Vous êtes sur la page 1sur 3

Descubre cómo cerrar los poros de forma natural

Una buena exfoliación es fundamental para limpiar la piel y eliminar células muertas. De este
modo evitamos que la suciedad obstruya los poros y aparezca acné o puntos negros.
Diferentes son las causas que producen que los poros se vean más abiertos y antiestéticos. Puede
deberse a la falta de buenos tratamientos exfoliantes, un mal cuidado de la piel, herencia, daños por
el sol, aparición de puntos negros, dieta desequilibrada, etc. En el siguiente artículo aprenderás cómo
cerrar los poros de manera natural para verte mucho más bonita.
Por más de que las modelos en la televisión, el cine o las publicidades tengan una piel de porcelana,
sin ninguna imperfección, la gente “de carne y hueso” suelen sufrir por sus poros, demasiado abiertos,
en algunos casos, imposibles de tapar o minimizar. O al menos eso es lo que pensábamos hasta
ahora. Existen diferentes remedios naturales que te pueden ayudar a modificar el aspecto de
los poros y de tu piel en general.
Rutina de belleza para poros agrandados
Sigue los pasos de esta rutina para poder ir eliminando gradualmente la fea apariencia de los poros
abiertos o agrandados.

Exfolia dos veces a la semana


Así evitarás que las células muertas de la piel, así como también la suciedad, obstruyan los poros y
causen acné o puntos negros. Utiliza un paño de algodón embebido un poco con agua tibia (húmedo)
y frota suavemente por la piel.
Realiza un baño de vapor una vez a la semana
Esto te ayudará a abrir los poros, eliminar los residuos, las impurezas y la grasa. Luego, volverán a su
tamaño natural. Coloca un cazo con agua a hervir y cuando entra en ebullición, apaga el fuego,
acerca el rostro, tapándote la cabeza con una toalla. Igual que harías para hacerte vapores si
estás enfermo. Enjuaga con agua tibia y seca cuidadosamente.
Aplica una mascarilla facial
Una vez que hayas terminado el baño de vapor, los poros estarán bien abiertos, por lo cuál, todo
tratamiento que realices te brindará mejores resultados. Las más recomendadas son las mascarillas
de arcilla, porque eliminan el acné y absorben el exceso de grasa, pero también reducen el tamaño de
los poros.
Limpia cada mañana tu rostro
Cuando te levantas, lo primero que debes hacer el lavar tu cara con agua tibia o templada y aplicar un
limpiador facial casero. Este se realiza mezclando media taza de agua, ¼ taza de leche, dos
cucharadas de bicarbonato de sodio y una clara dehuevo. Limpiarán tus poros profundamente y
eliminarán las bacterias superficiales que podrían obstruir los poros. Frota con suavidad y enjuaga con
agua tibia.
Hidrata con aloe vera
Esta planta tiene muchas propiedades para el bienestar y el cuidado de la piel. La sábila te ayudará a
tonificar el rostro, a controlar las imperfecciones y a protegerte de los agentes externos. Puedes tener
una planta de aloe vera en casa, cortar una penca y extrayendo el gel interno. Aplica en el rostro y
deja que se seque antes de enjuagar.
Remedios caseros para los poros abiertos
Presta mucha atención a las siguientes recetas naturales para decirle adiós a los poros abiertos sobre
todo en el rostro:

Zumo de limón
Este cítrico tiene la capacidad de quitar las manchas de la piel pero también de mejorar el aspecto
general de la dermis. Para que el efecto sea aún más eficaz y se reduzcan los poros abiertos se
recomienda combinar con piña. Los ingredientes son:

 El zumo de 1 limón

 El zumo de 1 piña

Mezcla ambos y aplica en la cara ya lavada con jabón neutro. Si tienes la piel muy sensible mejor será
que utilices una buena crema humectante. Recuerda que este remedio se debe aplicar de noche y
antes de dormir porque el contacto del ácido de la fruta con el sol genera un efecto para nada
deseable.

Yogur
Este lácteo no sólo sirve para regularizar el intestino sino que también tiene muy buenas aplicaciones
externas para la estética. En este caso, está comprobado que actúa para cerrar los poros. Una
vez a la semana aplica una mascarilla de yogur en la cara. Deja actuar 15 minutos y enjuaga con
agua templada.

Clara de huevo
Son muchas las propiedades de esta parte del huevo para nuestra belleza (por ejemplo para hacer
una mascarilla para el cabello). Tonifica la dermis y reduce de a poco los poros ensanchados. Bate
una clara de huevo con un tenedor y aplica una capa delgada en la cara. Deja 20 minutos y luego
enjuaga con agua tibia. Puedes repetir hasta 3 veces a la semana.

Zumo de naranjas
Se trata de una receta casera económica para reducir la apariencia tan fea que dan los poros
abiertos. El ácido nítrico de esta fruta hará de exfoliante natural y limpiará tus poros. La vitamina
C reafirmará la piel. Exprime una naranja y embebe un algodón en el zumo, el cuál aplicarás sobre la
piel. Otra opción es cortar la naranja por la mitad y pasar por la cara. En cualquier caso, deja actuar
cinco minutos y enjuagues bien con agua fría. No hagas este tratamiento durante el día o si vas a
salir a la calle, porque el sol puede manchar tu rostro. Lo mejor es que sea de noche.

Mascarilla de avena
Coloca una taza de avena en un procesador de alimentos o licuadora. Muele hasta que quede un
polvo. Vierte media taza de agua templada y revuelve bien hasta que se forme una pasta. Aplica
en el rostro y deja hasta que se seque por completo. Enjuaga la piel con agua templada.

Cubos de hielo
Toma del refrigerador algunos cubitos de hielo. Pásalos directamente sobre la cara, no más de 30
segundos para que no se queme la piel. Obtendrás un efecto tensor inmediato. Ideal para hacer
después de bañarse.

Bicarbonato de sodio
Realiza una pasta mezclando bicarbonato y agua tibia en partes iguales. Con movimientos
circulares, masajea en el rostro unos 30 segundos y enjuaga con agua fría. Repite durante una
semana completa y la siguiente semana reduce a tres veces.

Centres d'intérêt liés