Vous êtes sur la page 1sur 5

V Congreso de la Familia Franciscana

LITURGIA

Adoración Eucaristica

La fraternidad clave de nuestro carisma

Ambientación: Bancos en torno al altar en semi- circulo, para adornar, el cofre


que contiene el tesoro. Aguayos para adornar. En el piso como camino, imágenes

de situaciones que reflejan los clamores.

“Uno es el pan y uno es el cuerpo que todos formamos porque todos 1


compartimos el único pan”

Introducción:

GUIA 1: “Uno es el pan y uno es el cuerpo que todos formamos porque todos
compartimos el único pan”

La Eucaristía construye fraternidad, no sólo nos llena de consuelo y nos


comunica la vida del Resucitado. Sino que nos urge a aprender la gran lección de

Jesús, que estaba en medio de la comunidad no para ser servido, sino para servir;

que se ciñó la toalla y lavó los pies a sus discípulos; que, en la Cruz, y ahora en la
Eucaristía, continúa entregándose por los demás. Si comemos “el Cuerpo

entregado por vosotros”, en nuestra vida debemos ser cada vez más claramente
signos suyos y construir fraternidad. No podemos separar nuestro “sí” a Cristo del

“sí” al hermano.

Por eso al unirnos en esta experiencia de adoración, no sólo contemplamos el


rostro de Cristo eucaristía, sino que también contemplamos el rostro de nuestros

hermanos, en los cuales se manifiesta la mansedumbre y humildad de Dios.

Recibamos la presencia eucarística de Cristo cantando:

Guía 2: Nuestra identidad como familia franciscana se nutre de la experiencia de

encuentro; encuentro con Dios, con los hermanos, con toda la creación. Es
experiencia de reconocer por un lado nuestra pequeñez y a la vez la grandeza de

Dios que nos ama eternamente.


V Congreso de la Familia Franciscana
LITURGIA

Esa experiencia es la que nos llena de alegría y nos hace cantar alabanzas,
reconociendo al Padre que abraza nuestra pequeñez, al Hijo que por amor ha

querido caminar con nosotros y al Espíritu Santo que nos anima en la


construcción del Reino.

Rezamos juntos: Alabanzas al Dios Altísimo. Pág. 18. (Libro de oraciones).

Miren hermanos la humildad de él, “vean que diariamente se humilla, como cuando
2
bajo del trono real vino al útero de la Virgen, diariamente viene a nosotros él
mismo apareciendo humilde, diariamente viene a nosotros en el pan sagrado…..”

Adm.. . 1

Hagamos espacio al silencio, para contemplar, para reconocernos amados….

Momento de silencio
Canto

Guía 1: “Vean que estoy con ustedes hasta la consumación del siglo” esta es la
promesa cierta que Cristo hace a toda la humanidad, promesa que ni por un

minuto queda sin cumplimiento.

Es Dios que desciende, quien se hace pan partido y sangre derramada para

permanecer con cada uno de nosotros. No sólo se hace eco de nuestros clamores,
sino que El junto a nosotros clama al Padre Bueno. Su voz en nuestra voz, su vida

en nuestra vida; sin que haya espacio que nos distancie.

Dios desciende, como en Nazaret en el momento de la encarnación; como en el

cenáculo, cuando quitándose el manto enseñara simplemente la dinámica del


Reino, como en el calvario cuando oculta queda la divinidad en el hombre

destrozado de la cruz….

Si tan sólo abrimos nuestra vida a la experiencia de dejarnos amar por Dios Trino

y Uno, vivo y presente; seremos también nosotros transformados en habitación y


morada.
V Congreso de la Familia Franciscana
LITURGIA

Canto:

Momento de silencio:

Guía 2: En la eucaristía humildemente se oculta la humanidad de Cristo, en la


cruz la humanidad misma del Hijo de Dios se estremece y grita, humanidad herida

por haber cargado sobre sí no sólo su dolor sino todos los dolores de todos los
tiempos……
3
Así como en su caminar, Jesús es señor de los afligidos y amigo de pecadores,
hoy en torno a Él están los clamores de todos nosotros, los clamores que como

familia franciscana escuchamos y queremos responder…(al ir leyendo cada clamor


se enciende una luz frente a cada imagen)

- Guia 1: Clamor de la creación: Como hermanos que habitamos la casa


común reconocemos que para alcanzar una calidad de vida digna y

sustentable, debemos comprometernos a convertirnos y a generar


acciones pacificas ante los conflictos ambientales.

- Guía 2: Clamor de los pueblos originarios: treinta y ocho pueblos


originarios continúan vivos entre nosotros y claman por no perder su

identidad, su tierra y su cultura… Son nuestros hermanos.


Guía 1: Clamor de los mártires; la sangre de los mártires derramada en

nuestra tierra sigue clamando, provocando en nosotros la necesidad


apremiante de jugarnos la vida en la construcción del Reino.

- Guía 2: Clamor de los jóvenes: Los jóvenes claman por ser escuchados ,
mirados, valorados; por acceder a a herramientas y medios que les

permitan desarrollarse plenamente.


- Guia1: Clamor de los pobres: claman desde la periferia de nuestras

comunidades, los que lloran, los sedientos de justicia, aquellos que ven sus
derechos avasallados; su voz es la de Cristo, que nos recuerda como

Familia Franciscana debemos ser incansables en la búsqueda fraterna de


mejores condiciones de vida para todos.
V Congreso de la Familia Franciscana
LITURGIA

- Guía 2: Clamor del arte; con el arte clamamos por llenar al mundo con la
belleza de Dios, empleándolo como recurso pastoral y como expresión

plena de la dignidad humana.


- Guía 1: Del contemplar: Clamamos por la necesidad de cambiar el ver por

el mirar y con profundidad la realidad, sensibilizarnos, conmovernos con


accionar en forma concreta y activa.

4
Momento de silencio y contemplación.

Se invita a contemplar y a que cada uno encienda una vela y la coloque junto al
clamor al que desea responder….

Canto.

Guía 2: Jesús antes de su pasión ruega al Padre por nosotros sus hermanos
diciendo: “Yo ruego por ellos… por estos que me has dado, porque tuyos son y

todas mis cosas tuyas son. Padre Santo, guárdalos en tu nombre a los que me

diste, para que ellos sean uno como también nosotros…”

El Padre, nos ama hasta el extremo, manifiesta la sobreabundante misericordia de

su corazón en cada latido del corazón de su Hijo, en el cual hemos sido todos
hermanados. En Cristo nuestra humanidad y fragilidad, ya no no son obstáculo

para la comunión, sino espacio abierto, posibilidad de encuentro.

Somos hijos, hermanos, nos sabemos amados y ese amor es la buena nueva que

anunciamos y compartimos, buena nueva que nos impulsa a partir el pan y la


vida, reconociéndonos parte de una gran familia.

Juntos rezamos la paráfrasis del Padre nuestro. Pág. 20

Silencio.

Canto:

Guía 1: Este es el tiempo propicio, este es el tiempo de encontrarnos y

contemplar, de acercarnos y reconocernos hermanos. También es el tiempo de


V Congreso de la Familia Franciscana
LITURGIA

reconocer que el Clamor de los hermanos es el nuestro, porque en Cristo todo ha


sido unido nuevamente.

Contemplemos una vez más al Hijo, que quiere permanecer y hacer habitación y
morada no sólo en nuestros corazones, sino también en nuestras fraternidades,

en la familia franciscana y en toda la fraternidad humana.

Permanezcamos en su amor. Reservamos el santísimo cantando


5