Vous êtes sur la page 1sur 11

JUZGADO MIXTO TRANSITORIO - CASTILLA

EXPEDIENTE : 00129-2006-0-2011-JM-CI-01
MATERIA : NULIDAD DE TESTAMENTO
ESPECIALISTA : RENATO PETROZZI RUIZ
TERCERO : AREVALO LIZANA, EULOGIO
DEMANDADO : SAAVEDRA ZEVALLOS, ELMER
: SAAVEDRA ZEVALLOS, EDUARDO
: SAAVEDRA ZEVALLOS, NELIDA CELINDA
: SAAVEDRA ZEVALLOS, ESTERFILIA
: SAAVEDRA ZEVALLOS, SANTOS
: SAAVEDRA ZEVALLOS, RAQUEL
: SAAVEDRA ZEVALLOS, TOMAS
DEMANDANTE : SAAVEDRA ZEVALLOS, JESUS MARIA

RESOLUCIÓN NUMERO CINCUENTA


Castilla, once de octubre de
Dos mil diez.

VISTOS:
Resulta de autos que por escrito de folios 12 a 16, subsanada de folios 21 a 23, se apersona ante
esta Judicatura Jesús María Saavedra Zevallos, solicitando tutela jurisdiccional efectiva e interponiendo
demanda de Nulidad de Testamento, la misma que dirige contra los demás herederos de doña Maria
Raquel Zevallos Viera (su madre): Elmer, Eduardo, Tomás, Nelida Celina, Raquel, Esterfilia y Santos
Saavedra Zevallos (sus hermanos).

ANTECEDENTES:
De lo vertido por la parte demandante:
Señala que antes de fallecer su señora madre, como acto de última voluntad, dejó Testamento por
Escritura Pública de fecha 07 de julio del año 2000, ante el Notario Dr. Víctor Florentino Lizana Puelles.
Agrega que en dicho testamento, cláusula segunda, se reconoce como herederos forzosos a la
recurrente conjuntamente con sus demás hermanos antes mencionados.
Señala que lo que se pretende con la demanda incoada es la Nulidad del Testamento, porque todo
el testamento es nulo ipso iure al haberse omitido una formalidad esencial, por consiguiente, al no
haberse observado la forma prescrita por ley, el acto jurídico es nulo, de conformidad con lo establecido
en el artículo 219° numeral 6) del Código Civil, concordante con lo establecido en los artículos 692° y
697° del Código Civil, pues dado que su causante era analfabeta (reconocido en el mismo testamento),
señala debió leerse 2 veces , lo que no se hizo; y que debió firmar a ruego (de la causante) su Testigo
testamentario.
También señala que es nula la cláusula tercera del Testamento pues de la cláusula segunda y de la
prueba que aporta (partida de nacimiento), fluye tiene la calidad de heredera forzosa y por lo tanto su
causante sólo podía disponer libremente de un tercio y no del 100% de la masa hereditaria como lo ha
hecho, ello de conformidad con los articulos 724°, 725° y 736° del Código Civil; además, sostiene no
se puede alegar en esta cláusula que los hijos han renunciado a lo que les corresponde por herencia,
porque no puede existir renuncia futura a herencia, de acuerdo a lo prescrito por el artículo 678° del
Código Civil.
Fundamenta jurídicamente su demanda en lo prescrito por los artículos 692°, 696°, 697°, 724º,
725°, 736° del Código Civil.
La demanda se admite a trámite por resolución de fecha quince de setiembre del año 2006, inserta
a folios 29, corriéndose traslado a la parte demandada, la que es absuelta por la codemandada Raquel
Saavedra Zevallos.

De lo vertido por la parte co demandada Raquel Saavedra Zevallos:


Mediante escrito de folios 56 a 59 se apersona y deduce nulidad procesal, en tanto sostiene que la
demandante formula una demanda señalando domicilio procesal en la ciudad de Piura y un casillero
que también responde a la misma, debiéndose entender que si bien el Modulo Básico de Justicia de
Castilla pertenece la Corte Superior de Justicia de Piura, tiene jurisdicción autónoma que pertenece al
Distrito de Castilla, en consecuencia la demandante ha incumplido con la formalidad establecida en el
artículo 424° del Código Procesal Civil; por resolución de fecha 2 de noviembre del año 2006 se tiene
por apersonada a la instancia a Raquel Saavedra Zevallos, y se declara inadmisible la solicitud de
nulidad.
Mediante escrito de folios 76 a 81 contesta la demanda, reconociendo es verdad que la demandante
es hija de María Raquel Zevallos Viera quien falleciera el 27 de agosto del 2004. Sostiene que la
demandante se encuentra en una contradicción al afirmar que el documento es nulo, y basarse en éste
pretendiendo ser reconocida como heredera forzosa; además hay duda en si el testamento es nulo o
anulable, dado que según el artículo 221° del Código Procesal Civil, existe un error que no incide con
los requisitos contemplados en el artículo 696° del Código Civil referente a las formalidades esenciales,
las mismas que han sido cumplidas y que tienen una relación con la voluntad del testador.
Agrega que la demandante sobre un testamento al que ha denominado nulo se incluye como
heredera forzosa sin ninguna prueba sustentatoria que preceptúa el Código Civil para reclamar
derechos hereditarios.
Señala la demandante manifiesta no estuvo de acuerdo con lo dispuesto por la testadora doña
María Raquel Zevallos Viera, pero que han caducado los 2 años que determina el artículo 2001° inciso
4 del Código Civil, para impugnar el testamento; la demandante tuvo 2 años para impugnar el
testamento del que conocía desde el momento mismo en que lo ha plasmado en la demanda, no
haciendo valer su derecho, equivocando su petitorio.
Fundamentan jurídicamente su contestación de demanda por los artículos 660°, 661°, 662° numeral
2, artículo 663°, 667° inciso 4, 696°, 2001° inciso 4, y artículo 809° del Código Civil.
Mediante resolución de fecha 15 de noviembre del año 2006, obrante a folios 89, se declara
inadmisible la contestación de demanda. Por Resolución de fecha 15 de diciembre del año 2006,
obrante a folios 106 se declara improcedente la nulidad formulada por Raquel Saavedra Zevallos, y
mediante resolución de fecha 21 de diciembre del año 2006, se tiene por contestada la demanda por
parte de la codemandada Raquel Saavedra Zevallos.
Mediante escrito de folios 137 a 139, la demandante absuelve el traslado de caducidad. Por
resolución de fecha nueve de enero dos mil siete, inserta a folios 160, se declara rebeldes a los
demandados Elmer, Eduardo, Tomás, Nélida Celina, Esterfilia y Santos Saavedra Zevallos y saneado el
proceso, por existir una Relación Jurídica Procesal válida entre los justiciables, fijándose fecha para
audiencia de conciliación, la misma que obra a folios 175 y 176, conforme al acta de su propósito, la
que se suspendió por las razones alli explicadas.
Mediante escrito de folios 210, se apersona Eulogio Arévalo Lizama y solicita ser considerado Litis
Consorte Necesario de la demandante, por tener la condición de cónyuge de ésta y por tanto, interés
tanto moral como económico; es por resolución de fecha 2 de octubre 2007 que se declara
improcedente el pedido de Eulogio Arévalo Lizama, quien impugna la citada resolución mediante
escrito de folios 240 a 242, y por resolución de fecha 24 de octubre del año 2007, obrante en folios 243,
se declara inadmisible el recurso de apelación.
Mediante escrito de folios 277 a 280, la codemandada Santos Saavedra de Zapata con derecho
propio y en representación de Esterfilia Saavedra Cevallos de Lezameta, se apersona y deduce nulidad
de actos procesales, argumentando que la demandante es su hermana y que tiene conocimiento
perfectamente que su representada Esterfilia vive en la ciudad de Lima hace más de 50 años, habiendo
malicia y fraude al consignar un domicilio errado en la ciudad de Piura, para que la interesada no tenga
conocimiento del proceso y en consecuencia se agravie su legitimo derecho a la defensa. Agrega que
su hermana no solo ha desplegado la conducta con ella sino que también con su hermano Tomas y con
Eduardo que tienen domicilios distintos al señalado por la demandante; mediante resolución de fecha
24 de octubre de folios 281 se resuelve correr traslado de la nulidad, que es absuelto por la
demandante por escrito de folios 354 a 355.
Por resolución de fecha 07 de enero del año 2008 se declara nulo el acto de notificación realizado a
la demandada Esterfilia Saavedra Cevallos de Lezameta e Improcedente el pedido de que se remitan
copias al Ministerio Público y de resarcir daños. Por escrito de folios 375 a 377 Esterfilia Saavedra
Cevallos de Lezameta interpone apelación contra la resolución citad precedentemente, obrante en
folios 361, concediéndose la apelación sin efecto suspensivo por resolución de fecha 30 de enero del
año 2008. Por escrito de folios 404 a 413, esta demandada excepciona, contesta demanda y plantea
reconvención.

De lo vertido por la parte co demandada Esterfilia Saavedra Zevallos de Lezameta:


Plantea excepción de oscuridad o ambigüedad en modo de interponer la demanda, sosteniendo que
no se aprecia si lo que pretende es la nulidad total del testamento o la nulidad parcial del mismo y
además tampoco ha precisado de quien es el testamento o a que persona le pertenecía el testamento.
Manifiesta que como acto de última voluntad de su señora madre fueron convocados para dicho
testamento y, consultados por la testadora, compartieron la decisión de su señora madre de transferir
los derechos y acciones sobre el bien inmueble a favor de Raquel Saavedra Zevallos, tal como está
expresado en la cláusula cuarta de dicho testamento, lo que se hizo dentro de un marco de
compensación y reconocimiento por haber velado por su salud, vestimenta y alimentación.
Sostiene que la demandante aprovechándose de la buena fe de su señora madre, después de
radicar en la ciudad de Lima muchos años, regresó con su familia a Piura, y sin haberle prestado jamás
apoyo económico, ni vestimenta, ni ayuda alguna a su madre le pidió prestado un espacio para vivir y,
sin el consentimiento de ésta empezaron a construir, basados en un acto jurídico totalmente nulo, que
contiene una supuesta compra venta que hiciera su difunta madre a la demandante y esposo, el mismo
que incumple con los requisitos de validez del acto jurídico.
Agrega la demandante pretende contradecir el testimonio de sus hermanos que ha sido ratificado
ante Notario Víctor Lizama Puelles, manifestando que jamás estuvo de acuerdo ni convino en ceder
acciones y derechos a favor de su hermana Raquel Saavedra Zevallos, no adjuntando medio
probatorio alguno que acredite su versión y no generando impugnación alguna de Testamento después
de tener conocimiento de éste conforme a ley, y entre el otorgamiento del testamento el siete de julio
del año 2000 a la fecha de interposición de la demanda el veinte de julio del 2006, la impugnación de
dicho acto jurídico debe ser desestimada en función al tiempo excedido para haber formulado la
nulidad.
Formula reconvención para interponer nulidad de acto jurídico que contiene el documento contrato
de compra venta celebrado entre doña María Raquel Zevallos Viera con doña Jesús María Saavedra
Zevallos Viera y Eulogio Amado Arévalo Lizama (su cónyuge), así como la nulidad de todos los actos
que contiene la inscripción registral de dicha propiedad a favor de los supuestos compradores y
demandados.
Sostiene que formula nulidad en tanto el contrato de compra venta celebrado ante la Notaria del
Notario Público Victor Lizama Puelles con fecha 20 de abril 89, contraviene normas y se basa en el
artículo 219 del Código Civil.
Añade que los codemandados mediante un acto jurídico totalmente nulo supuestamente celebraron
una compra venta sabiendo que su señora madre era analfabeta; además que no hubieron testigos que
le den formalidad a la manifestación de voluntad para la celebración de dicha compra venta. No
obstante, se pretendió la menor de edad, a aquel entonces, Ruby Zapata Saavedra, atestiguara
haciendo creer que estuvo presente.
Por resolución de fecha 20 de febrero del año 2008, inserta a folios 436, se declara inadmisible la
excepción deducida de oscuridad o ambigüedad en el modo de proponer la demanda, la contestación
de demanda y la reconvención, la que subsanada por escrito de fecha 10 de marzo 2008, es calificada
por resolución de fecha 28 de marzo del año 2008, obrante en folios 455, donde se resuelve tener por
formulada la excepción de oscuridad o ambigüedad en modo de proponer la demanda y rechaza la
contestación y reconvención presentada por Esterfilia Saavedra Cevallos.
Mediante escrito de folios 487 a 490, la demandante deduce excepción de falta de legitimidad para
obrar de Esterfilia Saavedra Cevallos, e igualmente de los codemandados Eduardo, Elmer, Nélida
Celinda, Santos y Tomás, quienes se han apersonado al proceso, argumentando que el apellido
materno de los codemandados es Cevallos, mientras que el apellido de su señora madre es
Cevallos. Por resolución de fecha 09 de abril 2008 se resuelve declarar improcedente la excepción de
falta de legitimidad para obrar deducida por la demandante Jesús María Saavedra Zevallos.
Mediante resolución de fecha 24 de marzo del año 2008, obrante en folios 505 a 506, emitida por el
superior en grado, confirma la resolución apelada de fecha 07 de enero del año 2008, que declara
fundada en parte la nulidad deducida por la emplazada Esterfilia.
Mediante escrito de folios 533 a 535, Esterfilia Saavedra Cevallos formula apelación contra la
resolución de fecha 28 de marzo 2008, y por resolución de fecha 23 de abril del año 2008, obrante en
folios 536, se resuelve conceder sin efecto suspensivo y sin la calidad de diferida.
Mediante escrito de folios 563 a 564, la demandante absuelve el traslado de la excepción de
oscuridad o ambigüedad en la forma de proponer la demanda.
La resolución de fecha 04 de junio del año 2008, expedida por el superior en grado, confirma la
resolución de fecha 28 de marzo 2008. Y es por resolución de fecha 03 de julio del 2008 que se declara
improcedente la excepción de oscuridad o de ambigüedad de proponer la demanda.
Por resolución de fecha 31 de octubre del año 2008 se fija fecha y hora para la audiencia de
conciliación, la misma que se realizó como consta del acta de su propósito, inserta en folios 631 y 632,
y se declara rebelde a la codemandada Esterfilia Saavedra Zevallos.
Fijada fecha para la audiencia de pruebas, la misma se materializa conforme al acta de su
propósito, obrante en folios 634 a 635.
Mediante escrito de folios 672, Raquel Saavedra Zevallos solicita se declare el abandono del
proceso y archivamiento del mismo; por resolución de fecha 12 de agosto del año 2009, obrante a
folios 673 a 674, se resuelve declarar improcedente el pedido de abandono y archivamiento por la parte
demandada y, mediante escrito de folios 690 Raquel Saavedra Zevallos presenta recurso de apelación
contra la resolución precitada, obrante en folios 673, lo que se concede por resolución de fecha 26 de
agosto del año 2009, obrante en folios 691.
Mediante escrito obrante en folios 775 a 776 Nélida Celinda Saavedra Zevallos, formula nulidad de
actos procesales por existir negligencia en el acto de la notificación siendo que se genera en su contra
un estado de indefensión. Por resolución de fecha 28 de enero del presente año obrante en folios 802 a
803, se resuelve declarar fundada la nulidad deducida Nelida Celina Saavedra Cevallos y se ordena
sea notificada con las resoluciones que no le habían sido notificadas.
Con resolución del Superior en grado de fecha de fecha 30 de diciembre del año 2009, obrante en
folios 814 y 815, se confirma la resolución de fecha 12 de agosto del 2009 que declara improcedente el
pedido de abandono del proceso.
Luego las partes han presentado sus alegatos e incluso documentales que sólo a su derecho de
defensa abonan. Y, vencido el plazo legal, por ser su estado, Secretaría a puesto los autos a Despacho
a fin que se expida sentencia.

CONSIDERANDOS:
Con el expediente acompañado que se glosa y tenido a la vista para mejor resolver:
- Expediente N° 281-1999-0-2001-JR-CI-02, tramitado ante el Segundo Juzgado Especializado
en lo Civil de Piura entre María Zevallos Viera contra Eulogio Arévalo Lizama y Jesús María
Saavedra Zevallos sobre Reivindicación.
1. Es pretensión de la actora se declare la nulidad del testamento otorgado por su causante,
mediante escritura pública de fecha siete de julio dos mil, bajo los siguientes argumentos:
a. El testamento es nulo ipso iure al haberse omitido una formalidad esencial; en
consecuencia, no se observado la forma prescrita por Ley y, por tanto, el acto jurídico es nulo de
conformidad con lo prescrito en el artículo 219° numeral 6, concordante con el artículo 697° del
Código Civil.
b. Y, nulo porque en la cláusula tercera del testamento se puede apreciar que la
recurrente tiene la calidad de heredera forzosa y, por lo tanto, su causante sólo podía disponer
de un tercio de sus bienes y no del 100% como lo ha hecho; además, no se puede alegar en esa
cláusula que “los hijos han renunciado a lo que les corresponde” porque no puede existir
renuncia futura de herencia de acuerdo a lo prescrito por el artículo 678° del Código Sustantivo.
2. La antítesis hecha valer radica en que:
a. Ha operado la caducidad para que la demandante pueda cuestionar el testamento. Es
decir, que a la fecha su pedido de anulabilidad del testamento ha precluído dado que han
transcurrido más de 2 años desde la celebración del citado testamente, de lo cual la demandante
tenía pleno y cabal conocimiento.
b. Por otro lado, se tiene que se han cumplido con todas las formalidades esenciales
inherentes al testamento plasmadas en el artículo 696° del Código Civil, las que son
concurrentes para la validez de la formalidad del testamento; y la nulidad se basa en las
condiciones especiales que determina 697°, lo que debe rechazarse porque no se han violado
normas esenciales.

Respecto del Testamento de Analfabetos.


3. El testamento por escritura pública es el que mayor garantía otorga en cuanto a preservar y
asegurar la voluntad del testador, en tanto que la intervención del Notario asegura el respeto a la
auténtica voluntad del causante; en atención a ello es que al analfabeto 1 solo se le permite testar
por escritura pública, descartándose las formas ordinarias como son el testamento cerrado y el
ológrafo.
4. Tratándose los analfabetos de personas capaces para otorgar testamento por tener
discernimiento y criterio, y conocer realmente lo que desean y pretenden, pero con una limitación
intelectual al no saber leer, es que la ley, para redoblar la seguridad en el respeto a su voluntad, sólo
les permite testar por la vía de la escritura pública, en donde la intervención de un funcionario de la
calidad del Notario asegura se respete su libertad en el momento de testar. Item más, el legislador
se torna más exigente al exigir que al analfabeto deberá leérsele dos veces el testamento, una
por el Notario, y otra por el testigo testamentario que el testador designe.
5. Sobre el particular, resulta ilustrativo el hecho de que el Notario, viendo y oyendo al testador, va
leyendo cada una de las cláusulas testamentarias, inquiriéndolo sobre si ello responde a su libre
querer, si esa es su voluntad, si eso es lo que él desea, y así continúa hasta el final de la lectura del
testamento. Ahora bien, la doble lectura es una muestra más del respeto a la auténtica voluntad del
1
El analfabeto es aquella persona que no sabe leer, lo que no quiere decir que sea incapaz, más aún, los hay que tienen
un sano y juicioso criterio que muchos letrados no tienen. El Código Civil no considera al iletrado incapaz de ejercicio por
ello no le impide testar, aun cuando sí le impide ser testigo testamentario en razón de que está en desventaja respecto al
letrado, si fuera el caso, de defender el testamento otorgado
testador, pues si de la primera lectura quedó alguna duda, ésta será superada con la segunda,
debiendo precisarse sobre el particular que el notario está facultado para enmendar cualquier
imprecisión o error.
6. Surge en algunas ocasiones la interrogante de cómo opera la formalidad esencial de la firma
del testamento, tal como lo prevé el artículo 695° del Código Civil, en el caso de los testamentos
otorgados por los analfabetos. Pues la respuesta es muy sencilla: al no saber firmar el testador,
delega esta exigencia formal al testigo testamentario de su voluntad, dejándose constancia de
ello por el Notario.

De la nulidad del testamento:


7. La nulidad es una sanción legal que priva de sus efectos propios al acto jurídico. Esta sanción
se presenta cuando los particulares, al autorregular sus propios intereses en virtud de la delegación
legal que se lo permite, incurren en contravención a los requisitos establecidos por la misma ley o
faltan a las reglas de la buena fe que deben inspirar las relaciones jurídicas.
8. La nulidad que regula el articulo 219° del Código Civil se refiere a los actos nulos (nulidad
absoluta), donde el acto nulo lo es de pleno derecho, lo que no significa que no requiere de una
sentencia judicial que así lo declare. Por tanto, el acto nulo no genera efectos jurídicos.

Análisis del caso:


9. Tesis de la actora es que, siendo la testadora una persona analfabeta, el testamento es nulo
ipso iure al haberse omitido una formalidad esencial: la doble lectura del testamento y firma por
parte del testigo testamentario. Al no haberse observado esta forma prescrita por ley, hay nulidad,
de conformidad con lo establecido por el artículo 219° numeral 6 del Código Civil, concordante con
lo establecido por 692° y con el artículo 697° del Código Civil. Además, porque al haber herederos
forzosos, la testadora no podía disponer del 100% de la masa hereditaria, sino sólo de un tercio.
10. Punto controvertido fijado en audiencia de su propósito, y que ha sido consentido por la parte
demandada, es el determinar si el testamento adolece de causal de nulidad (absoluta) establecida
en el artículo 219° inciso 6) del Código Civil. En tal entendido, habrá de ver si el acto jurídico
cuestionado carece de algún elemento, presupuesto o requisito; o que teniendo todos los aspectos
de su estructura, tiene un contenido ilícito, por contravenir las buenas costumbres, el orden público
o una o varias normas imperativas. Para el caso de autos, si el acto jurídico no reúne la forma
prevista bajo sanción de nulidad.
11. En este caso, cabe se siga la tesis propuesta por la parte demandada, referido a que
planteados los hechos como lo ha realizado la parte demandante: i) falta de la doble lectura del
testamento y, ii) firma a ruego del testigo testamentario, el acto es anulable, en atención a la
prescripción normativa de los artículos 811° y 812° del Código Civil.
12. Sin embargo, una lectura del citado testamento nos permite verificar, entre otros aspectos, los
siguientes:
a. La causante ha procreado 15 hijos de los cuales 8 sobreviven, siendo los que a
continuación se citan:
- Elmer - Raquel (beneficiaria)
- Eduardo - Esterfilia
- Tomás - Santos
- Nélida Celinda - Jesús María (reclamante)
b. La causante es propietaria de una casa habitación de una planta ubicada en calle San
Martín N° 247 - Castilla, con dominio inscrito en el asiento 1. rubro “c”, ficha N° 0727 del
Registro de Propiedad Inmueble de Piura.
c. La causante ha instituído como herederos a sus 8 hijos precitados.
d. La causante se ha reunido con éstos para decidir en forma unánime a quien se dejaría
la casa habitación.
e. 7 hijos compartieron su decisión de transferir los derechos y acciones sobre el bien
inmueble a favor de su hermana Raquel Saavedra Cevallos.
f. Estos no harían reclamo alguno futuro, por compartir la buena voluntad de su señora
madre, de beneficiar a un solo hijo, aún contraviniendo dispositivos legales vigentes.
13. Del expediente acompañado 281-1999-0 se tiene que entre la causante y su hija Jesús María
(y cónyuge Eulogio Arévalo Lizana) ha habido proceso judicial relativo a parte de la propiedad del
bien testado, dado que la causante reclamaba la reivindicación de 50 m 2 que éstos ocupaban de la
totalidad de área del bien de 217 m 2, mientras que aquellos reconvenían por reivindicación de 20.31
m2 y otorgamiento de escritura pública de los 50 m 2 precitados, reconvención que ha sido amparada
en el extremo del otorgamiento de la escritura pública a favor de los reconvinientes Jesús María
Saavedra Cevallos y Eulogio Arévalo Lizana, ordenando que la actora María Zevallos Viera otorgue
a los citados la escritura pública del área de 70.35 m 2 transferido conforme al documento de fojas 64
y 65. La notificación a las partes es de fecha 4 de mayo 2000.
14. Este fallo fue confirmada por la segunda instancia según se verifica de la ejecutoria de fecha
28 de agosto 2000, que corre inserta a folios 272. es más, este fallo ya se ha ejecutado según se
verifica del mandato de folios 291, donde por resolución de fecha 15 de noviembre 2000 se
ordenaba la remisión de actuados a la Notaría correspondiente y la devolución de los actuados “por
haberse cumplido con su propósito” como lo señala la Carta N° 066-2001-VAI de fecha 22 de junio
2001, del Notario Acosta Iparraguirre.
15. Por esto, bien se puede colegir que a la fecha de testar, la demandante sabía o conocía que el
bien testado no podía serlo en su área total (de 217 m 2), dado que por mandato judicial (recaído en
el acompañado) estaba obligada a desmembrar 70.35 m 2 a favor de los compradores de tal área,
quedando un área de 146.65 m 2 a favor de los herederos (8 hijos), con lo cual al momento de Testar
no se habría individualizado el bien.
16. Y, dado que todos los hijos tienen iguales derechos y derechos, reconocido así en la
Constitución Política del Estado en su artículo 6°, en este caso hay vulneración de derechos de la
reclamante en el entendido que:
a. Si bien se la reconoce como heredero forzoso 2 al igual que los otros 7 hijos, se le
deniega indebidamente gozar de igualdad de trato 3 en la herencia de la causante. Ello pese a
que el artículo 818° del Código Civil señala que “todos los hijos tienen iguales derechos
sucesorios respecto de sus padres”.
b. Al existir herederos forzosos, el testador sólo puede disponer libremente del tercio de
sus bienes4, por lo que se entiende que la porción de la legítima (2 tercios del patrimonio) es
intangible5, lo que se ha violado en el caso de autos al testar todo el bien a favor de la hija
Raquel.
c. La parte demandada6 ha señalado los hermanos fueron convocados y consultados por
la testadora sobre a quien dejar el bien y compartieron la decisión de su señora madre en
transferir los derechos y acciones a favor de Raquel Saavedra Zevallos, lo que se hizo en
compensación y reconocimiento por haber ésta velado por la salud, vestimenta y alimentación de
la causante. Este hecho ha sido negado por la demandante. Y, el documento “Acta de
reconocimiento y ratificación celebrada en julio 2007”, medio probatorio tercero ofrecido (nunca
adjuntado) por la codemandada Esterfilia Saavedra permitiría verificar la conformidad de la
voluntad de la actora para con los demás, pero no se ha acreditado su preexistencia, menos ha
sido incorporada al proceso por lo que, al haber violación de la carga procesal de probar por la
parte demandada, eso sólo a su derecho afecta, por improbanza de los hechos en que basa su
defensa.
d. Además, se deja constancia de la renuncia a herencia futura por parte de los 7
hermanos que compartían la voluntad última de la testadora, lo que está prohibido expresamente
por el artículo 678° del Código Civil.
17. Estas cláusulas testamentarias son nulas por exceder la autonomía privada que es el poder
que tienen los particulares (sean personas naturales o jurídicas) para autorregular sus intereses
2
artículo 724° del código civil: son herederos forzosos los hijos y los demás descendientes (…)
3
No se le otorga participación en la herencia.
4
Artículo 725° del Código Civil.
5
Artículo 733° del Código civil.
6
Esterfilia Saavedra Zevallos de Lezameta al contestar la demanda, según escrito de folios 404 a 413, y específicamente al
ofrecer como medio probatorio el acta de reconocimiento y ratificación celebrada en julio de 2007 ante el Notario Lizana.
privados vinculándose con los demás con el fin de satisfacer sus más variadas y múltiples
necesidades, y de lo cual la causante ha tenido pleno y cabal conocimiento (ver considerativa 12.f).
18. Como sabemos, el conjunto de principios que constituyen el sustento de un sistema jurídico y
que por ello mismo se denominan orden público , así como las reglas de convivencia social
aceptadas por todos los miembros de una comunidad como de cumplimiento obligatorio,
denominados buenas costumbres , y las normas imperativas en general, constituyen los límites
dentro de los cuales se puede hacer uso de la autonomía privada, de modo tal que todos los
negocios jurídicos que contravengan dichos límites serán nulos sin que existan normas que lo
señalen así expresamente por tener un contenido ilícito o prohibido. Por ello, en atención a lo que
señala el artículo 219° inciso 8, concordado con la prescripción normativa del artículo 220° segundo
párrafo del Código Civil, cabe se ampare la demanda

Razones por las que, en mérito a lo probado en el proceso y de conformidad con lo prescrito por los
principios y normas legales citadas, el señor Juez del Juzgado Mixto Transitorio de Castilla,
Impartiendo Justicia a Nombre de la Nación, en uso de las atribuciones que le confiere la
Constitución Política del Estado:
FALLA:
DECLARANDO FUNDADA la demanda de nulidad de Testamento interpuesta por Jesús María
Saavedra Zevallos contra los herederos de la causante Maria Raquel Zevallos Viera, sus hijos:
Elmer, Eduardo, Tomás, Nélida Celina, Raquel, Esterfilia y Santos Saavedra Zevallos.
En consecuencia:
Nulo el acto jurídico de testamento otorgado por la causante Maria Raquel Zevallos Viera a
favor de Raquel Saavedra Cevallos, y nulo el documento que lo contiene: escritura pública
de fecha 07 de julio 2000, identificado como N° 13, folio 35 vta, Registro 01 del Tomo I del bienio
1999-2000 y que corre inscrito en la Ficha N° 1574 del Registro de Testamentos.

Notifíquese a las partes y, consentida o ejecutoriada que sea, Cúmplase.