Vous êtes sur la page 1sur 3

Lectura de psicodiagnóstico – Capítulo I

La psicología actual no es mera teoría, sino teoría y práctica planeada en consecuencia. El


psicólogo no solo es capaz de saber, sino también capaz de saber actuar. El psicodiagnóstico, por
lo tanto, es mucho más que un procedimiento técnico y la implementación de una metodología de
trabajo. Representa:
 El desarrollo de los procedimientos técnicos destinados a la naturaleza de la demanda.
 El desarrollo del aparato conceptual.
Es definido como la puesta en marcha de un proceso de investigación, en el cual se utilizan
entrevistas y técnicas instrumentales de exploración psicológica en relación a preguntas
medianamente explícitas: la demanda, la cual puede provenir de diversos ámbitos, tales como el
ámbito clínico, laboral, forense, educativo.
A su vez, está constituido simultáneamente por distintos vectores: la demanda, sus relaciones
con el método científico experimental y sus relaciones con la teoría psicoanalítica:
 La comunidad (cualquiera sea el ámbito) demanda a la ciencia psicológica su saber
para dar respuesta a una determinada situación o problemática. El psicólogo recurre al
método científico experimental, y al uso de la estadística para la construcción de
información normativa (ya que el hombre es sujeto de una cultura y sus normas, con
las cuales se relaciona en pos de su inserción). Cabe destacar que, al mismo tiempo,
ningún número ni ninguna norma dará cuenta del fenómeno subjetivo que entrará en
juego en el proceso.
 El psicoanálisis: moldea nuestro abordaje hacia la escucha de lo no dicho en el
mensaje, el contenido latente, las formaciones del inconsciente, el síntoma como
habla, los modos de organización y flexibilidad, los mecanismos defensivos, etcétera.
 El objeto del proceso psicodiagnóstico no es el sujeto del inconsciente, sino el sujeto
total en las vicisitudes dinámicas y vitales: la relación entre el conflicto latente, la
defensa, el cuerpo, la mente, la cultura, los vínculos, las crisis evolutivas y los sucesos
vitales sociales.
También se habla de psicodiagnóstico como una herramienta de construcción de campo de
conocimiento, ya que no solo se restringe a satisfacer la demanda, sino que también aportará a la
descripción e interpretación de las singularidades observadas en el dispositivo psicodiagnóstico.
Por lo tanto, dicho dispositivo permitirá lograr un saber acerca de la persona en cuestión, un saber
acerca de los medios de producción de ese saber (así como su validez y sus limitaciones), y el
aporte al conocimiento científico, con sus resguardos metodológicos, de verificación y
transmisión.
En este proceso, son importantes los aspectos temporo-espaciales (es decir, el tiempo y lugar
de realización del psicodiagnóstico), el orden secuencial (la importancia de respetar un orden
metodológico técnico para asegurar la consistencia interna y la confiabilidad del proceso), y los
roles técnicos que entrarán en juego.
Las técnicas proyectivas, por su parte, son pensadas como recolectoras privilegiadas de las
proyecciones de los sujetos, con proyección como sinónimo de conducta individualmente
característica.
También se habla de juicio clínico, entendido como los pasos a seguir en la elaboración de una
hipótesis clínica. Es un concepto relacionado a las ideas, conocimientos y análisis que el
psicodiagnosticador realiza mediante ocurre el proceso, siempre sustentadas teórica y
metodológicamente.
Llegando al final del capítulo, la autora habla de:
 Recurrencia: reiteración de un mismo indicador en varias zonas de un mismo gráfico, o
en gráficos diversos.
 Convergencia: reiteración de una secuencia dinámica, que se expresa a través de
indicadores disimiles y en algunos casos opuestos.
 Inferencia: operación intelectual por la que pasa una “verdad” a otra, que se juzga en
razón de su unión con la primera (por ejemplo, una deducción).
Aplicaciones más frecuentes del psicodiagnóstico:
Área clínica: instrumento de verificación diagnóstico. En la interconsulta, toma de decisiones
con respecto a estrategias terapéuticas, uso o no de medicación, pronostico, orientación.
Área jurídica: evaluación de tenencias, separaciones, imputabilidad, excarcelamientos,
institucionalización de menores.
Área laboral: evaluación de licencias, ingresos, jubilaciones, selección de personal, perfiles
laborales, diagnósticos institucionales y grupales.
Área educacional: orientación vocacional, evaluación de las dificultades de aprendizaje,
seguimiento de evolución de los alumnos.
Investigación: se utilizan las pruebas psicodiagnósticas como fuentes de observación
sistemática y evaluación de fenómenos psicológicos clínicos y normativos, de interés tanto teórico
como practico.
Salud mental: tanto como promotor de cambios saludables, como productor de conocimientos
y nuevas formas de reflexión.
Capítulo II
La lectura psicodiagnóstica implica una articulación entre la vivencia aquí y ahora y los
resultados obtenidos durante la aplicación de las técnicas en la batería de test, las lecturas de
estos resultados implican múltiples niveles de comprensión ya que se entiende al texto como
producción y construcción, telaraña y ensamblaje y ajuste a una determinada finalidad, además
construido por otro por necesidad, Sauri enumera niveles hacia esta comprensión mencionada:
1) Lectura informativa: se aborda el proceso psicodiagnóstico tanto paquete de
información (Ej: número de respuestas del Rorscharch, emplazamiento de los gráficos).
2) Lectura hermenéutica: requiere un conocimiento previo de los datos manifiestos, que a
su vez significan en función de la interpretación misma, se trata de una lectura que
aspira a una profundidad basada en un enlace con el contexto a fin de poner en
manifiesto lo “desconocido” del discurso ahondando en el plano semántico del
lenguaje.
3) Lectura mayéutica: implica, gracias a las lecturas anteriores, penetrar dentro del texto y
detrás de la significación preguntarse por el sentido en búsqueda de ordenamientos
subyacentes, que forman una matriz secuencial.
Sabiendo que se deben realizar estas múltiples lecturas al texto, poder llevar a cabo el trabajo
dentro del proceso diagnóstico requirirá:
 Capacidad para disponer de nuestras propias fantasías además de nuestros
conocimientos a fin de que no se nos impida intervenir correctamente.
 Capacidad para tolerar el vínculo.
 Capacidad para percibir y ser tontinentes del sufrimiento sosteniendo el encuadre lo
mayor posible.
 Plasticidad para adaptarse a los cambios durante el proceso y lograr una relectura al
realizar el estudio psicodiagnóstico.
 Permeabilidad para aceptar y confrontar las propias motivaciones inconscientes.
 Curiosidad por el mundo interior propio y del otro.

Estas características subyacentes permitirán realizar la tarea haciendo uso de la herramienta


principal para la lectura hermenéutica: la inferencia, definida como la transformación cognitiva de
un conjunto de eventos que producen conocimientos nuevos acerca del primero.
Se resalta la mirada propuesta por Kernberg, quien propone enlazar los enfoques descriptivos
(síntomas y conducta), genético (historia familiar) y la comprensión de la estructura intrapsíquica
del paciente; a partir de este enfoque se busca trabajar con las tres estructuras principales:
neurótica, psicótica y perversa que al mismo tiempo refieren a tres grandes criterios de
diferenciación clínica: la prueba de la realidad; la integración de las representaciones objetales y de
sí mismo y de la identidad, así como la cualidad; y el nivel de desarrollo de los mecanismos de
defensa. Esta es la propuesta de indicadores como ordenadores de lectura psicodiagnóstica,
puentes de articulación entre la teoría y la base pragmática de trabajo de batería de tests.