Vous êtes sur la page 1sur 11

JURISPRUDENCIA

Roj: STSJ M 6471/2018 - ECLI: ES:TSJM:2018:6471


Id Cendoj: 28079340042018100412
Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
Sede: Madrid
Sección: 4
Fecha: 30/05/2018
Nº de Recurso: 205/2018
Nº de Resolución: 416/2018
Procedimiento: Social
Ponente: MARIA DEL CARMEN PRIETO FERNANDEZ
Tipo de Resolución: Sentencia

Tribunal Superior de Justicia de Madrid - Sección nº 04 de lo Social


Domicilio: C/ General Martínez Campos, 27 , Planta 3 - 28010
Teléfono: 914931953
Fax: 914931959
34002650
NIG : 28.079.00.4-2016/0032204
Procedimiento Recurso de Suplicación 205/2018
ORIGEN:
Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid Despidos / Ceses en general 725/2016
Materia : Despido
N
Sentencia número: 416/2018
Ilmos. Sres
Dña. MARÍA DEL CARMEN PRIETO FERNÁNDEZ
Dña. VIRGINIA GARCÍA ALARCÓN
D. MANUEL RUIZ PONTONES
En Madrid a treinta de mayo de dos mil dieciocho habiendo visto en recurso de suplicación los presentes
autos la Sección 4 de la Sala de lo Social de este Tribunal Superior de Justicia, compuesta por los Ilmos. Sres.
citados, de acuerdo con lo prevenido en el artículo 117.1 de la Constitución Española ,
EN NOMBRE DE S.M. EL REY
Y POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE
EL PUEBLO ESPAÑOL
ha dictado la siguiente
SENTENCIA
En el Recurso de Suplicación 205/2018, formalizado por la LETRADO Dña. CRISTINA MARTINEZ NUÑEZ en
nombre y representación de INSTALACIONES INABENSA SA, contra la sentencia de fecha 27 de diciembre de
2017 dictada por el Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid en sus autos número Despidos / Ceses en general
725/2016, seguidos a instancia de D. Benjamín frente a INSTALACIONES INABENSA SA y ABENGOA SA, y

1
JURISPRUDENCIA

MINISTERIO FISCAL, en reclamación por Despido, siendo Magistrado-Ponente la Ilma. Sra. Dña. MARÍA DEL
CARMEN PRIETO FERNÁNDEZ, y deduciéndose de las actuaciones habidas los siguientes

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO: Según consta en los autos, se presentó demanda por la citada parte actora contra la mencionada
parte demandada, siendo turnada para su conocimiento y enjuiciamiento al señalado Juzgado de lo Social,
el cual, tras los pertinentes actos procesales de tramitación y previa celebración de los oportunos actos de
juicio oral, en el que quedaron definitivamente configuradas las respectivas posiciones de las partes, dictó la
sentencia referenciada anteriormente.
SEGUNDO: En dicha sentencia recurrida en suplicación se consignaron los siguientes hechos en calidad de
expresamente declarados probados:
.
"PRIMERO.- D. Benjamín , con DNI nº NUM000 , nacido el NUM001 -1.967, ha venido prestando servicios para
la empresa demandada INSTALACIONES INABENSA S.A. (CIF nº A-2841694266), con antigüedad de 10-4-2000,
categoría profesional de Jefe Administrativo/Técnico 1, y, salario mensual ascendente a 3.741,95 euros (123,02
euros/día), con inclusión de parte proporcional de pagas extraordinarias.
SEGUNDO.- La empresa demandada se constituyó el 25-11-1.994, teniendo como objeto social la realización
de estudios, informes, proyectos y explotación de actividades y negocios, relacionados con las instalaciones
eléctricas, mecánicas y de instrumentación, construcción de líneas de transmisión, electrificación ferroviaria,
mantenimientos, protección térmica y acústica, comunicaciones, concesiones de servicio y fabricación de bienes
de equipo, formando parte del grupo de sociedades cuya entidad de cabecera es la empresa codemandada
en el presente procedimiento ABENGOA S.A., grupo empresarial que ha mantenido un sistema de tesorería
centralizada en el que ha participado la empresa demandada, quedando así afectada por la situación
preconcursal de dicha empresa y la paralización del negocio sufrido a consecuencia de la falta de garantías y
liquidez para la finalización de proyectos y contratos y para asumir otros nuevos (folios 485 y siguientes, del
Tomo III de los autos).
La empresa demandada tiene sus centros de trabajo ubicados en diversas Comunidades Autónomas, con una
plantilla total en Mayo de 2016, integrada por 1.024 trabajadores, de los que 201 trabajadores, prestan servicios
en la Comunidad Autónoma de Madrid, desarrollando el demandante sus funciones en el Departamento de
Sistemas de Comunicación, encuadrado dentro de la denominada División de Transportes y Redes, del centro
de trabajo situado en c/ Marqués de Encinares nº 10 de Madrid.
El departamento de Sistemas de Comunicación realiza fundamentalmente las actividades relacionadas con
la prestación de servicios para empresas clientes relativas al despliegue, instalación y explotación de redes
de comunicación. Las actividades de dicha División de Transportes y Redes se centran en: despliegue de
redes (infraestructura y equipamiento) para operadores de telefonía fija y móvil; suministro e instalación de
infraestructura y equipamiento de telecomunicaciones fijas y móviles (GSM-R) en señalización ferroviaria y
metro; ingeniería e instalaciones en centrales de conmutación; comunicaciones industriales, mantenimiento de
redes de operadores de telecomunicaciones, diseño, fabricación y suministro de equipamiento auxiliar: torres,
equipos de alimentación de intemperie, cuadros eléctricos y dispositivos de precisión para plantas solares;
proyecto I+D+I en aplicaciones de movilidad (doc. nº 98 al 103, del ramo de prueba de la parte demandada, al
Tomo VIII de los autos).
TERCERO.- Mediante escrito de 18-5-2016, la demandada comunicó a la Comisión negociadora de los
trabajadores, la apertura de periodo de consultas previo al despido colectivo por causas económicas y
productivas, al amparo de lo dispuesto en el art. 51.2) del Estatuto de los Trabajadores (doc. nº 62 y 70, del
Tomo VII de los autos).
CUARTO.- Ante la Dirección General de Empleo, con fecha 20-5-2016, la demandada, presentó escrito
comunicando el inicio del periodo de consultas periodo de consultas previo al despido colectivo y suspensión
de contratos de trabajo, de 395 trabajadores, por causas económicas y productivas, al amparo de lo dispuesto
en el art. 51.2) del Estatuto de los Trabajadores , dando lugar a la tramitación del Expediente de Regulación de
Empleo nº NUM002 , habiendo finalizado el periodo de consultas con Acuerdo, el 16-6-2016 (doc. nº 70 del
Tomo VII de los autos).
QUINTO.- Con fecha 21-6-2016 y 23-6-2016, la demandada presentó escritos ante la Dirección General de Empleo,
comunicando el Acuerdo alcanzado con la Comisión negociadora, el 16-6-2016, sobre suspensión colectiva de

2
JURISPRUDENCIA

contratos de trabajo y sobre despido colectivo, que en este último caso, afectaría a (doc. 71 del Tomo VII de
los autos):
72 trabajadores que prestan servicios en puestos de trabajo que resultan excedentes, y que serían "los de la
lista que se entregará una vez exista acuerdo definitivo" y que "han sido seleccionados de acuerdo con los
criterios expuestos en la memoria.
78 trabajadores "de entre el total de trabajadores afectados por la medida de suspensión de contratos" que
soliciten su afectación por el despido.
En el apartado 2.c) de dicho Acuerdo se estableció expresamente, entre otros aspectos, que los trabajadores
mayores de 55 años afectados por la medida de suspensión, no se verían afectados por el despido (folio 2.229
del Tomo VII de los autos).
SEXTO.- Los criterios de selección pactados a los efectos de la determinación de los trabajadores afectados por
el despido colectivo, han sido los siguientes:
Criterio funcional de adscripción a un departamento, división, actividad y puesto de un determinado centro de
trabajo, afectado por la caída de actividad.
Criterio de adscripción a funciones de carácter corporativo que se ven afectadas al producirse un descenso
en la cifra de negocios y de las obras.
Criterio funcional la adscripción a puestos de trabajo relacionados con los sistemas de gestión, afectados por
el descenso de la actividad.
Para la selección entre los trabajadores que cumplieran los anteriores requisitos, se establecen determinados
criterios objetivos relacionados entre otros, con conceptos tales como los de adecuación funcional, experiencia
en el puesto, polivalencia, evaluación de rendimiento, formación, trabajo en equipo, grado de implicación en la
consecución de objetivos, cumplimiento de normas y procedimientos establecidos, y, absentismo (doc. nº 61
del Tomo VII, de los autos).
SÉPTIMO.- Con categoría profesional de Jefe Administrativo/Técnico 1, han venido prestando servicios en los
centros de trabajo de la demandada en Madrid, además del demandante, otros cuatro trabajadores, todos ellos,
con antigüedad en la empresa, superior a la ostentada por el demandante y que continúan en plantilla (doc. nº
15 del ramo de prueba de la parte actora, al Tomo IX de los autos, y, doc. nº 59 del ramo de prueba de la parte
demandada, al Tomo VII, de los autos).
OCTAVO.- Desde Agosto de 2009 a Junio de 2016, el demandante ha sido el responsable de diversos proyectos
desarrollados por la empresa para clientes tales como: Nokia Siemens Networks S.L., Administrador de
Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Cobra Instalaciones y Servicios S.A., Logística y Comunicaciones S.L.
(Logytel), encontrándose en ejecución en Junio de 2016, los proyectos para ADIF (Red de Cercanías de
Barcelona) y para la empresa Nokia Siemens Networks S.L. (LAV Madrid-Valencia), habiendo realizado el
demandante como responsable de dichos proyectos, la coordinación y seguimiento de las obras, de forma
plenamente satisfactoria (doc. nº 6 al nº 11, del ramo de prueba de la parte actora, al Tomo IX de los autos).
NOVENO.- Con fecha de 22-6-2016, la demandada remitió carta al actor cuyo contenido se da aquí por
reproducido, comunicando al mismo, el despido por causas objetivas, con efectos de dicha fecha, al amparo
de lo establecido en el art. 51 del Estatuto de los Trabajadores , por causas económicas y productivas, tras la
finalización con acuerdo, del Expediente de Regulación de Empleo, relacionadas con las circunstancias a que
se alude en dicha comunicación, relativas fundamentalmente a: 1) la situación de crisis económica, falta de
inversión pública y disminución de la contratación desde 2011 en adelante, 2) deterioro financiero de Abengoa e
Inabensa, situación preconcursal y paralización del negocio; 3) disminución de ingresos y situación de pérdidas
actuales; 4) disminución de la contratación y de la producción, habiendo puesto a disposición de la demandante
una indemnización en cuantía de 40.124,50 euros, así como la liquidación de pagas extras y vacaciones
correspondientes, así como una retribución adicional en cuantía de 4.700 euros, que se abonaría en Octubre
de 2016, cantidades que el demandante ha percibido, haciéndose expresa referencia en la carta, a haberse
producido en la división de Transportes y Redes del departamento de Comunicaciones, al que el demandante
estaba adscrito, "una disminución más que significativa del volumen de contratación y ejecución y con ello de la
carga de trabajo, lo cual sumado a la imposibilidad de poder ofertar ante las adversas circunstancias económicas
nos lleva a la necesidad de extinguir su contrato" (doc. nº 1 de los aportados con la demanda).
DÉCIMO.- Consta en autos que el demandante ha permanecido en situación de "C.E. ordinario", desde el
18-8-2016 hasta el 30-6-2017.

3
JURISPRUDENCIA

UNDÉCIMO.- Con fecha 20.7.2016, la parte actora presentó ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y
Conciliación (SMAC), papeleta de conciliación, celebrándose el acto correspondiente el 17.8.2016 con el
resultado de "Intentado sin Efecto", al no haber comparecido la empresa demandada, habiéndose presentado
con posterioridad el día 20.7.2016 la demanda ante la Delegación del Decanato de los Juzgados de lo Social
de Madrid."
TERCERO: En dicha sentencia recurrida en suplicación se emitió el siguiente fallo o parte dispositiva:
"Estimando parcialmente la demanda interpuesta por D. Benjamín , contra, INSTALACIONES INABENSA S.A.
y ABENGOA S.A., debo declarar y declaro improcedente el despido de que fue objeto el actor, el día 22-6-2016,
declarando la extinción de la relación laboral existente entre las partes, condenando a la empresa demandada
Instalaciones Inabensa S.A., a abonar al actor, una indemnización en cuantía de 83.899,64 euros, de la que deberá
deducirse la cantidad ya percibida por el demandante por tal concepto, con absolución de la codemandada
Abengoa S.A".
CUARTO: Frente a dicha sentencia se anunció recurso de suplicación por la parte demandada INSTALACIONES
INABENSA SA, formalizándolo posteriormente; tal recurso fue objeto de impugnación por la contraparte.
QUINTO: Elevados por el Juzgado de lo Social de referencia los autos principales, en unión de la pieza separada
de recurso de suplicación, a esta Sala de lo Social, tuvieron los mismos entrada en esta Sección en fecha
05/03/2018, dictándose la correspondiente y subsiguiente providencia para su tramitación en forma.
SEXTO: Nombrado Magistrado-Ponente, se dispuso el pase de los autos al mismo para su conocimiento y
estudio, señalándose el día 30 para los actos de votación y fallo.
A la vista de los anteriores antecedentes de hecho, se formulan por esta Sección de Sala los siguientes

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO: La Sentencia del Juzgado de lo social nº 11 de Madrid, de fecha 27 de diciembre de dos mil
diecisiete , estima la demanda del actor DON Benjamín , contra INSTALACIONES INABENSA y ARBENGOA
SA, en procedimiento de despido individual tras Acuerdo de suspensión y extinción colectiva de fecha 16 de
junio de 2016, cuestionándose los criterios de selección aplicados al actor.
Frente a la misma se interpone por la representación de la empresa recurso de suplicación que es impugnado
por la representación del actor.
SEGUNDO: Como primer motivo, al amparo del art. 193 a) de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social , se
interesa la declaración de nulidad de la sentencia de instancia, con reposición de actuaciones. Se argumenta
en la infracción de normas o garantías del procedimiento que la recurrente alega le causan una indefensión
suficientemente relevante como para considerar infringido el art. 24 y 120. 3 de la CE , en relación con el art.
97.2 y 107 y 210 de la LRJS y 209 y 218 de la LEC .-
La indefensión que alega se fundamenta en dos circunstancias que reseña de forma separada.
La primera, que la Sentencia de instancia no resuelve con carácter previo la excepción procesal de
inadecuación del procedimiento alegada por la parte en el acto del juicio oral. En este punto, la fundamentación
del motivo obvia determinar y justificar adecuadamente su denuncia, al no concretar cuál es el procedimiento
que alega como inadecuado, convirtiendo la denuncia en genérica e inconcreta , motivo por el cual no puede
ser atendida por la Sala.
La segunda, incongruencia omisiva, sustentada en la afirmación de que la Resolución de instancia no resuelve
ni hace referencia alguna a la causas objetivas que justificaron el despido.
Lo cierto es que la demanda examinada y estimada en la instancia, ejercita una acción de despido contra el
acto extintivo de la empresa cuestionando los criterios de selección, establecidos en el ERE, en lo relativo a su
aplicación al actor, entendiendo éste que dichos criterios no estaban debidamente justificados en orden a su
persona y circunstancias, criterio que ha sido validado por el fallo recurrido.
De esta premisa, se deducen dos afirmaciones , la primera, relativa a la adecuación del procedimiento seguido
y la segunda, la imposibilidad de impugnar las causas que concurren en el despido colectivo, que ni se
cuestionan ni pueden serlo en un despido individual como el que aquí se examina. Reiteramos que lo que
se impugna en el presente procedimiento es la concurrencia en el demandante de los criterios fijados con
carácter general en el expediente de despido colectivo, de los que la Sentencia de instancia deja constancia
en el hecho probado sexto.

4
JURISPRUDENCIA

Con igual amparo procesal en el art. 193 a) de la Ley Reguladora se denuncia la infracción del art. 24 y 120.3
de la CE en relación con los artículos 97.2 , 107 y 120 de la LRJS y concordantes de la supletoria LEC.
En este punto, la indefensión que se alega, de forma subsidiaria, viene refrendada por la alegación de falta de
motivación de la sentencia, a la que achaca una deficiente valoración de la prueba aportada al acto del juicio
oral , en orden a "La justificación de las causas objetivas" (sic).-
Es cierto que la respuesta judicial a la pretensión deducida en el juicio debe ser motivada, es decir, argumentada
en su totalidad, por cuanto la motivación de las sentencias, y en general, de las resoluciones judiciales que
enjuician conflictos, revistan o no la forma de sentencias, no sólo aparece expresamente recogida en el artículo
120.2 de la Constitución EDL 1978/3879 , sino que el Tribunal Constitucional tiene declarado que forma parte
del derecho a la tutela judicial efectiva que consagra el artículo 24 de la CE EDL 1978/3879 . Motivación, que
tal vez con alguna dulcificación, no comporta que el Juez o Tribunal "deba efectuar una exhaustiva descripción
del proceso intelectual que le lleva a resolver en un determinado sentido, ni le imponen un concreto alcance
o intensidad en el razonamiento empleado" ( STC de 15 de junio de 1988 ), sino que "deben considerarse
suficientemente motivadas aquellas resoluciones judiciales que vengan apoyadas en razones que permitan
conocer cuáles han sido los criterios jurídicos esenciales que fundamentan su decisión" ( SSTC de 25 de junio
de 1996 y 11 de noviembre de 1998 ).
Se justifica el motivo, con una especial referencia a la prueba documental aportada a las actuaciones para
justificar que el despido obedecía a causas objetivas económicas y productivas que reflejan una situación de
pérdidas persistentes y una caída de la actividad que afectaba a todos los niveles y por ende al departamento
y división en el que el actor prestaba sus servicios (SIC). Premisa que, como ya hemos adelantado no se
corresponde con la que determina el objeto del presente procedimiento. Además se alude a Doctrina del T.S.
asumida por esta Sección de Sala, y que incluso se dice asumida por la parte recurrente, donde no se llega a la
conclusión que parece defender este motivo de recurso que estamos examinando, y que vamos a reproducir
para, con su asunción, desestimar la pretensión de nulidad planteada en todos sus extremos y derivadas
alegadas.
Tiene declarado el TS en sentencia de 21 de abril de 2014 "no cabe cuestionar, sin la base necesaria, la buena fe
que ha de presidir las relaciones laborales en general, el proceso de negociación por ambas partes en particular
-especialmente el de esta clase ex art 51.2 del ET - ni, en fin, y sobre todo, la extinción misma de los contratos,
cuando la (amplia) mayoría de la representación de los trabajadores se ha mostrado conforme con éstas y no
se ha considerado víctima de una actuación torticera de la empresa, por más que así lo trate de ver la parte
recurrente al aludir, ya en el motivo precedente, al dolo que menciona por haberse dado, según sostiene, una
información falsa en el período de consultas que no ha quedado demostrada, y que, según razona, "tendría como
consecuencia la nulidad de los despidos practicados" conforme al art 124 de la LRJS , cuando lo cierto es que
a falta de evidencias de otro signo, la presunción legal juega en pro de la existencia de esa buena fe y no a la
inversa", la alusión ahora efectuada por el demandante en cuanto a la falta de buena fe negocial en relación
con la falsedad de los datos económicos aportados, amén de novedosa, carece de entidad jurídica a los efectos
jurídicos de improcedencia que esta parte procesal interesa".
(...) . Y en este punto del análisis debe traerse a colación lo ya manifestado sobre este extremo por esta Sección
de Sala en sentencia de 10 de julio de 2014 , cuando se afirma "es evidente que el trabajador está legitimado
para impugnar la extinción de su relación laboral, aunque ésta traiga causa de un despido colectivo. Nadie lo
cuestiona. El debate se centra en el ámbito material que debe tener ese proceso individual. Más concretamente,
si existiendo acuerdo sobre el despido colectivo alcanzado por quienes están legitimados para intervenir en el
periodo de consultas y sin haber sido impugnado, en el proceso individual puede cuestionar lo allí acordado y,
en concreto la concurrencia de la causa que justifica la medida extintiva adoptada. El legislador, ciertamente,
ha previsto unos supuestos en los que las causas objetivas que permiten adoptar decisiones que afectan al
contenido y mantenimiento de las relaciones laborales deben presumir que concurren (modificación sustancial
de condiciones de trabajo y suspensión de la relación laboral por causas objetivas, ambas de carácter colectivo) y
que esta previsión no está contemplada para el despido colectivo. La razón de tal diferente regulación no es fácil
de encontrar salvo que acudamos a las consecuencias que una y otra medida llevan aparejadas ya que estamos
en un caso ante la extinción de la relación laboral y en los otros ante una relación laboral que se mantiene viva.
Pero esta distinta consecuencia no sería suficiente para justificar la presunción legal así establecida en lo que a
las causas se refieren, máxime cuando dentro de un mismo expediente pueden adoptarse diferentes medidas y
sería absurdo que por el simple hecho de que la medida fuese una u otra la causas pudiera presumirse en unos
casos si y no en otros."
Y añade "a juicio de esta Sección de Sala, no es posible admitir que a nivel individual se cuestione la concurrencia
de las causas que justifican un despido colectivo cuando se ha alcanzado un acuerdo que ha devenido firme por

5
JURISPRUDENCIA

no estar impugnado colectivamente, salvo que se denuncie dolo, fraude, coacción, abuso derecho o vulneración
de derechos fundamentes o se interese su no aplicación por falta de afectación".
Exponiendo acto seguido las razones de tal conclusión, a saber "1.- NATURALEZA DEL ACUERDO. Como fundada
y extensamente se manifiesta por la parte recurrente, lo primero que debe tomarse en consideración es que el
acuerdo alcanzado lo ha sido con el consentimiento de quien ostenta la representación legal de los trabajadores
en la tramitación del despido colectivo. Y como tal representación, la adopción del acuerdo implica que se admite
la concurrencia de las causas que la empresa invoca para justificar la adopción de determinadas medidas que
afectan a las relaciones laborales de quienes aquellos representan. Y lo adoptado por dicha representación no
solo afecta a quienes la ostenta sino a sus representados. Y ello porque, según criterio jurisprudencial " Debe
entenderse que el acuerdo logrado en el marco de un ERE y fruto de la negociación colectiva, tiene análoga
eficacia a lo acordado en Convenio Colectivo; los pactos son claros y contienen todos los elementos necesarios
para vincular a ambas partes, según el artículo 1261 del Código Civil . Los pactos alcanzan y vinculan a todos
los trabajadores y empresas comprendidos en el ámbito de aplicación de dichos Acuerdos y durante todo el
tiempo de su vigencia" ( STS de 2 de junio de 2014, Recurso 2534/2013 ) . En consecuencia, los trabajadores
afectados por el despido colectivo están vinculados por lo allí acordado y podrán impugnar la decisión individual
de extinción por causas objetivas por circunstancias que no comprometan lo pactado -cuestión de fondo como
la denomina la parte recurrente- , salvo que el acuerdo incurra en dolo, fraude, coacción o abuso de derecho o
vulnere derechos fundamentales o no le sea de aplicación a la parte.
Se podría cuestionar que si el acuerdo tiene la eficacia de lo acordado en Convenio Colectivo, debería aplicarse
el constante criterio jurisprudencial según el cual el trabajador individual puede plantear acciones que combatan
el convenio colectivo a pesar de que éste no puede ser impugnado por los trabajadores individuales. Pues bien,
esa doctrina lo que está permitiendo es el planteamiento de acciones individuales que interesen la inaplicación
del convenio colectivo -de todo o parte del convenio colectivo- sin que ello implique una petición de anulación
del todo o de la parte ( STS de 29 de septiembre de 2008, Recurso 3980/2005 ). Pero, si el planteamiento de esas
acciones individuales es posible cuando se pide la inaplicación del convenio, en este caso y en relación con el
acuerdo alcanzado en el despido colectivo, no impugnado, lo que se está cuestionando no es una inaplicación
del acuerdo sino su propia existencia por no concurrir la causa que lo justifica, lo que nos apartaría de aquella
doctrina judicial que permite plantear acciones individuales."
En segundo lugar se analiza el ÁMBITO DE CONOCIMIENTO DEL PROCESO INDIVIDUAL, argumentando "Por
otro lado, la acción individual frente al despido que trae causa de una medida extintiva colectiva tiene una vía de
impugnación que, en el momento en que se adoptó el que aquí se está, se contemplaba en el apartado 11 del
artículo 124 diciendo, previa remisión a las normas del proceso especial de extinción por causas objetivas, que "
a) Cuando el objeto del debate verse sobre preferencias atribuidas a determinados trabajadores, éstos también
deberán ser demandados. Igualmente deberán ser demandados los representantes de los trabajadores cuando
la medida cuente con la conformidad de aquéllos.
b) Si una vez iniciado el proceso individual se plantease demanda por los representantes de los trabajadores
contra la decisión empresarial a tenor de lo dispuesto en los apartados anteriores, aquel proceso se suspenderá
hasta la resolución de la demanda formulada por los representantes de los trabajadores, que una vez firme tendrá
eficacia de cosa juzgada sobre el proceso individual en los términos del apartado 3 del artículo 160.
c) El despido será nulo, además de por los motivos recogidos en el artículo 122.2 de esta Ley, cuando se incumpla
lo previsto en los artículos 51.2 o 51.7 del Estatuto de los Trabajadores , o cuando no se hubiese obtenido la
autorización judicial del juez del concurso, en los supuestos en que esté legalmente prevista".
Estas normas procesales y especialmente la remisión que se hace al artículo 120 a 123 permiten calificar
de improcedente la decisión extintiva cuando el empresario no acredite la concurrencia de la causa. Una
aplicación literal de tal previsión no obsta a la conclusión que hemos dado al referirnos al Acuerdo y su carácter
de convenio colectivo. Esto es, la concurrencia de la causa en el proceso individual quedaría probada con el
propio acuerdo alcanzado con la representación de los trabajadores que no ha sido impugnado y su carácter
vinculante. O lo que es lo mismo, no podría cuestionarse su existencia -la de la causa- en ese caso, salvo las
excepciones antes mencionadas.
Es más, tomando en consideración la posterior reforma legal que ha sufrido el artículo 124, en concreto las
especialidades del proceso individual de impugnación de la extinción por causas objetivas en el ámbito del
despido colectivo, introducidas por Real Decreto-ley 11/2013, de 2 de agosto , avalarían esa conclusión. En dicha
reforma se contemplan dos supuestos que solo atienden a si el despido colectivo ha sido o no impugnado
judicialmente, al margen de que ha concluido con acuerdo firme no impugnado.
En el primer caso, en el de la impugnación de la medida extintiva adoptada con acuerdo, es importante fijarse en
que, además del efecto que se otorga a la sentencia que resuelva el proceso, la norma contempla la posibilidad

6
JURISPRUDENCIA

de un acuerdo conciliatorio en vía judicial y a éste acuerdo le otorga igual efecto que al de la resolución judicial,
de forma que el trabajador no podrá ya combatir lo que se haya "conciliado" -lógicamente, siempre que lo
convenido no sea constitutivo de lesión grave para alguna de las partes o para terceros, de fraude de ley o
de abuso de derecho o contrario al interés público-. Si al acuerdo en el proceso se le da el alcance de cosa
juzgada, sin que el trabajador individual pueda cuestionarlo, ese mismo efecto es el que debe atribuirse a la
decisión extintiva adoptada al amparo del acuerdo alcanzado en periodo de consultas no impugnado judicial.
En el segundo caso, si la impugnación no se ha producido y sin atender el legislador a si la decisión colectiva
trae causa de un acuerdo no impugnado, fija las mismas consecuencias que las que venían establecidas en el
anterior texto legal y, en consecuencia, a la misma conclusión que hemos llegado respecto a las previsiones
que se contienen en orden a la procedencia del despido cuando se tenga por concurrente la causa mediante el
propio acuerdo que ampara la decisión empresarial. Y ello, en definitiva, porque una aplicación de la calificación
de improcedencia en el despido individual del artículo 122.1 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social ,
cuando existe acuerdo firme permitiendo cuestionarlo hace perder a éste toda su eficacia frente al empleador
y a los despidos individualmente adoptados a su amparo, lo que no parece nada lógico en un proceso en el
que ha existido negociaciones colectivas, como bien señala la parte recurrente, bajo las reglas de la buena
fe. Es por ello por lo que, a nuestro juicio, es innecesario que el legislador deba expresar este supuesto en la
norma cuando la procedencia del despido por concurrir la causa debe entenderse acreditado por el Acuerdo.
En definitiva, "La impugnación de la decisión colectiva adoptada con acuerdo, como hemos indicado, provoca
que la sentencia extiende sus efectos sobre los procesos individuales del mismo modo que si en lugar de
sentencia existe un acuerdo en vía judicial. Es por ello que si el despido colectivo con acuerdo no se impugna no
creemos necesario aplicar ningún efecto sobre el proceso individual distinto al de no poder incluir en su ámbito
de conocimiento lo que haya sido objeto del acuerdo, en coherencia con el alcance que se le da al acuerdo de
conciliación judicial en el ámbito del proceso de despido colectivo. Y ello porque si el legislador busca, en todo
caso, que no existan decisiones judiciales diferentes para una medida extintiva colectiva, y no puede admitirse
que esa posible contradicción se acepte cuando solo son los trabajadores individuales lo que combaten la
decisión empresarial adoptada con base en el acuerdo firme, con las excepciones que venimos admitiendo".
CUARTO: Al amparo del art. 193 b) de la Ley Reguladora se solicita la revisión del hecho probado quinto para
que sea sustituido por la redacción alternativa siguiente:
" QUINTO.- Con fecha 21-6-2016 y 23-6-2016, la demandada presentó escritos ante la Dirección General de
Empleo, comunicando el Acuerdo alcanzado con la Comisión negociadora, el 16-6-2016, sobre suspensión
colectiva de contratos de trabajo y sobre despido colectivo, que en este último caso, afectaría a (doc. 71 del
Tomo VII de los autos):
72 trabajadores que prestan servicios en puestos de trabajo que resultan excedentes de acuerdo con las causas
justificativas del despido colectivo expresadas en la memoria de inicio del mismo, y que serían "los de la lista
que se entregará una vez exista acuerdo definitivo" y que "han sido seleccionados de acuerdo con los criterios
expuestos en la memoria.
78 trabajadores "de entre el total de trabajadores afectados por la medida de suspensión de contratos" que
soliciten su afectación por el despido.
En el apartado 2.c) de dicho Acuerdo se estableció expresamente, entre otros aspectos, que los trabajadores
mayores de 55 años afectados por la medida de suspensión no se verían afectados por el despido (folio 2.229
del Tomo VII de los autos).,"
Se fundamenta en la prueba documental que se cita que resulta ser la misma examinada en la instancia para
llegar a la conclusión contraria sobre la falta de acreditación en el caso del trabajador demandante de los
criterios de selección fijados con carácter general en el expediente de despido colectivo, y que son los que
se establecen en el hecho probado sexto. En la fundamentación del motivo, no solo no se justifica que la
convicción judicial esté equivocada o sea errónea, sino que se parte de una premisa que predetermina el fallo
cual es que por el hecho de que las causas justificativas del despido colectivo estén acreditadas en la memoria
del mismo, se exime a la empresa de justificar la concurrencia de los criterios de selección pactados en el
demandante.
El motivo no puede ser estimado, como tampoco lo puede ser el siguiente, que, con igual amparo procesal,
interesa una nueva redacción del hecho probado séptimo, para el que se propone el texto siguiente:
"SÉPTIMO.- Con categoría profesional de Jefe Administrativo/Técnico 1, han venido prestando servicios en los
centros de trabajo de la demandada en Madrid, además del demandante, otros cuatro trabajadores, todos ellos,
con antigüedad en la empresa superior a la ostentada por el demandante y que continúan en la plantilla (doc. n

7
JURISPRUDENCIA

° 15 del ramo de prueba de la parte actora, al Tomo IX de los autos, y, doc. n° 59 del ramo de prueba de la parte
demandada, al Tomo VII, de los autos)"
De los centros de trabajo de la demandada en Madrid, junto con el demandante, han sido despedidos un total
de 19 personas. En el centro de Marqués de Encinares en el que el demandante prestaba servicios, han sido
despedidas un total de 13 personas. "
Se apoya en el listado de trabajadores afectados por el despido colectivo a los folios 2260 a 2261 de los autos,
y resultaría, en todo caso, irrelevante al sentido del fallo que aquí se discute.
Con idéntico apoyo procesal que los motivos anteriores se interesa en el quinto, nueva redacción del ordinal
octavo de la sentencia de instancia, con el texto siguiente.
" OCTAVO:-Desde Agosto de 2009 a Junio de 2016 el demandante ha sido el responsable de diversos proyectos
desarrollados por la empresa para clientes tales como: Nokia Siemens Networks S.L., Administrador de
Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Cobra Instalaciones y Servicios S.A., Logística y Comunicaciones S.L.
(Logytel)., habiendo finalizado también las tareas para los proyectos para ADIF (Red de Cercanías de Barcelona)
el 22 de julio de 2016 y para la empresa Nokia Siemens Networks S.L. (LAV Madrid-Valencia) en 2013 habiendo
realizado el demandante como responsable de dichos proyectos, la coordinación y seguimiento de las obras,
de forma plenamente satisfactoria (doc.n° 6 al n° 11, del ramo de prueba de la parte actora, al Tomo IX. de los
autos);"
La adición de los pretendido, y la supresión de la convicción judicial que no interesa a la parte, no puede ser
aceptada y no solo porque no justifica y fundamenta , como le obliga el art. 193 b) de la LRJS , las razones de
la supuesta equivocación de la Juzgadora de Instancia, salvo, una general e inútil alegación en Suplicación,
de la defectuosa y errónea, valoración de la prueba, sino, porque además la inclusión y supresión interesada
resultaría irrelevante al sentido del fallo, por las razones que posteriormente justificaremos.
Por último, se interesa la adición de un nuevo hecho probado NOVENO BIS, con el texto siguiente.
"NOVENO BIS.- En el Departamento de Comunicaciones en el que presta servicios el actor:
-Se ha perdido un contrato ya firmado con empresa gestora de un metro (Interfonía L2 y L4) por importe de
1.052.000 euros
Con empresa de comunicaciones, se ha perdido un total de 350Ke en torres para el GSM-R ya adjudicados.
Además en la actualidad Inabensa, no es invitada a otros concursos dada la situación financiera y económica
que atraviesa. El volumen total perdido en el año es de aprox. 0,8 M€
No obstante, existen renovaciones con distintas empresas de telefonía, si bien han condicionado la adjudicación
de los trabajos a nuestra salida del preconcurso. El importe previsto para los 3 años de contratos es de 3,2 M€
Hemos renovado en diciembre el contrato con otra empresa de Telefonía hasta 2017. El volumen anual en un
año normal es de unos 7Me. A fecha de hoy deberíamos llevar 3Me y estamos en 1,2 M€
Con una tercera también hemos renovado en noviembre, pero solamente en dos zonas. Tiene un volumen anual
de aprox. 3,5 me. A estas alturas de año al menos tendríamos que haber hecho 1Me y estamos en 0,5Me. A esto
habría que sumarle las geografias que hemos perdido, que nos podrían dar un volumen al año de 7Me (el doble
de lo previsto) y por tanto ahora deberíamos estar en 2M€.
Con una carta hemos renovado en febrero el contrato, por un año más por valor de 0,5 M€
Dada la situación de Inabensa, no se ha presentado a concurso en empresa de metro en ciudad española en
contrato cuyo volumen hubiera sido de 1,2 M€
En cuanto a ofertas Adif para el GSM-R aunque se ha pospuesto, no podrá solucionarse para obtenerse el aval,
siendo importe de 6,8 M€
Además están pendientes de publicación las grandes ofertas de señalización en las que Inabensa ofertaría un
volumen superior a los 100 M€, siendo un obstáculo para la adjudicación la situación preconcursal.
Las ofertas para los clientes de Retegal, S.A., Itelazpi, S.A. no fueron adjudicadas y la de Renfe Viajeros no se
presentó."
Se apoya en los documentos que cita, a los folios que igualmente señala, algunos de los cuales carecen de la
fehaciencia y literosuficiencia que exige el cauce procesal de revisión fáctica en Suplicación, como los son el
correo electrónico al folio 2870 o a las comunicaciones de los correspondientes 2849 a 2852 y 2853 a 2867.

8
JURISPRUDENCIA

Según reiterada doctrina, para que pueda prosperar la revisión de hechos de la sentencia es preciso, que los
documentos o pericias en que se sustenta la revisión de los hechos pongan de manifiesto el error de manera
clara, evidente, directa y patente, de forma contundente e incuestionable, sin necesidad de acudir a conjeturas,
suposiciones o argumentaciones más o menos lógicas, naturales y razonables; debiendo tenerse en cuenta
que no todo documento es idóneo para fundar la revisión fáctica, sino aquel que, reuniendo las características
antes descritas, presente las necesarias condiciones de ser fehaciente y de contenido indiscutible, condiciones
que no reúnen las fotocopias de documentos, tal como tiene establecido reiterada doctrina jurisprudencial
( sentencias del Tribunal Supremo de 2 de noviembre de 1990 , 25 de febrero de 1991 y 23 de marzo de 1994 ).
Las fotocopias no adveradas con su original, ni tampoco reconocidas o ratificadas en el acto de juicio oral por
parte de quien aparezca como su firmante, a presencia judicial y con la intervención de las partes a efectos
de contradicción, carecen de la cualidad documental que, conforme a la regulación procesal específica, es
exigible para poder servir en este particular tipo de recurso de naturaleza "cuasi casacional", de apoyo de una
propuesta de modificación de los hechos que han sido declarados probados en la Sentencia de instancia. A
las referidas fotocopias no se les puede atribuir naturaleza documental a los efectos revisores postulados
y ello con independencia del eventual valor probatorio que, por parte del órgano judicial de instancia, en el
ejercicio de la función privativa que le atribuye el artículo 97. 2 LPL , se le pueda conferir, siendo insuficiente
sin embargo, a los efectos de poder servir de base de una pretensión de revisión fáctica en Suplicación (así,
entre otras muchas, SSTSJ de Castilla-La Mancha de 29-6-05 [JUR 200575361 ], de 11-10-05 [JUR 200536261 ],
12-1-06 [JUR 20061369 ], 2-1-07 [ JUR 20072196] ode 19-2-08 )
El hecho que se pretende ha de resultar de forma clara , patente y directa de la prueba documental o pericial
que obre en los autos y que esté oportunamente señalada, sin necesidad de acudir a conjeturas, suposiciones,
o argumentaciones mas o menos razonables o lógicas, menos aún a alegaciones sobre indicios .
La cita pormenorizada de los documentos o pericias significa su identificación en los autos, expresando con
claridad y precisión los errores que se atribuyen a la convicción de instancia y sin que se puedan discutir nuevas
cuestiones no alegadas ni discutidas en el acto del juicio oral.
El hecho que se combate tiene que haber sido extraído por el Juzgador del documento señalado y además ha
de tener relevancia o repercusión para la alteración del fallo, cosa ésta que entendemos tampoco concurre en
la adición interesada que por todo lo expuesto no prospera.
QUINTO: Al amparo del art. 193 c) de la Ley Reguladora se denuncia la infracción de los artículos 51 y 53 del
ET en relación con el art. 14 del R.D. 1483/2012 de 29 de octubre y el art. 122 de la LRJS .-
Se denuncia de forma conjunta varias infracciones: la suficiencia de la carta de despido frente al criterio del
fallo recurrido que entiende que la carta que le fue remitida no cumple con las exigencias formales en cuanto
aun indicando los criterios de selección de los trabajadores afectados por el despido colectivo no expresa
su concurrencia en el demandante, es decir, fija los criterios generales pero sin especificarlos en orden a su
concurrencia en el actor, y en conexión con esta denuncia, se realiza la de concurrencia de los criterios de
selección en el demandante.
En relación a la infracción del art. 53 a ) y 51.4 del ET se está cuestionando el criterio de afectación.
Tras la reforma operada por la Ley 3/2012, el art. 51.4 del Estatuto de los Trabajadores , dispone que
"comunicada la decisión a los representantes de los trabajadores, el empresario podrá notificar los despidos
individualmente a los trabajadores afectados, lo que deberá realizar conforme a lo establecido en el art. 53.1
de esta Ley . En igual sentido el art. 14.1 del R.D, 1483/2012 .
La conclusión que se extrae de este mandato normativo es que la individualización de la comunicación a los
concretos trabajadores afectados por el Despido colectivo ha de cumplir con las formalidades previstas para
el despido individual, de tal forma que, tal y como se viene entendiendo por la doctrina jurisprudencial, se ha de
expresar en la carta no solo la causa del despido sino también la razón que justifica la selección del despedido
como uno de los afectados por la medida extintiva.
En este punto, se ha de tener en cuenta, que con la actual regulación, se ha otorgado al empresario la
originaria potestad de despedir colectivamente sin perjuicio de seguir el procedimiento establecido legalmente
y la revisión judicial de sus decisiones en todo caso. La modificación operada por el legislador, conlleva el
reconocimiento al empleador de la facultad de decidir qué personas se van a ver afectadas por el despido
colectivo, tal y como se reconoce en la Directiva Comunitaria 1998/1995, lo que no significa que la medida
pueda adoptarse de forma arbitraria, pero sí que se reconoce al empleador la facultad de determinar las
personas afectadas en consonancia con las normas legales, las pactadas y siempre, lógicamente, con
interdicción de discriminación.

9
JURISPRUDENCIA

En el caso examinando, se han cumplido los criterios de identificación de los trabajadores afectados que se
pactaron en el acuerdo suscrito entre la empresa y los representantes de los trabajadores, en cumplimiento
a lo previsto en el art. 51 del ET y 3 y 7 del R.D. 1483/2012 y se comunicó y dio traslado de los criterios
de selección tenidos en cuenta, así como las causas económicas no contradichas. Hasta aquí, coincidimos
plenamente con la fundamentación del motivo. Ahora bien, el fundamento del fallo que se recurre no cuestiona
ninguna de las premisas adelantadas. Es más, parte de ellas, para afirmar que "no se ha acreditado por la
empresa demandada ( art. 122.1 LRJS ) la concurrencia en el demandante de los criterios fijados con carácter
general en el expediente de despido colectivo de los que se ha dejado constancia en el hecho probado sexto".
Es decir, ni se cuestionan los criterios, ni mucho menos, las causas del despido objetivo colectivo, lo que
se cuestiona como no acreditado en el supuesto examinado son, concretamente, la adecuación funcional, la
experiencia en el puesto, la polivalencia, la evaluación de rendimiento, formación, trabajo en equipo, grado
de implicación en la consecución de los objetivos, cumplimiento de normas y procedimientos establecidos,
absentismo, destacando, expresamente, Juzgadora de Instancia, que , respecto de los criterios funcionales
relacionados con afectados por el descenso de actividad , en el caso de la demandante, ha resultado probado
que desde agosto de 2009 hasta junio de 2016 ha sido responsable de varios proyectos encontrándose a la
fecha del despido individual alguno de ellos en ejecución realizando el actor tareas de coordinación que no
se ha acreditado terminadas. (sic)
En definitiva que es la empresa tendría que probar que la decisión extintiva se adoptó de conformidad con el
art. 53-1 ET , premisa que no se declara probada.
De todo lo anterior se ha de concluir que la decisión extintiva de la demandada contraviene las reglas
establecidas en el citado Acuerdo.-
SEXTO: Al amparo del art. 193 c) de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social se denuncia la infracción
del art. 51 del ET en relación con el art. 1 del R.D. 1483/2012, de 29 de octubre , que en relación con el art.
53.4 del ET y 122 de la LRJS se justifica y razona en la alegación de una "clara incongruencia omisiva y
subsidiariamente falta de motivación" sobre las causas objetivas del despido colectivo. Motivo que reproduce
los dos formalizados al amparo del art. 193 a) y a los que hemos dado oportuna respuesta que reproducimos
en este punto íntegramente y que determina la desestimación del motivo.
Por lo expuesto

FALLAMOS
Desestimando el Recurso de Suplicación interpuesto por la LETRADO Dña. CRISTINA MARTINEZ NUÑEZ en
nombre y representación de INSTALACIONES INABENSA SA, contra la sentencia de fecha 27 de diciembre
de 2017 dictada por el Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid en sus autos número Despidos / Ceses en
general 725/2016, seguidos a instancia de D. Benjamín frente a INSTALACIONES INABENSA SA y ABENGOA
SA, y MINISTERIO FISCAL, en reclamación por Despido, Confirmamos la misma y condenamos a la empresa
recurrente a la pérdida de los depósitos y consignaciones a los que se dará el destino legal, así como al pago
de los honorarios de letrado de la parte recurrida en cuantía de 500 euros.
Incorpórese el original de esta sentencia, por su orden, al Libro de Sentencias de esta Sección de Sala.
Expídanse certificaciones de esta sentencia para su unión a la pieza separada o rollo de suplicación, que se
archivará en este Tribunal, y a los autos principales.
Notifíquese la presente sentencia a las partes y a la Fiscalía de este Tribunal Superior de Justicia.
MODO DE IMPUGNACIÓN : Se hace saber a las partes que contra esta sentencia cabe interponer recurso
de casación para la unificación de doctrina que ha de prepararse mediante escrito presentado ante esta
Sala de lo Social dentro del improrrogable plazo de DIEZ DÍAS hábiles inmediatos siguientes a la fecha de
notificación de esta sentencia. Siendo requisito necesario que en dicho plazo se nombre al letrado que ha de
interponerlo. Igualmente será requisito necesario que el recurrente que no tenga la condición de trabajador,
causahabiente suyo o beneficiario del Régimen Publico de la Seguridad Social o no gozare del derecho de
asistencia jurídica gratuita, acredite ante esta Sala al tiempo de preparar el recurso haber depositado 600 euros,
conforme al artículo 229 de la LRJS , y consignado el importe de la condena cuando proceda, presentando
resguardos acreditativos de haber efectuado ambos ingresos, separadamente en la cuenta corriente nº
2829-0000-00-0205-18, que esta sección tiene abierta en BANCO SANTANDER sita en Pº del General Martínez
Campos, 35, 28010 Madrid o bien por transferencia desde una cuenta corriente abierta en cualquier entidad
bancaria distinta de Banco Santander. Para ello ha de seguir todos los pasos siguientes:
1. Emitir la transferencia a la cuenta bancaria IBAN ES55 0049 3569 9200 0500 1274

10
JURISPRUDENCIA

2. En el campo ORDENANTE , se indicará como mínimo el nombre o razón social de la persona física o jurídica
obligada a hacer el ingreso y si es posible, el NIF /CIF de la misma.
3. En el campo BENEFICIARIO , se identificará al Juzgado o Tribunal que ordena el ingreso.
4. En el campo " OBSERVACIONES O CONCEPTO DE LA TRANSFERENCIA ", se consignarán los 16 dígitos que
corresponden al Procedimiento (2829000000020518 ) , pudiendo en su caso sustituir la consignación de la
condena en metálico por el aseguramiento de la misma mediante el correspondiente aval solidario de duración
indefinida y pagadero a primer requerimiento emitido por la entidad de crédito ( art.230.1 L.R.J.S ).
Si la condena consistiere en constituir el capital-coste de una pensión de Seguridad Social, el ingreso de éste
habrá de hacerlo en la Tesorería General de la Seguridad Social y una vez se determine por ésta su importe,
lo que se le comunicará por esta Sala.
Una vez adquiera firmeza la presente sentencia, devuélvanse los autos originales al Juzgado de lo Social de
su procedencia, dejando de ello debida nota en los Libros de esta Sección de Sala.
Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
PUBLICACIÓN
Publicada y leída fue la anterior sentencia en por el/la Ilmo/a. Sr/a. Magistrado-Ponente en la Sala de
Audiencias de este Tribunal. Doy fe.

11