Vous êtes sur la page 1sur 8

Este libro es el último que escribió Elisabeth Kübler-Ross.

Es una especie de
autobiografía y también el testamento vital de la autora. Inicia con su primera
infancia, en Suiza su país natal, y sigue narrando su juventud, la determinación de
estudiar medicina y los hechos que a ello la condujeron, su viaje a Polonia
después de la Segunda Guerra Mundial, su matrimonio con un estadounidense y
el traslado a los EE.UU., su labor con enfermos mentales y su posterior entrada en
el mundo de la tanatología -disciplina y estudio que ella misma contribuyó a
edificar. Así pues, este libro viene a trazar una especie de arco que abarca la vida
entera de esta fascinante figura.

Desde el inicio de la lectura las páginas se devoran con rapidez, la autora es


amena y ocurrente, al iniciar la narración de su interesante vida me cuestioné
acerca de la veracidad, ya que siendo tan pequeña ser tan obstinada e
impaciente me hizo dudar de su veracidad , pero después de consultar varias
fuentes y verla y escuchar de sus labios y los de sus familiares repetir la misma
historia quedó comprobada su fascinante vida. En este libro se fusionan la
biografía personal con su vocación profesional, su mensaje de que la 'muerte no
existe', que la existencia continúa en otro plano de la realidad, la importancia de
despedirse de los seres queridos al finalizar este 'corto' trayecto por la existencia
en forma humana; la necesidad de no 'esconder la muerte debajo de la alfombra',
y de aceptarla y reconocerla como una parte natural de la existencia humana.

Por lo demás, este no es un libro que trate sólo de tanatología. Con su fascinante
lectura nos adentramos a las meditaciones de la autora con respecto a la práctica
médica, comparando su labor como médica rural en su juventud con lo impersonal
que es en la actualidad, con todo el automatismo y parte comercial que la rodea;
en su labor como psiquiatra, logró más avances tratando a los enfermos como
seres humanos y escuchándolos.

Pero como el vivir y el morir son hechos inseparables, este libro también es una
investigación sobre el fenómeno de la vida: la importancia de vivir plenamente;
sobre la búsqueda del significado de la existencia individual, sobre el peligro de
dar demasiado poder a los maestros espirituales. Sobre el vivir sinceramente para
morir plenamente.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Antes de partir hay varias tareas que necesitamos aprender como: superar la
negación y el miedo, para así sentirnos liberados, algunos nos aferran a la vida
sólo porque aún nos quedaba una tarea que concluir, pero es importante que
todos expresen sus sentimientos y el amor incondicional.

Es una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un


amor incondicional capaz de guiamos cuando abandonemos la tierra en busca del
hogar definitivo: un remanso de paz y de luz

Este texto me enseño que hay que tener una buena vida para tener una buena
muerte y que para dejar este mundo en paz tenemos que aprender lo que
necesitamos, a aceptar nuestra eminente partida a perdonar y otorgar perdón vivir
el hoy como si fuera el último día de mi vida, decirle las personas cercanas lo
mucho que las quiero y lo orgullosa que estoy de ellas, luchar por lo que creo
justo, no rendirme nunca y perseverar para lograr mis sueños.

Elisabeth Kübler-Ross supo desde muy joven que su misión era la de aliviar el
sufrimiento humano y ese compromiso la llevó al cuidado de enfermos terminales.
Mucho fue 10 que aprendió de esta experiencia: vio que los niños dejaban este
mundo confiados y serenos; observó que algunos adultos partían, después de
superar la negación y el miedo, sintiéndose liberados, mientras que otros se
aferraban a la vida sólo porque aún les quedaba una tarea que concluir, pero
todos hallaban consuelo en la expresión de sus sentimientos y en el amor
incondicional de quien les prestaba oído. A Elisabeth no le quedaron dudas: morir
es tan natural como nacer y crecer, pero el materialismo de nuestra cultura ha
convertido este último acto de desarrollo en algo aterrador. Ahora, sintiéndose
cercana a su propia muerte tras setenta y dos años de vida dura e intensa, la
autora ha decidido escribir estas memorias para recordar junto a los lectores los
pasos importantes que han marcado su trayectoria personal y profesional, desde
su infancia en Suiza hasta las cátedras de las mejores universidades americanas.
El magnífico resultado de este esfuerzo es La rueda de la vida, un libro tan
singular como la misma Elisabeth Küb1er-Ross,

Si algo llama la atención de los consejos que la doctora Kübler-Ross ha dado a


las personas que acompañan a un ser querido en su lecho de muerte, es sobre
todo la sencillez de sus premisas. "Cuando se está junto a su cama y se les
escucha de verdad -afirmaba Elisabeth- percibes que ellos saben que la muerte
está próxima". Cuando el enfermo nos dice que sabe que va a morir, debemos
aceptar su declaración sin contradecirla.

Según Kübler-Ross, la comunicación, aunque el enfermo no pueda hablar, es


continua; si prestamos atención, él nos dirá lo que necesita. Estas son las cuatro
funciones que Kubler-Ross pide a los que acompañan a un moribundo: escucha
verdadera y sin juicios, aceptación, permanecer a su lado y comunicación. Pero
para poder escuchar de verdad, necesitamos antes vaciarnos de nuestros propios
asuntos, estar en un estado de calma interior que pueda transmitirse al enfermo,
quien de ese modo también se liberará poco a poco de sus propios asuntos
pendientes.

"Estar sentado en la cabecera de un moribundo es un regalo -sostiene la


psiquiatra-, nuestro mejor maestro. De ahí saldremos más enteros, más
enriquecidos"

Elisabeth Kübler-Ross Nació el 8 de Julio de 1926 en Zurich (Suiza), siendo una


más de las trillizas Ross, hijas de una típica pareja conservadora de clase media
alta de Zúrich. El 24 de agosto de 2004 moría a los 78 en Scottsdale - Arizona
(Estados Unidos)

Se graduó como médica en la universidad de Zurich en el año 1957.


Comenzando su interés por la muerte en su época de estudiante, cuando visitó
algunos de los campos de exterminio nazi tras la guerra. Elisabeth se sorprendió
entonces de que en las paredes de los barracones donde los judíos esperaban su
muerte, los más pequeños de ellos, tan jóvenes que ni tan siquiera poseían
creencias religiosas, de una manera natural e instintiva, consideraban la muerte no
como un final, sino como un proceso de cambio. Como carecían de conceptos
para expresar tales sentimientos, aquellos niños lo plasmaron en dibujos de
orugas que se transformaban en mariposas. Esos dibujos infantiles tocaron
profundamente a Elisabeth.
http://www.medicinadeldolor.com.mx/hospice.php

Centres d'intérêt liés