Vous êtes sur la page 1sur 6

Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa

Departamento metalúrgico electromecánica

TAREA EXTRACLASE DE FORMACIÓN PEDAGÓGÍCA

Tema: corrosión

Estudiante: Gaspar Damiao Ferreira Luis

Profesora: Dr.C. Yuliuva Hernández García


Definición de corrosión
La corrosión no es más que una reacción química producto de la unión del metal con el
oxígeno, es decir, la corrosión es un deterioro observado en un objeto metálico a causa de
un alto impacto electroquímico de carácter oxidativo y la velocidad degenerativa de dicho
material dependerá de la exposición al agente oxidante, la temperatura presentada, si se
encuentra expuesto a soluciones salinizadas (conjugadas con sal), y por ultimo de las
propiedades químicas que posean estos agentes metálicos; el proceso de corrosión es
totalmente espontaneo y natural, también pueden presentar este proceso materiales que no
sean metálicos.

Como se mencionó anteriormente, la corrosión es producto de una interacción oxido-


reductiva entre el metal, el ambiente o el agua en donde se encuentre sumergido, de acuerdo
a esto se dice que las causas más conocidas de corrosión, son las alteraciones producidas
en la estructura química de un metal debido a la exposición al aire, ejemplo de este serian: la
formación de una sustancia de color marrón que se forma en el hierro y el acero, degradando
de tal forma a dichos materiales que pueden romperse o quebrantarse, popularmente se le
conoce como “oxido o herrumbre”; de igual forma puede evidenciarse la corrosión en el cobre,
esta se observa con una coloración verde-negruzca en la superficie de dicho material, la
mencionada coloración también puede ser visible en las aleaciones del cobre con el bronce.

De acuerdo a esto se puede mencionar que la corrosión es un problema que afecta


directamente a las industrias, ya que puede producir lesionas al personal obrero en cuanto a
la ruptura por corrosión de un material, y el costo de la reposición de dicho elemento es
elevado.

Tipos de corrosión

Corrosión por Fisuras o “Crevice”

La corrosión por crevice o por fisuras es la que se produce en pequeñas cavidades o huecos
formados por el contacto entre una pieza de metal igual o diferente a la primera, o más
comúnmente con un elemento no- metálico. En las fisuras de ambos metales, que también
pueden ser espacios en la forma del objeto, se deposita la solución que facilita la corrosión
de la pieza. Se dice, en estos casos, que es una corrosión con ánodo estancado, ya que esa
solución, a menos que sea removida, nunca podrá salir de la fisura. Además, esta cavidad se
puede generar de forma natural producto de la interacción iónica entre las partes que
constituyen la pieza.
Algunas formas de prevenir esta clase de corrosión son las siguientes:

 rediseño del equipo o pieza afectada para eliminar fisuras.


 cerrar las fisuras con materiales no-absorventes o incorporar una barrera para
prevenir la humedad.
 prevenir o remover la formación de sólidos en la superficie del metal.

Corrosión por Picadura o “Pitting”

Es altamente localizada, se produce en zonas de baja corrosión generalizada y el proceso


(reacción) anódico produce unas pequeñas “picaduras” en el cuerpo que afectan. Puede
observarse generalmente en superficies con poca o casi nula corrosión generalizada. Ocurre
como un proceso de disolución anódica local donde la pérdida de metal es acelerada por la
presencia de un ánodo pequeño y un cátodo mucho mayor.

Esta clase de corrosión posee algunas otras formas derivadas:

 Corrosión por Fricción o Fretting: es la que se produce por el movimiento


relativamente pequeño (como una vibración) de 2 sustancias en contacto, de las que
una o ambas son metales. Este movimiento genera una serie de picaduras en la
superficie del metal, las que son ocultadas por los productos de la corrosión y sólo son
visibles cuando ésta es removida.
 Corrosión por Cavitación: es la producida por la formación y colapso de burbujas en
la superficie del metal (en contacto con un líquido). Es un fenómeno semejante al que
le ocurre a las caras posteriores de las hélices de los barcos. Genera una serie de
picaduras en forma de panal.
 Corrosión Selectiva: es semejante a la llamada Corrosión por Descincado, en donde
piezas de cinc se corroen y dejan una capa similar a la aleación primitiva. En este
caso, es selectiva porque actúa sólo sobre metales nobles como al Plata-Cobre o
Cobre-Oro. Quizá la parte más nociva de esta clase de ataques está en que la
corrosión del metal involucrado genera una capa que recubre las picaduras y hace
parecer al metal corroído como si no lo estuviera, por lo que es muy fácil que se
produzcan daños en el metal al someterlo a una fuerza mecánica.
Corrosión Microbiológica (MIC)

Es aquella corrosión en la cual organismos biológicos son la causa única de la falla o


actúan como aceleradores del proceso corrosivo localizado. La MIC se produce
generalmente en medios acuosos en donde los metales están sumergidos o
flotantes. Por lo mismo, es una clase común de corrosión.

Los organismos biológicos presentes en el agua actúan en la superficie del metal,


acelerando el transporte del oxígeno a la superficie del metal, acelerando o
produciendo, en su defecto, el proceso de la corrosión.

Protección catódica.

El proceso de corrosión del Acero considera un flujo de electrones que abandonan la


superficie metálica con la consecuente disolución del Acero en forma de iones Fe++. Durante
la protección catódica a través de un circuito eléctrico externo o sistema de nodos de
sacrificio, se imprime corriente a la superficie metálica invirtiendo el sentido del flujo de
electrones y evitando así la disolución del fierro. Este método se utiliza preferentemente en
tuberías y estructuras enterradas o sumergidas.

inhibidores de la corrosión.

Este método considera el uso de pequeñas cantidades de compuestos orgánicos o


inorgánicos capaces de formar una película o barrera adherente en la superficie del Acero
por atracción eléctrica o por una reacción, evitando el acceso de los agentes corrosivos. Estos
compuestos se caracterizan por las altas cargas eléctricas en los extremos de sus moléculas
capaces de ser atraídas por la superficie a proteger; desafortunadamente esta atracción no
es permanente siendo necesarios una dosificación constante en el medio. Este método se
utiliza preferentemente en donde existen medios fluidos de recirculación.

Uso de recubrimientos anticorrosivos.

Este método al igual que el anterior considera la formación de una barrera que impida en lo
posible el acceso de los agentes corrosivos a la superficie metálica; no obstante, la barrera
es formada a partir de la aplicación de una dispersión liquida de una resina y un pigmento,
con eliminación posterior del solvente, obteniéndose una película sólida adherida a la
superficie metálica. Su durabilidad está condicionada a la resistencia que presente esta
película al medio agresivo. Su uso está muy generalizado en la protección de estructuras e
instalaciones aéreas o sumergidas.