Vous êtes sur la page 1sur 12

Reflexiones sobre la

reforma de la
Universidad en el
capitalismo cognitivo*
nomadas@ucentral.edu.co • PÁGS.: 86-97

Montserrat Galcerán Huguet**


Partiendo de una presentación de las tesis más interesantes del llamado capitalismo cognitivo, el artículo desarrolla
las implicaciones del proceso de reforma de la enseñanza universitaria en los países de la Unión Europea. El tono crítico
del texto se prolonga en el análisis del tipo de subjetividad propiciada por los procesos en curso, y auspiciada por las
demandas del propio capitalismo cognitivo.
Palabras clave: capitalismo cognitivo, Universidad, subjetividad, Plan de Bolonia, posfordismo, trabajo inmaterial.

Partindo de uma apresentação das teses mais interessantes do chamado capitalismo cognitivo, o artículo desenvolve
as implicações do processo de reforma do ensino universitário nos países da União Européia. O tom crítico do texto
prolonga-se na análise do tipo de subjetividade propiciada pelos processos em curso e auspiciada pelas demandas do
próprio capitalismo cognitivo.
Palavras-chaves: capitalismo cognitivo, Universidade, subjetividade, Plano de Bolonha, pós-fordismo, trabalho
imaterial.

After an exposition of the most interesting theses on the so-called cognitive capitalism, the article develops the
consequences of the reform process of college education on the UE countries. The analysis of the particular kind of
subjectivity promoted by the oncoming processes and by the exigences of this same cognitive capitalism, expands the
critical scope of the text.
Key words: cognitive capitalism, University, subjectivity, Bologna reforms, post-Fordism, immaterial work.

ORIGINAL RECIBIDO: 16-IX-2007 – ACEPTADO: 05-X-2007


Eduardo Santos (1888-1974)
por RENDÓN
* Este trabajo surge de la investigación en torno a los cambios sufridos por las universi-
dades contemporáneas, desarrollada por la autora en el marco del grupo de investiga-
ción de la UCM, Globalización y Movimientos Sociales (GMS), del que es co-directora,
y se alimenta de las últimas reflexiones en torno al llamado Proceso de Bolonia.
** Catedrática de Filosofía de la Universidad Coplutense de Madrid, área de filosofía,
Madrid, España. E-mail: galceran@filos.ucm.es

86 N ÓMADAS NO. 27. OCTUBRE 2007. UNIVERSIDAD CENTRAL – COLOMBIA


E l término capitalismo cogni-
tivo pretende conceptualizar el nue-
procesamiento de la información se
centra en el perfeccionamiento de
funcionalista, no contribuye a
develar el carácter económicamen-
vo tipo de capitalismo surgido la tecnología de este procesamien- te productivo del conocimiento. No
desde las últimas décadas del siglo to como fuente de productividad, es evidente a primera vista que el
pasado como respuesta a los movi- en un círculo virtuoso de inter- conocimiento, la información y la
mientos de protesta de los años se- acción de las fuentes del conoci- comunicación sean bienes o servi-
senta y setenta. En los medios de miento de la tecnología y de la cios de valor económico, favorece-
comunicación y en los textos de so- aplicación de ésta para mejorar la dores de la acumulación. ¿Por qué
ciología académica se le suele de- generación de conocimiento y el razón un mayor o mejor conoci-
nominar sociedad de la información procesamiento de la información”. miento sería fuente de riqueza?, y
y de la comunicación, pero ¿para quién? ¿Lo sería cual-
a juicio de diversos inves- quier tipo de conocimiento
tigadores, esa denomina- o de información, o sólo al-
ción es demasiado vaga gunos de ellos?, y ¿en qué
para dar cuenta de los nue- condiciones? En muchos as-
vos rasgos de los sistemas pectos esta aseveración es
contemporáneos. Especial- incluso contra-intuitiva: la
mente porque deja en la historia nos habla de innu-
sombra el carácter capitalis- merables sabios que murie-
ta de tales sistemas y, en ron pobres como las ratas,
consecuencia, genera la im- increíbles inventores que no
presión de que se tratara de lograron vender a nadie sus
sociedades neutras desde el inventos, eximios profeso-
punto de vista de clase; so- res universitarios a los que
ciedades (casi) sin domina- nadie prestó oídos. Luego,
ción y sin explotación; no es evidente por sí mis-
sociedades “libres”, basadas mo que “el conocimiento”,
en las circulación de la in- “la información” o “la co-
formación y en la generali- municación” generen rique-
zación de los circuitos de za, a no ser que puedan
comunicación, que han sur- comprarse y venderse como
gido por simple evolución. ocurre con la tierra, o los in-
numerables bienes y servi-
El sociólogo Manuel cios que se comercializan
Castells las denomina socie- diariamente, y que puedan,
dades informacionales, es de- además, utilizarse producti-
cir, basadas en sistemas vamente.
estructurados en red y apo- Rafael Uribe Uribe, 1905. Fotografía de Melitón Rodríguez. Biblioteca Pública
Piloto de Medellín
yadas en la primacía de la El concepto sociedad in-
generación, la transmisión y el Este tratamiento se hace en gran formacional, por otra parte, no sólo
reciclaje de la información. En ellas, parte por medio de los nuevos da por supuesto el carácter mercan-
“la fuente de productividad estriba medios tecnológicos, y genera “un til de ese tipo de servicios, sino que
en la tecnología de la generación circuito de retroalimentación pone el énfasis en que es la tecnolo-
del conocimiento, el procesamien- acumulativo entre la innovación y gía informática la vertebradora del
to de la información y la comuni- sus usos” (Castells, 2000: 47 y 62). nuevo ciclo económico, ya que se la
cación de símbolos”, pues, aunque considera vehículo privilegiado de la
ciertamente la información siempre A pesar de sus múltiples méri- innovación, la cual, a su vez, lo es de
ha estado presente en los modelos tos, una descripción como ésta, que los procesos de acumulación. De este
de desarrollo, lo nuevo es que “el resalta el aspecto tecnológico y modo, el tratamiento informático de

GALCERÁN HUGUET, M.: REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA DE LA UNIVERSIDAD EN EL CAPITALISMO COGNITIVO N ÓMADAS 87
los bienes y servicios cognitivos se co- cognitivo, presentan esa nueva forma incorpora una dimensión activa, de
locaría en el centro de un (nuevo) de producción como la emergencia reorientación de la acción, que in-
ciclo virtuoso, capaz de multiplicar de un nuevo régimen de acumula- cluye la dimensión comunicativa y
su valor, lo cual se debe, al menos en ción que “desborda la esfera produc- auto-organizativa. Por tanto, la co-
parte, a que la información transmi- tiva (...) pues define una nueva dificación y el tratamiento de la in-
tida no se deteriora con el uso y a dinámica de las sociedades salaria- formación, que es sin duda un
que es reproducible casi infinitamen- les. Pone en primer término la parte elemento importante en la produc-
te. El carácter eventualmente “inmor- creativa y no simplemente re- ción de conocimiento, sólo logra su
tal” de los bienes inmateriales y de productiva de la acción social, lo que objetivo en la medida en que es in-
los saberes, o sea el hecho de que no permite caracterizar el nuevo régi- sertado en un proceso de apropia-
se consuman por mucho que se usen, men de acumulación partiendo de ción y aprendizaje por parte de los
sino que permanezcan inalterados, ella, pues es en ella que la sociedad propios consumidores-creadores o,
y su reproductibilidad sea infinita, se transforma y en la que manifiesta a la inversa, productores-consu-
inclusive el propio hecho de que el su creatividad” Lo llamamos cogni- midores. La frontera entre ambos se
uso sea “productivo” desvanece, pues los
(en el sentido de que productores incorpo-
“aumenta su valor”), ran las innovaciones
hace pensable la proli- sugeridas por los con-
feración en una escala sumidores, y éstos las
inimaginable: sostienen al consumir
el producto y sugerir
Porque la información nuevos cambios. Se
y el conocimiento son trata de “aprender ha-
la fuente de otras for- ciendo”, no de “apren-
mas de riqueza y se der cómo se hace” o
incluyen entre los ma- “cómo se debe hacer”.
yores bienes económi- En efecto, muchas de
cos de nuestra época, las innovaciones ac-
podemos encarar la tuales son resultado de
emergencia de una innovaciones inespe-
economía de la abun- Parque Nacional, Bogotá. Monumento al General Rafael Uribe Uribe de Victorio Macho. radas surgidas con los
dancia, en la que los Foto de Jorge Bernal primeros usuarios y
conceptos, y sobre son muchas las empre-
todo las prácticas, estarán en una tivo, insiste el mismo autor, porque sas que recopilan las informaciones
profunda ruptura con el funcio- “se enfrenta a la fuerza cognitiva procedentes de los clientes para uti-
namiento de la economía clási- colectiva, al trabajo vivo” (Moulier- lizarlas en la mejora de sus produc-
ca. De hecho, vivimos ya más o Boutang, 2007: 56). tos. Se genera entonces un proceso
menos bajo este régimen, pero de ida-y-vuelta que retorna las me-
continuamos sirviéndonos de los Su modelo comporta una rede- joras sugeridas o introducidas por los
instrumentos, que resultan ahora finición del conocimiento. A diferen- usuarios, incorporándolas al diseño
inadecuados, de la economía de cia de la mera información, aquél de las nuevas prestaciones. Este pro-
la escasez (Blondeau, 2004: 36). implica “una organización de la re- cedimiento puede estar codificado
presentación que permite transfor- y potenciado, como ocurre con los
mar la acción (ya sea exterior o círculos de diseñadores y proba-
Capitalismo cognitivo interiorizada en el pensar)” (Mou- dores de juegos para ordenador, o
lier-Boutang, 2001: s/p). Por consi- puede ser más coyuntural, pero
A diferencia del mero descrip- guiente, la información sólo forma siempre transcurre a través de la
tor sociedad de la información, los de- parte del conocimiento, pero éste informatización de los datos y la
fensores de la denominación capitalismo no se reduce a la primera, ya que cooperación desinteresada del

88 N ÓMADAS NO. 27. OCTUBRE 2007. UNIVERSIDAD CENTRAL – COLOMBIA


usuario. Y es justamente en captar ducción de conocimiento pasa a ser Pero a la vez, como en una nueva
y rentabilizar ese proceso en lo que la principal apuesta de la valoriza- versión del aprendiz de brujo, el
el capitalismo cognitivo está inte- ción del capital. En esta transición, proceso parece salirse constante-
resado, no en la información en la parte del capital inmaterial e in- mente de las manos de quienes pre-
cuanto tal. telectual, definida por la proporción tenden reducirlo a los marcos de la
de trabajadores del conocimiento circulación mercantil, creando es-
Pero por otra parte, el concep- –knowledge workers– y de las acti- pacios propios de autovalorización
to de conocimiento se restringe. vidades de alta intensidad de que escapan al control de empre-
Como muy bien señala el mismo saberes –servicios informáticos, sas y autoridades.
autor, los conocimientos relevantes I+D, enseñanza, formación, sani-
o aquéllos a los que podemos Los autores comprometidos
aplicar el término de modo ex- con esta corriente de pensa-
preso, son: “1) aquéllos que pue- miento, Yann Moulier-Boutang,
den ser objeto de patente, 2) Maurizio Lazzarato, Carlo Ver-
aquéllos que son necesarios para cellone, Antonnella Corsani,
el desarrollo de las tareas y que etc., usan habitualmente la mis-
incluyen determinadas compe- ma terminología, si bien con
tencias y 3) aquéllos que son ciertas variaciones dignas de
necesarios para la gestión y la tenerse en cuenta. En primer lu-
toma estratégica de decisiones, gar, por capitalismo cognitivo
o sea que incluyen competen- entienden un tipo nuevo de ca-
cias y habilidades de tipo in- pitalismo y no tanto una fase;
teractivo y comunicativo” incluso si se quiere, un cierto
(Moulier-Boutang, 2001: s/p). proceso de transición, aquél
Como es obvio, parte de los que hace pasar de la crisis del
saberes tradicionales quedan capitalismo industrial de tipo
por fuera de esta definición, más fordista a la emergencia de lo
bien por exceso que por defec- que llamamos capitalismo cog-
to: no son obra de un autor o nitivo. Esto significa que en él,
son resultado de una creatividad legiones de trabajadores se en-
colectiva difusa con lo que la cargarán de procesar aquellos
patente supone ya una opera- datos que permitan recoger, en-
ción violenta; en ocasiones samblar y elaborar la informa-
exceden los saberes operativos ción necesaria para los nuevos
o incluyen competencias disfun- Homenaje a Uribe Uribe. Parque Nacional. Foto de Jorge Bernal productos/servicios, pero a su
cionales; en fin, puede ocurrir vez, los datos provendrán de in-
que los circuitos de comunicación dad, multimedia, software– se afir- numerables ciudadanos quienes, en
que pongan en marcha, traspasen ma en lo sucesivo, como la varia- su cotidianidad, estarán proporcio-
las fronteras de lo rentabilizable, ble clave del crecimiento y la nando con la mera gestión de su
como ocurre, por ejemplo, en competitividad de las naciones” vida, aquella información. Todos los
Internet, razón por la cual, los de- (Blondeau, 2004: 66). Al presen- procesos de captura y tratamiento
rechos de acceso se convierten en tarlo así, estos autores insisten en de la información, hechos posibles
el dispositivo fundamental que pro- que estamos entrando en una nue- con los nuevos medios informáticos,
tege una apropiación lábil. va fase del capitalismo de alta serán puestos así, al servicio de un
tecnología que busca innovar cons- nuevo ciclo de acumulación.
En resumen, el capitalismo cogni- tantemente y de modo creciente a
tivo se define como “el desarrollo través de la captura del conoci- Aunque tal vez lo más impor-
de una economía basada en la di- miento surgido del tratamiento de tante no sea el paso de la fase in-
fusión del saber y en la que la pro- la información y la comunicación. dustrial fordista a la fase posfordista

GALCERÁN HUGUET, M.: REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA DE LA UNIVERSIDAD EN EL CAPITALISMO COGNITIVO N ÓMADAS 89
cognitiva o cuándo ocurre esto, diferencias se transforman en fac- los fundamentos de la misma vida
sino más bien en qué medida todo tores de valorización para un ca- lo que se está rompiendo (2002:
el sistema social queda expuesto a pital siempre más nómada. La 178-9).
una forma de apropiación-domina- globalización que estamos vi-
ción de los flujos de información- viendo no es sólo extensiva Se dirá que es el propio escena-
conocimiento generados en la (deslocalización) sino también in- rio en el que se desarrolla el vivir
cotidianidad del vivir y que, circu- tensiva y concierne tanto a los re- contemporáneo el que está cam-
lando en red, sirven como materia cursos cognitivos, culturales, biando, pues ese proceso renueva
prima de nuevos conocimientos e afectivos, comunicativos (la vida viejas formas de “apropiación por
informaciones. Así, es el vivir en su de los individuos) como a los te- desposesión”, es decir, captura en
conjunto y no sólo el trabajo el que rritorios, los patrimonios genéticos un proceso complejo caudales de
queda sometido a los procesos de (humanos, vegetales, animales) o información y de conocimiento que
apropiación e intercambio que mar- los recursos de la vida de las espe- las poblaciones han heredado de sus
can el sistema. Como in- ancestros o que producen
dican Corsani y Lazzarato: en su vivir diario, inten-
tando drenarlos hacia la
“... nos enfrentamos a una rentabilización mercan-
acumulación capitalista til-capitalista. Se trata de
que ya no se funda sólo en un tipo de “cercamiento”
la explotación del trabajo, cuyas formas son el refor-
en el sentido industrial del zamiento de los derechos
término, sino en la del co- de propiedad intelectual,
nocimiento, de lo vivo, de las patentes sobre la vida
la salud, del tiempo libre, y la biopiratería de los
de la cultura, de los recur- saberes tradicionales, así
sos relacionales entre los como la proliferación
individuos (comunica- mercantilmente normada
ción, socialización, sexo), de las diferencias.
del imaginario, de la for-
mación, del habitat, etc. Lo A su vez, la inclusión
que se produce y se vende de la producción de co-
no son solamente bienes- nocimiento en ese sistema
materiales o inmateriales, de capitalización del vi-
sino formas de vida, formas vir, genera incongruencias
de comunicación, están- que ponen de relieve el
dards de socialización, de Leovigildo Galarza y Jesús Carvajal, asesinos del General Uribe Uribe carácter superpuesto y
educación, de percepción, coercitivo del sistema de
de habitar, de moverse (...) La ex- cies y del planeta (el agua, el aire, apropiación. El proceso de creación
plosión de los servicios está liga- etc.). Este “poner a trabajar” a la de conocimiento es constitutivamen-
da directamente a esta evolución, vida por parte de un capital cada te social, lo que hace difícil, sino im-
y no se trata solamente de servi- vez más globalizado, hecho posi- posible, determinar “el valor-coste de
cios industriales sino de dispositi- ble por las lógicas neoliberales, referencia” que pueda servir de índi-
vos que organizan y controlan genera inseguridad. Inseguridad y ce de su valor de mercado.
“formas de vida”. Para la acumu- riesgos de la vida en su globalidad,
lación de capital, las diferencias y ya no del trabajo como ocurría El coste de producción del co-
étnicas, religiosas, culturales se en el fordismo: de la pobreza a las nocimiento es enormemente in-
convierten en mercancías del mis- vacas locas, de la exclusión al cierto –el proceso de aprendizaje
mo modo que la reproducción SIDA, del problema de la vivien- es, por su naturaleza misma, alea-
biológica de la vida. La vida y sus da a la “identidad sexual”. Son torio– y, sobre todo, es radical-

90 N ÓMADAS NO. 27. OCTUBRE 2007. UNIVERSIDAD CENTRAL – COLOMBIA


mente diferente del coste de re- to, eso que le da valor, tiene, de formas de renta social que rebasen
producción. Una vez que una esta suerte, una naturaleza artifi- el estrecho marco del salario y que
primera unidad ha sido produ- cial: deriva de la capacidad de se orienten hacia una mayor socia-
cida, el coste necesario para re- un “poder”, cualquiera que sea lización de la riqueza de lo que per-
producir las demás unidades su género, para limitar tempo- mite la sociedad capitalista.
tiende a cero –si el conocimien- ralmente su difusión y para re-
to es digitalizado–. En ningún glamentar el acceso (Rulliani,
caso ese coste tiene que ver con 2004: 103). La transformación
el coste de producción inicial de la Universidad y las
(Blondeau, 2004: 102). Queda, sin embargo, el proble- nuevas políticas en
ma de la dirección que toma la educación superior
En consecuencia, si bien la pro- transición. Al parecer de Yann
ducción de las primeras unidades y, Moulier-Boutang, puede muy bien Recurriendo de nuevo a la
por tanto, los gastos en formación, tratarse de una “transición en el explicativa síntesis de Manuel
investigación y aprendizaje pueden interior del capitalismo”, aunque de Castells, podemos decir que la re-
ser astrónomicos, los gastos de ex- tal naturaleza, que bien podría al- estructuración capitalista que está
plotación tienden a decrecer verti- terar las formas del trabajo y con dando lugar a los sistemas del ca-
ginosamente. Esto último hace que ellas, el régimen salarial en su con- pitalismo cognitivo se basa primor-
la financiación resulte difícil y que junto. El carácter constitutiva- dialmente en:
se centre en los beneficios de la mente social de su producción y el
explotación, intentando descargar- nulo coste de su reproducción, di- • Romper el antiguo contrato
se de los costes, duraderos e impre- ficultan la apropiación según las capital-trabajo (desregu-
cisos, de las fases iniciales. Por eso leyes tradicionales de la propiedad, lación, precariedad, contra-
mismo, las empresas radicadas en que derivan hacia leyes garantes del tos basura, etc.).
estos sectores recurren mayorita- acceso restringido a servicios priva-
riamente a fondos de capital riesgo, tizados y, en muchos casos, también • Intensificar la productividad
con lo cual aumenta la vinculación mercantilizados. Según esa lógica, del trabajo y del capital (in-
entre los nuevos campos tecnoló- la forma de apropiación privada troducción de mejoras infor-
gicos y las redes financieras. basada en el rendimiento medio del macionales, mayor velocidad
capital invertido tal como ha po- en las rotaciones del capital,
Pero además, dado lo exigüo de dido funcionar en el capitalismo in- etc.).
su coste de reproducción, su valor dustrial, queda fuera de juego en un
mercantil tiende a cero, y sólo pue- capitalismo centrado, por una par- • Globalizar la producción, la
de reforzarse por medio de meca- te, en el capital financiero –cuyas circulación y los mercados
nismos de control de acceso. Como cuotas de apropiación no siguen la (integración financiera y
sostiene Enzo Rullani: pauta del valor de lo producido– y, creación de un capital glo-
por otra, en el capital cognitivo -que, bal, etc.).
El valor del conocimiento no es como vemos, tampoco la sigue-. En
el fruto de su escasez –natural– cierta medida, así se explica que los • Conseguir el apoyo estatal
sino que se desprende únicamen- ajustados mecanismos de regulación en las nuevas políticas aún
te de limitaciones estables, del capitalismo clásico estén saltan- a costa de restringir los ser-
institucionalmente o de hecho, do por los aires. vicios sociales (apoyo del
del acceso. Sin embargo estas li- Estado, fundamental por
mitaciones no llegan a frenar, Para otros, como Maurizio ser el que traza las líneas
más que temporalmente, la imi- Lazzarato y Antonnella Corsani básicas de las innovaciones
tación, la “reinvención” o el (2002), el reforzado carácter de tecnológicas).
aprendizaje sustitutivo por parte cooperación social que está en la
de otros productores potencia- base de la producción “cognitiva”, Este marco de análisis nos per-
les. La escasez del conocimien- permite pensar en sociedades con mite entender con mayor claridad

GALCERÁN HUGUET, M.: REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA DE LA UNIVERSIDAD EN EL CAPITALISMO COGNITIVO N ÓMADAS 91
los procesos de transformación de competir internacionalmente en el región, los esfuerzos debían concen-
la Universidad en curso. En efecto, campo del conocimiento y de los trarse en el ámbito de la investiga-
desde hace casi un decenio, la recursos humanos. ción y la formación, convirtiendo
Unión Europea ha puesto en mar- a Europa en centro privilegiado de
cha un ambicioso proyecto de re- No está totalmente definido el educación permanente y de inves-
forma universitaria, conocida bajo momento de inicio de esta reforma. tigación puntera en el plano global.
las siglas EEEU (Espacio Europeo de Pueden encontrarse precedentes en Se trata de un cambio drástico de
Educación Universitaria). Se trata la “Carta Magna de las Universida- perspectiva: “es preciso [dice el
de un proyecto con múltiples di- des Europeas”, firmada en 1988, documento] considerar el gasto en
mensiones que en ningún momen- pero el ritmo se aceleró extraordi- educación y en formación una ver-
to ha sido sometido a procesos de nariamente al compás de la propia dadera inversión con efectos bene-
consulta popular, sino que las au- creación y ampliación de la Unión ficiosos y duraderos (...) y no un
toridades están introduciendo con Europea. Incluidos algunos reveses. simple gasto de consumo recurren-
el pretexto de responder adecuada- El fracaso de la Constitución al ser te” (Comisión Europea, 2003: 11).
mente a los retos que los nuevos rechazada en Francia y en Holanda
desarrollos de la sociedad de la in- en 2005, no sólo hizo más lento el Ahora bien, eso supone, como
formación y el conocimiento plan- proceso constituyente sino que se ha puesto de relieve repetida-
tean a la institución universitaria. afectó también espacios particulares mente, considerar la Universidad
como el universitario. Esto último, como un espacio económico y so-
Dos son las líneas que siguen los unido a las múltiples resistencias meterla a los códigos y procedi-
discursos apologéticos de la refor- que el proyecto provocó, ha frena- mientos de rentabilidad propios de
ma: 1) la necesidad de homologar do el entusiasmo inicial aunque el la empresa, incluso si se trata de la
los títulos en los diversos países proyecto sigue lentamente a través nueva empresa “red”. Sin duda, esto
europeos con el objetivo de crear de la aprobación de las medidas le- es congruente con la importancia
una sola titulación en todos ellos y gislativas pertinentes. de la institución en el capitalismo
unificar por consiguiente el “mer- cognitivo y la primacía de los re-
cado de trabajo”, y 2) renovar la Un inicio claro puede situarse cursos humanos en toda economía
institución, volviéndola capaz de con la firma de la “Declaración de de la comunicación, pero no está
competir con las universidades de la Sorbona” (1998) y la de Bolonia dicho que sus efectos vayan a su-
los países dominantes, especialmen- (1999), en las que los ministros de poner una mejora económica y
te EEUU y Japón, con el objetivo los países de la Unión instan a sus social para sus poblaciones de refe-
de atraer estudiantes de todo el glo- Gobiernos para que desarrollen el rencia, a no ser en el sentido, de-
bo y de aumentar la calidad de la proceso que debe culminar con la masiado genérico, de que una
investigación producida. Según la unificación de las enseñanzas uni- mejor posición de Europa en el con-
expresión literal de los documen- versitarias en toda Europa. El len- cierto global pueda generar una
tos oficiales: “hacer de la Unión Eu- guaje de las declaraciones así como mejoría en la situación de sus ciu-
ropea la economía (y la sociedad) el del documento de la Comisión dadanos.
basada en el conocimiento más Europea de 2003, es inequívoco: la
competitiva y dinámica del mun- enseñanza universitaria se presenta El talón de Aquiles del nuevo
do”, “destino favorito de los estu- como un espacio de inversión (deja proyecto se encuentra en el proble-
diantes, eruditos e investigadores de hablarse de “gasto público”, para ma de la financiación. No parece
de otras zonas del mundo” (Comi- hablar de “inversión”) y se insiste posible que el gasto público, espe-
sión Europea, 2003: 3 y 5). En este en la necesidad de rentabilizar los cialmente en administraciones
sentido, el proyecto de reforma del recursos en el marco de lo que se completamente endeudadas como
campo de la educación superior conoce como “Estrategia de Lis- muchas de las europeas, sea capaz
coincide, casi punto por punto, con boa”, por referencia a la reunión de proveer una financiación sufi-
el interés estratégico de las elites mantenida en aquella ciudad en ciente, por lo que el centro de in-
europeas por hacer del continente 2002. Según aquel programa, y da- terés se desplaza a la búsqueda de
una potencia mundial, capaz de das las especiales condiciones de la medios alternativos de pago: el

92 N ÓMADAS NO. 27. OCTUBRE 2007. UNIVERSIDAD CENTRAL – COLOMBIA


pago de los usuarios directos, lo que departamentos universitarios, uni- Estas características delatan que
supone un alza en los precios de los dades de investigación, cursos de el proyecto forma parte de la reac-
estudios; un aporte mayor de las formación para atraer a estudian- ción neoliberal que está propician-
empresas concernidas por las inves- tes y personas en formación hacia do en los últimos decenios la
tigaciones, lo que abre la posibilidad los ámbitos que adolecen de caren- desestructuración del Estado de
a formas novedosas de contratos, cias de trabajadores cualificados, Bienestar y su sustitución por la
colaboraciones, etc.; una mayor etc.” (Comisión Europea, 2003: mercantilización del espacio públi-
intervención del sector financiero 17). En ningún momento surge la co. En particular, esta orientación
que, a través de convenios especí- sospecha de que estas actividades, se revela en el esfuerzo por centrar
ficos, se compromete a costear pro- financiadas directamente por las em- la formación en la cualificación de
gramas de becas, cursos especiales, presas, podrían provocar conflictos la fuerza de trabajo. Tal idea es co-
aulas de informática, en últi- herente con el principio de
mo término, un mayor pro- atender las demandas del mer-
tagonismo de las entidades cado de trabajo y de implicar
financieras que con sus crédi- a las empresas en la financia-
tos sostienen las endeudadas ción de los estudios, y lo es
instituciones. En el campo de también con la política de vin-
la educación, estos sectores cular a los beneficiarios en el
están especialmente interesa- coste de una formación que
dos en las posibilidades de la les permitirá mejores oportu-
enseñanza virtual que tiende a nidades laborales, pero choca
convertirse en un sector pro- con el objetivo de redis-
metedor de nuevos negocios tribución social de la riqueza
(un ejemplo podría ser uni- que suponía la formación pú-
versia, una red en gran parte blica y con sus efectos de mo-
financiada por el Banco San- vilidad social. A la vez tiende
tander Central Hispano que a convertir todo el espacio for-
goza de un amplio acuerdo mativo en un nicho de valo-
con la Universidad Complu- rización del capital que en la
tense para grabar los actos or- investigación ligada al capital
ganizados en colaboración y financiero –proyectos de in-
difundirlos en su página web o vestigación financiados con
utilizarlos en sus actividades fondos de capital riesgo como
formativas). ocurre, por ejemplo, en bio-
tecnología y medicina– alcan-
En el caso de las empresas za su máxima expresión. Dada
Pedro María Ibáñez (Bogotá: 1854-1919), autor de las
privadas, se observa en toda Crónicas de Bogotá. Óleo de Ricardo Acevedo Bernal, 1920. esa inmersión en la racionali-
Europa, en contraste con Galería de la Academia Colombiana de Historia (2002) dad económica, deja de ser
EEUU y Japón, un fuerte défi- fundamental que la forma-
cit en sus aportes a la investigación, con la necesaria autonomía de la ción esté en manos del sector pú-
que los defensores del proyecto in- Universidad y el principio crítico blico o privado. Ciertamente, el
tentan salvar haciendo la Univer- que debe (o al menos puede) infor- sector privado introducirá nuevas
sidad, y la investigación que en ella mar su práctica investigadora y do- restricciones derivadas de sus prin-
se realiza, atractiva para las prime- cente, lo que implica que para los cipios ideológicos o de sus estra-
ras. Así se dice textualmente: “Se promotores del proyecto, el prin- tegias empresariales pero, en
podría invitar a las empresas a que cipio de rentabilidad económica es cuanto a rentabilidad económica,
financien o cofinancien equipos, socialmente constitutivo y no vis- ambos espacios, tanto el público
escuelas, becas, actividades de lumbran conflictos entre intereses como el privado, juegan ahora con
renovación curricular, cátedras o en el campo social. los mismos principios.

GALCERÁN HUGUET, M.: REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA DE LA UNIVERSIDAD EN EL CAPITALISMO COGNITIVO N ÓMADAS 93
Por último, el nuevo programa Lo que ocurre es más bien lo visible desaparición de algunas es-
implica aprovechar al máximo los contrario. Dicha transformación se pecialidades y por el cambio en la
recursos, lo que significa introdu- inscribe, aunque no se explicite, en estructura de las titulaciones, así
cir un mayor control de los cu- los cambios operados en el sistema como contra la introducción de
rricula que quedan ligados a económico, cambios que, como métodos docentes muy discutibles.
incentivos para los profesores; me- hemos visto, hacen de los servicios Como se observa, fueron respues-
didas de reasignación de los docen- cognitivos el centro económico, pri- tas más bien defensivas, que tendían
tes; medidas de reducción de los vilegiándolos en términos de futu- a preservar campos de conocimien-
tiempos de enseñanza magistral en ro por encima de la industria y la to de larga tradición pero de difícil
beneficio de actividades que pue- agricultura. El sector educativo pre- inserción de sus titulados en el mer-
dan desempeñar jóvenes profesores cisa una mano de obra en general cado de trabajo, lo cual chocaba
con contratos precarios; posibili- creativa y bien formada, lo que se con las directrices en curso que
dad de que los alumnos del último da de bruces con la exigüidad de los aconsejaban su anulación.
curso den tutorías, lo que aligera salarios y con los problemas de in-
el peso de la plantilla; cambios en versión antes mencionados. De ahí Por parte de los estudiantes, las
los programas docentes, etc., to- que muchos pensemos que estamos movilizaciones han sido más am-
das ellas medidas que tienden a ante una auténtica “reconversión in- plias y han tendido a poner de
racionalizar en términos de gasto dustrial” de la Universidad, que relieve el carácter de “reestructu-
el abultado volumen de los gastos destruirá las universidades clásicas, ración mercantilizadora” de la re-
fijos. Evidentemente, esas medidas fragmentando los estudios en su es- forma –“la Universidad no está en
no serían posibles sin el concurso fuerzo por adaptarlos a las deman- venta” o “la educación no es una
de las administraciones públicas. das del mercado, pero ignoramos si mercancía” eran algunas de sus con-
Antes señalaba que el nuevo sis- será capaz de construir en su lugar signas–. Insistían en el previsible en-
tema productivo exige necesaria- una Universidad duradera. Más carecimiento de las tasas, que iba a
mente la implicación del Estado en bien, pensamos que la Universidad producirse como resultado de un
la implementación de todas aque- que hemos conocido, con todas sus aumento en el precio de los crédi-
llas medidas que lo faciliten. En la carencias, está tocando su fin y que, tos, así como del número de créditos
reforma universitaria tenemos su en el mejor de los casos, será susti- totales en los masters y doctorados.
ejemplo paradigmático: si el Esta- tuida por una red compleja de Éstos, al ser considerados estudios
do no hubiera dictado los decre- ofertadores de servicios cognitivos, de posgrado, tenían libertad de pre-
tos de reforma de las titulaciones, de servicios de formación y de in- cios. Ciertamente, el Ministerio ha
las normas que regulan los estu- vestigación, cuyas potencialidades puesto algunos límites a los aumen-
dios, y no hubiera creado las agen- todavía desconocemos. tos pero algunos masters, sobre todo
cias estatales, el proceso habría sido aquellos que gozan de mayor pres-
imposible. La cuestión está en que, tigio, han disparado sus precios en
pese al protagonismo que en él La nueva subjetividad relación con los estudios anteriores.
compete a las instancias políticas, intelectual Los estudiantes insistían igualmen-
no se presenta como un proceso po- te en que la dualización de los es-
lítico, ligado a determinadas opcio- El proceso de reforma ha encon- tudios universitarios en los dos
nes estratégicas, sino como una trado diversas resistencias que, si ciclos: pregrado y posgrado, facili-
exigencia impuesta por el desarro- bien no han sido capaces de dar al ta la elitización de la Universidad,
llo tecnológico y por la globa- traste con él, cuando menos han pues tiende a separar a los gradua-
lización imperante, ante los cuales permitido sacar a la luz algunas de dos, con una formación deficiente
las autoridades políticas estarían sus omisiones y han supuesto una –por ser más corta y más centrada
inermes. Es ese funcionalismo activa movilización de los implica- en habilidades tales como la alfa-
economicista el que oculta las dos, tanto estudiantes como profe- betización informática, el manejo
verdaderas opciones políticas y sores. Los profesores alentaron de las nuevas tecnologías y los
desarma los movimientos de actos de protesta en diversos paí- idiomas– de los magísteres y doc-
resistencia. ses europeos en relación con la pre- torados, cuyos estudios darían en-

94 N ÓMADAS NO. 27. OCTUBRE 2007. UNIVERSIDAD CENTRAL – COLOMBIA


trada a los contenidos propios de rios, comprueban los datos de sus tas actuales, pero es el sector más
cada especialidad. ordenadores o verifican sus opera- avanzado y aquél que posiblemen-
ciones bancarias. Ese inacabable te se instaurará en el futuro, aun-
Los estudiantes señalaban, por segmento de trabajo es el que está que sin duda todos los problemas
otra parte, los procesos de preca - consumiendo en gran medida las de la “división internacional del tra-
rización de la existencia que acom- fuerzas laborales de la “nueva bajo” deberían incorporarse a su
pañan a todo el ajuste neoliberal, intelectualidad”. análisis.
del que la reforma universitaria es
parte. Como hemos visto en las te- Eso no significa que la pobla- Pero eso no desmiente el que,
sis antes expuestas del denominado ción del planeta en su totalidad se al convertirse la mente humana en
capitalismo cognitivo, estamos en- esté convirtiendo en “intelectua- fuerza productiva directa y al ac-
trando en una era de “intelec- les”. Justamente ahí se centra una tuar la creatividad como fuente de
tualidad de masas”, cuyo trabajo no de las críticas al anteriormente riqueza, se produzcan cambios ex-
está protegido ni por las antiguas mencionado paradigma del capita- traordinarios en la colocación de los
formas del “trabajo intelectual” ni, lismo cognitivo, al acusarle de agentes humanos en el proceso
por supuesto, por las de los traba- sobrevalorar el papel de los traba- productivo. Dado el carácter bio-
jadores de la industria. Si en la épo- jadores del conocimiento y de ig- político del nuevo capitalismo, es
ca moderna el intelectual era ese norar la nueva fragmentación, decir, el hecho de que aquello de
individuo destacado, capaz de po- resultado de la división entre esa lo que se apropia y explota es el
ner en palabras los sentimientos y capa y los operarios inmersos en tra- “propio vivir” de las poblaciones,
las vivencias, una especie de virtuo- bajos de ensamblaje de baja cuali- el núcleo del nuevo paradigma es
so de la palabra hábil en el arte de ficación, repartidos por el globo y el tratamiento de la subjetividad. Su
“nombrar las cosas”, o un científi- concentrados en países de bajos sa- productividad reposa en un “trabajo
co ingenioso que en su laboratorio larios. En consecuencia, el tipo de vivo intelectualizado”, que sólo es
ponía a punto los experimentos, en trabajador en el nuevo sistema pro- posible con la valorización de la sub-
nuestra época proliferan las activi- ductivo no es ni mucho menos un jetividad viva del trabajador, pues es
dades de tipo intelectual que em- tipo homogéneo, sino que está atra- con toda su vida que éste está tra-
plean las palabras y los códigos vesado por multiplicidad de dife- bajando y valorizando el capital. El/
culturales en el tratamiento habi- rencias que predeterminan su la trabajador/a de un medio de co-
tual de los más diversos temas: gra- ubicación en las jerarquías sociales municación que descubre nuevos
badores, editores, traductores, globales. temas, los documenta, los elabora,
desarrolladores de software, creado- los presenta, no espera a que le di-
res de páginas web, diseñadores, Por sus especiales condiciones, gan lo que tiene que hacer sino que
publicistas, periodistas, trabajado- los estudiantes constituyen un mo- se adelanta a la empresa y ésta sim-
res de la imagen, y un largo etc. que delo en estado puro de esa nueva plemente recoge el resultado de la
configuran ese nuevo intelectual de constelación del trabajo llamado creatividad personal que el comu-
masas, difuso y precario. inmaterial, pues es en ellos donde nicador le ofrece y lo inserta en su
esa capacidad se muestra antes de producción, pero, obviamente aquí
Aunque tal vez lo más impor- cualquier apropiación y subordina- el su plantea problemas pues ¿de
tante no sea la imponente prolife- ción al poder, lo que me anima a quién es este trabajo?, ¿quién apor-
ración de labores intelectuales sino interpretar los esfuerzos de subor- ta la creatividad, o el interés? La
el hecho de que la mente humana dinación de la Universidad al ca- apropiación capitalista del trabajo
se haya transformado en agente pro- pitalismo global como un intento hunde sus raíces en la pre-configu-
ductivo directo. El espejismo de la de capturar in nuce esa productivi- ración social, la única en la que
automatización hace olvidar que al dad. Ciertamente, ese tipo de tra- puede insertarse el trabajo vivo
otro lado del hilo telefónico o en bajo (trabajo inmaterial o general que, sin embargo, no necesita del
una sala atestada de ordenadores, intellect, también llamado intelectua- capital para materializarse y al que
múltiples telefonistas atienden dia- lidad de masas) no es hegemónico en consecuencia se le abren nue-
riamente las consultas de los usua- todavía en las sociedades capitalis- vas puertas para la cooperación pro-

GALCERÁN HUGUET, M.: REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA DE LA UNIVERSIDAD EN EL CAPITALISMO COGNITIVO N ÓMADAS 95
ductiva directa. La apropiación/ Podemos decir entonces que el poder en la sociedad post-industrial
rentabilización capitalista discurre capitalismo se encuentra con un [post-taylorista]” (Lazzarato, 1992:
a través del control sobre las tec- dilema: por una parte, promueve 60). Es decir, se trata de saber hasta
nologías y sobre los procesos de or- una subjetividad capaz de tomar qué punto esa subjetividad creativa
ganización, así como sobre las redes decisiones rápidas, de mantener la que está en la base de los nuevos
de distribución. Por eso Internet in- fluidez del trabajo y la cooperación, desarrollos, va a ser capaz de esca-
troduce elementos de autogestión de asegurar de modo independien- par a las constricciones que le im-
muy importantes situados en el cen- te y autónomo el cometido de las pone el sistema, optando por formas
tro de las disputas contemporáneas, tareas, pero a la vez, esa subjetivi- de cooperación social y de organi-
como, por ejemplo, el tema de los dad debe estar enmarcada por los zación de la producción de carácter
derechos de reproducción. límites de la producción de capi- solidario y cooperativo, en vez de
dejarse agotar en los procesos
El otro punto impor- de valorización y reproduc-
tante consiste en mostrar ción ampliada de un capita-
cómo ese trabajo sólo es po- lismo renqueante.
sible porque parte de un
alto nivel de “cooperación Es en este marco que al-
social”, es decir, porque la gunos jóvenes intelectuales,
propia información, dada licenciados, graduados e
en tantos casos por los pro- incluso doctores, están optan-
tagonistas, está “socialmen- do por explorar las posibili-
te presente” y es accesible dades abiertas por esa especie
al trabajador. En el ejemplo de desplome de la institución.
anterior, el periodista en- Ya no se trataría de abrir la
cuentra la información ya Universidad a la sociedad,
elaborada en los medios de sino de sacarla de su territo-
comunicación que consul- rio, desterritorializarla y vol-
ta o, en su caso, accede a verla a territorializar en otro
informantes que dominan la sitio; de iniciar experimentos
lengua lo suficiente para de cooperación intelectual
hacer un relato de lo suce- productiva entre académicos
dido. Cuenta con archivos, y activistas, o miembros de
bibliotecas, buscadores de organizaciones diversas, o
Internet, centros de docu- simplemente interesados,
mentación que permiten la para crear grupos de trabajo
realización del trabajo en un cooperativo, ya sea en edi-
marco social. No es la em- José Joaquín Casas (1865-1951), Ministro Fundador de la Academia de toriales, talleres de edición,
presa en sentido estricto Historia de Colombia en 1902. Óleo de Ricardo Acevedo Bernal, 1927 investigaciones participati-
sino la sociedad el marco del vas, servicios informáticos,
trabajo. De ahí que aquélla pueda tal, de tal manera que, “el proble- medios de comunicación, etc. Gen-
ser considerada como “capacidad ma de la producción y del control tes que sean capaces de promover
de activar y gestionar la coope- de la subjetividad que tanto ayuda innovaciones conceptuales produc-
ración productiva”, una coopera- hoy día al management capitalista tivas desde el punto de vista social
ción que ya está dada socialmente, en todos los sectores de la produc- y no simplemente económico.
que forma el suelo del trabajo so- ción, tanto si son industriales como
cial y cuyo resultado es apropiado si no, no es un problema de con- Porque a diferencia de lo que
de modo capitalista pero sin que trol ideológico, sino más bien un está ocurriendo en algunos países
el capital ponga las condiciones de problema que afecta a los funda- latinoamericanos, donde los proce-
su realización. mentos mismos de las relaciones de sos de transformación tienden a

96 N ÓMADAS NO. 27. OCTUBRE 2007. UNIVERSIDAD CENTRAL – COLOMBIA


acercar la educación a las poblacio- CASTELLS, Manuel, 2000, La era de la in- GALCERÁN, Monserrat, 2006, “La produc-
formación. Vol. 1, La sociedad red, Ma- ción de conocimiento en la transforma-
nes, abordando programas de alfa- drid, Alianza. ción social”, en: Sendas de Freire, Xátiva,
betización y de formación para las Instituto Paulo Freire de España / Crec,
COMISIÓN EUROPEA, 2005, “Comuni- pp. 407-417.
capas populares y favoreciendo el cación de la Comisión: movilizar el capi-
acceso, en los países europeos, ésta tal intelectual de Europa: crear las con- ________, 2003, “El discurso oficial so-
pareciera dejar de tener cualquier va- diciones necesarias para que las universi- bre la Universidad”, en: Logos, No.
dades puedan contribuir plenamente a 36, pp. 11-32.
lor social para mantener sólo un valor la estrategia de Lisboa”, (COM 2005)
de mercado: no se está concibiendo 152 final, abril 20. LAZZARATO, Maurizio, 1997, Lavoro
immateriale. Forme di vita e produzione di
como un derecho y se está restrin- ________, 2003, “Comunicación de la soggettività, Verona, Ombre Corte.
giendo a sus efectos económicos. Comisión: invertir eficazmente en
educación y formación: un imperati- ________, 1992, “Le concept de travail
Con ello, la educación superior está immatériel: la grande entreprise”, en:
vo para Europa”, COM (2002) 779
entrando en caminos inéditos, mu- final, enero 10.
Futur Antérieur, No. 10, pp. 54-61.
chos de los cuales están todavía por MINISTERIO de Educación, Cultura y De-
CORSANI, Antonella y Maurizio Lazzarato,
explorarse. 2002, “Le revenu garanti comme pro- porte, 2003, “La integración del sistema
cessus constituant”, en: Multitudes, No. universitario español en el espacio euro-
10, octubre. peo de enseñanza superior”, documen-
to-marco.
____________ et al., 2001, “Capitalisme
MOULIER-BOUTANG, Yann, “Richesse,
Bibliografía cognitif comme sortie de la crise du
propieté, liberté et revenu dans le
capitalisme industriel. Un programme de
recherche”, documento de trabajo, UMR ‘capitalisme cognitif’”, en: Multitudes, No.
BLONDEAU, Olivier et al., 2004, Capitalis- / Universidad de París 1-CNRS, No. 5, mayo.
mo cognitivo. Propiedad intelectual y crea- 8595, disponible en: <http:/ matisse. ________, 2007, Le capitalisme cognitif. La
ción colectiva, Madrid, Traficantes de univ-paris 1.fr/capitalisme> nouvelle grande transformation, París,
Sueños. Amsterdam.
CARRERAS, Judith; Carlos Sevilla y Mi- RULLANI, Enzo, 2004, “El capitalismo cog-
guel Urban, 2006, •uro-uiversidad. Mito nitivo: ¿un déjà-vu?”, en: Oliver Blondieu
y realidad del proceso de Bolonia, Barcelo- et al., Capitalismo cognitivo. Propiedad in-
na, Icaria. telectual y creación colectiva, Madrid, Tra-
ficantes de Sueños.

El suicidio de Ricardo Rendón.


Dibujo de Héctor Osuna

GALCERÁN HUGUET, M.: REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA DE LA UNIVERSIDAD EN EL CAPITALISMO COGNITIVO N ÓMADAS 97