Vous êtes sur la page 1sur 144

II INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL

COMITÉ DE EXPERTOS
Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

INTRODUCCIÓN................................................................................................. 1

1. ANÁLISIS DEL REGISTRO SEDIMENTARIO EN EL ENTORNO DE


LAS BALSAS DE FOSFOYESOS.......................................................................... 4

1.1. Estudio Sedimentológico del registro sedimentario reciente......................... 4

1.1.1. Metodología..................................................................................................... 4

1.1.1.1. Equipos empleados ........................................................................ 4

5
1.1.1.2 Campañas de campo.......................................................................

1.1.2. Resultados........................................................................................................ 6

1.2. Estudio de la estructura geológica sub-superficial......................................... 10

1.2.1. Metodología..................................................................................................... 10

1.2.1.1. Fundamento teórico.......................................................................... 10

11
1.2.1.2. Equipos empleados............................................................................

12
1.2.1.3. Campañas de campo.........................................................................

14
1.2.1.4. Procesado de datos............................................................................

1.2.2. Resultados........................................................................................................ 15

1.2.2.1. Análisis de los registros sísmicos..................................................... 15

1.2.2.2. Identificación de estructuras desarrolladas por procesos de 16


acumulación sedimentaria. ......................................................................................

1.2.2.3. Identificación de estructuras de deformación por sobre-presión.. 19

1.3. Identificación de deformaciones por sobre-presión en el registro


sedimentario de los apilamiento de la zona 2......................................................... 22

Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2. ANÁLISIS DE DEFORMACIONES EN EL SUSTRATO


SEDIMENTARIO PRODUCTO DE LA SOBRE-PRESIÓN EJERCIDA
POR EL APILAMIENTO DE FOSFOYESOS ................................................... 25

2.1. Cálculos teóricos de sobre-presión ejercidos por apilamiento de


fosfoyesos sobre el sustrato estuarino..................................................................... 25

2.1.1. Fundamentos teóricos .................................................................................. 25

2.1.2. Presión teórica ejercida en un perfil geológico típo estuarino con 27


apilamiento de fosfoyeso...........................................................................................

2.2. Geometría y estructura de las superficies estratigráficas situadas bajo los 32


apilamientos de fosfoyesos. Zona 2..........................................................................

2.2.1. Introducción................................................................................................... 32

2.2.2. La superficie del Neógeno ............................................................................ 34

2.2.3. Distribución de espesores de los sedimentos Holocenos ............................ 37

2.2.4. Procesos de subsidencia en la superficie de la antigua marisma............... 38

2.3. Evolución de las estructuras de deformación identificadas en el registro


sub-superficial en el entorno de la acumulación de las balsas.............................. 42

2.3.1. Introducción. Comparación de las estructuras en el registro sísmico,


campaña 2016 y 2018................................................................................................ 42

2.3.2. Sector Norte (Zona 3).................................................................................... 43

2.3.3. Sector intermedia (Zona 2) ......................................................................... 44

2.3.4. Sector sur (Zona 1)....................................................................................... 48

2.3.5. Efecto de la elevación de la zona inter - sub mareal del sector apical de
los apilamientos de fosfoyesos. Zona 2.................................................................... 49

Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.4. Deformaciones superficiales en el borde de canal de la marisma de la


Balsa de apilamiento Zona 2.................................................................................... 57

2.4.1. Introducción................................................................................................... 57

2.4.2. Metodología.................................................................................................... 57

2.4.3. Rasgos observados en los registros de Sonar de Barrido Lateral en


2012............................................................................................................................ 61

2.4.4. Rasgos observados en la batimetría multihaz de 2017.............................. 64

2.4.5. Interpretación de los rasgos superficiales.................................................... 71

3. IDENTIFICACION DE DELTAS DE FOSFOYESOS EN EL BORDE DE


CANAL DE LOS APILAMIENTOS DE FOFOYESOS...................................... 78

3.1. Introducción....................................................................................................... 78

3.2. Identificación de deltas de fosfoyesos: fotointerpretación y cartografía de


Ortofotografías Aéreas............................................................................................. 79

3.3. Identificación de deltas de fosfoyesos in situ.................................................. 85

3.4. Identificación de deltas de fosfoyesos: Sísmica e reflexión.......................... 93

3.4.1. Estructura interna del delta d7 (Zona 1).................................................... 93

3.4.2. Estructura interna del delta d4 (Zona 2).................................................... 95

3.4.3. Identificación de otros deltas de fosfoyesos................................................ 96

3.5. Identificación de deltas de fosfoyesos: Análisis del registro


sedimentario.............................................................................................................. 98

3.6. Implicaciones ambientales............................................................................... 101

Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

4.- ESTUDIO DE LA AFECCIÓN DE LAS BALSAS DE FOSFOYESOS


POR PARTE DE LAS MAREAS Y LAS OLAS
Cotas alcanzadas por las mareas extremas del ciclón Emma............................... 106

4.1. Introducción....................................................................................................... 106

4.2. Cotas alcanzadas en el estuario del Tinto durante el ciclón Emma.............. 107

4.3. Sobre-elevación por caudal fluvial................................................................... 110

4.4. Registro de las cotas alcanzadas en el frente de las balsas........................... 111

4.5. Actuación de olas sobre el frente de las balsas............................................. 116

5. CONEXIÓN HIDROQUÍMICA ENTRE LAS BALSAS DE FOSFOYESOS


Y EL ESTUARIO Del Río Tinto COMO PRINCIPAL MECÁNISMO DE
CONTAMINACIÓN................................................................................................. 121

5.1. Área de estudio y objetivos............................................................................... 121

5.1.1. Metodología..................................................................................................... 121

5.1.2. Directrices generales de restauración........................................................... 122

5.1.3. Objetivos.......................................................................................................... 123

5.2. Evaluación de las acciones de restauración..................................................... 123

5.3. Meteorización de la balsa de fosfoyesos........................................................... 127

5.4. Movilidad de contaminantes en el estuario..................................................... 130

6. CONCLUSIONES................................................................................................. 132

ANEXO I

ANEXO II

Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

ANEXO III

ANEXO IV

ANEXO V

Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

INTRODUCCIÓN

En 1968, un enorme complejo de industrias químicas y petroquímicas se instaló


en los alrededores del Estuario de Huelva, un sistema formado por la confluencia de los
Ríos Tinto y Odiel. En este polígono industrial, varias fábricas centraron su actividad en
la producción de ácido fosfórico para fertilizantes. Durante el proceso industrial, se
generaba un residuo conocido como fosfoyeso. El residuo está constituido
mayoritariamente por yeso (95%), además de una fracción residual de ácidos libres:
principalmente ácido fosfórico y, en menor medida, ácidos sulfúrico y fluorhídrico.
Estos ácidos residuales hacen que el fosfoyeso sea una fuente de acidez. Además, el
ácido fosfórico residual contiene elevadas concentraciones de contaminantes móviles
que proceden de la roca fosfatada original.

Figura 1. Localización geográfica de la balsa de fosfoyesos.

El fosfoyeso producido en Huelva se almacenaba en enormes balsas, que


actualmente contienen 120 millones de toneladas y una extensión de 1200 ha,
construidas sobre las marismas del margen derecho del Río Tinto, a menos de 1 km del
centro de la ciudad (Fig. 1). Las balsas han provocado un importante deterioro
ambiental en esta zona de marismas. Sin embargo, similares marismas pero asociadas al

1 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

estuario del Río Odiel fueron declaradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO en
1983 y se incluyeron como humedal de alto valor ecológico en el convenio RAMSAR-
NATURA en 1989.La Audiencia Nacional dictaminó el cese del vertido en Diciembre
de 2010.

Antes este importante problema ambiental se hace necesario el conocimiento de


las afectaciones que sufre el entorno de estas balsas, siendo este uno de los objetivos
Plateados por la Mesa de Participación de los Fosfoyesos. En este sentido el presente
informe recoge los trabajos realizados por la Comisión de Expertos durante el periodo
2017-2018.

Área de Estudio

Desde el comienzo de la actividad industrial en 1968 hasta su cese en 2010,


aprox. 2.5 millones de toneladas de fosfoyeso se producían cada año. Hasta 1997, el
residuo fue transportado y depositado en la zona de acopio usando agua de mar.
Asimismo, alrededor del 20% de este residuo también se vertía directamente sin control
ni tratamiento al estuario del Río Odiel. Las descargas directas de fosfoyeso o de agua
relacionada con el proceso industrial al Estuario de Huelva perjudicaron la calidad del
agua y de los sedimentos. Un cambio de legislación hizo que la empresa de fertilizantes
en 1997 presentara un nuevo proyecto de gestión de residuos para evitar cualquier
vertido directo a la ría. Ese proyecto incluía dos mejoras para minimizar los impactos
sobre el estuario; por un lado, el apilamiento concentrado en una gran pila piramidal de
fosfoyesos sobre una única parcela ya utilizada previamente, y por otro lado, la
utilización de un sistema cerrado de agua dulce, en lugar de agua salada, para el
transporte y decantación del fosfoyeso. El sistema cerrado de circulación de aguas,
conocidas como aguas de proceso, incluye embalses centrales sobre las pilas para
almacenar el agua de proceso y una serie de canales perimetrales para recoger todos los
lixiviados procedentes de las pilas e incorporarlos al circuito cerrado.

La balsade fosfoyesosse divide en cuatro zonas (Fig. 2). Las zonas 1 y 4 a priori
se encuentran restauradas mediante la adición de una capa de suelo natural sobre el
fosfoyeso; mientras que las zonas 2 y 3 se encuentran sin restaurar, permaneciendo el
fosfoyeso desnudo y expuesto a procesos de meteorización. La zona 2 corresponde a la

2 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

gran pila piramidal de fosfoyeso de hasta 30 m construida a partir de 1997 con el


cambio de legislación. En ella, se observa un embalse central con agua de proceso y un
conjunto de canales perimetrales para recoger los lixiviados ácidos. La zona 3 es un
sector donde el depósito del fosfoyeso fue anterior a 1997. Posteriormente, esta zona fue
utilizada para embalsar agua de proceso en otro embalse central.

Figura 2. Mapa de la situación de la balsa y su división en módulos de vertido.

3 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

1. ANÁLISIS DEL REGISTRO SEDIMENTARIO EN EL ENTORNO DE LAS


BALSAS DE FOSFOYESOS.

1.1. Estudio Sedimentológico del registro sedimentario reciente.

El objetivo de este estudio es el análisis del relleno sedimentario reciente en el


sector perimetral de la Zona 2 de los apilamientos de fosfoyesos. Para ello se ha
realizado una campaña de testificación en el borde de canal del área de estudio y en el
margen Este del canal del estuario. Este último emplazamiento permite reconocer el
registro sedimentario de una zona estuarina no afectada por los apilamientos.

1.1.1. Metodología

1.1.1.1. Equipos empleados

Este tipo de datos se obtienen mediante muestreos de testigos de vibración


(vibracores) que permiten extraer un registro sedimentario continuo hasta 6,5 metros de
profundidad. Para ello se utilizan tubos de aluminio de esta longitud de 60 mm de
diámetro, al que se le acopla en uno de sus extremos un sistema de vibración formado
por un vibrador de péndulo, de gasolina, un transmisor y una aguja (Fig. 1.1).

Figura 1.1 Vibrador de péndulo de gasolina. A) Motor de gasolina Honda Gx 160 K1. B) Aguja
modelo ANR 70 de 510 mm de longitud y transmisión de 6TRN 6m C) Sistema de acoplamiento de la
aguja con el motor.

Este sistema permite la penetración del testigo en el terreno minimizando el


grado de compactación y deformación interna del material. La trasmisión de este tipo de
equipo se realiza mediante la conexión entre el motor de gasolina VG, que transmite el
movimiento a un péndulo situado dentro del agua, el cual convierte las revoluciones del

4 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

motor de 3000 rpm a 12000 rpm, produciendo la vibración necesaria para que el tubo se
introduzca en el terreno.

La testificación en este tipo de medios con lámina de agua precisa realizarse


sobre un pantalán. En este caso se llevó a cabo sobre una plataforma modular de
polietileno, cuya configuración por acople de cubos permite disponer de un orificio
central para acceder a la toma del registro (Fig. 1.2). El sistema de extracción del testigo
se realiza en vacío para evitar la pérdida del mismo. Para ello se debe montar un sistema
de trípode con polea sobre la plataforma que facilite el manejo del testigo por sus
dimensiones.

Figura 1.2 Metodología de testificación en zonas estuarinas. A) Pantalán modular flotante de


polietileno. B) Sistema de penetración de testigo con aguja por vibración en zona de borde de canal C)
Sistema de trípode con polea.

1.1.1.2. Campañas de campo

Se ha analizado un total de 8 vibracores obtenidos durante el mes de julio


de 2017. El muestreo se ha realizado en los bordes del canal del estuario en el entorno
de la zona 2 de las balsas de fosfoyesos, abarcando ambas márgenes del canal del

5 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

estuario. La localización de los puntos de muestreo se determinó en base a los


principales sectores del área (Fig. 1.3):

- Sector Sur del margen Oeste: VF-7, VF-5, VF-6 y VF-3.

- Sector intermedia del margen Oeste: VF-8.

- Sector Norte del margen Oeste: VF-4 y VF-1.

- Sector intermedio del margen Este: VF-2.

Figura 1.3. Localización de los testigos de vibración.

1.1.2. Resultados

En el anexo 1, adjunto a este documento; se detalla el análisis sedimentario


individual de cada testigo de sedimento. Se han distinguido un total de cuatro capas
sedimentarias o litofacies que configuran el relleno sedimentario reciente del área. De
muro a techo pueden aparecer (Fig. 1.4):

- Litofacies 1: Fangos negros masivos con conchas dispersas

- Litofacies 2: Fangos grisáceos masivos con fragmentos de conchas

-Litofacies 3:Fangos grisáceos amarillentos masivos con pequeñas intercalaciones


de arenas muy finas con laminaciones de diferentes espesores.

6 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

-Litofacies 4: Alternancia de fangos negros-grises y pardo-anaranjados muy


bioturbados.

Figura 1.4. Columnas sedimentológicas

Todos los testigos analizados presentan dominantemente a techo facies fangosas


con estructura masiva o laminaciones paralelas. En el techo de los testigos tomados en
zonas intermareales altas aparecen a sedimentos lutíticos con alternancia paralela de
fangos negros y pardo-anaranjados con alto grado de bioturbación por raíces. Los
espesores de este último nivel son variables entre 0,4 m (VF-8) y 1,70 m (VF-1).

En la base de los registros situados más al sur aparece una capa compuesta
mayoritariamente por restos de cochas de bivalvos con matriz de fangos negros masivos

7 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

con espesores que varían entre 70 cm (VF-7) y 4,40 m (VF-8). Cabe destacar que el
testigo VF-5 está formado sólo por este tipo de litofacies. Hay que destacar que las
conchas pertenecen mayoritariamente a ejemplares de ostrea edule, los individuos
presentan las dos valvas completas.

Los testigos situados más al norte presentan un relleno de fangos más uniforme,
aunque en la zona intermedia de los mismos se intercala una capa de fangos grises con
abundantes fragmentos de conchas (ostréidos y gasterópodos) con potencias que oscilan
entre 0,2 m y 0,5 m (VF-4).

En la figura 1.5 se han representado gráficamente las columnas estratigráficas


obtenidas a partir del análisis sedimentológico de los vibracores estudiados. En ella se
puede observar de forma esquemática la distribución que adquiere cada capa en los
sectores seleccionados.

En el sector sur de la zona 2 la capa de fangos con restos de conchas es la


predominante en el relleno presentando una variación de potencia muy considerable a
medida que los testigos se disponen hacia el Norte. En el testigo VF-5, tal y como se
indicó anteriormente, las capas superiores no aparecen.

El registro identificado en el sector intermedio está formado por una secuencia


continua desde los fangos negros masivos (que son predominantes) hasta la capa
identificada en el techo los mismos.

Sin embargo, en el sector Norte aparece la capa de fangos con fragmentos a


mayor profundidad que en el sector intermedio, y con mayores potencias de la capa
superior.

El registro sedimentario reciente del margen Este representa una secuencia de las
litofacies descritas de un borde de canal de una marisma sin apilamiento de residuos.
Tal y como se observa en la figura, este registro es similar al que aparece en el sector
situado más al norte de la zona 2.

8 Junio de 2018
Alternancia de fangos grises oscuros y claros

Fangos masivos negros y pardo anaranjado


Fangos masivos con pequeñas intercalaciones de arenas muy finas
Alternancia de Fangos negros y naranja pardo con diferentes espesores

Fangos masivos con restos de conchas

VF-8 VF-4 VF-1 Fangos masivos

N
VF-1 Bioturbaciones trazas
VF-6 VF-3 VF-8 VF-4

VF-5
VF-5 VF-6
VF-3 Restos de conchas de bivalvos
VF-7 VF-7

500 Cm

400 Cm

VF-2VF-2

300 Cm

200 Cm

100 Cm

0 Cm

Figura 1.5. Columnas sedimentológicas


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

1.2. Estudio de la estructura geológica sub-Superficial.

1.2.1. Metodología

1.2.1.1. Fundamento teórico.

Los sistemas sísmicos operan según el principio por el cual la energía sismo-
acústica transmitida incide en una interface acústica, reflejándose parcialmente por esta
superficie. Una interface acústica es aquella zona del subsuelo a través de la cual, existe
algún contraste en la impedancia acústica, definida como el producto de la densidad del
medio por la velocidad de propagación de las ondas sónicas compresionales (ondas P).
La reflexión se obtiene por una variación de la impedancia acústica que es una medida
del contraste acústico de los materiales a cada lado de la interface (Fig. 1.5).

Figura 1.5. Esquema del funcionamiento de los equipos de sísmica de reflexión mediante perfilador de
fondo INNOMAR.

Las interfaces acústicas quedan representadas gráficamente por cada uno de los
sistemas sísmicos, y son llamados „reflectores sísmicos‟. Estos últimos son superficies
de contacto entre dos materiales que presentan distinta impedancia acústica y que se
comportan frente a los pulsos acústicos como espejos, reflejando (y refractando) parte
de la energía acústica emitida. Estos reflectores no tienen por qué coincidir con los
conceptos de “estratos”, “capas”, “niveles” usados en geología, aunque de hecho pueden

10 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

corresponder a interfaces físicas como planos de estratificación, discontinuidades, fallas,


superficies de erosión, zonas con gas, etc. (Fig.1.5)

El perfilador de fondo paramétrico, sin necesidad de grandes transductores que


limitan la navegación en zonas someras, permite generar muy bajas frecuencias y una
resolución excelente que unido a una penetración sorprendente en subsuelos fangosos
ha sido considerada la opción más adecuada para este estudio. El efecto paramétrico
consiste en la producción de dos frecuencias muy cercanas entre ellas lo cual genera una
frecuencia resultante de la sustracción de ambas con un haz muy estrecho, lo cual
permite una resolución de 5 centímetros.

1.2.1.2.Equipos empleados.

El perfilador SES-2000 Compact de la marca INNOMAR (Fig. 1.6) cuenta las


siguientes características:
 Ancho de pulso comprendido entre 66 y 800 μs.
 Penetración hasta 40 metros dependiendo de los sedimentos, frecuencia
seleccionada y nivel de ruido existente.
 Selección de frecuencia por el usuario (5, 6, 8, 12 y 15 KHz).
 Frecuencia de repetición de pulsos: hasta 50 pulsos/segundo.

El sistema permite visualizar los datos en tiempo real, y para perfeccionar la


calidad de los datos obtenidos, es posible variar los parámetros de adquisición en post-
procesado.

11 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.6.Sondador paramétrico INNOMAR SES-2000 COMPACT; transducer y centralita electrònica


del sondador.

1.2.1.3. Campañas de campo.

Se ha realizado dos campañas de campo, la primera durante el mes de diciembre


de 2016 y la segunda durante el mes de Marzo de 2018.

La campaña de 2016 se completó en dos días no consecutivos. (Fig. 1.7) Una


vez procesados los datos obtenidos el primer día se comprobó que, en el margen Este de
la Ría del Tinto, en las inmediaciones de los depósitos de fosfoyesos, se concentraban
numerosas anomalías que debían de analizarse pormenorizadamente mediante una
nueva malla de prospección geofísica. Por lo que esta campaña se centró en perfiles
longitudinales distanciados 25 metros entre sí y perpendiculares a 150 metros de
separación, como se muestra en las trayectorias reflejadas en la figura1.8.

En 2018 la campaña de sísmica se enfocó a la repetición de las trayectorias


tracks) longitudinales seleccionados en las inmediaciones de la zona 2 con el fin de
comprobar si se han producido algún tipo de cambio en la geología sub-superficial de
este área.

12 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.7. Trayectorias de los perfiles sísmicos realizados en la primera campaña geofísica de 2016 en la zona de
estudio.

13 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.8. Perfiles transversales y longitudinales seleccionados de la campaña de Sísmica del 2016.

1.2.1.4.Procesado de datos

La interpretación de los registros se realiza mediante el programa ISE, que


permite probar múltiples configuraciones (filtros, TVG, colores, etc.) para obtener la
mejor visualización respecto al objetivo enfocado; una vez establecidas, se procede a la
digitalización en pantalla de las capas de sedimento y/o objetos o cuerpos extraños
detectados.

El procesado de capas de sedimento se exporta posteriormente a un archivo de


texto donde se tienen tanto las coordenadas horizontales (x, y), como la vertical (z), que
corresponde a la profundidad. Con estos datos se determinan las potencias de los
reflectores, y la profundidad del lecho marino de la cual se pudo obtener una batimetría
de la zona de estudio.

14 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Para el estudio planimétrico, los resultados obtenidos deben ser representados


cartográficamente. Bajo este fin es necesario realizar el enlace planimétrico de los
resultados conforme a las características planimétricas descritas por el REAL
DECRETO 1071/2007, de 27 de julio, por el que se regula el sistema geodésico de
referencia oficial en España, adoptando el sistema ETRS89 (European Terrestrial
Reference System 1989) como datum de referencia.
Este Datum está basado en el elipsoide SGR80 y es la base para el Sistema de
Referencia Coordenado utilizando coordenadas elipsoidales.

1.2.2. Resultados

Los registros sísmicos seleccionados de la campaña realizada durante el año


2016 y 2018 se adjuntan en el anexo II de este informe. La comparación de los perfiles
transversales de ambas campañas se analizará en el apartado 2.3.

1.2.2.1. Análisis de los registros sísmicos.

Para el estudio de los perfiles sísmicos, ha sido necesario identificar y localizar


la profundidad a la que se encuentran el basamento acústico. En este sentido asumimos
que corresponde al material más antiguo detectado, a partir del cual se produce un
apantallamiento o atenuación gradual de la señal acústica que impide la penetración de
la misma. Por lo tanto, el material sedimentario no consolidado detectado queda
limitado a muro (zona inferior) por el reflector que se interpreta como basamento
acústico y a techo (zona superior) por el reflector correspondiente al actual lecho marino
o fondo del canal.

De este modo en cada perfil sísmico se observan dos unidades sísmicas (una
superior y otra inferior) diferenciadas por un hiper-reflector que marca una clara
discordancia (Fig. 1.9). El reflector coincidente con el basamento acústico ofrece un
apantallamiento de la señal que indica cierto grado de consolidación de los materiales,
por lo que se puede interpretar como una capa de sedimentos con cierto grado de
compactación, situado a una profundidad aproximada de 4 metros, aunque debido a la
deformidad que presenta aparece a diferentes profundidades puntualmente.

15 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Unidad superior

Unidad inferior

Figura 1.9. Imagen de un registro sísmico de alta resolución de unos 320 metros de longitud y sentido hacia el SO.
La profundidad está referida al cero del puerto. Se puede observar el basamento acústico y la unidad sísmica U 1 con
geometría paralela.

La relación entre ambas unidades y el tipo de deformidad que presenta el


reflector han sido los criterios usados para identificar las distintas estructuras presentes
en el sub-suelo del entorno de la zona 2 del apilamiento de fosfoyesos. Se han
identificado 7 tipos estructuras de origen natural producto de procesos de la dinámica de
sedimentación y otras relacionadas con la sobre-presión que soporta la marisma
adyacente al área de estudio. Se ha realizado un inventario de estas estructuras presentes
en los perfiles de la campaña 2016, donde se indican la localización y dimensiones
(Anexo III).

1.2.2.2. Identificación de estructuras desarrolladas por procesos de


acumulación sedimentaria.

Se ha identificado tres tipos de estructuras de origen sedimentario:

16 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

● ESTRUCTURA TIPO A (Fig. 1.10)

Estructuras cóncavas de dimensiones métricas con potencias de hasta 5 metros


donde el lecho marino de los perfiles aparece una depresión. Se han identificado en los
perfiles longitudinales 1,2 ,4 y 6 y transversales 14, 20 y 23 del sector sur del área de
estudio. Este tipo de estructuras se ha interpretado como producto de la erosión y
relleno de un canal mareal distribuidor. Geográficamente esta estructura coincide con la
zona de desembocadura del estero del Rincón en el canal estuarino. (Fig. 1.14)

Figura 1.10.Estructura tipo D (Perfil Longitudinal 1).

● ESTRUCTURA TIPO B (Fig. 1.11)

Se trata de estructuras con una morfología sigmoidal inclinada hacia el Oeste.


Aparecen en el perfil longitudinal 8 y en los transversales 15,17,21,23,24,26,27,31. Se
observan con bastante nitidez los reflectores internos que son continuos y bien definidos
y marcan un doble dispositivo de agradación + progradación. Presentan potencias de
entre 2 y 4 metros en su zona central.
La continuidad de estas estructuras a lo largo de todo el borde sureste del canal
permite interpretarlas como un cuerpo sedimentario generado por la migración de canal.
Al aparecer en todos los perfiles transversales en el área central del canal del estuario
del rio Tinto, debe corresponder con una gran barra lateral mareal localizada en el
margen este y cuya acreción desplaza el canal hacia el margen contrario (Fig. 1.13).

17 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.11. Estructura tipo F (Perfil Transversal 17).

● ESTRUCTURA TIPO C (Fig. 1.12)

Son estructuras con una morfología transversal similar a las estructuras B. Sin
embargo, sus reflectores se encuentran inclinados hacia el Este y no presentan una
continuidad lateral, apareciendo la sección longitudinal con forma lenticular. Presentan
potencias de entre 2 y 6 metros y aparecen en los perfiles transversales 12,13,20 y 22.
Desde el punto de vista geográfico, coincide con las zonas de descarga de
esteros de las antiguas marismas, lo cual indica que corresponden con formas de
depósito de deltas mareales progradantes sobre el borde de canal. Este aspecto se tratará
con mayor profundidad en el capítulo 3 de este informe (Fig. 1.13)

Figura 1.12.Estructura tipo G (Perfil Transversal 13).

18 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.13.Esquema de interpretación de las formas sedimentarias de depósito o erosión que originan observadas en
el registro sísmico.

1.2.2.3. Identificación de estructuras de deformación por sobre-presión.

En el primer informe de la comisión de expertos, el análisis de las estructuras de


deformación de los perfiles sísmicos había permitido la identificación de2 tipos
diferentes de estructuras según su origen: Estructuras de escape y estructuras de
inyección. De igual modo, el citado informe, diferenciaba varios tipos de estructuras de
inyección atendiendo a sus dimensiones, el grado de deformación de las mismas sobre
las capas suprayacentes y si éstas lograban alcanzar o no la superficie en forma de
volcanes de lodo (pockmarks). De acuerdo con González (2017) son diapiros
producidos por ascenso de fluidos desde el basamento acústico. Por último,
caracterizaba las mayores de las estructuras de sobre-presión como estructuras en domo
que ocupan toda la superficie enraizadas desde las capas inferiores.

Un análisis más detallado de estas estructuras de sobre-presión permite


interpretar que las estructuras de escape y las de inyección no difieren sólo en las
dimensiones y el alcance de las mismas, sino que la principal diferencia se encuentra en
la naturaleza del material en ascenso. Así, las estructuras de escape ocurren cuando el
material que asciende presenta un mayor grado de fluidez y encaja con un material de

19 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

menor cohesión. Por el contrario, las estructuras de inyección corresponden con


diferentes grados de deformación y puede considerarse como etapas o diferente grado
de evolución dentro de un mismo proceso de inyección de material de menor fluidez
que encaja en materiales más cohesivos (Fig. 1.18). Así pues, existen estructuras con un
grado de deformación incipiente, mientras que otras corresponden progresivamente con
un grado de deformación más avanzado. Finalmente, se observan estructuras con
expresión superficial sobre el lecho estuarino que son aquellas cuyo estado evolutivo les
ha permitido llegar a la superficie y elevarla de forma localizada. Algunas de ellas
presentan una morfología en superficie muy característica que evidencian un escape de
sedimento fluidificado desde la zona interior. Esta expresión superficial será analizada
en capítulos posteriores mediante estudio de Sonar de Barrido Lateral y Sonda
Multihaz. De acuerdo con los criterios de García, et, al. (1999) estas estructuras
llamadas pockmarks, y son típicas de sistemas afectados por sobrepresión. Estos autores
las caracterizan a lo largo de toda la Ría de Vigo y las interpretan como consecuencia
del escape de gases confinados entre los sedimentos profundos. La similitud en la
morfología entre las estructuras descritas por estos autores y las aquí caracterizadas
permite afirmar que en el estuario del río Tinto existe un escape de fangos fluidos desde
el basamento acústico hasta la superficie. Por otro lado, la expresión superficial de
aquellas estructuras que alcanzan el fondo del estuario presentan una similitud
estructural con las formas de escapes de fluidos localizadas en el talud medio del Golfo
de Cádiz (descritas por Martín-Puertas et. al., 2006).Estas estructuras, conocidas como
volcanes de fango, se forman por migraciones de sedimentos fluidificados desde el
basamento acústico que deforman las capas superiores y llegan a extruir en la superficie.

Las grandes estructuras en forma de domo serían la expresión de la máxima


deformación y el estadio más avanzado del proceso, cuando niveles inferiores empujan
y deforman el terreno de forma masiva hasta alcanzar la superficie, bien por inyección y
desplazamiento de los materiales suprayacentes, bien por una erosión de estos
materiales.

20 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.18.Esquema de las estructuras de sobrepresión, según el grado de deformación.

La localización geográfica de estas estructuras atendiendo al análisis realizado


en el Anexo III, indican que las estructuras con expresión superficial y por lo tanto, de
deformación avanzada, se concentran en el sector Sur de la periferia de la zona 2 del
apilamiento de fosfoyesos y próximas al borde de canal. Por el contrario, las estructuras
de deformación incipiente son más abundantes hacia el sector norte, y hacia el centro
del borde del canal del estuario.

Esta disposición en el número y tipo de estructuras de deformación por sobre-


presión, indica que dicho proceso es más intenso en el área Sur de la zona 2, y va
descendiendo hacia el Norte y centro del canal. (Fig. 1.19)

21 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.19.Esquema 3D de variación de la deformación en el sector Sur de la zona 2 de las balsas de fosfoyesos.
Las flechas rojas indican una disminución en el grado de la deformación, es decir, un aumento de número de las
estructuras del tipo B y una disminución en las estructuras del tipo A, C y E.

1.3. Identificación de deformaciones por sobre-presión en el registro


sedimentario de los apilamiento de la zona 2.

Al relacionar los perfiles sísmicos con los registros sedimentarios obtenidos en


testigos de vibración se observa que el reflector acústico que divide el subsuelo del
canal en dos unidades corresponde con una capa conformada por fragmentos de conchas
de bivalvos con matriz de fangos grises. Con lo cual el reflector principal corresponde
con una capa originalmente continua que se extiende por todo el subsuelo del estuario.
(Fig.1.20)

22 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 1.20.Localización del vibracore VF-3 y posición de la capa guía (en verde) coincidente con el reflector
sísmico.(Ver Anexo III, se ha analizo la relación entre los vibracores analizados y los registros)

Morales et al. (2008) interpretaron esta capa como una tsunamita, es decir, el
producto de un evento de tsunami. Realmente, para Morales et. al., (2011) los
sedimentos originados por un evento tsunamigénico presentan características muy
distintas en función del tipo de ola, energía, morfología de la costa y material
erosionable disponible, sin embargo presenta algunas que son comunes a todas las
tsunamitas:
• La facies presenta una base erosiva.
• La textura suele ser más gruesa que las capas adyacentes con un
ordenamiento interno muy malo o inexistente.
• Presentan partículas sedimentarias exóticas procedente de entornos
externos a los que se deposita.
• Son sedimentos muy ricos en restos marinos, conchas de bivalvos,
moluscos, diatomeas, foraminíferos, siempre presentando una posición distinta a las que
suelen conservar en vida.
Comparando las características descritas por estos autores y las observadas en la
capa intermedia que aparece en el registro sedimentario reciente identificado en el

23 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

apartado anterior, se puede confirmar que dicha capa corresponde con un evento de alta
energía ocurrido en el golfo de Cádiz durante el Holoceno. Concretamente, Morales et
al.,(2008)identifican esta capa en un testigo en la zona más interna del estuario del Tinto
(VT-14) y, mediante datación de C14, la atribuyen al tsunami del 26 de enero de 1531.

Si admitimos que este depósito corresponde con un evento de alta energía, y que
éste estaba distribuido de forma uniforme tanto en el espacio como en profundidad,
entonces tenemos que deducir que la forma ondulada que presenta esta capa como
reflector principal de los perfiles sísmicos corresponde con una deformación posterior
que la desplaza hacia arriba desde su posición original. Así pues, en las zonas situadas
más al norte, la coincidencia en profundidad del nivel con el reflector sísmico, nos
ofrece información sobre los procesos dinámicos que se producen en este área
relacionado con los efectos de sobre-presión, ascenso de fluidos y deformaciones.

La ausencia de este reflector en el sector sur de la Zona 2 así como la presencia


de un grueso domo de conchas expuesto en superficie en esta misma zona (VF-5),
corrobora la presencia de procesos de ascenso de sedimentos fluidificados desde niveles
más profundos.

La disposición de sedimentos en el registro, tal y como se ha determinado en el


apartado anterior, evidencia un proceso de erosión diferencial. Este proceso es más
intenso en aquellos sectores donde los procesos de elevación por sobre-presión son de
mayor intensidad, es decir, donde aparecen estructuras de mayor grado evolutivo.

24 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.ANÁLISIS DE DEFORMACIONES EN EL SUSTRATO


SEDIMENTARIO PRODUCTO DE LA SOBRE-PRESIÓN EJERCIDA POR EL
APILAMIENTO DE FOSFOYESOS

2.1. Cálculos teóricos de sobrepresión ejercidos por apilamiento de


fosfoyesos sobre el sustrato sedimentario.

2.1.1. Fundamentos teóricos.

En este estudio se han realizado cálculos teóricos de presión de carga estática


teóricos que ejercen tanto el material sedimentario propio del relleno estuarino como los
residuos de fosfoyesos, con el objetivo es realizar un estudio preliminar de ensayo
teórico de esfuerzo en la zona inferior de la capa estuarina donde se sitúan los
apilamientos. Para los sedimentos estuarinos se han utilizado datos propios obtenidos en
muestras de sedimento de diferentes profundidades de sondeos de la zona. Las
densidades de fosfoyesos se han tomado de los datos de las propiedades físicas y
mecánicas registrados en el Proyecto Constructivo presentado por Fertiberia; Anejo 1:
Descripción geológica y geotécnica del emplazamiento. Parte 1; Punto 6.
Caracterización geotécnica y en la Ficha Técnica de Fosfoyesos (Clave 3.3).

Se debe comentar que estos cálculos teóricos pretenden ser una primera
aproximación a los valores reales de presión litoestática o de la carga que producen este
tipo de materiales sobre el sustrato sedimentario que los soporta, ya que están realizados
en base a valores medios de densidades con una determinada humedad específica y esta
puede variar temporalmente por acomodación del terreno, circulación de fluidos o por
presiones laterales y/o axiales. Por tanto, los valores obtenidos deben ser tomados como
una aproximación en orden de magnitud. En cualquier caso, los valores de densidades
son conservadores respecto a los esperables y pueden ser interpretados de forma relativa
entre ellos, sobre todo en términos de variación de los valores ya que todos están
obtenidos usando el mismo método.

En el informe anteriormente citado y presentado por Fertiberia, se especifican


las características físico-químicas de los fosfoyesos acumulados en Huelva (estudio
realizado en el CEDEX (1)) y las procedentes de muestras de siete fábricas diferentes de
Florida (EEUU)(2).

25 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

- Densidades del material sólido, varía entre 2,3 gr/cm3 y 2,4 gr/cm3.

- Densidades para condiciones de humedades óptimas comprendidas entre el 18% y


14%, que oscilan entre 1,44 y 1,64 gr/cm3. (ensayo Proctor modificado).

- Densidad máxima de 1,47 gr/cm3 en muestras de fosfoyesos deshidratados con una


humedad optima de 17%. (ensayo Proctor Normal).

En las muestras de fosfoyesos analizadas por el CEDEX procedentes de los


apilamientos localizados en Huelva, los valores obtenidos son:

- Densidades del material sólido de 2,36 gr/cm3, valor intermedio obtenido entre las
densidades de las partículas.

- Densidad de 1,56 gr/cm3 para condiciones de humedades óptimas de 16,9% (ensayo


Proctor modificado).

- Para humedades óptimas del 19,1% la densidad máxima es de 1,43 gr/cm3(ensayo


Proctor Normal).

Finalmente, en el informe se recomienda usar como valor medio de densidad de


los fosfoyesos una densidad máxima de 1,3 gr/cm3. Se ha de tener en cuenta que este
valor medio que se ha tomado para la realización de este estudio puede ser del orden de
3 o 4 veces superior en muestras reales, con lo cual los datos de Presiones teóricos
aumentarían considerablemente.

Los sedimentos que forman en relleno más superficial de la zona de marisma del
estuario del río Tinto, son fangos limosos con una densidad media de 1,1 gr/cm3
(valores adquiridos en las mismas condiciones teóricas y de ensayo que las
determinadas por los fosfoyesos).

26 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.1 Gráfico de variación de Presión teórica a diferentes potencias de material de


fosfoyesos (Pf) y de fangos estuarinos (Pfe)

En la Figura 2.1, se observan que la variación de la presión ambos tipos de


materiales ejerce sobre una superficie a diferentes potencias, varían de forma lineal. Se
observa que de forma teórica, en capas de 10 m de espesor los fosfoyesos ejercen una
presión teórica de 13 Tn/m2 y los fangos estuarinos de 10 Tn/m2.

2.1.2. Presión teórica ejercida en un perfil geológico típo estuarino con apilamiento
de fosfoyeso

En el I Informe Científico Técnico emitido por este comité de expertos


presentados en Abril del 2017 se identificó la estructura geológica sub-superficial
simplificada de las marismas del Rincón, sector donde se encuentran localizados los
apilamientos y las balsas de fosfoyesos correspondiente a la zona identificada como 2.
Esta marisma forma parte de sistemas sedimentarios intermareales de la margen oeste
del Estuario del Río Tinto, en el sector bajo del Sistema Estuarino. De forma
simplificada, el relleno natural sedimentario de este sector se puede explicar por un
conjunto de unidades sedimentarias Cuaternarias de origen estuarino y depositadas en
los últimos 9000 años (B.P) durante el final de la denominada Transgresión Flandriense.
Los sedimentos que lo forman están compuestos por un conjunto alternante de capas de
arcillas fangosas, fangos arenosos y cuerpos arenosos en forma canalizada, dispuestas
sobre un sustrato de edad Neógena y de composición margosa. En la figura 2.2 se

27 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

muestra un perfil simple de la estructura del soporte sedimentario de las balsas y


apilamientos de fosfoyesos, producto de la evolución natural de relleno de un sistema
estuarino, junto con la evolución antrópica que se produce durante los últimos 50 años.

Figura 2.2.Perfil geológico tipo simplificado de la zona de apilamiento de fosfoyesos.

Los apilamientos de fosfoyesos se sitúan directamente sobre sedimentos de


relleno estuarino con espesores variables, entre 2 y 3 metros en la zona NW, hasta
espesores comprendidos entre 15 y 25 metros en la zona SE (Fig. 2.2). El comienzo de
la actividad antrópica sobre la marisma emergida se produce con el inicio de los
vertidos de fosfoyesos en el año 1964, acumulándose progresivamente hasta el cese de
los mismos en el año 2010.

Si consideramos los valores de presión teóricos que los sedimentos estuarinos y


el apilamiento de fosfoyesos ejercen sobre una superficie de 1 m2(calculados en el
apartado anterior), podemos obtener la presión teórica que soporta las capas internas
fangosas bajo el apilamiento. Los cálculos se han realizado tomando como etapa inicial
una superficie base correspondiente a un periodo en el cual la zona se encontraba aún
sumergida (aproximadamente a -5 m bajo el nivel de la marisma vegetada actual), hace
aproximadamente 4500 años.

28 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

- Etapa A: Una vez estabilizado el nivel del mar tras la Transgresión Flandriense, hace
unos 5000 años, esta zona se encontraba aún sumergida, produciéndose el depósito de
materiales fangosos alternados con materiales producto de la erosión de las formaciones
Neógenas y Cuaternarias.

- Etapa B: Hasta llegar a la situación actual de marisma salada emergida y estable, en


esta zona se produce una sedimentación fangosa producto del relleno paulatino del
estuario. Consideran. un depósito de fangos estuarinos de un espesor de 8 m, la presión
que esta capa ejerce sobre la superficie base de medida es de unas 6.6 Tn/m2.

- Etapa C: Una vez iniciado el apilamiento de fosfoyeso directamente sobre la marisma,


en 1968, considerando una capa de acumulación de estos materiales antrópicos de 5 m,
la presión teórica asciende hasta alcanzar valores de 8.8 Tn/m2.

- Etapa D: La acumulación de 10 m de fosfoyeso sobre la marisma, ejerce una presión


teórica de 15 Tn/m2. La diferencia de densidad y de potencia de ambas capas (fangos y
fosfoyesos) produce un hundimiento diferencial de la superficie basal del apilamiento,
con lo que en determinados perfiles pueden llegar a descender por hundimiento hasta 5
m. El continuo apilamiento de fosfoyesos en estas zonas aumenta la potencia de la capa
de estosy por lo tanto la presión que ejerce sobre la superficie base. Con un hundimiento
de 5 m y posterior relleno de fosfoyeso, aumenta la presión ejercida a 22 Tn/m2.

- Etapa F: En 2010 con el cese de los vertidos,3la capa de fosfoyesos pueden alcanzar
espesores superiores a los 25 m, que de ejercen en la superficie base una presión de 41
Tn/m2.

29 Junio de 2018
A
20 m
15 m
10 m
5 m
0 m
-5 m
2
0 tn/m2
-10 m 1m
-15 m
-20 m
-25 m
-30 m

5000 años

B
20 m
15 m
10 m
5 m
0 m
-5 m
2
0 tn/m2
6.6tn/m
-10 m 1m
-15 m
-20 m
-25 m
-30 m

2800 años

20 m
15 m
10 m
5 m
0 m
-5 m
2
0 tn/m2
8.8tn/m
-10 m 1m
-15 m
-20 m
-25 m
-30 m

1968

20 m
15 m
10 m
5 m
0 m
-5
-10
m
m 2
0 tn/m 2
15tn/m
1m
-15 m
-20 m
-25 m
-30 m

1997

20 m
15 m
10 m
5 m
0 m
-5 m
2
0 tn/m 2
22tn/m
-10 m 1m
-15
-20
m
m
Figura 2.3.Etapas de evolución de
-25 m
-30 m
un corte geológico simplificado
1997
F de una marisma con apilamiento de

fosfoyeso. Se ha indicado los


20 m
15 m
10
5
m
m
valores de presión teóricos que
0 m
-5 m
0
41tn/m
tn/m
tn/m 2
-10 m 1m
2 soporta los materiales internos
-15 m
-20 m
-25 m
-30 m calculados sobre una superficie
2010 de 1 m2.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

La presión teórica ejercida en la superficie base en la etapa final, es la suma de la


presión que ejerce la capa fangosa estuarina más la producida por la acumulación
progresiva de fosfoyeso sobre la misma. Sin embargo, se ha de tener en cuenta que el
depósito producto de la evolución natural de la marisma se produce durante un periodo
de 3000 años aproximadamente, alcanzando espesores de 15 m, mientras que el
depósito antrópico de fosfoyeso se acumula en un periodo de 50 años. (Fig. 2.4). La
rápida acumulación supone ejercer algo más del doble de la presión natural que se
produce sobre la capa base, en un periodo de tiempo muy reducido y produce un
importante desequilibrio en la velocidad de acomodación por presión del sustrato
sedimentario. Este efecto de sobre-presión tiene implicaciones directas tanto en el
comportamiento y deformación de los sedimentos infrayacentes al apilamiento y
también, sobre los situados en las zonas perimetrales del apilamiento.

Figura 2.4.Gráfico Presión teórica ejercida sobre una capa fangosa intermedia considerada superficie de
base de 1 m2, vs periodo de acumulación

31 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.2. Geometría y estructura de las superficies estratigráficas situadas bajo


los apilamientos de fosfoyesos. Zona 2

2.2.1. Introducción

A través de la información obtenida en diferentes campañas de sondeos


realizadas en las balsas de fosfoyesos desde 1995, principalmente enfocadas al estudio y
seguimiento geotécnico del subsuelo de las balsas, se ha acometido un estudio de la
geometría de las superficies que limitan las diferentes unidades sedimentarias que
constituyen el sustrato sedimentario de las mismas. Esta información está recogida en el
Informe “Servicio para la recuperación de las balsas de fosfoyesos en las marismas de
Huelva. Fase de diagnóstico y propuesta de regeneración” realizado por Tragsatec
(2009) (Anexo IV).

A partir de los perfiles geológicos que se incluye en dicho estudio y del análisis
de los sondeos proyectados, se han realizado esquemas simplificados en los que se
indican los materiales que forman el sustrato, el relleno estuarino y el depósito
antrópico de fosfoyeso. En la figura 2.5 se observa la estructura tridimensional que
adquieren estas capas en la zona 2 de los apilamientos de fosfoyesos.

El objetivo de este análisis es la interpretación del origen de posibles


deformaciones de estas superficies que pudieran estar relacionadas con fenómenos de
inestabilidad.

Para ello se ha construido una base de datos en la que se registra lo valores X,Y
(posición) de los sondeos proyectados en los perfiles geológicos, y Z (profundidad
capas de relleno), que posteriormente fueron tratados digitalmente.

Con este enfoque, se han estudiado dos superficies principales: 1) La superficie


de contacto entre los sedimentos neógenos y los cuaternarios y 2) La superficie de
contacto entre los fosfoyesos y las antiguas marismas sobre las que éstos fueron
vertidos.

La geometría de ambas superficies se ha obtenido mediante la elaboración de


mapas de contorno de estructuras, que se han llevado a cabo por triangulación de la
información de subsuelo ofrecida por los contactos litológicos que se observan en los
sondeos.

32 Junio de 2018
Fosfoyesos

Relleno Estuarino

Sustrato

Figura. 2.5. Esquema simplificado de la estructura sedimentaria que


constituye el soporte de las balsas y apilamientos.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.2.2. La superficie del Neógeno

La superficie de contacto entre los materiales de las formaciones del Neógeno


de Huelva (Arenas de Huelva) se encuentra entre 4 y 24 metros bajo las balsas de
fosfoyesos. Al analizar un bloque-diagrama tridimensional de la geometría de esta
superficie (Fig. 2.6) se observa que su geometría está compartimentada en bloques que
aparecen escalonados unos respecto a otros a través de unas superficies subverticales y
muy rectilíneas. La disposición de estos escalones en el mapa de contorno de
estructuras (Fig. 2.7, líneas rojas) muestra un enrejado de alineaciones en 2 familias
que son casi ortogonales. La primera familia de alineaciones paralelas presenta una
dirección N43ºE y es a su vez paralela con los márgenes del canal actual del estuario y
del borde de la marisma con el casco urbano de Huelva. La segunda familia está
representada por sólo dos escalones y presenta una dirección N145ºE.

Existe una tercera superficie orientada de forma distinta, con dirección N70ºE y
que corta a la alineación de la primera familia situada más al sureste, delimitando un
bloque hundido de forma triangular en el corte entre ambas alineaciones.

La interpretación de esta geometría no puede ser otra que la de bloques


escalonados por la actuación de fallas recientes, cuyo trazado coincidiría con el de estas
alineaciones. Algunos de estos escalones podría estar retocado por procesos erosivos y
no estar situado exactamente en la posición de la falla que genera el salto original. La
existencia de este sistema de fallas ya se recogió en el "Proyecto constructivo de
Fertiberia" de septiembre de 2014, elaborado por EPTISA. En el Anejo 1 Descripción
Geológica y Geotécnica del Emplazamiento de dicho informe, se expresa en el punto
4.4. dedicado a Tectónica y sismicidad que:

"Desde un punto de vista geoestructural la zona estudiada puede


esquematizarse como un substrato Paleozoico rígido sobre el cual desde la orogenia
Hercínica hasta la actualidad han ido depositándose formaciones Mesozoicas.
Terciarias y Cuaternarias que han actuado de cobertera, reaccionando de diferente
manera a os esfuerzos tectónico, puesto que sus características mecánicas son muy
diferentes. El zócalo rígido ha tendido a romperse, mientras que la cobertera, muy
incompetente y plástica ha tendido a deformarse.

34 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

La bibliografía específica, fundamentada en geofísica de reflexión y en sondeos


mecánicos profundos, comenta la existencia de fracturas Neógenas producto de
reactivaciones de fallas Hercínicas.

Estas fracturas durante el Cuaternario y con posteridad a la deposición de las


arenas Pliocuaternarias dieron lugar a levantamiento de bloques como el de la ciudad
de Huelva.

Posteriormente el Pliocuaternario y hasta nuestros días hay una continua


subsidencia de la costa, que se manifiesta en la formación de la ría de Huelva, e
incluso en la transgresión marina histórica detectada en las playas de Mazagón, donde
se han observado avances marinos de hasta 50 m en los últimos 30 años.

Todos estos datos nos confirman la idea de una tectónica reciente debida al
amoldamiento que sufren los sedimentos del Neógeno y Cuaternario, con respecto a
reajuste de fallas que afectan a zócalo".

La unidad fluvial cuaternaria (Pleistoceno superior) que se superpone sobre este


contacto regulariza el relieve, de tal forma que los depósitos se concentran en las zonas
más deprimidas y contribuyen al relleno de estas. De esta forma, la superficie superior
de las unidades fluviales del Pleistoceno es más regular y no presenta ya este marcado
escalonamiento.

35 Junio de 2018
CONTORNO DE ESTRUCTURAS
SUPERFICIE DE CONTACTO
NEÓGENO-CUATERNARIO

Figura 2.6. Bloque-diagrama 3D que representa la superficie superior de las Arenas de Huelva en su
contacto con los materiales cuaternarios.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.7. Mapa de contorno de estructuras (geometría) del techo de las Arenas de Huelva, en su
contacto con los materiales cuaternarios. Las líneas rojas representan el trazado de los escalones que
delimitan bloques de distinta disposición vertical. Éstas han sido interpretadas como fallas.

2.2.3. Distribución de espesores de los sedimentos Holocenos

La distribución actual de espesores de los sedimentos depositados en la marisma


del Tinto bajo los apilamientos de fosfoyesos (Fig. 2.8) muestra una clara relación de
estos con la geometría de la superficie sobre la que éstos se depositan y que ha sido
descrita en el epígrafe anterior. De esta forma, la localización de los escalones más

37 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

deprimidos condiciona la situación de los mayores espesores de sedimento, mientras


que sobre los bloques levantados el espesor de sedimento es menor.

Figura 2.8. Mapa de isopacas (espesores)de los sedimentos holocenos de relleno estuarino (fangos de
llanuras mareales y marismas).

Llama también la atención que los contactos entre las zonas con mayores y
menores espesores sean también rectilíneos, lo que demuestra la influencia de la
geometría del sustrato en la distribución de los sedimentos.

2.2.4. Procesos de subsidencia en la superficie de la antigua marisma

Los apilamientos de fosfoyesos empezaron a realizarse sobre una marisma


activa, que disponía de una densa red de drenaje que vertía, de una parte; directamente

38 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

al Tinto y, de otra, al estero del Rincón. La topografía previa de esta superficie de


marisma presentaba un perfil suave y casi horizontal, con relieves que oscilan entre 0,9
y 2,4 metros sobre el nivel de bajamar viva equinoccial.

Los datos obtenidos de la profundidad del contacto marisma-fosfoyesos


muestran que después del depósito de los fosfoyesos se produjo un hundimiento por
subsidencia de este contacto en algunas zonas situadas bajo la balsa 2 como respuesta al
peso del apilamiento. La comparación entre la disposición previa de la superficie de
marisma y la geometría de esta misma superficie bajo los fosfoyesos (Fig. 2.9) nos
permite delimitar las zonas en las que esta subsidencia se ha concentrado y determinar
la magnitud de la misma (Fig. 2.10).

39 Junio de 2018
Figura 2.9. Relieve de la superficie de marisma antes y después del apilamiento de los fosfoyesos y
valores de subsidencia.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.10. Distribución de los valores de subsidencia de la superficie de marisma bajo el apilamiento
de fosfoyesos de la balsa 2.

En esta figura se observa que los mayores valores de hundimiento se encuentran


en la confluencia del estero del Rincón con el estuario del Tinto, además de alguna zona
situada justo en el norte, coincidente con la localización de un antiguo canal mareal sin
vegetación.

La comparación de estas dos superficies permite también calcular que el


volumen de sedimento compactado o desplazado por la subsidencia es 3,29 Hm3.

Una de las cosas que llama la atención en este diagrama es la delimitación tan
rectilínea de la zona subsidente con la zona más estable. Esta directriz coincide en gran
medida con la posición y orientación de uno de los escalones de falla del sustrato

41 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

neógeno. Sin embargo, nótese que aquellos lugares donde la subsidencia es mayor, no
son aquellos donde el espesor de sedimentos es el más potente, dependiendo más bien
esta subsidencia de variables distintas del simple espesor previo.

2.3. Evolución de las estructuras de deformación identificadas en el registro


sub-superficial en el entorno de la acumulación de las balsas.

2.3.1. Introducción. Comparación de las estructuras en el registro sísmico,


campaña 2016 y 2018

En este apartado se ha realizado una descripción de los dispositivos


sedimentarios naturales observados en los perfiles sísmicos, así como un análisis
comparativo entre perfiles sísmicos de los mismos sectores en diferentes fechas. El
objetivo de esta comparativa es la comprobación de la posición de algunas de las
estructuras observadas y la cuantificación de la movilidad de las estructuras si ésta
existiera.

Con este objetivo se han seleccionado tres sectores tipo que son diferentes en
cuanto a las estructuras observadas en la campaña 2016 y ya descritas en el primer
informe. (Fig. 2.11)

Figura 2.11.- Localización de perfiles analizados de las campañas 2016 y 2018

42 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.3.2. Sector Norte (Zona 3)

En los perfiles tomados en el sector norte del margen de las balsas de fosfoyesos,
cercano a la desembocadura de La Nicoba, se aprecian niveles altamente reflectivos. La
información directa de estos niveles obtenida a partir de los sondeos realizados ha
permitido concluir que se trata de niveles masivos de conchas depositados durante un
evento de alta energía o un tsunami (Niveles similares se han observado y descritos en
otros sectores de la Ría de Huelva). Estos niveles dispersan la señal acústica
produciendo un apantallamiento de la misma y no permitiendo su penetración hacia
niveles inferiores. Donde este reflector se presenta de forma discontinua da lugar a un
salto ficticio entre capas confiriéndoles a las mismas una apariencia discordante. Este
efecto se observa en los perfiles longitudinales del Sector Norte situados a 60m de la
balsa (Fig.2.12).

Figura 2.12.- Nivel altamente reflectivo que provoca un escalón ficticio por apantallamiento acústico.

En los perfiles transversales a las orillas, que intersectan perpendicularmente a


los longitudinales anteriormente mencionados (Transversal 36), se observa que la
disposición interna predominante en las unidades es oblicua tangencial. Este dispositivo
interno es indicador de acreción vertical predominante, al mismo tiempo que el sistema
migra primero hacia el noroeste y finalmente hacia el sureste (Fig. 2.13).

43 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.13.-Dispositivo oblicuo tangencial que muestra la migración del canal durante el relleno
sedimentario.

2.3.3. Sector intermedio (Zona 2)

En la campaña de perfiles analizados del sector intermedio del Río Tinto, en el


margen de la balsa 2, se observa que las unidades que conforman el relleno
sedimentario estuarino poseen diferente disposición interna entre las que se observan:
oblicua tangencial, paralela horizontal y no horizontal de alta y baja continuidad. Estos
dispositivos configuran tanto el relleno de los paleocanales de la red mareal secundaria
(presentes mayoritariamente en el margen W del estuario), como el canal estuarino
principal. Todos estos dispositivos son indicadores de acreción vertical y lateral
predominante. De ahí se puede interpretar que tanto los paleocanales como las unidades
estuarinas van migrando lateralmente hacia el E al mismo tiempo que aumentan su
espesor.

Este sector es especialmente problemático ya que en los registros adosados el


margen de las balsas de fosfoyeso aparecen estructuras de inyección diapírica de
sedimentos licuefactados que dificultan el análisis de la disposición interna primitiva de
las unidades al quedar alteradas interiormente por dicho fenómeno.

Cabe mencionar también que en dicho sector aparecen otras estructuras


irregulares que en principio en los registros podrían confundirse con estructuras de

44 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

inyección, aunque realmente corresponden a canales karstificados de paleodeltas de


yeso formados en la confluencia de esteros y caños con el canal principal estuarino.

El análisis comparativo entre las campañas geofísicas realizadas en diciembre de


2016 y febrero de 2018 ofrece una notable diferencia entre los registros de dichos años.
A este respecto se ofrecen como ejemplo dos tramos concretos situados a diferente
altura del frente de la balsa 2.

Los registros del límite norte de la balsa 2, cercanos a la tubería de Palos (Perfil
Longitudinal 3) muestran un gran número de estructuras diapíricas pequeñas. En la
comparativa entre los registros de ambos años no se aprecia una gran diferencia en las
dimensiones de los diapiros. La comparación uno a uno de estas estructuras se hace casi
imposible debido al alto número de las mismas. La profundidad de las estructuras bajo
la superficie no sufre modificaciones aparentes (Fig. 2.14). Se observan algunas
modificaciones en la superficie que podrían tratarse de una deformación superficial o a
pequeñas diferencias en la trayectoria trazada por la embarcación entre las dos
campañas.

Figura 2.14.- Comparación entre las dos campañas de las estructuras diapíricas de pequeñas dimensiones
observadas en el margen norte de la balsa 2.

45 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

En contraste con esta información, los registros del sector apical de la balsa 2
(Perfil longitudinal 3) reflejan un aumento de la deformación de las unidades debido a la
aparición de nuevas estructuras de inyección que extruyen el sedimento más profundo
hacia la superficie desorganizando las unidades inmediatamente superiores (Fig. 2.15).
Este hecho está directamente relacionado con la alta actividad de estas estructuras en el
periodo transcurrido entre las dos campañas. También puede observarse una diferencia
batimétrica en la superficie de los perfiles no es sino un abombamiento que responde al
empuje del sedimento licuefactado intruido.

Figura 2.15.- Comparación entre las dos campañas de las estructuras diapíricas de grandes dimensiones
observadas en el margen del ápice sur de la balsa 2.

En el margen estuarino de Palos de la Frontera (Perfil Longitudinal Margen


Palos) no se observa ningún tipo de estructura de inyección, encontrándose en todo
momento un dispositivo de acreción paralelo horizontal (Fig. 2.16) que corresponde con
una sedimentación continua y escasamente interrumpida. En el sector situada más al sur
de este perfil, localizado a 83 metros de la costa, justo en la salida de un barranco que
discurre desde el sur, se observa una estructura irregular (Fig. 2.17) muy parecida a la
observada en los deltas de fosfoyeso del margen contrario. Esta estructura puede
interpretarse como un delta constituido por los sedimentos del barranco que incluso
puede observarse en alguna ortofotografía aérea histórica.

46 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.16.- Dispositivo de acreción vertical paralelo horizontal. El reflector de base que apantalla la
sedimentación inferior es la capa de conchas descrita anteriormente.

Figura 3.17.-Estructura irregular correspondiente a un antiguo delta formado en la salida de un arroyo en


el margen de Palos de la Frontera.

Un último aspecto es la posible interpretación de la sobre-elevación que produce


el sedimento extruido en el contexto del sistema estuarino. Esta elevación supone un
desequilibrio hidráulico que genera erosión superficial. El sedimento erosionado queda
disponible en el canal y su distribución es regulada por la hidrodinámica del sistema de
forma que tiende a acumularse en el margen contrario, cercano a Palos de la Frontera y
la zona de la Punta del Sebo. Este hecho que daría respuesta al aumento progresivo del
volumen de sedimento en dichas direcciones, coincidiendo además con el sentido de la
migración del canal estuarino.

47 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.3.4. Sector sur (Zona 1)

En los perfiles del sector sur del estuario del río Tinto, la más cercana al canal
del Padre Santo, y frente a la balsa 1(Perfil Transversal 8) se observa una colmatación
de paleocanales de la red secundaria cuya disposición interna es paralela horizontal u
oblicua tangencial (Fig. 2.18). Ambos dispositivos son claros indicadores de un proceso
de acreción vertical predominante. Este hecho sumado a que la colmatación de dichos
paleocanales se produce en dirección WE, constata lo ya puntualizado en el análisis del
Sector Norte, el sistema se desplaza hacia el E, albergando un mayor volumen de
sedimento en dicho margen.

Figura 2.18.- Estructura sísmica del sector sur del estuario del Tinto, situado entre la zona 1 de las balsas
y La Rábida.

Asimismo, cabe mencionar que este sector presenta numerosas formas de fondo
poco presentes en los anteriores, en concreto, megaripples mareales (Perfil longitudinal
Sector Sur) que otorgan una configuración peculiar al fondo del canal en este punto
(Fig. 3.19). Este hecho se debe a la presencia de un mayor volumen de sedimento no
cohesivo de tamaño arenoso en este sector, con lo cual, podemos concluir con que el
volumen de sedimento del canal aumenta progresivamente hacia el sur.

48 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.19.- Estructura sísmica del centro del canal estuarino en el tramo de confluencia con el Odiel.
Se observa un fondo lleno de megaripples de reflujo mareal.

2.3.5. Efecto de la elevación de la zona inter - submareal del sector apical de los
apilamientos de fosfoyesos. Zona 2.

Los datos de sonda superficial obtenidos a partir de los perfiles sísmicos


realizados en las campañas de 2016 y 2018 han permitido realizar sendas batimetrías
(Fig. 2.20). Estas batimetrías presentan diferencias claramente observables en cuanto a
la distribución de las isobatas, de tal forma que estas diferencias ponen de manifiesto
áreas de la barimetría de 2018 que se encuentran por encima de las de 2016 y otras que,
por el contrario, se encuentran por debajo.

A fin de poder cuantificar los cambios entre ambas batimetrías se ha procedido a


la computación entre ambas superficies a través del software Surfer 13.0. La operación
de resta entre las mallas creadas para ambas fechas ha permitido establecer los cambios
positivos y negativos entre ambas superficies (Fig. 2.21).

49 Junio de 2018
Figura 2.20.- Comparativa de las batimetrías realizadas en 2016
y 2018 a partir de los datos superficiales de la sonda paramétrica.
Figura 2.21.-Representación espacial de la variación batimétrica entre 2016 y 2018.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Los datos representados en esta figura hay que interpretarlos en términos de


elevación o hundimiento del terreno. De esta forma, los datos representados en tonos de
verde representan aquellas áreas donde la superficie se ha elevado, bien por
sedimentación o bien por ascensos provocados por empujes verticales desde abajo. Al
contrario, los tonos de rojo representan zonas donde la superficie se ha hundido, bien
sea por erosión o por subsidencia.

Al observar la figura, se observa claramente que los valores negativos


(hundimiento) se presentan en la franja más próxima a las balsas, mientras que los
valores de elevación están distribuidos a lo largo de la franja próxima al canal. Los
valores más altos de hundimiento están concentrados a lo largo de la balsa 2, mientras
que los valores más altos de elevación se encuentran en el lugar donde se presentan las
estructuras en forma de domo que representan las zonas más deformadas (Sector apical
de los apilamientos de la Zona 2).

Otros signos evidentes de ascenso del fondo de canal originado por la migración
ascendente de estructuras diapíricas, se pueden observar en algunos de los perfiles
sísmicos transversales (Fig. 2.22) donde se desarrollan superficies erosivas en el techo
de estas estructuras.

Figura 2.22.-Perfil sísmico transversal con superficie superior erosiva

52 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

El ascenso del sustrato sedimentario da lugar a la erosión continua de los sedimentos


que se elevan y van haciendo aflorar en superficie niveles depositados hace cientos o
miles de años. Un claro ejemplo de este fenómeno en la presencia en el borde de canal
del sector apical del apilamiento de la zona 2, de un banco de ostrea edulis (ostra plana
europea) de más de 200 metros de extensión y con los individuos en posición de vida
(Figs. 223 y 2.24). Junto con estos ejemplares de Ostras aparecen números individuos
de cerastoderma edulis (Verdigones), también articulados (con las dos valvas unidas),
lo que indica que no han sido transportados desde otro lugar. En la figura (Fig. 2.25) se
representa el proceso de ascenso y erosión que ocurre en el sector apical de la zona 2 de
los apilamientos. La presencia de estas comunidades dan idea de condiciones
ambientales muy diferentes a las que se han dado en el estuario del río Tinto en los
últimos cientos de años. Son comunidades situadas en niveles sedimentarios más
antiguos y a mayores profundidades, que han sido elevados por el proceso de ascenso
diapírico y las encontramos en la superficie sedimentaria actual.

53 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.23.-Banco de ostrea edulis en el borde de canal del sector apical del apilamiento de la Zona 2.

Figura 2.24. Detalle del banco de ostrea edulis con individuos articulados con las dos valvas. Se aprecia
también la presencia de individuos de cerastoderma edulis (verdigones) articulados con las dos valvas.

54 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.25.- Modelo de los procesos de ascenso y erosión de sedimentos que ocurre en el sector apilas
de la zona 2 de los apilamientos.

Es de destacar que acumulaciones de conchas de ostrea edule de las mismas


características que las que se encuentran en superficie (Figs 2.23, 2.24 y. 2.26C)
aparecen en testigos recogidos en la zona apical del apilamiento (Fig.2.26A). Estas
acumulaciones pueden llegar a tener más de 4 metros de espesor (Testigo VT-7) y
encontrase a más de dos metros de profundidad (Testigo VT-6).

55 Junio de 2018
A B

VF-6
VF-5
VF-7

500 Cm

400 Cm

300 Cm

200 Cm

C
100 Cm

0 Cm

Figura 2.26.- A) Testigos VF- 5, VF-6 y VF-7, localizados en el sector sur de la zona 2 de los apilamientos.
B) Detalle de ostrea edulis de testigo VF-5 con individuos articulados con las dos valvas.
C) Detalle de ostrea edulis del banco en superficie. D) Detalle de las facies de fangos con ostrea edulis del testigo VF-5.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.4. Deformaciones superficiales en el borde de canal de la marisma de la


Balsa de apilamiento Zona 2.

2.4.1. Introducción.

Los rasgos geomorfológicos de la superficie del fondo de un canal submareal


estuarino son el reflejo de los procesos dinámicos que suceden en el mismo. Algunos de
estos rasgos están producidos por la acumulación de sedimentos debida a la decantación
de materiales finos o a la circulación de sedimentos arenosos como mesoformas de
tránsito (ripples, megaripples y barras), en cambio otros están generados por la erosión
causada en el fondo por las corrientes mareales cuando éste entra en desequilibrio
hidrodinámico. Rasgos no relacionados con erosión y sedimentación pueden también
estar presentes. Es el caso de aquellos procesos ocurridos bajo la superficie que acaban
teniendo un reflejo superficial al generar hundimientos o levantamientos de zonas
determinadas del fondo estuarino. Por supuesto, tampoco debemos olvidarnos de los
procesos generados directamente por la acción humana, como la presencia de objetos
arrojados al fondo, arrastres y dragados.

Por todo lo anteriormente expuesto, un estudio de los rasgos de fondo ha sido


necesario, sobre todo, si se quiere analizar el reflejo en el estuario de cualquier tipo de
modificación dinámica relacionada con la presencia de las balsas de fosfoyesos en el
margen del estuario. Por otra parte, hemos considerado el análisis comparativo de los
rasgos de fondo a través del tiempo, mediante la comparación de datos obtenidos entre
2012 y 2017.

2.4.2. Metodología.

Se ha accedido a los rasgos superficiales mediante la utilización de dos técnicas


diferentes. Por una parte, en 2012 se realizó un mosaico de imágenes de Sonar de
Barrido Lateral, mientras que en 2017 se realizó un levantamiento batimétrico de alta
resolución utilizando una Sonda Multihaz.

El empleo del sonar se fundamenta en la propiedad de reflexión de las ondas sonoras


sobre el fondo. En el caso del Sonar de Barrido Lateral, una pareja de transductores
cerámicos localizados en una sonda con forma de torpedo llamada “pez” se encarga de

57 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

la transmisión de las ondas sonoras y de su recepción, una vez reflejadas sobre el fondo.
La particularidad del Sonar de Barrido Lateral es que en lugar de una sola línea sonora
envía dos haces de ondas (Fig. 2.27), éstos se abren a ambos lados del pez con un ángulo
variable que puede controlarse desde los mandos del sonar manipulando la frecuencia de
las ondas sonoras. Una menor apertura de ángulo se traduce en una menor extensión
lateral del área de análisis y, por tanto, en una mayor resolución.

Figura 2.27.- Fundamento del funcionamiento del Sonar de Barrido Lateral.

La respuesta acústica obtenida dependerá de las propiedades de reflectividad del


fondo y del ángulo en que se dispone la superficie del fondo respecto al haz sonoro, de
tal forma que un relieve orientado hacia el barco dará lugar a una mayor respuesta
acústica, mientras que un relieve inclinado en sentido contrario dará lugar a un área más
clara.

El sonar utilizado es el modelo CM2de la marca C-Max (Fig. 2.28), que trabaja a
una frecuencia de 325 kHz. Esta sonda ha permitido obtener datos superficiales del
fondo a una resolución de 50 metros de anchura a cada banda del barco. Este tipo de
sonda permite una calibración precisa teniendo en cuenta los factores de control

58 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

(salinidad y temperatura) de la zona, que fueron medidos in situ durante la realización de


la toma de sondas. En el frente de las balsas se levantaron 4 líneas de registro paralelas
con una resolución de 50 metros por banda. Las líneas de navegación han sido diseñadas
de tal forma que, de acuerdo con la resolución se consiga una superposición de las líneas
de trazado del 20% a fin de facilitar el montaje del mosaico.

Figura 2.28.- Equipo de Sonar de Barrido Lateral C-MAX CM2 empleado en la campaña de 2012.

Los registros sonográficos han estado en todo momento georeferenciados, al


encontrarse la sonda conectada a un Sistema de autoposicionamiento GPS marca
Garmin modelo E-trex vista que permite un autoajuste de la posición mediante
correcciones por emisora radioterrestre. Esta metodología ha permitido realizar una
carta de itinerario de los trayectos reales realizados durante el sondaje. Hay que tener en
cuenta que durante las campañas el GPS estuvo configurado para la utilización del
datum WGS 84.

Para el levantamiento batimétrico de alta resolución se usó una sonda multihaz


Imagenex Delta T (Fig. 2.29), que trabaja a una frecuencia de 260 kHz. La sonda
multihaz trabaja de una forma muy parecida al Sonar de Barrido, lanzando en este caso
un haz acústico que barre la superficie del fondo en una franja que se extiende a ambos
lados de la embarcación. La diferencia con el Sonar consiste en que la sonda multihaz
ofrece datos numéricos de profundidad para cada en que el haz acústico toca el fondo.
En este caso, se obtuvieron datos cada 50 centímetros. Cada uno de los puntos de
profundidad debe encontrarse georeferenciado, por lo que en todo momento, el sistema

59 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

estuvo conectado a un GPS AgGPS332 y correcciones diferenciales OmniSTAR HP.


De esta forma, cada punto del fondo está caracterizado por tres valores (XYZ),
correspondiendo los dos primeros a su posición geográfica y el tercero a la profundidad.
La preparación de la campaña, adquisición de los datos, postproceso de los puntos de
sonda y edición de los resultados finales se llevó a cabo mediante el software Hypack
Max.

El archivo XYZ fue tratado con el software Surfer 13, que permite un
levantamiento topo-batimétrico en tres dimensiones de alta resolución visual.

Figura 2.29. Transductor y cableado del equipo de Sonda MultihazImagenex Delta T empleado en la
campaña de 2017.

60 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

2.4.3. Rasgos observados en los registros de Sonar de Barrido Lateral en 2012

En el mosaico de Sonar de Barrido Lateral se han podido distinguir rasgos de


fondo de diferente morfología y origen. Quizá el rasgo que más llama la atención en los
registros sea la presencia de unas bandas alargadas en la dirección del canal (N43ºE),
que a veces se presentan completamente rectas, mientras que en otras ocasiones se
presentan ligeramente alabeadas (Fig. 2.30). Estos rasgos corresponden realmente con
estructuras formadas cuando la superficie del fondo va siendo erosionada cortando
capas depositadas en periodos anteriores. Estas capas, al estar constituidas por
materiales de diferente litología (arenas y fangos) sufren una erosión diferencial que va
marcando muy bien la estratificación que se queda al descubierto. Esta interpretación
queda demostrada si observamos un perfil sísmico transversal de esta zona (Fig. 2.31)
donde se observa cómo la superficie del terreno va cortando las diferentes capas.

Figura 2.30.-Registro de Sonar de Barrido lateral en el que se observan bandas paralelas al borde de
canal.

Un rasgo que aparece distribuido por una franja alargada paralela a la


orientación del margen del canal estuarino aparece en el registro como una miríada de
puntos negros (Fig. 2.32). Lo que en el registro aparece como puntos corresponde con
pequeños orificios del terreno que dejan sombras acústicas de morfología redondeada y
extensión reducida. Estos puntos se corresponden a veces con zonas de pequeñas

61 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

elevaciones del terreno en forma de domo, a veces de límites irregulares, pero otras
veces redondeados.

Figura 2.31.- Registro de Sonar de Barrido lateral en el que se observa un gran número de puntos negros
correspondiente con orificios del terreno de dimensiones decimétricas. En la zona superior izquierda se
observan elevaciones suaves con límites irregulares.

En algunos perfiles se observan elevaciones de pequeña altura alargadas en


forma transversal al canal, en dirección NW-SE (Fig. 2.32). Estas elevaciones aparecen
agrupadas en bandas a favor de la pendiente

62 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.32.-Registro de Sonar de Barrido lateral en el que se observan elevaciones y surcos


transversales al borde de canal.

Un último rasgo observable se encuentra en el margen noreste de los registros,


cerca de la tubería que atraviesa el cauce del Tinto hasta Palos de la Frontera. Se trata de
relieves positivos irregulares que se encuentran rodeados de bandas irregulares (Fig.
2.33). Por la irregularidad de la estructura, pensamos que puede tratarse de restos
dejados por el hombre en las inmediaciones de la citada tubería.

63 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.33.-Registro de Sonar de Barrido lateral en el que se observan relieves positivos irregulares
rodeados de bandas irregulares.

2.4.4. Rasgos observados en la batimetría multihaz de 2017

Los rasgos superficiales observados en la batimetría de alta resolución son


diferentes a los observados en los registros de Sonar de Barrido Lateral. Hay que tener
en cuenta que entre ambos registros han transcurrido 5 años y en el fondo han podido
producirse modificaciones debidas a los procesos que ocurren en el canal estuarino,
tanto a nivel de superficie como a nivel de subsuelo. Otras diferencias pueden deberse a
la diferente resolución de ambos registros. A este respecto, hay que tener en cuenta que
el registro de sonar es una imagen de contraste entre zonas más y menos reflectivas y si
existen en el fondo elevaciones muy suaves, éstas no ofrecerán contraste y no se verán
en las imágenes. Por el contrario, el registro multihaz no detecta aquellas estructuras de
dimensiones menores a los 50 cm, esta es la causa de que rasgos como los orificios
decimétricos observados en el Sonar como puntos negros no se observen en el registro
multihaz.

Los datos numéricos de la sonda multihaz han sido tratados con la herramienta
“Relieve sombreado” (Shadedrelief) del software Surfer 13, a fin de obtener una

64 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

representación lo más parecida posible al Sonar de Barrido. La representación de la


zona completa (Fig. 2.33) ofrece una visión de rasgos llamativos a gran escala que
permite determinar zonas de interés para la observación de rasgos a un mayor nivel de
detalle.

Figura 2.33.-Representación de los datos totales del registro de Sonda Multihaz en forma de relieve
sombreado.

Si se observa el extremo noreste de esta representación puede verse con claridad


la existencia de las bandas paralelas ya descritas en los registros de Sonar de Barrido
lateral, si bien, lo que más llama la atención en esta vista del registro completo es la
presencia de una zona abultada en el extremo suroeste del mismo. Esta zona se alarga en
dirección SW-NE adquiriendo forma de triángulo.

Una visión más detallada de esta zona expresada en su batimetría y su relieve


sombreado (Fig. 2.34 A y B) muestra que estos abultamientos tienen una anchura de

65 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

unos 50 metros en dirección NE-SW y una longitud que alcanza los 100 metros en
dirección NW-SE, con una altura nunca mayor a los 60 cm. La superficie de estas
formas, observada en la representación del relieve sombreado (Fig. 2.34 B) es muy
rugosa y difiere de la superficie sedimentaria del resto del registro.

Estos abultamientos no fueron observados en los registros de Sonar de Barrido


Lateral de 2012, existiendo en su lugar relieves en forma de domo mucho más suaves.

Figura 2.34A.-Representación del registro de Sonda Multihaz de la zona suroeste en forma de mapa
batimétrico.

66 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.34 B.-Representación del registro de Sonda Multihaz de la zona suroeste en forma de relieve
sombreado.

En estas representaciones puede observarse también que en el borde superior del


registro existe una zona elevada de alrededor de 0,5 metros de profundidad (bajo el
nivel de la bajamar escorada) que coincide con la orilla del canal que limita con la
marisma que sustenta la balsa 2. La zona elevada se pone en contacto con la zona de
abultamiento a través de un desnivel de 2,5 metros hasta la cota de -3, con una
pendiente alta. Entre este desnivel y la zona abultada se desarrolla una depresión
alargada en la dirección de la orilla. Los puntos más profundos de esta depresión
alcanzan la cota de -3,8 m.

Hacia la zona central del registro, y en los sectores más alejados de la orilla se
puede observar otra zona de abultamientos (Figs. 2.35 A y B). En este caso se trata de

67 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

domos más suaves y separados entre sí, aunque formando un grupo que también se
alarga en forma paralela a dirección del canal. Estos domos presentan en planta una
morfología redondeada y una altura inferior a los 20 cm.

El margen superior de esta zona continúa siendo una orilla de alta pendiente de
unos 2 metros de altura y continúa existiendo una depresión entre esta orilla y la franja
de abultamientos descritos. Esta zona deprimida presenta un relieve muy abrupto e
irregular. Ni este relieve irregular ni los abultamientos fueron observados en los
registros de Sonar de Barrido Lateral realizados en 2012.

Figura 2.35 A.-Representación del registro de Sonda Multihaz de la zona central en forma de mapa
batimétrico.

68 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.35 B.-Representación del registro de Sonda Multihaz de la zona central en forma de
relieve sombreado.

En la zona norte aparece el mismo tipo de estructuras en forma de domos suaves,


sin embargo, el grupo de domos (en este caso formado por sólo dos domos en el área
seleccionada en la figura) aparece en una franja alargada situada justo en el frente del
desnivel de la orilla, estando aquí ausente la depresión descrita en las zonas anteriores
(Fig. 2.36 A y B). Estos dos domos presentan un contorno circular, de diámetro cercano
a los 30 metros y altura de unos 40 cm.

Al Este de la zona representada en la Figura 2.36 se encuentra la zona con rasgos


bandeados ya descrita en los registros de Sonar.

69 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.36 A.-Representación del registro de Sonda Multihaz de la zona norte en forma de mapa
batimétrico.

70 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 2.36 B.-Representación del registro de Sonda Multihaz de la zona norte en forma de relieve
sombreado.

2.4.5. Interpretación de los rasgos superficiales

Tal como se ha expresado en el planteamiento de este estudio, algunos de los


rasgos superficiales pueden deberse a procesos ocurridos bajo la superficie. Así,
hundimientos o levantamientos de zonas determinadas del fondo estuarino pueden
acabar teniendo un reflejo en los rasgos superficiales. En este sentido, un hundimiento
del fondo podría generar un desequilibrio hidrodinámico al aumentar la sección del
canal, lo que redundaría en un aumento de la tasa de sedimentación. Al contrario, un
levantamiento generaría una disminución de la sección de flujo, que tendería a la
erosión.

71 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Para demostrar si alguno de los rasgos observados corresponde con movimientos


de subsuelo, se han combinado los datos de Sonar de Barrido y Batimetría Multihaz con
los perfiles sísmicos. Con esta idea, se ha realizado un bloque diagrama en el que un
perfil longitudinal se ha colocado en su posición respecto a la batimetría cortando una
sección del terreno (Fig. 2.37).

En este diagrama se observa claramente cómo existe una completa concordancia


entre los rasgos superficiales y los rasgos de subsuelo. Entrando en detalle, en la parte
izquierda del diagrama se puede observar cómo los rasgos superficiales descritos como
abultamientos irregulares corresponden con un domo del subsuelo. Una visión más
detallada se representa en la figura 2.38. De igual modo, en la parte central se observa
que los domos circulares alineados en superficie corresponden con estructuras diapíricas
que cortan la estratificación en el corte sísmico del terreno. La visión detallada se
observa en la figura 2.39.

72 Junio de 2018
Figura 2.37.-Bloque diagrama con una representación del registro de Sonda Multihaz cortado por un perfil sísmico.
Figura 2.38 .-Bloque diagrama con una representación
del registro de Sonda Multihaz cortado por un perfil sísmico en la zona sur de la batimetría.
Figura 2.39. Bloque diagrama con una representación del registro de Sonda Multihaz cortado por un perfil sísmico en la zona central de la batimetría.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Los rasgos de bandeado en el fondo longitudinal al canal corresponden


realmente con estructuras formadas cuando la superficie del fondo va siendo erosionada
cortando capas depositadas en periodos anteriores. Estas capas, al estar constituidas por
materiales de diferente litología (arenas y fangos) sufren una erosión diferencial que va
marcando muy bien la estratificación que se queda al descubierto. Esta interpretación
queda demostrada si observamos un perfil sísmico transversal de esta zona (Figs. 2.40 y
2.41) donde se observa cómo la superficie del terreno va cortando las diferentes capas
depositada en periodos dinámicos anteriores.

Figura 2.40. Perfil sísmico en el que se observa cómo la superficie del fondo del canal va erosionando a
las capas previamente depositadas.

76 Junio de 2018
Figura 2.41.- Bloque diagrama 3D que muestra la conexión entre los rasgos superficiales y el perfil sísmico transversal.
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

3. IDENTIFICACION DE DELTAS DE FOSFOYESOS EN EL BORDE


DE CANAL DE LOS APILAMIENTOS DE FOFOYESOS

3.1. Introducción.

Se ha detectado la presencia de deltas de fosfoyesos en los bordes de canal del


margen Oeste del estuario del Rio Tinto. Esta identificación se ha realizado mediante
diversas técnicas que han permitido localizar, dimensionar y evaluar el grado de
evolución de dichas formaciones sedimentarias.

Los deltas se forman por la acumulación de material sedimentario cuando un


flujo acuoso desemboca en otra corriente, originándose un descenso en la velocidad con
la que ambas discurren. Dicha acumulación que suele adquirir forma de triángulo en
planta, aglutina sedimento procedente del terreno por el que discurre el cauce principal
que lo forma y material que transporta la corriente en la que desemboca. Los sedimentos
que forman los deltas aparecen en tres tipos de capas: (Fig. 3.1)

- Capas frontales o foreset Capas frontales (foreset) partículas más gruesas que
se depositan casi inmediatamente, formando capas con pendiente descendente en el
sentido de la corriente.

- Capas de techo (topset) horizontales y delgadas que cubren las frontales y se


depositan durante periodos de inundación.

- Capas de base (bottomset) casi horizontales formadas cuando limos y arcillas


más finos se sedimentan a cierta distancia de la desembocadura.

El grado de evolución de estas formaciones está determinado por la dimensión


que adquiere en el terreno y por el número de canales distribuitarios en el que se
ramifica la corriente principal de la que procede (Fig. 3.1).

En los bordes de canal de las marismas donde se localizan los apilamientos de


fosfoyesos, el canal principal que forman estos depósitos se corresponden con esteros
funcionales al desembocar en el cauce estuarino del río Tinto. El hecho de que se
ubiquen en este sector hace que estén directamente influenciados con los ciclos
mareales que afectan a las zonas estuarinas de la costa de Huelva, y más
específicamente, a las zonas intermareales del estuario las cuales quedan expuestas y
sumergidas siguiendo la dinámica de dichos ciclos mareales.

78 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.1. Partes de un delta y Modelo de evolución.

3.2. Identificación de deltas de fosfoyesos: fotointerpretación y cartografía


de Ortofotografías Aéreas,

Se ha analizado la evolución histórica de ortofotografías de la zona de estudio


procedentes de la red RADIAM de la Consejería de Media Ambiente y ordenación del
Territorio de la Junta de Andalucía. Este estudio está sujeto a la información ambiental
y datos del territorio que ofrece dicho servicio. Para realizar la fotointerpetación de la
evolución se ha analizado las series que se indica a continuación:

- Ortografía BN. 1m 1956-57. Ortografía digital pancromática de Andalucía a partir del


Vuelo Fotogavimétrico nacional BN a escala 1:33.000 de 1956-57, realizado mediante
colaboración del Ejército del Aire de España y la Fuerza Aérea de EEUU (vuelo
americano del 56). Se ha tomado como base cartográfica de la situación anterior al
comienzo de la actividad de apilamiento sobre la zona de marisma.

- Ortografía BN. 0.5m 1977-83. Ortografía Digital Histórica de Andalucía


(pancromátia) a partir del Vuelo fotogramético nacional interministerial BN a escala
1:18.000 realizado entre 1977-78 en Andalucía (Vuelo del IRYDA).

- Ortografía 1984-85 BN 1m. Ortofotografía digital histórica de Andalucía.

79 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

- Ortografía 2001 BN 0.5m. Ortofotografía digital pancromática de Andalucía Año 2001


generada a partir del vuelo fotogramétrico Blanco y Negro a escala 1:200000 entre los
años 2001 y 2002.

-Ortografía 2006-07 Color 0.5m. Ortofotografía color del cuadrante Suroeste de


Andalucía de 0.5m de resolución.

- Ortografía 2013 Color 0.5m. Ortofotografía digital correspondiente a la mitad oeste de


Andalucía y realizados en el año 2013. Este periodo se ha establecido como el punto de
referencia cartográfico correspondiente al cese de la actividad de Fertiberia y posterior
comienzo de las actuaciones de mantenimiento y proyecto de restauración.

A partir del análisis y fotointerpretación de las cartografías se detectan 16 zonas


en el borde de canal de la zona de apilamientos de fosfoyesos donde desarrollan deltas
de fosfoyesos (Anexo V). Estas zonas aparecen en las cartografías de 1977 y 1984, y
puede observarse la evolución en el terreno de dichas acumulaciones a lo largo de esta
serie histórica analizada, así como las dimensiones que adquieren (Fig. 3.2. A y B.). Los
deltas que aparecen expuestos en el borde de canal en estos periodos temporales
aparecen en las 4 zonas donde se produce el emplazamiento de las balsas de fosfoyesos.

Destacar que tal y como se recoge en el informe de Fertiberia de 2016 realizado


por INERCO en el Proyecto EIA constructivo de clausura de las balsas de fosfoyesos
en el apéndice 1.3 correspondiente a la descripción general del sistema de balsas de
yesos, la restauración de las zonas clausuradas y las actuaciones sobre las infiltraciones
detectadas en las balsas, se han realizado con posterioridad a los años 1977 y 1984, y en
zonas topográficamente más altas al emplazamiento de los deltas detectados. En dicho
informe se resume que:

- La zona 1 (área del entorno de las Marismas del Pinar) se realizó antes de su clausura
y regeneración en 1990, el depósito de diverso material de origen industrial, así como
residuos urbanos, cantidades relativamente significativas de cenizas y lodos de pirita y

80 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

81 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.2. (A) Cartografías Históricas a partir de otofotografíasdigitales (B) identificación de depósitos
de deltas, del margen Oeste del estuario del Rio Tinto

la deposición de yesos. La regeneración consistió en el recubrimiento de la


superficie con una capa de suelo arcilloso de unos 30 cm de espesor sobre la que se
plantaron diversas especies vegetales y arbóreas. En dicha actuación no se contempla
los sectores correspondientes a las zonas intermareales de las marismas.

- La zona 2 (área de las Marismas del Rincón) cuenta desde 1997 año en que da
comienzo los procesos de decantación en este sector, con un canal perimetral para la
recogida de potenciales filtraciones y para la recogida de aguas pluviales.

82 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

- La zona 3 (Zona Norte de las Marismas del Rincón) corresponde con un área
totalmente donde se realiza labores de gestión del agua y como balsa de evaporación, en
la balsa de seguridad, rodeada por áreas de yeso de poca elevación y relativamente
planas en los lados norte y este.

- La zona 4 (Marisma de la Medaña) fue utilizada en el inicio de la actividad como balsa


de acumulación de residuos de yeso de la instalación. En esta área se completó un
proceso de recuperación y restauración según el "Proyecto de recuperación de las balsas
de fosfoyeso en la Marisma de Medrana (Huelva)" aprobado por la consejería de Medio
Ambiente. Los terrenos fueron cubiertos con una capa compuesta de diferentes
elementos inertes para posteriormente ser recubiertos con suelo sobre el que se
plantaron diferentes especies vegetales.

Del anexo V adjunto a dicho informe donde se realiza un inventario de estas 16


zonas de depósito de deltas de fosfoyesos, se pueden destacar las principales
características evolutivas y dimensionales en planta: (Fig. 3.3)

- Se observa que los deltas desarrollados en las zonas 1 y 4 son de dimensiones menores
(ocupando una superficie aproximada de 50 x 50 m), que los identificados en la zona 2
(superficie aproximada de 150 x 150 m). Destacar que aquellos que se localizan en el
borde de canal del cauce principal del estuario, adquieren mayor dimensión que
aquellos localizados en las zonas de esteros o en el canal secundario de la zona alta.

- El grado evolutivo de estos depósitos, por el contrario; no está relacionado con su


localización geográfica en referencia al canal principal del estuario. Se ha identificado
deltas con varios canales distribuitarios tanto en el estero del Rincón como en el estero
de la Medaña.

- En un periodo inferior a 8 años la mayoría de los deltas quedan soterrados bajo


sedimentos limosos arcillosos producto de la hidrodinámica en zonas intermareales.

83 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.3. Deltas de fosfoyesos identificados a partir de fotointerpretación en la zona 1(A), en la zona 2
(B) y en la zona 4 (C).

84 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

3.3. Identificación de deltas de fosfoyesos in situ.

En los últimos 30 años, el estuario del Río Tinto ha sido uno de los principales
marcos de estudio del grupo de investigación que emite este informe, enmarcado dentro
de diversos proyectos de investigación. La primera evidencia en campo de la presencia
de este tipo de depósito en los bordes de canal de las marismas del estuario se capturó
en imágenes en el año 1992. En la figura 3.4 puede observarse un delta de fosfoyesos
expuesto en superficie localizado en la zona 1 cuyas dimensiones superan los 100 m de
longitud y abarca todo el borde de canal de la zona de marisma en marea baja viva.

Figura 3.4. Fotografía de un delta de fosfoyeso en superficie localizado en la zona 1. Año 1992.

85 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.5. Fotografía de deltas


de fosfoyesos tomadas en el año
2001 en el borde de canal de la
zona 2. A) delta d4, B y C) delta
d5 y D) delta d9.

86 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

En el año 2001 durante una campaña de campo realizada en junio de ese año, los
deltas d4 y d5 correspondiente a la zona 2 estaban expuestos en superficie (Fig. 3.5),
ambos deltas presentaban alto grado de evolución (elevado número de canales
distribuidores bien desarrollado) y área en superficie que ocupaban superaban los 100
m. En la misma zona, pudo identificarse el delta d9 (Fig. 3.5 (D)), cubierto en su
totalidad por una capa de fangos estuarinos de unos 25 cm de espesor, quedando sólo
visible en zonas puntuales donde los canales distribuitarios de los deltas habían disuelto
parcialmente dicho material originando cavidades por donde transcurría la corriente
sobre el borde de canal.

Durante el mismo muestreo se pudo acceder a las zonas topográficamente más


altas en los deltas donde sólo alcanzan las pleamares vivas,(Fig. 3.6 (A y B). Pudo
observarse que los deltas estaban colonizados por especies vegetales típicas estuarinas
de marisma (p.e. espartinas).

Se trazaron perfiles transversales en los lóbulos que forman los deltas de


fosfoyesos y se distinguió una estructura interna típica de este tipo de depósitos, así
como la presencia de intercalaciones de fosfoyesos con otros materiales adyacentes
como cenizas de pirita que describen laminaciones de diferentes espesores (Fig. 3.6 (C)
y (D)). Fotografía de detalle de estas laminaciones evidencian estructuras de escape de
fluidos y dirección de corriente entre ambos materiales.

87 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.6. Fotografía de


deltas de fosfoyesos tomadas
en el año 2001 en el borde de
canal de la zona 2. A) deltas
de fosfoyesos en zona
supramareal y C) detalle
transversal de delta de
fosfoyeso con laminaciones
con cenizas de pirita y D)
detalle de laminación interna
de deltas de fosfoyesos y
estructuras de escape de
fluidos.

88 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Más recientemente, durante un muestreo realizado en diciembre del 2016 el


delta identificado en este informe como d9 se observa como el canal principal del delta
aún sigue activo, y se aprecian los canales distribuidores que generaron dicho depósito
(Fig. 3. 7(B)). En la Figura3. 7(B) se observa que aparece totalmente cubierto por
sedimentos fangosos típicos de borde de canal, que llegan a alcanzar espesores de 60
cm. Fotografías de detalles de estos depósitos siguen mostrando la estructura interna
con laminaciones con cenizas de pirita y estructuras de escape de fluidos. Fig. 3. 7(C y
D).

Figura 3.7. Fotografía de deltas de fosfoyesos tomadas en diciembre del 2016 en el borde de canal de la
zona 2. A) canal principal del delta de fosfoyeso d9 totalmente cubierto por sedimentos estuarinos y B)
detalle transversal de delta de fosfoyeso con laminaciones con cenizas de pirita C y D) detalle de
laminación interna de deltas de fosfoyesos y estructuras de escape de fluidos.

89 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

El pasado mes de Mayo se realizó una campaña de campo con el objetivo de


realizar un reconocimiento visual in situ de los principales deltas de la zona 1 y 2,
durante un ciclo de con un coeficiente mareal elevado. Bajo estas condiciones, quedan
expuestos una gran superficie de los bordes de canal de las marismas.

En la zona 1, el delta de fosfoyeso identificado como d7 queda expuesto casi en


su totalidad, (Fig. 3. 8.a), identificando dos canales principales que forma el depósito y
los canales distribuidores. En el canal principal a la altura del talud erosivo que limita el
borde de canal con la marisma, se pudo observar la corriente procedente del interior de
la marisma, correspondiente al flujo de pleamar que se penetra en el interior durante el
ciclo de pleamar.

La misma estructura y depósitos pudo observarse en la zona 2, correspondiente


al delta de fosfoyeso identificado como d4, (Fig. 3. 8b) el cual se encontró parcialmente
cubierto de fangos limosos estuarinos.

90 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.8a
Fotografía de
deltas de
fosfoyesos d7
tomadas en
Mayo del 2018
en el borde de
canal de la
zona 1 .

91 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.8b
Fotografía de
deltas de
fosfoyesos d4
tomadas en Mayo
del 2018 en el
borde de canal de
la zona 2.

92 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

3.4. Identificación de deltas de fosfoyesos: Sísmica de reflexión.

Se han analizado los perfiles sísmicos transversales y longitudinales al cauce


principal del estuario del río Tinto, realizados durante la campaña sísmica de reflexión
del 2016. De aquellos perfiles localizados en torno a las zonas de depósitos de
fosfoyesos identificadas en el apartado 3.2. se han establecido la disposición interna o
sets, que presentan los deltas en profundidad y sus dimensiones. De las 16 zonas
identificadas se presentan en este informe el estudio correspondiente a los deltas d4 y
d7.

3.4.1. Estructura interna del delta d7 (Zona 1)

Como se observa en la figura 3.9, los perfiles transversales realizados en el


entorno a este depósito son los transversales 12 al sur, y 13 al norte. Las dimensiones de
las capas de foreset que forman este delta presentan morfología típica lenticular
progradante hacia el canal variando considerablemente en dimensión; se introduce unos
350 m hacia el canal en la zona sur y 150 m en el norte. Sin embargo, el espesor que
presentan en la zona más cercana al borde de canal alcanza los 5 m de potencia en el
perfil 13 (más al norte) y 4 m en el perfil 12.

93 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.9. Localización y dimensiones del delta d7. Perfiles sísmicos transversales realizados en torno a
la posición de dicho delta.

94 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

3.4.2. Estructura interna del delta d4 (Zona 2)

Las dimensiones de las capas del foreset que forman este delta, presentan una
morfología inclinada progradante y se extiende hacia el canal entre 90 - 150 m. (perfiles
17 y 18 Fig. 3.10). Transversalmente al canal y por lo tanto al delta de fosfoyeso, estos
depósitos se identifican incluso en perfiles realizados a 100m del borde del canal (perfil
4 Fig, 3,10), en este transepto aparece en el registro con longitudes transversales de 500
m. En estos perfiles transversales se observa las roturas del reflector indicando la
posición de los canales distribuitarios del delta, siendo más numerosos en el perfil más
cercano a la orilla del canal y disminuye considerablemente en número hacia el centro
del mismo.

95 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3.10. Localización y dimensiones del delta d4. Perfiles sísmicos transversales y longitudinales
realizados en torno a la posición de dicho delta.

3.4.3. Identificación de otros deltas de fosfoyesos

Esta técnica nos ha permitido identificar otros depósitos de deltas de fosfoyesos


desarrollados en los bordes de canal que no se ha podido detectar mediante cartografía
de ortofotos aéreas al estar limitada por los vuelos disponibles de la zona, unido a que
trabajamos en una zona muy dinámica desde el punto de vista sedimentario. Los deltas
de fosfoyesos quedan expuestos y sumergidos en periodos temporales muy cortos y
sujetos a ciclos mareales y episodios de temporales.

Un ejemplo de este caso es el perfil transversal 10 (Fig. 3.11 (A)), realizado en


la zona 1, coincidiendo con un estero funcional de gran dimensión identificado en la

96 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

cartografía base anterior al comienzo de la actividad de Fertiberia y de la acumulación


de fosfoyesos sobre las marismas (1956). No se ha identificado el desarrollo de deltas
asociado a este estero mediante la fotointerpretación de las diferentes cartografías
históricas analizadas, sin embargo en el perfil sísmico se observa las capas de
foresetprogradante hacia el interior del canal estuarino, indicando la presencia de este
tipo de depósito bajo los sedimentos estuarinos de borde de canal. (Fig. 3.11 (B))

Figura 3. 11. A) Localización del perfil transversal 10 sobre cartografía de los esteros funcionales en la
zona 1 anterior al comienzo de la actividad de Fertiberia. B)Perfil transversal 10 (1956) .

97 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

3.5. Identificación de deltas de fosfoyesos: Análisis del registro


sedimentario.

El pasado mes de Mayo se realizó un muestro específico en los deltas


identificados como d7 (zona 1) y d4 (Zona 2) (Fig. 3.12). Para ello se decidió elegir una
situación de bajamar con alto coeficiente de marea con el fin de poder visualizar la
mayor extensión del borde de canal de las marismas a explorar.

Figura 3. 12. Localización de los puntos de muestreo de testigos cortos en relación con los canales
principales de los deltas de fosfoyesos A) Testigo dT-7 en borde de canal sobre el que se desarrolla el
delta d7. B) Posición del testigo dT-4 en borde de marisma donde se localiza el delta d4.

98 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Con el objetivo de realizar un primer reconocimiento de la disposición y


extensión que presentan en la actualidad estas estructuras en el registro sedimentario, se
seleccionaron dos puntos de muestreo siguiendo las siguientes consideraciones:

- Realizar la testificación en deltas que actualmente se encuentren total o parcialmente


cubiertos por fangos estuarinos.

- Actuar tanto en un zona restaurada y revegetada no incluida en las actuaciones


asociadas al Proyecto de clausura presentado por FERTIBERIA, como en el sector de
mayor apilamiento de residuos.

- Analizar un sector distal al canal principal de los deltas correspondiente a zonas


intermareales con escaso grado de exposición y un sector de marisma salada cercano al
límite con el borde de canal.

Siguiendo estos criterios se tomaron dos testigos cortos de aproximadamente


160 cm de longitud. Como se observa en la figura 3.12 (A), la zona de muestreo del
testigo Td7 corresponde al delta identificado en este informe como d7, localizado en la
zona 1 en un punto distal al estero principal y en borde de canal. El testigo Td4, sin
embargo, se muestreó en el límite entre la marisma salada y el borde de canal en las
inmediaciones del delta d4 (Fig. 3.12(B)), desarrollado en la zona 2, correspondiente a
una cota en la cual sólo es alcanzada por mareas extremas.

Tras el análisis de la secuencia sedimentaria que presentan ambos testigos, se


observa que:

- En el testigo Td7 (Fig. 3. 13(A)) aparece una capa de fosfoyesos con laminaciones de
otros materiales industriales depositados sobre las marismas de la zona 1 (ceniza de
pirita) de más de 50 cm de espesor. Esta capa se encuentra entre materiales fangosos
con alto contenido en materia orgánica y elevado grado de bioturbación,
correspondiente a facies típicas de borde de canal. Es de destacar la presencia de una
capa inferior fangosa correspondiente al depósito de evento de alta energía.

- El registro que se ha obtenido en el testigo Td4 (Fig. 3.13(B)) proporciona una


secuencia típica completa desde el punto de vista sedimentario de evolución del estuario

99 Junio de 2018
I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

del río Tinto. Tal y como se


observa en la figura, en la zona
inferior aparecen materiales
correspondientes a zona de
canal con bioturbación y
organismos en posición de
vida, mientras que la zona
superior o de techo
corresponde a sedimentos
fangosos de marisma salada.
Esta secuencia evolutiva
característica de este estuario,
se ve alterada por la presencia
de una capa de un espesor
centimetrito de fosfoyesos, que
coincide con la desaparición de
la bioturbación, indicando el
inicio de la extinción de
especies en el estuario.

Figura 3. 13. A) Testigo dT-7. B)


Testigo dT-4.

100 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

3.6. Implicaciones ambientales.

En el informe de Fertiberia de 2016 realizado por INERCO en el Proyecto EIA


constructivo de clausura de las balsas de fosfoyesos en el apartado 1.2. se recoge la
sentencia judicial que indica:

"Dentro del procedimiento sobre la caducidad de la Concesión Administrativa


de FERTIBERIA, la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del
MAGRAMA, dentro de la encomienda realizada por la Sala de lo Contencioso
Administrativa de la Audiencia Nacional, se solicita a FERTIBERIA estudios
complementarios al Proyecto, al objeto de valorar su idoneidad".

Uno de los aspectos que debía ser evaluado en estudios complementarios estaba
dirigido a La hidrogeología de la red de drenaje. Dicho estudio fue realizado en 2015
por EPTISA y revisado por INERCO con posterioridad.

Presentado este estudio a entidades externas que actuaban como consultores


(IGME y EMGRISA), éstos indican la idoneidad del modelo hidrogeológico del
sistema.

En el apartado 1.2 del EIA del proyecto, dentro de las Operaciones previas a la
clausura y evolución del agua presente en el sistema de las balsas, se describe desde el
punto de vista hidrogeológico el emplazamiento del apilamiento de los vertidos. En
dicho texto se describe:

La superficie sobre la que comenzaron a verterse los fosfoyesos estaba


constituida en su mayor parte por materiales fangosos, cubiertos por la vegetación de
bajo porte típica de estos ambientes de marisma, y surcada por canales de marea o
pequeños esteros de anchura métrica por los que se producía el principal trasiego de
agua del estuario entre a bajamar y la marea alta. Estos canales conforman una red
dendrítica con canales principales afluentes y subafluentes.

Una sección vertical de los depósitos de marisma presenta un predominio de


materiales fangosos y arcillosos salpicado por lentejones de arenas y gravas, más o
menos extensos e interconectados, correspondientes a los paleocanales de marea.

Se describen cuatro unidades hidroestratigráficas:

101 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

- UH Fosfoyesos: al no poder establecer la estructura interna real del


apilamiento se considera la totalidad de los mismos como un único conjunto

- UH Marisma: Formada por materiales prácticamente impermeables presentes


en los depósitos de marisma (fangos, arcillas y limos arcillosos correspondientes a las
llanuras de inundación)

-UH Nivel arenoso: Constituido por el nivel arenoso más superficial intercalado
en la UH Marisma, correspondiente a canales y esteros mareales antiguos.

- UH Niveles de gravas profundas: Constituido por un par de niveles de gravas


y conglomerados que corresponden a depósitos de carácter fundamentalmente fluvial,
el más profundo de los cuales es de edad pleistocena y se emplaza para toda la
extensión del emplazamiento del apilamiento, bajo el prisma sedimentario de a
marisma y por encima de las margas azules impermeables.

En el apartado correspondiente a la influencia de la marea sobre los niveles de


agua en el emplazamiento ya se destaca que:

Durante la marea alta, el agua llega a alcanzar la base del apilamiento de


fosfoyesos. Las oscilaciones de la marea también afectan a los niveles piezométricos de
los niveles de gravas y arenas correspondientes a los materiales pleistocenos y a los
paleocanales holocenos. La distancia entre el emplazamiento y los puntos en los que
estos niveles entran en conexión hidráulica con el río o el mar, junto con la
permeabilidad de los materiales arenosos provoca que las oscilaciones de la marea se
reflejen en los piezómetros que atraviesan los depósitos de marisma de forma desfasada
y amortiguada.

En el modelo conceptual de funcionamiento hidrogeológico del sistema formado


por el apilamiento de fosfoyesos y los materiales donde se depositan, se describe desde
un punto de vista general que:

El emplazamiento de los fosfoyesos se comportaría como un acuífero multicapa


subhorizontal en el que los niveles permeables (el propio apilamiento de los fosfoyesos
y los diferentes niveles de arenas y gravas de la marisma y pleistocenas) se encuentran

102 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

separados por materiales poco permeables que actúan como acuitardo (los fangos y
arcillas de la marisma).

Los canales arenosos presentes en los depósitos de marisma las gravas actuarán
como colectores del agua subterránea que se filtra a estos depósitos desde los
fosfoyesos, debido a su permeabilidad varios órdenes de magnitud respecto a los fangos
y arcillas. La mayor parte de esas filtraciones se canaliza, lógicamente, a través de los
niveles arenosos superiores los más cercanos al apilamiento.

La circulación del agua a través de los paleocanales está regida, por la


influencia mareal, cuyo nivel oscila en torno la cota media del nivel del mar y, de la
transmisión del nivel piezométrico correspondiente al apilamiento de los fosfoyesos. El
efecto combinado de estas acciones es el flujo de ida y vuelta en su interior con una
resultante neta final de flujo hacia el estuario o el mar

En el apartado 1.5de dicho proyecto de clausura, se contempla la necesidad de


actuación y sellado de los canales mareales para eliminar la conexión hidráulica de las
unidades arenosas con el cauce principal. La presencia de unidades arenosas en el
sistema constituye paleocanales que en contacto con los actuales canales mareales y
esteros pueden formar descargas al estuario dependiendo de los ciclos de pleamar y
bajamar. Sin embargo, este plan de actuación sólo abarca la zona 2 y 3, no teniendo en
cuenta la red de drenaje de las zonas 1 y 4, aunque actualmente se consideren zonas
restauradas.

La presencia de los deltas de fosfoyesos identificados en los bordes de canal


supone dos implicaciones ambientales no contempladas en ninguno de los informes y
proyectos presentados anteriormente que analizan los impactos ambientales y
restauración de la zona donde se ubican las balsas.

Estas implicaciones están relacionadas con el grado de permeabilidad del


conjunto de los fosfoyesos (descrita en el informe de INERCO del 2016 mediante una
modelización numérica como una permeabilidad horizontal de 5 E-07 m/s y vertical de
5E-08 m/s) y de los fangos estuarinos que forman las marismas, los cuales como ya se
recoge en el informe presentado por INERCO, son de carácter prácticamente
impermeable. En este trabajo se ha identificado la presencia de al menos 16 zonas de

103 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

depósito de deltas de fosfoyesos asociados a canales mareales y esteros funcionales.


Tanto los canales como los depósitos deltaicos están formados por fosfoyesos en
alternancia con capas de cenizas de piritas ocasionalmente, y se desarrollan sobre
fangos de permeabilidad escasa o nula, e incluso llegan a estar cubiertos por los
mismos. Esta situación favorece una circulación preferencial del flujo mareal dirigido
hacia el interior de la marisma que afecta a la red de canales mareales dendríticos que se
extiende hacia los sectores centrales de las marismas. (Fig. 3. 14)

Otro factor a tener en cuenta es la extensión que alcanzan estos depósitos hacia
el interior del canal principal del estuario del río Tinto. Se ha identificado deltas bien
desarrollados con canales distribuitarios cubiertos actualmente por fangos estuarinos,
que alcanzan espesores kilométricos, anchura sobre el borde del canal de más de 500 m
y que se extienden a más de 200 m hacia el canal. Estas formaciones pueden actuar
como acuíferos que conecta directamente el cauce principal del estuario con los
apilamientos de fosfoyesos.

104 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 3. 14. Canales mareales y red de drenaje de la marisma previos al vertido, afectada por los
depósitos deltaicos de fosfoyesos.

105 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

4.- ESTUDIO DE LA AFECCIÓN DE LAS BALSAS DE FOSFOYESOS


POR PARTE DE LAS MAREAS Y LAS OLAS. COTAS ALCANZADAS POR
LAS MAREAS EXTREMAS DEL CICLÓN EMMA.

4.1. Introducción.

Uno de los interrogantes que se ha planteado desde la llegada de la sucesión de


temporales que llegó a partir del 1 de marzo de 2018 (Emma, Félix, Gisele y Hugo) es si
los niveles alcanzados por las mareas meteorológicas habían logrado alcanzar las cotas
de base de las balsas de fosfoyesos. Este interrogante se planteó al haberse alcanzado en
la costa abierta cotas inusuales que afectaron a muchas de las estructuras humanas
situadas en la primera línea de costa. Estas cotas fueron realmente excepcionales y se
aludió a la coincidencia de varios factores extremos como fueron: una pleamar viva de
coeficiente 106, un cinturón de bajas presiones, fuertes vientos del suroeste, grandes
olas de mar de fondo.

El efecto de las bajas presiones se manifiesta directamente en la elevación del


nivel marino por encima de los noveles teóricos, de tal forma, que por cada milímetro
de mercurio que baja el barómetro sube el nivel del mar 14 milímetros. El viento y la
llegada de olas de mar de fondo se manifiesta en un apilamiento de los trenes de olas en
la costa, con la consiguiente sobre-elevación. Esta sobre-elevación es más difícilmente
cuantificable. El efecto conjunto de la sobre-elevación por viento y por depresión
atmosférica se conoce como marea meteorológica, que en este caso sobre-eleva el nivel
marino por encima de la cota teórica de la pleamar viva. En el interior de estuarios
habría que tener en cuenta además que esta sobre-elevación marina obstaculiza la salida
del caudal fluvial, que precisamente es alto en esos momentos al venir asociadas a las
bajas presiones fuertes precipitaciones en la cuenca de drenaje.

Así pues, las preguntas que nos planteamos son varias:

1) ¿Ha quedado cuantificada la sobre-elevación de niveles causada por estos


fenómenos atmosféricos en la Costa de Huelva?

2) ¿Pueden calcularse las cotas alcanzadas por esta sobre-elevación en el


interior del estuario del Tinto a la altura de las balsas de fosfoyesos?

3) ¿Han alcanzado estos niveles las cotas de base de los fosfoyesos?

106 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

4) En caso afirmativo ¿Han actuado olas sobre el frente de las balsas?

5) ¿Han quedado registradas de alguna manera las cotas alcanzadas por la


marea meteorológica en el frente de fosfoyesos?

Se realiza este capítulo para dar respuesta en lo posible a estas preguntas.

4.2. Cotas alcanzadas en el estuario del Tinto durante el ciclón Emma.

De todos los ciclones que llegaron sucesivamente durante el mes de marzo, sólo
Emma coincidió con pleamares vivas de una marea de coeficiente 106. La respuesta a la
primera de las pregunta es sí ya que los niveles de marea han quedado registrados en el
mareógrafo del puerto deportivo de Mazagón. Los datos ofrecidos por Puertos del
Estado para esta estación de medida registraron una sobre-elevación de la marea real
sobre la marea astronómica (teórica) de entre 22 y 60 centímetros (Fig. 4.1).
Afortunadamente, la máxima sobre-elevación no se dio en los momentos de la pleamar,
sino a las 5 de la mañana, coincidiendo con un momento de marea intermedia.

Figura 4. 1. Gráfico de los niveles alcanzados por la marea real (línea roja continua) frente a los
teóricos esperados para la marea astronómica (línea roja punteada) y sobre-elevación de la marea
meteorológica (línea azul).

107 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Desafortunadamente,, no hay estación de registro de niveles marinos en zonas


del interior del estuario del Tinto cercanas a las balsas de fosfoyesos, sin embargo, se
puede realizar una estimación de las cotas teóricas alcanzadas con datos de reales de
propagación mareal obtenidos en mareas vivas de coeficiente similar. Medidas de
mareas de dimensiones similares fueron obtenidas por el Grupo de Geología Costera los
días 25 de octubre de 1995, 19 de septiembre de 2001 y 16 de abril de 2003, tomando
medidas simultáneas en Mazagón, La Rábida y Tubería de Palos (al final de la balsa 2).
Todas estas medidas se realizaron en días donde la influencia de las presiones
atmosféricas y del viento fue despreciable y todas ellas ofrecieron valores similares de
desfase horario e incremento de altura al propagarse la marea hacia el interior del
estuario.

Así, se determina que en mareas de coeficiente 106 existe un desfase horario de


unos 24 minutos entre la llegada de la pleamar al puerto deportivo de Mazagón y a la
tubería de Palos. En este caso, en el tramo que se sitúa entre el puerto y La Rábida el
desfase es de 15 minutos, empleándose los 9 restantes en recorrer el tramo hasta la
tubería. La rápida velocidad de desplazamiento de la onda mareal en este tramo de
estuario se debe a la existencia de un único canal y a la amplitud y profundidad del
mismo. En cuanto a la altura, las cotas máximas alcanzadas por las pleamares en la
tubería de Palos son entre 9 y 12 centímetros inferiores que las alcanzadas en Mazagón.

Con estos datos previos se ha interpolado una curva teórica de alturas en la


tubería de Palos, al final de la balsa 2 (Fig. 4.2).

108 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 4.2. Gráfico de los niveles alcanzados por la marea real en el Puerto Deportivo de
Mazagón (línea roja continua) y niveles teóricos propagados hasta la tubería de Palos (línea verde
punteada).

Esta interpolación asigna cotas teóricas de 2,03 metros sobre el nivel medio de
mareas a los niveles alcanzados en las balsas a la altura de la tubería durante la pleamar
de la noche del 1 de marzo, alrededor de las 3 de la mañana. Ahora bien, al ser ésta una
propagación teórica sin influencia del viento, ni de las presiones atmosféricas, ni de los
caudales del río tinto, es de entender que las cotas reales alcanzadas debieron ser
mayores.

Al encontrarse la base de las balsas en las zonas 2 y 3 a una cota de 2,00 metros,
podemos afirmar que el nivel de la marea durante la pleamar del día 1 de marzo sí
alcanzó teóricamente las balsas.

109 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

4.3. Sobre-elevación por caudal fluvial.

En el mismo momento en el que la costa se veía afectada por el cinturón de bajas


presiones del ciclón Emma, las lluvias originadas por éste estaban precipitando en la
cuenca del Tinto aumentando su caudal. Los caudales fluviales cada media hora están
reflejados en la tabla 4.1.

Hora Altura (m) Hora Altura (m)


0:00:00 1,07 12:00:00 2
0:30:00 1,09 12:30:00 1,92
1:00:00 1,09 13:00:00 1,83
1:30:00 1,08 13:30:00 1,75
2:00:00 1,07 14:00:00 1,67
2:30:00 1,07 14:30:00 1,62
3:00:00 1,06 15:00:00 1,56
3:30:00 1,06 15:30:00 1,52
4:00:00 1,11 16:00:00 1,49
4:30:00 1,24 16:30:00 1,47
5:00:00 1,31 17:00:00 1,44
5:30:00 1,37 17:30:00 1,41
6:00:00 1,42 18:00:00 1,37
6:30:00 1,52 18:30:00 1,34
7:00:00 1,68 19:00:00 1,31
7:30:00 1,85 19:30:00 1,29
8:00:00 1,95 20:00:00 1,26
8:30:00 1,96 20:30:00 1,24
9:00:00 1,94 21:00:00 1,22
9:30:00 1,97 21:30:00 1,2
10:00:00 2,06 22:00:00 1,18
10:30:00 2,11 22:30:00 1,16
11:00:00 2,11 23:00:00 1,14
11:30:00 2,07 23:30:00 1,12
Tabla 4.1.- Valores de cota de agua en el río Tinto cada media hora durante el día 1 de marzo de 2018.

En la citada tabla se aprecia cómo las máximas alturas se alcanzaron a las 10:30
de la mañana, cuando se alcanzaron cotas de agua de 2,11 m y manteniéndose los
caudales máximos durante más de dos horas. Estos caudales máximos se produjeron
coincidiendo con condiciones de media marea ascendente en el estuario. A la hora de la
pleamar en el frente de las balsas (15 horas) existía aún un caudal fluvial elevado, con
una cota de agua de 1,56 m.

Esta coincidencia de caudales máximos con marea ascendente produjo una


situación en la cual los caudales fluviales no pudieron ser evacuados al hacer la marea
entrante de tapón dinámico. Estas condiciones conllevan una sobre-elevación teórica de

110 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

los niveles de agua en el estuario de al menos 40 cm, teniendo en cuenta que la sección
de flujo en el frente de las balsas presenta una longitud de 1430 metros.

4.4. Registro de las cotas alcanzadas en el frente de las balsas.

Hasta este punto, todo lo anteriormente expuesto no es sino lo aportado por


cálculos matemáticos para interpolar a las zonas internas del estuario los datos
obtenidos fuera del mismo. Queda, no obstante, la duda de si los cálculos son correctos
y ha quedado registrado de alguna manera el alcance de los niveles de agua a las cotas
indicadas. Para comprobar si quedaron registrados estos niveles en el frente de las
balsas nos desplazamos a la zona situada entre las balsas 2 y 3 durante la pleamar del
día 1 de abril de 2018, con un coeficiente de 100, algo menor al día 1 del mes anterior,
aunque sin influencia del viento ni de caudales altos.

En el momento de la pleamar se observó que la zona de la marisma más baja


quedaba inundada, aunque el nivel del agua quedaba unos 70 centímetros por debajo de
la zona alta de la marisma situada frente a la balsa 2, que quedaba así expuesta (Fig.4.
3). Sin embargo, el nivel frontal de la balsa 3 sí fue alcanzado por el nivel de agua de la
pleamar del 1 de abril (Figs. 4.4 y 4.5).

111 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 4. 3. Cota máxima alcanzada por la pleamar de coeficiente 100 del día 1 de abril de 2018
frente a la balsa 2.

Figura 4.4.-Cota máxima alcanzada por la pleamar de coeficiente 100 del día 1 de abril de 2018
frente a la balsa 3.

112 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 4.5. Cota máxima alcanzada por la pleamar de coeficiente 100 del día 1 de abril de 2018
en el frente de la balsa 3. Se observa cómo el agua cubre parte del frente de yesos.

113 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Durante esta inspección se pudo observar también cómo quedaban restos de


vegetales secos apilados en forma lineal en el frente de las balsas a varios niveles (Fig.
4.6). Estos cordones de acumulación fueron depositados a diferentes cotas superiores a
la del día 1 de abril durante las pleamares vivas de las semanas anteriores a ese día, es
decir, las pleamares vivas de los días 1 y 19 de marzo.

Figura 4.6. Cordones de restos vegetales depositados los días 1 y 19 de marzo de 2018 en el
frente de la balsa 3.

Otra de las evidencias de que esta franja quedó sumergida por estas mareas es la
presencia de una costra de precipitación que cementa la superficie del terreno por
debajo de los cordones de restos vegetales (Fig. 4.7). Esta costra se formó por
precipitación química durante la desecación de los niveles inundados que tuvo lugar con
posterioridad a la inundación mareal. La costra es también una muestra del intercambio
químico entre los yesos y el agua de la ría que se produce durante las inmersiones.

114 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 4.7. Costra formada por precipitación química relacionada con desecación posterior a la
inundación mareal en el frente de la balsa 3.

115 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

4.5. Actuación de olas sobre el frente de las balsas.

Contestadas las primeras preguntas, queda ahora por abordar si es posible que
durante los momentos de pleamares extremas actúen olas sobre el frente de las balsas.
Dado que no es posible que las olas de mar de fondo ni las generadas por viento en la
costa abierta penetren en el estuario, para abordar esta cuestión hay que tener en cuenta,
dos factores: 1) La existencia de viento y su intensidad a la hora de las pleamares y 2) la
posible generación de olas en el interior del estuario.

Los vientos registrados en la costa (faro del Espigón Juan Carlos I) a la hora de
las pleamares fueron vientos fuertes que superaron los 57 km/h (15,8 m/s). Dándose
además la circunstancia que las mayores rachas de viento se produjeron justo después
de horas de las pleamares, cuando la marea comenzaba a bajar (Fig. 4.8, línea amarilla).
En la costa abierta, este viento contribuyó a incrementar las dimensiones de las olas de
mar de fondo que durante ese periodo iban llegando a la costa procedentes de mar
abierto, alcanzándose las condiciones de oleaje máximo una hora después de la pleamar
de la tarde del día 1 de marzo (15 horas). Durante ese momento, llegaron al espigón
Juan Carlos I olas con una altura significante Hs cercana a los 6 metros (Fig. 4.8, línea
roja). Estas olas fueron fotografiadas por las cámaras de la torre de control del Puerto
Deportivo de Mazagón y su altura logró rebasar el nivel de la escollera del espigón (Fig.
4.9).

No obstante, se observa en esta fotografía cómo estas olas no fueron capaces de


entrar en el estuario ni de propagarse hacia su interior y, por lo tanto, no pudieron haber
afectado en ningún caso al frente de fosfoyesos.

116 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 4.8.- Gráfico de Velocidad del Viento (línea amarilla) y altura de olas (línea roja) en el faro del
Espigón Juan Carlos I.

Figura. 4.9.- Fotografía del oleaje de la tarde del 1 de marzo de 2018 rebasando la escollera del Espigón
Juan Carlos I. En primer plano el espigón de entrada al Puerto Deportivo de Mazagón.

A pesar de que las olas llegadas de mar abierto nunca pudieron afectar al interior
del estuario, cabe la posibilidad de que los vientos pudieran generar olas en el interior
del estuario del Tinto. Se da la circunstancia de que la procedencia de los vientos es del
tercer cuadrante, más concretamente del ru.mbo N247º (Fig. 4.10) y esta orientación es

117 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

casi paralela a la dirección del tramo bajo del estuario del Tinto (N43ºE). Esta
coincidencia proporciona al viento un fetch de más de 6 kilómetros para generar olas en
el interior del estuario.

Figura 4.10.- Rosa de los vientos construida con los datos del 1 de marzo en la estación del faro del
Espigón Juan Carlos I.

La altura de las olas es función de la longitud del fetch y de la velocidad del


viento y se puede calcular empíricamente. En este caso se ha utilizado el método SMB
(Sverdrup-Muk-Bretschneider) con las revisiones de Hasselman (1973), usando el
ábaco incluido en el Shore Protection Manual. Según sus autores, esta forma de cálculo
está especialmente indicada en los casos en que se precisa una estimación rápida de los
datos de oleaje. Su uso se limita a los casos en que la geometría del espejo de agua es
bastante regular cuando el fetch y la duración del viento son limitados. Partiendo de los
datos de fetch y velocidad del viento, el tercer dato necesario es el factor de esfuerzo del
viento UA que se obtiene a partir de la velocidad del viento mediante la expresión:

UA = 0,71 (U)1,23

118 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Utilizando el ábaco de estos autores (Fig. 4.11), para un fetch de 3600 metros,
una velocidad de viento de 15,8 m/s y un factor de esfuerzo de 21,16 en el interior de
este estuario pueden generarse olas de hasta 0,84 metros. De hecho, durante algunas de
las campañas realizadas se han observado olas de hasta 0,5 metros frente a las balsas en
condiciones bastante inferiores de velocidad de viento (Fig. 4.12).

0,9
0,8

m
m

Figura 4.11. Ábaco de cálculo de la altura máxima de Hs generable en aguas someras en función del
fetch y el factor de esfuerzo (Shore Protection Manual, US).

119 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 4.12. Fotografía de olas de 0,5 metros generadas en el interior del estuario frente a las balsas de
fosfoyesos.

Un último aspecto a analizar es la capacidad de retrabajo de estas olas en los márgenes


del canal estuarino. Dado que la llegada de estos trenes de olas se produce de forma
longitudinal al canal, no se producen rompientes transversales al mismo, sino un
rompiente progresivo que se propaga hacia el interior. Hay que tener en cuenta que este
rompiente tiene un fuerte carácter disipativo al tratarse de orillas de muy baja pendiente,
tanto más cuando al actuar en pleamares el rompiente tiene lugar en zonas vegetadas,
actuando las plantas como agente disipador de la energía. Así pues, aunque el oleaje
pueda llegar a existir en el centro del canal, su grado de afectación a cotas altas de los
márgenes sería mínimo.

120 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

5.-CONEXIÓN HIDROQUÍMICA ENTRE LAS BALSAS DE


FOSFOYESOS Y EL ESTUARIO Del Río Tinto COMO PRINCIPAL
MECÁNISMO DE CONTAMINACIÓN.

5.1. Área de estudio y objetivos

5.1.1. Metodología

Desde el comienzo de la actividad industrial en 1968 hasta su cese en 2010,


aprox. 2.5millones de toneladas de fosfoyeso se producían cada año. Hasta 1997, el
residuo fue transportado y depositado en la zona de acopio usando agua de mar.
Asimismo, alrededor del 20% de este residuo también se vertía directamente sin control
ni tratamiento al estuario del Río Odiel. Las descargas directas de fosfoyeso o de agua
relacionada con el proceso industrial al Estuario de Huelva perjudicaron la calidad del
agua y de los sedimentos. Un cambio de legislación hizo que la empresa de fertilizantes
en 1997 presentara un nuevo proyecto de gestión de residuos para evitar cualquier
vertido directo a la ría. Ese proyecto incluía dos mejoras para minimizar los impactos
sobre el estuario; por un lado, el apilamiento concentrado en una gran pila piramidal de
fosfoyesos sobre una única parcela ya utilizada previamente, y por otro lado, la
utilización de un sistema cerrado de agua dulce, en lugar de agua salada, para el
transporte y decantación del fosfoyeso. El sistema cerrado de circulación de aguas,
conocidas como aguas de proceso, incluye embalses centrales sobre las pilas para
almacenar el agua de proceso y una serie de canales perimetrales para recoger todos los
lixiviados procedentes de las pilas e incorporarlos al circuito cerrado.

La balsa de fosfoyesos se divide en cuatro zonas (Fig. 5.1).Las zonas 1 y 4 a


priori se encuentran restauradas mediante la adición de una capa de suelo natural sobre
el fosfoyeso; mientras que las zonas 2 y 3 se encuentran sin restaurar, permaneciendo el
fosfoyeso desnudo y expuesto a procesos de meteorización. La zona 2 corresponde a la
gran pila piramidal de fosfoyeso de hasta 30 m construida a partir de 1997 con el
cambio de legislación. En ella, se observa un embalse central con agua de proceso y un
conjunto de canales perimetrales para recoger los lixiviados ácidos. La zona 3 es un
sector donde el depósito del fosfoyeso fue anterior a 1997. Posteriormente, esta zona fue
utilizada para embalsar agua de proceso en otro embalse central.

121 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 5.1. Mapa de la situación de la balsa y su división en módulos de vertido.

5.1.2. Directrices generales de restauración

Existen algunas directrices para la futura recuperación de las zonas 2 y 3 de la


balsa según un informe técnico del gobierno regional. Estas actuaciones incluyen las
siguientes acciones prioritarias:

1. Eliminar urgentemente el agua de proceso tanto de los embalses centrales como


de los canales perimetrales.
2. Bombear y eliminar el agua de poro para prevenir las salidas de borde que
alcanzan el medioambiente estuarino.
3. Tratar ex situ el agua en un sistema de tratamiento.
4. Cubrir la superficie del fosfoyeso mediante el uso de suelos naturales con sistemas
de drenajes para facilitar la evacuación del agua de lluvia.

122 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

El informe indica que el agua de proceso es la principal vía de dispersión de


contaminantes al medioambiente ya que su infiltración desde la superficie al agua
subterránea es la causa directa de las salidas de borde que llegan al estuario. Así, en los
planes futuros de restauración, las zonas 1 y 4 se consideran ya restauradas ya que
tienen una cubierta de tierra vegetal sobre el fosfoyeso y no presentan agua de proceso
ni en embalses superficiales ni en canales perimetrales. Dicho informe puede
descargarse del siguiente enlace:

http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/portal_web/web/temas_ambientales/vig
ilancia_y_prevencion_ambiental/planificacion/plan_calidad_huelva_2010_15/criterios_
directrices_recuperacion_2.pdf.

5.1.3. Objetivos.

Los principales objetivos de la investigación llevada a cabo son los siguientes:

1. Evaluar las acciones preliminares de restauración.


2. Establecer el modelo de meteorización que origina las salidas de borde.
3. Estudiar la movilidad de los contaminantes en las salidas de borde al interaccionar
con el entorno estuarino.
4. Proponer algunas directrices para enfocar los planes futuros de restauración.

5.2. Evaluación de las acciones de restauración

La evaluación del potencial de contaminación de la balsa y de las acciones de


restauración se llevó a cabo con el muestreo detallado de filtraciones o salidas de borde
en el perímetro de las cuatro zonas (Fig. 5.2).

123 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 5.2. Mapa de ubicación de las pilas de fosfoyesos sobre las marismas del Río Tinto y puntos de
muestreo de las salidas de borde.

La zona 1 se restauró en 1992 mediante la adición de una capa de suelo natural


de 25 cm y cubierta vegetal directamente sobre el fosfoyeso. No se aprecia el fosfoyeso
y no tiene agua de proceso embalsada. En esta zona, no existen salidas de borde
perimetrales debido a que el espesor de fosfoyeso no es grande y probablemente no hay
subsidencia ni una zona saturada que sirva de almacén de aguas subterráneas
contaminadas. Si bien, en un entrante mareal, el contacto del agua de mar con el
fosfoyeso desnudo produce acidez y contaminación (Fig. 5.3).

Figura 5.3. Foco de contaminación en la zona 1 de la


balsa de fosfoyesos

124 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

La zona 2 es la pirámide de 30 m construida después de 1997. Hay un embalse


con agua de proceso y canales perimetrales para recoger los lixiviados. Según las
directrices de recuperación del gobierno regional, estos canales recogen las aguas de
infiltración y la afección a los medios receptores es mínima. Sin embargo, la realidad es
que esta zona es la que más salidas de borde descarga al estuario (Fig. 5.4).

Figura 5.4. Ejemplos de salidas de borde en la zona 2 de la balsa de fosfoyesos.

En la zona 3 se depositó fosfoyeso hasta 1997, y desde entonces se ha utilizado


para embalsar agua de proceso. No se ha aplicado ninguna actuación de remediación.
Hay numerosas salidas de borde que drenan la balsa y alcanzan el estuario (Fig. 5.5). La
mayor parte de las salidas de borde se encuentran en la zona frontal de la balsa. En la
parte trasera hay un gran canal perimetral a pie de balsa cuya efectividad es cuestionable
ya que está directamente comunicado al estuario a través de un canal secundario mareal.

125 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 5.5. Ejemplos de salidas de borde en la zona 3 de la balsa de fosfoyesos.

La zona 4 es un análogo a las zonas 2 y 3 si aplicáramos las directrices generales


de restauración; es decir, eliminar el agua de proceso embalsada y cubrir la balsa con un
suelo natural complejo. Esta zona tiene tantas salidas de borde como las zonas 2 y 3 sin
restaurar (Fig. 5.6), a pesar de que en este caso la cubierta superior es más compleja que
en la zona 1 (en orden ascendente): 1 m de escombros de construcción, 2 m de residuos
industriales a priori inertes y 30-50 cm de suelo vegetal.

Figura 5.6. Ejemplos de salidas de borde en la zona 4 de la balsa de fosfoyesos.

En todo el perímetro de la balsa de fosfoyeso, han sido identificadas unas 60


salidas de borde contaminantes, con un caudal medio de 0.2 L/s, lo cual equivale a un
flujo total de 378.000 m3/año de lixiviado ácido. Las salidas de borde presentan, en
promedio, valores de pH de 1.94 y concentraciones de 6111 mg/L de P, 617 mg/L de F,

126 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

205 mg/L de NH4+, 125 mg/L de Fe, 28.5 mg/L de Zn, 16.6 mg/L de As, 9.52 mg/L de
U, 7.02 mg/L de Cr, 4.27 mg/L de Cu, 3.62 mg/L de Cd, entre otros (Fig. 5.7).

Figura 5.7.Composición química promedio de las salidas de borde para cada zona de la balsa de fosfoyesos

5.3. Meteorización de la balsa de fosfoyesos.

Como se indicó anteriormente, el modelo de meteorización propuesto


inicialmente para las restauraciones sugiere que la infiltración del agua de proceso desde
los embalses superficiales a través de la pila es la causante de las salidas de borde o
filtraciones que llegan al estuario, al menos, en las zonas 2 y 3. Realmente agua de
proceso y salidas de borde presentan características químicas similares: extrema acidez
y elevada carga de contaminantes móviles. Por tanto, descartar o corroborar una posible
conexión química no es tan evidente.

127 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

La conexión química entre lixiviados relacionados con la balsa de fosfoyesos ha


sido interpretada mediante el uso de isótopos estables como trazadores
geoquímicos(δ18O, δ2H y δ34S). Se estableció como punto de partida que la
meteorización de la balsa puede producirse a través del agua de proceso embalsada y/o
del agua propiamente del estuario. A su vez, el agua del estuario tiene dos componentes
en su composición: el agua fluvial del Río Tinto y el agua de mar. Así, se determinó la
composición isotópica de estos tres miembros extremos para posteriormente cuantificar
la contribución de cada uno de ellos en la composición isotópica de las salidas de borde
muestreadas en el perímetro de las cuatro zonas de la balsa.

Los resultados indican que la mayoría de las salidas de borde están conectadas
con los miembros extremos de Río Tinto y agua de mar, en lugar de con el agua de
proceso (Fig. 5.8).Este resultado revela que el agente que origina los lixiviados
contaminantes es el propio agua del estuario. Además, las signaturas isotópicas también
revelan diferentes ratios de influencia dependiendo de la localización de cada zona en
los diferentes dominios morfodinámicos del estuario. La zona 1 tiene una mayor
contribución isotópica de agua de mar por su cercanía al Océano Atlántico. De forma
gradual, la contribución isotópica de agua de mar disminuye conforme aumenta la de
agua fluvial según nos acercamos al Río Tinto, siendo las salidas de borde de la zona 4
el extremo opuesto.

Figura 5.8.Signatura de isotopos estables (δ2H vs. δ18O) de las salidas de borde de las distintas zonas de la balsa de
fosfoyesos y la contribución de los miembros extremos:Río Tinto, agua de mar y agua de proceso.

128 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Lógicamente, las zonas 1 y 4no presentan influencia del agua de proceso en la


composición isotópica de sus salidas de borde. Sin embargo, la contribución isotópica
del agua de proceso a la composición de las salidas de borde de la zona 3 es del 9%
como valor promedio. El fosfoyeso de esta zona se depósito antes de 1997 cuando el
sistema era abierto y no se usaba agua de proceso como medio de transporte del residuo.
Por tanto, es razonable considerar que solo el 9% de la composición de las salidas de
borde en esta zona procede de la infiltración de su embalse superior. Este resultado
descarta claramente la infiltración del agua de proceso como el principal agente
contaminante que origina las salidas de borde. En el caso de la zona 2, la contribución
del agua de proceso a la composición isotópica de sus salidas de borde alcanza valores
de hasta el 50%. Como se comentó anteriormente, esta zona es una pila piramidal donde
la mayor parte del fosfoyeso se depositó usando agua de proceso en un circuito cerrado
a partir de 1997 con el cambio de legislación; aspecto que diferencia esta zona del resto.
El uso del agua de proceso como medio de transporte para el depósito explica la elevada
contribución de este miembro extremo a la composición isotópica de las salidas de
borde. Por analogía a la zona 3, es razonable considerar que la infiltración de agua de
proceso desde el embalse superior en la zona 2 es también despreciable, aún más
teniendo en cuenta que la potencia de fosfoyeso a atravesar es bastante más elevada.

El modelo de meteorización del fosfoyeso implica que es un sistema abierto con


un acceso continuo de agua intermareal al interior de la balsa, por ejemplo a través de
canales de marea secundarios, como principal responsable de la meteorización del
residuo (Fig. 5.9). El agua del estuario accede a la balsa de fosfoyeso en profundidad y
posteriormente retorna al estuario en forma de salida de borde ácida y contaminada.
Este modelo es diferente al inicialmente propuesto, descartando la infiltración del agua
de proceso como principal vector de la contaminación.

129 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

Figura 5.9. Imágenes aéreas de la zona de marisma usada para el depósito de fosfoyesos. Antes
del depósito (1956) se observan numerosos canales secundarios mareales (en azul) que fueron cubiertos
por el fosfoyeso (2010).

5.4. Movilidad de contaminantes en el estuario.

Los resultados indican que existe una continua interacción de los contaminantes
del fosfoyeso con agua de mar. Por tanto, se estudió en el laboratorio el comportamiento
de dichos contaminantes simulando el proceso de mezcla estuarina. El objetivo es
evaluar la movilidad de contaminantes en los lixiviados de fosfoyesos cuando éstos se
descargan en el estuario. Para dicho fin, se realizaron experimentos de mezcla entre
lixiviados de fosfoyeso y agua de mar a diferentes proporciones para ir alcanzando
valores de pH ascendentes hasta la neutralidad.

En el laboratorio, el aumento del pH es lento incluso con grandes cantidades de


agua de mar. De hecho, aprox. 227 mL, 160 mL y 1.6 L de agua de mar fueron
necesarios para subir el pH a 7 por cada mL de una salida de borde de las zonas 3 y 4 y
agua de proceso, respectivamente. Durante el experimento, los contaminantes presentes
en solución en los lixiviados de fosfoyesos se pueden agrupar en dos tendencias según
su comportamiento. Por una parte, Al, Cr, Fe y Pb presentan un comportamiento no
conservativo en solución; es decir, estos elementos precipitan durante la neutralización

130 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

ácida y dejan de estar disponibles en solución (Fig. 5.10). Hay también retención de U a
pH ácidos; sin embargo, se produce una liberación a pH superiores a 6.Por otra parte,
Co, Ni, Cu, Zn, As, Cd y Sb son contaminantes conservativos en solución; es decir,
estos elementos no precipitan durante la adición de agua de mar sino que se mantienen
en solución en todo el rango de pH(Fig. 11). Así, estos elementos tóxicos permanecen
móviles incluso después de mezclarse con el agua de mar alcalina, terminando
finalmente en el Océano Atlántico y contribuyendo significativamente a las descargas
totales de metales que amenazan las condiciones ambientales del litoral.

Figura 5.10. Comportamiento de contaminantes no conservativos (Al, Cr, Fe, Pb, U) y conservativos (Co,
Ni, Cu, Zn, As, Cd, Sb) relacionados con fosfoyesos con el aumento de pH.

131 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

6.- CONCLUSIONES.

En este último capítulo se exponen resumidamente las conclusiones científico-


técnicas más relevantes que se desprenden de los aspectos abordados en los capítulos
anteriores.

6.1. Análisis del registro sedimentario en el entorno de las balsas de


Fosfoyesos.

- El reflector sísmico identificado en los perfiles sísmicos realizados en las


campañas de 2016 y 2018, corresponde a una capa de restos de conchas de un espesor
comprendido entre 0,2 y 0,5 m. Interpretado como un depósito originado por un evento
de alta energía, probablemente de origen tsunamigénico, ya identificado en otros
sectores de la Ría de Huelva.

- La característica más destacada del registro sedimentario estudiado, es la


presencia de una capa de cochas de individuos de ostrea edulis, con espesores que
pueden superar los 4 m. y que se encuentra de forma exclusiva en el sector apical de la
zona 2 de los apilamientos de fosfoyesos. Este tipo de depósitos no ha sido observado
en otros sectores de la Ría de Huelva. Se trata de conchas articuladas (con las dos
valvas) de individuos juveniles en posición de vida. Estas características revelan
condiciones ambientales muy diferentes a las actuales.

- Los registros sísmicos transversales realizados en la margen occidental de las


balsas, revelan la presencia de estructuras de acreción sedimentaria de tipo deltaico; con
desarrollo longitudinales superiores a los 30 m y espesores de comprendidos entre 5 y
10 m. Estas acumulaciones están constituidas por capas alternantes de fangos mareales
y yeso.

- El análisis de las estructuras de deformación observadas en los registros


sísmicos, permiten distinguir dos tipos bien diferenciados: escapes de fangos y domos.
Los primeros representan deformaciones de menor escala y su presencia es más
frecuente en el sector noreste del margen de la zona 2 de las balsas. Lo domos son
estructuras de deformación de mayor escala, que pueden alcanzar hasta los 100 m en

132 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

superficie y más de 4 de espesor. Muestran una evolución en su desarrollo, desde domos


profundos hasta domos con expresión en superficie que forman grandes estructuras
diapíricas y que pueden superan los 300 metros de extensión. Estas estructuras se
identifican como grandes abultamientos en el fondo del canal, concentrándose en el
sector apical de la zona 2 de los apilamientos y representa el mayor grado de evolución
de deformación.

6.2. Análisis de deformaciones en el sustrato sedimentario producto de la


sobre-presión ejercida por el apilamiento de fosfoyesos.

- Los cálculos teóricos que se han realizado a partir de datos de densidad media
de los fosfoyesos (recogidos de Proyecto Constructivo de Fertiberia) y de sedimentos
recogidos en el estuario, muestran como las presiones ejercidas sobre el sustrato
sedimentario que soporta el apilamiento de la zona 2; en condiciones naturales seria de
6,6 TM/m2. Mientras que tras un apilamiento de 25 metros de espesor, la presión se
estimada es de 41Tm/m2.

- En condiciones naturales el periodo de acomodación a la presión que soporta el


sustrato sedimentario es de 2800 años, mientras que la sobre-presión que ejerce el
apilamiento se sucede en tan solo 43 años. Esto produce un elevado desequilibrio de la
velocidad de acomodación del sustrato por presión litostática.

- El mapa de contorno de estructuras realizado sobre las diferentes superficies de


contacto estratigráficas del sustrato (Neógeno/Cuaternario/Sedimentos Recientes),
muestran un modelo en bloques delimitados por superficies de contacto en tres
direcciones diferentes y que se corresponden con familias de fallas de acomodación del
sustrato neógeno y que afectan también a los sedimentos Holocenos. La existencia de
estas fallas se expuso en el “Proyecto Constructivo” presentado por Fertiberia en el
año 2014.

-Los mapas de isopacas (espesores) de sedimentos holocenos (arenas y fangos


mareales) muestran el mismo patrón que el modelo de bloques del sustrato que los
soporta. Definen las áreas de mayor espesor de acumulación de sedimentos en el sector

133 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

suroeste de la zona 2 del apilamiento, coincidiendo con el sector perimetral que muestra
las mayores estructuras de deformación.

-Las áreas de mayor grado de subsidencia (hundimiento) de la marisma que


soporta el apilamiento se localizan en la zona de confluencia entre el estero del Rincón
con el canal principal del Estuario del Tinto, es decir; de nuevo coincidente con el sector
apical de la zona 2 del apilamiento.

- La comparación de las superficies de marisma alta anterior y posterior al


apilamiento ha permitido estimar en 3,29 Hm3 el volumen de sedimento compactado o
desplazado.

- A partir de la comparación de los registros sísmico obtenidos en las campañas


realizadas en 2016 y 2018, se ha realizado un análisis de las estructuras de deformación.
Así, en el sector norte de la zona 3 de las balsas, el ascenso vertical de las estructuras es
poco significativo, mientras que en la zona 2 (apilamientos); más concretamente en su
sector apical se observan crecimiento y ascenso vertical de las estructuras de hasta dos
metros.

- De la comparación de las batimetrías realizadas en los años 2016 y 2018, se


observa una tendencia al hundimiento de la zona de marisma y borde de canal más
cercano al apilamiento. Mientras que en el sector del canal submareal la tendencia es la
contraria, observándose una pérdida de profundidad (ascenso), más acentuada en el
sector apical; donde las deformaciones son más acusadas.

- En los perfiles sísmicos transversales al canal principal de pueden observar


rasgos claramente erosivos. Esto es congruente con la elevación del fondo de canal
debido a el ascenso de los domos de deformación, ya que este ascenso del fondo está en
desequilibrio hidrodinámico con el patrón de corriente de flujo y reflujo mareales que
tienden a equilibrar del perfil del fondo del canal originando la erosión de este.

- Otra evidencia clara de elevación del sustrato sedimentario es la presencia en


superficie de un extenso banco de individuos de ostrea edule (ostra plana europea) en
posición de vida, que se encuentra en el sector apical de la zona 2 las balsas. La

134 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

presencia de esta comunidad de bivalvos (característica de aguas claras, rica en


nutrientes y con un sustrato poco móvil) son un indicativo de condiciones ambientales
que no se dan en el estuario del Tinto desde hace cientos de años. Este mismo banco de
ostras lo encontramos en el registro sedimentario reciente, con una diferencia métrica de
localiaión aparecen en capas a mas de 2 metros de profundidad, esto indica una
elevación de al menos dos metros.

- La comparación de registros de sonar de barrido lateral de la zona 2 de las


balsas realizados en el año 2012, con los registros de sonda multihaz del año 2017;
revelan que los grandes abultamientos que se observa en el sector apical de la zona 2 no
estaban presentes hace 5 años. En el año 2012 solo se apreciaban relieves en forma de
suaves domos, esto indica una rápida evolución temporal de las estructuras de
deformación.

-La combinación de los registro de sonda multihaz y los registro de sísmica


verticales muestran una perfecta concordancia de las formas del relieve del fondo del
canal y las estructuras de deformación observada en el registro sedimentario.

6.3. Identificación de deltas de fosfoyesos en el borde de canal de los


apilamientos de fosfoyesos.

- El análisis de ortofotografias aéreas desde el año 1956-57 hasta la actualidad,


ha permitido identificar la presencia de cuerpos sedimentarios deltaicos desarrollados en
el borde de canal adyacente a las zonas de acumulación de fosfoyesos. Las dimensiones
oscilan entre los 50 y 150 metros de longitud.

- La estructura sedimentaria de estos cuerpos deltaicos se observa en números


perfiles sísmicos transversales.

- los deltas se desarrolla a partir de esteros mareales y se extienden hasta las


zonas de canal submareal, ocupando zonas inter y submareales. Están presentes en todas
las zonas de acumulación de yesos: zona 1, 2, 3 y 4.

135 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

- Estos aparatos sedimentarios están formados por capas alternantes de


sedimentos mareales y fosfoyesos de diferentes tipos. En la actualidad la mayoría de
ellos están cubiertos por fagos mareales.

- En estos deltas se desarrollan estructuras de tipologías kársticas, como grietas y


oquedades, que se forman por disolución del yeso. Por estas estructuras se observa en
periodo de bajamar, surgencias de agua que procede de drenaje de las zonas internas
de las balsas, permitiendo un contacto permanente de la base de las balsas con los
canales mareales principales.

6.4. Estudio de las afectaciones de las balsas de fosfoyesos por parte de las
mareas y las olas. Cotas alcanzadas por las extremas del ciclón Emma.

- Atendiendo únicamente a las elevaciones mareales, los niveles de pleamares


vivas extremas pueden alcanzar la base de las balsas en el caso de las zonas nº 3 y 4.

-La conjunción de pleamares vivas con otros factores atmosféricos pueden


incrementar los niveles mareales en la zona frontal de las balsas. A este respecto, la
coincidencia de mareas vivas, bajas presiones, vientos fuertes del suroeste y descargas
fluviales altas; tales como las producidas durante el paso del ciclón Emma la primera
semana de marzo de 2018, puede hacer que las cotas de agua en el estuario alcancen la
base de las balsas en la zona 2. Especialmente si las condiciones atmosféricas y
fluviales se mantienen durante más de 6 horas.
- Durante los momentos de subidas extremas de niveles, las aguas estuarinas
entran en contacto con los fosfoyesos, produciendo un intercambio químico que se
refleja en la presencia de costras de precipitación de yeso en la superficie de las
marismas en las inmediaciones de las balsas.

6.4.Conexión hidroquímica entre las balsas de fosfoyesos y el Estuario del


Río Tinto como principal mecanismo de contaminación.

- El agente que lava la contaminación del fosfoyeso es agua de origen estuarino.


La meteorización se produce por entrada de agua de mar desde el estuario
probablemente a través de canales secundarios mareales.

136 Junio de 2018


I I INFORME CIENTÍFICO TÉCNICO DEL COMITÉ DE EXPERTOS

138 Junio de 2018