Vous êtes sur la page 1sur 5

International Center for the Arts of the Americas at the Museum of Fine Arts, Houston

Documents of 20th-century
Latin American and Latino Art
A DIGITAL ARCHIVE AND PUBLICATIONS PROJECT AT THE MUSEUM OF FINE ARTS, HOUSTON

Registro ICAA: 805721


Fecha de Acceso: 2018-11-11

Cita Bibliográfica:
Bayón, Damián . "El estado del arte latinoamericano en Europa." Plástica Latinoamericana (San
Juan, Puerto Rico), vol. 1, no. 12 (September 1984): 35-38.

WARNING: This document is


protected by copyright. All
rights reserved. Reproduction Resúmen:
or downloading for personal El crítico argentino Damián Bayón hace un breve resumen del estado del arte latinoamericano
use or inclusion of any portion
en Europa. Muchos de los artistas son itinerantes, pues vienen y van, la mayor parte de ellos
of this document in another
work intended for commercial son hombres y residen en París, principalmente. Predominan los dedicados a la pintura, aunque
purpose will require permission también haya escultores, dibujantes y artistas gráficos. El autor los divide entre abstractos y
from the copyright owner(s).
figurativos; líricos; cinéticos y geometrizantes; neofigurativos; los de figuración social y política;
ADVERTENCIA: Este docu-
los surrealistas; y los conceptuales. Bayón llega a la conclusión de que, si bien la gran mayoría
mento está protegido bajo la
ley de derechos de autor. Se de estos artistas tiene muy poca repercusión en su destierro voluntario, en Latinoamérica su
reservan todos los derechos. arte sí tiene eco.
Su reproducción o descarga
para uso personal o la inclusión
de cualquier parte de este Los artistas mencionados son: A. Fernández Muro, Sarah Grilo, S. De Castro, J.C. Langlois,
documento en otra obra con
Luis Tomasello, Francisco Sobrino, Demarco, Ernesto Deira, Luis Felipe Noé, Rómulo Macció,
propósitos comerciales re-
querirá permiso de quien(es) R. Aizenberg, Pucciarelli, María Helguera, Marino Di Teana, Rodolfo Krasno, Delia Cugat, S.
detenta(n) dichos derechos.
Camporeale, Cristina Martínez, Lea Lublin, María Orensanz, Carlos Kusnir, Nicolás García
Please note that the layout Uriburu, Antonio Seguí, F. Maza, E. Jonquières, Julio Le Parc, Marta Boto, Alicia Penalba, J.
of certain documents on this
website may have been modi- Vañarsky, GregorioVardánega (todos ellos de la Argentina); Jesús Rafael Soto, Carlos Cruz-
fied for readability purposes. Diez, Héctor Poleo (de Venezuela); Gracia Barrios, José Balmes, N. Antúnez, E. Zañarto,
In such cases, please refer to
the first page of the document Claudio Bravo, Roberto Matta, Marta Colvin (de Chile); Gamarra, Novoa, Broglia (del Uruguay);
for its original design. Fernando Botero, Luis Caballero, Darío Morales, Emma Reyes (de Colombia); Juan Soriano (de
Por favor, tenga en cuenta
que el diseño de ciertos
documentos en este sitio
web pueden haber sido
modificados para mejorar
su legibilidad. En estos casos,
consulte la primera página
del documento para ver International Center for the Arts of the Americas | The Museum of Fine Arts, Houston
el diseño original. P.O. Box 6826, Houston, TX 77265-6826 | http://icaadocs.mfah.org
EL ESTADO DEL ARTE
LATINOAMERICANO EN EUROPA
Damián Bayón
Así como el presidente de los EE.UU. informa sión de esos plásticos, vale decir: si son abstractos,
cada año sobre el "Estado de la Unión ", así yo ahora figurativos o, en fin, "otra cosa ". Aunque la línea divi-
trato de establecer un balance aproximado del arte soria no pase, como creíamos, por la dicotomía abs-
latinoamericano en el Viejo Continente. tracto versus figurativo, no hay duda de que la fractu-
Me apresuro a decir que no cuento con estadísti- ra es grande entre lo que se veía hace quince o veinte
cas a mano y que sería más que arduo lograrlas repen- años y lo que se nos ofrece hoy.
tinamente. Hablo, pues, sólo de experiencia. Primera Sigo dividiendo antes de dar listas de nombres;
constatación: lo que más abunda son los argentinos, y ese gran campo ya antiguo de la abstracción que
después, yo diría que vienen en orden decreciente los reclutaba gentes nacidas entre 1910 y 1930 se dividió
colombianos, venezolanos y chilenos. Si se compara el siempre en "líricos ", que han sido y son hoy los menos,
tamaño de sus respectivos países, hay en cambio rela- y "duros ", cinéticos o geometrizantes de todo tipo. A
tivamente pocos brasileños y mexicanos. En fin, la riesgo de olvidar a algunos, me decido ya a citar a los
lista aproximada podría cerrarse con unos cuantos
peruanos, uruguayos, centroamericanos y dos o tres
que recuerdo. En Madrid y ahora también alternada-
mente en París viven los argentinos A. Fernández
cubanos; algunos se consideran desterrados y otros, Muro y Sarah Grilo; él, dentro de su línea intransigen-
por el contrario, se llevan bien con el régimen castrista. te, sigue creando paneles neocubistas en relieve o
Esto en cuanto a la distribución de esos "in- pintando sus impecables telas cuadradas con superpo-
migrantes". Ahora bien: ¿cuántos son esos artistas? sición de números o letras; ella, digo Sarah Grilo, in-
Lo ignoro. Depende también de lo que se llame se- sistiendo en el aspecto aleatorio de sus sempiternos
riamente un artista. En fin, para simplificar, digamos: muros cubiertos de graffiti, aparentemente siempre
varios centenares, de los cuales las dos terceras partes iguales y, en realidad, distintos como el registro de una
son hombres. maquinaria muy sensible.
No todos son "permanentes" en Europa, la ma- Ya que estamos con los argentinos de esta tenden-
yoría resultan "itinerantes ": van, vienen, se mudan a cia, sigamos: S. de Castro, J.C. Langlois militan toda -
Nueva York (o vienen de allí), se tienen que expatriar o via entre los líricos; mientras que E. Jonquières, conti-
vuelven finalmente al terruño. núa imperturbable su investigación lineal en extraños
¿Dónde residen principalmente en Europa? La colores y trabajando en "series" exploratorias. En el
respuesta es obvia: en París, sin duda. Considero sin paso a lo tridimensional, encontramos a J. Le Parc que
exageración que el 95% de esos artistas se aferran a ahora últimamente prefiere pintar, como si recordara
esta difícil ciudad que, sin embargo, les ofrece al menos sus antiguas construcciones y no tuviera ya ganas de
algunas compensaciones de tipo social y politico. El abordarlas. En cambio, plenamente espaciales siguen
resto se reparte en otros pocos centros, siendo los prin- siendo: Tomasello, el de los reflejos sobre el blanco
cipales: Roma, Madrid, Barcelona, Londres; y hasta sé panel (lo que él llama ambientes cromoplásticos);
de algunos que hacen carrera en Alemania. Sobrino, constructor en plexiglás; Demarco, el refina-
Empezando lógicamente con el caso de París, do manipulador de metales; y los "maquinistas"
veamos ahora cómo se distribuyen desde el punto de Marta Boto y Vardánega, que continúan su búsqueda
vista de la práctica artística. La siguiente comproba- de efectos luminosos en el tiempo.
ción sería la de que los pintores resultan siempre ma- Siempre en París, puedo ahora pasar a los otros
yoritarios. Aunque haya también un puñado de escul- campeones del cinetismo, los venezolanos, más fieles a
tores y otros varios que no entran en esas dos trilladas sus propios descubrimientos que los argentinos,
categorías: por ejemplo, cinéticos, fabricantes de má- quizás porque son ayudados por los poderes públicos y
quinas ópticas, conceptuales de todo pelo, desde los los coleccionistas entusiastas de su país natal. Sin
estrictamente ideólogos hasta los que se lanzan al arte embargo, su investigación intriga hoy menos que
de la "tierra ", del "cuerpo ", a los "videos" y otras for- antes: Soto, por ejemplo, parece tener ya su "sistema"
mas de expresión en que se complacen hoy los jóvenes. establecido de una vez por todas, y no sé cómo podría
Sería, en fin, injusto no mencionar a una pléyade de ex- salir de él. Cruz-Diez se ha transformado en un gran
celentes dibujantes que se encuentran como era de teórico de los fenómenos ópticos, lo cual no le impidió
presumir en las filas de argentinos y colombianos. Y diseñar recientemente el interior de un gran banco
cómo no acordarse aquí de alguno de los grandes gráfi- suizo en colaboración con arquitectos de ese país.
cos brasileños de Europa: Piza, el grabador, en París; Pasemos ahora al otro bando, que estuvo forma-
Almir Mavignier, el afichista, que hace años triunfa en do estos últimos años casi exclusivamente por los neo-
Hamburgo. figurativos, los "monstruistas" que caricaturizaban la
Otra necesaria división consistiría ahora en acla- figura humana o animal siguiendo en ello los rastros de
rar el "enfoque" de las respectivas formas de expre- Bacon, de Dubuffet y hasta del holando-norteamericano
35

805721 This electronic version © 2015 ICAA | MFAH [2/5]


Willem De Kooning. Esa sujeción no es general ya hasta el vértigo explorando el cuerpo de la mujer. De
entre los más jóvenes; ahora han surgido en cambio una generación anterior, Emma Reyes se interesa
figurativos independientes. El que hace figura de ahora en registrar enormes flores, legumbres, que
maestro en esa liberación es sin duda Fernando Bote- frontalmente y que "revoca" en la tela con generosi-
ro, inventor digamos, de su propio signo plástico. dad, mediante grandes ampliaciones que ocupan todas
Antes, sin embargo, hablemos de los neofigurativos de sus superficies deliberadamente cuadradas.
"estricta observancia ", como se decía de algunas órde- En esta línea, aunque cambie de pais. permítase-
nes religiosas. me incluir aquí al chileno internacional Claudio Bravo,
Quedan en París, un poco por casualidad, tres de que vivía en Madrid, ahora está en Tánger y vende,
los primeros neofigurativos argentinos: Deira y Noé más que nada, en Nueva York. Bravo practica un
parecería que de manera permanente (aunque viajando trompe l'oeil inhumanamente justo en lo que se refiere
con frecuencia a Buenos Aires, en donde hasta hace a la agudeza del ojo y de la mano.
poco vendían el grueso de su producción), y quizás acci- Por un momento tengo que volver a otros dos ar-
dentalmente, Rómulo Macció, el más importante gentinos parisienses: A. Seguí y F. Maza. Seguí cam-
dentro de ese sesgo, y que todavía se renueva,aunque
últimamente su gestión no parezca muy feliz.
Los artistas que practican una figuración social y
ta. Lo que no ha sido y
bia tanto de estilo que es imposible encontrarlo en fal-
no será nunca es abstracto,
que le debe parecer algo supremamente desabrido. El
política vienen, sin duda, de Chile y otra vez de rasgo permanente de Seguí es su humor negro de cor-
Colombia. Entre los primeros, Gracia Barrios y Bal- dobés sofisticado que pinta como quiere. Más previ-
mes resultan de los que están embarcados en una más sible, en fin, Maza, que vino de Nueva York y se ha
intransigente linea de "protesta ". Ahora sí que es el radicado entre Paris y Mallorca. Con sus grandes
momento de hacer entrar aquí a Botero, hoy por hoy letras y números pintados con técnica y color de
quizás injustamente el más famoso pintor latinoameri- acuarela, este otro argentino parece haber encontrado
cano de su generación al
menos en la cota vertigino-
sa de sus precios. Para mí, él siempre ha sido, también
su fórmula, ¿pero quién no la tiene hoy?
No hay duda de que entre los figurativos que no
a su manera, un deformador tendencioso de gran habi- siguen ninguna norma están el venezolano H. Poleo y
lidad técnica y de retorcida sensibilidad burlona. Como el mexicano J. Soriano. Poleo ha hecho primero en
excepción habría que mencionar aquí al uruguayo Caracas y desde hace más de treinta años en París su
Gamarra y al peruano Braun. Gamarra ha sabido en- propia historia del arte que ha ido desde una pintura
contrar la coyuntura entre un despliegue juguetón engagée, a todos los delirios surreales. Otro outsider es
digno de una tira cómica, a la que hace portadora de la Soriano, el cosmopolita que vino de Guadalajara, en
crítica política más despiadada. Braun, en cambio, Jalisco. Falso naif, Soriano se siente supremamente
reinterpreta la historia del arte a su manera, confirién- libre para pintar "grande" o "chico ", para retratar a
dole un giro de modernidad insolente. Es el perfecto sus amigos o dejar vagar su descabellada imaginación,
imitador de Poussin o de Ingres, a quienes les hace en colores tan claros que a veces se disuelven en la luz,
decir cosas que nunca debieron pasar por sus clásicas cuando no dibuja en blanco y negro como un Posada
mentes. sin inocencia.
Sería más que injusto olvidar aquí a dos herma- Como subespecie de la figuración, he dejado para
nos diferentes, chilenos ellos, que empero firman con este momento el surrealismo. Las figuras máximas y
diferentes nombres. Me refiero a N. Antúnez y a E. complementarias son la del chileno Matta y la del
Zañartu. El primero, después de haber vivido en Cata- cubano Lam. El primero pasará a la historia no tanto
luña se ha decidido ahora por Londres, donde prosigue como colorista ni "texturólogo" (para decirlo en térmi-
su investigación de espacios nunca vistos, poblados nos de Dubuffet), sino como el inolvidable creador de
por multitudes reducidas a signos. El todo en un gris un "monigote" entre caricaturesco y trágico cuyo
enigmático que agrega misterio a su proposición. mayor mérito fue el de resultar anti-picassiano desde
Zañartu, en cambio, desde París, al que permane- los años 40. Lam, en cambio, se nos revela cada vez
ce fiel desde hace años, lleva adelante una triple carre- más, como un verdadero "hijo natural" del gran mala-
ra de excelente abstracto lírico tanto como grabador, gueño, contagioso en lo bueno y en lo malo.
pintor y ahora también como escultor de tenues re- Una figura más, en fin, la del argentino R. Aizen-
lieves blancos. berg, quien después de unos años en Paris se ha es-
En cambio, siempre en París, hay otros colom- tablecido ahora en la etrusca Tarquina. Maestro de la
bianos que parecen, no digo más estetizantes, pero al pequeña escala, Aizenberg ya soñaba la Toscana antes
menos preocupados sobre todo por problemas forma- de habitarla, pintándola en tierras, en ocres sordos. El
les o de contenido más general. Es el caso de Luis suyo es un surrealismo "de cámara ".
Caballero, que revive según su capricho desde el Para terminar ahora con los proliferantes argen-
manierismo de los museos hasta las masacres a lo tinos de Europa recordemos que en Roma queda aún
Géricault, a través de imágenes de desnudos masculi- Pucciarelli, el "informalista" que conoció su hora de
nos. O el del hiperrealista de Cartagena de Indias, el gloria en el Di Tella de Buenos Aires: y que a Barcelo-
barbudo Dario Morales, que practica un arte detallado na llegó hace apenas seis años Maria Helguera, la
36

805721 This electronic version © 2015 ICAA | MFAH [3/5]


que sólo en este momento parece instalarse en su plena tes personajes, medio humanos, medio animales, que
madurez pictórica. se mueven eléctricamente para nuestro desconcierto.
Para cambiar veamos siempre en Paris lo Los uruguayos citados permanecen abstractos en la
que pasa en el campo de la escultura. Otra racha de ar- tradición "lírica ". Novoa, que se hizo famoso con una
gentinos nos espera: empezando con Alicia Penalba, enorme escultura de chatarra y hormigón en el Ceno
"abstracta- naturalista" que continúa su carrera, glori- de Montevideo, ha cambiado esa violencia por la sutile-
ficada ya con un cortometraje de una hora en la T.V., y za de unos relieves que limitan con el shaped canvas:
divulgando ahora también su diseño a través de la ga- una superficie blanda es "empujada" desde el muro
lería Artcurial, nueva versión del arte para las por urgentes punzones invisibles. Es la definición
masas ... ricas. misma de la escultura que daba Rodin cuando hablaba
Más alejado en su suburbio de Périgny, el ítalo de la necesaria "tensión de adentro afuera ", para
argentino Marino Di Teana, que en 1982 representó a evitar la impresión de masa inerte.
la Argentina en la Bienal de Venecia con sus grandes Broglia, quien estudió con Pablo Serrano, practica
sólidos geométricos de acero inoxidable o realizados en otra forma de dinamismo escultórico al fingir "arran-
una aleación nueva que se oxida con una pátina rojiza car" fragmentos del bronce cuando se encuentra en es-
y afelpada. Otro italiano que los argentinos han "adop- tado pastoso para revestir después a esos patéticos
tado" es Leonardo Delfino, "asociador" de vísceras y desgarramientos de suntuosas pátinas: oscuras y opa-
órganos a escala gigantesca que él realiza en resina cas, o doradas, y gloriosamente reflejantes.
epoxy. ¿Grabadores? ¿Dibujantes? Sí, también. Entre los
Independiente en lo que tiene de obsesiva, María primeros los excelentes Delia Cugat y S. Camporeale,
Simón, que se hizo conocer con sus limpias formas en que pertenecían al disuelto grupo argentino Grabas. Y,
plexiglás, juega en estos últimos años, a hacer fundir siempre del mismo origen, la dibujante Cristina Martí-
en bronce cajas de cartón que ella abre o pliega con nez, creadora de leves frondas a lápiz negro o de color
sensibilidad. Una mención ahora para quien acaba de apenas inscritas sobre el blanco del papel que les sirve
desaparecer trágicamente en el momento en que escri- de soporte.
A pesar de que muchos emigraron quedan aún
bo: Rodolfo Krasno, el paciente escultor "en papel"
que empezaba a adquirir notoriedad mundial con sus
relieves y sus "improntas" de cuerpos humanos. Sus
"conceptuales" o casi entre los latinoamericanos de
París. Los que yo conozco son, otra vez, monótona-
leves obras quedarán más en el recuerdo que esos ma- mente argentinos (y conste que el hecho de ser su com-
cizos monumentos a la nada que todavía seguimos patriota no influye para nada en mi juicio). La "deca-
viendo proliferar en las plazas. na" seria Lea Lublin, que es de todas las aventuras.
Ya he citado a los cinéticos principales. Queda Mas meramente concentrada en lo plástico, en cambio,
agregar una palabra de J. Vañarsky, figurativo que ha estaría María Orensanz. Carlos Kusnir, que llegó hace
inventado esculturas que "se mueven" o que son sus- tres años, se encuentra siempre a medio camino entre
ceptibles de ser modificadas por el espectador. Se trata la figuración deliberadamente "aniñada" y el mero
también como en el caso de los anteriores de un ar- juego ilusorio neodadá. Uriburu vuelto ahora a
gentino que hace años reside en París. París pretende ser "ecológico" tanto cuando tiñe
Los otros países están desigualmente representa- ríos como cuando pinta naturalezas integralmente ver-
dos. Dos figuras mayores son las de la chilena Marta
Colvin y la del cubano Cárdenas. De algún modo
ambos quieren insuflar a sus obras algo de lo que
des como la clorofila.
No olvido a los otrosy que me perdonen pero
constituyen tal legión que no puedo nombrarlos a
podríamos llamar el "espíritu latinoamericano". todos en una simple nota de revista.
Marta Colvin, moviendo grandes piedras o maderos, La pregunta crucial ahora y para terminar: ¿qué
obsesionada como está con las "puertas" o las acumu- repercusión tiene lo que ostensible o secretamente rea-
laciones protuberantes horizontales. Cárdenas, en lizan estos artistas? Poca o ninguna en este voluntario
cambio, puliendo sus mármoles hasta el delirio del destierro en el que decidieron actuar. París es un reso-
tacto, de manera de obtener unos totems enhiestos o nador: cada uno trae su problema y la ciudad, apática
unos volúmenes reclinados, que siendo abstractos se en apariencia, es a la larga un fuerte agente catalítico.
nos imponen siempre como biomórficos.
Me ocupo ahora de otros brillantes escultores
sudamericanos de París: los peruanos Guzmán y
hunde a
Lo he dicho ya muchas veces: el que llega mediocre se
veces regodeándose en su propia medio-
cridad. El talentoso aumenta sus potencias, que llegan
Sanchez; los uruguayos Novoa y Broglia. Guzmán a veces hasta dejarlo transfigurado.
exploró en un principio esferas abiertas que mostraban El arte europeo ha acusado pocas veces el impac-
un interior erizado de puntas agresivas. Ahora parece to latinoamericano en lo plástico, no así en la mej or
interesarse en esculturas "bajas ", en donde series de literatura moderna o en la puesta en escena de van-
volúmenes cerrados sobre sí mismos se apoyan en una guardia, experiencias que han significado a veces un
plataforma. cambio de rumbo.
Sánchez es todo lo contrario: deformador de Salvo el caso de los cinéticos hace ya treinta
viejas máquinas de coser, las transforma en alarman- años, las actitudes de algunos de los más afortunados,
37

805721 This electronic version © 2015 ICAA | MFAH [4/5]


como Matta, Lam, Alicia Penalba y ahora Botero
por citar a algunos han sido rápidamente asimila-
das, "digeridas" diría yo, por lo que tiene de sobrevi-
viente todavía la Escuela de París en este fin de siglo.
O sea, que nadie o casi nadie en Europa sabe ni
le im-
porta que esos artistas que acabo de citar sean chile-
nos, cubanos, argentinos o colombianos. Para las
galerías y el público son gentes que parecen haber es-
tado siempre "ahí" y que, incluso en ocasiones podrían
llegar a constituir un buen negocio.
Jacques Lassaigne, antiguo director del Museo
Municipal de Arte Moderno de París, practicó durante
varios años una exploración sistemática del arte lati-
noamericano al exponerlo en las salas de su museo.
Ahora, al jubilarse él, mucho de ese momentáneo brillo
se está volviendo a extinguir. Quedan, sin embargo,
grandes galerías como Claude Bernard, Jeanne
Bucher, Maeght o Le Point Cardinal, que siguen expo-
niendo a algunos de nuestros artistas, quienes pueden
así vivir cómodamente de su arte sin alcanzar empero
salvo excepciones la definitiva notoriedad.
Hoy, el llamado "Espace latino-américain ", en la
rue du Roi de Sidle, hace buena obra de difusión pero
y ello resulta perfectamente lógico dedicándose
sobre todo a la obra de sus socios fundadores o de sus
admirados amigos, como ocurre en este momento con
una exposición de Roberto Matta.
Sin embargo y como de rebote, lo que nuestros
compatriotas realizan en su destierro polvoriento o
dorado repercute en Latinoamérica como un verda-
dero y útil contrapunto. Sin cinismo, yo diría que lo
que pasa en Europa con los latinoamericanos es, al
menos, equivalente a la suma de los distintos episodios
artísticos que forman la trama de la vida de todos esos
países reunidos.

Damian acme es autor de Aventura Plástica de Hispanoamérica.


México, Fondo de Culture Económica, 1973.

38

805721 This electronic version © 2015 ICAA | MFAH [5/5]