Vous êtes sur la page 1sur 20

La intolerancia a la histamina: ¿podría ser la causante de sus síntomas?

Para una prueba de salud rápida, piense si sufre de cualquiera de los siguientes síntomas
comunes:

 erupciones, urticaria o eczema;


 dolores de cabeza o migrañas;
 diarrea;
 presión arterial baja;
 picazón en los ojos, goteo nasal, congestión;
 cólicos o dolores de cabeza premenstruales.
Estos son síntomas muy generales que tienen muchas causas posibles, pero una
posibilidad que no se discute a menudo es una condición llamada intolerancia a la
histamina.

¿Qué es la histamina?

La histamina es un compuesto que se


encuentra en todas las células del cuerpo, y es un componente natural de muchos
alimentos. También es un componente importante tanto del sistema inmunológico como
del sistema neurológico, y está implicada en el proceso de inflamación. La histamina causa
una variedad de síntomas, que varían dependiendo de dónde se la libera y a qué
receptores se une.

¿Qué es la intolerancia a la histamina?

El verdadero mecanismo de la intolerancia a la histamina (IH) se encuentra bajo


investigación, pero se cree que está relacionado con la acumulación de histamina. En un
individuo sano, la histamina se descompone regularmente con la ayuda de dos enzimas:
DAO y HNMT. Se piensa que el mecanismo de la intolerancia a la histamina se debe a la
presencia de una disfunción genética o adquirida en una de estas dos enzimas. La enzima
DAO se produce en el intestino, por lo que si la función intestinal se encuentra
comprometida puede que no haya suficiente enzima para degradar la histamina de manera
normal.

Cuando se produce una acumulación de histamina, aparecen los síntomas. Una


disminución en la producción de la enzima DAO puede ser la razón por la que la
intolerancia a la histamina parece ser más común en personas que tienen trastornos
gastrointestinales tales como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del
intestino irritable, la enfermedad celíaca y el sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SIBO,
por sus siglas en inglés). La producción de la enzima DAO también puede verse inhibida
ante ciertos medicamentos.

Algunos médicos cuestionan si verdaderamente la intolerancia a la histamina es una


enfermedad. En Europa, la intolerancia a la histamina es aceptada más ampliamente como
una condición verdadera. En 2012, la Sociedad Alemana de Alergología e Inmunología
Clínica la reconoció como una enfermedad verdadera cuya fisiopatología aún no ha sido
determinada.

¿Cuáles son algunos de los síntomas de la intolerancia a la histamina?

 diarrea;
 dolor de cabeza;
 sofocones;
 sarpullido, urticaria (ronchas), eczema;
 arritmia (latido irregular del corazón);
 presión arterial baja: debido a la vasodilatación causada por la histamina;
 sibilancia;
 goteo nasal;
 ojos llorosos;
 angioedema: hinchazón de cara, manos, labios;
 acidez gástrica: debido al aumento de producción de ácido;
 picazón: normalmente de la piel;
 síndrome premenstrual: dolores de cabeza durante el ciclo menstrual o cólicos
dolorosos debido a contracciones producidas por la histamina en relación con los
niveles hormonales.
Puede tener correlación con otros problemas de salud

La intolerancia a la histamina parece darse más frecuentemente cuando hay presente una
disfunción gastrointestinal, como en la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad
celíaca, el síndrome del intestino irritable, etc. Dados los pocos datos que se tienen en
cuanto a la incidencia real de la intolerancia a la histamina, los datos sobre su correlación
con otros problemas de salud son también escasos. En el ámbito de la medicina
alternativa, se cree que ocurre más comúnmente cuando hay disbiosis intestinal o
sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SIBO, por sus siglas en inglés).

No es lo mismo que una alergia alimentaria

Con la intolerancia a la histamina, los


síntomas pueden aparecer cuando se consumen ciertos alimentos, pero el mecanismo es
diferente al de una alergia alimentaria. Algunos de los síntomas son similares a los de una
verdadera reacción alérgica, pero en la intolerancia a la histamina no está implicada la
inmunoglobulina E (IgE), por lo que las pruebas cutáneas y de alergias darán negativo. Se
piensa que la intolerancia a la histamina se produce debido a una acumulación de
histamina, en vez de una liberación excesiva de histamina. Debido a esto, los síntomas
pueden no ser inmediatos. Los síntomas pueden presentarse cada vez que se alcanza un
cierto límite, lo que dificulta identificar un alimento en particular como el culpable.

Por ejemplo, es posible que usted haya consumido alimentos ricos en histamina en la
mañana, y en la tarde haya consumido una comida baja en histamina. Pero, es posible que
la comida de la tarde sea suficiente para hacer sobrepasar su nivel de tolerancia, por lo
que usted tendría síntomas en la tarde. Usted podría pensar que sus síntomas se debieron
a la comida de la tarde, pero en realidad los alimentos de la mañana fueron el factor más
importante.

Qué debe hacer si piensa que la histamina es un problema para usted

Si usted cree que puede tener intolerancia a la histamina, hable con su médico para
evaluar otras condiciones posibles “parecidas”, tales como alergias, trastornos de
mastocitos o trastornos digestivos subyacentes. Una vez que estas posibilidades se hayan
evaluado y tratado, se podrá comenzar una dieta de eliminación para ver si los síntomas
mejoran. En este caso, llevar un diario de alimentos es esencial. Se deben corregir primero
cuestiones subyacentes para optimizar la mejora. Debido a que la dieta es restrictiva,
sobre todo si se añade a un plan de alimentación ya restringido, consulte con un
profesional para asegurar una ingesta nutricional adecuada.

Cómo se diagnostica la intolerancia a la histamina

En este momento no hay pruebas comprobadas para diagnosticar la intolerancia a la


histamina más allá de la dieta de eliminación. Si bien es posible medir la actividad de la
enzima DAO en la sangre (una de las enzimas mencionadas anteriormente), así como los
niveles de histamina en la sangre y la orina, estos resultados no parecen correlacionarse
significativamente con los síntomas. Las pruebas cutáneas o las pruebas típicas de
sangre para detectar alergias no pueden dar positivo, ya que la inmunoglobulina E (IgE) no
está implicada en la intolerancia a la histamina (como es en el caso de las verdaderas
alergias).

Es importante recordar que, mientras se considere la intolerancia a la histamina como


causa de síntomas, se deben evaluar otros trastornos relacionados como las alergias, los
trastornos de mastocitos, la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad celíaca, la
malabsorción de fructosa, el sobrecrecimiento bacteriano intestinal, la colitis, etc.

Después de realizar una evaluación de los trastornos relacionados, se podrá comenzar


una dieta que elimine los alimentos altos en histamina. Si los síntomas mejoran al reducir o
eliminar la histamina de la dieta, es posible que usted tenga intolerancia a la histamina.

El tratamiento para la intolerancia a la histamina

¡No se trata solo de seguir una dieta! Trate primero cualquier otro problema subyacente, ya
que solo eso podría mejorar la tolerancia a la histamina.

En general, me gusta concentrarme en los tratamientos alimentarios ya que prefiero hacer


todo lo posible en cuanto a la dieta en lugar de usar medicación. Pero, la intolerancia a la
histamina requiere en verdad un enfoque integrador (integrative approach), ya que a
menudo se produce junto a otros trastornos que necesitan un tratamiento que vaya más
allá de las modificaciones que se puedan hacer en la dieta.

Dieta: una dieta baja en histamina es el tratamiento de elección (podrá ver listas de
alimentos abajo), pero puede ser difícil de seguir si la persona ya está haciendo una dieta
restringida como la dieta sin gluten o baja en FODMAPs, y debe hacerse bajo supervisión
médica para asegurar una ingesta nutricional apropiada. La tolerancia a la histamina varía
de persona a persona, y la cantidad de histamina tolerada debe deducirse por ensayo y
error. Algunas personas solo pueden tolerar cantidades muy pequeñas, y otras más
grandes.

Lo importante de destacar es que la tolerancia a la


histamina parece mejorar cuando se tratan los problemas subyacentes. Por ejemplo,
cuando se tratan el síndrome del intestino irritable o el sobrecrecimiento bacteriano
intestinal (SIBO), las reacciones a la histamina a menudo disminuyen. Es de suma
importancia tratar los trastornos subyacentes junto con cambios en la dieta. Una vez que
se completa la dieta de eliminación, se debe evaluar individualmente la tolerancia a
determinados alimentos, y agrandar la dieta según la tolerancia que usted tenga para
lograr una nutrición y estilo de vida óptimos.

Sueño: ¡de siete a ocho horas por noche ayuda con todo!

Apoyo: los problemas de salud y las restricciones dietéticas causan dificultades y


estés. Busque el apoyo de la familia, la comunidad, las organizaciones religiosas, los
grupos de apoyo en línea, los grupos de apoyo locales. Evite a las personas negativas.
Las interacciones negativas retrasan el proceso de curación.

Ejercicio: cualquier ejercicio es beneficioso. Trate de hacer de treinta a sesenta minutos


diarios. No se sienta mal si solo puede hacer quince minutos de ejercicio; ¡todo ayuda!

Relajación: los beneficios de las técnicas de relajación son más que importantes. Los
ejercicios de respiración o relajación muscular progresiva son fáciles, gratis y pueden
hacerse en cualquier lugar. El yoga y la meditación son excelentes también. La relajación
también puede significar para usted leer un libro, pasar tiempo con amigos o tocar música.
Medicamentos: antihistamínicos, cremas/ esteroides tópicos, esteroides orales, cremas
homeopáticas o de origen vegetal tópicas y lociones para las erupciones.

Suplementos: hay escasez y hasta falta de datos sobre los suplementos, pero los
siguientes se utilizan a veces: vitamina C, B6, zinc, cobre, magnesio, mangostán,
quercetina, promotores y suplementos de la DAO y cremas de uso tópico. Utilice cualquier
suplemento bajo la guía de un profesional. Los suplementos pueden tener efectos
secundarios tóxicos. (Supplements can have toxic side effects.)

Aplicación sobre los contenidos de histamina: https://itunes.apple.com/us/app/food-


intolerances/id419098758

Aplicación sobre el seguimiento de


síntomas: https://itunes.apple.com/gb/app/mysymptoms-food-
diary/id405231632?mt=8&ign-mpt=uo%3D4

Libros: pruebe usar un libro de recetas bajas en histamina. Lo ayudará a preparar


comidas más fácilmente, especialmente durante la etapa de eliminación.

Alimentos que se pueden comer en una dieta baja en histamina

 En lo posible, coma alimentos


frescos.
 Carne y pescado frescos (evitar la carne y el pescado en conserva).
 Fruta fresca, excepto fresas y cítricos.
 Verduras frescas, excepto tomates, espinaca y col.
 Cereales: arroz, maíz, mijo, avena, sorgo.
 Aceites: la mayoría de los aceites de cocina.
Vea abajo una lista de alimentos con alto contenido de histamina y de medicamentos que
deben utilizarse con precaución si usted piensa que la intolerancia a la histamina puede
ser un problema para usted.

Alimentos con alto contenido de histamina

Esto es motivo de controversia, ya que el contenido de histamina de los alimentos varía en


función de su tiempo de almacenamiento, madurez, cocción y procesamiento. Ciertos
alimentos también, si bien no contienen niveles altos de histamina, son ricos en
compuestos conocidos como liberadores de histamina que pueden desencadenar
síntomas similares al aumentar los niveles de histamina. La siguiente lista, que no es
exhaustiva en absoluto, contiene alimentos comúnmente reconocidos por ser ricos en
histamina o ser liberadores de histamina. Las listas de alimentos que se encuentran
disponibles varían, y es difícil encontrar información consistente en cuanto al contenido de
histamina de los alimentos. El punto que sí parece ser aceptado por todos es que los
alimentos fermentados y añejados suelen ser los más culpables de todos.

 alcohol: champagne, vino tinto, cerveza, vino blanco;


 carnes o pescados fermentados o ahumados: salame, sardina, caballa, arenque,
atún;
 alimentos enlatados o encurtidos: chucrut, pepinillos en vinagre, salsa de
pepinillos, salsa de soja;
 productos lácteos fermentados: yogur, kéfir, suero de leche;
 quesos añejos: parmesano, gouda, suizo, cheddar;
 frutas: frutas secas, fresas, cítricos;
 verduras: tomates y productos de tomate, espinaca;
 legumbres: garbanzos, granos de soja, cacahuetes;
 otros: canela, chocolate;
 cereales: trigo;
 liberadores de histamina: cítricos, papaya, piña, nueces, fresas, claras de huevo,
aditivos;
 bloqueadores de la enzima DAO: alcohol, té negro y verde.
Medicaciones para usar con precaución si la intolerancia a la histamina es un
problema

Estas medicaciones inhiben la enzima DAO:

 la acetilcisteína;
 el ambroxol;
 la amilorida;
 la aminofilina;
 la amitriptilina;
 la aspirina;
 el cefotiam;
 la cefuroxima;
 la ciclofosfamida;
 la cimetidina (Tagamet);
 el ciprofloxacino;
 la codeína/ los opioides;
 el diazepam (Valium);
 el haloperidol (Haldol);
 los medios de contraste;
 el metamizol;
 la metoclopramida (Reglan);
 el naproxeno (Aleve);
 el narcótico tiopental (medicamento intravenoso para las cirugías);
 la noscapina;
 el pancuronio;
 la prilocaína.
ESTE ARTÍCULO ES PROPIEDAD DE AMY BURKHART, MD, RD.
Alimentos y dieta baja en histamina
Son muchos los alimentos que provocan una acumulación de histamina en el organismo, y
no todos tienen que ser necesariamente ricos en esta amina.
Ya se conocen algunos alimentos, descritos a lo largo de los años por los propios pacientes,
relacionados con la aparición de la migraña u otros síntomas, pero hasta ahora no se
conocía la causa. Siempre se ha hablado de buscar “culpables” entre los alimentos sin ver
donde se encuentra el problema. El origen de padecer este síndrome se encuentra en el
propio individuo y la alimentación es sólo la vía de acceso del componente que ayuda a que
se produzca.
Hay discrepancias sobre el criterio a seguir para la consideración o no de un alimento rico
en histamina. Algunos autores proponen eliminar de la dieta aquellos alimentos que
presentan concentraciones superiores a 20 mg/kg, mientras que otros son mucho más
exigentes y consideran alimentos con niveles bajos de histamina los que la contienen en
cantidades inferiores a 1 mg / kg. Aunque para poder hacerlo correctamente debería
aparecer la cantidad de histamina en el etiquetado alimentario, y no es así.
Por otro lado, además de tener en cuenta los alimentos ricos en histamina, se deberían tener
muy presentes otros factores que provocan la acumulación de la amina dentro del organismo
como la cantidad de otras aminas, la capacidad para liberar histamina endógena o bien
factores bloqueadores de la enzima DAO como las bebidas alcohólicas.
La siguiente tabla recoge los alimentos precursores de acumulación de histamina por déficit
de DAO (tanto por alta concentración, por contener otras aminas que compiten con la DAO,
como por liberación endógena de histamina), pero en ningún caso sustituye una dieta
equilibrada baja en histamina, que debería ser asesorada por un profesional de la nutrición,
el dietista-nutricionista.

Ver tabla de alimentos

Alimentos ricos en histamina


Posted by Adriana Duelo 30 Noviembre, 2011 316 Comments

El déficit de la actividad enzimática de la Diamino Oxidasa (DAO) puede provocar diferente


sintomatologia en nuestro organismo que se manifiesta a través de diversos signos, como podéis ver
en un artículo publicado el mes pasado en este mismo blog: “Déficit de la enzima DAO“.
De entrada, cuando se diagnostica un déficit de la actividad DAO con una analítica de
sangre, el nutricionista ya puede pautar una dieta pobre en histamina y en otras aminas.
(Estas otras aminas también deben tenerse en cuenta, pero lo dejo para otro artículo).
Esta pauta dietética es básica para evitar la aparición de sintomatología (una de las
principales, la migraña), porque para degradar la histamina se necesita la enzima DAO, y si
no tenemos suficiente, la histamina se acumula pudiendo producir toda la sintomatología
mencionada.
A partir de esta dieta, el nutricionista decidirá al mismo tiempo si además, es necesario el
aporte de un suplemento dietético de enzima DAO para ayudar a absorber la poca histamina
que ingerimos con los alimentos.
Existen discrepancias sobre el criterio a seguir para la consideración o no de un alimento
rico en histamina. Algunos autores proponen eliminar de la dieta aquellos alimentos que
presenten concentraciones superiores a 20 mg/kg, mientras que otros son mucho más
exigentes y consideran alimentos con niveles bajos de histamina los que contienen
cantidades inferiores a 1 mg/kg. Lo que sí está claro es que la dosis sintomatológica es
mucho menor en pacientes con déficit de DAO que en una intoxicación esporádica de
histamina: 15-20mg y 150mg respectivamente. Este hecho demuestra una clara importancia
en pautar una dieta baja en histamina en pacientes con déficit de DAO.

A continuación se muestra una tabla con el contenido de histamina en alimentos:


Contenido Contenido

Alimento (mg/kg) Alimento (mg/kg)

Berenjena Setas y champiñones nd – 1,8


26

Aguacate Carnes curadas (jamón salado) nd – 10


23

nd – 13
Bebidas alcohólicas (vino tinto,
nd – 21
blanco, espumoso, cerveza
nd – 6,3
embotellada) Carne fresca (vacuno, cerdo) nd – 4
nd – 2

Carnes curadas (bacon, chorizo,

Acelgas nd – 2 salchicha, salami, fuet, sobrasada) nd – 350

Carne cocida (jamón york) nd – 5 Leche pasteurizada nd – 162

Champagne 67 Aceitunas nd – 2

Pescado azul (semiconservas de

Col blanca fermentada (Xucrut) 10 – 200 anchoas o arenque) nd – 1.500


Espinacas 20 – 30 Pescado fresco nd –19,75

Pescado azul (fresco: atún, sardina,

Harina de trigo y de arroz nd – 5 caballa o boquerón) nd – 10

Queso cabra nd – 87,1 Pescado congelado nd – 894

Pescado blanco (congelado: bacalao y

Queso curado nd – 162,1 merluza) nd – 2

Productos vegetales fermentados

Queso emmental 10 – 500 (derivados de soja) nd – 2.300

Queso fresco nd – 5 Zumos de frutas nd – 1,5

Queso rallado nd – 556,4 Tomate (fresco, salsa) 0,5 – 8

Queso rallado empaquetado nd – 1071 Salchichas 10 – 50

Queso roquefort 2000 Vinagre 500

Yogurt nd – 13 Vinagre de sidra 20

Legumbres (lentejas, garbanzos

y judías) nd – 10 Vinagre balsámico nd – 4000

Leche cruda nd – 389,9 Chocolate nd – 0,5

Alimentos sin
histamina: La lista
más completa
La histamina puede estar detrás de una intolerancia
alimentaria y otros problemas de salud. Por ello es
importante reducir o limitar el consumo de alimentos
con un elevado contenido en histamina.
por Isabel Rodríguez, il 5 Julio 2013

La histamina es una amina idazólica que produce nuestro cuerpo y que, entre
otros, puede ser la causante de intolerancias alimentarias (histaminosis
alimentaria), dolores de cabeza (migraña), dolores musculares y piel atópica,
entre otros, en el caso de las personas que padecen Déficit de DAO, el cual
debe ser diagnosticado mediante una analítica de sangre concreto en un
servicio médico profesionalizado. La alimentación puede ser crucial a la hora
de tratarlo, incluyendo en la dieta alimentos bajos en histamina y eliminando
los que son altos en histamina o favorecen su producción.
Pero, ¿cuáles son los alimentos que nos hacen más vulnerables? No se trata de
prohibir su consumo, sino de revisar nuestra dieta y detectar qué tipo de
alimentos convienen ser sustituidos por otros de igual valor nutritivo para no
desequilibrar nuestra dieta, pero sin el riesgo de la histamina. Veamos qué
alimentos podemos incluir en la lista.
Los alimentos, algunos tan comunes y de consumo diario como los lácteos,
el trigo o el huevo, pueden hacer que nuestro organismo libera elevadas dosis
de histamina. Las altas concentraciones de histamina pueden provocar un
choque anafiláctico. Por tanto, es a través de la dieta como debemos controlar
los efectos de la histamina sobre el organismo. No podemos olvidar, no
obstante, que las proteínas lácteas no solo están presentes en la leche, sino que
también se añaden a otro número importante de alimentos, como dulces y
repostería, pan, cereales, pizzas y salsas.
Picor, urticaria, vómitos, mareos y diarrea son los síntomas más comunes que
acompañan a la intolerancia a la histamina, una patología que suele más
frecuente entre las mujeres de mediana edad. En estos casos, al igual que
sucede con otras intolerancias alimentarias como la celiaquía, el tratamiento
más efectivo es la dieta libre, en la mayor medida posible, de histamina para
evitar su acumulación en la sangre. Hay alimentos con un elevado contenido
de histamina y otros, por su parte, tienen la capacidad de favorecer su
liberación por parte del organismo.
¿Qué alimentos debemos evitar y cuáles están libres de histamina? Hay que
apuntar que, en líneas generales, cuanto mayor es el tiempo de maduración y
procesamiento de un alimento más elevado será su contenido en histamina
(pescados en conserva, queso curado o carnes procesadas y embutidos).
Veamos más detenidamente la lista de alimentos.
Alimentos con niveles altos de histamina
Si padeces Déficit de DAO o alguna intolerancia alimentaria hacia alimentos
con histamina, estos son los alimentos que deberás eliminar o evitar lo más
posible. No todos son altos en histamina, algunos la producen una vez que se
ingieren o producen otras aminas, las cuales favorecen el crecimiento de
histamina en sangre.
 Conservas de pescado (atún, sardinas, caballa, boquerón), de carne o de
verduras y fermentados.
 Pescados azules y mariscos.
 Quesos curados (sobre todo la zona de la corteza).
 Carnes y pescados curados o ahumados.
 Embutidos.
 Productos de soja (leche de soja, salsa de soja, tofu).
 Frutas cítricas y otras frutas: naranja, limón, mandarina, pomelo, kiwi, piña,
papaya, frambuesa, aguacate, plátano, ciruelas, fresas.
 Verduras altas en histamina: tomate, pimiento, berenjena, patata, espinacas y
acelgas. Y verduras fermentadas como el chucrut.
 Café, té, vino, cerveza, zumos procesados.
 Trigo y derivados: pan, pasta, cereales, pizzas, pastelería, bollería, harinas,
rebozados…
 Frutos secos: nueces, cacahuetes y almendras.
 Azúcar blanca refinada, aditivos (glutamato o E-621 y aspartamo), helados,
confites, chucherías, dulces industriales…
 Leche de vaca y derivados: yogurt, queso, yogures líquidos, natillas, nata,
leche con chocolate, puré de patata artificial, helados, flan, crema catalana…
 Chocolate y derivados: crema de cacao, bombones, dulces con chocolate…
 Clara de huevo.
 Setas en conserva y aceitunas.
 Se recomienda evitar los alimentos con gluten: trigo, cebada, cuscús, bulgur,
espelta, centeno, malta y avena contaminada (con gluten).

Alimentos sin histamina


Aunque todos los alimentos contienen ciertos niveles de histamina, se
conocen como alimentos sin histamina aquellos que contienen menor
proporción o generan niveles mínimos de histamina cuando son procesados
por el cuerpo. Toma nota:

 Frutas bajas en histamina: manzana, pera, mango, coco, lichis, granada,


uva, melón (no demasiado maduro), sandía, frutas del bosque (excepto
frambuesas), higos, melocotón, cereza, albaricoque, nectarina.
 Verduras bajas en histamina: lechuga, endibia, berros, canónigos, escarola,
rúcula, coles de bruselas, lombarda, col, coliflor, brócoli, alcachofa,
zanahoria, boniato, pepino, ajo, cebolla, puerro, calabacín, calabaza,
espárragos, remolacha, judías, nabos, rábano, apio.
 Carnes bajas en histamina: cordero, ternera, conejo, jabalí, pavo y pollo
(todas deben ser frescas)
 Pescados blancos: lenguado, merluza, rape, pelaya, bacalao, halibut, perca,
calamar, pulpo, sepia, gallo, rodaballo, congrio, trucha de río, lubina, mero,
dorada, raya. Deben ser frescos, nunca en conserva.
 Leches vegetales permitidas: de arroz, de mijo, de quinoa, de sésamo, de
coco y de avena (siempre y cuando el productor garantice que no contiene
gluten).
 Leches animales permitidas: leche de yegua, de cabra y de oveja.
 Legumbres: guisantes, lentejas, habas, judías secas, azukis.
 Queso de oveja o de cabra fresco (dependiendo de la tolerancia de la
persona).
 Yogur de oveja o de cabra (dependiendo de la tolerancia de la persona).
 Algarroba.
 Yema de huevo.
 Semillas: lino, sésamo, cányamo.
 Algas.Apps para celíacos, a
EN QUÉ CONSISTE LA DIETA BAJA EN
HISTAMINA

Qué es la histamina?
La histamina se trata de una molécula vital, necesaria para la vida. Es una amina
biógena que se forma en los alimentos por acción de enzimas de los microorganismos a
partir de los aminoácidos precursores. La histamina, que se encuentra en todos los
alimentos en una medida u otra, ya sean de origen animal o vegetal, también debe ser
metabolizada para poderse eliminar por la orina sin ningún inconveniente. El problema
aparece cuando el organismo tiene baja actividad de la principal enzima encargada de
metabolizar la histamina ingerida en los alimentos, la DiAmino Oxidasa o DAO, o bien
nuestro hígado no la está metabolizando correctamente. Es entonces cuando debemos
hacer una dieta baja en histamina.

La DAO se encuentra mayoritariamente en la mucosa intestinal y el resultado de su


poca actividad da lugar a una acumulación de histamina. Cuando existe una
desproporción entre la histamina ingerida y la capacidad de metabolizarla por déficit de
DAO o del hígado, la histamina pasa a través del epitelio intestinal al torrente
sanguíneo, y se produce su acumulación en plasma y tejidos, apareciendo los efectos
adversos, sin haber una relación temporal directa entre la ingesta del alimento y el
síntoma.

Se sabe, desde la década de 1950, que la histamina está en el cerebro, pero hasta hace
poco no se sabía su papel. Las funciones fuera del sistema nervioso han sido un
impedimento para pensar que era un neurotransmisor. Es sintetizada y liberada por
neuronas del sistema nervioso central que usan la histamina como neuromodulador.
Fuera del sistema nervioso central es un mediador de medios fisiológicos. Se encuentra
fundamentalmente en células cebadas del tejido conectivo y basófilos (un tipo de
leucocitos) de la sangre periférica.

Factores desencadenantes de un exceso de histamina


1. Una alimentación inadecuada, con alimentos ricos en histamina:
pescado azul en conserva, quesos y lácteos, soja, gluten,
embutidos, alcohol, pescado y carne congelada, fermentados.
2. Uso de medicamentos que inhiben la actividad de la enzima
DAO: antidepresivo, antiparkinsoniano, antituberculoso,
mucolítico, expectorante, antipalúdico, antibiótico,
antihipertensivo, analgésico, antiemético, antiarrítmico,
antihistamínico, antiulceroso, bronquiolítico, diurético,
tranquilizante, relajante muscular, antiasmático
3. Hongos y bacterias, como candidiasis intestinal.
4. Parásitos.
5. Factores genéticos. De esta manera, en gente sana, la histamina
que proviene de la dieta es degradada rápidamente por la enzima
DAO en el intestino delgado, pero las personas con baja
actividad funcional de DAO tienen el riesgo de padecer lo que
hasta ahora se conocía como intolerancia a la histamina o
histaminosis alimentaria (buscando la “culpa” en el alimento), y
a lo que actualmente la comunidad sanitaria se refiere como
“Déficit de DAO” (que busca la “culpa” en el individuo)
6. Enfermedades inflamatorias intestinales, como duodenitis o
colitis ulcerosa.

Síntomas de sufrir histaminosis


La aparición de los síntomas no está ligada al consumo de un producto concreto, sino
que puede asociarse a una amplia gama de alimentos con contenidos variables de
histamina, pudiendo incluso aparecer efectos después del consumo de productos con
niveles bajos de histamina, pues el problema aparece con la acumulación de histamina
en el tiempo, no por su ingesta puntual. Esto representa una dificultad a la hora de
establecer una dosis máxima tolerable.

La sintomatología más destacada es:

 Migraña
 Dolor crónico
 Fibromialgia
 Dolores musculares
 Mareos
 Colon irritable
 Estreñimiento
 Diarrea
 Dolor de estómago
 Flatulencia
 Sensación de hinchazón
 Náuseas
 Sensación de saciedad
 Trastornos cutáneos (piel seca, atópica, psoriasis, urticaria, picor,
dermatitis, edemas)
 Desajustes hormonales (amenorrea, síndrome premenstrual,
ovarios poliquísticos, infertilidad)
 Dolores osteopáticos (sobre todo de espalda y columna)
 Dolor en los tejidos blandos
 Astenia
 Sensación de cansancio injustificado

Cómo diagnosticarla
Hay varias maneras de diagnosticar la histaminosis:

– A través de análisis de sangre. Si los niveles de homocisteína están elevados.

– Por la sintomatología. Si al leer la sintomatología se padecen varios síntomas.


– Prueba de los nieveles de DAO. Sabemos si tenemos un exceso de histamina por una
baja actividad de esta enzima.

Pilares básicos para el tratamiento del exceso de


histamina
El mejor tratamiento para la histaminosis es seguir, en general, una dieta con alimentos
bajos en histamina. Aparte de la dieta, normalmente se complementa con magnesio,
vitamina B6, B12, B9, colina, inositol, metionina, betaína, SAMeE, vitamina C,
vitamina B6, piridoxal-5-fosfato + cinc + cobre (3-6 mg / día durante 6 semanas) o
DAOsin.

Los alimentos ricos en histamina más destacados (lo que hay que evitar) son los
que tienen más de 20 mg de la amina, los alimentos que liberan histamina y
también los que son ricos en otras aminas biógenas, como la putrescina y la
cadaverina, que pueden provocar una saturación del DAO e impedir que éste
elimine la histamina de los alimentos.

Así, hay unos alimentos que tendremos que quitar de la dieta durante un tiempo, como
gluten (trigo, espelta, kamut), embutidos, cerdo, jamones (crudo, cocinado o salado),
todos los ahumados, mortadela, salami, chorizos, alcohol (cava, vino, cerveza), café, té,
quesos (excepto el fresco de cabra u oveja), pescado azul en conserva (atún, caballa,
anchoas), productos vegetales fermentados (chucrut), soja y derivados, vinagre (sobre
todo balsámico), kétchup y tomate, patatas, espinacas, acelgas, pimiento, berenjena,
mariscos, chocolate, aguacate, frutos secos, trigo (gluten), naranja, limón, mandarina,
pomelo, kiwi, piña, papaya, frambuesa, plátano, fresa, ciruelas, azúcar blanco, azúcares
refinados y artificiales, clara de huevo, garbanzos, aceitunas y setas que no sean frescas.

En cambio, se debe hacer una dieta en alimentos bajos en histamina, como legumbres
(excepto garbanzos y soja), cualquier verdura menos las comentadas, leches vegetales
excepto la de soja, algarroba en lugar de chocolate, pan de quinoa, de espelta, de arroz o
de trigo sarraceno, infusiones en lugar de café o té, pescado blanco fresco de máximo 48
horas en la nevera y nunca congelado, carne fresca de 48 horas en a nevera no
congelada de cordero, ternera, conejo, jabalí, pollo y pavo; las algas también van bien;
para endulzar se puede usar estevia, miel, melazas, zumo concentrado de manzana o
azúcar integral de caña o de coco; yogur de oveja o cabra y el queso fresco también de
oveja o cabra, y frutas como manzana, pera, mango, coco, lichis, granada, uva, melón,
sandía, frutas del bosque, higos, melocotón, cerezas, albaricoque y nectarinas.

En mi página web puedes encontrar muchas recetas bajas en histamina. Si en el


buscador de la web escribes histamina te saldrán las entradas con esta etiqueta. Además,
todas las otras recetas son fácilmente ajustables a una dieta baja en histamina.

Dieta baja en histamina | Histaminosis


alimentaria
En este artículo te explicamos cómo puedes hacer una dieta baja en histamina. Esta dieta está indicada
cuándo en una analítica de sangre se confirma un nivel alto de histamina basal o un déficit de la
actividad de la enzima DAO (diaminooxidasa).

Qué es la histaminosis alimentaria


Cada vez se relaciona más la histaminosis alimentaria no alérgica (HANA) con la prevalencia
del sobrepeso asociado a retención de líquidos y de patologías crónicas de fondo
alérgico como la migraña, fibromialgia, fatiga crónica o intestino irritable.
La histamina actúa a través de los receptores que presentan todos los órganos y tejidos de nuestro
cuerpo. Hay una relación directa entre el exceso de histamina en el cuerpo y los niveles de la hormona
antidiurética, que produce mayor retención de líquidos. Se estima que más de un 40% de las personas
con problemas de peso tienen histaminosis crónica.
Test de histaminosis alimentaria no alérgica (HANA)
Los test de liberación de histamina o de actividad de la enzima DAO (diaminooxidasa) encargada de
la degradación de histamina, ya no se consideran tan útiles para el diagnóstico de la histaminosis
alimentaria.
Lo ideal sería estudiar la actividad de la enzima DAO en una biopsia digestiva, lo cual no es muy
operativo, por ello el test más significativo por el momento es el estudio de activación y
sensibilización celular. Este test inmunológico permite descartar la contribución de los alimentos de
mayor frecuencia de consumo como: leche de vaca, carne de pollo, carne de cerdo, pescado blanco,
pescado azul, harina de trigo, tomate, arroz, huevo entero, levadura o naranja. La intolerancia se
manifiesta entre 3 y 10 nanogramos/mL. Déjanos un comentario para recibir más información sobre
este test.

Patologías que mejoran con una dieta baja en


histamina
Las patologías que suelen beneficiarse de una dieta baja en histamina son: migraña, cefalea tensional,
problemas intestinales, dolores musculares, parestesias, piel atópica, cansancio, vértigos, acúfenos,
trastornos del sueño, trastorno de la memoria y de la atención, trastornos de la temperatura (predominio
de sensación de frío, aunque puede haber febrícula), labilidad emocional, alteraciones en la visión,
bruxismo, palpitaciones, hipotensión ortostática, síndrome vasovagal, síntomas digestivos (dispepsia,
distensión abdominal severa, diarreas y/o estreñimiento, dolor abdominal inespecífico, sialorrea,
halitosis), síntomas urinarios inespecíficos, retención de líquidos, sobrepeso con dificultad para
adelgazar, deshidratación de discos intervertebrales, sudoración excesiva, obstrucción nasal,
mucosidad o hidrorrea, disnea,…
Síndromes que mejoran con una dieta baja en histamina
Existen muchos síndromes que mejoran si se reduce el aporte de alimentos que favorecen la elevación
de histamina como fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, síndrome de Intestino Irritable, síndrome
de piernas inquietas, cistitis intersticial, síndrome de la articulación témporo-mandibular o síndrome
químico múltiple…

Cómo hacer una dieta baja en histamina


Lo ideal sería que el etiquetado de alimentos incluyese la concentración de histamina. Algunos autores
proponen evitar los alimentos con concentraciones superiores a 20 mg/kg, otros son mucho más
estrictos y sólo permiten el consumo de alimentos con una concentración de histamina inferior a 1 mg
/ kg.
Por otro lado, además de tener en cuenta los alimentos ricos en histamina, se deberían tener en
cuenta otros factores que provocan la acumulación de histamina como la cantidad de otras aminas, la
capacidad para liberar histamina endógena o factores bloqueadores de la enzima DAO como las
bebidas alcohólicas.
Lo ideal es hacer siempre en primer lugar la analítica de activación y sensibilización celular, para
saber qué alimentos generan una mayor respuesta de histamina.
Para valores inferiores a 5 nanogramos/mL, probablemente se pueda conseguir la tolerancia después
de unos meses de exclusión de dicho alimento, en este caso no tiene sentido tomar un suplemento de
DAO.
Para alimentos que den una respuesta mayor de 6 nanogramos/mL, es necesario evitarlos durante más
tiempo y se debería realizar otro test de sensibilización celular a los 2-3 meses par comprobar si ha
disminuido la respuesta.
La retirada del alimento genera una desensibilización, pero no basta, es necesario realizar un plan
alimentario elaborado por nutricionistas para evitar la reactividad cruzada de unos alimentos con
otros.

Alimentos a evitar en una dieta baja en


histamina
Lo primero es confirmar en una analítica la contribución de cada uno de estos alimentos antes de su
eliminación de la dieta. Consulta a tu Nutricionista antes de empezar una dieta baja en histamina.
Alimentos liberadores de histamina o que contienen otras
aminas que retardan su eliminación
 Conservas y semiconservas de pescado (atún, caballa, sardina, boquerón,..). En el pescado post
mortem se alcanza los niveles más altos de histamina, con diferencia sobre el resto de alimentos.
 Mariscos, quesos curados (sobre todo la parte de la corteza), carnes curadas o ahumadas y pescados
ahumados.
 Embutidos (chorizo, salami, fuet, salchichón, morcilla, chistorra, mortadela, beicon, tocino, frankfurt,
patés …).
 Legumbres (sobre todo garbanzos y soja -leche de soja, tofu, salsa de soja…-).
 Café, té, cerveza y bebidas alcohólicas.
 Lácteos de mamíferos (quesos, leches, yogures) con o sin lactosa, proteínas lácteas, trazas leche,
lactosa, suero de leche, caseína, caseinatos, riboflavina, lactoflavina y otros aditivos*.
 Bebida, queso y yogur de soja (se pueden consumir brotes de soja, harina o salsa de soja).
 Trigo, centeno, malta, avena, espelta, cebada, kamut, triticale, gluten, almidones modificados (E1404,
E1410, E1412, E1413, E1414, E1420, E1422, E1440, E1442, E1450).
 Huevo (clara, yema, deshidratado, globulina, livetina, lisozima, mahonesa, merengue, ovoalbúmina,
ovomucina, ovomucoide, ovovitelina, simplesse, E322, E161b, E1105).
 Naranja, mandarina.
 Condimentos y especias: curry, glutamato monosódico, vinagre balsámico, mostaza.
 Pescado azul (en algunas personas): salmón, sardinas, pez espada, atún, melva, bonito, trucha,
salmonete, caballa, arenques, anchoas, boquerones, cazón, emperador, palometa, anguila.
Dependiendo de la tolerancia individual, puede ser necesario reducir el consumo de los siguientes
alimentos:
 Verduras: tomate, espinacas, berenjenas, calabacín, calabaza, aguacate,
 Frutas: cítricos (naranja, pomelo, mandarina, limón), plátano, pera, kiwi, fresa, ciruela roja, frambuesa,
piña, papaya.
 Frutos secos (nueces, anacardos, cacahuetes…).
 Conservas de verduras y hortalizas, fermentados (col fermentada o chucrut, tofu, tempeh).
 Cefalópodos: sepia, calamar, pulpo…
 Vino tinto, levadura (productos de panadería y bollería), té, chocolate, cacao, mazapán, turrón
 Platos precocinados (pizzas, croquetas, verduras con cremas, lasaña, barritas de pescado), patatas fritas
de bolsa.
 Condimentos y especias: vinagre de vino, vinagre de manzana, vainilla, canela, nuez moscada y anís.
 Las especias picantes favorecen la asimilación de histamina.

Quieres más recetas bajas en Hista