Vous êtes sur la page 1sur 4

La pedagogía y la digitalización de la infancia

Carta del Foro Internacional del Movimiento de Pedagogía


Waldorf 2018
Las tecnologías digitales impregnan nuestra vida diaria y la transforman. Eso
implica nuevos desafíos sociales, en especial para la educación. Lamentablemente,
los intereses económicos inciden en el debate sobre la educación que los niños
necesitan para vivir en el mundo digital. Sólo una pedagogía centrada en el
desarrollo del niño le permitirá desplegar los recursos creativos que necesita en el
mundo de mañana.

Nuestros siete principios:

1. Una formación escolar saludable se orienta en el desarrollo infantil, que se


basa en múltiples experiencias y vivencias que estimulan los sentidos.

2. El objetivo es el manejo competente de los medios, pero sólo se logrará con


un método adecuado al niño.

3. Una pedagogía de medios responsable también debe considerar los riesgos


que conlleva su utilización, y por un lado intentará minimizarlos, y por el otro
procurará fortalecer al niño para que los aprenda a manejar con sensatez.

4. Una pedagogía de medios basada en el desarrollo infantil debe fortalecer


primero las capacidades de actuar, las habilidades sociales y las
intelectuales del niño (pedagogía de medios indirecta), y posteriormente
capacitarlo en el uso de los medios (pedagogía de medios directa).

5. Una currícula de medios centrada en el desarrollo infantil se basará en el


jardín de infantes y los primeros años de la escuela en experiencias reales y
el dominio de los medios analógicos, como por ejemplo la escritura manual.
Sobre esa base se construye en cursos superiores el trabajo activo con los
medios en soporte digital.

6. Los jardines de infantes y las escuelas deben disponer de un amplio margen


de libertad para decidir cómo enseñar. Hay que garantizar que tengan el
derecho y la posibilidad de trabajar exclusivamente con medios analógicos
durante los primeros años escolares.

7. Los intereses económicos no deben determinar la educación.

1. Una formación escolar saludable se orienta en el desarrollo infantil,


que se basa en amplias y variadas vivencias y experiencias no
técnicas, que estimulan todos los sentidos.

Para una educación basada en el ser humano, el criterio central es el


desarrollo físico y anímico del niño. Hasta aproximadamente los 8 años, el
niño desarrolla su cuerpo: motricidad gruesa, motricidad fina, lenguaje,
desarrollo de los sentidos y sensomotricidad son de enorme importancia en
la temprana infancia. El dominio progresivo del cuerpo sucede en paralelo
con la estructuración del cerebro. El desarrollo saludable del cerebro sólo se
produce en concordancia con la intensa actividad motriz y las experiencias
sensoriales. Al principio de la trayectoria escolar, la adquisición de
habilidades culturales “analógicas” está en primer plano. Recién
aproximadamente a los 12 años comienza a madurar el cortex prefrontal,
que es la base del manejo de los impulsos y de la formación de juicios. A
partir de esta edad tiene sentido introducir la comprensión de los procesos y
soportes digitales. Alrededor de los 16 años, el joven saludable está en
condiciones de pensar y actuar responsablemente. Por esa razón, la venta
de sustancias como el alcohol y la nicotina está sometida a límites de edad;
incluso la obtención del registro de conducir está sujeta a una edad mínima
de 16/ 18 años.

2. El objetivo es el manejo competente de los medios, pero sólo se


logrará con un método adecuado al niño.

El objetivo explícito de toda pedagogía moderna es que los jóvenes, al final


de su escolaridad, estén capacitados para responder a las exigencias del
mundo digitalizado. Esto es un consenso generalizado. Pero hay que debatir
intensamente acerca del método adecuado para alcanzar este objetivo.
Respetar las necesidades de desarrollo físicas y anímicas del niño es la
condición indispensable para que pueda transformarse en un adulto
responsable, que por ende será responsable también en el uso de los
medios.

3. Una pedagogía de medios responsable también debe considerar los


riesgos que conlleva su utilización, y por un lado intentará
minimizarlos, por el otro procurará fortalecer al niño para que los
aprenda a manejar con sensatez.

La técnica automotriz fue un progreso importante para la humanidad. Hoy en


día se ven claramente las consecuencias negativas asociadas a su uso. A
nadie se le ocurriría por eso querer suprimir el automóvil. Sin embargo,
hacemos intensos esfuerzos para reducir los daños colaterales, como la
emisión de gases tóxicos y los accidentes.

Las tecnologías digitales también son un progreso importante, pero producen


daños colaterales, como por ejemplo la adicción digital. Los riesgos del uso
de los medios digitales son mayores, cuanto más pequeño es el niño. Los
medios audiovisuales son “fagocitadores de tiempo”, le quitan al niño un
tiempo importante para actividades individuales y reducen así el desarrollo
de su capacidad de desenvolverse en el mundo real. Del mismo modo que es
imposible satisfacer el hambre en el mundo virtual, es imposible para el niño
adquirir una saludable madurez física interactuando con el mundo
audiovisual.

4. Una pedagogía de medios basada en el desarrollo infantil debe


fortalecer en primer lugar las capacidades de actuar, las habilidades
sociales y las intelectuales del niño ( pedagogía de medios indirecta
) y luego, sobre esa base, capacitarlo en el uso de los medios
( pedagogía de medios directa ).

En la era de las técnicas digitales, la pedagogía de medios indirecta


promueve el desarrollo de habilidades fundamentales: la atención
concentrada, la autodisciplina, la capacidad de iniciativa y ante todo la
cultura general que nos permite procesar informaciones y transformarlas en
saber. En tiempos del tan frecuente cyberbullying también es importante
que los niños tengan vivencias reales en las cuales ejerciten el intercambio
respetuoso y cuidadoso con otros seres humanos. De este modo, la
pedagogía de medios indirecta desarrolla capacidades sociales que en la era
de las redes sociales digitales son especialmente necesarias.
5. Una currícula de medios centrada en el desarrollo infantil se basará
en el jardín de infantes y los primeros años de la escuela en adquirir
experiencias reales y dominar los medios analógicos, como por
ejemplo la escritura manual. Sobre esa base se construye en cursos
superiores el trabajo activo con los medios en soporte digital.

La condición previa para el manejo responsable de los medios es el dominio


de los medios “antiguos”. La discusión actual, enfocada en las tecnologías
digitales, nos hace olvidar que el dominio de los medios “antiguos”, en
particular la escritura, es condición imprescindible para el manejo
responsable y maduro de las tecnologías digitales. La pedagogía de medios
siempre ha comenzado con el aprendizaje de la lectoescritura y sigue
comenzando con él, pues la capacidad de escribir es básica para adquirir
cualquier madurez de medios posterior.

Los
procedimientos digitales han sustituido a los analógicos. En muchos casos,
los principios de las antiguas tecnologías analógicas se aplican en las
digitales. Por eso, comprender las tecnologías analógicas nos permite
entender mejor las tecnologías digitales.

La idea rectora de una pedagogía basada en el desarrollo infantil es


transmitir en los primeros cursos las tecnologías analógicas. A partir de los
12 años se introducen los principios de las tecnologías informáticas, que se
pueden comprender inicialmente sin soportes digitales. Hard- y software
recién se incluyen en el trabajo de aula a partir de los 15/16 años, cuando
están dadas las condiciones intelectuales. Es importante que el uso de los
soportes digitales sea parte de un proyecto pedagógico significativo. Se
prioriza el uso activo de

los medios, por ejemplo produciendo videos, diseñando una página web,
publicando textos online, o produciendo un programa de radio sobre un tema
de la realidad escolar.

6. Los jardines de infantes y las escuelas deben disponer de un amplio


margen de libertad para decidir cómo enseñar. Hay que garantizar
el derecho y la posibilidad de trabajar exclusivamente con medios
analógicos durante los primeros años escolares.

En las inversiones de dinero, la adquisición de soportes digitales no debe


tener prioridad respecto de otras necesidades, como lo son las adecuaciones
edilicias o la formación docente. Los padres y los docentes necesitan una
buena capacitación en el manejo de medios para convertirse en usuarios
competentes a imitar.

7. Los intereses económicos no deben determinar la educación.

El desarrollo de las tecnologías digitales avanza a pasos agigantados y


transforma la vida diaria y profesional de modo evidente. Las escuelas deben
tenerlo en cuenta. Pero la discusión actual está distorsionada por intereses
económicos. La economía, y por ende la política, con el slogan cultura
digital tienden a imponer el uso de soportes digitales en las escuelas. Los
smartphones y tablets serán habilitados a través de WIFI en todo el
territorio. En cambio, las necesidades de desarrollo físico y anímico de los
niños no se consideran adecuadamente, y así se abandonan
precipitadamente los espacios de protección.

Traducción del alemán: Nora Schöffel