Vous êtes sur la page 1sur 3

AÑO DE LA CONSOLIDACION DEL MAR DE GRAU

CURSO: ECONOMIA

TEMA: EL CONSUMIDOR PIURANO

CICLO: II CICLO-2016

DOCENTE: MARCOS ZAPATA

INTEGRANTES:

 ALVARADO OJEDA CRISTHIAN PAÚL

Piura, 2016.
¿QUÉ ES EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR?
Se define como el comportamiento que los consumidores muestras al buscar, comprar,
utilizar, evaluar y desechar los productos y servicios que consideran van a satisfacer sus
necesidades.

Según ARELLANO, R. (2002), el concepto de comportamiento del consumidor significa


“aquella actividad interna o externa del individuo o grupo de individuos dirigida a la
satisfacción de sus necesidades mediante la adquisición de bienes o servicios”, se habla de
un comportamiento dirigido de manera específica a la satisfacción de necesidades
mediante el uso de bienes o servicios o de actividades externas (búsqueda de un
producto, compra física y el transporte del mismo) y actividades internas (el deseo de un
producto, lealtad de marca, influencia psicológica producida por la publicidad).

TIPOS DE CONSUMIDORES

PERSONAL

Son los individuos que compran bienes y servicios para su propio uso y así poder satisfacer
sus necesidades o usos personales.

CONSUMIDOR ORGANIZACIONAL

Incluye a los individuos y empresas como: Agencias de gobierno, negocios privados,


compañías de servicio las cuales deberán comprar productos, equipos y servicios para
hacer operar sus empresas con la finalidad de lucro o sin ella.
EL CONSUMIDOR PIURANO

Las provincias están demostrando mucha agilidad como consecuencia del crecimiento
sostenido de la economía nacional. El aumento del poder adquisitivo de la población, ante
el dinamismo de las actividades comerciales en provincias, les están permitiendo crecer
incluso a un ritmo más acelerado que Lima.

En nuestra ciudad esto se hace tangible con el arribo de canales modernos de distribución,
como los nuevos centros comerciales. Los pronósticos indican que con ellos se impulsaría
la transformación de los usos y costumbres del consumidor piurano, sacudiendo su
sosiego y quietud, para sumarlos a la mayoritaria clase emergente de consumidores
peruanos, hoy, protagonistas de la moderna economía social de mercado.

La oferta recibida a través de estos centros –supermercados, tiendas por departamento y


tiendas especializadas– estaría moldeando un consumidor piurano más exigente en la
calidad de los productos y servicios que recibe. El piurano está empezando a
acostumbrarse a un estilo moderno, volviéndose más exigente con el sistema de compra –
principalmente en términos de calidad–, buscando ofertas que se adapten a su manera de
pensar y a su estilo de vida deseado.

Este escenario se presenta como un reto para las empresas locales, acostumbradas a los
canales tradicionales. Ellas necesitan urgentemente adaptarse a este mercado moderno e
insertar al consumidor como un elemento fundamental dentro de su proceso productivo
si pretenden ser competitivas frente a marcas –nacionales e internacionales– que se
esfuerzan por conocer al consumidor local y adoptan conductas de los canales
tradicionales.