Vous êtes sur la page 1sur 5

1.

COEFICIENTE DE TRANSFERENCIA DE MASA

Se ha visto que cuando un fluido fluye a través de una superficie sólida, en condiciones
en las cuales por lo general prevalece la turbulencia, hay una región inmediatamente
contigua a la superficie en donde el flujo es predominantemente laminar. Al aumentar la
distancia de la superficie, el carácter del flujo cambia de modo gradual y se vuelve cada
vez más turbulento, hasta que en las zonas más externas del fluido, prevalecen
completamente las condiciones de flujo turbulento. También//E se ha visto que la rapidez
de transferencia de una sustancia disuelta a través del fluido dependerá necesariamente
de la naturaleza del movimiento del fluido que prevalezca en las diferentes regiones. En
la región turbulenta, las partículas del fluido ya no fluyen de forma ordenada, como en
la subcapa laminar. Por lo contrario, porciones relativamente grandes del fluido,
llamadas remolinos, se mueven con rapidez de una posición a otra; un componente
apreciable de su velocidad se orienta perpendicularmente a la superficie a través de la
cual está fluyendo el fluido. En estos remolinos existe material disuelto; por lo tanto, el
movimiento de remolino contribuye apreciablemente al proceso de transferencia de
masa. Puesto que el movimiento del remolino es rápido, la transferencia de masa en la
región turbulenta también es rápida, mucho más que la resultante de la difusión
molecular en la subcapa laminar. Debido al rápido movimiento de remolino, los
gradientes de concentración en la región turbulenta serán menores que los que existen
en la película. En la figura 3.1. Se muestran gradientes de concentración de este tipo.
En el experimento del cual se tomaron estos datos, está fluyendo aire en movimiento
turbulento a través de una superficie de agua y el agua se evapora en el aire. Se tomaron
muestras del aire a diferentes distancias de la superficie y se determinó la concentración
agua vapor mediante análisis.

En la superficie del agua, la concentración de agua en el gas fue la misma que la presión
de vapor del agua pura a la temperatura de trabajo.

No fue posible muestrear el gas muy cerca de la superficie del agua, pero tampoco es
posible confundir el rápido cambio en la región cercana a la superficie y el lento cambio
en la región turbulenta, más externa. También es interesante notar la similitud general
de los datos de este tipo con la distribucibn de velocidad mostrada en la figura 2.6.
También es útil comparar los datos de transferencia de masa con datos similares para
la transferencia de calor. Así, en la figura 3.2. se grafican las temperaturas a diferentes
distancias de la superficie, cuando el aire fluye a través de una placa caliente.

De nuevo es evidente el gradiente de temperatura grande cercano a la superficie y el


menor gradiente en la región turbulenta. Por lo común, cuando se está analizando el
proceso de transferencia de masa, conviene recordar el proceso correspondiente de
transferencia de calor, puesto que en muchos casos procesos de razonamiento
utilizados para describir al primero se toman directamente de los procesos de
razonamiento exitosos para el segundo. Coeficientes de transferencia de masa El
mecanismo del proceso de flujo en que intervienen los movimientos de los remolinos en
la región turbulenta no se ha entendido completamente. Sucede lo contrario con el
mecanismo de la difusión molecular, al menos para gases, el cual se conoce bastante
bien, puesto que puede describirse en función de una teoría cinética que proporciona
resultados que están de acuerdo con los experimentales. Por lo tanto, es natural que la
rapidez de la transferencia de masa a través de varias regiones desde la superficie hasta
la zona turbulenta, se trate de describir de la misma forma en que, por ser adecuados,
se describió la difusión molecular. Así, la D, c/z de la ecuación (2.22), que es
característica de la difusión molecular, se reemplaza por F, un coeficiente de
transferencia de masa.

Donde 𝑐𝐴 ⁄𝑐 es la concentración en fracción mol, 𝑥𝐴 para líquidos, 𝛾𝐴 para gases.

Como en el caso de la difusión molecular, la relación 𝑁𝐴 ⁄(𝑁𝐴 + 𝑁𝐵 )se establece


generalmente por consideraciones no difusional.

Es posible que no sea plana la superficie a través de la cual sucede la transferencia; si


así sucede, la trayectoria de difusión en el fluido puede tener una sección transversal
variable; en ese caso, N se define como el flux en la interface de la fase, en donde la
sustancia abandona o entra a la fase para la cual el coeficiente de transferencia de masa
es F. NA es positiva cuando CA~ está en el principio de la trayectoria de transferencia
y cAz en el final. De cualquier forma, una de estas concentraciones se encontrará en el
límite de la fase. La forma en que se defina la concentración de A en el fluido modificará
el valor de F; generalmente se establece de forma arbitraria. Si la transferencia de masa
ocurre entre un límite de fase y una gran cantidad de fluido no limitado, como cuando
una gota de agua se va evaporando al mismo tiempo que va cayendo a través de un
gran volumen de aire, la concentración de la sustancia que se difunde en el fluido se
toma generalmente como el valor constante que se encuentra a grandes distancias del
límite de la fase. Si el fluido se encuentra en una tubería cerrada, de tal forma que la
concentración no es constante en ningún punto a lo largo de la trayectoria de
transferencia, se utiliza la concentración promedio total CA, que se encuentra
mezclando todos los fluidos que pasan por un punto dado. En la figura en la que un
líquido se evapora en el gas que fluye, la concentración 𝑐𝐴 del vapor en el gas varía
continuamente de 𝑐𝐴1 , en la superficie del líquido, hasta el valor z = Z. En este caso, 𝑐𝑀
en la ecuación se toma, generalmente, como 𝑐𝐴 , definida por:

Donde: u, (z) es la distribución de velocidad en el gas a través del tubo (el promedio
temporal de U, en el caso de la turbulencia); ü, es la velocidad promedio total (flujo
volumétrico/sección transversal de la tubería), y S es el área de la sección transversal
de la tubería. En cualquier caso, se debe saber cómo se define el coeficiente de
transferencia de masa, con el fin de utilizarlo apropiadamente. La Fde la ecuación es un
coeficiente de transferencia de masa local, definido para un lugar particular sobre la
superficie límite de la fase. Puesto que el valor de F depende de la naturaleza del
movimiento del fluido, que puede variar a lo largo de la superficie, algunas veces se
utiliza un valor promedio de cpr en la ecuación, con cA y cU constantes; así se toman
en cuenta estas vacaciones en F. El efecto de la variación de cA y cAz sobre el flux se
considera por separado. En sistemas de varios componentes la interacción entre los
componentes puede ser lo suficientemente importante para que no sea exacta la
ecuacion para el sistema binariot631. No obstante, la ecuación (3.1) puede servir como
una aproximación adecuada, si se sustituyen, t NB por Cy= rNi, en dónde n es el número
de componentes. Las dos situaciones que se observaron en el capítulo 2, la contra
difusión equimolal y la transferencia de una sustancia a través de otra que no se
transfiere, suceden con tanta frecuencia que, generalmente, se utilizan coeficientes de
transferencia de masa especiales. Éstos se definen por ecuaciones de la forma:

Flux = coeficiente (diferencia de concentración)


Puesto que la concentración puede definirse de diversas maneras y como no se han
establecido estándares, existen distintos coeficientes para cada situación:
Una expresión de este tipo fue sugerida desde 1 897t|451 con respecto a la disolución
de sólidos en líquidos. Por supuesto, tales expresiones son análogas a la definición de
un coeficiente de transferencia de calor, h: q = h(t, - tZ). Aunque el concepto de
coeficiente de transferencia de calor puede aplicarse, generalmente, al menos en la
ausencia de transferencia de masa, los coeficientes de las ecuaciones (3.3) y (3.4) son
más restringidos. Así, k, en la ecuación (3.3) puede considerarse como un reemplazo
de D,/z en la integración de la ecuación (2.1); el término de flujo total de la ecuación
(2.4) se ignoró al igualarla a NA. Por lo tanto, los coeficientes de las ecuaciones (3.3) y
(3.4) son generalmente útiles solo para rapideces de transferencia de masa bajas. Los
valores medidos bajo un nivel de rapidez de transferencia deben convertirse a F, a fin
de utilizarlos con la ecuación (3. l), antes de aplicarlos a otra. Para obtener la relación
entre F y las k, obsérvese que para los gases, por ejemplo, F reemplaza a D,p,/RTz en
la ecuación (2.25), y que kG reemplaza a DABpt/RTz&,M en la ecuación (2.30). De aquí,
F = K&, M De esta forma se obtuvieron las conversiones de la tabla 3.1.’ Puesto que el
término de flujo total NA + Nade la ecuación (2.4) es cero para la contratransferencia
equimolal, F = k,f (gases), y F = k: (líquidos); en este caso, las ecuaciones (3.5) y (3.6)
son idénticas a la ecuación (3.1). Muchos de los datos de transferencia de masa en
donde NA/(NA + Na) no es ni la unidad, ni infinito, se han descrito, no obstante, en
función de los coeficientes de tipo k. Antes de que éstos puedan utilizarse para otras
situaciones, deben convertirse a F.