Vous êtes sur la page 1sur 24

FUNDAMENTOS DE DIFUSIÓN

Introducción

La difusión es el movimiento, bajo la influencia de un estímulo físico, de un


componente individual a través de una mezcla. La causa más frecuente de la difusión es un
gradiente de concentración del componente que difunde. Un gradiente de concentración
tiende a mover el componente en una dirección tal que iguale las concentraciones y anule el
gradiente. Cuando el gradiente se mantiene mediante el suministro continuo de los
componentes de baja y alta concentración, existe un flujo en estado estacionario del
componente que se difunde. Esto es característico de muchas operaciones de transferencia
de masa. Cuando se extrae un soluto de un líquido, los gradientes se invierten: aquí la
difusión conduce al soluto desde la masa líquida a la interface y de ahí hacia el interior de
la fase gaseosa. En algunas otras operaciones de transferencia de masa, tales o la lixiviación
y la adsorción, tiene lugar la difusión en estado no estacionario, y los gradientes y flujos
disminuyen con el tiempo en cuanto se alcanza el equilibrio.
Aunque la causa habitual de la difusión es un gradiente de concentración, en ocasiones
la difusión también se origina por un gradiente de actividad, como en la ósmosis inversa,
por un gradiente de presión, un gradiente de temperatura o por la aplicación de un campo
de fuerza externa como en el caso de la centrífuga. La difusión molecular inducida por la
temperatura es la difusión térmica, y la debida a un campo externo es la difusión forzada.
Ambas son poco frecuentes en la ingeniería química. Para el estudio que realizaremos solo
se considera la difusión bajo un gradiente de concentración.
La difusión no está restringida a la transferencia molecular a través de capas
estacionarias de un sólido o fluido. También tiene lugar cuando se mezclan fluidos de
diferentes composiciones. Con frecuencia, el primer paso en la mezcla es la transferencia
de masa causada por movimiento de remolinos característicos del flujo turbulento.
Difusión

La difusión (también difusión molecular) es el proceso por el cual los átomos de un


material se transfieren a otro material, a través de un movimiento atómico al azar. En la
difusión, un material se mueve de áreas de alta concentración de ese material, a zonas de
baja concentración del mismo, aumentando la entropía (desorden molecular) del sistema,
conjunto formado por las partículas difundidas o soluto y el medio donde se difunden o
disuelven.

Normalmente los procesos de difusión están sujetos a la ley de Fick. La membrana


permeable puede permitir el paso de partículas y disolventes, pero siempre a favor de
un gradiente de concentración. La difusión, proceso que no requiere aporte energético, es
frecuente como forma de intercambio celular.

Fig. 1: Efectos de la difusión de moléculas a través de una membrana celular

Causas que generan la difusión


El mecanismo impulsor de la difusión es el gradiente de concentración, y la difusión de
masa debida a un gradiente de concentración se conoce como difusión ordinaria. Sin
embargo, la difusión también puede ser causada por otros factores, como:
-Los gradientes de temperatura en un medio puede causar difusión térmica (también
llamada efecto de Soret).
-Los gradientes de presión pueden dar por resultado difusión por la presión.
Los dos factores mencionados anteriormente suelen ser despreciables, a menos que los
gradientes sean muy grandes.
Gradiente de concentración, ejemplo de sus aplicaciones industriales
Cuando hablamos de gradiente de concentración nos referimos a la diferencia de
concentración que existe en una molécula entre una región y otra de la misma. En el caso
de las membranas celulares, es la diferencia que existe en las concentraciones de iones
ubicados a distintos lados de la membrana.
De forma fácilmente comprensible, el gradiente de concentración es la diferencia de
concentración de soluto que hay entre dos soluciones o medios.
Al echarla sin agitar el agua, veremos como la mayor concentración de sal se va
directamente al fondo del vaso, mientras que tan solo pequeñas partículas de sal se quedan
en la parte superior del vaso. Esta importante diferencia de concentración de sal entre
ambas zonas del vaso es lo que se conoce como gradiente de concentración.
Sus aplicaciones industriales de procesos de difusión:
Para el endurecimiento superficial del acero (engranajes o ejes): procesos de Carburación
o Cementación (CH4 – N2): ↑↑ contenido en C. El endurecimiento superficial del acero se
puede conseguir, fundamentalmente mediante dos procedimientos: modificando la
composición química de la superficie mediante la difusión de algún elemento químico
(carbono, nitrógeno, azufre, etc.) lo que se le conoce como Tratamiento Termoquímico o
modificando solo la microestructura de la superficie por tratamiento térmico, conociéndose
entonces como Tratamiento Superficial.
Nitruración de polvo de Si:Si3N4
H=-208KJ/mol
Temperatura=1250-1400°C
Es el tratamiento térmico de un polvo o compactado metálico o cerámico a una
temperatura inferior a la de fusión de la mezcla, para incrementar la fuerza y la resistencia de
la pieza creando enlaces entre las partículas. Las partículas coalescen por difusión al estado
sólido a muy altas temperaturas, pero por debajo del punto de fusión o vitrificación del
compuesto. En el proceso, se producen difusión atómica entre las superficies de contacto de
las partículas, lo que provoca que resulten químicamente unidas. Se puede dar por:
Sinterización Reactiva o Sinterizacion por presión Caliente.
Dentro de sus aplicaciones industriales:
INDUSTRIA AEROESPACIAL:
Aislante en sistemas de encendido en motores a reacción.
Radomos para misiles en los más modernos sistemas de defensa aérea.
Rodamientos, casquillos y componentes resistentes al desgaste en motores a reacciones
comerciales.
INDUSTRIA QUIMICA:
Tubo de protección de termopar en fabricación de TiO2.
Tubos en cámaras de combustión en la fabricación de HCN.

Función de la difusión en la transferencia de masa


Se tiene que, en todas las operaciones de transferencia de masa, ocurre por lo menos en
una fase y con frecuencia en dos fases. Cuando solo el componente A difunde a través de la
película estable, la velocidad de transferencia de masa para una diferencia de concentración
dada es mayor que si el componente B difundiese en sentido contrario. Según las relaciones
entre las densidades del flujo, tenemos:
NA 1 1
= =
J A (1− y A ) L ( y B )L
De acuerdo a las distintas técnicas:
En la destilación, el componente menos volátil se difunde a través de la fase liquida hacia
la interface y después esta hacia el vapor. El componente más volátil se difunde en dirección
contraria y pasa a través del vapor hacia dentro del líquido.
En la lixiviación, la difusión del soluto a través de la fase solida va seguida de la difusión
dentro del líquido.
En la extracción de líquido, el soluto se difunde a través de la fase de refinado hacia la
interface y después dentro de la fase extracto.
En la cristalización, el soluto se difunde a través del licor madre hacia los cristales y se
depositan sobre la superficie sólida.
En la humidificación, o deshumidificación no existen difusión a través de la fase liquida
debido a que la fase liquida es pura y no existe gradiente de concentración a través de ella;
pero el vapor difunde hacia o desde la superficie de contacto liquido-gas dentro o fuera de la
fase gaseosa. En la separación de membrana la difusión ocurre en todas las fases, en los
fluidos sobre cada lado de la membrana y en la misma membrana.
Primera ley de difusión de Fick
Si bien la difusión ha sido estudiada por muchos científicos, se tienen dos leyes, por la
cual se describirá la primera ley con su respectiva ecuación, estas leyes se deben al médico
alemán Adolf Fick, con estudios nos terminados en física y matemática, quien las publico en
1855 a los 26 años de edad. Actual conocido como leyes de Fick.
Primera Ley de Fick
Adolf Fick observo experimentalmente que el flujo difusivo es proporcional al gradiente de
concentración, es decir, las partículas que se difunden se mueven de una región de alta
concentración a una de baja concentración.
Para aclara el enunciado dado por Fick, es necesario definir el flujo de sustancias y el
gradiente de concentración de una sustancia.
El flujo de una sustancia es la cantidad de partículas de esa sustancia que atraviesan una
superficie de área unitaria en un segundo, por ejemplo, la cantidad de moléculas que
atraviesan una superficie de área 1cm2 en un segundo. El gradiente de concentración es el
cambio o variación en la concentración por unidad de longitud en una dirección determinada.
Esta ley experimental o empírica, para el caso de una sustancia que se difunde en una
dirección, se expresa matemáticamente así:
∆c
J ¿ =−D
∆x
Donde:
J́ y J ¿ es el flujo de la sustancia difundida.
D es el factor de proporcionalidad, llamado coeficiente de difsion o difusividad de la
sustancia en el medio.
∆ c=c 2−c 1 , es la variación o diferencia de concentración de la sustancia entre dos puntos.
∆ x=x 2−x 1 , es la distancia entre dos puntos del medio.
En la siguiente figura 2 podemos observar el flujo de una sustancia a través de una superficie
unitaria, es decir, de área igual a una unidad.
Fig. 2: Flujo difusivo.

La difusividad es una medida de la movilidad de las partículas que se difunden,


teniendo dimensiones de longitud por rapidez (cm2 /s).

En el caso general de una sustancia difundiéndose en todas las direcciones, la 1 era Ley de
Fick se expresa matemáticamente como:

Donde:

es el gradiente de la concentración de la sustancia.

Es conveniente aclarar que, el signo menos en la 1 era Ley de Fick indica que la sustancia se
difunde en la dirección en la que disminuye la concentración.

Similitud y diferencia entre la difusión y la transferencia de calor


Existen semejanzas entre transferencia de calor y difusión. El flujo de calor es
proporcional al gradiente de temperatura, y el flujo de masa (difusión) es proporcional al
gradiente de concentración. El flujo neto de calor determina la velocidad del cambio de
temperatura de una materia, y el flujo de masa determina la velocidad del cambio de
concentración. Estas semejanzas permiten permiten solucionar las ecuaciones para
conducción de calor al adaptarse a los problemas de difusión en solidos o fluidos. Esto es
en especial útil para los problemas de difusión en estados no estacionarios a partir de
muchas soluciones publicadas para la transferencia de calor en estado no estacionario.
Las diferencias entre transferencia de calor y difusión resultan de hecho de que el calor
no es una sustancia, sino energía en transición, mientras que la difusión es el flujo físico del
material. Además, todas las moléculas de una mezcla están a la misma temperatura en un
determinado punto en el espacio, así que la transferencia de calor en una determinada
dirección se basa en un gradiente de temperatura y la conductividad térmica promedio. En
el caso de la difusión existen diferentes gradientes de concentración para cada componente
y, con frecuencia, diferentes difusividades.

Flujo resultante de un componente en la difusión


La naturaleza material de la difusión y el flujo que resulta conduce a cuatro tipos de
situaciones:
1- Solamente se transfiere un componente A de la mezcla hacia o desde la interface, y el
flujo total es igual al del flujo A. La absorción de un solo componente desde un gas
hacia un líquido es un ejemplo de este tipo.
2- La difusión de un componente A en una mezcla esta equilibrada por un flujo molar
igual y en sentido contrario del componente B, de forma que no hay flujo molar neto.
Esto ocurro por lo general en el caso de la destilación, lo que significa que no hay
flujo neto de volumen en la fase gaseosa. Sin embargo, casi siempre existe un flujo
neto de volumen o de masa en la fase liquida debido a la diferencia de densidad
molares.
3- La difusión de A y B tiene lugar en direcciones opuestas, pero los flujos molares son
diferentes. Esta situación se presenta con frecuencia en la difusión de especies que
reaccionan físicamente hacia o desde la superficie de un catalizador.
4- En la misma dirección se difunden dos o más componentes, pero a diferentes
velocidades, como en algunas separaciones de membrana y procesos de absorción.

Magnitudes de difusión
Para la teoría se utilizan cinco conceptos relacionados entre sí:
1- La velocidad V, definida en la forma habitual de longitud/tiempo (m/seg).
2- El flujo a través del plano N, mol/área. tiempo (mol/m2 . seg).
3- El flujo con relación al plano de velocidad cero J, mol/área. Tiempo (mol/m2 . seg).
4- La concentración C y la densidad molar ρ, mol/volumen (mol/m3), también se puede
utilizar la fracción molar.
5- El gradiente de concentración dc/dx, donde x es la longitud de la ruta perpendicular al
área a través de la cual tiene lugar la difusión.
Las ecuaciones se aplican indistintamente en unidades SI, CGS y FPS. En algunas
aplicaciones es posible utilizar unidades de masa en vez de molales para las velocidades de
flujo (difusión) y concentración.
Velocidades de difusión
Para describir los movimientos de sustancias individuales y de la fase total se requieren
distintas velocidades. Debido a que el movimiento absoluto no tiene sentido, cualquier
velocidad ha de estar basada en un estado arbitrario de reposo. En este tratamiento, el termino
velocidad sin cualificación se refiere a la velocidad relativa a la superficie de contacto
(interface) entre las fases, que es la que apreciaría un observador que estuviese en reposo con
respecto a la superficie de contacto.
Las moléculas individuales de un componente cualesquiera de la mezcla se mueven al
azar, Si se considera la suma de las velocidades instantáneas de los componentes, proyectadas
en dirección perpendicular a la superficie de contacto entre las fases, y se divide entre el
número de moléculas de las sustancias, el resultado que se obtiene es la velocidad
macroscópica de dicho componente. Para el componente A, por ejemplo, esta velocidad se
representa por VA.

Velocidad de flujo molar, velocidad y flux


Si el flujo molal, en moles por unidad de tiempo por unidad de área en dirección
perpendicular al plano estacionario, se representa por N y la velocidad volumétrica medida
por Vo, entonces:
N = ρ.Vo (1)
Donde ρ es la densidad molar de la mezcla.
Para los componentes A y B que cruzan en un plano estacionario, los flujos molales son:
NA = CA . VA (2)
NB = CB . VB (3)

Las difusividades se definen no con respecto a un plano estacionario, sino con relación
a un plano que se mueve con una velocidad volumétrica promedio Vo. Por definición, no
existe flujo volumétrico neto a través de este plano de referencia, aunque en algunos casos
existe un flujo neto molar o un flujo neto de masa. El flujo molar del componente A a través
de este plano de referencia es un flujo de difusión designado por JA y es igual al flujo de A
para un plano estacionario (ecuación (2)) menos el flujo debido al flujo total con una
velocidad Vo y la concentración CA:

J A =C A V A −C A V O=C A (V A −V O ) (4)

J B =C B V B−C B V O =C B (V B−V O ) (5)

Se supone que la difusión de flujo JA es proporcional al gradiente de concentración


dc A /dx , y la difusividad del componente A, en su mezcla con el componente B, se
representa por DAB. Por lo tanto,

dc A
J A =−D AB (6)
dx

Para el componente B se aplica una ecuación similar:

dc B
J B =−D BA (7)
dx

Las ecuaciones 6 y 7 corresponden a la primera ley de Fick de la difusión para mezcla


binaria. Observe que esta ley se basa en tres decisiones:

1- El flujo está en moles por unidad de área por unidad de tiempo.

2- La velocidad de difusión es relativa a la velocidad volumétrica promedio.

3- El potencial impulsor está en términos de concentración molar (moles del


componente A por unidad de volumen).

Las dimensiones de DAB son la longitud al cuadrado divida entre el tiempo, y por lo
general se expresan en metros cuadrados por segundo o en centímetros cuadrado por
segundo.

Relación entre las difusividades


La relación entre DAB y DBA se determina muy fácil para los gases ideales, ya que la
densidad molar no depende de la composición:
P
C A +C B=ρ= (8)
RT
Para la difusión de A y B en un gas a temperatura y presión constantes,
dC A +dC B =dρ=0 (9)

Si se elige el plano de referencia para el cual el flujo volumétrico es cero, la suma de los
flujos de difusión molares de A y B se pueden tomar como cero, ya que los volúmenes
molares son los mismos:
dC A +dC B =dρ=0 (10)
Ya que dC A=−dC B , las difusividades deben ser iguales, es decir,
D AB=D BA (11)
Cuando se trata de liquidos se obtiene el mismo resultado para todas las mezclas de A y
B que tienen la misma densidad de masa
C A M A + CB M B =ρ=ctt (12)
dC A M A +dC B M B =0 (13)
Cuando no hay flujo volumétrico a través del plano de referencia, la suma de los flujos
volumétricos debidos a la difusión es cero. El flujo volumétrico es igual al producto del flujo
molar por el volumen molar M/ρ y
dC A M A dC B M B
−D AB −DBA =0 (14)
dx ρ dx ρ
Al sustituir la ecuación (13) dentro de la ecuación (14) se obtiene la (15):
D AB=D BA (15)

Es posible deducir otras ecuaciones para la difusión de líquidos cuando la densidad varía,
pero en la mayor parte de las aplicaciones prácticas, se supone que las difusividades son
iguales cuando se trata con mezclas binarias. En las siguientes ecuaciones se utiliza una
difusividad volumétrica Dv, donde el subíndice v indica que la fuerza impulsora de la difusión
está basada en diferencias de concentración, expresadas en moles por unidad de volumen.
Una forma frecuente de la ecuación de difusión expresa el flujo total relativo a un plano fijo:
dC A
N A =C A V o −Dv (16)
dx
Para gases, con frecuencia, resulta conveniente utilizar fracciones molares en vez de
concentraciones molares, y ya C A =ρ y A y V o=N / ρ , la ecuación (16) se
convierte en:
dy A
N A = y A N−D v ρ (17)
dx
La ecuación (17) se aplica a veces a líquidos, aunque es solamente aproximada si la
densidad molar no es constante.

Interpretación de las ecuaciones de la difusión

La ecuación (16) es la ecuación básica para la transferencia de masa en una fase fluida no
turbulenta. Tiene en cuenta la cantidad de componente A transportada por el flujo global
convectivo del fluido, así como la cantidad de A que es transferida por difusión molecular. La
naturaleza vectorial de los flujos y los gradientes de concentración no deben entenderse como
tal, ya que estas magnitudes se caracterizan no sólo por sus valores sino también por sus
direcciones y magnitudes. Tal come se ha deducido, el sentido positivo de los vectores es en
dirección en que aumenta b, el cual puede ser hacia afuera o hacia dentro de la interface. Tal
como se indica en la ecuación (6), el signo del gradiente es opuesto a la dirección del flujo de
difusión, puesto que la difusión transcurre en el sentido de las concentraciones más bajas, lo
mismo que el flujo de calor “desciende” por un gradiente de temperatura.
Existen diversos tipos de situaciones a las que se aplica la ecuación (16). El caso más
sencillo corresponde al flujo convectivo nulo y contra difusión equimolal A y B, como ocurre
en la difusividad por la mezcla de dos gases. También es el caso de la difusión de A y B en la
fase de vapor para destilaciones que tienen sobre flujo molal constante. Un segundo caso
frecuente es la difusión de un solo componente de la mezcla, donde el flujo convectivo se
debe a la difusión de dicho componente. Ejemplos de este tipo incluyen la evaporación de un
líquido con difusión del vapor desde la superficie de contacto hacia una corriente gaseosa, y
la condensación de un vapor en presencia de un gas no condensable. En muchos casos de
absorción de gases también hay difusión de un solo componente, lo que da lugar a un flujo
convectivo hacia la superficie de contacto (interface). Estos dos tipos de transferencia de
masa en gases se tratan en otras secciones para el caso sencillo de transferencia de masa en
estado estacionario a través de una capa o película gaseosa estancada de espesor conocido.
Los efectos
de la difusión no estacionaria y el flujo laminar o turbulento se consideran después.

Difusión equimolal

En la difusión equimolal en gases, los flujos netos volumétrico y molar son cero, y se
pueden utilizar las ecuaciones (16) o (17) tomando como cero el término convectivo, con lo
cual son equivalentes a la ecuación (6). La ecuación (17) se integra sobre un espesor de
película BT, suponiendo un flujo constante NA y un flujo total de cero:
yA BT

−D v ρ ∫ dy A =N A ∫ dx (18)
y Ai 0

donde y A = fracción molar de A en el borde exterior de la película.


y Ai = fracción molar de A en la superficie de contacto (interface) o borde exterior
de la película

Integrando la ecuación (18) y redondeando queda


Dv. ρ
N A =J A= ( y Ai − y A ) (19)
BT
Dv
ó N A =J A= (c −c ) (20)
BT Ai A

El gradiente de concentración de A en la película es lineal, y el gradiente de concentración de


B tiene la misma magnitud, pero signo contrario, tal como se muestra en la figura (17).
Observe que para la difusión equimolal. NA = JA.

Difusión en una sola dirección

Cuando sólo se transfiere el componente A, el flujo molal total hacia o alejada de la interface
N es el mismo que NA, y la ecuación (17) se transforma en
dy A
N A = y A N A− D v ρ (21)
dx
Reordenando e integrando, se tiene
dy A
N A (1− y A )=−Dv ρ (22)
dx
yA
N A BT dy A 1− y A
=−∫ =ln (23)
Dv . ρ y
1− y A
Ai
1− y Ai

Fig. 3: Gradientes de concentración para difusión equimolal y unicomponente: a) los


componentes A y B se difunden con la misma velocidad molal, pero en sentido contrario; b)
el componente A difunde, y el componente B es estacionario con respecto a la interface.

D v . ρ 1− y A
ó N A= ln (24)
BT 1− y Ai

La ecuación (24) puede reordenarse utilizando la media logarítmica de 1 –y A, para su fácil


comparación con la ecuación (19) para difusión equimolal. Como la fuerza impulsora yAi – yA
puede escribirse (1 –yA)-(1-yAi), la media logarítmica se convierte en
y Ai − y A
(1− y A ) L= (25)
ln [ (1− y A )/(1− y Ai) ]

Combinando las ecuaciones (24) y (25) queda

D v ρ y Ai − y A
N A= (26)
BT ( 1− y A )L

El flujo del componente A para una determinada diferencia de concentración es lo tanto


mayor para la difusión en una sola dirección que para la difusión equimolal, ya que el
término (1 – yA), es siempre menor que 1.0.
El gradiente de concentración para la difusión en una sola dirección no es lineal, sino que
presenta una pendiente más pronunciada a bajos valores de yA, como se observa en la figura
17. El gradiente del componente B se obtiene directamente desde el gradiente para A, ya que
yA + yB = 1.0 ó CA + CB = ρ. No existe transferencia de B hacia la interface a pesar del
enorme gradiente de concentración mostrado en la figura 17.

La explicación es que B tiende a difundirse hacia la región de concentración más baja,


pero el flujo de difusión sólo es igualado por el flujo convectivo que transporta B en la
dirección contraria.

Difusión de gases y en poros muy pequeños

Para algunos gases de difusión en aire comunes a 0°C y 1 atm. Una sencilla teoría para los
gases muestra que Dv, es proporcional al producto de la velocidad molecular media v y la
trayectoria libre media λ.
1
Dv ≈ v . λ (27)
3
Debido a que la trayectoria libre media para los gases ideales varía inversamente con la
presión, Dv, de la misma manera, y el producto Dv.P se considera constante hasta ente 10
atm. La velocidad molecular media depende de T1,5, y ya que la trayectoria libre media
aumenta con T1,0, la teoría predice que Dv, varía con T1,5, un término que aparece en algunas
ecuaciones empíricas para la difusividad. Una aproximación más rigurosa basada en una
teoría cinética moderna tiene en cuenta los diferentes tamaños y velocidades de las moléculas
y las interacciones mutuas en tanto se aproximan unas a otras. Usando la potencial de
Lennard-Jones (6-12)19a con parámetros € y σ conduce a la siguiente ecuación para la difusión
binaria.

1 /2
0.001858 T 3 /2 [ (M A + M B)/ M A M B ]
D AB= 2
(28)
Pσ AB ΩD

donde DAB = difusividad. Cm2/seg.


T = temperatura, K.
MA, MB = pesos moleculares de los componentes A y B.
P = presión, atm.
ƠAB = (ƠA + ƠB)/2 = diámetro de colisión efectiva, A.
ΩD = colisión integral = f (kT/€AB).
k = constante de Boltzmann.
€ = constante de fuerza de Lennard-Jones para gases comunes.
€AB = √€ A € B

Hay tablas de σ.€ y ΩD para gases comunes. La ecuación (28) se conoce como la ecuación
de Chapman-Enskog.
La colisión integral ΩD disminuye cuando la temperatura aumenta, lo que provoca que DAB
aumente con la temperatura absoluta elevada a una potencia de 1,5. El cambio de Ω D, con la
temperatura no es muy grande y para difusión en aire a temperaturas 300 hasta 1000 K, Dv
varía con aproximadamente T1.7-1.8 13 y T1.75 se utiliza para extrapolar datos a temperatura
ambiente.

Difusión en poros pequeños. Cuando los gases difunden en poros muy pequeños de un
sólido, como ocurre en los procesos de absorción, secado de sólidos porosos o procesos de
separación con membranas, la difusividad es menor que el valor normal debido a las
colisiones moleculares con las paredes de los poros. Cuando el tamaño de los poros es mucho
menor que la trayectoria libre media normal, el proceso de difusión se llama difusión de
Knudsen, y la difusividad para un poro cilíndrico es

D K =9700 r
√ T
M
(29)

donde Dk = difusividad de Knudsen, cm2 / seg.


T = temperatura, K.
M = peso molecular.
R = radio del poro, cm.

Para poros de tamaño intermedio, las colisiones con la pared y con otras moléculas son
muy importantes, y la difusividad en el poro se predice combinando el recíproco de las
difusividades de volumen global y de Knudsen.

1 1 1
= + (30)
D poro D AB D K

Difusión en líquidos
La teoría de difusión en líquidos está poco desarrollada y los datos experimentales son
menos abundantes que para gases en difusión. Las difusividades de líquidos son
generalmente de 4 a 5 órdenes de magnitud inferiores a las de gases a la presión atmosférica.
La difusión en líquidos ocurre debido al movimiento aleatorio de las moléculas, pero la
distancia media recorrida entre las colisiones es inferior al diámetro molecular, en
contraposición con lo que ocurre en gases, donde la trayectoria libre media es de mayor orden
de magnitud que el tamaño de la molécula.
Las disfusividades para disoluciones diluidas de líquidos se calculan aproximadamente a
partir de la ecuación de Wilke-Chang
1 /2
8 (ᴪ B M B) T
D v =7.4 x 10 0.6 (31)
μV A

donde Dv = difusividad, cm2 /s.


T =temperatura absoluta, K.
μ = viscosidad de la solución, cP.
VA = volumen molar del soluto como líquido a su temperatura normal de ebullición, cm3 /g
mol.
ᴪB = parámetro de asociación para el disolvente.
MB =peso molecular del disolvente.

Los valores recomendados de ᴪB, son 2.6 para agua, 1.9 para metanol, 1.5 para etanol y
1.0 para benceno, heptano, éter y otros solventes no asociados. La ecuación (31) sólo es
válida para bajas concentraciones de soluto y no es aplicable cuando la disolución ha sido
espesada por adición de polímeros de elevado peso molecular. Pequeñas cantidades de
polímero pueden aumentar la viscosidad de la disolución en más de 100 el doble o
transformar en gel la disolución, pero la difusividad de solutos pequeños es sólo reducida en
una cantidad mínima, porque las cadenas del polimero están muy separadas para obstruir el
movimiento de las moléculas del soluto.
Para disoluciones acuosas diluidas de no electrólitos se utiliza una ecuación más sencilla:
−5
13.26∗10
Dv = (32)
μB 1.14 . V A 0.589

donde μB = viscosidad del agua, Cp.


Para valores de VA mayores a 500cm3/mol, la ecuación de Stokes-Eintein, puede usarse
para la difusividad.
El coeficiente de difusión para soluciones diluidas de electrolitos univalentes copletamente
ionizados se encuentran a partir de la ecuación de Nernst

λ−¿ 0

1
1
λ+¿ + ¿ F 2a
0 (33)
¿
2 RT
Dv= ¿
0 0
donde +¿ , −¿ = conductancia iónica limitante (concentración acero), A/cm2 .
λ¿ λ¿
(V/cm). (gequivalente/cm3).
R = constante de la ley de gases ideales, 8.314J/K.gmol.
FA = constante de Faraday, 96500Coulombs/gequivalente.

0
La tabla 1 enlista los valores de λ a 25°C. Los valores para temperaturas mas elevadas
se estiman a partir del cambio de T/µ.
Tenga en cuenta que, contrariamente al caso de mezclas binarias, el coeficiente de difusión
para una disolución de A en B no es el mismo que el correspondiente a una solución diluida
de B en A, puesto que µ, MB y VA son diferentes cuando se intercambian el soluto y el
solvente. Para concentraciones intermedias a veces se obtiene un valor de Dv aproximado
mediante interpolación entre los valores de las disoluciones diluidas, pero este método
conduce a grandes errores para el caso de disoluciones no ideales.
Tabla 1:

Número de Schmidt
La relación entre la viscosidad cinemática y la difusividad molecular se conoce como el
número de Schmidt, designado por Sc.
v µ
Sc= = (34)
Dv ρ Dv
El número de Schmidt es análogo al número de Prandtl, que es la relación entre la
viscosidad cinemática y la difusividad térmica.
v µ µ cpµ
Pr= = = = (35)
∝ ρ ∝ ρ [ k /( ρ c p ) ] k
Para gases en aire a 0°C y 1 atm, la mayoría de los valores están entre 0.5 y 20. El número
de Schmidt es independiente de la presión cuando la ley de los gases ideales es aplicable,
puesto que la viscosidad es independiente de la presión, y los efectos de la presión en ρ, y Dn,
se cancelan. La temperatura sólo tiene poca influencia en el número de Schmidt porque μ y
ρDv, cambian respecto a T0.7-0.8.
Los números de Schmidt para líquidos comprenden un intervalo de 10 2 a 105 para
mezclados típicos. Para solutos pequeños en agua a 20°C donde Dv≈ 10-5 cm2/s. S≈103. El
número de Schmidt desciende marcadamente con el incremento de temperatura porque
disminuye la viscosidad y aumenta la difusividad.

Difusión turbulenta
En un régimen turbulento, al moverse los remolinos
transportan materia desde un punto a otro, lo mismo que ; (A)
transportan cantidad de movimiento y energía en forma de calor.
Por analogía con las ecuaciones (17) y (A) para la transferencia
de cantidad de movimiento y calor en régimen turbulento, la ecuación para transferencia de
masa es:

dc
J A , t=−ε N (36)
dx
donde J A,t = flujo molal de A, relativo a la fase como un todo, debido a la acción
turbulenta.
εN =difusividad de remolino.

El flujo molal total, en relación con toda la fase es


dc
J A =−(Dv +ε N ) (37)
dx
La difusividad de remolino depende de las propiedades del fluido, pero también de la
velocidad y de la posición en la corriente. Por tanto, la ecuación (37) no se puede integrar
directamente a fin de determinar la densidad de flujo para una diferencia de concentración
dada. Esta ecuación se ha utilizado con relaciones teóricas o empíricas para ε N en estudios
fundamentales de transferencia de masa; se han utilizado también ecuaciones similares para
transferencia de calor o cantidad de movimiento al desarrollar analogías entre procesos de
transferencia. La ecuación (37) resulta útil para ayudar a comprender la forma de algunas
correlaciones empíricas aplicables a la transferencia de masa.
Conclusión

Se conoció que la difusión es el movimiento de los componentes individuales de una


mezcla a generada principalmente por el gradiente de concentración de una especie en el
medio, lo cual puede ser establecido mediante la Primera Ley de Difusión de Fick.

De igual manera se observaron las similitudes y diferencias entre el mecanismo de


difusión y de transferencia de calor en el que se puede apreciar el movimiento de materia en
el medio similar al desplazamiento de energía generado por la variación de temperatura.

Se estudiaron también las magnitudes que intervienen en la difusión de materia en el


medio, velocidades de difusión, de flujos molares y de flux.

Se conocieron también los números adimensionales como el número de Schmidt y su


analogía con el numero Reynolds para identificar flujos de difusión laminare o turbulentos.
Bibliografía

McCabe, W. (2007). Operaciones unitarias en ingeniería química. Ciudad de México,


México. McGraw-Hill