Vous êtes sur la page 1sur 2

El àtomo

Los primeras nociones de átomo surgieron a principios del siglo XIX, con los
trabajos de Dalton, quien formuló la primera teoría atómica

Características del átomo:

1. Partícula Indivisible

El átomo es una partícula indivisible; es la fracción más pequeña en la que se puede dividir la
materia de forma estable; de hecho, en griego la palabra átomo significa “no divisible”.

2. Estructura

El átomo está constituido por un núcleo central y una corteza. El núcleo contiene partículas con
carga positiva llamadas protones y también partículas sin carga eléctrica conocidas
como neutrones. La corteza se compone de una nube de electrones, de carga negativa,
organizados como orbitales.

3. Partícula infinitamente liviana

La masa aproximada de los protones y de los neutrones de 1,675 x 10-24; la de los electrones es aún
menor: 9,1 x 10-28. Esto hace que los átomos sean sumamente livianos.

4. Forma moléculas

Los átomos se agrupan formando moléculas. Cada tipo de molécula es la combinación de un cierto
número de átomos enlazados entre ellos de una manera específica, y una molécula puede
contener átomos de diferentes elementos o del mismo.

5. Inalterable

Cada átomo conserva sus características estructurales, más allá de que formen parte de diferentes
moléculas, porque durante las reacciones químicas los átomos no se crean ni se destruyen, pero se
organizan de manera diferente creando enlaces entre un átomo y otro.
6. Cantidad de protones fija

Lo que distingue a los elementos químicos entre sí (entre muchas otras características) es el número
de protones que tienen sus átomos en el núcleo. Dicho número se representa con la letra Z y recibe el
nombre de número atómico, que coincide con la de electrones. Generalmente aparece en la tabla
periódica de los elementos, ubicado arriba del símbolo químico, a la izquierda.

7. Masa del átomo

La masa de un átomo está dada por la suma de los protones y los neutrones de su núcleo (ya que la
de los electrones es infinitamente pequeña y por ende despreciable). Este parámetro se
llama número másico, y se representa con la letra A.

Sucede que aunque el número de protones es idéntico para todos los átomos de un elemento dado,
el número de neutrones puede variar en algunos de esos elementos; eso pasa con el carbono o el
nitrógeno, que son elementos que presentan isótopos más pesados, como el llamado carbono 14 o el
nitrógeno 15. Sus números másicos en la tabla periódica son 12 y 14, respectivamente.

8. Reactividad química

Aunque los protones y los neutrones son importantes en términos de masa, son los electrones, sobre
todo los de la última capa de la nube electrónica, los responsables de la reactividad química de los
átomos, que en última instancia, van a permitir que se produzcan y degraden todo el tiempo infinidad
de compuestos químicos.

9. Tendencia a la estabilidad

La tendencia normal de la gran mayoría de los átomos es a unirse con otros átomos, de su mismo tipo
o diferentes, para formar agrupaciones estables, es decir, moléculas, porque al hacerlo se llega a una
situación de mínima energía, lo que equivale a decir de máxima estabilidad. Al formar los enlaces,
ganan, pierden o comparten electrones. Dichas uniones albergan energía que, eventualmente, se
libera como calor o luz.

10. Cumple con la regla del octeto

Lo que justifica la reactividad y formación de enlaces es que los átomos cumplen con la regla del
octeto de Lewis, que indica que los enlaces responden a la necesidad de adquirir la configuración
electrónica que caracteriza a los gases nobles o “inertes”, con ocho electrones girando en su capa más
externa.