Vous êtes sur la page 1sur 10

YACIMIENTOS POR PROCESOS MAGMATICOS

Los yacimientos magmáticos, son el resultado directo de los


procesos magmáticos, su origen coincide en tiempo y espacio con la
cristalización de las rocas ígneas, que constituyen el ámbito donde
encajan estas mineralizaciones.
1. Yacimientos de segregación magmática:
El termino de segregación magmática se aplica actualmente a
todos los yacimientos minerales, sin contar la pegmatitas, que
son productos de cristalización directa de un magma.
Generalmente se forman como cuerpos intrusivos de
asentamiento profundo, pero se han conocido con forma de sills
e incluso como coladas de lava. Un yacimiento de segregación
magmática puede constituir una masa completa de roca o un
lecho composicional, o puede estar definido por la presencia de
minerales accesorios valiosos en una roca ígnea normal. Los
minerales de mena son productos de fraccionamientos
tempranos o tardíos, concentrados por asentamiento
gravitatorio, por inmiscibilidad o por filtro de presión; y pueden
permanecer en el mismo sitio o ser inyectados como un magma
mineral en un Plutón previamente solidificado o en la roca
regional circundante.
Ciertos minerales de mena son característicos de rocas ígneas
especificas; otros no muestran afiliación consistente.
Las menas se encuentran generalmente en rocas máficas son
cromita, apatito y platino; en rocas ígneas de composición
intermedia son magnetita, hematitas e ilmenita; y los asociados
con rocas siliceas son magnetita, hematites. Muchas
asociaciones son incluso más restrictivas o con serpentina
derivada de estas rocas ultra maficas. Esta tendencia para una
asociación mena-roca huésped es una de las líneas de
evidencia más fuertes mantenidas por los proponentes de
segregación magmática como un proceso formador de menas.
Los minerales formados tempranamente en la diferenciación
magmática no estarán en completo equilibrio con el fundido
durante sus estados posteriores. Muchos de los minerales de
formación temprana están parcialmente reabsorbidos y
muestran caras redondeadas y otros efectos de la actividad
magmática y deutérica posterior. Tales efectos corrosivos
pueden oscurecer las texturas de los yacimientos de
segregación magmática, haciendo difícil distinguir entre estos
yacimientos y los yacimientos de origen hidrotermal.
Los fluidos más móviles juegan un papel importante en la
segregación magmática. Subraya que la cristalización más
temprana requiere la expulsión o desplazamiento simultaneo
del fluido residual, un proceso que no es solamente mecánico
sino también debido a extracción gaseosa.
La gradación entre la segregación magmática y la actividad
hidrotermal se manifiesta también por los efectos de la
alteración de la roca encajante, los cuales generalmente están
ausentes en los diferenciados tempranos, pero pueden estar
desarrollados claramente alrededor de los productos del
fraccionamiento posterior. Debe señalarse, sin embargo, que la
alteración de la roca encajante no es característica de los
yacimientos de segregación magmática en general. Incluso la
presencia de fluidos en cantidad, como los productos
magmáticos tardíos no es motivo de mucha alteración porque
pueden existir poca diferencia entre las temperaturas de la
mena y de la roca encajante.
Los proponentes del origen de segregación magmática para las
grandes masas de sulfuro señalan que los granos de sulfuro
abundan en muchas rocas ígneas, y generalmente se
consideran que son constituyentes accesorios originales de la
roca. Similarmente, la asociación de muchos yacimientos de
sulfoarseaniuro de níquel con norita y rocas máficas
relacionadas indica una estrecha conexión genética, y
probablemente significa que los fluidos llevando níquel no
viajan lejos de sus focos magmáticos.
Los yacimientos de cromita son claros productos de
segregación magmática , se piensa que son hidrotermales, la
mayoría de la cromita se cristaliza en un estado muy temprano,
pero que cantidades considerables pueden permanecer en el
fluido residual o incluso entrar en una solución altamente capaz
de migrar considerablemente.

2. Yacimientos pegmatitas:
Las pegmatitas son rocas metamórficas o rocas ígneas de
grano grueso poco comunes. Aquellas de afiliación ígnea se
forman aparentemente de fracciones residuales de magmas
ricos en volátiles, mientras que las pegmatitas metamórficas
representan los constituyentes más móviles de una roca que
son concentrados durante la diferenciación metamórfica.
Aunque las pegmatitas pueden presentar una morfología
variada, aparecen normalmente como diques o lentejones. La
mayoría de las pegmatitas son pequeñas, variando desde unos
pocos metros a decenas de metros en su dimensión más larga.
Raramente forman cuerpos tubulares extensos y continuos
como los filones de asentamiento profundo. Las pegmatitas
ígneas solidifican en las últimas etapas de la actividad ígnea.
Suelen ir asociadas con intrusiones plutónicas hipoabisales de
las que no pueden escaparse la fracción volátil. La mayor parte
de las pegmatitas bien ígneas o metamórficas, se desarrollan
en medios de altas presión y de asentamiento profundo. Son
raras en sedimentos no metamorfisadas o en intrusiones
someras, lavas o tobas, al igual de los filones de asentamiento
profundo, las pegmatitas pocas veces desarrollan halos de
alteración visibles.
Las pegmatitas ígneas mejor conocidas son intermedias en
cuanto a su contenido en sílice. Son cuerpos muy coloreados y
visibles cuyas texturas de grano grueso y composiciones
minerales pocos frecuentes los convierte en zonas
privilegiadas para colección de minerales. Las pegmatitas
ferromagnesicas, asociadas con rocas gabroides o mas
máficas. Son bastante comunes, pero no resaltan tan
notablemente como las pegmatitas silíceas y raramente
contiene minerales de valor económico. Además, los plutones
máficos no son tan abundantes como los plutones silíceos.
Pero por estas razones, las pegmatitas máficas se consideran
raras.
Las pegmatitas se clasifican mineralógica y genéticamente
como sencillas y complejas. Las pegmatitas sencillas tienen
una mineralogía sencilla y no presentan un zonado bien
desarrollado; las pegmatitas complejas tienen minerales
dispuestos en una secuencia zonal y muchos contienen
conjunto de minerales raros.
 Pegmatitas sencillas:
La inmensa mayoría de las pegmatitas son sencillas.
Están compuestas mayormente de cuarzo y feldespatos
de grano grueso con mica subordinada, y son
ordinariamente uniformes de pared a pared, tanto en
composición como en textura. Excepto donde pueden
explotarse para feldespatos o micas, no tienen valor
económico y son de interés principalmente para el
esclarecimiento de una historia geológica complicada.
Las pegmatitas sencillas se originan de diferenciación
metamórfica o de un periodo comparativamente coroto de
actividad ígnea. La palengénesis de los sedimentos
puede producir un fundido que corresponde
químicamente a una mezcla de cuarzo, feldespato
potásico y moscovita; es probable que muchas
pegmatitas sencillas tengas este origen. La mayoría de
las pegmatitas sencillas más grande son de origen ígneo,
mientras que las pegmatitas formadas durante el
metamorfismo son normalmente pequeñas e irregulares.
Son frecuente las pegmatitas intercaladas en rocas
metamórficas; a veces parece gradar en la roca regional.
 Pegmatitas complejas:
Las pegmatitas complejas se originan de procesos
ígneos más bien que de recristalización o palingenesis
asociados con el metamorfismo. Generalmente se piensa
que se ha formado como resultado de un periodo
continuo y largo de recristalización, durante el cual los
minerales primeramente formados reaccionan
progresivamente cambiando el fluido magmático residual.
Los estudios indican que este cambio trae consigo el
desarrollo de una fase gaseosa en el fundido silicato.
El rasgo especial de algunas pegmatitas complejas es la
presencia de cristales gigantes dentro de las zonas
internas. Se han observado cistales anormalmente
grandes de cuarzo, feldespato. Micas berilo, apatito,
turmalina y otros.
Muchas pegmatitas complejas se explotan para
constituyentes metálicos o tierras raras, si bien no todas
las pegmatitas zonadas contienen estos elementos en
cantidades apreciables.
Aunque las pegmatitas complejas tienen unas
características texturales, estructurales y minerologicas
muy variables, tienen también ciertos rasgos en común;
el principal entre estos es el zonado. Idealmente hay 4
zonas designadas desde el exterior hacia el interior como
la zona de borde, la zona lateral, la zona intermedia y el
núcleo.
La zona de borde es delgada en la mayoría de las
pegmatitas; en algunos yacimientos no pueden ser
reconocidas. Es una zona de transición entre los
materiales pegmatíticos internos más característicos y las
rocas encajantes, y su textura es aplítica. Los minerales
mas comunes que encontramos en dicha zona son los
feldespatos de grano fino, cuarzo y moscovita. Los
constituyentes metálicos valiosos están ausentes en esta
zona.
Las zonas laterales están bien desarrolladas en muchas
pegmatitas y ausentes en otras, contienen los mismos
minerales que la zona de borde, tiene una característica
de presentar textura más gruesa y más potente que la
zona de borde. Los constituyentes metálicos pueden
estar presentes; en algunos yacimientos han sido de
valor económico. La mica y berilo son los principales
minerales comerciales recuperados de la zona lateral.
La zona intermedia incluye la concentración más grande
de minerales metálicos. Aunque la mayoría de las
pegmatitas pasan de la zona de borde o laterales al
núcleo. La zona intermedia puede presentar subzonas,
estas se diferencian por su mineralogía variada y por la
presencia de cristales gigantes, los minerales dominantes
son feldespatos, cuarzo y mica. En estas zonas se
concentran minerales de uranio, torio, tilio, cesio, niobio,
tántalo y metales de las tierras raras.
El núcleo es generalmente una masa solida de cuarzo
blanco estéril, cuarzo de grano grueso con feldespato o
cuarzo con cristales gigantes euhedrales de turmalina o
espodumena. El núcleo esta generalmente cerca del
centro del cuerpo dela pegmatita y puede formar
bolsadas discontinuas a lo largo del eje central.
Generalmente están ausentes los ejes metálicos, si bien
se conocen algunas excepciones.
3. Yacimiento ígneo metamórfico:
Las rocas intrusionadas por masas ígneas están generalmente
recristalizadas, alteradas y reemplazadas. Estos cambios se
originan por el calor y por los fluidos que emanan o son
activados por las intrusiones, se conoce como metamorfismo
ígneo, se refiere a todas las formas de alteración asociadas con
la intrusión de rocas ígneas. Se desarrolla más ampliamente
alrededor de los bordes de las masas intrusivas discordantes,
de un tamaño pequeño a mediano, composición intermedia
tales como monzonitas y granodioritas, pero efectos
metamórficos menores también se producen alrededor de otras
intrusiones tanto silíceas como máficas. Los yacimientos
minerales de origen ígneo metamórfico se forman bajo
temperaturas y presiones altas, generalmente a profundidad
dentro dela tierra. Están expuestos en la superficie después de
un levantamiento y erosión importante.
Las características de la zona ígneo metamórfico dependen de
la naturaleza tanto de la roca intrusionada como de las
emanaciones activadas por la intrusión. Algunas rocas
resistentes (como la cuarcita) pueden estar sin alterar, incluso
en el contacto; otras (tales como los carbonatos) con alteradas
por encima de varios kilómetros de Plutón. Se reconocen dos
tipos de alteración: recristalización o reajuste de los propios
constituyentes de las rocas, la segunda es la adición de
materiales. La mayoría de las aureolas ígneo metamórfico
muestra las dos. Se ha originado una discusión de los
materiales metasomáticos, debido a muchas intrusiones
pequeñas están alteradas por los mismos procesos que las
rocas que las rodean. Los materiales añadidos pueden haberse
derivado de la masa intrusiva local, en cuyo caso los
yacimientos de menas resultantes es probable que sean
pequeños. Las menas pueden haberse separado en
profundidad en la cámara del magma origen, en cuyo caso la
intrusión expuesta será solamente un pequeño apéndice de un
Plutón grande, es decir, una cúpula en la que sean acumulado
los constituyentes más móviles. Si el pequeño cuerpo intrusivo
se solidificó antes de que se completaran los procesos
metamórficos, se habrá alterado o endomorfoseado la propia
roca ígnea.
Las aureolas metamórficas más sorprendentes se desarrollan
en las rocas carbonatadas. Las areniscas pueden ser
recristalizadas, pero generalmente no son reactivas y son
relativamente inalterables, excepto donde son calcáreas o
arcillosas. En el metamorfismo de las secuencias clásticas es
probable que este más extendido donde la masa intrusiva corta
capas de pizarra, que llegan a ser recalentadas y endurecidas
o recristalizadas a una rosa densa y con textura sacaroidea
conocida como cornubianita. Las rocas esquistosas, en las
aureolas ígneo metamórficas son comúnmente nudosas,
formándose los pequeños nudos alrededor de grande de
granate, cordierita u otros porfiroblastos. Del mismo modo,
muchas rocas volcánicas son silicificadas y forman aureolaas
duras y densas.
El conjunto de productos de alteración normalmente depende
del carácter de las rocas invadidas, si bien cuando han sido
añadidas grandes cantidades de materiales los minerales
formados pueden guardar poca relación con la roca invadida.
Generalmente los minerales de la zona de skarn son tanto
diagnósticos como visibles. Los skarn en huéspedes de
carbonato es probable también que contengan otros minerales
de las familias del granate y de la escapolita. Las rocas de
carbonato cerca de los contactos o de las zonas de skarn son
generalmente cristalinas o con textura sacaroidea, y mucho de
ellas han sido blanqueadas.
Los minerales de los skarns y cornubianita se distribuyen
normalmente en zonas más o menos regulares y bien definidas
alrededor de los centros de actividad ígnea.
La sílice es probablemente el compuesto más abundante
añadido a zonas ígneo metamórfico. Puede entrar en uno o
más minerales de silicato, o puede reemplazar completamente
al huésped, produciendo cuarzo. La sílice a veces forma
cristales pequeños invisibles y aislados, y en otros lugares
produce yacimiento masivos d cuarzo cristalino llamado
jasperoide. La silicificacion es compun tanto en rocas
carbonatadas como en pizarras
Los minerales de óxidos están frecuentemente dentro del
skarn, formando una parte integral de esta roca metamórfica.
Algunas veces los óxidos se concentran próximos a la masa
intrusiva, pero otras veces aparecen a lo largo del borde
exterior de la zona de skarn. La mayoría de los sulfuros se
concentran a lo largo de la periferia del skarn, cerca del
contacto con el skarn, al que reemplazan. Gran parte de la
textura y estructura sedimentarias originales se conservan
después del doble reemplazamiento destruye la evidencia y
textura relictas que se puede encontrar solamente por medio
de observaciones detalladas.
4. Yacimientos hidrotermales:
Los yacimientos hidrotermales, comúnmente conocidos como
filonianos, se clasifican según su temperatura de formación, en
función de la mayor o menor proximidad a la roca ígnea de la que
derivan. No es una clasificación rigurosa ya que no siempre es
posible determinar con exactitud la temperatura ala que se han
formado, ni la distancia a la roca ígnea de la que derivan, que
puede no reconocerse, o ser difícil de establecer con precisión
entre varias próximas. Una clasificación más conveniente se
basaría en su mineralogía, pero esta puede ser tan variada que
invalida cualquier intento de clasificación sistemática en este
sentido.
 Yacimientos Hipotermales:
Se forman a temperaturas y presiones altas en zonas donde
no existen conexión con la superficie. El rango general de
temperatura determinada por métodos de geotermometria
oscila entre los 300°C y 500°C. las rocas pueden estar
fragmentadas o rotas, de tal forma que los yacimientos
contienen muchos fragmentos fantasmas las rocas
encajantes. La mayoría de las menas son de grano grueso,
aunque existen algunas excepciones. Por ejemplo, la mina
de Sullivan en la Columbia Británica, contiene grandes
cuerpos minerales de galena y esfalerita con una textura
afanítica.
La alteración de la roca encajante es generalmente visible
alrededor de los yacimientos hipotermales, puesto que la
gran profundidad del medio evita una diferencia
considerable de temperatura entre los fluidos
mineralizantes y las rocas encajantes.
Los minerales de mena mas comunes en la zona hipotermal
son oro, wolframita, pirrotina, pirita, arsenopirita, lolingita,
calcopirita, esfalerita, galena, los arseniuros de cobalto y
níquel.
Como podría esperarse en los yacimientos formados a altas
temperaturas y presiones, los cuerpos minerales
hipotermales, tiende a adquirir formas irregulares.
Comúnmente ocupan crestas atenuadas de pliegues o
zonas de fisuras; también tienen una tendencia a seguir
pliegues de arrastre y a reemplazar selectivamente las
rocas regionales.
Las menas de la zona hipotermal se depositan a
profundidades considerables y han sido llevadas a la
superficie a través de procesos orogénicos y erosión.
Consecuentemente estas menas son más abundantes en
las rocas metamórficas y en las rocas de los periodos
geológicos más antiguos.
Generalmente, están cerca de masas de rocas ígneas
plutónicas, aunque algunos grandes yacimientos pueden no
estar ligados genéticamente con plutones particulares
determinados.
 Yacimientos Epitermales:
Son producto de origen hidrotermal, formados a
profundidades someras y bajas temperaturas. La
deposición tiene lugar normalmente dentro de 900 m de la
superficie, en el rango de temperatura de 50°C a 200°C.
La mayoría están en la forma de rellenos de filón, fisuras
irregulares ramificadas o chimeneas de brechas.
El reemplazamiento se reconoce en muchas de las menas,
pero son más frecuentes los rellenos de espacios abiertos
y en algunos yacimientos son la forma dominante de
emplazamiento.
Las fisuras tienen una conexión directa con la superficie
permitiendo que los fluidos mineralizantes fluyan con
relativa facilidad.
Algunos yacimientos epitermales pueden estar
directamente relacionados con cuerpos intrusivos de
asentamiento profundo, pero esta relación es solo
demostrable bajo condiciones especiales de erosión.
Muchos yacimientos epitermales no tienen ninguna
asociación observable con rocas intrusivas.
La mayoría de las menas están en áreas de vulcanismo
terciario o cerca de ellas, especialmente próximas a cuellos
de volcánicos.
Las rocas regionales cerca de los filones epitermales
normalmente están muy alteradas, incluso aunque las
paredes de los filones aparezcan netamente definidas.
Los minerales de mena característicos de los yacimientos
epitermales incluyen los sulfoantimoniuros, sulfoarseniuros
de plata, los teluluros de oro y plata.
Algunas de las concentraciones mas ricas del mundo de oro
nativo y electro, fueron depositadas en condiciones
epitermales.
Durante la meteorización la gran cantidad de pirita de la
roca encajante alterada se oxida a limonita y hematites,
formando una guía visible de los yacimientos minerales.