Vous êtes sur la page 1sur 3

 

 
Como optimizar el
  tiempo
  Anexo II
 

 
 

Anexo II. En busca del tiempo perdido 

Cómo administrar la agenda laboral. Consejos para evitar interrupciones y otros males. 

¿Somos  esclavos  del  tiempo?  ¿Sabemos  distinguir  lo  urgente  de  lo  importante?  ¿Cómo  defendemos 
nuestra agenda de los imprevistos y el caos externo? Si bien el tiempo es un recurso escaso, del cual  todos 
disponemos  igual  cantidad:  por  ejemplo,  un  día  tiene  24  horas  para  cualquier  persona,  cada  uno  lo  mide 
de  una  manera  subjetiva.  Hay  quienes  saben  administar  el  tiempo,  disfrutan  de  cada  momento  y  llegan 
puntuales  a  todos  sus  compromisos  y  otros  que  siempre  viven  a  las  corridas  y  sienten que el día nunca 
les alcanza. "El tiempo es una medida. Son nuestras percepciones las que nos  vuelven esclavos de él", apunta 
la  licenciada  en  relaciones  humanas  y  públicas  Débora  Wolosky.  Para  esta  experta  en  formación 
empresarial  y  management,  que  da  cursos  sobre  cómo  administar  el  tiempo,  existen  diversas  causas 
que provocan un mal uso de este recurso escaso. "El hábito es una de  éstas  causas  y  se  manifiesta  cuando 
la  ejecución  de  las  tareas  se  vuelve  mecánica  e  inconsciente  ‐  explica‐.  En  tales  casos  se  aconseja  hacer 
una  autoevaluación  detallada  de  cómo  se  realizan  las  actividades. Otro de los factores que atenta contra 
la  calidad  del  tiempo es  la  preocupación  excesiva  porque afecta la concentración y el rendimiento. Cuando 
estamos preocupados, la atención se desvía.  Cualquier preocupación, ajena a la actividad habitual, incide en 
la administración eficiente del  tiempo". 

El  refrán  popular  que  dice:  "No  dejes  para  mañana  lo  que  puedas  hacer  hoy"  es  una  táctica  clave  en  la 
organización  del  tiempo.  Según  Wolosky,  hoy  se  habla  mucho  de  la  tendencia  a  postergar  proyectos, 
trabajos,  decisiones  y  que  tiene  un  nombre:  síndrome  de  la  procrastinación.  "Consiste  en  posponer  el 
conocimiento  y  la  resolución  de  los  asuntos  considerados  aburridos  o  indeseables  ‐aclara‐.  Esta  tendencia 
nos  induce  a  desarrollar  tácticas  dilatorias  o  pretextos  para  no  hacer  lo  que  nos  disgusta  hacer".  Y 
ahorrarnos el esfuerzo. 

 Para  salir  del  círculo  de  las  corridas  o  de  la  parálisis  Wolosky  propone  realizar  un 
autodiagnóstico de cómo utilizamos el tiempo. Un modo es pensar en nuestra vida cotidiana e  identificar los 
factores  que  podrían  causar  un  mal  uso:  la  preocupación,  el  desorden,  la  dispersión,  el  activismo,  las 
postergaciones. "Hay que preguntarse cómo podría uno mejorar y  fijar  fechas  para  empezar  el  cambio.  Es 
clave  hacer  un  plan  medible".  También  la  experta  asegura  que  resulta  fundamental  estar  atentos  a  los 
factores  externos  que  suelen  impedir  que  cumplamos  con  nuestra  agenda.  "Yo  los  llamo  'ladrones  del 
tiempo'. Algunos se nos imponen  por el contexto social o laboral, por ejemplo, los procesos burocráticos, las 
interrupciones,  los  llamados  telefónicos,  los  jefes  desorganizados,  las  reuniones  innecesarias  en  el 
trabajo.  Es  clave      defenderse      de      estos      factores".      Algunos      ítems      que      propone      son: 

Aprender a decir "no". 

1 | P á g i n a  

Como optimizar el tiempo


 
 

 Tener claro los propios objetivos. 
 Planificar las actividades. 
 Comenzar por lo que se considera más importante. 
 Evitar reuniones innecesarias. 
 Ser ordenado. 
 Evitar el papeleo. 
 No dejar las cosas para más tarde. 
 Concentrarse en un solo asunto por vez. 
 Acabar lo que se comienza. 
 Tomar tiempo para sí mismo. 
 Ser puntual. 
 Decidirse a tiempo. 
 Trabajar en equipo. 
 Aprovechar el tiempo muerto durante los viajes. 
 Aprender a delegar. 

Por último, Wolosky recomienda especialmente a las mujeres: "Es importante planificar en familia las  tareas 
del  hogar  e  inculcar  responsabilidad  a  la  pareja  y  los  hijos.  Una  manera  de  resolver  el  tema  es  tener  un 
horario para la casa, como si fuera otro trabajo y no obsesionarse. La obsesión es un síntoma  que se suele 
manifestar a través del famoso sentimiento de culpa", concluye. 

Autor: Dolores Vidal  dvidal@clarin.com 

2 | P á g i n a  

Como optimizar el tiempo