Vous êtes sur la page 1sur 7

Los elementos de la música

La música cuenta con cuatro elementos esenciales que son: el ritmo, la melodía, la armonía y los
matices, aunque para algunos este último no es tenido en cuenta como tal. Otras propuestas
adicionan el timbre como un elemento más a parte de ser una cualidad del sonido. La forma en
que se definen estos elementos varía de una cultura a otra y también hay variaciones temporales,
por ello presentaremos varias posibles definiciones de cada uno de ellos.

EL RITMO

Es la distribución de las duraciones sonoras en el tiempo y en el espacio.

Es la pauta de repetición a intervalos regulares y en ciertas ocasiones irregulares de sonidos


fuertes o débiles, y silencios en una composición.

Es la división regular del tiempo. El ritmo está relacionado con cualquier movimiento que se repite
con regularidad en el tiempo, en la música se lo divide por medio de la combinación de sonidos y
silencios de distinta duración.

Es la distribución de los sonidos y silencios en unidades métricas establecidas.

El compositor cuando decide crear una obra cuenta con los cuatro elementos, de los que hemos
hecho mención en otro capítulo, que son el ritmo, la melodía, la armonía y los matices. El artísta
trabaja con ellos como lo haría cualquier otro artesano con los suyos. El escucha que no tiene
formación en el campo musical o ésta es muy poca, rara vez los percibe de forma separada, para él
sólo hay un todo que le produce un efecto o le genera una respuesta.

Es importante que el escucha que quiera entender mejor el hecho musical profundice sobre estos
temas y comprenda así el por qué el compositor usa o no determinados elementos.

la mayoría de los historiadores concuerdan en que si la música comenzo de algún modo, lo hizo
con la percusión de un ritmo. Basta con observar las culturas primitivas e indígenas para
comprobar esta hipótesis, ya que el ritmo es lo primero que nuestro cuerpo percibe y al cual
reacciona de forma natural; por ejemplo, cuando escuhamos música nuestro primer impulso es
acompañarla con las palmas o con movimientos corporales marcando el pulso o simplemente
siguiendo el ritmo como tal.

La base de la música se encuentra pues en el ritmo, es éste quien da los cimientos para que todo
este contructo mantenga un orden y equeilibrio, es quien da el sentido temporo espacial que es
complementado por los aportes que hacen los otros elementos.

LA MELODIA

Es una sucesión coherente de sonidos y silencios que se desenvuelve en una secuencia lineal y que
tiene una identidad y significado propio dentro de un entorno sonoro particular. La melodía parte
de una base conceptualmente horizontal, con eventos sucesivos en el tiempo y no vertical, incluye
cambios de alturas y duraciones, y en general incluye patrones interactivos de cambio y calidad. La
palabra llego al castellano proveniente del bajo latín “melodia”, que a su vez proviene del griego
“moloidia” (canto, canto coral), formada por “melos” (canción, tonada, música, miembro de una
tonada) y el griego “oidía” (canto), de aeídein (canción).

Es el arreglo significativo y coherente de una serie de notas, este arreglo (en la música tonal) se
realiza según la tonalidad en la cual se diseña la melodía. La melodía también puede tener un
significado emocional, es difícil señalar cómo se produce ese sentimiento, combinaciones de
ritmos, alturas de los sonidos, cadencias, velocidad y otros elementos técnicos que pueden ser
analizados en las melodías mismas pero no expresados en la definición.

Es un conjunto de sonidos —concebidos dentro de un ámbito sonoro particular— que suenan


sucesivamente uno después de otro (concepción horizontal), y que se percibe con identidad y
sentido propio. También los silencios forman parte de la estructura de la melodía poniendo pausas
al “discurso melódico”.

Es la sucesión ordenada de sonidos para conformar frases musicales de acuerdo con ls leyes de la
tonalidad.

LA ARMONÍA

Es la superposición de sonidos que se producen simultáneamente, el arte de conformar acorde.

es ciencia y arte a la vez. Es ciencia porque enseña a combinar los sonidos de acuerdo a las reglas
inmutables con el fin de construir acordes, y es arte porque de la habilidad y el buen gusto de la
conducción de las voces armónicas resultará el trabajo realizado más o menos musical.

LOS MATICES

Es la intención, el color o dinámica que se da a la música.

Son las diferentes gradaciones que se puede dar a una sonido o frase musical.

Son las dinámicas que se aplican para enriquecer el hecho musical.

Los matices puden ser de dos clases: Dinámicos, que tienen que ver con la intensidad de los
sonidos y agógicos, relacionados con las duraciones o el tempo de los sonidos.

Del timbre ya se ha hablado en la parte correspondiente a las cualidades del sonido.

Los elementos de la música están directamente relacionados con las cualidades del sonido como
se puede apreciar en el siguiente cuadro.

EELEMENTOS DE LA MÚSICA CUALIDADES DEL SONIDO

Ritmo Duración

Melodía Altura

Altura
Armonía
Duración

Matices Intensidad
Duración

Timbre

La música desde sus cuatro elementos se puede visualizar como una edificación a la cual
denominaremos “el edificio musical”, en donde las bases son el ritmo, el pent house la melodía,
los apartamentos intermedios la armonía y la fachada los matices.

Música

Atenea (Minerva) y las Nueve Musas inspiradoras. De la palabra «musa» proviene «música».

La música (del griego: μουσική [τέχνη] - mousikē [téchnē], «el arte de las musas») es, según
la definición tradicional del término, el arte de organizar sensible y lógicamente una
combinación coherente de sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de
la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos
psicoanímicos. El concepto de música ha ido evolucionando desde su origen en la Antigua
Grecia, en que se reunía sin distinción a la poesía, la música y la danza como arte unitario.
Desde hace varias décadas se ha vuelto más compleja la definición de qué es y qué no es la
música, ya que destacados compositores, en el marco de diversas experiencias artísticas
fronterizas, han realizado obras que, si bien podrían considerarse musicales, expanden los
límites de la definición de este arte.
La música, como toda manifestación artística, es un producto cultural. El fin de este arte es
suscitar una experiencia estética en el oyente, y expresar sentimientos, emociones,
circunstancias, pensamientos o ideas. La música es un estímuloque afecta el campo
perceptivo del individuo; así, el flujo sonoro puede cumplir con variadas funciones
(entretenimiento, comunicación, ambientación, diversión, etc.).

Definición de la música[editar]

La música académica occidental ha desarrollado un método de escritura basado en dos ejes: el


horizontal representa el transcurso del tiempo, y el vertical la altura del sonido; la duración de cada
sonido está dada por la forma de las figuras musicales.

Las definiciones parten desde el seno de las culturas, y así, el sentido de las expresiones
musicales se ve afectado por cuestiones psicológicas, sociales, culturales e históricas. De esta
forma, surgen múltiples y diversas definiciones que pueden ser válidas en el momento de
expresar qué se entiende por música. Ninguna, sin embargo, puede ser considerada como
perfecta o absoluta.
Una definición bastante amplia determina que música es sonoridad organizada (según una
formulación perceptible, coherente y significativa). Esta definición parte de que —en aquello a
lo que consensualmente se puede denominar "música"— se pueden percibir ciertos patrones
del "flujo sonoro" en función de cómo las propiedades del sonido son aprendidas y procesadas
por los humanos (hay incluso quienes consideran que también por los animales).
Hoy en día es frecuente trabajar con un concepto de música basado en tres atributos
esenciales: que utiliza sonidos, que es un producto humano (y en este sentido, artificial) y
que predomina la función estética. Si tomáramos en cuenta solo los dos primeros elementos
de la definición, nada diferenciaría a la música del lenguaje. En cuanto a la función "estética",
se trata de un punto bastante discutible; así, por ejemplo, un "jingle" publicitario no deja de ser
música por cumplir una función no estética (tratar de vender una mercancía). Por otra parte,
hablar de una función "estética" presupone una idea de la música (y del arte en general) que
funciona en forma autónoma, ajena al funcionamiento de la sociedad, tal como la vemos en la
teoría del arte del filósofo Immanuel Kant.
Jean-Jacques Rousseau, autor de las voces musicales en L'Encyclopédie de Diderot, después
recogidas en su Dictionnaire de la Musique,1 la definió como el «arte de combinar los sonidos
de una manera agradable al oído».2
Según el compositor Claude Debussy, la música es «un total de fuerzas dispersas expresadas
en un proceso sonoro que incluye: el instrumento, el instrumentista, el creador y su obra, un
medio propagador y un sistema receptor».
La definición más habitual en los manuales de música se parece bastante a esta: «la música
es el arte del bien combinar los sonidos en el tiempo». Esta definición no se detiene a explicar
lo que es el arte, y presupone que hay combinaciones "bien hechas" y otras que no lo son, lo
que es por lo menos discutible.
Algunos eruditos han definido y estudiado a la música como un conjunto de tonos ordenados
de manera horizontal (melodía) y vertical (armonía). Este orden o estructura que debe tener un
grupo de sonidos para ser llamados música está, por ejemplo, presente en las aseveraciones
del filósofo Alemán Goethe cuando la comparaba con la arquitectura, definiendo
metafóricamente a la arquitectura como "música congelada". La mayoría de los estudiosos
coincide en el aspecto de la estructura, es decir, en el hecho de que la música implica una
organización; pero algunos teóricos modernos difieren en que el resultado deba ser placentero
o agradable.
Pentagrama

se conoce como pentagrama (o pentágrama, de acuerdo a lo indicado en el diccionario de la Real


Academia Española) a una modalidad de notación musical que se basa en una estructura
compuesta por cinco rectas ubicadas de manera paralela y a una misma distancia de separación.

Los pentagramas se destinan a la escritura de música, es decir, para tener registro en un soporte
escrito de las notas y los demás signos musicales necesarios para interpretar una melodía. Todas
las líneas del pentagrama, así como sus cuatro espacios, se enumeran en dirección abajo-arriba.

Al inicio del pentagrama se coloca la clave, que es el símbolo que permite relacionar cada nota
musical con la ubicación o espacio que ocupa en el pentagrama. Dicha clave conecta una nota con
un lugar específico del pentagrama, lo que hace que a las demás notas les correspondan ciertos
lugares y líneas adyacentes.

La clave de sol es la más popular fuera del ámbito de la música, aunque es muy raro encontrar una
partitura que no incluya un pentagrama en clave de fa, a menos que se hable de una “parte” de
una pieza orquestada, o sea, la línea que debe ejecutar un instrumento en particular. De todos
modos, un músico experimentado lee con fluidez las distintas claves, en sus posibles posiciones.
Cabe mencionar que es posible alterar la clave inicial a lo largo de una composición tantas veces
como se desee, ya sea de forma accidental (temporal) o bien definitiva (hasta el próximo cambio).

Básicamente, un pentagrama desnudo no sirve para nada, ya que es imposible asociar una línea o
un espacio con una nota. Luego de asignarle una clave, todo cambia. Sin embargo, esto no es
suficiente, dado que si no se realizan más aclaraciones, sólo será posible escribir melodías en Do
mayor o La menor (que son tonalidades relativas).

Para entenderlo de forma gráfica, es muy útil pensar en un piano; un pentagrama con clave de Fa
en la cuarta línea, nos da la posibilidad de utilizar las notas do, re, mi, fa, sol, la y si, a menos que
se indique algún accidente a lo largo de la pieza. Valga la redundancia, éstas son las notas
pertenecientes a Do mayor y su relativa menor, con lo cual quedan excluidas muchas
otras tonalidades.
Fraseo

Fraseo musical[editar]
El fraseo hace referencia a una organización expresiva de la música y se relaciona con la
conformación de las notas en el tiempo. El fraseo alude a la forma de tocar
las notas individuales pertenecientes a un determinado grupo de notas consecutivas; y a la
manera en que éstas se presentan con un determinado peso y forma que marca las
relaciones entre ellas. No se refiere a las duraciones idealizadas de las figuras musicales tal
como se representan en la partitura, sino a la multitud de desviaciones que el artista puede
hacer a partir de la partitura, para lograr que una actuación sea expresiva, conforme a un
determinado estilo y conciencia cultural. Un ejemplo puede ser una aceleración de un grupo
de notas, pero hay muchos más. Esta organización de notas es interpretada de forma
creativa por el músico con el objetivo de expresar sentimientos y puede ser identificada por
el oyente, no sólo objetivamente sino en la música, como expresión emocional.
Al tratarse de una actividad expresiva de los músicos creativos, la pregunta de cómo dar
forma a un grupo de notas en el tiempo, no puede ser (y no es) especificada
exactamente. Giuseppe Cambini escribió acerca de la interpretación musical con el violín:
«El arco puede expresar los afectos del alma, pero además no existiendo signos que los indiquen, tales
signos, incluso si se inventasen, llegarían a ser tan numerosos que la música, ya demasiado llena de
indicaciones, se convertiría en una masa informe para los ojos, casi imposible de descifrar. Me
consideraría afortunado si pudiera conseguir que un estudiante escuchase, a través de unos pocos
ejemplos, la diferencia entre lo malo y lo mediocre, lo mediocre y lo bueno, y lo bueno y lo excelente, en
la diversidad de expresiones que se pueden dar para un mismo pasaje.»

Frase musical[editar]

Efecto del cambio de la barra de compás en el acento métrico: las dos primeras líneas frente a las dos
segundas.1 Reproducir (?·i) o Reproducir con la percusión marcando los compases. (?·i)

Una frase musical (del griego φράση, frase, expresión, ver también estrofa) es una unidad
de métrica musical que tiene un sentido musical completo en sí mismo,2 construida a partir
de figuras musicales, motivos y células y se combinan para
formar melodías, periodos y secciones más amplias; o el fragmento que
un cantante o instrumentista puede interpretar durante una respiración.2
Este término, al igual que sentence, verso, etc., ha sido adoptado en el vocabulario musical de
la sintaxis lingüística.2 A pesar de que a menudo se hace la analogía entre la frase
lingüística y la musical, el término sigue siendo «uno de los más ambiguos en música... no
existe ni puede existir consistencia en la aplicación de estos términos... sólo con melodías de
tipo muy sencillo, especialmente las de algunas danzas, se pueden utilizar los términos con
cierta coherencia.
calamaro
A placer, puedes tomarte el tiempo necesario
Que por mi parte yo estaré esperando
El día en que te decidas a volver
Y ser feliz como antes fuimos
Sé muy bien
Que como yo estarás sufriendo a diario
La soledad de dos amantes que al dejarse
Están luchando cada quien
Por no encontrarse
Y no es por eso
Que haya dejado de quererte un solo día
Estoy contigo aunque estés lejos de mi vida
Por tu felicidad a costa de la mía
Pero si ahora tienes
Tan sólo la mitad del gran amor que aún te tengo
Puedes jurar que al que te quiere lo bendigo
Quiero que seas feliz
Aunque no sea conmigo
Y no es por eso
Que haya dejado de quererte un solo día
Estoy contigo aunque estés lejos de mi vida
Por tu felicidad a costa de la mía
Pero si ahora tienes
Tan sólo la mitad del gran amor que aun te tengo
Puedes jurar que al que te quiere lo bendigo
Quiero que seas feliz
Aunque no sea conmigo