Vous êtes sur la page 1sur 27

POLICIA NACIONAL DEL PERÚ

DIRECCION EJECUTIVA DE EESTP-PNP-SB


EDUCACION Y DOCTRINA PNPUNIACA-PNP

TRABAJO APLICATIVO

ASIGNATURA :
TEMA :
DOCENTE :
INTEGRANTES DEL GRUPO:
N° DE NOTAS
ORDEN GRADO APELLIDOS Y NOMBRES ELAB. SUST. PROM.

PROMOCION :
DEDICATORIA

Queremos dedicar nuestro trabajo de


investigación en especial a Dios, quien guía
nuestros pasos, y de manera especial a
nuestros familiares, quienes nos acompañan y
alientan para poder avanzar en la realización
de nuestras metas académicas.

Páá giná 2
INDICE GENERAL

DEDICATORIA.....................................................................................................2

INDICE GENERAL...............................................................................................3

INTRODUCCIÓN..................................................................................................4

CONTENIDO DEL TEMA.....................................................................................5

1. EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL....................................................5

1. EL MINISTERIO PÚBLICO Y LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ..............7

2. ROL DE LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ...............................................7

3. LA POLICIA NACIONAL.................................................................................8

4. FUNCIONES DE LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ...............................10

5. LA DETENCIÓN POLICIAL Y PRELIMINAR...............................................14

6. LEY QUE REGULA LA INTERVENCIÓN DE LA POLICIA Y EL


MINISTERIO PUBLICO EN LA INVESTIGACION PRELIMINAR DEL
DELITO.........................................................................................................17

7. ANÁLISIS.....................................................................................................20

CONCLUSIONES...............................................................................................22

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS...................................................................24

ANEXOS.............................................................................................................25

Páá giná 3
INTRODUCCIÓN

El presente trabajo de investigación tiene como objetivo principal el darnos un


acercamiento a cuales son las funciones de los efectivos de la PNP según el
Nuevo Código Procesal penal, actual el cual constituye un instrumento jurídico
valioso que revoluciona la administración de justicia penal; este código procesal
penal ha implementado un sistema procesal penal acusatorio garantista, en el
que se separa debidamente la función persecutoria y de investigación del
delito, la que queda a cargo del Ministerio Público de la función de juzgamiento
o jurisdiccional, a cargo del Poder Judicial; asimismo establece las más amplias
garantías para las partes sujetas al proceso penal, de tal suerte que al final del
proceso se logren resultados óptimos desde la perspectiva jurídica así como en
términos de la resolución del conflicto sometido al proceso, propendiéndose de
este modo al logro de los fines del derecho: la paz social, con miras al
bienestar general.

La inseguridad ciudadana constituye uno de los problemas principales de los


peruanos y por ende es uno de los temas prioritarios no sólo del actual
Gobierno, sino también en muchos de los países de la región y, en
consecuencia, la inmediata solución de este problema es uno de los objetivos
del Estado, siendo el personal policial el que debe buscar frenar cualquier
situación que pueda afectar a la sociedad pero bajo los lineamientos del nuevo
código procesal Penal.

Páá giná 4
CONTENIDO DEL TEMA

1. EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL

Es incuestionable que el novísimo Código trae instituciones cuyo análisis


y dinámica de proceso, resulta imposible resumirla en pocas líneas, sin
embargo debemos señalar algunas de las más importantes:

A. Carácter eminentemente garantista del Código: teniendo en cuenta lo


señalado por el artículo 44 de la Carta Magna, que consagra el deber
del Estado de garantizar los Derechos Humanos. El nuevo Código
Procesal Penal (NCPP) por tanto busca por una parte establecer un
sistema adecuado para regular la capacidad sancionadora del Estado,
sin descuidar las garantías del debido proceso, que propugna el
respeto de los derechos del imputado y la víctima.

B. Rasgo Adversarial del proceso: ello porque se van a distinguir en


forma nítida a las partes, donde cada uno tendrá una determinada
pretensión, el Fiscal en la búsqueda de lograr la sanción penal como
consecuencia de la responsabilidad del proceso y la defensa en la

Páá giná 5
búsqueda de la absolución de su defendido, aportando las pruebas
que crean conveniente, pero sujetas a un control y orden a cargo del
Juez del proceso. Para ello cada uno tendrá su “Teoría del Caso”, esto
es, el plan o estrategia que tiene para lograr su objetivo, aun cuando el
acusado va con una ligera ventaja pues no está obligado a probar su
inocencia. Debemos aclarar que nuestro código no es adversarial, sino
tiene rasgos adversariales ello por el control que el Juez ejerce sobre
la prueba.

C. Respeto a los derechos del imputado y la víctima: la nueva norma


contiene una serie de disposiciones que garantiza el derecho del
imputado a un debido proceso (ver artículo 71º del NCPP) y a las
garantías para su seguridad personal. Tenemos en primer lugar, la
oralidad de los actos, que permite la inmediación, es decir el Juez con
audiencia del imputado y pudiendo percibir personalmente las
cualidades del imputado va a tomar las decisiones que correspondan.
El imputado también tiene derecho a un abogado defensor y a estar
asistido por este en la fase investigatoria (los derechos del defensor se
encuentran enumerados en el artículo 84º del NCPP). Punto aparte
merece el trato a la víctima. El nuevo Código hace una separación
muy precisa: el agraviado (artículo 94º del NCPP) y actor civil (artículo
98º del NCPP) tema que tanta confusión causa en el Código de
Procedimientos Penales, teniendo en cuenta que en estos tiempos se
ha incorporado a la esfera de los derechos fundamentales el “derecho
a la verdad” esto es, el derecho de la víctima o sus familiares a
conocer lo sucedido. En el nuevo código los roles de ambos se
encuentran diferenciados, concediéndose derecho al agraviado – sin
necesidad de ser actor civil – a impugnar el sobreseimiento y la
sentencia absolutoria.

D. Competencia exclusiva del Ministerio Público en la investigación


preparatoria e investigación preliminar. Asume competencia exclusiva
en esta etapa contando para ello con el apoyo de la policía (artículos
60º y 61º del NCPP). Las diligencias son actuadas en la denominada

Páá giná 6
“Carpeta Fiscal” (que viene a reemplazar al denominado expediente)
dividida en “carpeta original y carpeta auxiliar” y una vez culminada la
Investigación Preparatoria el original es remitido al Juez de
Investigación. Es el Fiscal quien al dirigir la investigación establece si
existen elementos suficientes para llevar a juicio al imputado y una vez
ordenado el mismo, interviene como parte activa en el mismo.

Con la nueva norma procesal, su rol en el proceso penal adquiere


preponderancia.

2. EL MINISTERIO PÚBLICO Y LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ

Funciones:

a. El Ministerio Público es el titular del ejercicio de la acción penal. Actúa


de oficio, a instancia de la víctima, por acción popular o por noticia
policial.

b. El Fiscal conduce desde su inicio la investigación del delito. Con tal


propósito la Policía Nacional está obligada a cumplir los mandatos del
Ministerio Público en el ámbito de su función.

3. ROL DE LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ

En nuestro tema a tratar nos referiremos a la función de la Policía desde


la perspectiva de nuestro nuevo código procesal debido a que nuestra
Policía Nacional se constituye en una institución encargada de tutelar
la seguridad ciudadana y sobre todo colaboradora de la justicia penal,
cuyas autoridades dependen funcionalmente del Ministerio público, en
cuanto a la investigación de delitos y faltas, pues reúne los elementos de
prueba obtenidos, además de cumplir órdenes de las autoridades
judiciales dentro del proceso judicial.

El Rol fundamental de la Policía Nacional aparece descrito en el Art. 166º


de la Constitución de 1993 cuando establece que: "La Policía Nacional
tiene por finalidad fundamental, garantizar, mantener y restablecer el

Páá giná 7
orden interno. Prestar protección y ayuda a las personas y a
la comunidad.

La Policía Nacional, tal como la define la Constitución Política del Estado,


concordante con el D. Leg. Nº1148 Ley de la Policía Nacional del Perú del
12 de diciembre de 2012, es una Institución del Estado cuya misión o
finalidad fundamental es garantizar, mantener y restablecer el orden
interno, el libre ejercicio de los derechos fundamentales de las personas y
el normal desarrollo de las actividades ciudadanas, así mismo, garantiza
el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y
privado.

4. LA POLICIA NACIONAL

Es su labor de combate y prevención del delito está dotada de las


facultades necesaria para realizar todo tipo de acciones tendentes a
lograr su misión y finalidades, labor que podrá desarrollarla por iniciativa
propia (conforme a sus planes institucionales, en el marco
del plan general del Estado y la Sociedad), así como también
en coordinación con las demás entidades vinculadas a la prevención y
lucha contra la criminalidad u otro tipo de actividades atentatorias contra
el orden interno.

En el caso de la investigación del delito, conforme a la Constitución


Política del Estado, la misma que determina la distribución y asignación
de competencias entre las diversas instituciones que integran la
estructura del Estado, dicha función se ha asignado al Ministerio Público,
cuando se trata de delitos cuyo ejercicio de la acción penal es público, y al
Poder Judicial las investigaciones por los delitos de ejercicio privado de la
acción penal (delitos contra el honor, etc.). En estos casos, serán dichos
organismos los que dirijan dichas investigaciones. En tal sentido, la
Policía Nacional participará en las investigaciones bajo la dirección del
Fiscal o del Juez respectivamente. Ello significa que la Policía puede
intervenir en la investigación y procesamiento del delito, por iniciativa

Páá giná 8
propia, por disposición del Fiscal así como también por disposición del
Juez.

Para comprender debidamente esta opción político criminal asumida por


el legislador de facultar a la Policía actuar por iniciativa propia así como
también por disposición del Fiscal o del Juez en la investigación del delito,
se debe tener en cuenta que lo que se busca es armonizar los criterios de
eficacia en la investigación y persecución del delito, con el respeto de las
garantías y derechos fundamentales de las personas que eventualmente
pudieran verse afectadas en una investigación o un proceso penal.

Pues con la conducción de la investigación por parte del Fiscal o del Juez
se evitará la posible arbitrariedad en la que los órganos policiales
pudieran incurrir, pero también se tiene que tomar en cuenta los aportes
de eficacia que podría significar la intervención inmediata y oportuna de la
Policía ante los hechos delictivos, los que obviamente abonará el camino
para evitar la impunidad. Sólo de este modo, se puede ganar en la
legitimación de la Administración de Justicia Penal para resolver
los conflictos sociales generados por la comisión del delito.

La actuación policial por propia iniciativa tiene sus justificación en la


inmediación y oportunidad con la que puede producirse, toda vez que la
Policia tiene presencia en lugares a los que la Fiscalía y en su caso el
Juez, puede llegar únicamente de modo mediato, por lo que de sujetar
toda intervención policial a la dirección o autorización del Fiscal o del
Juez, implicaría atentar contra la eficacia de investigación al dificultarse el
acopio de pruebas importantes para el esclarecimiento de los hechos o
para evitar el ocultamiento de los efectos del delito o impedir su
consumación o perpetración en los casos de flagrancia o de inminencia
de su comisión respectivamente.

Sin embargo, esta actuación por propia iniciativa de la Fiscalía de


la Nación pudiera impartir respecto a las actuaciones policiales en forma
específica y al desarrollo de las investigaciones en general (Art. 69º CPP).
O también a las instrucciones que el propio Fiscal con competencia para

Páá giná 9
conocer los delitos en determinada circunscripción, pudiera impartir
respecto al cómo deben realizarse las actuaciones policiales a fin de no
invalidar o viciar su contenido y puedan servir eficazmente para los fines
de las investigaciones (Art. 68º 2 CPP).

En los siguientes puntos se ha establecido las funciones y facultades


generales de la Policía Nacional en la investigación del delito sobre todo
en la etapa de la investigación preparatoria en los delitos de ejercicio
público de la acción penal a cargo del Ministerio Público, así como
también en el caso en las investigaciones de los casos de ejercicio
privado de la acción penal. Claro que en forma específica se establecen
las facultades de la Policía principalmente en el Titulo correspondiente a
la búsqueda de prueba y restricción de derechos (ART 202º CPP y
siguientes.), así como en la sección referida al Proceso por delito de
ejercicio privado de la acción penal o procesos iniciados por querella de
parte (Art. 459ª CPP y siguientes).

Estas funciones, casi en su totalidad, ya están contenida en la ley que


regula la intervención de la Policía Nacional y el Ministerio Público en la
Investigación Preliminar del Delito Ley Nº 27934, del 11 de febrero del
2003 recientemente modificada por el D. Legislativo Nº 989 del 22Julio del
2010, el mismo que a la vez se ha inspirado en el texto del Proyecto del
Código, que se aprobó con algunas variaciones por las que se limita la
actuación policial por propia iniciativa.

5. FUNCIONES DE LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ

Son funciones de la Policía Nacional del Perú las siguientes:

1) Garantizar, mantener y restablecer el orden interno, orden público y


la seguridad ciudadana;
2) Mantener la paz y la convivencia social pacífica, garantizando la
seguridad, tranquilidad y orden público;
3) Promover e implementar mecanismos de coordinación y articulación
en favor de la seguridad ciudadana;

Páá giná 10
4) Garantizar el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio
público y privado;
5) Garantizar los derechos de las personas y la protección de sus
bienes, privilegiando de manera especial a la población en riesgo,
vulnerabilidad y abandono, incorporando los enfoques de derechos
humanos, género e interculturalidad en sus intervenciones;
6) Brindar seguridad al Presidente de la República en ejercicio o electo,
a los Jefes de Estado en visita oficial, a los Presidentes de los
Poderes Públicos y de los organismos constitucionalmente
autónomos, a los Congresistas de la República, Ministros de Estado,
así como a diplomáticos, dignatarios y otras personalidades que
determine el reglamento de la presente Ley.
7) Prevenir, combatir, investigar y denunciar la comisión de los delitos y
faltas previstos en el Código Penal y leyes especiales;
8) Obtener, custodiar, asegurar, trasladar y procesar indicios,
evidencias y elementos probatorios relacionados con la prevención e
investigación del delito, poniéndolos oportunamente a disposición de
la autoridad competente;
9) Practicar y emitir peritajes oficiales de criminalística para efecto de
procesos judiciales y otros derivados de la función policial;
10) Realizar las funciones de investigación policial, por iniciativa propia o
bajo la conducción jurídica del Fiscal, en concordancia con el Código
Procesal penal y las leyes de la materia;
11) Investigar la desaparición y trata de personas;
12) Administrar el sistema de inteligencia policial, en armonía con las
normas que regulan el Sistema Nacional de Inteligencia;
13) Vigilar y controlar las fronteras, así como prestar apoyo a la
Superintendencia Nacional de Migraciones para el cumplimiento de
las disposiciones legales sobre el control migratorio;
14) Fiscalizar el cumplimiento de las normas de tránsito por parte de los
usuarios de la infraestructura vial; y de manera subsidiaria las
normas de transporte en la red vial nacional.

Páá giná 11
15) Garantizar el cumplimiento de los mandatos escritos del Poder
Judicial, Tribunal Constitucional, Jurado Nacional de Elecciones,
Ministerio Público y la Oficina Nacional de Procesos Electorales, en
el ejercicio de sus funciones;
16) Participar subsidiariamente, a solicitud del Instituto Nacional
Penitenciario (INPE), en la seguridad de los establecimientos
penitenciarios y en seguridad externa del traslado de los procesados
y sentenciados de conformidad con la normatividad vigente;
17) Participar en la política de eco eficiencia del Estado y en el
cumplimiento de las disposiciones relativas a la protección y
conservación de los recursos naturales y del medio ambiente;
18) Velar por la seguridad de los bienes y servicios públicos, en
coordinación con las entidades estatales correspondientes;
19) Garantizar la seguridad y protección de los bienes integrantes del
Patrimonio Cultural de la Nación y de aquellos que se presuman
como tales; así como la de los turistas y sus bienes;
20) Participar en la Defensa Nacional, Defensa Civil y en el desarrollo
económico y social del país;
21) Identificar a las personas con fines policiales;
22) Participar en Operaciones de Paz convocadas por la Organización
de las Naciones Unidas (ONU) y otros organismos internacionales; y,
23) Ejercer las demás funciones que le señalen la Constitución, las leyes
y sus reglamentos.

Artículo 3.- Atribuciones

Son atribuciones del Personal Policial las siguientes:

1) Intervenir cuando el ejercicio de la función policial así lo requiera, por


considerar que sus efectivos se encuentran de servicio en todo
momento y circunstancia;
2) Requerir la identificación de cualquier persona, a fin de realizar la
comprobación correspondiente, con fines de prevención del delito o
para obtener información útil en la averiguación de un hecho punible;

Páá giná 12
3) Intervenir y registrar a las personas y realizar inspecciones de
domicilios, instalaciones, naves, motonaves, aeronaves y otros
vehículos y objetos, de acuerdo a la Constitución y la ley. De ser
necesario, las personas y vehículos automotores podrán ser
conducidos a la unidad policial para su plena identificación;
4) Intervenir, citar, conducir compulsivamente, retener y detener a las
personas de conformidad con la Constitución y la ley;
5) Requerir el manifiesto de pasajeros de empresas de transporte,
registro de huéspedes de los establecimientos de hospedaje y registro
de ingreso de vehículos a talleres de mecánica, de reparación
automotriz, factorías, ensambladoras, playas o centros de
estacionamiento, custodia y guardianía;
6) Realizar la inspección física o química de los vehículos siniestrados y
emitir protocolos periciales para las acciones administrativas o
judiciales;
7) Prevenir, investigar y denunciar ante las autoridades que
corresponda, los accidentes de tránsito, y las infracciones previstas
en la normatividad vigente;
8) Hacer uso de la fuerza, de acuerdo a la normatividad vigente, Código
de Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley,
y Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de
Fuego, en el marco de los acuerdos adoptados por las Naciones
Unidas;
9) Poseer, portar y usar armas de fuego, de conformidad con la
Constitución y la ley;
10) Realizar constataciones policiales de acuerdo a ley;
11) Tener pase libre en vehículos de transporte de servicio público;
12) Tener ingreso gratuito a los espectáculos públicos para el
cumplimiento de sus funciones;
13) Coordinar, cooperar e intercambiar información con los Organismos
Internacionales e Instituciones Policiales extranjeras con fines de
prevención y represión de la delincuencia y el crimen organizado, de

Páá giná 13
conformidad con los Convenios y/o acuerdos de cooperación
interinstitucional suscritos; y,
14) Ejercer las demás atribuciones que señala la Constitución, las leyes y
sus reglamentos.

6. LA DETENCIÓN POLICIAL Y PRELIMINAR

La Detención Policial es toda privación de libertad, distinta a la prisión


provisional, que puede ocasionarle en función de un procedimiento penal;
la detención policial se trata de una medida cautelar de orden personal
para la cual deben concurrir tanto el FUMUS BONI JURIS como el
PERICULUM IN MORA.

Como certeramente lo puntualiza GIMENO, la detención se diferencia de


la prisión provisional en dos aspectos fundamentales; que puede ser
adoptada por persona o autoridad distinta a la jurisdiccional, de tal suerte
que podrá ser acordada por la Policía e inclusive por particulares, excepto
la llamada detención preliminar judicial prevista en el artículo 261º; y que
es provisionalísima y no sólo provisional como las demás medidas de
coerción procesal, en atención al breve plazo de duración que el código
establece (24 horas y hasta 15 días, tratándose de los delitos
de terrorismo, espionaje y tráfico ilícito de drogas. y es importante
destacar que, como toda medida cautelar, está sometida al principio de
proporcionalidad, de tal manera que la persona que la decrete, sea el
Juez, la Policía, o un particular, no podrá vulnerar la libertad del detenido
más allá de lo necesario; esto es, más allá del tiempo necesario para
ponerlo a disposición de la autoridad competente.

La Detención Policial es una verdadera medida cautelar ya que tiene


como requisitos para su imposición la existencia de una imputación
concreta y el peligro de fuga, además de estar directamente vinculada con
el proceso penal y la futura aplicación del JUS PUNIENDI; y mediante D.
L. Nº 983, publicado en el diario oficial el Peruano con fecha 22 de Julio
de 2007, el poder ejecutivo ha modificado el texto original del presente

Páá giná 14
artículo, introduciendo en cierta forma algunos supuestos de urgencia
como excepción a la detención por mandato judicial.

En las dos hipótesis previstas en los literales a) y b) del numeral 1


modificado, se faculta a la Policía, a detener al autor del hecho punible
dentro de las 24 horas de su perpetración, cuando ha huido y ha sido
identificado inmediatamente por el agraviado, o por cualquier otra persona
que haya presenciado el hecho, o por medio audiovisual o análogo
de registro de imágenes; o cuando es encontrado dentro del mismo plazo
después de la perpetración del hecho punible con efectos del mismo o
con instrumentos que hubiesen sido empleados para cometerlo o
"con señales en sí mismo o en su vestido que indiquen su posible autoría
o participación".

Y para que exista flagrancia en la comisión de un delito, necesariamente


debe tratarse de cualquiera de los siguientes supuestos; inmediatez
temporal; es decir que el delito se esté cometiendo o se haya cometido
momentos antes e inmediatez personal, que el agente se encuentre en el
lugar de los hechos, en el momento de la comisión del delito, y esté
relacionado con el objeto o los instrumentos del delito.

La flagrancia del delito es el hecho en que el agente es descubierto en el


preciso momento de perpetrar el hecho punible y la cuasi flagrancia del
delito es cuando el autor es aprehendido inmediatamente después de la
realización del acto punible, tras haber huido y ser perseguido por la
Policía, o cuando es sorprendido con objetos o huellas que evidencien
que acaba de perpetrarlo.

Por otro lado, en la detención preliminar judicial el propósito es de exigir la


debida individualización del imputado contra quien se dicta orden de
detención preliminar para evitar las posibles detenciones arbitrarias de
personas homónimas. La naturaleza de la medida cautelar de detención,
que permite una grave restricción de la libertad ambulatoria del imputado,
exige obligatoriamente tal requisito; el fiscal solicita la detención

Páá giná 15
preliminar, el juez la decreta y la policía la ejecuta. He aquí la acción de
casi la totalidad del Sistema Penal.

Los medios a través de los cuales la autoridad judicial pone


en conocimiento de la autoridad policial la medida de detención para su
efectiva ejecución son diversos; en primer lugar deberá ser por escrito y
bajo cargo; sin embargo, bajo circunstancias extraordinarias, por ejemplo
la urgencia ante la inminente fuga del imputado puede resultar aceptado
que la orden sea librada a través de medios electrónicos, facsímil,teléfono
o cualquier otro mecanismo que la ciencia y la tecnología pueda poner
al servicio de la justicia, siempre y cuando el afectado sea debidamente
individualizado al igual que en el caso de la orden escrita y bajo cargo.

Entendemos que las circunstancias extraordinarias hacen atendible el uso


de tales mecanismos, pero no eximen al Juez y a la Policía de regularizar
posteriormente el mandato a través de la orden escrita y bajo cargo
exigido en principio; siendo el mandato de detención preliminar y las
requisitorias cursadas a la Policía para su ejecución verdaderas
"agresiones" a la esfera de la libertad individual del imputado, no es
posible pretender que ellas mantengan una vigencia indefinida en el
tiempo.

De allí que la norma en cuestión establezca un plazo límite de seis meses


para todos los delitos, excepto los de terrorismo, espionaje y tráfico, licito
de drogas respecto de los cuales las requisitorias no tienen plazo de
caducidad sino hasta la detención de los afectados. Una Norma de
similar redacción estuvo prevista en el artículo 136º - in fine – del Código
Procesal Penal de 1991, con la única diferencia que dicha norma no se
refería al delito de espionaje.

7. LEY QUE REGULA LA INTERVENCIÓN DE LA POLICIA Y EL


MINISTERIO PUBLICO EN LA INVESTIGACION PRELIMINAR DEL
DELITO

Páá giná 16
El 12 de febrero del presente año, el gobierno publicó la ley Nº. 27934,
con la finalidad de regular la intervención de la Policía y el Ministerio
Público en la Investigación Preliminar del Delito.
Esta norma, respecto a la actuación de la Policía en la investigación
preliminar ha establecido que cuando el Fiscal se encuentre impedido de
asumir de manera inmediata la Dirección de la Investigación debido a
circunstancias de carácter geográfico o de cualquier otra naturaleza,
puede realizar las acciones que a continuación se detalla:
1. Recibir denuncias escritas y sentar acta de las denuncias verbales;
2. Vigilar y proteger el lugar de los hechos con la finalidad que no se
borren voluntaria o involuntariamente los vestigios y huellas del delito;
3. Practicar registros personales;
4. Prestar el auxilio que requieran las víctimas del delito;
5. Recoger y conservar los objetos e instrumentos relacionados con la
comisión del delito;
6. Recibir las Declaraciones de quienes hayan presenciado la comisión de
los hechos;
7. Levantar planos, tomar fotografía, realizar grabaciones en vídeo y
demás operaciones técnicas o científicas;
8. Capturar a los presuntos autores y partícipes en caso de flagrante delito
para lo cual tienen la obligación de informarles los siguientes derechos:
 Presunción de inocencia;
 Respeto a su integridad física y psíquica;
 A ser examinado por un Médico Legista o por quien haga sus veces;
 A ser defendido por un Abogado;
 A ser informado de las razones de su detención; y,
 A comunicarse con su familia o su Abogado u otra persona de su
Elección;
9. Inmovilizar los documentos, libros contables, fotografías y todo
elemento material que pueda servir a la investigación;
10. Allanar y/o ingresar en locales de uso público o abiertos al público, en
caso de flagrante delito;
11. En caso de delito flagrante o de peligro inminente para su perpetración,
efectuar las incautaciones necesarias e inventariarlas; y,
12. Reunir toda la información adicional de urgencia que permita la ciencia
de la Criminalística para ponerla a disposición del Fiscal.

Páá giná 17
Es importante resaltar, que efectivamente existen razones de índole
geográficas, que impiden que el Fiscal se constituya al lugar de los
hechos y consecuentemente dirija la investigación, ello ocurre debido a la
variedad de terreno que posee nuestro País y que dificulta la presencia
inmediata del Fiscal en el lugar, razón por la cual, cuando esta norma
hace referencia a otras causas de imposibilidad y emplea el término, " O
de cualquier otra naturaleza", esto debe ser interpretado como un extremo
abierto, el cual debe ser completado con un criterio lógico y responsable,
siguiendo los lineamientos establecidos en la Constitución y en la Ley
Orgánica del Ministerio Público, puesto que la naturaleza del impedimento
debe ser inminente, real y concreto, de tal manera que verdaderamente le
imposibilite al Fiscal asumir la dirección de la investigación de manera
inmediata.

En este contexto, la ley ha previsto que el Fiscal, está obligado a emitir


una resolución debidamente fundamentada donde debe expresar de
manera indubitable, dicho impedimento.

De otro lado, cuando la norma bajo comentario señala que una vez que el
Fiscal reciba las actas de las diligencias practicadas por la Policía, puede
ordenar que estas se realicen nuevamente o se amplíen bajo su dirección,
se está reafirmando que la Policía, es sólo un ente de auxilio en la
investigación preliminar, como sucede en otras partes del mundo, con el
privilegio que casi siempre esta va a tener la primera intervención en la
investigación.

Lo mencionado se reafirma, mediante una interpretación sistemática y


concordada de los artículos 106º y 107º de la norma procesal de 1991, ya
que al establecerse normativamente la obligación del Fiscal de
constituirse al lugar de los hechos se está reconociendo que la nueva
figura del Fiscal es la de un magistrado ágil con iniciativa y decisiones
especificas en la persecución del delito

Esto también, nos permite aclarar que las facultades que la ley Nº. 27934,
le otorga a la Policía, no significa que la autoridad policial va a realizar las

Páá giná 18
acciones mencionadas en esta norma sin conocimiento y a espaldas del
Fiscal. Finalizando el comentario de este extremo podemos decir, que al
publicarse esta Ley, lo que se ha hecho es poner en vigencia parcialmente
el artículo 106º del Código Procesal Penal de 1991.

8. ANÁLISIS

La función de investigación de la Policía Nacional del Perú se encuentra


claramente definida en el Nuevo Código Procesal Penal, en concordancia
con la Constitución Política del Estado. El Art. 159°, inciso 4 de la Carta
Magna encarga al Ministerio Público la conducción de la investigación del
delito y dispone la obligación a cargo de la Policía Nacional de cumplir los
mandatos de este Ministerio en el ámbito de su función. Empero, dicha
norma no debe interpretarse como si dijera que la Policía Nacional no

Páá giná 19
tiene competencia para investigar el delito y que son los fiscales quienes
deben realizar por sí mismos todas las tareas de investigación o que
deban ellos mismos practicar todas las pericias y diligencias como es el
recojo de evidencias que vinculan a un sospechoso con un determinado
evento delictivo, o aquellas orientadas a la identificación del presunto
autor de un delito.

Lo que la Constitución entrega al Ministerio Público es una atribución de


dirección o conducción jurídica de la investigación con la finalidad de
orientar el recojo de la evidencia relevante para dar forma a un caso que
pueda ser llevado de manera exitosa ante el Juez Penal. C. Es función de
la Policía Nacional, garantizar, mantener y restablecer el orden interno,
así como prevenir, investigar, y combatir la delincuencia (Art. 166º).

Asimismo en los supuestos de delito flagrante, la Constitución autoriza a


la Policía Nacional para que, de oficio y sin orden judicial, ingrese y
registre domicilios privados (Art. 2º, numeral 9); y, en flagrancia también,
pueda efectuar detenciones de personas (Art. 2, numeral 24 literal f,
respectivamente). Se trata, en efecto, de medidas restrictivas de derechos
practicados de oficio y sin que medie orden del juez con la finalidad de
asegurar la eficacia de la persecución penal del Estado.

Es evidente por tanto que las funciones del Ministerio Público y de la


Policía Nacional en el nuevo modelo procesal penal se complementan
mutuamente, teniendo en cuenta las nuevas figuras que complementan la
función policial como las mencionadas en el presente trabajo.

Asimismo, este nuevo dispositivo Penal contempla que la Policía Nacional


en su función de investigación puede por propia iniciativa, tomar
conocimiento de los delitos y dar cuenta inmediata al Fiscal, sin perjuicio
de realizar las diligencias de urgencia e imprescindibles para impedir sus
consecuencias, individualizar a sus autores y partícipes, reunir y asegurar
los elementos de prueba que puedan servir para la aplicación de la Ley
penal. (Art. 67°, inciso 1), p or lo que en su calidad de operador de justicia
deberá de estar en la capacidad necesaria de cumplir con tal función.

Páá giná 20
CONCLUSIONES

A diferencia del Código de Procedimientos Penales de 1940 que no regulaba


cuáles eran las funciones de la Policía, el nuevo Código Procesal Penal señala
una lista de atribuciones establecidas en el artículo 68º.1; que entre otras
tienen como de recibir las denuncias escritas o sentar acta de las verbales, así
como tomar declaraciones a los denunciantes; practicar el registro de las
personas, así como prestar el auxilio que requieran las víctimas del delito y de
todas las diligencias que efectúe la Policía sentará actas detalladas las que

Páá giná 21
entregará al Fiscal; pues la investigación policial es de carácter técnico y
especializado, siendo la Policía un órgano subordinado y auxiliar del Ministerio
Público.

La Policía Nacional del Perú depende orgánicamente del Ministerio del Interior
mientras que tienen dependencia funcional del Ministerio Público; y la
intervención de la Policía en la investigación del delito puede ser por comisión o
de oficio; o cuando reciba una denuncia, escrita o verbal, o como consecuencia
de su actividad preventiva o de seguridad, tome conocimiento directo de la
comisión de un delito.

La detención es una medida cautelar de carácter personal que consiste en la


privación de la libertad ambulatoria del imputado, en mérito de un mandato
judicial a fin de cautelar los fines del proceso penal; esta medida cautelar
consiste su duración máxima legalmente preestablecida, practicada para poner
a una persona a disposición del Juez, con el fin de que pueda efectivamente
realizarse la prisión provisional que aquel pueda acordar, además de cumplir
con otros fines propios de la investigación.

La detención es una medida coercitiva considerada la más importante, porque


afecta uno de los derechos más trascendentes del individuo, el derecho a la
libertad personal, el cual está protegido en las normas constitucionales e
internacionales como valor supremo de la persona y como exigencia genérica
de la naturaleza humana; y el derecho a la libertad de toda persona, lo
señala la carta magna vigente, que no permite forma alguna de restricción de la
libertad personal, salvo los casos previstos en la ley; y asimismo nadie puede
ser detenido sino por mandamiento escrito y motivado del Juez o por las
autoridades policiales en flagrante delito.

Páá giná 22
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Albín, E. (1998) Temas de derecho penal y procesal penal. Idemsa. Lima Perú.
Armenta Deu, Teresa. (1995). El Principio Acusatorio y Derecho Penal Bosch.
Barcelona
Asencio Mellado, José María. (1991). Principio Acusatorio y derecho de
defensa en el proceso penal. Trívium Madrid
Bernal Cuellar, Jaime. (1995). El Proceso Penal. Universidad Externado
de Colombia,

Páá giná 23
Catacora, G. M. (1990) Lecciones de derecho procesal penal. Cultural Cuzco
Lima. Perú.
Fairen, G. V. (1990) Doctrina general del derecho procesal. Librería Bosch.
Barcelona. España.
Gálvez, Rabanal y Castro. (2010) El Código procesal penal. Juristas Editores.
Lima. Perú.
Gimeno, Moreno y Cortes. (1997) Derecho procesal penal. 2da Edición Editorial
Colex.
Gonzáles, Daniel; Safford, Joan B; Binder, Alberto; Caminos, Miguel Ángel y
Fabri, Marco. (1996). La implementación de la reforma procesal penal.
Centro de Desarrollo Jurídico Judicial. Santiago de Chile.
Guasp, Jaime. (1997). Concepto y método de Derecho Procesal. Civitas.
Madrid
Neyra Flores, José Antonio. (2010). Manual del Nuevo Proceso Penal & De
Litigación Oral. IDEMSA. Lima Perú.
Oré Guardia, Arsenio. (1993). Estudios de Derecho Procesal Penal.
Alternativas. Lima
Ore, G. A. (1999) Manual de derecho procesal penal. Segunda Edición.
Editorial Alternativas Lima Perú
San Martín, C.C. (2003) Derecho procesal penal Vol. I, II Segunda edición
actualizada y aumentada Editora Jurídica Grijley. Lima Perú.

Páá giná 24
ANEXOS

Páá giná 25
DETENCION EN FLAGRANCIA

Páá giná 26
Páá giná 27