemnidad y, a petición de los representantes españoles,
autorizó la celebración de una Misa en la Capilla Papal, o palatina, de San Pedro
del Vaticano258. Como ocurrió en la ceremonia de la entrega de la Rosa de Oro, el

256 La obra ha sido editada por GONZÁLEZ NOVALÍN, J. L., Los opúsculos latinos de los Diego de Muros,

«Asturiensia Medievalia», 1 (1972), pp. 358 y ss; también en ID., El Deán de Santiago. D. Diego de
Muros. Su puesto en la historia del humanismo español, «Anthologica Annua», 22-23 (1975-1976), pp. 64-70
y 97-104.
257 La versión latina —publicada entre 1500 y 1502— ha sido estudiada y parcialmente editada por

GONZÁLEZ ROLÁN, T., y SAQUERO SUÁREZ-SOMONTE, P., Un importante texto político-literario..., pp.
247-277. Conviene recordar que este tipo de composiciones sobre el nacimiento o defunción de
infantes castellanos —tan importantes para la sucesión del reino— encontraba un terreno abonado
en Roma por Rodrigo Sánchez de Arévalo, cuando en 1462 pronunció un discurso en la basílica de
San Pedro ante Pío II con motivo del nacimiento de Juana de Castilla, hija de Enrique IV y
posteriormente llamada “la Beltraneja”; en BAV, Vat. Lat. 4881, fols. 2222-2224; editado
recientemente por AZCONA, T, DE., Juana de Castilla..., pp. 151-155.
258 La celebración del funeral en Roma ha sido recientemente analizada por VAQUERO PIÑEIRO,

M., I funerali romani del príncipe Giovanni e della regina Isabella di Castiglia: rituale politico al servizio della
monarchia spagnola, en CHIABÒ, M., MADDALO, S., y MIGLIO, M. (dirs.), Roma di fronte..., vol. I, Roma
2001, pp. 641-655; donde se utilizan los testimonios de BURCKARDI, J., Liber notarum, en BAV, Vat.
Lat., 5944, 218v-219r; y el libro ceremonial de GRASSIS, P., De particolari missa exequiali in Cappella
Papali pro primogenito regis Hispaniarum de alia etiam simili missa habita in eadem S. Iacobi de natione, en BAV,
Vat. Lat. 5944, fols. 218r-219v.
186 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

maestro de ceremonias volvió a indignarse contra el papa valenciano, alegando


que este privilegio era un hecho excepcional pues sólo se podían celebrar allí
funciones religiosas en honor de pontífices o soberanos. Como dice M. Vaquero
Piñeiro, el tratamiento reservado al infante se presentaba como “un intento
deliberado y muy calibrado de forzar el ceremonial papal para adaptarlo a los
intereses del grupo nacional políticamente dominante”259. Especialmente ahora
que el papa necesitaba la colaboración española para apoyar su política de enlazar
familiarmente con la Casa aragonesa de Nápoles mediante el matrimonio de su
hijo César Borja con Carlota de Aragón, hija del rey Federico260. De ahí que el
papa se comprometiera con el fasto español “ut videretur regi et regine
Hispaniarum [...] singulariter inclinatus”, es decir, para que pareciera especialmente
favorable al rey y a la reina de las Españas261.
El 10 de enero el papa asistió “in pluviali” a la Misa que se celebró en San
Pedro por el alma del príncipe Juan262. Seis días después fue el procurador de los
reyes, Juan de Medina, quien celebró una segunda Misa pública en la iglesia de
Santiago de los Españoles, donde comparecieron once cardenales —entre ellos
César Borja—, varios prelados palatinos, el gobernador de la ciudad, algunos
embajadores y otros miembros de la corte263. Se había asignado un lugar
particularmente relevante al embajador de los Reyes Católicos —Garcilaso de la
Vega— que se personó rodeado por los representantes de la nación española “in
panis negris funestis”. El interior de la iglesia se había decorado con telas negras, y
en el centro se había levantado un alto catafalco, o castrum doloris, de seis gradas
que custodiaba un ataúd lógicamente vacío. La majestuosa solemnidad de las
exequias impresionaron al maestro de ceremonias pontificio: todo aquello era
nuevo en Roma, pero todo se debía permitir porque había que “obedire hispanis
dominantibus”264.

259 VAQUERO PIÑEIRO, M., I funerali romani..., p. 645.


260 Los Reyes Católicos se opusieron con fuerza a este proyecto que exigía la secularización de
César —en aquel momento cardenal diácono— y ponía en peligro los intereses de Fernando el
Católico en el reino. Federico de Nápoles tampoco era favorable a esta idea, ni la propia Carlota que
se negaba a ser llamada “la cardenala”.
261 “Papa tamen omnino voluit hec fieri ut videretur regi et regine Hispaniarum, de quo natus est

seu potius sub quo rege, cum rex ipse et regnum Catalonie sive Valentie obtinebat, in quo pontifex
est genitus, singulariter inclinatus”; BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. II, pp. 69-70. En el
manuscrito consultado por M. Vaquero Piñeiro, el maestro de ceremonias comenta desdeñoso que
el papa pretendía con ello “adulare” a su rey español; cit. en VAQUERO PIÑEIRO, M., I funerali
romani..., p. 645.
262 Cfr. BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. II, pp. 70-71.
263 La ostentosa presencia de César permite sospechar que pretendía ganarse el favor de los

embajadores de los Reyes Católicos para el proyecto de abandonar el capelo cardenalicio y contraer
matrimonio con la hija de Federico de Nápoles.
264 BAV, Vat. Lat., 5944, fol 218v.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 187

Una vez terminada la Misa y por encargo del cardenal Carvajal, el humanista
volterrano Tommaso Inghirami pronunció un discurso funerario que fue alabado
por todos, y se publicaría posteriormente en Roma en 1502 con el título Oratio de
obitu Iohannis Hispaniae principis ad Senatum apostolicum265. Esta obra que ha pasado
desapercibida a los especialistas pudo servir de inspiración a la epístola
consolatoria de Carvajal, que se publicaría también por aquellas fechas266.
También hubo manifestaciones de condolencia en Sicilia, especialmente en
Mesina, donde el senado proclamó nueve días de luto y preparó una solemne
procesión que culminó en un Misa y la lectura de poemas en honor del príncipe
difunto267. Ludovico el Moro —aliado de los Reyes Católicos en aquel entonces—
decretó en Milán un día de luto, y mandó celebrar el 5 de diciembre una Misa
solemne en el Duomo a la que asistió toda la nobleza268.
A la vista de estas notas puede decirse que los agentes españoles en Italia, y
especialmente en la ciudad de Roma, lograron transformar el fallecimiento del
heredero en un motivo de exaltación de la dinastía, y lo que podría verse como un
signo de debilidad política en una fuente de prestigio y reconocimiento por parte
del Pontificado. Los funerales por el príncipe don Juan representaron el punto
culminante de la capacidad española de ejercer sobre Roma una poderosa
hegemonía, pero también anunciaron también tiempos difíciles para la Corona
española. La resistencia de los reyes a apoyar la política familiar de Alejandro VI y
la discrepancia en la sucesión napolitana deterioraron progresivamente las

265 INGHIRAMI, T., Oratio de obitu Iohannis Hispaniae principis ad Senatum apostolicum, ed. Eucharius

Silber, Roma 1502; IERS 1794; la nota bibliográfica de la publicación posterior del discurso se
recoge también en TINTO, A., Gli annali tipografici di Eucario e Marcello Silber (1501-1527), Florencia
1968, p. 24. Ninguna noticia sobre este discurso hemos encontrado en los trabajos de RUGIADI, A.,
Tomasso Fedra Inghirami, umanista volterrano (1470-1516), Amatrice 1933; INGHIRAMI, I., Notizie dei codici
degli autografi e delle stampe riguardanti le opere dell umanista volterrano Tommaso Inghirami detto Fedra,
«Rassegna Volterrana» 21/22 (1955), pp. 33-41.
266 Sobre la importancia de este tipo de composiciones funerarias cfr. MCMANAMON, J. M.,

Funeral Oratory and the Cultural Ideals of Italian Humanism, Londres 1989.
267 Entre las elegías conservadas cabe destacar las de Bernardino Rici y Francisco Faragonio; cfr.

BIANCA, C., “In urbe messana nobilissima”: tre incunabili in morte di Giovanni d’Aragona, en La civiltà siciliana
del Quattrocento. Atti del Convegno (Messina 21-24 febbraio 1982), Mesina 1984, pp. 3-9; ID., Stampa,
cultura e società a Messina alla fine del Quattrocento, vol. II, Palermo 1988, pp. 323-331, 341-349 y 359-
365; algunos de los testimonios literarios sicilianos han sido editados en el trabajo de Sanz Hermida
y en GARCÍA OLMEDO, F., Diego Ramírez de Villaescusa (1459-1537), fundador del Colegio de Cuenca y
autor de los Cuátro Diálogos sobre la muerte del Príncipe Don Juan, Madrid 1944.
268 Cfr. BOSCOLO, A., Milano e la Spagna all’epoca di Ludovico il Moro, en Milano nell’Età di Ludovico il

Moro. Atti del convegno internazionale (Milano, 28 febraio – 4 marzo 1983), vol. I, Milán 1983, p. 102; ver
también NATALE, A. R., La relazioni tra il ducato di Milano e il regno del Portogallo nel Rinascimento, Milán
1971, p. 40, 52 y ss. (doc. 10). La llegada de la noticia a Venecia en enero de 1498 en SANUDO, M.,
Diarii..., vol. I, col. 818.
188 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

relaciones hispano-pontificias y provocaron el acercamiento de Alejandro VI a


Luis XII de Francia, que acababa de suceder a Carlos VIII269.
Tras la crisis diplomática hispano-pontificia de 1498-1499, la presencia
simbólica de la Corona sufre en Roma un eclipse hasta mediados de 1501, en que
vuelve a reactivarse con el apoyo de los Reyes Católicos al proyecto de cruzada
promovido por Alejandro VI270. Los monarcas enviaron entonces una formidable
escuadra a las órdenes del Gran Capitán, para fortalecer los enclaves napolitanos y
unirse a la flota veneciana que debía frenar el nuevo avance otomano en el
Mediterráneo. Las campañas de Corfú y Cefalonia iluminaron de nuevo la imagen
cruzadista de los Reyes Católicos, y la estela de victoria dejada por el capitán
andaluz facilitó la reconciliación de los Reyes Católicos con la Santa Sede y la
república de Venecia. Como gesto de agradecimiento, la Señoría otorgó al Gran
Capitán el título de “amico charissimo de Venecia” y le envió un espléndido
obsequio cincuenta piezas de oro y plata, sedas tejidas en China, y martas cibelinas
de Asia Central, que Gonzalo cortesmente ofreció a la reina Católica271.
Un nuevo impulso a la política defensiva del Mediterráneo lo proporcionó
la alianza antiturca firmada por el pontífice, los Reyes Católicos y Luis XII de
Francia272. Como es sabido los acuerdos fueron precedidos por la confirmación
pontificia del tratado de Chambord-Granada a través de una bula datada el 25 de
junio de 1501, en la que el pontífice procedía a la división del reino de Nápoles
otorgando el título de rey a Luis XII, y el de duque de Calabria y Apulia a
Fernando el Católico. Cuatro días después se publicó en Roma la alianza contra
los turcos —que acababan de desencadenar una ofensiva en el Adriático—, y se
intensificaba la propaganda hispano-francesa que legitimaba la ocupación del reino
de Nápoles y la destitución de Federico III, acusado de pactar con los
otomanos273.
El acontecimiento fue celebrado en la Curia con el discurso que Iacobus
Alpharabius enderezó al legado francés, el cardenal Jorge de Amboise, y se editaría
en septiembre de 1501 con una epístola dirigida a Ferdinando et Helisabettae Catholicis
Hispaniarum regibus274. En este escrito se anuncia una “foelicissimam hanc nostram
aetate” caracterizada por la recuperación de la fe en gran parte del orbe gracias a la

269 Sobre estos temas véase el capítulo II. 5.


270 Sobre esta campaña ver el capítulo II. 7.4.
271 PRIULI, G., I diarii..., pp. 102-103; también RUIZ-DOMÈNEC, J. E., El Gran Capitán..., p. 319.
272 Ver el capítulo II. 5.3.
273 Cfr. SALAVERT FAVIANI, V. L., La política exterior de Fernando el Católico a la luz de la literatura

polémica hispano-francesa de su tiempo, en SARASA E. (coord.), Fernando II de Aragón el Rey Católico,


Zaragoza 1996, pp. 539-553.
274 La epístola se encuentra dentro de su opúsculo ALPHARABIUS, I., Dignissimo in christo patri et

domino Georg. de Amboysia tituli S. Sixti presbytero cardinali Rhotomagensi Galliarum legato meritissimo, ed.
Johann Besicken, Roma 1501; BV, Q. V. 225, fols. 13v-14r.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 189

acción de los Reyes Católicos: “debellata Betica, Aphrica depressa, adventus alter
in fidemque redactus orbis locupletissime attestantur”275. Alpharabius acentúa los
valores cristianos de las gestas españolas alegrándose del retorno de tantas almas
de infieles, apartadas y perdidas, al camino de la verdadera salvación. Por ello el
curial anima a los reyes a continuar su trayectoria poniendo los fundamentos del
nuevo siglo de oro: “Circunspicite obsecro populorum anhelantium spem; preces,
studia, vota, cogitationesque omnes sub vestrae tamen Maiestates fastigio
dumpendere”. Los pueblos anhelantes, las oraciones, los esfuerzos, los deseos, y
todos los pensamientos están pendientes de los monarcas españoles, y los mismos
Cielos con sus jerarquías angélicas exultan complacidos por su victoria y felicidad.
El tono reconciliador y profético del discurso dejaba entrever, sin embargo,
sombras que sólo la guerra de Nápoles terminaría de disipar. Surgió entonces un
nuevo tipo de escritos destinados a justificar la intervención española y la posterior
ocupación del reino, como el Tratado de las sucesiones de los reynos de Gerusalem,
Napoles, Sicilia y provincias de Pulla y Calabria, y del derecho que a ellos tienen los Reyes
Católicos don Fernando y doña Isabel del jurista Cristóbal de Santiesteban, que apela a
la integridad del reino de Jerusalén y el de las dos Sicilias para defender los
derechos de Fernando a éstos reinos, y también los de Isabel276. La campaña de
Nápoles daría origen a comedias humanísticas como el poema alegórico dialogado
La Comedia sine titulo, o Leucasia, que el napolitano Girolamo Morloni compuso en
latín entre 1503 y 1504, y se representó en la Corte de Fernando de Nápoles277.
Mientras tanto en Roma los únicos acontecimientos que anunciaban un
tímido acercamiento del pontífice a la causa española eran los alardes de tropas —
“a suon di trombetta e tamburini”, y “a nome del Papa, sotto titolo di Spagnoli”—
que organizó en el verano de 1503 el embajador Francisco de Rojas con el
permiso de Alejandro VI278. Sin embargo no sería el papa Borja, sino Julio II,
quien asistiría al triunfo de las tropas españolas en la segunda guerra de Nápoles y
la ocupación del reino por Fernando el Católico, fallecida ya la reina Isabel. En
esta época habría que encuadrar la producción histórico-literaria destinada a
exaltar la figura del Gran Capitán, como el poema Historia Parthenopea que escribió
el protonotario sevillano Alonso Hernández —familiar del cardenal Carvajal—, la
Propalladia de Bartolomé de Torres Naharro, o la biografía del militar español que
se contiene en De bis recepta parthenope Gonzalvie libri quatuor que escribió en 1506 el
obispo de Penna y Atri, Giovanni Batista Valentini, llamado el “Cantalicio”279.

275 Ibidem, fol. 14r.


276 Cfr. HERNANDO SÁNCHEZ, C. J., El reino de Nápoles…, p. 56.
277 Cfr. STÄUBLE, A., La commedia umanistica del Quattrocento, Florencia 1968, pp. 129-131; también

RINCÓN, D., “Historia Baetica”..., pp. 112-113.


278 Despacho del embajador veneciano, 1 julio 1503; en GIUSTINIAN, A., Dispacci..., vol. II, p. 53.
279 TORRES NAHARRO, B. DE, Propalladia and Other Works of Bartolomé de Torres Naharro, ed. J. E.

Gillet, vols. I-II, Pensilvania 1943; también ID., Antología (Teatro y Poesía), ed. M. Á., Pérez Priego,
190 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

3.4. Universalización del paradigma en tiempos de Julio II


a) Funerales romanos por una reina
La subida al trono pontificio de Julio II y el desmoronamiento del proyecto
de Alejandro VI de crear un dominio familiar en la persona de su hijo César,
marcan un nuevo orden de relaciones hispano-pontificias280. Aunque los reyes
apoyaban al papa en su reivindicación de los territorios que había usurpado
Venecia, en el ámbito eclesiástico surgieron conflictos por la provisión de León y
el envío del obispo de Arezzo como nuncio pontificio281. En este delicado
contexto diplomático se produjo el fallecimiento de la reina Isabel. Una vez más el
cardenal Carvajal —a quien el maestro de ceremonias define “creatura” de la
reina— tomó las riendas de los funerales romanos, y ordenó a todos los
cardenales españoles a vestir capas de color violeta en señal de luto,
contraviniendo los usos litúrgicos que prescribían otros colores para celebrar el
tiempo de Navidad282. Después propuso al papa celebrar las exequias en la Capilla
Pontificia, como se había procedido con el príncipe don Juan, pero esta vez la
petición no fue escuchada. A los malos momentos que atravesaban las relaciones
de la Curia y la Corte española, se añadía una compleja cuestión sucesoria ante la
que Julio II prefirió mantener una fría neutralidad distanciándose del poderoso
partido castellano de la Curia283. No obstante Julio II escribió un breve a
Fernando y a Felipe el Hermoso —duque de Borgoña y marido de Juana— para
consolarles y exhortarles a la paz284.

Badajoz 1995; HERNÁNDEZ, A., Historia Parthenopea, Roma 1516; sobre esta obra cfr. CROCE, B., Di
un poema spagnuolo sincronico intorno alle impresse del Gran Capitano nel regno di Napoli. La “Historia
Partonopea” di Alonso Hernández, «Archivio Storico per le Provincie Napoletane», 19-1 (1884), pp. 532-
549.
280 Sobre las relaciones políticas de Julio II con los Reyes Católicos cfr. MANGLANO Y CUCALO DE

MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. I, pp. 50 y ss; DOUSSINAGUE, J. M.,
Fernando el Católico y el cisma de Pisa, Madrid 1946; sobre los aspectos eclesiásticos véase también
AZCONA, T. DE, La elección y reforma..., pp. 171 y ss.
281 Cfr. FERNÁNDEZ DE ALONSO, J., La legación frustrada de Cosimo de Pazzi, obispo de Arezzo (1504),

«Anthologica Annua», 11 (1963), pp. 55-90; la disputa por la sede de León en AZCONA, T. DE, Isabel
la Católica..., pp. 567-568. Las problemáticas relaciones entre Venecia y la Santa Sede en SENECA, F.,
Venezia e papa Giulio II, Padua 1962, pp. 24 y ss.
282 La descripción de la ceremonia en BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. II, pp. 471-472 (véanse

otras versiones en los manuscritos conservados en la BAV); y GRASSIS, P., De exequiis domina
Elisabeth Reginae Hispaniarum Romae apud Ecclesiam Sancti Iacobi celebratis, en BAV, Vat. Lat. 5944, fols.
215v-217v; también ID., Diarium; en BAV, Vat. Lat. 5635, fols. 82v-84v; buena parte de estos textos
ha sido empleada por VAQUERO PIÑEIRO, M., I funerali romani..., pp. 649-653.
283 Cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., I funerali romani..., pp. 649-650; ID., De los Reyes Católicos a Carlos

V..., pp. 136 y ss.


284 AZCONA, T. de, Isabel la Católica..., pp. 939 y 942.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 191

Ante la imposibilidad de celebrar las exequias en la Capilla Pontificia,


Carvajal organizó la ceremonia en la iglesia de Santiago de los Españoles el 16 de
febrero de 1505, ante la concurrida asistencia de veinticinco cardenales, y un alto
número de dignidades nobiliarias urbanas y eclesiásticas. Carvajal armó en la nave
central un imponente castrum doloris con medidas que superaban las que solían
utilizarse para las exequias del papa o de los cardenales, con las cuatro columnas
que lo sostenían forradas de negro, y cinco torres con pináculos sobre los cuales
hondeaban banderas con las armas de la reina y sus títulos en letras de oro. La
iglesia se decoró más profusamente que en los funerales del príncipe Juan, con
paños de terciopelo negro, banderas y escudos de Castilla, Aragón y Portugal, así
como paneles escritos con letras doradas que anunciaban el tránsito al cielo de
“Diva Elisabeth, Dei gratia Hispaniarum, utriusque Sicilie ac Hierusalem regina
catholica, potentissima, clementissima, semper augusta”285. Otro panel celebraba
la intervención de la Providencia durante su reinado y el poder de su
descendencia: “propterea elegit te Deus pre consortibus tuis, patribus tuis; nati
sunt tibi filii; constitues eos principes super omnem terram”.
El maestro de ceremonias se sorprendió ante la acumulación heráldica y los
letreros dorados que resplandecían a la luz de innumerables candelas. Sin
embargo, de ello no puede deducirse que el estilo empleado en la decoración de la
iglesia fuera típicamente ibérico, ya que aparecen elementos que no se encuentran
en las ceremonias que Fernando ordenó celebrar en las ciudades castellanas donde,
manteniendo una espléndida sobriedad de lutos y catafalcos, no se registran los
letreros dorados ni los sofisticados pináculos que deben atribuirse a la fantasía de
Carvajal286. Además Roma no fue una excepción en la celebración de unas
exequias que alcanzaron un nivel de solemnidad semejante en Borgoña, donde
Felipe el Hermoso hizo armar una compleja estructura con esculturas de ángeles,
coronas y emblemas de diverso tipo287.
Esta vez Carvajal encargó el discurso funerario a Ludovico Bruno (1434-
1508), humanista, obispo de Acqui y embajador imperial, quien finalmente no

285 BURCKARDI, J., Liber notarum..., vol. II, p. 472.


286 Sobre los funerales celebrados en Valladolid, Toledo y Granada en PLAZA BORES, A. DE LA,
Exequias por Isabel la Católica y proclamación de Juana la Loca en Valladolid, noviembre 1504, «Archivo
Ibero-americano», 30 (1970), pp. 371-377; GONZÁLEZ SÁNCHEZ, V., Isabel la Católica y su fama de
santidad ¿Mito o realidad?, Madrid 1999, pp. 179-184; para Toledo cfr. SIMANCAS, M. G., Noticias
referentes al reinado de doña Isabel la Católica, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 44 (1904), pp.
549-550; y para Granada SZMOLKA CLARES, J., El traslado del cadáver de la reina Isabel y su primitivo
enterramiento a través del epistolario del conde de Tendilla, «Cuadernos de la Alhambra», 5 (1969), pp. 43-53;
también se recogen algunas noticias en AZCONA, T. DE, Isabel la Católica..., pp. 941-946.
287 Véase el relato de MOLINET, J., Chronique..., cap. 326: “Les obsecques célébrés en Bruxelles,

pour très catholicque princesse, madame Isabel, royne de Castille, de Léon et de Grenade”, pp. 227-
232; nuestro comentario a esta ceremonia en FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., La Corte de
Isabel I..., pp. 284-285.
192 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

pudo pronunciarlo288. Aunque Bruno no pudo —o no quiso— pronunciarlo, el


texto se imprimió en Roma en 1505, y puede considerarse un valioso testimonio
—hasta ahora no explotado— de la imagen política y humana de la reina en la
Roma de Julio II. Bruno se refiere a ella como “sanctissima Regina”, descendiente
de la noble estirpe de los godos, y a quien la Santa Sede ha querido honrar con el
título de “Católica”289. A la honestidad en su conducta personal, y su devoción en
el culto, Bruno añade su fortaleza y constancia con las que desencadenó en
España una “repentina mutatio”. Hay ejemplos singulares de su prudencia política,
y de su perspicacia en el conocimiento de las personas, pues “mirabilis fuit
intellectus perspicaxque ingenium”.
Por lo que respecta a su política, Bruno rememora la conquista de Granada
—“bello mirabile”—; la expulsión de seiscientos mil judíos; el descubrimiento de
las islas del Atlántico que “de Christo nihil antea audient”; las fortalezas levantadas
en África, las iglesias restauradas en Tierra Santa por esta nueva Elena, y la
conquista de Cefalonia gracias al auxilio de sus tropas290. Pero en Roma se
recuerda con mayor emoción la toma de Ostia y su restitución al romano
pontífice; la revocación de Benevento que Alejandro VI había pensado sustraer al
patrimonio de la Iglesia para concederlo al duque de Gandía; y el reciente esfuerzo
de la reina para que Ímola y Forli —que se encontraban en posesión de César
Borja— fueran devueltas al papa. En la Oratio de Ludovico Bruno Isabel ha dejado
de ser únicamente la reina magnífica y guerrera, y ha adquirido las cualidades de
una mujer de Estado comprometida con la extensión de la fe y la defensa de las
tierras de la Iglesia y de los Lugares Santos. Rasgos todos ellos que contribuían a
deshacer el perfil español de la reina para convertirla —como decía el epitafio de
sus exequias romanas— en una soberana de Europa semper augusta, cuyo poder se
perpetúa a través de sus hijos que ahora son príncipes super omnem terram. Y no sólo
de la tierra, ya que —como dirá el predicador agustino, Egidio de Viterbo— con el

288 BRUNI, L., De obitu Serenissimae et Catholicae dominae Helisabeth Hispaniarum et utriusque Siciliae ac

Hierusalem Reginae Oratio, J. Besicken, Roma 1505; BC, Misc. 130/1. Sobre este personaje cfr. RILL,
G., Bruno, Ludovico, en Dizionario Biografico degli Italiani, vol. XIV, Roma 1972, pp. 669-671. Carvajal
pudo conocer al embajador imperial Ludovico Bruno durante la legación de cardenal ante
Maximiliano; en 1505 Bruno gozaba de un alto prestigio ante el cuerpo diplomático acreditado en
Roma, y el papa le había encargado la misión de exigir a Venecia las tierras ocupadas en la Romaña
tras la muerte de Alejandro VI. En cuanto a la indisposición de L. Bruno para la pronunciación del
discurso “vel ita eius impediente, sive potius animi defectu cusate cesavit”, ver GRASSIS, P. DE,
Diarium; en BAV, Vat. Lat., 5635, fol. 84r.
289 BRUNI, L., De obitu…, fol. 1v.
290 Ibidem, fols. 7r y ss.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 193

fallecimiento de Isabel no se ha extinguido únicamente la reina de España “sino la


completa luz del sol y las estrellas”291.

b) Ferdinandus imperator y las conquistas africanas


Tras el fallecimiento de la reina, la imagen de Fernando caminó en solitario
por la escena italiana. Su magnífica entrada triunfal en Nápoles, y los seis meses
que permaneció allí hasta agosto de 1507, no despertaron ecos especiales en
Roma, debido quizá a las ambiguas relaciones hispano-pontificias perturbadas por
la resistencia de Julio II a conceder a Fernando la investidura del reino de
Nápoles292. En cambio, las conquistas del Católico en tierras africanas levantaron
un nuevo clima de entusiasmo, y se retomaron en la Curia aquellos discursos que
antaño celebraron las victorias de la guerra de Granada. La primera de estas gestas
fue la toma de Mazalquivir, cerca de Orán en 1505, a la que siguió la de Cazaza, un
pequeño enclave próximo a Melilla en 1506293.
De nuevo fue el infatigable Carvajal quien comentó al papa la necesidad de
celebrar la victoria de Mazalquivir como era costumbre, dando lugar a una
discusión que Paris de Grassis expone en un capítulo de su diario titulado
Consultatio et deliberatio super ostentatione laetitiae publicae pro victoria per Regem Hispanie
contra infideles habita294. Ante la resistencia de ciertos cardenales que se oponían a
que esta celebración sustituyese a la de Todos los Santos, pues era 1 de noviembre,
Carvajal alegó los casos pasados de Málaga o de Granada, e incluso encontró en
los registros vaticanos la oratio que en tiempos de Inocencio III se pronunció Pro
victoria Alfonsi VIII in bello de las Navas de Tholosa en 1212. La discusión se zanjó
incluyendo en el oficio del día “aliquos versiculos sine preces et deinde orationem
ad hoc ordinata quae solet cantari pro victoria contra infideles habita”. La toma de

291 “Visa est enim eripi non regina Hispaniarum, sed solis et siderum universa lux”; carta de

Egidio de Viterbo a Juan Bautista, eremita napolitano, fines de enero 1505?; en VITERBO, E. DA,
Lettere familiari, ed. A. M. Voci Roth, vol. I: 1494-1506, Roma 1990, pp. 347-353.
292 Sobre la entrada en Nápoles de Fernando el Católico cfr. HERNANDO SÁNCHEZ, C. J., El reino

de Nápoles de Fernando el católico a Carlos V (1506-1522), en BELENGUER CEBRIÀ, E. (dir.), De la unión


de coronas…, vol. III, pp. 94-110; MITCHELL, B., The Majesty of State: Triumphal Progresses of Foreign
Sovereigns in Renaissance Italy (1494-1600), Florencia 1986, pp. 130-133; FALOMIR FAUS, M., Entradas
triunfales de Fernando el Católico en España tras la conquista de Nápoles, en La visión del mundo clásico en el arte
español, Madrid 1993, pp. 49-55.
293 Sobre la campaña africana de Fernando el Católico cfr. DOUSSINAGUE, J. M., La política

Internacional de Fernando el Católico, Madrid 1944, pp. 128 y ss; FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, M., La crisis del
Nuevo Estado (1504-1516), en Historia de España Menéndez Pidal, t. XVII, vol. II: La España de los Reyes
Católicos (1474-1516), Madrid 1969, pp. 635-741; LÓPEZ BELTRÁN, M. T., Notas sobre la expansión
castellana en el Magreb a partir de 1492, «Baetica. Estudios de Arte Geografía e Historia», 3 (1980), pp.
155-165; LADERO QUESADA, M. Á., La España de los Reyes Católicos..., pp. 461-464; GUTIÉRREZ
CRUZ, R., Los presidios españoles en el Norte de África en tiempos de los Reyes Católicos, Melilla 1997.
294 GRASSIS, P. DE, Diarium; en BAV, Vat. Lat., 5635, fols. 161r y ss.
194 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Cazaza en 1506 encontró un ambiente más favorable en la Curia. Pero esta vez ya
no fue Carvajal sino Egidio de Viterbo —predicador y eremita de San Agustín—
quien se encargaría de cantar las hazañas del monarca aragonés en el sermón que
pronunció el 15 de noviembre, después de que Fernando se lo hubiese ganado
durante su estancia en Nápoles295.
Tímida pero imperturbablemente la figura de Fernando el Católico se
agrandaba gracias a la propaganda curial en un horizonte diplomático cada vez
más despejado. Aunque continuaron las desavenencias en materia de provisiones,
Fernando apoyó a Julio II en su conflicto contra Venecia y después se alió con el
pontífice, el emperador Maximiliano y el rey de Francia en la Liga de Cambray de
1508. Fue el momento aprovechado por el Católico para enviar a Roma la
embajada aragonesa de prestación de obediencia en abril de 1507296. Aunque no se
obtuvo el reconocimiento al trono de Nápoles, el papa quiso honrar al rey
Fernando entregándole la Rosa de Oro “que había reservado para dársela a sus
oradores, nomine regis”297.
Un año después se presentó en Roma la embajada castellana, en la que
Fernando Tello hizo toda una alabanza de la labor evangelizadora de la Corona en
las Indias, tema al que la Santa Sede se mostraba cada vez más sensible y sobre el
que la Corona tenía aspiraciones muy concretas298. En 1507 el agustino Egidio de
Viterbo había visto en Fernando el rex Catholicus por excelencia “qui ne omnia
persequar, ad impios debellandos neque rudis neque novus accedit”299. Con gran
fuerza evocadora el cardenal describía su imperio “inter Occeanem Pyreneosque”,
no como una expresión de su dominio sino como realidad objetiva del
“incrementum fidei” que se ha producido especialmente en las Indias.

295 Sobre el agustino Egidio de Viterbo, vicario general de la orden desde 1507 y cardenal desde

1517, cfr. O’MALLEY, J. W., Gilles of Viterbo on Church and Reform, Leiden 1969; MARTIN, F. X., Friar,
Reformer and Renaissance Scholar: Life and Work of Giles of Viterbo, 1469-1532, Villanova 1992; ERNST,
G., Egidio da Viterbo, en Dizionario Biografico degli Italiani, vol. XXI, Roma 1993, pp. 341-351. Sobre la
predicación que tuvo ante Fernando el Católico en Nápoles el 22 de octubre de 1506 véase la carta
—llena de alabanzas hacia el rey aragonés— de Alessio Celadeno a Egidio, 30 noviembre 1506?; en
VITERBO, E. DA, Lettere familiari, ed. A. M. Voci Roth, vol. I: 1494-1506, Roma 1990, pp. 347-353.
296 MANGLANO Y CUCALO DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. I, pp. 60-

66.
297 La ceremonia de entrega tuvo lugar en la Cámara Apostólica “apud lectum paramenti”, con los

embajadores de rodillas frente al papa y el colegio cardenalicio dispuesto alrrededor; GRASSIS, P. DE,
Diarium, en BAV, Vat. Lat., 12268, fol. 119v. Las palabras señaladas en el texto son de SANUDO, M.,
Diarii..., vol. VII, col. 71.
298 AZCONA, T. DE, Isabel la Católica..., pp. 867-869; también O’MALLEY, J. W., The Discovery of

America and Reform Thought at the Papal Court in the Early Cinquecento, en ID., Rome and the Rennaissance
Studies in Culture and Religion, Londres 1981, n. VII, pp. 185-200.
299 Véase el discurso en O’MALLEY, J. W., Fulfillment of the Christian Golden Age under Pope Jules II.

Text of a Discourse of Giles of Viterbo, 1507, «Traditio», 25 (1969), p. 327.


IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 195

Razonamiento este último que venía reforzar la valencia misionera de Fernando el


Católico y su perfil imperial. Finalmente, el 28 de julio de 1508, Julio II concedería
a Fernando el anhelado derecho de presentación para las iglesias de las Indias
poniendo las bases del vicariato regio en el continente americano300.
La exaltación curial también respondió a la tensión cruzadista que volvía a
despertarse en Europa a comienzos del siglo XVI, y que el Papado aprovechó para
resolver los conflictos con Maximiliano y Luis XII de Francia. Una vez obtenida la
investidura del reino de Nápoles en 1509, Fernando reemprendió la campaña
africana solicitando del pontífice una legitimación de la guerra y la concesión a la
Corona de Aragón de los territorios conquistados, exceptuando los reinos de Fez
y Tremecén que pertenecían al ámbito de expansión castellano-portugués301. El
monarca proponía como último objetivo la conquista de Jerusalén que le
correspondía como titular de aquel reino, y cuya efectiva realización anunciaban
aquellas profecías que veían en el rey aragonés el nuevo David restaurador de la
Casa Santa302. Pero veamos más de cerca cómo impactaron las sucesivas
conquistas fernandinas en el corazón de la Cristiandad.
La noticia de la toma de Orán (1509) encontró en Roma un clima más
favorable del que se respiraba cinco años antes303. Fernando escribió una carta a
Julio II que luego se entregó a la imprenta con el título Copia de letra della victoria de
Orano, junto con la Littera de la presa de Orano de Baltasar del Río304. El pontífice
pidió al cardenal Egidio de Viterbo que organizara la ceremonia en San Pedro, del
Vaticano pero como la basílica se encontraba en obras, el cardenal prefirió la
iglesia de San Agustín, ya que “est coperta et satis recollecta ac apta populo”, y
además, el obispo de Hipona había predicado precisamente en la ciudad de
Orán305. Para celebrar la victoria los cardenales y el pueblo de Roma marcharon en

300 Se trata de la bula Universalis Ecclesiae estudiada por LETURIA, P. DE, La bula del Patronato de las

Indias españolas que falta en el archivo Vaticano, en Miscellanea Giovanni Mercati, Ciudad del Vaticano 1946;
LA HERA, A. DE, El regio Vicariato de Indias en las Bulas de 1493, «Anuario de Historia del Derecho
Español», 29 (1959), pp. 317-349; DE BERNARDIS, L. M., Giulio II e il Trattato di Tordesillas, «Atti e
memorie della Società Savonese di Storia Patria», 25 (1989), pp. 269-272.
301 Instrucciones al embajador en Roma, Jerónimo del Vich, 28 de febrero 1510; MANGLANO Y

CUCALO DE MONTULL, J. (Barón de Terrateig), Política en Italia..., vol. I, pp. 136-138.


302 Además de la bibliografía anteriormente citada, véase MILHOU, A., Propaganda mesiánica y opinión

pública. Las reacciones de las ciudades del reino de Castilla frente al proyecto fernandino de cruzada (1510-1511),
en Homenaje a J. A. Maravall, Madrid 1985, pp. 51-62.
303 Sobre la campaña de Orán impulsada por Cisneros cfr. GARCÍA ORO, J., La ‘santa jornada’ de

Orán, en ID., El Cardenal Cisneros..., vol. II, pp. 532-567; SÁNCHEZ DONCEL, G., La presencia de
España en Orán (1509-1792), Toledo 1991.
304 Una buen análisis de esta literatura de propaganda en HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, M. I., El taller

historiográfico: cartas de relación de la conquista de Orán (1509) y textos afines, Papers of the Medieval
Hispanic Research, no 8, Londres 1997, pp. 16-17.
305 GRASSIS, P. DE, Diarium, en BAV, Vat. Lat., 12268, fols. 233v-234r.
196 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

procesión desde la iglesia de Santiago hasta la de San Agustín, donde Egidio


predicó un sermón “en honra y alabanza del Rey Católico, pues por su causa la
Cristiandad había sido restituida en gran parte de su dignidad y autoridad
antigua”306. Durante el discurso se recordó que Fernando había expulsado a los
musulmanes de Granada y había conquistados diversos lugares del Norte de
África, desde donde los piratas causaban gran daño a las costas italianas. Tampoco
faltaron las profecías que auguraban la conversión de toda la Berbería a la fe
cristiana, después de lo cual el papa animaba al monarca aragonés a dirigir su
atención hacia los turcos307. A continuación de publicó la indulgencia plenaria, se
rezó el Te Deum y se leyeron las cartas de Fernando el Católico, primero en
castellano y después en latín, aunque “ruditer et barbariter” apostilla el quejoso
maestro de ceremonias.
A la toma de Orán siguió la conquista de Bugía por las naves de Pedro
Navarro en enero de 1510308. El papa escribió al rey el 15 de febrero
comentándole la alegría que le había producido la victoria, aunque todavía no la
hubiera celebrado por llegarle la noticia “en carnavales, en el cual tiempo toda la
ciudad está más entregada a juegos que a devociones”309. Julio II prometió a
Fernando solemnizar el acontecimiento reuniéndose el día 22 con todo el clero
romano en la Basílica de San Pedro, “y en nuestra presencia se tenga un panegírico
de tus notabilísimas hazañas y de tu santo deseo de proseguir tus victorias y de
propagar la religión cristiana”. En aquella ocasión celebró la Misa el cardenal
siciliano Pedro Isvalies, y el discurso estuvo a cargo de Tomasso Fedra Inghirami,
familiarizado con los temas españoles desde su intervención en los funerales por el
príncipe don Juan310. En su Oratio in laudem Ferdinandi Hispaniarum regis Catholici ab
Bugie regnum in Africa capta pronunciada ante Julio II, el humanista volterrano
expresó su estupor ante un imperio mucho mayor que el de Julio César, porque
ahora el rey aragonés ha incorporado un nuevo mundo311.
El último eslabón de las conquistas africanas fue la toma de Trípoli el 25
julio de 1510, fiesta de Santiago. Como gesto de gratitud hacia el apóstol,
306 ZURITA, J., Anales de la Corona de Aragón…, fol. 207v-208r; TORELLI, L., Secoli agostiniani, vol.

VII, Bolonia 1682, p. 605.


307 Menos complaciente es el testimonio del maestro de ceremonias pontificio al decir que predicó

“cum fastidio”; GRASSIS, P. DE, Diarium..., fol. 234r.


308 Cfr. MORALES MUÑIZ, M. D. C, Aportación a la política africana de Fernando el Católico: Bujía, en

Estudios de Historia Medieval en Homenaje a Luis Suárez Fernández, Valladolid 1991, pp. 361-373.
309 Breve del 15 de febrero 1505; en DOUSSINAGUE, J. M., La política internacional..., p. 589.
310 Pedro Isvalies, natural de Mesina, mantenía buenas relaciones con Fernando el Católico,

probablemente a raíz de su colaboración como obispo de Reggio (Calabria); AUBERT, R., Isualles
(Pietro), en Dictionnaire d’Histoire et Gregraphie Ecclésiastique, vol. XXVI, París 1997, col. 338.
311 Cfr. RUGIADI, A., Tomasso Fedra Inghirami…, pp. 34-37; INGHIRAMI, I., Notizie dei codici degli

autografi…, p. 35; una copia manuscrita del discurso en BAV, Vat. Lat. 7928, fols. 11r-16v; editada
también por P. L. Galletti en Roma en 1773.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 197

Fernando el Católico envió a la iglesia de Santiago de los Españoles la llave de una


de las puertas de Trípoli, que fue expuesta como exvoto en una de las pilastras del
templo con una inscripción conmemorativa312. El papa cabalgó hasta la iglesia
para dar gracias, y se organizaron procesiones tanto a la iglesia de Santiago como a
la de San Lorenzo in Damaso, por ser este santo de procedencia española313. El 10
de agosto el cardenal Pedro Isvalies celebró una Misa solemne en la iglesia
nacional castellana, a la que asistió el papa con veinte cardenales. Una vez más el
sermón estuvo a cargo de Egidio de Viterbo que habló primero en latín y después
“contra bonas cerimonias vulgariter”, dice Paris de Grassis314. Por la noche se
encendieron fuegos en la ciudad y se dispararon bombardas desde el Castel
Sant’Angelo.
Al coro de alabanzas se sumará por último De Ferrariis —llamado el
Galateo— con su epístola dedicada Ad Catholicum regem Ferdinandum de capta Tripoli,
enclave conquistado en julio de 1510. El humanista napolitano abandonó en esta
ocasión su actitud anti-española, y trazó una sugestiva laudatio regis destacando la
sensibilidad política de Fernando, sus cualidades estratégicas, su atención a los
problemas del propio pueblo, y su sabia y obstinada determinación por ampliar los
confines de la Cristiandad315. Como dice I. Nuovo, la gradatio martilleante con que
el Galateo esculpe el retrato de este infatigable paladín imprime el sello del
consensus divino a un imperium que se abre camino practicando la guerra justa, y que
materializa un signum que las otras naciones deben reconocer316. El humanista
repasó entonces las diferentes éxitos oceánicos, desde la circunnavegación de
África y la campaña de Trípoli —que viene a compararse con la de Alejandro
Magno o la de Escipión—, hasta el Océano Índico; gestas que se debían a la
audacia náutica de los hombres del rey, una adecuada estrategia económica, el
empeño evangelizador y el esfuerzo civilizador. Todo ello era signo de una

312 La inscripción se conserva en el Museo de Santa María de Monserrat; cfr. RUSSO, F., Nostra

Signora del Sacro Cuore…, p. 37.


313 Cfr. GRASSIS, P. DE, Diarium..., fols. 282v-283r; también TORELLI, L., Secoli agostiniani…, vol.

VII, pp. 617-618; SETTON, K. M., The Papacy and the Levant…, vol. III, p. 85.
314 El sincero entusiamo de Egidio de Viterbo por la victoria de Fernando el Católico se

comprueba en la carta que envió a Costantino Arenito, déspota de Acaya y príncipe de Macedonia,
agosto 1510?; en VITERBO, E. DA, Lettere familiari…, vol. II, pp. 145-148. Otros ecos
propagandísticos de la victoria en HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, M. I., El taller historiográfico…, pp. 23 y
ss.
315 DE FERRARIS GALATEO, A., Ad Catholicum regem Ferdinandum de capta Tripoli, en ID., Epistole, ed.

A. Altamura, Lecce 1959, pp. 152-153; sobre los estereotipos literarios aplicados a Fernando cfr.
TATEO, F., Gli stereotipi letterari, en GENSINI, S. (dir.), Europa e Mediterraneo tra Medioevo e prima Età
Moderna: L’osservatorio italiano, Pisa 1992, pp. 31 y ss; DEFILIPPIS, D., y NUOVO, I., I reflessi della scoperta
dell’America nell’opera di un umanista meridionale, Antonio De Ferrariis Galateo, en CANFORA, D., CHIABÒ,
M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 396-403.
316 DEFILIPPIS, D., y NUOVO, I., I reflessi della scoperta..., p. 397.
198 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

particular benevolencia divina y el anuncio profético de que España está llamada a


grandes cosas317.
La iconografía fernandina acompañó visualmente la línea discursiva que
desarrolló la retórica curial durante estos años. De aquel rey-cruzado que se
representa en la xilografía de la Historia Baetica, se había pasado al monarca
propagador de la fe cristiana que aparecía en la edición romana de la carta de
Colón. Durante el gobierno en solitario de Fernando, comenzó a perfilarse la
imagen imperial del monarca. Así lo confirman las miniaturas del excepcional
Breviario y Misal de la Biblioteca Vaticana (Chigi. C VII 205) que se pensó regalar
a Fernando el Católico, y se ejecutó entre 1503 y 1512 por encargo de Giovanni
Maria Poderico, napolitano y capellán del rey318. En el volumen figuran muchos
retratos del monarca, representaciones de las armas de los Reyes Católicos —
incluida la granada, el águila protectora, los yugos y las flechas—, así como
numerosas ilustraciones de espléndida calidad y varios folios teñidos de un color
púrpura. A raíz del análisis de algunas miniaturas, Yarza Luaces ha deducido la
existencia de un mensaje ideológico en el que se identifica al rey Fernando con un
emperador —de modo indirecto con el mismo Augusto—, y también con el rey
David, en un contexto de advenimiento de la paz que puede situarse en la
conclusión de las treguas de Nápoles319.
Por último cabe recordar la presencia de Fernando entre los héroes
cristianos que habían cumplido una misión especial, pintados en los muros de la
estancia del Incendio del Borgo en el Palacio Vaticano hacia 1514-1517. El retrato del
rey aragonés como “Rex Catholicus Christiani Imperii Propagator” se sitúa junto a
Carlomagno, Lotario I, Astolfo y Godofredo de Bouillon. Debajo de su efigie se
representa la Batalla de Ostia, recordando quizá la intervención militar española en
defensa de Alejandro VI durante la rebelión de aquella fortaleza en 1497320. La

317 En la Península Ibérica también se desarrollará una literatura en latín sobre las conquistas

africanas, como refleja el caso del aragonés Juan Sobrarias y su Panegyricum carmen de gestis heroicis Diui
Ferdinandi catholici (...) et de bello contra Mauros Lybies, Zaragoza 1511; cfr. ALCINA, J. F., Repertorio de la
poesía latina del Renacimiento en España, Salamanca 1995, p. 192; MAESTRE MAESTRE, J. M., El
humanismo alcañizano del siglo XVI. Textos y estudios de latín renacentista, Cádiz 1990. En la Biblioteca de
la Universidad de Valencia también se conserva una obra de N. Scillacio dedicada a Fernando el
Católico en la perspectiva de las conquistas africanas, titulada De regibus Tunitis; Biblioteca de la
Universidad de Valencia, M 782.
318 Cfr. MADDALO, S., Breviario-Messale di Ferdinando il Cattolico, en Liturgia e Figura, Ciudad del

Vaticano 1995, pp. 274-279; también en Biblioteca Apostolica Vaticana. Liturgie und Andacht im
Mittelalter, Stuttgart 1992, pp. 386-391.
319 YARZA LUACES, J., Imágenes reales hispanas en el fin de la Edad Media, en Poderes públicos en la Europa

Medieval..., pp. 469-472.


320 Cfr. SESMA, A., Ser rey a finales del siglo XV, en SARASA E. (coord.), Fernando II de Aragón...,

Zaragoza 1996, pp. 109 y ss; MORTE, C., La iconografía real, en SARASA E. (coord.), Fernando II de
Aragón..., pp. 163-164.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 199

referencia no era gratuita. Dos años antes de la elaboración de aquellos frescos, el


rey Católico había apoyado a Julio II firmando con él y la señoría de Venecia una
Liga Santa frente a la alianza que estrecharon Maximiliano y Luis XII de Francia
contra el pontífice. Con la oposición al conciliábulo de Pisa que pretendía deponer al
papa y la detenida preparación del V Concilio de Letrán (1512), Fernando el
Católico asumía una responsabilidad ante la Iglesia como membrum principale nunca
ejercida hasta entonces por un soberano español321.

3.5. Proyección artística y cultural de la Corona en Roma


a) Entre Hispania y Roma: humanismo y realidad histórico-política
La intensificación de las relaciones hispano-pontificias favoreció los
intercambios literarios entre la Curia romana y la Corte de los Reyes Católicos. Los
humanistas castellanos, aragoneses e italianos impulsaron los studia humanitatis en la
Corte sin perder sus contactos en la Península italiana, mientras en la Urbe un
grupo de curiales españoles estrecharon relaciones con el círculo de humanistas de
la academia romana322. Consecuencia de ello fue la creación de una societas literaria
autoreferencial que favoreció la influencia recíproca del humanismo ibérico y el
romano, estrechando los lazos culturales y suscitando una revisión de un pasado
que generará nuevas interpretaciones sobre las relaciones histórico-políticas entre
Hispania y Roma323.

321 Cfr. DOUSSINAGUE, F., Fernando el Católico y el Cisma de Pisa, Madrid 1946; GOÑI GAZTAMBIDE,

J., España y el V Concilio de Letrán, «Anuarium Historiae Conciliorum», 6 (1974), pp. 154-222.
322 Sobre el Humanismo castellano del siglo XV hay una bibliografía abundante de la que

escogemos algunos títulos fundamentales: GIL FERNÁNDEZ, L., Panorama del humanismo español (1500-
1800), Madrid 1997; ID., El Humanismo en Castilla en tiempos de Isabel la Católica, en VALDEÓN
BARUQUE, J. (ed.), Arte y cultura en la época de Isabel la Católica, Valladolid 2003, pp. 15-75; LAWRENCE,
J. N. H., Humanism in the Iberian Peninsula, en GOODMAN, A., y MACKAY, A. (ed.), The Impact of
Humanism in Western Europe, Londres-Nueva York 1990, pp. 220-258; MAESTRE MAESTRE, J. M., y
PASCUAL BAREA, J. (dirs.), Humanismo y pervivencia del mundo clásico: homenaje al profesor Juan Gil, vols. I-
III, Cádiz 1993-1997; CAMILLO, O., El humanismo castellano del siglo XV, Valencia 1976; ID., Humanism
in Spain, en RABIL, A. (ed.), Renaissance Humanism: Fundations, Forms and Legacy, vol. II, Filadelfia 1988,
pp. 55-108; COROLEU, A., Humanismo en España, en KRAYE, J. (dir.), Introducción al humanismo
renacentista, Madrid 1998, pp. 295-330; ID., L’area spagnola, en TATEO, F. (dir.), Umanesimo e culture
nazionali europee. Testimonianze letterarie dei secoli XV-XVI, Palermo 1999, pp. 249-290.
323 Sobre la relaciones literarias entre España e Italia durante el reinado de los Reyes Católicos hay

que acudir a las obras clásicas de FARINELLI, A., Italia e Spagna, Turín 1929, pp. 279 y ss; CROCE, B.,
La Spagna nella vita italiana durante la Rinascenza, Bari 1949, pp. 84 y ss; BECCARIA, G. L., Spagnolo e
spagnoli in Italia: riflessi ispanici sulle lingua italiana del cinque et del seicento, Turín 1968; VASOLI, C., Aspetti
dei rapporti culturali tra Italia e Spagna nell’età del Rinascimento, «Annuario dell’Instituto Storico Italiano
per l’Età Moderna e Contemporanea», 29-30 (1977-1978), pp. 459-481; BATLLORI, M., Els regnes
Hispànics i els regnes itàlics de la Corona catalano-aragonesa 1416-1516, en ID., Obra completa, ed. E. Duran y
200 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Fueron los eclesiásticos españoles instalados en la Curia los que comenzaron a


elaborar a mediados del siglo XV una reflexión sobre la influencia de Roma en la
Hispania clásica324. El humanista Alonso de Palencia —que mantuvo relaciones con
Jorge de Trebisonda, el cardenal Bessarion, y después sirvió en la Corte de los
Reyes Católicos— es el primero en ofrecernos en su Tratado de la perfección del triunfo
militar (1456-1459) un visión idealizada de la antigua Roma en su capítulo de
“Cómo el español entró en Roma e contemplaba los edificios e se atribulaba por la
caída de ellos”. Inspirándose en los lamentos de Petrarca sobre las ruinas de la
Ciudad Eterna, el humanista castellano se queja del desprecio de su generación
hacia la sabiduría de los antiguos, pero reconoce que “la raíces de la caída” de
Roma se encontraban en el “daño de los vicios”325.
El famoso el obispo de Oviedo y castellano de Sant’Angelo, Rodrigo
Sánchez de Arévalo, fue el que puso las bases ideológicas de la defensa del pasado
ibérico frente a la arrogancia pagana y agresiva de los conquistadores romanos.
Recogiendo la corriente neogótica de Alonso de Cartagena, Sánchez de Arévalo ve
en los valerosos y ya cristianizados visigodos un pasado glorioso de signo nacional
y cristiano que se impuso a la hegemonía romana326. Al intentar contrabalancear el

J. Solervicens, vol. V: De l’humanisme i del Renaixement, Valencia 1995, pp. 251-254; y las aportaciones
más recientes de GÓMEZ MORENO, J., España y la Italia de los humanistas: primeros ecos, Madrid 1994;
COMPAGNA PERRONE, A. M., Intercanvis historiogràfics entre Itàlia i els Països Catalans: continuïtat i
innovació de l’Edat Mitjana a l’Edat Moderna, «Recerques», 40 (2000), pp. 41-58; VILALLONGA, M.,
Rapporti tra umanesimo catalano e umanesimo romano, en CANFORA, D., CHIABÒ, M., y DE NICHILO, M.
(dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 195-209; MAZZOCCO, A., Il rapporto tra gli umanisti italiani e gli umanisti
spagnoli al tempo di Alessandro VI: il caso di Antonio de Nebrija, en CANFORA, D., CHIABÒ, M., y DE
NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 211-236; probablemente encontraremos un buen
material documental en MIGLIO, M., y OLIVA, A. M., Roma e i Re Cattolici. Qualche documento (en
preparación).
324 Cfr. LA TORRE, A. DE, El concepto de España durante el reinado de los Reyes Católicos, «Revista de la

Biblioteca, Archivo y Museo del Ayuntamiento de Madrid», 23 (1954), pp. 285-294; MARAVALL, J.
A., El concepto de España en la Edad Media, Madrid 1954; TATE, R. B., Ensayos sobre la historiografía
peninsular del siglo XV, Madrid 1970; GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, J., La idea de Roma en la historiografía
indiana (1492-1550), Madrid 1981; buena síntesis en LADERO QUESADA, M. Á., La España de los Reyes
Católicos..., pp. 119-126; recientemente VALDEÓN BARUQUE, J., Isabel la Católica. La monarquía de todas
las Españas, en ID. (ed.), Isabel la Católica y la política, Valladolid 2001, pp. 337-347.
325 PALENCIA, A. DE, Tratado de la perfección del triunfo militar, en Biblioteca de Autores Españoles, t. 116:

Prosistas castellanos del siglo XV, ed. M. Penna, vol. I, Madrid 1959, pp. 372-374; también De perfectione
militaris triunphi. La Perfeçión del triunfo militar, ed. J. Durán Barceló, Salamanca 1996; sobre el
personaje y su obra cfr. TATE, R. B., Introducción, en PALENCIA, A. DE, Gesta Hispaniensia, vol. I,
Madrid 1998.
326 Cfr. TRAME, R. H., Rodrigo Sánchez de Arévalo, 1404-1470. Spanish Diplomat and Champion of the

Papacy, Washington 1958; sus relaciones con los humanistas de la Academia Romana en LABOA, J.
M., Rodrigo Sánchez de Arévalo. Alcaide de Sant’Angelo, Madrid 1973, pp. 214-263; también HEREDIA,
V., Revisión crítica de la biografía de D. Rodrigo Sánchez de Arévalo, ID., Cartulario..., vol. I, pp. 376-409;
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 201

primado cultural italiano, Arévalo intentaba reducir el papel de la Roma clásica,


procurando para Hispania una antigüedad noble e ilustre que pudiese competir
con la herencia clásica de los humanistas italianos327.
Esta actitud se va modificando por la aportación del humanismo catalán,
más filoitálico que el castellano, y por tanto más favorable a una visión menos
dialéctica y más integradora de la Romanitas en el pasado hispano328. Los agentes
de este cambio cultural surgieron de aquel grupo de catalanes que prosperaban en
la Curia a la sombra de dos insignes cardenales: Rodrigo de Borja y Joan Margarit.
Aunque Rodrigo no tuvo la talla intelectual del segundo, impulsó en Roma una
rica producción literaria sobre temas españoles y a él dedicaron sus obras
eclesiásticos y humanistas connacionales, como Sánchez de Arévalo, el canonista
Gonzalo García de Villadiego, Jeroni Pau, Pedro García, o el mallorquín
Esperandéu Espanyol329; sin olvidar las relaciones que mantuvo con los futuros
bibliotecarios de la Vaticana Juan de Fuensalida, el propio Pedro García, y Gaspar
Torrella, obispo de Santa Justa y médico del cardenal desde 1484330.
Aquí nos interesa particularmente la figura de Jeroni Pau (c. 1458-1497), el
más importante de los humanistas catalanes del siglo XV. Este curial y familiar del
vicecanciller, le dedicó varios trabajos que pretendían rescatar el pasado clásico de
Hispania ante los humanistas romanos y, también ante los españoles gracias a la
labor divulgadora de su amigo y archivero Pere Miquel Carbonell. En 1475
compuso para Rodrigo de Borja el De fluminibus et montibus Hispaniarum sobre los

LÓPEZ SANTIDRÍAN, L., Sánchez de Arévalo (Rodrigo), en Dictionnaire de Spiritualitè, Ascétique et Mystique,
vol. XIV, París 1989, cols. 301-303.
327 Mientras en Italia los godos eran vistos como los causantes de la caída de Roma, en España se

veía en ellos un pasado glorioso de signo nacional y cristiano del que ahora los Reyes Católicos se
consideraban restauradores; cfr. RUCQUOI, A., Le wisigoths fondement de la nation Espagne, en
FONTAINE, J., y PELLISTRANDI, CH. (dirs.), L’Europe héritière..., pp. 341-352; GÓMEZ MORENO, A.,
España y la Italia..., pp. 278 y ss; algunos análisis de la obra de Arévalo en TATE, R. B., Ensayos sobre la
historiografía..., pp. 13-32, 96-98 y 289-294; GÓMEZ MORENO, J., España y la Italia de los humanistas...,
pp. 133 y ss; MAZZOCCO, A., Il rapporto tra gli umanisti..., pp. 216-220.
328 Sobre el humanismo catalano-aragonés BADIA, L., L’Humanisme català: formació i crisi d’un concepte

historiogràfic, en De Bernat Metge a Joan Róís de Corella, Barcelona 1988, pp. 13-38; VILALLONGA, M., La
literatura llatina a Catalunya al segle XV. Repertori biobibliogràfic, Barcelona 1993; DURAN GRAU, E., y
SOLERVICENS, J., Renaixement a la carta, Barcelona 1996.
329 Sobre la actividad cultural de Rodrigo de Borja cfr. CARBONELL I BUADES, M., Rodrigo de Borja,

cliente y promotor de obras de arte. Notas sobre la iconografía del apartamento Borja del Vaticano, en MENOTTI,
M., Los Borja, Valencia 1992, pp. 389-487; ID., Roderic de Borja: un exemple de mecenatge renaixentista,
«Afers», 17 (1994), pp. 109-132; ID., Els papes Borja, l’art i la cultura, en Xàtiva, els borja: una projecciò
europea…, vol. I, pp. 63-84; COMPANY, X., El mecenatge artístic i cultural dels Borja, en Els temps dels Borja,
Valencia 1996, pp. 129-139; VILALLONGA, M., Alexandre VI: l’humanisme, en L’Europa renaixentista.
Simposi Internacional sobre els Borja (València 25-29 d’octubre 1994), Gandía 1998, pp. 95-133.
330 Sobre estos personajes véase la bibliografía citada en el capítulo I. 3.2. b.
202 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

orígenes de la geografía hispánica331. En el incunable de la obra que se editó en


1491, el humanista barcelonés incorporó un pequeño opúsculo, también dirigido
al cardenal Borja, con el título De priscis Hispaniae episcopatibus et eorum terminis,
donde se recogen las divisiones territoriales de los episcopados de la Península
Ibérica332.
La figura clave de esta nueva generación fue el cardenal y obispo de Gerona,
Joan Margarit († 1484), que en su Paralipomenon Hispaniae de 1484 exaltaba el papel
de Roma en la formación de Hispania, inspirándose en las obras históricas clásicas
y adoptando el rigor historiográfico del humanismo italiano333. Margarit compartía
la idea de centralidad política que propusiera Arévalo frente a la concepción
italiana, sin desechar por ello la herencia clásica de España; de ahí que dedicara su
obra a los Reyes Católicos, “qui succedentes paternis et avitis regnis, ipsa coniugali
copula, utriusque citerorioris et ulteriores unionem fecisti”. La interpretación del
prelado catalán anunciaba el apogeo de la línea “culminativa o apocalíptica”, según
la cual con la unificación territorial de Isabel y Fernando España retomaba la
antigua unidad de Hispania después de varios siglos de injuria. Se producía
entonces el trasvase del antiguo concepto de Hispania —aplicado durante la Edad
Media a toda la colorida configuración peninsular— al de España, referido a la
unión de las Coronas de Castilla y Aragón.
La estrella ascendente de los Reyes Católicos facilitó la penetración de la
nueva línea interpretativa entre los humanistas de la academia romana de
Pomponio Leto. La nueva corriente cultural ya no trataba de exaltar en los
orígenes romanos de Hispania sino de describir la aportación española al imperio
de Roma, proyectando sobre el pasado el nuevo orden de las relaciones hispano-
pontificias. Uno de los personajes que protagonizaron esta inversión interpretativa
fue Paolo Pompilio (c. 1455-1491) discípulo de Pomponio Leto y profesor de la

331 Sobre la moda literaria de las descripciones arqueológicas de ciudades españolas cfr. GÓMEZ

MORENO, A., España y la Italia de los humanistas..., pp. 282 y ss; TATE, R. B., Laus Urbium: Praise of
Two Andalusian Cities in the Mid-Fifteenth Century, en COLLINS, R., y GOODMAN, A. (eds.), Medieval
Spain. Culture, Conflict and Coexistance. Studies in Honour of Angus Mackay, Houndmills (Hampshire)
2002, pp. 148-159.
332 Sobre la figura de Jeroni Pau y su producción literaria dedicada al vicecanciller véase más

adelante el capítulo II. 1.2.


333 El perfil humanista de Margarit cfr. TATE, R. B., Joan Margarit i Pau cardenal i bis. La seva vida i les

seves obres, Barcelona 1976; ID., Ensayos sobre la historiografía..., pp. 150 y ss; MAZZOCCO, A., Linee di
sviluppo dell’antiquaria del Rinascimento, en DE CAPRIO, V. (dir.), Poesia e poetica delle rovine romane, Roma
1987, pp. 67-68; VILALLONGA, M., La literatura llatina a Catalunya…, pp. 131-140; sobre las
influencias clásicas e italianas cfr. LUCERO COMAS, LL., El ‘Paralipomenon Hispaniae’ de Joan Margarit i
els humanistes italians, en BADIA, L., CABRÉ, M., y MARTÍ, S. (eds.), Literatura i cultura a la Corona
d’Aragó (segles XIII-XV). Actes del III Coloqui «Problemes i Mètodes de Literatura Catalana Antiga»
Universitat de Girona, 5-8 juliol de 2000, Barcelona 2002, pp. 271-284.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 203

Universidad de Roma334. Pompilio mantuvo múltiples contactos con los curiales


españoles —Juan López, Bernardino López de Carvajal y el propio Rodrigo de
Borja— y los cortesanos italianos afincados en la Corte de los Reyes Católicos,
como Antonio Geraldini y Pedro Mártir de Anglería335.
De la producción de Pompilio, nos interesa especialmente la Vita Senecae
editada en Roma en febrero de 1490 y dedicada a su amigo Juan López, secretario
de Rodrigo de Borja336. En ella el autor hace una alabanza del pueblo español en
general y de sus literatos en particular, con el objeto de destacar “notari ut quanta
fuerit Hispania tum hominum claritudine, tum rerum omnium splendore, eo
tempore coniici possit cum ex una civitate et quae in angulo orbis terrarum est, et
in oceano, tanta nobilitas conspici potuerit”337. En el capítulo De nobilitate gentis
Hispaniae, y en el De nobilitate Cordubae et reliquae Hispaniae, Paolo Pompilio describe
el papel de Hispania en el desarrollo de la cultura latina, destacando no sólo las
personalidades de la Antigüedad romana originarios de la Península Ibérica sino
también los autores medievales, e incluso árabes.
Un paso adelante lo dio Pomponio Leto (1427-1498), director del Studium
Urbis y relacionado con cardenales españoles como Carvajal, Rodrigo y Francisco
de Borja338. En su comentario al De Coniuratio Catilina defiende que los primeros
habitantes de Roma fueron españoles, recogiendo la opinión de Fabius Pictor de
que el antiguo nombre de Roma era Valencia, la patria chica de Rodrigo de

334 Cfr. CHIABÒ, M., Paolo Pompilio, professore dello ‘Studium Urbis’, en MIGLIO, M., NIUTTA, F.,

QUAGLIONI, D., y RANIERI, C. (dirs.), Un pontificato ed una città. Sisto IV (1471-1484). Atti del Convegno
(Roma 3-7 dicèmbre 1484), Ciudad del Vaticano 1986, pp. 503-514; BRACKE, W., Pietro Paolo Pompilio
grammatico e poeta, Mesina 1993; ID., Paolo Pompilio, una carriera mancata, en CANFORA, D., CHIABÒ, M.,
y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 429-438.
335 En páginas anteriores hemos comentado su amistad con Juan López y Bernardino de Carvajal

a quienes dedicó Panegyris de Triumpho Granatensi, o a este último el Panegyricum Carmen ad Carvajales,
con ocasión de la liberación de Plasencia realizada gracias a los Carvajal en 1488; en esta fecha
Pompilio ofreció la edición del De Syllabis a su alumno César Borja. El humanista romano también
cultivó la amistad de Jeroni Pau —el cual dedicaría a Pompilio su poema Barcino— o del mallorquín
Esperandeu Espanyol, a quien probablemente dirigió Pompilio su desaparecida Historia Balearica; cfr.
BRACKE, W., Paolo Pompilio, una carriera mancata..., pp. 432 y ss. Respecto a la relación de Pompilio
con Jeroni Pau cfr. VILALLONGA, M., Rapporti tra umanesimo catalano..., pp. 201-208.
336 POMPILIUS, P., Vita Senecae, en BAV, Vat. Lat. 2222, fols. 1r-25r; editada como POMPILIUS, P.,

Vita Senecae; Silva Alphonsina, ed. Eucharius Silber, Roma 1490; en IERS 1172; también ha sido
editada por el filólogo belga FAIDER, P., Paulus Pompilius, Vita Senecae, en ID., Études sur Sénèque,
Gante 1921.
337 BRACKE, W., Paolo Pompilio..., p. 430.
338 Cfr. ZABUGHIN, V., Giulio Pomponio Leto. Saggio critico, vols. I-III, Roma-Grottaferrata 1909-

1912; sus contactos con Carvajal en pp. 214 y ss; LANZILLOTA, M. A., L’insegnamento di Pomponio Leto
nello ‘Studium Urbis’, en CAPO, L., y DI SIMONE, M.-R. (dirs.), Storia della Facoltà di Lettere e Filosofia de
“La Sapienza”, Roma 2000, pp. 71-92.
204 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Borja339. La admiración por Fernando el Católico se trasluce en su Romanae historiae


compendium —dedicado a Francisco de Borja en 1497— al considerar al rey
aragonés el único príncipe cristiano que ha promovido una guerra justa340.
El ascenso al pontificado de Alejandro VI dio nuevos bríos al entusiasmo
“nacional” que unía el glorioso pasado de Roma con el incipiente dominio
español. Reflejo de esta mentalidad es la Oratio super praestanda solemni obedientia
pronunciada por Bernardino López de Carvajal ante el pontífice en 1493341. Bajo
el barniz retórico del discurso se desliza una conformitas Romanorum et Hispaniarum
basada en un detallado análisis de la compenetración histórico-cultural de ambas
penínsulas. Hispania fue la provincia predilecta de Roma, a la que proporcionó
emperadores (Nerva, Trajano, Adriano, y Teodosio) y sabios (Séneca, Quintiliano,
Lucano, Marcial, Silio Itálico, Pomponio Mela, etc), apóstoles que la evangelizaron
(Santiago el mayor y Pablo) mártires, confesores y vírgenes. A la Roma cristiana
España aportó papas y concilios hasta llegar a la elección de Alejandro VI en un
momento en que la Península Ibérica adquiere su unidad bajo los nuevos
soberanos342. La oratoria de Carvajal había invertido el orden de los valores: ya no
es Hispania la que reconoce sus raíces clásicas, sino Roma la que debe aceptar la
aportación española que ha hecho posible su grandeza.
La nueva reflexión trajo como consecuencia la revisión del pasado histórico
y la formulación de nuevas interpretaciones sobre el origen de ambas penínsulas
en los Commentaria super opera diversorum auctorum de antiquitatibus loquentium —o
simplemente Antiquitates— compuestos por el teólogo dominico Annio de Viterbo
(1432-1502)343. La obra está dedicada a los Reyes Católicos y fue editada en Roma
en 1498 gracias al patrocinio económico del embajador Garcilaso de la Vega y el
cardenal Carvajal344. La edición contó además con un privilegio de impresión

339 LETO, P., De Coniuratio Catilinae; BA, Manuscrito 1351, c. 10r.


340 Cfr. NIUTTA, F., Il Romanae historiae compendium di Pomponio Leto dedicato a Francesco Borgia,
en CANFORA, D., CHIABÒ, M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato ecclesiastico..., pp. 353-354.
341 LÓPEZ DE CARVAJAL, B., Oratio super praestanda solemni obedientia..., fols. 3r-4v.
342 Nótese que Carvajal no ensalza la romanidad a consta de desprestigiar el goticismo, habida

cuenta de las reivindicaciones pro-españolas que defendía el cardenal extremeño sobre las antiguas
provincias visigodas de África (la Tingitania y las dos Mauritanias); ZURITA, J., Historia del rey don
Hernando el Cathólico. De las empresas y ligas de Italia, ed. A. Canellas López, vols. V-VI, Zaragoza 1996,
pp. 144-145. Otras referencias al pasado visigodo en su Sermón sobre la conquista de Baza de 1487, y en
su Epístola consolatoria por la muerte del príncipe don Juan.
343 ANNIUS VITERBIENSIS, S., Commentaria super opera diversorum auctorum de antiquitatibus loquentium,

ed. Eucharius Silber, Roma 1498; BUA, Inc. 430. La biografía de este personaje en WEISS, R., Traccia
per una biografia di Annio da Viterbo, «Italia medioevale e umanistica», 5 (1962), pp. 425-441; ID., An
Unknown Epigraphic Tract by Annius of Viterbo, en Italian Studies Presented to E. R. Vincent, Cambridge
1962, pp. 101-120.
344 Carvajal estimaba esta obra lo suficiente como para adquirir el manuscrito de las Antiquitates

tras el fallecimiento de su autor en 1502; cfr. TIGERSTEDT, E. N., Ioannes Annius and Graecia Mendax,
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 205

concedido por Alejandro VI el 23 de julio del mismo año —el primero otorgado
por un pontífice a un tipógrafo—, que portaba una mención explícita a los regios
destinatarios de la obra en su calidad de reyes copartícipes de la gloria dinástica del
papa345.
Annio da Viterbo era un dominico teólogo, arqueólogo e historiador
falsario, que fue nombrado por Alejandro VI Maestro del Sacro Palacio en
1498346. Este enigmático personaje debió su ascenso con bastante probabilidad al
embajador de los Reyes Católicos, en cuya casa se alojó y sanó milagrosamente por
intercesión de la beata Colomba de Rieti; en 1499 pasó a residir definitivamente en
el Vaticano, ya como obispo de Quíos y con un estipendio mensual de diez
ducados347. El papa contó con su colaboración en el programa iconográfico —
orientalizante y anti-helenista— de los apartamentos Borgia del Vaticano, donde
algunos han visto una legitimación histórico-cultural de las conquistas territoriales
de Alejandro VI348.
En las Antiquitates el autor hace una lisonjera alabanza de los Reyes
Católicos que sirve de prólogo y se enmarca dentro de las coordenadas alegóricas
propias de la obra349:

en HENDERSON, JR. CH. (ed.), Classical, Medieval and Renaissance Studies in Honor of Berthol Louis
Ullmann, vol. II, Roma 1964, p. 299.
345 Cfr. BLASIO, M. G., Cum gratia et privilegio…, pp. 25-27.
346 Al papa dedicará el extraviado De dignitate officii magistri Sacri Palatii, compuesto entre 1499-1502,

y en la Curia mantendrá buenas relaciones con curiales españoles, como reflejan sus conversaciones
con el cardenal Castro y el médico judío Samuel Zarfati; SECRET, F., Egidio da Viterbo et quelques-uns
de ses contemporains, «Augustiniana», 16 (1966), pp. 372-376.
347 La estancia de Annio en la casa del embajador castellano —no está claro si se trata de

Garcilaso o de Carvajal— se documenta en Acta Sanctorum Maii, vol. V, París-Roma 1866, p. 195.
348 Sobre el programa iconográfico de Annio de Viterbo cfr. MATTIANGELI, P., Annio da Viterbo

ispiratore di cicli pittorici, en Annio da Viterbo. Documenti e ricerche, vol. I, Roma 1981, pp. 257-339; CIERI
VIA, C., Mito, allegoria e religione nell’appartamento Borgia, en CAVALLERO, A. (dir.), Le arti a Roma da Sisto
IV a Giulio II, Roma 1985, pp. 77-104.
349 Algunos análisis de esta obra en TATE, R. B., Ensayos sobre la historiografía peninsular..., pp. 25-28;

FUBINI, R., Gli storici dei nascenti stati regionali regionali italiani, en Il ruolo della Storia e degli storici nella
civiltà, (Atti del Convegno di Macerata, 12-14 settembre 1979), Mesina 1982, pp. 238-243 y 264-273;
STEPHENS, W. E., The Etruscans and Ancient Theology in Annius of Viterbo, en BREZZI, P., y PANIZZA
LORCH, M. DE (dirs.), Umanesimo a Roma nel Quattrocento, Roma-Nueva York 1984, pp. 309-322;
LIGOTA, CH., Annius of Viterbo and the Historical Method, «Journal of the Warburg and Courtauld
Institutes», 50 (1987), pp. 44-56; GRAFTON, A., Traditions of Invention and Inventions in Tradition in
Renaissance Italy: Anniua of Viterbo, en Defenders of the Text. The Tradition of Scholarship in a Age of Science
1450-1800, Cambridge-Londres 1991, pp. 76-103 y 268-276; DE CAPRIO, V., Il mito delle origini nelle
‘Antiquitates’ di Annio da Viterbo, en Cultura Umanistica a Viterbo. Atti della Giornata di Studio per il V
Centenario della Stampa a Viterbo (Viterbo, 12 novembre 1988), Viterbo 1991, pp. 87-110; no hemos
podido consultar el trabajo de WIFSTRAND SCHIEBE, M., De Anni i Viterbiensis Antiquitatum Libris
anno 1498 editis, «Vox Latina», 28 (1992), pp. 2-13; recientemente FERRAÙ, G., Riflessioni teoriche e prassi
206 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Solamente ellos separaron las tinieblas de la luz; como descendientes


de Hércules sometieron con gran poder y fortaleza a los tiranos de las
Españas y a los Geriones; acabaron con los ladrones; expulsaron de
toda España a los impíos herejes, y despojaron a los moros —
enemigos de la cruz— de aquel poderosísimo reino Bético350.
A lo largo de su tratado el dominico se esfuerza en asignar a la Península
Ibérica una detallada antigüedad anterior al pasado griego y romano. Para
demostrarlo echa mano de la mitología oriental suministrando los equivalentes
egipcios a la jerarquía griega de los dioses, de manera que Hércules pasa a ser hijo
de Osiris, el cual había visitado España mucho antes que el héroe griego. Annio
enumera entonces los veinticuatro reyes ibéricos primitivos, de Túbal a Gargor
Mellicora, cuya relación se fundamenta en los supuestos datos de autores que
realmente existieron, como el caldeo Beroso, el egipcio Manethon y el romano
Fabio Pictor351. El resultado era un sofisticado sincretismo que pretendía
demostrar un pasado pre-clásico, y que encontraba su verificación antropológica
en las nuevas tierras descubiertas y sometidas al “gloriosus rex Hispaniae
Ferdinandus”352.
La reconstrucción histórica de Annio colmaba así las lagunas anticuarias de
la prestigiosa propuesta historiográfica de Sánchez de Arévalo —demasiado
apegada al pasado clásico—, y reivindicar unos orígenes sacrales y milenarios que
se remontan a los íberos. Como dice G. Ferraù, de la compleja construcción
“anniana” deriva una nueva historia de la noble y pura Europa que comienza a
apuntar de manera preferencial a la política española, invistiendo de caracteres
“romanos” aquella Roma ibérica que es Valencia, de donde provienen los héroes
Borja: el primero, Calixto —defensor de los valores europeos contra los asaltos
turcos— y el segundo, Alejandro, feliz propagador del imperio cristiano y
descubridor del pasado pre-clásico gracias a los hallazgos etruscos que se
produjeron durante su pontificado353. La superioridad del método y exposición,
respecto a obras anteriores de este tipo, logró convencer a Lucio Marineo Sículo y

storiografica in Annio da Viterbo, en CANFORA, D., CHIABÒ, M., y DE NICHILO, M. (dirs.), Principato
ecclesiastico..., pp. 151-193.
350 ANNIUS VITERBIENSIS, S., Commentaria…, fol. 1r.
351 Sobre los orígenes legendarios de nuestra historiografía cfr. TATE, R. B., Ensayos sobre la

historiografía..., pp. 15-32; CARLOS VILLAMARÍN, H. de, Mitos fundacionales de la Península Ibérica: entre la
historiografía medieval y la del temprano Humanismo, «Euphrosyne. Revista de Filología Clássica», 23
(1995), pp. 247-258. Véase la peculiar relación entre Valencia, Roma y los Borja cuando Annio habla
de Romo, rey decimo segundo de Hispania; ANNIUS VITERBIENSIS, S., Commentaria…, fol. 294r.
352 Véase por ejemplo el intento de demostrar la historicidad del mito de los caníbales, o el de las

Amazonas, en la población indígena de las islas recién descubiertas; cfr. FERRAÙ, G., Reflessioni
teoriche e prassi storiografica..., p. 177.
353 Cfr. FERRAÙ, G., Reflessioni teoriche e prassi storiografica..., pp. 192-193.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 207

a Elio Antonio de Nebrija, difundiéndose por Europa con una autoridad que
seduciría al propio Erasmo de Rotterdam.
Para Tate, la revisión histórica propuesta en las Antiquitates obedecía al
interés de Castilla de forzar su integración en el espacio cultural europeo, sirviendo
de acompañante propagandístico de la política expansiva de los Reyes Católicos.
Pero la obra de Annio no respondía exclusivamente a intereses españoles, sino que
—como un Jano bifronte— también ofrecía a Alejandro VI una legitimación
histórico-alegórica de su política de conquistas354. De ser así, el papa estaría
brindando a los Reyes Católicos una justificación de sus reivindicaciones
territoriales con la esperanza de contar con la colaboración militar española. Como
hemos visto, la realidad fue bien distinta.
En el mismo año de la publicación de las Antiquitates, el embajador
Garcilaso pronunció un solemne discurso ante la Curia sobre la antigüedad y el
prestigio del castellano355. Durante el pontificado Borja el castellano había
ocupado una posición privilegiada en Roma: “Valencia había ocupado la colina del
Vaticano, [y] a nuestros hombres y mujeres ya no les gustaba tener en su boca otra
lengua ni otro acento sino los españoles”356. Seis años después de que el
embajador López de Haro saludara a los cardenales de Alejandro VI con un
“sermone hispanico”, Garcilaso hacía una defensa de esta lengua en una especia
de reacción “patriótica” por el acercamiento del pontífice a Francia. La
intervención del diplomático español fue la discusión que se entabló entre los
embajadores de Florencia, Francia y Portugal sobre la dignidad de sus respectivas
lenguas. Para defender su postura, el legatus Hispaniae se propuso demostrar la
mayor semejanza del castellano al latín, ante Alejandro VI, y algunos cardenales y
embajadores. Aunque la propuesta de Garcilaso se apartaba del prejuicio anti-
clásico de Annio de Viterbo, en el fondo perseguía el mismo objetivo de estrechar
los lazos lingüísticos de España y Roma357.
El entusiasmo nacionalista que se vivía la Corte española a finales del siglo
XV no impidió a los reyes incorporar a su servicio a aquellos humanistas italianos

354 Esta justificación parte de que Alejandro VI es descendiente de Apis, el cual se identifica con

Osiris, y el hijo de Osiris fue Hércules Aegyptius, que vino a Italia desde España para liberar a Italia
de los malvados gigantes; cfr. STEPHENS, W. E., The Etruscans and Ancient Theology..., pp. 309 y ss.
355 Cfr. BUCETA, E., La tendencia a identificar el español con el latín. Un episodio cuatrocentista, en Homenaje

ofrecido a R. Menéndez Pidal. Miscelánea de Estudios lingüísticos, literarios e históricos, vol. I, Madrid 1925, pp.
88-108. Sobre el predominio del castellano en la cultura humanística española del siglo XV cfr.
LAWRENCE, J. N. H., Of Fifteenth-Century Spanish Vernacular Humanism, en MICHAEL, I., y CARDWELL,
R. A. (dirs.), Medieval and Renaissance Studies in Honour of R. B. Tate, Oxford 1986, pp. 63-79.
356 Aunque la famosa frase de Pietro Bembo puede referirise tanto al castellano como al catalán,

las investigaciones de M. Batllori confirman que el castellanano se fue imponiendo en cancillería


pontificia; BATLLORI, M., El catalán en la corte romana, en ID., La familia de los Borjas..., pp. 162 y ss.
357 Sobre la moda arqueológica extendida entre los humanistas españoles cfr. GÓMEZ MORENO,

A., España y la Italia de los humanistas..., pp. 279 y ss.


208 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

que veían renacer en España los valores de la antigua Roma358. Como dice Giunta,
“en el período de los Reyes Católicos la idea de una gran España empezó a
permear el ambiente cultural de Italia, y la Corte española se convirtió en un polo
de mayor atracción que los centros tradicionales del humanismo italiano, como
Nápoles, Roma, Bolonia, Pádua o Pavía”359. Desde el principio del reinado los
monarcas se rodearon de italianos buenos conocedores del latín, como los
hermanos Geraldini —Antonio (1457-1488) y Alejandro (1455-1525)— que
sirvieron en la Corte como preceptores de las infantas y publicaron la fama de los
reyes en Florencia y Roma360.
El milanés Pedro Martire d’Anghiera (1457-1526), castellanizado como
Pedro Mártir de Anglería, se incorporó al séquito del conde de Tendilla en 1487 y
poco después encontró en la Corte española el escenario ideal desde el que relatar
las proezas de los monarcas a sus confidentes en Roma: los cardenales Ascanio
Sforza y Bernardino López de Carvajal —destinatario de sus Carmina al ser elegido
cardenal—, humanistas como Pomponio Leto, y el propio pontífice Alejandro VI,
a quien enderezó el poema Supra casum Hispani regis en 1493 y, pensó hacer lo
mismo con sus Oceanea Decas en 1501361. Anglería quedó fascinado por el proceso

358 Sobre el ambiente cultural de la Corte de los Reyes Católicos cfr. VENNE, P., Cultori delle poesie

in Ispagna durante il regno di Ferdinando il Cattolico, Génova 1906; NOTO, G., Moti umanistici in Ispagna al
tempo del Marineo, Caltanisseta 1911; RUBIO, J., Cultura de la época fernandina, Zaragoza 1952; Fernando el
Católico y la cultura de su tiempo, en V Congreso de Historia de la Corona de Aragón, vol. V, Zaragoza 1961;
MAHN-LOT, M., Le mécénat d’Isabelle la Catholique, «Revue Historique», 562 (1987), pp. 289-307;
GÓMEZ MORENO, A., El reflejo literario, en NIETO SORIA, J. M. (dir.), Orígenes de la monarquía hispánica:
propaganda y legitimación (ca. 1400-1520), Madrid 1999; FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Á., La
Corte de Isabel I..., pp. 101-127; SALVADOR MIGUEL, N., Esplendor cultural, «Aventura de la Historia»,
30 (2001), pp. 63-67; desde el punto de vista artístico YARZA LUACES, J., L., Isabel la Católica promotora
de las artes, «Sitios Reales», 110 (1991), pp. 57-64; ID., Los Reyes Católicos. Paisaje artístico de una
monarquía, Madrid 1993.
359 GIUNTA, F., L’época dei Re Cattolici..., en ID., Nuovi studi..., p. 9.
360 Recuérdese la amistad de Antonio Geraldini con Ugolino Verino o con Paolo Pompilio, a

quien dedicó algunos epigramas de sus Carmina publicados en Roma en 1485; MUSTARD, W. P. (ed.),
The Eglogues of Antonio Geraldini, Baltimore 1924; ver especialmente el incunable GERALDINI, A.,
Carmina, ed. Eucharius Silber, Roma 1484-1490; en BAV, St. Barb. BBB. I. 22; también en la BUA,
Inc. 654. Sobre el personaje véanse los trabajos reunidos en MENESTÓ, E. (dir.), Alessandro Geraldini
e il suo temp. Atti del Convegno storico internazionale (Amelia, 19-21 novembre 1992), Espoleto 1993.
361 Cfr. MARIEJOL, J. H., Un lettré italien á la cour d’Espagne (1488-1526): Pierre Martyr d’Anghiera. Sa

vie et ses ouvres, París 1887; RIBER, L., El humanista Pedro Mártir de Anglería, Barcelona 1964; Pietro
Martire d’Anghiera nella storia e nella cultura, (Atti del II Convegno Internazionali di Studi Americanistici,
Génova-Arona, 16-19 ottobre 1978), Génova 1980; STOPPA, A. L., y CICALA, R. (dirs.), L’umanista
aronese Pietro Martire d’Anghiera, primo storico del “nuovo mondo”, (Atti del Convegno, Arona, 28 ottobre 1990),
Novara 1992; DELLA CORTE, F., Un poeta alla corte d’Isabella, ID., Opuscula, vol. XI, Génova 1988, pp.
251-260; ID., Umanisti italiani giudicati in Spagna; en ID., Opuscula, vol. XIII, Génova 1992, pp. 231-
236. Sobre los Carmina cfr. DELLA CORTE, F., I carmina di Pietro Martire d’Anghiera, en Pietro Martire
d’Anghiera nella storia..., pp. 187-194.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 209

de unificación ibérica que tanto contrastaba con la fragmentación italiana: “Italiam


in diversa discerptam, Hispaniam in unum redactam. Italiae principes discordes,
Hispanos unanimes intelligebam”. Aunque Italia ostentaba un primado cultural
inigualable, el milanés no ocultaba sus esperanzas de que la egregia personalidad
de los soberanos españoles llevara a esta nación a cimas más altas.
El siciliano Lucio Marineo Sículo (c. 1460-1533) —venido al amparo del
almirante Fadrique Enríquez en 1483-84— se instaló en la Corte española hacia
1496362. En su Opus de rebus Hispaniae memorabilibus publicado tardíamente en 1530,
el humanista siciliano recoge la corriente integradora resaltando el legado cultural
de la Romanitas como fuente de la cultura española. Marineo celebra la labor
unificadora de Isabel y Fernando comparándolos con los grandes emperadores
romanos —César y Augusto—, y considera que los castellanos son los
descendientes de los antiguos castelli romani. De ahí que este autor defina la
identidad ibérica con valores y conceptos extraídos de la Antigüedad clásica, que
ahora parecen renacer en la nueva Hispania.
Junto a estos casos bien conocidos, pueden añadirse el de aquellos italianos
que fracasaron en su intento de dar el salto a la otra península. Fue el caso de
Tideo Acciarini, que dedicó al príncipe Juan su tratado pedagógico De animarum
medicamentis363; o el de Paolo Pompilio que en su Panegyris de Triumpho Granatensi
comentaba a los reyes: “Yo, ciertamente, desde hace tiempo deseo un vínculo más
acorde a mi propia consideración por la majestad del rey y de la óptima reina, y
creo que hasta ahora no ha habido ningún tema tan adecuado como la celebración
del presente triunfo”364. Estos casos explican la actitud de Inocencio VIII cuando
en 1487 escribió a los Reyes Católicos, advirtiéndoles que si Pico della Mirandola
se refugiaba en España debían encerrarle en prisión365.
La Corte Regia también contaba de una buena selección de humanistas
familiarizados con el ambiente romano. Es el caso del cronista y diplomático
Alonso de Palencia (1423-1491), Juan de Lucena (c. 1430-1506?) —familiar de
Eneas Silvio Piccolomini, futuro Pío II—; o el aragonés Francesc Vidal de Noya,
preceptor de Fernando el Católico en su juventud y traductor de Salustio, y el

362 Cfr. LYNN, C., A College Professor of the Renaissance: Lucio Marineo Siculo among the Spanish

Humanists, Chicago 1937; VERRUA, P., Lucio Marineo Siculo 1444-1533? (con bibliografia dell’autore),
Téramo 1984; RUMMEL, E., Marineo Siculo: A Protagonist of Humanism in Spain, «Renaissance
Quarterly», 50 (1997), pp. 701-722; JIMÉNEZ CALVETE. T., Un siciliano en la España de los Reyes
Católicos. Los ‘Epistolarum familiarum libri XVII’ de Lucio Marineo Sículo, Alcalá de Henares 2001.
363 Cfr. LO PARCO, F., Tideo Acciarini, Nápoles 1919; VERRUA, P., Tideo Acciarini e la Corte dei Sovrani

Cattolici, «Giornale storico della letteratura italiana», 83 (1923), pp. 348-360.


364 POMPILIUS, P., Panegyris de triumpho Granatensi..., fols. 28 y ss.
365 Breve del 16 de diciembre 1487; cfr. SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., Los Reyes Católicos. La expansión

de la fe..., p. 14.
210 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

historiador Pere Miquel Carbonell (1434-1517)366. Entre los cronistas reales Roma
era el referente simbólico: si Hernando del Pulgar se inspiraba en Tito Livio para
describir a los caballeros de los reyes “como se loa un hecho romano”, Andrés
Bernáldez veía en la reina una nueva emperatriz sicut Elena mater Constantini, y
Alfonso de Ávila enlazaba las grandes gestas consulares con la historia pontificia y
castellana en su Compendio universal de las historias romanas y de las chronicas de Castilla
(1499)367. El cronista aragonés Gauberte Fabrizio Vagad describió el cambio
interpretativo al considerar cómo Italia —que había sido en un tiempo caput
mundi— saludaba ahora con admiración a la dinastía aragonesa de Nápoles, o a los
dos papas ibéricos, Calixto III y Alejandro VI, para “mayor prestigio de nuestro
Aragón que fasta de sus criados faze papas de Roma”368.
Por último habría que comentar la aportación de Antonio de Nebrija (1441-
1522), formado en Bolonia y corresponsal de Pico della Mirandola369. Las críticas
antiespañolas surgidas a raíz del dominio político español en Italia llevaron al
maestro salmantino a recuperar el tono dialéctico en su análisis sobre las relaciones
de Hispania y Roma. Siguiendo las huellas de Annio, Nebrija intentó demostrar en
su Muestra de la historia de las antigüedades de España (1499) que los valores y las
instituciones de la Monarquía de los Reyes Católicos no tenían sus raíces en el
pasado clásico sino en los pueblos y culturas de la España pre-romana370. Cuando
redactó el prólogo de las Decades en 1509 se ajustó a los cánones de los autores
clásicos pero sin someterse a sus ideales, ya que de éstos se podía decir lo que
Catón decía de los griegos: “cuando este pueblo nos enseña las letras, todo lo
corromperá”371.
Nebrija fue más allá del factor lingüístico-gramatical, y retomó la propuesta
política florentina —defendida por Cristoforo Landino o Lorenzo de Medici— que
veía en la lengua vulgar el factor unificador de un territorio desigual: el florentino en

366 A la bibliografía de Tate, Capelli o Perea sobre los autores citados puede añadirse

VILALLONGA, M. Dos opuscles de Pere Miquel Carbonell, Barcelona 1988; ID., La literatura llatina a
Catalunya..., pp. 63-72; ID., Pere Miquel Carbonell, un pont entre Itàlia i la Catalunya del segle XV, «Revista
de Catalunya», 85 (1994), pp. 39-59.
367 ÁVILA, A. DE, Compendio universal de las historias romanas y de las chronicas de Castilla; en BNM, Ms.

10448; cfr. AMADOR DE LOS RIOS, J., Historia crítica de la literatura española, vol. VII, Madrid 1969, pp.
316 y ss.
368 Sobre Vagad cfr. TATE, R. B., Ensayos sobre la historiografía..., pp. 276 y ss; y el trabajo de LISÓN

TOLOSANA C., Vagad o la identidad aragonesa en el siglo XV, «Revista española de investigaciones
sociológicas», 25 (1984) 1984, pp. 95-136.
369 Sobre la figura de Nebrija puede encontrarse un buen elenco bibliográfico en los trabajos

reunidos en GARCÍA DE LA CONCHA, V. (ed.), Nebrija y la introducción del Renacimiento en España,


Salamanca 1983; CODOÑER, C., y GONZÁLEZ IGLESIAS, J. A. (ed.), Antonio de Nebrija: Edad Media y
Renacimiento, Salamanca 1994.
370 Cfr. HINOJO ANDRÉS, G., Obras históricas de Nebrija. Estudio filológico, Salamanca 1991.
371 En HINOJO ANDRÉS, G., Obras históricas de Nebrija..., p. 128.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 211

el caso de Italia, y el castellano en el de la monarquía de los Reyes Católicos


proyectada hacia naciones extranjeras y tierras lejanas. La frase de la Gramática
castellana tantas veces citada de que “siempre la lengua fue compañera del imperio”
expresa sintéticamente el vínculo entre lengua y estado, e insinúa una translatio imperii
que Nebrija dará como un hecho en las Decades dedicadas a Fernando el Católico:
¿Quién no se cuenta que aunque el título de imperio pertenezca a
Alemania, la verdadera potencia está en las manos de los soberanos
españoles que dominan la mayor parte de Italia y el Mediterráneo, y
siguiendo con sus naves el curso del sol han llegado ya a las costas de
las Indias? No satisfechos de tantas conquistas y habiendo explorado
ya la mayor parte del Nuevo Mundo, están a punto de dominar el
planeta entero372.
Era el punto de llegada de una identidad nacional que se había esculpido
con el cincel italiano, utilizando los conceptos clásicos que aportó el humanismo, y
siguiendo la aspiración universalista de la Roma imperial. Este itinerario ideológico
se desarrolló gracias a los intercambios culturales entre ambas cortes y el
desarrollo de una literatura histórico-filológica que planteaba una revisión menos
dialéctica y más integradora de las relaciones entre Hispania y Roma. La
aportación de España a la civilización clásica y la búsqueda de un pasado común
constituyen el legado del humanismo romano, recogido por el humanismo ibérico
sin renunciar a los valores autóctonos. El prestigio que proporcionó la
intervención militar en Italia despertó también las críticas, llevando a los
humanistas españoles a adoptar una actitud ambigua —no exenta de
contradicciones— que oscilará entre el recelo de la cultura clásica y la admiración
de sus autores, entre la reivindicación de los valores “ibéricos” y la permanente
seducción del mundo antiguo373.

b) El mecenazgo artístico en Roma


Las relaciones del Papado con los Reyes Católicos también discurrieron por
la vía estética que abrió la fantasía del Renacimiento. El papado del siglo XV
incorporó el factor artístico —como fuente de prestigio— en el diálogo que
entabló con los príncipes seculares, convirtiendo la ciudad de Roma en un
laboratorio de artistas y en un poderoso centro de inversiones, que atraía a todos
los que deseaban contribuir al prestigio del Papado e inscribir sus nombres en la

372 Cfr. ASENSIO, E., La lengua compañera del imperio. Historia de una idea de Nebrija en España y

Portugal, «Revista de Filología Española», 43 (1960), pp. 399-413; se critica la atribución de esta frase
a Valla en MAZZOCCO, A., Il rapporto tra gli umanisti..., pp. 229-233.
373 Cfr. MAZZOCCO, A., Il rapporto tra gli umanisti..., pp. 234-236.
212 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

lápidas milenarias de la Urbe374. Isabel y Fernando también se dejaron cautivar por


los destellos artísticos de la nueva Roma, cada vez más cercana y accesible. La
ampliación de las iglesias “nacionales”, y la financiación de proyectos pontificios
—destinados a la restauración de basílicas o a la construcciones nuevas iglesias—,
fueron los ámbitos principales de éste incipiente mecenazgo español, original
aportación de los Reyes Católicos a la acción de la Corona en Roma, y sugestivo
preludio del patrocinio impulsado por los Austrias en el siglo XVI375.
La intervención artística de Isabel y Fernando se concentró en el conjunto
monumental de San Pedro in Montorio (iglesia, claustro, monasterio y tempietto)
que se alza sobre el monte del Giannicolo, en el lugar donde fue martirizado el
príncipe de los Apóstoles, según una tradición que se remonta al siglo IX376. La
iglesia de San Pedro in Montorio se encontraba aneja al convento franciscano que
erigió el beato Amadeo Menez de Silva —confesor de Sixto IV y fundador de los
franciscanos amadeítas— gracias a la correspondiente asignación del papa por
bula del 18 de junio de 1472. Aquel proyecto que nació como una iniciativa
particular acabó convirtiéndose —según Frommel— en “el edificio sacro más
importante del pontificado de Sixto IV”377.

374 Cfr. DANESI SQUARZINA, S. (a cura di), Roma, centro ideale della cultura dell’Antico nei secoli XV e

XVI. Da Martino V al Sacco di Roma, Milano 1989; SANFILIPPO, M., Le tre città di Roma. Lo sviluppo
urbano dalle origini a oggi, Roma-Bari 1993; BENZI, F. (dir.), Sisto IV. Le Arti a Roma nel Primo
Rinascimento, Roma 2000.
375 Cfr. HERNANDO SÁNCHEZ, C. J., El mecenazgo español en Roma bajo Carlos V y la evolución del gusto

artístico (1527-1557), «Accademia Spagnola di Storia, Archeologia e Belle Arti, Roma», 1996, pp. 103-
115; BODART, D. H., L’immagine di Carlo V in Italia tra trionfi e conflitti, en CANTÙ, F., y VISCEGLIA, M.
A. (dirs.), L’Italia di Carlo V..., pp. 115-138; algunos trabajos de síntesis en ROSA PIRAS, P., y SAPORI,
G. (dirs.), Italia e Spagna tra Quattrocento e Cinquecento, Roma 1999.
376 F. Marías explica que esta tradición se basa en la ubicación del lugar del martirio inter duas metas

(“entre dos enterramientos”) que se han identificado erróneamente con el Mons Aurelius vaticano y el
Mons Aurens gianicolese; sin embargo la indicación puede ser correcta si se considera que estas metas
sean la Meta Romuli que se encontraba en el Borgo —desaparecida con la apertura de la Via
Alessandrina con motivo del jubileo de 1500— y la Meta Remi junto a la pirámide de Caio Cestio;
cfr. MARÍAS, F., Bramante en España, en BRUSCHI, A., Bramante..., p. 29; POU I MARTI, J. M., Un
monumento de los Reyes Católicos en Roma, en V Congreso de Historia de la Corona de Aragón, vol. III:
Fernando el Católico e Italia, Zaragoza 1954, pp. 251-258; el complejo giannicolese ha sido objeto de
varios trabajos a raíz del reciente proyecto de restauración: HOWARD, D., Bramante’s Tempietto. Spanish
Royal Patronage in Rome, «Apollo», 136 (1992), pp. 211-217; CANTATORE, F., La chiesa di S. Pietro in
Montorio a Roma: ricerche e ipotesi intorno alla fabbrica tra XV e XVI secolo, «Quaderni dell’Istituto di
Storia dell’Architettura», 24 (1994), pp. 3-36; ID., Aspetti della committenza straniera nella Roma di Sisto
IV: S. Pietro in Montorio e S. Giacomo degli Spagnoli, en BENZI, F. (dir.), Sisto IV. Le Arti…, pp. 417-425;
BRUSCHI, A., L’architettura a Roma negli ultimi anni del pontificato di Alessandro VI Borgia (1492-1503) e
l’edilizia del primo Cinquecento, en ID. (dir.), Storia dell’architettura italiana. Il primo Cinquecento, Milán 2002,
pp. 34-75.
377 FROMMEL, CH., Roma, en FIORE, F. P. (dir.), Storia dell’architettura italiana. Il Quattrocento, Milán

1998, pp. 408 y ss.


IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 213

La iglesia estaba aún en construcción cuando, tal vez por mediación de


Santa Beatriz de Silva —hermana de Amadeo y dama de la reina—, los reyes se
enteraron del proyecto y en 1480 decidieron conceder una financiación anual de
dos mil florines durante tres años, concibiendo esta donación como un exvoto por
el nacimiento de un heredero varón378. En carta dirigida a sus embajadores Medina
y Carvajal en 1488, el rey les comunicaba la concesión de quinientos ducados
anuales de las rentas reales de Sicilia “fasta tanto quel cuerpo de la dicha yglesia sea
acabado de obrar y edifficar”379. El rey Fernando precisaba que aquel templo
debía realizarse “al servicio de Dios y al merito y honra nuestra”, cuidando que sus
dimensiones fueran modestas —como corresponde a un monasterio de
franciscanos observantes—, de manera “que parezca mas la grandeza de quien la
faze fazer, en la forma de cómo ha de ser labrada que no en la granderia della”380.
No obstante, el monarca añadía en una posdata que “tampoco quiero que la
pequenyez de la iglesia sea tanta, que por aquella parezca ser derogado a la
grandeza de quien la manda fazer”381. La presencia de dos grandes escudos
semejantes a los emblemas del linaje Enríquez en la doble escalera que da acceso a
la iglesia, ha hecho pensar a Company en el patrocinio añadido de Enrique
Enríquez, tío de Fernando el Católico y consuegro del cardenal Rodrigo de
Borja382.
Basándose en la simultaneidad de las obras en esta iglesia y la ampliación de
Santiago de los Españoles, Vasari dice que San Pedro in Montorio fue construida
“quasi nel medesimo tempo che la nazione spagnuola fece fare in Roma la chiesa
di S. Jacopo”383. Sin ser clara la relación entre ambos templos los lazos se tuvieron

378 En carta escrita el 6 julio de 1480 el soberano recuerda haber prometido, con voto para el

nacimiento de un heredero varón, “votivam ecclesiam divo Petro fundare”; y para ello asigna una
renta de 2.000 florines de oro procedentes de las rentas de Sicilia durante un trienio; AGUADO, F.,
Documentos relativos a la fundación de S. Pedro in Montorio, Roma 1876, p. 11. Sobre Beatriz de Silva cfr.
GUTIÉRREZ, E., Santa Beatriz de Silva. Primera biografía comentada, Burgos 1990; OMAECHEVARRÍA, I.,
Orígenes de la Concepción de Toledo, Burgos 1976; y los trabajos que se contienen en las Actas del I
Congreso Internacional de la Orden Concepcionista, vols. I-II, León 1990.
379 Carta de poder de Fernando el Católico a sus procuradores, Carvajal y Medina, 10 septiembre

1488; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, pp. 144-145.


380 Instrucciones de Fernando el Católico a sus procuradores Carvajal y Medina, 10 septiembre

1488; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol. III, pp. 145-146.


381 Algunas semanas después el rey Fernando recomienda a sus procuradores que contraten a un

tal Jorge Castellón como maestro de la obra, del que los frailes franciscanos le han hablado bien; y
encarga al obispo de Barcelona, Gonzalo Fernández de Heredia, que negocie con el cardenal de San
Clemente, Domenico della Rovere, el pago de un censo sobre la heredad en que ha de edificarse el
monasterio; cfr. ibidem, pp. 149-150.
382 Cfr. COMPANY, X., Alexandre VI i Roma..., pp. 228-232.
383 VASARI, G., Le vite de’ più eccellenti architetti, pittori et scultori italiani da Cimabue insino a’ tempi nostri,

eds. L. Bellosi y A. Rossi, vols. I-II, Turín 1986, p. 148.


214 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

que estrechar desde que Bernardino López de Carvajal reunió en su persona el


cargo de responsable de la fábrica y del proyecto constructivo de San Pedro in
Montorio en 1488, y el de gobernador de Santiago de los Españoles en 1491. Si
esta última tenía un carácter asistencial, San Pedro in Montorio era una iglesia
votiva —entregada a una rama de la orden franciscana reformada— que podía
servir de escaparate propagandístico de la reforma que los reyes estaban
impulsando en sus reinos y estaba necesitada de las facultades pontificias. Además,
al levantarse sobre el lugar del martirio de San Pedro, la nueva iglesia adquiría una
alta densidad simbólica y teológica vinculada al primado pontificio, que ahora
despuntaba sobre la colina del Giannicolo gracias a la actividad edilicia de la
Monarquía Hispánica384.
Con esta fundación —dice Cantatore— los soberanos españoles se situaban
por encima de las iglesias de las dos comunidades de aragoneses y castellanos,
construyendo en posición dominante una tercera iglesia que, por el aislamiento del
lugar, no sería visitada frecuentemente pero se alzaría como un monumento
conmemorativo de la grandeza del sucesor de San Pedro, y simultáneamente de la
Corona española, comprometida en la defensa de la Cristiandad y la reforma de la
Iglesia385. La iglesia del Giannicolo emerge sobre Roma adoptando el bifrontismo
de este área ligada al culto de Jano —antipolis respecto al Campidoglio, la ciudad
de Saturno— y simbolizando la colaboración del Pontificado y la Corona
castellano-aragonesa386. Además, con este gesto los reyes españoles respondían a
la necesidad, cada vez más sentida por las potencias europeas, de contar con un
convento de adscripción real en el centro de la Cristiandad. Quince años después,
Carlos VIII seguiría quizá este ejemplo al solicitar de Alejandro VI la autorización
de construir un convento real encomendado a los mínimos sobre el Monte
Pincio387.
La financiación española de la iglesia del Giannicolo se hizo con dinero
enviado desde Sicilia a través del virrey. El 8 de junio de 1493, por ejemplo,
Fernando el Católico notificaba a Carvajal y a Ruiz de Medina el envío de mil

384 Sobre la importancia teológica del lugar del martirio de San Pedro cfr. RATZINGER, J., El

primado de Pedro y la unidad de la Iglesia, en ID., La iglesia. Una comunidad siempre en camino, Madrid 1992,
pp. 27-44, especialmente p. 42.
385 Cfr. CANTATORE, F., Aspetti della committenza straniera..., p. 420.
386 En las Antiquitates de Annio da Viterbo —que ya hemos comentado— Jano se asocia a la

figura de Noé: si el primero es el primer dios, civilizador del mundo, justo y depositario de un poder
sapiencial, el segundo es guía del Arca que es la Iglesia, y símbolo de la institución pontificia; cfr. DE
CAPRIO, V., Il mito delle origini nelle ‘Antiquitates’..., pp. 100 y ss.
387 Como en el caso del convento de San Pietro in Montorio, en el de la Trinidad fue necesaria la

mediación de un cardenal, en este caso el francés Bilhères, que fue sustituido en 1499 por Guillaume
Briçonnet. El convento sólo comenzaría a construirse en 1502 coincidiendo con la mayor presencia
de Luis XII en Italia; cfr. RAUWEL, A., La fondation d’un couvent royal, en BRULEY, Y. (dir.), La Trinité-
des-Monts redécouverte. Arts, foi et culture, Roma 2002, pp. 47-49.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 215

ducados para “la obra del monasterio de Monterio”, y comentaba: “Mucho me


plugo saber el stado de la dicha obra, e que se de en ella tan buen recaudo, como
screuis. Yo vos ruego y encargo que assi se continue, fasta que tenga todo su
cumplimiento. Y escreuitme de continuo del stado de la dicha obra”388. El mismo
día daba la orden al virrey asegurándole que “esto es cosa que mucho toca a
nuestra reputacion y seruicio, por fazerse aquella obra en tal lugar, y por otros
buenos respectos”389.
La financiación sufrió una interrupción a causa del desvío de las rentas
sicilianas hacia los gastos de la campaña de Nápoles. El 23 de diciembre de 1496 el
rey Fernando comunicaba al obispo de Cartagena que “en lo de la obra de
Montorio, a causa de las grandes necessidades que, como vedes, han ocorrido e
occorren, no se ha podido mas fazer; porque todas las rendas de Sicilia, sin
aprouecharme dellas solo vn marauedi, se han gastado e gastan en lo del realme, y
mucho mas que daqua va, pues lo que aqua se gasta y spera gastar no cumple
dezillo”. Sin embargo el monarca no perdía las esperanzas y añadía: “Plazera a
Nuestro Senyor de mejorar el tiempo, e darse ha en esta obra el complimiento que
se deue y es razon, por manera que los de alla y los de aqua quedaran bien
satisfechos”390.
Al año siguiente, el 24 de octubre de 1497, fue el propio Alejandro VI quien
escribió a Fernando anunciándole el viaje de un tal fray Basilio, franciscano de la
congregación amadeíta. El fraile iba a la corte para suplicar a los reyes que
mantuviesen la financiación sobre la iglesia que estaba a punto de terminarse391.
Antes de partir, el cardenal Carvajal le entregó “toda la cuenta por menudo de lo
que fasta agora se ha gastado en obra del monasterio”, y también “la traça de la
yglesia y monesterio” para que las viese el rey. Fernando despachó muy satisfecho
al religioso y escribió inmediatamente al cardenal agradeciéndole la gestión y
anunciando la orden dada al virrey de Sicilia para que se pagase lo que se había

388 Carta de Fernando el Católico a los obispos de Cartagena y Badajoz, 8 abril 1493; en LA

TORRE, A. DE, Documentos..., vol. IV, p. 212.


389 Carta de Fernando el Católico al virrey de Sicilia, 8 abril 1493; en LA TORRE, A. DE,

Documentos..., vol. IV, p. 212.


390 Carta de Fernando el Católico al obispo de Cartagena, 23 diciembre 1496; en LA TORRE, A. DE,

Documentos..., vol. V, pp. 381-382.


391 Obsérvese que el breve se escribía veinte días después de la muerte del heredero por cuyo

nacimiento se había comenzado a construir la iglesia. Sin embargo la noticia no había llegado aún al
papa, que aprovecha para agradecer al rey aragonés “super benefico illi hactenus exhibito in fabrica
domus et ecclesie sancti Petri de Monteaureo de Urbe, ubi apostolorum Princeps Martirium insigne
pertulit, que sumptu regio, per maiestatem tuam cepta et magna ex parte [borró: plusquam
dimidiata] nondum tamen ad finem deducta est”; breve Dilectus filius, 24 octubre 1497; en AZCONA,
T. DE, Relaciones de Alejandro VI..., p. 162.
216 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

gastado en la obra añadiendo otros mil ducados más, “para que se de


conplimiento a lo que queda por fazer, según la manera que vos lo screuireys”392.
Finalmente, Alejandro VI consagró la iglesia de San Pedro in Montorio el 9
junio de 1500393. Según los epígrafes hallados y la documentación disponible, en
1502 comenzó la construcción del templete que se levanta sobre el lugar exacto
donde una tradición medieval ubicaba el martirio de San Pedro394. Este sacellum o
“pequeño santuario” estuvo a cargo de Carvajal, que encomendó la obra al
arquitecto Donato Bramante, que ya había realizado algunos proyectos para
Alejandro VI y tenían buenas relaciones con curiales españoles395. Esta datación
permite comprobar que el templete diseñado por Bramante constituyó una fuente
de inspiración para la nueva basílica de San Pedro que Julio II le encargó cuatro
años después396.
Los reyes no sólo estuvieron interesados en construcciones de nueva planta,
sino que probablemente colaboraron en la restauración y ampliación de la iglesia
de Santiago de los Españoles, gravemente dañada por las inundaciones de
diciembre de 1495. El proyecto contemplaba el cambio de la antigua entrada de
Via Sediari, por un nuevo ingreso desde la plaza Navona, uno de los espacios
ceremoniales más célebres de la ciudad y caja de resonancia de los triunfos
españoles397. El proyecto fue presentado al papa el 4 de abril de 1496 por el
entonces gobernador de la iglesia —Pedro de Aranda— junto con el cardenal

392 Carta del rey Fernando al cardenal Carvajal, 17 agosto 1498; en LA TORRE, A. DE, Documentos...,

vol. VI, p. 117; ignoramos por qué J. Goñi hace intervenir al cardenal Juan de Castro; cfr. GOÑI
GAZTAMBIDE, J., Castro, Juan de..., p. 119.
393 COMPANY, X., y GARIN, F. V., Alejandro VI en Roma. Cultura y comisión artística, en Los Borja. Del

Mundo Gótico..., p. 150.


394 La atribución del inicio de las obras a Carvajal está demostrada gracias a la inscripción que se

descubrió en 1638 al romperse una esquina de la losa de mármol, cuando se intentó abrir un nuevo
acceso a la cripta del templete: “Sacellum apostolor[um] princi[pis] / martyrio / sacrum /
Ferdinand[us] Hispan[iarum] Rex / et Helisabe[tha] Regina Ca / tholici post erectam / ab eis aedem
poss[=posuerunt] / an[no] sal[utis] xpiane [=christianae] M DII; cit en CALVO FERNÁNDEZ, V.,
Nuevo epígrafe en el templete romano de ‘San Pietro in Montorio’, «Tempus», 24 (2000), pp. 135-138; la
inscripción esclarece las dudas de Bruschi a la hora de adjudicar una fecha tan temprana a una obra
tan innovadora; véase al respecto el estudio introducctorio de F. Marías a la obra de BRUSCHI, A.,
Bramante, Bilbao 1987, pp. 34-63.
395 “[--- Ca]rvajal Cardinalis / [--- primu?]m lapidem posuit” (“El cardenal Carvajal puso la

primera piedra”); cit. en CALVO FERNÁNDEZ, V., Nuevo epígrafe..., p. 136.


396 En este sentido aportará interesantes sugerencias el trabajo de FROMMEL, C. L. (dir.), Il

Tempietto di S. Pietro in Montorio (en preparación).


397 Sobre el proyecto de ampliación de la iglesia cfr. MARTA, R., L’archittetura del Rinascimento a

Roma (1417-1503). Tecniche e tipologie, Roma 1995, p. 66; TORMO, E., Monumentos de españoles en Roma y
de portugueses e hispano-americanos, vol. I, Roma 1939-40, pp. 88-105; ARAMBURU-ZABALA, M. A., La
iglesia hospital..., pp. 33-36; FROMMEL, CH., Roma, en FIORE, F. P. (dir.), Storia dell’architettura italiana...,
pp. 379-382.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 217

Carvajal, y el pontífice lo aprobó con el beneplácito de los Reyes Católicos


(“contemplatione illustrisimorum dominorum regis et regine Ispanie”). Las obras
se encargaron a Antonio de Sangallo el Joven, y parece que Bramante también dio
su parecer398. Sea como fuere, el plan se reveló demasiado ambicioso y hubo que
contentarse con pequeños retoques, como la decoración de la fachada mayor —en
la que trabajó Pietro Torrigiani—, la pavimentación de la iglesia y la construcción
del magnífico coro de mármol situado sobre la vieja sacristía.
El beneplácito solicitado a la Corona refleja el buen tono de las relaciones
de la iglesia “nacional” con los monarcas, cuyo emblema se colocó en 1497 en la
capilla mayor y en la segunda fachada que daba a la plaza Navona, este último
sostenido por dos ángeles y situado junto al escudo del pontífice399. A éstos deben
añadirse los escudos que reemplazaron a los destruidos en la inundación, entre los
que se encontraban las armas reales con la inscripción Laus Deo —realizadas por
un pintor de la casa de Carvajal—, o las “arma Regis Hispanie pro festo Sancti
Jacobi” encargadas en 1497 al famoso pintor Antoniazzo Romano400. En cuanto a
la iglesia nacional catalano-aragonesa de Santa María de Montserrat, ya tuvimos
ocasión de comentar la donación que hizo Fernando el Católico en 1514 para
sufragar los gastos del proyecto de ampliación del templo, desarrollado por
Antonio da Sangallo el Joven401.
A los Reyes Católicos también se les atribuye la financiación de la cubierta
de la basílica Liberiana o Santa María la Mayor, en tiempos de Alejandro VI.
Rodrigo de Borja había sido arcipreste de la basílica y, una vez elegido pontífice,
acometió la decoración del techo encomendando el proyecto a Giuliano da
Sangallo, aunque terminaría la obra su hermano Antonio402. El romano pontífice

398 Por aquellos años Bramante estrechó sus contactos con los curiales españoles, interviniendo en

el complejo del Ginnicolo, en la fuente de Santa María in Trastevere —basílica confiada a Juan
López— y en la iglesia de Santiago, de la que dirá Vasari en su biografía de Bramante: “trovosi
consiglio dello accrescimento di S. Iacopo degli Spagnuoli in Navona”; VASARI, G., Vite, ed. G.
Bonetti, Milán 1970, p. 147.
399 El pago por las quince libras de plomo empleadas en el escudo de la capilla mayor se registra el

día 28 de junio de 1497 precisando que el desembolso no lo hizo el entonces gobernador Pedro de
Aranda; Archivo de Santa María de Montserrat (Roma), Libro del camarlengo, leg. 491, fol. 11v;
FERNÁNDEZ ALONSO, J., La iglesia de Santiago, de Roma en el siglo XVI..., p. 19. En cuanto al escudo
de la fachada se encuentra hoy en la entrada de la casa adyacente a la iglesia por su entrada de Via
Corso Rinascimento; Ibidem, p. 44.
400 A partir de 1498 se fue consolidando la costumbre de pintar para la fiesta el escudo real junto

con el del papa y la imagen de San Ildefonso o de Santiago.


401 Cfr. FERNÁNDEZ ALONSO, J., Santa María di Monserrato..., pp. 13 y ss; recientemente LERZA, G.,

Santa Maria di Monserrato a Roma. Da Cinquecento sintetista al purismo dell’ottocento, Roma 1996.
402 Cfr. FROMMEL, CH., Giuliano e Antonio da Sangallo, en CHIABÒ, M., MADDALO, S., y MIGLIO, M.

(dirs.), Roma di fronte..., vol. III, pp. 898-899. Se destaca la participación de Antonio da Sangallo sobre
218 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

visitó las obras al menos en dos ocasiones: el 21 de abril de 1498 para inaugurar
los trabajos, y después el 5 de mayo de 1499. El dorado artesonado de casetones,
en el que se repiten alternativamente los emblemas de Alejandro VI y de su tío
Calixto III, puede interpretarse como un deseo de ostentación borgiana
protojubilar.
Juan López —datario y familiar del papa— había informado a la Corte
española de este proyecto en marzo de 1493, pero la posible intervención de los
reyes en la decoración de la basílica liberiana sólo se apoya en noticias
indirectas403. Tal es el caso del tardío testimonio que atribuye la magnífica
techumbre de la basílica a la financiación de los Reyes Católicos, utilizando para
ello el primer oro llegado de las Indias404. Fernández Alonso comenta que la
noticia se apoya en una tradición documentada a finales del siglo XVI. Sin
embargo, el testimonio más temprano que hemos podido hallar es el P. de Angelis,
cuando afirma en 1621 que “Alexander Sextus perfecit (et quidem si nonnullis
credimus) ex primo auro quos Indiae transmiserint”405. La información concuerda
con la inscripción grabada en un cartel de madera adherido a un retrato de
Alejandro VI, que adornaba uno de los muros de la sacristía de la basílica en 1600.
En este texto se afirmaba que el papa había recibido el primer oro de las Indias
obtenido por los Reyes Católicos, y que el pontífice había asignado un subsidio
anual para la conservación de la admirable obra de la techumbre406. Dado que el
subsidio pontificio está bien documentado, puede conjeturarse que también sea
cierta la cuestión del oro español, al que se alude en la segunda parte de la

la de Giuliano en JACKS, PH. J., Alexander VI’s Ceiling for Santa Maria Maggiore in Rome, «Römisches
Jahrbuch für Kunstgeschichte», 22 (1985), pp. 65-81.
403 Carta del datario Juan López al almirante Enrique Enríquez, 28 marzo 1493; en SANCHIS

SIVERA, J., Algunos documentos y cartas privadas..., p. 19. Las fuentes documentales contemporáneas a
los hechos sólo transmiten la noticia de la participación de dos proveedores de madera de tilo
naturales de Madrid; cfr. PANZERA, A. M., La Basilica dalla fine del secolo XV alla fine del secolo XVI, en
LUCIANI, R. (dir.), Santa Maria Maggiore a Roma, Roma 1996, p. 152. Por otra parte, la basílica
también daba muestras de una creciente “hispanización” como refleja la creación de una escuela de
música que interpretaba melodías litúrgicas more hispano durante el pontificado Borja; cfr. ROS, V., La
musica i els Borja, en Els temps dels Borja..., pp. 9-35.
404 FERNÁNDEZ ALONSO, J., España en Santa María la Mayor, «Anthologica Annua», 42 (1995), p.

799.
405 DE ANGELIS, P., Basilicae S. Mariae Majoris de Urbe a Liberio Papa usque ad Paulum V P. M.

Descriptio et delineatio, Roma 1621; cfr. PIETRANGELI, C. (dir.), Santa Maria Maggiore a Roma, Florencia
1988, p. 204. A este testimonio puede añadirse el de F. Cancellieri que, en 1809, aludía al oro
americano diciendo que “Il pontefice [Alejandro VI]stimò di non poterle meglio impiegare che
consacrandole in onore della Beata Vergine, e facendole servire per l’indorattura della soffitta della
Basilica Liberiana”; CANCELLIERI, F., Notizie storiche e bibliografiche di Cristoforo Colombo, Roma 1809.
406 “Basilicae creatus / lacunar affabre scultum / coelavit auro / quod primo catholici reges / ex

India receperunt / annosq. Proventus / ad eximii conservationem operis adsignavit”; en BALDACCI,


Roma e Cristoforo Colombo, Città di Castello 1992, p. 46.
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 219

inscripción407. Quizá los reyes fueran aconsejados por el cardenal Mendoza o por
Carvajal para apoyar la iniciativa pontificia en momento que coincide con la
reanudación de la financiación de San Pedro in Montorio.
La intervención española en una basílica romana no era algo novedoso. En
la década de 1480 uno de sus más fieles consejeros Pedro Hurtado de Mendoza —
cardenal de Santa Croce in Gerusalemme— comenzó la restauración de la cubierta
de esta iglesia, que sería ampliamente embellecida por su sucesor Bernardino
López de Carvajal408. Los trabajos se concentraron en el fresco del ábside central,
donde se representa la “invención” —o descubrimiento— de la Santa Cruz llevada
a cabo por la emperatriz Santa Elena, que aparece adorando la cruz con el cardenal
Mendoza arrodillado a sus pies. El fresco fue encomendado Antoniazzo Romano
y sus discípulos, que desarrollaron de derecha a izquierda el relato narrado por la
Leyenda aurea de Jacopo da Voragine, excluyendo los episodios más sangrientos,
como la degollación del Cosroes —rey de los Persas— o el tormento del judío
Judas409. Vitalino Tiberia sostiene que el triunfo de la Cruz y la conversión de los
infieles —judíos y musulmanes— es el gran tema de una composición que
constituye “el primer documento figurativo de valor ecuménico de la edad
moderna” al pretender reconciliar las tres religiones monoteístas410.
Sin llegar ese extremo, puede pensarse que la obra patrocinada por los dos
cardenales castellanos refleja el ambiente de entusiasmo por la expansión de la fe
que se respiraba a fines del siglo XV y al que tanto habían contribuido los Reyes
Católicos. Quizá no sería arriesgado pensar en una posible identificación de la
reina Isabel con la emperatriz Elena, y de Fernando el Católico con el emperador
Heraclio que entra en Jerusalén llevando en triunfo la reliquia de la Cruz411.
Durante aquellos años el prestigio de la basílica no hizo más que aumentar. Santa
Croce in Gerusalemme Llegó a considerarse la séptima iglesia de la Urbe y la única
entre los edificios sacros patriarcales en detentar un título cardenalicio. En 1496

407 En una lápida de la basílica se conmemora que, a principios del siglo XVII, los canónigos de la

basílica se quejaron a Gregorio XV (1621-1623) de que el pontífice no había otorgado el subsidio


acostumbrado, lo que fue nuevamente confirmado por el papa; BALDACCI, Roma e Cristoforo
Colombo..., p. 46.
408 Cfr. CAPPELLETTI, F., L’affresco nel catino absidale di Santa Croce in Gerusalemme a Roma. La fonte

iconografica, la committenza e la datazione, «Storia dell’Arte», 66 (1989), pp. 119-126; VARAGNOLI, C., S.
Croce in Gerusalemme: la basilica restaurata a l’architettura del Settecento romano, Roma 1995.
409 Las dudas sobre la atribución del fresco al taller de Antoniazzo Romano se han despejado a

raíz de la reciente restauración del ábside (1998-99); cfr. TIBERIA, V., L’affresco restaurato con Storie
della Croce nella Basilica di Santa Croce in Gerusalemme a Roma, Todi 2001.
410 TIBERIA, V., L’affresco restaurato…, pp. 40-53.
411 En páginas anteriores hemos podido comprobar que la identificación de Isabel la Católica con

Santa Elena no sólo la desarrollaron autores castellanos o aragoneses —como Andrés Bernáldez o
Pedro Marcuello— sino que también era conocida en ambientes romanos, como se observa el
sermón pronunciado por Ludovico Bruno en los funerales de la reina.
220 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

Alejandro VI promulgó la bula Admirabile sanctum que concedía indulgencia


plenaria a todos los fieles en gracia de Dios que visitaran la iglesia el día del
descubrimiento de las reliquias de la cruz. Aprovechando los años de preparación
del jubileo de 1500. Carvajal hizo importantes trabajos de restauración y
embellecimiento de la iglesia, donde se hizo retratar en un mosaico de la Capilla de
Santa Elena, arrodillado a los pies de la cruz sostenida por la santa; más tarde, en
1507-08, encargaría a Peruzzi la decoración en mosaico de la bóveda, y en 1519-20
Sangallo realizó —por indicación del cardenal— algunas modificaciones en la
arquitectura del edificio que acabarían por revelar la existencia de un templo
etrusco bajo los cimientos de la basílica412.
Por último, puede mencionarse el mecenazgo religioso que impulsaron
algunas personas afectas a los Reyes Católicos. No referimos a Teresa Enríquez,
dama íntima de la reina Isabel, que hizo una conspicua donación el 4 de junio de
1507 para la restauración de la basílica de san Lorenzo in Damaso, iniciada por el
cardenal titular Rafael Riario413. Teresa era hija ilegítima del almirante Alonso
Enríquez, y como esposa de Gutierre Cárdenas —contador mayor de los reyes y
comendador de la Orden de Santiago— disponía de una gruesa fortuna que
empleó en muchas fundaciones religiosas y de carácter asistencial414. La dama de la

412 Cfr. TOESCA, I., A Majolica Inscription in Santa Croce in Gerusalemme, en FRASER, D., HIBBARD,

H., y LEWINE, M. (dirs.), Essays in the History of Art Presented to Rudolf Wittkower, vol. II, Londres 1967,
pp. 602-634; FROMMEL, CH. L., Progetto e archeologia in due disegni di Antonio da Sangallo il Giovane per Sta
Croce in Gerusalemme, en DANESI SQUARZINA, S. (dir.), Roma, centro ideale della cultura dell’Antico..., pp.
382-309.
413 San Lorenzo in Dámaso era una basílica situada en el centro de la vida financiera de Roma y

dentro de la zona que pertenecía a los Orsini. En octubre de 1483 el papa Sixto IV entregó a su
sobrino Rafael Riario la encomienda de la basílica, que se encontraba en un estado deplorable
después de un gran incendio en el siglo XI y de infinitas inundaciones. Riario fue cardenal de San
Lorenzo entre 1483 y 1503, y después como comendatario hasta 1517. A partir de 1500 el cardenal
se sirve de Pietro Marso (rector de San Salvatore in Primicerio) como vicario y desde 1507 de
Giovanni Stafilao; VALTIERI, S., La basilica di San Lorenzo in Damaso nel palazzo della Cancelleria
attraverso il suo archivio ritenuto scomparso, Roma 1984, pp. 64-97. La presencia de un cimiterio nationis
hispanorum en la zona de San Lorenzo in Damaso, del que se habla en un documento de finales del
siglo XV, podría indicar uno de los asentamientos españoles más antiguos en Roma, relacionado con
una vieja iglesia española situada en el terreno donde más tarde se levantará el Palacio de la
Cancillería y la propia iglesia de San Lorenzo in Damaso; cfr. VAQUERO PIÑEIRO, M., La renta y las
casas..., pp. 88-89; ID., Cenni storici sulla componente..., pp. 141-149; también FROMMEL, C. L., Raffaele
Riario, committente della Cancelleria..., pp. 197-221.
414 Prueba de la infatigable actividad fundacional de esta mujer son las siguientes fundaciones que

se le atribuyen: el Hospital de la Santísima Trinidad y el Hospital de Nuestra Señora (Torrijos) para


la curación de enfermedades contagiosas; en 1490 de un convento franciscano en Benalcázar
(Córdoba), y en 1491 el impresionante monasterio de Santa María de Jesús (Torrijos) destruído por
las tropas napoleónicas en el siglo XIX; el convento de la Inmaculada Concepción de Torrijos en
1496; o el convento agustino de Santa María de Jesús en Marchena en 1511; cfr. BAYLE, C., La Loca
del Sacramento. Doña Teresa Enríquez, Madrid 1922; CASTRO Y CASTRO, M. DE, Teresa Enríquez, la “loca
IMAGEN DE LOS REYES CATÓLICOS EN LA ROMA PONTIFICIA 221

reina también se preocupó de dotar para el casamiento a niñas huérfanas, envió


emisarios para rescatar cautivos cristianos en Argel, y realizó numerosas
donaciones para impulsar la devoción a la Eucaristía, hasta el punto de recibir de
Julio II el apelativo de “La Loca del Sacramento y embriagada del vino
celestial”415.
Cuando en 1506 Teresa se enteró de que cuatro seglares dirigidos por un
sacerdote acababan de fundar una cofradía del Santísimo Sacramento en la iglesia
de San Lorenzo in Damaso —situada en el palacio de la Cancillería—, les envió un
donativo aprovechando el viaje a Roma de uno de los franciscanos del convento
de Torrijos que ella misma había fundado. Los cofrades quedaron encantados y
enviaron a uno para agradecérselo y hablarle de la cofradía que la dama castellana
acogió bajo su protección416. En 1508 la dotó de una renta donando joyas y
ornamentos para pagar el acondicionamiento de la capilla del Santísimo
Sacramento, que el 24 de enero de aquel mismo año se había concedido a la
Compagnia o Confraternità del SS. Sacramento e delle cinque piaghe417. Además, la dama
castellana solicitó a Julio II que concediera a la asociación determinados
privilegios, que al ser otorgados sentaron un precedente fundamental para la
extensión de la cofradía en Europa.
La Confraternità se hacía cargo de la capilla, donde se solía exponer todos los
jueves el SS. Sacramento, y llevar en procesión el viático a los enfermos418. Los
contratos estipulados entonces hacen referencia a la balaustrada, un tabernáculo de

del Sacramento” y Gutierre de Cárdenas, Toledo 1992; FERNÁNDEZ, A., Teresa Enríquez. La loca del
Sacramento, Madrid 2001; ID., Teresa Enríquez, la loca del Sacramento, «Toletana. Cuestiones de Teología
e Historia», 6 (2002), pp. 9-37.
415 Cfr. FERNÁNDEZ, A., Teresa Enríquez..., p. 32.
416 El emisario tal vez se trataba de Pedro Marso, humanista de la academia romana, al que hemos

visto pronunciar discursos en honor de los Reyes Católicos. Marso fue vicario de Rafael Riario —
cardenal titular de la basílica— entre 1500 y 1507, y conservó después una canonjía junto con otros
eclesiásticos españoles.
417 La capilla se sitúa en el extremo izquierdo de la primera nave horizontal de la iglesia de San

Lorenzo. De la donación dan testimonio los estatutos de la Confraternidad, y se recuerda en una


lápida situada sobre la pared externa de la capilla: ILLUSTRIS GENERE SINCAERAQ FIDE AC
VE / RA PIETATE ILLUSTRIOR. TERESIA ENRIQUES / CATHOLICAE HISPANIAE
CLARUM DECUS / CUI PATERNUM ET IUGALE STEMMA / TENDITUR ET
REFULGET HOC SACELLUM HONORI/SACRATISSIMAE EUCHARISTIAE CUIUS AR /
DORE FLAGRAT RELIGIOSUM PECTUS OR / NAVIT INSTRUXIT DOTAVIT ANNO
SAL / UTIS M.D.VIII; cfr. BENTIVOGLIO, E., La cappella del SS. Sacramento in S. Lorenzo in Damaso:
“tantisque ornamentis fulgens”, «Colloqui del Sodalizio», 7 (1984), pp. 112 y ss.
418 Documentación posterior del siglo XVIII describe las macchine que se empleaban en la

exposición del SS. Sacramento; VALTIERI, S., La basílica di S. Lorenzo..., pp. 89-90. Habría que
comparar las reglas de esta cofradía con las que se contienen en la Regla de Hermandad de la Cofradía
del Santísimo Sacramento (Harvard, Houghton Library, ms. Typ. 184) publicada en Toledo en 1502,
donde figuran las armas de Teresa Enríquez junto con las de la reina.
222 CAPÍTULO I: LA DIPLOMACIA HISPANO-PONTIFICIA

madera “arbuccio”, pavimento, puertas y altar, lográndose en los trabajos tal


perfección que el general de los Agustinos —Egidio da Viterbo— escribió a
Teresa Enríquez que la capilla era objeto de admiración de gran parte de Italia,
“non modo admirandam, verum etiam imitandam”419. El ejemplo de la cofradía de
San Damaso satisfizo tanto a Teresa Enríquez que en 1509 dotó a la Cofradía de
Torrijos de una Colegiata del Corpus Christi, a imitación de la de San Lorenzo in
Damaso y con los mismos privilegios. Al convertirse la cofradía de Torrijos en
cabeza de todas las cofradías que a partir de entonces se multiplicaron por la
Península Ibérica, se entienden las palabras que León X dirigió a la Enríquez: “el
que una dama de Castilla, diera comienzo en el mundo, desde un villorrio, esta
nueva forma de honrar a la Eucaristía, es, sobre toda ponderación, glorioso para
España”420.
Los ejemplos aludidos permiten concluir que durante el reinado de los
Reyes Católicos se intensificó la intervención artística de la Corona en la ciudad de
los papas, inaugurando un nuevo tipo de presencia que hacía del arte un vehículo
de expresión y de cooperación con el Papado. La financiación de los proyectos
pontificios —como en San Pietro in Montorio o Santa María la Mayor—, la
restauración de las iglesias nacionales, o las iniciativas de miembros de la Corte
española, manifiestan el interés de la Corona por sostener el prestigio estético del
Papado, y participar de la gloria simbólica de Roma, centro de la Cristiandad y del
nuevo dominio mediterráneo soñado por Fernando el Católico.

419 Sobre la posible inspiración de esta capilla para la realización de la capilla Chigi de Santa María

del Popolo cfr. BENTIVOGLIO, E., Raffaello e i Chigi nella chiesa agostiniana di S. Maria del Popolo, Roma
1984, p. 24.
420 Cit. en FERNÁNDEZ, A., Teresa Enríquez..., p. 33.
CAPÍTULO II

RELACIONES POLÍTICAS

1. LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492)

R odrigo de Borja y de Borja (1432-1503), natural de Játiva (Valencia), era


hijo de Jofré de Borja y Escrivá e Isabel Borja, hermana del cardenal
Alonso de Borja y futuro papa Calixto III, 1. Rodrigo perdió a su padre a
los cinco años y fue su tío —entonces cardenal y obispo de Valencia— quien se
ocupó de él desde Roma proporcionándole a partir de 1447 una serie de
prebendas en la catedral de Valencia, en la de Lérida, y en la Colegiada de Játiva en
1448, junto con Luis Juan del Milá —sobrino también del cardenal— y el familiar
Glacerán de Borja2. La promoción de Rodrigo suscitó tensiones cuando el rey

1 Véanse los trabajos de síntesis, con buenos elencos bibliográficos, de PICOTTI, G. B., Alessandro

VI, en DBI, vol. II, Roma 1960, pp. 196-205; actualizado en ID., y SANFILIPPO, M., Alessandro VI, en
Storia dei Papi, vol. III: Innocenzo VIII-Giovani Paolo II, Roma 2000, pp. 13-22; AUBENAS, P., I tragici
anni del pontificato di Alessandro VI (1492-1503), en ID., y RICARD, R., Storia della Chiesa, vol. XV: La
Chiesa e il Rinascimento (1449-1517), Turín 1977, pp. 168-200; BATLLORI, M., Alejandro VI, Rodrigo de
Borja, en DHEE, vol. I, pp. 36-39; actualizado en ID., La familia de los Borjas..., pp. 91-102; AZCONA,
T. DE, Alejandro VI, papa, en Gran Enciclopedia Rialp (GER), vol. I, Madrid 1991, pp. 537-539;
FERNÁNDEZ ALONSO, J., Alexandre VI, en LEVILLAIN, PH. (dir.), Dictionnaire Historique de la Papautè,
vol. I, París 1994, pp. 31-34; MIGLIO, M., y OLIVA, A. M., Alejandro VI. Más cruel y más feliz que nunca,
en Los Borja. Del Mundo Gótico al Universo Renacentista, Valencia 2001, pp. 93-114; sobre los orígenes
de la familia Borja cfr. ORTS I BOSCH, P. M., Notes al voltant de l’origen i l’ascensió social dels Borja, en
Xàtiva, els Borja: una projecció europea, vol. I, Játiva 1995, pp. 257-276; MARTÍNEZ, L. P., CASTILLO, J., y
SAIZ, J., Els orígens de la família Borja, en L’Eurapa renaixentista. Simposi sobre els Borja, Gandía 1998, pp.
39-62; BATLLORI, M., Le origini della famiglia Borgia, en ALFANO, C., y GARIN LLOMBART, F. V.
(dirs.), I Borgia. L’arte del potere, Roma 2002, pp. 23-29.
2 Sobre la promoción familiar de Rodrigo de Borja contamos con dos trabajos recientes:

NAVARRO SORNÍ, M., De Calixto III a Alejandro VI: los Borja de Xàtiva a Roma, «Aula de Humanidades
y Ciencias de la Real Academia de Cultura Valenciana», Serie Histórica, 22 (2001), pp. 157-178;
224 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

Juan de Navarra se opuso a la concesión de una nueva canonjía y prebenda de


sacristán en la catedral valentina que pretendía para su hijo natural, Juan de
Aragón. Sin embargo en esta ocasión el cardenal contaba con el apoyo de Alfonso
el Magnánimo —rey de Aragón—, que necesitaba a su vez los buenos oficios del
prelado para orientar a su favor los negocios fiscales que mantenía entonces con el
clero de sus reinos.
Probablemente fue en 1449 cuando el cardenal valentino hizo venir a
Italia a sus sobrinos, Rodrigo —que contaba entonces 18 años— y Pedro Luís,
primogénito de los Borja setabenses que fue inmediatamente destinado a la carrera
de las armas en la corte napolitana de Alfonso el Magnánimo. De la educación de
Rodrigo se encargó en Roma el humanista Gaspare da Verona hasta que en 1453
fue enviado a Bolonia —junto con Luis Juan— para estudiar derecho en su
prestigiosa universidad3. Siendo ya notario apostólico, se doctoró allí en derecho
canónico, y en el mismo año de 1456 fue creado cardenal diácono de San Nicolás
in carcere por Calixto III junto con su primo Luis Juan4. El 31 de diciembre fue
nombrado legado o gobernador de la Marca de Ancona, cargo en que mostró sus
dotes de gobierno por un año, mientras su hermano Pedro Luis se convertía en la
figura militar dominante en los Estados Pontificios. A su regreso, Rodrigo fue
designado comisario de las tropas pontificias en Italia y el 1 de mayo de 1457
vicecanciller de la Iglesia Romana, cargo que conservó hasta su elevación al
papado en 1492.
La promoción eclesiástica de Rodrigo fue una de los objetivos prioritarios
de Calixto III y uno de los puntos de fricción más ásperos con Alfonso V de
Aragón5. El interés del papa por conceder a su sobrino en una diócesis de Aragón
—y fuera en Barcelona, Gerona o especialmente en Valencia— se enfrentaba con

CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., El cardenal Rodrigo de Borja, los curiales romanos y la política eclesiástica de
Fernando II de Aragón, en BELENGUER CEBRIÀ, E. (dir.), De la unión de coronas al Imperio de Carlos V.
Congreso Internacional (Barcelona, 21-23 febrero 2000), vol. I, Barcelona 2001, pp. 253-279.
3 GIORGI, F., Rodrigo Borja allo studio di Bologna, en «Atti e memorie per le provincia di Romagna», 8

(1890), pp. 159-195; PAVÓN, M., La formación de Alonso y Rodrigo de Borja, en Los Borja. Del Mundo
Gótico al Universo Renacentista, Valencia 2001, pp. 115-119; sobre la presencia de valencianos en este
Estudio cfr. CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., Valencianos en la Universidad de Bolonia: rentabilización social de
los estudios superiores a finales del siglo XV, en Lluís de Santàngel i el seu temps, Valencia 1996, pp. 387-400.
4 El nombramiento se mantuvo en secreto por la excesiva juventud de los nuevos purpurados, y

no por supuestas malas costumbres que no señala ninguna fuente contemporanea conocida. Sobre el
descontento de Alfonso el Magnánimo por esta promoción en la que el papa había desatendido a los
candidatos que éste le propusiera cfr. NAVARRO SORNÍ, M., De Calixto III a Alejandro VI…, pp. 166-
167.
5 NAVARRO SORNÍ, M., El enfrentamiento den Calixto III y Alfonso V el Magnánimo por el obispado de

Valencia, en Cum vobis et pro vobis. Homenaje de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia, al
Excmo. y Revdmo. Dr. D. Miguel Roca Cabanellas en sus bodas de plata episcopales, Valencia 1991, pp. 709-
727; y RUBIO VELA, A. (ed.), Alfons de Borja y la Ciudad de Valencia (1419-1458). Colección de documentos
del Archivo Histórico Municipal, Valencia 2000, pp. 82-85.
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 225

el propósito del Magnánimo de gratificar a sus hombres, y más concretamente a su


sobrino Alfonso de Aragón en la sede valentina. Frustrados sus intentos
aragoneses, Calixto se volvió a Castilla donde obtuvo en 1457 unas gracias de
expectativa a su favor por las que se reservaba cinco beneficios en distintas
diócesis castellanas, ampliadas a siete en 1458. La oportunidad de oro se le
presentó al pontífice en junio de 1458 tras el fallecimiento del rey aragonés,
momento que aprovechó para trasladar a Juan de Aragón —administrador de la
diócesis valentina— a la sede de Zaragoza dejando libre Valencia para su sobrino
Rodrigo, quien a partir de entonces comenzó a titularse “dominus Valentinus” o
“cardinalis Valentinus”6. Como ha puesto de manifiesto Navarro Sorní, Calixto
lograba así consolidar a la dinastía episcopal de los Borja en el Reino de Valencia,
mientras en Roma el papa delegaba en su sobrino la signatura de todas las gracias
beneficiales pudiéndolas conferir “como si fuese el papa” —dirá el embajador
milanés— de manera “que si no es darle la mitra [tiara pontificia] ya no sé qué más
se le puede dar”7.
En Roma la figura del vicecanciller se había convertido en el referente
fundamental de los connacionales que permanecía en la Curia después de la
“cacería de catalanes” que siguió a la muerte de Calixto III en 1458. Pedro Luis —
hermano de Rodrigo y nombrado por su tío capitán general de la Iglesia— falleció
en Civitavecchia tras una rocambolesca huída, y el cardenal Luis Juan del Milá —
primo hermano del vicecanciller—abandonó la Ciudad Eterna en 1464 para
instalarse en su sede leridana8. Rodrigo se quedaba por tanto sólo, libre de
servidumbres respecto a los monarcas de la Casa de Aragón —Ferrante de
Nápoles y Juan II— pero con la eficaz plataforma política que le ofrecía el cargo
de vicecanciller para tejer sus propias estrategias clientelares9.
A pesar de su intervención en las elecciones de Pío II (1458-1464) y Paulo
II (1464-1471), ninguno de los dos papas dio singulares muestras de aprecio a un
cardenal —no presbítero aún— cuya pericia política comenzaba a empañarse con
una vida desarreglada y merecedora de los reproches del propio Pío II.
Desaparecida la atenta vigilancia de su tío, Rodrigo comenzó a llevar una vida
desarreglada: entre 1462 y 1471 tuvo, de madre desconocida, a Pedro Luis,
Girolama († c.1484) y Elisabetta († 1519); y más tarde Vanozza de Catanei —que
esposó sucesivamente a Dominico d’Arignano, Giorgio de Croce y Carlo Canale,
todos miembros de la Curia— le dio sus cuatro hijos más célebres: César (1475-

6 Los anteriores beneficios de Rodrigo quedarían en manos del clan Borja, pasando a manos del

cardenal Luis Juan del Milá y de Jofré Lanzol; NAVARRO SORNÍ, M., De Calixto III a Alejandro VI…,
pp. 172-173.
7 Cit. en Ibidem, p. 173.
8 Cfr. RIUS SERRA, J., Catalanes y aragoneses en la corte de Calixto III, «Analecta Sacra Tarraconensia», 3

(1927), pp. 229-231; PASTOR, L., Storia dei Papi..., vol. I, pp. 771-775.
9 CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., El cardenal Rodrigo de Borja…, p. 256.
226 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

1507), Juan (1476-1497), Lucrecia (1480-1519) y Jofré (1481-1517). Con todo, los
pontífices le recompensaron con una gran cantidad de beneficios llegando a
acaparar varios obispados, lo que nunca llegó a suceder durante el pontificado de
su tío. De los numerosos beneficios situados en la península Ibérica retengamos la
administración de Cartagena y la exención —que le concedió Paulo II en 1470 a
título de privilegio personal— de la iglesia valentina eximiéndole de la jurisdicción
de Tarragona y quedando directamente sometida a la Santa Sede10.

1.1. La legación en la Península Ibérica


El vicecanciller estuvo particularmente ocupado en la empresa contra los
turcos, coadyuvando con una nave armada a la cruzada promovida por el papa
Piccolomini y, en el mismo año del nombramiento de Sixto IV (1471-1484),
designado como uno de los cuatro legados a latere para buscar apoyo de armas y
dinero para la cruzada contra los turcos11. La legación se desarrolló en la Península
Ibérica desde el 15 de mayo de 1472 hasta el 12 de septiembre de 1473, llevando
consigo tantas facultades para el desempeño de su misión que más que un legado a
latere parecía un papa12. En su valija diplomática se encontraban numerosas bulas
con facultad para proveer beneficios, dispensas o privilegios, así como poderes
para recuperar los bienes de la iglesia de Valencia, e imponer a su clero un subsidio
caritativo con el que sostener su Estado. Los temas de la legación eran la
predicación de la cruzada, la imposición de la décima a todos los eclesiásticos, la

10 ASV, Registri Vaticani, 536, fol. 144rv; en CÁRCEL ORTÍ, M. M., Las bulas para la erección de la sede

metropolitana de Valencia (1492), «Anales Valentinos», 36 (1992), pp. 207-285.


11 Sobre este tipo de legaciones —con potestad ordinaria y delegada— enviadas para negocios

concretos y con un fuerte carácter de representatividad pontificia cfr. BONET NAVARRO, J., La
legación pontificia hasta el siglo XV, «Anales Valentinos», 47 (1998), pp. 95-120; y el tratado de Gonzalo
de Villadiego, dedicado a Rodrigo de Borja, que más adelante cometaremos.
12 Sobre la legación de Rodrigo de Borja cfr. PASTOR, Storia dei Papi..., vol. II, pp. 446-447;

FERNÁNDEZ ALONSO, J., Los enviados..., pp. 85-99; VICÉNS I VIVES, J., Fernando el Católico príncipe de
Aragón, rey de Sicilia, 1458-1478, Madrid 1952, pp. 281 y 317; ID., Juan II de Aragón (1389-1479).
Monarquía y revolución en la España del siglo XV, Barcelona 1953, p. 335; ID., Fernando II de Aragón,
Zaragoza 1962, pp. 315-335; GARCÍA DE LA FUENTE, A., La legación del cardenal Rodrigo de Borja y la
cuestión sucesoria de Enrique IV, «Religión y Cultura», 1ª época 23 (1933), pp. 334-354; los aspectos
fiscales de la legación en GOÑI GAZTAMBIDE, J., Historia de la bula de Cruzada..., pp. 423-427; un
análisis completo sobre la legación VAL VALDIVIESO, M. I. DEL, Isabel la Católica, princesa..., pp. 292-
302; AZCONA, T. DE, Isabel..., pp. 202-217; sobre su intervención en la diócesis de Valencia SANCHIS
SIVERA, J., El cardenal Rodrigo de Borja en Valencia, «Boletín de la Real Academia de la Historia», 84
(1924), pp. 120-164; la dimensión ceremonial y festiva de la legación en ESCARTÍ, V. J., El cardenal
Rodrigo de Borja en Valencia (1472-1473): representación social y poder, en GONZÁLEZ VALDOVÍ, M., y
PONS ALÒS, V. (coords.), El Hogar de los Borja..., pp. 109-123; COMPANY, X., Alexandre VI i Roma...,
pp. 130-153.
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 227

pacificación de Castilla y la regulación de la sucesión en dicho reino. De la mano


de los principales especialistas del tema resumiremos su desarrollo.
El cardenal llegó a la vista de Valencia el 17 de junio de 1472, pero no
desembarcó hasta dos días después en espera de que se ultimasen los preparativos
de su solemne recibimiento. En el 9 de julio abrió un sínodo diocesano con un
elegante discurso que tenía como objetivo obtener un subsidio del clero para la
campaña contra los turcos13. El legado tuvo éxito en Valencia, donde el subsidio
se cobró, pero no en Cataluña, donde el clero de Gerona y Tarragona se
resistieron alegando la situación de penuria en la que se encontraban con motivo
de la guerra civil que dividía a los catalanes desde 146214. Efectivamente la
situación política y económica de Cataluña era extraordinariamente delicada,
especialmente desde que la oligarquía urbana de Barcelona cerró las puertas de la
ciudad al monarca Juan II de Aragón15.
Durante su estancia en Aragón el cardenal Borja se entrevistó con el
príncipe Fernando en Tarragona a mediados de agosto16. Las conversaciones no se
prolongaron excesivamente, y el día 21 Fernando despidió al legado después de
haberle concedido una guardia de protección y ponerle en camino hacia
Barcelona, donde se encontraba su padre Juan II de Aragón negociando, con las
armas en la mano, con los catalanes rebeldes. El legado valentino se presentó en la
ciudad condal como nuncio de paz entre el rey y los catalanes, pero al llegar a la
puerta de San Antonio los habitantes no quisieron recibirle por considerarle un
agente de Juan II y venir de una de las ciudades que más apoyaban al monarca
aragonés17. Si el vicecanciller pensaba en un triunfo diplomático se encontró en

13 El texto del discurso traducido al castellano en SANCHIS SIVERA, J., El cardenal Rodrigo de Borja...,

pp. 141-144; J. Sánchez Herrero afirma que no pueden considerarse concilio ni la asamblea de
Valencia, ni la posterior de Tarragona que presidió el legado; cfr. SÁNCHEZ HERRERO, J., Los concilios
provinciales y los sínodos diocesanos españoles. 1215-1550, «Quaderni Catanesi di Studi Clasici e Medievali»,
5 (1981), pp. 145-146. En cuanto a la entrevista del cardenal con su vicario Jaume Pérez de Valencia
cfr. SANCHIS SIVERA, J. (ed.), Dietari del Capellà d’Anfós el Magnànim, Valencia 1932, pp. 308-309.
14 Cfr. GOÑI GAZTAMBIDE, J., Historia de la bula de Cruzada..., pp. 424-425; también FITA, F., Los

Reys d'Aragó y la Seu de Girona des de l'any 1462 fins al 1482. Collecció d'actes capitualars, Barcelona 1873.
15 Véanse al respecto los clásicos trabajos de VICÉNS I VIVES, J., Juan II de Aragón (1398-1479).

Monarquía y revolución en la España del siglo XV, Barcelona 1953, pp. 341-372; SOBREQUÉS I VIDAL, S.,
y SOBREQUÉS I CALLICÓ, J., La guerra civil catalana del segle XV. Estudis sobre la crisi social i econòmica de la
baixa edat mitjana, vols. I-II, Barcelona 1973.
16 Luis Suárez subraya bien este hecho cuando afirma: “Fernando comprendió que el momento

era decisivo y, por primera vez desde su matrimonio, abandonó Castilla para recibirle; en cuanto a
las inclinaciones del legado dice que “Borja era absolutamente adicto a la causa aragonesa”; SUÁREZ
FERNÁNDEZ, L., Nobleza y Monarquía. Puntos de vista sobre la Historia política castellana del siglo XV,
Valladolid 1975, pp. 240-241.
17 El rechazo de los barceloneses al obispo de Asís, enviado por Rodrigo de Borja, en Dietari de la

Diputaciò del General de Catalunya, en CODOIN Archivo de la Corona de Aragón, vol. XLVI,
Barcelona 1946. Las once ocasiones en las que Juan II solicita préstamos durante la guerra a la
228 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

medio de un campo de batalla. En una salida repentina los barceloneses asaltaron


la comitiva del prelado, y fue necesaria la intervención del gobernador angevino
que dirigía la resistencia de la ciudad para asegurar el respeto a la persona y los
bienes del legado pontificio18.
Ante este recibimiento cabe imaginarse los sentimientos del cardenal
cuando fue a entrevistarse con Juan II en su palacio de Pedralbes a las afueras de
la ciudad. Aunque no se conserva documentación sobre este encuentro, el rey
aragonés y el legado debieron darse cuenta que sus intereses coincidían
plenamente debieron tratar la nueva orientación tomada por la política pontificia,
la situación política en Cataluña y el problema sucesorio castellano19. Juan II
prometió al legado ayudarle en la recepción del subsidio de la cruzada, mientras el
rey se quedaba con la mayor parte de la décima recaudada por el cardenal;
seguramente el monarca también le ofreció la sede de Barcelona para su sobrino
homónimo, que sería promovido el 11 de diciembre de aquel mismo año20; a su
vez el legado se comprometió a luchar a favor de los príncipes y conseguir la
adhesión a su causa del poderoso clan de los Mendoza, uno de los linajes más
poderosos de Castilla.
Después de esta entrevista Borja se dirigió a Valencia donde se encontraba
ya Fernando, y allí acudió el 20 de octubre un tercer hombre, el obispo de
Sigüenza —Pedro González de Mendoza— y sus dos hermanos, enviados por
Enrique IV para recibir al legado y permitir su entrada en Castilla21. Hubo un

ciudad de Valencia en SEVILLANO COLOM, F., Préstamos de la ciudad de Valencia a los reyes Alfonso V y
Juan II (1462-1472), «Estudios Medievales», 3 (1951), pp. 85-131.
18 Interesante carta, relatando estos sucedidos, del bastardo Juan de Calabria —representante de

los Anjou— al pontífice Sixto IV, 17 septiembre 1472; en CALMETTE, J., Louis XI, Jean II et la
révolution catalane (1461-1473), Toulouse 1902, pp. 332-333.
19 Cfr. VICÉNS VIVES, J., Fernando II..., pp. 314 y ss; AZCONA, T. DE, Isabel..., pp. 208-210; VAL

VALDIVIESO, M. I. DEL, Isabel la Católica..., p. 294.


20 Bula del 11 diciembre 1472; cit en CALMETTE, J., Louis XI, Jean II…, p. 320. La carta de

agradecimiento del cardenal a Juan II por el apoyo a la candidatura de su sobrino Rodrigo de Borja
fue enviada desde Segovia el 2 de febrero de 1473; en VILLANUEVA, J. L., Viaje literario a las iglesias de
España, vol. XVIII, Madrid 1851, pp. 40-41; este Rodrigo de Borja i Escrivá es el segundo de los
hijos varones de Rodrigo Gil y Sibíla Escrivá, que había obtenido la sede de Urgel en 1467, residía
en Roma y moriría en 1478; cfr. BATLLORI, M., La estirpe de los Borjas: del siglo XIII al XVI, en ID., La
família de los Borjas..., p. 28; sobre su escasa actividad al frente de la diócesis de Urgel y Barcelona en
AYMERICH, M., Nomina et acta episcoporum Barcinonensium, binis libris comprehensa, atque ad Historiae et
chronologiae rationem revocata, Barcelona 1760, pp. 392 y ss; CEBRIÀ, B., CASTELLS, J., MARQUÈS B., y
MOLINÉ, E., Episcopologi de l’Església d’Urgell, segles VI-XXI, «Urgellia», 14 (1998-2001), p. 71. Los
intercambios de rentas eclesiásticas entre el monarca y el cardenal en CALMETTE, J., Louis XI, Jean
II…, p. 333.
21 En aquel momento Pedro González de Mendoza se mantenía fiel a Enrique IV pero

sospechaba que el marqués de Villena —uno de los nobles más influyentes en el ánimo del
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 229

duelo de magnificencia entre el prelado castellano y el legado venido de Roma:


Mendoza entró en Valencia con el séquito de un rey y la pompa de un sultán,
haciéndose preceder por dos hombres de color montados a caballo y tocando
grandes timbales22. Después se sucedieron los banquetes con los que se agasajaron
el cardenal, el prelado y el príncipe de Aragón durante el mes de junio23.
Como ha resumido T. de Azcona, cada uno de los personajes tenía un
punto débil y una aspiración: Mendoza, conseguir de Borja el capelo cardenalicio;
Fernando, atraer al más representativo de la familia Mendoza a la esfera de sus
intereses castellanos; Borja, recabar el favor de Fernando y de Mendoza para salir
airoso en su misión diplomática, en la que se jugaba su futuro en la Curia romana,
y de paso obtener algún beneficio en Aragón, finalmente Barcelona para su
sobrino24. Los hechos posteriores demuestran que en aquella ocasión los Mendoza
se acercaron a la causa de los príncipes, a cambio de obtener el capelo cardenalicio
para el obispo de Sigüenza y la promesa de que ningún miembro de su familia
sería molestado en las posesiones que ostentaban y que en otro tiempo habían
pertenecido a Aragón. Finalmente, tras cinco meses de fiestas y negociaciones, el
cardenal Borja y el prelado Mendoza partieron el 22 de noviembre hacia Castilla
con sus respectivas comitivas, mientras Fernando se encaminaba a Barcelona tres
días después al encuentro de su padre25.
Enrique IV de Castilla recibió espléndidamente al legado en la ciudad de
Madrid. De allí Borja se trasladó a Segovia en el mes de febrero, donde celebró un
sínodo para establecer el pago de un subsidio de la cruzada, que se obtuvo después
de muchas negociaciones y la promesa de que el papa otorgase a todas las iglesias
catedrales del reino dos canonjías a perpetuidad26. A lo largo de esta negociación

monarca— había obstaculizado su aspiración al capelo cardenalicio; cfr. SUÁREZ FERNÁMDEZ, L.,
Nobleza y Monarquía. Entendimiento y rivalidad..., pp. 355-356.
22 El obispo de Sigüenza entró en Valencia “acompañado de dos hermanos suyos, varios obispos,

teinta caballeros lujosamente ataviados, hombres de a pie, halconeros y muchas acémilas con
bagajes, precedido de dos negros montados a caballo, tocando grandes timbales, y otros ministriles
con trompetas y tamborinos”; relato del dietarista Miralles en SANCHIS SIVERA, J. (ed.), Dietari del
Capellà d’Anfós el Magnànim…, p. 375.
23 Cfr. SANCHIS SIVERA, J. (ed.), Dietari del Capellà d’Anfós el Magnànim…, pp. 376 y ss.
24 AZCONA, T. de, Isabel..., p. 210; el cronista Alonso de Palencia considera que el cardenal Borja

era originalmente partidario de los príncipes, y fue él quien acercó a los Mendoza a su causa; ver un
amplio relato de la legación en PALENCIA, A., Crónica de Enrique IV, en PAZ Y MELIA A. (ed.),
Biblioteca de Autores Españoles, t. CCLVIII, Madrid 1973, pp. 48 y ss; también VILCHES VIVANCOS, F.,
El Cardenal Mendoza..., pp. 32-34.
25 SANCHIS SIVERA, J. (ed.), Dietari del Capellà d’Anfós el Magnànim…, pp. 379-380.
26 Cfr. GOÑI GAZTAMBIDE, J., Historia de la bula de Cruzada..., p. 426; FERNÁNDEZ ALONSO, J., Los

enviados pontificios..., pp. 87-96; AZCONA, T. DE, Las Asambleas del clero…, pp. 203-245. Extrañamente
el sínodo no aparece mencionado en la colección de GARCÍA Y GARCÍA, A. (dir.), Synodicum
Hispanum, vol. VI: Ávila y Segovia, Madrid 1993 (donde se recoge el sínodo de Aguilafuerte de junio
de 1472 y uno de Turégano de 1473)
230 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

se sucedieron los correos de Castilla a Roma tratando de ajustar cantidades y


organizar un cobro que competía al colector Leonor de Lionari, preocupado por
los abusos que cometían los comisarios designados, la penuria económica que
sufría el reino y sus relaciones no muy cordiales con el vicecanciller. En aquellos
momentos ocupaba la sede segoviana Juan Árias Dávila, cada vez más inclinado a
la causa de Isabel, y esta —aunque parezca un detalle sin importancia— satisfizo la
tasa de veinte florines señalada a las personas reales para ganar la indulgencia
patrocinada por el legado Borja27.
El rey Enrique habló con el legado sobre la sucesión, aunque con tan
riguroso secreto que nada se pudo saber de lo tratado, excepto que se había
previsto el establecimiento de una comisión formada por el almirante Enríquez,
Alfonso Carrillo —arzobispo de Toledo—, Pedro González de Mendoza, y Juan
Pacheco, marqués de Villena y único defensor de Juana28. El cardenal legado sería
el presidente que decidiría los pasos de una sucesión que, dados los miembros de
la comisión, sería favorable a Isabel y buscaría para Juana una compensación29.
Aunque este proyecto no llegó a efectuarse, la causa de los príncipes atravesaba
sus mejores momentos, pues acababa de llegar la noticia de la rendición de
Barcelona, hecho que fortalecía a Juan II de Aragón y a los príncipes, al tiempo
que aseguraba la sede para el sobrino del cardenal Borja30. El éxito de Barcelona
consolidó lo objetivos comunes del cardenal y el rey aragonés. Si Rodrigo facilitó
la dispensa para Isabel y Fernando no ocurrió lo mismo con la que esperaba
recibir Enrique IV y Juana de Portugal, documento indispensable para garantizar
la sucesión de Juana, hija de la reina pero dudosa vástago de Enrique31.

27 La inclinación filoisabelina de Árias Dávila en AZCONA, T. DE, Arias Davila, Juan, en DHEE,

vol. Suplemento, p. 65; también BARRIO GONZALO, M., La iglesia de Segovia durante el pontificado de
Arias Dávila (1461-1497). Instituciones y poder económico, en GALINDO GARCÍA, Á. (ed.), Árias Dávila:
Obispo y Mecenas. Segovia en el Siglo XV, Salamanca 1998, pp. 80 y ss; no hemos podido consultar el
trabajo de ECHAGÜE, J. J., La Corona y Segovia en tiempos de Enrique IV (1440-1474), Segovia 1993; la
buleta extendida por el legado en AGS, Patronato Real, leg. 27, fol. 14; GOÑI GAZTAMBIDE, J.,
Historia de la bula de Cruzada..., p. 427.
28 Cfr. VAL VALDIVIESO, M. I. DEL, Isabel la Católica..., pp. 296-297; SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.,

Isabel I, reina..., pp. 82-84.


29 La comisión fue negociada por Enrique IV y los príncipes, dando al legado Borja el poder de

“concluir e confirmar lo en que stovieren differentes”. Juan II se enteró por su hijo de esta
comisión, e informó a sus agentes en Italia para que Sixto IV aprobara lo que allí se acordara y que
era la adjudicación de la sucesión a Isabel; cfr. AZCONA, T. DE, Isabel..., pp. 212-213.
30 El impacto que tuvo la capitulación de Barcelona, y las fiestas que se celebraron especialmente

en Nápoles y Valencia, en RINCÓN DE ARELLANO, I., Repercusión en Valencia de la sumisión de Barcelona


a Juan II en 1472, en Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, vol. V, Zaragoza 1952, pp. 467-
474; PELÁEZ, M. J. Catalunya després de la guerra civil del segle XV. Institucions, formes de govern i relacions
socials i econòmiques (1472-1479), Barcelona 1981, pp. 18-19.
31 Según M. I. del Val, el error de los partidarios de Juana, como el marqués de Villena —Juan

Pacheco—, fue despertar los recelos de Pedro González de Mendoza en relación al capelo, ya que
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 231

La carta de Fernando dirigida a su padre Juan II de Aragón, el 24 de marzo


de 1473, no deja lugar a dudas sobre la favorable disposición del legado, dado “el
trabajo que ha pasado por conducir los fechos de la succesión de la serenissima
Princesa, mi señora muger e todo lo al, como al servicio nuestro cumplia”32. Borja
hizo pública manifestación de esta postura al administrar el sacramento de la
confirmación a la hija de los jóvenes príncipes, Isabel, que entonces cumplía tres
años de edad. Sin embargo, queda por confirmar documentalmente si en esta
legación —tal y como refiere Zurita— el cardenal trajo a Castilla la bula de
sanación del matrimonio entre la infanta Isabel y su primo Fernando, bula negada
siempre por Paulo II y obtenida de Sixto IV tal vez a instancias del mismo
vicecanciller33.
El legado trató de ganarse al marqués de Villena sin conseguirlo, y después
se presentó en Alcalá de Henares para entrevistarse con los príncipes. Según
Suárez Fernández, Borja explicaría a Isabel que los Mendoza, decepcionados por
los errores cometidos en tiempo pasado y “visto el mal vivir de la reina” —que
por aquellos días levantaba un nuevo escándalo al dejar a su marido para unirse
con su amante Pedro de Castilla— estaban dispuestos a recibir a los príncipes en
Guadalajara ofreciéndoles vasallaje y acatamiento como a señores naturales34. Sin
embargo Carrillo se opuso al proyecto pues, aunque él era partidario de Isabel,
veía con recelo el acercamiento de los Mendoza35. Estando en Guadalajara,
concretamente el 7 de marzo de 1473, el legado otorgó a Pedro González de
Mendoza el nombramiento de cardenal y, aunque no logró que los príncipes se
acudieran para ser reconocidos como tales, contribuyó de modo decisivo a que los

éste llegó a pensar que Pacheco quería arrebatárselo para dárselo a su sobrino el obispo de Burgos;
cfr. VAL VALDIVIESO, M. I. DEL, Isabel la Católica..., pp. 299-300.
32 Colección diplomática de Enrique IV, Madrid 1913, doc. 197, pp. 689-690.
33 No consta documentalmente si esta bula fue enviada a Aragón o si la trajo en persona Rodrigo

de Borja en su legación, tal y como refiere Zurita; ZURITA, J., Historia..., fol. 184; el original de la
bula Oblatae nobis, 1 diciembre 1471; en AGS, Patronato Real, leg. 12, fol. 32. Batllori ha manifestado
sus sospechas sobre la probable —pero nunca demostrada— influencia del cardenal Borja en la
sanatione in radice del matrimonio entre Fernando de Aragón e Isabel de Castilla: si su papel hubiera
sido tan decisivo “costaría entender las serias prevenciones que tenía Isabel hacia su persona, tanto
por lo que se refiere a su vida privada como a sus primeros pasos dados en el terreno político-
eclesiástico”; BATLLORI, M., Nota complementaria 1, en ID., La familia de los Borjas..., p. 107.
34 Sobre la relación de Rodrigo de Borja, el cardenal Mendoza y los príncipes ver AHN, Osuna,

leg. 844, caja 7/15; 616/68; NADER, H., Los Mendoza..., p. 218 y ss; durante los días en que éste
permaneció en Guadalajara tampoco faltaron las conversaciones sobre el mecenazgo artístico
desplegado por el cardenal valenciano en Roma; MEDINA Y MENDOZA, F. DE, Vida del Cardenal Don
Pedro González de Mendoza, Madrid 1853, pp. 191-192.
35 Sobre el cambio de alianzas de ambos prelados cfr NIETO SORIA, J. M., Dos prelados en la

encrucijada de un trono: Alfonso Carrillo de Acuña y Pedro González de Mendoza, «Torre de los Lujanes», 54
(2004), pp. 49-64; QUINTERO, G. M., Apuntes Genealógicos y biográficos de de don Alfonso Carrillo de
Acuña, arzobispo de Toledo, «Anales Toledanos», 28 (1991), pp. 55-76.
232 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

Mendoza se inclinaran definitivamente a su causa. Más no pudo hacer porque en


abril comenzaban a llegarle cartas de que regresara a Roma, donde se encontraba
el 24 de octubre de aquel año, tras una breve estancia en Valencia y Játiva durante
los meses de julio y agosto36.
Antes de marcharse y en agradecimiento a los servicios prestados Isabel
firmó una carta de compromiso con Rodrigo de Borja —“nuestro conpadre señor
e amigo”— en virtud de la cual la princesa prometía su apoyo contra cualquier
persona que atentase contra la persona o el estado del cardenal, exceptuando a
Juan II de Aragón, Fernando, el duque de Borgoña y el arzobispo de Toledo37. En
este documento inédito Isabel alude a la colaboración del vicecanciller “en todas
las cosas de nos tocantes […] en espeçial en lo de la subçesion nuestra destos dichos
Reynos e en todas las dichas cosas a nos conplideras”, prometiendo por ello
procurar “con todas nuestras fuerças e todo nuestro poder vuestro bien e
acresçentamiento”, con lo que el cardenal veía asegurados sus intereses ibéricos y
se guardaba las espaldas frente a los posibles enemigos que se podía haber ganado
durante su legación, como el arzobispo Carrillo —resentido por el capelo que no
obtuvo— o el marqués de Villena, principal sostenedor de la sucesión de Juana.
Además, Isabel prometía al vicecanciller “que todas las cosas que ovieremos de
tractar o suplicar a nuestro muy Santo Padre vos las encomendaremos […] para que las
fagais con tanta confiança como de vos mesma tenemos”. El acuerdo entre la
princesa y el cardenal suponía el mejor resello de una alianza que aseguraba la
sucesión al trono castellano, a cambio del apoyo a un eclesiástico que aspiraba a
convertirse en el rector de las negociaciones de los príncipes con la Santa Sede.
La acción del vicecanciller no tardó en hacerse notar en una Curia que
basculaba decididamente hacia los intereses del rey de Sicilia —el futuro Fernando
el Católico—, de quien afirmaba el procurador de Enrique IV que “aquí en Roma
tiene grandísma parte y favor”, pues “en el Papa y en los Cardenales tanta parte
tyene y tanto puede y vale y se sabe ayudar y fazer valer y que todos le ayan
menester”38. Cuando el embajador-deán Francisco de Toledo —por Isabel de

36 Ver las cartas que le dirigió el cardenal Ammannati el 27 de abril y el 19 de julio de 1473; en

AMMANNATI PICCOLOMINI, J., Lettere (1444-1479), ed. P. Cherubini, en Publicazione degli Archivi di
Stato: Fonti XXV, vol. III, Roma 1997, pp. 1718-1720.
37 Carta de compromiso de Rodrigo de Borja con la princesa Isabel, 13 junio 1473; RAH,

Biblioteca, leg. 9/7161, fol. 12 (la cursiva es nuestra). El documento se presentó en la exposición
celebrada en la Academia con motivo del V Centenario de Isabel la Católica; SUÁREZ FERNÁNDEZ,
L., y MANSO PORTO, C. (eds), Isabel la Católica en la Real Academia de la Historia, Madrid 2004, pp. 64-
65.
38 Carta de Diego de Saldaña —servidor de Enrique IV en Roma— al monarca castellano, 15

noviembre 1474; el segundo entrecomillado pertenece a la carta enviada por Diego de Saldaña al
marqués de Villena en noviembre de 1474(¿); en FRANCO SILVA, A., La provisión del Maestrazgo de
Santiago tras la muerte de Juan Pacheco. Unas cartas inéditas, en La Península Ibérica en la Era de los
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 233

Castilla— y el maestre de Montesa Luis Despuig —por Fernando de Aragón—


fueron en 1475 a prestar obediencia a Sixto IV tras el fallecimiento de Enrique IV,
se encontraron con una fría recepción por parte del pontífice, “pero, en privadas
fablas, muestra a nosotros particular afeccion e deseo de mostrar la estimacion que
face del debdo a las cosas propuestas por el dean”39. Los cardenales Rodrigo de
Borja y Ausias Despuig fueron quienes recibieron a los embajadores, y sus
informes tuvieron que influir decisivamente en la nueva actitud del pontífice hacia
los príncipes.

1.2. El ascenso del cardenal y el conflicto de Sevilla (1484-1485)


La legación de Rodrigo en España supuso la escenificación de un cierto
reencuentro político entre la monarquía catalano-aragonesa y los catalanes de la
curia romana que se ofrecían ahora como valedores de los intereses de Juan II y de
su hijo Fernando ante la Santa Sede40. Antes de partir de Valencia Rodrigo de
Borja aprovechó para incrementar su amplia clientela con jóvenes de casas ilustres
valencianas y catalanas. Formaban un numeroso grupo de doscientas personas que
embarcó el 11 de septiembre hacia la Ciudad Eterna “tan vestidas y engalanadas
como si fueran a una fiesta”41. Algunos de ellos no sobrevivieron al naufragio que
se produjo cerca de Pisa42. Otros en cambio se convertirán después en fieles
colaboradores suyos durante sus años de pontificado.
En las súplicas presentadas por Rodrigo a Paulo II y Sixto IV para la
concesión de beneficios a sus familiaris et continuis comensalis, se observa una mayor
presencia de catalanes, y un número considerable de castellanos entre los vero
dilectorum, sin excluir franceses, italianos y alemanes que daban a la Casa de
Rodrigo de Borja un carácter de internacionalidad43. Según los datos extraídos del
Registro de las Súplicas por U. Schwartz, la Casa del vicecanciller contaba en 1472
con no menos de ciento treinta y nueve clérigos, de un entourage total de doscientas
o trescientas personas, lo que resulta un número altísimo al compararlo con los

Descubrimientos (1391-1492), Actas III Jornadas Hispano-Portuguesas de Historia Medieval (Sevilla, 25-30
noviembre 1991), Sevilla 1997, pp. 574-557 y 577-578.
39 Cfr. AZCONA, T. DE, Isabel..., pp. 286-288.
40 CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., El cardenal Rodrigo de Borja…, p. 260.
41 Las galeras zarparon finalmente el 18 de septiembre debido el mal tiempo que les obligó a

recalar algunos días en el puerto de Denia; SANCHIS SIVERA, J. (ed.), Dietari del Capellà d’Anfós el
Magnànim…, p. 384.
42 Cfr. SANCHIS SIVERA, J., El cardenal Rodrigo de Borja en Valencia…, pp. 159-160; también

ESCARTÍ, V. J., El cardenal Rodrigo de Borja en Valencia..., p. 119.


43 Las seis súplicas se datan entre 24 de abril de 1470 y el 17 de noviembre de 1481; cfr.

VAQUERO PIÑEIRO, M., Valencianos en Roma durante el siglo XV: una presencia en torno a los Borja, en
GONZÁLEZ VALDOVÍ, M., y PONS ALÒS, V. (coords), El Hogar de los Borja..., p. 190 y ss.
234 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

cien o ciento veinte miembros que solían constituir una familia cardenalicia a fines
del siglo XV44.
El círculo de colaboradores inmediatos del cardenal tenía un origen
modesto. Sus apellidos raramente aparecen en las listas de los altos cargos
municipales de Valencia, salvo algunos casos que se pueden adscribir a la pequeña
nobleza valenciana45. Según P. Iradiel y J. Ma. Cruselles, los hombres del
vicecanciller procedían en primer lugar de la filas de la familia Borja y de otras
ligadas con ella por lazos de parentesco político; y en segunda instancia de la
nómina del clero, el funcionariado y los juristas universitarios de las clases medias
urbanas. En el grupo de catalanes curiales que formaban parte del entorno de
Rodrigo de Borja habría que contar a Ausias Despuig —maestre de Montesa,
obispo de Monreale (1458) y servidor de Juan II de Aragón en los conflictos de
Navarra y Cataluña—, y Pere Ferris —obispo de Tarazona (1464) vinculado a los
tribunales eclesiásticos. En un segundo nivel en cuanto a status pero más ligado al
vicecanciller encontramos a Bartolomé Martí —obispo de Segorbe (1473)—, Juan
de Castro —obispo de Agrigento (1479)—, Rodrigo de Borja i Escrivá —sobrino
del vicecanciller, obispo de Barcelona (1472) y referendario apostólico— o Jaime
Serra, curial emparentado con Rodrigo y futuro obispo de Oristán (1492). A esta
comitiva se sumaría después Pedro García —arzobispo de Arlés (1484) y luego de
Barcelona (1490)—, Juan de Borja —obispo de Monreal (1484)—, y otros tantos
que Rodrigo nombraría cardenales durante su pontificado46.
De las relaciones del cardenal vicecanciller con los curiales ibéricos surgió
una fecunda veta literaria que tuvo su centro en el palacio del vicecanciller donde
se respiraban los nuevos aires del humanismo y se discutían los problemas
políticos y teológicos más candentes del momento47. Las primeras obras a él

44 Ante la cifra de Rodrigo de Borja palidecen los noventa y un familiares que componían la casa

del cardenal Estouteville, la otra gran fortuna del Colegio Cardenalicio en esta época; los datos en
SCHWARTZ, U., Die papstfamiliaren der ersten Stunde. Zwei Expektativenrotuli für Sixtus IV. (1. Jan. 1472),
«Quellen und Forschungen aus italienischen Archiven und Bibliotheken», 73 (1993), pp. 303-386;
ver también SOMAINI, F., Il cardinale Rodrigo Borgia ed il conclave del 1484, en CHIABÒ, M., MADDALO,
S., y MIGLIO, M. (dirs.), Roma di fronte..., vol. I, pp. 113-114.
45 IRADIEL, P., y CRUSELLES, J. M., El entorno eclesiástico de Alejandro VI..., pp. 43-44.
46 Véase una enumeración de estos prelados en la carta de Giovanni Lorenzi al cardenal Barbo, 3

octubre 1490; en PASCHINI, P., Il carteggio fra il cardinale Marco Barbo..., p. 212. El perfil biográfico de
estos eclesiásticos en el capítulo I. 2.2. c.
47 Sobre la actividad cultural de Rodrigo de Borja y su relación con el humanismo cfr. CARBONELL

I BUADES, M., Roderic de Borja: un exemple de mecenatge renaixentista, «Afers», 17 (1994), pp. 109-132; ID.,
Rodrigo de Borja, cliente y promotor de obras de arte. Notas sobre la iconografía del apartamento Borja del Vaticano,
en MENOTTI, M., Los Borja, Valencia 1992, pp. 389-487; ID., Els papes Borja, l’art i la cultura, en Xàtiva,
els borja: una projecciò europea…, vol. I, pp. 63-84; COMPANY, X., El mecenatge artístic i cultural dels Borja,
en Els temps dels Borja, Valencia 1996, pp. 129-139; VILALLONGA, M., Alexandre VI: l’humanisme, en
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 235

dedicadas surgieron como consecuencia de su amistad con curiales castellanos


como el famoso obispo embajador de Enrique IV y alcaide del castillo de
Sant’Angelo, Rodrigo Sánchez de Arévalo48. En 1467 este prestigioso prelado
dedicó a Rodrigo de Borja su De Monarchia Orbis, donde estudia el origen de la
autoridad civil y las relaciones de los reyes con el emperador, para concluir que el
papa estaba por encima de todos ellos y era el único que podía corregirles49.
Arévalo se lo dedicó a Borja porque era un espejo de nobleza, empeñado en la paz
de los príncipes y en la lucha contra los infieles, temas todos ellos que fueron
objeto de una tertulia de jerarcas presidida por el vicecanciller. Al año siguiente el
prelado castellano le enderezó el tratado Clypeus Monarchiae, o escudo de la
monarquía, impregnado de planteamientos hierocráticos sobre la monarquía
pontificia que vuelven a aparecer en su Liber de regno dedicado a Pedro González
de Mendoza50. Como señala T. de Azcona, todos estos tratados forjarían la
mentalidad política de nuestro cardenal valenciano que —embebido de
universalismo pontificio— marchará a Castilla pocos años más tarde para resolver
una de las crisis sucesorias más dramáticas de su historia51.
Entre los eclesiásticos e intelectuales castellanos que cultivaron la amistad
con Rodrigo de Borja habría que contar también a Gonzalo García de Villadiego,
auditor de la Rota y procurador de los Reyes Católicos en Roma. Entre 1477 y
1482 este curial-embajador dedicó al cardenal Borja su Tractatus de cardenalium
excellentia et dignitate ac de officio vicecancellarii, seguida por su Tractatus de Legato, ambas
editadas en Roma en torno a 148552. No conocemos bien la relación que
mantuvieron ambos eclesiásticos, pero resulta sintomático que Villadiego falleciera

L’Europa renaixentista. Simposi Internacional sobre els Borja (València 25-29 d’octubre 1994), Gandía 1998,
pp. 95-133.
48 AZCONA, T. DE, Relaciones de Rodrigo de Borja…., p. 17.
49 SÁNCHEZ DE ARÉVALO, R., Liber de monarchia orbis et de differentia cuiusvis humani principatus tam

imperialis quam regalis et de antiquitate et iustitia utriusque; en BAV, Vat. Lat. 4881, fols. 1-48.
50 SÁNCHEZ DE ARÉVALO, R., Clypeus monarchiae ecclesiae; en BAV, Vat. Lat. 4881, fols. 49r-96r; ID.,

Liber de regno; en BAV, Vat. Lat. 4881, fols. 97r-115v.


51 AZCONA, T. DE, Relaciones de Rodrigo de Borja…., pp. 15-17.
52 La obra original del Tractatus de cardenalem excellentia contiene la dedicación al cardenal Borja, y se

encuentra en BAV, Vat. Lat. 3183, fols. 2r-33v; en cuanto al Tractatus de Legato cfr. GARCÍA ARIAS,
L., La doctrina diplomática compuesta por Gonzalo de Villadiego en su “Tractatus de Legato”, «Cuadernos de
Historia Diplomática», 3 (1956), pp. 275-309. Sobre la compleja datación de estas obras cfr. GARCÍA
CRUZADO, S., Gonzalo García de Villadiego..., pp. 86-120; también GARCÍA Y GARCÍA, A., Los canonistas
de la Universidad de Salamanca en los siglos XIV-XV, «Revista Española de Derecho Canónico», 17
(1962), pp. 185-190; ID., García de Villadiego (Gonzalo), en DHGE, vol. IXX, París 1981, cols. 1214-
1215.
236 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

precisamente en Subiaco cuando visitaba la célebre abadía quizá por encargo del
cardenal Borja, abad comendatario desde 147153.
En el círculo de humanistas catalanes y mallorquines que gravitaba en torno
al vicecanciller hay que contar al curial Jeroni Pau (c. 1458-1497), considerado por
M. Vilallonga el más importante de los humanistas catalanes del siglo XV. Pau se
acogió a la protección del cardenal Borja entre los años 1475 y 1492 en que
permaneció en Roma trabajando como abbreuiator de prima uisione (1479), y después
como litterarum apostolicarum vicecorrector (1486)54. Muestra de su contactos literarios
es su temprana obra De fluminibus et montibus Hispaniarum ofrecida a Rodrigo de
Borja en la temprana fecha de 1475 para que “lo corrijas, tú, de quien nadie ignora
que por la inteligencia y por la experiencia de las cosas no eres inferior a nadie de
tu categoría”55; Pau aprovecha también para felicitarle en el prólogo por su
amplissima legatio en la Península Ibérica, de la cual ha dejado “inmensos recuerdos
de su consideración y de tu gloria sobre nuestra Hesperia”; y termina augurándole
un futuro grávido de éxitos: “Espero que un día serán consignadas a tu nombre
cosas más importantes”56.
En el incunable de la obra que se editó en 1491, el humanista barcelonés
incorporó un pequeño opúsculo, también dirigido al cardenal Borja, con el título
De priscis Hispaniae episcopatibus et eorum terminis, donde se recogen las divisiones
territoriales de los episcopados de la Península Ibérica57. En 1482 Pau dirigiría a su
mecenas sesenta y ocho versos en dísticos elegiacos llenos de reminiscencias
clásicas donde alaba las virtudes del cardenal, comparándolo a un héroe de la
antigüedad, e incluyendo al final una profecía sobre su acceso a la tiara58. Toda

53 cfr. FRANK, B., Spagnoli e portoghesi nella riforma monastica italiana nei secoli XIV e XV, en La

Península Ibérica y el Mediterráneo centro-occidental (siglos XII-XV), Barcelona-Roma 1980, p. 591.


54 Cfr. VILLALONGA, M. (dir.), Jeroni Pau. Obres, vols. I-II, Barcelona 1986; ID., Jeroni Pau en el

umbral de un mundo nuevo: Quinto Centenario de su muerte, en SCHNUR, R. (ed.), Acta Conventus Neo-Latini
Abulensis, (Proceedings of the Tenth International Congresss of Neo-Latin Studies, Ávila, 4-9 Agosto 1997),
Tempe (Arizona) 2000, pp. 647-657; también ID., Rapporti tra umanesimo catalano..., pp. 196-200.
55 “Eum celsitudini tuae dicatum non prius ausus sum manifestum praebere, quam tibi quem

nemo ignorat et ingenio et rerum experientia nemini tui ordinis cedere, emendandum tribuissem”;
en VILLALONGA, M. (dir.), Jeroni Pau..., vol. I, pp. 206-209.
56 “Magnam enim Hispaniae partem feliciter peragrando, immensa tuae dignationis et gloriae

monumenta nostrae Hesperiae reliquisti. Spero dabuntur tuo nomini aliquando maiora”; en
VILLALONGA, M. (dir.), Jeroni Pau..., vol. I, p. 207.
57 La primera obra fue publicada en 1491; PAULUS, H., De fluminibus et montibus Hispaniarum, ed.

Eucharius Silber, Roma 1500; en IERS 1809; cfr. VILLALONGA, M., Rapporti tra umanesimo catalano...,
pp. 197-198.
58 La profecía viene a decir: “Dios te reserva para cosas más grandes, porque la sagrada tiara

conviene sólo a tu cabeza. Oh! Qué me sea permitido ver los días deseados!. ¿Quién te honrrará,
Roma, una vez cambiado el nombre? Entonces mi Musa te cantará con un poema lírico, entonces
cantará la gran gesta con verso heróico. Si no lo sabes, esto es lo que desea Roma y esto pide todo el
mundo, y no sorprende, bajo tu guía se sentirá segura, bajo tu guía el Oriente no será oprimido por
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 237

esta producción de Pau, así como diversas inscripciones compuestas en honor de


cardenal valenciano, tienen interés tanto en Roma como en la Península Ibérica
donde las dio a conocer su amigo Pere Miquel Carbonell (1434-1517), archivista
barcelonés y difusor de la obra de Pau59.
En el círculo literario del vicecanciller también se encontraban los
mallorquines Arnau Santacília y Esperandéu Espanyol. Éste último era doctor en
teología y derecho, poeta latino alagador de los Reyes Católicos, miembro de la
Academia romana y preceptor de César Borja. En la Curia desempeñó el cargo de
sollicitator per cameram (1482-1487) y residió en Roma hasta 1502 ofreciendo
valiosos servicios a las autoridades de Mallorca60. Por último cabe recordar a los
bibliotecarios de la Biblioteca Vaticana que se sucederían durante el pontificado
Borja, gracias a los lazos que establecieron con el antiguo vicecanciller: Pedro
García, Juan de Fuensalida, y Gaspar Torrella61.
De los tres resulta especialmente interesante la figura de Pedro García (†
1505), teólogo dominico nacido en Játiva y formado en la Universidad de París,
obispo de Arlés (Cerdeña) desde 1484, familiar de Rodrigo de Borja y afecto al rey
Fernando62. Gracias a su formación teológica García fue nombrado miembro de la
comisión encargada de enjuiciar las tesis presentadas por Pico della Mirandola en
1485, y fue precisamente en el palacio del vicecanciller donde redactó sus

el dominio turco, y tampoco la ilustre Grecia permanecerá bajo el triste yugo. Tu restablecerás la
antigua Jerusalén, los primitivos sagrarios de Dios, para que sea venerada por nuestra religión. Tu
aniquilarás Jope y Gaza y también la soberbia Beirut, la entera Siria se somterá a ti”; el texto latino y
su traducción en VILLALONGA, M., Jeroni Pau..., vol. II, pp. 116-125.
59 Cfr. VILALLONGA, M. Dos opuscles de Pere Miquel Carbonell, Barcelona 1988; ID., La literatura llatina

a Catalunya..., pp. 63-72; ID., Pere Miquel Carbonell, un pont entre Itàlia i la Catalunya del segle XV,
«Revista de Catalunya», 85 (1994), pp. 39-59.
60 Cfr. HILLGARTH, J. N., Readers of Books in Majorca (1229-1550), vol. I, París 1991, pp. 241-242;

ID., Mallorca e Italia: relaciones culturales durante la baja Edad Media, en ID., Spain and the Mediterranean in
the Latter Middle Ages. Studies in Political and Intellectual History, Aldershot-Vermont 2003, no XVI, pp.
343-344; VILALLONGA, M., Una mostra de la poesia llatina quatrecentista als països catalans, en Llengua i
Literatura de l’Edat Mitjana al Renaixement, «Estudi General», 11 (1991), pp. 55-56; CARBONELL I
BUADES, M., Rodrigo de Borja, cliente y promotor de obras de arte..., pp. 405 y ss.
61 Cfr. BIGNAMI-ODIER, J., La Bibliothèque Vaticane de Sixte IV à Pie XI. Recherches sur l’histoire des

collections de manuscrits, Ciudad del Vaticano 1973, pp. 38-50.


62 Sobre este interesante personaje cfr. VILLANUEVA, J. L., Viaje literario a las iglesias de España...,

vol. XVIII, p. 43; ALBAREDA, A. M., Il vescopo di Barcelona Pietro Garsias bibliotecario della vaticana sotto
Alessandro VI, «La Bibliofilia», 60 (1958), pp. 1-18; RUYSSCHAERT, J., Garsías (Pietro), en Dictionnaire
d’Histoire et Gregraphie Ecclésiastique, vol. IXX, París 1981, cols. 1324-1325; PARADAS PENA, Ma. S.,
Pere García, obispo de Barcelona (1490-1505), y la reforma, en MARTÍNEZ RUIZ, E., y SUÁREZ GRIMÓN, V.
(eds.), Iglesia y sociedad en el Antiguo Régimen, III Reunión científica Asociación española de Historia Moderna,
vol. I, Las Palmas de Gran Canaria 1995, pp. 65-80; algunas manifestaciones de su mecenazgo
religioso y cultural en MIGLIO, M., Xàtiva, Roma, Barcellona: Pietro Garcia, «RR Roma nel
Rinascimento, Bibliografia e note», 1999, pp. 257-260.
238 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

Determinationes magistrales contra conclusiones apologales Ioannis Pici Mirandulani


publicadas en Roma en 1489. Al año siguiente obtuvo la mitra de Barcelona
contando con el apoyo del rey Fernando, y en 1492 celebró en Roma la Misa en
acción de gracias por la conquista de Granada ante el papa y el colegio
cardenalicio. Nada más acceder al trono pontificio Alejandro VI lo nombró
bibliotecario de la Vaticana, pero la llamada de Fernando para residir en la
maltrecha diócesis de Barcelona le obligó a personarse en ciudad condal donde
desarrolló una labor pastoral y cultural muy beneficiosa para la diócesis.
El valenciano Gaspar Torrella, junto con el aragonés Andrés Vives, se
incorporó a la familia del cardenal como protomédico en 1484 tras la conclusión
de los estudios de medicina en universidades italianas63. Torrella fue prelado
doméstico y médico de Alejandro VI, bibliotecario de la Vaticana (1498-1500),
obispo de Santa Justa y escritor de dos trabajos de medicina que dedicó a César
Borja64. No sería el único médico hispano de Rodrigo de Borja ya que durante el
pontificado se incorporaron Alejandro Espinosa y Pere Pintor.
Rodrigo de Borja fortaleció progresivamente su posición en la Curia. El
cargo de vicecanciller le otorgaba una plataforma de acción muy eficaz en todo lo
que se refería al servicio civil del Papado, el control de los nombramientos
realizados en consistorio, y la custodia de los registros donde se redactaban los
documentos que salían de la curia65. La Cancillería era el órgano y la voz del papa,
de ahí que en ocasiones surgiesen disputas entre el pontífice y el vicecanciller,
como la que enfrentó a Pío II con Rodrigo de Borja en 1463, de resultas de la cual

63 Cfr. ARRIZABALAGA, J., BALLESTER, L. G., y SALMÓN, F., A propósito de las relaciones intelectuales

entre la Corona de Aragón e Italia (1470-1520): los estudiantes de medicina valencianos en los estudios generales de
Siena, Pisa, Ferrara y Padua, «Dynamis», 9 (1989), pp. 117-147.
64 Cfr. ARRIZABALAGA, J., Los médicos valencianos Pere Pintor y Gaspar Torrella, y el tratamiento del mal

francés en la corte papal de Alejandro VI Borja, en GONZÁLEZ VALDOVÍ, M., y PONS ALÒS, V. (coords),
El Hogar de los Borja..., pp. 141-158; LÓPEZ PIÑERO, J. M., Gaspar Torrella y Pere Pintor, médicos del papa
Alejandro de Borja, en Los Borja. Del Mundo Gótico al Universo Renacentista, Valencia 2001, pp. 245-249;
OLIVA, A. M., y SCHENA, O., I Torrella, una famiglia di medici tra Valenza, Sardegna e Roma, en Alessandro
VI. Dal Mediterraneo al Atlantico (Atti del Convegno, Cagliari, 17-19 maggio 2001) (en preparación).
65 Sobre las competencias de este oficio de la Curia que el propio Rodrigo de Borja recortó

cuando fue elegido pontífice cfr. CLAEYS-BOUAERT, F., Chancellier, en Dictionnaire de Droit Canonique,
vol. III, París 1942, cols. 454-464; PASTORA NIETO, I. DE LA, Diccionario de derecho canónico, vol. I,
Madrid 1848, pp. 203-205; FRENZ, TH., Die Kanzlei..., pp. 202-203; DEL RE, N., La Curia romana...,
pp. 438 y ss; PARTNER, P., The Pope’s Men..., pp. 22 y ss (donde considera al vicecanciller “the head
of the papal civil service”); véase también la obra que le dedicó, entre 1477 y 1482, Gonzalo García
de Villadiego —el auditor de la Rota y agente de los Reyes Católicos en Roma— sobre el oficio de
vicecanciller; GARCÍA DE VILLADIEGO, G., Tractatus de cardenalium excellentia et dignitate ac de officio
vicecancellarii; en BAV, Vat. Lat., 3183, fols. 2r-38v; comentado en GARCÍA CRUZADO, S., Gonzalo
García de Villadiego..., pp. 86-93.
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 239

el cardenal fue apartado del cargo y el papa reorganizó la cancillería a su gusto


rebajando el número de abbreviatores y acaparando casi todos los nombramientos66.
La Cancillería pontificia, con toda su compleja burocracia, se encontraba
dividida entre los Palacios Vaticanos y la fastuosa residencia del vicecanciller, el
palacio de la Cancillería —hoy palacio Sforza-Cesarini— situada al otro lado del
Tíber67. La influencia de este oficio sobre las decisiones político-eclesiásticas
dependía de la confianza que cada pontífice depositara en la persona que
desempeñaba el cargo, y en el caso de Rodrigo Borja, tanto Sixto IV, como
especialmente Inocencio VIII, valoraron en gran medida su destreza, prudencia y
celo en los negocios. De Sixto IV había recibido la abadía de Subiaco (1471), y la
designación en 1471 como cardenal–obispo de Albano. Durante la peste de 1476
Rodrigo acompañó al papa a Viterbo y Foligno, y al vacar la diócesis de Porto, fue
trasladado el 24 de julio de 1476 a este obispado, que llevaba consigo el decanato
de colegio cardenalicio.
El cardenal de Valencia prestaba una singular atención a los asuntos ibéricos
desde su atalaya romana. Cuando en 1474 Isabel y Fernando se convirtieron en
reyes de Castilla y en el mes de julio enviaron a Roma su embajada de prestación
de obediencia para ser reconocidos como tales, Borja puso a disposición de los
embajadores todo el lujo de su fortuna ofreciéndoles un espléndido banquete en
los días previos a la audiencia con el santo padre68. Con ello se pretendía dar una
digna cobertura a una legación que debía lograr la legitimación de Sixto IV
haciendo frente a los diplomáticos portugueses, franceses y alemanes que
amenazaron al papa con abandonar la Corte si reconocía a los recién llegados
como embajadores de los reyes de Castilla. Finalmente el papa recibió a la legación
castellana en la sala mayor de palacio, pero sólo dio buenas palabras a las
peticiones concretas que se le presentaron69.
Que Rodrigo de Borja estaba decidido a apoyar la causa de los reyes en
Roma se puso nuevamente de manifiesto cuando protestó enérgicamente ante la
decisión de Sixto IV de conceder la dispensa del matrimonio de Juana —presunta
hija del fallecido Enrique IV— con Alfonso V de Portugal, permitiendo así que
66 Cfr. VOIGT, G., Enea Silvio de' Piccolomini als Papst Pius II und sein Zeitalter, vol. III, Berlín 1856-63,

pp. 300-301
67 HOFMANN, W. VON, Forschungen..., vol. II, p. 130; SCHIAVO, A., Il palazzo della Cancelleria, Roma

1964.
68 Sobre esta embajada véase la relación del datario apostólico, Francisco de Toledo, en la que se

pone de manifiesto la importante mediación de Rodrigo de Borja y Ausias Despuig, cardenal de


Monreal y embajador de Juan II de Aragón; en PAZ Y MELIA, A., El cronista Alonso de Palencia,
Madrid 1914, pp. 188-195.
69 Tal y como explicó a los reyes el deán de Toledo, el papa obró “en todo con mucha destreza,

no negando ni concediendo no prometiendo negar ni conceder, pero difieriendo hasta ver si el


tiempo mostrará lo que se debe facer; parcicularmente pero, en privadas fablas, muestra a nosotros
particular afeccion”; Ibidem, p. 194.
240 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

este monarca reivindicase el trono castellano70. El 25 de enero de 1477 Rodrigo de


Borja y Giuliano della Rovere —que apoyaba los intereses portugueses— se
enzarzaron en una discusión tan viva que los cortesanos que estaban fuera de la
sala pudieron oír sus voces71. Finalmente el pontífice otorgó la dispensa
intimidado por las presiones y el conflicto que mantenía con el rey aragonés por la
sede de Zaragoza72. Sixto IV alegó que la dispensa del matrimonio no era ninguna
legitimación jurídica de Juana frente a Isabel de Castilla, pero —como decía el
cardenal valenciano— a los ojos del pueblo no había ningún signo mejor de que el
papa creía en su legitimidad73. Borja no logró que el papa revocase su decisión
pero cerró el debate con estas terribles palabras: “Señor, no curéis ahora de hacer
milagros, que ya Jesucristo se ha dejado de los hacer, ca por mucho que le ayudéis
con pergaminos y bulas, no resucitaréis al rey de Portugal”74.
Rodrigo de Borja trataba de cobrar sus servicios a la causa castellano-
aragonesa reclamando beneficios en la Península Ibérica. Para ello comenzó
tanteando la paciencia del rey aragonés con los curiales catalanes que prosperaban
a su sombra75. A fines de 1473 el valenciano Bartolomé Martí se hizo con el
obispado de Segorbe en contra del candidato presentado por Juan II, y en 1474
Jaume Serra —otro curial afecto a Borja— se apropió de la sede de Mesina sin
contar con el parecer del monarca. La gota que colmó el vaso fue la provisión de
Zaragoza que el cardenal Ausias Despuig se apresuró a obtener en 1475 frente al
candidato presentado por Juan II de Aragón, que era su hijo natural Alfonso de
Aragón76. El vicecanciller reaccionó con astucia, y mientras favorecía la entrega de
Zaragoza para el candidato del rey aragonés, intentaba apropiarse de la sede de
Barcelona vacante por el fallecimiento de su sobrino homónimo que la ocupaba
desde 147277. Sin embargo Juan II ya tenía reservado el obispado barcelonés para
Gonzalo Fernández de Heredia y el vicecanciller tuvo que ceder78.

70 El análisis de estos sucesos en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., La España de los Reyes Católicos..., vol. I,

pp. 221-227.
71 Véase el relato de ZURITA, J., Anales..., vol. IV, fol. 281; y especialmente la carta de Pedro

Sánchez, prior de Daroca, a Fernando el Católico, 25 enero 1477; en PAZ Y MELIA, A., El cronista...,
pp. 273-285.
72 Véase más adelante la explicación de la pugna por la sede de Zaragoza entre Juan II de Aragón

y Sixto IV..
73 Sixto IV dio sus explicaciones al rey Fernando en el breve Questi sunt, 13 marzo 1477; RAH,

Salazar, A-1, fol. 15rv.


74 Ibidem, p. 283.
75 Cfr. CRUSELLES GÓMEZ, J. Ma., El cardenal Rodrigo de Borja, los curiales romanos…, pp. 262-263.
76 AZCONA, T. DE, La elección y reforma…, pp. 92 y ss; también GOÑI GAZTAMBIDE, J., Despuig de

Podio, Ausias o Auzías u Osias, en DHEE, vol. Suplemento, pp. 258-259.


77 La mediación de Rodrigo de Borja en la adjudicación de la sede de Zaragoza para Alfonso de

Aragón en SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., La España de los Reyes Católicos..., vol. I, pp. 226 y ss. El propio
Rodrigo se apuntaba el tanto en una carta en la que relataba al secretario regio Juan de Coloma, su
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 241

Rodrigo aprendió la lección y en 1479 actuó con más previsión logrando


que se le concediera el obispado de Cartagena (provincia de Murcia y Alicante
hasta Bihar), “en virtud de insólito compromiso de espera, sin consultar al rey
[Fernando el Católico, que acababa de suceder a su padre Juan II]”79. Aunque en
aquellos momentos los reyes estaban enfrentados con Sixto IV por la sede de
Cuenca, “el rey Fernando —según Alonso de Palencia— hizo poca resistencia a
esta novedad [la concesión de Cartagena], pues el Valentino [Rodrigo de Borja,
obispo de Valencia] le era, además, muy grato, por ser español”80. Rodrigo no pudo
ocupar la sede hasta 1482 en que la unió a la de Valencia, formando así un
formidable patrimonio eclesiástico que nunca llegó a visitar. Rodrigo trató de
paliar su absentismo nombrando a dos excelentes obispos auxiliares —el
franciscano Miguel Castault (1453-1468) y el teólogo agustino y experto biblista
Jaime Pérez de Valencia (1468-1490)— que cumplieron las tareas pastorales en
Valencia81; mientras Cartagena —de la que ambos eclesiásticos fueron también
administradores— sufría un absentismo al que sólo se puso remedio en 1489
cuando Borja envió a dos familiares con plenos poderes para el gobierno de la
diócesis82. Paralelamente el cardenal inició una política de adquisiciones
territoriales que comenzó en mayo de 1479 con la compra de la baronía de
Llombay, un señorío situado en la zona central del Reino valenciano con el que

cabalgada hasta la residencia papal de Bracciano a través de una Roma asolada por la peste; SANCHIS
Y SIVERA, J., El cardenal Rodrigo de Borja…, pp. 162-163.
78 Sobre los intentos de Rodrigo por hacerse con la sede de Barcelona ver la carta del cardenal

Ammannati a Francisco Gonzaga, 29 noviembre 1478; en AMMANNATI PICCOLOMINI, J., Lettere...,


pp. 2217 y ss.
79 Palencia describe la astuta jugada del vicecanciller diciendo que “había obtenido del mismo

pontífice el compromiso de espera de la iglesia cartaginense” antes de que su titular falleciera; y “una
vez que se enteró que había muerte Lope de Ribas, el último posesor de la referida iglesia, tomó
posesión de ella”; PALENCIA, A., Cuarta Década..., vol. II, p. 190.
80 Ibidem, p. 190 (la cursiva es nuestra).
81 Cfr. CÁRCEL ORTÍ, V., Historia de las tres diócesis valencianas. Valencia, Segorbe-Castellón, Orihuela-

Alicante, Valencia 2001, pp. 161 y 177-181; sobre la figura y la obra de Jaime Pérez de Valencia cfr.
PEINADO MUÑOZ, M., Jaime Pérez de Valencia (1408-1490), y la Sagrada Escritura, Granada 1992;
CORTÉS SORIANO, A., La teología como supuesto y resultado de la interpretación de la Escritura, en Jaime Pérez
de Valencia, «Anales Valentinos», 39 (1994), pp. 1-97.
82 Cfr. TORRES FONTES, J., Cronología de los obispos de Cartagena en la Edad Media, «Anuario de

Estudios Medievales», 28 (1998), p. 675. Probablemente los reyes tenían en la cabeza al desgobierno
de Cartagena cuando emitieron un severo dictámen en la minuta de las instrucciones entregadas en
1484 a Antonio Gerladino, donde se negaban a entregar la sede sevillana al vicecanciller para que la
gobernase “tan mal como las otras que él [Rodrigo de Borja] tyene”. La frase fue tachada en una
segunda redacción por una expresión más impersonal; cfr. AZCONA, T. DE, La elección y reforma…,
pp. 148-149.
242 CAPÍTULO II: RELACIONES POLÍTICAS

pretendía asegurar un futuro para sus hijos aprovechándose del endeudamiento de


ciertos linajes valencianos83.
Como reyes de Castilla (1474) y de Aragón (1479), Isabel y Fernando no
dejaron de solicitar su potente recomendación —como “padre y señor, amigo y
compadre nuestro”— en las peticiones de importancia que elevaban ante Sixto IV.
Diversas provisiones beneficiales, la administración del maestrazgo de la orden de
Santiago (1477), y los asuntos del recién erigido Tribunal de la Inquisición pasaron
por sus manos84. Este último punto era especialmente delicado. Azcona piensa
que el papa concedió la bula por la vía de la cámara dejando a Borja al margen de
esta negociación85. De igual manera actuó Fernando cuando quiso implantar en la
Corona de Aragón la Inquisición moderna que se acababa de ensayar en Castilla86.
Sin embargo el cardenal se enteró, y probablemente influyó en la violenta reacción
de Sixto IV cuando en diciembre de 1481 retiró las facultades otorgadas a los
inquisidores para actuar de manera independiente, obligándoles a contar en todo
momento con el vicario general, Mateo Mercader, arcediano de Valencia y
colaborador de Rodrigo de Borja87.
Tanto Fernando como Isabel escribieron personalmente al pontífice
quejándose de su reacción y aclarando los abusos de los que se les acusaba88. El
cardenal Borja tramitó las cartas de ambos soberanos y tal vez facilitó el cambio
que se operó en Sixto IV a lo largo del año de 148389. Su intervención en la
comisión que nombró a Íñigo Manrique como juez de apelaciones de todas las
causas de la Inquisición castellana, y su apoyo al nombramiento de Torquemada
como inquisidor general de la corona de Aragón así lo demuestra90.

83 Véase el excelente trabajo de PASTOR ZAPATA, J. L., El Ducado de Gandía: un señorío valenciano en el

tránsito de la Edad Media a la Edad Moderna, Madrid 1990, pp. 380-381.


84 Si en el caso de los beneficios eclesiásticos se trataba de apoyar a los candidatos presentados por

los reyes, en el de la orden de Santiago Isabel y Fernando solicitaron el apoyo del vicecanciller para
que el papa concediese al rey su administración tras la muerte del maestre, Rodrigo Manrique, y
poder así reformar la Orden y evitar disensiones en la elección; carta de Isabel y Fernando a Rodrigo
de Borja, 22 noviembre 1476; BNM, Ms. 18.700, fol. 50; AZCONA, T. DE, Isabel..., pp. 315-316.
85 Cfr. AZCONA, T. DE, Relaciones de Rodrigo de Borja…, pp. 24 y 26.
86 En 1481 el rey ordenaba al embajador que debía obtener estas facultades sin que el asunto “no

venga a noticia de los cardenales sobredichos [Borja y Caraffa] nin del general de la Orden de
Preycadores, nin de otras algunas personas que destorbo o empacho alguno en ello pudiesen dar o
poner”; instrucciones de Fernando el Católico a Gonzalo de Beteta, 23 mayo 1481; en LA TORRE, A.
DE, Documentos..., vol. I, pp. 152-153.
87 LEA, H. CH. DE, Historia de la Inquisición española, vol. I, Madrid 1983, p. 264.
88 Carta del rey Fernando a Inocencio VIII, 13 mayo 1482; en LA TORRE, A. DE, Documentos..., vol.

I, pp. 216-217.
89 Los documentos se encuentran en MARTÍNEZ DÍEZ, G., Bulario de la Inquisión Española. Hasta la

muerte de Fernando el Católico, Madrid 1998, pp. 110-127.


90 En Ibidem, pp. 159-161.
LOS REYES Y EL VICECANCILLER (1472-1492) 243

A fines de 1482 los reyes le escribieron agradeciendo su apoyo a ciertas


provisiones episcopales que el papa acababa de aprobar, entre las que se
encontraba el arzobispado de Toledo para Pedro González de Mendoza91. Se
trataba de un gesto de cortesía que pronto quedaría deslucido por la usurpación
del abadiado de Alcolea por parte de Francesc de Borja, sobrino del vicecanciller92.
Fue una mala época para la política de provisiones de la Corona, que veía cómo
sus agentes eclesiásticos en Roma —Gonzalo Fernández de Heredia y Joan
Margarit— también se atribuían algunas prebendas sin contar con el beneplácito
regio93.
Pero si los reyes solicitaban a menudo la renuncia de algunos cargos y
beneficios controlados por Rodrigo, también se mostraban dispuestos a favorecer
sus ambiciones dinásticas. Éstas empezaron a adquirir ciertos vuelos cuando en
1483 el vicecanciller decidió que Pedro Luis —su hijo primogénito— se trasladara
“a Andalucía a las órdenes del rey don Fernando y le dio grandes bienes para que
adquiriese algún señorío”94. Al cronista castellano no le faltaba razón, ya que en
mayo de 1483 se documenta la donación de Rodrigo de Borja a su hijo, de
veinticinco mil ducados para emplear en comprar en España “algun estado” —
concretado después en la baronía de Chiena— que añadiría a la baronía de
Llombay95. Pedro Luis y los colaboradores que le acompañaban —Jaime Serra y
Bartolomé Vallescar— se convirtieron, durante su estancia en la corte regia, en
una suerte de mediadores en la negociación de cargos eclesiásticos entre el rey y el
cardenal96. Y como si fuera una especie de contraprestación el rey Fernando
intentaba introducir a sus hombres en el palacio del v