Vous êtes sur la page 1sur 3

SIETE CARACTERÍSTICAS DE LA DESLEALTAD

-“¿Tu también, Brutus?”......dijo Julio César y con esa frase que le arrancó desde el corazón cayó
herido de muerte e inmortalizó, así, a la versión romana de Judas Iscariote.

Todos hemos tenido, de alguna manera u otra, la experiencia de ser traicionados. Desde aquel
secretito que debía saber sólo la amiguita del segundo grado de escuela primaria, hasta la abierta
traición, el robo infame o la difamación abierta y descarada cometida por aquel amigo, amiga o
empleado cristiano bien recomendado en el que pusimos toda nuestra confianza.

Es cierto que el espíritu de Brutus o el de Judas está latente dentro de nuestra propia
personalidad. Dadas las condiciones correctas cualquiera de nosotros podríamos llegar a ser uno
de ellos. Lo hicieron Aarón y María contra su hermano Moisés, Absalón contra su padre David y
miembros de la iglesia primitiva contra el mismo apóstol San Pablo.

En 2 Pedro 2:9 y 10 se explica lo que le ocurrirá a los desleales: les espera la condenación y el castigo
en el día del juicio. Sin embargo, y más allá del ámbito espiritual, el concepto de la lealtad y la
traición es muy importante tanto en el ámbito personal como en el comercial.

Las versiones modernas del “mayordomo infiel” de Lucas 16 le cuestan a los dueños de negocios
miles de millones de dólares cada año. Es por eso que el día de hoy muchos empleadores consideran
el carácter personal y la lealtad del individuo como un factor muy importantes en el proceso de
aceptar o rechazar a un candidato.

1 Samuel 17.

¿Qué no es la “lealtad”?

En primer lugar, es importante dejar sentado que “lealtad” no significa un seguimiento o una
obediencia a ciegas, tipo facista o nazi. Tampoco la lealtad debe ser ejercitada como una inversión
a largo plazo, tipo película “El Padrino”(yo te soy leal a ti y tu me eres leal a mi, cuando yo lo
necesite). La palabra “leal”, en español, tiene sus raíces en la palabra “legal” y trae consigo la idea
de guardar una cierta norma de conducta, de ser fiel a un grupo de leyes éticas y morales no escritas
en el ámbito de las relaciones interpersonales.

En el pasaje de 1 Samuel 17 David está por llevar a cabo una hazaña legendaria. Sin embargo, al
borde mismo del éxito, se encuentra con una serie de personas que, de una u otra manera, están
siendo desleales. Tome nota, entonces, de diez características de aquel que es desleal. Quizás lo
pueda aplicar a su negocio, quizás, incluso, a su vida personal

Siete características del desleal.

1. El desleal amplificará sus áreas débiles. Los hermanos de David, frente a su decisión de luchar
contra Goliat en 1 Samuel le contestaron inmediatamente “¿Y a quién has dejado aquellas pocas
ovejas en el desierto?”. Es cierto que David no era un soldado. Es cierto que era un joven pastor de
ovejas. Pero ellos, que eran los verdaderos cobardes, ahora querían demostrarle a David que él no
era nada ni nadie para oponerse a Goliat. El desleal no hablará honestamente de las posibilidades.
El desleal le amplificará las debilidades que usted tiene y que no le permitirán cumplir con el sueño
que usted tiene por delante.

2. El desleal, con toda amabilidad, tratará de desbalancearle y hacerle caer (vv 28-39). Primero, le
dará un motivo falso: “Te lo digo por tu bien”, le dirán, aunque en realidad, en el fondo, lo que
quieren ver es que le vaya mal. Ya podemos imaginarnos a los hermanos del que se convertiría en
pocas horas más en el héroe de todo Israel, diciéndole “Somos tus hermanos... te lo decimos por tu
bien”. Luego, le dirá algo para que pierda su confianza en la tarea que ha decidido
emprender. Quizás, bajo la apariencia de un “chiste” tratará de ponerle en ridículo. Podemos
imaginarnos lo ridículo que se vería David vestido de guerrero y lo peligroso que hubiera sido para
él el haber aceptado la coraza, la espada y la vestimenta de Saúl. Acepte la crítica constructiva, pero
no se asocie con los que se le ríen en la cara.

3. El desleal tratará de crear ilusiones desalentadoras (vv 11,24,25). Siempre apuntará a lo difícil de
la tarea y las dificultades que habrán por delante. En vez de evaluar honestamente las
oportunidades y de ofrecer soluciones creativas, tratará de pintar la imagen de un gigante
inconquistable. Cuando leo este pasaje siempre pienso en que la gente le habrá dicho “Ese gigante
es tan grande que no le puedes ganar”, mientras David probablemente pensaba “¡Ese gigante es
tan grande que no le puedo fallar!”

4. El desleal tratará de evadir responsabilidades (v 25). Es triste decirlo, pero el primer desleal fue
Saúl. A él le correspondía la tarea de ponerse los pantalones y enfrentarse con Goliat. El usar su
capacidad económica y su influencia política para sacarse de encima la carga demostró su tendencia
a ser un hombre desleal tanto para Israel como nación como para con Dios. Si hay alguien con el
que usted hace negocios que no quiere ser responsable por los compromisos establecidos, no lo
piense dos veces: aléjese de él. Si no lo hace, algún día se arrepentirá de no haberlo hecho.

5. El desleal sólo habla de los problemas, nunca los resuelve (vv 24,25,29,30). No está dispuesto a
arriesgarse por usted. Sólo habla de la situación porque al hablar del problema parece como si le
interesara encontrar una solución. Sin embargo, lo único que quiere es ganar tiempo y salvar las
apariencias mientras aparece alguien que saque las papas calientes del horno.

6. El desleal tiene un comportamiento inmaduro destructivo (v 28). Estos son los “amigos” que hay
que mejor perderlos que encontrarlos. Son aquellos trabajadores que se enojan por nada, que se
ofenden por cosas mínimas, que tienen un temperamento volátil. Estos son los empleados o las
relaciones con las que hay que estar constantemente aclarando malos entendidos, clarificando
intenciones, pidiendo perdón, apoyándolos emocionalmente. Si es una relación personal, usted
decide que hacer con ella; si es una relación de negocios, dehágase de esa persona. Le traerá
angustia, stress y malos ratos hasta el día en que se vaya.

7. El desleal provoca división y desaliento (v 32). Las primeras palabras de David a Saúl fueron las
palabras de un hombre de integridad y de fibra moral; un hombre que esta preocupado por la
unidad del pueblo y por el estado de ánimo de la tropa ¡y él ni siquiera era soldado! Hay una gran
diferencia entre aquel que quiere aportar una crítica constructiva y aquel que sólo desparrama
veneno. Deshágase del sembrador de desaliento. No vale la pena tenerlo en su negocio ni en su
grupo de amigos.

No es fácil ser un hombre de integridad. No es fácil serle leal a un amigo, a su jefe en el trabajo, a
su familia o a Dios. Rodéese de gente leal. Sea usted leal a los suyos y a las personas con las que
hace negocios. Sea una luz en la cima de la montaña. Sea una pizca de sal en la ensalada de la vida.

Sea un imitador de Jesucristo, quien, a pesar de las circunstancias, le fué leal a Dios y nos fué leal a
nosotros hasta las últimas consecuencias... aún después de haber tenido entre sus amigos a un
Judas Iscariote.
LA DESLEALTAD Y ABANDONO DENTRO DE LOS MATRIMONIOS

Por causa del pecado existe mucha deslealtad y engaño dentro de los matrimonios. Este es un
pecado que Dios aborrece. El Señor alaba la fidelidad dentro del matrimonio cuando dice:

“Honroso sea en todo el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros
los juzgara Dios”. (Heb.13:4).

Dios exhorta a los matrimonios a través de su palabra:

La Biblia dice al varón: “Mas diréis: ¿Por qué? Porque jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de
tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto”. (Mal.
2:14)

La Biblia dice a la mujer. “La cual abandona al compañero de su juventud, y se olvida del pacto de
su Dios” (Prov. 2:17)

Si eres hijo/a de Dios tienes que entender; que la deslealtad dentro del matrimonio no siempre tiene
que ver con el simple engaño marital, sino que su raíz es aun más profunda porque DESCUBRE las
actitudes ocultas y la deslealtad del corazón. Veamos lo siguiente

1.- Deslealtad sentimental: La primer deslealtad que se presenta en los matrimonios es la


sentimental. Aqui; hay abandono del corazón, esto es que no hay demostración de amor y cariño
en la pareja e hijos. (No están separados físicamente pero si sentimentalmente)

1.-Hay un abandono de cariño.

2.-Hay abandono de atenciones.

3.-Hay abandono del deber conyugal.

4.-Hay Menosprecio, y hay falta de respeto.

2.- Abandono del pacto: Aquí el pacto se rompe, al grado de que uno de los conjugues se va de la
casa. Ya existe un abandono físico. y las consecuencias son:

1.- No provee para su casa.- (alimento, vestido, educación,)

2.- No provee para su esposa o esposo, (ternura, cariño, amor, protección, cobertura,
compañerismo)

3.- No provee para sus hijos. (Amor, alimento, diversión, protección, disciplina,)

3.- Dios reprueba esta deslealtad en las familias. “Porque si alguno no provee para los suyos, y
mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo” (1ª.Tim.5:8)

Ahora bien: Si estas caminando en la palabra y eres casado, debes poner atención a tu matrimonio
para corregir las malas actitudes que existen y que desagradan a Dios. Conduce a tu familia a Jesús.
Busca ayuda y consejería con tu líder o pastor y empieza a restituir el amor, la atención, el cariño y
la provisión que no les has dado. Aquí puedes encontrar consejería, libros que puedes descargar y
videos que pueden ser de gran ayuda a tu vida matrimonial.