Vous êtes sur la page 1sur 7

VENTA DE BIENES EN EL PROCESO DE SUCESION

SUCESIÓN PROCESAL DENTRO DEL JUICIO DE SUCESIÓN


ACUMULACION DE PROCESOS DE SUCESION POR MUERTE
CONFLICTO ESPECIAL DE COMPETENCIAS

MARLON BARRIOS ALVARINO


JESUS ALFREDO MANTILLA SOTO
CARLOS ARLEY SALAMANCA ACEVEDO
MARIA MARTHA SALAMANCA SANJUANELO
SILVIA INES SALCEDO JAIME
MARYURIS PAOLA UPEGUI QUINTERO
JAIME VASQUEZ TORRES

Trabajo de Derecho De Sucesiones II


Presentado a: Doctora ALBA CAYON SANCHEZ

UNIVERSIDAD AUTONOMA DEL CARIBE


FACULTAD DE JURISPRUDENCIA
2017
VENTA DE BIENES EN EL PROCESO DE SUCESION

Aunque el proceso de sucesión no se haya realizado, los artículos 1967 y 1968


del Código Civil, establecen la posibilidad de ceder la propiedad sobre un bien
para el caso de los legatarios o sobre los derechos herenciales en el caso de los
herederos, aun sin abrir el proceso de sucesión, desde el momento de la muerte
del causante esta opción está abierta; pudiendo realizarse por medio de la
compra o cesión de derechos herenciales; siendo esta figura la que permite que
se compre a los herederos el derecho que tienen a heredar sobre los bienes
inmuebles en la futura sucesión, o de manera gratuita ceder estos derechos a un
tercero, en cualquier caso, se debe realizar a través de escritura pública para
perfeccionar la venta o sesión como se indica en el artículo 1857 del código civil.

Se debe tener en cuenta que lo que se compra no es el derecho real sobre el bien,
sino el derecho o la expectativa que tiene el heredero del mismo. Una vez se haya
realizado la escritura pública de cesión de derechos herenciales, el cesionario
puede, por intermedio de un abogado, iniciar la sucesión, con el fin de que se le
adjudique en ella el bien que compró por intermedio de la escritura de cesión de
derechos herenciales, y así convertirse en propietario.

En el artículo 1967 del código civil, encontramos que ceder a título oneroso los
derechos herenciales, o legado, sin especificar los efectos de que se compone,
no se hace responsable sino de su calidad de heredero o delegatario, de lo
anterior podemos entender que la cesión de los derechos solamente se hacen
sobre la expectativa que se tiene de heredar, no recae sobre la propiedad como tal
del bien, esta mera expectativa se funda es en la posibilidad de sustituir al
heredero al momento de reclamar el o los bienes que le corresponde una vez
terminado el proceso de sucesión.

Si bien es cierto que la norma permite este tipo de venta, hay algunos aspectos
que se deben tener en cuenta al momento de realizar este tipo negociación:
Como ya lo habíamos mencionado anteriormente, la sesión de derechos
herenciales se hace a título de venta, requiere la formalidad de ser elevada a
escritura pública, mas sin embargo, no requiere paz y salvo, o cancelación de
conceptos por predial o formulario único de pago de autoevaluó.
Por otra parte, este tipo de ventas no se hace como cuerpo cierto, ya que quien
realiza la venta no se considera propietario exclusivo de un bien, pues solo le
asiste el derecho que sería definido en la respectiva partición y adjudicación
efectuada en la respectiva sucesión.
Aunque en el caso de los legatarios, se puede hacer la cesión de derechos a titulo
singular, en el caso de herederos el derecho se cede a titulo universal
Una vez perfeccionada la venta de los derechos herenciales, el tercero que entra a
ser parte del proceso de sucesión, se denomina cesionario, siendo así la persona
natural o jurídica que adquiere el derecho a la herencia, ocupando así el lugar del
cedente dentro el trámite de sucesión de las persona fallecida.

SUCESIÓN PROCESAL DENTRO DEL JUICIO DE SUCESIÓN

Para analizar la sucesión procesal en la sucesión por muerte, nos referenciaremos


en la sentencia T734 de 2014. La cual analizo esta figura jurídica de la siguiente
manera: sucesión procesal, de la cual se habla en el artículo 60 del código de
procedimiento civil, que fue modificado por el articulo 68 código general del
proceso, no variando el texto de uno con otro señalan: “fallecido un litigante o
declarado ausente o en interdicción, el proceso continuara con la cónyuge, el
albacea con tenencia de bienes, los herederos, o el correspondiente curador.

Si en el curso del proceso sobrevienen la extinción de personas jurídicas o la


fusión de una sociedad que figure como parte, los sucesores en el derecho
debatido podrán comparecer para que se les reconozca tal carácter. En todo caso,
la sentencia producirá efectos respecto de ellos aunque no concurran.

El adquirente a cualquier título de la cosa o del derecho litigioso, podrá intervenir


como litisconsorte del anterior titular. También podrá sustituirlo en el proceso,
siempre que la parte contraria lo acepte expresamente.

El auto que admite o rechace a un sucesor procesal es apelable.

Las controversias que se susciten con ocasión del ejercicio del derecho
consagrado en el artículo 1971 del Código Civil, se decidirán como incidente.”

Teniendo en cuenta que los dos artículos son iguales, entraremos a su análisis en
los procesos de sucesión por causa de muerte, a este respecto, en la sentencia
T734 de 2014, establece: “La figura de la sucesión procesal consiste en el
reemplazo total de una de las partes procesales, con el fin de alterar su
integración por la inclusión de un tercero en el lugar de aquella. La sucesión
se surte por varias formas, dependiendo de si se predica de personas
naturales o jurídicas, o de si la sustitución se origina por acto entre vivos o por
la muerte de una persona natural o la extinción de una jurídica. Dicha
institución jurídica está regulada en el artículo 60 del C.P.C. La sucesión
procesal constituye una figura procesal relevante pues desarrolla el derecho
al debido proceso, al proteger a la parte que no conoce quien será su
contradictor, facultándola no solo con el derecho a ser informada de la
solicitud de sucesión, sino también con la potestad para aceptar o no la
sustitución. Sobre esta figura, la jurisprudencia de la Corte se ha pronunciado
tanto en sede de constitucionalidad como en asuntos de tutela.”

De lo anterior podemos interpretar que la sucesión procesal se da en el momento


que un tercero por circunstancias jurídicas sustituye totalmente a una de las
partes procesales; esto lleva al cambio de su integración, ya que este tercero
accede a los derechos que gozaba un heredero o delegatario; de igual manera el
acto que puede dar pie a la sucesión procesal son: por la muerte, ausencia o
interdicción, de una persona natural que gozaba del derecho de heredero o
delegatario; para este caso el reconocimiento de estos en el proceso depende de
la comparecencia con la prueba respectiva de tal calidad. La sucesión procesal
también puede darse por la fusión o la extinción de una persona jurídica, en este
evento los socios o acreedores podrán comparecer al proceso para que se les
reconozca como parte, situación que de no darse, la sentencia produce efectos
respecto a esto aun cuando no concurran.

Otro de los motivos en los que podría darse la sucesión procesal es el de actos
entre vivos ejemplo, venta, donación, permuta, dación en pago, o adjudicaciones
en públicas subastas del derecho litigioso de una de las partes o del bien materia
del proceso.En estas situaciones, es necesario que el cesionario concurra al
proceso para solicitar la sucesión, caso en el que, si la parte contraria no acepta la
sustitución, tradente y cesionario continúan como partes litisconsorciales. La corte
por otra parte en su definición, establece el valor procesal de esta figura, como
quiera que las partes pueden saber quién es su contradictor, dando así las
garantías al debido proceso.

ACUMULACION DE PROCESOS DE SUCESION POR MUERTE


En el procedimiento civil colombiano, se permite la acumulación de dos procesos
de sucesión, condicionándose a que los causantes en dichos procesos hayan
sido cónyuges o compañeros permanentes; este podrá acumularse al proceso de
sucesión de uno de los cónyuges o compañero permanente del otro iniciado por
separado, este trámite de sucesión de ambos cónyuges o compañeros
permanentes se permite con el propósito de aplicar el principio de economía
procesal.

Esta acumulación podrá ser solicitada por cualquier de los herederos reconocidos
dentro del proceso de sucesión, para que se pueda admitir esta solicitud, se debe
aportar la prueba existente del matrimonio o la sociedad patrimonial, si dicha
prueba no figura dentro del proceso.El término que establece la norma para
formular esta solicitud, es el de antes de que se haya aprobado la partición o
adjudicación de bienes en cualquiera de los procesos, esta solicitud, suspende el
proceso en el cual se presenta hasta que esta se decida.

Si se decide acumular los procesos, se suspenderá el más adelantado hasta que


ambos estén en el mismo estado, lo cual permitiría la tramitación conjunta,
permitiendo así que en una sola sentencia se resuelvan ambas sucesiones.

Ahora bien, puede darse el caso que la acumulación de procesos aumente la


cuantía, llevando a perder la competencia del juez; para esta circunstancia le
corresponde a este enviar el proceso al competente, para que se encargue de
culminarlo. Es pertinente aclarar, que en principio es posible en un solo proceso
solicitar que se liquide de manera conjunta la sucesión de ambos cónyuges o
compañeros permanentes, dando la competencia al juez que les corresponda la
sucesión de cualquiera de ellos; no negando la posibilidad que por cualquier
circunstancia se inicien procesos de sucesión por separado, sea admisible la
acumulación.

CONFLICTO ESPECIAL DE COMPETENCIAS

El Código General del Proceso en su artículo 522 contempla los caso en los que
hay dualidad de procesos de sucesión de una misma persona ante dos jueces
distintos, dando la potestad a cualquiera de los interesados solicitar que se
decrete la nulidad del proceso que se haya inscrito con posterioridad en el registro
de aperturas de sucesión. Incluso el código le permite a los jueces que de oficio al
percatarse que el mismo proceso se adelanta ante notario, oficiar a este para que
dicho trámite sea suspendido; esta situación no se contemplaba en el código de
procedimiento civil.

Algo común a los dos códigos, es que cuando una persona solicite que la sucesión
de una persona se tramite en un solo proceso, cuando se hayan adelantado dos o
más ante jueces distintos, deberá contener estos requisitos:
1- El solicitante deberá demostrar el interés que le asiste.
2- Deberá anexar a la solicitud certificación en la que se señale la existencia
de los procesos, en estas certificaciones deberá constar el estado en el que
se encuentra cada proceso.
El Registro Nacional de Apertura de Procesos de Sucesión que menciona el
código general del proceso, será llevado por el Consejo Superior de la
Judicatura, como lo señala el código general del proceso.

Por otra parte, si el conflicto de competencia es por la territorialidad, el código


general de proceso en el artículo 28 numeral 12. “En los procesos de sucesión
será competente el juez del último domicilio del causante en el territorio nacional, y
en caso de que a su muerte hubiere tenido varios, el que corresponda al asiento
principal de sus negocios.”En este sentido, se entiende como asiento principal de
sus negocios como la empresa, oficina, almacén, residencia, local donde un
individuo permanentemente dirige y administra sus actividades personales y
económicas, se trata del lugar en el cual una persona se encuentra habitualmente
para la conducción de sus operaciones profesionales, empresariales y familiares.

La corte suprema de justicia ha señalado al respecto: "Así, pues, la determinación


del asiento principal de los negocios, a la luz de la legislación nacional, depende
del material probatorio que obre en el proceso, teniendo en mente que dicho lugar
debe coincidir con el lugar de concentración de los negocios y centro de las
relaciones de tipo patrimonial, y por tanto, en el análisis correspondiente, pueden
tenerse como puntos claves de partida la sede de la administración de los
negocios, el lugar en que se lleve la contabilidad, el lugar en que se realice el pago
de impuestos, primando estos indicadores sobre el lugar en que se encuentran los
bienes productivos sometidos a explotación económica, porque, como de lo que
se trata es de fijar la "sede" donde debe presumirse que la persona actúa
personalmente y cuenta con los instrumentos de control de sus asuntos, forzoso
es entender que, en general, esto ocurre en el centro en el que concentre sus
operaciones, no así donde se encuentren ubicados físicamente aquellos bienes."
(Auto de 9 de marzo de l.995)

En ese entendido la territorialidad e determina por las pruebas que se aporten al


proceso al respecto y este permitirá establecer la competencia por territorialidad.
Otro factor de competencia que puede generar conflicto, es la cuantía que se
establece para el caso en el código general de proceso en el artículo 26 numeral
5. En los procesos de sucesión, por el valor de los bienes relictos, que en el caso
de los inmuebles será el avalúo catastral.Por otra parte las cuantías en el mismo
código se establecen por mínima cuantía hasta 40 Salarios Mínimos Legales
Mensuales Vigentes, menor cuantía de 40 a 150 SMLMV y la mayor cuantía
superiores a 150 SMLMV. Reiterando que estos valores se determinan por los
avalúos catastrales.