Vous êtes sur la page 1sur 3

El aprendizaje es el proceso o conjunto de procesos a través del cual se adquieren o

se modifican ideas, habilidades, destrezas, conductas o valores. Como resultado del


estudio está la experiencia, la instrucción, el razonamiento y la observación.

Pero según Feldman (2005) define el aprendizaje como: “un proceso de cambio
relativamente permanente en el comportamiento de una persona generado por la
existencia. Es decir, que el aprendizaje ocurre a través de la práctica o de otras
formas de experiencia. Al referirnos el aprendizaje como proceso de cambio
conductual implica adquisición y modificación de conocimientos, estrategias,
habilidades, creencias y actitudes (Schunk, 1991).

De esa manera puedo mencionar que el aprendizaje se relaciona mucho con la


memoria, inteligencia y pensamiento que diariamente lo usamos para resolver un
problema social y/o científico. Asimismo el aprendizaje consiste en adquirir,
procesar, comprender y aplicar una información que nos ha sido enseñada, en otras
palabras, cuando aprendemos nos adoptamos a las exigencias que los contextos nos
demandan, es por ello que se menciona que el aprendizaje requiere un cambio
relativamente estable de la conducta del individuo, y este cambio lo producimos tras
asociaciones entre estímulos y respuesta. (Vygotsky, 1988)

Es el órgano encargado de controlar y coordinar todos los movimientos que realizamos.


Además de ello, dicta toda nuestra actividad mental desde los procesos inconscientes,
como respira, cuestionarnos pensamientos filósofos, etc. Es por ello que se cree que los
seres humanos piensan alrededor de 80.000 pensamientos cada día. Además de ello, el
cerebro emerge por la naturaleza de la unidad que nutre su funcionamiento que son las
NEURONAS que contiene aproximadamente 15.000 a 33.000 millones. Asimismo el
cerebro procesa la información sensorial, controla y coordina el movimiento,
comportamiento, incluso da prioridad a las funciones corporales homeostáticas tal como
los son los latidos del corazón, presión sanguínea, el balance de fluidos y la temperatura
corporal. Además es responsable de la cognición, las emociones, la memoria y el
aprendizaje. (Rosell Puig, Dovale Borjas, Alvarez Torres, 2002)

La función biológica que realiza el cerebro es el administrar los recursos energéticos de los
que dispone el animal para fomentar comportamientos basados en la supervivencia. De
acuerdo a ello emergen comportamientos que promueven, lo que los seres humanos
denominamos “bienestar”, mientras que el animal lo observa como la acción que les
permite seguir viviendo “supervivencia”